Navigation – Plan du site
Varia

¿ Don Gonzalo Osorio de Villalobos o don Gonzalo de Hinojosa ? Un episcopado olvidado en León, 1301-1313

Pablo Ordás Díaz

Résumés

Les listes des évêques de León font état du pontificat de Don Gonzalo Osorio Villalobos entre 1301 et 1313. Toutefois, l'analyse de certains documents et celle de plusieurs témoignages artistiques révèlent certaines incohérences qui rendent impossible cette identification. En fait, l'évêque qui a dirigé le siège léonais au début du XIVe siècle n'était autre que le puissant Don Gonzalo de Hinojosa, figure influente de la politique du moment et ami de l'infant Don Juan de Tarifa. Cet article explore les témoignages offerts par la documentation et analyse la carrière épiscopale de Don Gonzalo depuis sa promotion en 1301 jusqu'à sa mort en 1327.

Haut de page

Dédicace

A Francisco J. Hernández,
muy esforçado y esclarecido cauallero

Notes de l’auteur

El presente artículo forma parte de la tesis de doctorado El claustro gótico en el reino de León: espacios, destinos e imágenes, dirigida por la Prof. Rocío Sánchez Ameijeiras dentro del grupo de investigación Síncrisis: investigación en formas culturais (GI-1919-SIFC).

Texte intégral

Introducción

  • 1 José Manuel Nieto Soria, en su obra sobre las relaciones entre el poder real y la iglesia en los si (...)

1El principal objetivo del presente artículo es deshacer un entuerto historiográfico que concierne al obispo que rigió la sede de León entre 1301 y 1313, tradicionalmente citado como don Gonzalo Osorio Villalobos, aunque dicha identificación resulte imposible a la luz de las fuentes documentales y ciertas incongruencias histórico-artísticas que atañen a su supuesto sepulcro en el templo leonés1. Una vez demostrado que quien ostentó el episcopado fue en realidad don Gonzalo de Hinojosa, se procederá a analizar su carrera eclesiástica y su vinculación política durante el reinado de Fernando IV así como durante las tutorías de Alfonso XI: sus misiones diplomáticas, su participación en Concilios y su labor como historiador que tanto debió a su parentesco con don Rodrigo Jiménez de Rada permiten delinear el perfil de un personaje sumamente importante en la política del momento al que hasta ahora la historiografía no le ha prestado la debida atención.

La iglesia de León a principios del siglo XIV

  • 2 La figura de don Fernando Ruiz de Cabañas bien merece un estudio propio. La más completa aproximaci (...)
  • 3 Durante los últimos años del reinado de Alfonso X la relación entre el monarca y el obispo se había (...)

2El 13 de mayo de 1301 fallecía en León don Fernando Ruiz de Cabañas, hombre fuerte en la chancillería de Alfonso X, antiguo abad de Covarrubias, electo de Toledo, rival de Gonzalo Pérez Gudiel y hombre constantemente enfrentado a su cabildo hasta el último momento2. En realidad la llegada de don Fernando Ruiz a la iglesia de León era algo que los canónigos leoneses no podían prever cuando, a la muerte de don Martín Fernández (†24/3/1289) habían elegido como sucesor al obispo de Astorga, don Martín González, quien dada su condición de privado de Sancho IV parecía asegurarles el favor regio perdido durante los últimos años de la prelacía de su antecesor3.

  • 4 Vacante Legionensi ecclesia, ad romanam ecclesiam nullo medio pertinente, per obitum Martini, capi (...)

3Sin embargo, la intervención papal, legítima por ser la sede de León directamente sufragánea de la de Roma, no confirmó la elección del cabildo y Nicolás IV (†1292) imponía a don Fernando Ruiz desoyendo la voluntad de los canónigos4. El privilegio por el que había luchado el obispo don Pedro en el siglo XII para verse libre de la autoridad de los metropolitanos hispanos, tenía efectos secundarios que no agradaron al cabildo, y lo cierto es que no sería ésta la última vez.

Don Gonzalo ¿ Osorio ? (1301-1313): problemas de identificación

  • 5 La fecha prevista para la reunión del cabildo se conoce gracias a un acuse de recibo del canónigo P (...)
  • 6 Capitulum direxerat concorditer vota sua in Johannem Michaelis, archidiaconum de Muliago, in eccle (...)

4Tras la muerte de don Fernando Ruiz en mayo de 1301 el cabildo estableció el 13 de julio como fecha del capítulo para elegir sucesor5. En esta votación, la elección recayó en Juan Miguélez, arcediano de Maliago en la catedral de Oviedo y canónigo de la catedral de León, aunque una vez más los capitulares leoneses se toparon con la intervención divina en forma de decisión papal que impugnaba su elección: de acuerdo con la documentación pontificia de Bonifacio VIII (†1303), el canónigo renunció espontáneamente –“sponte ac libere”– cuando acudió a Roma para ser confirmado, optando el papa por don Gonzalo, deán de la misma iglesia de Oviedo, que también había acudido a Roma (Anexo 1)6. De acuerdo con el episcopologio legionense de Juan de Dios Posadilla, don Gonzalo contaba con innumerables “circunstancias sumamente ventajosas”, como las de ser:

  • 7 Juan de Dios Posadilla, Episcopologio legionense, 2 t., León: Maximino A. Miñón, 1899, 2, p. 61

[…] de una familia de las más ilustres del Reino; de ser de genio laborioso, atractivo y altamente beneficioso; la de captarse ó ganar de una manera especial el aprecio de su Rey; la de tener gran influencia en la familia Real que supo utilizar en beneficio del mismo Rey, y la de tener la gloria de ser el coronador de la grandiosa obra de su Catedral comenzada un siglo antes por otro ilustre Prelado [don Manrique de Lara]7.

  • 8 DIGARD, FAUCON, THOMAS y Fawtier, op. cit., doc. 4256, col. 219. Aunque un préstamo es algo habitua (...)
  • 9 Vicente Ángel Álvarez Palenzuela, “El pontificado de Bonifacio VIII a Alejandro VI”, en Emilio Mitr (...)

5Ciertamente las palabras del historiador constituyen una verdadera laudatio que harían a don Gonzalo justo merecedor de la mitra. Pero no es menos elocuente un compromiso entre el obispo y Bonifacio VIII en el que el pontífice otorgaba a don Gonzalo un préstamo por valor de tres mil florines de oro con fecha de 24 de diciembre de 13018 –sólo dos días antes de la espontánea renuncia de Juan Miguélez–, que parece corroborar de forma evidente el célebre trasiego de dignidades bajo el pontificado de Benedetto Gaetani9.

6Al margen de la forma en que don Gonzalo llegó a la prelacía, me gustaría partir de la introducción de Posadilla, ya que comienza con una mención a la “familia de las más ilustres del Reino”. La documentación referente al nombramiento del obispo el 6 de noviembre de 1301, así como su confirmación episcopal a manos del cardenal Leonardo Patrasso el 26 de diciembre de ese mismo año (Anexo 2) no mencionan en ningún caso el apellido del prelado, sino que únicamente se refieren a él como “Gundisaluo”.

  • 10 Atanasio de Lobera, Historia de las grandezas de la muy antigua y insigne ciudad, y Iglesia de León(...)
  • 11 El historiador sitúa la muerte de Nuño Álvarez en 1290, al que sucedería Pedro Albán –referencia al (...)

7En algún momento la historiografía eclesiástica vinculó a don Gonzalo con la familia Osorio, en concreto con la rama que ostentaba el señorío de Villalobos y más tarde el marquesado de Astorga; sin embargo, los primeros historiadores que se encargaron de estudiar la sucesión de obispos leoneses simplemente lo mencionan por su nombre, sin filiación familiar alguna. Así, a finales del siglo XVI, el apasionado Atansio de Lobera sitúa a don Gonzalo como sucesor de Martín Fernández, y extiende su episcopado durante veinticuatro años10; caso similar es el de Gil González Dávila, quien cincuenta años después propone un episcopologio con una cronología disparatada en el que don Gonzalo fallecía en 134711.

  • 12 Francisco TRUJILLO, Historia de la Santa Iglesia de León, Madrid: Biblioteca Nacional de España, MS (...)

8El primero en proponer esta filiación de don Gonzalo con la familia Osorio parece haber sido el también obispo de León don Francisco Trujillo en su Historia de la Santa Iglesia de León, basándose en la identificación de don Gonzalo con el prelado “enterrado con nombre de Osorio a la entrada de la sacristía de la yglesia” en un sepulcro de pared en el que se figuran los escudos de la familia Villalobos y este escueto epitafio: “HIC REQUIESCIT FAMULUS DEI GUNDISALVUS OSORIO HOC ALME ECCLESIE EIUS»12 (Fig. 1).

Catedral de León, antesacristía: Sepulcro de don Gonzalo Osorio de Villalobos († ca. 1371).

Catedral de León, antesacristía: Sepulcro de don Gonzalo Osorio de Villalobos († ca. 1371).

Fotografía del autor

  • 13 Manuel Risco, León. España Sagrada, Madrid: Pedro Marín y Blas Román, 1787, 36, p. 2; id., Historia (...)
  • 14 Vicente de la Fuente, Historia eclesiástica de España (1ª ed. 1855-1859), 2ª ed. corregida y aument (...)
  • 15 José Antonio Martín Fuertes, De la nobleza leonesa: los Osorio y el Marquesado de Astorga, Madrid: (...)
  • 16 J. de Dios Posadilla, op. cit., p. 61-68.

9A partir del estudio de don Francisco el padre Risco perpetuó la teoría. En el tomo XXXVI de la España Sagrada el historiador agustino sostenía que a la muerte de don Fernando Ruiz le sucedió en la sede Gonzalo Osorio, “de la familia de los Señores Villalobos, que es de la más alta calidad entre las del Reyno de Leon y de toda España […]”13. Un siglo después, Vicente de la Fuente elevaba sin pudor el rango de don Gonzalo al sostener que era «hijo de los marqueses de Astorga»14, cuando en realidad el marquesado no sería creado hasta 1465 por Enrique IV (†1474)15. Como se ha visto, a principios del siglo XX Posadilla repetía la misma línea genealógica para el prelado16.

  • 17 Francisco J. Hernández, “La hora de don Rodrigo”, Cahiers de Linguistique et Civilisation Hispaniqu (...)
  • 18 Se ha traído a colación la lauda funeraria de don Juan del Campo (†1344), encastrada en la pared de (...)

10Volviendo al sepulcro, se trata de una losa con yacente labrada para ser inserta en el muro, tal y como está dispuesta en la actualidad, en la que la figura del obispo aparece enmarcada por sendos escudos de la familia Osorio –dos lobos pasantes de gules – y el ya mencionado epitafio. Aunque esta disposición de lauda encastrada en la pared no es una novedad en territorio hispano – recuérdese el sepulcro original de don Rodrigo Jiménez de Rada (†1247) en el monasterio de Santa María de Huerta17–, esta tipología de monumento fúnebre no tiene ningún referente directo en León que pudiera servirle de modelo en este momento 18.

  • 19 Waldo Merino Rubio, Arquitectura hispano-flamenca en León, León: Institución Fray Bernardino de Sah (...)
  • 20 Ángela Franco Mata, Escultura gótica en León, León: Institución Fray Bernardino de Sahagún, C.S.I.C (...)

11Además, hay indicios suficientes para pensar que este sepulcro no se corresponde con el del prelado que rigió la sede desde 1301 a 1313. En primer lugar la escultura es evidentemente posterior a la fecha propuesta para el óbito; Waldo Merino supuso que la losa fue encargada por Luis Osorio, hermano del marqués de Astorga y obispo electo por una parte del cabildo tras el asesinato de don Rodrigo de Vergara en 147819. No obstante, Ángela Franco Mata, atendiendo a razones estilísticas, adelantaba la fecha de ejecución al segundo cuarto de ese mismo siglo XV20. En ambos casos se trataría de una obra reivindicativa de la memoria del difunto por parte de un miembro de la familia siglo y medio más tarde, lo cual, aunque no imposible, resulta extraño.

  • 21 IIIº kalendas iunii. Eodem die, sub era Mª CCª XXª Iª, obierunt famuli Dei Gundissaluus Osorii de (...)
  • 22 IIIIº nonas octobris. […] Eodem die obiis domnus Gundissaluuus Osorius, quondam archidia[co]nus de (...)

12La duda razonable que surge en este caso es si efectivamente se puede identificar al obispo don Gonzalo Osorio del sepulcro con el mismo “Gundisaluus” sin apellidos nombrado por Bonifacio VIII en 1301. Lo cierto es que no parece así: los libros de obituarios no registran la muerte de ningún obispo don Gonzalo Osorio de Villalobos. El único personaje fallecido con ese nombre mencionado en los obituarios leoneses corresponde al conde muerto el 30 de mayo de 118921. El padre Risco apunta hacia otro Gonzalo Osorio, fallecido el 4 de octubre de 1313, en este caso arcediano de Valderas, y considera que no se trata de otra persona que el prelado22. ¿ Qué sentido tenía registrar la muerte de don Gonzalo como arcediano de Valderas, cuando su dignidad episcopal era mucho más importante ? Obviamente ninguno, por lo que parece que el arcediano fallecido y el prelado debían de ser necesariamente dos personas distintas.

13En resumen, la documentación de la época en la que efectivamente consta un Gonzalo obispo de León, una lápida en la que consta el apellido de un prelado de nombre Gonzalo Osorio, sin fecha de óbito, y un registro de obituarios en el que consta el nombre de Gonzalo Osorio y su fecha de muerte en 1313, pero no su condición episcopal, debieron de llevar al historiador agustino a suponer que todo correspondía a la misma persona. A ello habría que añadir otra casualidad, y es que efectivamente la actividad don Gonzalo se pierde en León a partir de 1313, pero lo cierto es que el obispo no sólo no había muerto, sino que estaba muy vivo.

  • 23 Nuper siquidem Legionensis ecclesia, ecclesię Romane dumtaxat subiecta, pro eo quod nos uenerabile (...)
  • 24 Véase la transcripción del privilegio en Gonzalo Crespí de Valldaura, “Privilegios reales de Don Go (...)
  • 25 La misma contradicción se aprecia en Konrad EUBEL, Hierarchia Catholica Medii Aevi, 6 t., Monasteri (...)
  • 26 Transcrito por Manuel Risco, España Sagrada, 36, p. 348 .

14Un documento que, inexplicablemente, no ha sido tenido en cuenta hasta ahora, demuestra que el motivo por el que su actividad cesa en León es porque había sido promovido al obispado de Burgos23. Dicha sede había quedado vacante ese año tras la muerte del anterior obispo, don Pedro, y así consta en un privilegio rodado dado por Alfonso XI el 10 de julio de 1313 confirmando privilegios a Gonzalo Ruiz de Toledo, notario mayor del rey en Castilla y Andalucía, en el que “la iglesia de Burgos uaga”24. Sólo dos días más tarde, el 12 de julio, Clemente V promovía a don Gonzalo, obispo de León, a la iglesia burgalesa (Anexo 3). Este traslado explicaría además por qué no se encuentra su fecha de fallecimiento en los obituarios legionenses y por qué su identificación con Gonzalo Osorio resulta imposible25, ya que en el obituario de la catedral de Burgos sí consta su fallecimiento –el 15 de mayo de 1327– y su apellido: “Idus Maii. Obiit Reverendus Patris Dominus Gundisalvus de Finojosa, Burgensis Episcopus, Anno Domini MCCCXXVII. Aniuersarium ejus & memoriae in hereditate26.

Una aproximación a los orígenes familiares de don Gonzalo de Hinojosa

  • 27 Manuel de FARIA Y SOUSA, Nobiliario del Conde de Barcelos, Madrid: Alonso de Paredes, 1646, p. 145- (...)
  • 28 Mercedes GAIBROIS RIAÑO, Sancho IV de Castilla, 3, Madrid: Tipografía de la Revista de Archivos, Bi (...)

15Juan de Dios Posadilla no se equivocaba al atribuir al prelado un origen noble, aunque, como ya se ha visto, erró en la filiación del personaje. Las referencias biográficas a don Gonzalo de Hinojosa son tremendamente escasas y en buena parte repiten lo establecido por el conde Pedro de Barcelos en su Nobiliario: don Gonzalo fue hijo de Juan Díaz de Hinojosa y de Mayor Álvarez de las Asturias27, hermano de Ruy Díaz de Hinojosa y de Diego de Hinojosa y de una mujer cuyo nombre no se ha conservado, que se habría casado con Diego Froilaz. Los hermanos de don Gonzalo, Ruy Díaz de Hinojosa y Diego de Hinojosa, pertenecieron al círculo de confianza de Sancho IV, y aparecen confirmando importantes documentos, como la cesión de la villa de Molina a la reina doña María el 23 de mayo de 129328.

  • 29 Rodrigo Ordoño ÁLVAREZ DE LAS ASTURIAS, Memorial al Rey N. Señor de la gran calidad y servicios del (...)
  • 30 Luis de SALAZAR Y CASTRO, Historia genealógica de la casa de Lara, Madrid: Mateo de Llanos Guzmán, (...)
  • 31 Manuel MARTÍNEZ AÑIBARRO Y RIVAS, Intento de un diccionario biográfico y bibliográfico de autores d (...)
  • 32 Mario CRESPO LÓPEZ.

16Sus abuelos maternos fueron Ordoño Álvarez de las Asturias y Elvira García de Braganza29, y los paternos Diego Martínez de Hinojosa y Mayor Arias de Villamayor30. La línea paterna se remonta a Martín Muñoz de Hinojosa, mayordomo real en 1217 y muerto ca. 1227, hijo de Nuño Sancho y de doña Marquesa López de Haro31. Nuño Sancho era hijo de Miguel Muñoz de Hinojosa, y, por tanto, hermano de san Martín, abad de Santa María de Huerta (†1213) y de Eva de Hinojosa, madre del historiador y arzobispo de Toledo don Rodrigo Jiménez de Rada (†1242)32 (Fig. 2).

Árbol genealógico parcial de las familias Hinojosa – Álvarez de las Asturias

Árbol genealógico parcial de las familias Hinojosa – Álvarez de las Asturias

17Semejante entorno familiar sin duda facilitó la carrera eclesiástica de don Gonzalo, durante la cual desempeñó importantes misiones diplomáticas y demostró una inquietud intelectual que se tradujo en varias obras historiográficas en las que puede verse una intención consciente por continuar el trabajo de su ilustre pariente, el Toledano.

El episcopado leonés de don Gonzalo de Hinojosa (1301-1313)

  • 33 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2698 y 2699, p. 29-33. Sobre las constantes reformas del (...)
  • 34 Real Academia de la Historia, Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, 5 t., Madrid: Rivad (...)
  • 35 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2706-2709, p. 37-40.
  • 36 Ibid., doc. 2714, p. 42-43.

18Don Gonzalo de Hinojosa demostró una gran preocupación por su iglesia desde el momento en que recibió la promoción episcopal. La actividad del nuevo obispo durante los primeros años fue incesante, sobre todo si se compara con la escasez de documentos de su antecesor; el 11 de enero de 1302 don Gonzalo promulgaba nuevas constituciones para la sede legionense y reformaba, por enésima vez, la distribución de beneficios y prebendas entre los capitulares33. La actividad en su diócesis debió de impedirle acudir a las cortes regionales celebradas en abril en Medina del Campo34, aunque se encontraría con el rey a finales de ese mismo año en su ciudad. Así, el 23 de diciembre, Fernando IV se encontraba en León y confirmaba numerosos beneficios y exenciones de la diócesis35; unos días más tarde, camino hacia el sur y haciendo parada en Mayorga, el rey ordena a su adelantado mayor en Castilla a petición de don Gonzalo que impida a los vasallos de los obispos que vivan en tierras de realengo o de villas para así no pagar impuestos a los prelados36.

  • 37 […] Item quod omnes lampede ecclesie, uidelicet quatuor coram altari et quatuor in circuitu altari (...)
  • 38 Ibid., doc. 2719, p. 47-50. A estas disposiciones siguen unas constituciones sinodales cuatro días (...)

19Establecidas las nuevas constituciones respecto a los asuntos económicos de la iglesia, el prelado se centró en aspectos litúrgicos a partir de mediados de 1303, como lo demuestran unas nuevas constituciones dictadas el 18 de abril de ese año. Las disposiciones están relacionadas sobre todo con lo que concierne a las procesiones y a los servicios divinos en el coro, así como la iluminación de los altares, aspecto que ya había preocupado a los prelados desde el siglo XI37. El mismo día don Gonzalo se encargaba de establecer también el modo en que se debería ejercer y administrar la justicia entre los súbditos de la iglesia y cómo se deben llevar a cabo las visitas de los arcedianos, siendo éstas una adaptación de las visitas episcopales38.

  • 39 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2723, p. 53.
  • 40 Ibid., doc. 2724, p. 54-55.
  • 41 Ibid., doc. 2725, p. 5-56. El derecho de la iglesia de León sobre las propiedades de Valmadrigal ha (...)
  • 42 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2728 y 2731, p. 59-60 y 61-63.

20El 14 de junio el obispo y el cabildo llevaban a cabo una serie de negocios que concernían a las propiedades y derechos que ambas instituciones poseían sobre ciertas tierras; en primer lugar realizaban una permuta, cediendo el obispo al cabildo las propiedades de Naves, Vega de Infanzones, Marzanes y Santa Olalla de Bernesga, de por vida y con sus vasallos, fueros y derechos; el cabildo entregaba al obispo sus propiedades en Pajares39. El prelado y los canónigos también intercambiaban propiedades urbanas, en concreto unas casas que lindaban con los cubos de la muralla y otras en la zona de la plaza de Regla40. Por último, el obispo se comprometía a pagar al cabildo quinientos maravedís anuales por los fueros, vasallos, derechos y heredamientos que la obra de la catedral tenía en Fenar y que debían proceder de las martiniegas de Valmadrigal41. En octubre de ese mismo año don Gonzalo confirmaba las prebendas otorgadas por Martín Fernández a las dignidades, canónigos y racioneros de su cabildo, y un mes después el prelado y el cabildo llegaban a una concordia sobre la división de un conjunto de préstamos sobre el que ambas mesas habían pleiteado en el pasado42.

  • 43 Ibid., doc. 2732, p. 64. Inocencio IV había permitido a Nuño Álvarez que tomase las tercias de algu (...)
  • 44 Henrik Karge, “La arquitectura de la catedral de León en el contexto del gótico europeo”, en Joaquí (...)

21La buena relación del nuevo obispo con su cabildo queda patente dos días después, cuando el 9 de noviembre decide que los canónigos dispongan de las tercias pontificales del arcedianato de Saldaña. Esta decisión es importante para el estudio de la construcción del templo, ya que dichas tercias habían sido enajenadas para sufragar la obra de la catedral de León y en ese momento don Gonzalo consideraba que “ela obra está en bon estado, merçed a Dios”43. Efectivamente, en 1303 la obra de la catedral debía de estar ya plenamente avanzada, con excepción del coronamiento de las torres y trabajos de escasa entidad, siguiendo el proyecto original de mediados del siglo XIII44.

  • 45 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2738 y 2739, p. 71-77.
  • 46 Loc. cit., p. 72.
  • 47 Ibid., doc. 2755, p. 89-91.
  • 48 Ibid., doc. 2756, p. 91-92. Para el documento original de Alfonso IX véase J. M. FERNÁNDEZ CATÓN (e (...)
  • 49 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2770, p. 105.
  • 50 Ibid., doc. 2778, p. 115-118.

22Poco tiempo después, a principios de enero de 1304, Fernando IV volvía a visitar a don Gonzalo en su sede y a confirmar de nuevo privilegios y exenciones a petición del prelado45. La relación del obispo con la corona será una constante, como se refleja en las visitas del monarca a la ciudad y en la confirmación de privilegios o los mandatos en los que se beneficiaba a la mitra “por grant uoluntat que auemos de fazer mucho bien e mucha merçed e mucha onrra a don Gonçalo, obispo de León, e al cabildo de su iglesia, e por mucho seruiçio que nos fizo e faz”46. Así, en octubre de ese mismo año el rey se volvía a encontrar en León, recordando a los cogedores y recaudadores que debían respetar los privilegios del obispo de León y su iglesia47. Unos días más tarde confirmaba un privilegio de Alfonso IX (†1230) que otorgaba a la iglesia de León la mitad de los pechos reales48. La situación se repetirá en los años siguientes: en 1306, visitando de nuevo la ciudad, Fernando IV eximía a los vasallos de Valmadrigal de pagar los “yantares” del rey, que les habían reclamado los recaudadores49; en 1307, en Valladolid, el monarca confirmaba un privilegio de Sancho IV sobre el priorato de San Guillermo de Peñacorada50.

  • 51 Ibid., doc. 2787, p. 131-132.
  • 52 Ibid., doc. 2815, p. 155-157.
  • 53 Bonifacio VIII, Liber sextus decretalium D. Bonifacii papae VIII, Roma: In aedibus populi romani, 1 (...)

23En los dos años siguientes la documentación en el Archivo de la catedral de León referente al obispo es escasa. Destaca un documento fechado en Burgos el 7 de julio de 1308 por el que don Gonzalo dio en encomienda a Alfonso de Valencia –hijo del infante don Juan el de Tarifa (†1319)– sus propiedades y vasallos en Villar del Yermo, Abelgas y las Villas, comprometiéndose a pagarle yantares anuales por valor de seiscientos maravedís51. En octubre de 1309 el prelado promulgó una nueva constitución referente a la distribución de beneficios cotidianos de los canónigos por la asistencia a las horas, oficios y aniversarios52, siguiendo el ejemplo de una anterior de Bonifacio VIII53, inserta parcialmente en el documento leonés.

  • 54 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2823, p. 167-169.
  • 55 Sobre este particular en la Península Ibérica véase Carlos Estepa Díez, “La disolución de la Orden (...)
  • 56 José Luis Martín Martín (ed.), Documentación medieval de la iglesia catedral de Coria, Salamanca: U (...)
  • 57 Sobre esta reunión véase Ventura Cañizares del Rey, Colección diplomática (569-1463), Lugo: Diócesi (...)

24Un año más tarde, el 29 de julio de 1310, don Gonzalo se encontraba en la iglesia de Santa María del Temple de Mayorga tomando juramento a don Lorente, rector de la iglesia, y al arcipreste Pedro Miguélez, sobre las propiedades que la Orden del Temple tenía en el arcedianato54. Parece que el prelado había comenzado a hacer sus tareas de cara a su participación en el Concilio de Vienne al año siguiente, convocado en 1308 por Clemente V (†1314) con el fin de disolver de una vez por todas la Orden55. Dos meses antes, en mayo, don Gonzalo había participado de una santa hermandad con los obispos de Compostela, Oviedo, Palencia, Zamora y Coria, reunidos en Toro para decidir reforzar las sanciones contra aquéllos que atentasen contra la Iglesia y sus propiedades56. Unos meses más tarde, el 23 de octubre, se produciría una reunión similar en Salamanca, aunque con mucha mayor afluencia de público: a los prelados ya mencionados se les unirán los de Lisboa, Tuy, Plasencia, Ávila, Guarda, Mondoñedo, Astorga, Ciudad Rodrigo y Lugo57.

  • 58 […] Item volumus et ordinamus inter nos quod singulis annis conveniamus in aliquo certo loco et co (...)

25Los líderes de esta hermandad de prelados eran don Rodrigo del Padrón de Compostela, don Gonzalo de Hinojosa y don Gonzalo Rodríguez Osorio de Zamora, como se desprende del texto en el que se comprometen a reunirse anualmente bajo convocatoria del arzobispo de Santiago; si éste no se encontrara disponible, la convocatoria recaería en el obispo de León, y si éste tampoco pudiera responder a sus compromisos deberían recaer éstos en el de Zamora58.

  • 59 Antonio BENAVIDES (ed.), Memorias del rey Fernando IV de Castilla, 2 t., Madrid: José Rodríguez, 18 (...)
  • 60 Con tal cargo aparece confirmando la ya comentada sentencia que resolvía el conflicto entre el obis (...)
  • 61 A. BENAVIDES, op. cit., p. 217-240.
  • 62 Ibid., p. 229.

26La relación entre los prelados de Zamora y León parece ir más allá de la coincidencia de nombres. Ambos parecen militar en la misma órbita política alrededor del infante don Juan el de Tarifa, quien en 1296 había sido alzado por rey de León con el apoyo de la iglesia y el concejo de la ciudad. En el caso de Gonzalo Rodríguez Osorio la Crónica de Fernando IV lo señala como uno de los principales instigadores de esta coronación, y se refiere a él como una de las “mejores personas de la iglesia de León”59, de la que en ese momento ocupaba la dignidad de arcediano de Valderas60. La cercanía entre don Gonzalo de Hinojosa y el infante puede apreciarse en la encomienda que había hecho en 1309 a su hijo, don Alfonso de Valencia, pero sobre todo en su intervención en los sucesos de Burgos de 1311 que pusieron fin a la desavenencia entre el rey y don Juan el de Tarifa a raíz de la deserción de éste último en la conquista de Algeciras el 29 de julio de 130961. A pesar de que la Crónica únicamente menciona la intervención mediadora de don Juan Manuel y del obispo de Zamora –de nuevo aparece el personaje–62, la carta plomada de Fernando IV dada en Toro el 2 de agosto de 1311 no deja lugar a dudas:

  • 63 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2840, p. 187-189. Además de concederle las mencionadas h (...)

Sepan quantos esta carta uieren cónmo nos don Fernando, por la graçia de Dios rey de Castiella, de León, de Toledo […] por fazer bien e merçet a uos don Gonçalo, obispo de León, por muchos seruiçios e bonos que nos feziestes e senaladamientre en la abenençia que agora feziemos con el infante don Johán, nuestro tío, quando se partió desabenido de nos en Burgos, dámosuos de aquí en delante para sienpre iamás por juro en heredat todos los fueros e derechos reales que nos auemos e auer deuemos de Aurinos e de Villamoratiel e de Graiareio e de Peniella e de Sobradiello e de Burgo Ranero, que son en el alfoz de Mansiella […]63

  • 64 Manuel Risco, España Sagrada, 36, p. 8; J. de Dios Posadilla, op. cit., 2, p. 67-68; Á. Franco Mata(...)
  • 65 La transcripción de este documento se encuentra, como señala Manuel Risco, en Francisco Brandam, Se (...)

27Durante los dos años posteriores la documentación apenas menciona al obispo. Quizás se deba a su asistencia al Concilio de Vienne, punto sobre el que inciden todos los historiadores que se ocuparon de la figura de don Gonzalo64. El padre Risco citaba como prueba un breve dado por Egidio, Patriarca de Alejandría, en la ciudad francesa durante la celebración del Concilio el 7 de mayo de 1312, con indulgencias para el convento de Santa Cruz de Coimbra65. Entre los confirmantes, además de los prelados portugueses, están presentes don Rodrigo de Santiago, don Juan de Tuy, don Pedro de Salamanca y don Giraldo de Palencia; no sorprende encontrar juntos en la corte pontificia a los mismos obispos hermanados un año antes en Salamanca.

  • 66 Para un estudio y transcripción del cuaderno de hermandad véase Juan Ignacio RUIZ DE LA PEÑA, “La h (...)
  • 67 A. BENAVIDES, op. cit., 1, p. 29.

28En estos momentos los concejos también crearon hermandades para establecer condiciones de ayuda mutua frente a los posibles desmanes de la nobleza y del rey, ya que ante la minoría de edad de Alfonso XI veían peligrar sus fueros y privilegios. El concejo de León participó el 15 de enero de 1313 en la formación de una de estas hermandades junto con los de Zamora, Astorga, Mansilla y Benavente66. Los concejos “ayuntados” en Benavente hicieron hermandad con el infante don Juan, quien buscaba el apoyo de las ciudades en su intento por hacerse con la tutoría del joven rey: su gran sello de cera pendiente, con el cuartelado de leones y águilas que más tarde heredaría su hijo Alfonso de Valencia, destaca por encima del de los concejos en el cuaderno de hermandad. No obstante, como ya se ha mencionado, no era la primera vez que la ciudad de León se situaba abiertamente del lado del infante don Juan, ya que en 1296 había sido alzado como rey de León con el apoyo del concejo y de la iglesia67.

  • 68 Las posesiones de Pedro Rendol habían sido embargadas por Fernando IV porque “este traidor concurri (...)

29Cabe preguntarse cuál sería la reacción de los prelados de Astorga, Zamora y León al ver cómo los concejos de sus sedes tomaban abierto partido por el infante don Juan, aunque es fácil suponer que no lo vieron con demasiado desagrado: teniendo en cuenta que uno de los procuradores del concejo de León en esta hermandad fue Pedro Rendol, uno de los principales artífices en la coronación del don Juan como rey de León en 1296 junto con don Gonzalo Rodríguez Osorio68, difícilmente esta asociación pudo ser una sorpresa o no contó con la aquiescencia del alto clero.

  • 69 Diego CATALÁN MENÉNDEZ PIDAL, Edición crítica de la Gran Crónica de Alfonso XI, 1, Madrid: Gredos, (...)

30Poco después de haber firmado el cuaderno de hermandad con los concejos y de acudir a las Cortes de Palencia, en las que se planteó la importante cuestión del nombramiento de los tutores del rey niño, el infante don Juan se encontraba en León junto a su hijo, don Alfonso de Valencia, el infante don Felipe, Juan Núñez y todos sus partidarios para evitar que Rodrigo Álvarez de las Asturias (†1333), enviado por el Infante don Pedro, tomase las torres de la ciudad69. En este caso hay que mencionar que Rodrigo Álvarez de las Asturias era familiar directo de don Gonzalo de Hinojosa por vía materna: el obispo era primo carnal del padre de don Rodrigo, Pedro Álvarez de las Asturias (†1286) (Fig. 2).

  • 70 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2856, p. 210; para la bula original de Alejandro IV véas (...)
  • 71 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2857, p. 211.
  • 72 Real Academia de la Historia, op. cit., p. 221-233, esp. p. 222. Véase también Ana ARRANZ GUZMÁN, “ (...)

31La Crónica no menciona el papel de don Gonzalo en estos hechos porque es probable que se encontrase ausente de su sede. El 20 de abril de 1313 el vicario general del obispo, el maestrescuela Gonzalo Pérez, mandaba trasladar una bula de Alejandro IV de 1259 que concernía a la percepción de las rentas en el año en que fallecían los canónigos70, así como de las Constituciones de don Gonzalo de 130371. El hecho de que estos traslados fuesen realizados a instancias del vicario del obispo hace pensar que en abril don Gonzalo todavía no había regresado de Francia. Del mismo modo no consta la presencia del obispo en las Cortes de Palencia, aunque es probable que los obispos don Gonzalo de Ourense y don Juan de Lugo representasen los intereses del alto clero al actuar “por ssi e por otros obispos, cuyo poder ellos auian72.

  • 73 En un privilegio rodado de Alfonso XI dado sólo dos días antes en Valladolid (10/7/1313) la iglesia (...)

32En cualquier caso, los traslados mencionados serán los últimos documentos que se conservan en el archivo catedralicio en los que interviene el prelado –aunque sea por terceros–, ya que como se ha mencionado anteriormente el 12 de julio de 1313 Clemente V promovía a don Gonzalo al obispado de Burgos73.

Don Gonzalo de Hinojosa en Burgos: última muestra de amistad con el infante don Juan y consecuencias de su episcopado

  • 74 Fernando HERRERO SALAS, Colección diplomática del monasterio de Santa María de Palazuelos, siglos X (...)
  • 75 Real Academia de la Historia, op. cit., p. 293-299, esp. p. 293.

33El prelado debió de tomar posesión de su nueva sede entre julio de 1313 y el 1 de agosto de 1314, momento en el que aparece como testigo en la Concordia de Palazuelos, por la que se nombraban tutores a los infantes don Pedro y don Juan junto a María de Molina74. La escena se repetirá al año siguiente, cuando el acuerdo se ratifique en las Cortes celebradas en la nueva sede de don Gonzalo75.

  • 76 La tutoría de la reina viuda María de Molina junto con los infantes don Pedro y don Juan quedaría c (...)
  • 77 Archivo Histórico de la Catedral de Burgos (a partir de ahora AHCB), vol. 21, fol. 20.
  • 78 AHCB, vol. 11, fol. 42.

34La política del nuevo obispo de Burgos siguió durante los primeros años la misma tónica que en León, y consistió básicamente en conseguir la confirmación de cuantos privilegios reales habían obtenido sus predecesores y la revisión del estado administrativo de su diócesis. A este respecto Alfonso XI –habría que señalar más bien a sus tutores76– mantuvo las buenas relaciones con el prelado, confirmando cuanto éste le pidió77. No obstante, su actividad reformadora respecto al cabildo parece haber tenido una menor entidad que en León: únicamente un estatuto con fecha del 5 de diciembre de 1315 estipula cuáles han de ser las distribuciones por la asistencia a maitines y de dónde obtener los maravedíes necesarios para pagarlas78. A juzgar por la falta de documentación específica que refleje la poca intervención del prelado en la organización de su sede, cabe pensar que la situación administrativa y económica de la catedral de Burgos se encontraba en mejor estado que en su anterior sede.

  • 79 AHCB, vol. 34, fol. 70.
  • 80 Georges Daumet, Mémoire sur les relations de la France et de la Castile de 1255 à 1230, París: Font (...)

35En los años siguientes don Gonzalo recibirá juramentos de obediencia de diversos abades y abadesas de su diócesis y realizará trueques de propiedades con el cabildo. Así, el 9 de mayo de 1316 el prelado y el arcediano de Briviesca, Ordoño Pérez, recibían quinientos maravedís cada uno, pagaderos anualmente, de la abadesa de las Huelgas, la infanta Blanca de Portugal, a cambio del barrio de Santa María de Briviesca79. Además, el prelado continuó con la labor diplomática que ya había comenzado años antes; en 1317 don Gonzalo era enviado como embajador ante Felipe V de Francia (†1322) para tratar un posible matrimonio entre la princesa Isabel y el joven rey don Alfonso, y en 1320 volverá para intentar conseguir la restitución de una parte de la dote de la infanta Isabel, quien se había casado en 1310 en segundas nupcias con Juan III de Bretaña80.

  • 81 Séphanie AUBERT, “Les Cronice ab origine mundi de Gonzalo de Hinojosa: du manuscript d’auteur (debu (...)
  • 82 Peter LINEHAN, History and the Historians…, p. 479.

36Stéphanie Aubert ha señalado la posibilidad de que fuera durante esos viajes a Francia cuando el obispo pudo recopilar los datos necesarios para escribir sus Chronice ab origine mundi o que incluso sirvieran para que don Gonzalo se familiarizase con el género cronístico en latín, en aquel momento ya en desuso81. En este aspecto, además de la posible influencia de los textos que pudiera conocer en Francia, hay que mencionar también la que indudablemente debió de ejercer la obra de su antepasado, don Rodrigo Jiménez de Rada. Es más, también se ha señalado la posibilidad de que don Gonzalo comenzara su labor historiográfica durante su episcopado leonés y que entre 1306 y 1315 el obispo consultara todo el material histórico que viajaría con la corte y la chancillería en alguna de las visitas a la antigua capital del reino82.

  • 83 Feliciano RAMÍREZ DE ARELLANO, Colección de documentos inéditos para la Historia de España, 105, Ma (...)

37La redacción de una Crónica universal en latín vendría acompañada de una traducción en castellano del De rebus hispaniae de Jiménez de Rada, si bien la intención del obispo de Burgos parece ir más allá del simple traslado al contrastar varias fuentes, aunque decantándose siempre por la versión del Toledano83.

  • 84 Francisco CERDÁ Y RICO (ed.), Crónica de D. Alfonso el Onceno de este nombre, Madrid: Antonio de Sa (...)
  • 85 F. CERDÁ Y RICO, op. cit., p. 40.
  • 86 Ibid., p. 41.
  • 87 AHCB, vol. 15/2, fol. 489; puede consultarse una transcripción moderna en Real Academia de la Histo (...)
  • 88 Gregoria Cavero Domínguez y Santiago Domínguez Sánchez (eds.), Colección documental del Archivo de (...)

38Pero lo realmente interesante para este estudio es la última muestra de cercanía entre el prelado y el infante don Juan. El 25 de junio de 1319 tenía lugar el Desastre de la Vega de Granada, en el que morían los infantes Pedro y Juan84; mientras que el cadáver de don Pedro fue llevado a Baena y posteriormente sepultado en las Huelgas de Burgos, el de don Juan se encontraba todavía lejos de conocer el descanso eterno: el caballo en el que iba el cuerpo se extravió durante la noche y don Juan el Tuerto, hijo del infante, pidió ayuda a Ismaíl I de Granada para encontrarlo, a lo que el sultán accedió85. Una vez encontrado el cuerpo fue llevado a Córdoba, Toledo y finalmente a Burgos, “á donde se mandó él enterrar”86. Efectivamente, en el testamento dado el 31 de enero de ese mismo año en Burgos, el infante había estipulado ser enterrado “enla Yglesia de Santa Maria de Burgos, entre el coro, e el altar”87, anulando así el contrato que había firmado el 1 de marzo de 1310 con el obispo de Astorga: a cambio de las martiniegas de El Bierzo, el obispo “guardando la devoción que havedes a la nuestra eglesia, prometemos de vos dar logar para para vuestra sepultura para vuestro cuerpo en la iglesia mayor de Santa María de Astorga, entre el choro et el altar mayor”88.

39Como se ve las disposiciones en ambos casos son exactamente las mismas. La pregunta que cabe hacerse es qué pudo motivar este cambio de opinión nueve años más tarde, haciendo que el lugar final de inhumación elegido fuese Burgos y no Astorga, lugar mucho más cercano a sus tierras de Valencia de don Juan y alrededores. En este sentido creo que la presencia de don Gonzalo de Hinojosa en Burgos tiene bastante que ver.

  • 89 José Carlos de Lera Maíllo, Catálogo de los documentos medievales de la catedral de Zamora, Zamora: (...)

40En 1310 la relación entre don Gonzalo y el infante don Juan todavía no era lo suficientemente estrecha: recuérdese que la intervención del prelado leonés en defensa del infante ante el rey tuvo lugar en Burgos en 1311. Con quien sí mantenía una relación mucho más cercana don Juan era, como ya se ha visto, con el obispo de Zamora, don Gonzalo Rodríguez Osorio, principal artífice de su coronación en León en 1296, según se desprende de la Crónica de Fernando IV. Sin embargo, a partir de 1311 don Gonzalo desaparece de la sede zamorana; el último documento en el que se menciona su nombre es en un comunicado de Fernando IV a sus recaudadores de los servicios de Zamora y Toro, confirmando a la iglesia el derecho a recibir la mitad de los servicios por poseer privilegios anteriores89. Pese a la relación de cercanía entre el obispo y el infante, Zamora no debió de parecerle un lugar especialmente atractivo o prestigioso como para tenerlo en cuenta a la hora de elegir su enterramiento. Las cosas cambiarían en 1319, cuando, desaparecido don Gonzalo Rodríguez Osorio, don Juan vio que la más importante sede castellana se encontraba presidida por su otro principal apoyo, que no era otro que don Gonzalo de Hinojosa. Además, de acuerdo con lo estipulado en el testamento, el infante fue sumamente generoso con la iglesia burgalesa, dotando capellanías e instituyendo aniversarios, para los que dejó una considerable cantidad de dinero.

41Los ingresos obtenidos de la herencia del infante don Juan serían empleados en la gran empresa artística de don Gonzalo en la catedral burgalesa, que no es otra que la sala capitular, cuya fundación había planeado don Gonzalo al menos tres años antes, ya que el 13 de septiembre de 1316 el obispo otorgaba al cabildo y al deán cuatrocientos cincuenta maravedís para hacerse con unas casas:

  • 90 AHCB, vol. 41/1, fol. 417; véase también Manuel Martínez Sanz, Historia del templo catedral de Burg (...)

que el dicho Cabillo avien de parte de la llana […] porque aquel logar do aquellas casa son cumple mucho para Cabillo e para enterramientos, que son mucho mester90.

  • 91 Christopher Welander, “The Architecture of the Cloister of Burgos Cathedral”, en Éric Fernie y Paul (...)
  • 92 Rocío Sánchez Ameijeiras demostró con razones estilísticas que la sala capitular, bajo la advocació (...)

42La mención a la función funeraria hace pensar que don Gonzalo preveía utilizar el nuevo recinto, además de como sala capitular, como capilla funeraria privada –difícilmente podían ser los enterramientos “de mucho mester” cuando pocos años antes se había completado un claustro de dos alturas con una finalidad eminentemente funeraria91–, sin embargo el retraso en las obras hizo que esto fuera imposible92.

  • 93 AHCB, vol. 48, fol. 319.
  • 94 Citado en Alberto C. Ibáñez Pérez, “La primera capilla de Santiago de la catedral de Burgos”, in: M (...)
  • 95 AHCB, vol. 18, fol. 507.
  • 96 AHCB, Actas capitulares, 58, fols. 130-131.

43Cuando falleció don Gonzalo en 1327 su sepulcro se colocó en la capilla de Santiago, tal y como aparece mencionado en el testamento de Martín Ibáñez, prior de la catedral, en 133393. En él, el canónigo ordenaba decir responsos por las almas de los obispos don Fernando, don Pedro y don Gonzalo, así como la fundación de dos capellanías: la primera en la capilla de San Pedro, dónde yacía el obispo homónimo, y la segunda “en la capilla de San Yago que es en la dicha eglesia do yaze enterrado mio señor el obispo don Gonzalo que Dios perdone”94. De nuevo es mencionado el sepulcro en el testamento de Juan Rodríguez de Sasamón, quien en 1354 ordenaba enterrarse “en la sepultura que le dio el Cabildo, en el suelo a los pies de la sepultura de mi señor el obispo don Gonzalo”, además de celebrar aniversarios en los ya mencionados altares de San Pedro y Santiago95. El sepulcro se mantuvo en su lugar original hasta 1576, momento en el que se manda trasladar hacia un lateral de la capilla y encastrarse en la pared para facilitar el paso de la gente que acudiera a las misas por las almas del purgatorio ante el altar privilegiado96.

44La casualidad quiso que la capilla de Santiago –primera de la girola del lado del Evangelio–, sea la más próxima al sepulcro del infante don Juan en el altar mayor de la catedral, de forma que el retraso en las obras del cabildo nuevo permitió que los dos amigos descansasen eternamente uno cerca del otro, como parecía ser la intención de don Juan en aquel ominoso enero de 1319.

A modo de conclusión: un obispo entre dos aguas

45A tenor de todo lo expuesto, la figura de don Gonzalo de Hinojosa se perfila como la de un prelado políticamente activo, aunque prudente. El obispo de León no se significó en la política como sí lo hizo don Gonzalo Rodríguez Osorio, sino que supo mantener un discreto perfil dando muestras de apoyo a los dos bandos que pugnaban por conseguir la tutoría sobre Alfonso XI: la encomienda de ciertas villas a don Alfonso de Valencia en 1308 podía considerarse una muestra de aprecio que, dado lo común de la práctica, no comprometía a nada a ojos de la reina María de Molina y del infante don Pedro. Del mismo modo su labor mediadora entre Fernando IV y el infante don Juan podía ser interpretada como un posicionamiento cercano a ambas partes.

46Muestra de la sutileza de los movimientos políticos de don Gonzalo y de que nunca perdió el apoyo de la corona son sus legaciones diplomáticas en Francia en 1317 y 1320. De acuerdo con lo estipulado en las Cortes de Burgos de 1315 la tutoría sería compartida entre la reina María de Molina, el infante don Juan y el infante don Pedro: la elección de don Gonzalo de Hinojosa como encargado de negociar el matrimonio entre el rey de León y Castilla y una princesa francesa demuestra la confianza que ambos partidos depositaban en el obispo, especialmente tratándose de una posible alianza que beneficiaría a ambos reinos. Además de su labor diplomática como mediador político en Castilla don Gonzalo contaba con la experiencia de haber acudido al Concilio de Vienne pocos años antes, lo cual lo acreditaba como conocedor no sólo de la corte pontificia, sino también de la francesa.

47La figura de don Gonzalo, en definitiva, resulta del máximo interés en lo relativo a su olvidado episcopado leonés – que supone un nuevo período de bonanza para la iglesia después del esplendoroso episcopado de don Martín Fernández y del menos brillante don Fernando Ruiz de Cabañas –, sino también para comprender el complejo desarrollo político y el papel, siempre cambiante, del alto clero y de la ciudad de León durante la minoría de Alfonso XI.

Haut de page

Bibliographie

ÁLVAREZ DE LAS ASTURIAS, Rodrigo Ordoño, Memorial al Rey N. Señor de la gran calidad y servicios del claro y antiguo linage de Asturias, y sus condes, y de su legitima descendencia y varonia de la Real Casa de León, Granada: Francisco Sánchez, 1653

ÁLVAREZ PALENZUELA, Vicente Ángel, “El pontificado de Bonifacio VIII a Alejandro VI”, en Emilio MITRE (coord.), Historia del Cristianismo, vol. II. El mundo medieval, Madrid: Trotta, 2006, p. 521-573

ARRANZ GUZMÁN, Ana, “Clero y Cortes castellanas (Participación y diferencias estamentales)”, En la España medieval, 2, 1982, p. 49-58

AUBERT, Stéphanie, “Les Cronice ab origine mundi de Gonzalo de Hinojosa: du manuscript d’auteur (debut du XVIe siècle) à la traduction pour Charles V”, Bibliothèque de l’école des chartes, 164 (2), 2006, p. 561-571

BARBER, Malcolm, The Trial of the Templars (1ª ed. 1978), 2ª ed. Cambridge: Cambridge University Press, 2006

BENAVIDES, Antonio (ed.), Memorias del rey Fernando IV de Castilla, 2 t., Madrid: José Rodríguez, 1860.

BONIFACIO VIII, Liber sextus decretalium D. Bonifacii papae VIII, Roma: In aedibus populi romani, 1552.

BRANDAM, Francisco, Sexta parte da monarchia lusitana que contem a historia dos últimos vinte & tres annos del Rey Dom Dinis, Lisboa: Ioam da Costa, 1672

CAÑIZARES DEL REY, Ventura, Colección diplomática (569-1463), Lugo: Diócesis de Lugo, 2012.

CASTAN, Auguste, “Les Chroniques de Burgos traduites pour le roi de France Charles V, en partie retrouvées à la bibliothèque de Besançon”, Bibliothèque de l’école des chartes, 44, 1883, p. 265-283

CATALÁN MENÉNDEZ PIDAL, Diego, Edición crítica de la Gran Crónica de Alfonso XI, 2 t., Madrid: Gredos, 1976

CAVERO DOMÍNGUEZ, Gregoria, y DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, Santiago (eds.), Colección documental del Archivo de la catedral de Astorga, vol. III (1300-1499), León: Centro de Estudios e Investigación San Isidoro, 2000

CERDÁ Y RICO, Francisco (ed.), Crónica de D. Alfonso el Onceno de este nombre, Madrid: Antonio de Sancha, 1787

CRESPÍ DE VALLDAURA, Gonzalo, “Privilegios reales de Don Gonzalo Ruiz de Toledo. Documentos”, en Demetrio FERNÁNDEZ GONZÁLEZ (ed.), Gonzalo Ruiz de Toledo, Señor de Orgaz (†1323), Toledo: Instituto Teológico San Ildefonso, 2003, p. 127-172

DAUMET, Georges, Mémoire sur les relations de la France et de la Castile de 1255 à 1230, París: Fontemoing, 1913

DIGARD, Georges, FAUCON, Maurice, THOMAS, Antoine y FAWTIER, Robert (eds.), Registres de Boniface VIII, 4 t., París: Ernest Thorin, 1884 -1939

DIOS POSADILLA, Juan, Episcopologio legionense, 2 t., León: Maximino A. Miñón, 1899

DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, Santiago, Documentos de Bonifacio VIII (1294-1303) referentes a España, León: Universidad de León, 2006

DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, Santiago, Documentos pontificios referentes a la diócesis de León (siglos XI-XIII), León: Universidad de León, 2003

DOMÍNGUEZ SÁNCHEZ, Santiago, Documentos pontificios relativos al mecenazgo papal del primer arte gótico hispano (1198-1314), León: Universidad de León, 2015

ESTEPA DÍEZ, Carlos, “La disolución de la Orden del Temple en Castilla y León”, Hispania, 35 (6), 1975, p. 121-186

EUBEL, Konrad, Hierarchia Catholica Medii Aevi, 6 t., Monasterii: Sumptibus et Typis Librariae Regensbergianae, 1913-1967

FARIA Y SOUSA, Manuel, Nobiliario del Conde de Barcelos don Pedro, hijo del Rey Don Dionis de Portugal, Madrid: Alonso de Paredes, 1646

FERNÁNDEZ CATÓN, José María (ed.), Colección documental del Archivo de la catedral de León, vol. VI (1188-1230), León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1991

FERNÁNDEZ DURO, “La crónica general de Gonzalo de la Finojosa”, Boletín de la Real Academia de la Historia, 6 (1887), p. 438-443

FLÓREZ, Enrique, Burgos. España Sagrada, t. 26, Madrid: Pedro Marín, 1771

FOREY, Alan J., The Fall of the Templars in the Crown of Aragon, Aldershot: Variorum, 2001

FOREY, Alan J., The Templars in the Corona of Aragón, Oxford: Oxford University Press, 1973

FRANCO MATA, Ángela, “Escultura medieval. Un pueblo de piedra para la Jerusalén Celeste”, en Carlos ESTEPA DÍEZ, La catedral de León. Mil años de historia, León: Edilesa, 2002, p. 90-149

FRANCO MATA, Ángela, Escultura gótica en León, León: Institución Fray Bernardino de Sahagún, C.S.I.C., 1976

FUENTE, Vicente de la, Historia eclesiástica de España (1ª ed. 1855-1859), 2ª ed. corregida y aumentada, 6 t., Madrid: Compañía de Impresores y Libreros del Reino, 1873

FUENTES GANZO, Eduardo, “Las hermandades leonesas (1282-1325). Presencia y participación de los concejos: el singular caso de Benavente”, Brigecio: revista de estudios de Benavente y sus tierras, 8, 1998, p. 113-140

GAIBROIS RIAÑO, Mercedes, Sancho IV de Castilla, 3 t., Madrid: Tipografía de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 192.

GARCÍA Y GARCÍA, Antonio (dir.), Synodicon Hispanum, 8 t., Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1981-2007

GONZÁLEZ DÁVILA, Gil, Teatro eclesiástico de las iglesias metropolitanas y catedrales de los reinos de las dos Castillas. Vidas de sus arzobispos y obispos y cosas memorables de sus sedes, 3 t., Madrid: Francisco Martínez, Pedro de Horma y Villanueva, Diego Díaz de la Carrera, 1645-1650

HERNÁNDEZ, Francisco J., “Ascenso y caída de Gómez García, abada de Valladolid y privado de Sancho IV de Castilla”, en Hermínia VASCONCELOS VILAR y Maria João BRANCO (dir.), Ecclesiastics and political state building in the Iberian monarchies, 13th-15th centuries, Lisboa: Publicações do Cidehus, 2016, p. 113-128

––––, “La hora de don Rodrigo”, Cahiers de Linguistique et Civilisation Hispaniques Médiévales, 26, 2003, p. 15-71

HERNÁNDEZ, Francisco y LINEHAN, Peter, The Mozarabic Cardinal. The Life and Times of Gonzalo Pérez Gudiel, Florencia: Sismel, 2004

HERRERO JIMÉNEZ, Mauricio (ed.), Colección documental de la catedral de León, vol. X, Obituarios medievales, León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1994

HERRERO SALAS, Fernando, Colección diplomática del monasterio de Santa María de Palazuelos, siglos XI-XV, Valencia: Fernando Herrero Salas, 2002

IBÁÑEZ PÉREZ, Alberto C., “La primera capilla de Santiago de la catedral de Burgos”, en María Luisa MELERO MONEO, Francesca ESPAÑOL BELTRÁN, Anna ORRIOLS I ALSINA y Daniel RICO CAMPS (eds.), Imágenes y promotores en el arte medieval. Miscelánea en homenaje a Joaquín Yarza Luaces, Barcelona: Servicio de Publicaciones de la Universidad Autónoma de Barcelona, 2001, p. 457-463

KARGE, Henrik, “La arquitectura de la catedral de León en el contexto del gótico europeo”, en Joaquín YARZA LUACES, María Victoria HERRÁEZ ORTEGA y Gerardo BOTO VARELA (eds.), Congreso Internacional la Catedral de León en la Edad Media. Actas. León, 7-11 de abril de 2003, León: Universidad de León, 2004, p. 113-144

––––, La catedral de Burgos y la arquitectura del siglo XIII en Francia y España (1ª ed. en alemán, 1989), 2ª ed. en castellano, Valladolid: Junta de Castilla y León, 1995

LANGLOIS, Ernest (ed.), Registres de Nicolas IV, 2 t., París: Ernest Thorin, 1886-1891

LERA MAÍLLO, José Carlos, Catálogo de los documentos medievales de la catedral de Zamora, Zamora: Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo, 1999

LINEHAN, Peter, History and the Historians of Medieval Spain, Oxford: Clarendon Press, 1993

––––, “La iglesia de León a mediados del siglo XIII”, en León y su Historia. Miscelánea histórica, vol. III, León: Centro de Estudios e Investigación San Isidoro, 1975, p. 11-76.

––––, “The Spanish Church Revisited: The Episcopal Gravamina of 1279”, en Peter LINEHAN y Brian TIERNEY (eds.), Authority and Power: Studies on Medieval Law and Government presented to Walter Ullmann on his seventieth birthday, Cambridge: Cambridge University Press, 1980, p. 124-147.

LOBERA, Atanasio, Historia de las grandezas de la muy antigua y insigne ciudad, y Iglesia de León, Valladolid: Diego Fernández de Córdoba, 1596

MARTÍN FUERTES, José Antonio (ed.), Colección documental de la catedral de León, vol. XI (1301-1350), León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1995

MARTÍN FUERTES, José Antonio, De la nobleza leonesa: los Osorio y el Marquesado de Astorga, Madrid: Hullera Vasco-Leonesa, 1988

MARTÍN MARTÍN, José Luis (ed.), Documentación medieval de la iglesia catedral de Coria, Salamanca: Universidad de Salamanca, 2003

MARTÍNEZ DÍEZ, Gonzalo, “El proceso de disolución de los Templarios: su repercusión en Castilla”, Codex Aquilarensis, 12, 1996, p. 87-106

MERINO RUBIO, Waldo, Arquitectura hispano-flamenca en León, León: Institución Fray Bernardino de Sahagún, C.S.I.C., 1974

MICHELET, Jules, Procès des Templiers, 2 t., París: Imprimerie Royale, 1841-1851

NIETO SORIA, José Manuel, Iglesia y poder real en Castilla. El episcopado, 1250-1350, Madrid: Universidad Complutense, 1988

O’CALLAGHAN, Joseph, Las cortes de Castilla y León, 1188-1350 (1ª ed. 1988), 2ª ed. Valladolid: Ámbito, 1989

ORDÁS DÍAZ, Pablo, “La reforma imposible: el indisciplinado cabildo catedralicio de León y la necesidad del rigorismo”, en Rosa M. CACHEDA BARREIRO y Carla FERNÁNDEZ MARTÍNEZ (coords.), Universos en orden: Las órdenes religiosas y el patrimonio cultural iberoamericano, Santiago de Compostela: Alvarellos, t. 2, p. 1275-1295

PEREDA LLARENA, Francisco Javier (ed.), Documentación de la catedral de Burgos (1294-1316), Burgos: Garrido Garrido, 1983

RAMÍREZ DE ARELLANO, Feliciano, Colección de documentos inéditos para la Historia de España, 105, Madrid: José Perales y Martínez, 1893

REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA (ed.), Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, 5 t., Madrid: Rivadeneyra, 1861-1903

RISCO, Manuel, León. España Sagrada, t. 34-36, Madrid: Pedro Marín y Blas Román, 1787

RUIZ ASENCIO, José Manuel (ed.), Colección documental de la catedral de León, León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1990, vol. 4

––––, Colección documental del Archivo de la catedral de León, , León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1993, vol. 8

RUIZ ASENCIO, José Manuel y MARTÍN FUERTES, José Antonio (eds.), Colección documental del Archivo de la catedral de León, León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1994, vol. 9

RUIZ DE LA PEÑA, Juan Ignacio, “La hermandad leonesa de 1313”, en León medieval. Doce estudios, León: Universidad de León, 1978, p. 139-174

SALAZAR Y CASTRO, Luis de, Historia genealógica de la casa de Lara justificada con instrumentos y escritores de inviolable fe, 4 t., Madrid: Mateo de Llanos Guzmán, 1694-1697

SÁNCHEZ AMEIJEIRAS, Rocío, “History and Stories of Love and Conversion in Fourteenth-Century Burgos”, Hispanic Research Journal, 13 (5), 2012, p. 449-467

TRUJILLO, Francisco, Historia de la Santa Iglesia de León, Madrid, Biblioteca Nacional de España, MSS/5560

UBIETO ARTETA, Antonio, “El sitio de Huesca y la muerte de Sancho Ramírez”, Argensola: Revista de Ciencias Sociales del Instituto de Estudios Altoaragoneses, 14, 1953, p. 139-148

WELANDER, Christopher, “The Architecture of the Cloister of Burgos Cathedral”, en Éric FERNIE y Paul CROSSLEY (eds.), Medieval Architecture and its Intelectual Context: Studies in Honour of Peter Kidson, Hambledon, Study 16, 1990, p. 159-168

Haut de page

Annexe

Anexo 1

[Santiago Domínguez Sánchez, Documentos de Bonifacio VIII (1294-1303) referentes a España, León: Universidad de León, 2006, doc. 843, p. 846-847.]

1301, noviembre, 6. Letrán.

Litterae gratiosae de Bonifacio VIII nombrando como obispo de León a don Gonzalo.

ASV, Reg. Vat. 50, f. 73v-74.

Ed. DIGARD, Boniface VIII, III, col. 195, núm. 4217.

Ed. Santiago Domínguez Sánchez, Documentos de Bonifacio VIII (1294-1303) referentes a España, León: Universidad de León, 2006, doc. 843, p. 846-847.

Cit. EUBEL, Hierarchia, 299.

[Bonifacius episcopus, seruus sruorum Dei, dilecto filio] Gundisaluo, electo legionensi, [salutem et apostolicam benedictionem]

Svperni dispositione consilii, per quod in huiusmodi orbis orbita ordinationem suscipiunt uinuersa, supperne dignitatis festigio, licet immeriti, presidents, super gregem dominicum nostre uigilantie creditum uigilis speculatoris officium exercemus, circa illa potissime intentum animum digirendo curamque impedendo sollicitam, per que diuini cultus argumentum, exaltatio catholice fidei et salutis animarum comoda producantur, que, prout firma spes suggerit, ex eo facilius et efficacius subsequi poterunt si ecclesiis pastorum regimine destitutis personas preficiamus ydoneas easque viris prudentibus committamus, cum ipsi populos sibi commissos, per sue circunspectionis industriam, salubriter dirigant et informent, ac bona ecclesiarum ipsarum non solum gobernent utiliter, set etiam multimodis efferant incrementis. Dudum siquidem legionensi ecclesia, Sedi Apostolice immediate subiecta, per obitum bone memorie Fernandi, legionensis episcopi, pastoris regimine destituta, dilecti filii capitulum ipsius ecclesie, certa die ad eligendum prefixa, uocatis ómnibus qui uoluerunt, debuerunt et potuerunt comode interesse, pro futuri substitutione pastoris, prout moris est, insimul conuenerunt, et Spiritus Sancti gratia inuocata, in dilectum filium magistrum Iohannem Michaelis, archidiacono de Maliayo in ecclesia ouetensi et ipsius ecclesie legionensis canonicum, uota sua concorditer direxerunt, ipsum, quasi per inspirationem diuinam, in suum et eiusdem ecclesie legionensis episcopum unanimiter eligendo; dictusque magister Iohannes, ad capituli eiusdem instantiam, electioni huiusmodi de se facte consensit, ac postmodum, cum procuratoriub memorati capituli, ad Apostolicam Sedem accedens, tandem, presentato nobis decreto electionis eiusdem, omne ius quod sibi ex electione predicta competere poterat sponte ac libere in nostris manibus resignauit. Nos autem, resignatione huiusmodi benigne admissa, prouisionem ipsius legionensis ecclesie, ea uice, dispositione predicte Sedis et nostre duximus reseruandam, decernentes ex tunc irritum et inane si secus super hoc a quoquam, scientes uel ignoranter, contingeret attemptari; et tandem, ad personam tuam, multe utique nobilitatis titulo insignitam, litterarum scientia preditam, morum honestate conspicuam et aliis uirtutum titulis decoratam, benigne considerationis aciem extendentes, de te, ipsius ecclesie ouetensis decano, prefate legionensi ecclesie, de fratrum nostrorum consilio et apostolice potestatis plenitudine, prouidemus, teque illi preficimus in episcopum et pastorem, curam ad administrationem ipsius tibi spiritualiter et temporaliter committendo, firma spe securaque concepta fiducia quod prefata legionensis ecclesia, superna tibi clementia suffragante, per tue prouide circunspectionis industriam et prouidentie circunspecta solertiam studiosam defendetur a noxiis, preseruabitur aduersis et spiritualibus ac temporalibus proficiet et consurget augmentis. Sub humilis igitur deuotionis officio prompteque reuerentie ubere iugum Domini suscipere studeas, et suaui Eius oneri humiliter colla submittere non omittas, manumque mittens ad fortia, ipsius administrationem ecclesie prudenter el laudabiliter exequaris, et commissi tibi dominici gregis custodiam procures prosequi diligenter, constanter oppositurus te murum et pugilem pro domo Domini ascendentibus ex aduerso, ut laudabili de ipso reddita in districti examines ratione regum Patris altissimi, ab origine mundi preparatum electis, accipere merearis, et eundem gregem tibi commissum ad uberioris meriti fructum et retributionis maioris cumulum introducas.

Datum Laterani, VIII idus nouembris, [pontificatus nostri] anno septimo.

Anexo 2

[Santiago Domínguez Sánchez, Documentos de Bonifacio VIII (1294-1303) referentes a España, León: Universidad de León, 2006, doc. 866, p. 866.]

Litterae curiales de Bonifacio VIII dando fe de la consagración de don Gonzalo como obispo de León.

ASV. Reg. Vat. 50, f. 83v.

Ed. DIGARD, Boniface VIII, col. 218, núm. 4255, muy parcialmente.

Ed. Santiago Domínguez Sánchez, Documentos de Bonifacio VIII…, doc. 866, p. 866.

[Bonifacius episcopus, seruus seruorum Dei, venerabili fratri] Gundisaluo, episcopo legionensi, [salutem et apostolicam benedictionem].

Cvm pridem dilectus filius magister Iohannis Michaelis, archidiaconus de Malieo in ecclesia ouetensi, legionensis canonicus, occasione electionis tunc de ipso in legionensi ecclesia concorditer celebrate, ad Sedem Apostolicam accessisset, tandem ipse, in nostra presentia constitutus, omne ius quod sibi ex electione huiusmodi competebat sponte ac libere nostris manibus resignauit; nos autem, resignatione huiusmodi benigne admissa, prouisionem ipsius legionensis ecclesie, ea uice, dispositioni Apostolice Sedis et nostre duximus reseruandam, decernentes ex tunc irritum et inane si secus super hoc a quoquam, scienter uel ignoranter, contingeret attemptari; e tandem, ad personam tuam considerationis aciem extendentes, de te, tunc ipsius ecclesie ouetensis decano, eidem legionensi illis prefecimus in episcopum et pastorem, curam et administrationem ipsius tibi spiritualiter et temporaliter commitendo, prout in nostris super hoc confectis litteris plenius continetur. Cum autem propter hoc ad Apostolicam Sedem te personaliter duxeris conferendum, nosque tibi per venerabilem fratrem nostrum Leonardum, episcopum albanensem, fecimus munus benedictionis impendi, uolumus et fraternitate tue, per apostolica scripta, mandamus, quatinus ad prefatam legionensem ecclesiam, cum gratia nostra benedictonis accedere non postponas, sic te circa ipsius curam et administrationem ecclesie laudabiliter et sollicite habiturus, ut crescas exinde meritis apud Deum, penes nos gratiam et apud fidelium populos clara fama.

Datum Laterani, VII kalendas ianuarii, [pontificatus nostri] anno septimo.

Anexo 3

Litterae executoriae de Clemente V en la que comunica al clero de la ciudad y dócesis de León que, trasladado su anterior obispo don Gonzalo al obispado de Burgos, nombra para el de León a Juan (Soares), anteriormente obispo de Silves, mandándoles que lo reciban por su obispo y que obedezcan sus mandatos.

Archivo de la Catedral de León, nº 6324-6325.

Ed. José Antonio MARTÍN FUERTES (ed.), Colección documental de la catedral de León, vol. XI (1301-1350), León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1995, doc. 2859, p. 212-213.

Clemens episcopus seruus seruorum Dei, dilectis filiis clero ciuitatis et diocesis Legionensis, salutem et apostolicam benedictionem.

Romani Pontificis, quem pastor ille celestis et episcopus animarum potestatis sibi plenitudine tradita ecclesiis pretulit uniuersis, plena uigiliis sollicitudo requirit ut ipse circa cuiuslibet statum ecclesie sic uigilanter intendat, sic propiciat diligenter ut per eius circunspectionem prouidam et prouidentiam circunspectam nin per simplicis prouisionem officium, nunc per ministerium transationis accomode prout personarum locum et temporum qualitas exigit ecclesiis singulis pastor accedat idoneus et rector prouidus deputetur sicque ecclesie ipse superni fauoris auxilio suffraganter uotiue prosperitatis succesibus gratuletur. Nuper siquidem sedis Legionensis ecclesia, ecclesie Romane dumtaxat subiecta, pro eo quod nos vereabilem fratrem nostrum Gundisaluum Burgensem, olim Legionensem episcopum, a uinculo quoe tenebatur eidem Legionensi ecclesie cui tunc preerat absoluentes, ipsum ad Burgensem ecclesiam tunc uacantem duximus transferendus pastoris solatio destituta, nos uolentes eidem Legionensi ecclesie paterna sollicitudine precauere ne dispendia prolixe uacationis incurreret, cum nullus preter nos hac uice de ipsius Legionensis ecclesie ordinatione se intromittere potuerit, pro eo quod nos ante uacationem huiusmodi circa primordia nostre promotionis ad apicem apostolice dignitatis prouisiones omnium ecclesiarum cathedralium apud sedem apostolicam tunc uacantium et que uacare contingerent in futurum dispositioni nostri et sedis eiusdem duximus specialiter reseruandas, decernentes ex tunc irritium et inane si secus super hiis a quoquam scienter uel ignoranter quauis auctoritate contingeret attemptari ac ad personam venerabilis fratris nostri Iohannis, episcopi Legionensis, quam certa notitia nobis gratam reddit plurimum et acceptam, cum sit uite laudabilis conuersationis honeste litterarum scientia preditus, morum honestate decorus, discretionis fecunditate conspicuus, preclarus meritis et alias in spiritualibus et temporabilibus circunspectus, dirigentes aciem mentis nostre eundem Johannem, olim Silvensem episcopum, de fratrum nostrorum consilio et apostolice plenitudine potestatis a uinculo quo tenebatur Siluensi ecclesie cui preerat absoluentes, ad predictam Legionensem ecclesciam predictum Johannem transtulimus et concessimus ipsi Legionensi ecclesie in episcopum et pastorem, curam et administrationem ipsius Legionensis sibi in spiritualibus et temporalibus committendo liberam dicto Johanni, dando licentiam ad eandem Legionensem ecclesiam transeundi firma concepta fiducia quod dirigente domino actus suos eadem Legionensis ecclesia per ipsius Johannis circunspectionem prouidam et prouidentiam circunspectam salubri gubernatione letabitur ac prospero prouidoque regimine dirigetur. Quocirca discretioni uestre per apostolica scripta mandamus quatius eidem episcopo tanquam patri et pastori animarum uestrarum humiliter intendentes et exhibentes, ei obedientiam et reuerentiam debitam et deuotam eius salubria monita et mandata suscipiatis deuote et efficiaciter adimplere curetis. Alioquin sententiam quam idem episcopus rite tulerit in rebelles ratam habebimus et faciemus auctore domino usque ad satisfactionem condignam inuiolabiter obseruari.

Datum in Prioratu de Grausello, prope Malausanam, Vasioniensis diocesis. IIII idus julii, pontificatus nostri anno octauo.

Haut de page

Notes

1 José Manuel Nieto Soria, en su obra sobre las relaciones entre el poder real y la iglesia en los siglos XIII-XIV sí que menciona en el índice onomástico a don Gonzalo de Hinojosa como obispo de León y de Burgos, sin embargo aunque se trata de una obra publicada en 1988 dicha identificación no parece haber calado en el resto de la historiografía histórico-artística que ha analizado con posterioridad la figura del prelado. Véase José Manuel NIETO SORIA, Iglesia y poder real en Castilla. El episcopado, 1250-1350, Madrid: Universidad Complutense, p. 90, 156 y 245.

2 La figura de don Fernando Ruiz de Cabañas bien merece un estudio propio. La más completa aproximación a la biografía de este controvertido personaje se encuentra en Francisco J. Hernández y Peter Linehan, The Mozarabic Cardinal, Florencia: Sismel, 2004, p. 149-183. Los obituarios de la catedral de León no dejan lugar a dudas respecto a la fecha de su fallecimiento: “Eodem die obiit domnus Ffernandus, episcopus huius ecclesie, era millesima CCCa XXX VIIII […]”, Mauricio HERRERO JIMÉNEZ (ed.), Colección documental de la catedral de León, Obituarios medievales, León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1994, vol. 5, p. 398.

3 Durante los últimos años del reinado de Alfonso X la relación entre el monarca y el obispo se había deteriorado considerablemente, hasta el punto de tener que exiliarse el prelado en Castilla “fuyendo la persecución del rey que mendiga e anda desterrado en tierras estrannas”; véase Peter Linehan, “La iglesia de León a mediados del siglo XIII”, en León y su Historia. Miscelánea histórica, León: Centro de Estudios e Investigación San Isidoro, 1975, 3, p. 11-76, esp. p. 19; para un estudio y transcripción del documento véase Id., “The Spanish Church Revisited: The Episcopal Gravamina of 1279”, in: P. Linehan y B. Tierney (eds.), Authority and Power: Studies on Medieval Law and Government presented to Walter Ullmann on his seventieth birthday, Cambridge: Cambridge University Press, 1980, p. 124-147, esp. p. 142. El 23 de marzo de 1279 Nicolás III enviaba una cédula interclusa al obispo de Rieti comunicándole qué asuntos debía tratar con el rey Alfonso X; entre ellos destaca el cuarto punto, en el que el pontífice menciona los “grauaminibus et iniuriis illatis per ipsum dominum regem episcopo et ecclesie legionensi”, Santiago Domínguez Sánchez, Documentos pontificios referentes a la diócesis de León (siglos XI-XIII), León: Universidad de León, 2003, doc. 571, p. 539-542.

4 Vacante Legionensi ecclesia, ad romanam ecclesiam nullo medio pertinente, per obitum Martini, capitulum M[artinum] Astoricensem episcopum postulauit, sed papa, hac postulatione non admissa, prouisionem ecclesiam sibi reseruauit et nun Fernandum, abbatem saecularis ecclesie de Caueis Rubeis, Burgensis diocesis, Legionensi ecclesiae episcopum praefecit”, Ernest Langlois (ed.), Registres de Nicolas IV, 2 t., París: Ernest Thorin, 1886-1891, 1, doc. 1873-79, p. 340. En cuanto a la exención de la iglesia de León, esta situación se produjo en el siglo XII, cuando el obispo don Pedro consiguió de Pascual II la confirmación de este privilegio; véase José Manuel RUIZ ASENCIO (ed.), Colección documental de la catedral de León, León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1990, 4, doc. 1317, p. 643-644.

5 La fecha prevista para la reunión del cabildo se conoce gracias a un acuse de recibo del canónigo Pedro Díaz, fechado el 27 de mayo, en el que reconoce haber recibido una carta del cabildo en la que se le comunicaba el fallecimiento del obispo y se le convocaba a capítulo; José Antonio MARTÍN FUERTES (ed.), Colección documental de la catedral de León, León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1995, 11, doc. 2688, p. 17.

6 Capitulum direxerat concorditer vota sua in Johannem Michaelis, archidiaconum de Muliago, in ecclesia Ovetensi, et Legionensis ecclesiae canonicum, sed idem, ad Sedem Apostolicam accedens pro confirmatione suae electionis, sponte resignavit […]”, Georges DIGARD, Maurice FAUCON, Antoine THOMAS y Robert Fawtier (eds.), Registres de Boniface VIII, 4 t., París: Ernest Thorin, 1884-1939, 2, doc. 4217, col. 195; “Cum pridem dilectus filius magister Iohannes Michaelis, archidiaconus de Malieo, in ecclesia Ovetensi, Legionensis canonicus, occasione electionis tunc de ipso Legionensi ecclesia concorditer celebrate, ad Sedem Apostolicam accessisset, tandem impse, in nostra presentia constitutus, omne jus, quod sibi ex electione hujusmodi competebat, sponte ac libere in nostris manibus resignavit”, ibid., doc. 4255, col. 218.

7 Juan de Dios Posadilla, Episcopologio legionense, 2 t., León: Maximino A. Miñón, 1899, 2, p. 61

8 DIGARD, FAUCON, THOMAS y Fawtier, op. cit., doc. 4256, col. 219. Aunque un préstamo es algo habitual en estos momentos es evidente que el papa no accedería a este tipo de transacciones si no esperaba sacar un beneficio, y en este aspecto la candidatura de don Gonzalo era a todas luces más beneficiosa que la de Juan Miguélez.

9 Vicente Ángel Álvarez Palenzuela, “El pontificado de Bonifacio VIII a Alejandro VI”, en Emilio Mitre (coord.), Historia del Cristianismo, Madrid: Trotta, 2006, 2, p. 521-573, esp. p. 522-527.

10 Atanasio de Lobera, Historia de las grandezas de la muy antigua y insigne ciudad, y Iglesia de León, Valladolid: Diego Fernández de Córdoba, 1596, fol. 252 y 252v.

11 El historiador sitúa la muerte de Nuño Álvarez en 1290, al que sucedería Pedro Albán –referencia al cardenal Pelayo Albanense–, fallecido en 1293, seguido por Martín Fernández, quien moriría en 1323. A éste le sucedería don Gonzalo, de quien dice “Segundo deste nombre. Governó su Iglesia durante veynte y quatro años, y murió en el año 1347 […]”. Resulta obvio que González Dávila citó las fechas de los óbitos basándose en la Era Hispánica y no en el annus domini, como él cree que está haciendo. Véase Gil González Dávila, Teatro eclesiástico de las iglesias metropolitanas y catedrales de los reinos de las dos Castillas. Vidas de sus arzobispos y obispos y cosas memorables de sus sedes, 3 t., Madrid: Francisco Martínez, Pedro de Horma y Villanueva, Diego Díaz de la Carrera, 1645-1650, 1, p. 407.

12 Francisco TRUJILLO, Historia de la Santa Iglesia de León, Madrid: Biblioteca Nacional de España, MSS/5560, fol. 225-225v; copia del manuscrito de la Real Academia de la Historia, 9/5640.

13 Manuel Risco, León. España Sagrada, Madrid: Pedro Marín y Blas Román, 1787, 36, p. 2; id., Historia de León, 2 t., Madrid: Blas Román, 1792, 2, p. 74.

14 Vicente de la Fuente, Historia eclesiástica de España (1ª ed. 1855-1859), 2ª ed. corregida y aumentada, 6 t., Madrid: Compañía de Impresores y Libreros del Reino, 1873, 4, p. 542.

15 José Antonio Martín Fuertes, De la nobleza leonesa: los Osorio y el Marquesado de Astorga, Madrid: Hullera Vasco-Leonesa, 1988, p. 55-74, esp. p. 59.

16 J. de Dios Posadilla, op. cit., p. 61-68.

17 Francisco J. Hernández, “La hora de don Rodrigo”, Cahiers de Linguistique et Civilisation Hispaniques Médiévales, 26, 2003, p. 15-71, esp. p. 16-17.

18 Se ha traído a colación la lauda funeraria de don Juan del Campo (†1344), encastrada en la pared de la antigua capilla de San Hipólito, pero creo que su disposición original era como tapa de un sarcófago exento, modificado cuando en el siglo XVI la capilla fundada por el obispo pasó a manos de otra familia y se alteró su organización, conservándose únicamente el yacente. De todas formas el de don Juan del Campo sería un sepulcro casi treinta años posterior a la fecha propuesta para el óbito de don Gonzalo.

19 Waldo Merino Rubio, Arquitectura hispano-flamenca en León, León: Institución Fray Bernardino de Sahagún, C.S.I.C., 1974, p. 84-85.

20 Ángela Franco Mata, Escultura gótica en León, León: Institución Fray Bernardino de Sahagún, C.S.I.C., 1976, p. 538-541; Id., “Escultura medieval. Un pueblo de piedra para la Jerusalén Celeste”, en Carlos ESTEPA DÍEZ, La catedral de León. Mil años de historia, León: Edilesa, 2002, p. 146.

21 IIIº kalendas iunii. Eodem die, sub era Mª CCª XXª Iª, obierunt famuli Dei Gundissaluus Osorii de Uillalupos […]”, M. HERRERO JIMÉNEZ, op. cit., p. 408.

22 IIIIº nonas octobris. […] Eodem die obiis domnus Gundissaluuus Osorius, quondam archidia[co]nus de Valderiis […], era Mª CCCª Lª Iª […]”, ibid., p. 503, n. 18.

23 Nuper siquidem Legionensis ecclesia, ecclesię Romane dumtaxat subiecta, pro eo quod nos uenerabilem fratrem nostrum Gundisaluum Burgensem, olim Legionensem episcopum, a uinculo quo tenebatur eidem Legionensi ecclesie cui tunc preerat absoluentes, ipsum ad Burgensem ecclesiam tunc uacantem dixumus transferendum pastoris solatio destituta, nos uolentes eidem Legioneni ecclesie paterna sollicitudine precauere ne dispendia prolixe uacationes incurreret […] descernentes ex tuc irritum et inane si secus super hiis a quoquam scienter uel ignoranter quauis auctoritate contingeret attemptari ac ad personam uenerabilis fratris nostris Johannis, episcopi Legionensis, quam certa notitia nobis gratam reddit plurimum et acceptam […], ad predictam Legionensem ecclesiam redictum Johannem transtulimus et concessimus ipsi Legionensi ecclesie in episcopum et pastorem […]” , J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2859, p. 212-213.

24 Véase la transcripción del privilegio en Gonzalo Crespí de Valldaura, “Privilegios reales de Don Gonzalo Ruiz de Toledo. Documentos”, en Demetrio Fernández González (ed.), Gonzalo Ruiz de Toledo, Señor de Orgaz (†1323), Toledo: Instituto Teológico San Ildefonso, 2003, doc. 3, p. 139-142.

25 La misma contradicción se aprecia en Konrad EUBEL, Hierarchia Catholica Medii Aevi, 6 t., Monasterii: Sumptibus et Typis Librariae Regensbergianae, 1913-1967, 1, p. 151 y 299. En el apartado de la sede burgalesa consta “Gundisalvus (de Hinojosa), ep. Legionen.”, mientras que en la sede de León el obispo aparece identificado como “Gundisalvus (Osorio Villalobos), decanus Oveten.”.

26 Transcrito por Manuel Risco, España Sagrada, 36, p. 348 .

27 Manuel de FARIA Y SOUSA, Nobiliario del Conde de Barcelos, Madrid: Alonso de Paredes, 1646, p. 145-146. Hay que mencionar que el Conde de Barcelos se refiere al prelado como “D. García”, pero se trata evidentemente de un error, como ya señaló oportunamente E. Flórez en el tomo de la España Sagrada correspondiente a la provincia de Burgos; Enrique FLÓREZ, Burgos. España Sagrada, 26, Madrid, Pedro Marín, 1771, p. 344. La confusión debió de producirse al mezclar los nombres del obispo don Gonzalo y el de su sucesor, don García Torres de Sotoscueva (1327-1348); K. EUBEL, op. cit., p. 151.

28 Mercedes GAIBROIS RIAÑO, Sancho IV de Castilla, 3, Madrid: Tipografía de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1928, doc. 484, p. CCCXXIX.

29 Rodrigo Ordoño ÁLVAREZ DE LAS ASTURIAS, Memorial al Rey N. Señor de la gran calidad y servicios del claro y antiguo linage de Asturias, y sus condes, y de su legitima descendencia y varonia de la Real Casa de León, Granada: Francisco Sánchez, 1653, fol. 43.

30 Luis de SALAZAR Y CASTRO, Historia genealógica de la casa de Lara, Madrid: Mateo de Llanos Guzmán, 1697, 3, p. 66-67.

31 Manuel MARTÍNEZ AÑIBARRO Y RIVAS, Intento de un diccionario biográfico y bibliográfico de autores de la Provincia de Burgos, Madrid: Manuel Tello, 1889, p. 195-204, esp. p. 195-196.

32 Mario CRESPO LÓPEZ.

33 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2698 y 2699, p. 29-33. Sobre las constantes reformas del cabildo leonés véase Pablo ORDÁS DÍAZ, “La reforma imposible: el indisciplinado cabildo catedralicio de León y la necesidad del rigorismo”, en Rosa M. CACHEDA BARREIRO y Carla FERNÁNDEZ MARTÍNEZ (coord.), Universos en orden: Las órdenes religiosas y el patrimonio cultural iberoamericano , Santiago de Compostela: Alvarellos, 2, p. 1275-1295.

34 Real Academia de la Historia, Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, 5 t., Madrid: Rivadeneyra, 1861, vol. 1, p. 161-165; Joseph O’Callaghan, Las cortes de Castilla y León, 1188-1350 (1ª ed. 1988), 2ª ed. Valladolid: Ámbito, 1989, p. 45-46.

35 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2706-2709, p. 37-40.

36 Ibid., doc. 2714, p. 42-43.

37 […] Item quod omnes lampede ecclesie, uidelicet quatuor coram altari et quatuor in circuitu altaris, una in sacristia, illuminentur in principio noctis et ardeant per totam noctem usque ad auroram diei; et quatuor que sunt coram altari ardeant tota die.”, ibid., doc. 2718, p. 45-47. La preocupación por la iluminación del templo era patente ya en el siglo XI. En 1092 el obispo don Pedro aumentó en veinte sueldos la asignación procedente del censo de los judíos, establecida por su antecesor don Pelayo para la iluminación de los altares: véase José Manuel RUIZ ASENCIO (ed.), op.cit., doc. 1265, p. 563-565.

38 Ibid., doc. 2719, p. 47-50. A estas disposiciones siguen unas constituciones sinodales cuatro días después, el 22 de abril; véase Antonio García Y García (dir.), Synodicon Hispanum, 8 t., Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1981-2007, 3, p. 260-281.

39 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2723, p. 53.

40 Ibid., doc. 2724, p. 54-55.

41 Ibid., doc. 2725, p. 5-56. El derecho de la iglesia de León sobre las propiedades de Valmadrigal había sido motivo de pleito con el concejo de Mansilla y con los recaudadores reales. Los vecinos de la villa, vasallos del obispo de León, habían pedido a Sancho IV una carta abierta en la que se reconociera su exención de cualquier tipo de fonsadera; véase J. M. RUIZ ASENCIO y J. A. MARTÍN FUERTES (eds.), Colección documental del Archivo de la catedral de León, León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1994, 9, doc. 2552, p. 389-390.

42 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2728 y 2731, p. 59-60 y 61-63.

43 Ibid., doc. 2732, p. 64. Inocencio IV había permitido a Nuño Álvarez que tomase las tercias de algunas iglesias rurales de la diócesis para costear la construcción de la catedral; aunque el documento original ha desparecido de conserva copia inserta en unas litterae gratiosae de Alejandro IV de 1255 en la que confirma lo estipulado por su antecesor para el obispo don Martín Fernández; véase Santiago Domínguez Sánchez, Documentos pontificios relativos al mecenazgo papal del primer arte gótico hispano (1198-1314), León: Universidad de León, 2015, doc. 139, p. 112-113.

44 Henrik Karge, “La arquitectura de la catedral de León en el contexto del gótico europeo”, en Joaquín Yarza Luaces, María Victoria Herráez Ortega y Gerardo Boto Varela (eds.), Congreso Internacional la Catedral de León en la Edad Media. Actas. León, 7-11 de abril de 2003, León: Universidad de León, 2004, p. 113-144, esp. p. 128.

45 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2738 y 2739, p. 71-77.

46 Loc. cit., p. 72.

47 Ibid., doc. 2755, p. 89-91.

48 Ibid., doc. 2756, p. 91-92. Para el documento original de Alfonso IX véase J. M. FERNÁNDEZ CATÓN (ed.), op. cit., doc. 1690, p. 21-23.

49 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2770, p. 105.

50 Ibid., doc. 2778, p. 115-118.

51 Ibid., doc. 2787, p. 131-132.

52 Ibid., doc. 2815, p. 155-157.

53 Bonifacio VIII, Liber sextus decretalium D. Bonifacii papae VIII, Roma: In aedibus populi romani, 1552, lib. 3, col. 427-429.

54 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2823, p. 167-169.

55 Sobre este particular en la Península Ibérica véase Carlos Estepa Díez, “La disolución de la Orden del Temple en Castilla y León”, Hispania, 35 (6), 1975, p. 121-186; Gonzalo Martínez Díez, “El proceso de disolución de los Templarios: su repercusión en Castilla”, Codex Aquilarensis, 12, 1996, p. 87-106; Alan J. Forey, The Templars in the Corona of Aragón, Oxford: Oxford University Press, 1973; id., The Fall of the Templars in the Crown of Aragon, Aldershot: Variorum, 2001. Sobre el proceso a la Orden del Temple y el Concilio de Vienne en general sigue siendo de consulta obligada la monografía de Jules Michelet, Procès des Templiers, 2 t., París: Imprimerie Royale, 1841-1851; para estudios más recientes véase Malcolm Barber, The Trial of the Templars (1ª ed. 1978), 2ª ed. Cambridge: Cambridge University Press, 2006.

56 José Luis Martín Martín (ed.), Documentación medieval de la iglesia catedral de Coria, Salamanca: Universidad de Salamanca, 2003, doc. 62, p. 106-108.

57 Sobre esta reunión véase Ventura Cañizares del Rey, Colección diplomática (569-1463), Lugo: Diócesis de Lugo, 2012, doc. 104, p. 937-944; véase también P. Linehan, “The Spanish Church Revisited…”, p. 127-129.

58 […] Item volumus et ordinamus inter nos quod singulis annis conveniamus in aliquo certo loco et competenti ad tractanda et ordinanda eaque ad servicium Dei et Sancte Romane ecclesie atque apostolice sedis et dominorum regum nec non ad utilitatem ecclesiarum nostrarum et ad salutem animarum cleri et populi viderimus expedire et ibi ordinetur de loco et tempore [...] quo furuto anno debuerimus convenire. Et tractatus seu congregatis huiusmodi ultra sex vel novem dies nisi ex magna necessitate nullatenus protrahatur. Et si necessitas ocurrerit citra annum convocemur per dominum compostellanum archiepiscopum si fuerit in sua provincia vel in regnis Castelle et Legionis et si in eis non fuerit per dominum episcopun Legionensem, et si ipse in eis non fuerit per dominum astoricensem et si ipse in eis non fuerit per dominum zamorensem, loco et tempore conpetenti secundum negotii qualitatem et arbitrium convocantis. […]”, V. Cañizares del Rey, op. cit., doc. 104, p. 937-944.

59 Antonio BENAVIDES (ed.), Memorias del rey Fernando IV de Castilla, 2 t., Madrid: José Rodríguez, 1860, p. 29. La edición de A. Benavides recoge el nombre “Gonsalo Gutierrez Osorio”, sin embargo como señala el editor en nota, en el manuscrito conservado en El Escorial el primer apellido del personaje es Rodríguez, no Gutiérrez. La documentación de la catedral de León apoya la versión escurialense, ya que hay que esperar hasta 1342 para encontrar a un Gonzalo Gutiérrez entre los canónigos leoneses; J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 3078, p. 175-176.

60 Con tal cargo aparece confirmando la ya comentada sentencia que resolvía el conflicto entre el obispo don Fernando Ruiz y el cabildo en 1295, J. M. RUIZ ASENCIO y J. A. MARTÍN FUERTES (eds.), op. cit., doc. 2598, p. 468. Desde el 28 de octubre de ese mismo año Gonzalo Rodríguez Osorio sustituía a Fernando Patino como juez “del libro”, por recomendación del obispo don Fernando ante el rey en Salamanca; ibid., doc. 2600, p. 470-472. Por si la identificación todavía ofreciera dudas, un documento entre el obispo de León y el cabildo fechado en 1303 hace referencia a “Gonçalo Rodriguez, obispo de Çamora, quando era archidiacono de Valderas”, J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2731, p. 61-63.

61 A. BENAVIDES, op. cit., p. 217-240.

62 Ibid., p. 229.

63 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2840, p. 187-189. Además de concederle las mencionadas heredades, el rey cambió el fuero de las mismas para que estuvieran regidas por el de Castrotierra de Valmadrigal, que era ya lugar bajo el señorío del obispo; sobre este asunto véase Justiniano Rodríguez Fernández, “El señorío eclesiástico de Valmadrigal. Breve reseña geográfica y política”, Archivos Leoneses, 10/20 (1956), p. 5-15; id., “El señorío eclesiástico de Valmadrigal. Apéndice documental”, Archivos Leoneses, 11/21 (1957), p. 151-175.

64 Manuel Risco, España Sagrada, 36, p. 8; J. de Dios Posadilla, op. cit., 2, p. 67-68; Á. Franco Mata, op. cit., p. 539.

65 La transcripción de este documento se encuentra, como señala Manuel Risco, en Francisco Brandam, Sexta parte da monarchia lusitana que contem a historia dos últimos vinte & tres annos del Rey Dom Dinis, Lisboa: Ioam da Costa, 1672, p. 193-195.

66 Para un estudio y transcripción del cuaderno de hermandad véase Juan Ignacio RUIZ DE LA PEÑA, “La hermandad leonesa de 1313” en León medieval. Doce estudios, León: Universidad de León, 1978, p. 139-174; véase también Eduardo FUENTES GANZO, “Las hermandades leonesas (1282-1325). Presencia y participación de los concejos: el singular caso de Benavente”, Brigecio, 8, 1998, p. 113-140. El cuaderno original se conserva en León: Archivo Histórico Municipal, nº 694.

67 A. BENAVIDES, op. cit., 1, p. 29.

68 Las posesiones de Pedro Rendol habían sido embargadas por Fernando IV porque “este traidor concurrió á que los infantes D. Juan y D. Alfonso hijo del Infante D. Fernando se apoderaran de la Ciudad de Leon”; Romualdo ESCALONA, Historia del real monasterio de Sahagún sacada de la que dexó escrita el padre maestro Fr. Joseph Pérez, Madrid: Joaquín Ibarra, 1782, ap. III, doc. CCLXXIII, p. 630.

69 Diego CATALÁN MENÉNDEZ PIDAL, Edición crítica de la Gran Crónica de Alfonso XI, 1, Madrid: Gredos, 1976, cap. 5, p. 284-286.

70 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2856, p. 210; para la bula original de Alejandro IV véase José Manuel RUIZ ASENCIO (ed.), Colección documental del Archivo de la catedral de León, vol. VIII (1230-1269), León: Centro de Estudios San Isidoro, C.S.I.C., 1993, doc. 2200, p. 336-337.

71 J. A. MARTÍN FUERTES (ed.), op. cit., doc. 2857, p. 211.

72 Real Academia de la Historia, op. cit., p. 221-233, esp. p. 222. Véase también Ana ARRANZ GUZMÁN, “Clero y Cortes castellanas (Participación y diferencias estamentales)”, En la España medieval, 2, 1982, p. 49-58.

73 En un privilegio rodado de Alfonso XI dado sólo dos días antes en Valladolid (10/7/1313) la iglesia de Burgos consta como vacante; véase Gonzalo Crespí de Valldaura, op. cit., doc. 3, p. 139-142.

74 Fernando HERRERO SALAS, Colección diplomática del monasterio de Santa María de Palazuelos, siglos XI-XV, Valencia: Fernando Herrero Salas, 2002, doc. 157, p. 189-192.

75 Real Academia de la Historia, op. cit., p. 293-299, esp. p. 293.

76 La tutoría de la reina viuda María de Molina junto con los infantes don Pedro y don Juan quedaría confirmada en la Concordia de Palazuelos, firmada el 1 de agosto de 1314; véase Francisco Javier Pereda Llarena (ed.), Documentación de la catedral de Burgos (1294-1316), Burgos: Garrido Garrido, 1983, doc. 474, p. 327-332.

77 Archivo Histórico de la Catedral de Burgos (a partir de ahora AHCB), vol. 21, fol. 20.

78 AHCB, vol. 11, fol. 42.

79 AHCB, vol. 34, fol. 70.

80 Georges Daumet, Mémoire sur les relations de la France et de la Castile de 1255 à 1230, París: Fontemoing, 1913, doc. XXVIII, p. 231-236 (citado por Peter LINEHAN, History and the Historians of Medieval Spain, Oxford: Clarendon Press, 1993, p. 603-604). La propuesta fue rechazada por Felipe V y así se lo comunicó a la reina María de Molina a través del propio don Gonzalo de Hinojosa; Id., doc. XXXI, p. 239-243.

81 Séphanie AUBERT, “Les Cronice ab origine mundi de Gonzalo de Hinojosa: du manuscript d’auteur (debut du XVIe siècle) à la traduction pour Charles V”, Bibliothèque de l’école des chartes, 164 (2), 2006, p. 561-571, esp. p. 563. Véase también Auguste CASTAN, “Les Chroniques de Burgos traduites pour le roi de France Charles V, en partie retrouvées à la bibliothèque de Besançon”, Bibliothèque de l’école des chartes, 44, 1883, p. 265-283; Cesáreo FERNÁNDEZ DURO, “La crónica general de Gonzalo de la Finojosa”, Boletín de la Real Academia de la Historia, 6, 1887, p. 438-443.

82 Peter LINEHAN, History and the Historians…, p. 479.

83 Feliciano RAMÍREZ DE ARELLANO, Colección de documentos inéditos para la Historia de España, 105, Madrid: José Perales y Martínez, 1893, p. VI-VII. El Marqués de la Fuensanta del Valle publicó esta versión basándose en el manuscrito que había pertenecido a Jerónimo Zurita, actualmente en la Biblioteca Nacional de España, MSS/9559. La traducción de don Gonzalo fue severamente juzgada por Antonio Ubieto Arteta, quien no dudó en calificarla como “mala traducción castellana del siglo XIV” y en culparla de errores cometidos por don Gonzalo ausentes en el original; Antonio UBIETO ARTETA, “El sitio de Huesca y la muerte de Sancho Ramírez”, Argensola: Revista de Ciencias Sociales del Instituto de Estudios Altoaragoneses, 14, 1953, p. 141.

84 Francisco CERDÁ Y RICO (ed.), Crónica de D. Alfonso el Onceno de este nombre, Madrid: Antonio de Sancha, 1787, p. 38-41.

85 F. CERDÁ Y RICO, op. cit., p. 40.

86 Ibid., p. 41.

87 AHCB, vol. 15/2, fol. 489; puede consultarse una transcripción moderna en Real Academia de la Historia, Col. Salazar y Castro, 9/284, fol. 53-56.

88 Gregoria Cavero Domínguez y Santiago Domínguez Sánchez (eds.), Colección documental del Archivo de la catedral de Astorga, León: Centro de Estudios e Investigación San Isidoro, 2000, vol. 3, doc. 1577, p. 97-101.

89 José Carlos de Lera Maíllo, Catálogo de los documentos medievales de la catedral de Zamora, Zamora: Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo, 1999, doc. 1095, p. 344. Aunque en teoría la fecha del documento original dado en Burgos sería el 8 de febrero de 1311, hay que tener en cuenta que se trata de un traslado realizado en 1326, por lo que la fecha no es segura. El último documento original de don Gonzalo está dado en Zamora el 6 de mayo de 1310, confirmando una cesión de derechos dada por su antecesor, don Pedro; Ibid., doc. 1094, p. 343.

90 AHCB, vol. 41/1, fol. 417; véase también Manuel Martínez Sanz, Historia del templo catedral de Burgos escrita con arreglo a documentos de su archivo, Burgos: Anselmo Revilla, 1866, p. 141-146 y apéndice XXXI con la transcripción del documento, p. 296-298.

91 Christopher Welander, “The Architecture of the Cloister of Burgos Cathedral”, en Éric Fernie y Paul Crossley (eds.), Medieval Architecture and its Intelectual Context: Studies in Honour of Peter Kidson, Hambledon: Study 16, 1990, p. 159-168.

92 Rocío Sánchez Ameijeiras demostró con razones estilísticas que la sala capitular, bajo la advocación de Santa Catalina, no fue completada hasta los años 40 del siglo XIV, al menos quince años después del fallecimiento del obispo. Véase Rocío Sánchez Ameijeiras, “History and Stories of Love and Conversion in Fourteenth-Century Burgos”, Hispanic Research Journal, 13 (5), 2012, p. 449-467, esp. p. 464, n. 3. Para un profundo studio arquitectónico véase Henrik Karge, La catedral de Burgos y la arquitectura del siglo XIII en Francia y España (1ª ed. en alemán, 1989), 2ª ed. en castellano, Valladolid: Junta de Castilla y León, 1995, p. 58-60 y 243-245.

93 AHCB, vol. 48, fol. 319.

94 Citado en Alberto C. Ibáñez Pérez, “La primera capilla de Santiago de la catedral de Burgos”, in: María Luisa Melero Moneo, Francesca Español Beltrán, Anna Orriols i Alsina y Daniel Rico Camps (eds.), Imágenes y promotores en el arte medieval. Miscelánea en homenaje a Joaquín Yarza Luaces, Barcelona: Servicio de Publicaciones de la Universidad Autónoma de Barcelona, 2001, p. 457-463, esp. p. 459.

95 AHCB, vol. 18, fol. 507.

96 AHCB, Actas capitulares, 58, fols. 130-131.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Catedral de León, antesacristía: Sepulcro de don Gonzalo Osorio de Villalobos († ca. 1371).
Crédits Fotografía del autor
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26454/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 340k
Titre Árbol genealógico parcial de las familias Hinojosa – Álvarez de las Asturias
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26454/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 319k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pablo Ordás Díaz, « ¿ Don Gonzalo Osorio de Villalobos o don Gonzalo de Hinojosa ? Un episcopado olvidado en León, 1301-1313 », e-Spania [En ligne], 26 | février 2017, mis en ligne le 01 février 2017, consulté le 20 novembre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/26454 ; DOI : 10.4000/e-spania.26454

Haut de page

Auteur

Pablo Ordás Díaz

Universidad de Santiago de Compostela
Departamento de Historia del Arte

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org