Navigation – Plan du site
Le Roussillon et les Baléares, une relation ancienne tri-millénaire
Des échanges et activités économiques

La transición a la Edad del Hierro en Baleares. De los intercambios con navegación de cabotaje aborigen al comercio hegemónico fenicio

La transition vers l'âge du fer aux Baléares. Des échanges par la navigation de cabotage autochtone, au commerce hégémonique phénicien
The transition to the Iron Age in the Balearics. From the exchanges with aboriginal cabotage navigation to the Phoenician hegemonic trade
Víctor M. Guerrero Ayuso, Manuel Antonio Calvo Trias et Jaume García Rosselló

Résumés

Dans cet article, nous voudrions présenter un aspect relativement inconnu du Bronze Final baléarien: le commerce ultramarin avec d’autres communautés continentales. Cette étude couvre la période entre c. 1300 et 800 BC dont l’une des caractéristiques est une augmentation substantielle des échanges avec le monde extérieur. Les populations natives des îles ont eu accès à d’importantes quantités de bronze et d’étain, et c’est la période de la préhistoire des Baléares dans laquelle nous trouvons la plus grande variété et la meilleure qualité des instruments en bronze, certains contenant un pourcentage d'étain supérieur à 28/30%. Certains ornements fabriqués en étain pur ont pu également être identifiés. Coincidant avec cela, de grands récipients en céramique ont été fabriqués sous la forme de baril, lesquels se rencontrent dans quelques colonies côtières. Durant cette période, les communautés de Majorque et de Minorque, et aussi d’Ibiza-Formentera développèrent un système d’échanges maritimes de cabotage. À cette fin, une série de colonies furent fondées, réparties le long des côtes et des îlots. Chronologiquement, dans la phase finale (900-800 BC), ce processus coincide avec la présence de fer et quelques importations phéniciennes.

Haut de page

Texte intégral

Introducción y propósito

  • 1 El presente estudio forma parte de las actividades propias del proyecto de investigación HUM2004-00 (...)
  • 2 Kristian, KRISTIANSEN, Europa antes de la Historia, Barcelona: Ed. Península, 2001.

1Esta contribución1 pretende contribuir al mejor conocimiento de un periodo de la prehistoria de las islas caracterizado por un extraordinario dinamismo; durante el que las comunidades de las Baleares, tanto Mallorca y Menorca (Kromyoussa, Meloussa), como las Pitiusas (Ibiza, Pityoussa y Formentera, Ophioussa) estuvieron integradas en los sistemas internacionales de intercambio que se generaron durante el Bronce Final europeo, los cuales forjaron unas intensas y duraderas relaciones entre los llamados2 centros de acumulación y las periferias de abastecimiento.

2Los territorios insulares más alejados del continente están precisamente representados por las islas Baleares (Fig. 1), sin embargo ello no fue óbice para que quedaran integrados en esa eficaz red de contactos, aunque sin duda la participación en ella no representó la intensidad, ni trascendencia que tuvo en Cerdeña o en Huelva, por poner como ejemplos bien conocidos dos de los puntos de las rutas marinas que integraron los confines de esa red de intercambios.

  • 3 P.e. ibid.; Marisa RUIZ-GÁLVEZ (coord.), La Edad del Bronce ¿Primera Edad de Oro de España? Socieda (...)

3Resulta desconcertante para los investigadores que trabajamos en el ámbito de las islas Baleares no encontrar mención alguna a las entidades arqueológicas del Bronce Insular en excelentes trabajos de síntesis de edición reciente3, pese a la importancia y riqueza del registro arqueológico, e incluso la monumentalidad arquitectónica propia del Bronce Balear. Seguramente no estamos exentos de culpa el colectivo de investigadores isleños propicios a identificar estas entidades arqueológicas con denominaciones (Pretalayótico o naviforme) no homologables en los foros de estudio continentales.

  • 4 Bartomeu SALVÀ et alii, “La Edad del Bronce balear (c. 1700/900 BC). Desarrollo de la complejidad s (...)

4Conscientes de ello, en los últimos años venimos realizando un esfuerzo de actualización y difusión, en gran medida propiciado por proyectos de investigación y excavaciones gestionadas por nuestro propio grupo de trabajo. Los estudios están en fase avanzada y no falta mucho para que se publiquen los resultados de una década de trabajos de campo, aunque se han dado ya a conocer algunos avances4. Estas páginas constituyen una aportación más al conocimiento del estado de la cuestión.

Ámbito temporal y rasgos culturales

  • 5 Manuel CALVO, B. SALVÁ, “Aproximaciò a la seqüència cronocultural de la naveta I del jaciment de Cl (...)
  • 6 Todas las dataciones, salvo las que indican con las siglas AC, son fechas absolutas obtenidas por C (...)
  • 7 Alfredo MEDEROS MARTÍN, “La cronología fenicia. Entre el Mediterráneo Oriental y Occidental”, in: S (...)
  • 8 Fernando GONZÁLEZ de CANALES et alii, El emporio fenicio precolonial de Huelva, Madrid: Biblioteca (...)

5Un razonable número de dataciones radiocarbónicas bien contextualizadas5 permite situar el desarrollo del Bronce Final balear en un arco temporal que aproximadamente se extiende desde 1400/1350 BC6 hasta 1000/900 BC. En este último intervalo comienzan a detectarse cambios sustanciales en la ordenación de los asentamientos, en las prácticas funerarias y en la organización territorial de las comunidades insulares, y muy poco después (c. 900-850 BC) podremos documentar la primera presencia de elementos metálicos de hierro. A nuestro juicio, la consolidación de la presencia fenicia en occidente por estas mismas fechas7, y tal vez algo antes, como parecen indicar los recientes hallazgos de Huelva8, no es ajena a estos procesos de cambio que se observan en las comunidades insulares, como trataremos de argumentar más adelante, aunque sobre este tema queda todavía a la investigación un largo trecho por recorrer.

6No entraremos en una descripción detallada de los rasgos que definen la entidad arqueológica del Bronce Final de las islas, pues el objetivo de esta contribución es centrarnos en el cambio de modelo que se produce en los intercambios con el exterior, precisamente en la fase de transición; observando cuál es la situación en los momentos finales (1000-850 BC) en los que aún funcionan con normalidad y eficacia todas las estructuras propias del Bronce Final y cómo afecta a las Baleares la ruptura que supuso la presencia del comercio hegemónico fenicio entre c. 850 y 650 BC. Pese a todo, una brevísima síntesis puede ser útil.

  • 9 M. CALVO et alii, Arquitectura ciclópea del Bronce Balear, Palma: Ed. El Tall, 2001a.
  • 10 William WALDREN, “A Balearic beaker model. Ferrandell-Oleza, Valdemosa, Mallorca”, in: W. WALDREN y (...)
  • 11 M. CALVO y V. M. GUERRERO, Los inicios de la metalurgia en Baleares. El Calcolítico, Palma: Ed. El (...)

7Por lo que respecta a los asentamientos, el Bronce Final no supuso una ruptura con la situación precedente del Bronce Antiguo. Los poblados característicos de esta fase no difieren en esencia de las antiguas aldeas de casas con planta en forma de herradura alargada (navetas o naviformes en la literatura local), distribuidas en orden abierto, es decir, dispersas en el solar comunal, probablemente acogiendo a familias extensas. En ocasiones agrupándose en conjuntos de dos o tres “naviformes” adosados (Fig. 2-1 a 2-4). No es raro tampoco que estas viviendas aparezcan insertas en espacios cerrados por cercas o corrales9, siendo uno de los casos mejor conservados el correspondiente al asentamiento de Son Oleza10; elementos constructivos que no pertenecen al calcolítico campaniforme11, como en su día postuló el autor.

  • 12 M. CALVO et alii, o cit., 2001a; B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002,  193-219; V. M. GUERRERO et ali (...)

8Los aspectos formales de esta arquitectura ciclópea son ampliamente conocidos12 y no consideramos necesario insistir en ello. Sin embargo, es preciso llamar la atención sobre un aspecto que, sin duda, tiene relación con las cuestiones que después desarrollaremos. Muchas de estas unidades domésticas se dotan durante el Bronce Final, de unas estructuras de combustión que, a nuestro juicio, exceden de las necesidades habituales de una familia y sólo pueden tener sentido frente a imperiosas necesidades de incremento de la producción generada por algunas unidades familiares.

  • 13 Cristóbal VENY MELIÀ, Las cuevas sepulcrales del Bronce Antiguo de Mallorca, Madrid: Biblioteca Pre (...)
  • 14 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 210.
  • 15 José Luis GÓMEZ PÉREZ y Antonio RUBINOS PÉREZ, “Informe de la datación del material óseo procedente (...)

9Las tradiciones funerarias sufren durante el Bronce Final algunos cambios importantes que conviene señalar. La desaparición de los característicos ajuares funerarios del Bronce Antiguo, ligados a las necrópolis colectivas en hipogeos de cámara alargada y nichos13, ya nos había hecho suponer14 que seguramente estás practicas funerarias cesaban durante el Bronce Final. Recientes dataciones radiocarbónicas obtenidas en los hipogeos de Rotana y Son Mulet15 parecen confirmar que efectivamente hacia 1450 BC dejan de utilizarse los mencionados hipogeos.

  • 16 V. M. GUERRERO et alii, o cit., 2006, p. 170-200.
  • 17 M. Mercè BERGADÀ y Joan DE NICOLÀS “Aportación de la micromorfología al conocimiento de las práctic (...)
  • 18 Vicente LULL et alii, La Cova des Càrritx y la Cova des Mussol. Ideología y sociedad en la prehisto (...)
  • 19 Josép M. FULLOLA et alii, “La cova des Pas (Ferreries, Menorca): un jaciment cabdal en la prehistòr (...)
  • 20 José Simón GORNÉS, “Ipogei del talaiotico finale: analisi e interpretazione della necropoli di Cale (...)

10Durante el Bronce Final en Mallorca parece generalizarse la utilización de abrigos rocosos y covachas como espacios colectivos de inhumación16. En un momento inicial (c. 1400-1300 BC) se les construyen cerramientos ciclópeos, en algunos casos con portales adintelados que delimitan el espacio funerario. Este tipo de necrópolis tienen su equivalente en Menorca en las contemporáneas necrópolis de Mongofre Nou17, El Càrritx, El Forat de Ses Aritges18, La Cova des Pas19 y algunas de las más antiguas covachas de Cales Coves20.

  • 21 V. M. GUERRERO et alii, op cit., 2006, p. 174-183; J. M. FULLOLA et alii, art. cit., 2008, p. 1-20.
  • 22 V. LULL et alii, op. cit., 1999.
  • 23 J. M. FULLOLA et alii, art. cit., 2008, p. 1-20.

11El ritual funerario documentado en esta fase del Bronce Final es la inhumación de tipo colectivo. La cueva o el abrigo natural constituyen grandes contenedores funerarios que acogen a individuos sin distinción de sexo y edad, en la mayor parte de los casos en posiciones fetales, amortajados con pieles de bóvido y atados, muchas veces sobre lechos de ramas de arbustos y depositados sobre parihuelas21. Las ofrendas cerámicas no están ligadas a los individuos, sino al colectivo social. Aparecen indicadores de rango y estatus como nos indican las deposiciones de objetos de bronces con alto contenido simbólico ligado al poder, como pueden ser las espadas, lanzas, las agujas o pasadores y otros objetos metálicos. Este proceso se intensifica hacia el 1000 BC, con la aparición de rituales de tonsura de algunos individuos cuyos cabellos son introducidos en tubos de madera y asta22, así como de cuero23. A todo ello debemos añadir las tumbas de arquitectura ciclópea (navetas) propias exclusivamente de Menorca.

El marco geográfico y el espacio marino

12Siendo el núcleo central de nuestra contribución el análisis de los intercambios de las comunidades insulares con el exterior, resulta igualmente imprescindible hacer alguna alusión a los factores naturales que condicionaron estos contactos. En un medio insular puede resultar relativamente fácil determinar la existencia de contactos ultramarinos a partir del reconocimiento de materias primas exóticas como componentes de los ajuares; marfil, fayenza y sobre todo estaño constituyen sin duda los mejores indicadores. Atendiendo, además, a cuestiones formales, estilísticas y tipológicas pueden determinarse con bastante exactitud los lugares de producción y, por lo tanto, fijar el sentido de ciertos flujos comerciales. Sin embargo, queda algo importantísimo por determinar: la ruta utilizada para hacer viable los intercambios. El derrotero seguido desde los centros de producción a los puntos terminales de abastecimiento y consumo no es una cuestión baladí; su correcta identificación permite explicar muchas de las dinámicas de cambio y de sincretismo cultural que se producen en las islas.

  • 24 V. M. GUERRERO, “Las islas Baleares en las rutas de navegación del Mediterráneo central y occidenta (...)
  • 25 V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a, p. 87-129.

13El mar no es un espacio abierto que pueda cruzarse en cualquier sentido y en todo momento, antes al contrario, existe un número muy limitado de rutas, si tenemos en cuenta las condiciones oceanográficas y la estricta dependencia que de las mismas tenían las embarcaciones protohistóricas. Las características meteomarinas del mar balear24 vienen determinadas por una absoluta predominancia de los vientos tramontanos (mistrales) que soplan principalmente siguiendo el curso del Ródano, aunque rolan frecuentemente a NE (cierzos) y con menor intensidad NW (rora). La frecuencia de estos vientos alcanza durante los estadios cálidos del Holoceno una media del 57,8% de los días durante la temporada de navegación (mare apertum) y, sin duda, se incrementó notablemente durante los episodios fríos25; uno de los cuales (c. 900/850-550 B) afectó directamente al proceso cultural que nos ocupa en la presente contribución.

  • 26 M. L. KATZEV, “An analysis of the experimental voyages of Kirenia II”, in: TZALAS, H. (ed.), Procee (...)

14Estas condiciones oceanográficas han hecho que, a lo largo de la prehistoria y la antigüedad, sea el área costera continental que se extiende entre el delta del Ebro y el golfo de León la que permite contactos más frecuentes e intensos con las Baleares (Mallorca y Menorca). Aprovechando estos vientos largos, saliendo del delta del Ebro, la travesía (aproximadamente 247 km, 133,36 millas) podía hacerse en régimen de gran cabotaje empleando en la travesía no más de dos singladuras, si aceptamos el cálculo de Plinio el Viejo (NH, 3.76), que computó en 800 estadios (144 km, 77,75 millas) la distancia que podía recorrer en un día, más su noche de navegación, un mercante medio. La estimación resulta bastante verosímil si tenemos en cuenta que la navegación experimental de la reproducción de la nave Kirenia, la cual nunca sobrepasó los tres nudos de media26, habría tardado en hacer la travesía unas 44 horas y 45 minutos aproximadamente. Si el punto de partida para alcanzar las costas de Menorca o Mallorca, como debía de ser más habitual, fuese la costa de Barcelona o Badalona el tiempo de la travesía podía acortarse hasta las 34 o 36 horas de navegación.

15Por lo que respecta a las Pitiusas (Ibiza y Formentera) su conexión continental es aún más fácil. En primer lugar debido a que puede hacerse hasta la costa de Denia en régimen de cabotaje y, en segundo, por que, como el propio Plinio el Viejo (NH, 3.76) nos indica, la distancia no supera los 700 estadios (unos 126 km), por lo tanto, no sería necesario pasar más de una noche navegando.

  • 27 Stefano MEDAS, “La navigazione di Posidonio dall’Iberia all’Italia e le rotte d’altura nel Mediterr (...)
  • 28 A. MEDEROS MARTÍN y Gabriel ESCRIBANO COBO, “Los periplos de Eudoxo de Cízico en la Mauritania Atlá (...)

16Las fuentes literarias son también esclarecedoras a la hora de confirmar la dificultad que entrañaba la travesía directa entre Baleares y Cerdeña. Baste recordar el accidentado y peligrosísimo viaje que padeció Posidonio (Estrabón, Geografía, III, 2.5) por seguir este derrotero entre Iberia y Roma27. Mientras que en otro pasaje el mismo escritor (II, 3, 4) nos indica cómo Eudoxo de Cízico28, al regresar desde Dicearquia hasta Gadeira, siguió la ruta costera desde Masalia a su destino sin contratiempos, cuando evidentemente habría sido más corta la travesía pasando por Cerdeña y las Baleares hasta Cádiz.

  • 29 V. M. GUERRERO, art. cit., 2004, p. 85-134.

17Estas consideraciones no son meros cálculos teóricos; recientemente hemos tenido ocasión de argumentar29 que el registro arqueológico diacrónico, desde aproximadamente 2500/2300 BC hasta la caída de Cartago el 146 BC, permite verificar que efectivamente esto es así, especialmente sólido resulta el análisis a partir del seguimiento de la dispersión anfórica. Mientras que, por el contrario, la conexión directa con Cerdeña, siguiendo un derrotero meridional EW/WE no puede verificarse de ninguna manera.

18Los metales, y en general los elementos de prestigio, no constituyen los mejores indicadores para la reconstrucción de rutas comerciales, pues es bien sabido que pueden circular siguiendo redes muchos más complejas, condicionados por los mecanismos del “don” y “contra don”, como bien nos describe Herodoto (IV, 33 y 36) al indicarnos el camino seguido por ofrendas valiosas desde tierras escitas hasta Eubea y Caristo. A pesar de todo es posible verificar que uno de los flujos más importantes del comercio de objetos metálicos durante el Bronce Final llegó a las Baleares desde el golfo de León, vía fluvial que debía canalizar distintos tráficos comerciales del interior continental (Fig.1).

Intercambios de bienes de prestigio

  • 30 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 193-219.
  • 31 M. CALVO et alii, La Cova des Moro (Manacor, Mallorca). Campanyes d’excavació arqueològiques 1995-9 (...)

19Durante el Bronce Final se produce un cambio muy significativo que da un giro radical al abastecimiento de materias primas en Mallorca y Menorca. La metalurgia antigua, caracterizada30 por instrumentos de factura relativamente simple y con escasa variedad formal: básicamente cuchillos de hoja triangular, de diferentes tamaños, con remaches para la fijación del mango y leznas o punzones, fabricados en aleaciones pobres en estaño, es sustituida por una alta gama de objetos metálicos: machetes, pectorales, diademas, espejos, agujas de cabeza esférica, espadas, puntas de lanza, torques dentados etc. El cambio no sólo afecta a la variedad formal de los implementos, sino también, y sobre todo, a la riqueza de las aleaciones, que en algunos casos llegan a tener cera del 30% de estaño31.

  • 32 Gabriel PONS, Anàlisi espacial del poblament al Pretalaiòtic Final y Talaiòtic I de Mallorca, Palma (...)

20Un importante hallazgo de moldes de fundición, amortizados como piedras de la base del hogar32, nos permite fijar este cambio con bastante aproximación antes de 1210 BC, límite ante quem de una serie de dataciones hechas sobre carbones de dicho hogar. La naturaleza de vida larga de las muestras nos impide fijar con precisión cuándo se inicia este cambio, aunque el registro arqueológico sugiere que podría situarse hacia 1400/1300 BC.

  • 33 M. PRIMAS, “Early tin bronze in central and southern Europe”, in: Martin BARTELHEIM, Ernst PERNICKA (...)
  • 34 Ignacio MONTERO RUÍZ et alii, “Aproximación a la metalurgia prehistórica de Menorca entre el 2000 y (...)
  • 35 J. M. FULLOLA et alii, art. cit., 2008, p. 1-20.

21Los elementos fabricados en estaño puro son extraordinariamente raros, salvo en la Europa nórdica que aparecen en forma de remaches y cuentas de collar33. En el Mediterráneo el estaño sólo se conoce en forma de materia prima para fundir. Por esta razón resulta significativo que los únicos elementos elaborados con estaño puro se localicen precisamente en Menorca: cuentas de collar de de Mongofre34 y adornos de un pasador de pelo en la Cova des Pas35, ambas necrópolis del Bronce Final. Todo lo cual enfatiza de nuevo la integración de las islas en las redes de intercambio internacional de la época.

  • 36 C.F.E. PARE (ed.), Metals make the world go round. The supply and circulation of metals in Bronze A (...)

22Una vez más podemos constatar que las Baleares no quedan al margen de las grandes trasformaciones que se producen en el Mediterráneo, pues grosso modo, este mismo cambio se produce en el Egeo entre 1600-1400 BC36, en el Sur de Italia hacia 1400-1300 BC y e el SE de la península Ibérica entre 1500 y 1400 BC.

  • 37 Marisa RUIZ-GÁLVEZ, “El occidente de la península Ibérica, punto de encuentro entre el Mediterráneo (...)
  • 38 Fernando MOLINA y Enrique PAREJA, Excavaciones en la Cuesta del Negro (Purullena, Granada), Madrid: (...)
  • 39 J. C. MARTÍN DE LA CRUZ, “Los primeros contactos entre Grecia y la península Ibérica. La problemáti (...)

23De la misma manera resulta procedente recordar que el cambio detectado en las islas en gran medida coincide con una explotación más sistemática e intensiva de las fuentes proveedoras de estaño de la península37. Lo que a su vez concuerda cronológicamente con la presencia de algunas cerámicas micénicas, escasas pero muy sugerentes, en el Sur peninsular, como son las de Purullena38 y Montoro39.

24Las cerámicas micénicas, y otros productos asimilados, son por completo desconocidos en las Baleares. La expansión del comercio micénico directo, a juzgar por la dispersión de cerámica micénica en el Mediterráneo Central no parece haber traspasado el eje sardo, por lo que los productos del Egeo, y orientales en general, que encontramos en Occidente debieron difundirlos barcos indígenas operando a través de sus propias redes de intercambio.

  • 40 K. KRISTIANSEN, op. cit., 2001.

25No obstante, la llegada de tanto estaño a las islas es totalmente incompatible con un sistema cerrado, por lo tanto, las comunidades baleáricas no estuvieron al margen, sino integradas en un sistema internacional de intercambios, compartiendo valores comunes con otras culturas contemporáneas, aunque, como explica K. Kristiansen40, estos se resocialicen y recontextualicen en un ámbito puramente local.

  • 41 Germán DELIBES, Manuel FERNÁNDEZ-MIRANDA, Armas y utensilios de bronce en la Prehistoria de las isl (...)

26En este sentido es necesario recordar que los contextos en los que aparecen la mayoría de estos los objetos metálicos de las Baleares, casi todos elementos de prestigio y rango, se relacionan con deposiciones más o menos ritualizadas en contextos funerarios y también en forma de depósitos de ofrendas41. Debemos pensar que, al igual que ocurre en el continente europeo, estas prácticas reflejan cambios profundos en la estructura social, con la aparición de elites, que necesitan periódicamente una reafirmación ritualizada de su rango.

27Este no es el lugar de hacer un examen pormenorizado de todos los objetos metálicos conocidos en las Baleares, aunque nos gustaría hacer una breve referencia a algunos de ellos en la medida que nos confirman, por un lado, la importancia de los contactos con las redes de abastecimiento del Bronce Final europeo y, por otro, las rutas utilizadas para estos intercambios (Fig 1).

  • 42 Ibid., p. 170-173.
  • 43 K. KRISTIANSEN, Kristian, Thomas B. LARSSON, La emergencia de la sociedad del Bronce. Viajes, trans (...)
  • 44 A. PYDYN, “Value and exchange of bronzes in the Baltic area and in north-east Europe”, in: C.F.E. P (...)

28Desde hace bastante tiempo se ha venido sugiriendo42 la existencia de relaciones con el Bronce Final centroeuropeo para muchos de los prototipos de estos objetos metálicos de las Baleares. Uno de ellos lo constituyen los alfileres o agujas de cabeza esférica y hueca. Estos últimos elementos, de los que se conocen al menos cuatro en las Baleares, tal vez ligados a vestimenta suntuaria, tienen sus mejores paralelos en ejemplares de Dinamarca, Wessex y Suiza43. Igualmente los pectorales de varillas baleáricos tienen mucha similitud con algunos ejemplares del Báltico44.

  • 45 Jean ARNAL, Jean PEYRON, Annick ROBERT, « La cachette de fondeur hallstattienne des environs immédi (...)
  • 46 V. M. GUERRERO, en prensa.
  • 47 André BOUSCARAS, Camille HUGES, « La cargaison de Rochelongues (Agde, Hérault) », in: Omaggio a Fer (...)
  • 48 V. M. GUERRERO et alii, “La cultura talayótica. Una sociedad de la Edad del Hierro en la periferia (...)

29Los torques dentados, aunque se conoce una producción local identificada a partir de algunos moldes de fundición, tienen también sus mejores paralelos en el área continental del golfo de León, donde conocemos algunos talleres de fundición en Montpellier45. Como ya se ha argumentado en otras ocasiones46, la ruta más probable de llegada de estos elementos metálicos debe buscarse en la que partiendo de Ródano sigue en navegación de cabotaje hasta el cabo de Creus y vira rumbo S/SE hacia las Baleares. El barco hundido en Agde, en la costa Oeste de la desembocadura del Ródano47, constituye una prueba sólida de esta argumentación. Entre su cargamento, compuesto por unos 800 kg de metal formado por lingotes de estaño, galena en bruto, elementos manufacturados, herramientas especializadas en el trabajo metalúrgico, además de chatarra, rebabas y goterones metálicos para ser refundidos, se encontraban los mencionados torques dentados y las agujas de cabeza esférica. Otros elementos de la carga, como los adornos con cadenetas o las hachas de cubo y puntas de lanza48, son igualmente conocidos y abundantes en las Baleares.

  • 49 Richard J. HARRISON, Symbols and warriors. Images of the european Bronze Age, Bristol: Western Acad (...)
  • 50 Sebastián CELESTINO PÉREZ, Estelas de guerrero y estelas diademadas. La precolonización y la formac (...)
  • 51 Giovanni LILLIU, La civiltà nurágica, Sardegna Archeologica (Studi e Monimenti, 1), Florence: Carlo (...)

30Otro de los elementos, no abundantes pero sí característicos del Bronce Final balear, son los denominados “espejos” (Fig 1.), cuyo uso debe situarse entre el 1000 y el 850 BC. Su origen es incierto, aunque parece un elemento de raigambre mediterránea en el que pueden identificarse tradiciones distintas de fabricación, bien manifiestas en los diferentes tipos de enmangues49, constituyendo el SW de la Península Ibérica una de las regiones en la que confluyen muchas de ellas50, incluidos los mangos calados de tradición sarda como el ejemplar de la gruta de Pirosu-Su Benatzu51, datado entre 820 y 730 (sin cal.) aC.

  • 52 J. HERDERSON, «¿Una nueva caracterización? La investigación científica de las cuentas de fayenza en (...)

31También la fayenza constituye un buen indicador de contactos continentales en estos momentos del tránsito entre el Bronce Final y los inicios del Hierro en las Baleares. Por el momento, los únicos análisis sobre los componentes y elementos traza parecen indicar que pudieron estar fabricadas en ambientes centroeuropeos, probablemente Suiza52, lo que vendría a incrementar la variedad de objetos que llegaron a las islas siguiendo la ruta descrita.

  • 53 V. LULL et alii, o cit., 1999, p. 143.
  • 54 F. GONZÁLEZ de CANALES et alii, o cit., 2004, p. 163-165.
  • 55 V. M. GUERRERO, art. cit., 2004, p. 85-134.
  • 56 Blanca ROLDÁN BERNAL et alii, “El yacimiento submarino del Bajo de la Campana (Cartagena, Murcia). (...)

32El marfil es otra de las materias exóticas bien documentadas en las islas durante el Bronce Final, una de cuyas piezas más singulares la tenemos en la gruta menorquina de Es Mussol53. Es necesario referirse brevemente a ella, pues su origen africano es incuestionable, lo que suscita necesariamente otra ruta importante de comunicación con las islas diferente de la anterior. La presencia de un importante taller de talla de marfil en Huelva54, coincidiendo con la presencia fenicia hacia el 900 BC nos obliga a pensar que otro de los derroteros que propiciaron los intercambios del Bronce Final debió de recorrer la costa Sur de la península Ibérica hasta Denia y de aquí hasta las Baleares55. Un buen elemento de confirmación nos lo brinda el barco fenicio hundido hacia mediados del s. VII aC en el lugar denominado Bajo de la Campana de la costa murciana del Mar Menor56, el cargamento de ánforas fenicias occidentales venía completado por defensas de elefante con inscripciones tirias o sidonias y una carga de metal compuesta por lingotes de estaño. Su destino no es fácil determinarlo, pero seguramente su lugar de partida, como acertadamente propuso hace años F. López Pardo (1992), pudo ser Gadir.

La gestión aborigen de los intercambios durante el Bronce Final

33La presencia de una cantidad relevante de objetos en cuya elaboración intervienen materias primas exóticas constituye, como ya se ha dicho, la evidencia más clara de la integración de las islas en el sistema global de intercambios del Bronce Final de la Europa continental y del Mediterráneo. El caso más elocuente sería el estaño, aunque no el único. Pese a ello, la historiografía tradicional siempre presentó una visión de la economía balear propia de un sistema cerrado, casi autárquico, de pastores y agricultores, con escaso o nulo dinamismo interno.

  • 57 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 193-219.

34Hace sólo unos años este erróneo enfoque ha comenzado a rectificarse57 y han contribuido a ello dos aspectos decisivos. Por un lado, las últimas campañas de excavación en el asentamiento mallorquín de Closos de Can Gaià; por otro, la identificación y correcta valoración de una serie de asentamientos costeros ligados sin ningún género de dudas a la navegación de cabotaje desarrollada por las comunidades aborígenes entre c. 1300 y 900/850 BC, junto a otros indicadores complementarios, aunque no menos importantes que seguidamente señalaremos.

  • 58 Ibid.
  • 59 LLorenç OLIVER SERVERA, “Les datacions radiocarbòniques als Closos de Can Gaià (Mallorca)”, Mayurqa(...)

35Los citados trabajos en el asentamiento de Closos, cuya excavación aún no ha concluido, han puesto al descubierto un área de trabajo comunal de considerable extensión58. Aunque todavía no han finalizado los análisis, puede adelantarse que una de las tareas esenciales fue el procesado de grandes cantidades de fauna doméstica, especialmente ovicaprinos y bóvidos. Una de las estructuras excavadas seguramente fue un almacén, por lo que presumiblemente las matanzas y descuartizamientos debían ir seguidas de algún sistema de conservación aún no identificado, ¿ahumado?, seguido del envasado. Las dataciones asociadas a esta área de producción comunal59 nos indican que empezó a estar en uso en el intervalo 1420-1260 BC y cesó entre 940 y 820 BC, seguramente coincidiendo con el definitivo abandono del poblado (Fig 2-3 y 2-4).

  • 60 Guillermo ROSSELLÓ BORDOY, “El hogar parrilla en las navetas mallorquinas”, Ampurias, 48-50, 1993, (...)
  • 61 G. PONS, op. cit., p. 101.
  • 62 Manuel FERNÁNDEZ-MIRANDA, William WALDREN, “Periodificación cultural y cronología absoluta en la Pr (...)

36Fue también durante el Bronce Final cuando algunas comunidades domésticas mallorquinas dotaron sus viviendas de unas extraordinarias estructuras de combustión, a todas luces de tamaño desmesurado (fig. 2-1) para las habituales necesidades de una familia extensa. Buena prueba de ellos es que muchas otras no disponen de ellas y tampoco se conocen en Menorca. Se trata de grandes hogares con plataforma y fogón o caja para conservar las brasas. Los mejor documentados60 se han podido estudiar en Son Oms, Canyamel y Hospitalet. Las dataciones absolutas de los ejemplares de Hospitalet y Canyamel61, aunque realizadas sobre muestras de carbón, nos indican que estos hogares estaban ya en uso hacia 1300 BC, y siguieron aún vigentes en torno a 1000/950 BC, como nos revela la datación de Son Oms62, igualmente obtenida sobre carbón.

37Coincidiendo con los fenómenos antes descritos (1420-1260 BC), hace acto de presencia en el equipamiento cerámico de estas comunidades insulares un determinado tipo de envase de aspecto toneliforme (Figura 2-5) caracterizado por un cuerpo cilíndrico, de entre 50 y 70 cm. de altura, sin cuello y una boca de un diámetro que oscila entre los 25 y los 35 cm. Los pocos ejemplares que se conocen completos presentan un fondo más o menos esferoidal que no facilita su estabilidad vertical. Aspecto impropio si fuese un contenedor de uso exclusivamente doméstico, sin embargo, al igual que ocurre con muchas ánforas fenicias, esta forma de la base facilita su estabilidad sobre suelos de arena, como el que disponen los fondeaderos o escalas que después se estudiarán, e igualmente este fondo asienta muy bien sobre el abarrote que habitualmente se pone cubriendo las sentinas de las barcas.

  • 63 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 193-219.

38Sobre el contenido de estos envases aún se está a la espera de los análisis de trazas y residuos, aunque por la forma de la boca, extraordinariamente ancha, podemos descartar que se trate de líquidos. Por el contrario, este diámetro es muy apropiado para los recipientes que envasan grandes trozos de carne o pescado en salazón (salsamenta), como ocurrirá con algunas ánforas fenicias. Por los datos que está proporcionando la excavación del área de producción comunal del poblado de naviformes de Closos de Can Gaià63 y los hallazgos en la escala costera de Illot des Porros, todo parece indicar que uno de los productos que se pudieron envasar dentro de estos toneles pudo ser carne ahumada.

39Como veremos, la mayor concentración de estos toneles se produce en los yacimientos costeros que disponen de embarcadero. Seguramente debieron de envasar una de las mercancías que sirvieron de contrapartida a las materias primas y productos elaborados recibidos del exterior. Resulta muy reveladora la frecuencia con que aparecen en estos fondeaderos indicadores de actividades de transformación metalúrgica, como fragmentos de crisoles, molinos y moldes de fundición.

  • 64 George Fletcher BASS, Cape Gelidonya. A Bronze Age Shipwreck, Philadelfia: Transactions of the Amer (...)
  • 65 A. BOUSCARAS, C. HUGES, art. cit., p. 173-184.
  • 66 Ehud GALILI et alii, “Bronze Age ship’s cargo of copper and tin”, The International Journal of Naut (...)

40Estos hallazgos enfatizan la importancia que tuvo durante el Bronce Final la presencia de metalúrgicos itinerantes viajando con los mercaderes, como lo demuestran los hallazgos de herramientas y chatarra para fundir en cargamentos de barcos como los de Gelidonia64 y Rochelongues65. Especialmente significativo para documentar esta forma de metalurgia itinerante, ligada a los tráficos comerciales ultramarinos, es el contenido del pecio Kfar Samir, hundido cerca de la costa de Haifa66, el cual, además de bronce, transportaba en su última singladura lingotes de estaño con señales de cortes y con partes de los mismos que faltan, con toda seguridad por haber sido empleados por la tripulación para la producción de bronce en distintas escalas de la travesía.

  • 67 G. ROSSELLÓ BORDOY y J. CAMPS COLL, “Excavaciones en el complejo Noroeste de "Es Figueral de Son Re (...)
  • 68 V. M. GUERRERO et alii, art. cit., 2002,  221-258; V. M. GUERRERO et alii, o cit., 2006,  21-22.
  • 69 Lluís PLANTALAMOR y L. Van STRYDONCK, “La cronología de la prehistòria de Menorca (Noves datacions (...)

41Los contextos claros de la Edad del Hierro (talayóticos en terminología local), c. 850/800-700 BC no registran la presencia de estos grandes envases. Los más tardíos se documentan, aunque ya en muy escaso número, en los asentamientos más precoces de la cultura talayótica, como en Es Figueral de Son Real67 de Mallorca, que debió de estar habitado hasta c. 900/850 BC68, así como en el yacimiento menorquín de Trebaluger69, cuyo abandono se produjo igualmente en una fecha cercana al 1000/900 BC, según indica la datación C14 más moderna obtenida sobre carbón.

  • 70 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 193-219.
  • 71 V. M. GUERRERO, “Los asentamientos humanos sobre los islotes costeros de Mallorca”, Boletín de la S (...)
  • 72 V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a; en prensa.

42Una pieza clave del entramado productivo del Bronce Final balear es una compleja red de asentamientos costeros70, los cuales permitieron, por un lado, la redistribución costera a escala regional insular, y, por otro, facilitaron los intercambios con el exterior, acondicionando determinados fondeaderos en los que poder recibir mercancías exógenas (Fig.3). Una investigación, ya iniciada en la década de los años ochenta71, aunque retomada de forma sistemática no hace mucho, ha permitido ampliar considerablemente nuestro conocimiento sobre esta cuestión72.

  • 73 El papel jugado por los aborígenes, tanto en las redes de intercambio regional, como en las grandes (...)
  • 74 Odisea, III, 1-14; XVI, 374-400.
  • 75 Odisea, XIII, 70-75; Argonautica, I, 600; ESTRABÓN, op. cit., X, 2, 8-9.
  • 76 S. MEDAS, De rebus nauticis. L’arte della navigazione nel mondo antico, Roma: L’Erma di Bretschneid (...)

43Pese a lo que a primera vista pueda parecer la navegación costera o de cabotaje entraña tanta o más dificultad que la que se realiza por alta mar; el verdadero peligro para el barco no está en el mar, sino en la costa: bajíos y escollos constituyen verdaderas pesadillas para el navegante que debe aproximarse a ella para fondear. El segundo problema añadido es la correcta identificación de la línea de costa73 para saber dónde debe iniciarse correctamente la maniobra de aproximación y entrada al fondeadero. Si todo ello debe realizarse al atardecer, a la puesta del sol, y no digamos con las sombras nocturnas, como era lo habitual al finalizar una singladura74, se entenderá mejor la necesidad de identificar, mediante señalizaciones especiales determinados promontorios que el marino debía reconocer inequívocamente. Las fuentes escritas sobre esta cuestión son muy abundantes y no dejan lugar a dudas75, aunque seguramente sea el Stadiasmo, verdadero portulano de la antigüedad76, el documento que mejor y con más detalle nos informa sobre esta cuestión.

  • 77 C. REYNOLDS, “The maritime Character of Minoan civilization”, The American Neptune, 56, 1996, p. 31 (...)
  • 78 Ellen Churchill SEMPLE, “The Templed Promontories of the Ancient Mediterranean”, The Geographical R (...)
  • 79 Semni KAROUZOU, Musée National. Guide Illustré du Musée, Atenas: Ekdotike Athenon S.A., 1980, p. 16 (...)

44Arqueológicamente tenemos un magnífico ejemplo en la torre levantada sobre una colina de la bahía cretense de Mesara, que señalaba la entrada al puerto comercial minoico de Kommos77; igualmente un reflejo tardío lo tenemos en la erección de templos sobre muchos de estos promontorios78, seguramente sancionando un uso en la mayoría de los casos muy antiguo. Incluso iconográficamente podemos rastrear esta imperiosa necesidad de señalar los promontorios. Si observamos con detenimiento el panel de pinturas de Thera, conocido como la procesión de las naves, puede observarse79 cómo sobre un acantilado se eleva una torre con una puerta desde la que un personaje mira al mar.

  • 80 Citado por: Pascal ARNAUD, Les routes de la navigation antique. Itinéraires en Méditerranée, Paris: (...)
  • 81 J. G. DEMERLIAC, J. MEIRAT, Hannon et l’Empire Punique, Paris: Les Belles Lettres, 1983, p. 272.

45El complemento imprescindible de estas señalizaciones costeras eran los fuegos que servían de ayuda a las naves que llegaban después de la puesta de Sol. Una de las mejores documentaciones literarias nos la proporciona el escritor sirio Luciano80, quien nos dice que el piloto de la nave Isis pudo reconocer la proximidad de las rocas de Kelidonia y la costa de Licia gracias a los providenciales fuegos y virar a tiempo hacia alta mar salvando así la embarcación. Los altares exteriores con hogueras de los templos sobre promontorios debían cumplir esta misma función de “faros”. Excelente documentación son también las torres-faros que vemos reproducidas en terracota81 ofrendadas como exvotos en los santuarios de Tanit y Baal-Hammon de Cartago.

46La anterior introducción permitirá valorar mejor la extraordinaria importancia de la red costera de asentamientos conservados en las Baleares (Fig 3), cuyo funcionamiento y gestión corresponde a las comunidades del Bronce Final, aunque conocemos algunos pocos casos, localizados a ambas orillas que separan el canal entre Mallorca y Menorca que pueden remontar sus inicios al epicampaniforme o Bronce Antiguo. Por lo que respecta al Bronce Final están documentadas tres categorías de yacimientos que pasamos brevemente a describir:

Promontorios costeros

  • 82 V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a, p. 87-129.

47Son yacimientos ubicados sobre acantilados que entran en el mar sobre los que se levantan edificaciones ciclópeas. Su acceso desde el mar es por completo imposible y desde tierra se puede acceder con dificultad. En algunos casos la barra rocosa que los mantenía unidos a la costa se ha desmoronado por la erosión y hoy se han convertido en abruptos islotes costeros. Su especial fisonomía sólo los hace útiles como marcadores o señalizadores de de la costa, tal vez como protofaros. El programa de investigación no está finalizado y seguramente se localizarán nuevos yacimientos, como ya ha ocurrido desde la última publicación82. Los identificados en esta categoría son los siguientes:

  • 83 Joan S. MESTRES y Joan Carles DE NICOLÁS, “Contribución de la datación por radiocarbono al establec (...)

Pop Mosquer (Fig 3a y 3b). Situado en la zona de Torre del Ram, en la costa occidental de Menorca. Sobre el mismo se levanto una construcción con planta de herradura con un hogar central. Desde la fachada se divisa perfectamente la costa de mallorquina de la bahía de Alcudia. Una pequeña construcción de plana semicircular, cuya zona abierta mira a Mallorca, pudo constituir la base de un protofaro, lo que resta por comprobar pues no está excavado. Sólo se dispone de una datación C14 conseguida sobre fauna doméstica que nos indica que estuvo en uso durante el intervalo 1410-1110 BC83. Una alta desviación típica (±50) y la falta de otras dataciones impide precisar más su secuencia de uso.

  • 84 L. PLANTALAMOR MASSANET et alii, “Cap de Forma (Minorca): la navegazione nel Mediterraneo occidenta (...)
  • 85 Mark van STRYDONCK et alii, Royal Institute for cultural Heritage Radiocarbon dates XVIII, Bruselas (...)

Cap de Forma Nou (fig. 3g). Promontorio situado en la costa Sur de Menorca; está fortificado con una gran muralla que se visualiza muy bien desde el mar y protege una serie de edificaciones y almacenes en el interior. Es el único en el que se han llevado a cabo excavaciones continuadas84 y de las mismas disponemos de una serie de dataciones radiocarbónicas85, las cuales nos indican que estuvo en uso desde c. 1250 BC y fue abandonado hacia 840-830 BC.

Cala S’Almunia: Dos espigones rocosos de la costa SE de Mallorca con restos de muros ciclópeos que cierran los accesos desde tierra. Sólo han sido prospectados superficialmente y han proporcionado cerámicas características del Bronce Final Mallorquín.

  • 86 Joan RAMÓN, Els monuments antics de les Illes Pitiüses, Ibiza: Consell Insular d’Eivissa i Formente (...)

Punta des Jondal (fig 3-d). Constituye una referencia costera muy importante en el extremo Sur de la costa de Ibiza. Es un promontorio igualmente inaccesible desde el mar y con un paso muy peligroso desde tierra. Sobre el mismo se localizan restos de construcciones con plantas ovales alargadas86. No hay cronología absoluta, aunque se pudieron recoger fragmentos cerámicos atribuidos genéricamente al Bronce Final insular.

  • 87 J. RAMÓN y M. COLOMAR, “Investigacions arqueòlogiques a la fortificació prehistòrica de Sa Cala (La (...)
  • 88 M. van STRYDONCK et alii, Royal Institute for cultural Heritage Radiocarbon dates XIX (edición en C (...)

La Cala. Sobre un acantilado inaccesible de la zona de la Mola en Formetera se levanta una muralla ciclópea que ha sido objeto de una corta campaña de excavaciones arqueológicas, durante las cuales se identificaron, entre otras cerámicas, toneles diferentes de los baleáricos87, pero seguramente con la misma función. Posteriores dataciones radiocarbónicas sobre huesos de fauna doméstica88, indican que el lugar estaba siendo utilizado aún entre 810 y 760 BC. Momento en que la presencia fenicia dejó obsoletas estas estructuras.

Illa Murada (fig 3-c). En la actualidad se ha convertido en un islote totalmente acantilado de acceso muy difícil al haber perdido por la erosión la barra rocosa que lo mantenía unido a tierra. Su configuración geológica original debió de ser muy similar a la que hoy tienen Pop Mosquer y Punta des Jondal. Esta situado en la costa Norte de Ibiza señalando y resguardando un abrigado fondeadero en el que existe agua dulce. La pequeña meseta en la que terminaba este espigón esta circundada por una muralla ciclópea. Próximamente se realizará una prospección superficial.

  • 89 Joan RAMÓN, “El recinto púnico del Cap des Llibrell (Ibiza)”, Saguntum, 21, 1987-1988,  265-293.

Cap des Llibrell. Importante referencia costera sobre un acantilado de la costa meridional de Ibiza. Sobre la zona más elevada y visible desde el mar se levantó en época púnica un santuario89. Seguramente su utilización como referencia costera es mucho más antigua, pues en una de sus laderas se localiza un poblado de cabañas cuyos inicios se remontan a fines del III milenio, aunque se desconoce con precisión su momento de abandono.

Promontorios con fondeaderos

48Se trata de yacimientos geológicamente muy similares a los anteriores. Disponen igualmente de construcciones en la cúspide, aunque funcionalmente presentan una característica añadida de notable importancia para la navegación, pues protegen pequeñas calas, generalmente con agua potable en sus inmediaciones, lo que les permitía funcionar, no sólo como puntos de referencia costera, sino como verdaderos “faros” marcando lugares aptos para fondear y repostar. Los más claros se localizan en Menorca, aunque Cala S’Almunia en Mallorca pudo también cumplir una función similar.

  • 90 G. JUAN BENEJAM, L. PLANTALAMOR MASSANET, Memòria de les excavacions a la naveta de Cala Blanca. 19 (...)

Cala Morell. Espigón costero que se adentra en el mar en la costa NW de Menorca inaccesible desde el mar. Sobre el mismo se localiza un importante número de construcciones90 de planta oval alargada protegidas por una muralla. En la parte más alta existen restos, hoy muy desfigurados, que tal vez pudieron servir de torre-faro. A sus pies se abre una pequeña cala que constituye un magnífico y resguardado fondeadero en el que desemboca un torrente que proporciona agua dulce todo el año.

Cales Coves (fig. 3-e). La costa meridional de Menorca es muy acantilada, aunque aparece seccionada por un buen número de torrentes que se han abierto camino a través de barrancos, generando pequeñas playas todas ellas con agua potable que sirven de excelentes fondeaderos. Sin embargo, cuando se navega próximo a la costa es muy difícil identificar cuál es la entrada correcta debido a la semejanza de todos los acantilados. Seguramente por esta razón algunos fueron señalizados con construcciones ciclópeas levantadas en la cima. Cales Coves es uno de los mejores fondeaderos y en el acantilado de entrada al mismo se levantó una muralla ciclópea en cuyo interior debieron de existir otras construcciones hoy desaparecidas.

  • 91 V. M. GUERRERO et alii, op. cit., 2006.

Puig de Sa Morisca. Constituye una verdadera excepción a toda la serie de yacimientos hasta ahora señalados pues no se trata de un promontorio costero, sino de una colina muy visible desde el mar y fácilmente identificable en el “sky line” costero. A sus pies se abre la entrada de un antiguo fondeadero natural (hoy club náutico), que disponía en sus proximidades de agua potable proporcionada por un torrente que desembocaba en sus inmediaciones. Los últimos datos arqueológicos, aún inéditos, procedentes del paleosuelo sobre el que se edificaron las torres de la Edad del Hierro, nos indican que la cumbre de la colina estaba siendo utilizada desde 1320-1120 BC y continuó en uso hasta 970/890 BC con la misma función. Muy poco después (900-790 BC) estaban llegando los primeros elementos inconfundiblemente fenicios91 como una punta de flecha con arpón. Los accesos a la cumbre estaban protegidos por muros ciclópeos siguiendo un sistema similar al de Cala S’Almunia, algunos de los cuales fueron aprovechados en la fortificación de la Edad del Hierro. La importancia de este lugar costero queda remarcada si tenemos en cuenta que esta torre volvió a ser reutilizada, seguramente con la misma función, en época almohade, en cuyo ensenada fondeó la flota de Jaume I el Conquistador al iniciar la conquista cristiana el año 1229.

Fondeaderos e islotes

  • 92 TUCÍDIDES, VI, 2, 6.
  • 93 PSEUDO ESCÍLAX, 112.
  • 94 TUCÍDIDES, IV, 53, 3.

49La tercera modalidad de asentamiento costero está representada por lugares en los que tuvieron lugar intercambios de mercancías de forma intensa, como parece indicar el extraordinario número de toneles que se registra en ellos. En todos se registra también la presencia de restos de crisoles y en algunos casos molinos y moldes de fundición. En el caso de Mallorca el sistema de fondeadero más claro se sitúa en islotes costeros, mientras que en Menorca se documenta, como veremos en la playa. La importancia de los islotes en los mecanismos de intercambios ultramarinos es de sobra conocida y bastaría recordar que la propia Tiro era en origen una isla, al igual que los núcleos originales de Gádir y Emporion. Las fuentes son también clarificadoras sobre la importancia de los pequeños islotes costeros. Tucídides nos indica que en Sicilia los fenicios los empleaban para comerciar con lo sículos92. Otro tanto ocurría en el de Kerné93 de la costa atlántica marroquí, que era utilizado para establecer los campamentos estacionales, en los que tenían lugar intercambios con los libios occidentales. El mundo helénico hizo otro tanto y un buen ejemplo lo tenemos en la isla de Citera94, donde tenía lugar el desembarco de mercancías que venían de Egipto, Libia o Siria destinadas a la costa de Laconia. Los islotes cumplían a la perfección otro elemento importante en los intercambios: el constituir un lugar políticamente neutral donde poder establecer con garantías encuentros entre representantes de comunidades muy diferentes. En esta categoría de yacimientos conocemos los siguientes:

  • 95 Jordi HERNÁNDEZ-GASCH et alii, “La necròpoli talaiòtica de s’Illot des Porros”, Pyrenae, 29, 1998, (...)
  • 96 M. van STRYDONCK et alii, Royal Institute for cultural Heritage Radiocarbon dates XVIII, Bruselas, (...)

Illot des Porros. Situado de la bahía de Alcudia, constituye uno de los lugares idóneos donde fondear y al mismo tiempo es la costa desde la que resulta más fácil el acceso a Menorca. Su conexión con el fondeadero menorquín de Cala Blanca esta arqueológicamente bien documentado. Sobre este islote se han excavado estructuras arquitectónicas95, en parte arrasadas por la necrópolis de una Edad del Hierro. Los estudios de estos contextos antiguos no están concluidos, aunque puede adelantarse que estas construcciones se asocian a una importante cantidad de toneles y fauna troceada, ovicaprinos y bóvidos. Una serie de dataciones radiocarbónicas96 sobre huesos nos indican que el islote estaba funcionando ya como escala costera en el intervalo 1440-1260 BC y ceso su actividad entre el 1000 y el 820 BC.

  • 97 V. M. GUERRERO, art. cit., 1981, p. 92-231.

Illot de Na Moltona. Este islote está situado en la costa Sur de Mallorca, en uno de los puntos del litoral más próximo a dos un importantes poblados del Bronce Final. La misma costa es muy apta para el fondeo de embarcaciones, sin embargo, fue elegido como lugar de intercambio un islote próximo, lo que enfatiza la importancia de estas pequeñas islas para la seguridad de los intercambios. Por el momento sólo se han efectuado exploraciones superficiales que han permitido recuperar un importante número de toneles97 y está prevista una excavación arqueológica en fechas próximas.

  • 98 Ibid.; id., art. cit., 2004, p. 85-134; id., “Colonos e indígenas en las Baleares prerromanas”, in: (...)

Illot de Na Galera. Pequeño islote costero situado en la bahía de Palma. En la zona más elevada, reservada de la erosión marina, se conservan muros de una construcción de planta alargada, tal vez oval. En distintos reconocimientos superficiales98 se han podido recoger restos de toneles y un molde de de fundición con matrices en todas las caras.

Cala Blanca (fig. 3-f). Los islotes costeros menorquines se sitúan en lugares del litoral muy azotados por las tramontanas, sin embargo, las pequeñas playas que se abren en la costa Sur y Oeste son excelentes fondeaderos. Tal vez por esta razón, y por situarse en la costa más próxima a Mallorca, Cala Blanca jugó un papel fundamental en las conexiones entre ambas islas. Desde el epicampaniforme hay indicadores de estos contactos con la vecina costa de Alcudia en Mallorca. Sin embargo, el horizonte correspondiente al Bronce Final es el mejor documentado arqueológicamente. Sobre la playa se levantó un edificio de muros paralelos con técnica ciclópea, cuya excavación ha proporcionado la mayor concentración de toneles conocida hasta ahora. Junto a ellos se pudieron recuperar varios fragmentos de crisoles y un molde de fundición de hachas planas.

  • 99 L. PLANTALAMOR y L. Van STRYDONCK, “La cronología de la prehistòria de Menorca (Noves datacions de (...)
  • 100 V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a, p. 87-129.

50De este yacimiento se obtuvieron dos dataciones radiocarbónicas99 sobre huesos de fauna doméstica. Sobre la más antigua (1690-1510 BC) existen serias dudas de que corresponda a la construcción mencionada aquí, ya hemos argumentado en otro lugar100 que seguramente procede de una muestra obtenida en el paleosuelo sobre el que hay restos de construcciones más anteriores, sobre las que se edificaron los muros del almacén. Una segunda datación (1450-1250 BC) nos fecharía ya el horizonte cultural que estamos estudiando. Harían falta más dataciones para fijar con precisión el momento de abandono, aunque los materiales más modernos no desentonan de lo que vemos en Illot des Porros.

  • 101 Ibid.

51La gestión de esta red de asentamientos requiere por fuerza embarcaciones capaces, al menos, de abordar con éxito una navegación de cabotaje y gran cabotaje. No podemos extendernos aquí sobre esta cuestión que ha sido estudiada en extenso en un trabajo anterior101. Sólo quisiéramos recordar que Menorca ha proporcionado muestras de iconografía náutica que sugieren la existencia de una marinería aborigen, con algunos barcos suficientemente capaces de recorrer con éxito las distancias más largas que separan las islas sin posibilidad de escalas y, con toda probabilidad las costas continentales.

Presencia fenicia y cambio de modelo

52La serie de dataciones ligadas a la red de asentamientos costeros apunta que el colapso de este sistema de intercambios que hemos descrito tuvo lugar entre 900 y 800 BC, tal vez en las Pitiusas algo después, hacia el entre el 800 y el 760 BC. Forzosamente debemos interrogarnos sobre las causas que motivaron la desaparición de tan compleja red de asentamientos de forma prácticamente simultánea. La explicación debe encontrarse en el contexto internacional que se vive en estos momentos en el Mediterráneo central y occidental.

  • 102 A. MEDEROS MARTÍN, art. cit., 2005, p. 305-346; R. F. DOCTER et alii, art. cit., 2005, p. 557-577.
  • 103 F. GONZÁLEZ de CANALES et alii, op. cit., 2004.

53A partir de fines del segundo milenio BC y sobre todo entre 900 y 800 BC los fenicios, como nos indican las dataciones radiocarbónicas102, asumen un indudable control hegemónico de los tráficos comerciales a larga distancia en el Mediterráneo, aunque en una primera fase su monopolio en el Extremo Occidente no fue total. El mejor indicador de esta situación lo tenemos ejemplificado en los recientes hallazgos de Huelva103, donde, junto a los fenicios, actúan tambén comerciantes eubeo-cicládicos, del Ática, chipriotas y seguramente sardos. Este horizonte de Huelva probablemente nos ilustra muy bien, no la colonización fenicia propiamente dicha, sino precisamente el final del modelo de intercambios propio del Bronce Final. La presencia fenicia es importante, pero no única; sin embargo, después del c. 800 BC el monopolio semita parece ya indiscutible.

  • 104 V. M. GUERRERO et alii, art. cit., 2002,  221-258; V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a,  87-129.
  • 105 A. MEDEROS MARTÍN, art. cit., 2005,  305-346; M. TORRES et alii, art. cit., 2005,  169-194.

54La nueva situación tuvo repercusiones igualmente para las Baleares. Es evidente que durante la primera mitad del primer milenio BC se produjo una profunda diferenciación entre los procesos históricos de los dos grupos de islas que conforman el archipiélago balear. Por un lado, en las Pitiusas no se desarrolló la denominada “cultura Talayótica” cuyos inicios deben fijarse entre 900 y 800 BC104, mientras que, por otro, Ibiza fue colonizada por grupos fenicios occidentales. ¿Abortó la presencia fenicia en Ibiza un desarrollo similar al que se estaba produciendo en Baleares entre 900 y 800 BC? No será una cuestión fácil de desentrañar, pero dos aspectos resultan innegables; en primer lugar las navegaciones fenicias al Atlántico eran ya habituales, y sus mercaderes habían sustituido a los antiguos protagonistas del Bronce Final. Los productos gaditanos están ya presentes en los contextos indígenas continentales desde 850/800 BC como nos indican las dataciones radiocarbónicas105.

  • 106 Maria Teresa MASCORT, Maria Teresa et alii, El jaciment protohistòric d’Aldovesta (Benifallet) i el (...)

55El instrumental metálico vuelve a sufrir un cambio visible en las islas, ahora los objetos más característicos son las hachas de talón y las planas con apéndices. La conexión con el Golfo de León no se perdió, pero ahora los agentes son otros. Los fenicios están actuando ahora en estos centros de producción e intercambio. Tal vez el yacimiento que mejor ilustra esta situación sea el de Aldovesta106, centro de redistribución situado aguas arriba del río Ebro.

56Del colapso final de asentamientos costeros de las Baleares sólo tuvo continuidad clara Sa Morisca. Esta colina utilizada durante el Bronce Final, comenzó a recibir materiales inconfundiblemente fenicios en el intervalo 900-790 BC, entre ellos la mencionada punta de flecha fenicia de arpón (a barbillón”), así como un escarabeo y cuentas de collar gallonadas de pasta vítrea azul, los cuales, aún carentes de cronología absoluta, corresponderían igualmente a este segmento temporal. Poco después la antigua colina del Bronce Final fue ampliada con la construcción de varias torres y una comunidad aborigen fundó un poblado al pie de la misma.

57Pese a todo, las comunidades baleáricas perdieron la autonomía de gestión que antes tuvieron en el sistema global de intercambios. El asentamiento de Sa Morisca fue mantenido en actividad y generó un núcleo de población a su alrededor por que los fenicios debían acudir a ese lugar, provisto de buen puerto natural y agua potable; perfectamente identificable varias millas mar adentro. Estas condiciones las reunían también otras escalas costeras ahora abandonadas, pero Sa Morisca tenía sobre las demás una ventaja notable: este seguro fondeadero dista justo unos 589 estadios (106 km / 57, 23 millas), singladura que podía efectuarse con holgura antes de caer la noche a una velocidad no superior a los tres nudos. Plinio el Viejo calculaba la distancia entre Ebusus y Mallorca en 700 estadios (NH, 3.76), lo que ocurre es que durante la dominación romana el poblado de Sa Morisca estaba ya abandonado y el núcleo portuario de fondeo habitual debía ser ya la ciudad romana de Palma, donde se cumplen los 705 estadios (127 km / 68,57 millas) calculados exactamente por el escritor latino.

  • 107 V. M. GUERRERO y M. CALVO, “Models of Commercial Exchange between the Indigenous Population and Col (...)

58Aunque no entraremos en esta cuestión, conviene recordar que esta primera fase de contactos con los comerciantes fenicios tiene como característica peculiar que las cerámicas a torno, y particularmente las ánforas, no forman parte del conjunto de mercancías importadas107. Este trato diferencial con los aborígenes de las Baleares comienza a normalizarse en el siglo VI aC con la llegada de las primeras importaciones anfóricas.

Fig. 1

Fig. 1

Depósitos de bronce de las Baleares

Fig. 2

Fig. 2

1.- Navetiforme hospitalet. 2.- Son Mercer d’Abaix. 3 y 4.- Navetiformes de Clossos de Can Gaià. 5.- Conjunto de cerámicas del bronce y vasija toneliforme

Haut de page

Bibliographie

Promontorios y fondeaderos costeros. A y B.- Pop Mosquer. C.- Illa Murada. D.- Punta des Jondal. E.- Cales coves. F.- Cala Blanca. G.- Cap de Forma nou

ARNAL, Jean, PEYRON, Jean, ROBERT, Annick, « La cachette de fondeur hallstattienne des environs immédiats de Montpellier », in: Omaggio a Fernand Benoit, Bordighera: Institut International d’Études Ligures, 1972, vol. 1, p.150-160.

ARNAUD, Pascal, Les routes de la navigation antique. Itinéraires en Méditerranée, Paris: Éditions Errante, 2005.

BASS, George Fletcher, Cape Gelidonya. A Bronze Age Shipwreck, Philadelfia: Transactions of the American Philosophical Society, New Series, vol. 57 (8), 1967.

BERGADÀ, M. Mercè, DE NICOLÀS Joan, “Aportación de la micromorfología al conocimiento de las prácticas pastoriles de finales de la Edad de Bronce en el yacimiento de la Cova des Morts (Mongofre Nou, Maó, Menorca)”, Mayurqa, 30, 2005, p. 180-202.

BOUSCARAS, André, HUGES, Camille, « La cargaison de Rochelongues (Agde, Hérault) », in: Omaggio a Fernand Benoit, vol. 1, Bordighera: Institut International d’Études Ligures,1972, p. 173-184.

CALVO, Manuel, SALVÁ, Bartomeu, “Aproximaciò a la seqüència cronocultural de la naveta I del jaciment de Closos de Can Gaià”, Mayurqa, 25, 1999, p. 61-82.

CALVO, M., GUERRERO, Víctor M., SALVÀ, Bartomeu, Arquitectura ciclópea del Bronce Balear, Palma: Ed. El Tall, 2001a.

CALVO, M., GUERRERO, V. M., SALVÀ, B., La Cova des Moro (Manacor, Mallorca). Campanyes d’excavació arqueològiques 1995-98, Col.lecció Quaderns de Patrimoni Cultural, 2, Palma: Consell Insular de Mallorca, 2001b.

CALVO, M., GUERRERO, V. M., Los inicios de la metalurgia en Baleares. El Calcolítico, Palma: Ed. El Tall, 2002.

CAÑELLAS, Antonio, DE NICOLÀS, Joan Carles, “Patologías detectadas en el yacimiento de finales de la Edad del Bronce de Mongofre Nou (Mahón, Menorca)”, in: VILLALAÍN, J.D., GÓMEZ BELLARD, C., GOMEZ BELLARD, F. (eds.), Actas del IIº Congreso Nacional de Paleopatología (Valencia, octubre, 1993), Valencia, 1996, p. 367-375.

CELESTINO PÉREZ, Sebastián, Estelas de guerrero y estelas diademadas. La precolonización y la formación del mundo tartéssico, Barcelona: ed. Bellaterra-Arqueología, 2001.

DELIBES, Germán, FERNÁNDEZ-MIRANDA, Manuel, Armas y utensilios de bronce en la Prehistoria de las islas Baleares, Valladolid: Universidad de Valladolid - Studia Archaeologica, 78, 1988.

DEMERLIAC, J.G., MEIRAT, J., Hannon et l’Empire Punique, Paris: Les Belles Lettres, 1983.

DOCTER, Roald F., NIEMEYER, H.G., NIJBOER, A.J., VAN DER PLICHT, J., “Radiocarbon dates of animal bones in the earliest levels of Carthage”, Mediterranea, 1, 2004-2005, p. 557-577.

FERNÁNDEZ-MIRANDA, Manuel, WALDREN, William, “Periodificación cultural y cronología absolu­ta en la Prehistoria de Mallorca”, Trabajos de Prehistoria, 36, 1979, p. 349-377.

FULLOLA, Josép M., GUERRERO, Víctor M., PETIT, M. Àngels, CALVO, Manuel, MALGOSA, Assumpció, ARMENTANO, Núria, ARNAU, Pere, CHO, Sonia, ESTEVE, Xavier, FADRIQUE, Thaïs, GALTÉS, Ignasi, GARCÍA, Emili, FORNÉS, Joan, JORDANA, Xavier, PEDRO, Mireia, RIERA, Josep, SINTES, Elena, ZUBILLAGA, Mònica: La cova des Pas (Ferreries, Menorca): un jaciment cabdal en la prehistòria de les Balears, Unicum, 7, 2008, p. 1-20.

GALILI, Ehud, SHMUELI, N., ARTZY, Michal, “Bronze Age ship’s cargo of copper and tin”, The International Journal of Nautical Archaeology and Underwater Exploration, 15 (1), 1986, p. 25-37.

GÓMEZ PÉREZ, José Luis, RUBINOS PÉREZ, Antonio, “Informe de la datación del material óseo procedente de dos yacimientos prehistóricos mallorquines”, Mayurqa, 30, 2005, p. 359-367.

GONZÁLEZ de CANALES, Fernando, SERRANO PICHARDO, Leonardo, LLOMPART GÓMEZ, Jorge, El emporio fenicio precolonial de Huelva, Madrid: Biblioteca Nueva, 2004.

GORNÉS, José Simón, “Ipogei del talaiotico finale: analisi e interpretazione della necropoli di Cales Coves, Minorca”, in: L’ipogeismo nel Mediterráneo: sviluppo, quadri culturali (atti del Congresso internazionale, 23-28 maggio 1994, Sassari-Oristano), Università degli Studi di Sassari-Istituto di Antichità, 2000, p. 553-571.

GUERRERO, Víctor M., “Los asentamientos humanos sobre los islotes costeros de Mallorca”, Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana, 38, 1981, p. 92-231.

GUERRERO, Víctor M., CALVO, Manuel, SALVÀ, Bartomeu, “La cultura talayótica. Una sociedad de la Edad del Hierro en la periferia de la colonización fenicia”, Complutum, 13, 2002, p. 221-258.

GUERRERO, Víctor M., CALVO, Manuel, “Models of Commercial Exchange between the Indigenous Population and Colonists in the Protohistory of the Balearic Islands”, Studi Fenici, 31 (1), 2003, p. 1-29.

GUERRERO, Víctor M., “Las islas Baleares en las rutas de navegación del Mediterráneo central y occidental”, in: V. PEÑA, A. MEDEROS, C.G. WAGNER (eds.), La Navegación Fenicia: Tecnología Naval y Derroteros, Centro de Estudios Fenicios y Púnicos, Madrid: Universidad Complutense, 2004, p. 85-134.

GUERRERO, Víctor M., “Colonos e indígenas en las Baleares prerromanas”, in: Colonialismo e interacción cultural: El impacto fenicio púnico en las sociedades autóctonas de Occidente (18e Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica Eivissa, 2003), Treballs del Museu Arqueològic d'Eivissa i Formentera, 54, 2004a, p. 145-203.

GUERRERO, Víctor M., CALVO, Manuel, GORNÉS, José Simón, El poblamiento prehistórico de las islas Baleares. Desde los inicios al fin de la Edad del Bronce, [Historia de las Baleares, vol. 1], Ed. Rey Sol SA, Palma, 2006.

GUERRERO, Víctor M., CALVO, Manuel, GORNÉS, José Simón, Mallorca y Menorca en la Edad del Hierro [Historia de las Baleares, vol. 1], Ed. Rey Sol SA, Palma, 2006a.

GUERRERO, Víctor M., “Nautas baleáricos durante la prehistoria. (Parte I) Condiciones meteomarinas y navegación de cabotaje”, Pyrenae, 37 (1), 2006a, p. 87-129.

GUERRERO, Víctor M., “Nautas baleáricos durante la prehistoria. (Parte II) De la iconografía naval a las fuentes históricas”, Pyrenae, 37 (2), 2006b.

GUERREO AYUSO, Víctor M., CALVO TRIAS, Manuel, GARCIA ROSSELLÓ, Jaume, GORNES HACHERO, José Simón, in: V. M GUERREO AYUSO (coord. y edit.) Prehistoria de la Islas Baleares Registro Arqueológico y Evolución Social Antes de la Edad del Hierro, Oxford: Archaeopress-British Archaeological Reports (BAR), International Series 1690, 2007.

GUERRERO, Víctor M., “El Bronce Final en las Baleares. Intercambios en la antesala de la colonización fenicia del archipiélago”, in: CELESTINO, Sebastián, RAFEL, Nuria, ARMADA, Xosé-Lois (eds.), Contacto cultural entre el Mediterráneo y el Atlántico (siglos XII-VIII ANE): La precolonización a debate, Escuela Española de Historia y Arqueología de Roma, Madrid: CSIC, 2008.

HARDING, Anthony F., Sociedades europeas de la Edad del Bronce, Barcelona: ed. Ariel Prehistoria, 2003.

HARRISON, Richard J., Symbols and warriors. Images of the european Bronze Age, Bristol: Western Academic & Specialist Press Limited, 2004.

HERNÁNDEZ-GASCH, Jordi, SANMMARTÍ, Joan, MALGOSA, Assumpció, ALESAN, Alícia, “La necròpoli talaiòtica de s’Illot des Porros”, Pyrenae, 29, 1998, p. 69-95.

HERDERSON, J. «¿Una nueva caracterización? La investigación científica de las cuentas de fayenza encontradas en la Cova des Càrritx (Menorca), Sa Cometa des Morts I (Mallorca), Son Maimó (Mallorca) y Este (Véneto, Italia)», in: V. LULL, R. MICÓ PÉREZ, C. RIHUETE HERRADA y R. RISCH, La Cova des Càrritx y la Cova des Mussol. Ideología y sociedad en la prehistoria de Menorca, Barcelona: Consell Insular de Menorca, 1999, p. 631-642.

JUAN BENEJAM, G., PLANTALAMOR MASSANET, Lluis, Memòria de les excavacions a la naveta de Cala Blanca.1986-1993, Mahon: Treballs del Museu de Menorca, 21, 1997.

KAROUZOU, Semni, Musée National. Guide Illustré du Musée, Atenas: Ekdotike Athenon S.A., 1980.

KATZEV. M.L., “An analysis of the experimental voyages of Kirenia II”, in: TZALAS, H. (ed.), Proceedings of the 2nd International Symposium on Ship construction in Antiquity (Delphi 1987), Tropis II, Atenas: Hellenic Institute for the preservation of nautical tradition, 1990, p. 245-256.

KRISTIANSEN, Kristian, Europa antes de la Historia, Barcelona: Ed. Península, 2001.

KRISTIANSEN, Kristian, LARSSON, Thomas B., La emergencia de la sociedad del Bronce. Viajes, transmisiones y transformaciones, Barcelona: Bellaterra Arqueología, 2006.

LILLIU, Giovanni, La civiltà nurágica, Sardegna Archeologica (Studi e Monimenti, 1), Florence: Carlo Delfino Editore, 1987.

LÓPEZ PARDO, Fernando, “Mogador ‘Factoría extrema’ y la cuestión del comercio fenicio en la costa atlántica Africana”, in: Ve Colloque International d’Histoire et Archeologie de l’Afrique du Nord (Avignon, 1990), Paris, 1992, p. 277-296.

LULL, Vicente, MICÓ PÉREZ, Rafael, RIHUETE HERRADA, Cristina, RISCH, Roberto, La Cova des Càrritx y la Cova des Mussol. Ideología y sociedad en la prehistoria de Menorca, Barcelona: Consell Insular de Menorca, 1999.

MARTÍN DE LA CRUZ, J.C., “Los primeros contactos entre Grecia y la península Ibérica. La problemática planteada por los hallazgos de Montoro (Córdoba)”, in: Desiderio VAQUERIZO (coord.), Arqueología de la Magna Grecia, Sicilia y Península Ibérica. Una aproximación a las relaciones culturales en el marco del Mediterráneo Occidental clásico (Encuentro Internacional celebrado en la Universidad de Córdoba, 3-5 de marzo de 1993), Córdoba: Diputación Provincial de Córdoba- Delegación de Cultura, 1994, p. 111-146.

MASCORT, Maria Teresa, SANMARTÍ, Joan, SANTACANA, Joan, El jaciment protohistòric d’Aldovesta (Benifallet) i el comerç fenici arcaic a la Catalunya meridional, Tarragona: Publicacions de la Diputació de Tarragona, 1991.

MEDAS, Stefano, “La navigazione fenicio-punica nell’Atlantico: consideración sui viaggi di esplorazione e sul periplo di Annone”, Byrsa, 1, 2003, p. 1-35.

MEDAS, S., De rebus nauticis. L’arte della navigazione nel mondo antico, Roma: L’Erma di Bretschneider, 2004.

MEDAS, S., “La navigazione di Posidonio dall’Iberia all’Italia e le rotte d’altura nel Mediterraneo occidentale in età romana”, Mayurqa, 30, 2005, p. 577-610.

MEDAS, S., “I contenuti nautici dello Stadiasmos Htoi Periplous Ths Megalhs Qalasshs - Stadiasmo o Periplo del Mare Grande - e le tecniche della navigazione antica”, Memoria de Investigación, Palma: Universidad de las Islas Baleares, 2006.

MEDAS, S., “Lo Stadiasmo o Periplo del Mare Grande e la navigazione antica commento nautico al piú antico testo portolanico attualmente noto”, Gerion, Revista de Historia Antigua, vol. 26 (Número Extraordinario, Anejo 12), 2008, p. 5-225.

MEDEROS MARTÍN, Alfredo, “La cronología fenicia. Entre el Mediterráneo Oriental y Occidental”, in: CELESTINO PÉREZ, Sebastián, JIMÉNEZ ÁVILA, Javier (eds.), El periodo Orientalizante (Actas del 3e Simposio Internacional de Arqueología de Mérida: Protohistoria del Mediterráneo Occidental), Anejos de Archivo Español de Arquelogía, 35, Mérida: CSIC, 2005, p. 305-346.

MEDEROS MARTÍN, A., ESCRIBANO COBO, Gabriel, “Los periplos de Eudoxo de Cízico en la Mauritania Atlántica”, Gerión, 22 (1), 2004, p. 215-233.

MEDEROS MARTÍN, A. y RUIZ CABRERO, Luis Alberto, “El pecio fenicio del Bajo de la Campana (Murcia, España) y el comercio del marfil norteafricano”, Zephyrus, 57, 2004, p. 263-281.

MESTRES, Joan S. y DE NICOLÁS, Joan Carles, “Contribución de la datación por radiocarbono al establecimiento de la cronología absoluta de la prehistoria de Menorca”, Caesaraugusta, 73, 1999, p. 327-341.

MOLINA, Fernando y PAREJA, Enrique, Excavaciones en la Cuesta del Negro (Purullena, Granada), Madrid: Excavaciones Arqueológias en España (86), 1975.

MONTERO RUÍZ, Ignacio, GORNÉS, José Simón, DE NICOLÁS MASCARÓ, Joan, GUAL CERDÓ, Joana, “Aproximación a la metalurgia prehistórica de Menorca entre el 2000 y el 650 cal.aC.” (Homenaje a William H. Waldren), Mayurqa, 30, 2005, p. 289-307.

OLIVER SERVERA, LLorenç, “Les datacions radiocarbòniques als Closos de Can Gaià (Mallorca)”, Mayurqa, 30, 2005, p. 245-262.

PARE, C. F. E. (ed.), Metals make the world go round. The supply and circulation of metals in Bronze Age Europe (Proceedings of a Conference held at the University of Birmingham, June 1997), Oxford: Oxbow Books, 2000, p. 225-232.

PLANTALAMOR, Lluís y STRYDONCK, L. Van, “La cronología de la prehistòria de Menorca (Noves datacions de C14)”, Treballs del Museu de Monorca, 20, 1997, p. 29-31.

PLANTALAMOR MASSANET, Lluis, TANDA, Giuseppa, TORE, G., BALDACCINI, P., DEL VAIS, C., DEPALMAS, A., MARRAS, G., MAMELI, P., MULE, P., OGGIANO, G., SPANO, M., “Cap de Forma (Minorca): la navegazione nel Mediterraneo occidentale dall’età del Bronzo all’età del Ferro. Nota preliminare”, in: G. TANDA (a cura di), rev. Antichità Sarde, Studi e Ricerche. Archeologia delle isole del mediterraneo occidentale, 5, Università degli Studi di Sassari, 1999, p. 11-160.

PONS, Gabriel, Anàlisi espacial del poblament al Pretalaiòtic Final y Talaiòtic I de Mallorca, Palma: col. La Deixa, 2, 1999.

PRIMAS, M., “Early tin bronze in central and southern Europe”, in: Martin BARTELHEIM, Ernst PERNICKA, Rüdiger KRAUSE (Eds.): The beginnings of metallurgy in the Old World, Rahden/ Westf: Verlag Marie Leidorf, 2002, p. 303-314.

PRIMAS, M., “The use of tin and lead in Bronze Age metallurgy”, in: Alessandra GIUMLIA-MAIR y Fluvia LO SCHIAVO (eds.): The problem of Early Tin, Acts of the 14th UISPP Congress Liege, 2-8 september 2001, Section 11 Bronze Age in Europe and the Mediterranean, Oxford: Achaeopress-BAR International Series 1199, 2003, p. 87-91.

PYDYN, A., “Value and exchange of bronzes in the Baltic area and in north-east Europe”, in: CFE PARE (ed.), Metals make the world go round. The supply and circulation of metals in Bronze Age Europe (Proceedings of a Conference held at the University of Birmingham, June 1997), Oxford: Oxbow Books, 2000, p. 225-232.

RAMÓN, Joan, Els monuments antics de les Illes Pitiüses, Ibiza: Consell Insular d’Eivissa i Formentera, 1985.

RAMÓN, Joan, “El recinto púnico del Cap des Llibrell (Ibiza)”, Saguntum, 21, 1987-1988, p. 265-293.

RAMÓN, Joan y COLOMAR, M., “Investigacions arqueòlogiques a la fortificació prehistòrica de Sa Cala (La Mola, Formentera)”, Mayurqa, 25, 1999, p. 31-41.

REYNOLDS, C., “The maritime Character of Minoan civilization”, The American Neptune, 56, 1996, p. 315-351.

ROLDÁN BERNAL, Blanca, MARTÍN CAMINO, Miguel, PÉREZ BONET, María Angeles, “El yacimiento submarino del Bajo de la Campana (Cartagena, Murcia). Catálogo y estudio de los materiales arqueológicos”, Cuadernos de Arqueología Marítima, 3, 1995, p. 11-61.

ROSSELLÓ BORDOY, Guillermo, CAMPS COLL, J., “Excavaciones en el complejo Noroeste de "Es Figueral de Son Real" (Sta. Margarita, Mallorca)”, Noticiario Arqueológico Hispánico, Prehistoria 1, 1972, p. 111-176.

ROSSELLÓ BORDOY, G., “El hogar parrilla en las navetas mallorquinas”, Ampurias, 48-50, 1993, p. 260-267.

RUIZ-GÁLVEZ, Marisa, “El occidente de la península Ibérica, punto de encuentro entre el Mediterráneo y el Atlántico a fines de la Edad del bronce”, Complutum, 4, 1993, p. 41-68.

RUIZ-GALVEZ, Marisa (coord.), La Edad del Bronce ¿Primera Edad de Oro de España? Sociedad, economía e ideología, Barcelona: Crítica Arqueología, 2001.

SALVÀ, Bartomeu, CALVO, Manuel, GUERRERO, Víctor M., “La Edad del Bronce balear (c. 1700/900 BC). Desarrollo de la complejidad social”, Complutum, 13, 2002, p. 193-219.

SEMPLE, Ellen Churchill, “The Templed Promontories of the Ancient Mediterranean”, The Geographical Review, 17, 1927, p. 352-386.

STRYDONCK (Van), Mark, LANDRIE, M., BOUDIN, Mathieu, GROOTES, P.M., NADEAU, M.-J., SPARKS, R., KEPPENS, E., Royal Institute for cultural Heritage Radiocarbon dates XVIII, Bruselas, 2002.

STRYDONCK (Van), Mark, LANDRIE, M., BOUDIN, Mathieu, GROOTES, P.M., NADEAU, Marie-Josée, SPARKS, R., KEPPENS, E., Royal Institute for cultural Heritage Radiocarbon dates XIX (edición en CD), Bruselas 2005.

TORRES, Mariano, RUIZ-GÁLVEZ, Marisa, RUBINOS PÉREZ, Antonio, “La cronología de la cultura nurágica y los inicios de la Edad del Hierro y de las colonizaciones históricas en el Mediterráneo Centro-Occidental”, in: RUIZ-GÁLVEZ, M. (ed.) Territorio nurágico y paisaje antiguo. La meseta de Pranemuru (Cerdeña) en la Edad del Bronce, Anejo de Complutum, 10, 2005, p. 169-194.

VENY MELIÀ, Cristóbal, Las cuevas sepulcrales del Bronce Antiguo de Mallorca, Madrid: Biblioteca Prehistórica Hispana, 9, 1968.

WALDREN, William, “A Balearic beaker model. Ferrandell-Oleza, Valdemosa, Mallorca”, in: WALDREN, W., KENARD, R.C. (Eds.), Bell Beakers of the Western Mediterranean. Definition, Interpretation, Theory and New Site Data, The Oxford Int. Conf. (1986), Part. I, BAR Int. Series 331(i), Oxford, 1987, p. 207-255.

Haut de page

Notes

1 El presente estudio forma parte de las actividades propias del proyecto de investigación HUM2004-00750 titulado Subsistence and Resources in a mediterranean insular environment. The balearic human communities during prehistory, financiado por el Ministerio de Educación y Ciencia.

2 Kristian, KRISTIANSEN, Europa antes de la Historia, Barcelona: Ed. Península, 2001.

3 P.e. ibid.; Marisa RUIZ-GÁLVEZ (coord.), La Edad del Bronce ¿Primera Edad de Oro de España? Sociedad, economía e ideología, Barcelona: Crítica Arqueología, 2001; Anthony F. HARDING, Sociedades europeas de la Edad del Bronce, Barcelona: ed. Ariel Prehistoria, 2003; K. KRISTIANSEN y Thomas B. LARSSON, La emergencia de la sociedad del Bronce. Viajes, transmisiones y transformaciones, Barcelona: Bellaterra Arqueología, 2006.

4 Bartomeu SALVÀ et alii, “La Edad del Bronce balear (c. 1700/900 BC). Desarrollo de la complejidad social”, Complutum, 13, 2002, p. 193-219; V. M. GUERRERO et alii, El poblamiento prehistórico de las islas Baleares. Desde los inicios al fin de la Edad del Bronce [Historia de las Baleares, vol. 1], Palma: Ed. Rey Sol SA, 2006; V. M. GUERRERO, en prensa.

5 Manuel CALVO, B. SALVÁ, “Aproximaciò a la seqüència cronocultural de la naveta I del jaciment de Closos de Can Gaià”, Mayurqa, 25, 1999, p. 61-82; LLorenç OLIVER SERVERA, “Les datacions radiocarbòniques als Closos de Can Gaià (Mallorca)”, Mayurqa, 30, 2005, p. 245-262.

6 Todas las dataciones, salvo las que indican con las siglas AC, son fechas absolutas obtenidas por C14 y expresadas en años solares con 95.4% de probabilidad, tras su calibración mediante el programa OxCal v3.10, los datos técnicos completos están recogidos en la bibliografía que se cita en cada caso.

7 Alfredo MEDEROS MARTÍN, “La cronología fenicia. Entre el Mediterráneo Oriental y Occidental”, in: Sebastián CELESTINO PÉREZ y Javier JIMÉNEZ ÁVILA (eds.), El periodo Orientalizante (Actas del 3e Simposio Internacional de Arqueología de Mérida: Protohistoria del Mediterráneo Occidental) Anejos de Archivo Español de Arquelogía, vol. 35, Mérida: CSIC, 2005, p. 305-346; Mariano TORRES et alii, “La cronología de la cultura nurágica y los inicios de la Edad del Hierro y de las colonizaciones históricas en el Mediterráneo Centro-Occidental”, in: M. RUIZ-GÁLVEZ (ed.) Territorio nurágico y paisaje antiguo. La meseta de Pranemuru (Cerdeña) en la Edad del Bronce, Anejo de Complutum, 10, 2005, p. 169-194; Roald F. DOCTER et alii, “Radiocarbon dates of animal bones in the earliest levels of Carthage”, Mediterranea, 1, 2004-2005, p. 557-577.

8 Fernando GONZÁLEZ de CANALES et alii, El emporio fenicio precolonial de Huelva, Madrid: Biblioteca Nueva, 2004.

9 M. CALVO et alii, Arquitectura ciclópea del Bronce Balear, Palma: Ed. El Tall, 2001a.

10 William WALDREN, “A Balearic beaker model. Ferrandell-Oleza, Valdemosa, Mallorca”, in: W. WALDREN y R. C. KENARD (Eds.), Bell Beakers of the Western Mediterranean. Definition, Interpretation, Theory and New Site Data, The Oxford Int. Conf. (1986), Part. 1, Oxford: BAR Int. Series 331(i), 1987, p. 207-255.

11 M. CALVO y V. M. GUERRERO, Los inicios de la metalurgia en Baleares. El Calcolítico, Palma: Ed. El Tall, 2002, p. 159.

12 M. CALVO et alii, o cit., 2001a; B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002,  193-219; V. M. GUERRERO et alii, op cit., 2006.

13 Cristóbal VENY MELIÀ, Las cuevas sepulcrales del Bronce Antiguo de Mallorca, Madrid: Biblioteca Prehistórica Hispana, 9, 1968.

14 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 210.

15 José Luis GÓMEZ PÉREZ y Antonio RUBINOS PÉREZ, “Informe de la datación del material óseo procedente de dos yacimientos prehistóricos mallorquines”, Mayurqa, 30, 2005, p. 359-367.

16 V. M. GUERRERO et alii, o cit., 2006, p. 170-200.

17 M. Mercè BERGADÀ y Joan DE NICOLÀS “Aportación de la micromorfología al conocimiento de las prácticas pastoriles de finales de la Edad de Bronce en el yacimiento de la Cova des Morts (Mongofre Nou, Maó, Menorca)”, Mayurqa, 30, 2005, p. 180-202; Antonio CAÑELLAS y Joan Carles DE NICOLÀS, “Patologías detectadas en el yacimiento de finales de la Edad del Bronce de Mongofre Nou (Mahón, Menorca)”, in: J. D. VILLALAÍN, C. GÓMEZ BELLARD, F. GOMEZ BELLARD (eds.), Actas del IIº Congreso Nacional de Paleopatología (Valencia, octubre, 1993), Valencia, 1996, p. 367-375.

18 Vicente LULL et alii, La Cova des Càrritx y la Cova des Mussol. Ideología y sociedad en la prehistoria de Menorca, Barcelona: Consell Insular de Menorca, 1999.

19 Josép M. FULLOLA et alii, “La cova des Pas (Ferreries, Menorca): un jaciment cabdal en la prehistòria de les Balears”, Unicum, 7, 2008, p. 1-20. I en prensa.

20 José Simón GORNÉS, “Ipogei del talaiotico finale: analisi e interpretazione della necropoli di Cales Coves, Minorca”, in: L’ipogeismo nel Mediterráneo: sviluppo, quadri culturali (atti del Congresso internazionale, 23-28 maggio 1994, Sassari-Oristano), Sassari: Università degli Studi di Sassari-Istituto di Antichità, 2000, p. 553-571.

21 V. M. GUERRERO et alii, op cit., 2006, p. 174-183; J. M. FULLOLA et alii, art. cit., 2008, p. 1-20.

22 V. LULL et alii, op. cit., 1999.

23 J. M. FULLOLA et alii, art. cit., 2008, p. 1-20.

24 V. M. GUERRERO, “Las islas Baleares en las rutas de navegación del Mediterráneo central y occidental”, in: A. V. PEÑA, C.G. MEDEROS, WAGNER (eds.), La Navegación Fenicia: Tecnología Naval y Derroteros, Madrid: Universidad Complutense-Centro de Estudios Fenicios y Púnicos, 2004, p. 85-134; id., “Nautas baleáricos durante la prehistoria. (Parte 1) Condiciones meteomarinas y navegación de cabotaje”, Pyrenae, 37 (1), 2006a, p. 87-129.

25 V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a, p. 87-129.

26 M. L. KATZEV, “An analysis of the experimental voyages of Kirenia II”, in: TZALAS, H. (ed.), Proceedings of the 2nd International Symposium on Ship construction in Antiquity (Delphi 1987), Tropis II, Atenas: Hellenic Institute for the preservation of nautical tradition, 1990, p. 245-256.

27 Stefano MEDAS, “La navigazione di Posidonio dall’Iberia all’Italia e le rotte d’altura nel Mediterraneo occidentale in età romana”, Mayurqa, 30, 2005, p. 577-610.

28 A. MEDEROS MARTÍN y Gabriel ESCRIBANO COBO, “Los periplos de Eudoxo de Cízico en la Mauritania Atlántica”, Gerión, 22 (1), 2004, p. 215-233.

29 V. M. GUERRERO, art. cit., 2004, p. 85-134.

30 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 193-219.

31 M. CALVO et alii, La Cova des Moro (Manacor, Mallorca). Campanyes d’excavació arqueològiques 1995-98, Palma: Consell Insular de Mallorca (Col.lecció Quaderns de Patrimoni Cultural), vol. 2, 2001b, p. 14-16.

32 Gabriel PONS, Anàlisi espacial del poblament al Pretalaiòtic Final y Talaiòtic I de Mallorca, Palma: col. La Deixa, 2, 1999, p. 101.

33 M. PRIMAS, “Early tin bronze in central and southern Europe”, in: Martin BARTELHEIM, Ernst PERNICKA, Rüdiger KRAUSE (Eds.): The beginnings of metallurgy in the Old World, Rahden/ Westf: Verlag Marie Leidorf, 2002, p. 303-314; id., “The use of tin and lead in Bronze Age metallurgy”, in: Alessandra GIUMLIA-MAIR y Fulvia LO SCHIAVO (eds.): The problem of Early Tin, Acts of the 14th UISPP Congress Liege, 2-8 september 2001, Section 11 Bronze Age in Europe and the Mediterranean, Oxford: Achaeopress-BAR International Series 1199, 2003, p. 87-91.

34 Ignacio MONTERO RUÍZ et alii, “Aproximación a la metalurgia prehistórica de Menorca entre el 2000 y el 650 cal.aC.” (Homenaje a William H. Waldren), Mayurqa, 30, 2005, p. 289-307.

35 J. M. FULLOLA et alii, art. cit., 2008, p. 1-20.

36 C.F.E. PARE (ed.), Metals make the world go round. The supply and circulation of metals in Bronze Age Europe (Proceedings of a Conference held at the University of Birmingham, June 1997), Oxford: Oxbow Books, 2000, p. 225-232.

37 Marisa RUIZ-GÁLVEZ, “El occidente de la península Ibérica, punto de encuentro entre el Mediterráneo y el Atlántico a fines de la Edad del bronce”, Complutum, 4, 1993, p. 41-68.

38 Fernando MOLINA y Enrique PAREJA, Excavaciones en la Cuesta del Negro (Purullena, Granada), Madrid: Excavaciones Arqueológias en España (86), 1975, 52, fig. 102.

39 J. C. MARTÍN DE LA CRUZ, “Los primeros contactos entre Grecia y la península Ibérica. La problemática planteada por los hallazgos de Montoro (Córdoba)”, in: Desiderio VAQUERIZO (coord.), Arqueología de la Magna Grecia, Sicilia y Península Ibérica. Una aproximación a las relaciones culturales en el marco del Mediterráneo Occidental clásico (Encuentro Internacional celebrado en la Universidad de Córdoba, 3-5 de marzo de 1993), Córdoba: Diputación Provincial de Córdoba- Delegación de Cultura, 1994, p. 111-146.

40 K. KRISTIANSEN, op. cit., 2001.

41 Germán DELIBES, Manuel FERNÁNDEZ-MIRANDA, Armas y utensilios de bronce en la Prehistoria de las islas Baleares, Valladolid: Universidad de Valladolid-Studia Archaeologica, 78, 1988.

42 Ibid., p. 170-173.

43 K. KRISTIANSEN, Kristian, Thomas B. LARSSON, La emergencia de la sociedad del Bronce. Viajes, transmisiones y transformaciones, Barcelona: Bellaterra Arqueología, 2006, fig. 32.

44 A. PYDYN, “Value and exchange of bronzes in the Baltic area and in north-east Europe”, in: C.F.E. PARE (ed.), Metals make the world go round. The supply and circulation of metals in Bronze Age Europe (Proceedings of a Conference held at the University of Birmingham, June 1997), Oxford: Oxbow Books, 2000, p. 225-232.

45 Jean ARNAL, Jean PEYRON, Annick ROBERT, « La cachette de fondeur hallstattienne des environs immédiats de Montpellier », in: Omaggio a Fernand Benoit, Bordighera: Institut International d’Études Ligures, 1972, vol. 1, p. 150-160.

46 V. M. GUERRERO, en prensa.

47 André BOUSCARAS, Camille HUGES, « La cargaison de Rochelongues (Agde, Hérault) », in: Omaggio a Fernand Benoit, 1, Bordighera: Institut International d’Études Ligures,1972, p. 173-184.

48 V. M. GUERRERO et alii, “La cultura talayótica. Una sociedad de la Edad del Hierro en la periferia de la colonización fenicia”, Complutum, 13, 2002, p. 237.

49 Richard J. HARRISON, Symbols and warriors. Images of the european Bronze Age, Bristol: Western Academic & Specialist Press Limited, 2004, p. 154-156.

50 Sebastián CELESTINO PÉREZ, Estelas de guerrero y estelas diademadas. La precolonización y la formación del mundo tartéssico, Barcelona: ed. Bellaterra-Arqueología, 2001.

51 Giovanni LILLIU, La civiltà nurágica, Sardegna Archeologica (Studi e Monimenti, 1), Florence: Carlo Delfino Editore, 1987, p. 157-158.

52 J. HERDERSON, «¿Una nueva caracterización? La investigación científica de las cuentas de fayenza encontradas en la Cova des Càrritx (Menorca), Sa Cometa des Morts I (Mallorca), Son Maimó (Mallorca) y Este (Véneto, Italia)», in: V. LULL et alii, o cit., Barcelona: Consell Insular de Menorca, 1999, p. 631-642.

53 V. LULL et alii, o cit., 1999, p. 143.

54 F. GONZÁLEZ de CANALES et alii, o cit., 2004, p. 163-165.

55 V. M. GUERRERO, art. cit., 2004, p. 85-134.

56 Blanca ROLDÁN BERNAL et alii, “El yacimiento submarino del Bajo de la Campana (Cartagena, Murcia). Catálogo y estudio de los materiales arqueológicos”, Cuadernos de Arqueología Marítima, 3, 1995, p. 11-61; A. MEDEROS MARTÍN y Luis Alberto RUIZ CABRERO, “El pecio fenicio del Bajo de la Campana (Murcia, España) y el comercio del marfil norteafricano”, Zephyrus, 57, 2004, p. 263-281.

57 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 193-219.

58 Ibid.

59 LLorenç OLIVER SERVERA, “Les datacions radiocarbòniques als Closos de Can Gaià (Mallorca)”, Mayurqa, 30, 2005, p. 245-262.

60 Guillermo ROSSELLÓ BORDOY, “El hogar parrilla en las navetas mallorquinas”, Ampurias, 48-50, 1993, p. 260-267.

61 G. PONS, op. cit., p. 101.

62 Manuel FERNÁNDEZ-MIRANDA, William WALDREN, “Periodificación cultural y cronología absoluta en la Prehistoria de Mallorca”, Trabajos de Prehistoria, 36, 1979, p. 349-377.

63 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 193-219.

64 George Fletcher BASS, Cape Gelidonya. A Bronze Age Shipwreck, Philadelfia: Transactions of the American Philosophical Society, New Series, vol. 57 (8), 1967.

65 A. BOUSCARAS, C. HUGES, art. cit., p. 173-184.

66 Ehud GALILI et alii, “Bronze Age ship’s cargo of copper and tin”, The International Journal of Nautical Archaeology and Underwater Exploration, 15 (1), 1986, p. 25-37.

67 G. ROSSELLÓ BORDOY y J. CAMPS COLL, “Excavaciones en el complejo Noroeste de "Es Figueral de Son Real" (Sta. Margarita, Mallorca)”, Noticiario Arqueológico Hispánico, Prehistoria 1, 1972, p. 111-176, fig. 33.2.

68 V. M. GUERRERO et alii, art. cit., 2002,  221-258; V. M. GUERRERO et alii, o cit., 2006,  21-22.

69 Lluís PLANTALAMOR y L. Van STRYDONCK, “La cronología de la prehistòria de Menorca (Noves datacions de C14)”, Treballs del Museu de Monorca, 20, 1997, p. 35.

70 B. SALVÀ et alii, art. cit., 2002, p. 193-219.

71 V. M. GUERRERO, “Los asentamientos humanos sobre los islotes costeros de Mallorca”, Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana, 38, Palma, 1981, p. 92-231.

72 V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a; en prensa.

73 El papel jugado por los aborígenes, tanto en las redes de intercambio regional, como en las grandes empresas comerciales y viajes exploratorios, precisamente como guías de los marinos que necesitaban buenos conocedores de la costa, puede quedar claro si recordamos el papel jugado por los lixitas en el periplo de Hannon, de aborígenes en el de Piteas y de indios en el de Eudoxo de Cízico en sus viajes por el Índico (Medas 2003).

74 Odisea, III, 1-14; XVI, 374-400.

75 Odisea, XIII, 70-75; Argonautica, I, 600; ESTRABÓN, op. cit., X, 2, 8-9.

76 S. MEDAS, De rebus nauticis. L’arte della navigazione nel mondo antico, Roma: L’Erma di Bretschneider, 2004, p. 118-127; id., “I contenuti nautici dello Stadiasmos Htoi Periplous Ths Megalhs Qalasshs - Stadiasmo o Periplo del Mare Grande - e le tecniche della navigazione antica”, Memoria de Investigación, Palma: Universidad de las Islas Baleares, 2006; id., “Lo Stadiasmo o Periplo del Mare Grande e la navigazione antica commento nautico al piú antico testo portolanico attualmente noto”, Gerion, Revista de Historia Antigua, 26 (Número Extraordinario, Anejo 12), 2008, p. 5-225.

77 C. REYNOLDS, “The maritime Character of Minoan civilization”, The American Neptune, 56, 1996, p. 315-351.

78 Ellen Churchill SEMPLE, “The Templed Promontories of the Ancient Mediterranean”, The Geographical Review, 17, 1927, p. 352-386.

79 Semni KAROUZOU, Musée National. Guide Illustré du Musée, Atenas: Ekdotike Athenon S.A., 1980, p. 163, centro.

80 Citado por: Pascal ARNAUD, Les routes de la navigation antique. Itinéraires en Méditerranée, Paris: Éditions Errante, 2005, p. 28.

81 J. G. DEMERLIAC, J. MEIRAT, Hannon et l’Empire Punique, Paris: Les Belles Lettres, 1983, p. 272.

82 V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a, p. 87-129.

83 Joan S. MESTRES y Joan Carles DE NICOLÁS, “Contribución de la datación por radiocarbono al establecimiento de la cronología absoluta de la prehistoria de Menorca”, Caesaraugusta, 73, 1999, p. 327-341.

84 L. PLANTALAMOR MASSANET et alii, “Cap de Forma (Minorca): la navegazione nel Mediterraneo occidentale dall’età del Bronzo all’età del Ferro. Nota preliminare”, in: G. TANDA (a cura di), rev. Antichità Sarde, Studi e Ricerche. Archeologia delle isole del mediterraneo occidentale, 5, Università degli Studi di Sassari, 1999, p. 11-160.

85 Mark van STRYDONCK et alii, Royal Institute for cultural Heritage Radiocarbon dates XVIII, Bruselas, 2002.

86 Joan RAMÓN, Els monuments antics de les Illes Pitiüses, Ibiza: Consell Insular d’Eivissa i Formentera, 1985, p. 65-66.

87 J. RAMÓN y M. COLOMAR, “Investigacions arqueòlogiques a la fortificació prehistòrica de Sa Cala (La Mola, Formentera)”, Mayurqa, 25, 1999, p. 31-41.

88 M. van STRYDONCK et alii, Royal Institute for cultural Heritage Radiocarbon dates XIX (edición en CD), Bruselas, 2005.

89 Joan RAMÓN, “El recinto púnico del Cap des Llibrell (Ibiza)”, Saguntum, 21, 1987-1988,  265-293.

90 G. JUAN BENEJAM, L. PLANTALAMOR MASSANET, Memòria de les excavacions a la naveta de Cala Blanca. 1986-1993, Mahon: Treballs del Museu de Menorca, 21, 1997.

91 V. M. GUERRERO et alii, op. cit., 2006.

92 TUCÍDIDES, VI, 2, 6.

93 PSEUDO ESCÍLAX, 112.

94 TUCÍDIDES, IV, 53, 3.

95 Jordi HERNÁNDEZ-GASCH et alii, “La necròpoli talaiòtica de s’Illot des Porros”, Pyrenae, 29, 1998, p. 69-95.

96 M. van STRYDONCK et alii, Royal Institute for cultural Heritage Radiocarbon dates XVIII, Bruselas, 2002.

97 V. M. GUERRERO, art. cit., 1981, p. 92-231.

98 Ibid.; id., art. cit., 2004, p. 85-134; id., “Colonos e indígenas en las Baleares prerromanas”, in: Colonialismo e interacción cultural: El impacto fenicio púnico en las sociedades autóctonas de Occidente (18e Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica Eivissa, 2003), Treballs del Museu Arqueològic d'Eivissa i Formentera, 54, 2004a,  145-203; id., “Nautas baleáricos durante la prehistoria. (Parte 1) Condiciones meteomarinas y navegación de cabotaje”, Pyrenae, 37 (1), 2006a, p. 87-129.

99 L. PLANTALAMOR y L. Van STRYDONCK, “La cronología de la prehistòria de Menorca (Noves datacions de C14)”, Treballs del Museu de Monorca, 20, 1997, p. 69.

100 V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a, p. 87-129.

101 Ibid.

102 A. MEDEROS MARTÍN, art. cit., 2005, p. 305-346; R. F. DOCTER et alii, art. cit., 2005, p. 557-577.

103 F. GONZÁLEZ de CANALES et alii, op. cit., 2004.

104 V. M. GUERRERO et alii, art. cit., 2002,  221-258; V. M. GUERRERO, art. cit., 2006a,  87-129.

105 A. MEDEROS MARTÍN, art. cit., 2005,  305-346; M. TORRES et alii, art. cit., 2005,  169-194.

106 Maria Teresa MASCORT, Maria Teresa et alii, El jaciment protohistòric d’Aldovesta (Benifallet) i el comerç fenici arcaic a la Catalunya meridional, Tarragona: Publicacions de la Diputació de Tarragona, 1991.

107 V. M. GUERRERO y M. CALVO, “Models of Commercial Exchange between the Indigenous Population and Colonists in the Protohistory of the Balearic Islands”, Studi Fenici, 31 (1), 2003, p. 1-29.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1
Légende Depósitos de bronce de las Baleares
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26956/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 936k
Titre Fig. 2
Légende 1.- Navetiforme hospitalet. 2.- Son Mercer d’Abaix. 3 y 4.- Navetiformes de Clossos de Can Gaià. 5.- Conjunto de cerámicas del bronce y vasija toneliforme
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26956/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 856k
Titre Fig. 3
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26956/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 2,0M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Víctor M. Guerrero Ayuso, Manuel Antonio Calvo Trias et Jaume García Rosselló, « La transición a la Edad del Hierro en Baleares. De los intercambios con navegación de cabotaje aborigen al comercio hegemónico fenicio », e-Spania [En ligne], 28 | octobre 2017, mis en ligne le 01 octobre 2017, consulté le 19 novembre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/26956 ; DOI : 10.4000/e-spania.26956

Haut de page

Auteurs

Víctor M. Guerrero Ayuso

Profesor de Prehistoria del Departamento de Ciencias Históricas y Teoría del Arte de la UIB, director de la revista Mayurqa de la sección Historia de la Universitad de las Islas Baleares, Grupo de Investigación Arqueobalear de la UIB, vmguerrero@uib.es
Miembro de la Universidad de las Islas Baleares, Grup de Recerca Arqueobalear http://www.uib.es/depart/dha/prehistoria/, arqueobalear@uib.es;
Departamento de Ciencias Históricas y Teoría de las Artes, Campus UIB, cª de Valldemossa km. 7,5, 07122-Palma

Manuel Antonio Calvo Trias

Profesor titular de prehistoria de la Universidad de las Islas Baleares, director de la revista científica Materialidades y del grupo de Investigación ArqueoUIB, vdhamct0@uib.es
Miembro de la Universidad de las Islas Baleares, Grup de Recerca Arqueobalear http://www.uib.es/depart/dha/prehistoria/, arqueobalear@uib.es;
Departamento de Ciencias Históricas y Teoría de las Artes, Campus UIB, cª de Valldemossa km. 7,5, 07122-Palma

Jaume García Rosselló

Doctor en prehistoria, profesor contratado doctor interino de la UIB, jaume.garcia@uib.es
Miembro de la Universidad de las Islas Baleares, Grup de Recerca Arqueobalear http://www.uib.es/depart/dha/prehistoria/, arqueobalear@uib.es;
Departamento de Ciencias Históricas y Teoría de las Artes, Campus UIB, cª de Valldemossa km. 7,5, 07122-Palma

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org