Navegación – Mapa del sitio
Literatura áurea ibérica

Manuel Fernandes de Vila Real: la difusión de las letras castellanas y lusitanas en la corte de Ana de Austria

Jaime Galbarro García

Resúmenes

El capitán Manuel Fernandes de Vila Real fue un hombre de letras, agitador político y políglota, que llevó a cabo una intensa actividad editorial durante la década de 1640 en París, al servicio del conde da Vidigueira, embajador de Portugal. Cuando regresó a Lisboa en 1649 se le abrió un proceso inquisitorial en el que declaró, entre otras cosas, cuál había sido su labor como escritor, traductor y editor, casi siempre al servicio de la causa prolusitana. Un primer acercamiento a este documento, así como un repaso de las obras que vieron la luz y de los colaboradores con los que contó permiten demostrar la existencia de una literatura ibérica en la periferia de la Monarquía Hispánica estrechamente conectada con la península y sus islas.

Inicio de página

Texto completo

  • 1 Sobre la figura y la obra de Manuel Fernandes de Vila Real destacan las investigaciones de José Rib (...)

1Manuel Fernandes de Vila Real es uno de esos portugueses arrinconados por la historiografía literaria de España y Portugal, aunque paradójicamente llevó a cabo una importantísima labor en la difusión de las letras ibéricas. Su peripecia vital, marcada por la militancia muy activa en la causa portuguesa y el trágico desenlace que finalmente padeció, ha suscitado el interés de algunos historiadores, especialmente portugueses, desde finales del siglo XIX1. Sin embargo, más allá de las contingencias políticas, me parece necesario revisar y reivindicar la polifacética actividad de este portugués como escritor, historiador, traductor y editor durante la década de 1640 en Francia. Me propongo un acercamiento global a su intensa actividad, para plantear la existencia de un territorio literario ibérico en el corazón de la Francia de Ana de Austria.

2Nació Manuel Fernandes de Vila Real en Lisboa hacia 1608, en el seno de una familia de comerciantes de origen judaizante. En su juventud alcanzó el grado de capitán bajo las órdenes de Jorge Mascarenhas, en la plaza portuguesa de Tánger. Volvió a su tierra, pero también anduvo por España (especialmente en Sevilla, Madrid y Málaga). En octubre de 1638 viajó a Ruan por cuestiones comerciales, pero acabó residiendo durante más de una década en el país galo. Estaba en París cuando se produjo la aclamación del nuevo monarca portugués y fue él mismo, que ya tenía relaciones con el cardenal Richelieu, quien comunicó esta noticia al valido francés. En noviembre de ese mismo año el conde da Vidigueira fue nombrado embajador en París, y Manuel Fernandes de Vila Real entró a su servicio. En 1644 obtuvo el título de cónsul de París y el embajador fue nombrado marqués de Niza. En 1649 volvió a Lisboa con el marqués de Niza, un regreso que fue fatalmente definitivo, porque le valió la acusación de ser uno de los hombres más activos de la «nação portuguesa», es decir, del grupo de judaizantes portugueses exiliados en Francia, que practicaban sin excesivos riesgos su propia fe. A raíz de esta acusación, así como de la de importar numerosos libros prohibidos, Manuel Fernandes de Vila Real fue detenido y procesado por la Inquisición portuguesa.

  • 2 Arquivo Nacional da Torre do Tombo (ANTT), Inquisição de Lisboa, proceso 7794, vol. 2, fol. 204r (s (...)
  • 3 Sobre la relación entre Manuel Fernandes de Vila Real y Antonio Enríquez Gómez ya tuve ocasión de h (...)

3La detallada declaración que Manuel Fernandes de Vila Real hizo ante el Santo Oficio de Portugal arroja datos fundamentales sobre su labor como diplomático al servicio del conde da Vidigueira, quien posteriormente sería nombrado Marqués de Niza. De hecho, dentro de su propio testimonio, además de hacer constar las idas y venidas de su activismo, deja escrito un apartado dedicado a «Livros e papeis que tenho escrito e impresso»2, y que constituye la brújula de la aproximación que aquí llevo a cabo. Este testimonio autógrafo, escrito en portugués, recoge de manera cronológica en tres folios la mayor parte de las obras que escribió, tradujo o ayudó a publicar. Además, hay que considerar que es, al menos, «la mayor parte», porque Manuel Fernandes de Vila Real ocultó deliberadamente su relación con aquellas obras que podían vincularlo de forma evidente con Antonio Enríquez Gómez o con la «nação portuguesa»3.

  • 4 Así lo ha estudiado Fernando BOUZA en «Entre dos reinos, una patria rebelde. Fidalgos portugueses e (...)

4Comienza su declaración diciendo: «Avera vinte annos escreui hum epitome de toda a historia de Espanha que dey manuscripto a dom ¿Hieronimo Mascarenhas?», y añade en la siguiente línea: «Fiz varias arvores genealogicos dos Reys de Espanha, e outras familias». Estos trabajos primerizos y juveniles nos trasladan, al menos, a 1629, y, aunque no tenemos noticia de estos testimonios manuscritos, de ellos se infiere cómo ya se iba despertando su interés por la historia. La historia de España que había escrito acabó en manos de Jerónimo de Mascarenhas, hijo de Jorge de Mascarenhas, bajo cuyas órdenes había servido como soldado en la plaza de Tánger. Jerónimo de Mascarenhas (Lisboa, 1611 - Segovia, 1672) estudió teología en Coimbra, y era canónigo de esta catedral cuando se produjo la revuelta de Portugal en 1640. En ese momento tomó partido por el bando castellano y se trasladó a Madrid, donde obtuvo no pocas recompensas por su gesto. Además, Jerónimo de Mascarenhas atesoró una importante librería con impresos y manuscritos, muchos de los cuales paran hoy en la Biblioteca Nacional de España4.

  • 5 Antonio ENRÍQUEZ GÓMEZ, Academias morales de las musas, ed. coordinada por Milagros RODRÍGUEZ CÁCER (...)

5Por estos mismos años, ya en la década de 1630, entró en contacto con los cenáculos literarios de Lisboa y Madrid. Residió algunas temporadas en la corte y debió mantenerse con algún tipo de actividad comercial (cuya naturaleza exacta desconozco). Tuvo ocasión de asistir a representaciones de comedias y conoció a Antonio Enríquez Gómez, pues así lo refleja en la «Apología» que publicó al frente de las Academias morales de las musas (Bordeaux: Pierre de La Court, 1642): «Los teatros de Madrid son el más seguro testimonio, pues tan repetidamente se vieron llenos de vítores y alabanzas. Eran envidiadas [las comedias de Antonio Enríquez Gómez], pero también eran aplaudidas»5.

  • 6 Manuel FERNANDES DE VILA REAL debió conocer el manuscrito de los comentarios de Manuel de Faria y S (...)
  • 7 Diogo BARBOSA MACHADO, Bibliotheca lusitana historica, critica e cronologica, Lisboa Occidental: na (...)
  • 8 Mauro CADOVE, «Alcino en campo colorado (1)», El Rinconete (del Centro Virtual Cervantes), 13 de fe (...)
  • 9 Se trata de un manuscrito destinado a la imprenta, con una aprobación del censor Aires Correa fecha (...)

6Antes de marcharse de España publicó un «discurso» titulado Color verde a la divina Celia, que cuenta con una aprobación breve pero elogiosa de Manuel de Faria y Sousa, fechada en octubre de 1637 en Madrid6. Este texto en prosa en el que habla sobre el color verde se presenta como «respuesta a otro del color azul, que escribió el doctor Fernando Alvares Brandão, insigne jurisprudente, ilustre ingenio lusitano e íntimo amigo mío»7, y alude a otro del doctor Fernando Cardoso, un panegírico del color verde que dedicó a la también poeta doña Isabel Henríquez. Estos discursos de Vila Real y el de Álvarez Brandón contaron con otra respuesta titulada Color de colores, color colorado: respuesta a dos tratados del azul y verde a la hermosa Clori, firmado por Alcino Raheri Lacala, anagrama del portugués Alonso de Alcalá y Herrera (15991682)8, que se conserva manuscrito en la BNE, ms. 175649.

  • 10 Veáse Fernando DÍAZ ESTEBAN, «La poetisa entre los literatos. El ejemplo de Isabel Enríquez entre l (...)
  • 11 Mercedes Blanco ha recuperado recientemente la figura de Miguel Silveira. Véase Mercedes BLANCO, «L (...)

7El diálogo que establecen estos textos y autores constata la relación de Manuel Fernandes de Vila Real con las veladas literarias y artísticas de este grupo de conversos y criptojudíos asentados en Madrid en la década de 1630. Este vínculo bien pudo nacer del apoyo recíproco que los miembros de la llamada «nacão portuguesa» se profesaban entre sí, especialmente en asuntos comerciales. Entre ellos se contaba el poderoso banquero Bartolomé Febos, a cuyas reuniones asistía el médico Fernando Cardoso o los poetas Antonio Enríquez Gómez, Isabel Enríquez10, o Miguel Silveira11.

  • 12 ANTT, Inquisição de Lisboa, proceso 7794, fol. 204r. A. BORGES COELHO interpreta que el poeta escri (...)

8En su declaración ante el Santo Oficio, sin embargo, Manuel Fernandes de Vila Real explica que la génesis de la composición y publicación de Color verde a la divina Celia fue muy distinta: «Na quaresma do anno de 1636 a instancia de certa religiosa do mosteiro de Santa Anna desta cidade, escrevi hum discurso sobre a côr verde, que no anno seguinte imprimi em Madrid», y añade seguidamente, para alejar cualquier sospecha: «Vejasse e se podia proceder de animo que não fosse catholico»12.

  • 13 Para la biografía de Antonio Enríquez Gómez son fundamentales las monografías de I. S. RÉVAH, Anton (...)

9Entre los años 1636 y 1637, aproximadamente, se produjo una llamativa dispersión de una parte importante de este grupo: al sur de Francia se marchó Antonio Enríquez Gómez aprovechando el apoyo de la red familiar que allí tenía13, y al norte del país se trasladó Manuel Fernandes de Vila Real; en el Reino de Nápoles acabó Miguel Silveira, bajo la protección del nuevo virrey, Ramiro Núñez de Guzmán; y en las comunidades sefarditas del norte de Italia se instaló Fernando Cardoso. Desconozco las razones que suscitaron la casi simultánea diáspora de estos hombres de letras establecidos en la corte, pero el asunto merecería un estudio detallado.

10Manuel Fernandes de Vila Real, según su propia declaración ante el Santo Oficio, llegó a Ruan a finales de octubre de 1638 con la intención de comprar algún navío en aquellos puertos. En enero de 1639, después de pasar brevemente por París, consiguió adquirir un barco en Havra de Grace (actualmente Le Havre). Durante ese año anduvo preparando el navío para un viaje a América, pero finalmente este proyecto se canceló por la muerte de uno de sus promotores, Joao Roiz de Morães. En Havra de Grace trabó amistad con monseñor Fortecuyer, gobernador de ese puerto, que le franqueó el acceso para conocer al cardenal Richelieu.

  • 14 Creo que podría tratarse de la obra del jesuita Joseph Filere (1587‑1658) titulada Le Miroir sans t (...)

11En este mismo año de 1639, Manuel Fernandes de Vila Real se dedicó, según reconoce explícitamente, a estudiar lenguas haciendo ejercicios de traducción. Así, trasladó del italiano al castellano Il ritrato del privato politico christiano estratto dall'originale di alcvne attioni del Conte Dvca di S. Lvcar… (Bologna: presso Giacomo Monti e Carlo Zenero, 1635) de Virgilio Malvezzi, y del francés una obra cuyo título consigna en portugués: Espelho sem adulação14.

  • 15 Sobre las embajadas que Juan IV envió a buena parte de Europa para obtener el reconocimiento intern (...)
  • 16 Esta estrecha relación se refleja en el legajo de cartas de la Biblioteca de Ajuda, ms. 49‑X‑12, Mi (...)

12La noticia de la aclamación popular del rey Juan IV le llegó en la Navidad de diciembre de 1640 y se la comunicó en primicia al cardenal Richelieu. Fue probablemente uno de sus primeros pasos más relevantes en su compromiso con la «causa lusitana». Decidió, entonces, recibir a la embajada extraordinaria que el nuevo monarca portugués envió en febrero de 1641, encabezada por Francisco de Mello y Antonio Coelho de Carvalho, y se ofreció a estos desde el principio como colaborador e intercesor ante el cardenal Richelieu15. Gracias a su don de lenguas, Manuel Fernandes de Vila Real se hizo imprescindible, pues no solo hablaba el portugués y el español, sino que también conocía el francés, el italiano, el árabe y el latín. De hecho, durante la embajada se convirtió en una especie de ayudante de Cristóbal Suárez de Abreu, secretario oficial de los embajadores16.

  • 17 Véase, por ejemplo, José María JOVER, 1635. Historia de una polémica y semblanza de una generación, (...)

13Como ya ha sido estudiado por José María Jover, o más recientemente por María Soledad Arredondo, entre otros17, desde la declaración de guerra de Francia a España en 1635 se inició de forma paralela una confrontación propagandística, acrecentada notablemente con la independencia de Portugal y las revueltas en Cataluña en 1640. Esta «guerra de papel» contó con numerosas plumas de muy distinta naturaleza en cada uno de los bandos y supuso llevar el enfrentamiento militar al ámbito de la opinión pública.

  • 18 Para el estudio y edición del texto véase Jaime GALBARRO GARCÍA, El Triumpho lusitano de Antonio En (...)

14Parece que Manuel Fernandes de Vila Real no dudó en aprovechar esta coyuntura y desde el principio participó de muy diversas maneras, pero especialmente encargando textos o editándolos. Probablemente, uno de sus primeros colaboradores fue su amigo Antonio Enríquez Gómez, a quien le encomendó redactar una relación en verso de los venturosos sucesos acaecidos a la embajada portuguesa. Antonio Enríquez Gómez en ese momento se hallaba probablemente viviendo en Burdeos, por lo que no pudo ser testigo de los acontecimientos, como él mismo insinúa al final del poema. Sin embargo, debió escribir su texto mediante las informaciones que Manuel Fernandes de Vila Real le suministró poco a poco. Así lo estudié con más detalle en la edición que realicé del Triumpho lusitano. Recibimiento que mandó hazer Su Magestad el Christianíssimo Rei de Francia Luis XIII. a los Embaxadores Extraordinarios, que S. M. el Sereníssimo Rey D. Iuan el 4. de Portugal le embió el año de 1641 [París: s.n., junio de 1641]18. La obra, escrita en castellano, se imprimió de forma anónima en una desconocida imprenta parisina a principios de junio de 1641, cuando la embajada portuguesa ya había cumplido su misión diplomática principal. En cuanto la relación fue impresa en París, se remitió a Lisboa para dar noticia allí de la embajada, y en esta ciudad apareció de nuevo en agosto, tan solo unos días antes de que regresara la embajada extraordinaria enviada por Juan IV a Francia.

15Pero volvamos a la embajada portuguesa en Francia, porque antes de que Manuel Fernandes de Vila Real la recibiera el 1 de marzo de 1641 en Orleans, el portugués venía trabajando en una biografía del cardenal Richelieu, que acabó publicando aquel mismo año con el título de Epítome genealógico del eminentísimo Cardenal Duque de Richelieu, Pamplona: en casa de Juan Antonio Berdún, 1641. Sin duda la traducción que había hecho de Il ritrato del privato politico cristiano de Virgilio Malvezzi, dedicada a la figura del Conde Duque, fue su inspiración. En su declaración ante el San Oficio ofrece interesantes detalles al respecto:

  • 19 ANTT, Inquisição de Lisboa, proceso 7794, fol. 204r.

No principio do anno de 1641, por causa da acclamação de sua magestade, e para obrigar ao cardeal de Richelieu, escrevi o livro Politico Christianissimo; e tendo d’elle noticia os primeiros embaixadores, me fizeram grandes instancias que o acabasse, para que elles lh’o apresentassem. E por que me não quiz fiar em meu pouco talento, dei o dito livro ao padre Francisco de Macedo para que o revisse e emendasse. Elle o viu em companhia do secretario da embaixada, Christovão Soares d’Abreu; conferimos as emendas, e com ellas dei o livro aos embaixadores, que o presentaram ao cardeal, na ultima audiencia que tiveram em Abville. O cardeal deu o livro ao abbade Mazarino, que tambem o reviu. E no cabo de dois mezes m’o restituiu em Mezieras, com grandes elogios. Os embaixadores o viram e approvaram, e em particular Antonio de Coelho de Carvalho19.

  • 20 J. Ribeiro Guimarães, op. cit., p. 121.
  • 21 Ibid., p. 121.
  • 22 I. S. RÉVAH, «Un pamphlet contre l’inquisition d’Antonio Enríquez Gómez: La seconde partie de la Po (...)

16Los detalles tan precisos de unas circunstancias ocurridas casi diez años antes de la declaración de Manuel Fernandes de Vila Real se explican por su necesidad de convencer a los inquisidores de que la obra que ahora era denunciada había contado con la revisión y el respaldo político y religioso de la embajada portuguesa, de Richelieu y Mazarino y, de manera muy especial, de fray Francisco de Santo Agostinho de Macedo, quien precisamente lo había denunciado ante el Santo Oficio iniciando un proceso inquisitorial que sería mortal para el acusado. Ahora se le señalaba por haber hecho en su obra «proposições que, em face da inquisição, eram atrevidas e mal soantes, porque tendiam a defender a liberdade de consciência, e a condemnar os excessos do santo tribunal»20. Y, efectivamente, el discurso de Manuel Fernandes de Vila Real estaba dentro de un difícil equilibrio que proponía la reforma del Santo Oficio desde un posicionamiento pretendidamente católico, pero que al mismo tiempo defendía la libertad de religión21. Se trataba de una posición cercana a la que Antonio Enríquez Gómez había manifestado en la Política Angélica22, libro también perseguido por el Santo Oficio.

  • 23 Antonio PÉREZ GOYENA, «Sobre la tragicomedia de Calixto y Melibea», Boletín de la Comisión de Monum (...)

17La historia editorial del Epítome genealógico del eminentíssimo Cardenal Duque de Richelieu y discursos políticos sobre algunas acciones de su vida (Pamplona: en casa de Juan Antonio Berdún, 1641), es especialmente reveladora de los mecanismos propagandísticos llevados a cabo por su autor. Se publicó sin licencias, aprobaciones, censura, tasa y, además, con un pie de imprenta falso, pues no existió ningún impresor llamado Juan Antonio Berdún en Pamplona. Según Antonio Pérez Goyena, la falsificación del pie de imprenta respondía al propósito de introducir la obra en España, pues en ella se deslizaban críticas tanto al Santo Oficio como a Felipe IV23.

18Pocos meses después, el Epítome genealógico… fue remozado y publicado con el título El político cristianíssimo o discursos políticos sobre algunas acciones de la vida del eminentíssimo señor Cardenal duque de Richelieu por el Capitán M. F. de Villa Real, Pamplona: en casa de Juan Antonio Berdún, 1642. Esta nueva impresión presenta algunos ajustes en los preliminares y diversas supresiones en el texto, pero se imprime de nuevo sin permisos legales y con el mismo pie de imprenta falso. Aunque no tengo datos exactos de la fecha de impresión, creo que se podría situar con posterioridad al 4 de diciembre de 1642, día de la muerte del cardenal Richelieu. La desaparición del poderoso valido francés fue aprovechada por Manuel Fernandes de Vila Real para revitalizar su obra dándola de nuevo a la estampa, sin modificar el contenido para no perder tiempo, pero con un formato de bolsillo, un doceavo, que le permitía mayor difusión.

  • 24 He aquí una relación de las traducciones de esta obra:

19No cabe duda de que esta biografía y la estrategia editorial desarrollada tuvieron un importante éxito, pues en los años siguientes fue traducida al francés, al alemán y al italiano. En cada uno de esos traslados el texto fue renovado, sufrió ampliaciones, modificaciones, añadidos y se suprimieron en todos los casos las composiciones preliminares de Antonio Enríquez Gómez24.

  • 25 A. ENRÍQUEZ GÓMEZ, Academias morales de las musas, ed. cit., vol. 2, p. 257‑262, y Muriel ELVIRA, « (...)

20Precisamente unos meses antes, en ese mismo año de 1642, Antonio Enríquez Gómez había publicado las Academias morales de las musas (Bordeaux: en la imprenta de Pedro de La Court, 1642), precedida de una elogiosa «Apología» del capitán Manuel Fernandes de Vila Real, quien se declara «su mayor amigo»25. Las Academias morales de las musas, dedicadas a Ana de Austria, tampoco aparecen en la declaración de Fernandes de Vila Real, pero tengo indicios de que participó o colaboró de alguna forma en el proceso de impresión. Este cancionero desarrollado en un marco pastoril, con cuatro comedias intercaladas, que escribió Antonio Enríquez Gómez para darse a conocer como poeta y dramaturgo vio lleva una portada arquitectónica y un grabado del poeta realizado por Michel Lasné (ca. 1590‑1667). Este fue uno de los grabadores del rey Luis XIII, autor también del grabado del cardenal Richelieu para el Epítome genealógico… No parece que tal privilegio pudiera ser alcanzado fácilmente por un desconocido judeoconverso exiliado en Francia sin el apoyo de alguien que empezaba a tener cierto nombre en la corte, como era Manuel Fernandes de Vila Real.

21En 1642 Juan Caramuel Lobkowitz publicó una Respuesta al manifiesto del reino de Portugal… (Anberes: En la Oficina Plantiniana de Balthasar Moreto, 1642) que fue contestada primero por Antonio de Sousa Macedo con su Juan Caramuel… convencido (Londres: Richard Herne, 1642) y, poco después, a petición del conde da Vidigueira, por Manuel Fernandes de Vila Real con el Anticaramuel o Defença del manifiesto del reyno de Portugal (Paris: en la officina de Miguel Blageart, en la calle de la Calandra, a la Flor de Lys, junto al Palacio, 1643). La respuesta, redactada en castellano, estaba dedicada a su promotor, don Vasco Luis de Gama, el conde da Vidigueira, y con ella Manuel Fernandes de Vila Real participaba en primera persona en la propaganda probragancista, enfrentándose al que podríamos considerar el mayor apologeta de los derechos dinásticos de Felipe III para con Portugal: Juan Caramuel Lobkowitz.

22Manuel Fernandes de Vila Real reconoce en su declaración que el mismo año tradujo al francés y al castellano, «acrecentado y enmendado», el discurso «Principe vendido». Probablemente esta traducción la hizo a partir del original en latín: Innocentis, et liberi principis venditio Viennae celebrata die 25. Iunij anno 1642: Venditore Rege Hungariae: Emptore Rege Castellae: Stipvlantibvs in conventione ex parte Castellae Don Francisco de Mello eius armorum gubernatore in Flandria, Don Emmanuel de Moura Corte real legat in Germania: Exparte Regis Hungariae…: Venditus est, celsissimus Regius Infans Dominus Eduardus frater serenissimi Regis Portugalliae Ioannis IIII, [s.l.: s.n., s.a.] atribuido tradicionalmente a António Moniz de Carvalho, y que luego vertió «acrecentado e emmendado» tanto al francés, con el título de Le Prince vendu, ou contract de vente de la personne du Prince libre et innocent Dom Edoüard infant de Portugal, passé à Vienne le 25. iour de Juin 1642. ou furent presents le Roy de Hongrie comme vendeur. Le Roy de Castille comme acheteur. Et stipulans dans le contract pour le Roy de Castille. Dom Francisco de Mello gouuerneur de ses armées en Flandres. Dom Emmanuel de Moura Cortereal, son ambassadeur en Alemagne… (A Paris: chez Jean Paslé, au Palais, à l’entrée de la Sale Dauphine, 1643); como al castellano: El príncipe vendido, o venta del inocente y libre príncipe don Duarte infante de Portugal, celebrada en Vienna, a 25 de junio de 1642 años (Paris: en casa de Jean Palé, vendesse en el Palacio, a la entrada de la sala nueva, 1643, e inmediatamente después en Barcelona: en la emprenta de Jaume Romeau, 1643). El texto aborda la captura en Alemania, por mandato de Felipe III, del hermano de Juan IV, el infante don Duarte. Este fue vendido a España en 1642 y su cautiverio en el castillo de Milán, donde falleció el 3 de septiembre de 1649, fue objeto de numerosas críticas por parte de los portugueses.

  • 26 ANTT, Inquisição de Lisboa, proceso 7794, fol. 204v‑205r.

23También en ese año de 1643 imprimió por orden del conde da Vidigueira Le Mercure Portugais ou Relations Politiques de la fameuse révolution d’Estat arrivée en Portugal depuis la mort de D. Sebastien jusques au couronnement de D. Iean IV, àpresent regnant… (A Paris: chez Ant. de Sommaville, au Palais, en la Salle des Merciers, à l’Escu de France, et Augustin Courbé, en la mesme Salle, à la Palme, 1648). No se menciona a su redactor en la portada, pero sí aparece firmando la dedicatoria al conde da Vidigueira el francés François de Grenaille, sieur de Chatonnières (1616‑1680), aunque por las propias declaraciones de Manuel Fernandes de Vila Real se deduce que su participación en la elaboración del texto fue mayor de la que parece en un primer momento, pues se excusa afirmando que: «eu nisso não tenho mais culpa que ser hum instrumento da vontade e ordem do embaixador, em serviço da patria», y añade para eludir su responsabilidad: «O autor he francez, a quem o Conde pagou o trabalho que nisso tomara»26.

  • 27 Probablemente alude a Le Mercure françois ou Suite de l'Histoire de la Paix, que comenzó a editarse (...)
  • 28 ANTT, Inquisição de Lisboa, proceso 7794, fol. 205r.

24En esta declaración, Manuel Fernandes de Vila Real se atribuye la responsabilidad de otros trabajos escritos y difundidos «em serviço da patria», como los Mercurios de Franca, donde dio cuenta de la aclamación de Juan IV «emendando alguns erros passados»27; o un «largo discurso dos reis de Portugal, e das famílias que delles procedem, que anda impresso nos livros da real genealogia de França»28.

  • 29 Ibid.
  • 30 La descripción bibliográfica que presentan varios catálogos electrónicos consultados resulta confus (...)
  • 31 Ilídio de SOUSA RIBEIRO, Fr. Francisco de Santo Agostinho de Macedo. Um filósofo escotista portuguê (...)
  • 32 Diogo BARBOSA MACHADO, Bibliotheca Lusitana, op. cit., t. III, p. 241.

25También señala que: «Imprimi duas vezes o livro da Lusitania Vindicata do ilustrissimo arcebispo eleito de Lisboa, em latim, e o traduzi em castelhano, e o imprimi tambem em francez»29. Alude aquí a la publicación de la Lusitania Vindicata de Manuel da Cunha, obispo de Coimbra, y después arzobispo de Lisboa. Se conocen dos impresiones de esta obra en latín30, pero sin nombre de autor y sin pie de imprenta, lo que ha dado lugar a algunas confusiones o interpretaciones contrapuestas. Barbosa Machado se la atribuye a fray Francisco de Santo Agostinho de Macedo, a raíz de unas palabras al lector que aparecen consignadas al final de algunos impresos. Sin embargo, no hay duda de que el texto fue de Manuel de Cunha. La fecha y lugar de impresión plantean algunos problemas, pues diversos catálogos la fechan hacia 1641 en Lisboa, pero Ilídio de Sousa Ribeiro la sitúa en París con posteridad a 1647, basándose en la alusión que fray Francisco de Santo Agostinho de Macedo hace en ella a su Propugnaculum Lusitano-Gallicum31. No me parece concluyente este argumento, dado que el fraile debió de emplear varios años en redactar este extenso tratado en latín y porque, según la declaración inquisitorial, realizada de forma cronológica, Manuel Fernades de Vila Real colaboró en la impresión de esta obra hacia 1644 o 1645. La traducción al castellano que él se atribuye puede ser el impreso titulado Portugal restaurado, sin identificación tipográfica ([Lisboa]: s.n., [1645]) y sin nombre del traductor. Barbosa Machado atribuyó esta traducción a Jacinto Freire de Andrade32. En cambio, la versión francesa podría ser La delivrance et le restablissement du Royaume de Portugal. Traduit du Latin de l’illustrissime archeuesque de Lisbone, A Rouen: De l’imprimerie de Laurant Maurry…, 1648. No obstante, esta aparece firmada por un misterioso «P. M.», cuya relación o no con Manuel Fernandes de Vila Real está por estudiar.

26No siempre su tarea editora pasó desapercibida. Su nombre como responsable de la obra aparece consignado en la portada de la publicación de los Cinco livros da decada doze da historia da India de Diogo do Couto, Paris: [s.n.], 1645, en estos términos:

Tirados a luz pello Capitão Manuel Fernandes de Villa Real, cavalleiro fidalgo da casa do serenissimo Dom Ioão IV, rey de Portugal…, residente na corte de Pariz e consul da nação portugueza nos Reynos de França.

27La edición de este tratado historiográfico de Diogo do Couto presenta también la dedicatoria de Manuel Fernandes de Vila Real a su señor, el V conde da Vidigueira. Este era descendiente directo de Vasco da Gama, uno de los descubridores de la India, e hijo de Francisco de Gama, IV conde da Vidigueira, que alcanzó el cargo de virrey en la India, como cuenta Diogo do Couto en su obra.

28Otro trabajo en el que ostentó con orgullo su nombre fue la publicación de la Architectura militar o fortificación moderna. Compuesta, traducida y aumentada por el capitán Manuel Fernandez de Villarreal…, Paris: en la imprenta de Juan Henault, 1649. En el mismo taller había salido el año antes la obra original: Traité des fortifications ou architecture militaire, Paris: Juan Henault, 1648. El traductor explica con entusiasmo su trabajo en el prólogo al lector (fol. a6r‑v):

Por ser el primero que he visto en lengua española y por el afecto, por no decir brevedad, con que le hice, espero consiga tu aplauso. […] [H]a empezado en traducción de uno que el P. Fornier, de la Compañía de Jesús, hizo imprimir en esta corte, y mudando de intento, le añadí, mudé y compuse de manera que, con razón, le puedo llamar hijo de mi estudio. […] Servime de las planchas y designios que hallé hechos, por excusar el gasto y el enfado de hacerlas de nuevo.

29Sin embargo, la mayor parte de los escritos de Manuel Fernandes de Vila Real vio la luz, generalmente sin su nombre, en numerosos panfletos y pliegos, como se advierte por las varias enumeraciones que hace, por ejemplo:

A informação do processo do mesmo conde [IV conde da Vidigueira] sobre a perda das naos e residencia. Duas folhas em francez do que possue Portugal no reino, e suas conquistas.
[…]
Alem destes libros e papeis, tenho escripto varios discursos sobre quasi todas as acçoes e incidentes da paz, en favor deste reino. Sobre o mandar‑se a pimenta a França. Sobre a moeda e levantamento della. Sobre o estabelecer-se neste reino um porto livre. Muitos contra Hollanda, sobre Angola, e o Brasil, em que sempre fui, e serei de parecer, que se não devia restituir. Varias cartas suppostas, para dar conta do que era Portugal. Tudo o que se imprimiu nas Gazetas, tocante a este reino, foi visto por mim, e nellas fiz respostas a varios discursos […] Em novembro de 1648 fiz hum discurso sobre os damnos que se seguiam a sua magestade do assento que se havia feito para os portos. E outro sobre Pernambuco […]

  • 33 C. L. WILKE, art. cit., p. 161.

30Esta ingente producción ha quedado completamente en la sombra en los acercamientos a este publicista portugués, entre otras razones, por las evidentes dificultades que entrañan la identificación y localización de todos estos opúsculos, que podrían estar escritos (y/o traducidos) en castellano, francés, portugués o italiano, y que raramente aparecen firmados con su nombre o que incluso lo hacen con el de otro. Recientemente, Carsten L. Wilke ha dado a conocer el hallazgo en la serie Miscellanea Manuscripta, Convento da Graça, 177‑180 del Archivo Nacional da Torre do Tombo, donde ha encontrado «approximately thirty manuscript drafts written by Vila Real, adding up to more than one hundred pages. Some papers are undated; others bear dates between January 29, 1644, and May 29, 1649»33.

31Pero los buenos oficios de Manuel Fernandes de Vila Real como editor, traductor, o escritor en la sombra, no se limitaron al servicio de la corona portuguesa, sino que también se aplicaron en favor de la república de las letras, si bien en su declaración tan solo se mencionaba de forma muy escueta:

[Imprimi] As obras do capitão Miguel Botelho, secretario do embaixador. As obras de soror Violante do Céo. Os Solilóquios, de Lope de Vega.
Na semana santa do mesmo anno [1649], emendei um poema, que fez Manuel Thomaz, da ilha da Madeira, intitulado –
Phenix da Lusitânia, e restauração de Portugal– a instancia do auctor, e do dr. Paulo de Sena, que tinha a seu cargo a impressão do dito livro. E fiz a dedicatória d'elle a Gaspar de Faria Severim.

  • 34 Dos años antes se imprimieron en Lisboa los Soliloquios amorosos de un alma a Dios, escritos en len (...)

32Conviene detenerse en la publicación de estas obras y en el papel como editor que en ellas tuvo Manuel Fernandes de Vila Real. La más llamativa son los Soliloquios amorosos de un alma a Dios, Rouen: Laurens Maurry, 1646 («Os Solilóquios, de Lope de Vega»)34. No he podido consultar ningún ejemplar, pero según la descripción de Maria Grazia Profeti, la portada añade:

  • 35 Maria Grazia PROFETI, Per una bibliografia di Lope de Vega: opere non drammatiche a stampa, Kassel: (...)

Mandados imprimir por orden del Exmo Señor Conde Almirante. Dedicados a la Señora Condessa de Vidiguera Doña Inés de Noroña. Bueltos a luz por don Leonardo de San Joseph, canónigo reglar de la orden de San Agustin del Reino de Portugal35.

33Esta edición reproduce la prínceps de Lope de Vega, realizada en Madrid, en casa de la viuda de Alonso Martín en 1626, pues recoge la aprobación de José de Valdivieso y la del licenciado Juan Pérez de Montalbán, que se estamparon para esa primera ocasión. La nueva impresión francesa resulta ser un regalo del Conde Almirante, es decir, Vasco Luis da Gama, a su esposa doña Inés de Noroña. Se repetía de esta forma una práctica desarrollada desde las primeras impresiones de esta obra: la dedicatoria a una dama noble. En efecto, Lope de Vega había dedicado la prínceps a doña Inés de Zúñiga, Condesa de Olivares y duquesa de Sanlúcar, esposa del Conde-Duque de Olivares. A doña María de Lencastro, marquesa de Gouveia, esposa del primer Marqués de Gouveia, se dedicó la impresión de los Soliloquios amorosos…, Lisboa: en la emprenta de Lorenzo de Anveres y a su costa, año 1644. La tarea de Manuel Fernandes de Vila Real parece que se limitó a disponer la impresión de la obra en la imprenta de Rouen, sin embargo, en la portada del impreso se hace alusión a Leonardo de São José, capellán del conde da Vidigueira.

  • 36 Sobre la producción de esta religiosa son fundamentales los trabajos de Nieves BARANDA LETURIO, «Vi (...)
  • 37 M. D. MARTOS, art. cit.
  • 38 Nieves BARANDA LETURIO, art. cit., p. 139.
  • 39 Fray Leonardo de São José anuncia en sus palabras a Violante do Céu «na carta que me escreueo o cap (...)
  • 40 António Moniz de Carvalho (1610‑1654) fue secretario del Conde da Vidigueira y participó en la emba (...)
  • 41 Poco se sabe de Jorge de Sousa da Costa, más allá de que informó al conde da Vidigueira de la publi (...)

34Este agustino tuvo también un papel importante en la edición de las Rimas varias de Soror Violante do Céu, Rouen: Lourenço Maurry, 164636. Como ha estudiado Nieves Baranda, fue Leonardo de São José, amigo de la religiosa, quien recopiló sus versos, y los dio a la imprenta sin que ella concediera su permiso, como él mismo señala en la dedicatoria de la obra al Conde da Vidagueira: «Restituo a V. M. impressos os versos que minha curiosidade juntou, e que trazendo comigo de Portugal a esta corte, fez dar à estampa o Excelentíssimo Senhor Conde Almirante»37. Las Rimas várias se publicaron «en fechas inmediatas a las de los paratextos, firmados a 30 de enero y 16 de enero»38, poco antes de que el conde da Vidigueira fuera nombrado marqués de Niza en su estancia en Lisboa el 7 de febrero de 1646. De nuevo la intervención de Manuel Fernandes de Vila Real ha pasado desapercibida en las tareas de edición y publicación de esta obra. Al margen de la evidente participación de Leonardo de São José39, Manuel Fernandes de Vila Real fue el verdadero ejecutor de la edición. Recurrió como otras muchas veces a un impresor de su confianza: Lourenzo Maurry, y solicitó para los preliminares la colaboración poética de algunos de sus estrechos colaboradores, como António Moniz de Carvalho40, autor de una décima; el agustino Leonardo de São José, responsable de otras cuatro; Jorge de Sousa da Costa, «gentilhombre do Exelentissimo Senhor Conde Almirante», con otra décima41; y Antonio Enríquez Gómez, con una canción. Resta un texto sin firmar en los preliminares de las Rimas várias, un pequeño párrafo dirigido a «Aquem ler», elogiando a la poeta. Si tenemos en cuenta que Manuel Fernandes de Vila Real reconoce haberse encargado de la impresión de la obra, cabe la posibilidad de este breve texto sea suyo.

  • 42 D. BARBOSA MACHADO, Bibliotheca lusitana, op. cit., t. III, p. 466; Cayetano Alberto de la BARRERA, (...)
  • 43 No se ha conservado, o no he podido localizar, ningún ejemplar de esta obra.
  • 44 Véase la reciente «dissertação de Mestrado em História» de Pedro José BARBOSA DA SILVA, António de (...)

35Por estas mismas fechas, António Moniz de Carvalho y Antonio Enríquez Gómez participaron también en los preliminares de las Rimas varias y tragicomedia del Mártir de Etiopía de Miguel Botelho (Rouen: por Lourenço Maurry, 1646), junto a otros poetas. Miguel Botelho (Visco, 1595‑¿Francia?, ca. 1647) fue el secretario del V conde da Vidigueira; no en vano, su relación con esta familia arrancaba de cuando anduvo al servicio en la India portuguesa del IV conde da Vidigueira, Francisco de Gama, quien lo nombró entonces capitán. Su obra en prosa y en verso ha permanecido en el limbo de la historiografía literaria por esa doble coyuntura de ser un portugués que escribió toda su producción en castellano. Los pocos datos biobibliográficos que se tienen se repiten desde Diogo Barbosa Machado, aunque en los últimos años se está profundizando en la producción de este autor42. Se señala que en su juventud se instaló en la corte madrileña, donde publicó sus primeras obras, como la Fábula de Píramo y Tisbe (Madrid: por la viuda de Fernando Correa de Montenegro, 1621) y la novela pastoril Prosas y versos del pastor de Clenarda (Madrid: por la viuda de Fernando Correa Montenegro, 1622). Tras sus servicios al IV conde da Vidigueira en su virreinato en la India portuguesa, regresó a España y publicó La Filis (Madrid: Luis Sánchez, 1641). Apoyó la causa lusitana y volvió a Portugal cuando se produjo el levantamiento. Poco después, se marchó como secretario con el V conde da Vidigueira, cuando este fue nombrado embajador de Portugal en Francia en 1642. Allí publicó el Soliloquio de Cristo nuestro Señor en la cruz en 164343, en la imprenta de Miguel Blageart, utilizada el mismo año por Manuel Fernandes de Vila Real para la impresión de su Anticaramuel, y al siguiente por António Moniz de Carvalho para Francia interesada con Portugal. Manuel Fernandes de Vila Real se hizo cargo también de la impresión de las Rimas varias… y contó para los preliminares con un soneto en portugués de Antonio de Sousa Macedo (1606‑1682)44, quien por entonces era desembargador de la Casa de Suplicación de Lisboa y había participado en la embajada portuguesa en Inglaterra y en la propaganda probragancista con su tratado Lusitania liberata ab injusto Castellanorum dominio…, Londini: in officinâ Richardi Heron, 1645.

36La última tarea editorial de envergadura que Manuel Fernandes de Vila Real llevó a cabo fue la edición del O Phaenix da Lusitania, ou aclamaçam do serenissimo rey de Portugal Dom Ioam IV. do Nome; poema heroico (Rouen: Lourenço Maurry, 1649):

Na semana santa do mesmo anno [1649], emendei um poema, que fez Manuel Thomaz, da ilha da Madeira, intitulado Phenix da Lusitania, e restauração de Portugal a instancia do auctor, e do dr. Paulo de Sena, que tinha a seu cargo a impressão do dito livro. E fiz a dedicatória d’elle a Gaspar de Faria Severim.

  • 45 D. BARBOSA MACHADO, Bibliotheca lusitana, op. cit., p. 395‑396.
  • 46 João LUCIO AZEVEDO, Historia dos Christàos Novos Portugueses, Lisboa: Livraria Clássica Editora de (...)
  • 47 Antonio [H]enríquez Gómez firma en esta ocasión las composiciones con las iniciales de su nombre: « (...)
  • 48 Basilio Sebastián CASTELLANOS DE LOSADA, Biografía eclesiástica completa…, Madrid: imprenta de don (...)

37Tampoco de Manuel Thomas (Guimarães, 1585 – Madeira, 1665) se tienen muchos más datos de lo que consigna Diogo Barbosa Machado45, quien señala que escribió comedias, autos sacramentales y un buen número de poemas que han sobrevivido en diversos manuscritos. No obstante, fue conocido por la Insulana, Amberes: em Caza de Ioam Meursio Impressor, 1635. Pese al aislamiento en el que, al parecer, vivió recluido en la isla de Madeira, colaboró en la propaganda prorrestauracionista y se discute su pertenencia a la «nação portuguesa»46. A la dedicatoria a Gaspar de Faria Severim y el prólogo a los lectores, ambos en portugués y firmados por Manuel Thomas, hay que sumar un conjunto de poemas en latín, castellano y portugués en elogio del destinatario, el autor y su obra. No obstante, en esta ocasión sorprende el número y la variedad de participantes, así como la presencia de religiosos. Las composiciones están organizadas por idiomas. En primer lugar se recogen los epigramas latinos de los jesuitas Ioannes Morato y Antonio García, profesor de retórica; de dos franceses: un teólogo minorita llamado Bonaventura Lioút y Michaelis Blondelij rothomagensis, es decir, Michel Blondeleau de Ruan; y el portugués Francisco César de Miranda. Las dos composiciones, en latín y en castellano, de un anónimo amigo del autor, constituyen la bisagra que da paso a los versos de la segunda parte de los preliminares: dos décimas en portugués del franciscano Manoel da Purificaçao; un soneto y dos décimas en castellano del teólogo franciscano Valentim de Moura; y una canción y un soneto de Antonio Enríquez Gómez47. Salvo de este amigo de Manuel Fernandes de Vila Real, del resto de los poetas no he logrado ninguna información significativa que permitiría trazar mejor la red de conexiones de un poeta portugués en los márgenes de la literatura ibérica. Todo apunta a que algunos de ellos pudieron ser elegidos previamente por Manuel Thomas, como lo fue el autor de la censura, Lourenço Rebello48, un jesuita portugués asentado en la isla de Madeira.

  • 49 C. L. WILKE, art. cit., p. 166, señala: «Like his superior, the Marquis of Niza, he was a passionat (...)

38La polifacética figura de Manuel Fernandes de Vila Real precisa aún de estudios de calado. Es necesario identificar bien el conjunto de su producción, especialmente los escritos políticos, económicos y propagandísticos de menor entidad que publicó sin su nombre (o con el de otros). Su don de lenguas y su importante labor vertiendo al castellano, portugués o francés textos de diversa naturaleza ofrece un campo muy fecundo para los interesados en la traducción durante el siglo XVII. Un verdadero conocimiento de las relaciones entre Portugal y Francia y de las acciones diplomáticas llevadas a cabo por el conde da Vidigueira en la década de 1640 obliga al historiador a investigar esta figura, que se mantuvo en la sombra en no pocas ocasiones, pero que influyó decisivamente con sus escritos y acciones en la consolidación de la independencia de Portugal. También Manuel Fernandes de Vila Real constituye un ejemplo excelente como intermediario en el mundo de la edición y del comercio del libro, que conocía en profundidad. Supo rentabilizar las vicisitudes históricas para relanzar su propia obra, como hizo con la edición revisada de El político cristianísimo, a raíz de la muerte del cardenal Richelieu; aprovechó los recursos materiales que estaban a su alcance para editar sus traducciones, como cuando reutilizó los grabados del Traité des fortifications… de George Fornier; y se encargó de proveer con escogidos ejemplares la biblioteca de su señor, el conde da Vidigueira, así como la suya49. La causa abierta contra Manuel Fernandes de Vila Real por el Santo Oficio de Portugal, conservada en el Archivo Nacional de la Torre do Tombo, constituye un documento excepcional para conocer su actividad, pero hay que leerla con cierta cautela y tratar de descubrir por otros medios la información ocultada o tergiversada. Por esta razón es conveniente recurrir a otras fuentes, como los papeles del marqués de Niza localizados por C. L. Wilke, el legajo de cartas (Missões em França) de la Biblioteca da Ajuda o la documentación diplomática del archivo del Ministère des Affaires étrangères en París, entre otras posibles fuentes por localizar.

39Este apresurado repaso por las más importantes obras escritas, editadas y traducidas por Manuel Fernandes de Vila Real demuestra la existencia de una literatura ibérica, al menos durante la década de 1640, en el corazón de Francia, potencia enfrentada a la Monarquía Hispánica durante estos años. La publicación de textos propagandísticos en latín, y sus traducciones en castellano o portugués, responde a la dinámica propia de la «guerra de papeles» de la Restauração portuguesa. Esta contaba con vías propias de comunicación, por ejemplo, la conexión entre imprentas alejadas entre sí (como las de Lisboa con París o Barcelona), y con hombres de letras (historiadores, religiosos, traductores, etc.) preparados para responder con prontitud a la propaganda del enemigo. La impresión y difusión de textos de carácter literario, como las obras en verso mencionadas y editadas por Manuel Fernandes de Vila Real, se aprovecharon de estas mismas vías de conexión y contaron con los mismos agentes o intermediarios, aunque estos textos literarios no estuvieran al servicio de la propaganda política de forma tan evidente como el Triumpho lusitano de Antonio Enríquez Gómez.

40Los núcleos principales de difusión en territorio francés están claramente situados en París, con talleres como el de Miguel Blageart y, en Ruan, con la imprenta de Lourenço Maurry. Este último mantuvo una estrecha colaboración con Manuel Fernandes de Vila Real y dio cobertura a la producción, sobre todo literaria, de autores portugueses (Soror Violante do Céu, Miguel Botelho y Manuel Thomas), de la «nação portuguesa», como Antonio Enríquez Gómez, o incluso del Parnaso español, como Lope de Vega. En Portugal fue Lisboa, y especialmente el taller de Lourenço de Anvers, el que mantuvo conexiones más estrechas con la difusión de la producción ibérica en Francia. Estos nodos principales suministraban obras literarias y de propaganda a otros puntos más o menos cercanos. Las islas Azores y Madeira conocieron la producción francesa gracias a la conexión que mantenían con Lisboa. Así se ha constatado con la impresión en Ruan de O Phaenix da Lusitania de Manuel Thomas, cuyo original vino de Madeira, pero también es posible encontrarla en sentido inverso, como ilustra el siguiente caso. En 1644, tan solo dos años después de la publicación de las Academias morales de las musas (Burdeos: Pedro de la Court, 1642) de Antonio Enríquez Gómez, un comisario inquisitorial, Manuel Monteiro, denuncia al Santo Oficio portugués, desde las islas Azores, que el «Prólogo» de esta obra contiene misteriosas palabras

  • 50 I. S. Révah, op. cit., p. 527.

que a mim se me representa nellas querer o autor calumniar a os que no Sancto Offício se accusam huns a outros […] Vieram algũs volumes deste a esta ilha, que começaram a correr, e de Lixboa veo tambem algum que lá se comprou […]50.

41No cabe duda de que las conexiones que la propaganda lusitana fue abriendo en lugares tan apartados como Madeira o las islas Azores sirvieron también para la difusión de productos literarios que, en otras condiciones, nunca habría llegado a estas costas.

Inicio de página

Notas

1 Sobre la figura y la obra de Manuel Fernandes de Vila Real destacan las investigaciones de José Ribeiro Guimarães, «1640‑1652 Manuel Fernandes Villa Real», in: Summario de Varia Historia, Lisboa: Typ. de J. G. Sousa Neves, 1875, vol. 5, p. 85‑146; Innocencio Francisco da Silva, Diccionario Bibliographico Portuguez, Lisboa: Imprensa Nacional, 1893, p. 189‑209; José RAMOS‑COELHO, Manuel Fernandes VilaReal e o seu processo na Inquisiçao de Lisboa, Lisboa: Empresa do «Occidente», 1894; Israel Salvator Révah, «Manuel Fernandes Vilareal, adversaire et victime de l’Inquisition Portugaise», Iberida, n. 1 y 3 (abril y diciembre, 1959), p. 3‑54 y 183‑207; Herman Prins SALOMON, «Nova luz sobre a condenação à fogueira de Manuel Fernandes Villa Real», in: Maria Helena CARVALHO DOS SANTOS (ed.), Inquisição, Lisboa: Sociedade Portuguesa de Estudos do Século XVIII, 1990, vol. 3, p. 765‑773; António BORGES COELHO, «Manuel Fernandes Vila Real no discurso político dos primeiros anos da Restauração», in: Maria da Graça A. MATEUS (ed.), A união ibérica e o mundo atlántico, Lisboa: Edições Colibri, 1997, p. 285‑306; Manuel FernAndeS de Vila real, Epítome genealógico do Eminentíssimo Cardeal Duque de Richelieu e Discursos políticos sobre algumas acções da sua vida, ed. de A. BORGES COELHO, Lisboa: Caminho, 2005; João Pedro GOMES, Epitome Genealogico de Manuel Fernandes Vila Real e a Politica Angelica de Antonio Enríquez Gómez: o pensamento político de dois cristãos-novos na década de 1640. Tesis de mestrado. História Moderna e dos Descobrimentos, Faculdade de Ciências Sociais e Humanas, Universidade Nova de Lisboa, 2008; y, muy recientemente, Carsten L. WILKE, «Manuel Fernandes Vila Real at the Portuguese Embassy in Paris, 1644‑1649: New Documents and Insights», Journal of Levantine Studies, vol. 6, verano/invierno 2016, p. 153‑176.

2 Arquivo Nacional da Torre do Tombo (ANTT), Inquisição de Lisboa, proceso 7794, vol. 2, fol. 204r (sigo la numeración a lápiz). Forma parte de la «Declaração que fiço eu Manoel Fernandez Vila Real […] prezo neste carcere do Sancto Officio», que se inicia en el fol. 201r.

3 Sobre la relación entre Manuel Fernandes de Vila Real y Antonio Enríquez Gómez ya tuve ocasión de hacer un primer acercamiento en Jaime GALBARRO GARCÍA, «Manuel Fernández de Villarreal y la propaganda de la nação portuguesa», Versants: Revue suisse des littératures romanes (2013), n. 60:3 (fascículo español), p. 131‑142. Número monográfico Heterodoxias y periferias: La poesía hispánica en el Bajo Barroco, Itzíar LÓPEZ GUIL, Adrián J. SÁEZ, Antonio SÁNCHEZ JIMÉNEZ y Pedro RUIZ PÉREZ (eds.).

4 Así lo ha estudiado Fernando BOUZA en «Entre dos reinos, una patria rebelde. Fidalgos portugueses en la Monarquía Hispánica después de 1640», Estudis: Revista de historia moderna, n. 20, 1994, p. 83‑104 (p. 96).

5 Antonio ENRÍQUEZ GÓMEZ, Academias morales de las musas, ed. coordinada por Milagros RODRÍGUEZ CÁCERES y Felipe B. PEDRAZA, Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla La Mancha, 2015, 2 vols., p. 260‑261.

6 Manuel FERNANDES DE VILA REAL debió conocer el manuscrito de los comentarios de Manuel de Faria y Sousa a Camoens, impresos en 1639, pues ya los cita en el Color verde a la divina Celia, Madrid: por la viuda de Alonso Martín de Balboa, 1637, fol. 22r: «Manuel de Faria y Sousa en el erudito y docto comento que tiene escrito a los Lusiadas de Camoens sobre la Est. 22, del Cant. 4».

7 Diogo BARBOSA MACHADO, Bibliotheca lusitana historica, critica e cronologica, Lisboa Occidental: na officina de Antonio Isidoro da Fonseca, 1752, t. II, p. 17, señala que Fernando Alvares era médico y autor de un Tratado em defensa da cor azul conservado en un manuscrito.

8 Mauro CADOVE, «Alcino en campo colorado (1)», El Rinconete (del Centro Virtual Cervantes), 13 de febrero de 2012. Disponible en: <http://cvc.cervantes.es/el_rinconete/anteriores/febrero_12/13022012_02.htm>. [En línea. Consultado el 18/06/2017].

9 Se trata de un manuscrito destinado a la imprenta, con una aprobación del censor Aires Correa fechada el 3 de enero de 1639 en Lisboa. F. BOUZA señala que este manuscrito estaba destinado a la venta (Hétérographies: formes de l'écrit dans le Siècle d'Or espagnol, Madrid: Casa de Velázquez, 2010, p. 56).

10 Veáse Fernando DÍAZ ESTEBAN, «La poetisa entre los literatos. El ejemplo de Isabel Enríquez entre los judaizantes del siglo XVII», in: La creatividad femenina en el mundo del barroco hispánico: María de Zayas, Isabel Rebeca Correa, Sor Juana Inés de la Cruz, Monika BOSSE, Barbara POTTHAST y André STOLL (eds.), Kassel: Reichenberger, 1999, vol. 2, p. 419‑438.

11 Mercedes Blanco ha recuperado recientemente la figura de Miguel Silveira. Véase Mercedes BLANCO, «La ley con fuego escrita: acerca del Macabeo de Miguel de Silveira», in: Lingua Spagnola e cultura ispánica a Napoli fra Rinascimento e Barroco, Encarnación SÁNCHEZ GARCÍA (dir.), Napoli: Tullio Pironti Editore, 2013, p. 293‑354, y el artículo recogido en el presente monográfico: «La cultura ibérica del exilio marrano: Góngora y Camões en El Macabeo de Miguel Silveira».

12 ANTT, Inquisição de Lisboa, proceso 7794, fol. 204r. A. BORGES COELHO interpreta que el poeta escribió esta obra «a pedido de uma freira, certamente a poetisa Soror Violante do Céu» (M. FERNANDES DE VILA REAL, Epítome Genealógico do Eminentíssimo Cardeal Duque de Richelieu…, ed. cit., p. 37). En mi opinión, pese a la relación que pudiera existir entre el poeta y la monja lisboeta, no puede conjeturarse tal cosa. Al margen de que la explicación de Manuel Fernandes de Vila Real tenga o no algo de verdad, lo cierto es que Soror Violante do Céu ingresó en 1630 en el Convento de Nosssa Senhora da Rosa, de la Orden de los Dominicos, y no en el convento de franciscanas de Santa Ana de Lisboa, al que alude el escritor con «desta cidade».

13 Para la biografía de Antonio Enríquez Gómez son fundamentales las monografías de I. S. RÉVAH, Antonio Enríquez Gómez: un écrivain marrane (v. 1600‑1663), edición establecida, presentada y anotada por C. L. WILKE, Paris: Editions Chandeigne - Peninsules, 2003; y C. L. WILKE, Jüdisch-Christliches Doppelleben im Barock (Zur Biographie des Kaufmanns und Dichters Antonio Enríquez Gómez), Frankfurt am Main: Peter Lang, 1994.

14 Creo que podría tratarse de la obra del jesuita Joseph Filere (1587‑1658) titulada Le Miroir sans tache, enrichy des merveilles della nature dans les miroirs, Lyon: Chez la vesve de Claude Rigaud, & Phillipe Borde, en ruë Merciere, à la Fortune, 1636.

15 Sobre las embajadas que Juan IV envió a buena parte de Europa para obtener el reconocimiento internacional a su reinado siguen siendo fundamentales los trabajos de Edgar PRESTAGE, Ministros Portugueses nas Cortes estrangeiras no reinado de D. João IV e a sua correspondencia, Oporto: typ. da empresa litteraria e typographica, 1915; ibid., As relações diplomáticas de Portugal com a França, Inglaterra e Holanda, de 1640 a 1668, Coimbra: imprensa da Universidade, 1928; y Eduardo BRAZÃO, A diplomacia portuguesa nos séculos XVII e XVIII, vol. 1 (1640‑1700), Lisboa: Editorial Resistência, 1980.

16 Esta estrecha relación se refleja en el legajo de cartas de la Biblioteca de Ajuda, ms. 49‑X‑12, Missões em França, que está por estudiar.

17 Véase, por ejemplo, José María JOVER, 1635. Historia de una polémica y semblanza de una generación, Madrid: Instituto Jerónimo Zurita‑CSIC, 1949; y María Soledad ARREDONDO, Literatura y propaganda en tiempo de Quevedo: guerras de plumas contra Francia, Cataluña y Portugal, Madrid: Universidad de Navarra-iberoamericana/ Vervuert, 2011.

18 Para el estudio y edición del texto véase Jaime GALBARRO GARCÍA, El Triumpho lusitano de Antonio Enríquez Gómez, Sevilla: Editorial Universidad de Sevilla, 2015.

19 ANTT, Inquisição de Lisboa, proceso 7794, fol. 204r.

20 J. Ribeiro Guimarães, op. cit., p. 121.

21 Ibid., p. 121.

22 I. S. RÉVAH, «Un pamphlet contre l’inquisition d’Antonio Enríquez Gómez: La seconde partie de la Política Angélica (Ruan, 1647)», Revue des Études Juives, n. 131 (1962), p. 81‑168. Actualmente Felice Gambin, de la Universidad de Verona, está llevando a cabo una edición de esta polémica obra de Antonio Enríquez Gómez.

23 Antonio PÉREZ GOYENA, «Sobre la tragicomedia de Calixto y Melibea», Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra, 1936, p. 127‑130.

24 He aquí una relación de las traducciones de esta obra:

- Le politique tres chrestien, ou Discours politiques…, Paris: Tovssainct Quinet…, 1643. Reeditada en Paris: [s.n.], 1647. Aunque por razones obvias no lo cite en su declaración, cabe la posibilidad de que esta traducción al francés fuera una tarea de Fernandes de Vila Real.

- Christlicher politicus, oder politisches bedencfen über die fürnemsten Lebens Handlungen dess Beiland Durchlauchtigen Cardinals und Hertzogs von Richelieu…, Dressden: In Berlegung Christian Bergens…, 1645.

- Il politico christianissimo overo Discorsi politici sopra alcune attioni della vita dell’ eminentissimo sig. Cardinale Duca di Richeliev… Tradotto del Spagnuolo da Paris Cerchieri, Venetia: Marco Gazoni, 1646.

- Le grand politique françois: contenant la vie et les actions heroique du cardinal de Richelieu, ses ambassades et negociations…, Paris: Chez la veufue G. Loyson, 1653.

25 A. ENRÍQUEZ GÓMEZ, Academias morales de las musas, ed. cit., vol. 2, p. 257‑262, y Muriel ELVIRA, «“Prólogo” de las Academias morales de las musas», in: Proyecto «Les idées du théâtre», Anne Cayuela (dir.). Disponible en: <http://www.idt.paris-sorbonne.fr/html/Enriquez-Academias-Preface.html>. [En línea. Consultado el 18/06/2017].

26 ANTT, Inquisição de Lisboa, proceso 7794, fol. 204v‑205r.

27 Probablemente alude a Le Mercure françois ou Suite de l'Histoire de la Paix, que comenzó a editarse en 1605. En los volúmenes de la década de 1640 no faltan las noticias sobre los acontecimientos de Portugal y su enfrentamiento con España, si bien las que he podido consultar no aparecen firmadas.

28 ANTT, Inquisição de Lisboa, proceso 7794, fol. 205r.

29 Ibid.

30 La descripción bibliográfica que presentan varios catálogos electrónicos consultados resulta confusa y no permite esclarecer si hay dos o más ediciones o estamos también ante la existencia de emisiones. Se conservan numerosos ejemplares de estas impresiones en latín en la Biblioteca Nacional de Portugal, la Biblioteca Nacional de Francia, la Biblioteca Universitaria de Salamanca, etc. Al parecer, ambas impresiones en latín pueden distinguirse por el tamaño, una en 16º y otra en 12º, pero se precisa un cotejo bibliográfico para esclarecer verdaderamente la impresión de la obra en latín de Manuel da Cunha.

31 Ilídio de SOUSA RIBEIRO, Fr. Francisco de Santo Agostinho de Macedo. Um filósofo escotista português e um paladino da Restauração, Coimbra: Universidad de Coimbra, 1951, p. 111‑112.

32 Diogo BARBOSA MACHADO, Bibliotheca Lusitana, op. cit., t. III, p. 241.

33 C. L. WILKE, art. cit., p. 161.

34 Dos años antes se imprimieron en Lisboa los Soliloquios amorosos de un alma a Dios, escritos en lengua latina por el M. R. P. Graviel Padecopeo, y en la castellana por Lope de Vega Carpio, dirigidos a la Excelentissima señora doña Maria de Lencastro, marquesa de Gouvea, En Lisboa: En la Emprenta de Lorenzo de Anveres, y a su costa, año de 1644.

35 Maria Grazia PROFETI, Per una bibliografia di Lope de Vega: opere non drammatiche a stampa, Kassel: Reichenberger, 2002, p. 347.

36 Sobre la producción de esta religiosa son fundamentales los trabajos de Nieves BARANDA LETURIO, «Violante do Céu y los avatares políticos de las Restauração», Iberoamericana, VII, n. 28 (2007), p. 137‑150, sobre la relación de compromiso de la monja dominica con la independencia de Portugal, y María Dolores MARTOS, «Receptores históricos y conciencia autorial en paratextos de impresos poéticos femeninos (1600‑1800)», Criticón, 125 (2015), p. 79‑92, disponible en: https://criticon.revues.org/2167 [En línea. Consultado a 18/6/19], y Julián OLIVARES, «Género sexuado, género literario y ansiedad autorial en la poesía sacra de Sor Violante del Cielo», in: Eros divino. Estudios sobre la poesía religiosa iberoamericana del siglo XVII, Zaragoza: Prensas universitarias de Zaragoza, 2011, p. 307‑333. También contamos con una edición de esta obra: Violante DO CÉU, Rimas várias, Margarida VIEIRA MENDES (ed.), Lisboa: Presença, 1994.

37 M. D. MARTOS, art. cit.

38 Nieves BARANDA LETURIO, art. cit., p. 139.

39 Fray Leonardo de São José anuncia en sus palabras a Violante do Céu «na carta que me escreueo o capitao Miguel Botelho de Carualho» aplaudiendo sus versos (V. DO CÉU, Rimas varias de Soror Violante do Céu, Rouen: Lourenço Maurry, 1646, fol. A3r).

40 António Moniz de Carvalho (1610‑1654) fue secretario del Conde da Vidigueira y participó en la embajada portuguesa a Suecia y Dinamarca, como recogió en su Memória da jornada e successos que houve nas duas Embaixadas que Sua Magestade mandou aos reinos de Suecia e Dinamarca (Lisboa: na Officina de Domingos Lopes Rosa, 1642). En la guerra de papel suscitada por la propaganda prolusitana intervino con varios opúsculos, como Francia interesada con Portugal en la separación de Castilla…, Paris: Miguel Blageart, 1644. Dadas las tareas políticas que desempeñaba, debió mantener una estrecha relación con Manuel Fernandes de Vila Real, quien tradujo al castellano el Innocentis et liberi Principis venditio…, antes mencionado.

41 Poco se sabe de Jorge de Sousa da Costa, más allá de que informó al conde da Vidigueira de la publicación de la Política Angélica de Antonio Enríquez Gómez en Ruan, un tratado que contenía proposiciones en contra del Santo Oficio y que Manuel Fernandes de Vila Real había alentado. Véase I. S. RÉVAH, art. cit., y Constance Hubbard ROSE y Michele GENDREAU‑MASSALOUX, «Antonio Enríquez Gómez et Manuel Fernandes de Villareal: deux destins parallèles, une vision politique comune», Revue des Etudes Juives, n. 36 (1977), p. 381‑382; reimpreso en Trames, n.º 2 (1978), p. 87‑103.

42 D. BARBOSA MACHADO, Bibliotheca lusitana, op. cit., t. III, p. 466; Cayetano Alberto de la BARRERA, Catálogo bibliográfico y biográfico del teatro antiguo español, Madrid: Rivadeneyra, 1860, p. 46; José ARES MONTES, Góngora y la poesía portuguesa del siglo XVII, Madrid: Gredos, 1956, p. 93‑94. En los últimos años ha comenzado a interesar este autor, como se advierte por las investigaciones de Pedro CORREIA, «La Fábula de Píramo y Tisbe de Miguel Botello», Humanitas, n. 54, 2002, p. 351‑396, Cristina CASTILLO MARTÍNEZ, «Los círculos poéticos y políticos de Miguel Botelho de Carvalho: del Pastor de Clenarda a las Rimas varias y Tragicomedia del mártir de Etiopía», Il confronto letterario, n. 64, junio, 2014, p. 7‑23, y la Tesis Doctoral de Alberto RODRÍGUEZ DE RAMOS, La poesía de Miguel Botelho de Carvalho. Estudio y edición de la Fábula de Píramo y Tisbe (1621) y Rimas varias (1646), Madrid: Facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid, 2016, dirigida por Isabel Colón Calderón y disponible en: http://eprints.ucm.es/39965/1/T37970.pdf [En línea. Consulta el 18/06/2017].

43 No se ha conservado, o no he podido localizar, ningún ejemplar de esta obra.

44 Véase la reciente «dissertação de Mestrado em História» de Pedro José BARBOSA DA SILVA, António de Sousa de Macedo. Diplomata, Conselheiro da Fazenda, Secretário de Estado, Coimbra: Departamento de História, Estudos Europeus, Arqueologia e Artes da Faculdade de Letras da Universidade de Coimbra, dirigida por Fernando Taveira y disponible en: http://hdl.handle.net/10316/30132 [En línea. Consultado el 18/06/2017].

45 D. BARBOSA MACHADO, Bibliotheca lusitana, op. cit., p. 395‑396.

46 João LUCIO AZEVEDO, Historia dos Christàos Novos Portugueses, Lisboa: Livraria Clássica Editora de A. M. Teixeira, 1921, p. 395‑396.

47 Antonio [H]enríquez Gómez firma en esta ocasión las composiciones con las iniciales de su nombre: «A. H. G.».

48 Basilio Sebastián CASTELLANOS DE LOSADA, Biografía eclesiástica completa…, Madrid: imprenta de don Alejandro Gómez Fuentenebro, 1864, t. XX, p. 1015‑1018.

49 C. L. WILKE, art. cit., p. 166, señala: «Like his superior, the Marquis of Niza, he was a passionate collector of books printed in French, Italian, Latin, Portuguese, and Spanish. While Dom Vasco Luís had a collection of 2,160 volumes, Vila Real owned more tan 1,400 books».

50 I. S. Révah, op. cit., p. 527.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Jaime Galbarro García, « Manuel Fernandes de Vila Real: la difusión de las letras castellanas y lusitanas en la corte de Ana de Austria », e-Spania [En línea], 27 | juin 2017, Publicado el 12 junio 2017, consultado el 25 septiembre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/26862 ; DOI : 10.4000/e-spania.26862

Inicio de página

Autor

Jaime Galbarro García

Universidad de Sevilla – Grupo PASO

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org