Navegação – Mapa do site
Literatura áurea ibérica

La integración de los imperios ibéricos a través de los memoriales de Lorenzo de Mendoza

Antonio Valiente Romero

Resumos

En 1630, tras una amplia experiencia como sacerdote y comisario de la Inquisición en el virreinato del Perú, Lorenzo de Mendoza llegó a la corte, donde dio a la imprenta una serie de memoriales dirigidos a Felipe IV, todos ellos con el trasfondo común de un imperio global, integrado y estable. Los principales pilares de su visión de la monarquía eran el lugar que debían ocupar los portugueses y otros súbditos del monarca frente a los castellanos, la protección de los indígenas y la salvaguarda de las remesas de plata que anualmente traían las flotas.
Estas exposiciones dieron lugar su nombramiento como prelado episcopal de Rio de Janeiro, donde procuró poner en práctica sus ideas integradoras, pero la fuerte reacción de las oligarquías coloniales portuguesas precipitó su regreso a Madrid pocos años después, donde, mediante una nueva serie de memoriales dio cuenta de todo lo acaecido. El análisis comparativo de estos textos aporta una perspectiva adicional sobre la problemática que entrañó la integración de los dominios coloniales portugueses y castellanos durante la etapa de la unión ibérica.

Topo da página

Texto integral

Introducción

  • 1 Es frecuente encontrar su nombre en la bibliografía como Lourenço de Mendonça, pero dado que en la (...)
  • 2 En este artículo abordaremos meramente los memoriales de Mendoza relacionados con la integración de (...)
  • 3 Graça ALMEIDA BORGES, «¿Un imperio ibérico integrado? el arbitrismo y el imperio ultramarino portug (...)

1Entre 1630 y 1644, Lorenzo de Mendoza1 redactó y dio a la imprenta una serie de memoriales dirigidos a Felipe IV, en los que las temáticas fundamentales fueron el estatus de los súbditos portugueses en la Monarquía Hispánica, la denuncia de las capturas de indios que llevaban a cabo los bandeirantes de São Paulo en el área colonial castellana o su propia y conflictiva experiencia como prelado episcopal de Río de Janeiro, entre otros asuntos2. Nos proponemos una aproximación diacrónica a la figura de Mendoza, en la que prestaremos especial atención a la evolución de su pensamiento integrador a través de sus memoriales y en función al desarrollo de su trayectoria vital. Consideramos que encarna el prototipo de las historias cruzadas que Almeida Borges3 propone como forma de matizar la clásica tesis de la independencia de los imperios castellano y portugués durante la Unión Ibérica, cuyo origen se encuentra en una interpretación histórica estricta del cumplimiento de la Carta Patente de las Cortes de Tomar.

  • 4 El mismo autor reconoce que no todos los personajes de su narración son reales: «Muitas das persona (...)
  • 5 M. AZEVEDO, op. cit., p. 16 y José Carlos VILARDAGA, «Identidades instáveis: um padre português no (...)
  • 6 M. AZEVEDO, op. cit., p. 19.
  • 7 Ibid., p. 246247.
  • 8 Vivaldo COARACY, O Rio de Janeiro no século dezessete, Río de Janeiro: Jose Olympio, 1944.

2Mendoza y alguno de sus memoriales más representativos han sido ya objeto de varios estudios, fundamentalmente por parte de historiadores portugueses, aunque también cabe destacar la obra de algún autor español. Ya en el siglo XIX, Moreira de Azevedo lo convierte en protagonista de lo que hoy denominaríamos una novela histórica4, en la que Mendoza es retratado como un individuo de genio violento y costumbres impuras5. Además, lo califica de malicioso e hipócrita6, o lo acusa, en el capítulo titulado Conclusión, que fue el único portugués que permaneció fiel a Felipe IV tras el levantamiento de 16407, entre otras muchas afirmaciones de naturaleza semejante. No obstante, no podemos decir que las aseveraciones realizadas por Azevedo carezcan totalmente de base histórica, pues parecen responder a toda una serie de acusaciones de las que Mendoza fue objeto como consecuencia de sus conflictos con las oligarquías locales de Rio de Janeiro, como ya puso de relieve Coracy en su estudio histórico sobre la ciudad en el siglo XVII8.

  • 9 Arlindo RUBERT, «O prelado Lourenço de Mendonça: 1º bispo eleito do Rio de Janeiro», Revista do Ins (...)
  • 10 A. RUBERT, op. cit., p. 13 y 3233.

3Rubert fue el primero en acometer un trabajo crítico dedicado específicamente a la biografía de Mendoza, aunque muy centrado en su estancia en Río de Janeiro9. A partir de fuentes primarias portuguesas, brasileñas, españolas y vaticanas, consigue trazar los principales periodos vitales de su biografiado y realiza un nuevo balance de su personalidad. No esconde sus defectos de carácter, especialmente su vehemencia, pero lo despoja de los perjuicios que arrastraba a consecuencia de las aseveraciones de Azevedo. Además, destaca su gran preparación, su capacidad organizativa y ensalza su coherencia como eclesiástico, siempre dentro de los parámetros de la época10.

  • 11 Pedro CARDIM, «“Todos los que no son de Castilla son yguales”. El estatuto de Portugal en la Monarq (...)
  • 12 Diogo RAMADA CURTO, «O Padre Lourenço de Mendonça: entre o Brasil e o Peru (c. 1630‑c. 1640)», Topo (...)
  • 13 Gilberto FREYRE, Contribuição para uma sociologia da biografia o exemplo de Luiz de Albuquerque, go (...)
  • 14 D. RAMADA CURTO, art. cit., p. 34.
  • 15 José Carlos VILARDAGA, «Identidades instáveis: um padre português no império dos Felipes», Antítese (...)
  • 16 J. C. VILARDAGA, art. cit., p. 532.

4El estudio de sus memoriales no ha sido abordado hasta los últimos años y se ha centrado fundamentalmente en su obra de mayor envergadura: Suplicación a su majestad católica del rey nuestro señor, que Dios guarde, ante sus reales consejos de Portugal y de las Indias, en defensa de los portugueses (Madrid: s.n., 1630). Cardim11 estudia este texto desde la perspectiva de las identidades nacionales en el seno de la Monarquía Hispánica. Sigue paso a paso los argumentos del autor e identifica los criterios históricos, lingüísticos, geográficos y religiosos que aplica para la distinción entre lo que considera español y extranjero. Señala la existencia de algunas ambigüedades en su aplicación y vincula las ideas que Mendoza expone con la corriente de pensamiento sobre las identidades nacionales, que se desarrolla durante la década de 1630, y, en ocasiones, con la Unión de Armas propuesta por el Conde Duque de Olivares. Por otra parte, Ramada Curto12 aborda su estudio según el modelo de homem português nos trópicos propuesto por Freyre13, que rechaza en sus conclusiones. Aporta la referencia a varios memoriales de Mendoza poco conocidos, pero sobre todo enfatiza, con gran acierto en nuestra opinión, que una de las principales preocupaciones del autor fueron las capturas de indios que llevaban a cabo los portugueses, y que sus motivaciones descansaban sobre dos pilares fundamentales: el servicio a Dios y al rey y la extensión del poder eclesiástico14. Más recientemente Vilardaga15 ha retomado el estudio en el marco de las identidades nacionales agrupadas en la Monarquía Hispánica durante la Unión Ibérica. Considera poco coherente la trayectoria de Mendoza, aunque la interpreta como reflejo de las contradicciones de los súbditos de la Monarquía Hispánica del momento16.

La primera etapa de Lorenzo de Mendoza en América

  • 17 A. RUBERT, op. cit., p. 13 y Diogo BARBOSA MACHADO, Bibliotheca Lusitana historica, critica e crono (...)
  • 18 Archivo General de Indias (AGI), Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.
  • 19 A. RUBERT, op. cit., p. 1314.
  • 20 Como veremos, Mendoza se hospedó en varias ocasiones en colegios jesuitas, colaboró estrechamente c (...)
  • 21 Antonio RUIZ DE MONTOYA, Conquista espiritual hecha por los religiosos de la compañía de Jesús en l (...)

5Nuestro memorialista nació en Sesimbra (Setúbal, Lisboa) en 1585. Fue hijo de Lorenzo de Mendoza y de Inés Mendes y residió en esta población hasta el 13 de agosto de 1602, fecha en que formaliza su ingreso en la Compañía de Jesús, en cuyo seno cursó los estudios superiores17. En 1615 llegó al virreinato del Perú18 y se estableció en Potosí, donde obtuvo el cargo de comisario del Santo Oficio. Según Rupert19 ya en ese momento no pertenecía a la orden Jesuita, de la que habría sido expulsado debido a su carácter «vivo e irriqueto», aunque en sus escritos siempre encontramos cierto reconocimiento hacia la actividad misionera de esta orden20 e, incluso, algunos paralelismos en sus modos de actuación. De hecho colaboró puntualmente con la orden, pues el jesuita Antonio Ruiz de Montoya21 señala que «[…]el mismo prelado [Lorenzo de Mendoza], antes de serlo, ayudó a pedir en Potosí y provincia de los Chichas, de que tengo testimonio suyo […]». Sólo permaneció cinco años en la Villa Imperial, pues en 1620 se trasladó a

  • 22 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

[…] la provincia de los Chichas y Lipes, ocupándose siempre en la doctrina de los indios y españoles, con mucho fruto y provecho de su alma y satisfacción de sus superiores, entrando en aquella tierra por servicio de Nuestro Señor, sin embargo de ser muy fría y áspera, y que por esta causa la había desamparado otro sacerdote que en ella estaba […]22.

  • 23 Reginaldo de LIZÁRRAGA, Descripción colonial, libro primero, Buenos Aires: Librería La Facultad, 19 (...)

6Se trata de una zona relativamente próxima a Potosí, según describía Lizárraga23:

Desde este pueblo de Potosí, declinando un poco al oriente, se entra en la provincia de los Chichas, a dos jornadas andadas, los cuales son indios bien dispuestos, belicosos; su tierra, rica de oro y plata, sino que no la quieren descubrir… a cuya mano derecha queda la provincia de los Lipes, no de muchos indios, muy fría y destemplada, donde no se da maíz; en lo demás de poca fama […].

7En esta zona Mendoza

  • 24 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

[…] redujo y fundó los asientos de minas de Tatasi y Chorolque, San Vicente, San Francisco, Monserrate, Chocaya y Sorocaya, y otros, fundando en ellos iglesias y trayendo a ellas gran cantidad de indios a que oyesen la dotrina cristiana y acudiesen a la labor de las minas, que fue causa que se fundasen ingenios de plata y que haya VM tenido muchos quintos de aprovechamiento […]24.

  • 25 Álvaro Alonso BARBA, Arte de los metales, en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro, y (...)

8Un autor tan acreditado como Barba25 menciona en su obra que, en los asientos de minas de la zona en la que desarrolló su actividad Mendoza, La Plata era refinada mediante el método de fundición en hornos de reverbero construidos al efecto, e incluso menciona específicamente algunos de los establecidos por nuestro memorialista como recientemente descubiertos y altamente productivos:

  • 26 A. A. BARBA, op. cit., p. 52.

En los Chichas: San Vicente, Tatasi, Monserrate, Esmoraca, Tazna, Sbina, Chorolque, Chocaya, que llaman la vieja, y la nueva, que ahora últimamente se descubrió, para enseñanza y pasmo de mineros y testimonio nuevo de la riqueza sin igual de aqueste reino26.

9Todos estos asientos se encontraban relativamente próximos entre sí y fueron puestos en explotación en la década de 1620. No obstante, contamos con datos que acreditan que en algunos casos las labores mineras se habían iniciado en el siglo XVI, pero fueron abandonadas durante un tiempo, antes de retomarse en la fecha señalada. Llegados a este punto cabe preguntarse por qué la explotación fue tan tardía y cual fue el papel real de Mendoza en estas actividades. Para responder a estas cuestiones hemos de tener en cuenta la caracterización del proceso de colonización de la zona. Como ha señalado Gil García, en determinadas fuentes documentales, como las que nos ocupan, existe una acusada tendencia a coaligar las provincias de Chichas y Lipes:

  • 27 Francisco M. GIL GARCÍA, Lipes en los siglos XIVXVII. Construcción de una región geohistórica iden (...)

[…] llama la atención como en documentos del siglo XVII relativos a minas se observa una tendencia a asociar las provincias de Lipes y Chichas, aun cuando nunca estuvieron unidas. Y llama más aun la atención que esta unión se establezca siempre vinculada a pleitos por la definición de la jurisdicción de asientos mineros localizados en la frontera entre ambas demarcaciones […]27.

10Dada esta situación, asumiremos en principio algunos condicionantes que el autor citado pone de relieve para el caso de la provincia de Lipes, que nos ayudarán a interpretar la labor realizada por Mendoza en dichos asientos. Quizás una de las más importantes sea la inexistencia en la zona de indios encomendados, situación que se dio al menos desde 1560, año en que

  • 28 F. M. GIL GARCÍA, op. cit., p. 273. En realidad los indios que habitaban la zona estuvieron encomen (...)

[…] Antonio de Hozmayo, corregidor de justicia mayor de La Plata, efectuó una provisión sobre el repartimiento de Lipes por la cual se fijaba un pago de dos mil pesos anuales como único tributo al que desde entonces quedaban obligados los indios, eliminando cualquier pago en especie y también librándoles de prestar servicio personal […]28.

  • 29 Ibid., p. 361362.
  • 30 Ibid., p. 293294.
  • 31 Ibid., p. 431.

11Por tanto, este hecho ya hacía, a priori, menos atractivas las minas a los españoles, pues carecían del recurso humano de bajo coste que proporcionaba el sistema de encomienda. Consecuencia, en parte, de esta situación fue una abundante literatura que presenta a los indios de la zona como taimados y tramposos y poco colaboradores con los castellanos, pues les ocultaban la ubicación de las minas y simulaban pobreza para intentar evitar el pago del tributo que les había impuesto Hozmayo29. Esto provocó que, a principios del siglo XVII, el virrey Luis de Velasco insistiera en la necesidad de reducir a los Lipes, «por estar esos dispersos y no recibir doctrina»30. Finalmente hemos de reseñar que, aunque no lo hiciesen en las minas de su región, los Lipes acudían a Potosí como mingados (indios que trabajaban a jornal en las minas), cuando necesitaban capital para pagar el consabido tributo31.

12En suma, la situación de la región era bien conocida en Potosí. Se daba la existencia de un territorio con un presumible potencial minero importante y también con mano de obra nativa, aunque no encomendada, dispersa y, por tanto, más cara. Esta caracterización fue la que llevó a Mendoza a trasladarse a esta zona, pues consideraba que la solución pasaba por la línea que había señalado Luis de Velasco: adoctrinar y reducir a la población indígena, siguiendo un patrón de actuación muy similar al de las reducciones de los jesuitas en el sur. Con ello sería viable conseguir información sobre la ubicación de las vetas y situar la residencia de los indios junto a los asentamientos mineros, de manera que se pudiera contar con ellos como mano de obra asalariada, además de la posibilidad de censarlos para que pagasen su tributo a la corona. Como ya hemos visto todas las poblaciones que fundó se ubicaron junto a asentamientos mineros, y parece que estableció su residencia permanente en Tatasi, pues el doctor Francisco Dávila lo ubica allí en 1626:

  • 32 José Toribio MEDINA, La imprenta en Lima (15841824), Santiago de Chile: José Toribio Medina, 1904, (...)

Hubo en el arzobispado de La Plata, habrá veinte años, un sacerdote portugués, D. Fulano de Mendoza, cura de un pueblo de indios llamado Tatasi, sabía poca lengua, y apurábase mucho sobre que los indios aprendiesen la castellana para predicarles en ella, pareciéndole mejor medio que poner cuidado los curas en la índica. Pasó con este dictamen a España; consiguió que el Consejo de Indias despachase cédula para ello32.

13Desde Tatasi se desplazaba periódicamente al resto de fundaciones que fue efectuando para atender el culto y la doctrina. En todas ellas edificó iglesias, fundamentales en la construcción de Lorenzo de Mendoza, pues como acertadamente ha señalado Gil García

  • 33 F. M. GIL GARCÍA, op. cit., p. 292.

A este respecto, y en función a los compromisos adquiridos por la corona con la Santa Sede para la titularidad y gobierno de las indias, por pocos que fueran los indios congregados y por pequeño que fuera el pueblo resultante, siempre habría de contar con una iglesia con puerta y llave y con un religioso encargado de su evangelización33.

14A estas alturas ya podemos entrever el objetivo fundamental de Mendoza en los distintos proyectos que llevó a cabo: el servicio a Dios y al rey (para él un concepto único e indisoluble), que define como

  • 34 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 25v.

[…] las mayores dos excelencias que tiene y que se deben estimar más que la vida, que son: fe y religión para con Dios, y lealtad y naturaleza para con su rey, que es vuestra majestad […]34.

  • 35 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 29r.

15Más adelante insiste en la indisolubilidad de ambos conceptos, considerando que se trata de «[…] el mayor bien que tenemos, que es a vuestra majestad, pues siendo nuestro rey y señor natural, que Dios nos ha dado […]»35.

16A partir de este principio Mendoza desarrolla su actividad desde una perspectiva integradora. Opera articulando los condicionantes que encuentra (minas ocultas o abandonadas, indios dispuestos a trabajar asalariados, etc.) mediante la herramienta de que dispone como eclesiástico, el adoctrinamiento, que facilita la reducción y, por tanto, es clave en la viabilidad del sistema.

17Una vez establecidas las poblaciones de indios en las proximidades de los enclaves mineros, faltaba solo el capital necesario para que las minas se pusiesen en explotación. Dada la proximidad de Potosí y el precedente de la existencia de minas en explotación en la centuria anterior, los mineros comenzaron a acudir en cuanto se divulgó la noticia. Apenas contamos con datos acerca de los primeros en establecerse en las poblaciones fundadas por Mendoza, pero algunos de ellos tuvieron un notable éxito, hicieron fortuna y, transcurridos los años, solicitaron mercedes al rey a cambio de los servicios prestados. A través de la documentación que presentaron podemos contrastar cómo se desarrollaron las labores mineras durante los años que Mendoza permaneció en Tatasi.

  • 36 Figueirôa‑Rêgo ha sugerido, en base a las afirmaciones de Mendoza en Suplicación… en defensa de los (...)

18Hay que subrayar que buena parte de estos mineros eran portugueses36. Su participación en estas actividades era muy numerosa en Potosí, señalando el propio Mendoza que

  • 37 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 35r.

[…] quan trabajadores sean generalmente los portugueses… particularmente en Potosí, en el oficio de mineros del cerro, en el de beneficiadores de metales, en el de los ingenios y en el de carpinteros de aquellas fábricas, que de los que acuden a estos oficios y ocupaciones son en gran parte portugueses […]37.

  • 38 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 42r.

19En los asientos fundados por Mendoza el caso paradigmático lo representa Alonso de Fonseca Falcón, natural de Portimão38, que en 1646 solicitaba la concesión de un hábito de una orden militar. Para ello exponía que

  • 39 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 2r-v.

[…] ha más de veinte y seis años que pasó a este reino y se ha ocupado en labrar y beneficiar minas propias, así en el cerro rico de la villa de Potosí, como en diferentes minerales a su costa sin ayuda que haya tenido de indios de cédulas, sino todos pagados de su propio caudal en que ha gastado mucha parte dél.
[…] y en especial por la gruesa cantidad de metales ricos que de más tiempo de diez años a esta parte se han sacado y beneficiado en el asiento rico de Chocaya, donde ha asistido dicho mi parte, siendo de los primeros pobladores de aquel asiento y de los más interesados en la veta de Clarines donde, como es notorio, se ha sacado tan gran suma de metales ricos […]
39.

20La misma dinámica había seguido Alonso de Fonseca Falcón en el asiento de Chorolque, donde aparecieron algunas de las minas explotadas durante el siglo XVI:

  • 40 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 2v.

[…] y de las minas del asiento y cerro de Chorolque de donde ha sacado y beneficiado gran suma y gruesa de metales, limpiando para ello muchas minas antiguas que estaban ciegas y cubiertas, y descubierto otras de nuevo
[…] y esto sin indios de cédula, sino a fuerza y costa de su mismo caudal y a no haber, como no hay, en dicha provincia, indios de cédula […]
40.

  • 41 Manuel CASTILLO MARTOS, Bartolomé de Medina y el siglo XVI. Un sevillano lleva la revolución tecnol (...)

21Las razones por las que estas minas habían sido abandonadas durante la centuria anterior eran fundamentalmente de índole tecnológica. Por una parte, en cuanto se profundizaba en ellas quedaban inundadas, lo que hacía inviable la continuidad de la explotación y, por otra, las vetas más puras ya habían sido agotadas y los filones presentaban ahora lo que se denominaba metales negrillos, es decir, que tenían baja ley en plata. El mineral de estos últimos no podía refinarse mediante el proceso de fundición y era necesaria la práctica del sistema de amalgamación mediante el uso de azogue41.

22Estos retos fueron afrontados en gran medida por los portugueses, atraídos por el proyecto de Mendoza, volviendo a la información aportada por Fonseca:

  • 42 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 2v.

Y después que dieron en agua las dichas minas del dicho asiento de Chocaya, con que se ha embarazado e impedido la labor y beneficio de ella, el dicho mi parte fue el primero que puso desagüe en ellas por diferentes modos, y por ver si se podía seguir y labrar, porque mediante los desagües se pudo lograr el sacar los metales ricos que se tiene noticia hay en ellas […]42.

23La cuestión del refinado del mineral era sin duda más compleja, pero también fue superada mediante la adopción y extensión del proceso de amalgamación:

  • 43 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 6rv.

[…] el asiento de Chorolque se ha despoblado muchas veces, porque la gente dél lo ha desamparado, y así el dicho Alonso de Fonseca, con su buena industria y trabajo ha entrado en el dicho asiento y lo ha vuelto a fomentar, limpiando minas antiguas para labrar y descubrir los metales negrillos, y porque ha descubierto en el dicho asiento otras minas nuevas y sabe que con la dicha su buena industria ha descubierto el beneficio de los dichos metales, haciendo dar más ley que otros beneficiadores, de que ha resultado haberse acrecentado y aumentado mucha suma y cantidad de quintos a Su Majestad, porque otras personas se han aprovechado del dicho beneficio […]43.

  • 44 M. CASTILLO MARTOS, op. cit., p. 9295.

24Se trató por tanto de un proceso de transferencia tecnológica, por el que el procedimiento de amalgamación se implantó y extendió por los asientos mineros de la región. A pesar de que Fonseca se atribuye el descubrimiento, en realidad el sistema ya fue desarrollado por Bartolomé de Medina en Nueva España entre 1554 y 155544. En su implantación en la región también debió tener parte Mendoza, pues de sus memoriales se desprende que conocía los procesos de amalgamación:

  • 45 BL, 1324.i.2.(24.), sin foliar.

Y asimismo ha enseñado y advertido cómo los minerales de oro se beneficien con azogue, con lo cual se aprovechará grandísima cantidad de oro que se pierde por ser volátil y tan menudo, que no se alcanza a ver, con lo cual se sacará de hoy en adelante en las Indias mucho más y se aprovecharán los desmontes y desechos, así en el reino de Chile, como en Tierra Firme y Nueva España, y en esto se remite a la experiencia que por cualquiera platero se puede mandar hacer… Y ha advertido el daño del azogue que viene de Alemania, y de mucho del Perú, del cual daño se han quejado los años atrás los mineros de Potosí al Consejo de las Indias […]45.

  • 46 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 9v.
  • 47 AGI, Charcas, 92, doc. 4, fol. 7r8v.

25Por supuesto esta implantación produjo en la zona la puesta en marcha de ingenios o haciendas de beneficio, en los que se llevaban a cabo estos procesos de refinado, como el de San Antonio de Villarreal en el caso de Fonseca46. De hecho, entre los mineros atraídos por las fundaciones de Mendoza hubo algunos que, además de la actividad extractiva, se especializaron en la construcción tanto de haciendas de beneficio, como de ingenios de agua para el desagüe de las minas. Así, por ejemplo, el capitán Pablo de Espinosa Lodueña desarrolló esta actividad en los asientos de Sorocaya, Monserrate y Chorocaya e, incluso, financió la construcción de este tipo de infraestructuras a otros mineros con menos recursos47.

26Pero el sistema de explotación generado en torno a las poblaciones fundadas por Mendoza se vio sometido a tensiones que amenazaban claramente su estabilidad. Los principales factores de desestabilización eran los siguientes:

  • 48 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 5r.

27-Composición de extranjeros: Desde la década de 1560 se habían promulgado varias disposiciones que vetaban el acceso de extranjeros a las colonias americanas de Castilla. A partir de 1581, cuando Portugal queda integrada en la Monarquía Hispánica, estas restricciones se flexibilizaron respecto a los portugueses, lo que propició un importante aumento de su presencia en el virreinato del Perú. Pero en la década de 1620 la coyuntura económica que atravesaba la monarquía hizo que, en base a las antiguas normativas, comenzase a exigirse a los extranjeros una composición, es decir, una contribución económica para legalizar su situación, bajo amenaza de expulsión. Esta medida se orientó fundamentalmente hacia los portugueses, pues se trataba de los no castellanos más numerosos, que volvieron a ser considerados extranjeros a efectos de esta contribución. Esto condicionó en gran medida al proyecto de Mendoza, porque esta exigencia amenazaba directamente la presencia de los mineros que se habían establecido en los asientos ya mencionados, especialmente la de aquellos cuya actividad era incipiente, y podían carecer de los recursos económicos necesarios para abonar la composición. De hecho, en su memorial Suplicación… en defensa de los portugueses… deja entrever que este era uno de sus temores, al señalar que «[…] y en la Nueva España hasta de los asientos de minas los hicieron salir con notable rigor»48. Y no era una realidad privativa de aquel virreinato, pues también señala nuestro memorialista que

  • 49 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 7r.

Vimos asimismo, cuando esta última cédula, no sin harta lástima de todos, las cárceles llenas de portugueses en Potosí, como si fueran espías de algún rey extraño o enemigo […]49.

28Por otra parte, esta cuestión afectaba también indirectamente a los indios, para los que el trabajo remunerado en las minas se había convertido ya en una forma de vida, que daba cohesión a las poblaciones fundadas por Mendoza. Si la composición reducía drásticamente la presencia de mineros portugueses en la región, las comunidades indígenas aglutinadas por Mendoza correrían el riesgo de dispersarse.

29-Relaciones entre indios y mineros: La desigualdad entre los agentes implicados en el sistema de explotación derivó en una cierta proletarización de los indios asalariados en las minas, acentuado por el hecho de que la mayor parte de los mineros procedían de zonas donde en las minas se utilizaban indios de encomienda, por lo que practicaron una actitud cada vez más abusiva.

  • 50 A. RUBERT, op. cit., p. 14.

30La situación de los indígenas era una cuestión que preocupaba especialmente a Mendoza y no solo respecto a los habitantes de los asentamientos que había fundado. Como los jesuitas, él se encontraba especialmente sensibilizado con la práctica llevada a cabo por los vecinos de distintas ciudades del área colonial portuguesa, especialmente São Paulo, que realizaban incursiones en la zona castellana para cautivar indios para su uso como esclavos. Mendoza había conocido esta realidad directamente desde que en 1625 fue nombrado visitador de las provincias del sur por el obispado de La Plata50, que incluían buena parte del sur de Brasil. Allí no existía autoridad episcopal, por lo que Mendoza afirmaba ser «administrador eclesiástico de Río de Janeiro y más capitanías que le están agregadas». El ejercicio de este cargo lo llevó a recorrer un extensísimo territorio, que comprendía

  • 51 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

[…] más de cuatrocientas leguas de costa hasta el Río de La Plata y otras trescientas por la tierra adentro, por el camino de San Pablo, hasta la gobernación del Paraguay, de toda cualquier cantidad de tierra, demás de lo que hay en lo interior, que llaman sertón, tiene hoy pobladas muchas más de trescientas leguas de costa con siete capitanías de portugueses, en que hay una gobernación y la ciudad de San Sebastián, y más de veinte villas de a 200, 400, 600 y 800 vecinos y cerca de cien ingenios de azúcares que cada uno de ellos es una gran población. Pero la mayor cantidad de almas son los naturales, así cristianos como gentiles de las dichas provincias, que es una inmensidad de gente innumerable, conquistados y poblados por sus aldeas y pueblos51.

  • 52 A. RUBERT, op. cit., p. 14.
  • 53 G. ALMEIDA BORGES, art. cit., p. 84. De hecho, no sólo se trata de un modelo cultural, pues las aut (...)
  • 54 La corona española era consciente de la incompatibilidad entre ambos modelos. En 1605, en una carta (...)

31Estos viajes proporcionaron a Mendoza una visión global de la realidad americana, más allá de los condicionantes propios de sus asientos mineros. Muy impactantes le resultaron las incursiones que realizaban los habitantes de diversas ciudades de Brasil, especialmente São Paulo, en el área colonial de Castilla, con objeto de capturar y esclavizar indígenas. Cuenta que presenció ya en 1625 cómo 300 brasileños llegaron a capturar en una operación de este tipo a unos 7000 indios, de los cuales sólo 1000 llegaron vivos a territorio portugués52. En última instancia, se trataba de una consecuencia de la oposición entre los modelos colonizadores castellano y portugués, uno orientado hacia la tierra y el otro hacia el mar53, con la correspondiente diferenciación en cuanto a la concepción del indígena y de sus poblaciones54.

32Como hemos visto, para Mendoza la herramienta fundamental para la mejora de las condiciones de vida de los indígenas era el adoctrinamiento. Así, estos quedaban bajo la protección de la autoridad eclesiástica, que contaba con un poder efectivo fuera de toda duda en las posesiones castellanas, salvaguardado por un cuerpo coercitivo tan eficiente como era la Inquisición española. Pero en las posesiones portuguesas esta autoridad no era tan eficiente e, incluso, en Brasil, la estructura eclesiástica presentaba problemas de articulación, pues al carecer Río de Janeiro de obispo, la ordenación de sacerdotes presentaba importantes problemas. Entretanto, cuando transitaba por estas zonas, Mendoza no podía hacer más que ser testigo y dar cuenta de todos estos problemas, pues la autoridad en Brasil de un visitador nombrado por el obispado de La Plata era prácticamente nula.

El proyecto integrador de Mendoza

33A finales de la década de 1620 Mendoza era ya plenamente consciente de las tensiones señaladas, así como de su imposibilidad para resolverlas por sí mismo dada su envergadura. Resolvió entonces acudir al monarca, pues consideraba que la interposición de su autoridad sería suficiente para conseguir la integración armoniosa de todos los actores implicados en sus proyectos.

34La primera tentativa la realizó desde América, cuando remitió en 1629, a través de la audiencia de Charcas, un memorial al Consejo de Indias, en el que se quejaba de

  • 55 AGI, Charcas, 419, lib. 4, fol. 241v242r.

[…] los malos tratamientos que padecen los indios […] y agravios y vejaciones que les hacen los dueños de ingenios y otras personas, teniéndolos opresos y cautivos, sin dejarlos ir a sus pueblos y sirviéndose de ellos como de esclavos propios […]55.

35Esta acción tuvo efecto, al menos a nivel legal, pues, por real cédula de 20 de abril de 1630, Felipe IV ordenaba al conde de Chinchón, virrey de Perú, que

  • 56 AGI, Charcas, 419, lib. 4, fol. 242rv.

[…] luego como recibáis esta mi cédula procuréis, con toda brevedad, excusar los agravios y vejaciones destos miserables indios, para que no los reciban de aquí adelante y que se castiguen los culpados por lo pasado, para lo cual enviareis, con comunicación del presidente de la audiencia de los charcas, a quien también [informaréis] sobre esto, un oidor de aquella audiencia, de quien se tenga más satisfacción, de la dicha provincia de los chichas, con comisión en forma para ello, o lo cometeréis como mejor os pareciere, el que saliere a la visita de la tierra, encargando al que fuere que proceda en esto con toda entereza y demostración, como el caso lo requiere, en que pondréis el cuidado que de vos espero […]56.

36Probablemente Mendoza tuvo noticia de esta resolución ya en la Península, donde desembarcó en 1630. Se dirigió entonces a la corte con una serie de textos que había redactado con objeto de darlos a la imprenta y presentarlos a Felipe IV, pues consideraba que el efecto que causarían en el monarca coadyuvaría a solucionar los problemas que había observado desde sus asientos mineros y que tanto le preocupaban. Estos documentos eran los siguientes:

    • 57 BL, 1324.i.2.(24.), sin foliar.

    [Carece de título específico y comienza:] El doctor Lorenzo de Mendoza, presbítero, dize: Que ha servido a V.M. por tiempo de más de quince años…, [Madrid: s.n., 1630]57

    • 58 BUS, A Res. 78/5/16(03). La línea argumental de este texto ha sido analizada por Cardim desde la pe (...)

    Suplicación a Su Majestad Católica del rey nuestro señor, que Dios guarde. Ante sus reales consejos de Portugal y de las Indias, en defensa de los portugueses, Madrid: [s.n.], 163058

    • 59 BL, 1324.i.5.(8.), sin foliar.

    Memorial a Su Majestad, que Dios guarde, en razón de la seguridad de su plata y armada del Perú y de los galeones de Tierra Firme, [Madrid: s.n., 1630]59

37El eje articulador de su estrategia lo constituye el primero de los memoriales, donde expone las cuestiones por las que acudió a la corte y cita los otros dos textos. Presenta además una caracterización que lo hace muy diferente a los demás, pues el texto impreso queda inconcluso, para poder completarlo mediante un párrafo manuscrito, lo que nos hace pensar que su autor entregó varias versiones con diferentes colofones. El ejemplar que hemos manejado está completado y rubricado.

38Comienza Mendoza su exposición como los memoriales destinados a la solicitud de mercedes, es decir, haciendo relación de los servicios hechos a la monarquía en el virreinato del Perú. A continuación hace patente que la corona mantiene una cuantiosa deuda con él, derivada de la reducción y evangelización de los indios, pues en virtud de la provisión de Antonio de Hoznayo, que ya mencionamos anteriormente, la encomienda de estas poblaciones indígenas correspondía al monarca. Pero, en la misma argumentación, hace dejación de esa cantidad a favor de la corona:

  • 60 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 1rv.

[…] y aun se le deben al dicho doctor los salarios de los dichos diez años, que son de trabajo personal, y montan más de diez mil ducados, y se los debe vuestra majestad por ser encomendero de la dicha provincia, como todo consta del testimonio del corregidor de las dichas provincias, con la cual cantidad de dinero también sirve a vuestra majestad60.

39Consciente de las necesidades económicas de la monarquía, introduce el tercero de los memoriales que hemos listado antes, como un servicio adicional al rey, pues considera que la reorganización de la Carrera de Indias que propone aumentará la celeridad y seguridad con que las remesas de plata llegan a la Península:

  • 61 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 1v. Un análisis de las propuestas de reforma de la Carrera de Indias que e (...)

[…] hacer a su Majestad otros aventajados servicios, como de disponer el modo y tiempo de la navegación de la armada y plata del Perú en la mar del Sur y de los galeones de la dicha plata en la mar del Norte […] con muy gran mejora en razón de seguridad de enemigos, y sobre todo con la dicha certeza, no quedar invernando, sino que venga todos los años a España […] por el memorial y tratado que en razón de esto ha impreso, y que todos los pilotos aprueban, por ser tan conforme al arte de navegar y a la Cosmografía, en que el suplicante es visto y perito, no sólo por ciencia, sino por experiencia de haber navegado mucho61.

40A continuación presenta como un servicio más la cuestión que fue su principal preocupación y motivó su viaje a la Península:

  • 62 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 1v.

Así mismo, vino el año pasado del Perú, dejando su casa y cobranza de su hacienda, también en defensa de los indios de las dichas provincias de su doctrina, a pedir remedio de los agravios y malos tratamientos que algunos vecinos les hacen, como consta por los memoriales que presentó y cédulas que el real consejo de las Indias le dio […]62.

  • 63 Ramón LANZA GARCÍA, «El donativo de 1629 en el distrito de Fernando Ramírez Fariñas», in: María Ter (...)

41Conocedor de que la cuestión económica era una de las principales preocupaciones de Felipe IV y Olivares, señala que su actividad había sido determinante para el cobro en su provincia del «donativo del clero para VM», probablemente en referencia al solicitado en 1629 con motivo de las guerras de Italia63. Además, reivindica que consiguió una importante contribución, no solo del clero, sino también de los «mineros seglares», en su mayoría portugueses como hemos visto. De esta manera enlaza su discurso con la cuestión de la fidelidad de estos vasallos al monarca, presentando ahora el segundo de los memoriales que enumerábamos al principio:

  • 64 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 2r.

También ha hecho e impreso, y ofrecido a vuestra majestad un libro en razón de la buena hermandad que deben tener y guardar sus vasallos castellanos y portugueses, y en defensa del reino de Portugal y de sus naturales, que muestra su buen celo, letras y erudición, y en esto se remite al dicho libro y tratado64.

  • 65 La obra no solo se distribuyó por la Península, también llegó a América, donde fue leída por portug (...)
  • 66 P. CARDIM, art. cit., p. 521‑552.
  • 67 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 12r.

42Lo que llevó a Mendoza a redactar la Suplicación… en defensa de los portugueses… fue, en primera instancia, la perturbación que para sus asientos mineros suponía la práctica de la composición. Como ya señalamos, los portugueses jugaban un papel importante en estos asientos, lo que sin duda redundaba en sus sentimientos personales, dado su origen lusitano, por esa razón este memorial constituye su obra mejor acabada y de mayor entidad65. Cardim66 ha acometido su análisis tomando como eje fundamental los conceptos de español y extranjero que pueden extraerse de la exposición de Mendoza. Aunque no discrepamos en términos generales, hemos de poner de relieve que el concepto fundamental en que el autor basa su exposición es el de la lealtad a Dios y al rey, y no el de las identidades nacionales. De hecho, aunque Mendoza escriba que «En esto, todos los que no son de la corona de Castilla son iguales […]»67, la frase ha de ser contextualizada, pues se refiere exclusivamente a la cuestión de la composición de los portugueses en el área colonial castellana.

43Como decíamos, el principio fundamental desarrollado por Mendoza es la lealtad a Dios y al monarca, de ahí que en el texto encontremos dos líneas argumentales bien definidas: la que procura demostrar la gran fidelidad de los portugueses y la que se opone a su fama de judaizantes. Mendoza aboga por una actitud integradora entre reinos diferenciados, vasallos de un mismo monarca. Él mismo sintetiza estos conceptos:

  • 68 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 38rv.

Que esta monarquía española, que Dios ha dado a vuestra majestad, que la goce muchos años, pues es el estado y género más perfecto de gobierno que hay y con la cual vuestra majestad, que Dios guarde, es amparo de la fe católica, muro de la Iglesia, defensor de la cristiandad, azote de los herejes, apóstol de los gentiles. Esta monarquía, digo, con estas divisiones y distinciones hechas de estos españoles vasallos, se vuelve poliarquía y división de reinos contrapuestos y túnica dilacerada, siendo la más cristiana y mejor parte del vestido de Cristo, Señor nuestro68.

44Incluso se atreve a anticipar que la confrontación entre súbditos de los distintos reinos que componen la monarquía tendrá consecuencias muy negativas para esta. Para él, la pérdida de las colonias americanas:

  • 69 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 32v.

La tercera y principal causa de la conservación y duración de las Indias, y sin la cual es imposible que ellas duren ni permanezcan, es la paz y unión de los españoles unos con otros en ellas69.

45En el primero de los memoriales de este grupo, tras realizar toda su exposición, Mendoza es consciente de la similitud estructural del texto con las habituales solicitudes de mercedes, aunque sus contenidos y objetivos sean muy diferentes, por lo que procede a abordar explícitamente esta cuestión para distanciarse de otros memorialistas:

  • 70 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 2v.

Todos los cuales servicios se ve cuan aventajados sean a los con [sic] que aquí se pretenden y alcanzan grandes mercedes, porque hoy se piden ellas alegando por servicios y méritos otras mercedes ya recibidas, de haber tenido oficios y beneficios, canonicatos y obispados, con que se han sustentado y honrado, y a otros se dan obispados sin más calidad que serlo y haber tenido oficio de mandar en sus religiones, y no por servicios hechos a vuestra majestad, ni aun muy inferiores70.

46Y finalmente, tras extenderse algo más en la cuestión, realiza su petición, manuscrita, como ya hemos señalado:

[…] de ocuparle en cosas del servicio de Dios y bien de las [sic] y conversión de las almas y en cosas del servicio de vuestra majestad en las Indias. En razón de lo cual, propone el obispado de la Concepción en el reino de Chile, que está vaco y casi del todo extinto y acabado, por haberse llevado los indios la Imperial, que era la cabeza, y todas las más ciudades, villas y lugares dél, no quedando más que la dicha frontera de la concepción y el castillo de Arauco y el pueblo de Chiloe hasta el estrecho, que lo que el suplicante en esto intenta es solamente el servicio de Dios y bien y conservación de las almas de los indios y el servicio de su Majestad, y no provecho temporal, pues es hoy el dicho obispado el más ínfimo, pobre y extinto de todas las indias y tan inferior a sus méritos y servicios.
El doctor Lorenzo de Mendoza [rúbrica].

  • 71 J. C. VILARDAGA, art. cit., p. 521.

47Aunque el memorial descrito no tiene fecha, el Consejo de Indias dio cuenta al monarca de la recepción y contenido de los tres memoriales el 12 de febrero de 1631, lo que nos hace considerar que Mendoza debió entregarlo en la segunda mitad de 1630. Vilardaga71 interpreta la petición del obispado de Concepción como una simple ambición personal de Mendoza, que asocia a la que le atribuye también respecto a la posesión de asientos de minas. Basa su argumento en el hecho de que, siendo prelado de Río de Janeiro, solicitó los derechos de explotación de las minas de São Paulo. No estamos de acuerdo porque, como veremos, las condiciones en que se desarrolló la labor de Mendoza en la colonia portuguesa eran radicalmente diferentes a las que vivía cuando solicitó el obispado de Concepción. Además, esta interpretación no es coherente con la trayectoria de Mendoza ni con el hilo argumental de los memoriales que hemos reseñado hasta ahora. En nuestra opinión, su propósito era reproducir el modelo que había creado en las provincias de Chichas y Lípez. Para ello, a lo largo de sus viajes por las provincias del sur buscó un lugar despoblado, sin indios sujetos a encomienda, donde poder crear asentamientos en los que los indígenas viviesen libres de la sumisión a los colonos pero, por supuesto, como súbditos del rey e integrados en la iglesia católica. En este esquema, la obtención de un obispado vacante y sin rentas se configuraría como un elemento que reforzaría su autoridad, de cara a anular las tensiones y abusos que había apreciado en sus asentamientos mineros.

48Como ya hemos señalado, el Consejo de Indias revisó los memoriales de Mendoza el 12 de febrero de 1631 y su dictamen al respecto fue que

  • 72 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

[…] el doctor Lorenzo de Mendoza ha servido a vuestra majestad el tiempo que dice en el dicho curato, con mucha satisfacción y gran beneficio de los indios y que luego que llegó a estos reinos pidió que fuesen desagraviados de los daños que recibían, y a su instancia se han despachado diferentes cédulas en su favor, y que en todas las demás cosas que ha servido ha mostrado el celo que tiene del servicio de VM, aumento de su Real Hacienda y bien destos y aquellos reinos, por lo cual le juzga el Consejo merecedor de cualquier merced que VM fuere servido hacerle72.

  • 73 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

49Pero este dictamen positivo no tuvo efecto, porque Mendoza presentó un nuevo memorial en el que planteaba otra pretensión, que volvió a ser analizado en el Consejo el 12 de septiembre del mismo año. Solicitaba ahora ser enviado a Río de Janeiro, consagrado como obispo, pero sin cabildo y manteniendo el sueldo que había percibido hasta el momento como visitador. El motivo que aducía era la inexistencia de obispo en la zona, por lo que no se ordenaban sacerdotes y los que eran enviados desde Portugal resultaban insuficientes, «demás de no saber la lengua de la tierra», por lo que no se llevaba a cabo ningún proceso de evangelización de los indígenas. Señalaba también que esta situación resultaba ilegal, pues el rey «con obligación de proveer aquellas tierras de curas, goza los diezmos de ella»73. Pero, en realidad, tras estas argumentaciones subyacía la gran preocupación de Mendoza respecto a las incursiones que realizaban los vecinos de São Paulo para esclavizar indios. Al parecer, la ausencia de obispo daba también lugar a cierta picaresca, pues determinados aspirantes a las órdenes sacerdotales aprovechaban esta falta para pasar a la zona castellana. Una vez ordenados algunos no volvían y la mayoría «traen a los indios de sus reducciones y encomiendas». Respecto a la veracidad de esta afirmación encontramos gran cantidad de testimonios entre las quejas remitidas por los jesuitas al Consejo de Indias sobre la extracción de indios de sus reducciones e, incluso, en una de ellas se indica explícitamente que

  • 74 AGI, Charcas, 2, ramo 14, doc. 348, sin foliar.

[…] cuando salen ordenados sacan por engaño todos los indios que pueden. Sobre esto de no haber más de un obispo en el Brasil dio un memorial a Su Majestad el doctor don Lorenço de Mendoza el año de 3174.

50No creemos que el cambio en las pretensiones de Mendoza fuera fortuito y debe encontrase vinculado a su estancia en la corte entre febrero y septiembre de 1631. Resulta evidente que, para la corona española, Mendoza era más útil en Río de Janeiro, donde coadyuvaría a un cumplimiento más estricto de las disposiciones reales, como de hecho ocurrió, que en el obispado vacante y despoblado de La Concepción. Probablemente en los contactos que mantuvo para conocer el estado de su pretensión, fue animado a presentar el memorial que entregó en septiembre, quizás con el argumento de que desde Río de Janeiro podría proteger a los indios de forma más eficiente. La idea tomó cuerpo tras varias juntas celebradas entre integrantes de los consejos de Indias y Portugal, de hecho, el propio Mendoza relata que

  • 75 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 1r.

[…] yendo él desta corte se le encargó que demás de la obligación que por ser prelado tenía, que también por ir tanto a vuestra majestad y a entrambos reinos, trabajase cuanto pudiese por atajarlo, a que él prometió hacer cuanto fuese en su mano75.

51Además, el envío de Mendoza a Río de Janeiro no solo estaba orientado a la protección de los indios, también para procurar enmendar la falta de integración entre ambos imperios coloniales y que podía afectar muy negativamente a los intereses de la Corona en América. A esta consideración se unieron las presiones ejecutadas por la Compañía de Jesús para que Mendoza fuese enviado a Río de Janeiro como prelado, con la esperanza de que pudiese atajar la situación:

  • 76 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 2v.

[…] se le encargó mucho, a petición del procurador general de la Compañía [de Jesús] de las Indias, que está en esta corte, de parte de vuestra majestad, por entrambos los dichos dos Consejos… que demás de la obligación de su oficio de prelado, que también por lo mucho que a vuestra majestad y a la buena correspondencia de entrambos reinos, Portugal y Castilla, en esto va, remediase por su parte tantos oficios y excesos […]76.

  • 77 Ruiz de Montoya había nacido en Lima en 1585. Tras quedar huérfano y tener una juventud turbulenta (...)
  • 78 Bibliothèque nationale de France (BNF), RES FOL-OA-198, tomo 1, n. 12, sin foliar.

52No podemos evitar establecer una relación entre esa «buena correspondencia» entre Portugal y Castilla, contenida en las órdenes que Mendoza recibió, y los parámetros integradores que puso de relieve en su Suplicación… en defensa de los portugueses. Por otra parte, el procurador de la Compañía que se menciona era Antonio Ruiz de Montoya77, que había sido comisionado por su orden para acudir a la corte en un intento de solucionar el problema de las incursiones de los brasileños. Ruiz de Montoya ya había dado un memorial planteando el problema78, aunque sin mucho éxito que sepamos. Por tanto, cuando tuvo noticia de las pretensiones y memoriales de Mendoza, coadyuvó para que fuese enviado a Río de Janeiro. En nuestra opinión se trata de un indicio más de la buena sintonía que mantenía nuestro memorialista con la orden.

53Como era de esperar la propuesta fue aceptada y Mendoza volvió de nuevo a América, como prelado episcopal de Río de Janeiro, donde su mentalidad integradora y su esquema de lealtades fueron sometidos a una dura prueba.

Prelado de Río de Janeiro

  • 79 José de Sousa Azevedo PIZARRO E ARAUJO, Memorias historicas do Rio de Janeiro e das provincias anne (...)

54A finales de 1631 Lorenzo de Mendoza partió de Lisboa rumbo a Brasil, donde desembarcó en Espíritu Santo a principios de 163279. Aquejado de una enfermedad que le acometió durante la travesía, pasó varios meses convaleciente en el colegio que los jesuitas tenían en esta ciudad. A pesar de encontrarse durante estos meses «siempre enfermo en la cama», Mendoza tuvo noticia de la llegada de un grupo de jesuitas, procedentes de Paraguay, que habían seguido a una partida que había capturado a los indios de su reducción, que ahora eran esclavos de un tal Manuel de Melo que, por supuesto, se negó a entregárselos. A pesar de su estado y deseoso de cumplir con el compromiso adquirido, Mendoza intentó mediar y, al no obtener resultados, interpuso su autoridad para que los indios fuesen entregados a los jesuitas. Hecho esto remitió una misiva a las autoridades de Río de Janeiro en la que

  • 80 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4r.

[…] con entereza les desengañó y les encargó el respeto de la Iglesia, y observancia de las constituciones eclesiásticas y derecho canónico, alegándoles los capítulos dél80.

55En nuestra opinión Mendoza conocía el problema, pero no supo cuantificar correctamente el arraigo social y económico que esta trata de indios tenía en Brasil. Su misiva fue un revulsivo en Río de Janeiro y predispuso en su contra a las oligarquías vinculadas a esta actividad. Ya repuesto, llegó a la ciudad y tomó posesión de su cargo el 9 de septiembre de 1632, y cuatro días después sufrió el primer atentado contra su vida:

  • 81 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4r.

[…] ciertos hombres facinerosos, una noche por la ventana le echaron para quemarle vivo, al pie de la cama que estaba durmiendo, que dio solamente dél tres palmos, un barril de pólvora con cuatro puntas de cuerda encendidas, con que le volaron la casa y le quemaron cuanto en ella había, quemándole hasta el pabellón de la misma cama en que estaba y abrasándola por todas partes, escapando sólo el prelado sin daño alguno, con evidencia y calificación de milagro que Dios hizo, en prueba de su inocencia […]81.

  • 82 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4r.

56La relación causa efecto es evidente. Poco después se repitió el episodio, esta vez en el ingenio azucarero de Diego Rodríguez de Faria. Mientras Mendoza visitaba su iglesia cuatro hombres tirotearon e incendiaron la casa en la que pernoctaba, resultando heridos varios criados y esclavos del prelado82. El mismo Mendoza afirma explícitamente que fue víctima de esos atentados

  • 83 BNF, RES FOL-OA-198, tomo 1, n. 13, sin foliar.

[…] en particular por oponerse, entonces y siempre, a los tan injustos cautiverios y ventas de los indios libres y cristianos, sacados con tanta tiranía y violencia de las Indias de Castilla83.

57En respuesta a estas acciones Mendoza redobló su actividad y emitió censuras episcopales contra los sospechosos, a los que también denunció ante la justicia civil. El resultado práctico fue nulo, pero se siguieron produciendo actos intimidatorios, que incluso enfurecieron más a Mendoza que los atentados:

  • 84 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4r-v.

[…] le echaron a la puerta un bacín de inmundicia, con que se la ensuciaron toda de alto a bajo… Afrenta que, haciéndose en Coimbra a don Francisco de Meneses, aun antes de ser prelado, mandó vuestra majestad hacer grandes demostraciones de justicia y castigo. Y acá, requiriendo el prelado al que administraba justicia, que siquiera hiciese alguna diligencia, se burló84.

58Mendoza comenzó a comprender que las capturas de indios no eran un problema coyuntural, sino una simple plasmación de las importantes diferencias estructurales existentes entre el modelo colonial portugués y el castellano, que se traducían también en formas de actuación social muy diferentes. Una de las que más afectaría a la posición de Mendoza era la percepción social de la autoridad eclesiástica, que en los dominios castellanos cualquier eclesiástico ostentaba de facto por el mero hecho de serlo. En Río de Janeiro esto no era así y los detractores de Mendoza se encargaron de que fuese consciente de ello, pues le hicieron llegar los rumores convenientes sobre la suerte de aquellos prelados que anteriormente no se habían plegado a sus intereses:

  • 85 Bartulomeu Simões Pereira. Natural de Lisboa, fue prelado de Río de Janeiro desde 1578 y, por real (...)
  • 86 João da Costa. Tomó posesión en 1603 (Jurandir CORONADO AGUILAR, Conquista espiritual. A história d (...)
  • 87 Mateus da Costa Aborim. Fue prelado desde 1606. Según Jacobina Lacombe «foi um campeão da libertade (...)
  • 88 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v. En los tres casos en el trasfondo de esta conflictividad se encontraba (...)

El primer prelado, Bartolomé Simões Pereira85, murió en el Espíritu Santo, con muestras de veneno, después de muchos agravios y descortesías, de que se venía a quejar a Su Majestad. El segundo, que fue el doctor don Juan de Acosta86, no se puede creer ni referir lo que le hicieron, llegando a correr tras él. Al tercero, que fue el pasado, Mateo de Costa Abori87, es público que le mataron con ponzoña, según las señales con que murió88.

59Incluso el mismo prelado pudo ser testigo de primera mano de esta realidad cuando presenció la llegada de un comisario del Santo Oficio a la ciudad:

  • 89 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v.

Asimismo a un comisario o visitador del Santo Oficio de la Inquisición, a que ellos allá llaman inquisidor, en llegando a Río de Janeiro le envistieron a prender y matar, amotinando al pueblo y llevando hasta los niños de la escuela, y apedreándole, y, abrazándose él con un Cristo, fueron tantas las pedradas en su sacerdote y ministro del santo Oficio, que aun alcanzaron al Cristo. Y esto fue ayer, y notorio por todo el mundo89.

  • 90 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3r.
  • 91 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v.
  • 92 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 3r.

60Pero lejos de amedrentarse o intentar contemporizar, Mendoza redobló sus esfuerzos en todos los ámbitos, intentando imponer una forma de vida en la población acorde con los ideales eclesiásticos y las costumbres castellanas del momento. Comenzó a visitar las flotas y navíos que llegaban a puerto, devolviendo a Portugal a muchos marinos que se habían quedado ilícitamente en Río, abandonando a sus familias e incluso contrayendo matrimonio por segunda vez90. Consultando los archivos descubrió importantes deudas a favor de la bula de cruzada e inició los procedimientos legales para su cobro91. Encarceló a Manuel Jerónimo, que había sido su tesorero y había dispuesto de parte del capital para sus fines92.

61Por supuesto, la jerarquía eclesiástica de Río de Janeiro tampoco escapó a la actividad de Mendoza. Detectó prácticas profundamente irregulares, desde el punto de vista católico, en distintos sacerdotes de la ciudad, pero en lugar de actuar contra cada uno de ellos puntualmente, aplicando parámetros inquisitoriales, los consideró un grupo herético articulado y reunió todos los indicios posibles para determinar quién era el líder y proceder contra todos simultáneamente. A uno de ellos pudo acreditarle antecedentes familiares judaizantes y determinó que se trataba del cabecilla:

  • 93 Existía un importante conjunto de restricciones para el acceso al sacerdocio. Las que afectaban a e (...)
  • 94 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3r. Aunque no lo pone de relieve en este párrafo, Mendoza consideraba a es (...)

[…] quitó y privó de párroco y cura de almas a un clérigo de apellido Alcuña, el Arreuesa o Vomita-Tocino, ordenado con dispensación93, con quien, por lo dicho, muchos de los moradores no quieren bautizar a sus hijos, a quien el prelado pasado jamás quiso admitir y él se introdujo en la vacante […]94.

62Al menos a otros dos los sorprendió practicando alguna modalidad de brujería junto a mujeres reputadas en estas artes, para lo que incluso utilizaban la iglesia, de manera que procedió contra

  • 95 Curiosamente esta mujer era conocida como La Camacha (BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 3r-v (...)
  • 96 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v.

[…] una negra, a quien de noche metía en una casa sagrada quien a su cargo tenía la casa de Dios. Y asimismo por procederse contra una muy nombrada hechicera95, a quien de noche abrió las puertas de la casa de Dios otro que tenía a su cargo la misma casa de Dios, para consultarla sobre los hechizos que decía haberse dado a un hombre seglar96.

63Incluye finalmente a otros tres eclesiásticos en este grupo heterodoxo, aunque no aporta una acusación clara contra ellos:

  • 97 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

[…] un perniciosísimo sacerdote, Francisco Carnero, indigno del oficio que profesa, y de Fabio Moya, extranjero calabrés, gran revoltoso, y de un fray Juan de la Cruz, natural de los negros de Angola, en suma deshonra de aquella tierra, y de sus vecinos y moradores […]97.

64Al margen de esta actividad fiscalizadora sobre la sociedad de Río de Janeiro, la principal preocupación de Mendoza seguían siendo las capturas de indios en territorio castellano. En esta línea desplegó una importante actividad, obteniendo información sobre las operaciones que estas bandas iban a realizar y enviando requerimientos a las autoridades de las ciudades de las que partían las expediciones para que las abortasen y detuviesen a los responsables, aunque con un éxito muy limitado. Esto no es de extrañar si atendemos a las descripciones que mientras tanto hacía el procurador de los jesuitas en la corte. No parece tratarse de grupos de bandidos al uso, sino cuerpos de ejército mercenarios que realizaban incursiones en territorio enemigo:

  • 98 Antonio Raposo Tavares (15981658). Uno de los más célebres bandeirantes de São Paulo. Fue precisam (...)
  • 99 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 12, fol. 1v.

[…] Antonio Raposo98 ha continuado sus excesos, con nuevo atrevimiento, pues, por septiembre de 1636, alzando bandera y voz de capitán, salió de la villa de San Pablo con 150 arcabuceros y 1500 indios de su facción y entró en la jurisdicción del puerto de Buenos Aires (que es de la demarcación de Castilla), y con mano armada y a son de caja y orden de guerra, llegó a la reducción de Jesús María […]99.

  • 100 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r. Salvador Correia de Sã e Benavides (1602‑1688) descendía de un linaje (...)
  • 101 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

65Resulta evidente que poco podía hacer la justicia local contra fuerzas de esta magnitud. Pero, además, la fecha que aporta este testimonio no es casual. Precisamente en 1636 partió hacia la Península el gobernador Salvador Correia de Sã e Benavides100, que había sido colaborador esencial de Mendoza desde su llegada a Río de Janeiro, encomendando la seguridad del prelado a su guardia personal, que también lo apoyaba en las acciones que hemos reseñado. Aunque el propio Mendoza señala que «[…] al capitán o gobernador le valen sus soldados, y a veces no del todo […]»101, sin duda el apoyo de Sã e Benavides fue determinante para que cesasen los atentados contra su vida, así como para que pudiese hacer valer una cierta autoridad.

  • 102 Cargo con unas atribuciones parecidas a la de corregidor, en este caso interino. Mendoza en su memo (...)
  • 103 Se presenta a sí mismo como tal en una petición que remitió a Felipe III, el 20 de julio de 1623, e (...)
  • 104 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4v.

66Pero además la marcha del gobernador trajo a la ciudad a Francisco Taveira de Neiva, con el cargo de ouvidor102, enviado desde Bahía para evitar el vacío de poder. Se trataba de un partidario de las capturas de indios, de las que también había formado parte. Al parecer era también procurador103 y decidió acabar con las actividades de Mendoza denunciándolo precisamente ante la autoridad eclesiástica, es decir, ante el obispo de Bahía, presentando una serie de testimonios falsos. Pero la maniobra llegó a oídos de Mendoza, y seguramente también copia de los testimonios, pues sabía bajo qué nombres habían sido firmados, con lo que envió también él un testimonio al obispo para acreditar que en los padrones parroquiales no existían los supuestos firmantes. El resultado fue que el obispo condenó a los denunciantes a dos años de destierro y el pago de 500 ducados de multa, aunque el único efecto práctico que tuvo esta sentencia fue que «[…] el dicho condenado y los más, se burlan harto […]»104. Pero Taveira ya había iniciado el camino de desacreditar al prelado y no pensaba detenerse. A toque de campana convocó a los vecinos y prohibió que fuese obedecida ninguna orden del prelado bajo pena de multa, lo que también fue pregonado por las calles de la ciudad. Días después, en la audiencia pública que tenía que celebrar en cumplimiento de sus funciones

  • 105 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

[…] se puso públicamente de su silla a deshonrar al prelado, de todos los nombres mayores y afrentosísimos, diciendo que el prelado que ellos tenían era un bellaco, infame, hereje, ladrón, somético, sacrílego, simoniaco y otras muchas afrentas […]
Y asimismo, a la misma hora, se los mandó poner hechos en coplas, de su misma letra, por todos los lugares, pueblos y puertas de las iglesias y casas de juego
105.

67Para terminar, añadió a todo esto que Mendoza había sido excomulgado por el obispo de Bahía como resultado del proceso que habían llevado a cabo contra él. La respuesta del prelado elevó la tensión en gran medida, pues como comisario de Cruzada, procedió a la excomunión de Taveira y envió notificación de ello a todas las poblaciones de Brasil. El objetivo de Mendoza era evidente: Taveira tendría muchas dificultades para organizar una nueva expedición de captura, pues le sería muy complicado encontrar hombres de armas que quisiesen alistarse a las órdenes de un excomulgado. La reacción no se hizo esperar:

  • 106 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5v.

[…] entonces, rabiando con que se le quitaba este provecho y con la dicha sentencia de excomunión por parte de la Cruzada, echó él y los dichos conjurados el resto, para que el prelado de desesperado se viniese y los dejase, y que así no tendría el dicho clérigo [Alcuña] la contradicción que, así en él como en el otro prelado pasado, había tenido en la cura de almas106.

68Para ello Taveira, considerando la próxima salida de la flota y haciendo uso de sus atribuciones judiciales, reunió a todos sus partidarios y articuló un proceso ficticio:

  • 107 Según Mendoza este hermano de Alcuña se llamaba Tomé Fonseca, e incluso aporta el nombre con que er (...)
  • 108 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5v.

[…] se fingió ser escribano de los fingidos casos, el dicho hermano del clérigo privado…107 hicieron tal juez, y tal escribano, y tales testigos, todos conjurados, un proceso, el cual era derechamente contra el prelado… pusieron el nombre y título del proceso sobre un niño seglar que sólo servía al prelado, de edad entonces de poco más de catorce años108.

69La condena por pederastia y sodomía estaba servida. El 1 de enero de 1637 los alguaciles de Taveira procedieron a la detención del niño, para su interrogatorio y envío a la Península, junto con los autos, que serían presentados ante la Inquisición en Lisboa. Paralelamente se divulgó ampliamente el contenido de los autos entre toda la población.

  • 109 Su nombre era Pedro de Sosa y no era la primera vez que se le encomendaba acabar con la vida de Men (...)

70Quizás por primera vez, Mendoza fue consciente del peligro que corría y de que su etapa en Río de Janeiro había finalizado, por lo que se embarcó «muchos días antes de su partida», pero Taveira no estaba dispuesto a que llegase a Lisboa y pudiera articular su defensa, para lo que envió a un sicario, «hombre matador»109 según Mendoza, que se alistó como marinero en la misma embarcación, con órdenes de

  • 110 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6r.

[…] que en una noche, estando en conversación a solas con el dicho muchacho, o viéndole ir a la proa a alguna necesidad, le echase de un empujón a la mar, por que los muertos no hablan ni se quejan y de los vivos, los amigos dudan y los enemigos creen110.

  • 111 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6r.

71Pero en el último momento la fortuna sonrió a Mendoza y el sicario de Taveira fue asignado a otra embarcación por los mandos de la flota. Gracias a ello llegó sin novedad a Lisboa el 6 de junio de 1637111.

Un buen vasallo para un mal señor

  • 112 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6v.
  • 113 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.
  • 114 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.
  • 115 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5v.

72Once días duró el proceso inquisitorial que se llevó a cabo con Tomé de Acosta, el niño criado de Mendoza, para determinar la veracidad de las acusaciones de Taveira sobre la relación entre ambos. En la sentencia los inquisidores determinaron que «[…] no resultaba culpa para se proceder contra el dicho Tomé de Acosta y que debía ser suelto de la cárcel de la penitencia donde estaba puesto en custodia […]»112. Fue entonces cuando Mendoza imprimió el memorial que hemos seguido para relatar su experiencia en Río de Janeiro, al que adjuntó un testimonio de la sentencia. Al margen de los acontecimientos que relata, el tono general transmite un cierto abatimiento, especialmente perceptible cuando emite juicios de valor sobre las oligarquías de Río de Janeiro y su modo de vida. Respecto a la falta de acatamiento de la autoridad eclesiástica, los compara abiertamente con los calvinistas, señalando que «no se hace más en Ginebra»113. Su abatimiento lo muestra aun más claro en frases tales como «Cada vez duele más a lo que llega este memorial»114, e incluso habla de «despeñamiento y, si decirse puede, desamparo de Dios […]»115.

73Este estado de ánimo, tan visceral, se encuentra directamente relacionado con el cambio que experimentó su idea sobre los portugueses, la relación de estos con los castellanos y con la monarquía. Todo esto le llevaba a pensar que sus ideas integradoras eran una falacia, pues así se lamentaba:

  • 116 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

Y este es el pago que, siendo portugueses, dieron al que con su libro que escribió en defensa de los portugueses de las Indias, tanto los defendió y honró a todos116.

74Y no se trataba de una afirmación fruto de su estado anímico en ese momento, pues tres años después volvió a escribir:

  • 117 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 2r.

Pero quiérense los portugueses tan mal unos a otros, que buscan todos los rodeos y medios, aun injustos e incompetentes, para hacer mal a los suyos, aun aquellos que merecen ser más favorecidos117.

  • 118 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v.

75Pero a pesar de todo, Mendoza mantenía intactos sus principios. Era consciente que la frase que hemos citado era tan tremendamente generalista como injusta, por lo que pone de relieve que «también hay (y así lo afirmo y juro), en toda la diócesis, muchos hombres muy honrados y buenos cristianos, y muy servidores de VM, y lo han mostrado»118.

76Esta cita, que hace patente las tensiones personales que sufría, nos muestra también alguno de sus principios básicos. Establece claramente el paralelismo entre la honradez, el servicio a Dios y al rey, que como ya señalamos anteriormente, para Mendoza se agrupan en un mismo concepto. Es un esquema eminentemente castellano, como lo son sus propuestas, que ahora entran en conflicto con su origen portugués, pues evidentemente también se sentía como tal.

77En esta situación cobra especial relevancia el motivo que llevó a Mendoza a Río de Janeiro: la defensa de los indios; pues sin la consecución de este objetivo, nada habría tenido sentido. Este es el verdadero objetivo del memorial, aspecto incuestionable si consideramos que, de los seis folios que lo componen, más de dos versan sobre esta cuestión y los restantes relatan lo ocurrido al memorialista como consecuencia de la defensa de los indios frente a las incursiones portuguesas. Pero además, el párrafo final, en que Mendoza hace sus peticiones al rey, también se aprecia el conflicto interno que antes señalábamos, así como que el objetivo fundamental del texto era la defensa de los indios.

  • 119 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6v.

78En cuanto a la primera cuestión, a pesar de todo lo relatado, la primera gracia que Mendoza pide al rey es «[…] perdón a vuestra majestad para los dichos sus enemigos y pide y protesta no les pare perjuicio alguno»119. Es una muestra de su conflicto, a la que Mendoza da coherencia señalando que

  • 120 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6r.

[…] lo que el prelado primero que todo pide es que se vea que nada se le hizo por causa particular alguna suya, sino todo y cada cosa por cumplir con lo que VM le mandó […]120.

79De esta forma hace partícipe al monarca de su objetivo, solicita que la prelacía de Río de Janeiro le sea permutada por otra «de las que están vacas en Portugal» y pide que ordene

  • 121 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6r. Este memorial fue concebido por Mendoza con un importante componente d (...)

[…] poner el remedio tan necesario en las entradas en dichas tierras de las Indias de Castilla, particularmente con extranjeros, y atajar a la extracción y venta de los indios libres y cristianos, que él mostrará cuan fácil es, y recibirá merced121.

80De hecho, poco después entregaba otro memorial en que informaba de los planes que consideraba que tenían los holandeses para tomar Río de Janeiro y proponía soluciones para evitarlo y, a pesar de la falta de relación con el asunto tratado, lo cerraba volviendo a insistir en que el rey debía

  • 122 BL, 1324.i.9.(15.), fol. 3v.

[…] impedir no se compren los indios que los de San Pablo, y San Vicente, y Concepción les traen a vender de Los Patos y de las Indias de Castilla, en que tanto se han cebado y franqueado estos caminos para amigos y enemigos122.

  • 123 Villardaga sitúa a Ruiz de Montoya en Río de Janeiro en 1637 y en Madrid en 1638, por lo que necesa (...)
  • 124 D. RAMADA CURTO, art. cit., p. 33.
  • 125 Mendoza incluso cedió textos propios a Ruiz de Montoya para la redacción de esta obra, como se desp (...)
  • 126 J. C. VILARDAGA, Identidades instáveis, p. 530.
  • 127 R. RUIZ GONZÁLEZ, art. cit., p. 36. De hecho, por real cédula del 19 de septiembre de 1639, Felipe  (...)

81Mendoza esperó pacientemente que se resolviera su caso. Entre tanto estrechó su colaboración con Antonio Ruiz de Montoya123 en defensa de los indios124 y buena muestra de ello es la corrección del Arte y vocabulario de la lengua Guaraní (Madrid: por Juan Sánchez, 1640) y la redacción de las aprobaciones de la misma obra y Conquista espiritual… (Madrid: Imprenta del reino, 1639)125. Cuando tuvo noticia de que el priorato de la orden de Avis estaba vacante, se postuló para ello. Pero a pesar de las peticiones del prelado, que había dejado muy clara su imposibilidad de volver a Río de Janeiro, en la corte seguían considerando que ese era el lugar donde podría ser más útil. Conocían bien su lealtad, por lo que si el rey se lo ordenaba, él volvería aun a riesgo de perder la vida. Estas fueron las razones fundamentales por las que, finalmente, el 7 de octubre de 1639, Felipe IV escribió a Roma, solicitando al pontífice la erección del obispado de Río de Janeiro y proponiendo a Mendoza para el cargo126. Es muy probable que tras esta decisión se encontrase, una vez más, Ruiz de Montoya, que ese mismo año había escrito un nuevo memorial al rey en el que proponía la implantación de la Inquisición en Brasil, con jurisdicción privativa sobre las incursiones de los paulistas, pues desacreditaban el cristianismo «entre fieles e infieles». El nuevo aparato coercitivo sería controlado mediante la creación de «[…] una sede episcopal en Río de Janeiro y que el obispo nombrado, el comisario del Santo Oficio y el gobernador de Río tuviesen poderes para aplicar las penas»127.

82Pero mientras Mendoza colaboraba con Ruiz de Montoya y el rey resolvía sobre el destino del prelado, Taveira y sus camaradas también actuaron. Fueron puntualmente informados por Pedro de Sosa, el sicario, de cómo Mendoza resultó libre de culpa tras el proceso llevado a cabo por la Inquisición sobre Tomé de Acosta. Y, bien movidos por el rencor, bien por el temor de que el prelado actuase contra ellos en la corte, o por ambas cosas, decidieron tomar la iniciativa. Rescataron la causa que habían presentado contra él ante el obispo de Bahía, la mejoraron y falsificaron un viejo poder notarial, datado en 1632, en que la Cámara de Río de Janeiro nombraba comisionado en Lisboa. Emitieron una sustitución actualizada a nombre del sicario, que así se hacía pasar por representante de la ciudad, con instrucciones de presentar en Lisboa el nuevo proceso ante la Mesa de Conciencia y Órdenes Militares.

83Como en la construcción del proceso sobre las relaciones entre Mendoza y su criado, el artífice de estas alteraciones documentales fue Tomé Fonseca (Jacob Folega) que, junto al resto de los instigadores, consideraron que, en este caso, su denuncia podía prosperar porque el juez de este tribunal tenía enemistad con Mendoza:

  • 128 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 1v.

La dicha Mesa de las Órdenes Militares, en la cual el prelado, como es notorio y se ve en particulares casos que abajo mostrará, tenía y tiene grandes enemigos, y en particular el juez de las dichas órdenes, que es fraile de la de Santiago, porque el prelado, como es notorio, no quiso ni quiere dar el oficio de su fiscal a un escribiente de la dicha mesa, moro catecúmeno […]128.

84Cuando Mendoza tuvo noticia de esto respondió, en un nuevo memorial impreso, arremetiendo directamente contra Pedro de Sosa, poniendo al descubierto su papel en la nueva denuncia:

  • 129 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 16, fol. 1r‑2r.

[…] Pedro de Sosa, siendo hombre seglar y de los que por sus delitos se huyen a aquellas partes, y tan notorio enemigo capital mío, a fin de encubrir las estupendas y grandes afrentas que él y otros sus parientes me hicieron, y por ser el dicho Sosa pariente y de la tierra de Antonio Raposo Tavares, el caudillo de las entradas de cautivar indios de las Indias de Castilla […] como él mismo se jacta […] dio el dicho Sosa, como es notorio en esta corte, un papel y relación de capítulos contra mí.
[…] amontonando, para más molestarme y detenerme, como él se jacta, papeles que ni van ni vienen a propósito […]
Todo para, ultra de los otros fines suyos ya referidos, detener y retardar mi justicia y pretensiones en esta corte, y que se pase la ocasión de no ser yo, sino premiado, a lo menos permutado en el Priorato de Avis, que al presente está vaco […]
129.

85Pero a estas alturas Mendoza ya sabía que no bastaría con acusar a Sosa una vez más para terminar con el acoso a que lo estaba sometiendo. Era necesario acorralarlo y desacreditarlo, aprovechando que, la demostración de cargos contra él en la Península podría acarrearle graves consecuencias. Para ello Mendoza buscó al verdadero procurador de Río de Janeiro en la corte, Domingo de Fuentes, que, al conocer la impostura de que había sido objeto, accedió a colaborar con el prelado. Como fruto de ello, el verdadero procurador añadió un testimonio manuscrito, firmado y rubricado, a todos los ejemplares del memorial impreso contra Sosa, en el que exponía:

  • 130 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 16, fol. 2r.

Domingo de Fuentes, procurador general de la ciudad de San Sebastián del Río de Janeiro y de su gobernador y capitán mayor, cuyos poderes tengo presentados, digo que por las causas referidas en este memorial del prelado de la dicha ciudad y diócesis, yo soy sólo el tal procurador. Así, como tal y aun también como testigo de vista que estuve allí mucho tiempo, confieso y juro haber visto por mis ojos los buenos y ejemplares procedimientos del dicho prelado, y superar grandísimas ofensas que, por hacer bien su oficio, y en particular por oponerse a la tan injusta venta y cautiverio de indios cristianos de las indias de Castilla se le hicieron y, en nombre de la dicha ciudad, no sólo no tengo que decir ni que pedir cosa ninguna contra el dicho prelado, pero en nombre de la dicha ciudad, pido y suplico a vuestra majestad que se le hagan las mercedes y satisfacción que tantos a trabajos y afrentas se deben130.

86Esto complicaba la situación de Sosa que, recordemos, ya en un memorial anterior había sido acusado por Mendoza de asesino e «incendiario», por lo que decidió buscar al prelado, seguramente no con buenas intenciones. Pero lo que sorprendentemente ocurrió fue que, cuando se encontraron, ambos se reconciliaron. Mendoza lo relata así:

  • 131 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 2v.

[…] lo cual hizo irritado de que el prelado, en su memorial impreso, hablaba de él, y que fuera el principal de los incendiarios, como lo dice el dicho memorial impreso. Viendo la verdad e inocencia del prelado, remordido de su conciencia, le pidió perdón al dicho prelado y, como es notorio, está reconciliado con él131.

87La reconciliación con Pedro de Sosa permitió a Mendoza conocer mejor los detalles de las alteraciones documentales realizadas para iniciar el proceso en la Mesa contra él, así como la existencia de afinidades entre el juez y algunos de sus enemigos en Río de Janeiro. Todo ello lo puso de relieve en un nuevo memorial en su defensa:

  • 132 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 2r.

Examinados ahora bien los papeles de los calumniadores que aquí se presentaron, según primero en Lisboa fueron vistos, no hay poder alguno para nada, y solamente hay un poder viejo y su sustitución, el cual poder, como dél consta, fue dado por solos tres del cabildo y cámara anual del año de 632, mucho tiempo antes de que el prelado allá fuese […]132.

  • 133 R. SANTAELLA STELLA, op. cit., p. 125.
  • 134 Ibid., p. 128.
  • 135 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 4v.

88Por su parte, la Mesa de conciencia apeló al rey solicitando que Mendoza no fuese oído en la corte respecto a esta cuestión, apelación vista el 17 de abril de 1638 por el Consejo de Portugal, que se mostró conforme y propuso que se ordenase a Mendoza regresar a Río de Janeiro y Felipe IV anotó al margen el consabido «hágase como parece»133. Ante esto Mendoza imprimió su memorial al respecto y solicitó que este fuera visto por la Junta de Portugal. Esta concluyó el 11 de abril de 1639 que debía revocarse la orden de vuelta a Río de Janeiro, así como que debía ser tenido en cuenta para otorgarle el priorato de la orden de Avis134. Como respuesta, a finales de 1639 o principios de 1640, la Mesa le notificó a Mendoza el inicio de las diligencias contra él, pues el interesado señala que en ese momento Río de Janeiro «va en tres años que está sin pastor»135. Este texto iba dirigido de nuevo al rey, pues la estrategia de Mendoza se basaba, en este caso, en impugnar la autoridad del tribunal sobre él, tanto por la tendenciosidad del juez como porque la Mesa de Conciencia no tenía jurisdicción legal sobre el clero regular. Además, no sólo solicitaba al monarca la nulidad del proceso, también el correspondiente castigo al juez, por prevaricación:

  • 136 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 4r.

[…] que su majestad, Dios le guarde, y la junta en su real nombre vean y reprendan severamente (como el prelado lo pide y espera) tan grande exceso, de que no solamente en el Brasil le ofendió gente tan perdida, como un ahorcado y cuatro judíos y desterrados, pero que, acá en Lisboa, aquellos que le debían de ayudar y amparar, en lugar de eso, por las dichas causas apuntadas al principio de su pasión e interés lo hicieron tan al contrario, y tan a gusto de los dichos enemigos del prelado […]136.

Finalmente aprovechó este memorial para volver a incidir en la imposibilidad de regresar a Río de Janeiro y solicitar el priorato de la orden de Avis:

  • 137 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 4r‑v.

Que pues conviene no vuelva a aquella diócesis, le permutara en lo que está vaco, que es el Priorato militar de Avis […]
Y lo vaco, como está dicho, es sólo el priorato de Avis, que en dignidad es mucho menos y no más en renta […]
137.

89Pero en esta ocasión, ni estas pretensiones, ni las de Felipe IV de enviar a Mendoza de nuevo a Río de Janeiro como obispo tendrían éxito, pues el 1 de diciembre de dicho año se produjo el levantamiento por la restauración de la independencia portuguesa. Según expone en sus memoriales, Mendoza no tuvo duda alguna de su fidelidad a Felipe IV pero, antes de abandonar Portugal, procuró obtener toda la información posible sobre los planes de los sublevados para suministrarla a la corte española, y así lo cuenta:

  • 138 BNE, ms. 2376, sin foliar.

[…] con los avisos que, alcanzados de personas de puesto en la armada portuguesa, mis confidentes… en razón de los tratos de los levantados con otros enemigos de esta corona, fui causa de que no tomasen, cuando no pudiesen la ciudad, a lo menos todo lo más de la isla de Cádiz y que no quemasen todos los vasos y galeones que estaban desaparejados recién llegados de las Indias […]
De suerte que cuando, dentro de muy breves días, juntas las dos armadas enemigas, portuguesa y francesa […] llegaron a Cádiz, no pudieron obrar cosa alguna
138.

  • 139 Emilio GONZÁLEZ LÓPEZ, El águila caída: Galicia en los reinados de Felipe IV y Carlos II, Vigo: Gal (...)

90Esta afirmación situaría a Mendoza entre la sublevación de Portugal y la conspiración de Medina Sidonia en Andalucía. Como señala González López139, en julio de 1641 el confesor del duque de Medina Sidonia llegó a Lisboa, para entrevistarse con Juan IV, informarlo de los planes del duque y recabar su apoyo. Como consecuencia de ello fray Denis de Lencastre, sobrino del monarca portugués, fue enviado a Francia para proponer a Luis XIII y a su ministro Richelieu un ataque combinado de las flotas francesa y portuguesa a la bahía de Cádiz. El plan fue aprobado y contó finalmente con el apoyo holandés. Pero cuando la fuerza de ataque doblaba el cabo San Vicente, fueron sorprendidos por cinco fragatas españolas que los esperaban y, tras hostigarlos, se dirigieron a Cádiz. Los las flotas combinadas las persiguieron, pero al llegar a la Bahía, la encontraron en estado de defensa y no apreciaron signos de la revuelta que Medina Sidonia (ya detenido) debía haber provocado. Por tanto, estimaron que se trataba de una emboscada y decidieron volver a sus puertos de origen.

  • 140 Entre otros, Antonio de Isasi, fray Nicolás de Velasco, fray Luis de las Llagas y Francisco Sánchez (...)
  • 141 P. CARDIM, art. cit., p. 551.

91Por tanto, mediante el texto citado Mendoza fue incorporado a la lista de delatores de la insurrección de Medina Sidonia140. Al margen de esta cuestión, el hecho de que un portugués se autoproclamase autor de una acción como esta contra la sublevación de Portugal justifica sobradamente la sentencia por traición emitida contra él por el tribunal de Relación de Lisboa el 12 de abril de 1642141.

  • 142 BNE, ms. 2376, sin foliar.

92Ya en Castilla, la primera intención de Felipe IV fue premiar los servicios de Mendoza, como correspondía y, según nuestro memorialista «[…] me hizo merced, por dos resoluciones, del obispado de Yucatán, que es de los buenos de las Indias, si bien no mejor que el mío […]»142. Pero Mendoza nunca iba a ocupar esta diócesis, pues el 27 de noviembre de 1643 el Consejo de Indias consultaba al rey sobre la conveniencia del nombramiento y la respuesta de Felipe IV fue:

  • 143 Archivo Histórico Nacional, códices, l. 752, n. 1368, sin foliar.

El tiempo obliga tanto a mirarlo todo y recelarlo todo que, aunque tengo en muy buena opinión al obispo de Río de Janeiro, y por esto le nombré al obispado de Yucatán, y tengo por justo acomodarle en otra cosa, me ha parecido conformarme con el consejo, y así me propondrán personas para la iglesia de Yucatán143.

93Aunque Mendoza nunca debió tener noticia del resultado de esta consulta, intuyó su contenido cuando Marcos de Torres y Rueda fue propuesto para este obispado. Dedujo que la decisión se debía a su origen portugués y puso claramente de relieve la injusticia que esto suponía:

  • 144 Este fragmento pertenece al último memorial que dio a la imprenta. Únicamente en este texto y en la (...)
  • 145 BNE, ms. 2376, sin foliar.

[…] después pareció que no convenía abrir puerta a que los portugueses tengan oficios en ellas [las Indias], por no quebrantar en esto lo que por sus ordenanzas está dispuesto. Aunque esta regla no podía correr en mí, ni hacer yo ejemplar para otros, lo menos por ser yo tan próximo originario de Castilla y, como se sabe, de una de las mejores casas y sangres de ella144, como por los muchos años que en las mismas Indias, en puestos considerables, con tanta satisfacción, serví a Vuestra Majestad, quedándome ellas, por los grandes servicios que les hice, muy deudoras y gozando también ahora tanto de mis finezas145.

94Esto supuso el golpe de gracia a las ideas integradoras de Mendoza y su sistema de lealtades quedó irremisiblemente dañado. El rey de España, su «señor natural», como tantas veces lo denominó en sus memoriales, lo abandonaba debido a sus orígenes portugueses, sin tener en cuenta sus servicios ni la paciencia que había mostrado en los últimos años, esperando en pésimas condiciones económicas la coherencia de un rey que nunca llegó. El esquema de valores de Mendoza exigía ahora que el buen vasallo abandonase definitivamente al mal señor y, una vez más, nuestro memorialista fue coherente con ello:

  • 146 BNE, ms. 2376, sin foliar.

Doy cuenta, como soy obligado a Vuestra Majestad y le suplico humildísimamente se sirva haber por bien y darme licencia para que, aunque sea con un palo en la mano y pidiendo limosna, me pueda ir, como en efecto me voy, a vivir a Roma, que allí con el rigor y a poder de censuras apostólicas, me podré valer siquiera de algunas rentas simples eclesiásticas y pensiones que tengo, lo que aquí no puedo hacer, aunque no pueda gozar de las de mi iglesia transmarina, a la cual, ni a Portugal, por las razones dichas del odio de los levantados, por lo que en su daño y servicio de Vuestra Majestad obré, no puedo ir. Y aunque pudiera, no fuera por vía ninguna, por cuanto, como al principio dije y haré siempre, protesto que no conozco ni conoceré otro rey y señor natural, sino a Vuestra Majestad, a quien, y a cuyos ministros que tocare, y en los cuales se conoce y resplandece suma cristiandad y sumo celo del servicio de Vuestra Majestad, ofrezco con toda humildad y sumisión esta tan verdadera relación y petición, que también es satisfecho y justificación de mi acción. Guarde el cielo la real y católica persona de Vuestra Majestad, como la cristiandad ha menester. Amen146.

Conclusiones

  • 147 Stuart B. SCHWARTZ, «Luso-Spanish relations in Hapsburg Brazil», The Americas, 25 (1), 1968, p. 33- (...)

95Como Ruiz de Montoya, Mendoza nace en 1585, sólo cuatro años después de que Felipe II fuese entronizado como rey de Portugal. Su juventud transcurrió, por tanto, durante el primer periodo de la unión ibérica. En esta fase, como ya puso de relieve Schwartz147 (1968: 43), los portugueses obtuvieron importantes beneficios de la nueva situación, derivados de los contratos monopolísticos para la provisión de esclavos, el desarrollo de actividades comerciales y mineras en el área colonial castellana o la expansión de la industria azucarera en Brasil. Las fronteras se hicieron más permeables, las reformas que la Casa de Austria llevó a cabo en el imperio colonial portugués se realizaron de forma paulatina, para no romper abiertamente con los acuerdos de Tomar, y existía una cierta esperanza de que la unión a la Monarquía Hispánica permitiera a Portugal mantener intacto su imperio colonial en oriente. Estos hechos, unidos a su formación jesuítica y larga permanencia en el virreinato del Perú, hicieron de Mendoza un portugués profundamente castellanizado, aunque nunca olvidó sus orígenes e, incluso, hasta su etapa final en Río de Janeiro, estuvo orgulloso de ellos.

  • 148 D. RAMADA CURTO, art. cit., p. 27.
  • 149 J. C. VILARDAGA, Identidades instáveis…, p. 532.

96Esta castellanización se muestra de forma evidente en el tan citado y estudiado memorial Suplicación… en defensa de los portugueses… en que, a la hora de abordar la caracterización de los distintos reinos dependientes de la Monarquía Hispánica, nunca se pone en cuestión la supremacía castellana, que incluso se reafirma a lo largo de toda la exposición del autor. Pero además, el estudio que hemos realizado demuestra claramente que Mendoza aplica soluciones netamente castellanas, lo que constituye uno de los principales factores del fracaso de su labor frente a las oligarquías coloniales portuguesas en Brasil. Ni Mendoza es un homem luso-tropical148, ni fue un individuo contradictorio o «renegou sua própria condição lusitana»149. De hecho, nos parece profundamente coherente con el parámetro de portugués castellanizado que proponemos, actitud que demuestra abandonando su idealizada monarquía cuando descubre que ha perdido la confianza de su señor natural por su origen portugués. Permanecer en Madrid, a pesar de ello, sí que hubiera sido renegar de su condición lusitana.

97Los ideales de Mendoza son integradores, pero no totalmente inclusivos. En sus memoriales y acciones siempre trasluce la integración, pero esta se subordina en casi todos los casos al esquema cultural castellano. Su esquema teórico comienza a erosionarse a medida que se erosionan las posibilidades de la Monarquía Hispánica de consolidar su perseguido estatus de universalidad mientras, paralelamente, la integración entre los dos imperios coloniales se resquebrajaba.

  • 150 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 24v.
  • 151 G. ALMEIDA BORGES, art. cit., p. 87.
  • 152 Sancho de MONCADA, Restauración política de España, primera parte. Deseos públicos al Rey don F (...)

98¿Era Lorenzo de Mendoza un arbitrista? Desde luego, él mismo debía considerarse como tal, pues en Suplicación… en defensa de los portugueses… escribe «Y si por la fuerza de estas razones, el arbitrista […]»150 en referencia a sí mismo, a la manera de Duarte Gomes Solis, quien también se autodenominaba así151. La importancia de estos autores en la corona de Castilla ha llevado a los historiadores españoles a clasificarlos en escuelas, en base fundamentalmente a su pensamiento económico. Al respecto, Mendoza exclama «[…] así no hubieran salido tantas riquezas para las naciones extranjeras! Que ellas son las que gozan nuestros trabajos», en clara sintonía con las afirmaciones de Sancho de Moncada152, que ha sido adscrito a la denominada Escuela de Toledo. También resultan muy sugerentes algunos paralelismos entre Mendoza y Anthony Sherley. Si bien respecto a su opinión sobre los portugueses ambos resultan antagónicos y podría aseverarse que la Suplicación… en defensa de los portugueses… presenta la antítesis del pensamiento del inglés, ambos habían viajado por las Indias orientales y occidentales, y suelen presentar la experiencia atesorada en estos viajes como una garantía de la solidez de sus argumentos. Sherley es la mayor plasmación de este ideal, pues consiguió finalmente que Felipe III lo pensionase para que sólo aportase sus juicios y valoraciones a la Monarquía Hispánica. Mendoza, por su parte, alude en varias ocasiones a esta cuestión, exponiendo en una de ellas que

  • 153 BNE, ms. 2376, sin foliar.

[…] he navegado más de veinte y dos mil leguas y caminado por tierra más de tres mil, tomando tantas noticias con rodear y estar en tantas partes o lo más del mundo, lo que se halla en muy pocos. Y sólo por esta cualidad tan buena estiman mucho los príncipes y repúblicas bien gobernadas a quien la tiene153.

99No podemos evitar pensar en una referencia velada a la condición de Sherley. Este reproche, realizado en su último memorial, parece revelar cierto anhelo frustrado de convertirse en asesor del monarca, lo que daría sentido al hecho de que imprimiese prácticamente todos sus memoriales, por pequeños que fuesen.

Topo da página

Notas

1 Es frecuente encontrar su nombre en la bibliografía como Lourenço de Mendonça, pero dado que en la mayor parte de los textos que hemos manejado del autor este lo castellaniza, hemos optado por emplear esta forma. También hemos modernizado la ortografía y la puntuación de las citas procedentes de sus memoriales.

2 En este artículo abordaremos meramente los memoriales de Mendoza relacionados con la integración de los imperios ibéricos y aquellos que aportan datos que ayudan a explicar la evolución de las ideas del autor al respecto. Una relación exhaustiva de los memoriales publicados por Mendoza la aportamos en: Antonio VALIENTE ROMERO, «Envidiosos de la grandeza y felicidad de su imperio». Las propuestas de Lorenzo de Mendoza ante la amenaza holandesa a la hegemonía colonial ibérica», Atalanta. Revista de las letras barrocas, 4 (1), p. 2962 (p. 3536).

3 Graça ALMEIDA BORGES, «¿Un imperio ibérico integrado? el arbitrismo y el imperio ultramarino portugués (15801640)», Obradoiro de Historia Moderna, 23, 2014, p. 71102 (p. 101).

4 El mismo autor reconoce que no todos los personajes de su narración son reales: «Muitas das personagens, que representão papel mais ou menos importante nesta narrativa, existirão em realidade na época que esboçamos» (Manuel Duarte Moreira de AZEVEDO, Lourenço de Mendonça. Episodio dos tiempos coloniaes, Río de Janeiro: Typ. Industria Nacional de J.C.C. Cotrim editor, 1868, p. 20). Asimismo en ningún punto de la obra avala la veracidad de las acciones relatadas.

5 M. AZEVEDO, op. cit., p. 16 y José Carlos VILARDAGA, «Identidades instáveis: um padre português no império dos Felipes», Antíteses, 7 (13), 2014, p. 517534 (p. 528).

6 M. AZEVEDO, op. cit., p. 19.

7 Ibid., p. 246247.

8 Vivaldo COARACY, O Rio de Janeiro no século dezessete, Río de Janeiro: Jose Olympio, 1944.

9 Arlindo RUBERT, «O prelado Lourenço de Mendonça: 1º bispo eleito do Rio de Janeiro», Revista do Instituto Histórico e Geográfico Brasileiro, 311, 1976, p. 13‑33.

10 A. RUBERT, op. cit., p. 13 y 3233.

11 Pedro CARDIM, «“Todos los que no son de Castilla son yguales”. El estatuto de Portugal en la Monarquía española en el tiempo de Olivares», Pedralbes: revista d'història moderna, 28 (2), 2008, p. 521‑552.

12 Diogo RAMADA CURTO, «O Padre Lourenço de Mendonça: entre o Brasil e o Peru (c. 1630‑c. 1640)», Topoi, 11 (20), 2010, p. 27‑35.

13 Gilberto FREYRE, Contribuição para uma sociologia da biografia o exemplo de Luiz de Albuquerque, governador de Mato Grosso no fim do século XVIII, Lisboa: Academia Internacional da Cultura Portuguesa, 1968, p. 29.

14 D. RAMADA CURTO, art. cit., p. 34.

15 José Carlos VILARDAGA, «Identidades instáveis: um padre português no império dos Felipes», Antíteses, 7 (13), 2014, p. 517‑534.

16 J. C. VILARDAGA, art. cit., p. 532.

17 A. RUBERT, op. cit., p. 13 y Diogo BARBOSA MACHADO, Bibliotheca Lusitana historica, critica e cronológica na qual se comprehende a noticia dos autores portugueses, e das obras, que compuzeraõ desde o tempo da promulgaçaõ da Ley da Graça o tempo presente, Lisboa: Ignacio Rodrigues, 1752, p. 31.

18 Archivo General de Indias (AGI), Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

19 A. RUBERT, op. cit., p. 1314.

20 Como veremos, Mendoza se hospedó en varias ocasiones en colegios jesuitas, colaboró estrechamente con Antonio Ruiz de Montoya, corriendo a su cargo la corrección y aprobación de varias de sus obras. Así, por ejemplo, en la de Arte y vocabulario de la lengua guaraní (Madrid: por Juan Sánchez, 1640), señala con respecto a los jesuitas y su actividad: «soy testigo que […] padeciendo muchos y grandes trabajos han hecho y hacen grandísimo fruto y servicio a Dios Nuestro Señor en la conversión de aquellos gentiles […]» (fol. ¶4r‑v).

21 Antonio RUIZ DE MONTOYA, Conquista espiritual hecha por los religiosos de la compañía de Jesús en las provincias del Paraguay, Paraná, Uruguay y Tape, Madrid: Imprenta del reino, 1639, p. 137.

22 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

23 Reginaldo de LIZÁRRAGA, Descripción colonial, libro primero, Buenos Aires: Librería La Facultad, 1916, p. 280.

24 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

25 Álvaro Alonso BARBA, Arte de los metales, en que se enseña el verdadero beneficio de los de oro, y plata por azogue. El modo de fundirlos todos, y como se han de refinar, y apartar unos de otros, Madrid: Imprenta de Bernardo Peralta, 1639, p. 139.

26 A. A. BARBA, op. cit., p. 52.

27 Francisco M. GIL GARCÍA, Lipes en los siglos XIVXVII. Construcción de una región geohistórica identitaria en el altiplano surandino y clasificaciones coloniales, Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 2009, p. 318. Tesis doctoral.

28 F. M. GIL GARCÍA, op. cit., p. 273. En realidad los indios que habitaban la zona estuvieron encomendados a Hernán Nuñez de Segura y Francisco de Tapia desde finales de la década de 1540 (ibid., p. 352‑353). Ambos efectuaron labores mineras en la zona, fundamentalmente en la que A. A. BARBA denomina «mina de los encomenderos» (A. A. BARBA, op. cit., p. 49). Finalmente regresaron a la Península, la mina quedó oculta y la encomienda volvió a la corona (F. M. GIL GARCÍA, op. cit., p. 491492).

29 Ibid., p. 361362.

30 Ibid., p. 293294.

31 Ibid., p. 431.

32 José Toribio MEDINA, La imprenta en Lima (15841824), Santiago de Chile: José Toribio Medina, 1904, p. 417. Consideramos que la afirmación de Dávila sobre el desconocimiento de la lengua indígena por parte de Mendoza ha de ser tomada con extrema cautela, pues en sus memoriales siempre defendió la necesidad de que los sacerdotes conociesen la lengua de las poblaciones que adoctrinaban. En 1631 exponía al rey que «V.M. tiene obligación de proveer aquella tierra de curas y sacerdotes, por gozar los diezmos de ella, no se pueden llevar los necesarios por el grande gasto que en ellos se haría, demás de que no serían de provecho por no saber la lengua» (AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar) y en otro, sin fecha, pero que situamos entre 1630-31 declaraba que «[…] con lo cual recogió y redujo, aprendiendo las lenguas de la tierra, no sólo a la doctrina cristiana, pero a la labor de las dichas minas, grandísima cantidad de indios […]» (British Library (BL), 1324.i.2.(24.), sin foliar). En su memorial Suplicación… en defensa de los portugueses…, incluso se permite utilizar una frase en lo que parece ser quechua «portugueses jina canchie» (Biblioteca de la Universidad de Sevilla (BUS), A Res. 78/5/16(03), fol. 25r). Finalmente, a cargo de Mendoza corrieron las correcciones y aprobación del Arte y vocabulario de la lengua guaraní, de Antonio Ruiz de Montoya (Madrid: por Juan Sánchez, 1640), como ya hemos señalado. Por otra parte nuestros esfuerzos para encontrar la real cédula que menciona Dávila han sido infructuosos.

33 F. M. GIL GARCÍA, op. cit., p. 292.

34 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 25v.

35 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 29r.

36 Figueirôa‑Rêgo ha sugerido, en base a las afirmaciones de Mendoza en Suplicación… en defensa de los portugueses…, que más adelante contextualizaremos, que el autor constituye una excepción entre los comisarios inquisitoriales en cuanto a la tradicional concepción de criptojudíos que los castellanos atribuían a los portugueses en general (João FIGUEIRÔA‑RÊGO, «Notas de errância e diáspora. A presença de Cristãos‑novos Portugueses no Peru: Inquisição e tabaco (Séculos XVI‑XVII)», in: Isabel ARAÚJO BRANCO (ed.), Descrição Geral do Peru em particular de Lima, Lisboa: Centro de História de Além-Mar, 2013, p. 33‑53, p. 35‑36). Ciertamente respecto a esta cuestión Mendoza es tajante: «[…] en la gente portuguesa ha puesto Dios tanta fe, tanta honra, tanta cristiandad y tanta nobleza, como el mismo Dios […]» (BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 25r), por tanto es posible que se trate de un factor de atracción adicional para los mineros portugueses, pues al convertirse en feligreses de un comisario inquisitorial que manifestaba abiertamente estas ideas, sería más improbable que cualquier acusación contra ellos prosperase ante el Santo Oficio.

37 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 35r.

38 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 42r.

39 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 2r-v.

40 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 2v.

41 Manuel CASTILLO MARTOS, Bartolomé de Medina y el siglo XVI. Un sevillano lleva la revolución tecnológica a América, Sevilla: Ayuntamiento de Sevilla, 2001, p. 74 y 90.

42 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 2v.

43 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 6rv.

44 M. CASTILLO MARTOS, op. cit., p. 9295.

45 BL, 1324.i.2.(24.), sin foliar.

46 AGI, Charcas, 93, doc. 5, fol. 9v.

47 AGI, Charcas, 92, doc. 4, fol. 7r8v.

48 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 5r.

49 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 7r.

50 A. RUBERT, op. cit., p. 14.

51 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

52 A. RUBERT, op. cit., p. 14.

53 G. ALMEIDA BORGES, art. cit., p. 84. De hecho, no sólo se trata de un modelo cultural, pues las autoridades portuguesas emitieron legislación para acentuar el carácter costero de su colonización. Así, el Regimiento de don Tomé de Souza, promulgado en 1549, en su artículo 23 prohibía la penetración y asentamiento en el interior (Rafael RUIZ GONZÁLEZ, «La política legislativa con relación a los indígenas en la región sur de Brasil durante la unión de coronas (1580-1640)», Revista de Indias, LXII (224), 2002, p. 17‑39, p. 19).

54 La corona española era consciente de la incompatibilidad entre ambos modelos. En 1605, en una carta al gobernador general Diogo Botelho, Felipe III le informaba que había «mandado ver» la posibilidad de extender la legislación castellana a los indígenas de Brasil y, a consecuencia de ello, por real pragmática de 31 de julio de 1609, extendía a la colonia portuguesa el concepto de repartimiento de indios, a los que declaraba libres y cuya reducción sólo podía realizarse «[…] más al gusto y provecho de los indios que de las personas que se los repartan […]», asimismo, a los indígenas se les debían «[…] pagar sus trabajos y servicios conforme los merezcan […]», creando también los cargos de oidor general y procurador de indios, que debían visitarlos al menos cada dos años para garantizar el cumplimiento de estas disposiciones (Ibid., p. 22). Esta iniciativa uniformadora no tuvo éxito porque fue sistemáticamente incumplida, pero representa la base legal fundamental para que Mendoza y los jesuitas pudieran acudir al rey para denunciar la situación.

55 AGI, Charcas, 419, lib. 4, fol. 241v242r.

56 AGI, Charcas, 419, lib. 4, fol. 242rv.

57 BL, 1324.i.2.(24.), sin foliar.

58 BUS, A Res. 78/5/16(03). La línea argumental de este texto ha sido analizada por Cardim desde la perspectiva de las identidades nacionales, centrándose especialmente en el estudio de los conceptos de «español» y «extranjero» en el marco de la argumentación de Mendoza, por lo que no abundaremos en esta cuestión. (P. CARDIM, art. cit., p. 521552).

59 BL, 1324.i.5.(8.), sin foliar.

60 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 1rv.

61 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 1v. Un análisis de las propuestas de reforma de la Carrera de Indias que en este sentido propuso Mendoza lo aportamos en: A. VALIENTE ROMERO, art. cit., p. 4148.

62 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 1v.

63 Ramón LANZA GARCÍA, «El donativo de 1629 en el distrito de Fernando Ramírez Fariñas», in: María Teresa PÉREZ PICAZO (dir.), Actas del IX Congreso Internacional de la Asociación Española de Historia Económica, Murcia: Asociación Española de Historia Económica, 2008, p. 1‑37 (p. 2‑3).

64 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 2r.

65 La obra no solo se distribuyó por la Península, también llegó a América, donde fue leída por portugueses. Fue el caso de Andrés Muñiz, sastre portugués residente en Lima, cuyos bienes fueron incautados por la inquisición, entre ellos su biblioteca, que incluía un ejemplar de Suplicación… en defensa de los portugueses… Muñiz fue procesado en el auto de fe de 23 de enero de 1639 y absuelto de la acusación de judaizante que se le imputaba (Alfredo MORENO CEBRIÁN y Gleydi SULLÓN BARRETO, «Somos cristianos, no judíos. Portugueses en la “gran complicidad” y el auto de fe limeño de 1639», Boletín del Instituto Riva-Agüero, 37, 2014, p. 1‑29, p. 20).

66 P. CARDIM, art. cit., p. 521‑552.

67 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 12r.

68 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 38rv.

69 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 32v.

70 BL, 1324.i.2.(24.), fol. 2v.

71 J. C. VILARDAGA, art. cit., p. 521.

72 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

73 AGI, Charcas, 2, ramo 6, doc. 148, sin foliar.

74 AGI, Charcas, 2, ramo 14, doc. 348, sin foliar.

75 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 1r.

76 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 2v.

77 Ruiz de Montoya había nacido en Lima en 1585. Tras quedar huérfano y tener una juventud turbulenta ingresó en la orden Jesuita en 1606 y fue ordenado en 1611. Destinado a la provincia de Paraguay, fue el superior de todas las reducciones jesuitas de la zona entre 1622 y 1632 (Ernesto J. A. MAEDER, «La “Conquista espiritual” de Montoya y su alegato sobre las misiones», Teología. Revista de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina, 46, 1985, p. 122‑136, p. 123). Por tanto, Mendoza debió conocerlo en la visita que realizó a las provincias del sur en 1625.

78 Bibliothèque nationale de France (BNF), RES FOL-OA-198, tomo 1, n. 12, sin foliar.

79 José de Sousa Azevedo PIZARRO E ARAUJO, Memorias historicas do Rio de Janeiro e das provincias annexas à jurisdicção do Vice-Rei do Estado do Brasil, Río de Janeiro: Impressão Regia, 1820, p. 219.

80 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4r.

81 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4r.

82 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4r.

83 BNF, RES FOL-OA-198, tomo 1, n. 13, sin foliar.

84 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4r-v.

85 Bartulomeu Simões Pereira. Natural de Lisboa, fue prelado de Río de Janeiro desde 1578 y, por real provisión de 10 de febrero de 1593, naturalizado castellano, en atención a sus servicios «así a la corona de Portugal como a la de Castilla» (AGI, Indiferente, 426, lib. 28, fol. 154r). Como Mendoza, debía tener buenas relaciones con los Jesuitas, pues José de Anchieta dedicó uno de sus autos al recibimiento que le hicieron los indios en la visita a una de sus poblaciones. Además legó libros a las bibliotecas de la orden en Brasil (Luiz Fernando MEDEIROS RODRIGUES, «As ‘livrarias’ dos jesuitas no Brasil colonial, segundo os documentos do Archivum Romano Societatis Iesu», Cauriensia, VI, 2011, p. 275‑302, p. 283). Falleció envenenado en 1598 (Alfredo BOSI, Cultura brasileña. Una dialéctica de la colonización, Salamanca: Universidad de Salamanca, 2005, p. 36).

86 João da Costa. Tomó posesión en 1603 (Jurandir CORONADO AGUILAR, Conquista espiritual. A história da evangelização na provincia Guairá na obra de Antonio Ruiz de Montoya, S.I. (15851652), Roma: Editrice Pontificia Università Gregoriana, 2002, p. 16). El hostigamiento a que se vio sometido lo obligaron a huir a São Paulo, desde donde apeló al monarca, que lo ratificó en su cargo por real cédula de 25 de mayo de 1604. Aun así, no pudo hacer valer su autoridad, pues las amenazas le impidieron regresar a Río de Janeiro (J. A. PIZARRO E ARAUJO, op. cit., p. 5758).

87 Mateus da Costa Aborim. Fue prelado desde 1606. Según Jacobina Lacombe «foi um campeão da libertade dos indios e fulminou con penas espirituais os colonos que esclavizaban os salvagens». Parece ser que el recurso a las excomuniones contra aquellos que practicaban la captura de indios fue determinante para su asesinato por envenenamiento el 8 de febrero de 1629 (Américo JACOBINA LACOMBE, «Bispado do Rio de Janeiro», Revista do Instituto Histórico e Geográfico Brasileiro, 315, 1977, p. 232‑250, p. 236).

88 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v. En los tres casos en el trasfondo de esta conflictividad se encontraba la captura de indios.

89 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v.

90 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3r.

91 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v.

92 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 3r.

93 Existía un importante conjunto de restricciones para el acceso al sacerdocio. Las que afectaban a este caso concreto eran las que la Iglesia denominaba «irregularidades que anteceden» entre las que se encontraban: «[…] el que apostató de la fe, el hereje, su hijos, nietos y fautores […]» (Benito Remigio NOYDENS, Práctica de curas y confesores, y doctrina para penitentes, en que con mucha erudición y singular claridad se tratan todas las materias de la teología moral, Barcelona: Imprenta de Antonio Ferrer y Baltasar Ferrer, 1681, p. 376). En el caso que nos ocupa Mendoza contaba además con el refuerzo legal que le proporcionaba la real cédula de 30 de enero de 1632, que prohibía explícitamente que los cristianos nuevos ocupasen curatos (Roseli SANTAELLA STELLA, «Instituiçôes e governo espanhol no Brasil, 15801640», in: José ANDRÉSGALLEGO (dir.), Tres grandes cuestiones de la historia de Iberoamérica. Ensayos y monografías: Derecho y justicia en la historia de Iberoamérica, Afroamérica, la tercera raíz, Impacto en América de la expulsión de los Jesuitas, Madrid: Fundación Mapfre Tavera, 2005, p. 1‑233, p. 127).

94 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3r. Aunque no lo pone de relieve en este párrafo, Mendoza consideraba a este sacerdote responsable del envenenamiento del prelado anterior, precisamente por no querer otorgarle el beneficio, que había conseguido en el periodo entre su fallecimiento y la llegada de Mendoza.

95 Curiosamente esta mujer era conocida como La Camacha (BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 3r-v), el mismo sobrenombre que Leonor Rodríguez, la reputada hechicera montillana procesada por la Inquisición de Córdoba en 1572, a raíz de una denuncia de los jesuitas, cuya historia fue inmortalizada por Miguel de Cervantes en El coloquio de los perros (Rocío ALAMILLOS ÁLVAREZ, «Entre bruja y hechicera: la Camacha. La condena de Leonor Rodríguez, una hechicera montillana», Andalucía en la Historia, 28, 2010, p. 46‑49, p. 46‑47).

96 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v.

97 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

98 Antonio Raposo Tavares (15981658). Uno de los más célebres bandeirantes de São Paulo. Fue precisamente la expedición que relata el texto citado la que llevó a Antonio Ruiz de Montoya a publicar Conquista espiritual hecha por los religiosos de la Compañía de Jesús en las provincias del Paragay, Parana, Uruguay y Tape (Madrid: Imprenta del reino, 1639), cuya aprobación corrió a cargo de Lorenzo de Mendoza. Raposo estaba públicamente reputado como judaizante pues, al parecer, cuando fue increpado por Francisco Crespo, también jesuita, sobre la moralidad de sus expediciones le respondió que «Deus lhes dava nos livros de Moisés» (Anita NOVINSKY, «Novos elementos para a história de São Paulo. Paulistas cristiãos novos contra os Jesuitas», Revista USP, 65, 2005, p. 96‑104, p. 102). Dadas estas circunstancias nos parece claro que Mendoza se refiere a Raposo en la mencionada aprobación cuando dice «[…] que el lobo del infierno por tantas vías ha pretendido destruir y aun en gran parte destruyó […]».

99 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 12, fol. 1v.

100 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r. Salvador Correia de Sã e Benavides (1602‑1688) descendía de un linaje prominente en Brasil (Antônio Felipe PEREIRA CAETANO, «O contraponto no ultramar: Salvador Correia de Sã e Benavides, entre ser sombra e ser sol», Clio. Revista de pesquisa histórica, 22, 2004, p. 347‑361, p. 349). Su origen se sitúa en la llegada de Men de Sã a Brasil como gobernador general en 1557 (R. RUIZ GONZÁLEZ, art. cit., p. 20). El mismo autor considera la gestión de este gobernador como el detonante de las capturas de indios: «Las guerras promovidas por Men de Sã contra los indios caetés […] proporcionaron una ‘causa justa’ para que los colonos pudiesen atacar indiscriminadamente a los indígenas, incluso a los ya convertidos y pacíficos que se encontraban en las aldeas jesuíticas» (Ibid.). Por tanto, es muy poco probable que Salvador Correia simpatizara con la causa de Mendoza y los jesuitas respecto a los indios, pero aun así protegió y apoyó al prelado en la medida de sus posibilidades. La razón de esta actitud radica en que estaba muy interesado en localizar riquezas mineras que se suponía debían existir en el sur. Felipe III apoyó esta pretensión y «…le hizo acompañar de un religioso, que tiempo atrás fue minero en Potosí, para que pudiera asesorarle para que pudiera dar con la supuesta gran riqueza de plata, hierro y cobre que se creía encontrar en Sarambuçu» (Demetrio RAMOS PÉREZ, Historia general de España y América, Madrid: Rialp, 1990, p. 504). Este religioso no era otro que Mendoza. De hecho Vilardaga reseña la existencia de un memorial de nuestro autor en que solicitaba la explotación y beneficio de las minas de São Paulo, a su costa y condicionado a poder traer especialistas de Potosí. Lo data en 1630, aunque probablemente es posterior a 1632. (J. C. VILARDAGA, São Paulo na órbita do Imperio dos felipes: conexões castelhanas de uma vila da América portuguesa durante a união ibérica (15801640), São Paulo: Universidade de São Paulo, 2010, p. 174. Tesis doctoral).

101 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

102 Cargo con unas atribuciones parecidas a la de corregidor, en este caso interino. Mendoza en su memorial dice «que es como teniente de justicia» y en el caso concreto de Taveira añade que a su llegada ya estaba «[…] por acuerdo y sentencia de la Relación y Audiencia Real de Portugal […] mandado ajusticiar por sus delitos […]» (BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v).

103 Se presenta a sí mismo como tal en una petición que remitió a Felipe III, el 20 de julio de 1623, en nombre de la capitanía general de Pernambuco (María do Socorro FERRAZ BARBOSA et al., Documentos manuscritos avulsos da capitania de Pernambuco. Catálogo I (15901757), Pernambuco: Universidad Federal de Pernambuco, 2006, p. 14).

104 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 4v.

105 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

106 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5v.

107 Según Mendoza este hermano de Alcuña se llamaba Tomé Fonseca, e incluso aporta el nombre con que era conocido entre la comunidad judaizante: Jacob Folega, apodado, como su hermano, «vomita tocino» (BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 3v). Como veremos más adelante, no fue la única ocasión en que se hizo pasar por escribano para actuar contra Mendoza.

108 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5v.

109 Su nombre era Pedro de Sosa y no era la primera vez que se le encomendaba acabar con la vida de Mendoza, pues según este se trataba del «principal de los incendiarios» que arrojaron el barril de pólvora en su aposento (BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 2v).

110 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6r.

111 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6r.

112 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6v.

113 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

114 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

115 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5v.

116 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 5r.

117 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 2r.

118 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 3v.

119 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6v.

120 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6r.

121 BL, 1324.i.9.(14.), fol. 6r. Este memorial fue concebido por Mendoza con un importante componente de denuncia pública, además de realizar sus peticiones al rey, pues poco después lo dio a la imprenta traducido al portugués, lo que demuestra que pretendía que todo lo relatado fuese conocido tanto por castellanos como por portugueses. Esta traducción se encuentra en Biblioteca Nacional de España (BNE), ms. 2369, sin foliar.

122 BL, 1324.i.9.(15.), fol. 3v.

123 Villardaga sitúa a Ruiz de Montoya en Río de Janeiro en 1637 y en Madrid en 1638, por lo que necesariamente hubo de ser testigo de lo ocurrido a Mendoza en su ultimo año en Brasil a consecuencia de su defensa de los indios, lo que, sin duda, debió estrechar la relación entre ambos (J. C. VILARDAGA, São Paulo na órbita do Imperio…, p. 290).

124 D. RAMADA CURTO, art. cit., p. 33.

125 Mendoza incluso cedió textos propios a Ruiz de Montoya para la redacción de esta obra, como se desprende cuando el autor afirma: «El doctor Lorenzo de Mendoza, prelado del Río Janeiro, a quien el Real Consejo cometió el examen de esta historia, llegado a este punto, añade de su misma letra, al margen, esto que se sigue: Cuando llegaron los padres […]» (A. RUIZ DE MONTOYA, op. cit., p. 137).

126 J. C. VILARDAGA, Identidades instáveis, p. 530.

127 R. RUIZ GONZÁLEZ, art. cit., p. 36. De hecho, por real cédula del 19 de septiembre de 1639, Felipe IV convertía la captura de indios en un delito inquisitorial, que debería ser juzgado por un nuevo tribunal brasileño dependiente de la Inquisición de Lisboa (Bruno FEITLER, «Continuidades e rupturas da Igreja na América Portuguesa no tempo dos Áustrias. A importância da questão indígena e do exemplo español», in: Pedro CARDIM (ed.) Portugal na monarquia hispânica. Dinâmicas de integração e de conflito, Lisboa: Centro de História de Além-Mar, 2013, p. 203‑230, p. 226). El acatamiento de esta real cédula fue postergado por el gobernador de Río de Janeiro amparándose en que no estaba en portugués ni había sido promulgada por el Consejo de Portugal (ya suprimido por Olivares) y, por tanto, incumplía la Carta Patente de las Cortes de Tomar. Pero paralelamente los jesuitas habían acudido también a Roma y obtenido de Urbano VIII la bula Commisum nobis, promulgada el 22 de abril de 1639, por la que quedaban excomulgados todos aquellos que permitiesen o participasen en las captura de indios. El documento pontificio sí llegó por los cauces adecuados y, por lo tanto, hubo de ser acatado por las autoridades (Mauricio A. ABREU, «European conquest, Indian subjection and the conflicts of colonization: Brazil in the early modern era», GeoJournal, 60, 2004, p. 365373, p. 371372).

128 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 1v.

129 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 16, fol. 1r‑2r.

130 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 16, fol. 2r.

131 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 2v.

132 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 2r.

133 R. SANTAELLA STELLA, op. cit., p. 125.

134 Ibid., p. 128.

135 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 4v.

136 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 4r.

137 BNF, RES FOL‑OA‑198, tomo 1, n. 13, fol. 4r‑v.

138 BNE, ms. 2376, sin foliar.

139 Emilio GONZÁLEZ LÓPEZ, El águila caída: Galicia en los reinados de Felipe IV y Carlos II, Vigo: Galaxia, 1973, p. 136‑137.

140 Entre otros, Antonio de Isasi, fray Nicolás de Velasco, fray Luis de las Llagas y Francisco Sánchez Márquez.

141 P. CARDIM, art. cit., p. 551.

142 BNE, ms. 2376, sin foliar.

143 Archivo Histórico Nacional, códices, l. 752, n. 1368, sin foliar.

144 Este fragmento pertenece al último memorial que dio a la imprenta. Únicamente en este texto y en la aprobación de Arte y vocabulario de la lengua guaraní (Madrid: por Juan Sánchez, 1640) nuestro autor presenta como Lorenzo Hurtado de Mendoza, aunque no hemos encontrado testimonios documentales que lo vinculen con la Casa del Infantado.

145 BNE, ms. 2376, sin foliar.

146 BNE, ms. 2376, sin foliar.

147 Stuart B. SCHWARTZ, «Luso-Spanish relations in Hapsburg Brazil», The Americas, 25 (1), 1968, p. 33-48, p. 34-36.

148 D. RAMADA CURTO, art. cit., p. 27.

149 J. C. VILARDAGA, Identidades instáveis…, p. 532.

150 BUS, A Res. 78/5/16(03), fol. 24v.

151 G. ALMEIDA BORGES, art. cit., p. 87.

152 Sancho de MONCADA, Restauración política de España, primera parte. Deseos públicos al Rey don Filipe Tercero. Ocho discursos, Madrid: Luis Sánchez, 1619, p. 55‑56.

153 BNE, ms. 2376, sin foliar.

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Antonio Valiente Romero, « La integración de los imperios ibéricos a través de los memoriales de Lorenzo de Mendoza », e-Spania [Online], 27 | juin 2017, posto online no dia 12 Junho 2017, consultado o 21 Novembro 2017. URL : http://e-spania.revues.org/26788 ; DOI : 10.4000/e-spania.26788

Topo da página

Direitos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Topo da página
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org