Navegación – Mapa del sitio
Literatura áurea ibérica

Letras portuguesas en la biblioteca del conde de Gondomar

Pablo Andrés Escapa

Resúmenes

La colección de libros portugueses reunida por Diego Sarmiento de Acuña, I conde de Gondomar (1567-1626), constituye la muestra más completa de cultura escrita en portugués de la España Moderna y ofrece un campo de estudio particularmente revelador para conocer la recepción de la cultura portuguesa en España. El examen de los distintos catálogos conservados de la librería permite reconstruir el creciente ingreso de fondos portugueses en esta colección a partir de 1593. De forma complementaria, el epistolario del conde ilustra un vínculo afectivo con la lengua de Portugal inexistente con otras lenguas representadas en su librería y permite reconstruir ciertas operaciones comerciales en las que se implicó tanto para adquirir libros portugueses destinados a su biblioteca como para facilitar su compra a otros coleccionistas dentro y fuera de España. El papel de Diego de Silva y Mendoza, conde de Salinas, fue fundamental en estos intercambios inspirados en un aprecio común por las letras de Portugal.

Inicio de página

Texto completo

1Las consideraciones que haré aquí sobre los fondos portugueses de la biblioteca de don Diego Sarmiento de Acuña, I conde de Gondomar, en el contexto de la circulación literaria en la península, proceden tanto del cotejo de los diversos índices conservados de su librería como de la selección de noticias dispersas en su copiosa correspondencia. Leer ambas fuentes sin prescindir del examen material de algunos de los ejemplares que le pertenecieron, permite identificar determinadas procedencias y reconstruir no pocos avatares de libros y manuscritos concretos que formaron parte de la colección de don Diego. Al margen de algunas observaciones sustentadas en el estudio material de los ejemplares, las páginas que siguen procuran discurrir también sobre dos aspectos culturales reflejados en la bibliofilia de Gondomar: la biblioteca nobiliaria como representación de un determinado ideario político compartido por un determinado grupo social, y la librería como lugar específico de recreo en el que alimentar ciertos gustos reconocibles en algunos títulos con menos vocación de publicidad que de disfrute privado. Los libros portugueses que reunió Gondomar ilustran bien esta doble vocación.

Imagen 1: RB arch3/cart/23 (110). Retrato del conde de Gondomar. Dibujo de José Maea. Madrid, Imprenta Real, ca. 1791-1808.

Imagen 1: RB arch3/cart/23 (110). Retrato del conde de Gondomar. Dibujo de José Maea. Madrid, Imprenta Real, ca. 1791-1808.

Primeras muestras de bibliofilia portuguesa

  • 1 Pedro CÁTEDRA, Nobleza y lectura en tiempos de Felipe II. La biblioteca de don Alonso Osorio, marqu (...)
  • 2 Gondomar firmó una «scritura de asiento» por la compra de la Casa del Sol, un palacio asociado a la (...)
  • 3 P. CÁTEDRA, loc. cit.

2Vayamos a los orígenes. El testimonio más antiguo que conservamos de la librería de don Diego Sarmiento de Acuña es una memoria manuscrita que reúne setenta y siete títulos1. Puede fecharse poco después de 1593, en torno a los veintiséis años de edad de su propietario. El propio don Diego ejerció de redactor de una memoria que relaciona, según su título, «los libros ympresos y de mano que ay en mi estudio». Siendo corregidor en Toro, es decir, con posterioridad a 1597, hizo una nueva memoria de su biblioteca, también redactada en primera persona, y seguramente sugerida, bien por la conveniencia de llevar cuenta de sus libros a su llegada a Toro, bien ante la posibilidad de un nuevo traslado de residencia que lo llevaría de vuelta a Valladolid, esta vez a la Casa del Sol2. El crecimiento de la librería en poco más de un lustro es significativo. La primera memoria deja noticia de cuarenta y siete impresos y veinticinco manuscritos, la mitad de los cuales procedían de la biblioteca de Alonso de Osorio, VII marqués de Astorga3. Cinco años después la cifra de títulos anotados es de quinientos cuarenta, más de un centenar correspondientes a manuscritos.

3El incremento de los fondos en lengua portuguesa, dentro de un catálogo donde el predominio del castellano es casi absoluto, resulta particularmente revelador de un interés temprano en don Diego por ciertas materias y ciertos géneros producidos en el país vecino. En esencia, coinciden con sus inclinaciones bibliófilas en las demás lenguas –libros de historia, códices poéticos, manuscritos de linajes, prosa de entretenimiento y cierta literatura de devoción–, pero el aumento de los fondos en portugués es el más notable entre todas las lenguas representadas en la colección a finales del siglo XVI. Solo el italiano puede equipararse en número de títulos en un momento en el que la librería de don Diego no ofrece ejemplar alguno, ni impreso ni manuscrito, en lengua francesa o en inglés.

Imagen 2: RB/2222, fol. 126vo. Inventario de la biblioteca de Gondomar hacia 1597‑99. Fruto de alguna revisión, las obras en portugués del catálogo aparecen marcadas con una cruz.

Imagen 2: RB/2222, fol. 126vo. Inventario de la biblioteca de Gondomar hacia 1597‑99. Fruto de alguna revisión, las obras en portugués del catálogo aparecen marcadas con una cruz.
  • 4 P. CÁTEDRA, op. cit., p. 81 [núm. 44].
  • 5 P. CÁTEDRA, loc. cit., [núm. 42‑43, 45‑47].

4En la memoria de 1593 no hay más que una referencia que pueda relacionarse no tanto con Portugal como con el portugués, que es el rasgo discriminatorio de un manuscrito que se asienta con estas palabras: «otro cartapacio de mano de poesía de diversos authores que tiene los letreros portugueses, 6 [ducados]»4. Frente a esta única representación, en la en la segunda memoria de la librería (ca. 1597‑1599) las letras de Portugal se reparten por treinta y cuatro impresos. No hay mención alguna al cartapacio de los «letreros portugueses» que pocos años antes parecía destacarse de al menos otros seis cancioneros solo por su distinta lengua de redacción o de encabezamiento5. Pero si hay un género sujeto a vicisitudes de orden material es el de los cuadernillos poéticos en manos de sus compiladores, de modo que no es descartable que aquel cartapacio independiente en 1593 se hubiera integrado en alguno de los que se mencionan en la segunda memoria (ca. 1597‑1599) con señas demasiado exiguas como para aventurar una identificación razonable.

5Lo dicho hasta aquí ya permite hacer algunas reflexiones –si no es más apropiado decir que plantea algunas preguntas–, que pueden orientar sobre el destino de obras concretas dentro de la librería de Gondomar en los primeros años de su formación y el desarrollo posterior de fondos específicos, diferenciados por su lengua de redacción, que sería el criterio mayor seguido para organizar la librería en un tercer catálogo fechado en 1623, el más cercano a la muerte del dueño de la colección.

  • 6 Pablo ANDRÉS ESCAPA, «García Sarmiento de Acuña, agente librario de Gondomar en Salamanca», Avisos, (...)

6El acrecentamiento de los libros en portugués frente al de otras lenguas en los momentos iniciales de la librería halla una explicación en el propio entorno familiar de don Diego. La correspondencia fechada en los años finales del xvi nos deja saber que este servidor de la corona, afincado en Toro como corregidor entre 1597 y 1601 y, por tanto, lejos de las principales sedes de circulación del libro, se valió de su hermano don García, colegial en el San Bartolomé de Salamanca, para aumentar la biblioteca6. A partir de 1593 ya hay noticias que vinculan a don García con la ciudad universitaria. Su estancia en una sede marcada por su condición de centro de estudios y lectura lo convirtió en un agente librario de valor excepcional para las inclinaciones bibliófilas de su hermano.

  • 7 Valentín MORENO GALLEGO, «Aspectos de la vida libraria en la Salamanca clásica», Pliegos de Bibliof (...)
  • 8 José Luis RODRÍGUEZ MONTEDERRAMO, «Comunicación literaria y cancioneros», Reales Sitios, 121, 1994, (...)

7La presencia de bachilleres portugueses y el tránsito de libros producidos al otro lado de la frontera, especialmente en Lisboa y Coimbra, hacían de Salamanca un mercado librario bien asentado que se nutría de sus propias imprentas y de las importaciones vinculadas a satisfacer las demandas derivadas del estudio7. A partir de las cartas de don García es posible reconstruir todo un entramado de actividad poética en el entorno universitario salmantino que acabaría teniendo su repercusión en la librería de su hermano. La dependencia de Salamanca fue tanta a la hora de nutrir cartapacios poéticos en los primeros años de coleccionismo de don Diego, que en el actual cancionero ii/973 de la Real Biblioteca se conserva una relación de títulos y temas que se echan en falta para completar los contenidos del manuscrito. El apunte se cierra con esta significativa advertencia: «Ytem falta henchir los blancos que sobraren en medio deste cartapacio. Todas estas cosas se han de procurar por vía de Salamanca» (ii/973, fol. 128bisr)8.

Imagen 3: RB, ii/973, fol. 128bisr. Cancionero manuscrito (finales del s. XVI). En la última línea del fol. 128 se indica la conveniencia de completar los contenidos recurriendo a textos producidos en Salamanca.

Imagen 3: RB, ii/973, fol. 128bisr. Cancionero manuscrito (finales del s. XVI). En la última línea del fol. 128 se indica la conveniencia de completar los contenidos recurriendo a textos producidos en Salamanca.

8Entre los manuscritos recopilados por don García en sus años de colegial para enviar a su hermano en Toro, conservamos al menos una muestra de lírica en portugués. La firma Manuel Barbosa, «lusitano brigantino», un compañero de estudios de don García y del que acaso no quede otra memoria que la de estas composiciones. Barbosa no parece haber sido sino un poeta ocasional, como tantos bachilleres, porque lo único que perdura de él es un soneto y unas octavas a la muerte de Felipe II promovidas por el colegio de San Bartolomé en 1598 como parte de los actos en memoria del rey. A los dos ejercicios citados añadió unas cuantas redondillas de tema diverso y un soneto dedicado al rector del colegio, todo lo cual, por mediación del bachiller don García, acabó en la librería de don Diego y hoy forma parte del cancionero de la Real Biblioteca con signatura ii/1578 (fols. 244r‑248v).

Imagen 4: RB, ii/1578, fol. 246r. Cancionero manuscrito (finales del s. XVI). Octavas a la muerte de Felipe II de Manuel Barbosa, un estudiante portugués en Salamanca.

Imagen 4: RB, ii/1578, fol. 246r. Cancionero manuscrito (finales del s. XVI). Octavas a la muerte de Felipe II de Manuel Barbosa, un estudiante portugués en Salamanca.
  • 9 RAH, Salazar A 70, fol. 72r‑v. Editada por Carmen MANSO PORTO, Don Diego Sarmiento de Acuña, conde (...)
  • 10 Ramón MENÉNDEZ PIDAL, «Cartapacios literarios salmantinos del siglo XVI», Boletín de la Real Academ (...)

9El juicio más temprano que tenemos de la colección de libros de Gondomar procede, igualmente, de una carta de su hermano fechada el 30 de octubre de 1593. Recién llegado a Salamanca, deseoso de buscar novedades y rarezas para la biblioteca de don Diego, le advierte de la dificultad de dar con libros «que no tenga v. m.». Como excepción, menciona el hallazgo de un «romancero de romances de Liñán y de otros, que dizen es nuebo»9. La noticia resulta particularmente valiosa en este contexto porque romances de Pedro Liñán de Riaza se reparten hoy por varios cancioneros conservados en la Real Biblioteca y todos procedentes de la librería de Gondomar (RB ii/996, ii/1587 y, especialmente, ii/973 y ii/1581). Trescientos años después de su compilación, estos cartapacios volvieron a trastocarse, cuando ya formaban parte de la colección real y Menéndez Pidal los describió y «compaginó», por decirlo con el verbo que él mismo emplea para describir la labor de reencuadernación y reparto de composiciones poéticas en distintos volúmenes que llevó a cabo hacia 190610. Pero si alguna traza conservan de su antiguo orden, como es de suponer, resulta tentador señalar ahora en uno de los cancioneros de la Real Biblioteca, el ii/1581, un rastro que se remonta a la memoria que el corregidor de Toro hizo de sus libros en los años finales del siglo XVI. Tal como está hoy, aún le conviene esta descripción que se le puso entonces: «Un cartapaçio de cossas curiossas de pohessía que comienza con un soneto y acaba con un romançe de Liñán y con la tabla de todo lo que contiene» (RB, ii/2222, fol. 121v). Los folios finales de este cancionero, probablemente tras la intervención de Menéndez Pidal, consienten ahora un cuadernillo que lleva el título de «cosas portuguesas» (fols. 303v-307r).

Imagen 5: RB, ms. ii/1581, fol. 303v. Cancionero manuscrito (finales del s. XVI). Poemas en portugués.

Imagen 5: RB, ms. ii/1581, fol. 303v. Cancionero manuscrito (finales del s. XVI). Poemas en portugués.

Una biblioteca al servicio de una idea

10Lo que era excepcional en 1593, «un cartapacio que tiene los letreros portugueses», consolida en 1623 el rango de categoría lingüística en el conjunto de una biblioteca de más de seis mil quinientos cuerpos. Las lenguas de redacción de impresos y manuscritos inspiran el principio organizador más genérico de la librería del conde de Gondomar en vida de su dueño. En la aplicación de este criterio lingüístico, aun es perceptible una disparidad de orden jerárquico entre el hebreo, el griego y el latín por un lado, frente a las lenguas vernáculas por otro. Pero es precisamente en la consideración del caudal de libros repartidos entre las distintas lenguas modernas donde pueden apreciarse indicios de una organización temática menos deudora de la epistemología tradicional –letras divinas por delante de letras profanas– y más dependiente del ideario político del dueño de la colección. La historia civil, que fue siempre materia del mayor interés para don Diego, se antepone a las historias sagradas en el elenco de las materias comprendidas bajo las distintas lenguas vernáculas. Solo el latín –que acoge también a los autores griegos traducidos– permanece como lengua en la que las historias sagradas preceden a las seglares.

  • 11 Una oportuna reflexión sobre este reflejo de la teoría política en la concepción de una librería no (...)

11Seguidor de los principios de una monarquía compuesta cuyos intereses representó con especial convicción como embajador en Londres, el conde de Gondomar reflejó en el orden de su biblioteca una conciencia de sentido de estado compartida por la sociedad nobiliaria española del periodo. Coherente con ese ideario, la valoración de la historiografía nacional, y en concreto la que podía vincularse con la constitución de los reinos de España, se realizaba a partir de una integración de fuentes primarias nacionales. La lengua catalana no suponía un hecho diferencial en un orden semejante, si bien la peculiar estructura compuesta de la monarquía hispana hallaba su espacio en secciones temáticas concretas, como la dedicada a «leyes y ordenanças de los reynos d’España», un apartado que reunía libros sobre la diversa legislación y su práctica11. En el caso de la organización temática de los manuscritos castellanos es aún más notable la deuda con esa idea de monarquía compuesta que se traslada a la disposición de los libros. Las tres primeras categorías son para [1] «Historias de los Reynos de España», [2] «Libros de linajes» y [3] «Historias de Portugal».

Imagen 6: RB, i/c/20. Historia de Juan II, una obra que también interesó a Antonio López de Calatayud y a Melchor de Teves, ambos conocedores y usuarios de la librería de Gondomar.

Imagen 6: RB, i/c/20. Historia de Juan II, una obra que también interesó a Antonio López de Calatayud y a Melchor de Teves, ambos conocedores y usuarios de la librería de Gondomar.
  • 12 Peter BURKE, Lenguas y comunidades en la Europa moderna, Madrid: Akal, 2006, p. 73‑84.

12Del mismo modo que las distintas historias nacionales preceden a las sagradas en el orden de materias de los libros en vernácula, también la jerarquía de las lenguas en el catálogo de 1623 ofrece elementos para una reflexión más política que filológica. Los fondos pertenecientes a lenguas peninsulares –castellano, portugués y catalán, en ese orden–, se organizan por delante de los libros publicados en italiano, francés e inglés a pesar de que el número de impresos y manuscritos italianos y franceses era muy superior para entonces al de portugueses y catalanes en la librería. Pero haríamos mal en considerar que es un criterio de preeminencia lingüística el que da prioridad a las lenguas ibéricas sobre el resto de las hablas europeas en la organización de los libros. En las inclinaciones culturales del conde de Gondomar, la indiferencia ante el debate renacentista europeo en torno a la cuestión de la lengua12 contrasta con su empeño por reunir textos desde muy temprana edad en apoyo de la precedencia de España sobre otras monarquías. La península, sus reinos y la nobleza que los puebla –de la que él se sentía parte– se perciben como categorías de prestigio histórico, no lingüístico, frente a las demás naciones. A este respecto hay un ejemplo significativo dentro de los libros en portugués. En la Casa del Sol, uno de los autores procedentes de Portugal mejor representados es João de Barros, cuya obra parece fruto de un interés temprano por parte de don Diego. Ya figura un ejemplar de su Tercera década de Asia en el segundo inventario de la librería (ca. 1597‑1599). Se incorporarían años después la Segunda y la Cuarta, y hubo sitio también para un texto moralizante, el Dialogo da viciosa vergonha (1540). Pero Gondomar, sensible especialmente a la producción historiográfica de Barros, no pareció echar en falta la apología que el mismo autor hiciera de la lengua portuguesa en el Dialogo en louvor de nossa linguagem (1540), que es la primera defensa de una lengua vernácula en Europa después de la publicación del De vulgari eloquentia de Dante (1529) y nunca figuró en los índices de su biblioteca.

Imagen 7: RB, vii/2415. Quarta decada de Asia (Madrid: Anibal Falorsi, 1615), de João de Barros, uno de los autores portugueses mejor representados en la librería del conde de Gondomar.

Imagen 7: RB, vii/2415. Quarta decada de Asia (Madrid: Anibal Falorsi, 1615), de João de Barros, uno de los autores portugueses mejor representados en la librería del conde de Gondomar.
  • 13 Catálogo de las colecciones expuestas en las vitrinas del Palacio de Liria. Le publica la Duquesa d (...)

13El catálogo de la librería de Diego Sarmiento de Acuña, como cualquier inventario de una biblioteca particular nobiliaria durante la Edad Moderna, nos da una idea tan fidedigna de los gustos literarios de su propietario como de la imagen pública que quiere exhibir. El acopio de genealogías, muy evidente desde los inicios de su bibliofilia, ilustra antes que nada una voluntad de representación en quien es un cortesano que aspira a hacerse también un hueco entre la nobleza. El abolengo pretendido se ratificó con el ingreso de algunas piezas que pertenecieron al marqués de Astorga, cuya biblioteca sirvió de modelo a don Diego en sus inicios de coleccionista, y con la anexión por vía conyugal del patrimonio bibliográfico de los Acuña. En las pretensiones de prestigio cortesano de Gondomar la tendencia a servirse de los libros como expresión de un determinado status aflora periódicamente y es la que debemos concederle a un portulano que en la construcción de la imagen pública del embajador de Su Majestad en Londres hubo de tener más autoridad por su procedencia y factura que por su contenido. Se trata del Atlas del portugués Fernão Vaz Dourado, una pieza lujosamente encuadernada en terciopelo carmesí y con abundante plata, dirigida en 1568 al virrey de la India Portuguesa, don Luis de Ataide. A la librería de la Casa del Sol llegó de manos del conde de Salinas hacia 161813. El Atlas pertenece hoy a la casa de Alba y, acaso por su valor material y su magnífico aspecto, no llegó a figurar nunca en los inventarios de la librería de don Diego porque pudo mantenerse en un lugar ajeno a los libros y más afín al de las armas, los trofeos y los objetos suntuarios reunidos para mayor gloria pública de su dueño.

  • 14 http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000137315 [En línea. Consultado el 28/04/2017].
  • 15 Santiago MARTÍNEZ HERNÁNDEZ, «Pedagogía en Palacio: el marqués de Velada y la educación del príncip (...)
  • 16 En 1775, en el último índice de la librería hecho antes de su adquisición por parte de Carlos IV, l (...)

14Con el Atlas de Vaz Dourado rivalizaba otro manuscrito de la Casa del Sol vinculado también a Portugal: el De aetatibus mundi (1545‑1573) de Francisco de Holanda, actualmente en la Biblioteca Nacional, DIB, 14/2614. A manos de don Diego llegó procedente de la casa de los Velada gracias a los oficios del tercer marqués, don Antonio Sancho Dávila y Colonna15. A diferencia del Atlas, esta obra –cuya encuadernación era menos suntuosa– sí se reconoce en el Índice de 1623: formaba parte de la sección dedicada a «Libros de ritratos, imágines y de otras differentes figuras en latín» (BNE, ms. 13593, fol. 182v: «De aetatibus mundi imagines sive historia Veteris ac Novi Testamenti. Fº. Eborae, 1545»)16.

  • 17 María Isabel HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, «Suma de inventarios de bibliotecas del siglo XVI (1501‑1560)», in(...)

15Al lado de lo que podríamos considerar una biblioteca de representación a la que, según acabamos de ver, no le fueron ajenos los títulos en portugués, existen evidencias de un coleccionismo, también precoz, que se decantó por ciertos géneros que con los años llegaron a conformar categorías estables en todas las lenguas representadas en la librería. Materias reiteradas en castellano, portugués, italiano, francés e inglés asoman por encabezamientos dedicados, por ejemplo, a las diversas historias nacionales. Y en una elocuente especialización que nos sirve de guía sobre la percepción de los géneros literarios en todas las lenguas a principios del xvii, hay tres categorías recurrentes que se reparten la literatura de entretenimiento en el catálogo: los «Libros de poesía», las «Comedias» y las «Historias fabulosas». La prosperidad de esta literatura de recreo en el caso del portugués es especialmente llamativa si tenemos en cuenta que de un exclusivo cartapacio manuscrito de poesía «con los letreros portugueses», asentado en la memoria de la biblioteca de 1593, se había pasado a una cuarentena de títulos de esparcimiento en 1623. En francés son veinte los «libros de cavallería y poesía» y en inglés no llegan a seis los textos poéticos, tan pocos que no merecieron una consideración específica y hubieron de resignarse al rango, difícilmente lírico, de «Estatutos de Ynglaterra y otros libros de varias materias». Por otra parte, la muestra de literatura de Portugal en la Casa del Sol aún resulta más abrumadora cuando se la compara con la presencia de imprenta portuguesa –del género que sea– en cualquiera de las librerías particulares españolas de su tiempo17.

Querencias portuguesas en las cartas del conde de Gondomar

16La simpatía por las letras portuguesas que llega a apreciarse en la bibliofilia de don Diego se refrenda con algunos apoyos documentales que no han sido demasiado alegados hasta ahora, quizá porque tiende a imponerse el carácter anecdótico de lo referido por encima de su valor como testimonio para ilustrar una tendencia. Lo cierto es que en el caso de las inclinaciones coleccionistas de Gondomar resulta posible reconocer diversas connotaciones afectivas con el portugués que no concurren en las demás lenguas representadas en su librería. Hoy podemos reconstruir esas trazas de familiaridad con lo portugués no solo a partir de deducciones de lo que debieron ser sus labores militares y administrativas en Tuy y en Bayona, es decir, en la frontera, sino con el apoyo explícito de diversos testimonios epistolares. De manera complementaria, pero no menos valiosa, las noticias sobre libros portugueses y el habla de Portugal dispersas por la correspondencia ofrecen informaciones de primera mano, llenas de espontaneidad, para documentar la percepción que en la España de las primeras décadas del xvii se tenía del país vecino.

17De entre los corresponsales que Gondomar conserva en Lisboa, Melchor de Teves, tío de Gaspar de Teves, conde de Benezuza y autor de unas coplas que acabaron en la librería de don Diego (RB, ii/1581, fols. 163v-164v), es la persona más atenta a dejar constancia de las particularidades del carácter portugués en su carteo con Gondomar. «Buenos exemplos pongo a v. m. para que sepa el estilo de Portugal», le advertía desde Lisboa un 7 de julio de 1607. A medio camino entre la ilustración de la impaciencia y de la dignidad que gastaba la hidalguía portuguesa, le remitió una anécdota en la que el escrúpulo de un caballero de Lisboa en materia de protocolo se enfrenta con lo que le correspondía hacer a un castellano y a un gallego en caso semejante. En realidad, el cuento estaba traído para reforzar aspectos idealizados de carácter que se presentan como exclusivos de la nobleza criada en Galicia frente a los demás reinos, Castilla incluida, pero la anécdota halla su principal valor en el hecho de estar narrada en portugués a sabiendas de que su destinatario sabría reconocer que la gracia del suceso residía precisamente en la elección de la lengua.

Ayer trató aquí un caballero al arçovispo de Lisboa […] venía de allá de visitarle y entró a verme […] y venía furioso porque el arçovispo no le avía aconpañado más que asta la mitad de la sala. Y deçía con grandíssima cólera y graçia: «¡O, fillo da puta!, es miña medida a metade da sua sala, ¡don fillo da puta!, un paso avía de dejar de tuda a sala. Polos santos evangelios que si allá vuelbo, que le e de tirar de los cavejones asta que chege á escaleira». Esto, señor, es ser portugés. Y así estoy por consultar quál es la medida de mi casa, que tienen talle de hazerme salir asta la plaça. Porque si un arçovispo sale a la escalera, un castellano tiene obligaçión de salir asta mojarse los pies en la mar, y si fuere gallego, no cumple sin nadar y pasar de la vanda de alén. (RB, II/2155, carta 83).

18En abril de 1604, cumplidos siete meses de estancia en Bayona atendiendo a la descarga y buen reparto de las especias que transportaban dos naos portuguesas que habían encallado, don Diego reconocía que «iba perdiendo el hablar castellano» (RB, ii/2115, carta 235). Y podemos estar seguros de que no fue solo por recurrir al gallego sino también al portugués para tratar con muchos de los oficiales y administradores de la carga embarrancada. La familiaridad de Gondomar con la lengua portuguesa le permitió reproducir de memoria una canción de trabajo que había oído entonar a unos negros ocupados en la descarga de las naos. Se la envió a Francisco de Contreras y le ofreció también la traducción del término canseira, sobre el que descansaba la agudeza de una letra en la que, a golpe de bomba para achicar agua, se lamentaba el tedio de ser virrey en la India y «fidalgo» en Goa tanto como el de reinar en España o llegar a Papa en Roma. Con sorna, advertía don Diego al destinatario: «por aquí verá v. m. qué aprovechado estoy en el arte de la lengua negra y india» (cfr. RB, ii/2115, carta 235 y ii/2239, carta 64).

Imagen 8: RB, ii/2115, carta 245. Carta de Gondomar a Francisco de Contreras (Bayona: s.d., 1604). Las últimas líneas del folio recogen una canción de trabajo en portugués.

Imagen 8: RB, ii/2115, carta 245. Carta de Gondomar a Francisco de Contreras (Bayona: s.d., 1604). Las últimas líneas del folio recogen una canción de trabajo en portugués.
  • 18 Rosario ÁLVAREZ y Xosé Luís RODRÍGUEZ MONTEDERRAMO, «Escrita epistolar en galego: a correspondencia (...)

19Al margen de estas anécdotas, hay una prueba particularmente evocadora de las simpatías de Diego Sarmiento por la lengua portuguesa que ilustra el arraigo de esta querencia en el propio entorno familiar del conde. A lo largo de 1605, un pariente, Diego Sarmiento de Sotomayor, señor de las Achas, le escribió varias veces en portugués, o, por decirlo con más exactitud, en una variedad dialectal gallega con fuerte influencia, cuando menos gráfica, del portugués. El remitente nunca dudó de que la suya era una elección lingüística que el destinatario apreciaba. Al gusto de recibir noticias familiares en la corte, se añadía el hecho de que llegaran escritas «nesta lingoaje, pois é de v. m. tan estimada»18. De tal confidencia cabe concluir sin excesivo riesgo que era justamente el recurso a la lengua usada en confianza y en un entorno familiar el vínculo afectivo que servía para traer a don Diego a sus orígenes y despertarlo, según sugiere con algo de malicia su pariente, «do sono de correxidor».

Maneras de acrecentar una librería portuguesa

  • 19 Trevor J. DADSON, «La biblioteca del poeta y político Diego de Silva y Mendoza, conde de Salinas (1 (...)

20La biblioteca lusitana reunida por el conde de Gondomar supone la mayor colección privada de letras portuguesas en suelo español de su tiempo. Por lo que sabemos, ni siquiera el conde de Salinas, estrechamente vinculado al país vecino por ascendencia paterna y por el desempeño de cargos en la administración que le obligaron a fijar su residencia en Lisboa durante casi dos décadas, llegó a reunir una colección comparable19.

  • 20 Pablo ANDRÉS ESCAPA, «Historia de unos papeles: el legado manuscrito de Guardiola en la librería de (...)

21La vía de ingreso habitual de estos libros en la biblioteca del embajador fue la compra. La procedencia de los libros es variada y no se localizan ex libris coincidentes entre la media docena de nombres anotados en los ejemplares como recuerdo de una propiedad más antigua que la de don Diego. Al menos sabemos que uno de esos seis libros portugueses con marca de procedencia conservados en la Casa del Sol no llegó por adquisición ni fue un regalo, sino fruto del azar, por más que funesto. Se trata de los Dialogos de dom frei Amador de Portalegre (Coimbra: Antonio de Mariz, 1589), un ejemplar que en febrero de 1600 estaba manejando en la ciudad de Toro su propietario, el benedictino Juan Benito Guardiola, mientras residía como huésped en la casa de don Diego. Al fraile, que tenía permiso de la orden para documentarse en la librería del corregidor, le sorprendió la muerte el 21 de febrero mientras trabajaba en la redacción de su historia del monasterio de San Benito de Sahagún. Tanto sus papeles y borradores de trabajo como su librería portátil, traída desde Belver y de la que formaba parte este ejemplar de los Diálogos de Portalegre, acabarían incorporándose a la biblioteca de Gondomar20.

Imagen 9: RB, ix/7770. Ex libris manuscrito de Juan Benito Guardiola (O.S.B.) en un ejemplar de los Dialogos de Amador Arrais, obispo de Portalegre.

Imagen 9: RB, ix/7770. Ex libris manuscrito de Juan Benito Guardiola (O.S.B.) en un ejemplar de los Dialogos de Amador Arrais, obispo de Portalegre.
  • 21 María Luisa LÓPEZ‑VIDRIERO, «Provenance Interlacing in Spanish Royal Book-Collecting and the Case o (...)
  • 22 El listado de lo cedido por Gondomar se incluye en una memoria que Antonio Lorenzo de Araújo remiti (...)

22Un ejemplo documentado de adquisición por medio de compra nos lo proporciona una versión manuscrita en portugués de la Confessio amantis de John Gower, el Livro do amante21. Se trata de un códice copiado en el siglo XV que hacia 1525 pertenecía a don Luis de Castilla, arcediano de Cuenca y protector de El Greco. Una compleja operación comercial en la que intervino el librero de Valladolid Martín de Córdoba, dejó en manos de Gondomar, en enero de 1620, una partida de más de un centenar de libros, entre ellos, al menos ocho impresos y un manuscrito, el mencionado Livro do amante, que habían pertenecido a don Luis de Castilla. Este códice contrarió el destino común de los demás, que sería el de servir de aumento a la biblioteca del Conde-Duque de Olivares22.

Imagen 10: RB, ii/3088, fol. 1r. Livro do amante. En la cabecera, antigua marca topográfica correspondiente a la biblioteca de don Luis de Castilla.

Imagen 10: RB, ii/3088, fol. 1r. Livro do amante. En la cabecera, antigua marca topográfica correspondiente a la biblioteca de don Luis de Castilla.

23A Gondomar no le faltaron consejeros que le recomendasen títulos salidos de imprentas portuguesas ni amigos que le enviaran, fundamentalmente desde Lisboa, obras concretas para mejora de su librería. Otras veces fue don Diego el que regaló títulos en portugués, como hizo con un ejemplar de Menina e Moça que en 1614 remitió al conde de Lemos en Nápoles (RB, ii/2168, carta 197). «Tiene boníssimas cosas y no se alla ya ninguno», le advertía. El juicio con el que Gondomar acompañó el envío abunda en su condición de lector de obras de entretenimiento, un gusto, cabe suponer, compartido por el destinatario. Si bien no sabemos de qué edición se trataba, la advertencia da a entender que en 1614 ya no era fácil hacerse con un ejemplar de una novela que había pasado del medio siglo de edad desde su primera edición. A estorbar su tráfico contribuyó sin duda la condena que la Inquisición de Portugal hizo caer sobre ella en 1581. La que previsiblemente leyó don Diego corresponde a la edición lisboeta de Francisco Grafeo del año de 1559. En el catálogo de la librería fechado en 1623, comparte con un ejemplar del Palmerín de Inglaterra, también impreso en Lisboa (1592), el marbete común de «Historias fabulosas» (BNE, ms. 13594, fol. 99v).

  • 23 RAH, Salazar A 80, fol. 84r. Cito según la transcripción de C. MANSO PORTO, op. cit., p. 103.

24Del interés de Gondomar por lo que podía hallarse de bueno en Portugal en materia de libros, y concretamente en los de historia, sirve de ilustración una carta de Melchor de Teves, el mismo que desde Lisboa le remitía anécdotas reveladoras del carácter portugués. Con el atrevimiento que daba la amistad, el remitente llegó incluso a la provocación cuando anunció a don Diego el hallazgo de «algunos papeles muy buenos» relacionados con las crónicas de los reyes de Portugal. «A esto no puede v. m. dejar de tener envidia», presumía. «E allado todas las chrónicas de los reyes, de mano, desde el rey don Alonso Enrriques asta don Sevastián, y anme dejado pobre, pero ya en mí es mal de que he de morir»23.

  • 24 El documento se conserva en RB, ii/2151, carta 274 con este título: «Memoria de los libros en portu (...)
  • 25 El 15 de marzo de 1597 escribía: «Suplico se acuerde de buscar las obras de Juan Botero Benes y abi (...)

25Un ejemplo relevante de las implicaciones de Gondomar con el comercio librario en Portugal reside en una memoria de libros que un tal Gabriel Gómez debía encargar a Lisboa para satisfacer una demanda de Antonio López de Calatayud. La memoria, fechada hacia 1597‑1599, y conservada entre los papeles de don Diego sin ser él quien los solicitaba, nos habla, una vez más, de su temprano interés por la bibliografía portuguesa24. En la operación participaba también el librero Martín de Córdoba, el mismo que dos décadas después negociaría con Gondomar la compra de un lote de libros procedentes de la biblioteca de don Luis de Castilla. El encargo de Calatayud coincidía en el tiempo con sus ocupaciones como editor de las Relaciones universales del mundo, de Botero (Valladolid, herederos de Diego Fernández de Córdoba, 1600, pero con colofón fechado en 1599). Por designación suya, Diego de Aguiar se había encargado de traducir las dos primeras partes del texto italiano y él atendía a resolver la tercera. Durante el proceso de preparación del texto, había delegado en don Diego para que le hiciese algunas compras precisas de libros en Madrid25 y había recurrido a su biblioteca en busca de textos impresos, en concreto un Orlando y un Vocabolario delle lingue toscana e castigliana que devolvería a su dueño un 29 de agosto de 1597 (RB, ii/2147, carta 16).

Imagen 11: RB, ii/2151, carta 274. Listado de obras portuguesas encargadas en Lisboa para Antonio López de Calatayud. La mayoría ya estaban en la biblioteca de Gondomar.

Imagen 11: RB, ii/2151, carta 274. Listado de obras portuguesas encargadas en Lisboa para Antonio López de Calatayud. La mayoría ya estaban en la biblioteca de Gondomar.

26Por tanto, es muy posible que la demanda bibliográfica que Calatayud remitió a Lisboa el mismo año tuviese que ver con su trabajo de edición y derivara de la necesidad de consultar ciertos títulos que, según advirtió en el mismo papel donde había anotado el pedido, no estaban entre los que él tenía. Dada su familiaridad con la librería de don Diego, a la que ya había recurrido otras veces, cabe suponer que también faltaran en aquella casa. Y lo cierto es que la lista de los títulos que solicitó y la de los que declaró tener para evitar que le enviasen de Lisboa lo que no necesitaba, coincide con lo que falta y con lo que hay entre los libros de don Diego consignados en el inventario que refleja el estado de su biblioteca en Toro (ca. 1597‑1599), el más próximo a la fecha del encargo.

  • 26 Nada sabemos de la librería que López de Calatayud, oficial contador de la Casa de Contratación de  (...)
  • 27 Una «Vida y feitos del rrey don Joan 2º», una «Corónica del rrey don Manuel», un «Suçeso segundo çe (...)

27Tal vez sea excesivo calcular que López de Calatayud pedía en función de lo que faltaba en la biblioteca de su amigo porque se servía de ella y conocía sus límites, pero el hecho de que don Diego guardara esa lista sugiere que abrigase el propósito de solventar las carencias adquiriendo lo mismo o parte del lote26. En este contexto de libros compartidos, resulta verdaderamente singular que en el enunciado de los que López de Calatayud declara tener ya, cite títulos en el mismo orden en el que aparecen asentados en la memoria de la librería de don Diego que corresponde a las postrimerías del siglo XVI27. Aunque no sea posible asegurarlo, da la impresión de que anotara guiándose por un listado de los libros en materia de historia en portugués hecho a expensas de la colección que tenía don Diego.

  • 28 RB, ii/2619, fol. 84v (Fernão Lopes de Castanheda, Sala 2, estante 12, cajón 3) y fol. 125r (João d (...)

28A partir de coincidencias como estas, cabe plantearse la posibilidad de que existiera un canon bibliográfico en el que los amantes de las letras portuguesas en España coincidieran esencialmente. Un censo de fondos portugueses en bibliotecas españolas sería de gran ayuda al respecto y podría revelar afinidades bibliográficas, quizá más notables cuanto más especializada fuese la librería. Por lo demás, en un contexto de lecturas compartidas y de notificación de adquisiciones, es fácil concluir que la bibliofilia ejercida entre amigos y conocidos pudiese fomentar la emulación, esa envidia ilustrada que invocaba Melchor de Teves para comunicarle a don Diego el hallazgo de crónicas portuguesas que no tenía él. Lo cierto es que de los tres libros que en 1597 pidió López de Calatayud a Lisboa y que faltan en el inventario que don Diego tenía hacia esas mismas fechas, dos acabaron ingresando en la Casa del Sol, tal como consta en el Índice de 1623: se trata de la Cuarta década de Asia de João de Barros –cuya aparición se retrasó hasta 1615– y de la Historia do descobrimiento da India pelos portuguezes (Coimbra, 1552) de Fernão Lopes de Castanheda. Ambos comparten el mismo folio en el Índice de 1623 (BNE, ms. 13594, fol. 91v) y seguían cerca en 1775, separados por un solo cajón, como puede comprobarse en el último catálogo de la librería antes de su ingreso en la Real Biblioteca28.

Libros y amistades: la Aulegrafia de Jorge Ferreira de Vasconcellos

  • 29 Aunque Pascual de GAYANGOS en sus Cinco cartas políticoliterarias de D. Diego Sarmiento de Acuña, (...)

29Para terminar, regreso al conde de Salinas, de cuya amistad y gustos compartidos con don Diego Sarmiento hay sobrados testimonios en la correspondencia del embajador. El nombramiento de Salinas como virrey de Portugal le dejó en posición favorable tanto para adquirir libros como para regalarlos entre sus deudos y amistades. Tan conocido debía resultar el buen entendimiento entre el virrey y el embajador que si se descuidaba Salinas en ofrecer, uno de sus criados, Santiago Monzón, reparaba la negligencia. «El marqués mi señor –escribía a don Diego en enero de 1619– le[e] en un libro que se llama Palmerín de Yngalaterra. Gusta mucho dél. Si v. s. lo quiere en portugés, abíseme. Ay tres cuerpos desde segunda hasta sétima parte…» (RB, ii/2134, carta 59). El aviso llegaba tarde porque Gondomar ya tenía su Palmerín portugués a finales del XVI, tal como consta en la antigua memoria de su librería (RB, ii/2222, fol. 116r). Gayangos asegura que el libro, correspondiente a la edición lisboeta de 1592, lo había adquirido su hermano don García en noviembre de 1598 en la testamentaría de un canónigo de Toledo. Añade que seleccionó una decena más de impresos, todos apreciables «por su mérito y antigüedad»29. Entre ellos, un cartapacio que se remataba con doce sonetos del «Jardín de Venus» y al que debían añadirse otra serie de composiciones.

Imagen 12: RB, i/c/88. El Palmerín de Inglaterra (Lisboa: Antonio Alvarez, 1592), uno de los primeros impresos portugueses en sumarse a la librería del conde de Gondomar.

Imagen 12: RB, i/c/88. El Palmerín de Inglaterra (Lisboa: Antonio Alvarez, 1592), uno de los primeros impresos portugueses en sumarse a la librería del conde de Gondomar.

30A diferencia del «Jardín de Venus», que sí llegó de Salamanca a Toro, no sabemos si el Palmerín de Salinas se ahorró el viaje a Londres desde Lisboa. Si el embajador no avisó de que ya lo tenía o quiso regalarlo en Inglaterra, pudiera ser otro ejemplar del Palmerín cierto libro «bien viejo» que Monzón acabó remitiendo a Gondomar en marzo de 1619 con el encarecimiento reiterado de que su señor «gusta[ba] de leer en él» (RAH, Salazar A 86, fol. 237r-v). En 1619 destacar la condición antigua de este libro le conviene particularmente al Palmerín, que para entonces solo contaba con dos ediciones, la de Évora (André de Burgos, 1564-1567) y la de Lisboa (Antonio Alvares, 1592). El origen del envío se suma a otras procedencias seguras del entorno de Salinas, como el Atlas de Vaz Dourado al que me referí más arriba. Y es el momento de añadir ahora otra pieza relevante de la colección, uno de los manuscritos teatrales más singulares que llegaron a la Casa del Sol gracias a los probables oficios de Diego de Silva y Mendoza. Se trata de la Aulegrafia de Jorge Ferreira de Vasconcelos (RB, ii/1519).

  • 30 Salinas tenía entre sus libros una edición de la Comedia Ulisippo (Lisboa: Pedro Crasbeeck, 1618). (...)

31El manuscrito, copiado con esmero en una elegante cursiva, está dedicado «ao conde de Salinas, duque de Francavilla e Ribadeu do Conselho do Estado de sua Magestade e presidente do Conselho de Portugal» por don Antonio de Noronha, yerno del autor30. Se trata de una copia de presentación cuya dedicatoria firmada indujo a Etienne Eussem, el bibliotecario del conde que inventarió sus libros en 1619, a atribuirla erróneamente a quien solo ejercía de introductor. En 1623, Henry Taylor, otro bibliotecario de Gondomar, dio por buena la atribución y bajo la categoría de «libros de poesía, comedias y historias fabulosas», asentó el manuscrito como «Comedia de don Antonio de Noronha en portugués» (BNE, ms. 13594, fol. 183v). Con esta copia, Gondomar completaba la trilogía teatral de Vasconcelos, representada por la Comedia de Ulysipo (Lisboa, 1618) y la Comedia eufrosina de nuevo revista (Évora, 1566), ambas en su librería (BNE, ms. 13594, fol. 99r). A juzgar por los índices, las tres obras ingresaron en su colección en algún momento entre 1599 y 1623. A la trilogía de Vasconcelos deben añadirse otros dos textos teatrales portugueses que llegaron más tempranamente a la biblioteca de Gondomar, donde ya figuran en la segunda memoria de la librería (ca. 1597‑1599): un volumen de «Comedias portuguessas por Luis de Camones (sic) y por otros autores portugueses» (ii/2222, fol. 126v) y la Comedia dos bilhalpandos de Francisco de Sá Miranda publicada en Coimbra el año de 1560 (RB, ii/2222, fol. 131r).

  • 31 Véase Silvina PERERIRA, «La Aulegrafia, de Jorge Ferreira de Vanconcelos en la Casa del Sol», Aviso (...)

32La Aulegrafia manuscrita de don Diego es un testimonio imprescindible para documentar los avatares textuales que habitualmente sufrió el teatro de Vasconcelos en la imprenta. La Eufrosina ya había sido objeto de castigo en la edición que Rodrigues Lobo envió a las prensas en 1616, una versión más severa que la traducción al castellano que del mismo texto publicaría en 1631 Fernando de Ballesteros31. Idéntica tendencia al expurgo puede comprobarse en la edición lisboeta de la Aulegrafia impresa por Pedro Crasbeek en 1619. La conservación del manuscrito que perteneció a Gondomar permite hacer esa paciente verificación, un trabajo que ha llevado a cabo con buen criterio Silvina Pereira.

  • 32 Agradezco a Silvina Pereira la paciencia y generosidad con que respondió a mis demandas de ejemplos (...)

33La posibilidad de reconstruir tanto lo suprimido como lo alterado con la ayuda del manuscrito de don Diego, ofrece una vía para reflexionar sobre los mecanismos de la censura en Portugal, que en algunos casos fue más celosa que la española en el castigo de su propia literatura. Lo eliminado en la edición lisboeta coincide con episodios, juicios y simples palabras comprometedoras especialmente con cierta percepción peyorativa de lo castellano en Portugal. Pero tampoco sobrevivieron al celo del censor algunas alusiones eróticas, palabras juzgadas obscenas y referencias que debieron parecer sospechosas por su posible vínculo con los augurios y las escrituras de materia judiciaria32. El manuscrito de Gondomar se convierte así en el único testimonio conocido de una Aulegrafia sin censuras y es, por tanto, la versión textual más cercana a la voluntad del autor que hoy se conserva.

Imagen 13: RB, ii/1519, h. 1r. Copia manuscrita de la Aulegrafia de Jorge Ferreira de Vasconcelos. El manuscrito llegó a manos de Gondomar procedente del conde de Salinas.

Imagen 13: RB, ii/1519, h. 1r. Copia manuscrita de la Aulegrafia de Jorge Ferreira de Vasconcelos. El manuscrito llegó a manos de Gondomar procedente del conde de Salinas.
  • 33 Josefa BADÍA HERRERA, Los primeros pasos en la comedia nueva. Textos y géneros en la colección teat (...)

34Ocurre lo mismo con buena parte del teatro manuscrito en castellano que reunió, una colección en la que no faltan los ejemplares únicos en lo que se refiere a transmisión manuscrita. Sospecho que, al menos para el caso de una serie de autores que llevan a sus obras cuestiones tanto históricas como políticas del momento con el disimulo de una ambientación más o menos fabulosa y legendaria, podría ser revelador el cotejo de la versión impresa con el testimonio manuscrito a la hora de comprobar determinadas rectificaciones en la imprenta. Son precisamente escritores de la periferia peninsular, de los reinos que rodean a Castilla, los más propensos a admitir en sus obras cuestiones como el abuso del poder y a condenarlo representando en escena a reyes tiranos y figuras de comportamiento público poco cabal33. Entre ellos, los Argensola o Cristóbal de Virués, autores con obras en la librería de Gondomar, y con los que mantuvo correspondencia (cfr. RB, ii/2152, carta 27; ii/2168, carta 198; ii/2189, cartas 9 y 16).

35Una nueva edición de la última comedia de Vasconcelos que rescatara el texto que llegó a manos de don Diego, presumiblemente por los oficios de su amigo el conde de Salinas, haría justicia tanto con la memoria del autor portugués como con la del bibliófilo español que supo conservarla en compañía de un nutrido grupo de manuscritos teatrales peninsulares.

36El catálogo de libros en portugués de la biblioteca de Gondomar ha sido publicado por Pablo Andrés Escapa en «Ex Bibliotheca Gondomariensi. Fondos portugueses en la librería de Gondomar (I-II)», en: Avisos Digital, año XXIII, n. 81‑82, 2017. Véase la publicación de la primera parte de este catálogo en el número 81: http://avisos.realbiblioteca.es/​?p=article&aviso=89&art=1143 [En línea. Consulado el 19/6/2017]

Inicio de página

Notas

1 Pedro CÁTEDRA, Nobleza y lectura en tiempos de Felipe II. La biblioteca de don Alonso Osorio, marqués de Astorga, [Salamanca]: Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo, 2002, p. 77‑79

2 Gondomar firmó una «scritura de asiento» por la compra de la Casa del Sol, un palacio asociado a la iglesia de san Benito el Viejo de Valladolid, el 22 de diciembre de 1599 pero en su correspondencia abundan las noticias que aluden a la adquisición varios meses antes: cfr. RB, ii/2184, carta 68; ii/2138, carta 84 y ii/2135, carta 61, fechada un madrugador 23 de mayo de 1598.

3 P. CÁTEDRA, loc. cit.

4 P. CÁTEDRA, op. cit., p. 81 [núm. 44].

5 P. CÁTEDRA, loc. cit., [núm. 42‑43, 45‑47].

6 Pablo ANDRÉS ESCAPA, «García Sarmiento de Acuña, agente librario de Gondomar en Salamanca», Avisos, Noticias de la Real Biblioteca, 79, 2016 [sección: Ex biblioteca Gondomariensi].

7 Valentín MORENO GALLEGO, «Aspectos de la vida libraria en la Salamanca clásica», Pliegos de Bibliofilia, 5, 1999, p. 45‑54; y Ángel WERUAGA PRIETO, Lectores y bibliotecas en la Salamanca moderna (16001789), [Salamanca]: Junta de Castilla y León, Consejería de Cultura y Turismo, 2008.

8 José Luis RODRÍGUEZ MONTEDERRAMO, «Comunicación literaria y cancioneros», Reales Sitios, 121, 1994, p. 35. Buena parte de los contenidos del ii/973 están directamente relacionados con actividades poéticas surgidas en un ambiente académico vinculado a las universidades de Alcalá y Salamanca. Cito unos ejemplos: fol. 242r‑244r: «Esta oda que se sigue traduxeron don Juan de Almeyda, el maestro Sánchez y el licenciado Espinosa, collegial de Oviedo, y las embiaron sin dezir los autores al maestro Fr. Luis de León para que las juzgase, con esta carta»; fols. 292ra‑293vb: «Carta del doctor Cámara en un examen que dio en Alcalá»; fols. 303r‑306r: «Diálogo entre Arnedo y Abarca, estudiantes en Salamanca, alias sátyra contra pretendientes y collegiales»; fols. 336ra‑341r: «Declaraçión de los travajos, vida y oçiosidad de los estudiantes que se puso en el certamen de la insigne universidad de Alcalá. Año de 1584»; fols. 342r‑343v: «Sátyra de Liñán contra la Nenguiar, en Salamanca 1586»; fol. 344r‑v: «Salmanticae anno 1586, por un estudiante capigorista».

9 RAH, Salazar A 70, fol. 72r‑v. Editada por Carmen MANSO PORTO, Don Diego Sarmiento de Acuña, conde de Gondomar (15671626). Erudito, mecenas y bibliófilo, [Santiago]: Xunta de Galicia, 1996, p. 299‑300, con indicación de referencias y ediciones parciales previas de esta misma carta.

10 Ramón MENÉNDEZ PIDAL, «Cartapacios literarios salmantinos del siglo XVI», Boletín de la Real Academia Española, I, 1914, p. 43‑55, 151‑170, 298‑320.

11 Una oportuna reflexión sobre este reflejo de la teoría política en la concepción de una librería nobiliaria puede leerse en M. L. LÓPEZ‑VIDRIERO, «Asiento de coronas y distinción de reinos: librerías y aprendizaje nobiliario», in: Oliver NOBLE WOOD, Jeremy ROE y Jeremy LAWRENCE (dirs.), Poder y saber. Bibliotecas y bibliofilia en la época del CondeDuque de Olivares, Madrid: CEEH, 2011, p. 227‑232, donde se refieren además equivalencias organizativas entre la librería de Gondomar en la Casa del Sol y la biblioteca de Felipe IV en la Torre Alta del Alcázar: «La librería de la Casa del Sol muestra, catorce años antes que la de la Torre Alta del Alcázar, que las provincias periféricas, las comunidades, son conjuntos compatibles dentro del sistema regido por un soberano; el conocimiento de lo local, lo regional o lo nacional se articula armónicamente en un sistema bibliográfico ordenado que contiene leyes, formas de gobierno, corografía, prosopografía y cualquier otra materia que permita reconstruir el conjunto de los sucesos o de los hechos políticos, sociales, económicos, culturales de un pueblo o de la nación», p. 227. Para conocer la librería de Felipe IV es imprescindible la obra de Fernando BOUZA, El libro y el cetro. La Biblioteca de Felipe IV en la Torre Alta del Alcázar de Madrid, Salamanca: IHLL, 2005.

12 Peter BURKE, Lenguas y comunidades en la Europa moderna, Madrid: Akal, 2006, p. 73‑84.

13 Catálogo de las colecciones expuestas en las vitrinas del Palacio de Liria. Le publica la Duquesa de Berwick y de Alba, Madrid: Sucesores de Rivadeneyra, 1898, p. 150‑167, núm. 171. En el Índice de la librería de 1623 figura un ejemplar de la «Historia da India no tempo do visorey dom Luys de Ataide, fº, Coimbra, 1617» (BNE, ms. 13594, vol. 2, fol. 91v). Véase http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000137643 [En línea. Consultado el 28/04/2017].

14 http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000137315 [En línea. Consultado el 28/04/2017].

15 Santiago MARTÍNEZ HERNÁNDEZ, «Pedagogía en Palacio: el marqués de Velada y la educación del príncipe Felipe (III), 1587‑1598», Reales Sitios, 142, 1999, p. 45.

16 En 1775, en el último índice de la librería hecho antes de su adquisición por parte de Carlos IV, la identificación de este ejemplar es menos obvia; se describe como «Biblia figurada excellentemente», encuadernada en terciopelo, y se indica su lugar en la librería de Valladolid: «sala 3, estante 2, caxón 6», (RB, ii/2618, fol. 34v), una marca que aún conserva –ahora tachada– el ejemplar de la Biblioteca Nacional.

17 María Isabel HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, «Suma de inventarios de bibliotecas del siglo XVI (1501‑1560)», in: María Luisa LÓPEZ‑VIDRIERO y Pedro CÁTEDRA (dirs.), El Libro Antiguo Español, IV. Coleccionismo y bibliotecas (siglos XVXVIII), Salamanca: Universidad de Salamanca, Patrimonio Nacional y Sociedad Española del Libro, 1998, p. 375‑446.

18 Rosario ÁLVAREZ y Xosé Luís RODRÍGUEZ MONTEDERRAMO, «Escrita epistolar en galego: a correspondencia de don Diego Sarmiento de Acuña, I Conde de Gondomar (1567‑1626) (I‑II)», Boletín da Real Academia Galega, 365, 2004, p. 260; y 2005, p. 255.

19 Trevor J. DADSON, «La biblioteca del poeta y político Diego de Silva y Mendoza, conde de Salinas (1564‑1630)», Journal of Hispanic Research, 3, 1994‑1995, p. 181‑216.

20 Pablo ANDRÉS ESCAPA, «Historia de unos papeles: el legado manuscrito de Guardiola en la librería del conde de Gondomar. Nuevas aportaciones a su biografía y a la escritura de la Historia de San Benito el Real de Sahagún», in: P. CÁTEDRA y M. L. LÓPEZ‑VIDRIERO (dirs.), El libro Antiguo Español, VI. De libros, librerías, imprentas y lectores, Salamanca: Ediciones Universidad, SEMYR, 2002, p. 13‑36. El ejemplar de los Diálogos lleva anotado en la portada: «Ad usum fratris Joannis Benedicti Guardiola Barchinonensis», (RB, ix/7770). Sobre el recurso a la librería de Gondomar en la elaboración de obras históricas, véase José Luis RODRÍGUEZ MONTEDRRAMO, «Gondomar y la historia del reino de Galicia», in: P. CÁTEDRA y M. L. LÓPEZ‑VIDRIERO (dirs.), op. cit., p. 321‑364.

21 María Luisa LÓPEZ‑VIDRIERO, «Provenance Interlacing in Spanish Royal Book-Collecting and the Case of the Confessio Amantis (RB, ms. ii-3088)», in: Ana SÁEZ‑HIDALGO y R. F. YEAGER (eds.), John Gower in England and Iberia. Manuscripts, Influences, Reception, Cambridge: Boydell & Brewer, 2014, p. 33‑49.

22 El listado de lo cedido por Gondomar se incluye en una memoria que Antonio Lorenzo de Araújo remitió a don Diego en enero de 1620 (BNE, ms. 18422, núm. 104, fol. 138r‑v). Sobre la librería de don Luis de Castilla, véase Gregorio DE ANDRÉS, «El arcediano de Cuenca D. Luis de Castilla († 1618) protector del Greco y su biblioteca manuscrita», Hispania Sacra, XXXV, 71, 1983, p. 87‑141. El proceso de identificación de ejemplares de Castilla en la biblioteca de Gondomar se describe in: Pablo ANDRÉS ESCAPA, «Libros de Luis de Castilla (ca. 1540‑1618) en la Casa del Sol», Avisos. Noticias de la Real Biblioteca, 70, 2013 [sección: Ex bibliotheca Gondomariensi].

23 RAH, Salazar A 80, fol. 84r. Cito según la transcripción de C. MANSO PORTO, op. cit., p. 103.

24 El documento se conserva en RB, ii/2151, carta 274 con este título: «Memoria de los libros en portugués [rotura] que a de enviar [s. l., por otra mano: el sr. Graviel Gómez] a Lisboa para [s. l., por otra mano: hazer merced] a don Antonio López de Calatayud» y ha sido publicada por María Luisa LÓPEZ‑VIDRIERO, «Gondomar y la edición de la Relaciones universales del mundo de Botero, Valladolid, 1603», Avisos. Noticias de la Real Biblioteca, 59, 2009 [sección: Ex bibliotheca Gondomariensi]; véase además, de la misma autora, «Asiento de coronas…», art. cit., p. 235.

25 El 15 de marzo de 1597 escribía: «Suplico se acuerde de buscar las obras de Juan Botero Benes y abisarme las que ay, y mande v. m. comprarme el libro que Garibay de Zamalloa a sacado agora [Illustraciones genealógicas de los Catholicos Reyes de las Españas…, Madrid: Luis Sánchez, 1596], RB, ii/2151, carta 89. Sobre la implicación de Gondomar en esta edición de las Relaciones universales de Botero, véase M. L. LÓPEZ‑VIDRIERO, «Gondomar y la edición de la Relaciones universales del mundo…», art. cit., y «Asiento de coronas…», art. cit., p. 234‑242.

26 Nada sabemos de la librería que López de Calatayud, oficial contador de la Casa de Contratación de Sevilla, llegó a reunir pero podemos postular un mínimo catálogo que incluiría los libros que Gondomar compró para él en Madrid el mes de marzo de 1597, tres impresos portugueses y uno en latín que encargó a Lisboa a través de Gabriel Gómez, una lista que se completa con la enumeración de una decena de títulos, también en portugués, que ya tenía, y el deseo de adquirir, aprovechando el encargo, todos los «demás libros de rrelaçiones o ystorias de la Yndia o corónicas de los rreyes de Portugal o otras ystorias particulares de otras cosas que no las aya en español» (RB, ii/2151, carta 274). A esta librería, de marcada vocación historiográfica, debemos añadir una copia manuscrita de la Crónica de los Reyes Católicos de Hernando del Pulgar que lleva su exlibris y se conserva en la Biblioteca General Universitaria de Salamanca, ms. 1768.

27 Una «Vida y feitos del rrey don Joan 2º», una «Corónica del rrey don Manuel», un «Suçeso segundo çerco de Diu» y una «Corographía de Barreyros» citados como obras ya en poder de Calatayud, aparecen así ordenadas en la memoria de libros de Gondomar fechada en 1599, (cfr. RB, ii/2222, fol. 114v y 126v). Entre los dos primeros y los dos últimos títulos citados, Calatayud menciona unos «Comentarios de Afonso de Alborqueque», que ocupan también una posición intermedia en la memoria de Gondomar (RB, ii/2222, fol. 116r).

28 RB, ii/2619, fol. 84v (Fernão Lopes de Castanheda, Sala 2, estante 12, cajón 3) y fol. 125r (João de Barros, Sala 2, estante 12, cajón 5).

29 Aunque Pascual de GAYANGOS en sus Cinco cartas políticoliterarias de D. Diego Sarmiento de Acuña, Madrid: Sociedad de Bibliófilos, 1869, p. xiv, no ofrece referencia del paradero del documento ni alude a la existencia de una posible carta de don García a don Diego que acredite la gestión, no es verosímil que la miscelánea de títulos que cita se deba a un capricho suyo, sugerido por la consulta del índice de 1599, el más cercano por fecha al supuesto documento de la testamentaría. Los títulos que enumera en aparente transcripción de la fuente que utilizó, quedan suspensos, en determinado punto, de un celoso «etc». Hasta llegar a ese límite, estos son los mencionados, todos ellos incluidos en el índice de 1599: «Discursos de la lengua de fray Luis de Torres [ii/2222, fol. 123r], primera y segunda parte de la Christi Victoria por Benito Sánchez Galindo [ii/2222, fol. 123v], la Historia de Melón y Be[r]ta, padres de Orlando [ii/2222, fol. 126r], las Comedias y Romances de Gabriel Lasso de la Vega, [solo reconocible en el Índice de 1623], los Romances imperiales de Pedro de Sayago [ii/2222, fol. 131r], los del bachiller Pedro de Moncayo [no localizado], la Comedia a modo de Celestina entre Polidoro, Salustio, Tristán y Rufina [ii/2222, fol. 121v], otra que tiene al fin el Jardín de Venus [ii/2222, fol. 121v], etc».

30 Salinas tenía entre sus libros una edición de la Comedia Ulisippo (Lisboa: Pedro Crasbeeck, 1618). Véase T. J. DADSON, «La biblioteca del poeta y político Diego de Silva y Mendoza…», art. cit., p. 209, núm. 137. Sobre el préstamo, intercambio y regalo de manuscritos en la época, véase F. BOUZA, Corre manuscrito. Una historia cultural del Siglo de Oro, Madrid: Marcial Pons, 2001, p. 47‑53.

31 Véase Silvina PERERIRA, «La Aulegrafia, de Jorge Ferreira de Vanconcelos en la Casa del Sol», Avisos. Noticias de la Real Biblioteca, 63, 2011, [sección: Ex bibliotheca Gondomariensi]; «Lope, leitor de Jorge Ferreira de Vasconcelos», Hipogrifo, 3.2, 2015, p. 179201 y Jorge Ferreira de Vasconcelos. Um Homem do Renascimento, Lisboa: Biblioteca Nacional de Portugal, Teatro Maizum, 2015. La autora repasa en las tres publicaciones la recepción de Vasconcelos en España con especial incidencia en el teatro de Lope de Vega.

32 Agradezco a Silvina Pereira la paciencia y generosidad con que respondió a mis demandas de ejemplos de censura en el manuscrito de la Aulegrafia.

33 Josefa BADÍA HERRERA, Los primeros pasos en la comedia nueva. Textos y géneros en la colección teatral del conde de Gondomar, Madrid: Iberoamericana Vervuert, 2014, p. 44.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Imagen 1: RB arch3/cart/23 (110). Retrato del conde de Gondomar. Dibujo de José Maea. Madrid, Imprenta Real, ca. 1791-1808.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 2,7M
Título Imagen 2: RB/2222, fol. 126vo. Inventario de la biblioteca de Gondomar hacia 1597‑99. Fruto de alguna revisión, las obras en portugués del catálogo aparecen marcadas con una cruz.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,6M
Título Imagen 3: RB, ii/973, fol. 128bisr. Cancionero manuscrito (finales del s. XVI). En la última línea del fol. 128 se indica la conveniencia de completar los contenidos recurriendo a textos producidos en Salamanca.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,2M
Título Imagen 4: RB, ii/1578, fol. 246r. Cancionero manuscrito (finales del s. XVI). Octavas a la muerte de Felipe II de Manuel Barbosa, un estudiante portugués en Salamanca.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 916k
Título Imagen 5: RB, ms. ii/1581, fol. 303v. Cancionero manuscrito (finales del s. XVI). Poemas en portugués.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 608k
Título Imagen 6: RB, i/c/20. Historia de Juan II, una obra que también interesó a Antonio López de Calatayud y a Melchor de Teves, ambos conocedores y usuarios de la librería de Gondomar.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-6.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,6M
Título Imagen 7: RB, vii/2415. Quarta decada de Asia (Madrid: Anibal Falorsi, 1615), de João de Barros, uno de los autores portugueses mejor representados en la librería del conde de Gondomar.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-7.jpg
Ficheros image/jpeg, 3,3M
Título Imagen 8: RB, ii/2115, carta 245. Carta de Gondomar a Francisco de Contreras (Bayona: s.d., 1604). Las últimas líneas del folio recogen una canción de trabajo en portugués.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-8.jpg
Ficheros image/jpeg, 2,5M
Título Imagen 9: RB, ix/7770. Ex libris manuscrito de Juan Benito Guardiola (O.S.B.) en un ejemplar de los Dialogos de Amador Arrais, obispo de Portalegre.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-9.jpg
Ficheros image/jpeg, 772k
Título Imagen 10: RB, ii/3088, fol. 1r. Livro do amante. En la cabecera, antigua marca topográfica correspondiente a la biblioteca de don Luis de Castilla.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-10.jpg
Ficheros image/jpeg, 2,0M
Título Imagen 11: RB, ii/2151, carta 274. Listado de obras portuguesas encargadas en Lisboa para Antonio López de Calatayud. La mayoría ya estaban en la biblioteca de Gondomar.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-11.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,8M
Título Imagen 12: RB, i/c/88. El Palmerín de Inglaterra (Lisboa: Antonio Alvarez, 1592), uno de los primeros impresos portugueses en sumarse a la librería del conde de Gondomar.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-12.jpg
Ficheros image/jpeg, 1,7M
Título Imagen 13: RB, ii/1519, h. 1r. Copia manuscrita de la Aulegrafia de Jorge Ferreira de Vasconcelos. El manuscrito llegó a manos de Gondomar procedente del conde de Salinas.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/26660/img-13.jpg
Ficheros image/jpeg, 849k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Pablo Andrés Escapa, « Letras portuguesas en la biblioteca del conde de Gondomar », e-Spania [En línea], 27 | juin 2017, Publicado el 12 junio 2017, consultado el 21 noviembre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/26660 ; DOI : 10.4000/e-spania.26660

Inicio de página

Autor

Pablo Andrés Escapa

Real Biblioteca, Madrid

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org