Navigation – Plan du site

Résumés

Ce travail propose l’édition princeps d’annales (appelées Anales navarro-aragoneses hasta 1239), rédigées en langue vernaculaire (à l’exception de quatre notices), conservées dans un témoignage unique daté des années 1235-1240, c’est-à-dire presque contemporain des derniers événements consignés dans lesdites annales. L’édition est précédée d’une brève présentation du manuscrit, et suivie d’une étude des traditions dans lequel le texte s’inscrit. On peut déterminer deux ensembles: la première partie remonte aux *Anales navarros hasta 1196, écrites en langue vernaculaire, dont les échos sont perceptibles dans d’autres textes avec lesquelles elles entretiennent des connexions; le second ensemble est d’origine aragonaise et il offre, en sus de plusieurs informations non connues par d’autres voies, des données de poids pour la connaissance des annales aragonaises et de certaines chroniques rédigées précocément en Aragon.

Haut de page

Notes de l’auteur

En la primera parte de este trabajo aprovecho el texto de una ponencia que, con el título de «Lenguas, memoria y ley en una miscelánea del siglo XIII», presenté en el Coloquio Internacional Convivencia de lenguas y conflictos de poder en la Edad Media Ibérica, celebrado en la Universidad Autónoma de Madrid los días 3 y 4 de noviembre de 2011, y donde realizaba una presentación general del manuscrito que transmite los anales que aquí edito (para el resto de las ponencias presentadas en aquella ocasión, véase e-Spania, 12, junio 2012, en https://e-spania.revues.org/20968). Posteriormente comuniqué también la existencia de este manuscrito a algunos investigadores próximos y considerados de confianza. Agradezco su ayuda con distintos aspectos de este trabajo a Alberto Montaner Frutos y Javier Rodríguez Molina.
Este trabajo se enmarca dentro del Proyecto de Investigación FFI2015-64050-P MEHHRLYN (MINECO/FEDER).

Texte intégral

Introducción

  • 1 Para la tradición analística aragonesa, me permito remitir a Francisco BAUTISTA, «Breve historiogra (...)

1Aunque los textos analísticos peninsulares hasta finales del siglo XIII se encuentran relativamente bien referenciados y registrados, existen aún algunas piezas desconocidas o poco conocidas. Así, por ejemplo, unos Annales Rivipullenses a. 1222, copiados por Jerónimo Zurita, que me propongo publicar en breve, o los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 que edito y estudio a continuación. El interés de estos textos no es solo histórico, es decir, no reside solo en el hecho de proporcionarnos algunas noticias puntuales, a veces no documentadas por otras vías, sino también historiográfico, en la medida en que su identificación permite caracterizar de forma más precisa y más amplia las tradiciones a las que pertenecen los textos, y comprender un poco mejor el modo en que tales tradiciones se difundieron y se utilizaron en otras obras históricas. Centrándonos ya en el caso de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239, cabe decir que esta pieza posee en particular algunos rasgos que la hacen especialmente relevante. Por un lado, se trata de un texto que refleja en parte tradiciones analísticas vinculadas a Aragón, de modo que viene a cubrir una importante laguna en nuestro conocimiento de la historiografía primitiva de esta zona, ya que hasta ahora las series de anales surgidas en esta área nos eran accesibles mayoritariamente solo de forma indirecta1. Por otro lado, los anales que edito a continuación se encuentran redactados en romance (salvo algunas pocas efemérides en latín), de modo que vienen a unirse al proceso de vernacularización de la historiografía que se observa en la península Ibérica desde comienzos del siglo XIII, y aportan también nueva luz en este sentido. Junto a los anales escritos en romance y copiados con el Fuero general de Navarra de 1238 (que llamaré Anales romances del Fuero general de Navarra), y junto a los Anales toledanos I (que llegan hasta 1219), también en romance, piezas con las que además guarda estrechas conexiones, como veremos, nuestro texto viene a ocupar una destacada posición en los orígenes de la analística vernácula en la península Ibérica.

  • 2 F. BAUTISTA, «Breve historiografía»; para la lista regia ver Theodor MOMMSEN (ed.), Chronica Minora (...)
  • 3 F. BAUTISTA, «Original, versiones e influencia del Liber regum: estudio textual y propuesta de stem (...)

2La localización de estos anales fue lo que en términos médicos podría llamarse un hallazgo, en el sentido de que no era algo que estuviese buscando. Habiendo estudiado en 2009 las listas regias visigodas, dentro de un trabajo más amplio sobre los géneros breves en la historiografía peninsular entre los siglos VII y XII, traté después de localizar algunos testimonios usados por Theodor Mommsen, en especial en algunos casos en que estos habían quedado al margen en la investigación posterior, con la mirada puesta en una reedición corregida, anotada y aumentada de dicho trabajo (algo aún en el telar)2. Ello me llevó a interesarme por el manuscrito que presento a continuación. Ahora bien, al revisar las descripciones antiguas y luego una copia digital que solicité y recibí en 2011, el códice en cuestión adquirió para mí un mayor interés, al incluir piezas historiográficas sobre cuyas tradiciones también había trabajado, como una copia fragmentaria del Libro de las generaciones y linajes de los reyes (o Liber regum), o bien los anales que presento a continuación3. Al margen de la reproducción digital, pude además consultar el códice en una visita a la biblioteca que lo custodia en enero de 2014, de modo que las observaciones que realizo en lo sucesivo se basan tanto en mi trabajo con las imágenes como en las notas tomadas cuando pude inspeccionar directamente el manuscrito.

Una miscelánea histórico-legal

  • 4 Theodor MOMMSEN (ed.), Chronica Minora, 3, p. 462, y Karl ZEUMER (ed.), Leges nationum germanicarum(...)
  • 5 Véase también la descripción del manuscrito en Kristian KAALUND, (ed.), Katalog over den Arnamagnæa (...)

3El códice al que me vengo refiriendo se conserva en el Arnamagnean Institute, en Copenhague, con la signatura 805 4º (København, Det Arnamagnaeanske Institut, Københavns Universitet, AM 805 4º), y me referiré a él de forma abreviada en lo sucesivo como AM 805. Fue usado y descrito en el siglo XIX en el contexto de los trabajos sobre la Lex visigothorum, ya que, como veremos al tratar de sus contenidos, transmite un amplio compendio de este texto. Los últimos estudiosos que aludieron a este testimonio fueron Mommsen y Karl Zeumer, y luego fue quedando al margen de la bibliografía, probablemente confundido con una copia de tal códice efectuada a comienzos del siglo XIX, que se conserva igualmente en Copenhague, y que cito más adelante4. Por otro lado, las descripciones antiguas, pese a que dan una buena idea de sus contenidos, no identifican todos los textos (lo cual es comprensible, pues algunos no habían sido editados o estudiados aún por entonces), y ello puede haber oscurecido o al menos no resaltado su interés. En este apartado, daré una breve reseña del manuscrito y también unas notas sobre su historia5.

  • 6 Considero muy probable que este cambio en la disposición del texto se deba a que el modelo del Libr (...)

4Consta de 115 folios, en pergamino, con las siguientes medidas (con alguna ligera variación dentro del manuscrito): 200 x 134 mm. Tiene una doble numeración moderna en arábigos: una paginación en el margen inferior central, y una foliación en el margen superior derecho, que será la que use en lo sucesivo. Está escrito casi todo él a doble columna, a excepción de los primeros folios, que contienen un calendario, y de otras secciones que se encuentran a línea tirada, como una parte que contiene los fragmentos del Libro de las generaciones y linajes de los reyes y el comienzo de los Fueros de Borja (fols. 48r-55v)6. Han participado al menos dos manos en la confección original del códice (las dos con una gótica textual), y luego se ha intervenido en él puntualmente, sobre todo hacia el final del códice, donde se copian algunos documentos de Jaime I. Posee rúbricas en rojo, y presenta iniciales en rojo, azul y verde, y cuando estas se sitúan al comienzo del texto (o de un libro, en el caso de la Lex) se encuentran decoradas con motivos geométricos o vegetales, y con una combinación también de rojo, azul y verde (como sucede al comienzo de nuestros anales, fol. 102r).

5La colación del manuscrito no siempre es diáfana, aunque podría resumirse del siguiente modo: 1-38 48(-1) 5-88 96 10-138 144 158 162. Como puede observarse, está compuesto esencialmente por cuaterniones, aunque esta estructura se interrumpe o modifica en ciertos puntos, sobre todo coincidiendo con transiciones entre los textos (por ejemplo, en la sección que contiene los fragmentos del Libro de las generaciones y linajes de los reyes). Es posible que se hayan perdido folios en algunos puntos, concretamente después de fol. 101, y en algunos casos hay folios que han quedado en blanco (como fol. 8v y 52v-53r).

6Combinando los datos paleográficos con los contenidos del manuscrito, este puede datarse con relativa precisión y seguridad. Las letras góticas que presenta son similares a las de otros manuscritos hispánicos del siglo XIII, de modo que puede asignarse sin problemas a esta centuria. Dentro de ella, los textos permiten afinar su datación. Los fragmentos del Libro de las generaciones y linajes de los reyes ofrecen una actualización exclusiva, que debe haberse efectuado después de 1230 (Fernando III es citado como rey de León), después de 1234 (Teobaldo I como rey de Navarra) y después de 1235 (matrimonio entre Jaime I y Violante de Hungría). Por esas mismas fechas se cierran los anales, que terminan en 1232-1233, en la parte debida a la mano que copia todo el texto, y en 1239, en una breve continuación introducida por otras manos distintas. Los documentos incluidos al final del códice corresponden a distintos años del segundo cuarto del siglo XIII (1227, 1231, 1235), y los más recientes se sitúan en 1241 y 1242. Estos documentos presentan letras diversas y en algunos casos parecen haberse copiado claramente con posterioridad a la confección original del códice, aunque en todo caso en fechas cercanas a las de las datas de los textos. Todo ello, en suma, permite situar la confección del manuscrito en un breve periodo comprendido entre 1235 y 1242.

  • 7 Esta procedencia viene avalada también por la lengua de las secciones en romance, que presenta rasg (...)

7En cuanto a su procedencia, y aunque hay una presencia nada desdeñable de tradiciones navarras, los citados documentos y el resto de los textos apuntan decididamente a un origen aragonés, es decir, el área circunscrita al antiguo reino de Aragón, aunque sea aventurado por el momento tratar de precisar algo más al respecto7. Tal combinación de tradiciones (navarra y aragonesa) dista de ser sorprendente, habida cuenta de las estrechas relaciones que conectan a estos dos ámbitos culturales durante toda la Edad Media, y desde luego en el siglo XIII. Tanto la fecha relativamente temprana del manuscrito como su origen confieren un evidente interés lingüístico a los textos en romance. Por otro lado, por lo que se refiere a los fueros y ordenamientos jurídicos, el ms. AM 805 constituye un testimonio de indudable relevancia, no solo por sus conexiones con algún otro ejemplar que incluye una colección muy próxima, sino por situarse en un momento contemporáneo del Fuero general de Navarra de 1238 y previo a la compilación foral aragonesa de 1247, aspectos sobre los que volveré enseguida.

  • 8 Paul HOGBERG, «Notices et extraits des manuscripts espagnols de Copenhague», Revue Hispanique, 46, (...)

8Del ms. AM 805 existe una copia tardía, que puede situarse a comienzos del siglo XIX, también en Copenhague, en este caso en la Biblioteca Real, con la signatura København, Kongelige Biblioteket, Ny. Kgl. S. 114 fol. De este manuscrito, como del resto de los manuscritos españoles que se conservan en el mismo fondo, dio noticia Paul Hogbert, aunque su lacónica y algo equívoca información sobre el ms. NKS 114 parece haber originado cierta confusión con el ms. AM 805, dando como resultado el que este último, obviamente el más importante, quedase en buena medida relegado8. El ms. NKS 114 es un apógrafo fiel y cuidadoso, en papel, consta de 621 páginas, y presenta las siguientes medidas: 303 x 193 mm. Los anales que aquí nos interesan se encuentran en p. 548-562.

9Vengamos ya a los contenidos del ms. AM 805, dejando al margen su apógrafo decimonónico. Estos pueden resumirse de la siguiente manera: 1. fol. 1v-7r + 7v-8r: Calendario y tablas de cómputo, respectivamente; 2. fol. 9r-47r: Lex visigothorum; 3. fol. 47r-47v: Laterculus regum visigothorum; 4. f. 47v-52r. Continuación de la lista regia a partir de Recesvinto con el Libro de las generaciones y linajes de los reyes, con una sección que incluye los últimos reyes godos, reyes astur-leoneses, y condes y reyes de Castilla (fol. 47v-49v), luego el linaje de los reyes de Navarra (fol. 50r-51r), y finalmente el linaje de los reyes de Aragón (fol. 51v-52r); 5. fol. 53v-101v: Ordenamientos y fueros aragoneses y navarros; 6. fol. 102r-104v: Anales navarro-aragoneses hasta 1239; y 7. fol. 104v-115r: Diversos documentos del rey Jaime I.

  • 9 Demuestra la agrupación de AM 805 dentro de la misma rama que el ms. Paris, BN, lat. 4667 el hecho (...)

10La combinación de textos legales e históricos resulta destacable, porque desarrolla la que figura en algunos de los modelos usados en AM 805 o bien está en sintonía con lo que encontramos en tradiciones próximas. Así, por ejemplo, es bien sabido que algunos manuscritos de la Lex visigothorum (aunque no todos) incluyen una lista regia visigoda, con variaciones importantes de acuerdo con los ejemplares. La nuestra pertenece a la misma rama de algunos manuscritos orientales, como Paris, Bibliothèque Nationale, lat. 4667 (siglo IX), pero a diferencia de lo que es común en las listas regias de procedencia catalana, aquí esta no se continúa con una serie de reyes de Francia, sino con los reyes de Asturias, León y Castilla, y con los de Navarra y Aragón9. Por otro lado, la presencia de los anales está igualmente en sintonía con otros textos situados en tradiciones y fechas próximas. Así, junto al Fuero general de Navarra de 1238, que presenta ciertas conexiones con algunos de los textos forales recogidos en AM 805, se incluyen también los Anales romances que ya he mencionado, y estas dos series guardan entre sí una evidente vinculación, sobre la que trato más abajo. Por otro lado, esos mismos anales navarros se difundieron, como veremos, junto al Libro de las generaciones y linajes de los reyes, del cual AM 805 transmite varios fragmentos.

11Por lo demás, resulta reseñable la combinación de materiales latinos y romances (con una presencia en todo caso más importante de los primeros), que es el resultado del impacto y de la permanencia en AM 805 de las tradiciones lingüísticas que en él se dan cita. Así, tenemos textos de tradición latina, como la Lex visigothorum, o como algunos de los fueros que se copian en AM 805. Sin embargo, cuando el copista recogió piezas de tradición romance, como el Libro de las generaciones y linajes de los reyes, o los anales aquí estudiados, o también algunos de los textos legales (en este último caso en occitano), no se propuso efectuar una nivelación lingüística, sino que mantuvo la lengua de sus modelos.

  • 10 En colaboración con Alberto Montaner hemos trabajado en ese análisis comparativo entre el Códice vi (...)

12Una parecida combinación de textos y lenguas la encontramos en un manuscrito estrechamente emparentado con AM 805. Me refiero al célebre Códice villarense (Zaragoza, Biblioteca Universitaria, ms. 225), también de mediados del siglo XIII, que contiene, entre otras cosas, una compilación legal en la que se hace amplio uso de la Lex visigothorum, una copia casi completa y más fiel al original del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, un conjunto de textos forales muy similar al de AM 805 (aunque menos amplio), e incluso algunos de los documentos de Jaime I. La comparación entre el Códice villarense y AM 805 arroja nueva luz, por ejemplo, para el estudio de los Fueros de Borja y en general para el conocimiento de las transformaciones del derecho aragonés en la primera mitad del siglo XIII. Por otro lado, abre también nuevos interrogantes, como el de tratar de precisar si ambos códices se basaban ya en una colección histórico-legal en la que se encontraban los elementos comunes, o si más bien hemos de pensar que ambos son producto de iniciativas e intereses próximos, y nos ponen en contacto por tanto con un tipo de miscelánea que debió ser algo más común en el segundo cuarto del siglo XIII de lo que hoy podemos precisar con los materiales que han llegado hasta nosotros. Estas y otras cuestiones, con una descripción pormenorizada de los contenidos del ms. AM 805, han de quedar sin embargo para otra ocasión10.

  • 11 Tomo la cita de E. GIGAS, «Lettres inédites», p. 431.
  • 12 Cito estas entradas de acuerdo con la transcripción del ms. Madrid, Real Academia de la Historia, 9 (...)
  • 13 José María RAMOS Y LOSCERTALES, «Textos para el estudio del derecho aragonés en la Edad Media: Reco (...)

13Para cerrar esta rápida presentación general del ms. AM 805 conviene que nos detengamos en su historia. Según señaló ya Gigas, los códices españoles del erudito Árni Magnússon (1663-1730), al que remonta en última instancia la colección del instituto que lleva su nombre, deriva fundamentalmente de la biblioteca de Cornelius Lerche (1615-1681), embajador danés en España en 1650-1655 y 1658-1662. En el catálogo de la venta de sus libros, llevada a cabo un año después de su muerte, en 1682, la entrada número 15 de los volúmenes en cuarto puede identificarse con nuestro manuscrito: «Leges Visigothos cum aliis antiquis Arragon»11. Casi todos los códices hispánicos de Lerche remontan a su vez a la biblioteca del Conde-Duque de Olivares, de modo que cabría sospechar que el nuestro tuviera ese mismo origen. El ms. AM 805 presenta en la parte superior de fol. 2r una indicación moderna que reza «C.38». Si repasamos el catálogo de la biblioteca del Conde-Duque de Olivares encontraremos allí varias noticias señaladas con esa misma signatura, que se corresponden inequívocamente con el ms. AM 805: «Leyes de Visogodos con el Catalogo de los Reyes. 4. pergamº. ·C.38»; «Fueros de Aragon y Borgia. M.S. 4º. En Lemosin. ·C.38»; y «Del Linage de los Reyes de Navarra al fin de las Leyes de los Visigodos. 4. ·C.38»12. Así pues, no hay duda de que nuestro manuscrito hizo parte un tiempo de ese vasto depósito13.

  • 14 Gregorio de ANDRÉS, «El Arcediano de Cuenca D. Luis de Castilla († 1618) protector del Greco y su b (...)
  • 15 No es este el único manuscrito de Luis de Castilla que ha recalado, por el mismo camino, en el Arna (...)

14Teniendo en cuenta los datos que poseemos sobre el origen de la colección de Olivares, aún podemos retrotraernos algo más en el tiempo, y conocer dónde estuvo antes el ms. AM 805. De entre esas variadas procedencias, y aunque sería tentador pensar en el historiador Jerónimo Zurita (pues la mayor parte de sus manuscritos latinos fueron en efecto a manos de Olivares), en este caso podemos concluir, sin embargo, que el manuscrito había pertenecido previamente en realidad a Luis de Castilla, muerto en 1618, de cuya biblioteca se ha conservado un detallado inventario. Allí, con el número 318, de acuerdo con la edición de Gregorio de Andrés, figura una entrada que puede identificarse sin duda con el ms. AM 805: «Leges Visigotorum cum aliis antiquis Aragoniae»14. No solo esta noticia está en plena sintonía con su contenido, sino que además coincide puntualmente con el asiento de AM 805 en el catálogo de Lerche, citado más arriba15. En suma, la identificación de AM 805 no solo nos revela una importante miscelánea de textos legales e históricos, sino que nos permite recuperar también un testimonio cuya relevancia habían columbrado ya ciertos estudiosos del pasado siglo, como José María Ramos y Loscertales, que se habían interesado por algunos de los textos que transmite.

Esta edición

15En la edición que ofrezco a continuación, respeto la grafía del manuscrito, con la única excepción de u/v, que regularizo según su valor vocálico o consonántico. En esta sección, el ms. AM 805 presenta pocas abreviaturas. Las desarrollo sin señalarlo, y en el caso de abreviatura de nasal ante p/b/t me he inclinado por la grafía m, ya que es en esa posición más común que n en nuestro manuscrito cuando no se presenta abreviada. Introduzco mayúsculas donde es preciso y puntúo de acuerdo con el sentido del texto. He numerado todas las entradas con el fin de facilitar las referencias, y coloco estos números entre corchetes. Las noticias, como sucedía en toda la península Ibérica, con la excepción de la zona catalana, se fechan por la era hispana, cuyo comienzo se sitúa 38 años antes de la era común o annus Domini. Al final de cada noticia, junto a la indicación de la era, doy la equivalencia con el annus Domini, también entre corchetes, junto a la indicación del día o los días cuando estos se expresan en las efemérides.

  • 16 He aquí las ediciones de los textos que cito abreviadamente en las notas: Anales romances del Fuero (...)

16Ofrezco una anotación básica de cada noticia, con los siguientes criterios. He consignado los pasajes paralelos que se documentan en otros anales contemporáneos o en otras obras históricas. Sobre todo al comienzo del texto, las noticias remontan en algunos casos en última instancia a antiguos textos analísticos, pero no he creído necesario proporcionar aquí una exhaustiva genealogía textual de tales efemérides, lo cual habría recargado innecesariamente unas notas que son ya en algunos casos quizá demasiado extensas. Más pertinente me ha parecido señalar el modelo inmediato de nuestros anales (algo que es posible fijar por lo que hace a la primera parte), y para ello la indicación de los pasajes paralelos supone un punto de partida indispensable. Al hilo de la identificación de tal modelo, asunto sobre el que me detengo más adelante, trato de establecer a su vez cuál es su tradición previa. Después de la cita de pasajes paralelos, me he limitado comúnmente a identificar a los personajes nombrados en cada entrada, y en algunos casos a ofrecer una indicación bibliográfica de referencia. Por lo general, tampoco comento los errores en la datación de los hechos, que a menudo remontan a la tradición anterior. Solo cuando las noticias resultaban más excepcionales o problemáticas les he dedicado algo más de atención16.

Anales navarro-aragoneses hasta 1239

/fol. 102r/ Est es el comto de la era del tiempo d’ Cesar Augustus

  • 17 La primera parte de esta entrada es similar a los Anales romances del Fuero general de Navarra: «Sc (...)

[1] Est es el comto de la era del tiempo de Cesar Augustus en aca, quando mando prender la peyta por todo el sieglo; e quando Cristo priso carne en sancta Maria, et erat la era de .XXX.VIII. annos. Et al tiempo d’Eradeus (sic), qui erat emperador de Roma e de Iherusalem e erat cristiano, la ora se levanto Maomat, e moviesse de Mecha e fo predigar in Arabia, en las tierras de Yeman. E en aquella sazon passaron los godos el flumen Iordan e venieron en Espanna, e era en Toledo rey el rey Sesebutus, qui era sennor de toda Espanna, et erat arçebispe en Sevilia sanct Ysidro. Estos godos eran muitos e eran muit buenos caveros e muit esforçados. E foron del linage de Gog e Magog, e de Iaffet lo fillo de Noe. E forn en el tiempo de Iulius Cesar, e combatieronse con el e mataronle muita gent, et hanc Iulius Cesar non los podio vençer, por ond io credo que Iulius Cesar non fo sennor de todo el segle. E erat la era de .CCC. annos17.

  • 18 Compárese Crònica general, p. 54. Se trata de la introducción de la regla benedictina en San Juan d (...)

[2] Missus est monasticus ordo in Sancto Iohanne de la Penna. Era .M.LX.II [1024]18.

  • 19 «Mudaron el cuerpo de S. Indalecii a la cibdad de los moros, que avie nombre Vrcitana, e la cabeza (...)

[3] Translatus est corpus sancti Indaleçii a civitate sarracenorum nomine Urcitana et capud sancti Iacobi eiusdem urbis episcopi in Sancti Iohannis de la Penna monasterii .Vº kalendas aprilis. Era .M.XX.II [984, 28 de marzo]19.

  • 20 «Regno el rey D. Sancho Ramirez en Aragon e en Rivagorça e en Sobbarve e vinieron cardenales de Rom (...)

[4] Regnante Sançio Ramirez in Aragone e in Super Arve e in Ripa Curça venerunt cardenales missi a papa Aldebrando romano, e accepit eos paciffiçe in regnum suum, et miserunt legem toletanam ibi in Sancti Iohannis de la Penna monasterio, anno regni eius .VIII., kalendas aprilis, secunda ebdomada oram primam et oram terciam legem toletanam celebraverunt; sextam vero celebraverunt romanam. Era .M.C.IX [1071, 1 de abril]20.

  • 21 «Mataron los moros al bispo D. Estevan e a D. Gaston el Vezconde, Era MCLXVIII» (Anales toledanos I(...)

[5] Fuerunt occisi a sarracenis Stephanus Occensis episcopus e Gaston vice comes. Era .M.LX.VIII [1030]21.

  • 22 «Era .DCCC.XXXª.II. aynos regno el rey Sanz Auarca .XX.II. aynos» (Anales romances del Fuero genera (...)

[6] Morio el rey don Sancio Avarca. Era .DCCCC.XL.III [905]22.

  • 23 «Era .DCCCC.XVIII. aynos regno el rey don Garcia el Trembloso, fijo de Sanz Auarca» (Anales romance (...)

[7] Morio el rey don Garcia el Tremolos. Era .DCCCC.LX.VIII [930]23.

  • 24 «Era de .DCCC.XL.VII. aynnos poblo Lion el rey don Ordogno» (Anales romances del Fuero general de N (...)

[8] Poblo Leon el rey Ordonno. Era .DCCC.XL.VII [809]24.

  • 25 «Era .DCCCC.XX.II. poblo Burgos el comte don Didago» (Anales romances del Fuero general de Navarra, (...)

[9] Poblo Burgos el comte don Diago. Era .DCCC.XX.II [784]25. /fol. 102v/

  • 26 «Era .Mª.VIII. aynos morio el comte Ferrando Gonçalues» (Anales romances del Fuero general de Navar (...)

[10] Morio el comte don Ferrand Gonçalbez. Era .M.VIII [970]26.

  • 27 «Era .Mª.XL. annos morio el comte don Sancho qui los buenos fueros dio» (Anales romances del Fuero (...)

[11] Morio el comte don Sancho qui diod los buenos fueros. Era .M.L.V [1017]27.

  • 28 «Vino Carle Magne en España. Era DCCCC» (Anales toledanos I, p. 567). Esta y las dos noticias sigui (...)

[12] Venio Carles en Espanna. Era .DCCC [762]28.

  • 29 «Fue la batalla de Roncesvalles, quando murieron los XII. pares. Era DCCCCXXV» (Anales toledanos I, (...)

[13] Fo la batalla de Ronçasvals. Era .DCCC.LXX VI [838]29.

  • 30 «Era .DCCC.LXXX.VI. aynos morio Carlemagne» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); (...)

[14] Morio Cales (sic). Era .DCCC.C.XX.III [885]30.

  • 31 «Era .DCCC.LXXX.VIII. morio el rey don Alfonso el Casto» (Anales romances del Fuero general de Nava (...)

[15] Morio el rey don Alfonso el Casto. Era .DCCC.LXXX.VII [849]31.

  • 32 «Era .Mª.LXXª.VII. annos morio el rey don Sancho el Maor» (Anales romances del Fuero general de Nav (...)

[16] Morio el rey don Sancho el Maior. Era .M.LXX.VII [1039]32.

  • 33 «Era .Mil.C.II. aynos morio el rey don Ferrando en uello de Leon» (Anales romances del Fuero genera (...)

[17] Morio el rey don Ferrando de Leon. Era .M.C.II [1064]33.

  • 34 «Era .Mª.C.XIIII. annos mataron el rey don Sancho en Pennalen» (Anales romances del Fuero general d (...)

[18] Mataron al rey don Sancho en Pennalen. Era .M.C.XIIII [1076]34.

  • 35 «Era .Mª.C.X. annos fo muerto el rey don Sancho en Çamora, e mato-lo Belid Alfonsi» (Anales romance (...)

[19] Morio el rey don Sancho en Çamora. Era .M.C.X [1072]35.

  • 36 «Era .Mª.C.XX.III. aynos preso Toledo el rey don Alfonso el vieyllo» (Anales romances del Fuero gen (...)

[20] Priso Toledo el rey don Alfonso el Viello. Era .M.C.XX.III [1085]36.

  • 37 «Era .Mª.C.I. anno morio el rey don Remiro en Grados» (Anales romances del Fuero general de Navarra(...)

[21] Morio el rey don Remiro en Grados. Era .M.C.I [1063]37.

  • 38 «Era .M.C.XXX.III. annos morio el rey don Sancho d’Aragon a la ssitio de Huesca» (Anales romances d (...)

[22] Morio el rey don Sancho de Aragon. Era .M.C.XX.III [1085]38.

  • 39 «Era .Mª.C.XXX.II. aynos fo preso Iherusalem» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424 (...)

[23] Fo presa Iherusalem de cristianos. Era .M.C.XXX [1092]39.

  • 40 «Era .Mª.C.XXX.IIII. annos fo presa Huesca» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424). (...)

[24] Fo presa Osca de cristianos. Era .M.C.XXX.IIII [1096]40.

  • 41 «Era (Mª) .C.L.VI. fo presa Çaragoça» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «El r (...)

[25] Fo presa Çaragoça. Era M.C.L.VI [1118]41.

  • 42 «Era .Mil.C.L.VIII. annos fo lid de Cotanda» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424) (...)

[26] Fo la batalla de Cotanda. Era .M.C.L.VI [1118]42.

  • 43 «Fue presa Tortosa. Era MCLXXXVI» (Anales toledanos I, p. 570); «Era M.ª C.ª lxxxx.ª vi.ª presa es (...)

[27] Fo presa Tortosa. Era .M.C.LXXX.VI [1148]43.

  • 44 «Era .Mil.C.LX.III. aynos fo la huest de Malaga» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p.  (...)

[28] Fo la ost de Malacha quando exieron los moçaraves. Era .M.C.LX.IIII [1126]44.

  • 45 «Era .Mil.C.LXX.II. annos lidio el rey d’Aragon con Auegania et Fraga el dia de Santa Iusta et Rufi (...)

[29] Fo la batalla de Fraga en el dia de sancta Justa Arrufina (sic). Era .M.C.LXX.II [1134, 17 de julio]45.

  • 46 «Era .Mil.C.LXX.III. las potestades en Huesca» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 42 (...)

[30] Foron muertas las podestaz en Huesca. Era .M.C.LXX.IIII [1136]46.

  • 47 «Era .Mil.C.XL.VIII. morio Almozaen» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Morio (...)

[31] Morio Almoçahen en Valtierra. Era .M.C.XLVIII [1110]47.

  • 48 «Era .Mil.C.XXX.II. aynos preso Meo Zid Ualencia» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. (...)

[32] Priso el Çit Valencia. Era M.C.XXX.II [1094]48.

  • 49 «Era .Mil.XXX.VII. morio Meo Zid en Balencia» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424 (...)

[33] Morio el Çit. Era M.C.XXX.VII [1099]49.

  • 50 «Era .Mil. C.LXXX.V. priso Almaria l’emperador et el compte de Barçalona» (Anales romances del Fuer (...)

[34] Fo presa Almaria. Era .M.C.LXX.II [1134]50.

  • 51 «ER.ª M.ª C.ª xx.ª vii.ª el castillo ques clamado Monçon preso es el rey don Sancho e don Pero fijo (...)

[35] Fo presa Monçon. Era .M.C.XX.VII [1089]51.

  • 52 «Era .Mil.C.LXXX.III. morio l’emperador» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); lo (...)

[36] Morio l’emperador de Castiella. Era M.C.XC.IIII [1156]52.

  • 53 «Era .Mil.C.LXXX.VIII. morio el rey don Garcia de Nauarra, biespra de sancta Cecilia, e regno .XV. (...)

[37] Morio el rey don Garçia de Navarra vigilia de sancta Çeçilia. Era M.C.LXXX.VIII [1150, 21 de noviembre]53.

  • 54 «Era .Mil.CC. morio el cuende de Barçalona» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); (...)

[38] Morio el comte de Barçolona. Era .M.CC [1162]54.

  • 55 «Era .Mil.C. .XVII. morio la reyna dona Sancha de Navarra» (Anales romances del Fuero general de Na (...)

[39] Morio la regina dona Sancha de Navarra entrada de agosto. Era M.CC.XVII [1179]55.

  • 56 «Era .Mil.CC.XXX.II. morio el rey don Sancho de Navarra por dia de sant Iohan» (Anales romances del (...)

[40] Morio el rey don Sancho de Navarra. Era .M.CC.XXX.II [1194]56.

  • 57 «Era .M. .CC.XXX.IIII. al isient d’abril morio el rey don Alfonso d’Aragon, fijo del compte de Barç (...)

[41] Morio el rey don Alfonso de Aragon, el fillo del comte de Barçolona, en el mes de april. Era .M.CC.XXX.IIII [1196]57.

  • 58 «Era .Mil.CC.XX.VI. morio el rey don Fernando de Gallizia» (Anales romances del Fuero general de Na (...)

[42] Morio el rey don Ferrando de Galliçia. Era .M.CC.XX.VI [1188]58.

  • 59 «Era .Mil.CC.XX.V. morio el rey don Alfonsso de Portogal» (Anales romances del Fuero general de Nav (...)

[43] Morio el rey don Alfonso de Portogal. Era .M.CC.XX.V [1187]59.

  • 60 «Era .Mil.CC.III. fo la bataylla de Libriella» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 42 (...)

[44] Fo la batalla de Libriella. Era .M.CC.III [1165]60.

  • 61 «Fue presa Fraga e Lerida e Mignesa. Era MCLXXXVII» (Anales toledanos I, p. 570); «Era M.ª C.º lxxx (...)

[45] Fo presa Fraga et Lerida e Migneça. Era M.C.LXXX.VII [1149]61.

  • 62 «Era .Mil.CC.X. morio el rey Lope» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Murio e (...)

[46] Morio el rey Lop. Era M.CC.X [1172]62.

  • 63 «Era .Mil.CC.XX.IIII. preso Zaladain Iherusalem» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p.  (...)

[47] Priso Saladi Ihe/fol. 103r/rusalem. Era M.CC.XX.IIII [1186]63.

  • 64 «Era .Mil.CC.XX.VI. mouies l’emperador d’Alamagna con su huest por conquerir tierra de Iherusalem, (...)

[48] Venio l’emperador de Alamanna con so huest por conquerir la tierra de Iherusalem. Era M.CC.XX.VI [1188]64.

  • 65 «Este rrey don Sancho el Mayor fo seyñor de Espayña e de toda la tierra de christianos e apostremas (...)

[49] Morio el rey don Sancho el Maior en las Esturias in Carieto. Era .M.LXX.II [1134]65.

  • 66 Sobre la ocupación de Navarra por Sancho Ramírez, véase José María LACARRA, Historia política del R (...)

[50] Entro el rey don Sancho con so poder in Navarra e priso Ponplona. Era .M.C.XV [1077]66.

  • 67 «Et era M.C.XXII. priso ad Arguedas et Nabal, et avie batalla con el rey de Tudela que los venia a (...)

[51] Fo grand matacia de moros en Tudela, kalendas februarii, e foron a batalla a Moriella e el rey don Sancho e do Rodrigo Diaz, XIº. kalendas ianuarii. Era .M.C.XX.II [1084, 1 de febrero y 22 de diciembre, respectivamente]67.

  • 68 A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 94-95. El Chronicon Sancti-Maxen (...)

[52] Venieron huestas de oltra puertos a Tudela e non façieron nada. Era M.C.XX.VI [1088]68.

  • 69 «En l’any de Nostre Senyor MLXXXVIII en los mes de maig, lo dit rei edificà lo monestir de Mont-Ara (...)

[53] Fo fraugado Mont Aragon en maio. Era M.C.XX.VI [1088]69.

  • 70 «Pero en la era de millesima C.XXVIII tanto agusto et apreto Huesca su padre don Sancho que obligar (...)

[54] Entro Huescha en paria, et el rey don Sancho fo en aiuda ad el rey don Alfonso a Toledo, e venio el comte don Sancho con moros a Mont Aragon, e noi fazieron nada. Era .M.C.XX.VIII [1090]70.

  • 71 «En l’any de MXCIIII, pres Nabal e Puyo de Sanxo sobre Osca, e edificà lo castell de Martuello e de (...)

[55] Fo presa Nabal del rey don Sancho e fraugo el Pueio de Sancho sobre Huesca. Era .M.C.XXX.II [1094]71.

  • 72 «Est don Pedro avia un fijo quel dician el infante don Sancho et morio era millesima C.XLII, kalend (...)

[56] Morio l’ifant el fillo del rey don Pedro .XVº. kalendas februarii, et en aquel anno .IIIº. kalendas octobrii morio el rey don Pedro de Aragon e de Ponplona. Era .M.C.XL.II [1104, 18 de enero y 26 de septiembre, respectivamente]72.

  • 73 «Era M.ª C xlviii.ª murio el rey don Alfonso en la ciudat de Toledo pridie kalendas julii» (Anales (...)

[57] Morio el rey don Alfonso qui fo emperador grand en Toledo .II. kalendas julii. Era .M.C.XL.VII [1109, 30 de junio]73.

  • 74 «Fue presa Moriella de christianos. Era MCLIII» (Anales toledanos I, p. 569); «Et priso Muriella er (...)

[58] Fo presa Moriella. Era .M.C.L [1112]74.

  • 75 «Esti vencio la grant batalla de Cotanda, en la qual fue el cuende de Piteus con DC hombres de cava (...)

[59] Venio el Comte de Picteos con so poder a batalla a Cotanda. Era .M.C.L.VIII [1120]75.

  • 76 Guillermo de Pamplona (1115-1122); José GOÑI GAZTAMBIDE, Historia de los obispos de Pamplona, Pampl (...)

[60] Morio el bispo don Guillem de Pomplona, et en aquel anno morio do Remiro abbat de Sant Salvador de Leor. Era .M.C.LX [1122]76.

  • 77 Véase la nota a la siguiente entrada.

[61] Introron los gascons con don Gaston e con el bispe de Iacha do Estevan, e con don Pedro bispe de Çaragoça, en tierra de moros, e depues retornaronse con el rey don Alfonso alla en el mes de octobre, e plegaron a Valentia e passaron Essuçar (sic), e foron a la cibdat que dizen Denia. E de alli adenant moviose huest e passo mar, e venieron a la cibdat que es dicta Oriuela; e de alli adenant a Murçia, e depues a las fineças de la çibdat que es dicta Acçitana; e con toda la huest a la radiç de hun mont que es sobre aquella çibdat que es dicta Acçitana vinieron en hun logar que es dicto Alcaçar, e fincaron la albergada en el dia de Nadal con grant goyo /fol. 103v/ e con grand abundantia de comeres, e dessendieron al avand dicto logar, a hun castiello de ioso aquella cibdat que es dicta Acçitana aplegaron. Era .M.C.LX.III [1125]77.

  • 78 «Depues desto lego sus gentes en la era de 1163, e vino con el don Gascon de Bearn e el ovispo de Z (...)

[62] En el dia de Çircunçisio Domini en aquel logar lo colieron. De alli adenant venieron a Granada, e depues passaron a las finezas de Cordova. E vinod el rey de los moros ad ellos con so huest en el logar que es dicto Ariençol, et el rey don Alfonso con so huest conbatiose con los moros et aiudoles Deus e mataron muitos de ellos, e fuiet el rey de los moros. Era M.C.LX.IIII. kalendas januarii [1126, 1 de enero]78.

  • 79 La palabra «rey» está sobrescrita, aunque parece de la misma letra. Ver arriba entrada nº 29. La fe (...)

[63] Morio el rey don Alfonso l’emperador, rey de Aragon, .VIIº. idus septembris. Era .M.C.LXX.II [1134, 7 de septiembre]79.

  • 80 Ángel J. MARTÍN DUQUE, «Cartulario de Santa María de Uncastillo (siglo XII)», Estudios de Edad Medi (...)

[64] Fo sagrada Sancta Maria de Huncastiello octavo idus novembris. Era .M.C.LXXX.III [1155, 6 de noviembre]80.

  • 81 No conozco otro texto que feche la consagración de la iglesia de San Martín. Véase J. GOÑI GAZTAMBI (...)

[65] Fo sagrado Sant Martin de Huncastiello en el mes de noviembre .IIIIº.Xº. kalendas decembris. Era .M.CC.XVII [1179, 18 de noviembre]81.

  • 82 Alfonso II de Aragón estaba en Uncastillo en julio de 1186 (Á. J. MARTÍN DUQUE, «Cartulario de Sant (...)

[66] Venio el rey don Sancho de Navarra el Maior en Huncastiello e crebanto los arravales en el mes de abril. Era .M.CC.XX.IIII [1186]82.

  • 83 Pedro de París, obispo de Pamplona (1167-1193), quien murió el 14 de junio; J. GOÑI GAZTAMBIDE, His (...)

[67] Morio el bispe de Pomplona don Per de Paris en el mes de iunio. Era .M.CC.XXX.I [1193]83.

  • 84 García Ferrández, obispo de Pamplona (1194-1205), quien murió el 16 de mayo; J. GOÑI GAZTAMBIDE, Hi (...)

[68] Morio don Garçia Ferrandez, bispe de Ponplona, en el mes de maio. Era .M.CC.XL.III [1205]84.

  • 85 Se menciona un eclipse en este año en las Crónicas de los jueces de Teruel, p. 80-81.

[69] En el çagero dia de fervero escurio el sol. Era .M.CC.XL.VI [1208, 29 de febrero]85.

  • 86 Constanza de Aragón (1179-1222), el emperador Federico II (1194-1250) y Alfonso II de Provenza (119 (...)

[70] Feria .IIII. escurio la luna, .IIIº. nonas febroarii. Foron los aragoneses en Sezilia con la arregina dona Gostança, la qual levaron al rey Fredeligo de Sezilia por muller, e moriod alli el Comte de Provença, ermano del rey don Pedro, e muitos otros aragoneses; et entraron en la mar en el mes de junio, en el dia de sant Per apostol e de sant Paulo. Era M.CC.XL.VII [1209, 5 de febrero y 29 de junio, respectivamente]86.

  • 87 M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 3, p. 1114, y 4, p. 1627. El testimonio más próximo a esta ent (...)

[71] Prendio el rey don Pedro de Aragon en el mes de agosto Castiel Habib e Adaimuz e el Cuervo e Serriella. Era .M.CC.XL.VIII [1210]87.

  • 88 Se trata del castillo de Loarre. Para esta noticia, M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 3, p. 1245

[72] En el seguient anno prendio el rey don Pedro a don Guirald de Crabera en el castiello que es dicto Lorentz, en el mes de agosto; et avia ia preso Valager. E fizolo levar al castiello que es dicto Loar, et alli teniolo luengament en preson. Era .M.CC.XL.IX [1211]88.

  • 89 Batalla de Las Navas de Tolosa (1212). M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 3, p. 1394-1397. La bat (...)

[73] Entraron el rey don Pedro de Aragon et el rey don Sancio de Navarra e el rey don Alfonso de Castiella, todos tres sobrinos, entraron en tierra de moros en el mes de junio; et en el dia de sancta Justa Arruffina (sic), feria .II., combatieronse con el rey de Marruecos, et aiudoles Deus e vençieronlo, e pues al octavo dia cre/fol. 104r/bantaron Ubeda. Era .M.CC.L [1212, 17 de julio]89.

  • 90 Sancha de Castilla (1154-1208); M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 2, p. 899-900.

[74] Morio la regina dona Sancia, filla del emperador de Castiella e madre del rey don Pedro de Aragon. Era .M.CC.XL.VII [1209]90.

  • 91 Batalla de Muret (1213). M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 4, p. 1582-1589.

[75] En el mes de settiembre fo el rey don Pedro ad hun castiello que es çerca Tolosa, e es dicto Murel, ad assettiar, et essio el Comte de Mont Fort ad el a battalla, e en aquella battalla morio el rey don Pedro con muitos otros aragoneses. Era .M.CC.L.I [1213]91.

  • 92 Los datos de esta noticia son correctos: la flota aragonesa llegó a La Palomera el 7 de septiembre (...)

[76] Passo el rey don Jagme con so huest a Maiorcas e priso tierra el dia de la Nativitat de sancta Maria al puerto de la Palomera, e assettio la cibdat que es dicta Maiorcas e tovola assettiada .IIII. meses; e teniendo la cibdat assettiada ovieron muitas batallas e vençieronlas, e prendieron la çiudat el çagero dia de deziembre vigilia de Çircunçisio Domini, e de alli adenant toda la otra tierra en la isla que es dicta Menorcas. Era .M.CC.LX.VIII [1230, 7 de septiembre y 31 de diciembre]92.

  • 93 Esta noticia tiene el interés de mencionar a Artal como partícipe de la conquista de Morella y situ (...)

[77] Fo presa Moriella de don Blasco de Alagon e de so fillo do Artal, e quando el rey don Jagme odio aquesto siempre fo venido a Moriella, e fo ad el renduda. Era M.CC.LXX [1232]93.

  • 94 Las entradas 78-80 están escritas en una letra ligeramente distinta, y el corte parece avalado por (...)
  • 95 Alfonso VIII de Castilla (1158-1214).

[78]94 Morio el rei don Alfonso de Castiella el Bueno. Era M.CC.L.III [1215]95.

  • 96 Enrique I de Castilla (1214-1217).

[79] Morio el rei don Enric el fillo del rei don Alfonso. Era .M.CC.L.VI [1218]96.

  • 97 Sancho VII de Navarra (1194-1234).

[80] Morio el rei don Sancho de Navarra en Tudela. Era .M.CC.LXX.I [1233]97.

  • 98 Las entradas 81-87 se deben a un copista distinto del resto de los anales.
  • 99 Crónicas de los jueces de Teruel, p. 90-91; A. UBIETO ARTETA, Orígenes del reino de Valencia, p. 56 (...)

[81]98 Priso el rey don Iacme Burriana. Era M CC LXX [1232]99.

  • 100 Sancho de Ahones, obispo de Zaragoza (1216-¿1236?). Armando Serrano Martínez, «Episcopologio de Zar (...)

[82] Murievo el bispe don Sancho de Çaragoça en Ultramar. Era .M.CC.LXX.I [1233]100.

  • 101 Crónicas de los jueces de Teruel, p. 92-93; A. UBIETO ARTETA, Orígenes del reino de Valencia, p. 70

[83] Rendiese Peniscola al rey don Iayme. Era .M.CC LXX.II [1234]101.

  • 102 Crónicas de los jueces de Teruel, p. 92-93; A. UBIETO ARTETA, Orígenes del reino de Valencia, p. 79

[84] Poplo el Puio de Cebola que ara es dito Puio de sancta Maria el rey don Iacme. Era .M.CC LXX.V [1237]102.

  • 103 Sobre esta batalla, J. ZURITA, Anales de la Corona de Aragón, Lib. III, cap. xxxvii, quien dice que (...)

[85] Et en aquel anno vencieron don Bernar Gyllem con don Belenguer e don Gyllem d’Agylon los moros de tierra de Balencia. Era .M CC LXX.V [1237]103.

  • 104 Se trata de las poblaciones de Almenara, Uxó y Eslida; A. UBIETO ARTETA, Orígenes del reino de Vale (...)

[86] Asetio el rey don Iacme Balencia en el mes d’abril, e sediendo en asitio rendiesel Almanara e Uxon e Eslidas, e tovola cercada entroa september; vigilia de san Michael de september fo renduda la cipdat con so senoria al rey. Era .M CC LXX.VI [1238, 28 de septiembre]104.

  • 105 Pedro Remírez de Piedrola, obispo de Pamplona (1230-1238), cuya muerte puede fijarse en realidad el (...)

[87] Murio don Pedro Remirez bispe de Pomplona en el mes de octobre, feria III, dia d’ san Fracisco (sic). Era .M CC LXX VI [1238, 4 de octubre]105.

  • 106 Esta entrada se debe a una mano distinta de la que anota las anteriores (81-87).
  • 107 De forma más lacónica, este eclipse se menciona también en la Crónicas de los jueces de Teruel, p.  (...)

[88]106 Murio el sol el primer viernes de iunio en el medio dia /fol. 104v/ e parecieron las estrelias a par del sol e fizos negro et aderredor del sol grandes ramos blancos. Era .M.CC.LXX.VII [1239, 3 de junio]107.

Orígenes y continuaciones

17Como se aprecia por la anotación de los pasajes paralelos, los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 pueden dividirse en dos secciones claramente diferenciadas. La primera, hasta la entrada 48, muestra evidentes conexiones con los Anales romances del Fuero general de Navarra y los Anales toledanos I, y cabe concluir, como veremos, que los tres textos remontan independientemente a un mismo modelo, ya en romance. En cambio, la segunda parte, desde la entrada 49, es más singular, y aunque huellas de esta tradición pueden percibirse en otros textos, no se conocen por ahora otros anales que presenten en todo o en parte estas mismas noticias. La reunión en los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 de dos series analísticas diferentes explica, por otro lado, la duplicación en ellos de ciertas noticias (16/49, 26/59 y 29/63), que tienen claramente orígenes distintos. Y se relaciona también con la ruptura de la secuencia cronológica entre las efemérides 48 y 49.

18Hay que decir, además, que la copia de las últimas noticias (desde 78) presenta rasgos paleográficos diferenciales. Así, las entradas 78-80 muestran una letra sensiblemente distinta, y su ruptura con la parte anterior se revela por el salto cronológico que se produce en la efeméride 78. Podría tratarse del mismo copista al que se debe el texto de los anales, aunque de ser así estas entradas se habrían consignado en un momento ligeramente posterior. Las entradas 81-87 se deben indudablemente ya a otro copista, que con gran probabilidad las consignó poco después de la fecha a la que se refiere la última noticia (1238). La efeméride 88 fue escrita, en fin, por un copista distinto, que debió consignarla también en un momento próximo al hecho que refiere (1239). Tras esta última efeméride queda un espacio en blanco, seguramente destinado a la inserción de otras entradas, que en todo caso ya no se anotaron. La inclusión de noticias al final introducidas por manos diversas es un fenómeno frecuente en este tipo de textos, algo que da cuenta de su carácter abierto y de su vitalidad.

19Dado que, en términos generales, los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 son el producto de la unión o yuxtaposición de dos tradiciones analísticas distintas, las estudiaré a continuación por separado, refiriéndome primero a la parte correspondiente a las entradas 1-48 y después al resto del texto.

*Anales navarros hasta 1196

  • 108 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344, p. lvi; F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 153.
  • 109 Otras innovaciones, que pueden percibirse en la comparación entre estos tres textos, se observan po (...)
  • 110 La aparición de este tercer texto evidencia que los *Anales navarros hasta 1196 no pueden identific (...)

20Como he adelantado, la sección que comprende las noticias 1-48 de nuestros anales se encuentra estrechamente relacionada con los Anales romances del Fuero general de Navarra y con los Anales toledanos I. Se trata de textos compuestos o copiados en un arco cronológico próximo: los Anales toledanos I hacia 1219-1220, los Anales romances del Fuero general de Navarra en 1238, y los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 en torno a esta última fecha. Si ya su datación hace poco probable la hipótesis de una derivación directa entre ellos, esto puede comprobarse con el análisis de los textos. En los Anales toledanos I, la serie analística compartida con las otras dos piezas es solo una de sus fuentes, que se combina con los Annales Castellani y con otras informaciones particulares, como señaló ya Diego Catalán108. Ninguno de los rasgos característicos de los Anales toledanos I se refleja en los otros dos textos, por lo que, en consecuencia, es seguro que esa no es su fuente directa. Del mismo modo, los Anales romances del Fuero general de Navarra presentan algunas informaciones particulares, sobre todo para la historia visigoda (derivadas seguramente del Libro de las generaciones y linajes de los reyes), y estas no figuran en los otros anales109. Finalmente, los Anales navarro-aragoneses hasta 1239, aunque son en esta primera sección (1-48) un texto menos innovador, muestran por su parte diversas omisiones, que podemos identificar por la presencia de efemérides comunes en los Anales romances del Fuero general de Navarra y en los Anales toledanos I. La independencia entre estas piezas, y la aparición de los anales aquí editados, al ofrecernos un tercer testimonio, permiten reconstruir con cierta seguridad esa fuente común a todos ellos, que denominaré *Anales navarros hasta 1196, ya que estos anales fueron sin duda compuestos en Navarra, como señalo abajo, y la noticia más reciente en ellos era la de la muerte de Alfonso II de Aragón en 1196 (ver la efeméride nº 41)110.

  • 111 Queda por otro lado la duda de si la entrada 2, que no se lee en los Anales toledanos I, formaría p (...)

21En este sentido, la importancia de nuestro texto para acercarnos a esos *Anales navarros hasta 1196 es fundamental, aunque no despeja todas las dudas que suscita la inexistencia de un testimonio fiel y directo. Así, por poner un ejemplo, la entrada 1, que parece cumplir una función introductoria, puede leerse solo y en forma algo más breve en los Anales romances del Fuero general de Navarra. Cabe dudar aquí de cuál sería la lectura más próxima al original, ya que hay diferencias entre los textos, pero es seguro que los *Anales navarros hasta 1196 se abrirían de este mismo modo. El hecho de que los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 sean menos innovadores que las otras dos piezas invitaría a dar más autoridad a este texto, pero al no contar aquí con el testimonio de los Anales toledanos I, donde no figura esa noticia, no disponemos de suficientes argumentos para inclinarnos por uno u otro testimonio. Más espinoso aún es el caso de las entradas 2-5 de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239, que poseen la particularidad de encontrarse en latín, a diferencia del resto del texto, que está en romance, y que no se encuentran en los Anales romances del Fuero general de Navarra. Aunque cabría la posibilidad de que estuviesen ya en la fuente, es decir, en los *Anales navarros hasta 1196, ello estaría en contradicción con la lengua del resto del texto, sin duda en romance, como comento adelante. En este sentido, juzgo más probable, en consecuencia, suponer que los Anales toledanos I y los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 se basen en un subarquetipo común caracterizado por la adición de tales efemérides latinas, de modo que estas no formarían parte entonces del texto original. Es una cuestión sobre la cual tal vez pueda arrojar más luz un detenido análisis comparativo entre los tres textos, que debe quedar para otra ocasión111.

  • 112 Sobre la presencia de la materia de Bretaña en la corte navarra a comienzos del siglo XIII, F. BAUT (...)
  • 113 Puede ser el caso de la noticia sobre Montearagón que he mencionado, ya que se refiere en la segund (...)

22Por otro lado, en cuanto a la ausencia en los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 de efemérides compartidas por las otras dos piezas, no es posible, según creo, establecer un patrón nítido o consistente. Falta una noticia extrahispánica, como la de la batalla de Camlann entre Arturo y Mordred (fechada en 542, y dependiente del Roman de Brut), pero se mantienen las tres relacionadas con Carlomagno (12-14)112. No aparecen las efemérides referidas a la muerte del infante don Sancho en la batalla de Uclés (1108) o la fugaz conquista de Córdoba por Alfonso VI (1144), pero encontramos igualmente otras informaciones relativas a León o Castilla. Por otro lado, nuestro texto carece de noticias como la toma de Aledo por García Jiménez en 1086, la muerte del rey García Sánchez III en Atapuerca en 1054, o la población de Montearagón por Sancho Ramírez (1088). Es posible que un cierto desinterés por la historia de León y Castilla haya dado lugar a algunas de estas omisiones. En otros casos, y aunque existen, como hemos visto, algunas duplicaciones, cabe pensar que se hubieran eliminado determinadas noticias para evitar repeticiones113. Pero tampoco puede descartarse que algunas omisiones sean accidentales, y incluso que ocasionalmente se hubiesen producido con anterioridad y se encontrasen ya por tanto en el modelo de nuestros anales. En suma, en esta primera parte (1-48) el interés de nuestro texto estriba sobre todo en mostrarnos la difusión de los *Anales navarros hasta 1196 en Aragón y también en ofrecernos un testimonio de singular valor para la reconstrucción de dicha serie analística.

  • 114 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344, p. lvi; F. BAUTISTA, «Original, versiones e influencia del Liber (...)

23Por lo demás, el uso de los citados *Anales navarros en el texto aquí editado no puede resultar sorprendente. Como hemos visto al describir el ms. AM 805 que lo transmite, en el mismo códice se recogen algunos fragmentos del Libro de las generaciones y linajes de los reyes. Si ahora abrimos la mirada y examinamos la conservación de los otros dos anales, veremos que en ellos se da también una agrupación parecida. Así, los Anales romances se copian en el Fuero general de Navarra junto a dos secciones del Libro de las generaciones y linajes de los reyes (los linajes de los reyes de Navarra y de Aragón). Y aunque no se conocen testimonios medievales de los Anales toledanos I, sabemos que las copias quinientistas de este texto debidas a Ambrosio de Morales y a Juan Vázquez del Mármol procedían de un códice (o quizá dos) que contenía también la versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes. Diego Catalán sugirió que los *Anales navarros hasta 1196 se habrían compuesto en el mismo contexto y en el mismo momento que el citado Libro de las generaciones y linajes de los reyes, que puede fecharse hacia 1205114. Y en tal sentido el testimonio del ms. AM 805 constituye un indicio más en favor de esa hipótesis, que a mi juicio puede darse por segura. Notemos además que los Anales toledanos I, los Anales romances del Fuero general de Navarra y los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 están todos ellos en romance, y las conexiones textuales que se dan entre estas piezas aseguran que su fuente, los *Anales navarros hasta 1196, también estaban ya en romance, de modo que ese texto y el Libro de las generaciones y linajes de los reyes serían las primeras producciones historiográficas vernáculas en la península Ibérica, compuestas en torno a 1205.

  • 115 Véase también F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 155-156, que preciso y complemento a continua (...)
  • 116 Compárense las siguientes: 8, 9, 10, 11, 16, 16, 18, 19, 20, 23, 24, 25, 36, 40, 42 y 47. Para los (...)
  • 117 Alberto MONTANER FRUTOS, «El proyecto historiográfico del Archetypum Naiarense», e-Spania [En ligne (...)

24No es este el lugar para estudiar esos *Anales navarros hasta 1196, cuya creación debe analizarse en diálogo con el mencionado Libro de las generaciones y linajes de los reyes, pero me parece indispensable ofrecer al menos algunas notas sobre sus tradiciones115. La fuente más importante de los *Anales navarros corresponde sin duda a una serie analística castellana, o más precisamente riojana, que no se ha conservado de forma directa. Está también en la base de otros dos textos (los Annales Burgenses, que se cierran con la noticia de Las Navas de Tolosa en 1212, y los Annales Compostellani, cuya última entrada es de 1248), y puede reconstruirse hasta cierto punto a partir de ellos. De esa serie proceden muchas de las informaciones antiguas o relacionadas con León y Castilla116. Su utilización en los *Anales navarros está en sintonía con el uso de otras fuentes historiográficas procedentes de la Rioja en el Libro de las generaciones y linajes de los reyes, como por ejemplo la Chronica Naierensis, algo que vuelve a incidir sobre la íntima relación entre estos textos117.

  • 118 A. C. FLORIANO, «Fragmento de unos viejos anales»; se trata de un texto acéfalo e incompleto por el (...)
  • 119 F. BAUTISTA, «Memoria y modelo», p. 2 y n. 4. La noticia sobre la toma de Valencia por el Cid figur (...)
  • 120 F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 159-160.

25Al margen de esta serie, puede señalarse la presencia de un conjunto de noticias que, según todos los indicios, posee un origen aragonés. En buena parte de los casos presentan conexiones también con los Anales aragoneses editados por Floriano (26, 27, 28, 31, 35, 45), aunque hay igualmente algunas variaciones de detalle118. Juzgo probable que posea igualmente un origen aragonés, tal vez en esa misma serie, la información sobre la captura de Valencia por el Cid en 1094, ya que esta se encuentra también en los citados Anales aragoneses, en la Crònica general de Pedro IV y además en al menos dos textos analísticos catalanes119. Por otro lado, esa misma serie aragonesa parece haber sido aprovechada también en la elaboración del linaje de los reyes de Aragón del Libro de las generaciones y linajes de los reyes.120

  • 121 Para la presencia de noticias analísticas en la primera redacción de la Crònica general, véase D. C (...)
  • 122 La narración que ofrece la Crònica general sobre Alfonso I es muy escueta, y no recoge informacione (...)
  • 123 La presencia de la noticia de la muerte de Esteban, obispo de Zaragoza, y Gastón de Bearn, se da de (...)

26Quedan en fin las entradas 2-5 de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239, todas ellas en latín, que han de tener un mismo origen, y cuyos contenidos apuntan claramente al monasterio de San Juan de la Peña. Ya hemos visto antes que resulta muy probable que este pequeño conjunto no perteneciese en realidad al texto original de los *Anales navarros hasta 1196, sino que más bien se trataría de un añadido propio del arquetipo común a los Anales toledanos I y a los Anales navarro-aragoneses hasta 1239. Cabe notar, por otro lado, que las entradas 3-4 se reflejan también, con leves diferencias, en la Crònica general de Pedro IV, donde hay una numerosa presencia de noticias analísticas, quizá todas ellas dependientes de una única serie procedente de San Juan de la Peña121. Sería tentador pensar que estas efemérides latinas hacían parte de los mismos anales que fueron usados en el texto original de los *Anales navarros hasta 1196, aunque tal vez se trate de querer hilar demasiado fino para los escasos e inseguros datos con que contamos. En todo caso, de ser así, esa serie, aprovechada en la fuente de los *Anales navarros, en los Anales aragoneses y en la Crònica general de Pedro IV, se habría bifurcado a comienzos del siglo XII, ya que hay notables diferencias respecto de la Crònica general en periodo relativo a Alfonso el Batallador122. El subarquetipo común a los *Anales navarros y en los Anales aragoneses parece ser posterior a 1149, ya que en ambos casos se consigna de forma parecida una noticia de ese año (45)123. Todo ello, en fin, sugiere que, pese a que se han conservado muy pocos testimonios directos, existió una importante tradición analística aragonesa entre finales del XI y el primer tercio del XII, que alcanzó también una intensa difusión, algo a lo que apunta igualmente la segunda parte de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 aquí editados.

27En conclusión, la primera parte de nuestro texto (entradas 1-48) se basa casi exclusivamente en los *Anales navarros hasta 1196, y aunque presenta diversas omisiones y variantes propias, ofrece, junto a los Anales toledanos I y los Anales romances del Fuero general de Navarra, un testimonio de primer orden para el estudio de ese texto fundacional de la analística romance en la península Ibérica.

Tradición aragonesa

28La segunda parte de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 (49-88), que no muestra ya ninguna dependencia o conexión estrecha con los *Anales navarros hasta 1196, presenta por tanto un interés diverso de la primera, puesto que su valor no estriba tanto en aportar un testimonio que contribuye a reconstruir con mejores apoyos la fuente en la que se basa, y que conocíamos ya en buena medida a través de otros dos textos, sino en ofrecernos aquí una serie analística nueva, y para la que no se conserva ninguna otra pieza de este género que presente un conjunto similar o parecido de noticias. Se trata además de un texto claramente de tradición aragonesa, pues a ese ámbito geográfico y político remite la mayor parte de las informaciones. En este sentido, y dada la escasez de ejemplares de procedencia aragonesa que se conocen en la actualidad, la segunda parte de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 constituye una novedad sustancial dentro de este panorama.

29Preciso es recordar, por otro lado, que en esta parte deben distinguirse a su vez varias secciones, delimitadas con claridad por las diferencias paleográficas que se observan entre ellas. La primera sección (49-77) ha sido copiada por la misma mano que escribe la primera parte (1-48), que es además una de las manos a las que se debe la confección original del ms. AM 805. No hay duda, pues, de que dicha sección (49-77) se hallaba en el modelo usado en este manuscrito. Un segundo grupo lo conforman las entradas 78-80. La letra podría deberse a la misma mano que el conjunto anterior, aunque la escritura es más apretada y algo más pequeña, y la ruptura parece avalada por el salto cronológico que se da entre 77 y 78. Este grupo posee una clara coherencia interna, ya que las noticias se centran en los óbitos de los reyes entre 1215 y 1233 en Castilla y Navarra. Una tercera sección es la conformada por las efemérides 81-87. En este caso, se deben sin duda a un copista distinto, quien emplea una letra claramente diferenciada, con unas opciones gráficas o de escritura que son también distintas a las que encontramos en el resto de los anales. Estas últimas noticias se concentran sobre todo en las conquistas de Jaime I en el Levante, y parecen ser exclusivas de nuestro texto, lo que les confiere un estimable valor histórico, aunque para este momento contemos ya con un número mayor de fuentes y también en algunos casos de más amplio desarrollo. Por fin, la última efeméride, que consigna con cierto detalle un eclipse, fue introducida por una mano distinta. 

30Veamos ahora algunos rasgos de esta parte en conjunto (49-88), aunque sin perder de vista las secciones que acabo de señalar. Como es común en los textos analísticos, la mayoría de las noticias se relaciona con encuentros militares o con la muerte de los reyes, y en nuestro caso, como ya he señalado, las noticias están conectadas predominantemente con Aragón. Hay también informaciones sobre eclipses (69, 70, 88), algo característico de este género historiográfico, si bien estas no aparecen en la primera parte, derivada de los *Anales navarros hasta 1196, algo que pone nuevamente de manifiesto su distinto carácter. Desde el punto de vista cronológico hay dos aspectos interesantes. Por un lado, encontramos un alto número de efemérides en las que se ofrece una indicación precisa, señalando el mes (53, 61, 66, 67, 68, 71, 72, 75) o el día (51, 56, 57, 62, 63, 64, 65, 69, 70, 73, 76, 86, 87, 88), siendo algo que, de nuevo, encontramos solo de forma mucho más ocasional en la primera parte del texto. Por otro lado, se observa una evidente concentración de noticias entre fines del siglo XI y comienzos del XI (50-63), primero, y luego a comienzos del siglo XIII (70-88). Ello deja un amplio periodo (entre 1134 y 1209) en que apenas hay noticias, y casi ninguna de ellas tiene además un carácter militar o político. Esta fractura podría indicar que la tradición de estos anales quedó tal vez interrumpida durante un tiempo, después de la muerte de Alfonso I (1134).

  • 124 Á. J. MARTÍN DUQUE, «Cartulario de Santa María de Uncastillo», p. 648 y n. 7; J. GOÑI GAZTAMBIDE, H (...)
  • 125 Todo esto invitaría a postular que el propio ms. AM 805 fue confeccionado en esta localidad, extrem (...)

31Tal y como se nos presenta en nuestros anales, esta segunda sección (a partir de 64) muestra en algunos puntos una especial vinculación con la población de Uncastillo. Varias noticias se refieren a esta localidad, bien para registrar la consagración de las iglesias de Santa María (64) y de San Martín (65), bien para anotar un saqueo del lugar por Sancho VI de Navarra (66). La redacción de esta última efeméride apunta además a que fue consignada de hecho en el mismo Uncastillo («venio el rey [...]»). Otras noticias parecen avalar esa procedencia. La mención, en el periodo posterior a la separación de los reinos de Navarra y Aragón tras la muerte de Alfonso I (1134), de los óbitos de tres obispos de Pamplona (67, 68, 87) resulta singular dentro del texto, no solo por el origen aragonés de este, sino también porque apenas incluye noticias de este tipo (solo se menciona la muerte de Sancho, obispo de Zaragoza en 1233 [82]). Ahora bien, tal presencia se justificaría sin dificultad a partir de su vinculación con Uncastillo, ya que eclesiásticamente este enclave pertenecía a la diócesis de Pamplona124. Una de las noticias sobre los obispos de Pamplona se ubica en la sección más reciente (87), escrita por una mano distinta a la que copia el resto del texto, lo cual sugiere que no solo los anales se encuentran relacionados de algún modo con Uncastillo, sino que también lo está la continuación que se introdujo hacia 1239125.

32Ahora bien, si es razonable pensar que nuestros anales proceden de Uncastillo, no resulta tan seguro que podamos atribuir esa misma procedencia a la parte más antigua del texto, hasta la muerte de Alfonso I. La misma discontinuidad en el texto en ese punto, que he mencionado antes, invita a la duda. Por otro lado, no hallamos ahí informaciones que tengan una especial conexión con Uncastillo, y la efeméride sobre la muerte del obispo Guillermo de Pamplona en 1122 (60) no resulta en este caso demasiado significativa, ya que en dicho momento los reinos de Navarra y Aragón se encontraban unidos. Tal vez la comparación con otros textos, que desarrollo a continuación, pueda ofrecer algún indicio más al respecto.

33Otra cuestión que plantea interrogantes tiene que ver con la lengua del texto. ¿Fueron los anales vertidos al romance en el momento en que se preparó la copia del ms. AM 805 que los transmite? ¿O más bien el texto romance existía ya con anterioridad, y el copista de AM 805 se limitó a recogerlos del mismo modo que se encontraban en su modelo? La existencia de otras secciones en que se produce un abrupto paso del latín al romance favorece la segunda opción. Recordemos, en este sentido, que en AM 805 se incluye una lista regia visigoda continuada con ciertos fragmentos del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, y esta transición se produce sin ningún tipo de corte o separación. Allí, con todo, la primera parte se mantiene en latín, y la segunda en romance, sin haber procedido a una nivelación lingüística. Este caso inclina a pensar entonces que la segunda parte de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 se encontraba ya en romance, lo que significaría que en el primer tercio del siglo XIII se estaba desarrollando en Aragón una vernacularización de los anales, al igual que había sucedido en Navarra. En este sentido, es interesante notar que quienes agregaron las últimas noticias (81-88) emplearon ya también directamente el romance.

  • 126 Respecto de la entrada 53, la Crònica general transmite una información analística sobre el mismo h (...)
  • 127 Sobre el papel de San Juan de la Peña en la gestión de la memoria de los primeros reyes aragoneses, (...)

34Veamos ahora cómo se sitúa esta segunda parte de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 dentro de la tradición analística aragonesa. Como ya he mencionado, de tal tradición nos han llegado muy pocos restos, que se reducen casi únicamente a los Anales aragoneses editados por Floriano y a las notas analísticas recogidas en la Crònica general de Pedro IV. Pues bien, comparando estos tres textos, puede decirse que la serie transmitida por los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 posee una personalidad claramente distintiva, y apenas presenta conexiones con las otras dos obras. Así, aunque ambas consignan el momento en que Huesca entrega parias al rey de Aragón y la ayuda de este a Alfonso VI (1090), no incluyen en cambio el ataque del conde Sancho Sánchez en el mismo año (54). Hay algunas noticias próximas (como 55 y 57), pero en conjunto no se aprecia un especial parentesco entre los textos126. Por lo demás, tampoco existe en esta sección de nuestros anales ninguna información relacionada con el monasterio de San Juan de la Peña, que según todos los indicios fue el centro irradiador de este tipo de literatura historiográfica en Aragón en el periodo primitivo127.

  • 128 D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 121.
  • 129 Es probablemente también el caso de la entrada 55, que se refleja solo parcialmente en la Crónica d (...)
  • 130 A. UBIETO ARTETA (ed.), Crónica de los estados peninsulares, p. 20-29 defendió que esta obra se hab (...)

35Pero si la conexión con estos textos es muy tenue o prácticamente inexistente, no sucede lo mismo con la Crónica de los estados peninsulares, escrita a comienzos del siglo XIV. Catalán observó ya que en esta obra se usaron al menos unos anales, que habrían sido uno de los materiales con los que se completó el relato sobre los reyes de Aragón que ofrecía la fuente básica de este texto, que venía dada por la Historia Gothica de Rodrigo Jiménez de Rada y por su versión romance de mediados del siglo XIII, la Estoria de los godos128. Pues bien, buena parte de esas informaciones analísticas presentan un estrecho parentesco con las noticias recogidas en los Anales navarro-aragoneses hasta 1239. Es el caso de las efemérides sobre la batalla de Morella (51), sobre el ataque del conde Sancho (54), la muerte de Pedro I y de su hijo (56), la toma de Morella (58), la batalla de Cutanda y las dos extensas noticias sobre la expedición a Andalucía de Alfonso I (61-62)129. Algunas de ellas son ciertamente singulares, como las dos últimas que acabo de mencionar, e indican más allá de la duda que ambos textos remontan a una misma tradición analística. Con todo, no es creíble que el autor de la Crónica de los estados peninsulares hubiera conocido el ms. AM 805, ya que no incluye noticias relacionadas con la primera parte del texto, la derivada de los *Anales navarros hasta 1196. Y tampoco es seguro que el texto conocido por él contuviese la parte posterior a 1134, en la que, como hemos visto, aparecen las noticias vinculadas con Uncastillo. Esto último, sin embargo, es algo que no nos es posible aclarar, ya que el manuscrito que transmite la Crónica se interrumpe en el reinado de Ramiro II, de modo que no conocemos su relato de los reinados de Pedro II y Jaime I, donde habría de verificarse el uso o no del resto de los anales130.

36En definitiva, la segunda parte de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 nos ofrece una serie analística peculiar y de innegable relevancia por varios motivos. Su sección más antigua, hasta la muerte de Alfonso I (49-63), ofrece varias efemérides muy características que no se documentan por otras vías. Por otro lado, carece de noticias relacionadas con San Juan de la Peña y apenas tiene vínculos con otras series de anales vinculadas a este monasterio, como la usada en la Crònica general de Pedro IV. En este sentido, permite que nos asomemos a una tradición analística distinta de la pinatense dentro del reino de Aragón, e invita a pensar que la producción de este tipo de textos fue más amplia y variada de lo que en principio pensaríamos, dada la escasez de anales aragoneses conservados. Esa sección antigua, al menos como se ha conservado, no ofrece casi noticias de tipo religioso, de modo que no puede relacionarse en principio con ningún centro eclesiástico en particular. Se ciñen más bien a la historia política, que culmina con dos extensas entradas sobre Alfonso I (61-62), lo cual apunta a que podría proceder más bien de un entorno cortesano. En cuanto a su influencia, ese núcleo fue conocido por el autor de la Crónica de los estados peninsulares, quien le dio amplia acogida en su texto, de modo que la identificación de esta fuente nos permite a su vez conocer un poco mejor la elaboración de este último texto.

37Tal núcleo hubo de recalar hacia mediados del siglo XII muy probablemente en Uncastillo, donde sería continuado con noticias locales pertenecientes a la segunda mitad de dicha centuria (64-68), y también con otras informaciones de carácter más amplio que se sitúan ya a comienzos del siglo XIII (70-77). El corte que se produce entre esa primera y segunda sección no parece fruto exclusivo del azar, sino que podría ponerse en relación con el cambio traumático que en el terreno político supuso para Aragón la muerte sin descendencia de Alfonso I. Sea como fuere, tal continuación ofrece una serie para la que no contamos ya con testimonios paralelos, en el sentido de que ni parece tener una tradición previa, ni haber dejado huella en otros textos. Es probable, por lo demás, que esa serie se hubiese trasladado al romance a comienzos del siglo XIII. Y hay indicios de que fue en el mismo lugar, cuando ya se había copiado en el ms. AM 805, donde se introdujeron unas breves continuaciones: primero un pequeño conjunto de tres noticias sobre óbitos regios; luego, por una mano distinta, siete efemérides que dan cuenta sobre todo del avance de Jaime I en su expansión militar hacia Valencia; y finalmente una nota sobre un eclipse en 1239.

Conclusión

38Los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 están construidos sobre la yuxtaposición de dos tradiciones distintas, cuyo valor es también ciertamente diverso. La primera parte se basa en los *Anales navarros hasta 1196, compuestos en la corte navarra a comienzos del siglo XIII, en íntima conexión con el Libro de las generaciones y linajes de los reyes. Aunque esta sección, por tanto, apenas ofrece efemérides que no conozcamos por otras vías (la única sería la de la introducción de la regla benedictina en San Juan de la Peña en 1024 [2]), aporta en cambio un nuevo testimonio, de indudable valor, para la reconstrucción de dichos anales, que se copiaron también, con diversas innovaciones, junto al Fuero general de Navarra, y que son una de las fuentes fundamentales de los Anales toledanos I. La segunda parte tiene rasgos netamente distintos. Es sin duda de tradición aragonesa, y en este caso nos ofrece un buen número de noticias de las que no ha quedado constancia por otros textos. Su sección más antigua, hasta la muerte de Alfonso I (1134), está claramente emparentada con una fuente analística usada en la Crónica de los estados peninsulares. Y tiene la particularidad de encontrarse al margen, hasta donde podemos saber, de otras tradiciones analísticas aragonesas vinculadas con el monasterio de San Juan de la Peña, que sin duda tuvo un papel central en la creación y difusión de este género historiográfico en el reino de Aragón. El resto de las efemérides parecen haber sido consignadas en Uncastillo, a la luz de algunas informaciones locales. De esa parte tampoco se conoce ningún ejemplar próximo, de modo que pese a su brevedad posee un evidente valor histórico. Tal sección fue continuada probablemente en el mismo lugar, en Uncastillo, con tres intervenciones sucesivas, la segunda de las cuales (81-87) recoge el avance militar de Jaime I en la frontera levantina, con informaciones también singulares y apreciables por sus datos.

39La fecha y el carácter del manuscrito en el que se han conservado estos anales son aspectos igualmente reseñables. Se trata de un manuscrito ejecutado hacia 1235-1240, con algún añadido de hacia 1242, y nuestro texto hace parte de su concepción original, que ofrece una combinación de textos legales y de algunas breves piezas históricas. No conocíamos hasta ahora un testimonio tan temprano con anales de tradición aragonesa, y el hecho de que todo el texto, salvo un conjunto de cinco efemérides latinas al comienzo, se encuentre en romance, sugiere que no solo en Navarra se había dado el paso hacia esta opción lingüística para ciertos textos historiográficos (los *Anales navarros hasta 1196 y el Libro de las generaciones y linajes de los reyes), sino que se había producido también al menos en algunos ámbitos de la zona aragonesa. Por otro lado, los contenidos textuales de AM 805 y la presencia en este manuscrito de nuestros anales tampoco son aspectos insignificantes. Nos encontramos aquí muy lejos de las misceláneas monásticas en las que tendían a recogerse estas breves piezas históricas, junto a textos religiosos y materiales de cómputo. Solo encontramos en este caso un calendario al comienzo, con unas tablas, que proceden sin duda de la tradición del texto de la Lex visigothorum del que nuestro códice ofrece un compendio en la primera parte. La inserción de los anales junto a textos legales, como apéndice o complemento, nos remite a los nuevos usos de estas piezas historiográficas breves que se documentan sobre todo a partir de fines del siglo XII y comienzos del XIII. Es lo que sucede con otras obras o tradiciones contemporáneas, como el Fuero general de Navarra de 1239, que incluye también, como hemos visto, anales romances y latinos, además de dos fragmentos del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, o en la zona catalana con la serie de los Annales Barcinonenses, primero en latín y luego en romance, y que figuran comúnmente dentro de misceláneas legales o documentales. Nuevos espacios, y seguramente nuevos públicos, para estos breves textos, que en ocasiones, sin embargo, remontaban en parte a añejas tradiciones.

Haut de page

Notes

1 Para la tradición analística aragonesa, me permito remitir a Francisco BAUTISTA, «Breve historiografía: listas regias y anales en la Península Ibérica (siglos VII-XII)», Talia Dixit, 4, 2009, p. 113-190, p. 156-160 (accesible en http://dehesa.unex.es/handle/10662/1209).

2 F. BAUTISTA, «Breve historiografía»; para la lista regia ver Theodor MOMMSEN (ed.), Chronica Minora: saec. IV.V.VI.VI, 3 vols., Berlín: Weidmann, 1892-1898 (Monumenta Germaniae Historica: Auctores Antiquissimi, 11-13), 3, p. 461-469

3 F. BAUTISTA, «Original, versiones e influencia del Liber regum: estudio textual y propuesta de stemma», e-Spania [En ligne], 9 | juin 2010, URL: http://e-spania.revues.org/19884; DOI: 10.4000/e-spania.19884. Adopto para el Liber regum el título propuesto por Georges MARTIN, «Libro de las generaciones y linajes de los reyes ¿Un título vernáculo para el Liber regum?», e-Spania [En ligne], 9 | juin 2010, URL: http://e-spania.revues.org/19852; DOI: 10.4000/e-spania.19852.

4 Theodor MOMMSEN (ed.), Chronica Minora, 3, p. 462, y Karl ZEUMER (ed.), Leges nationum germanicarum, I: Leges visigothorum, Hannover y Leipzig: Impensis Bibliopolii Hahniani, 1902 (Monumenta Germaniae Historica: Legum, 1; Legum Nationum Germanicarum, 1), p. xxv, con bibliografía. El ms. AM 805 no figura en el imprescindible trabajo posterior sobre la tradición manuscrita de la Lex visigothorum de Manuel C. DÍAZ Y DÍAZ, «La Lex visigothorum y sus manuscritos: un ensayo de reinterpretación», Anuario de Historia del Derecho Español, 46, 1976, p. 163-224. Por su parte, Yolanda GARCÍA LÓPEZ, Estudios críticos y literarios de la «Lex wisigothorum», Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá, 1996, p. 195, n. 154 se refiere solo muy puntualmente al apógrafo decimonónico de AM 805 (el ms. NKS 114), que menciono más adelante.

5 Véase también la descripción del manuscrito en Kristian KAALUND, (ed.), Katalog over den Arnamagnæanske håndskriftsamling, Copenhaguen, 1888-1894, II, p. 213-214. A él se refirió igualmente, aunque de forma muy breve, Émile GIGAS, «Lettres inédites de quelques savants espagnols du XVIe siècle», Revue Hispanique, 20, 1909, p. 429-458, p. 435.

6 Considero muy probable que este cambio en la disposición del texto se deba a que el modelo del Libro de las generaciones y linajes de los reyes se encontraba también a línea tirada, al igual que se copia en el Códice villarense del que hablo más adelante.

7 Esta procedencia viene avalada también por la lengua de las secciones en romance, que presenta rasgos característicos del aragonés.

8 Paul HOGBERG, «Notices et extraits des manuscripts espagnols de Copenhague», Revue Hispanique, 46, 1919, p. 382-399, p. 383-383. He consultado directamente el manuscrito, y trabajado también con una reproducción digital.

9 Demuestra la agrupación de AM 805 dentro de la misma rama que el ms. Paris, BN, lat. 4667 el hecho de que el primero contenga una referencia al rey visigodo Ardo, interpolada en la sección procedente del Libro de las generaciones y linajes de los reyes: «E muri Vançanus e regno Ardo VII. años» (fol. 47v). Como es sabido, la presencia de los últimos reyes visigodos Achila y Ardo (este segundo con una duración también de siete años) es un rasgo que caracteriza de forma distintiva a la familia a la que pertenece el ms. Paris, BN, lat. 4667. Debe corregirse en este sentido el stemma que propongo en F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 122, cuando aún solo conocía AM 805 a través de la edición de Mommsen.

10 En colaboración con Alberto Montaner hemos trabajado en ese análisis comparativo entre el Códice villarense y AM 805, cuyos resultados esperamos poder presentar en breve.

11 Tomo la cita de E. GIGAS, «Lettres inédites», p. 431.

12 Cito estas entradas de acuerdo con la transcripción del ms. Madrid, Real Academia de la Historia, 9/5729 que puso generosamente a mi disposición el Prof. Jeremy Lawrance. Quede aquí constancia de mi agradecimiento.

13 José María RAMOS Y LOSCERTALES, «Textos para el estudio del derecho aragonés en la Edad Media: Recopilación de fueros de Aragón», Anuario de Historia del Derecho Español, 2, 1925, p. 491-523, p. 493, n. 1, señaló la presencia de los Fueros de Borja en la biblioteca de Olivares, sin alcanzar a localizar el manuscrito. Es una noticia que se ha recordado también después, y puede decirse que con la identificación de AM 805 viene a colmarse una significativa laguna para el conocimiento del derecho aragonés anterior a 1247.

14 Gregorio de ANDRÉS, «El Arcediano de Cuenca D. Luis de Castilla († 1618) protector del Greco y su biblioteca manuscrita», Hispania Sacra, 35, 1983, p. 87-141, p. 133.

15 No es este el único manuscrito de Luis de Castilla que ha recalado, por el mismo camino, en el Arnamagnean Institute. Sobre otros códices de esa procedencia (aunque no sobre el nuestro, cuya identificación solo era posible merced al inventario publicado por Gregorio de Andrés) llamó ya la atención E. GIGAS, «Lettres inédites», y sin duda es un asunto que requeriría un estudio particular que tuviera en cuenta el conjunto de la colección.

16 He aquí las ediciones de los textos que cito abreviadamente en las notas: Anales romances del Fuero general de Navarra = Juan F. UTRILLA (ed.), El «Fuero General de Navarra»: estudio y edición de las redacciones protosistemáticas (Series A y B), 2 vols., Pamplona: Institución Príncipe de Viana & Gobierno de Navarra, 1987, 1, p. 421-423 (he tenido también presente la edición de Antonio UBIETO ARTETA (ed.), Corónicas navarras, Valencia: Anubar (Textos Medievales, 14), 1964); Anales toledanos I = Francisco de BERGANZA, Antigüedades de España, 2 vols., Madrid: Francisco del Hierro, 1719-1721, 2, p. 567-574; Anales aragoneses = Antonio C. FLORIANO, «Fragmento de unos viejos anales (1089-1196)», Boletín de la Real Academia de la Historia, 94, 1929, p. 133-162; Libro de las generaciones de hacia 1256 = Diego CATALÁN (ed.), Crónica de 1344, con la colaboración de María Soledad de Andrés, Madrid: Seminario Menéndez Pidal y Gredos (Fuentes cronísticas de la historia de España, 2), 1970, p. 218-337; Estoria de España = Ramón MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera crónica general de España que mandó componer Alfonso el Sabio y se continuaba bajo Sancho IV en 1289, 2 vols., Madrid: Seminario Menéndez Pidal y Gredos, 1955; Llibre dels fets = Ferran SOLDEVILA (ed.), Les quatre grans cròniques, 1: Llibre dels feits del rei en Jaume, revisión de Jordi Bruguera y M. Teresa Ferrer i Mallol, Barcelona: Institut d’Estudis Catalans, 2007 (destacable sobre todo por su anotación histórica); Crónica de los estados peninsulares = A. UBIETO ARTETA (ed.), Crónica de los estados peninsulares, Granada: Universidad 1955; Crónicas de los jueces de Teruel = Fernando LÓPEZ RAJADEL (ed.), Crónicas de los jueces de Teruel: 1176-1532, Teruel: Instituto de Estudios Turolenses, 1995; Crònica general de Pedro IV (primera redacción) = Amadeu-J. SOBERANAS LLEÓ (ed.), Crònica general de Pere III el Cerimoniós, dita comunament Crònica de Sant Joan de la Penya, Barcelona: Alpha, 1961.

17 La primera parte de esta entrada es similar a los Anales romances del Fuero general de Navarra: «Scondada la era del tiempo de Cesar Augustus, quando mando prender la paria por todo el mundo, et quando Chrisptus preso carne en Sancta Maria, era la era de .XXXª.VIII. aynnos. E al tiempo d’Eracleus qui era emperador de Roma et de Iherusalem, et era christiano, a donc se leuanto Machomet, e mouies de Mecha, e fo predigar en la Arabia, en tierras de Yeman. En aqueylla sazon passaron los godos en flumen de Dinoa, et uenieron en Espagna, et era en Toledo el rey Sebuto qui era rey en toda l’Espagna, et era arcebispo en Seuilia sant Ysidre, de .DC.LX.II. aynnos» (p. 423). Se menciona al emperador Heraclio (610-641), al rey visigodo Sisebuto (612-621) y a Isidoro de Sevilla (c. 556-636). Esta nota, que cumple una función de introducción, parece construida a retazos. A excepción de la nota inicial sobre la era, que remonta en última instancia a Etymologiae (V.35.4), el resto (hasta «Ysidro») tiene un estrecho parentesco con el Libro de las generaciones y linajes de los reyes (Louis COOPER (ed.), El «Liber regum»: estudio lingüístico, Zaragoza: Institución «Fernando el Católico», 1960, p. 31). La información sobre el linaje de los godos parece relacionarse con la misma obra, aunque a partir de un testimonio con ligeras variantes frente al Códice villarense: «Estos godos fueron del linage de Gog e Magog, e de Japhet el fillo de Noe, e fueron gentiles e fueron todos cavalleros». La noticia sobre la participación de los godos en las guerras de César y Pompeyo remonta a la Historia Gothorum (cap. 3) de Isidoro de Sevilla, aunque es posible que proceda más directamente de la Chronica Naierensis (I, 159), una obra manejada en el contexto de la creación de los anales que son fuente de esta sección, como veremos. Por fin, la localización de la entrada de los godos en la era 300 se relaciona con la parte introductoria que presenta una familia de la lista regia visigoda, donde justamente se da esa indicación (F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 126; y en el propio ms. AM 805: «ab era .CCC», fol. 47v)

18 Compárese Crònica general, p. 54. Se trata de la introducción de la regla benedictina en San Juan de la Peña, que suele situarse en 1025 (Ana Isabel LAPEÑA PAUL, El Monasterio de San Juan de la Peña en la Edad Media: desde los orígenes a 1410, Zaragoza: Caja de Ahorros de la Inmaculada de Aragón, 1989, p. 47-49), aunque nuestro texto permitiría precisar la datación de este hecho en 1024.

19 «Mudaron el cuerpo de S. Indalecii a la cibdad de los moros, que avie nombre Vrcitana, e la cabeza de Santiago bispo de S. Iuan de la Peña en el Monesterio V. Kal. Aprilis. Era MXXII» (Anales toledanos I, p. 568); «En l’any de MLXXXIIII lo cos de Sant Indaleci e de Sant Jacme, deixeble d’aquell, lo qual fo bisbe aprés d’ell de la ciutat d’Úrcia, la qual ara es apellada Almeria, fo aportat per relíquies en Sant Joan de la Penya, pero lo dit rei Sanxo Remírez e por son fill En Pedro, et per l’abat del dit monestir apellat Sanxo, ab gran honor en lo jorn de la cena de Nostre Senyor, feria Vª nonas aprilis» (Crònica general, p. 62-63). La fecha más probable es la ofrecida por la Crònica general (1084), mientras que la de nuestros anales y los Anales toledanos I sería fruto de un error por la pérdida de una «C» en la indicación de la fecha en el arquetipo común a ambos textos. Sobre este traslado y sus implicaciones, Carlos LALIENA CORBERA, «Contra la usura del tiempo: monasterios y memoria histórica en Aragón (siglos XI-XII)», in: José Ignacio DE LA IGLESIA DUARTE (coord.), Monasterios, espacio y sociedad en la España cristiana medieval: XX Semana de Estudios Medievales. Nájera, del 3 al 7 de agosto de 2009, Logroño: Instituto de Estudios Riojanos, 2010, p. 167-188, p. 180-181, con bibliografía.

20 «Regno el rey D. Sancho Ramirez en Aragon e en Rivagorça e en Sobbarve e vinieron cardenales de Roma, embiados del papa Aldebrando e recibiolos en su regno en pas, e pusieron y la ley Romana en el monesterio de Sant Joan de la Peña. E en esse año regno en XI. Kal. Aprilis la segunda sedmana, prima, e tercia celebraron la ley Toledana, e en la sexta dixieron la Romana. Era MCVIIII» (Anales toledanos I, p. 567); «Està emperò en veritat que regnant lo dit rei Sanxo Remírez en Aragò, ans que fos rei de Navarra, entrà la llei romana en Sant Joan de la Penya, XIº kalendas aprilis en la segona setmana de quaresma, feria IIIª e hora Iª; e IIIª fon toledana, hora VIª fo romana, en l’any de Nostre Senyor MLXXI, e d’aquí avant tengren la llei romana» (Crònica general, p. 62). En nuestros anales, aunque parece haberse conservado el año del reinado de Sancho Ramírez («VIII»), habría desaparecido en cambio la indicación de «XI» para las kalendas, conservada en los otros dos textos, y que indica la fecha correcta para este hecho (22 de marzo), como prueba el resto de las precisiones cronológicas; Antonio UBIETO ARTETA, «La introducción del rito romano en Aragón y Navarra», Hispania Sacra, 1, 1948, p. 299-324, p. 308-309.

21 «Mataron los moros al bispo D. Estevan e a D. Gaston el Vezconde, Era MCLXVIII» (Anales toledanos I, p. 570); «Era M.ª C.ª lx.ª viii.ª fueron muertos de los moros Estephanus bispe e don Gascon vizcomte» (Anales aragoneses, p. 150). Sobre esta noticia, A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, Zaragoza: Anubar, 1981, p. 187-188.

22 «Era .DCCC.XXXª.II. aynos regno el rey Sanz Auarca .XX.II. aynos» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio el rey Sanch Avarca. Era DCCCXLIII» (Anales toledanos I, p. 567). Sancho Garcés II de Pamplona, o Sancho Abarca (943-994).

23 «Era .DCCCC.XVIII. aynos regno el rey don Garcia el Trembloso, fijo de Sanz Auarca» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio el rey D. Garcia el Tembloso. Era DCCCLXIIII» (Anales toledanos I, p. 567). García Sánchez de Pamplona (994-1000).

24 «Era de .DCCC.XL.VII. aynnos poblo Lion el rey don Ordogno» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Poblo a Leon el rey Ordoño. Era DCCCXLVII» (Anales toledanos I, p. 567). Ordoño I de León (850-866).

25 «Era .DCCCC.XX.II. poblo Burgos el comte don Didago» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Pobló el conde D. Diago a Burgos, e Ovierna. Era DCCCLXXVIII» (Anales toledanos I, p. 567). Se trata del conde Diego Rodríguez (873-885).

26 «Era .Mª.VIII. aynos morio el comte Ferrando Gonçalues» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio el conde Fernando Gonçalvez. Era MVIII» (Anales toledanos I, p. 568). Fernán González, conde de Castilla (931-970).

27 «Era .Mª.XL. annos morio el comte don Sancho qui los buenos fueros dio» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio el conde D. Sancho, el que dio los buenos fueros. Era MLV» (Anales toledanos I, p. 568). Sancho García, conde de Castilla (995-1017).

28 «Vino Carle Magne en España. Era DCCCC» (Anales toledanos I, p. 567). Esta y las dos noticias siguientes relacionadas con Carlomagno (768-814) tienen unas datas claramente erróneas, comunes en algunos casos a los otros textos que cito.

29 «Fue la batalla de Roncesvalles, quando murieron los XII. pares. Era DCCCCXXV» (Anales toledanos I, p. 567).

30 «Era .DCCC.LXXX.VI. aynos morio Carlemagne» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio Carle Magne. Era DCCCCXLIV» (Anales toledanos I, p. 567). Esta efeméride se encuentra en AM 805 copiada en el margen, aunque la letra es la misma que la que copia el texto, y sin duda se encontraba en su modelo, como muestra su presencia en los dos textos que cito en esta misma nota.

31 «Era .DCCC.LXXX.VIII. morio el rey don Alfonso el Casto» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio el rey D. Alfonso el Casto. Era DCCCLXXXVII» (Anales toledanos I, p. 567). Alfonso II de Asturias (c. 760-842).

32 «Era .Mª.LXXª.VII. annos morio el rey don Sancho el Maor» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio el rey D. Sancho el Mayor. Era DCCCCXVIII» (Anales toledanos I, p. 567). Sancho Garcés III o Sancho el Mayor (1004-1035). La noticia, con distinta redacción, se repite en la entrada nº 49.

33 «Era .Mil.C.II. aynos morio el rey don Ferrando en uello de Leon» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio el rey D. Ferrando de Leon. Era MCII» (Anales toledanos I, p. 568). Fernando I de León y Castilla (1037-1065).

34 «Era .Mª.C.XIIII. annos mataron el rey don Sancho en Pennalen» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Mataron al rey D. Sancho en Pennalen. Era MCXIV» (Anales toledanos I, p. 568). Sancho Garcés IV de Pamplona (1054-1076).

35 «Era .Mª.C.X. annos fo muerto el rey don Sancho en Çamora, e mato-lo Belid Alfonsi» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Mataron al rey D. Sancho en Zamora. Era MCX» (Anales toledanos I, p. 568). Sancho II de Castilla (1065-1072).

36 «Era .Mª.C.XX.III. aynos preso Toledo el rey don Alfonso el vieyllo» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424). Los Anales toledanos I tienen una redacción distinta. 

37 «Era .Mª.C.I. anno morio el rey don Remiro en Grados» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio el rey D. Ramiro en Grados. Era MCI» (Anales toledanos I, p. 568). Ramiro I de Aragón (1035-1063).

38 «Era .M.C.XXX.III. annos morio el rey don Sancho d’Aragon a la ssitio de Huesca» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio el rey D. Sancho d’Aragon. Era MCXXIII» (Anales toledanos I, p. 568). Sancho Ramírez (1063-1094).

39 «Era .Mª.C.XXX.II. aynos fo preso Iherusalem» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Prisieron christianos a Jerusalem de moros. Era MCXXX» (Anales toledanos I, p. 569). La toma de Jerusalén tuvo lugar en realidad en 1099.

40 «Era .Mª.C.XXX.IIII. annos fo presa Huesca» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424). A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 122-124.

41 «Era (Mª) .C.L.VI. fo presa Çaragoça» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «El rey de Aragon, con ayuda de Dios, e de sus christianos, en el mes de mayo priso a Zargoza de moros. Era MCLVII» (Anales toledanos I, p. 569).

42 «Era .Mil.C.L.VIII. annos fo lid de Cotanda» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Fue la batalla de Cotanda. Era MCLIX» (Anales toledanos I, p. 569); «Era M.ª C.ª lx.ª viii.ª fecha es la batalla de Cutanda» (Anales aragoneses, p. 150). La misma noticia, con distinta redacción, en la entrada nº 59. A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 161-162.

43 «Fue presa Tortosa. Era MCLXXXVI» (Anales toledanos I, p. 570); «Era M.ª C.ª lxxxx.ª vi.ª presa es Tortosa de don Remon comte de Barcelona e de ricos e omes d’Aragon, fecho es esto III.º kalendas januarii» (Anales aragoneses, p. 151). A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 223-227.

44 «Era .Mil.C.LX.III. aynos fo la huest de Malaga» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Fue la hueste de Malaga quando exieron los mozarabez de Malaga. Era MCXLIV» (Anales toledanos I, p. 569); «Era M.ª C lxiiii.ª entro don Alfonso en tierra de Malxaha e aduxo alli los almogauares» (Anales aragoneses, p. 150). A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 177-178.

45 «Era .Mil.C.LXX.II. annos lidio el rey d’Aragon con Auegania et Fraga el dia de Santa Iusta et Rufina, e morio el rey don Alfonso en Porellino denant Saragnena, la biespra de la Natiuidat de Sancta Maria» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Fue la batalla de Fraga, que fizo el rey d’Aragon con Avengama dia de santa Justa e Rufina, e fue vencido el rey d’Aragon e perdiose alli. Era MCLXXII» (Anales toledanos I, p. 570); «Era M.ª C.ª lxx.ª ii.ª la batalla de Fraga fecha XVI.ª kalendas augusti en aquel mes murio don Alfonso rey d’Aragon e de Panplona en el mes de setiembre» (Anales aragoneses, p. 150-151); «En l’any de Nostre Senyor MCXXXIIII féu batalla en Fraga ab moros IIIIº nonas februarii e XVIº kalendas augusti en aquell mateix any féu altra batalla en Fraga ab moros e perdé’s aquí, en edat de LXI anys, que no fon trobat null temps» (Crònica general, p. 67). Esta noticia se repite adelante en la entrada nº 63. A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 192-178. La forma en la que se anota la fiesta de las santas Justa y Rufina («sancta Justa Arrufina») reaparece de nuevo en la entrada nº 73.

46 «Era .Mil.C.LXX.III. las potestades en Huesca» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Mataron las podestades en Huesca. Era MCLXXIV» (Anales toledanos I, p. 570); compárese Estoria de España, p. 477b49, variantes. Se trata del episodio que daría lugar a la conocida leyenda de la Campana de Huesca; véase el trabajo clásico de A. UBIETO ARTETA, «La Campana de Huesca», Revista de Filología Española, 35, 1951, p. 29-61.

47 «Era .Mil.C.XL.VIII. morio Almozaen» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Morio el rey Almoztayen en Valencia. Era MCXLVIII» (Anales toledanos I, p. 569); «Esti don Alfons vencio et mato al rey de Zaragoza Almezalen ante en Baltierra, era Mª. C.ª et XL. IIII.ª» (Crónica de los estados peninsulares, p. 126); «Era M.ª C xlviii.ª [...] e en aquel anyo fue la batalla de Valtierra e muerto es el rey de los moros e Almuçtahis de los riquos hombres de Aragon e de Navarra» (Anales aragoneses, p. 149). A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 143-145.

48 «Era .Mil.C.XXX.II. aynos preso Meo Zid Ualencia» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Priso Mio Cit Valencia. Era MCXXXII» (Anales toledanos I, p. 569). En esta y la siguiente nota tiene interés la forma en que nuestro texto se refiere (sin «Mio») a Rodrigo Díaz de Vivar (c. 1048-1099).

49 «Era .Mil.XXX.VII. morio Meo Zid en Balencia» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «Murio Mio Cid el Campiador en Valencia. Era MXXVII» (Anales toledanos I, p. 569).

50 «Era .Mil. C.LXXX.V. priso Almaria l’emperador et el compte de Barçalona» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «El emperador e el conde de Barcelona prisieron Almeria. Era MCLXXII» (Anales toledanos I, p. 570); «Era M.ª C.ª lxxx.ª v.ª presa es Almaria XVI.ª kalendas nouembris de don Alfonso emperador e de don Remon comte de Barcelona» (Anales aragoneses, p. 151). La efímera conquista de Almería tuvo lugar en 1147.

51 «ER.ª M.ª C.ª xx.ª vii.ª el castillo ques clamado Monçon preso es el rey don Sancho e don Pero fijo del el dia de sant Johan» (Anales aragoneses, p. 143); «Priso Moncon el rey D. Sancho e el rey D. Pedro su fillo. Era MCXXVII» (Anales toledanos I, p. 569); «En l’any de MLXXXIX en lo dia de Sant Joan Baptista, pres lo dit rei ab son fill En Pedro, Motçon» (Crònica general, p. 63). A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 97-98.

52 «Era .Mil.C.LXXX.III. morio l’emperador» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); los Anales toledanos I tienen una noticia distinta. Alfonso VII (1126-1157).

53 «Era .Mil.C.LXXX.VIII. morio el rey don Garcia de Nauarra, biespra de sancta Cecilia, e regno .XV. aynos» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424-425); «Murio el rey D. Garcia de Navarra vespera de santa Cecilia. Era MCLXXXVIII» (Anales toledanos I, p. 570). García Ramírez de Navarra (1134-1150)

54 «Era .Mil.CC. morio el cuende de Barçalona» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Murio el conde de Barcelona. Era MCC» (Anales toledanos I, p. 571). Ramón Berenguer IV (1131-1162).

55 «Era .Mil.C. .XVII. morio la reyna dona Sancha de Navarra» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Murio la reyna de Navarra, filla del emperador, en agosto. Era MCCXVII» (Anales toledanos I, p. 571). Los anales latinos del Fuero general de Navarra sitúan la muerte el 5 de agosto («nonas augusti», p. 425). Sancha de Castilla (1131-1179).

56 «Era .Mil.CC.XXX.II. morio el rey don Sancho de Navarra por dia de sant Iohan» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Murio el rey D. Sancho de Navarra. Era MCCXXXII» (Anales toledanos I, p. 572). Sancho VI de Navarra (1150-1194).

57 «Era .M. .CC.XXX.IIII. al isient d’abril morio el rey don Alfonso d’Aragon, fijo del compte de Barçalona, Dios aya su alma. Amen» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Murio el rey D. Alfonso de Aragon en abril. Era MCCXXXIV» (Anales toledanos I, p. 572). Alfonso II de Aragón (1162-1196).

58 «Era .Mil.CC.XX.VI. morio el rey don Fernando de Gallizia» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Murio el rey D. Fernando, fillo del emperador. Era MCCXXVI» (Anales toledanos I, p. 571). Fernando II de León (1157-1188).

59 «Era .Mil.CC.XX.V. morio el rey don Alfonsso de Portogal» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Murio el rey D. Alfonso de Portugal. Era MCCXXV» (Anales toledanos I, p. 571). Alfonso Enríquez (1109-1185).

60 «Era .Mil.CC.III. fo la bataylla de Libriella» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Fue la batalla de Livriella. Era MCCIII» (Anales toledanos I, p. 571). El hecho al que se refiere esta noticia es incierto. Libriella se menciona en la Historia Roderici y allí aparece cercano a Granada (Ramón MENÉNDEZ PIDAL, La España del Cid. 2 vols. Madrid: Espasa-Calpe, 1947, 2, p. 950, n. 2), aunque no es seguro que se trate del mismo lugar.

61 «Fue presa Fraga e Lerida e Mignesa. Era MCLXXXVII» (Anales toledanos I, p. 570); «Era M.ª C.º lxxx.ª viii.ª presa es Lerida e Fraga e Miquinencia en el mes de octubre» (Anales aragoneses, p. 152). «Migneça» es Mequinenza, a pocos kilómetros al sur de Fraga. A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 229-231.

62 «Era .Mil.CC.X. morio el rey Lope» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Murio el rey D. Lop. Era MCCX» (Anales toledanos I, p. 571). Se trata de Muḥammad ibn Mardanīš (1124-1172), conocido en las fuentes cristianas como rey Lobo o Lope.

63 «Era .Mil.CC.XX.IIII. preso Zaladain Iherusalem» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Priso el rey Zalahadin a Jerusalem. Era MCCXXIV» (Anales toledanos I, p. 571). La conquista de Jerusalén por Saladino se produjo en 1187.

64 «Era .Mil.CC.XX.VI. mouies l’emperador d’Alamagna con su huest por conquerir tierra de Iherusalem, e morio la, Dios aya su alma et a todos estos christianos» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 425); «Fue el emperador de Alemaña e el rey Ricard de Englaterra por prender a Jerusalem, e non la prisieron. Era M.CCXXVII» (Anales toledanos I, p. 571). Federico I (1122-1190) emprendió la cruzada en 1189.

65 «Este rrey don Sancho el Mayor fo seyñor de Espayña e de toda la tierra de christianos e apostremas mataron lo en Asturias en hera mlxxiii» (Libro de las generaciones de hacia 1256, p. 319); «Et su muerte fue desta guisa: andando ell por tierra de Asturias a sabor de si, llego un peon, et matol a traycion; et esto fue a los nueue annos del regnado del rey don Vermudo, en la era de mill et lii annos» (Estoria de España, p. 481b12-15). Estos tres textos son los únicos, hasta donde sé, que transmiten esta singular noticia sobre la muerte de Sancho el Mayor (1004-1035), pero no parece haber una relación directa entre ellos, ya que ofrecen precisiones diversas.

66 Sobre la ocupación de Navarra por Sancho Ramírez, véase José María LACARRA, Historia política del Reino de Navarra, Pamplona: Aranzadi, 1972-1973, 1, p. 271-275.

67 «Et era M.C.XXII. priso ad Arguedas et Nabal, et avie batalla con el rey de Tudela que los venia a correr, et venciolo et mato muytos moros en las kalendas de febrero; despues XI kalendas iunii avio batalla en Morella con el Zit» (Crónica de los estados peninsulares, p. 121); «En l’any de MLXXXIIII [...] e dissabte aprés sigüent féu batalla en Tudela. E XIXº kalendas setembri féu batalla en Morello» (Crònica general, p. 62-63). Sobre el encuentro militar de Tudela, A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p.88. Y sobre la batalla de Morella, Ramón MENÉNDEZ PIDAL, La España del Cid. 2 vols. Madrid: Espasa-Calpe, 1947, 1, p. 297, y 2, p. 740-741, y Alfonso BOIX JOVANI y Alberto MONTANER FRUTOS, Guerra en Sarq Al'andalus. Las batallas cidianas de Morella (1084) y Cuarte (1094), Zaragoza: Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo, 2005, p. 74-75. La noticia de la Crónica de los estados peninsulares y de nuestros anales ha de tener un origen común (al igual que otras efemérides, según comento adelante), y parece más verosímil suponer que la lección genuina en cuanto a la fecha se haya conservado aquí en el primer texto («XI kalendas iunii», 22 de mayo), y no en los anales («XI. kalendas ianuarii», 22 de diciembre). Menéndez Pidal dio por buena la data que ofrece la Crònica general (19 de agosto), aunque no encuentro argumentos para otorgarle más validez que a los otros dos textos. Para la transformación de esta noticia sobre Rodrigo Díaz en la segunda versión de la Crònica general, véase D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 188.

68 A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 94-95. El Chronicon Sancti-Maxentii sitúa el hecho en 1087.

69 «En l’any de Nostre Senyor MLXXXVIII en los mes de maig, lo dit rei edificà lo monestir de Mont-Aragó e la canonia de Jaca e de Fanlo» (Crònica general, p. 63); «Era .Mª.C.XXIII. annos poblo Montaragon el rey don Sancho» (Anales romances del Fuero general de Navarra, p. 424); «El rey D. Sancho pobló a Montaragon. Era MCXXVI» (Anales toledanos I, p. 569). A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 91, aunque tanto nuestros anales como la Crònica general parecen confirmar la fecha de 1088.

70 «Pero en la era de millesima C.XXVIII tanto agusto et apreto Huesca su padre don Sancho que obligaronse los moros de dar parias cada anno; et los moros enbiaron calladament a don Alfons, que priso Toledo, que los manparas del rey d’Aragon, et que darian las parias dobladas que davan al rey d’Aragon, et fincarian por suyos. El rey don Alffons enbio hy al cuende don Sancho con todo su poder, et lego el infante don Pedro su padre et quando yva enta el, el conte Sancho partiosse dende» (Crónica de los estados peninsulares, p. 124); «Era M.ª C.ª xxviii.ª presa es Huesca del rey don Sancho e del rey don Pero fijo del, en ayuda al rey don Alfonso a Castiella porque los moros lo tenien cercado en Toledo e baxaron con ellos e Dios ayudant vencidos fueron los moros» (Anales aragoneses, p. 143-144); «En l’any de MXC donà treüt Osca al dit rei, e fo en ajuda ab lo rei Alfonso de Castella en Toledo contra moros» (Crònica general, p. 63). Para la información sobre Huesca y sobre la ayuda a Alfonso VI, A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 104-105; y sobre el conde Sancho, F. BAUTISTA, «Memoria y modelo: una lectura de la Historia Roderici», Journal of Medieval Iberian Studies, 2, 2010, p. 1-30, p. 6 y n. 24. Nuestros anales muestran que la intervención de este último en Aragón ha de situarse en 1090, y no en 1092, como había propuesto Diego CATALÁN, «Rodericus» romanzado en los reinos de Aragón, Castilla y Navarra, con la colaboración de Enrique JEREZ, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2005, p. 132-133. Señalé ya la necesidad de corregir la hipótesis de Catalán en F. BAUTISTA, «Memoria y modelo», p. 9 y n. 36.

71 «En l’any de MXCIIII, pres Nabal e Puyo de Sanxo sobre Osca, e edificà lo castell de Martuello e de Loarre e d’Alqueçar» (Crònica general, p. 63); «Era M.ª C.ª xxx.ª vi.ª presa es Nabal rey don Sancho e de don Pero fijo del e el rey don Sancho assentosse en el puyo de sant Jorge sobre Huesca» (Anales aragoneses, p. 144-145). También Crónica de los estados peninsulares, p. 121. A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 118-121.

72 «Est don Pedro avia un fijo quel dician el infante don Sancho et morio era millesima C.XLII, kalendas febroarii, donde fueron muyt dolientes los de la tierra. Depues en esti anno mismo morio el rey don Pedro, IIIº kalendas octobris» (Cónica de los estados peninsulares, p. 124); «E XVº kalendas septembris, en l’any de Nostre Senyor MCXXV, moriren los fills del dit rei En Pedro. En aquest mateix any IIIº kalendas octobris, passà d’esta vida lo dit rei En Pedro en edad de XXXV anys [...]» (Crònica general, p. 66); «Era Mª. C.ª xlvii.ª murió el rey don Pero Sancho de Aragón e de Panplona pridie kalendas octobris» (Anales aragoneses, p. 148). La noticia sobre la muerte de Pedro I (1094-1104) figura de forma similar en los anales latinos del Fuero general de Navarra.

73 «Era M.ª C xlviii.ª murio el rey don Alfonso en la ciudat de Toledo pridie kalendas julii» (Anales aragoneses, p. 149). Alfonso VI (1065-1109). Las fuentes contemporáneas sitúan la muerte de Alfonso VI bien el 30 de junio (mayoritariamente), bien el 1 de julio. Véase Bernard F. REILLY, The Kingdom of León-Castilla under King Alfonso VI, 1065-1109, Princeton: Princeton University Press, 1988, p. 363 y n. 62, quien se inclina de modo poco convincente por la segunda.

74 «Fue presa Moriella de christianos. Era MCLIII» (Anales toledanos I, p. 569); «Et priso Muriella era M.ª C. L. VII» (Crónica de los estados peninsulares, p. 126). A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 147-151, quien sitúa la conquista en 1117.

75 «Esti vencio la grant batalla de Cotanda, en la qual fue el cuende de Piteus con DC hombres de cavallo, et morio hi el fijo de Miramohelin et tan grandes gentes de moros que no era conta. Et por esto dicen peor fue que la de Cutanda» (Crónica de los estados peninsulares, p. 126). Guillermo de Poitiers o de Aquitania (1071-1126). A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 161-162. Véase arriba entrada nº 26.

76 Guillermo de Pamplona (1115-1122); José GOÑI GAZTAMBIDE, Historia de los obispos de Pamplona, Pamplona: Institución Principe de Viana, 1979, 1, p. 316-26. Raimundo, abad de Leyre (1083-1122); nuestros anales avalan la datación de su muerte en 1122, como ya había defendido A. UBIETO ARTETA, «La creación de la Cofradía militar de Belchite», Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón, 5, 1952, p. 427-434, p. 429.

77 Véase la nota a la siguiente entrada.

78 «Depues desto lego sus gentes en la era de 1163, e vino con el don Gascon de Bearn e el ovispo de Zaragoza, don Pedro, e don Estevan, vispo de Jaca, en el mes de octubre entraron en la tierra de los moros, tallando e destruyendo legaron a Valenc. Depues passaron Xucar, e talaron Denia. Depues passaron a Murcia. Depues fueron ad Almeria, que la llamaban en aquel tiempo Accitana, e a la rayz de una penna e montanya fincaron sus tiendas; en el lugar que dicen Alzazar tenio la Nadal con grant gozo e con abastamiento de viandas. Depues fueron a Granada. Depues cerca Cordova corriendo, talando e astragando. Et el rey de Cordova seynnor de todos los reyes de Espanya de moros, con todo su poder, exio a dar la batalla en el lugar que yes dito Arinzol, e vencieronse los moros: fuyo el rey de Cordova, e morieron grandes gentes de moros que non avian conta» (Crónica de los estados peninsulares, p. 127-128). A. UBIETO ARTETA, Historia de Aragón: la formación territorial, p. 172-178.

79 La palabra «rey» está sobrescrita, aunque parece de la misma letra. Ver arriba entrada nº 29. La fecha del 7 de septiembre coincide con los Anales romances del Fuero general de Navarra, allí citados, y también con los anales latinos copiados con el mismo Fuero (p. 425).

80 Ángel J. MARTÍN DUQUE, «Cartulario de Santa María de Uncastillo (siglo XII)», Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón, 8, 1962, p. 647-740, p. 650 y doc. 26. En este documento se fecha la consagración de la iglesia el 2 de noviembre, no el 6, como hace nuestro texto.

81 No conozco otro texto que feche la consagración de la iglesia de San Martín. Véase J. GOÑI GAZTAMBIDE, Historia de los obispos de Pamplona, p. 439 quien refiere la recogida de limosnas en 1174 por el obispo de Pamplona Pedro de París con el fin de llevar a cabo una construcción en Uncastillo, que probablemente corresponda a San Martín.

82 Alfonso II de Aragón estaba en Uncastillo en julio de 1186 (Á. J. MARTÍN DUQUE, «Cartulario de Santa María de Uncastillo», p. 655 y n. 23), quizá a causa de este ataque de Sancho VI de Navarra.

83 Pedro de París, obispo de Pamplona (1167-1193), quien murió el 14 de junio; J. GOÑI GAZTAMBIDE, Historia de los obispos de Pamplona, p. 433-478.

84 García Ferrández, obispo de Pamplona (1194-1205), quien murió el 16 de mayo; J. GOÑI GAZTAMBIDE, Historia de los obispos de Pamplona, p. 509-526.

85 Se menciona un eclipse en este año en las Crónicas de los jueces de Teruel, p. 80-81.

86 Constanza de Aragón (1179-1222), el emperador Federico II (1194-1250) y Alfonso II de Provenza (1196-1209). Jerónimo ZURITA, Anales de la Corona de Aragón, Lib. II, cap. lviii refiere también la muerte del Conde de Provenza y de otros nobles aragoneses, aunque sitúa el viaje «por el mes de hebrero». La fecha de nuestros anales (29 de junio) parece más probable, ya que la boda se celebró el 12 de agosto de 1209: Martín ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, Rey de Aragón y Conde de Barcelona (1196-1213): documentos, testimonios y memoria histórica, Zaragoza: Institución «Fernando el Católico», 2010, 3, p. 1004.

87 M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 3, p. 1114, y 4, p. 1627. El testimonio más próximo a esta entrada lo ofrece el llamado por Villanueva Chronicon rotense.

88 Se trata del castillo de Loarre. Para esta noticia, M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 3, p. 1245.

89 Batalla de Las Navas de Tolosa (1212). M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 3, p. 1394-1397. La batalla tuvo lugar en realidad el 16 de julio (no el 17), y la toma de Úbeda el 23 del mismo mes.

90 Sancha de Castilla (1154-1208); M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 2, p. 899-900.

91 Batalla de Muret (1213). M. ALVIRA CABRER, Pedro el Católico, 4, p. 1582-1589.

92 Los datos de esta noticia son correctos: la flota aragonesa llegó a La Palomera el 7 de septiembre y la conquista de la isla se produjo el 31 de diciembre de 1229. Téngase en cuenta que el comienzo del año se situaba en la Corona de Aragón el 25 de diciembre, lo que explica la datación que se ofrece en el texto.

93 Esta noticia tiene el interés de mencionar a Artal como partícipe de la conquista de Morella y situar su entrega a Jaime I en ese mismo 1232; cf. Antonio UBIETO ARTETA, Orígenes del reino de Valencia: cuestiones cronológicas sobre su reconquista, Valencia: Anubar, 1975, p. 52-56.

94 Las entradas 78-80 están escritas en una letra ligeramente distinta, y el corte parece avalado por el salto cronológico que se produce entre 77 y 78.

95 Alfonso VIII de Castilla (1158-1214).

96 Enrique I de Castilla (1214-1217).

97 Sancho VII de Navarra (1194-1234).

98 Las entradas 81-87 se deben a un copista distinto del resto de los anales.

99 Crónicas de los jueces de Teruel, p. 90-91; A. UBIETO ARTETA, Orígenes del reino de Valencia, p. 56-57.

100 Sancho de Ahones, obispo de Zaragoza (1216-¿1236?). Armando Serrano Martínez, «Episcopologio de Zaragoza», Aragonia Sacra, 16-17, 2001-2003, págs. 197-246, p. 207. No conozco otra fuente que hable de su muerte en Tierra Santa.

101 Crónicas de los jueces de Teruel, p. 92-93; A. UBIETO ARTETA, Orígenes del reino de Valencia, p. 70.

102 Crónicas de los jueces de Teruel, p. 92-93; A. UBIETO ARTETA, Orígenes del reino de Valencia, p. 79.

103 Sobre esta batalla, J. ZURITA, Anales de la Corona de Aragón, Lib. III, cap. xxxvii, quien dice que «fue por el mes de agosto». Vencieron los cristianos capitaneados por Bernat Guillem d’Entença, cuya muerte poco después rememora Jaime I en su Llibre dels fets, caps. 231-232. Los otros personajes mencionados serían Guillem d’Aguiló y Berenguer d’Entença.

104 Se trata de las poblaciones de Almenara, Uxó y Eslida; A. UBIETO ARTETA, Orígenes del reino de Valencia, p. 87. Para la tradición analística sobre la rendición de Valencia, véase ibid., p. 97, con cuya datación en el 28 de septiembre está conforme nuestro texto.

105 Pedro Remírez de Piedrola, obispo de Pamplona (1230-1238), cuya muerte puede fijarse en realidad el 5 de octubre, un día después de la que dan nuestros anales; J. GOÑI GAZTAMBIDE, Historia de los obispos de Pamplona, p. 567-584.

106 Esta entrada se debe a una mano distinta de la que anota las anteriores (81-87).

107 De forma más lacónica, este eclipse se menciona también en la Crónicas de los jueces de Teruel, p. 94-95.

108 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344, p. lvi; F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 153.

109 Otras innovaciones, que pueden percibirse en la comparación entre estos tres textos, se observan por ejemplo en los pasajes citados en las entradas 19 y 37.

110 La aparición de este tercer texto evidencia que los *Anales navarros hasta 1196 no pueden identificarse con los Anales romances del Fuero general de Navarra, como en principio podría pensarse, ya que los primeros ponen de manifiesto diversas innovaciones y omisiones en este último texto.

111 Queda por otro lado la duda de si la entrada 2, que no se lee en los Anales toledanos I, formaría parte de tal subarquetipo o sería una innovación de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239. Con todo, teniendo en cuenta su sintonía con el resto, al estar en latín y centrarse en San Juan de la Peña, la primera opción resulta la más probable. La dependencia de estos dos anales respecto de un subarquetipo común podría estar en el origen de algunas lecciones próximas en ciertas entradas (22 y 44).

112 Sobre la presencia de la materia de Bretaña en la corte navarra a comienzos del siglo XIII, F. BAUTISTA, «Genealogías de la materia de Bretaña: del Liber regum navarro a Pedro de Barcelos (c. 1200-1350)», e-Spania [En ligne], 16 | décembre 2013URL: http://e-spania.revues.org/22632; DOI: 10.4000/e-spania.22632.

113 Puede ser el caso de la noticia sobre Montearagón que he mencionado, ya que se refiere en la segunda parte de los anales (53). A su vez, cabe pensar que se eliminaron también por el mismo motivo algunas efemérides procedentes del modelo de esa segunda parte (ver más adelante).

114 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344, p. lvi; F. BAUTISTA, «Original, versiones e influencia del Liber regum», Apéndice 4.

115 Véase también F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 155-156, que preciso y complemento a continuación. El carácter compilatorio de los *Anales navarros hasta 1196 podría relacionarse a su vez con el desorden cronológico que presenta el texto en algunos puntos, visible tanto en los Anales romances del Fuero general de Navarra como en los Anales navarro-aragoneses hasta 1239.

116 Compárense las siguientes: 8, 9, 10, 11, 16, 16, 18, 19, 20, 23, 24, 25, 36, 40, 42 y 47. Para los Annales Burgenses, ver la edición de Gonzalo MARTINEZ DÍEZ, «Tres anales burgaleses medievales», Boletín de la Institución Fernán González, 83, 2004, p. 227-263, p. 133-135, y para los Annales Compostellani, José María FERNANDEZ CATÓN, El llamado «Tumbo colorado» y otros códices de la Iglesia compostelana: ensayo de reconstrucción, León: Centro de Estudios e Investigación San Isidoro, 1990, p. 251-258. Manuel GOMEZ-MORENO, «Anales castellanos», en Discursos leídos ante la Real Academia de la Historia en la recepción de Manuel Gómez-Moreno Martínez el día 27 de mayo de 1917, Madrid: Real Academia de la Historia, 1917, p. 3-30 señaló su dependencia de un modelo común, que denominó *Efemérides riojanas. Ver también F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 148 y 152-153, donde propongo la denominación de *Annales Naierenses.

117 Alberto MONTANER FRUTOS, «El proyecto historiográfico del Archetypum Naiarense», e-Spania [En ligne], 7 | juin 2009, URL: http://e-spania.revues.org/18075; DOI: 10.4000/e-spania.18075.

118 A. C. FLORIANO, «Fragmento de unos viejos anales»; se trata de un texto acéfalo e incompleto por el final (tal y como nos ha llegado abarca de 1089 a 1212), lo que limita las posibilidades de comparación a ese arco temporal. Es probable que proceda de Zaragoza, F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 159.

119 F. BAUTISTA, «Memoria y modelo», p. 2 y n. 4. La noticia sobre la toma de Valencia por el Cid figura en los Annales Rivipullenses a. 1222 que mencionaba al comienzo de este trabajo y que espero publicar prontamente.

120 F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 159-160.

121 Para la presencia de noticias analísticas en la primera redacción de la Crònica general, véase D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 187-189 y 199-200, aunque es un asunto que merece un estudio más completo y detenido.

122 La narración que ofrece la Crònica general sobre Alfonso I es muy escueta, y no recoge informaciones similares a las de nuestros anales (26, 28, 31). Por otro lado, la noticia sobre la muerte de este rey presenta claras diferencias (29).

123 La presencia de la noticia de la muerte de Esteban, obispo de Zaragoza, y Gastón de Bearn, se da de forma similar tanto en las efemérides latinas de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239 (entrada nº 5) como en los Anales aragoneses. La noticia más reciente en la que se aprecia una relación entre entre ambos textos es la de la toma de Fraga, Lérida y Mequinenza en 1149 (entrada nº 45). En todo caso, el hecho de que esta noticia no figure en los Anales romances del fuero general de Navarra impide saber con seguridad si se encontraba en los *Anales romances hasta 1196, o si más bien es una innovación del subarquetipo común a los otros dos textos. Debe corregirse, en todo caso, a la luz del texto aquí editado, lo que señalo a este respecto en F. BAUTISTA, «Breve historiografía», p. 158-159.

124 Á. J. MARTÍN DUQUE, «Cartulario de Santa María de Uncastillo», p. 648 y n. 7; J. GOÑI GAZTAMBIDE, Historia de los obispos de Pamplona, p. 324-325 y 434-438.

125 Todo esto invitaría a postular que el propio ms. AM 805 fue confeccionado en esta localidad, extremo que en todo caso debe explorarse teniendo en cuenta otros códices procedentes de Uncastillo, aunque tal investigación desborda obviamente los límites de este trabajo.

126 Respecto de la entrada 53, la Crònica general transmite una información analística sobre el mismo hecho, aunque con una redacción que sugiere un origen diverso.

127 Sobre el papel de San Juan de la Peña en la gestión de la memoria de los primeros reyes aragoneses, véase ahora Carlos LALIENA CORBERA, «Contra la usura del tiempo».

128 D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 121.

129 Es probablemente también el caso de la entrada 55, que se refleja solo parcialmente en la Crónica de los estados peninsulares (véase arriba nuestra anotación al texto). En esta crónica aparecen otras noticias de probable origen analístico, como la toma de Huesca o la de Zaragoza (p. 124 y 126). Cabe pensar que tales efemérides se encontrarían también en el modelo de los Anales navarro-aragoneses hasta 1239, y que fuesen omitidas en este texto dado que las informaciones se recogían ya en la primera parte, derivadas de los *Anales navarros hasta 1196 (ver entradas 24 y 25). En todo caso, nada garantiza que todas las noticias de tipo analístico en la Crónica de los estados peninsulares procedieran de una única fuente.

130 A. UBIETO ARTETA (ed.), Crónica de los estados peninsulares, p. 20-29 defendió que esta obra se había compuesto en Montearagón, aunque no tenemos pruebas concluyentes. De ser así, cabría plantear la hipótesis de que esa sección antigua hasta 1134 procediera de ese castillo-abadía, pero de nuevo tampoco contamos con indicios claros al respecto, ya que dicho centro no tiene una presencia significativa en las efemérides transmitidas por nuestro texto (las entradas 53 y 54 no parecen decisivas en este sentido).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Bautista, « Anales navarro-aragoneses hasta 1239: edición y estudio », e-Spania [En ligne], 26 | février 2017, mis en ligne le 01 février 2017, consulté le 22 juin 2017. URL : http://e-spania.revues.org/26509 ; DOI : 10.4000/e-spania.26509

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org