Navigation – Plan du site
Les ports de la monarchie espagnole (II) : variété des modèles (XVIe-XVIIIe siècle)

Entre Resistencia y Colaboración: Los negros y mulatos en la sociedad colonial veracruzana, 1570-1650

Citlalli Domínguez Domínguez

Résumés

La période qui va de 1570 à 1650 a inclus un moment d’intense interaction économique entre la ville portuaire de Veracruz et le monde colonial atlantique, ce qui l’a amenée à connaître une circulation de marchandises, d’hommes, de femmes et de savoirs qui firent du principal port de la Nouvelle-Espagne, un espace de contacts économiques, sociaux, culturels qui eut des répercussions sur la configuration d’une dynamique régionale qui fit contraste avec le reste du territoire novohispanique. Cette connexion vers l’extérieur devait être liée à l’ouverture du cycle de l’argent, à l’introduction de cultures commerciales comme le sucre et au commerce d’esclaves. De la sorte Veracruz fut liée au commerce extérieur qui la connecta aux continents européen et africain tandis que vers 1580 démarra un processus de structuration d’un hinterland sucrier à travers la création de moulins à sucre et de sucreries dans les villages d’Orizaba, Jalapa et la ville de Córdoba (dans la zone centrale du piémont de Veracruz). Ce processus conduisit à l’introduction massive d’esclaves noirs en provenance de Guinée et d’Angola pour travailler à la production de sucre. Ainsi ce travail se propose d’analyser le rôle de la résistance et de la collaboration des Noirs et mulâtres de la Nouvelle-Espagne, éléments qui servent à articuler deux niveaux distincts de relations réciproques qui coexistèrent parmi ces groupes de Noirs, de mulâtres, esclaves et libres. Ces groupes ne furent en rien homogènes, mais donnèrent des caractéristiques particulières à la dynamique sociale de Veracruz. Ces caractéristiques se retrouvent partiellement dans d’autres sociétés latino-américaines, et tout spécialement dans les Caraïbes hispaniques.

Haut de page

Texte intégral

Y hubo algunos que tuvieron esclavos a su servicio, siendo ellos esclavos. Esto debió ser aquel negro que escribió de esta Nueva España a otro su amigo, también negro y esclavo, habiendo quedado en Santo Domingo o en España. Y decía la carta: “amigo fulano”, ésta es buena tierra para esclavos. Aquí el negro tiene buena comida, aquí negro tener esclavo que sirve negro, y el esclavo del negro tener naboría que quiere decir mozo o criado. Por eso trabaja que tu amo te venda para que vengas a esta tierra, que es la mejor del mundo para negros. (Toribio de Benavente, MOTOLINÍA, Memoriales, capítulo 86, 8)

  • 1 No debemos olvidar que el término “naborío” aludía a aquellos naturales que estaban a disposición d (...)
  • 2 Dentro de la historiografía se les conoce con el nombre de “negros conquistadores” algunos de ellos (...)

1El extracto anterior corresponde a la célebre obra Memoriales escrita por Fray Toribio de Benavente, alías Motolinía (en náhuatl el pobrecito), entre 1528 y 1530, una de las más grandes obras de la historiografía colonial mexicana, en donde el fraile franciscano rescata gran parte del pasado prehispánico que sobrevivió a través de las alianzas y mestizajes de las antiguas élites indias con los conquistadores ante el derrumbe de la Gran Tenochtitlán. Sin embargo, la cita no habla precisamente de aquellos indígenas que siempre fueron objeto de la inspiración del franciscano y de otros misioneros; por el contrario, hace referencia a los primeros negros llegados como esclavos en el temprano periodo colonial. La intención de señalar este extracto es la de ilustrar las diferentes aristas que integraron el sistema esclavista de las colonias españolas en América, específicamente, el de la Nueva España, espacio donde se sitúa nuestro estudio. Con ello, se evidencia la posibilidad de que, en algún momento, los esclavos podían tener a sus pares a su servicio, además de algunos indios1. Un ejemplo de ello lo constituyeron los negros ibéricos o “negros conquistadores” como los distinguió la historiografía a Juan Garrido y Alonso de Eguía, que al lado de Hernán Cortés participaron en la conquista de Tenochtitlan y en expediciones hacia el interior del actual territorio mexicano y a La Florida2.

  • 3 Gonzalo AGUIRRE BELTRÁN, La población negra de México, México D.F.: Fondo de Cultura, 1989, p. 45.

2Por otra parte, es interesante señalar las peculiaridades del sistema esclavista del que formaban parte y que comenzaba a desarrollarse en el recién fundado “reino” de ultramar en un momento en que el tráfico de esclavos hacia la Nueva España era aún incipiente, tanto que estos no tenían una presencia significativa dentro de la sociedad colonial, salvo en algunos sitios urbanos como: la ciudad de México, Oaxaca, Tlaxcala y Puebla donde comenzaban a integrar un importante sector de esclavos domésticos y de jornal que trabajaban como carpinteros, herreros, zapateros, panaderos e incluso de vendedores ambulantes, etc.3.

  • 4 Serge GRUZINSKI, Les quatre parties du monde. Histoire d’une mondialisation, París: La Martinière, (...)

3Para el caso de La Veracruz, si bien los hubo esclavos, siendo los más importantes los esclavos del Rey quienes fueron los encargados de construir la fortaleza de San Juan de Ulúa que sirvió de embarcadero natural y cárcel. Lo cierto es que la mayoría de la población que habitaba la ciudad estuvo integrada por aquellos negros y mulatos libres, procedentes de Sevilla, desde el inicio de la fundación del enclave portuario, solicitaron a la Casa de la Contratación de Sevilla pasar para fincar su vecindad en la nueva ciudad. De ahí que con el tiempo llegaran a formar un sector socioeconómico importante dedicado a las actividades del comercio de ultramar, que se expandió en el Atlántico y en el Caribe desde inicios del siglo XVI, intensificándose a partir de 1570 y 1580 con la Unión de las Coronas de España y Portugal. En donde el circuito de navegación integrado por los puertos de Sevilla, Santo Domingo, Cartagena y Veracruz cobró mucha más fuerza, y la Ciudad de México emergió como un nuevo centro de poder social, político y económico en la mundialización ibérica4.

  • 5 Este término fue muy usado en las descripciones de los viajeros de los siglos XVI-XVII para describ (...)

4El considerar esta multiplicidad de características que presentaron las personas de “pelo quieto y color quebrado”5, nos conduce a analizar las diferentes trayectorias que conocieron los negros y mulatos, esclavos o libres, en la sociedad colonial novohispana. Así, el itinerario de estos individuos incluyó diferentes estampas que van desde las representaciones de individuos soberbios, rebeldes, transgresores, pero también como hombres valientes y defensores del orden colonial, pues negros, mulatos, morenos y pardos libres sirvieron en la defensa de las costas del Mar del Norte y del Sur que tanto acecharon los piratas y corsarios, ocasionando cuantiosas pérdidas a la Corona española en los tres siglos de colonialismo. Todas ellas son características que privaron sobre los negros y mulatos, esclavos y libres, las cuales nos llevan a pensar los diferentes roles que jugó esta población en el proceso de integración de la sociedad colonial de la Nueva España.

  • 6 Antonio GARCÍA DE LEÓN, El mar de los deseos: El Caribe hispano-musical. Historia y contrapunto, Mé (...)

5Así, el objetivo principal de este trabajo es analizar dos peculiaridades que presentó este grupo en la sociedad veracruzana, es decir, intentamos analizar el papel de la resistencia y la colaboración de los negros y mulatos –libres y esclavos– en la Ciudad de Veracruz y su hinterland azucarero, en un momento de intensa interacción económica del enclave portuario con el mundo colonial atlántico, como consecuencia de la apertura económica que generó el inicio seguida de Sevilla que para esta fecha había logrado también del ciclo de la plata, la introducción del cultivo de la caña de azúcar y el tráfico negrero. Esto la llevó a conocer una circulación de mercancías, de hombres, mujeres y saberes que hicieron del puerto llave de la Nueva España, un espacio de intensos mestizajes y con una dinámica social particular que difiere enormemente con el resto del territorio novohispano6. Y que además coincidió con el despegue de los trapiches e ingenios azucareros hacia 1580, que se establecieron en su hinterland aledaño, principalmente en los pueblos de Orizaba, Jalapa y la villa de Córdoba, sitios establecidos en la zona central del pie de monte veracruzano donde se concentraba un importante sector de esclavizados procedentes de Guinea y Angola.

6De esta manera, el abordar el papel de la resistencia y la colaboración en los negros y mulatos novohispanos de Veracruz, libres o esclavos, sirve para articular dos niveles distintos de interrelación que coexistieron entre estos grupos, que no fueron para nada homogéneos, pues procedían de diversas realidades sociales, económicas e incluso culturales, que imprimieron características particulares al proceso regional veracruzano que hoy en día se perciben y lo han llevado a asemejarse a las sociedades del Caribe español, donde el comercio de ultramar y el binomio azúcar-esclavitud tuvieron un rol primordial.

Reviviendo una vieja práctica: El comercio de esclavos, 1570-1650

  • 7 Carmen BERNAND, Negros esclavos y libres en las ciudades hispanoamericanas, Madrid: Fundación Histó (...)

7Si bien desde los inicios de la conquista y la colonización española del actual México, los esclavos de origen africano jugaron un papel importante como parte de las huestes de los conquistadores para el sometimiento de los grupos indígenas del centro, sur y norte del territorio que conformaría la Nueva España, no fue sino hasta la fundación de las primeras ciudades como: Veracruz (1519), México (1521), Tlaxcala (1525), Oaxaca (1528), Puebla (1538), que la esclavitud comenzó a desarrollarse dentro de la sociedad colonial novohispana. En este sentido, como ha señalado Carmen Bernand, la ciudad en el mundo hispanoamericano fue el eje motor de las sociedades recién inventadas, y en ellas, la mayoría de los esclavos residían –contrario a lo que se pudiera pensar de que estaban confinados a la zona rural– habitando en los barrios localizados en el espacio urbano, en donde convivían con los españoles, mestizos e indios7.

8Es en estos sitios urbanos, como la Ciudad de México y en los puertos como Veracruz, en donde los 14 000 Negros que pasaron a las Indias, entre 1526 y 1550, encontraron su destino como trabajadores en diferentes facetas de la vida cotidiana. Cabe señalar que esta primera migración, estuvo encabezada por esclavos de origen “ibérico” y “caboverdiano”, los cuales fueron imprescindibles para levantar y sostener el desarrollo social y económico del virreinato, en un periodo de crisis demográfica indígena causada por la brutal epidemia del “cocoliztle” que mermó considerablemente a la población nativa del centro de México.

  • 8 Isidoro MORENO, La Antigua Hermandad de los Negros de Sevilla. Etnicidad, Poder y Sociedad en 600 a (...)
  • 9 Rafael PÉREZ GARCÍA y Manuel F. FERNÁNDEZ CHÁVEZ, “Sevilla y la Trata Negrera Atlántica: Envíos de (...)

9Con respecto a esta migración, resulta necesario señalar que los negros y mulatos, esclavos y libres, llegados durante la primera mitad del siglo habían adquirido el idioma y las prácticas sociales, culturales y religiosas de la península8. Así, durante los primeros años de la colonización hispana en América, se recibieron al menos 1 500 esclavos de estas partes de la península, principalmente de Lisboa, que era en la primera mitad del siglo XVI la ciudad con más negros esclavos del mundo ibérico con alrededor de 10 000, que representaban el 10% de la población. Seguida de Sevilla que para esta fecha había logrado también crear un mercado de esclavos, pero que no sólo eran de origen negro-africano, sino también, de origen musulmán9.

10Esta primera oleada de esclavos destinada a los centros urbanos de tierra adentro y al enclave portuario veracruzano, contrastó con aquella que se dio a partir de 1570, que estuvo caracterizada por la introducción de negros de Angola destinados al trabajo en las minas, trapiches e ingenios azucareros y obrajes novohispanos.

  • 10 Estela ROSELLO, La cofradía de negros: una ventana a la tercera raíz: el caso de San Benito de Pale (...)
  • 11 Cabe mencionar que haciendo una comparación entre los diferentes movimientos de cimarrones que se g (...)

11Estas diferencias en el mercado de esclavos fueron esenciales para comprender las diferentes estrategias de integración de los negros en la sociedad colonial. En el caso de los negros “ibéricos”, el poseer la cultura del colonizador, ayudó a una asimilación más temprana, un ejemplo de ello, fue la utilización de estos en las milicias para defender los litorales costeros, además de la conformación de cofradías como la de San Benito de Palermo en Veracruz, donde negros y mulatos, esclavos y libres, de este origen convivieron a través de la adoración a este santo10. Esta situación contrastaría fuertemente con la de negros de Angola localizados en el espacio azucarero de tierra adentro, quienes desde a finales del siglo XVI comenzaron a desarrollar movimientos de esclavos huidos con el afán de obtener su libertad a través de la reducción a pueblos de negros libres11.

  • 12 Leo GAROFALO y Kathryn J. MCKNIGHT, AFRO-LATINO VOICES, USA: Indianapolis, Cambridge, Hackett publi (...)
  • 13 Peter GERHARD, Geografía histórica de la Nueva España, México: UNAM, 2001.

12Con respecto a Veracruz es necesario considerar estas peculiaridades, pues en tanto espacio de reciente creación, carente de una mano de obra indígena, eran los negros y mulatos, esclavos y libres, quienes sustentaron durante los siglos XVI y XVII la vida social, económica y cultural. Así, se convirtieron irreductiblemente en una pieza angular dentro de la sociedad portuaria. De esta manera, podemos imaginar que el esclavo porteño tuvo otras posibilidades de recrear su cotidianidad, el hecho de poder desplazarse dentro y fuera de la ciudad, al territorio aledaño e incluso partir con las tripulaciones para el comercio con el Caribe, le ofreció otras rutas alternativas de asimilación e integración para obtener un lugar dentro de la sociedad de la que formó parte12. Con el paso del tiempo esta migración forzada se fue diluyendo, dando paso a una sociedad negra y mulata integrada en su mayoría por gente libre que se insertaron como pequeños comerciantes, trabajadores y agentes comerciales en el enclave portuario de Veracruz donde representaron alrededor del 50% de la población que constituyó en el pequeño y frágil emplazamiento13.

13En efecto, esta situación contrastará fuertemente en lo tocante a aquella que se desarrolló en tierra adentro, sobre todo con aquella que a partir de 1570-1580 empieza a conformarse a consecuencia de la fundación de los trapiches e ingenios azucareros de Orizaba, Jalapa y Córdoba. Pues esta actividad implicaba un sometimiento y una coerción muchas veces brutal del amo hacia sus esclavonías, situación que dio origen a finales del siglo XVI a la irrupción de fuertes levantamientos de esclavos por todo el litoral del Golfo de México. En las jurisdicciones de Orizaba, La Antigua y la Nueva Veracruz se concentraron sublevaciones que azotarían los caminos reales que subían de la ciudad-puerto a la capital de la Nueva España, a través de los pueblos de Orizaba (vía oriental) y a Xalapa (vía occidental). Siendo la insurrección de 1609 del negro bantú Yanga, la más exitosa, y que sirvió de modelo a la realizada cien años después por los Morenos de Nuestra Señora de Amapa, también aledaña a Veracruz y a la villa de Córdoba.

14De esta manera, la Veracruz y sus haciendas azucareras de tierra adentro permiten analizar las dinámicas de la población esclava y libre, en el contexto urbano y en el rural, que ayudan a dar una explicación de la trayectoria de los negros y mulatos en el contexto no sólo colonial veracruzano, sino también novohispano; además de coadyuvar a identificar las similitudes y diferencias con otras sociedades coloniales de Hispanoamérica.

Una ciudad-puerto para un reino de ultramar. La Veracruz vagabunda

  • 14 Alain MUSSET, Villes nomades du Nouveau Monde, París: EHESS, 2012, p. 11.

15La ciudad y puerto de Veracruz fundada en 1519 de manos de Hernán Cortés, obliga a analizar un proceso de conformación social, territorial y político de una ciudad, un tanto vagabunda y episódica, como lo fueron “las sesenta villas y ciudades desplazadas entre el inicio de la conquista española y fin del periodo colonial”14. Sobrevivió itinerante cerca de un siglo buscando un sitio definitivo hasta que por Real Cédula de 1597 se decidió establecerla en “la banda de tierra de firme” que se extendía frente al islote de San Juan de Ulúa, sitio donde había comenzado en 1519 la conquista y colonización del actual México.

  • 15 Antonio GARCÍA DE LEÓN, Tierra adentro, Mar en fuera: El puerto de Veracruz y su litoral a Sotavent (...)

16Los motivos que marcaron el traslado de la vieja Veracruz (hoy La Antigua), a su actual sitio, estuvieron ligados a factores económicos, políticos y climáticos. Uno de ellos fue la catástrofe causada en 1552 por el huracán que azotó durante tres días la costa del Golfo de México, el cual no sólo arrasó con la estructura urbana del puerto pluvial, sino que también terminó por modificar el curso y cegar la desembocadura del río Hutizilapan15. Lo que dificultaba el traslado de las mercancías del islote a la vieja ciudad, haciendo cada vez más inviable esta ruta de navegación.

17La disputa por el traslado duró al menos unos cuarenta años, y estuvo siempre marcada por la presión de los intereses económicos del grupo de comerciantes establecidos en las llamadas ventas de Huitrón, o banda “de tierra de firme”, quienes ya poseían almacenes, ventas, mesones, etc. Por otra parte, también argumentaban que el nuevo emplazamiento tenía un acceso más cómodo a la bahía, favoreciendo la carga y descarga entre San Juan de Ulúa y la Nueva Ciudad. Además, de que el sitio estaba más próximo a la Ciudad de México, favoreciendo el mercadeo entre el Altiplano y la costa.

  • 16 Alain MUSSET, op. cit., p. 19.
  • 17 Pierre CHAUNU, Conquête et exploitation des nouveaux mondes, XVIe siècle, París: PUF, 1969.

18Cabe señalar, que los desplazamientos sufridos por la ciudad-puerto a lo largo del siglo XVI fueron parte de una realidad constante en la mayoría de los asentamientos fundados por los españoles en América. Como ha señalado Alain Musset éstos “generalmente respondían a estrategias territoriales e intereses políticos y económicos”16, que no siempre eran los de la Corona, pero sí los de la empresa de la conquista y la colonización. El caso de Veracruz ilustra muy bien lo anterior: una ciudad cuatro veces vagabunda, en función de las ventajas que ésta podía ofrecer al comercio con el Atlántico, específicamente, con Sevilla, y también de las imposiciones de las élites novohispanas establecidas en la Ciudad de México, quienes desde el centro del virreinato, durante los siglos XVI y XVII jugaron un papel fundamental para el florecimiento de la vida económica, social y política del emplazamiento del Golfo17.

  • 18 Adriana GIL MAROÑO, “Espacio urbano en la ciudad de Veracruz según el Padrón de Revillagigedo” (179 (...)

19No obstante, en la realidad, el nuevo sitio no ofrecía mejores condiciones que el anterior, pues la bahía tenía varias características que la hacían poco rentable. Se localizaba a mar abierto, en un llano rodeado de médanos sin resguardo natural alguno que limitaba el crecimiento de una estructura urbana amurallada de la que se careció hasta bien entrado el siglo XVIII18. Todo ello favoreció a lo largo de los siglos XVI y XVII el surgimiento de nuevas acechanzas, en virtud de hallarse más expuesta a las acciones de piratas y contrabandistas de los “enemigos” del Imperio español.

20Por si esto no fuera poco, el clima subtropical ayudaba a la proliferación de los mosquitos y enfermedades como el “vomito negro” que terminaban por mermar o aniquilar a todo aquel que no pudiera adaptarse al malsano trópico veracruzano. A esto se añadió la falta de un abasto suficiente de agua que solamente proporcionaba el arroyo de Tenoya, situación que empeoraba en verano, ante la falta de lluvias.

  • 19 Miguel GARCIA BUSTAMANTE, El esclavo negro y el desarrollo económico de Veracruz 1580-1650, México: (...)

21Lo anterior hizo casi insostenible la vida para la mayoría de los españoles en este frágil puerto durante los dos primeros siglos de colonización. Éstos en su mayoría preferían radicar en las ciudades de México y Puebla, desde las cuales controlaban sus negocios a través de redes clientelares y agentes comerciales. O bien asentarse en los pueblos de Orizaba y Jalapa y más tardíamente en la villa Córdoba, pues ofrecían un clima más benigno, con un fértil valle que favoreció la creación de trapiches e ingenios azucareros, dando origen al surgimiento de pequeñas oligarquías locales dedicadas al comercio de esclavos y del azúcar 19.

  • 20 Mathilde SOUTO MANTECON, Mar abierto. La política y el Comercio del Consulado de Veracruz en el oca (...)
  • 21 Solange ALBERRO, Inquisición y sociedad en el México Colonial. 1571-1700, México D. F.: Fondo de Cu (...)

22Todo esto repercutió en la formación de una comunidad mercantil tardía propia que dependió durante dos siglos de los núcleos mercantiles establecidos en la Ciudad de México y Sevilla20. Por si fuera poco, durante los siglos XVI y XVII se contó con una población fluctuante ligada a los vaivenes del comercio del Atlántico colonial21, trayendo consigo una conformación social más lenta que la de otros enclaves americanos fundados en el Caribe español.

  • 22 En los cuatro emplazamientos que tuvo La Veracruz, la mano de obra indígena siempre fue escasa, por (...)

23Este conjunto de características sirvió para delinear el perfil social, económico y urbano de la Veracruz. Pese a esto, la vocación de funcionar como espacio bisagra entre la Ciudad de México, Sevilla, el Caribe y el Pacífico, llevó a Veracruz a trazar otras trayectorias histórico-culturales ligadas al vaivén del trasiego colonial, a la escasa población india22, al tráfico de esclavos y a una población negra/mulata libre, donde prácticas como el contrabando y asedio de los piratas como Francis Drake y Hawkins –1568– y más tarde en 1672 el holandés Lorencillo la ligaron a las dinámicas de enclaves como Cartagena de Indias, Portobelo y La Habana.

24Sin embargo, pese a las dificultades que encerraba habitar en ese lugar inhóspito, la atracción que ejerció para individuos como los negros y mulatos libres procedentes de la Península Ibérica, portugueses, franceses, ingleses e incluso griegos, hizo que estos individuos catalogados por las autoridades civiles y eclesiásticas como gente de “mal vivir”, contemplaran al espacio portuario como un lugar para echar raíces. Así, el principal puerto de la Nueva España ofrecía a los viajeros un paisaje muy diferente al de las sociedades localizadas en el Altiplano, donde el componente indo-español dominó el marco de las relaciones sociales. La Veracruz era una ciudad más del Caribe, sujeta como todas ellas al comercio de ultramar; un emplazamiento español, habitado en su mayoría por negros y mulatos libres. Esto hizo que con el paso del tiempo se tornara un territorio de la “gente de color quebrado” que contrastaba fuertemente con el binomio azúcar-esclavitud de tierra adentro.

  • 23 Hacia el interior esta red de caminos articulaba puntos estratégicos de los mercados regionales nov (...)

25Por otra parte, es necesario señalar que entre 1570 y 1650 la conformación del puerto quedó supeditada en buena parte a las necesidades de las élites políticas y económicas de la capital novohispana. Las cuales deseaban garantizar la rentabilidad del sistema de flotas y también de caminos internos que se construyó a partir de la Ciudad de México y su principal puerto23. Sin duda, la condición de Veracruz como principal puerta de la Nueva España fue lo que le dio realce e importancia durante el periodo colonial. No obstante, más allá del periodo de flotas durante la Carrera de Indias, que en palabras de Pierre Chaunu era lo que sostuvo a la ciudad a flote, fue el comercio de contrabando de vinos, telas, esclavos, cacao, perlas, etc., que se desarrolló entre Cartagena de Indias, Portobelo y Santo Domingo con la Veracruz, lo que la hizo permanecer viva en el devenir del mundo colonial español.

La ciudad de Veracruz, territorio-frontera de los Negros y Mulatos libres: La colaboración

Es tierra muy calurosa y enferma donde reinan los mosquitos y aun los negros, porque de todos hay gran suma y tienen casi toda la libertad que quieren. (Antonio de Ciudad Real, 1584, 36-48)

26Hacia 1584 al desembarcar en San Juan de Ulúa, el fraile franciscano Antonio de Ciudad Real describió a la Veracruz como una tierra inhóspita, con un clima que favorecía la proliferación de los mosquitos y con ello el “vomito negro”. Pero, más allá de estas características, que fueron muy recurrentes en las descripciones hechas por los viajeros de los siglos XVI y XVII y que hoy en día conocemos gracias a sus diarios de viaje, llama la atención la comparación que hace entre los mosquitos y la población negra de condición libre que habitaba en el recinto portuario.

  • 24 Ursula CAMBA LUDLOW, Imaginarios Ambiguos, realidades contradictorias: Las representaciones de los (...)
  • 25 Enriqueta VILA VILAR, Hispanoamérica y el Comercio de Esclavos, Sevilla: Escuela de Estudios Hispan (...)

27Así, establece una comparación entre estos insectos de color “negro” y la movilidad –puesto que los mosquitos pueden estar en todas partes–, como lo estaban algunos negros y mulatos libres en el emplazamiento. Estas analogías que construyó Antonio de Ciudad Real entre los mosquitos y los negros, remiten al menos a dos cosas: por un lado, que el principal puerto de la Nueva España estuviera habitado por gente libre que tenían los mismos derechos que los españoles. Además de enfatizar que “hay gran suma y viven con toda la libertad que ellos quieren”, evoca a una constante preocupación que existió en el imaginario de los españoles sobre los negros y mulatos novohispanos como individuos de “andar deshonesto, altivos, atrevidos, altaneros y audaces”24, que eran incluso capaces de rebelarse contra el gobierno colonial. Cabe señalar, que esta descripción cobra mucha más relevancia por suscitarse en 1584, fecha para la cual el puerto de Veracruz goza celebridad de ser el principal puerto comercial y esclavista de la Nueva España25, en donde a sus alrededores se suscita una insurrección de negros alzados que asaltan los caminos que conducen a la jurisdicción de la Vieja Veracruz y a Jalapa.

28Aunado a lo anterior, debe agregarse que ya para ese entonces existía una milicia de negros y mulatos libres que servían de defensa a la ciudad, y también dos pueblos de negros libres, uno localizado en la Vieja Veracruz después de que los españoles la abandonaran, mientras que el otro era un pequeño “mocambo”–palenque en portugués– viviendo hacia el sur de la muralla portuaria. A ello hay que agregar que para ese entonces existían un sector de ellos dedicado a la arriería que garantizaba el abasto de carne a la ciudad. Situación que ya había sido regulada en las Ordenanzas, particularmente desde 1560 y 1570, hechas por el virrey Luis de Velasco, que buscaba controlar y vigilar el trabajo de negros y mulatos libres en los diversos oficios que podían desempeñar en el “reino”.

29De ahí la importancia que cobra este relato del fraile franciscano, a quien la libertad de estos individuos al parecer escandalizó, de manera que estableció una similitud de ellos con los mosquitos –abundantes en el clima tropical veracruzano. No obstante, la misma naturaleza sobre la cual había sido fundada la ciudad, es decir, en un espacio vacío, carente de población nativa, y con un clima inhóspito para la vida urbana según los españoles del periodo, esto hizo de este sitio un lugar habitado en su mayoría por los negros y mulatos, libres y esclavos, además de otros extranjeros como los comerciantes y navegantes portugueses que se establecieron en ella. Así desde este enclave, negros, mulatos y portugueses se erigieron en el periodo que va de 1570 a 1650, en los principales encargados de articular el tráfico de esclavos, telas, vinos y otras mercadurías entre el Atlántico Norte-Sur y el Caribe español.

30Ahora bien, ¿desde qué aspecto podemos entender esta colaboración? Puede comprenderse desde los dispositivos de control creados por el gobierno colonial como fueron las milicias, además de las actividades comerciales de las cuales necesitaba la Monarquía para poder articular su espacio de ultramar con el Caribe hispano y también aquellas estrategias consideradas como transgresoras para el orden social. Así como ya lo han señalado algunos historiadores el colaboracionismo de los negros y mulatos libres e incluso esclavos en el periodo de 1570 a 1650 fue esencial y a veces peligroso según los momentos de tensión social tanto interna como externa a los que se enfrentaba el imperio español. Siendo La Veracruz una de las llaves de las Indias, también fue un espacio poroso y poco controlable.

  • 26 Jean-Pierre TARDIEU, Cimarrones de Panamá: La forja de una identidad afroamericana en el siglo XVI, (...)

31Dentro del colaboracionismo contra la Corona que desempeñaron los negros y mulatos, sobre todos aquellos de condición esclava, fue el de ayudar al asedio de los piratas no sólo al puerto de Veracruz, sino también, que pudieran internarse en el litoral del Golfo de México sobre todo en los pequeños embarcaderos como lo fue Pánuco al Norte, Alvarado (aledaño al puerto) y la villa de Espíritu Santo en el Sur. Todo esto suscitó siempre el temor de la Corona española, la cual a partir de la trágica experiencia que tuvieron con el ataque de Francis Drake en el Istmo de Panamá, en donde logró internarse a través de los nexos con los jefes de la guerrilla local, unos negros cimarrones de origen angolés26. Así, cuando el mismo pirata inglés amenazaba con entrar en Veracruz se temía que aquellas incipientes movilizaciones de esclavos lo ayudaran a entrar al puerto. Pues a finales del siglo XVI contaba con una débil estructura circense que poco servía para la defensa de sus habitantes y los tesoros reales.

  • 27 Ben VINSON, Bearing in the Arms for His Majesty: the Free-Colored Militial in Mexico, Stanford: Sta (...)

32De ahí muchos temores de la población española, mulata y negra libre que vivía ya entre la Nueva y Vieja Veracruz por el posible papel colaboracionista que estos cimarrones podían desempeñar no sólo en contra de la Corona, sino también en detrimento del comercio de los vecinos. Sin embargo, lo cierto es que esta actividad dependía del momento, pues ante la supuesta incursión del inglés forastero, fueron las milicias de negros y mulatos libres quienes defendieron al enclave de un posible saqueo pirata. Pues estas milicias no sólo servían para la defensa, sino para recolectar el tributo de las comunidades indígenas de las jurisdicciones al sur del puerto de Veracruz. En este sentido, valdría la pena señalar que estas milicias de negros y mulatos libres eran administradas por individuos catalogados por las autoridades castellanas, de portugueses que además controlaban el mercado local de esclavos que nacía del puerto y se extendía a los pueblos de Orizaba, Jalapa y también a la Ciudad de México. Por otra parte, la participación de negros y mulatos en las milicias también sería utilizada para reprimir brotes de insurrección indígena en el sur de Veracruz y en otras partes del “Reino”27.

33Otra manera de comprender el colaboracionismo desempeñado por estos individuos de “color quebrado y pelo quieto” fue la práctica de la navegación, pues ellos y los portugueses participaron activamente en el control de las rutas marítimas utilizadas en el contrabando de vinos, telas, esclavos y perlas que realizaban entre Cartagena de Indias, Santo Domingo y Veracruz. Esta práctica que fue condenada por las autoridades españolas coloniales por ser clandestina y perniciosa para las finanzas del Rey, también sirvió para la formación de una paulatina economía regional en el Caribe hispano y sus puertos que para finales del siglo XVII gozaban de una dinámica propia. Dicha dinámica contrastó fuertemente con el monopolio que la Corona siempre intentó imponer, sobre todo después de 1620 cuando los intercambios comerciales entre Sevilla y Veracruz entraron en un proceso de estancamiento.

34De esta manera como podrá observarse el colaboracionismo que se dio en nuestros actores de estudio revistió de varios niveles y características que estuvieron no sólo marcados por los momentos de tensión –cimarronaje– que se suscitaron en el periodo de 1570-1650, sino también por las actividades económicas –navegantes– que tanto negros y mulatos libres o esclavos ejercieron en el ámbito portuario. De ahí que algunas veces se les percibiera como enemigos de la Corona, pero otras también como súbditos valerosos y necesarios para ella, como lo fue en el caso de las milicias.

Azúcar y resistencia esclava: Los cimarrones veracruzanos

35El hinterland aledaño a la ciudad-puerto de Veracruz comenzó a estar dominado por un paisaje lleno de trapiches e ingenios azucareros hacia los años de 1570 y 1580 que coinciden con una apertura de los mercados regionales de la plata, el azúcar y los obrajes en el valle de México. Así, a finales del siglo XVI por todo el litoral del Golfo de México existen pequeñas irrupciones de bandas de negros cimarrones, en el paraje de la Rinconada que está en el camino que sube hacia Jalapa con destino a la Ciudad de México. Son frecuentes los ataques a los convoyes que trasladan las mercadurías. Además, para 1570 estos salteadores hurtan, matan y asaltan a los vecinos de la Vieja Veracruz que infructuosamente se quejaban ante el Alcalde de la Vieja y Nueva Veracruz del acoso insistente que sufrían de los cimarrones de esta zona aledaña al enclave y al Islote de San Juan de Ulúa.

  • 28 Colin PALMER, Negro Slavery in Mexico 1570-1650, Wisconsin: Madinson University Press, 1970.
  • 29 Los estudios emblemáticos sobre rebeliones esclavas o cimarronaje provenían de lugares como Cuba, C (...)

36Cabe mencionar que en las sublevaciones de Yanga –1609– y más tarde la Amapa –1709–, también aledaña a la zona azucarera de Córdoba28 quedó demostrada la capacidad de organización y resistencia; las fases del combate y las negociaciones que entablaron los líderes utilizando como estrategia el recurso de la “reducción” a pueblos libres a cambio de pagar tributos y servicios al Rey defiendo al “Reino”. Ello permite observar los paralelismos de estas sublevaciones con las suscitadas en las regiones azucareras de Cuba, Colombia, Venezuela, Panamá y Brasil, donde la polarización racial y sobreexplotación laboral en las haciendas dio como resultado fuertes procesos de emancipación esclava29.

37También en estas resistencias periféricas que se desarrollaron en los hinterland azucareros, pusieron en evidencia las relaciones conflictivas, además de punitivas que se desarrollaron entre amos y esclavos, sobre todo en aquellos espacios económicos vinculados a la actividad azucarera. Así, según consta en algunos documentos inquisitoriales sobre negros esclavos de Orizaba, Jalapa y Córdoba, a los cuales se les inculpa de idolatrías, blasfemias y otras transgresiones a la fe católica, destaca que estas actividades son realizadas como medios para caer bajo el Tribunal del Santo Oficio, al cual declaran haberlas realizado por el maltrato que sufren del amo. De esta manera, podríamos señalar que son estrategias para resistir a la esclavitud, pero también para lograr salir de la hacienda azucarera, pues en algunas ocasiones estos negros y mulatos esclavos ya no regresan a la plantación.

Consideraciones finales

38Se puede observar que en el período que va de 1570 a 1650 existieron dos constantes en el proceso de integración de los grupos negros y mulatos que se establecieron entre la Ciudad-puerto de Veracruz y su hinterland azucarero. Por un lado, encontramos que aquellos que habitaron en el espacio urbano fueron en su mayoría africanos provenientes de la península ibérica, algunos de Cabo Verde que al parecer estuvieron muchos más integrados y / o aculturados a la cultura ibérica. En tanto que en el espacio azucarero, las esclavonías procedentes del África Bantú, sobre todo procedentes del reino de Angola que para inicios de 1600 es el principal exportador de negros esclavos al continente americano. Fueron los actores de valientes combates por obtener su libertad, misma que lograron a través de su “reducción” a pueblos negros libres, mecanismo que les valió ser tratados como súbditos de la Corona e integrar los batallones de las Milicias de negros y mulatos libres que defendieron el “Reino” novohispano durante trescientos años de colonialismo español.

Haut de page

Bibliographie

AGUIRRE BELTRÁN, Gonzalo, La población negra de México, México D. F.: Fondo de Cultura, 1989.

ALBERRO, Solange. Inquisición y sociedad en el México Colonial. 1571-1700, México D. F.: Fondo de Cultura Económica, 1993.

BASTIDE, Roger, Les Amériques Noires, les civilisations africaines dans le Nouveau Monde, París/Montreal: Harmattan, 1996.

BERNAND, Carmen. Negros esclavos y libres en las Ciudades Hispanoamericanas, Madrid: Fundación histórica Tavera, 2001.

CAMBA LUDLOW, Ursula, Imaginarios Ambiguos, realidades contradictorias: Las representaciones de los negros y mulatos novohispanos, siglos XVI-XVII, México: Centros de Estudios Históricos del Colegio de México, 2008.

CARROLL, Patrick J., Blacks in the Colonial Veracruz: Race, Ethnicity and Regional Development, Texas: Press Texas, 1977.

CHAUNU, Pierre, Conquête et exploitation des nouveaux mondes, XVIe siècle, Paris: PUF, 1969.

GARCIA BUSTAMANTE, Miguel. El esclavo negro y el desarrollo económico de Veracruz 1580-1650, México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, 1987.

GARCÍA DE LEÓN, Antonio, El mar de los deseos: El Caribe hispano-musical. Historia y contrapunto, México: Siglo XXI, 2002.

––, Tierra adentro, mar en fuera. El puerto de Veracruz y su litoral a Sotavento, 1519-1821, México: FCE/UV/Gobierno del Estado de Veracruz, 2011.

GAROFALO, Leon y MCKNIGHT, Kathryn J., AFRO-LATINO VOICES, USA: Indianapolis, Cambridge, Hackett publishing Company, 2009.

GEMELLI CARRERI, Juan Francisco, Viaje a la Nueva España, México D. F.: Libro-Mex, 1955, p. 59-60.

GIL MAROÑO, Adriana, “Espacio urbano en la ciudad de Veracruz según el Padrón de Revillagigedo (1791)”, en: Carmen BLÁZQUEZ DOMÍNQUEZ, Carlos CONTRERAS CRUZ, y Sonia PÉREZ TOLEDO (coords.), Población y estructura urbana en México, siglos XVIII-XIX, México: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora/Universidad Veracruzana Benemérita/Universidad Autónoma de Puebla, 1996.

GRUZINSKI, Serge, Les quatre parties du monde. Histoire d’une mondialisation, París: La Martinière, 2004, p. 87-88.

LADHON, Didier, “Exclusion, intégration et métissage dans les confréries noires au Portugal (XVIe-XIXe siècles)”, en Berta ARES QUEIJIA y Alessandro STELLA (coord.), Negros, mulatos, zambaigos. Derrroteros africanos en los mundos ibéricos, Sevilla: EEHA/CSIC, 2000, p. 275-211.

MORENO, Isidro, La Antigua Hermandad de los Negros de Sevilla. Etnicidad, Poder y Sociedad en 600 años de Historia, Sevilla: Universidad de Sevilla/Consejería de la Junta de Sevilla, 1997.

MUSSET, Alain, Villes nomades du Nouveau Monde, París: EHESS, 2012.

NAVEDA CHÁVEZ-HITA, Adriana, Esclavos negros en las haciendas azucareras de Córdoba, Veracruz, 1670-1821, Xalapa: Centro de Investigaciones Sociales, 1987.

NGOU-MVE, Nicolás, El Africa Bantú en la colonización de Mexico (1595-1640), Madrid: Agencia Española de Cooperación Internacional, CSIC, 1994.

PALMER, Colin, Negro Slavery in Mexico 1570-1650, Wisconsin: Madinson University Press, 1970.

PÉREZ GARCÍA, Rafael y FERNÁNDEZ CHÁVEZ, Manuel F., “Sevilla y la Trata Negrera Atlántica: Envíos de esclavos desde Cabo Verde a la América española, 1569-1579”, en León Carlos ÁLVAREZ SANTALÓ (coord.), Estudios de Historia Moderna en Homenaje al Profesor Antonio García-Baquero, Sevilla: Universidad de Sevilla/Secretariado de publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2009.

ROSELLO, Estela, La cofradía de negros: una ventana a la tercera raíz: el caso de San Benito de Palermo, México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, Tesis de Licenciatura en Historia, 1998.

SOUTO MANTECÓN, Matilde. Mar abierto. La política y el Comercio del Consulado de Veracruz en el ocaso del Sistema Imperial, México: El Colegio de México/Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, 2001.

TARDIEU, Jean-Pierre, Cimarrones de Panamá: La forja de una identidad afroamericana en el siglo XVI, Madrid: Iberoaméricana, 2009.

TERRAZAS WILLIAMS, Danielle, “Polonia de Ribas, mulata y dueñas de esclavos: Una historia alternativa”, Ulúa, revista de Historia, sociedad y cultura, Esclavos africanos y sus descendientes en la Nueva España, Xalapa: Instituto de Investigaciones Históricas, 2012, p. 41-60.

WHEAT, David, Atlantic Africa and the Spanish Caribbean, 1570-1640, USA: University of North Carolina Press, 2016.

VILA VILAR, Enriqueta, Hispanoamérica y el Comercio de Esclavos, Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1994.

VINSON, Ben, Bearing in the Arms for His Majesty: the Free-Colored Militial in Mexico, Stanford: Stanford University Press, 2001.

Haut de page

Notes

1 No debemos olvidar que el término “naborío” aludía a aquellos naturales que estaban a disposición de los conquistadores y encomenderos en los primeros decenios posteriores a la conquista. Para la segunda mitad del siglo XVI, hubo negros esclavos que demandaron a las autoridades españolas de la Nueva España el poder comprar a otros esclavos. Ello se puede constatar en algunas correspondencias localizadas en los Archivos Notariales de Veracruz.

2 Dentro de la historiografía se les conoce con el nombre de “negros conquistadores” algunos de ellos recibieron encomiendas por la labor prestada en el sometimiento de los aztecas y demás grupos indígenas del centro de México. El ejemplo más curioso de esto es Juan Garrido, negro esclavo de Hernán Cortés, que recibió una encomienda en Morelos por los servicios prestados a la Corona, además de adquirir la libertad.

3 Gonzalo AGUIRRE BELTRÁN, La población negra de México, México D.F.: Fondo de Cultura, 1989, p. 45.

4 Serge GRUZINSKI, Les quatre parties du monde. Histoire d’une mondialisation, París: La Martinière, 2004, p. 87-88.

5 Este término fue muy usado en las descripciones de los viajeros de los siglos XVI-XVII para describir a la población negra y mulata del puerto de Veracruz. Véase Juan Francisco GEMELLI CARRERI, Viaje a la Nueva España, México D.F: Libro-Mex, 1955, p. 59-60.

6 Antonio GARCÍA DE LEÓN, El mar de los deseos: El Caribe hispano-musical. Historia y contrapunto, México: Siglo XXI, 2002.

7 Carmen BERNAND, Negros esclavos y libres en las ciudades hispanoamericanas, Madrid: Fundación Histórica Tavera, p. 13.

8 Isidoro MORENO, La Antigua Hermandad de los Negros de Sevilla. Etnicidad, Poder y Sociedad en 600 años de Historia, Sevilla: Universidad de Sevilla/Consejería de la Junta de Sevilla, 1997. Didier LADHON, “Exclusion, intégration et métissage dans les confréries noires au Portugal (XVIe-XIXe siècles)”, en Berta ARES QUEIJA y Alessandro STELLA (coord.), Negros, mulatos, zambaigos. Derroteros africanos en los mundos ibéricos, Sevilla: EEHA, CSIC, 2000, p. 275-211.

9 Rafael PÉREZ GARCÍA y Manuel F. FERNÁNDEZ CHÁVEZ, “Sevilla y la Trata Negrera Atlántica: Envíos de esclavos desde Cabo Verde a la América española, 1569-1579”, en León Carlos ÁLAVAREZ SANTALÓ (coord.), Estudios de Historia Moderna en Homenaje al Profesor Antonio García-Baquero, Sevilla: Universidad de Sevilla, Secretariado de publicaciones de la Universidad de Sevilla, 2009, p. 602. La guerra de Granada de 1568-1570 detonó en la formación de un comercio local de esclavos musulmanes en Sevilla y Andalucía en general.

10 Estela ROSELLO, La cofradía de negros: una ventana a la tercera raíz: el caso de San Benito de Palermo, México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, Tesis de Licenciatura en Historia, 1998.

11 Cabe mencionar que haciendo una comparación entre los diferentes movimientos de cimarrones que se gestaron en los siglos XVI y XVII en el territorio colonial español de América, la mayoría de los líderes que encabezaron estas luchas libertarias pertenecieron al grupo bantú que se asentó en el reino de Angola y los territorios del actual Congo y Gabón. Véase David WHEAT, Atlantic Africa and the Spanish Caribbean, 1570-1650, USA: University of North Carolina Press, 2016. Nicolas NGOU-MVE, El Africa Bantú en la colonización de Mexico (1595-1640), Madrid: Agencia Española de Cooperación Internacional, CSIC, 1994.

12 Leo GAROFALO y Kathryn J. MCKNIGHT, AFRO-LATINO VOICES, USA: Indianapolis, Cambridge, Hackett publishing Company, 2009, p. 56.

13 Peter GERHARD, Geografía histórica de la Nueva España, México: UNAM, 2001.

14 Alain MUSSET, Villes nomades du Nouveau Monde, París: EHESS, 2012, p. 11.

15 Antonio GARCÍA DE LEÓN, Tierra adentro, Mar en fuera: El puerto de Veracruz y su litoral a Sotavento, 1519-1821, México: FCE, UV, Gobierno del Estado de Veracruz, 2011, p. 86.

16 Alain MUSSET, op. cit., p. 19.

17 Pierre CHAUNU, Conquête et exploitation des nouveaux mondes, XVIe siècle, París: PUF, 1969.

18 Adriana GIL MAROÑO, “Espacio urbano en la ciudad de Veracruz según el Padrón de Revillagigedo” (1791), en Carmen BLÁZQUEZ DOMÍNQUEZ, Carlos CONTRERAS CRUZ, y Sonia PÉREZ TOLEDO (coords.), Población y estructura urbana en México, siglos XVIII-XIX, México: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora/Universidad Veracruzana Benemérita/Universidad Autónoma de Puebla, 1996, p. 153-170.

19 Miguel GARCIA BUSTAMANTE, El esclavo negro y el desarrollo económico de Veracruz 1580-1650, México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, 1987, p. 56.

20 Mathilde SOUTO MANTECON, Mar abierto. La política y el Comercio del Consulado de Veracruz en el ocaso del Sistema Imperial, México: El Colegio de México/Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, 2001, p. 349.

21 Solange ALBERRO, Inquisición y sociedad en el México Colonial. 1571-1700, México D. F.: Fondo de Cultura Económica, 1993, p. 692.

22 En los cuatro emplazamientos que tuvo La Veracruz, la mano de obra indígena siempre fue escasa, por no decir inexistente. Ello se debió además del declive demográfico de los indígenas del Altiplano causado por el cocoliztle, a que entre 1550 y 1564 el virrey Luis de Velasco emprendió una política que más tarde fue seguida por el virrey de Montesclaros (1603-1605), que consistió en reubicar los pueblos de indios. Estos pueblos reunían entre 400 y 500 tributarios; para el caso veracruzano, en 1554, el virrey ordenó al corregidor de Jalapa reducir a todos los indios del Golfo a las sierras del río Nautla, hecho que simbolizó el traslado de los indios tierra adentro.

23 Hacia el interior esta red de caminos articulaba puntos estratégicos de los mercados regionales novohispanos. Por ejemplo, el camino real de Veracruz que conducía a México, vía Orizaba, articulaba los caminos procedentes del valle de Oaxaca, que producía la grana cochinilla que se enviaba a España. Además, este camino subía a Puebla, donde algunas elites con negocios en el tráfico de esclavos y del azúcar mantenían intereses comerciales con las de la Ciudad de México. El otro camino que integraba el eje Veracruz-Jalapa-México servía a los comerciantes del puerto que tenían fincados intereses comerciales en Jalapa, especialmente por el azúcar. Este camino cobró notoriedad en el siglo XVIII con el establecimiento de las ferias comerciales en el pueblo de Jalapa.

24 Ursula CAMBA LUDLOW, Imaginarios Ambiguos, realidades contradictorias: Las representaciones de los negros y mulatos novohispanos, siglos XVI-XVII, México: Centros de Estudios Históricos del Colegio de México, 2008, p. 36.

25 Enriqueta VILA VILAR, Hispanoamérica y el Comercio de Esclavos, Sevilla: Escuela de Estudios Hispanoamericanos, 1994.

26 Jean-Pierre TARDIEU, Cimarrones de Panamá: La forja de una identidad afroamericana en el siglo XVI, Madrid: Iberoaméricana, 2009.

27 Ben VINSON, Bearing in the Arms for His Majesty: the Free-Colored Militial in Mexico, Stanford: Stanford University Press, 2001.

28 Colin PALMER, Negro Slavery in Mexico 1570-1650, Wisconsin: Madinson University Press, 1970.

29 Los estudios emblemáticos sobre rebeliones esclavas o cimarronaje provenían de lugares como Cuba, Colombia, Brasil, Panamá, Venezuela, donde la visibilidad de los afrodescendientes condujo a los académicos a desarrollar toda una historiografía especializada en el tema. Véase los trabajos de Roger BASTIDE, Les Amériques Noires, les civilisations africaines dans le Nouveau Monde, París/Montreal: Harmattan, 1996.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Citlalli Domínguez Domínguez, « Entre Resistencia y Colaboración: Los negros y mulatos en la sociedad colonial veracruzana, 1570-1650 », e-Spania [En ligne], 25 | octobre 2016, mis en ligne le 01 octobre 2016, consulté le 23 juin 2017. URL : http://e-spania.revues.org/25936 ; DOI : 10.4000/e-spania.25936

Haut de page

Auteur

Citlalli Domínguez Domínguez

Université Paris-Sorbonne, CLEA-CHAC

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org