Navigation – Plan du site
A Crónica de 1344 e a historiografia pós-alfonsina

La Crónica Geral de Espanha de 1344 (ms. 1 A de la Academia das Ciências) y la tradición alfonsí

Rosa M. Rodríguez Porto

Résumés

Le présent article propose une analyse du manuscrit Série Azul 1 de la Academia das Ciências de Lisbonne, dans lequel est conservée une luxueuse copie enluminée de la deuxième rédaction de la Crónica Geral de 1344, analyse menée à la lumière des entreprises historiographiques d'Alphonse X et de ses successeurs. Comme j'espère le démontrer, la différence radicale entre les approches qui caractérisent les deux manuscrits royaux de la Estoria de Espanna (Escorial, Y.I.2 et X.I.4) et de sa lointaine héritière portugaise permet d'avancer de nouvelles propositions sur l'autorité et la chronologie du manuscrit portugais, dans lequel on aurait présenté une vision du passé péninsulaire en accord avec les circonstances politiques toute particulières vécues dans la cour des Avis au moment de sa rédaction.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este artículo ha sido realizado gracias a la generosa financiación de la Danish National Research Foundation (DNRF102ID). Quisiera expresar mi gratitud a Rosário Ferreira por la invitación a participar en este número dedicado, así como a María Pandiello y Luís U. Afonso por sus sugerencias y comentarios sobre el ms. 1 Azul de la Academia das Ciencias que, lamentablemente, no he podido examinar personalmente dadas las restricciones impuestas a su consulta.

Texte intégral

  • 1 Habría de unir a este pequeño grupo la Grant Crónica de Espanya de Juan Fernández de Heredia, de la (...)
  • 2 Para una descripción del manuscrito y su contenido, vidLuís Filipe Lindley CINTRA (ed.), Crónica (...)
  • 3 El estilo de las iniciales del manuscrito de la Crónica Geral de Espanha ha sido relacionado repeti (...)
  • 4 Filipe Alves MOREIRA, «Notas sobre a convivência de línguas em Portugal no século XV e a tradução d (...)
  • 5 Me permito aquí remitir al lector a dos trabajos míos: Rosa M. RODRÍGUEZ PORTO, «Otros reyes de la (...)

1El ms. 1 Azul de la Academia das Ciências de Lisboa ocupa un lugar de excepción en el conjunto de la miniatura portuguesa, si bien cabe señalar que su importancia trasciende el marco estrictamente luso al tratarse de uno de los escasísimos testimonios cronísticos peninsulares acompañado de un extenso ciclo pictórico en la línea de la inacabada Estoria de Espanna alfonsí y de otros proyectos librarios emprendidos por los sucesores del rey Sabio1. Identificado por Luís Filipe Lindley Cintra con la sigla L en su edición crítica de la Crónica Geral de Espanha de 1344, se ha considerado tradicionalmente como un producto del scriptorium regio realizado en las primeras décadas del siglo XV –con probabilidad a instancias del propio D. Duarte–, si bien las circunstancias y cronología precisas de la obra se desconocen2. Confío, sin embargo, en que las notas que aquí se ofrecen puedan aportar nueva luz sobre estos aspectos3. Con todo, el presente trabajo tiene como objetivo prioritario demostrar hasta qué punto el ms. L se aleja de estos precedentes alfonsíes y post-alfonsíes a la hora de dar forma visible a la historia ibérica, a pesar de su estrecha dependencia en términos textuales con respecto a dicha tradición manuscrita castellana. Más que confirmar el desconocimiento de estos testimonios regios castellanos por parte de los artistas al servicio de la corte portuguesa –por otra parte, esperable–, el examen de la Crónica Geral de Espanha de 1344 permite advertir una profunda reorientación en la interpretación del pasado ibérico que se aleja tanto del imperialismo castellano patente en la obra del rey Sabio como de la «historiografía nacionalizante»4 promovida por el rey D. Duarte. No obstante, antes de adentrarnos en el análisis del esplendoroso manuscrito atesorado por la Academia das Ciências, es preciso comenzar con una breve recapitulación sobre la empresa historiográfica alfonsí y el rol fundamental atribuido a las imágenes en ella, así como en aquellos proyectos cronísticos que de un modo u otro derivan de la Estoria de Espanna5.

  • 6 Vid. Ramón MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera Crónica General de España que mandó componer Alfonso el Sa (...)
  • 7 Para lo que sigue, remito a R. M. RODRÍGUEZ PORTO, «The Pillars of Hercules…». Vid. también Rafael (...)
  • 8 Las otras dos miniaturas a doble columna se insertan en el fol. 50rº-vº y estarían dedicadas a las (...)

2A pesar del extraordinario trabajo realizado por la escuela pidaliana en torno a la tradición manuscrita de la obra alfonsí, no deja de sorprender la ausencia de trabajos consagrados al estudio de sus ilustraciones, todo lo más cuando el programa miniado concebido para acompañar el primer volumen de la crónica particular (Escorial, Y.I.2; ca. 1270-1274) habría reforzado algunos de los principios estructuradores del relato y contribuido a hacer más memorables aún ciertos pasajes de la narración peninsular6. En este sentido, conviene recordar que, de haberse completado el manuscrito, 56 de las 114 imágenes previstas habrían representado episodios relacionados con el dominio romano de la Península, aun cuando los hechos narrados hubiesen tenido lugar lejos del territorio hispano7. Ése es el caso de la miniatura alusiva a la llegada al poder de Octaviano Augusto, y de los prodigios naturales que la acompañaron (fol. 61rº; Fig. 1), una de las pocas que habría abarcado las dos columnas de texto8.

Fig. 1: Ms. Y-I-2, fol. 61r.

Fig. 1: Ms. Y-I-2, fol. 61r.
  • 9 Ha de tenerse presente que Alfonso preparaba la «ida al Imperio» cuando se ilustraba el manuscrito. (...)
  • 10 Sólo se encuentra una miniatura que sirve de frontispicio a la Parte IV (Vaticano, BAV, Urb. Lat., (...)
  • 11 Para estos ejemplos y el nacimiento de la crónica ilustrada, es recomendable la consulta de Elizabe (...)

3Esta insistencia de la Estoria de Espanna en la historia romana, evidente también en el texto, ha sido puesta en relación desde antiguo con la aspiración imperial de Alfonso X, y razones no faltan para ello9. Sin embargo, se olvida señalar que la insólita decisión regia de hacer visible la historia universal en la crónica peninsular, en lugar de en la General Estoria –para la que nunca se concibió un programa de ilustraciones como tal–, habría convertido a la primera en un producto historiográfico híbrido10. De hecho, el manuscrito escurialense se presentaría a ojos de los cortesanos castellanos como una creación extraordinariamente «moderna», para la que sólo algunos podrían señalar cierto paralelismo con las lujosas copias de la llamada Histoire ancienne jusqu’à César producidas en Tierra Santa por las mismas fechas, en las que también se incluyen detallados ciclos pictóricos dedicados a la historia antigua11.

  • 12 Sobre esta imagen, vid. Rosa M. RODRÍGUEZ PORTO, «Inscribed/Effaced: The Estoria de Espanna after 1 (...)

4No se trata únicamente de que, por su formato y por el sistema de ilustración escogido, la empresa alfonsí tuviese que buscar sus referentes en el incipiente género de las crónicas universales ilustradas. Más bien, hay que colegir de esta insólita propuesta editorial que para Alfonso X la historia peninsular no podía concebirse aislada de la historia universal y que la fundamentación última de su poder era greco-romana e imperial, de ahí que en el frontispicio de la obra hubiese querido representarse entregando la copia de la obra a su heredero Fernando de la Cerda12. Pero el sueño de culminar el proyecto historiográfico y la tarea reconquistadora, de ser coronado emperador por el Papa y afirmar el imperio de Castilla sobre el resto de los reinos peninsulares, habría de revelarse como una quimera poco después de que se completase esta miniatura. La sucesión de desgracias del annus horribilis de 1275 –fracaso de la entrevista en Beaucaire, muerte del infante Fernando, invasión de los benimerines– marcaría el comienzo de una serie de reveses que sólo acabarían con la muerte del soberano, apoyado por un puñado de fieles en su reducto de Sevilla.

  • 13 Aparte de las obras citadas en la nota 6, remito a Francisco BAUTISTA, La «Estoria de España» en ép (...)

5Como es bien sabido, gracias a la minuciosa labor de Diego Catalán y sus discípulos, la escritura de la Estoria de Espanna fue retomada poco después de la coronación de Sancho IV en 1284, aunque ya bajo unos presupuestos diametralmente opuestos13. Prueba de ello es el maltrecho segundo volumen creado para servir de continuación al testimonio alfonsí, también preservado en la Biblioteca de San Lorenzo de El Escorial con la signatura X.I.4 (Fig. 2).

Fig. 2: Ms. X.I.4, fol. 273v-274r.

Fig. 2: Ms. X.I.4, fol. 273v-274r.
  • 14 Los dos últimos cuadernos del volumen alfonsí serían arrancados posteriormente para servir de comie (...)
  • 15 F. GUTIÉRREZ BAÑOS, op. cit., p. 220. Como bien señala el autor, en E2 esta estructura se codifica (...)

6El añadido de anotaciones de extensión variable a lo largo de los años, incluyendo cuadernos enteros, el raspado de ciertos pasajes y la imposibilidad de completar sus ilustraciones dan testimonio de las dificultades enfrentadas por compiladores y miniaturistas para poner fin –siquiera de manera precaria durante el reinado de Alfonso XI– al relato sobre el pasado más reciente de la Península. Sin duda, uno de los detalles más evidentes al comparar los dos manuscritos regios –respectivamente E1 y E2 en la clasificación pidaliana– es la decidida voluntad por parte de los historiadores sanchinos, responsables de la mayor parte del segundo volumen, de apartarse del modelo alfonsí también en los aspectos formales. Para ello, se estableció una rígida separación entre los distintos reinados que se suceden desde Ramiro I de Asturias, punto en el que había quedado interrumpida la narración de E114. Cada uno de ellos habría de venir introducido por la representación del monarca en cuestión, siguiendo probablemente el modelo de la sección que comprendía los reinados del emperador Tiberio al rey suevo Requiario en el volumen alfonsí (fol. 68vº-130vº), como señaló Fernando Gutiérrez Baños15.

  • 16 R. RODRÍGUEZ PORTO, «Otros reyes», p. 215-225.

7Sin embargo, el que esta disposición se adoptase de forma invariable en E2 habría venido a reforzar, una vez más, el cambio profundo en la concepción de la historia peninsular, ya no imaginada como la sucesión de los pueblos detentadores del imperium sobre el territorio ibérico, sino como un relato familiar de corte linajístico, con el que recordar los hechos más granados de los ancestros del presente soberano. No por casualidad, el nuevo sistema de ilustración escogido, perfectamente regular, habría evocado el tipo de representaciones mayestáticas frecuentes en obras genealógicas y galerías de reyes contemporáneas, aunque también habría traído aparejados irresolubles problemas que bien pudieron ser la causa del abandono del proyecto ya en tiempos de Sancho IV16. Al tratar de transferir un esquema genealógico –forzosamente vertical– a la dimensión horizontal impuesta por el formato códice y la lectura al pasar de las hojas, la linna subyacente que vincula poder y lazos de sangre habría quedado difuminada en ciertos momentos del relato. Así, por ejemplo, los miniaturistas no parecen haber encontrado solución a la hora de hacer visible la jerarquía de la linna castellano-leonesa frente a la de las monarquías navarra y aragonesa. Del mismo modo, una ojeada a los folios 273vº-274rº (Fig. 2) deja ver que la forma escogida para afirmar la precedencia de Castilla sobre León en los momentos en que ambos territorios fueron independientes y sugerir una visión teleológica de su unión definitiva en tiempos de Fernando III tampoco fue muy satisfactoria. En esta parte del volumen, al describir los reinados de Fernando II de León y Sancho III de Castilla, se optó por incluir dos efigies del soberano castellano, una a continuación del relato de la muerte de su padre el emperador (fol. 273rº), y la aquí reproducida junto al breve esbozo del reinado de su hermano, con la que da comienzo propiamente la narración de sus hechos.

  • 17 Loc. cit.
  • 18 Jean-Pierre JARDIN, «Sommes et chroniques castillanes du XIVe siècle. Une historiographie ignoré?», (...)

8En otro lugar he tratado de argumentar que estos problemas habrían podido servir de estímulo también para una compilación histórica de más modesto alcance, la que denomino *Semblanzas de reyes17. Esta obrita emparentada con el Liber regum navarro (ca. 1200) debió de haber sido redactada en el entorno de la reina María de Molina en el tiempo de su regencia durante la minoría de Alfonso XI, como ha demostrado independientemente el estudio de Jean-Pierre Jardin publicado en esta revista y dedicado a una versión posterior del texto, integrada en la Suma de virtuoso deseo de Pedro Núñez de Osma (Madrid, BNE, ms. 1518; ca. 1470-1480)18. A juzgar por la copia tardía que preserva las *Semblanzas (Madrid, BNE, ms. 7415; ca. 1470-1480), de ínfima calidad en lo que se refiere a su ilustración, las breves biografías de cada monarca habrían venido precedidas por sus respectivas efigies como en el volumen sanchino de la Estoria de Espanna, si bien en este caso las linnas de los reyes de Aragón, Navarra y Portugal aparecen desligadas del tronco de la monarquía asturiano-leonesa y de los condes de Castilla. Dicha disposición se repite en la Suma de virtuoso deseo (fol. 117vº), copiada fielmente a partir de las *Semblanzas, donde Enrique de Borgoña aparece a la cabeza de la «linea de los Reys de portogal» (Fig. 3).

9Fig. 3: Ms. 1518, fol. 117v.

10Se da la circunstancia de que, debido a los estrechos lazos matrimoniales entre ambas casas reales, la historia de los reyes de Portugal es la única, junto a la de los reyes de Castilla, que alcanza al último monarca reinante en el momento en que se redactaba la obra, D. Dinís.

  • 19 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. CLI.
  • 20 Maria do Rosário FERREIRA, «A estratégia genealógica de D. Pedro, Conde de Barcelos, e as refundiçõ (...)
  • 21 José Carlos Ribeiro MIRANDA, «A Crónica de 1344 e a General Estoria: Hércules e a fundação da Espan (...)

11No cabe dudar de que estos proyectos historiográficos regios, en su ambición y sus fracasos, habrían sido conocidos de primera mano por el Conde de Barcelos durante su exilio en la corte de Castilla (1317-1322)19. A este respecto, resulta sugerente pensar que la contemplación de las escasas miniaturas completadas y de los espacios dejados para las que nunca llegaron a pintarse en E1 y E2 así como en las perdidas *Semblanzas hubiese estimulado a D. Pedro en su búsqueda de una estructura capaz de reconciliar las nociones de imperium y linna, la tradición alfonsí y la que desciende del Liber regum, así como otros materiales diversos. En cualquier caso, ahora que el trabajo de Rosário Ferreira permite ahondar en estudio del principio compilador que da razón de la compleja articulación histórica de la crónica de Barcelos20, no puedo evitar pensar también que la lectura del escurialense Y.I.2 y la atenta observación de las imágenes que preserva pudo haber servido de inspiración para una pequeña enmienda que el conde introduce en el relato alfonsí de la entrada del rey Rodrigo en la Casa de los Cerrojos de Toledo, episodio al que también se refiere José Carlos Miranda21. En ella, a diferencia de lo que sucede en la Estoria de Espanna, el prodigioso palacio es atribuido explícitamente a Hércules:

  • 22 Dado que el original portugués se ha perdido, la cita proviene de la traducción castellana de la ob (...)

«[E] avia hy en el vna puerta muy sotilmente fecha e açaz pequeña e, ençima della, letras gruesas que dezian en esta guisa: «Quando Ercoles fizo esta casa, andava la era de Adan en quatro mill et seis años». E despues que la puerta abrieron, fallaron dentro letras aviertas que dezian: «Esta casa es vna de las maravillas de Ercoles» [Sigue la descripción del arca que allí se guarda]; e avia en el [contorno de aljófar del arca] letras griegas que dezian: «O rrei en tu tienpo esta arca fuere abierta, non puede ser que non vera maravillas ante que muera, e ese Yercoles, el señor de Greçia, supo alguna cosa de lo que avia de venir»22.

  • 23 El relato de la Casa de los Cerrojos, tal y como lo preserva la versión castellana realizada a su v (...)
  • 24 Es probable que esta intervención tuviese lugar después de la finalización por parte de Fernán Pére (...)

12Cierto es que esta atribución a Hércules se encontraba presumiblemente ya en la fuente común de ambas obras para este pasaje, la Crónica del moro Rasis, aunque ni en una ni en la otra se hace tanto énfasis en las inscripciones dejadas por el héroe griego anticipando la futura invasión musulmana23. Curiosamente, para cuando Pedro de Barcelos escribía su crónica, la nunca esbozada miniatura correspondiente a este pasaje en E1 (fol. 190rº; Fig. 4) había pasado a convertirse en la última del volumen, después de que los dos últimos cuadernos de éste hubiesen sido arrancados para servir de introducción en E2 tal y como lo conocemos ahora24.

Fig. 4: Ms Y-I-2, fol. 190r.

Fig. 4: Ms Y-I-2, fol. 190r.
  • 25 Maria do Rosário FERREIRA, «Pedro de Barcelos e a representação do passado ibérico», in: M. R.  FER (...)
  • 26 Isabel de Barros DIAS, Metamorfoses de Babel: A historiografia ibérica (sécs. XIII-XIV). Construçõe (...)

13Tanto la decisión de escribir una nueva crónica hispánica como la de poner fin y reestructurar la estoria alfonsí tienen como origen la victoria del Salado que, de algún modo, se convertía en un punto de inflexión en la historia peninsular y venía a cerrar un ciclo iniciado con la conquista musulmana25. Como resultado, en las imágenes del escurialense Y.I.2 también parecería imponerse ahora un relato circular, iniciado con las imágenes de Hércules y terminado con la que hubiera figurado la apertura del arca en el que se anunciaba la llegada de Tarik. Unas y otra giran en torno a la idea de profecía, pero si algo distingue las miniaturas completadas –como la del fol. 4rº en la que se representa la inscripción dejada por Hércules a Julio César marcando el lugar en el que habría de ser fundada Sevilla– es la insistencia en los mensajes epigráficos o visuales dejados por el héroe aqueo26. Por todo ello me pregunto si no habría sido el recuerdo de estas imágenes el que pudo haber llevado al conde a insistir no sólo en la autoría de Hércules sino también a amplificar notablemente la descripción de las inscripciones por él dejadas en la prodigiosa Casa de los Cerrojos, completando así el relato de la Estoria de Espanna, donde no se mencionaba el nombre del héroe griego.

  • 27 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. XXXI-XXXVI.
  • 28 Vid. nota 2.

14Sea como fuese, la redacción original de la Crónica Geral de Espanha de 1344 no parece haber pasado del estadio de borrador, y mucho menos haber sido acompañada de un ciclo de ilustraciones27. En consecuencia, los artistas que se enfrentaron a la tarea de ilustrar el manuscrito de la Academia das Ciências debieron de hacerlo sin contar con un referente ya fijado, una circunstancia que después de este repaso por la producción historiográfica generada en la corte de Castilla se hace todavía más patente, pues nada hay en común entre lo descrito en las páginas precedentes y lo que nos encontramos en los folios del códice lisboeta. No se trata únicamente de que este manuscrito pertenezca a otro horizonte cultural y estético, reconstruido, entre otros, por Afonso y Pandiello28, sino también que la función de la iluminación es totalmente distinta aquí frente a lo que veíamos en las obras alfonsíes y post-alfonsíes.

  • 29 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. CDXCVII-CDXCVIII; María PANDIELLO, Estudio iconográfico de algunas (...)

15Para empezar, ha de aclararse que sólo una pequeña parte de la imaginería desplegada en las iniciales, en los márgenes inferiores y rodeando la caja de escritura en los folios del ms. L alude explícitamente al texto adyacente y puede considerarse una ilustración del mismo. Como ya en su momento indicó Cintra y completó Pandiello, son once las miniaturas en las que se representan episodios narrados en la Crónica Geral29:

  • Fol. 1rº: Historia de Liberya.

  • Fol. 154vº-155r: Milagro del “arzobispo” de Santiago.

  • Fol. 160rº: Matrimonio forzado de la infanta Teresa con el rey Abdalá de Toledo.

  • Fol. 182rº: Pedro III de Aragón.

  • Fol. 185vº: Jaime II de Aragón.

  • Fol. 189rº: El Cid en la batalla de Calahorra.

  • Fol. 199rº: Muerte de Fernando I de León.

  • Fol. 265v-266rº: La reina Urraca y Pedro de Lara.

  • Fol. 269rº: Muerte de Alfonso VII (inicial e ilustración en el margen inferior).

  • Fol. 285rº: Proclamación de Enrique I ante Leonor de Inglaterra.

  • Fol. 318rº: Alfonso X y Violante de Aragón.

  • 30 Sobre el sofisticado juego visual entre soporte e iluminación, remito a L. U. AFONSO, art. cit., p. (...)
  • 31 Con la excepción de Liberia, representada en el fol. 1rº a pesar de que su historia se relate en lo (...)

16La mayoría de ellas son iniciales historiadas (Fig. 5-7), pero no faltan imágenes en campo abierto, añadidas en el margen inferior (Figuras 1 y 4 en el artículo de Pandiello) o aquellas que se despliegan encerrando la caja de escritura (Figura 2 en el artículo de Pandiello)30. Por otro lado, aunque estas ilustraciones carecen de tituli que las identifiquen, su ubicación junto al pasaje al que hacen referencia permite su correcta interpretación31.

Fig. 5: Ms 1A, fol. 185v.

Fig. 5: Ms 1A, fol. 185v.

Fig. 6: Ms 1A, fol. 285r.

Fig. 6: Ms 1A, fol. 285r.

Fig. 7: Ms 1A, fol. 318r.

Fig. 7: Ms 1A, fol. 318r.
  • 32 Aunque haya secciones en las que se utilicen iniciales de mayor tamaño para marcar el comienzo de u (...)

17Con todo, a excepción de las que figuran la historia de Liberia, el milagro del obispo Ataúlfo, y el funeral por Fernando I– dotadas de un cierto desarrollo narrativo–, las miniaturas en el ms. L funcionan más como índices para llamar la atención del lector sobre episodios concretos que como glosas visuales al texto. De hecho, las imágenes no acaban de conformar un relato coherente en paralelo al de la narración escrita ni semejan concebidas para ofrecer una visión sistemática u omnicomprensiva del pasado ibérico, como habría sido el caso de las ilustraciones concebidas para los códices regios de la Estoria de Espanna si hubiesen llegado a realizarse. Otro tanto cabría decir del principio que rige la ornamentación de las iniciales que, si bien contribuyen a estructurar el texto estableciendo una jerarquía en función de su tamaño, carecen del rigor que se aprecia en los ms. E1 y E2, donde deslindan señoríos y reinados con imperturbable regularidad32.

  • 33 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. XXXIII y XXXVIII.
  • 34 Ha de aclararse que si bien esta segunda redacción de la Crónica Geral de 1344 se acerca más al rel (...)

18A la vista de lo señalado hasta este punto, podría parecer que la comparación entre el códice la Crónica Geral de 1344 y la «tradición alfonsí» que se propone en el título de este trabajo resulta ociosa. Sin embargo, el cotejo de ciertos elementos clave en los ejemplos descritos, a pesar de las diferencias constatables entre unos y otros o precisamente por este motivo, permite iluminar las preocupaciones e intereses de los patronos de estas singulares empresas historiográficas. No me refiero con ello a aquellos pasajes en los que la crónica de Barcelos se aparta ostensiblemente del modelo alfonsí, como en la sección dedicada a los primeros soberanos de al-Andalus, dependiente del relato ofrecido por la Crónica del moro Rasis33. Por el contrario, centraré esta pesquisa en tres episodios que se hallan presentes también en el relato de la Estoria de Espanna, tal y como lo preserva E2, y que en esta obra señalaban cesuras en la linna castellano-leonesa: la muerte de Fernando I, la jura de Santa Gadea y la muerte de Alfonso VII34.

  • 35 R. M. RODRÍGUEZ PORTO, «Otros reyes…», p. 222.
  • 36 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 3, p. 413-415 (cap. DXV). No todos los testimonios derivados de E2 manti (...)

19Empecemos por las ilustraciones que ocupan el margen inferior de los folios 199rº y 269rº en el códice de la Academia das Ciências, (Figuras 4 y 1 en el artículo de Pandiello), singularizadas en el conjunto por su naturaleza especular. En ambas se representa, con variaciones en la composición y los motivos, los cortejos fúnebres de los reyes Fernando I y Alfonso VII, a cuyas muertes los reinos de Castilla y León se repartirían entre sus sucesores. No es casual, por tanto, que las imágenes del manuscrito L se invite al lector a unirse al lamento por la pérdida de tan poderosos soberanos, aunque no deja de ser curioso que en una obra producida en la corte portuguesa haya podido asumirse hasta este punto la visión teleológica de la historia castellano-leonesa privilegiada por el De rebus Hispaniae de Jiménez de Rada y la historiografía alfonsí. Por otro lado, se recordará que la división del territorio entre Sancho III de Castilla y Fernando II de León había sido fuente de problemas para los compiladores del volumen sanchino de la Estoria de Espanna (Fig. 2), y otro tanto sucedió con el conflicto político-dinástico acaecido tras la muerte de Fernando I y el asesinato de su hijo Sancho II. Presentado éste último como el detentador de la linna paterna, se decidió no incluir en el ciclo pictórico la efigie de su hermano y sucesor Alfonso VI, habida cuenta de las dudas creadas en torno a su posible implicación en la conjura zamorana35. Es por ello que el relato del reinado de Sancho II no se interrumpe ni siquiera tras la jura de Santa Gadea (fol. 159vº-160rº), una particularidad que se reproduce fielmente en la obra portuguesa (fol. 211vº-212rº; Fig. 8), tal vez por fidelidad al patrón marcado por el original castellano que hubo de servir de referente último para la redacción de esta sección36.

Fig. 8: Ms 1A, fols. 211v-212r.

Fig. 8: Ms 1A, fols. 211v-212r.
  • 37 En esta imagen se representaría el duelo singular entre ambos caballeros por la ciudad de Calahorra (...)
  • 38 Agradezco a Ghislain Baury el que me haya proporcionado imágenes de este manuscrito.

20La referencia a la jura de Santa Gadea permite dirigir nuestra mirada ahora hacia el otro protagonista del episodio, el Cid, quien se destacaba allí como cabeza de los nobles castellanos recelosos de Alfonso VI. A las hazañas de Ruy Díaz también se había consagrado la más extensa interpolación en E2 (fol. 200rº-256vº), si bien no se previó ningún espacio para ilustraciones, a diferencia de lo que se constata en el ms. L donde se representó el enfrentamiento del Cid con Martín González (fol. 189rº)37. Aun cuando se trata de una única inicial historiada a él dedicada, no ha de soslayarse la importancia de este detalle, puesto que supone la introducción de un personaje ajeno a la trama estrictamente regio-dinástica que determinaba la selección iconográfica en el volumen sanchino de la estoria. No obstante, es probable que tal modificación se haya debido a la dependencia de la Crónica Geral de 1344 en esta sección con respecto a la Crónica de Castilla. Al menos una de las copias conservadas de este texto (Paris, BnF, ms. Esp. 220; ca. 1429) preserva un extenso relato visual consagrado al Cid, y no es de descartar que en la corte portuguesa se conociera algún testimonio semejante38.

  • 39 Algunas de ellas ya habían sido reseñadas por H. PEIXEIRO, art. cit., p. 171-174, aunque sólo como (...)
  • 40 Sobre esta traducción, vid. F. A. MOREIRA, art. cit., §6-27.
  • 41 El texto anejo se reproduce en L. F. L. CINTRA, edcit., 4, p. 499-500 (cap. I).
  • 42 Sobre el rol de Violante en el relato cronístico y su posible involucración en el proyecto historio (...)

21Pero si algo llama poderosamente la atención en el códice lisboeta frente a los testimonios regios castellanos es, por un lado, la relevancia en él otorgada a los miembros de la casa real aragonesa y, por otro, la existencia de un porcentaje muy alto de ilustraciones consagradas a personajes regios femeninos, de los que siempre se ofrece una visión positiva39. En este sentido, la inclusión de dos extraordinarias representaciones mayestáticas de los monarcas Pedro III (fol. 183rº) y Jaime II de Aragón (fol. 185vº; Fig. 5) no tiene precedente en la historiografía regia castellana ni parece jugar ningún papel estructural o narrativo en el conjunto de las ilustraciones del códice que la justifique. La sospecha de que la audiencia a la que iba destinada el ms. L tuviese un interés especial en los asuntos aragoneses –a pesar de que éstos aparezcan siempre en un segundo plano en el texto de la Crónica Geral de 1344– se confirma al reparar en la inicial que introduce la parte final de la obra, privativa de este testimonio, y que transmite una traducción portuguesa de la Crónica de Alfonso X40. En ella, se representa al rey Sabio en una elaborada arquitectura que da forma a la letra M, rodeado por una serie de músicos y acompañado por la reina Violante de Aragón, quien apoya la mano con gesto protector en el hombro de su esposo (Fig. 7)41. Dicha disposición podría haber venido dada por la lectura de ciertos pasajes –que, por lo demás, no llegaron a copiarse en el códice lisboeta– en los que la reina aparece descrita como una valiosa colaboradora de su esposo y dotada de un extraordinario sentido político. No obstante, esta imagen podría haber provocado cierta perplejidad a algunos lectores conocedores del escasamente favorecedor retrato que de Violante se encuentra en la Crónica de Sancho IV y en la obra juan manuelina42.

  • 43 M. PANDIELLO, «Uma proposta iconográfica…», p. 33-37. Se da la circunstancia de que en el relato vi (...)
  • 44 R. M. RODRÍGUEZ PORTO, «María de Molina…», p. 231, n. 38.
  • 45 Cfr. H. PEIXEIRO, «Imagem e tempo…», p. 172-3.

22La ennoblecedora imagen de la que fuera reina de Castilla me lleva de vuelta al segundo de los aspectos reseñados, es decir, la inclusión en las contadas miniaturas del códice de la Academia das Ciências de personajes regios femeninos, a los que se presenta bien como víctimas, como en el caso de la infanta Teresa obligada a desposarse con el rey musulmán de Toledo (fol. 160rº), bien como modelos cortesanos, caso de la antes mencionada reina Violante. Esta particularidad, que contrasta con la exclusión de los personajes femeninos en las ilustraciones de los códices regios castellanos a estudio en estas páginas, ya había sido destacada por María Pandiello en su análisis del frontispicio de la obra. En él, la reina Liberia se convierte en el hilo conductor de una narración que se extiende por los márgenes de la página, a pesar de que este personaje surgido de la imaginación de los compiladores alfonsíes no se había hecho merecedor de una imagen en E143. Con todo, cabe llevar más allá su argumento puesto que, a la luz de la historiografía regia castellana, no puede sino desconcertar la inclusión de la reina Urraca en el ciclo pictórico del manuscrito (Fig. 3 en el artículo de Pandiello), cuando su figura parece haber sido sometida a un verdadero proceso de damnatio memoriae en la historiografía castellana que alcanzaría incluso las galerías regias instaladas por las mismas fechas en los alcázares de Sevilla (ca. 1430) y Segovia (ca. 1460)44. Muy al contrario, aquí se habría representado a Urraca junto al conde Pedro de Lara, en una escena de marcado tono cortesano que en nada parece sugerir una censura hacia el comportamiento de la soberana, por mucho que éste sea evaluado con dureza en el texto45.

  • 46 Teresa AMADO, «O projecto histórico de um Infante», in: Isabel Hub FARIA (org.), Lindley Cintra. Ho (...)
  • 47 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. CDII-CDX.

23Es en este punto cuando conviene preguntarse a quién habría estado dirigido este ciclo pictórico y qué sentido podría haber tenido en el contexto de la corte portuguesa de las primeras décadas del XV. La atribución tradicional al patronazgo de D. Duarte sólo parece sustentarse en la consideración del monarca Avis como una figura fundacional en la creación de una historiografía de orientación netamente portuguesa, mediante la creación de la Crónica de Portugal de 1419 y la encomienda a Fernão Lopes de la redacción de la Crónica de dom João I46. Sin embargo, poco o nada tiene que ver la lectura del pasado peninsular ofrecida en el ms. lisboeta de la Crónica Geral de 1344 con las preocupaciones que animaron estas dos empresas. Si bien es cierto que estas diferencias podrían atribuirse al hecho de que los pasajes relativos al reino portugués fueron cuidadosamente eliminados del texto del ms. L para, como allí se señala, ser copiados en un volumen aparte hoy perdido, el acento distintivo que se percibe en sus imágenes me anima a proponer otra posibilidad47. Teniendo en cuenta la inusual reivindicación de figuras regias femeninas como las de Urraca o Violante y la exaltación que en ella se hace de la casa real aragonesa en las figuras de Pedro III y Jaume II, ¿no sería más adecuado ver en el manuscrito una obra realizada a instancias de la reina Leonor de Aragón (1402-1445), esposa de D. Duarte?

  • 48 Vid. A. A. NASCIMENTO, art. cit. y bibliografía allí citada.
  • 49 En general, remito a Ana Maria RODRIGUES, As Tristes Rainhas: Leonor de Aragão – Isabel de Coimbra, (...)

24Al plantear esta hipótesis en el simposio que esté en el origen del presente número especial, algunos asistentes sugirieron la posibilidad de que se tratarse, en cambio, de una obra confeccionada por orden del soberano para ofrecerla a su esposa. De este modo, se reconocía el hecho de que el manuscrito estuviese dirigido a una audiencia femenina, a condición de reducir a la reina Leonor a la condición de mera receptora pasiva de un relato entretejido para su aprendizaje y solaz. En cierta forma, se reproduciría en este caso la dinámica evidenciada para el Leal Conselheiro escrito por el propio soberano «a rrequerimento da muyto excelente Reynha dona Leonor sua molher» (Paris, BnF, ms. Port. 5, fol. 13rº; antes de 1438)48. Aunque tales podrían haber sido también, sin duda, las circunstancias de la confección de la Crónica Geral de 1344, el análisis de otra inicial historiada me lleva a afianzarme en la idea de que el manuscrito surge de la iniciativa de la soberana, por lo demás mujer de extraordinaria cultura y entre cuyos parientes se encontraban los más grandes bibliófilos de la época, incluyendo a su primo y cuñado Juan II de Castilla y, sobre todo, a su hermano el rey Alfonso el Magnánimo49.

  • 50 L.  F.  L.  CINTRA, ed. cit., 4, p. 341-343.
  • 51 A. M. RODRIGUES, op. cit., p. 174-211. Se acerca Peixeiro a esta idea cuando afirma que «a construç (...)
  • 52 F. A. MOREIRA, art. cit., §13.
  • 53 H. PEIXEIRO, art. cit., p. 156. Vid. Joseph M. PIEL (ed.), Leal Conselheiro que fez Dom Duarte, Lis (...)

25Se trata ésta de la imagen alusiva a la proclamación de Enrique I de Castilla como rey a la muerte de Alfonso VIII (fol. 285rº; Fig. 6). Dado lo breve e infortunado del reinado de este niño, se antoja paradójico que se hubiese escogido precisamente este episodio como objeto de ilustración y no cualquier otro relacionado con la vida de su padre, vencedor de las Navas de Tolosa. Pero aún se antoja más extraño advertir que quien adquiere protagonismo en la escena es su madre, Leonor Plantagenet, a la que se le encomendó la regencia durante la minoría del pequeño50. La atención prestada a este hecho secundario en la historia peninsular –efímero además, por la muerte de la reina Leonor a los pocos días de ser nombrada tutora de Enrique–, invita a pensar que la imagen fue concebida para evocar en la audiencia cortesana de la obra otra escena semejante, y mucho más cercana: la proclamación en las Cortes de Torres Novas de la propia Leonor de Aragón como regente de Alfonso V, por entonces de apenas seis años, tras la muerte de D. Duarte en 143851. Sin embargo, la soberana aragonesa no estaba destinada a tener mucha más fortuna en su empeño que su predecesora, puesto que desde un primer momento estuvo claro que el infante D. Pedro intentaría arrebatar el poder a la soberana. Así sería poco después, cuando las Cortes de Lisboa obligasen a Leonor a abandonar la regencia y exiliarse en Castilla junto a su hermana María. Es probable que esta huida precipitada obligase a abandonar el proyecto de copia e ilustración de la Crónica Geral de 1344, cuyo texto se interrumpe bruscamente al terminar el último cuaderno52. A este respecto, tal vez haya que reconocer al manuscrito de la Academia das Ciências en el asiento de los libros hallados en la cámara de D. Duarte después de su muerte, donde se señala la presencia de una «Coronica de Portugal» y dos «Coronicas de Espanha», una de las cuales se describe como «en cuadernos»53.

  • 54 M. R. FERREIRA, «Historiografia medieval em Portugal: Velhos textos, novos caminhos», in: M. R. FER (...)

26Si esta fue la secuencia de los hechos, Leonor de Aragón habría tratado de presentar la historia peninsular en función de sus muy inmediatas preocupaciones, «construindo o pasado, modelando o presente e projectando-se no futuro», por citar las afortunadas palabras con que Maria do Rosário Ferreira define toda escritura historiográfica54. Consciente de su debilidad en una corte controlada por el infante Pedro y sus partidarios, no le habría quedado otro recurso a su disposición que el despliegue de unas imágenes persuasivas con las que afirmar su legitimidad y su capacidad para ejercer la regencia apelando al común pasado ibérico. Pero la dura realidad del tablero político peninsular habría de dar al traste con sus aspiraciones e impedir culminar el gran proyecto librario de la Crónica Geral de Espanha.

Haut de page

Bibliographie

AFONSO, Luís U., «A essência do medium: um estudo sobre as iluminuras marginais da Crónica Geral de Espanha de 1344 da Academia das Ciências de Lisboa», Cadernos de História da Arte, 1, 2013, p. 3-16.

AMADO, Teresa, Fernão Lopes, contador da História, Lisboa: Estampa, 1991.

, «O projecto histórico de um Infante», in: Isabel Hub FARIA (org.), Lindley Cintra. Homenagem ao homem, ao mestre a ao cidadão, Lisboa: Cosmos, 1999, p. 303-309.

, «As imagens e o texto manuscrito iluminado da Crónica Geral de Espanha de 1344», Ariane. Revue des études littéraires françaises, 16, 1999-2000, p. 35-49.

AVRIL, François, et al., Manuscrits enluminés de la péninsule Ibérique, Paris: Bibliothèque nationale de France, 1982.

BAUTISTA, Francisco, La «Estoria de España» en época de Sancho IV: sobre los reyes de Asturias», London: Department of Hispanic Studies, Queen Mary, University of London, 2006.

, «Original, versiones e influencia del Liber regum : estudio textual y propuesta de stemma», e-Spania [en línea], 9 | juin 2010, último acceso el 30 de noviembre de 2015. URL: http://e-spania.revues.org/19884; DOI: 10.4000/e-spania.19884.

BUESCU, Ana Isabel, «Livros e livrarias de reis e príncipes entre os séculos XV e XVI : Algumas notas», eHumanista, 8, 2007, p. 143-170.

CATALÁN, Diego, De Alfonso X al Conde de Barcelos: Cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografía romance en Castilla y Portugal, Madrid: Gredos, 1962.

, De la silva textual al taller historiográfico alfonsí: Códices, crónicas, versiones y cuadernos de trabajo, Madrid: Fundación Menéndez Pidal, 1997.

, y María Soledad de ANDRÉS (ed.), Edición crítica del texto español de la Crónica de 1344 que ordenó el Conde de Barcelos don Pedro Alfonso, Madrid: Fundación Menéndez Pidal, 1970.

CEPEDA, Isabel Vilares, «Manuscritos iluminados da corte portuguesa no século XV», in: A Iluminura em Portugal: identidades e influências, Lisboa: Biblioteca Nacional, 1999, p. 346-351.

CINTRA, Luís Filipe Lindley (ed.), Crónica Geral de Espanha de 1344, 4 t., Lisboa: Academia Portuguesa da História/Imprensa Nacional Casa da Moeda, 1951-1990.

COLEMAN, Joyce, «Philippa of Lancaster, Queen of Portugal-And Patron of the Gower Translations?», in: María BULLÓN-FERNÁNDEZ (ed.), England and Iberia in the Middle Ages, 12th-15th Centuries, New York: Palgrave MacMillan, 2007, p. 135-165.

CÓMEZ RAMOS, Rafael, «La visión de la Antigüedad en las miniaturas de la Primera Crónica General», in: Homenaje al Dr. Muro Orejón, 2 t., Sevilla: Universidad de Sevilla, 1979, 1, p. 3-12.

DIAS, Isabel de Barros, Metamorfoses de Babel: A historiografia ibérica (sécs. XIII-XIV). Construções e estratégias textuais, Lisboa: Fundação Calouste-Gulbenkian e Fundação para a Ciência e a Tecnologia, 2003.

DOMÍNGUEZ BORDONA, Jesús, «Libros miniados en Aviñón, para D. Juan Fernández de Heredia», Museum, 6 (9), 1918-1920, p. 319-326.

DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ, Ana, «Hércules en la miniatura de Alfonso X el Sabio», Anales de Historia del Arte, 1, 1989, p. 91-103.

FERNÁNDEZ, Laura, «Transmisión del Saber/Transmisión del Poder: La imagen de Alfonso X en la Estoria de España, ms. Y-I-2, RBME», Anales de Historia del Arte, volumen extraordinario, 2010, p. 187-210.

FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Inés, Las «estorias» de Alfonso el Sabio, Madrid: Istmo, 1992.

, Alfonso X el Sabio y las Crónicas de España, Valladolid: Fundación Duques de Soria, 2000.

FERREIRA, Maria do Rosário, «Historiografia medieval em Portugal: Velhos textos, novos caminhos», in: M. R.  FERREIRA (ed.), Cadernos de Literatura Medieval – CLP: O Contexto Hispânico da Historiografia Portuguesa nos Séculos XIII e XIV. Em memoria de Diego Catalán, Coimbra: Imprensa da Universidade de Coimbra, 2010, p. 7-18.

, «Pedro de Barcelos e a representação do passado ibérico», in: M.  R.  FERREIRA (ed.), Cadernos de Literatura Medieval – CLP: O Contexto Hispânico da Historiografia Portuguesa nos Séculos XIII e XIV. Em memoria de Diego Catalán, Coimbra: Imprensa da Universidade de Coimbra, 2010, p. 81-106.

, «A estratégia genealógica de D. Pedro, Conde de Barcelos, e as refundições do Livro de Linhagens», e-Spania [en línea], 11 | junio 2011, último acceso el 5 de diciembre de 2015. URL: http://e-spania.revues.org/20273; DOI: 10.4000/e-spania.20273.

, «Pedro de Barcelos y la escritura de la Historia: estrutura de la redacción original de la Crónica de 1344», in: Sarah FINCI, Constance CARTA y Dora MANCHEVA (ed.), Antes se agotan la mano y la pluma que su historia/Magis deficit manus et calamus quam eius historia, San Millán de la Cogolla: Cilengua, 2016 (en prensa).

FRAKER, Charles F., The Scope of History: Studies in the Historiography of Alfonso el Sabio, Ann Arbor: University of Michigan Press, 1996.

FUNES, Leonardo, «La crónica como hecho ideológico: el caso de la Estoria de España de Alfonso X», La Corónica, 32 (3), 2004, p. 68-89.

GUTIÉRREZ BAÑOS, Fernando, Las empresas artísticas de Sancho IV el Bravo, Valladolid: Junta de Castilla y León, 1997.

HERNÁNDEZ, Francisco J., «La reina Violante de Aragón, Jofré de Loaysa y la Crónica de Alfonso X: Un gran fragmento cronístico del siglo XIII reutilizado en el XIV», Journal of Medieval Iberian Studies, 7 (1), 2015, p. 87-111.

HERNÁNDEZ JUBERÍAS, Julia, La Península imaginaria. Mitos y leyendas sobre al-Andalus, Madrid: CSIC, 1996.

JARDIN, Jean-Pierre, «Sommes et chroniques castillanes du XIVe siècle. Une historiographie ignoré?», e-Spania [en línea], 6 | décembre 2008, último acceso el 13 de noviembre de 2015. URL: http://e-spania.revues.org/index17463.html; DOI: 10.4000/e-spania.17463.

MARTIN, Georges (ed.), La historia alfonsí y sus destinos, siglos XIII-XV, Madrid: Casa de Velázquez, 2000.

MENÉNDEZ PIDAL, Juan, Leyendas del último rey godo, Madrid: Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1906.

MENÉNDEZ PIDAL, Ramón, Crónicas generales de España, Madrid: Biblioteca de Palacio, 1898.

(ed.), Primera Crónica General de España que mandó componer Alfonso el Sabio, 2 t., Madrid: Gredos, 1955.

MIRANDA, José Carlos Ribeiro, «A Crónica de 1344 e a General Estoria: Hercules e

a fundação da Espanha», in: Martha HARO CORTÉS (dir.), Literatura y Ficción en la Edad Media Hispánica, Valencia: PUV, 2015, p. 209-224.

MOREIRA, Filipe Alves, «Notas sobre a convivência de línguas em Portugal no século XV e a tradução da Crónica de Alfonso X», e-Spania, [en línea], 13 | juin 2012, en línea desde el 30 de mayo 2012, acceso el 21 noviembre 2015. URL: http://e-spania.revues.org/21113; DOI: 10.4000/e-spania.21113.

MORRISON, Elizabeth, y Anne D. HEDEMAN (ed.), Imagining the Past in France: History in Manuscript Painting, 1250-1500, Los Angeles: J. P. Getty Museum, 2010.

NASCIMENTO, Augusto Aires, «As livrarias dos príncipes de Avis», Biblos, 69, 1999, p. 265-287.

, «Manuscritos e textos dos Príncipes de Avis: o Leal Conselheiro e outros manuscritos. Problemas de deriva filológica e tentativa de reintegração», in: Martha E. SCHAFFER y Antonio CORTIJO OCAÑA (ed.), Medieval and Renaissance Spain and Portugal. Studies in honor of Arthur L-F. Askins, Woodbridge: Tamesis, 2006, p. 269-288.

NOGALES RINCÓN, David, «Cultura visual y genealogía en la corte regia de Castilla durante la segunda mitad del siglo XV», e-Spania [en línea], 11 | juin 2011, último acceso el 25 de octubre de 2015. URL: http://e-spania.revues.org/20362; DOI: 10.4000/e-spania.20362.

PANDIELLO, María, Estudio iconográfico de algunas representaciones en la Crónica Geral de Espanha de 1344 (Academia das Ciências, ms. A. 1), Lisboa: Universidade Nova de Lisboa, 2012 [tesis de máster inédita].

, «Uma proposta iconográfica para o prólogo do ms. A. 1 da Academia das Ciências», Cadernos de História da Arte, 1, 2013, p. 32-42.

PEIXEIRO, Horácio, «Imagem e tempo. Representações do poder na Crónica Geral de Espanha», Revista de História da Arte, 7, 2009, p. 289-331.

PIEL, Joseph M. (ed.), Leal Conselheiro que fez Dom Duarte, Lisboa: Imprensa Nacional – Casa da Moeda, 1942.

RODRIGUES, Ana Maria, As Tristes Rainhas: Leonor de Aragão – Isabel de Coimbra, Lisboa: Temas e debates, 2013.

RODRÍGUEZ PORTO, Rosa María, «María de Molina y la educación de Alfonso XI: Las Semblanzas de Reyes del ms. 7415 de la Biblioteca Nacional de Madrid», Quintana, 5, 2006, p. 219-31.

—, «Inscribed/Effaced: The Estoria de Espanna after 1275», Hispanic Research Journal, 13 (5), 2012, p. 387-406.

, «Otros reyes de la su casa onde él venía: Metáforas, diagramas y figuras en la historiografía castellana (1282-1332)», Revista de Poética Medieval, 27, 2013, p. 197-232.

—, «The Pillars of Hercules: The Estoria de Espanna as Universal Chronicle», in: Michele CAMPOPIANO y Henry BAINTON (ed.), The Life of Universal Chronicles in the High Middle Ages, York: York University Press/British Academy (en prensa).

STEIGER, Arnald, «Alfonso X el Sabio y la idea imperial», Arbor, 18, 1946, p. 389-402.

TIBÚRCIO, Catarina Martins, A iluminura do ms. 1 Série Azul da Academia das Ciências de Lisboa: da técnica e do estilo individual ao posicionamento no seu ambiente criador, Lisboa: Universidade de Lisboa, 2013 [trabajo de máster inédito].

Haut de page

Notes

1 Habría de unir a este pequeño grupo la Grant Crónica de Espanya de Juan Fernández de Heredia, de la que se preservan dos testimonios originales (Madrid, BNE, ms. 10133 y 10134), copiados e iluminados en Aviñón hacia 1385. En ambos manuscritos, iniciales-retrato introducen cada una de las secciones en que se divide la obra. Vid. Jesús DOMÍNGUEZ BORDONA, «Libros miniados en Aviñón, para D. Juan Fernández de Heredia», Museum, 6 (9), 1918-1920, p. 319-326.

2 Para una descripción del manuscrito y su contenido, vidLuís Filipe Lindley CINTRA (ed.), Crónica Geral de Espanha de 1344, 4 t., Lisboa: Academia Portuguesa da História, 1951-1990, 1, p. CDXCIII-DI. A pesar del tiempo transcurrido desde entonces, señala Luís U. Afonso que «ainda estão por elucidar aspetos tão básicos como a cronologia e a filiação destas iluminuras, faltando também desenvolver o estudo do contexto associado à produção e receção deste manuscrito iluminado, ou ainda qual o lugar que as suas iluminuras ocupam na história da pintura portuguesa do século XV». Luís U. AFONSO, «A essência do medium: um estudo sobre as iluminuras marginais da Crónica Geral de Espanha de 1344 da Academia das Ciências de Lisboa», Cadernos de História da Arte, 1, 2013, p. 3-16, p. 4. Vid. también Teresa AMADO, «As imagens e o texto manuscrito iluminado da Crónica Geral de Espanha de 1344», Ariane. Revue des études littéraires françaises, 16, 1999-2000, p. 35-49; Horácio PEIXEIRO, «Imagem e tempo. Representações do poder na Crónica Geral de Espanha», Revista de História da Arte, 7, 2009, p. 289-331; María PANDIELLO, «Uma proposta iconográfica para o prólogo do ms. A. 1 da Academia das Ciências», Cadernos de História da Arte, 1, 2013, p. 32-42; así como el trabajo de Catarina Martins TIBÚRCIO, A iluminura do ms. 1 Série Azul da Academia das Ciências de Lisboa: da técnica e do estilo individual ao posicionamento no seu ambiente criador, Lisboa: Universidade de Lisboa, 2013 [trabajo de máster inédito].

3 El estilo de las iniciales del manuscrito de la Crónica Geral de Espanha ha sido relacionado repetidas veces con el de las que ornan el códice que recoge el Leal Conselheiro de D. Duarte (Paris, BnF, ms. Port. 9) y con otros manuscritos realizados para el infante D. Pedro, aunque las semejanzas no son tan estrechas que permitan atribuirlos a un mismo taller. Cfr. Isabel Vilares CEPEDA, «Manuscritos iluminados da corte portuguesa no século XV», in: A Iluminura em Portugal: identidades e influências, Lisboa: Biblioteca Nacional, 1999, p. 346-351, 353 y 356; H. PEIXEIRO, art. cit., p. 154-155. Véase también François AVRIL et al., Manuscrits enluminés de la péninsule Ibérique, Paris: Bibliothèque nationale de France, 1982, p. 150; Augusto Aires NASCIMENTO, «Manuscritos e textos dos Príncipes de Avis: o Leal Conselheiro e outros manuscritos. Problemas de deriva filológica e tentativa de reintegração», in: Martha E. SCHAFFER y Antonio CORTIJO OCAÑA (ed.), Medieval and Renaissance Spain and Portugal. Studies in honor of Arthur L-FAskins, Woodbridge: Tamesis, 2006, p. 269-288, p. 279-286. Significativamente, este autor no incluye al manuscrito de la Academia das Ciências entre los manuscritos salidos del scriptorium regio creado en torno al infante D. Pedro, aspecto que se verá confirmado al final de este trabajo.

4 Filipe Alves MOREIRA, «Notas sobre a convivência de línguas em Portugal no século XV e a tradução da Crónica de Alfonso X»; e-Spania, [en línea], 13 | juin 2012, §15, en línea desde el 30 de mayo de 2012, acceso el 21 noviembre de 2015. URL: http://e-spania.revues.org/21113; DOI: 10.4000/e-spania.21113.

5 Me permito aquí remitir al lector a dos trabajos míos: Rosa M. RODRÍGUEZ PORTO, «Otros reyes de la su casa onde él venía: Metáforas, diagramas y figuras en la historiografía castellana (1282-1332)», Revista de Poética Medieval, 27, 2013, p. 197-232; y «The Pillars of Hercules: The Estoria de Espanna as Universal Chronicle», in: Michele CAMPOPIANO y Henry BAINTON (ed.), The Life of Universal Chronicles in the High Middle Ages, York: York University Press/British Academy (en prensa).

6 Vid. Ramón MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera Crónica General de España que mandó componer Alfonso el Sabio, 2 t., Madrid: Gredos, 1955; así como los trabajos publicados por Diego CATALÁN, De Alfonso X al Conde de Barcelos: Cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografía romance en Castilla y Portugal, Madrid: Gredos, 1962 ; id., De la silva textual al taller historiográfico alfonsí: Códices, crónicas, versiones y cuadernos de trabajo, Madrid: Fundación Menéndez Pidal, 1997; Inés FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las «estorias» de Alfonso el Sabio, Madrid: Istmo, 1992; id., Alfonso X el Sabio y las Crónicas de España, Valladolid: Fundación Duques de Soria, 2000; y Georges MARTIN (ed.), La historia alfonsí y sus destinos, siglos XIII-XV, Madrid: Casa de Velázquez, 2000.

7 Para lo que sigue, remito a R. M. RODRÍGUEZ PORTO, «The Pillars of Hercules…». Vid. también Rafael CÓMEZ RAMOS, «La visión de la Antigüedad en las miniaturas de la Primera Crónica General», in: Homenaje al Dr. Muro Orejón, 2 t., Sevilla: Universidad de Sevilla, 1979, 1, p. 3-12; Ana DOMÍNGUEZ RODRÍGUEZ, «Hércules en la miniatura de Alfonso X el Sabio», Anales de Historia del Arte, 1, 1989, p. 91-103 ; y Fernando GUTIÉRREZ BAÑOS, Las empresas artísticas de Sancho IV el Bravo, Valladolid: Junta de Castilla y León, 1997, p. 214-222.

8 Las otras dos miniaturas a doble columna se insertan en el fol. 50rº-vº y estarían dedicadas a las grandes batallas entre Julio César y Pompeyo, tal y como se relatan en la Farsalia.

9 Ha de tenerse presente que Alfonso preparaba la «ida al Imperio» cuando se ilustraba el manuscrito. Sobre su ambición imperial, vid. Arnald STEIGER, «Alfonso X el Sabio y la idea imperial», Arbor, 18, 1946, p. 389-402; Charles F. FRAKER, The Scope of History: Studies in the Historiography of Alfonso el Sabio, Ann Arbor: University of Michigan Press, 1996; y Leonardo FUNES, «La crónica como hecho ideológico: el caso de la Estoria de España de Alfonso X», La Corónica, 32 (3), 2004, p. 68-89. Sobre el sennorio (imperium) como principio estructurador de la Estoria de Espanna, vid. I. FERNÁNDEZ-ORDÓÑEZ, Las «estorias»…, p. 19-44.

10 Sólo se encuentra una miniatura que sirve de frontispicio a la Parte IV (Vaticano, BAV, Urb. Lat., 539, fol. 2vº).

11 Para estos ejemplos y el nacimiento de la crónica ilustrada, es recomendable la consulta de Elizabeth MORRISON y Anne D. HEDEMAN (ed.), Imagining the Past in France: History in Manuscript Painting, 1250-1500, Los Angeles: J. P. Getty Museum, 2010, p. 69-85 y 102-104.

12 Sobre esta imagen, vid. Rosa M. RODRÍGUEZ PORTO, «Inscribed/Effaced: The Estoria de Espanna after 1275», Hispanic Research Journal, 13 (5), 2012, p. 387-406; y Laura FERNÁNDEZ, «Transmisión del Saber/Transmisión del Poder: La imagen de Alfonso X en la Estoria de España, ms. Y-I-2, RBME», Anales de Historia del Arte, volumen extraordinario, 2010, p. 187-210.

13 Aparte de las obras citadas en la nota 6, remito a Francisco BAUTISTA, La «Estoria de España» en época de Sancho IV: sobre los reyes de Asturias, London: Department of Hispanic Studies, Queen Mary, University of London, 2006.

14 Los dos últimos cuadernos del volumen alfonsí serían arrancados posteriormente para servir de comienzo al segundo tomo de la Estoria de Espanna (fol. 2rº-17vº).

15 F. GUTIÉRREZ BAÑOS, op. cit., p. 220. Como bien señala el autor, en E2 esta estructura se codifica con más rigor, añadiendo rúbricas, incipits y explicits para separar cada reinado.

16 R. RODRÍGUEZ PORTO, «Otros reyes», p. 215-225.

17 Loc. cit.

18 Jean-Pierre JARDIN, «Sommes et chroniques castillanes du XIVe siècle. Une historiographie ignoré?», e-Spania [en línea], 6 | décembre 2008, último acceso el 13 de noviembre de 2015. URL: http://e-spania.revues.org/index17463.html; DOI: 10.4000/e-spania.17463. Sobre estos manuscritos, véase también R. M. RODRÍGUEZ PORTO, «María de Molina y la educación de Alfonso XI: Las Semblanzas de Reyes del ms. 7415 de la Biblioteca Nacional de Madrid», Quintana, 5, 2006, p. 219-31; David NOGALES RINCÓN, «Cultura visual y genealogía en la corte regia de Castilla durante la segunda mitad del siglo XV», e-Spania [en línea], 11 | juin 2011, último acceso el 25 de octubre de 2015. URL: http://e-spania.revues.org/20362; DOI: 10.4000/e-spania.20362. Sobre la tradición manuscrita del Liber Regum, ha de consultarse Francisco BAUTISTA, «Original, versiones e influencia del Liber regum: estudio textual y propuesta de stemma», e-Spania [en línea], 9 | juin 2010, último acceso el 30 de noviembre de 2015. URL: http://e-spania.revues.org/19884; DOI: 10.4000/e-spania.19884.

19 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. CLI.

20 Maria do Rosário FERREIRA, «A estratégia genealógica de D. Pedro, Conde de Barcelos, e as refundições do Livro de Linhagens», e-Spania [en línea], 11 | junio 2011, último acceso el 5 de diciembre de 2015. URL: http://e-spania.revues.org/20273; DOI: 10.4000/e-spania.20273, además de id., «Pedro de Barcelos y la escritura de la Historia: estrutura de la redacción original de la Crónica de 1344», in: Sarah FINCI, Constance CARTA y Dora MANCHEVA (ed.), Antes se agotan la mano y la pluma que su historia/Magis deficit manus et calamus quam eius historia, San Millán de la Cogolla: Cilengua, 2016 (en prensa).

21 José Carlos Ribeiro MIRANDA, «A Crónica de 1344 e a General Estoria: Hércules e a fundação da Espanha», in: Martha HARO CORTÉS (dir.), Literatura y Ficción en la Edad Media Hispánica, Valencia: PUV, 2015, p. 209-224.

22 Dado que el original portugués se ha perdido, la cita proviene de la traducción castellana de la obra de Pedro de Barcelos, tal y como fue publicada por Diego CATALÁN y María Soledad de ANDRÉS (ed.), Edición crítica del texto español de la Crónica de 1344 que ordenó el Conde de Barcelos don Pedro Alfonso, Madrid: Fundación Menéndez Pidal, 1970, p. 104-105.

23 El relato de la Casa de los Cerrojos, tal y como lo preserva la versión castellana realizada a su vez sobre la traducción portuguesa del Ajbar Muluk al-Andalus debida a Gil Pérez (ca. 1300) fue publicada por primera vez por Ramón MENÉNDEZ PIDAL, Crónicas generales de España, Madrid: Biblioteca de Palacio, 1898, p. 28-9. Vid. también, Juan MENÉNDEZ PIDAL, Leyendas del último rey godo, Madrid: Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1906; Julia HERNÁNDEZ JUBERÍAS, La Península imaginaria. Mitos y leyendas sobre al-Andalus, Madrid: CSIC, 1996, p. 194-195.

24 Es probable que esta intervención tuviese lugar después de la finalización por parte de Fernán Pérez de Valladolid de la redacción de la Crónica de Alfonso XI el 8 de abril de 1344, en el sitio de Algeciras. D. CATALÁN, De la silva…, p. 262. Habida cuenta de los estrechos contactos de Pedro Afonso con su sobrino Alfonso XI, no es de extrañar que estuviese al tanto de esta labor historiográfica.

25 Maria do Rosário FERREIRA, «Pedro de Barcelos e a representação do passado ibérico», in: M. R.  FERREIRA (ed.), Cadernos de Literatura Medieval – CLP: O Contexto Hispânico da Historiografia Portuguesa nos Séculos XIII e XIV. Em memoria de Diego Catalán, Coimbra: Imprensa da Universidade de Coimbra, 2010, p. 81-106, p. 91-93; e id., «Pedro de Barcelos y la escritura de la Historia…».

26 Isabel de Barros DIAS, Metamorfoses de Babel: A historiografia ibérica (sécs. XIII-XIV). Construções e estratégias textuais, Lisboa: Fundação Calouste-Gulbenkian e Fundação para a Ciência e a Tecnologia, 2003, p. 58-71; R. M. RODRÍGUEZ PORTO, «The Pillars of Hercules…».

27 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. XXXI-XXXVI.

28 Vid. nota 2.

29 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. CDXCVII-CDXCVIII; María PANDIELLO, Estudio iconográfico de algunas representaciones en la Crónica Geral de Espanha de 1344 (Academia das Ciências, ms. A1), Lisboa: Universidade Nova de Lisboa, 2012 [tesis de máster inédita]. Me queda la duda de si la inicial del fol. 188rº podría haber sido concebida para ilustrar algún pasaje concreto de la historia del Cid.

30 Sobre el sofisticado juego visual entre soporte e iluminación, remito a L. U. AFONSO, art. cit., p. 7-8.

31 Con la excepción de Liberia, representada en el fol. 1rº a pesar de que su historia se relate en los folios siguientes. Cfr. L. F. L. CINTRA, ed. cit., 2, p. 31-38 (cap. XI-XII).

32 Aunque haya secciones en las que se utilicen iniciales de mayor tamaño para marcar el comienzo de un reinado, como por ejemplo el de Sancho el Craso de Navarra (fol. 137vº-138rº), este patrón no se aplica de forma sistemática, en buena medida porque la obra carece de la rígida estructuración que caracteriza los dos volúmenes regios de la Estoria de Espanna.

33 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. XXXIII y XXXVIII.

34 Ha de aclararse que si bien esta segunda redacción de la Crónica Geral de 1344 se acerca más al relato de la Estoria de Espanna, en la obra portuguesa se incluye información procedente de otras fuentes al narrar estos episodios. L. F. L. CINTRA, ed. cit, 1, p. CCXLV-CCCVIII.

35 R. M. RODRÍGUEZ PORTO, «Otros reyes…», p. 222.

36 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 3, p. 413-415 (cap. DXV). No todos los testimonios derivados de E2 mantienen esta estructuración. Algunos, como el escurialense X.I.11 (fol. 153rº) –que en este punto copia la Crónica de Castilla– introducen una gran inicial afiligranada para marcar el comienzo del reinado de Alfonso VI.

37 En esta imagen se representaría el duelo singular entre ambos caballeros por la ciudad de Calahorra, episodio perteneciente al ciclo de las Mocedades de Rodrigo. La victoria no sólo habría servido para hacerse con la ciudad, sino con la mano de Jimena. L. F. L. CINTRA, ed. cit., 2, p. 305-306 (cap. CDLI).

38 Agradezco a Ghislain Baury el que me haya proporcionado imágenes de este manuscrito.

39 Algunas de ellas ya habían sido reseñadas por H. PEIXEIRO, art. cit., p. 171-174, aunque sólo como representaciones alusivas al amor cortés. Su identificación de la inicial del fol. 205rº como un supuesto encuentro amoroso entre la infanta Urraca y el Cid (p. 173-174) ha de ser descartada.

40 Sobre esta traducción, vid. F. A. MOREIRA, art. cit., §6-27.

41 El texto anejo se reproduce en L. F. L. CINTRA, edcit., 4, p. 499-500 (cap. I).

42 Sobre el rol de Violante en el relato cronístico y su posible involucración en el proyecto historiográfico original, vid. Francisco J. HERNÁNDEZ, «La reina Violante de Aragón, Jofré de Loaysa y la Crónica de Alfonso X: Un gran fragmento cronístico del siglo XIII reutilizado en el XIV», Journal of Medieval Iberian Studies, 7 (1), 2015, p. 87-111.

43 M. PANDIELLO, «Uma proposta iconográfica…», p. 33-37. Se da la circunstancia de que en el relato visual «patriarcal» de la Estoria de Espanna, la soberana había quedado preterida en favor de Tarcus (fol. 7v).

44 R. M. RODRÍGUEZ PORTO, «María de Molina…», p. 231, n. 38.

45 Cfr. H. PEIXEIRO, «Imagem e tempo…», p. 172-3.

46 Teresa AMADO, «O projecto histórico de um Infante», in: Isabel Hub FARIA (org.), Lindley Cintra. Homenagem ao homem, ao mestre a ao cidadão, Lisboa: Cosmos, 1999, p. 303309; y id., Fernão Lopes, contador da História, Lisboa: Estampa, 1991.

47 L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. CDII-CDX.

48 Vid. A. A. NASCIMENTO, art. cit. y bibliografía allí citada.

49 En general, remito a Ana Maria RODRIGUES, As Tristes Rainhas: Leonor de Aragão – Isabel de Coimbra, Lisboa: Temas e debates, 2013. Ha de tenerse en cuenta que Leonor también estaría siguiendo el ejemplo de su suegra Filipa de Lencastre, sobre cuyo patronazgo puede verse Joyce COLEMAN, «Philippa of Lancaster, Queen of Portugal - And Patron of the Gower Translations?», in: María BULLÓN-FERNÁNDEZ (ed.), England and Iberia in the Middle Ages, 12th-15th Centuries, New York: Palgrave MacMillan, 2007, p. 135-165.

50 L.  F.  L.  CINTRA, ed. cit., 4, p. 341-343.

51 A. M. RODRIGUES, op. cit., p. 174-211. Se acerca Peixeiro a esta idea cuando afirma que «a construção desta imagem, a presença dum rei menino e da rainha viúva, sua mãe, permite pensar noutra cena semelhante, contemporânea deste exemplar da Crónica, que poderia muito bem ter inspirado ao iluminador: a aclamação de D. Afonso V, ainda menino, também, feita pelo regente D. Pedro». H. PEIXEIRO, art. cit., p. 170. Por otro lado, hay que tener presente que la coincidencia en el nombre de las dos soberanas habría reforzado el paralelismo.

52 F. A. MOREIRA, art. cit., §13.

53 H. PEIXEIRO, art. cit., p. 156. Vid. Joseph M. PIEL (ed.), Leal Conselheiro que fez Dom Duarte, Lisboa: Imprensa Nacional/Casa da Moeda, 1942, p. 415, ítems 26-27; L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. CDIV; A.  A.  NASCIMENTO, art. cit., p. 282-258; y «As livrarias dos príncipes de Avis», Biblos, 69, 1999, p. 265-287. Vid. también Ana Isabel BUESCU, «Livros e livrarias de reis e príncipes entre os séculos XV e XVI: Algumas notas», eHumanista, 8, 2007, p. 143-170.

54 M. R. FERREIRA, «Historiografia medieval em Portugal: Velhos textos, novos caminhos», in: M. R. FERREIRA (ed.), Cadernos de Literatura Medieval – CLP: O Contexto Hispânico da Historiografia Portuguesa nos Séculos XIII e XIV. Em memoria de Diego Catalán, Coimbra: Imprensa da Universidade de Coimbra, 2010, p. 7-18, p. 17.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1: Ms. Y-I-2, fol. 61r.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25911/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 7,4M
Titre Fig. 2: Ms. X.I.4, fol. 273v-274r.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25911/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 6,1M
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25911/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Fig. 4: Ms Y-I-2, fol. 190r.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25911/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Titre Fig. 5: Ms 1A, fol. 185v.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25911/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Fig. 6: Ms 1A, fol. 285r.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25911/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Fig. 7: Ms 1A, fol. 318r.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25911/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Fig. 8: Ms 1A, fols. 211v-212r.
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25911/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rosa M. Rodríguez Porto, « La Crónica Geral de Espanha de 1344 (ms. 1 A de la Academia das Ciências) y la tradición alfonsí », e-Spania [En ligne], 25 | octobre 2016, mis en ligne le 01 octobre 2016, consulté le 24 avril 2017. URL : http://e-spania.revues.org/25911 ; DOI : 10.4000/e-spania.25911

Haut de page

Auteur

Rosa M. Rodríguez Porto

University of York

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org