Navigation – Plan du site
La monarchie espagnole des Habsbourg aux carrefours de l’Europe. Territoire, identités, conflits

La frontera de los Países Bajos Reales, allende el Ultramosa. Las conflictivas tierras renanas de su Majestad Católica

Juan Antonio Vilar Sánchez

Résumés

Les terres rhénanes de la monarchie espagnole, depuis l’époque impériale, ont cette caractéristique d’avoir des frontières mouvantes, ce qui fut particulièrement le cas durant la longue Guerre de Quatre-Vingts Ans avec les Pays Bas et la Guerre de Trente Ans, bien que le chaos frontalier fût un héritage carolingien du IXe siècle. Dans cette zone, deux territoires se dégagent : Kerpen, à 20 km à l’ouest de la ville de Cologne ; Lommersum, un peu plus au sud est, dans le pays d’Outremeuse, à 20 km à l’ouest de Bonn. Kerpen, à une époque reculée, était la possession du duc de Brabant ; mais les deux villes devinrent, à la suite d’une série de vicissitudes, la propriété du duc de Bourgogne, en 1430, et par ce biais, celle de l’empereur Charles Quint. Kerpen était sur la voie reliant Bruxelles à Cologne ; Lommersum hébergeait, quant à elle, la Chambre féodale, une des sept cours féodales des terres impériales, ce qui lui conférait un poids politique et symbolique. Cet article brosse, au long des siècles, le cours historique de ces deux territoires particuliers d’Europe centrale, avec une attention particulière portée à l’époque des Habsbourg espagnols, afin de mettre en lumière le rôle politique et militaire joué en raison de leur localisation sur le Chemin de Brabançon et à proximité.

Haut de page

Texte intégral

1No sería completamente correcto, al menos hasta el año 1548, hablar de una frontera entre las tierras del Sacro Imperio y de los Países Bajos. Ese año de 1548, auspiciada por el emperador Carlos V, se firmó la llamada Transacción de Augsburgo, por la que los Países Bajos, hasta entonces parte integrante del Imperio, en su Círculo Borgoñón, dejaban de formar parte de esa gran estructura supranacional. Sería mucho más correcto hablar, hasta 1548, de fronteras internas entre los distintos ducados, condados, señoríos, principados y ciudades libres, que componían la región más occidental del Imperio. Si la enfocamos bajo esa visión de frontera interna, y no externa, comprenderemos mucho más fácilmente la extrema atomización de territorios, el inmenso rompecabezas en que se aglutinaba la propiedad política en esa región, con territorios poco definidos en lo político (más tarde también en lo religioso).

2La Transacción de Augsburgo de 1548 no fijó una línea fronteriza distinta a la existente, y la región siguió atomizada, surcada de fronteras vivas y móviles, que fluctuaban en virtud de los acontecimientos políticos, hereditarios o bélicos. Las grandes convulsiones políticas y bélicas que afectaron a la región y acabaron por desordenar aún más, si es que era posible, las fronteras, fueron la larga guerra de 80 años entre las Provincias Unidas y la Monarquía Católica, unida a la gran guerra paneuropea de 30 años, en las que las fronteras variaban tanto que muy a menudo ni los leales a España, ni los rebeldes, eran capaces de adjudicarse con total certeza la posesión de muchos de los territorios o castillos en litigio. Algo similar ocurriría durante las guerras expansivas de Luis XIV, acabando de desordenar el caos, los problemas sucesorios españoles y los austríacos. Esta encrucijada histórica y esta atomización política perduró hasta la llegada de las tropas revolucionarias francesas que, haciendo tabula rasa, anularon todos los derechos vasalláticos o eclesiásticos, y liberaron toda la región, creando una frontera más natural, al menos para ellos, el río Rin. Tras las derrotas napoleónicas, muchas de las tierras en litigio fueron incorporadas al aún lejano reino de Prusia, que haría todo lo posible para ocultar, si no borrar el pasado histórico anómalo de muchos de estos lugares, pretendiendo dotar de una mayor estabilidad al mapa. Sin embargo, su equilibrio siguió siendo inestable, acabando por convertirse en el siglo XX en campo de batalla en el que se disputaron las dos últimas sangrientas guerras mundiales. Actualmente, su trazado parece haber alcanzado, por el bien de Europa, un equilibrio estable y esperemos que definitivo.

3El origen de gran parte del caos fronterizo existente en la región se remonta a la división hecha del imperio carolingio, a la muerte de Luis el Piadoso. Por el tratado de Verdún del año 843, sus tres herederos se repartieron el imperio: La parte central quedó para el hijo mayor Lotario, heredero además del título imperial; la zona occidental pasó a manos de Carlos II, el Calvo; mientras que las tierras orientales las heredó Luis, el Alemán. El periodo de vida del país central, llamado la Lotaringia, fue efímero y fugaz, desapareciendo ya en el tratado de Meersen del año 870. Tras los tratados de Verdún y Ribemont (879-880), las tierras más septentrionales de la Lotaringia, las situadas entre el mar del Norte y los Alpes, fueron anexadas al reino oriental, al alemán; mientras que las situadas al sur se convirtieron en un reino propio, el reino de Arelat o de la Baja Borgoña, llamado más tarde reino de Borgoña, al unificarse con él también la Alta Borgoña.

4Desde el reinado de Otón I, a finales del siglo X, el reino alemán pasó a convertirse en el nuevo Sacro Imperio Germánico, anexionándose en 1033 el reino de Arelat o de Borgoña, unificando en sí la mayor parte de tierras que habían pertenecido a la extinta Lotaringia.

5La desaparición oficial de la Lotaringia no acabó con los anhelos de reavivar ese viejo estado y revivir su independencia, creando un país que llegara, al menos, desde el mar del Norte hasta los Alpes. Los primeros esfuerzos militares en este sentido, en su mayor parte sin éxito suficiente o con éxito mínimo, fueron encabezados por los duques de Lorena (en alemán Lotharingen o Lothringen, herederos directos del extinto reino de Lotario), cuyo ducado se extendía desde las desembocaduras del Rin y del Maas hasta los Alpes. Tras su decadencia, sus ilusiones fueron mantenidas por los duques de Brabante que lucharon con idéntico fin por expandir sus territorios hacia el este, al menos hasta la frontera marcada por el río Rin. Finalmente, y no por ello con menos intensidad, los duques de Borgoña, herederos de los anteriores en sus ideas expansivas, persiguieron con ahínco idéntico fin, pero con idéntico poco éxito.

6Aclarando un poco lo que a nuestro tema atañe, las provincias centroeuropeas que desde el siglo XVI formarían parte del conglomerado español, y que en su mayor parte habían pertenecido a la extinta Lotaringia, habían sido divididas en lo jurídico en dos grandes grupos:

  • 1 Juan Antonio VILAR SÁNCHEZ, Kerpen y Lommersum. Zwei brabantische Exklaven im Heiligen Roemischen R (...)

Países Bajos y Borgoña1

Países Bajos y Borgoña1

7Las que mantenían relaciones vasalláticas con el Imperio y las que las mantenían con la corona francesa. Al grupo dependiente de Francia pertenecían la mayor parte del rico condado de Flandes (Flandes Galicante), el Artois, la Picardía, Rhetel, el ducado de Borgoña, el condado del Charolais, Nevers y otros menores. Esas tierras tenían como cabeza judicial en el proceso de apelación jurídica, al parlamento de París. Las tierras situadas al otro lado de esa frontera, es decir las que dependían en lo político, jurídico y judicial del Imperio y apelaban a la Reichskammergericht, incluían una pequeña porción del condado de Flandes (la situada al este de Gante), los ducados de Brabante, Limburgo y Luxemburgo, los condados de Zelanda, Holanda, Namur y Hainault, los obispados de Cambrais, Lieja, Metz, Toul y Verdún, y más al sur la Lorena, la Alsacia, y el condado de Borgoña o Franco Condado.

La expansión hacia el oriente de los duques de Brabante

8Centrándonos aún un poco más en el tema que proponemos, los primeros intentos llevados a cabo por los duques de Brabante para extender su influencia hacia el este se iniciaron a finales del siglo XII pretendiendo establecer bases duraderas en la región situada entre el Mosa y el Rin, superando la barrera natural que siempre había supuesto el río Mosa (Maas).

  • 2 Idem.

Limburgo y Renania2

Limburgo y Renania2
  • 3 Heerlen formaría a posteriori parte del condado de Valckenburgo, siendo uno de sus cinco tribunales (...)

9Esa actitud les llevó a conflictos militares con los príncipes más poderosos de la región, los arzobispos de Colonia, los duques de Güeldres y los de Juliers. En un primer momento, los éxitos militares y políticos fueron menores, pero se consiguió establecer, a finales del siglo XII, aún de forma perentoria, una cabeza de puente en la región en un pequeño pueblo llamado Lommersum (1), sito a veinte kilómetros al oeste de Bonn. Desde ese punto avanzado, aún con derechos muy discutidos, encauzaron los duques de Brabante el control de la región fijando en ese primer territorio propio la llamada Cámara Feudal de Lommersum, institución que agrupaba a todos los señores y campesinos ricos feudatarios de los duques de Brabante en la zona, creando una especie de ejército feudal autodefensivo. En guerra con el arzobispo de Colonia, Conrado de Hochstaden, el duque Enrique II de Brabante, estableció en la Guerra de Cinco Años (1239-1244) una mayor base allende del Mosa, apoderándose del condado de Dalhem (2) y del señorío de Heerlen3, que habían pertenecido a la familia de Hochstaden. Con esas tres primeras posesiones, Enrique II pasó a convertirse en árbitro de la nobleza ultramosana y, a su muerte, su hijo y heredero, Enrique III, que apoyó la causa del pretendiente a la corona imperial, Alfonso X de Castilla, recibió de él el cargo de vicario imperial en la región del Ultramosa, aunque sin poder usarlo demasiado tiempo ya que murió pronto y su hijo mayor, Enrique, fue hecho prisionero por el otro aspirante imperial, Ricardo de Cornwall.

10El gran artífice de la expansión brabanzona hacia el Rin fue el duque Juan I, segundo hijo de Enrique III, que había participado en su juventud como cruzado en la guerra contra los árabes andaluces. Juan I de Brabante compró en 1282 el castillo y señorío de Kerpen (3), situado a sólo veinte kilómetros de la ciudad de Colonia, estableciendo una base militar importante en el corazón de la Renania. Al poco, al quedar sin heredero el ducado de Limburgo, una guerra total sacudió a la región entre el Rin y el Mosa, viéndose todos sus príncipes obligados a tomar partido a favor de uno de los dos posibles herederos: El duque de Brabante o el duque de Güeldres. La cuestión sucesoria limburguesa se decidió en los campos de Worringen, al norte de la ciudad de Colonia, el 5 de junio de 1288. La victoria del duque de Brabante supuso en primer lugar la independencia definitiva de la ciudad de Colonia, que pasaría a constituirse en ciudad libre imperial, prohibiendo al arzobispo entrar en ella, y en segundo lugar, el duque Juan I de Brabante se aseguró definitivamente la propiedad de Kerpen y Lommersum, el discutido castillo de Sinzig en el Rin, el señorío de Wassenberg (4), y fundamentalmente el ducado de Limburgo (5) y el señorío de s’Hertogenrade (6) con sus dependencias de Welz, Rurdorf, Bredebempt y Kunkelhof. Juan I de Brabante recibió la confirmación de sus derechos en la región de manos del emperador Rodolfo I en 1292, recibiendo también el título de príncipe del Imperio y el de advocatus principalis, rector et iudex generalis en esa región.

11La debilidad de sus herederos directos Juan II y Juan III y los graves tropiezos militares sufridos por el siguiente duque, Wenceslao, duque de Luxemburgo y Brabante, que había accedido al título al casarse con la heredera, la duquesa Juana de Brabante, parecieron frenar la expansión. Wenceslao fue vencido por sus enemigos ultramosanos en la batalla de Baesweiler y pasó un largo periodo de tiempo en cautiverio en la fortaleza de Niddegen en el Eifel. A pesar de ello, el mismo duque, recobrada la libertad, compró en 1364 el condado de Valckenburgo (7) y sus dependencias, entre ellas el señorío de Hürth. A su muerte en 1383, la duquesa viuda buscó la protección de Borgoña y siguiendo su testamento, le sucedió el segundo hijo del duque de Borgoña, Antón. Los hijos de Antón de Borgoña, duque de Brabante: Juan IV y Felipe de Saint Pol, murieron respectivamente en 1427 y 1430, sin descendencia. Los estados de Brabante tuvieron que elegir un nuevo duque de Brabante en 1430 en la persona de Felipe III el Bueno de Borgoña.

12Desde el momento de su adquisición en 1288, las tierras ultramosanas no habían sido unidas definitivamente al ducado de Brabante, manteniéndose solo en una unión personal con sus duques. Para evitar que esas tierras pudieran desmembrase de Brabante, Wenceslao estipuló que solamente podrían ser heredadas por el heredero de Brabante y no por ninguna línea secundaria. Además, en 1355, los representantes de esas tierras firmaron una primera Acta de Unión a Brabante, comprometiéndose a permanecer siempre unidos. La unión definitiva a Brabante del país del Ultramosa se realizó en 1415. Los representantes de todas las tierras que lo formaban: El ducado de Limburgo, los condados de Dalhem y Valckenburgo, los señoríos de S-Hertogenrade, Wassenberg, Millen-Gangelt-Waldfeucht (8), Kerpen-Lommersum, y Sprimont (9), ratificaron la unión a Brabante e hicieron del derecho brabanzón el derecho común a todos ellos, manteniendo cada cual a su vez su derecho consuetudinario propio, y sus máximos tribunales.

La incorporación al ducado de Borgoña y a la monarquía hispánica

13Brabante y el País del Ultramosa se incorporaron en 1430 al ducado de Borgoña, un ente político mayor, dirigido por el duque Felipe III el Bueno, del que además de sus tierras patrimoniales, el ducado de Borgoña y el Charolais, además de las recién adquiridas de Brabante y Ultramosa, formaban parte las tierras heredadas por Felipe el Atrevido en 1384, provenientes de la herencia de su mujer Margarita de Mâle, hija del conde de Flandes, Luis de Mâle: Flandes, Malinas, Namur, Hainaut, Artois, Nevers, Rethel y el Franco Condado de Borgoña. Algo más tarde, desde 1433, se le incorporarían Zelanda, Holanda, la Picardía, Boulogne, Ponthieu, Mâcon, Bar sur Seine y Auxerre; entre 1441-1451 Luxemburgo, concluyendo con la incorporación de Eu en 1472. Con los duques de Borgoña, las metas expansivas se ampliaron y parecieron alcanzar su objetivo al inicio del reinado de Carlos el Temerario, viéndose frenadas definitivamente en 1477, en la batalla de Nancy, donde perdió la vida el propio duque de Borgoña y donde los confederados suizos aseguraron su independencia de facto.

14Ese mismo año, por medio de la boda de la heredera de Borgoña, María, con el archiduque de Austria, Maximiliano, el conglomerado borgoñón pasó a manos de los Habsburgo.

Los Países Bajos españoles

15El proceso expansivo del conglomerado borgoñón quedó paralizado a la muerte de Carlos el Temerario, convirtiéndose el gobierno de Maximiliano I y de su hijo Felipe el Hermoso en un periodo de mera supervivencia, en el que se luchó por conseguir consolidar lo existente, a excepción del ducado de Borgoña que había sido ocupado por Luis XI de Francia y que nunca más retornaría al conglomerado borgoñón.

16A la muerte de Felipe el Hermoso, su sucesor, Carlos de Gante, tenía sólo seis años y Borgoña se vio nuevamente obligada a replegarse y a defender sus tierras y sus derechos. Por razones de seguridad, Borgoña acató el poder francés, del que Carlos era vasallo por muchas de sus tierras. Tras su elección como emperador en Frankfurt en 1519, y su coronación en Aquisgrán en 1520, se iniciaría un distanciamiento general de Francia y de sus aliados, que llevaría a la primera guerra entre ambos, iniciada en abril de 1521 y que tendría como consecuencia directa, la liberación oficial del vasallaje de Flandes y del Artois de Francia, decidido por Carlos V en julio de 1521, instituyendo al Consejo de Malinas como su máximo tribunal de apelación. Aún se atrevería a más y en 1522 se anexionó Tournai y el Tournaisis. En 1524 le arrebató Frisia a Alberto de Sajonia; en 1528 unía el obispado de Utrecht y el señorío de Overijssel; en 1532 pidió y obtuvo su anexión a Brabante el señorío de Jever-Knipphausen, situado en el lejano golfo de Jade para poder liberarse de la presión del conde de Frisia Oriental; en 1536 se incorporaban el señorío de Groningen y el condado de Drenhte; en 1543, tras una corta guerra en la que intervinieron por primera vez los tercios españoles en la región, se conquistaba el ducado de Güeldres y el condado de Zutphen. En ese mismo tratado de Venlo, Carlos V, contra la voluntad de todos sus consejeros, devolvió al duque de Juliers-Berg: Millen, Gangelt, Waldfeucht, Monschau, Born, Süsteren, Sittard, compensándolo por la pérdida de Güeldres. Finalmente, el emperador conseguiría en el Reichstag de Augsburgo, en 1545, la independencia en temas de impuestos, justicia y jurisprudencia de sus tierras hereditarias neerlandesas del Imperio, que no dejarían de pertenecer oficialmente al Imperio hasta 1548.

El señorío de Kerpen

17Centrándonos más en las tierras renanas, pasamos ahora a tratar de dos de sus exclaves principales, Kerpen y Lommersum. Kerpen, era el mayor de los dos y estaba situado a veinte kilómetros al oeste de la ciudad imperial de Colonia, su territorio medía cien kilómetros cuadrados, y tenía una población cercana a los mil trescientos habitantes. Estaba atravesado por el río Erft y por su afluente el Neffelbach, que cruzaba el núcleo urbano de Kerpen. También lo atravesaba el camino que desde Colonia iba a Bruselas, al que llamaremos camino brabanzón, por haber pertenecido desde el siglo XIV, con una anchura de dos varas, a los duques de Brabante. Intentaremos ver en un momento su importancia.

18El núcleo urbano principal era Kerpen, con una población inferior a mil habitantes. Su edificio más alto era la iglesia de la colegiata de San Martín, que existía desde muy antiguo (según algunos autores había sido fundada por Carlomagno) y que estaba en la parte más elevada del núcleo urbano, ocupando casi una quinta parte del pueblo, lo que da una idea de su importancia. Kerpen debió de estar provisto de un pequeño muro defensivo y de una barrera de plantas espinosas que impedía por determinados lugares el acceso.

  • 4 Arx Kerpensis. Castillo de Kerpen. Gerhard Stempel 1587. Bruselas, Algemeen Rijksarchief, Fond Kart (...)

Arx Kerpensis de Stempel4

Arx Kerpensis de Stempel4

19A menos de un kilómetro de distancia del núcleo urbano, cerca de los ríos Neffelbach y Erft, de los que aprovechaba sus aguas para sus tres fosos defensivos, se encontraba el castillo de Kerpen, construido en el siglo XI por el emperador Enrique IV. Era un edificio de ladrillo, adobe, madera, pizarra y piedra, no muy fuerte, presidido en su centro por un donjon, gran torre vivienda, más alta que el resto de las fortificaciones. Para su defensa estaba emplazado en un lugar lacustre y húmedo que no era excesivamente sano para su guarnición, que solía fluctuar entre cincuenta y cien soldados, dependiendo de la situación.

20Desde la rebelión de las Provincias Unidas, el castillo de Kerpen jugó, durante casi doscientos años, un papel estratégico fundamental en tierras del Imperio, como base propia brabanzona, es decir, española, en medio de uno de los caminos principales de la época, siendo a su vez una de las atalayas más lejanas de su Majestad Católica en tierras del Sacro Imperio. Por ello los rebeldes neerlandeses lo conquistaron varias veces, cortando la comunicación entre Colonia y los Países Bajos. El castillo fue definitivamente recuperado el 7 de enero de 1579 por el coronel Mondragón, dirigiendo un ejército formado por 15 banderas de infantería, 2 000 soldados de caballería y 17 cañones de gran tamaño, fuerza excesivamente exagerada para una fortaleza tan pequeña pero que demostraba la importancia que el castillo tenía para los intereses españoles.

  • 5 Acuarela fel castillo fe Kerpen, 1589. Stadtarchiv Moenchengladbach, Bestand 24, Ritz von Etgendorf (...)

Rodikin El castillo de Kerpen tras su destrucción en 16895

Rodikin El castillo de Kerpen tras su destrucción en 16895

21A renglón seguido, el castillo fue restaurado dotándolo de nueva artillería, de una guarnición de 50 soldados y de 30 arcabuceros de a caballo, unidad de élite de la época, dedicada a vigilar y controlar el Camino Brabanzón, manteniéndolo expedito en todo momento. Se nombró además gobernador del territorio y capitán del castillo a uno de los mejores soldados, políticos, diplomáticos y espías de la época, Fernando López de Vilanova, que tras treinta años de servicio en esta fortaleza (1579 a 1609), sería nombrado consejero de Guerra de su Majestad.

22El castillo de Kerpen fue durante la larga guerra de ochenta años pieza clave de la estructura militar defensiva de los Países Bajos Reales:

  • Una de las atalayas más avanzadas de España en el Sacro Imperio, usada como lugar de descanso seguro, en tierra propia, para mercaderes, diplomáticos o incluso monarcas, como Carlos V, que cruzaran la región;

  • Lugar de leva de infinidad de coronelías de soldados bajoalemanes de los principados de Juliers, Colonia y Clèves, convirtiéndose esta función, así como la de servir de campamento de invierno o de descanso para gran número de regimientos españoles que maniobraban por la Renania, en las más duras que tuvieron que cumplir ambos territorios, arruinando a sus habitantes;

  • La función más llamativa realizada por este castillo fue la de ser centro de inteligencia desde donde controlar las actividades de los siempre dudosos duques de Juliers, de los arzobispos-electores de Colonia, y de las ciudades imperiales de Colonia y Aquisgrán. Una red de espías, establecidos en la mayor parte de las ciudades y lugares estratégicos de la Renania, transmitían su secreta información al gobernador de Kerpen y Lommersum que, por medio de un sistema de correos rápidos, las hacía llegar urgentemente a Bruselas. Durante muchas décadas el gobernador de Kerpen-Lommersum fue la persona de mayor confianza para informar a las autoridades de los Países Bajos de lo que acaecía en el Rin y en la región entre ese río y el Mosa.

23En 1689 las fuerzas francesas volaron el castillo, dentro de su política de tierra quemada. Los propios habitantes de Kerpen dirigidos por su alcalde Otto Voss acabaron de destruir lo que quedaba, llevándose todo lo que de valor se había salvado en la fortaleza. Intentaban evitar con ello que de nuevo pudiera ocuparlo una guarnición militar a la que hubiera que financiar.

24Lommersum estaba situado a veinte kilómetros en línea recta, al oeste de Bonn, la capital del electorado colonés. Su territorio era solo de treinta y dos kilómetros cuadrados. Apenas si poseía masa forestal, era una gran llanura cerealista cruzada en su centro por el río Erft, que producía una pequeña depresión de quince metros de desnivel y casi un kilómetro de anchura, lugar de prados y pastos para el ganado.

25El pueblo de Lommersum no llegaba a tener quinientos habitantes y era un pueblo abierto, sin defensas de ningún tipo, por lo que era difícil de proteger incluso cuando se estacionaba en él algún ejército.

26A un kilómetro de Lommersum estaba el castillo de Bodenheim, castillo principal del territorio habitado por la familia Tomberg y sus sucesores los Herssel, que fueron las dos familias más fieles a la causa hispana en la región. Su edificio más alto y más valioso era la iglesia parroquial de San Pancracio, antiquísima, rodeada por el cementerio y la casa parroquial. Era el lugar donde se reunía la Cámara Feudal de Lommersum que era su institución principal.

27Esta Cámara Feudal era antiquísima y estaba formada por los caballeros poseedores de bienes pertenecientes a Brabante en la región, con un total de treinta y dos feudos, normalmente pueblos completos, castillos o granjas, enclavadas en parte dentro del territorio de Lommersum y en parte repartidas en un radio de veinte kilómetros alrededor de este señorío. Todas esas dependencias, que habían llegado a ser propiedad de Brabante, en parte como resto de la herencia limburguesa en la época del duque Juan I en 1288, habían sido reunidas para su control y protección en esta cámara feudal y sus propietarios constituían un grupo especial de caballeros vasalláticos del duque de Brabante, en cuyo nombre regían y poseían esas propiedades. Para mejor comprender la importancia de esta institución hay que recordar que en todo el territorio del ducado de Brabante y el País del Ultamosa solo había otras siete cortes feudales: Bruselas, que era la central y principal; Lothier o Genappe, que era la del país de Malinas; la de Santhoven en el “quartier” de Amberes; la del ducado de Limburgo; la del condado de Valkenburgo; la del condado de Dalhem; la del señorío de S-Hertogenrade (Rolduc); además de la de Lommersum (Kerpen-Lommersum).

El Camino Brabanzón

28La propiedad más interesante de todas las poseídas por Brabante en la región entre el Mosa y el Rin era el Camino Brabanzón, camino que suponía una especie de cordón umbilical que unía con la metrópolis a la mayor parte de los territorios brabanzones diseminados por la región entre los ríos Mosa y Rin. Las funciones que desarrollaba este camino eran:

  • Ser ruta militar primordial, libre tanto para el transporte de soldados hispanos como de munición y armas;

  • Ser una de las más importantes rutas comerciales de la región entre Bruselas y Colonia, para importar productos renanos y exportar productos brabanzones;

  • Ser un punto de observación desde donde controlar, a lo largo de casi cien kilómetros, las actividades de los duques de Juliers y de los arzobispos de Colonia, príncipes católicos aliados, pero algo volubles y tendentes a las ideas reformadas.

29El camino consistía en una carrera de dos varas de anchura entre los ríos Mosa y Rin, franca y libre para los ejércitos y comerciantes brabanzones e hispanos. Los derechos sobre este camino se obtuvieron en 1323, cuando el emperador Luis IV el Bávaro concedió ese privilegio a Juan III, duque de Brabante y Limburgo, privilegio reconfirmado por el emperador Segismundo en el año 1430 a Felipe III el Bueno, duque de Borgoña. Desde entonces una gran parte de las acciones y conquistas militares brabanzonas y borgoñonas en la región renana fueron encaminadas a asegurar y fortalecer esta carrera, considerada de importancia vital para los Países Bajos.

30En realidad, el handelsweg naar Keulen (camino comercial a Colonia) se iniciaba en Brujas, pasaba por Gante, Bruselas, Lovaina y Tirlemont, desde donde, con acompañamiento de los soldados de esa fortaleza, atravesaban los mercaderes el país de Lieja, por Sankt Truiden, Looz y Tongres, alcanzando la ciudad común de Maastricht. Entre Maastricht y Wijk se cruzaba el río Mosa, y en Wijk les esperaban soldados de la guarnición de Valckenburgo que los acompañaban por las tierras propias del País del Ultramosa: Valckenburgo, Heerlen, Herzogenrath, Richterich, hasta la ciudad libre imperial de Aquisgrán, cruzando el ducado de Juliers por Terweiden, Rieth, Eschweiler, Weisweiler, Langersdorf, cerca del fiel castillo de Merode, hasta las puertas de Düren. Al otro lado de Düren, fuera de la ciudad, esperaban los arcabuceros de a caballo de la guarnición de Kerpen que acompañaban a las caravanas hasta el final del camino. En el castillo y en la villa de Kerpen, ínsula brabanzona en la frontera de los países de Juliers y Colonia, los viajeros reponían fuerzas antes de la última etapa hasta las puertas de la ciudad de Colonia.

La lucha de los habitantes de Kerpen y Lommersum por mantener el sistema brabanzón de justicia en los exclaves tras su pérdida militar

31Todos estos últimos territorios y derechos situados cerca del Camino Brabanzón, en tierras del Ultramosa y de la Renania, así como el propio camino, se perdieron físicamente durante la Guerra de Sucesión Española en 1704 y de forma oficial en el tratado de Utrecht de 1713. Kerpen y Lommersum fueron incorporados al ducado de Juliers, siendo cedidos a los condes de Schaesberg y elevados al rango de condados imperiales. Estos nobles intentaron sustituir el sistema jurídico brabanzón por el del ducado de Juliers, pero sin éxito. Los habitantes de Kerpen y Lommersum hicieron una epopéyica defensa de su carácter brabanzón, tanto en lo fiscal como en lo jurídico, manteniendo los antiguos sistemas brabanzones en vigor: Se siguió apelando al Consejo de Brabante, persistiendo, a pesar de la hostilidad de los condes de Schaesberg, en sentirse brabanzones.

32En este aspecto, los habitantes de Kerpen y Lommersum se comportaron de forma parecida a los habitantes del Franco Condado que, tras su anexión por Francia en la Paz de Nimega de 1674, persistieron en su deseo de seguir formando parte del conglomerado político hispano. En ambos casos la corona española había pactado un autogobierno con las oligarquías locales y sus habitantes, en contra de la aristocracia que por ello nunca acabó de aceptar su pertenencia al conglomerado español. También en ambos casos, el pueblo llano prefería a los españoles, antes que los franceses o las autoridades de Juliers, a los que consideraban déspotas ya que los privaban de sus muchos privilegios y derechos adquiridos. Era mejor ser parte de España o de Brabante, poderes lejanos que permitían un cierto autogobierno y una cierta libertad, que ser parte de un poder cercano (Francia o Juliers) que pretendían igualarlos a los demás lugares de su entorno y someterlos. Su lucha por seguir siendo brabanzones o españoles tuvo mucho que ver con sus deseos de mantener una alta autonomía financiera, jurídica y política.

33En el caso de Kerpen y Lommersum, sus habitantes mantuvieron en vigor hasta el 1 de marzo de 1787, el sistema jurídico brabanzón. Los acuerdos firmados ese día por los Países Bajos y los condes de Schaesberg supusieron el fin del sistema, dejando oficialmente de tener validez en Kerpen y Lommersum el método jurídico y las leyes de los Países Bajos, siendo sustituidas por las del ducado de Juliers, que por otra parte no eran muy diferentes, ya que en su inmensa mayoría esas leyes de Juliers habían sido tomadas en su origen del derecho brabanzón. Fuente fundamental de derecho pasaba a ser el derecho escrito imperial.

34Con los prusianos se estableció la reforma religiosa luterana en la región, desplazando del poder a la mayoría católica. Además, los funcionarios prusianos destinados a Kerpen, todos ellos luteranos, rehicieron la historia del lugar, obviando su pasado católico hispano-brabanzón, creando la falsa idea de la existencia generalizada, a lo largo de los 500 años de historia brabanzona, de un deseo de sus habitantes por querer reintegrarse en el mundo alemán, contra los abusos de los ocupantes y opresores brabanzones e hispanos, falsificando descaradamente la verdad histórica.

***

Cronograma de la formación de los Países Bajos

Duques de Brabante

ADQUISICIONES

Enrique I (1190-1235)

Posesión aún no totalmente refrendada de LOMMERSUM

Enrique II (1235-1248)

1239-1244: Condado de DALHEM y señorío de HEERLEN

Enrique III (1248-1261)

Juan I (1261-1294)

1282: Compra del castillo y señorío de KERPEN

1288: Batalla de Worringen, anexión definitiva del ducado de LIMBURGO y el señorío de SPRIMONT, el señorío de S-HERTOGENRADE con sus dependencias Margraten-Gulpen, Vaals, Welz, Rurdorf, Bredebempt y Kunkelhof, el señorio de WASSENBERG, los señoríos de KERPEN y LOMMERSUM, el castillo de SINZIG en el Rin, y los señoríos de WALDFEUCHT, MILLEN Y GANGELT

Juan II (1294-1312)

Juan III (1312-1355)

Luis el Bávaro le concede en 1323 los derechos sobre el Camino Brabanzón

Juana de Brabante y Wenceslao de Luxemburgo (1355-1404)

1378: Compra del condado de VALCKENBURGO (Fauquemont) y de sus dependencias Limbricht y HÜRTH

Antón de Borgoña (1404-1415)

Juan IV (1415-1427)

1415: Acuerdo de UNIÓN a Brabante de las siete provincias del ULTRAMOSA: Limburgo; Dalhem; Valckenburgo; S-Hertogenrade; Wassenberg; Millen-Gangelt-Waldfeucht; Kerpen-Lommersum; Sprimont

Felipe de Brabante (1427-1430)

Felipe III el Bueno, duque de Borgoña y Brabante (1419-1430-1467)

1430: Unión personal de los ducados de BORGOÑA, BRABANTE y LIMBURGO

Duques de Borgoña

Felipe el Atrevido (1364-1404) duque de BORGOÑA

1384 hereda de su mujer Margarita de Mâle (hija de Luis de Mâle, conde de Flandes) el FRANCO CONDADO, el condado de NEVERS, el condado de FLANDES, el condado de ARTOIS, el condado de RETHEL y el señorío de MALINAS

1390: el condado de CHAROLLAIS

Juan Sin Miedo (1404-1419)

Felipe III el Bueno (1419-1467)

Entre 1421-1429: Anexiona el condado de NAMUR

1430: Hereda BRABANTE y LIMBURGO

Entre 1418-1433: Anexiona definitivamente los condados de HAINAUT, ZEELANDA y HOLANDA

1435: la PICARDÍA y los condados de BOULOGNE, PONTHIEU, MÂCON y EU, BAR SUR SEINE y AUXERRE

Entre 1443-1451: el ducado de LUXEMBURGO

Carlos I el Temerario (1467-1477)

Se producen una serie de conquistas que se pierden a su muerte, ducados de GÜELDRES y LORENA

María de Borgoña y Maximiliano de Austria (1477-1482)

Regencia de Maximiliano I (1482-1488)

Felipe IV el Hermoso (1488-1493-1506)

Felipe hereda todas las tierras menos el ducado de BORGOÑA, ocupado por los franceses

En 1495, recrea Maximiliano I la división del Imperio en Círculos (probada ya por Alberto II en 1438). Todas las tierras hereditarias neerlandesas poseídas en esos momentos son incorporadas al Círculo Borgoñón, aunque solo era de derecho, de facto esas tierras ni aportaban nada al Imperio ni participaban en él, ni se sentían unidas a él. Frisia, Güeldres, Utrecht y Lieja, aún fuera de la esfera borgoñona se incorporaron al Círculo Imperial de Westfalia de derecho y de hecho. Esta misma separación se mantuvo en la organización de 1512

Margarita de Austria, gobernadora (1507-1514)

Carlos II (Carlos V) de Habsburgo (1507-1514-1555)

1518: Acuerdo con el obispado de LIEJA como anexo a los Países Bajos, integrado en el círculo imperial de Westfalia (hasta el siglo XVIII)

1521: En guerra contra Francisco I, Carlos libera de su vasallaje con el rey francés y el Parlamento de París a los condados de Flandes y Artois. El Gran Consejo de Malinas pasa a ser su tribunal superior de apelación. Este hecho fue reconocido por Francisco I en la paz de Crepy de 1544

1522: CONVENIO DE BRUSELAS: Carlos y su hermano Fernando se reparten las tierras hereditarias europeas

1522-25: Se anexiona TOURNAIS (Doornik) y el TOURNAISIS

1524: Anexiona el señorío de FRISIA arrebatándoselo a Alberto de Sajonia

1528: El obispado de UTRECHT y el señorío de OVERIJSSEL

1532: El señorío de JEVER-KNIPHAUSSEN acepta al duque de Brabante como su señor feudal para liberarse del conde de la Frisia Oriental

1536: El señorío de GRONINGEN y el condado de DRENTHE

1543: El ducado de GÜELDRES y el condado de ZUTPHEN

1544: Carlos V reconoce en la paz de Crepy la definitiva pérdida del ducado de BORGOÑA y libera definitivamente al FRANCO CONDADO de la influencia gala

1545: En el Reichstag de Augsburgo se reconoció explícitamente la independencia en temas de impuestos, justicia y jurisprudencia de las provincias hereditarias neerlandesas, que solo estaban obligadas a contribuir a la defensa del Imperio, aún como miembros de derecho de él

1548: Transacción de Augsburgo. Separación definitiva de los Países Bajos del Imperio

1555: Carlos V compra a Ana de Egmond, condesa de Büren (que luego sería la primera esposa de Guillermo el Taciturno) el Alto y Bajo condado de LINGEN, que había sido quitado en 1547 a Conrado de Tecklenburgo por haber apoyado a la Liga de Esmalcalda y cedido a Maximiliano de Egmond

Haut de page

Notes

1 Juan Antonio VILAR SÁNCHEZ, Kerpen y Lommersum. Zwei brabantische Exklaven im Heiligen Roemischen Reich, Seiten: Geschichte im Kreis Euskirchen, Jahrgang 27, Weilerswist 2013

2 Idem.

3 Heerlen formaría a posteriori parte del condado de Valckenburgo, siendo uno de sus cinco tribunales principales de justicia el tribunal de Escabinos de la ciudad de Valckenburgo y los cuatro chefs-bancs de Meersen, Beeck, Climmen y Heerlen.

4 Arx Kerpensis. Castillo de Kerpen. Gerhard Stempel 1587. Bruselas, Algemeen Rijksarchief, Fond Karten und geritzte Plaene, número 1017.

5 Acuarela fel castillo fe Kerpen, 1589. Stadtarchiv Moenchengladbach, Bestand 24, Ritz von Etgendorf, Akten 16.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Países Bajos y Borgoña1
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25746/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 368k
Titre Limburgo y Renania2
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25746/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 596k
Titre Arx Kerpensis de Stempel4
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25746/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,6M
Titre Rodikin El castillo de Kerpen tras su destrucción en 16895
URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25746/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 220k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juan Antonio Vilar Sánchez, « La frontera de los Países Bajos Reales, allende el Ultramosa. Las conflictivas tierras renanas de su Majestad Católica », e-Spania [En ligne], 24 | juin 2016, mis en ligne le 15 juin 2016, consulté le 24 juillet 2017. URL : http://e-spania.revues.org/25746 ; DOI : 10.4000/e-spania.25746

Haut de page

Auteur

Juan Antonio Vilar Sánchez

Alhambra de Granada

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org