Navigation – Plan du site
La monarchie espagnole des Habsbourg aux carrefours de l’Europe. Territoire, identités, conflits

Nápoles 1647-1648 en la encrucijada de las revoluciones europeas

Alain Hugon

Résumés

La Naples de 1647 se prête parfaitement à l’interprétation du terme encrucijada / carrefour, dans toutes les acceptions concrètes et métaphoriques du vocable. Croisée des chemins et des civilisations, au milieu du XVIIe siècle, Naples offre une situation politique cruciale qui débouche sur une révolte que l’auteur n’hésite pas à qualifier de révolution. Dans ce cas extrême, les Napolitains furent acculés au dilemme d’avoir à choisir entre divers modèles politiques en vigueur alors en Europe, bien que les armes, en vérité, eussent fini de choisir pour eux. Cet article analyse différents aspects de la révolte de 1647 en accordant une attention toute particulière au rôle de modèle que d’autres soulèvements ou situations politiques européennes (telles celle des Pays Bas ou quelques autres) ont pu jouer.

Haut de page

Texte intégral

Quiero agradecer a Alejandra Testino su importante ayuda en la redacción de este texto en castellano.

  • 1 Romano CANOSSA, Isabella COLONELLO, Spionaggio a Palermo, aspetti de la guerra turco-spagnola in Me (...)

1En el Diccionario de la lengua española, la Real Academia Española propone tres definiciones de encrucijada. La más sencilla es la del “lugar donde se cruzan dos o más calles o caminos”. En este sentido, la situación de Nápoles, la del reino como la de la ciudad capital, se encuentra geográficamente en el cruce de caminos, entre la parte occidental y la parte oriental del mar Mediterráneo. También se encuentra entre el mundo europeo y el mundo africano. Además, Nápoles está en la encrucijada entre las dos esferas cristianas –la católica y la ortodoxa– de la misma manera que se encuentra también en la frontera de dos espacios religiosos distintos: El mundo musulmán al sur y al este, frente al mundo cristiano al norte y oeste. El reino de Nápoles mantiene continuamente numerosos contactos con los piratas de Berbería y con el imperio otomano, ya sean contactos voluntarios o involuntarios, pacíficos o bélicos, oficiales o secretos1.

  • 2 Vicenzo GIURA, Storie di minoranze. Ebrei, greci, albanesi nel regno di Napoli, Nápoles: Edizioni s (...)

2Así, había comunidades griegas y albanesas que vivían en el reino de Nápoles, como lo atestigua la práctica de su lengua por estas comunidades hasta nuestros días. Llegaron a la península italiana en dos flujos, en el siglo XV, respondiendo a la llamada de los aragoneses para luchar contra las pretensiones angevinas sobre el reino de Nápoles. También la toma del Epiro –de la Albania actual– en los años 1440-1450 propulsó un nuevo movimiento de población que cruzó el Mar Adriático2.

  • 3 “Les hommes passent en rang serrés de la chrétienté vers les terres d’Islam”, Fernand BRAUDEL, La M (...)
  • 4 Selon Innocenzo FIUDORO para la primera estimación: Giornali di Napoli dal MDCLX al MDCLXXX, t. 1, (...)

3Asimismo, los flujos migratorios en la época moderna subrayan los vínculos entre el espacio napolitano y el mundo musulmán. Durante la primera mitad del siglo XVII, diversas fuentes insisten en los movimientos de cristianos buscando refugio en el espacio otomano. Allí, la libertad parecía más grande que en un reino en el que la fiscalidad, el peso de la feudalidad y las presiones señoriales se presentaban para los vasallos como obstáculos muy difíciles de superar. Hay que recordar lo que escribió Braudel en su Mediterraneo sobre la época de Felipe II: “Los hombres pasaron en filas densas de la cristiandad hacia las tierras de Islam”3. A la inversa, los esclavos musulmanes fueron numerosos en el reino de Nápoles: Sólo en la capital, entre 10 y 20 0004.

  • 5 Geoffrey PARKER, The Army of Flanders and the Spanish Road, 1567-1659, Cambridge: Cambridge Univers (...)

4Además de estos flujos demográficos, podemos pensar en el camino español por donde transitaban los tercios, desplazándose del santuario napolitano al Norte de Europa, atravesando los ducados del Milanesado o de Saboya para alimentar en tropas de refresco los teatros bélicos de Flandes y del Imperio durante la guerra de los Treinta Años5.

5El segundo sentido que da el diccionario al término encrucijada es en un aspecto figurado: “Ocasión que se aprovecha para hacer daño a uno; emboscada, asechanza”. Si tomamos esta definición, podemos pensar el reino de Nápoles como un espacio donde el poder imperial de los Habsburgos se enfrentó a varios poderes y potencias. Esto ocurrió durante las guerras de Italia, con las luchas de Carlos V contra el ejército del rey de Francia por la conquista de Nápoles. En el siglo XVIII, Nápoles se había convertido otra vez en objeto de codicia, y en lugar de enfrentamiento entre las dos dinastías, pero esta vez de modo opuesto: Los Habsburgos de Austria contra el infante Carlos de Borbón, hijo mayor de Felipe V y de su segunda esposa Isabel de Farnesio. En 1734, el futuro Carlos III de Castilla venció: Si el reino de Nápoles no fue una emboscada para las fuerzas imperiales, sí fue el terreno de una derrota.

6El tercer sentido de encrucijada define “una situación difícil en que no se sabe qué conducta seguir”. Es decir que la encrucijada es un momento crucial, en el que los protagonistas y sobre todo los jefes que están en posición de elegir y decidir, deben hacerlo sin saber lo que pueda salir de su elección y decisión. La encrucijada es el momento de lo político, cuando se influye en la Historia aunque todavía no se sepa lo que va ocurrir después –lo peor o lo mejor–.

7En estas tres acepciones encaja la situación del reino de Nápoles, como cruce, como conflicto y trampa, y como tiempo peculiar de elección y de duda. Para hablar de encrucijada con todos estos significados, creo que el periodo de la denominada “revuelta de Masaniello” es muy significativo porque reúne el conjunto de todas las situaciones evocadas.

8Durante este episodio político, podemos distinguir poblaciones de diversos orígenes que participaron tanto en el lado del bloque aristocrático-realista como en el lado del bloque insurgente.

  • 6 Giovanni Battista BIRAGO, Turbolenze di Europa, Venise, 1654; Maiolino BISACCIONI, Istoria delle Gu (...)

9En tanto que conflicto y trampa, el reino de Nápoles aparece como una encrucijada entre las revoluciones que se desarrollaron en Europa. Dentro del destino de la monarquía católica fue una amenaza suplementaria de hundimiento; pero fue también la señal del avance ideológico de las nociones políticas vinculadas con la idea de revolución. Lo que se denomina la “revuelta” de Nápoles estalló a principios de julio de 1647. Pertenece a un movimiento mucho más amplio, el de la década de 1640 con las revueltas –o revoluciones– de Cataluña y de Portugal en el imperio ibérico, pero prefigura, con las nociones de protector, de senado, o de representación, la revolución inglesa de Cromwell y la Fronde en Francia contra Mazarino y Ana de Austria. Los coetáneos pensaron esta simultaneidad europea de los movimientos de contestación de los poderes establecidos. Muy temprano, hubo historiadores para insistir en esta conjunción y en esta encrucijada como Maiolino Bisaccioni con su Istoria delle Guerre Civili di questi ultimi tempi, obra publicada en 1652 o Giovanni Battista Birago Turbolenze di Europa que publica en 16546.

10Periodo de duda y de elección, la revuelta de Masaniello revela tanto las vacilaciones del poder hispánico como su capacidad para vencer: En el reino de Nápoles, el poder real marca su primera victoria política y militar de gran magnitud desde hacía años, con la entrada de don Juan José de Austria y de las tropas aristocrático-realistas en la ciudad capital, a principios de abril de 1648.

  • 7 Pier Luigi ROVITO, La rivolta dei notabili. Ordenamenti municipali e dialettica dei ceti in Calabri (...)
  • 8 En la llamada revuelta de Ribecco.
  • 9 Para un ejemplo de las consecuencias de la revuelta en las Pullas, ver el manuscrito XXI C I Revolu (...)
  • 10 Annastella CARRINO, La città aristocratica. Linguaggi e pratiche della politica a Monopoli fra Cinq (...)
  • 11 Giacinto CARUCCI, Il Masaniello salernito nella rivoluzione di Salerno e del Salernito del 1647-164 (...)
  • 12 P. L. ROVITO, La rivolta dei notabili…, op. cit., p. 145 [fuente citada: Archivio di Stato di Napol (...)

11Para acabar con esta presentación, es necesario recordar que lo que se conoce como “revuelta de Masaniello” sobrepasa la simple rebelión dirigida por un supuesto pescador y que Masaniello fue asesinado el 16 de julio de 1647, diez días después del inicio de la revuelta que encabezó el 7 de julio, pero que esta insurrección se prolongó no durante días, sino durante casi un año. Este motín no afectó solo a la ciudad capital –la mayor de Europa por aquellas fechas con Londres y Paris– sino a las doce provincias y su mundo urbano con las ciudades capitales de provincias, como Cosenza7, Bari8, Lecce9, Monopoli10, Salerne11, L'Aquila, Crotona… El fenómeno de rebelión se extendió al mundo rural donde los castillos señoriales fueron asaltos, a veces quemados y los archivos destruidos12.

  • 13 Alain HUGON, Naples insurgée. 1647-1648. De l’événement à la mémoire, Rennes: PUR, 2011 [éd. Españo (...)

12El número y la diversidad de los motines en todo el reino es uno de los elementos que explica por qué prefiero la expresión “revolución de Nápoles” a la de “revuelta de Masaniello” para calificar lo que pasó en el reino de Nápoles13. Espero haber demostrado en un estudio más amplio que estos acontecimientos tuvieron una medida comparable a la de las otras revoluciones de la mitad del siglo XVII y correspondieron a la ola de contestaciones de los poderes políticos que se produjo por doquier.

  • 14 Alain HUGON, “El reino de Nápoles en tiempos de guerra, 1647-1648: Percepciones de las comunidades (...)

13Dejaré de lado aquí los aspectos que pertenecen a lo que llamé “el mosaico étnico” –ya expuestos en otro lugar14– y los aspectos geográficos, para insistir en los aspectos internacionales que se cruzaron en Nápoles, sobre todo en cuanto a los modelos políticos que se propusieron.

Nápoles 1647-1648: ¿Una encrucijada internacional?

14Los actores de este movimiento señalan el carácter europeo de la lucha política que se desarrolló en el reino meridional de la península italiana.

  • 15 Martine BOITEUX, “L'hommage de la Chinea. Madrid-Naples-Rome”, in: Carlos José Hernando SÁNCHEZ (co (...)

15Desde la época de los aragoneses, y después de una nueva conquista por Carlos V, el rey de España fue titular de la monarquía napolitana. No tenía, no obstante, una soberanía completa sobre el reino ya que Nápoles como en Sicilia eran feudos del papa. Cada año, el día de San Pedro, Felipe IV, como sus antepasados desde 1486, debía regalar al papa un caballo (la Chinea) como símbolo de su vasallaje15. Este animal encarna la figura del Reino como lo ilustran los escudos de dos de los principales seggi nobiliares de Nápoles –es decir asientos o plazas aristocráticas: los de Capuano y Nilo,

  • 16 Giuseppe de BLASIIS, “Ascanio Filomarino arcivescovo di Napoli e le sue contesse giurisdizionali”, (...)

16Así, la lucha frente al papado tiene un sabor peculiar en el reino de Nápoles, donde el cardenal arzobispo Filomarino aparece a veces como un agente de Roma, sobre todo, dentro de la revuelta urbana cuando se enfrentó al virrey español y a las instituciones reales napolitanas16. Además, el cardenal-arzobispo Filomarino fue también un opositor a la gran aristocracia napolitana y representó si no una alternativa, al menos une mediación muy importante para los sectores populares de la ciudad capital.

  • 17 Rosario VILLARI, “The Neapolitan financial crisis of the 1630s and 1640s”, in: Antonio CALABRIA, Jo (...)
  • 18 Para el embajador Fontenay-Mareuil, los reinos de Italia son “verdaderamente las mejores Indias que (...)
  • 19 Esprit de Raimond d MORMOIRON, Histoire des révolutions de la ville et du royaume de Naples…, compu (...)

17La intervención del rey de España en los asuntos del impero hispánico, tenía muchas consecuencias en el mediodía italiano. La fiscalidad imperial se aplicaba en un territorio rico que dejó de serlo en aquellos años 1640, que fueron años de crisis17. Hasta entonces, la apelación muy común del reino de Nápoles fue la de Indias de España18 o de Potosí de Europa19.

18Para obtener recursos más importantes, la monarquía empleó como instrumento la enfeudación: Las tierras tradicionalmente de dominio real fueron objeto de ventas al poder señorial, cada vez más importante. Una nobleza más o menos nueva, originaria a veces de otros territorios (italianos de Génova, de Toscana, castellanos de España, y portugueses) aprovechó esta oportunidad de las ventas de universidades (de pueblos de realengo). Así, a menudo, el pueblo insurrecto mezclaba en el mismo odio, a la nobleza y al poder real español que había vendido sus posesiones. Cuando la revolución se produjo, los pueblos vieron en la toma de armas tanto un elemento contra la nobleza como contra las enfeudaciones y en este sentido, la revolución fue al mismo tiempo guerra civil y guerra extranjera, es decir contra las tropas aristócratas y españolas.

  • 20 Olivier PONCET, “Des chartes pour un royaume : les prétentions de la famille de La Tremoille sur le (...)
  • 21 En 1646, un tratado fue firmado entre Tomas de Carignan-Saboya y Mazarino para acometer las posesio (...)

19La inserción de Nápoles en la red europea se verificó con las pretensiones dinásticas de varias ramas de la aristocracia internacional: La aventura del duque de Guisa es la más famosa porque se concretizó en una experiencia militar en Nápoles, sublevada durante unos meses. Sin embargo, hubo otros aristócratas que fueron pretendientes a la sucesión de los Habsburgos en el trono napolitano20 como los La Tremoille o Tomaso de Carignan-Saboya, nieto de Felipe II21. En el caso de Guisa, él legitimaba su reivindicación con los derechos de su antepasada, Yolanda d’Anjou, hija de René d’Anjou, rey de Sicilia y de Nápoles. En el verano de 1647, Guisa se encontraba en Roma por casualidad intentando arreglar su divorcio en la curia romana, y aprovechó la revuelta para intervenir en Nápoles unos meses después, cuando el descrédito virreinal había alcanzado la cúspide.

20En el marco de la guerra de los Treinta Años, la monarquía francesa, dirigida por la regente Ana de Austria, hermana del rey de España y de Nápoles –y que se apoyaba en el cardenal Mazarino, ministro originario de los estados pontificios–, intentó ocupar algunos puntos estratégicos en la Italia española. Fue el caso en mayo de 1646, cuando Orbetello fue asediado por los franceses y Porto-Longone ocupado por los mismos en octubre de ese año. Pero, tampoco quiso el cardenal intentar ocupar el reino de Nápoles incluso con las tropas del rey de Francia. El ejemplo de Cataluña y sobre todo la memoria de las vísperas sicilianas iban a ser evocadas por el cardenal en su correspondencia para negarse a aportar recursos al duque de Guisa.

21También una encrucijada particular del reino es lo que explica que el pueblo desempeñara un papel esencial en la constitución militar del ejército. En efecto, cuando en 1537, para hacer frente a una amenaza turca, el virrey Pedro de Toledo organizó las compañías, lo hizo según la pertenencia a los barrios (le ottine), bases políticas de los órganos populares de Nápoles. Pedro de Toledo hizo encabezar estas compañías no a aristócratas, sino a capitanes originarios de aquellos barrios, porque faltaban militares. De hecho, en 1647, las guarniciones de las fortalezas no superaban 500 hombres de media en la ciudad de Nápoles. Por ello, cuando las amenazas francesas sobre Nápoles se reanudaron en 1640, el poder virreinal empleó de nuevo esta práctica de recurrir a las fuerzas populares.

22No existe, creo yo, un estudio específico de estos ejércitos populares durante la insurrección napolitana, pero me parece importante recordar este hecho, sobre todo considerando los ejemplos extranjeros, como la new model army que se constituyó en Inglaterra, que dieron a menudo origen a cambios políticos importantes dentro de las revoluciones: ¿En qué medida tuvo este peso el ejército popular de Nápoles? ¿Hubo homines novi, comandantes militares de origen popular, que hubieran podido aspirar a la jefatura de la revolución napolitana reemplazando al aristócrata francés Guisa?

23Así, existen influencias de Roma, de España y de Francia sobre el reino de Nápoles. Sin embargo, los revolucionarios buscaron por sí mismos sus aliados fuera de las fronteras del reino, como buscaron las referencias que hubieran permitido que sobreviviera una constitución republicana.

¿Referencias internacionales?

24Cuando intervino la ruptura política con la monarquía hispánica, los rebeldes pidieron ayuda a las potencias extranjeras: Esta petición ocurrió 10 días después de que la flota española dirigida por el hijo natural legitimado de Felipe IV, don Juan José de Austria, bombardeó la ciudad. Un texto ilustra esta ruptura: Lleva por título Manifiesto del fedelissimo pueblo de Nápoles y fecha del 17 de octubre de 1647. Es decir que la ruptura no se produjo hasta tres meses después del estallido de la revuelta en la plaza del Mercado de Nápoles y del asesinado de Masaniello.

25En este texto que proclama el fin de la obediencia al rey Felipe IV, hay que esperar más de una página, de las cuatro que tiene, antes de que ver mencionada la palabra España. Y cuando se la menciona, es para decir que el 7 de Julio, las turbulencias se produjeron al grito de Viva el Rey y los retratos de Felipe y Carlos V salieron a las calles y que la ciudad siempre fue fiel a su rey:

  • 22 Vittorio CONTI, Le leggi di una revoluzione. I bandi della repubblica napoletana dall’ottobre 1647 (...)

a fin que fue juzgado bien y necesario de recorrer primeramente a la Divina Majestad, a la Muy Gloriosa Madre de Dios, al Glorioso San Genaro, y a todos los otros santos protectores de la ciudad y del reino, y estos ultimos invocados y rezados de asistir a su defensa, ayuda, y protección con más oraciones, suplican y piden con un profundo apego a su Santidad el Soberano Pontífice, a su Sagrado Colegio, y a todos los prelados de la Santa Iglesia, a la Majestad del Emperador, y a los Reyes, Repúblicas, Príncipes, Duques, Marqueses, Condes, Barones y a cualquiera dignità, título y grado, y a cada fiel cristiano que tanto con la oración como por otros medios que podrían y encontrarían necessarios, se dignan dar su ayuda y favor y que protejan el Muy Fiel Pueblo en su defensa, y que ademas de la remuneración que podran esperar de la Divina Bontad por un acto de tan justicia y piedad, el Muy Fiel Pueblo quedará perpetuamente obligado y empeñado a hacer lo mismo, o más según sus fuerzas22.

26Este manifiesto no solamente rechaza la autoridad del rey legítimo, aunque él no sea mencionado explícitamente, sino que pide socorro a otros príncipes contra las fuerzas dirigidas por don Juan José. La enumeración que se presenta en el texto corresponde al pensamiento tradicional de los rebeldes sobre las órdenes y rangos de los poderes temporales: De este modo, después de la invocación a los santos, el papa es el primer invocado, luego el emperador, y en seguida después, los reyes a quienes se pide socorro.

27¿En qué medida los rebeldes esperaban ayuda de las potencias exteriores? El papa todavía dudó bastante tiempo en seguir las peticiones del embajador español en Roma para llevar soldados.

28Sin embargo, pocos fueron los príncipes que aceptaron prestar asistencia a la rebelión, fuera de las dos flotas francesas que fueron a la bahía de Nápoles, aunque hicieron frente a la flota española sin combatir y sin desembarcar hombres o municiones para ayudar a la ciudad sublevada.

  • 23 Entre noviembre de 1647 y noviembre de 1648, Carlos I ha recobrado su libertad hasta su secuestro p (...)

29En este sentido, la insurrección del reino de Nápoles no se encuentra en la encrucijada de las revoluciones europeas. Se evocaron las de Cataluña y de Portugal, pero estos rebeldes no tuvieron fuerzas para unirse frente a la soberanía de Felipe. La Fronde todavía no había empezado (mayo de 1648), y la revolución inglesa se transformó en guerra civil23. En cuanto a la República holandesa, estaba acabando de negociar las paces de Westfalia con España.

30No obstante, las disposiciones de las instituciones republicanas de Nápoles demuestran influencias intelectuales de parte de estas potencias. Después del manifiesto citado, de un modo más revolucionario, una declaración popular subrayó la ruptura con los modelos monárquicos:

  • 24 V. CONTI, Le leggi…, op. cit., p. 32-33 [“ha parso per stabilimento d’un’eterna colonna farsi quest (...)

[…] está aparecido que para el establecimiento de un eterno pilar, de hacer de este reinado una república a fin que ningún Rey, Monarca o Potentado pueda tener otra pretensión; y que esto para que nuestro Reino y Pueblo se queden en estado de franqueo y libertad, desligado de toda labor y servitud24.

31Con esta decisión, la insurrección napolitana rechazaba la perspectiva de una nueva monarquía y rompía con la larga sucesión de dinastías que se instalaron en Nápoles. Esta proclamación se hizo al mismo tiempo que la revolución inglesa pero no he encontrado referencias dentro de la literatura, los diarios o las historias de Nápoles a lo que pasó en aquel país: una hipótesis apunta a los aspectos religiosos de Inglaterra, muy alejados del pensamiento napolitano. Si la palabra de protector está muy difundida como elemento de la revuelta en este reino dentro de los años 1647-1648, la de protectorado no aparece, y hay que esperar un todavía un poco para que señale al régimen inglés.

32Sin embargo, he encontrado varias referencias a otros modelos fuera del modelo de la antigüedad que fue reactivado desde el siglo XV y que tiene una fuerza muy importante en Nápoles. En la época de las monarquías absolutas, el primer modelo coetáneo de república al que los revolucionarios miraron fue el de las Provincias-Unidas. En muchas ocasiones, los republicanos napolitanos o sus jefes hicieron referencias al modelo holandés.

  • 25 Innocenzo FUIDORO, Successi historici raccolti dalla sollevatione di Napoli dell’anno 1647, Milán: (...)
  • 26 V. CONTI, Le Leggi…, op. cit., p. 114-115: Bando 77: Annese el 19 de noviembre de 1647: “[…] questa (...)

33La mañana después de haber dejado la obediencia al monarca español, el 18 de octubre de 1647, la monarquía francesa fue solicitada para enviar a Nápoles “Protector y defensor, como lo hicieron antes los Olandeses que llamaron al principe de Orange”25 y un mes después, las referencias se precisaron en un bando con fecha del 19 de noviembre de 1647, titulado Al duca di Guisa è conferito il titolo di “difensore della libertà” con i poteri di cui gode il principe d’Orange in Olanda. La república se mostraba agradecida al duque de Guisa “por ser causa de su libertad y por venir a exponer su vida y sus bienes en servicio de la República” y le daba el mando e incluso el poder “con los quales el Serenissimo principe de Orange defiende la República y los estados populares de Olanda”. Además, el duque de Guisa según el texto debía gozar de “todas las prerrogativas, privilegios, onores, preeminencias, mandos, apoyos y inmunidades de las quales beneficia el príncipe de Orange”26.

34Efectivamente, se puede decir que este texto parece “menos” republicano que el anterior, dejando un espacio político muy importante al nuevo Defensor: El duque de Guisa. Esta institución está claramente copiada de la de Stathouder de Holanda. La función de protector está atribuida nominalmente a la familia de Guisa con los honores y rangos. Simultáneamente, una frase trata de la protección de la república y de los estados populares. El modelo es también el de la combinación entre los estados provinciales y generales y el príncipe protector.

  • 27 Salvo MASTELLONE, “Il modello politico olandese e la storiografia italiana nella prima metà del Sei (...)

35¿En qué medida los napolitanos conocieron el sistema político de Holanda? De hecho, con las guerras de Flandes, las Provincias Unidas no eran totalmente ajenas a los napolitanos de la primera mitad del siglo XVII27. Puede ser que los éxitos económicos de Holanda tuvieran que ver con la elección de tal modelo, sobre todo, en el momento de la revolución, cuando las guerras pasadas fueron percibidas como la pesadilla de los españoles, al despertar una esperanza republicana de libertad sin los Habsburgo.

  • 28 Archivio di Stato Firenze, Mediceo 4146, Avisi della rivoluzione di Napoli del 1647, Napoli, 22 mar (...)
  • 29 Pier Luigi ROVITO, “La rivoluzione costituzionale di Napoli, 1647-1648”, Rivista Storica Italiana, (...)

36Diversos proyectos propusieron crear un senado republicano dentro de la Real Republica Ducal –según una base provincial, con una representación proporcionada de los principales grupos sociales (nobleza y pueblo)28. Una consulta constituida por miembros populares –jefes militares y letrados– fue elaborada con el fin de aconsejar al duque y es aquí donde reside el elemento clave para los republicanos, y fue por ello por lo que algunos historiadores hablaron de proyectos constitucionales29. Estos dos elementos –consulta y senado– no son tan propios del modelo holandés. Los insurgentes también siguieron otros modelos.

¿Otros modelos políticos?

  • 30 Camillo TUTINI, Marino VERDE, Racconto della sollevatione di Napoli accaduta nell’anno MDCXLVII, (a (...)

37Según lo que cuenta un testimonio, el 16 de octubre de 1647, un noble disidente muy importante, que fue maestro general de campo, Marc'Antonio Brancaccio, expuso las posibilidades que se ofrecían a los rebeldes “Necesitamos formar un nuevo gobierno y, para ello, tenemos tres soluciones: una es la del papa, la otra es Francia y otra más, la de la libertad, es decir, la república, como Venecia”30.

38Para él, la constitución veneciana encarnaba el modelo republicano y ofrecía la ventaja de obtener la libertad para Nápoles, lo que no sería el caso con el papado o con un gobierno francés. Esta defensa del modelo veneciano se producía en un siglo de fuerte propaganda veneciana que difundía el tema de la excelencia de su gobierno porque incluía tres sistemas: La monarquía con su dux, la aristocracia con los patricios del Senado y la democracia por medio del Gran Consejo. Esta visión que correspondía a la voluntad de la Serenissima de poner de relieve su carácter estable y moderado se encontró valorizada durante la revolución por la presencia del residente de Venecia. El interés de los dirigentes de la república de Nápoles por el modelo político de Venecia era tal que:

  • 31 I. FUIDORO, Successi historici raccolti…, op. cit., p. 367: “Parló el Ghisa al residente di Venetti (...)

El Guisa habló con el residente de Venecia, llamado Andrea Rossi, dentro de [?] de Santa Catarina a Formello –como lo había hecho Vincenzo d’Andrea– del qual quisieron ser instruidos del modo de formar y de estabilizar la república napolitana. Este prudentísimo ministro siguiendo el uso de su país contestó que no se podía pensar una república con tantos cerebros, que cada uno debía ocuparse de sí mismo y formar su república como le gustaba y no dijo más31.

  • 32 Mémoires, Duc de GUISE, Claude Bernard PETITOT, Louis MONMERQUÉ (eds.), París: Foucault, 1826, t. 4 (...)

39Si Guisa pidió consejo al residente veneciano, en sus memorias, hace una alusión a la constitución veneciana de manera distinta: la calificaba de “república aristocrática”, lo que no podía ser compatible con un reino como el de Nápoles. Y Guisa añade que él “había mirado como una cosa horrible el someter el pueblo a la tiranía de los nobles […]”32. Estas consideraciones por parte de un aristócrata francés que intentó ejercer un poder absoluto en Nápoles parecen curiosas… Pero estas memorias fueron escritas mucho después de la revolución.

  • 33 P. CAPECE, L’État de la République de Naples sous le gouvernement de Monsieur le duc de Guise, trad (...)
  • 34 Las alusiones a los regímenes polaco y maltés existen: El Cittadino fedele menciona el hecho que Po (...)

40Algunas alusiones se refieren a veces a otros dos modelos políticos. Está el de Suiza que los autores asimilan a un modelo republicano de tendencia popular: Y esta palabra tiene muy a menudo un aspecto despectivo. Un escritor como Giulio Cesare Capaccio hubiera creado un vínculo con lo que llamaba la Ochlocracia: El poder de la muchedumbre… También la falta de antigüedad del modelo federativo de Suiza para los doctores (letrados/togati) desacreditaba las referencias a Suiza. Todavía, encontramos citado un proyecto federativo expuesto en las memorias del padre Capece33. Finalmente, las referencias a Polonia con elección del rey fueron muy pocas, como las de un texto de combate llamado El cittadino fedele que Rosario Villari publicó34.

41La revolución napolitana de 1647-1648 intervino en un momento clave para la monarquía hispana: En la encrucijada, logró un restablecimiento inesperado cuando Cataluña y Portugal parecieron territorios perdidos. Por su elaboración de proyectos políticos alternativos, según el modelo holandés o según otros modelos, esta revolución parece anunciar otros movimientos de reivindicación constitucional, apelando a la formación de un Senado, a la representación política: ¿Es la razón por la que el eco de la “revuelta de Masaniello” tuvo tanta fuerza en Inglaterra y en Holanda?

42Con la vuelta al orden, asistimos a la difusión de la imagen de esta revolución fuera de Nápoles: Las ediciones de historias de la ciudad, el reino, su revolución y su jefe de diez días se multiplicaron, sobre todo en Inglaterra y Holanda; los más famosos grabados fueron producidos allí, lejos de Nápoles y del imperio ibérico. Por eso también, la revolución de 1647-1648 se encuentra en la encrucijada de las revoluciones europeas.

Haut de page

Bibliographie

BENAITEAU, Michèle, Vassalli e cittadini. La signoria rurale nel Regno di Napoli attraverso lo studio dei feudi dei Tocco di Montemiletto, Bari: Edipuglia, 1997.

BERCÉ, Yves-Marie, “Réflexions sur les révoltes des villes portuaires au XVIIe siècle”, p. 242-243, in: Jean-Pierre KINTZ, Georges LIVET (dirs.), 350e des Traités de Westphalie. Une genèse de l’Europe, une société à reconstruire, 1648-1998, Estrasburgo : Presses universitaires de Strasbourg, 1999.

BIRAGO, Giovanni Battista, Turbolenze di Europa, Venecia: Per li Ginammi, 1654.

BISACCIONI, Maiolino, Istoria delle Guerre Civili di questi ultimi tempi, descritta dal Conte Maiolino Bisaccioni, gentil’huomo Ordinario della Camera del Ré Christianissimo & su Cavalliere, all’Altezza serenissima di Parma, Venecia: Appresso Francesco Storti, 1652.

BOITEUX, Martine, “L'hommage de la Chinea. Madrid-Naples-Rome”, in: Carlos José Hernando SÁNCHEZ (coord.), Roma y España un crisol de la cultura europea en la Edad Moderna, Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior, 2007, vol. 2, p. 831-846.

BRAUDEL, Fernand, La Méditerranée et le monde méditerranéen à l’époque de Philippe II, París: A. Colin, 1990 [1a ed. 1949].

BRAY, Massimo, “L’arcivescovo, il Viceré, il fedelissimo Popolo. Rapporti politici tra autorità civile e autoritá ecclesiastica a Napoli dopo la rivolta del 1647-1648”, Nuova Rivista Storica, n° 74, mai-août 1990, p. 311-332.

BUNES IBARRA, Miguel Ángel de, “El control de la información del Mediterráneo desde Nápoles y Sicilia en la época de Felipe III”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN, Manuel RIVERO RODRÍGUEZ (coords.), Centros de poder italianos en la monarquía hispánica (siglos XV-XVIII), Madrid: Polifemo, 2010, vol. 1, p. 351-373.

CANOSSA, Romano, COLONELLO, Isabella, Spionaggio a Palermo, aspetti de la guerra turco-spagnola in Mediterraneo nel cinquecento, Palermo: Sellerio, 1991.

CAPECE, L’État de la République de Naples sous le gouvernement de Monsieur le duc de Guise, traduit de l’italien (du P. CAPECE) par Marie TURGE-LORÉDAN (Marguerite Léonard), Amsterdam: P. Brunel, 1695.

CARRINO, Annastella, La città aristocratica, Linguaggi e pratiche della politica a Monopoli fra Cinque e Seicento, Bari: Edipuglia, 2000.

CARUCCI, Giacinto, Il Masaniello salernito nella rivoluzione di Salerno e del Salernito del 1647-1648, preceduto da un breve cenno storico di Salerno dalla sua origine sino alla fine del sec. XVII, Salerno: Antonio Volpe, 1908.

CHÉRUEL, Adolphe, Lettres du Cardinal Mazarin pendant son ministère, París: Imprimerie Nationale, 1872.

––, “Le duc de Guise à Naples − ses relations avec Mazarin”, extrait du Correspondant, París: 1875.

COMPARATO, Victor Ivo, “Il modello politico olandese in Italia durante la prima metà del Seicento”, in: Victor Ivo COMPARATO, Modelli nella storia del pensiero politico, Florencia: Leo S. Olschki, 1987.

CONTI, Vittorio, Le leggi di una revoluzione. I bandi della repubblica napoletana dall’ottobre 1647 all’ aprile 1648, Nápoles: Jovene, 1983.

CROCE, Benedetto, Storia del Regno di Napoli, Bari: Scritti di storia letteraria e politica 19, Laterza, 1925.

D’ALESSIO, Silvana, Contagi. La rivolta napoletana del 1647-1648: linguaggio e potere politico, Florencia: Centro editoriale toscano, 2003.

DE BLASIIS, Giuseppe, “Ascanio Filomarino arcivescovo di Napoli e le sue contesse giurisdizionali”, A.S.P.N. (Archivio storico per le provincie napolitane), n° 5, año 5, fasc. 2, Nápoles, 1880, p. 374-393; n° 5, año 5, fasc. 4, Nápoles, 1880, p. 726-736; n° 6, año 6, fasc. 4, Nápoles, 1881, p. 744-775.

FUIDORO, Innocenzo, Successi historici raccolti dalla sollevatione di Napoli dell’anno 1647, Milano: Franco Angeli, 1994.

GIURA, Vicenzo, Storie di minoranze. Ebrei, greci, albanesi nel regno di Napoli, Nápoles: Edizioni scientifiche italiane, 1984.

HUGON, Alain, “Le violet et le rouge. Le cardinal-archevêque Filomarino, acteur de la révolution napolitaine (1647-1648)”, Cahiers du CRHQ, n° 1, décembre 2008.

––, Naples insurgée. 1647-1648. De l’événement à la mémoire, Rennes : PUR, 2011 [éd. Española: La insurrección de Nápoles 1647-1648. La construcción del acontecimiento, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, en prensa].

––, “El reino de Nápoles en tiempos de guerra, 1647-1648: Percepciones de las comunidades extranjeras”, in: David GONZÁLEZ CRUZ (ed.), Extranjeros y pueblos indígenas: La imagen del “otro” en tiempos de guerra, Madrid: Silex, 2011, p. 53-80.

MANFREDI, Clelia, “Il cardinale arcivescovo Ascanio Filomarino, nel periodo della rivoluzione di Masaniello”, Samnium, 1949, p. 51-80, p. 180-211, y 1950, p. 65-78.

MASTELLONE, Salvo, “Il modello politico olandese e la storiografia italiana nella prima metà del Seicento”, pref. Guido BENTIVOGLIO, Relatione delle Province Unite, Facs. de la edición de 1632, Florencia: C.E.T, 1984.

MAZUR, Peter A., “Combating ‘Mohammedan Indecency’: The Baptism of Muslim Slaves in Spanish Naples, 1563-1667”, Journal of Early Modern History, vol. 13, n° 1, 2009, p. 25-48.

Mémoires, Duc de GUISE, Claude Bernard PETITOT, Louis MONMERQUÉ (eds.), París: Foucault, 1826, t. 4.

MERRIMAN, Roger Bigelow, Six contemporaneous Revolutions, Glasgow: Jackson, 1937.

MUSI, Aurelio, La rivolta di Masaniello nella scena politica barocca, Nápoles: Guida, 1989.

PONCET, Olivier, “Des chartes pour un royaume : les prétentions de la famille de La Tremoille sur le royaume de Naples au XVIIe siècle”, Annuaire Bulletin de la Société d’histoire de France, 2007, p. 145-172.

PARKER, Geoffrey, The Army of Flanders and the Spanish Road, 1567-1659, Cambridge: Cambridge University Press, 1972

Esprit de RAIMOND DE MORMOIRON, Histoire des révolutions de la ville et du royaume de Naples…, composée par le comte de Modène, París: J. Boulard, 1665.

RIBOT, Luis, “Las naciones en el ejército de los Austrias”, in: Bernardo J. GARCÍA GARCÍA, Antonio ÁLVAREZ-OSSORIO ALVARIÑO, La monarquía de las naciones, Madrid: Fundación Carlos de Amberes, 2004, p. 652-677.

ROVITO, Pier Luigi, La rivolta dei notabili. Ordenamenti municipali e dialettica dei ceti in Calabria Citra 1647-1650, Nápoles: Jovene, 1988.

––, “La rivoluzione costituzionale di Napoli, 1647-1648”, Rivista Storica Italiana, 98, 1986, p. 367-462.

SELWYN, Jennifer D., A Paradise Inhabited by Devils. The Jesuits’ Civilizing Mission in Early Modern Naples, Burlington-Roma: Ashgate, Institutum Historicum Societatis Iesu, 2004.

SOLA, Emilio, DE LA PEÑA, José F., Cervantes y la Berbería. Cervantes, mundo-berberisco y servicios secretos en la época de Felipe II, México-Madrid: Fondo de Cultura Económica, 1995.

TUTINI, Camillo, VERDE, Marino, Racconto della sollevatione di Napoli accaduta nell’anno MDCXLVII, (a cura di Pietro Messina), Roma: Istituto storico italiano per l’età moderna e contemporanea, 1997.

VILLARI, Rosario, “The Neapolitan financial crisis of the 1630s and 1640s”, in: Antonio CALABRIA, John A. MARINO (coords.), Good Government in Spanish Naples, Nueva York: Peter Lang, 1990, p. 237-274.

––, Per il re o per la patria. La fedeltà. nel seicento, Roma-Bari: Laterza, 1994.

Haut de page

Notes

1 Romano CANOSSA, Isabella COLONELLO, Spionaggio a Palermo, aspetti de la guerra turco-spagnola in Mediterraneo nel cinquecento, Palermo: Sellerio, 1991; Emilio SOLÀ, José F. de LA PEÑA, Cervantes y la Berbería. Cervantes, mundo berberisco y servicios secretos en la época de Felipe II, México-Madrid: Fondo de Cultura Económica, 1995; Miguel Ángel de BUNES IBARRA, “El control de la información del Mediterráneo desde Nápoles y Sicilia en la época de Felipe III”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN, Manuel RIVERO RODRÍGUEZ (coords.), Centros de poder italianos en la monarquía hispánica (siglos XV-XVIII), Madrid: Polifemo, 2010, vol. 1, p. 351-373.

2 Vicenzo GIURA, Storie di minoranze. Ebrei, greci, albanesi nel regno di Napoli, Nápoles: Edizioni scientifiche italiane, 1984.

3 “Les hommes passent en rang serrés de la chrétienté vers les terres d’Islam”, Fernand BRAUDEL, La Méditerrranée et le monde méditérranéen à l’époque de Philippe II, París: A. Colin, 1990, t. 2, p. 132.

4 Selon Innocenzo FIUDORO para la primera estimación: Giornali di Napoli dal MDCLX al MDCLXXX, t. 1, p. 52 y p. 85, citado por Peter A. MAZUR, “Combating ‘Mohammedan Indecency’: The Baptism of Muslim Slaves in Spanish Naples, 1563-1667”, Journal of Early Modern History, vol. 13, n° 1, 2009, p. 38. P. A Mazur nota que Fuidoro estima a 10 000 personas la población musulmana esclava en la ciudad de Nápoles. Jennifer D. Selwyn cita otra estimación, la de Salvatore Bono, según el cual, 20 000 esclavos domésticos vivían en Nápoles en el siglo XVII, Jennifer D. SELWYN, The Jesuits’ Civilizing Mission in Early Modern Naples, Burlington-Rome: Ashgate, Institutum Historicum Societatis Iesu, 2004, p. 89 [source citée Salvatore BONO, “Schiavi Muslulmani in Italia nell’età moderna”, Erdem, 3, n° 9, juillet 1987, p. 829-837].

5 Geoffrey PARKER, The Army of Flanders and the Spanish Road, 1567-1659, Cambridge: Cambridge University Press, 1972; Luis RIBOT, “Las naciones en el ejército de los Austrias”, in: Bernardo J. GARCÍA GARCÍA, Antonio ÁLVAREZ-OSSORIO ALVARIÑO, La monarquía de las naciones, Madrid: Fundación Carlos de Amberes, 2004, p. 652-677, apunta que en 1647, el ejército de Flandes que sumaba 65 458 hombres tenía unos trece mil soldados de infantería venidos de España y de Italia.

6 Giovanni Battista BIRAGO, Turbolenze di Europa, Venise, 1654; Maiolino BISACCIONI, Istoria delle Guerre Civili di questi ultimi tempi, descritta dal Conte Maiolino Bisaccioni, gentil’huomo Ordinario della Camera del Ré Christianissimo & su Cavalliere, all’Altezza serenissima di Parma, Venise, 1652. El libro de Roger Bigelow MERRIMAN, Six contemporaneous Revolutions, Glasgow: Jackson, 1937, toma en cuenta de nuevo esta contemporaneidad de los movimientos revolucionarios.

7 Pier Luigi ROVITO, La rivolta dei notabili. Ordenamenti municipali e dialettica dei ceti in Calabria Citra 1647-1650, Nápoles: Jovene, 1988.

8 En la llamada revuelta de Ribecco.

9 Para un ejemplo de las consecuencias de la revuelta en las Pullas, ver el manuscrito XXI C I Revolutioni successe in Lecce nell’anno 1647, p. 142-152 en el archivo de la Società Napoletana per la Storia Patria.

10 Annastella CARRINO, La città aristocratica. Linguaggi e pratiche della politica a Monopoli fra Cinque e Seicento, Bari: Edipuglia, 2000.

11 Giacinto CARUCCI, Il Masaniello salernito nella rivoluzione di Salerno e del Salernito del 1647-1648, preceduto da un breve cenno storico di Salerno dalla sua origine sino alla fine del sec. XVII, Salerno: Antonio Volpe, 1908 [reprint Rispostes, Salerno, 2001].

12 P. L. ROVITO, La rivolta dei notabili…, op. cit., p. 145 [fuente citada: Archivio di Stato di Napoli, Coll. Partium, vol 410, fol. 200-201: Se trata del robo de los libros en la casa señorial por un bando de 400 personas armadas que los quemaron después en la plaza principal de Torano]; Michèle BENAITEAU, Vassalli e cittadini. La signoria rurale nel Regno di Napoli attraverso lo studio dei feudi dei Tocco di Montemiletto, Bari: Edipuglia, 1997, p. 215.

13 Alain HUGON, Naples insurgée. 1647-1648. De l’événement à la mémoire, Rennes: PUR, 2011 [éd. Española, La insurrección de Nápoles 1647-1648. La construcción del acontecimiento, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, en prensa].

14 Alain HUGON, “El reino de Nápoles en tiempos de guerra, 1647-1648: Percepciones de las comunidades extranjeras”, in: David GONZÁLEZ CRUZ (coord.), Extranjeros y pueblos indigenas: La imagen del “otro” en tiempos de guerra, Madrid: Silex, 2011, p. 53-80.

15 Martine BOITEUX, “L'hommage de la Chinea. Madrid-Naples-Rome”, in: Carlos José Hernando SÁNCHEZ (coord.), Roma y España un crisol de la cultura europea en la Edad Moderna, Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior, 2007, vol. 2, p. 831-846.

16 Giuseppe de BLASIIS, “Ascanio Filomarino arcivescovo di Napoli e le sue contesse giurisdizionali”, Archivio storico per le provincie napolitane, n° 5 año 5, fasc.2. Nápoles, 1880, p. 374-393; idem, n° 5, año 5, fasc. 4, Nápoles, 1880, p. 726-736; idem, n° 6, año 6, fasc. 4, Nápoles, 1881, p. 744-775; Clelia MANFREDI, “Il cardinale arcivescovo Ascanio Filomarino, nel periodo della rivoluzione di Masaniello”, Samnium, 1949, p. 51-80, p. 180-211, et 1950, p. 65-78; Massimo BRAY, “L’arcivescovo, il Viceré, il fedelissimo Popolo. Rapporti politici tra autorità civile e autoritá ecclesiastica a Napoli dopo la rivolta del 1647-1648”, Nuova Rivista Storica, n° 74, mai-août 1990, p. 311-332; Alain HUGON, “Le violet et le rouge. Le cardinal-archevêque Filomarino, acteur de la révolution napolitaine (1647-1648)”, Cahiers du CRHQ, n° 1, décembre 2008, http://www.crhq.cnrs.fr/cahiers/1/c1a4-Hugon.pdf

17 Rosario VILLARI, “The Neapolitan financial crisis of the 1630s and 1640s”, in: Antonio CALABRIA, John A. MARINO (coord.), Good Government in Spanish Naples, Nueva York: P. Lang, 1990, p. 237-274.

18 Para el embajador Fontenay-Mareuil, los reinos de Italia son “verdaderamente las mejores Indias que tiene el rey de España”, citado por Adolphe CHÉRUEL, Lettres du Cardinal Mazarin pendant son ministère, París: Imprimerie Nationale, 1872, t. 1, p. 240.

19 Esprit de Raimond d MORMOIRON, Histoire des révolutions de la ville et du royaume de Naples…, compuesto por el conde de Módena, París: J. Boulard, 1665. t. 1, p. 33.

20 Olivier PONCET, “Des chartes pour un royaume : les prétentions de la famille de La Tremoille sur le royaume de Naples au XVIIe siècle”, Annuaire Bulletin de la Société d’histoire de France, 2007, p. 145-172.

21 En 1646, un tratado fue firmado entre Tomas de Carignan-Saboya y Mazarino para acometer las posesiones españolas. Adolphe CHÉRUEL, “Le duc de Guise à Naples – ses relations avec Mazarin”, extrait du Correspondant, París, 1875.

22 Vittorio CONTI, Le leggi di una revoluzione. I bandi della repubblica napoletana dall’ottobre 1647 all’ aprile 1648, Nápoles: Jovene, 1983, p. 14-15: “Onde ha giudicato pur bene, e necessario ricorre prima alla Divina Maesta, alla Gloriosissima Vergine, Madre di Dio, al Glorioso S. Gennaro, et a tutti altri Santi Protettori di detta citta, e Regno, e quelli invocando, e supplicando ad assistere alla detta sua difesa, agiuto e protetione, con pregare anco, sincome supplica, dimanda e chiede con ogni interno affetto la Santita del Sommo Pontifice, suo sacro Collegio, e Prelati tutti di Santa Chiesa, le Maesta dell’Imperatore, e di Re, Republiche, Principi, Duchi, Marchesi, Conti, Baroni, e altri qualsivogliano in dignita, Titoli e gradi constituti e ciascun fedel christiano che tanto con l’oratione, quanto in tutti li altri modi che potranno, e conosceranno necessario, si compiacciano dare il loro agiuto e favor e proteggere esso Fidelissimo Popolo in detta sua difesa, che oltre la remuneratione, che potranno sperare dalla Divinia Bonta in atto di tanta giustitia e pieta, restera esso Fidelissimo Popolo perpetuamente obligato di far il simile o maggiore seconde le sue forze in ogni occorrenze”.

23 Entre noviembre de 1647 y noviembre de 1648, Carlos I ha recobrado su libertad hasta su secuestro por el parlemento el 30 de noviembre.

24 V. CONTI, Le leggi…, op. cit., p. 32-33 [“ha parso per stabilimento d’un’eterna colonna farsi questo Regno Repubblica, accio niuno Re Monarcha o Regulo possi haver altra pretensione; e questo accio il nostro Regno, e Popolo si riduchino a stato franchi e liberi d’ogni travaglio e servitu. E perché questo è beneficio, comune e universale manifestamo a tutti Principi del Regno, Marchesi, Duchi, Conti e Baroni, che ricevuto il predetto manifesto non possendono più allegare causa d’ignoranza”]. La última frase sigue el exergo del capítulo 5.

25 Innocenzo FUIDORO, Successi historici raccolti dalla sollevatione di Napoli dell’anno 1647, Milán: Franco Angeli, 1994, p. 211 [“Come protettore e defensore come fecero l’odandesi che chiamorono il principe d’Oranges in quella provincia vastissima, che da vassalli si fecero liberi”].

26 V. CONTI, Le Leggi…, op. cit., p. 114-115: Bando 77: Annese el 19 de noviembre de 1647: “[…] questa Ser. Republica li confessa dovere per il beneficio tanto grande, che riceve da questo Principe per esser causa della sua libertà e venire a esporre in servitio di essa la vita, e la robba, obligando i suoi heredi e successori a fare il medesimo che pero li dà il comando e medesima potestà con la quale il Seren. Principe d’Orange difende la Republica e stati populari d’Olanda, e volendo per questo che godi di tutte le prerogative, privilegij, honori, preheminenze, comandi, poggi, e immunita che gode detto Signor Principe d’Oranges in Olanda per causa della difesa di quella Republica e con conventione particolare che il detto Serenissimo Signor Duca starà prontissimo non solamente finita detta guerra, ma in ogni tempo, et in tutte le cose che conoscerà detta Serenissima Republica bisognare il suo valore, ne riceverà gl’ordini che se li daranno quali eseguirà con la fedelta che da un tanto Principe si promete”.

27 Salvo MASTELLONE, “Il modello politico olandese e la storiografia italiana nella prima metà del Seicento”, prólogo a Guido BENTIVOGLIO, Relatione delle Province Unite, Facsimile de la edición de 1632, Florencia: C.E.T, 1984; Victor IVO COMPARATO, “Il modello politico olandese in Italia durante la prima metà del Seicento”, in: Victor IVO COMPARATO, Modelli nella storia del pensiero politico, Florencia: Leo S. Olschki, 1987. Véase también Silvana D’ALESSIO, Contagi. La rivolta napoletana del 1647-48: linguaggio e potere politico, Florencia: Centro editoriale toscano, 2003, p. 36-40.

28 Archivio di Stato Firenze, Mediceo 4146, Avisi della rivoluzione di Napoli del 1647, Napoli, 22 marzo 1648, c. 515r°: “Lo Senato della Serenissima Real Repubblica dove entraranno al governo dopo il Ser. mo Duge [sic] 10 arcivescovi del regno, 10 deputati della nobilta, et altrettanti del popolo, e 12 deputati delle Provincie, cioè per ciascheduna, che havranno a stare continuamente in Napoli al governo della Repubblica con mutarsi ogni 6 anni, come dovra farsi del Duce e come più diffusamente apparira dall’editto che si stampa tuttavia”, citado por V. I CONPARATO, Modelli nella storia..., op. cit., p. 147.

29 Pier Luigi ROVITO, “La rivoluzione costituzionale di Napoli, 1647-1648”, Rivista Storica Italiana, 98, 1986, p. 367-462; Benedetto CROCE, Storia del Regno di Napoli, Scritti di storia letteraria e politica, 19, Bari: Laterza, 1925, p. 3-4.

30 Camillo TUTINI, Marino VERDE, Racconto della sollevatione di Napoli accaduta nell’anno MDCXLVII, (a cura di Pietro Messina), Roma: Istituto storico italiano per l’età moderna e contemporanea, 1997, p. 232.

31 I. FUIDORO, Successi historici raccolti…, op. cit., p. 367: “Parló el Ghisa al residente di Venettia, nominato Andrea Rossi dentro la spitiaria di Santa Catarina a Formello, sincome haveva fatta Vincenzo d’Andrea, dal quale desideravana esser istrutti del modo di formare e stabilire la Republica napolitana. Questo prudentissimo ministro liberamente all’uso del suo paese rispose che in nessun conto si poteva pensare a formar la Republica da tanti cervelli, ch’ogn’uno da per se stesso formava la sua come li piaceva et altro non disse”.

32 Mémoires, Duc de GUISE, Claude Bernard PETITOT, Louis MONMERQUÉ (eds.), París: Foucault, 1826, t. 4, p. 102-104.

33 P. CAPECE, L’État de la République de Naples sous le gouvernement de Monsieur le duc de Guise, traduit de l’italien (du P. Capece) par Marie TURGE-LORÉDAN (Marguerite Léonard), Amsterdam: P. Brunel, 1695 p. 144: “Ils [les docteurs réunis chez Annese] envoyèrent donc au Duc un projet contenant la manière qui estoit, que les Sénateurs fussent au nombre de trente, quinze Nobles, & quinze Populaires afin que les sufrages du peuple fussent égaux à ceux de la noblesse. Que l’on en changeât tous les ans, laissant toujours dix des anciens avec les nouveaux; Qu’il y en eût quinze de la ville de Naples, & les quinze autres fussent tirés de principales villes du Royaume”; o en Maiolino BISACCIONI, Historia delle guerre civile…, op. cit., p. 193, nota que el senado hubiera tenido 30 miembros y que Guisa hubiera nombrado 6 de Nápoles, 3 nobles y 3 populares, y que cada provincia hubiera elegido dos senadores. Cf. Aurelio MUSI, La rivolta di Masaniello nella scena politica barocca, Nápoles: Guida, 1989, p. 193.

34 Las alusiones a los regímenes polaco y maltés existen: El Cittadino fedele menciona el hecho que Polonia fuera una monarquía electiva: Rosario VILLARI, Per il re o per la patria. La fedeltà. nel seicento, Roma-Bari: Laterza, 1994, p. 53. El caso de Malta es distinto con su reclutamiento transnacional y sus manifestaciones de las libertades aristocráticas; Yves-Marie BERCÉ señala que varias veces, caballeros de la Orden actuaron en las revoluciones de mediados del Siglo XVII, tales como Marc’Antonio BRANCACCIO en Nápoles o el chevalier Tordias durante el Ormée de Burdeos. Yves-Marie BERCÉ, “Réflexions sur les révoltes des villes portuaires au XVIIe siècle”, in: Jean-Pierre KINTZ, Georges LIVET (dirs.), 350e des Traités de Westphalie. Une genèse de l’Europe, une société à reconstruire, 1648-1998, Estrasburgo: Presses universitaires de Strasbourg, 1999, p. 242-243.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://e-spania.revues.org/docannexe/image/25690/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 24k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alain Hugon, « Nápoles 1647-1648 en la encrucijada de las revoluciones europeas », e-Spania [En ligne], 24 | juin 2016, mis en ligne le 15 juin 2016, consulté le 23 avril 2017. URL : http://e-spania.revues.org/25690 ; DOI : 10.4000/e-spania.25690

Haut de page

Auteur

Alain Hugon

Université de Caen

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org