Navigation – Plan du site
El conde Lucanor de Don Juan Manuel. Construcción retórica y pensamiento político ‎

Didáctica, alegoría política y autobiografía: una nueva lectura del ejemplo XXXIII de El Conde Lucanor

Salvatore Luongo

Résumés

L’exemple XXXIII du Conde Lucanor, comme il est notoire, aborde la question, cruciale et déjà traitée dans le chapitre III, des obligations que les defensores sont appelés à exercer, illustrée par l’apologue du faucon sacre de l’Infant Manuel, de l’aigle et du héron. Le commentaire de Patronio (qui en dépit de la brièveté de la narration encadrée s’avère plus développé et dense que d’habitude, compte tenu de l’importance idéologique particulière du sujet traité) s’organise fondamentalement autour du couple antonymique fortitudo vs pusillanimitas (dans la forme particulière de l’otiositas), une opposition qui caractérise presque tous les chapitres du Conde Lucanor consacrés à l’éthique guerrière et nobiliaire, et notamment, outre le III, le XVI et le XXXVII. Le renversement, par rapport aux textes parallèles, du point de vue et de la morale du récit de Juan Manuel a pourtant amené une partie de la critique, dans le sillage d’une apostille pionnière d’Alexander H. Krappe, à l’interpréter d’un point de vue purement autobiographique. Une lecture “interne” et une lecture “externe” ne s’excluent pas nécessairement, à condition cependant de considérer le rapport particulier de contiguïté que l’organisation élaborée de l’énonciation mise en place par don Juan Manuel dans le Conde Lucanor institue entre plan contextuel et plan textuel.

Haut de page

Texte intégral


     

Don Juan Manuel [...] afirma, fuera de toda consideración cronológica, una libertad de escritor superior a la de sus precursores y a la de su posteridad literaria. Por ello este ejemplo [...], uno de los menos estimados por la crítica, me parece el más interesante del libro, y como el símbolo de Don Juan Manuel, no sólo como muestra de su ambicioso atrevimiento en materia política, sino en su pura condición de escritor.

  • 1  Daniel DEVOTO, “Cuatro notas sobre la materia tradicional en don Juan Manuel”, Bulletin Hispanique(...)
  • 2  Se han ocupado de este ejemplo de manera específica: Aníbal A. BIGLIERI, Hacia una poética del rel (...)

1De esta manera Daniel Devoto1 concluye la última de sus notas sobre el tratamiento de los motivos tradicionales en el Conde Lucanor, dedicada al capítulo XXXIII. En efecto, el ejemplo es un válido banco de pruebas para apreciar la maestría de don Juan en manipular las fuentes que utiliza, adaptándolas al problema que pretende abordar y a la enseñanza que al propósito quiere impartir2. Como se recordará, en el preámbulo que genera el cuento, después de anticipar que en varias ocasiones había peleado con “muchos omnes”, Lucanor le manifiesta a su consejero Patronio la duda sobre tres posibles comportamientos que “algunos” le aconsejan que adopte en el futuro: 1. renunciar a combatir y buscar la paz y el descanso; 2. participar en otro conflicto interno; 3. luchar contra los infieles:

  • 3  Cito el texto de la edición de Guillermo SERÉS, Don Juan Manuel, El Conde Lucanor, con un estudio (...)

Patronio, a mí contesció de aver muchas vezes contienda con muchos omnes; et después que la contienda es passada, algunos conséjanme que tome otra contienda con otros. Et algunos conséjanme que fuelgue et esté en paz, et algunos conséjanme que comience guerra et contienda con los moros. Et porque yo sé que ninguno otro non me podría consejar mejor que vós, por ende vos ruego que me consejedes lo que faga en estas cosas (p. 142)3.

  • 4  Llama la atención la insistencia sobre el número 3, cuya simbología es evidente. G. SERÉS, ibid., (...)
  • 5  He aquí los paralelos pasajes del ejemplo III: “Et vós, señor conde Lucanor, pues dezides que quer (...)

Por tanto, el problema crucial que se plantea es el, ya discutido en el ejemplo III4, explícitamente mencionado, de las obligaciones que deben cumplir los defensores, grupo social al que tanto don Juan como su alter ego el conde pertenecen. En la explicación del cuento el mentor, siguiendo al pie de la letra las conclusiones extraídas de la anécdota de Ricardo de Inglaterra5, insta a Lucanor a que elija, después de eliminar todos los impedimentos internos (segunda alternativa), el último comportamiento: declarar la guerra a los enemigos de la fe, con el fin de servir a Dios (en beneficio del alma) e incrementar el honor (en beneficio del cuerpo), actuando, exactamente, de acuerdo con las prerrogativas de su status (tercera alternativa):

Et vós, señor conde Lucanor, pues sabedes que la vuestra caça et la vuestra onra e todo vuestro bien paral cuerpo et paral alma es que fagades servicio a Dios, et sabedes que en cosa del mundo, segund el vuestro estado que vós tenedes, non le podedes tanto servir commo en aver guerra con los moros, por ençalçar la sancta et verdadera fe católica, conséjovos yo que, luego que podades seer seguro de las otras partes, que ayades guerra con los moros. Et en esto faredes muchos bienes: lo primero, faredes servicio de Dios; lo ál, faredes vuestra onra et obraredes en vuestro officio et vuestro meester (p. 144).

La elección le evitará vivir “comiendo el pan de valde” (primera alternativa),

que es una cosa que non paresce bien a ningund grand señor. Ca los señores, cuando estades sin ningund mester, non preciades las gentes tanto commo devedes nin fazedes por ellos todo lo que devíades fazer, et echádesvos a otras cosas que serían a las vezes muy bien de las escusar (ibid.),

y le valdrá una doble posibilidad de salvación: en la muerte, cayendo en el campo “por armas”, y en la vida, en virtud de la recta intención demostrada y de las “buenas obras” cumplidas:

  • 6  Igualmente, en el Libro de los estados: “Et aun de los pecadores que mueren et los matan los moros (...)

Et pues a los señores vos es bueno et aprovechoso aver algund mester, cierto es que de los mesteres non podedes aver ninguno tan bueno et tan onrado et tan a pro del alma et del cuerpo et tan sin daño commo la guerra de los moros. Et siquier parat mientes al enxienplo tercero que vos dixe en este libro del salto que fizo el rey Richalte de Inglaterra et cuánto ganó por él. Et pensat en vuestro coraçón que avedes a morir et que avedes fecho en vuestra vida muchos pesares a Dios, et que Dios es derechurero et de tan grand justicia, que non podedes salir sin pena de los males que avedes fecho. Pero veed si sodes de buenaventura en fallar carrera para que en un punto podades aver perdón de todos vuestros pecados, ca si en la guerra de los moros morides, estando en verdadera penitencia, sodes mártir et muy bienaventurado; et aunque por armas non murades, las buenas obras et la buena entención vos salvará (p. 144-145)6.

Es a esta exacta y vinculante configuración del marco a la que los materiales narrativos extraídos de la tradición deben adaptarse estructural y semánticamente.

  • 7  Han señalado distintos cotejos del tema Donald MCGRADY y Cecil I. BEACH, “The Hawk Vanquishes the (...)

2Nuestro cuento, como ya se sabe, encuentra un evidente paralelo7 en el De Naturis Rerum de Alejandro Neckam († 1217), quien en el capítulo XXIV del Libro I, titulado De accipitre suspenso, aporta la siguiente “narranticula”, con el objetivo de demostrar que “necesse est ut multos timeat qui a multis timetur”:

  • 8  Thomas WRIGHT (ed.), ALEXANDRI NEKAM, De Naturis Rerum libri duo (with the Poem of the same Author (...)

In Britania igitur majore rex quidam, venationi aeriæ indulgens, accipitris cujusdam generosi pernicem volatum, conatus strenuos, agiles flexus, et felices successus admiratus est. Sed ecce aquilæ quædam repentinis insidiis in modum turbinis impetuosi accipitrem persecuta est. Qui fugam arripiens septa caularum latitandi gratia inter oviculas providus elegit. Aquila autem terræ se commendans, ovile sæpius exterius circumivit, attemptans utrum aliquo casu voti sui compos effici posset. Tandem caput intra cratem ex viminibus contextam intrudens violenter, præda fit accipitris, caput aquilæ unguibus acriter arripientis. Admittunt igitur equos certatim tam milites quam adolescentes nobiles, quam satellites regii, variis studiis, quidam ut accipitri subsidium conferant, quidam ut exitum rei contemplentur. Et ecce in tanto cœtu lætus oritur clamor, et accipitrem aquilæ victorem summa dignum commendatione protestantur. Rex vero solus dolens regiam avem ignobilter tractari, accipitrem proditonis arguit, censens eum reum læsæ majestatis, eo quod dominum suum interemisset; et, ut genti suæ timorem incuteret, accipitrem suspendi jussit. Ad hoc enim præcipue tendunt potentes ut timeantur, ut vel sic timorem quo alios timent velare queant8.

Una textualización más concisa del mismo motivo también se puede encontrar en el mas tardío (de finales del siglo XIII) Novellino (cap. 90), que, sin embargo, omite el detalle fundamental de la autodefensa (no está dicho que es el águila quien ataca). El testigo del acontecimiento esta vez es Federico II:

  • 9  Guido FAVATI (ed.), Il Novellino, testo critico, introduzione e note, Génova: Bozzi, 1970, p. 148.

Lo ’mperadore Federigo andava una volta a falcone; et avevane uno molto sovrano, che l’avea caro più c’una cittade. Lasciollo a una grua. Quella montò alta. Il falcone si mise alto molto sopra lei. Videsi sotto un’agugliagiovane: percossela a terra, e tanto la tenne che l’uccise. Lo ’mperadore corse credendo che fosse una grua; trovò com’era. Allora con ira chiamò il giustiziere e comandò che al falcone fosse tagliato il capo perch’avea morto lo suo signore9.

  • 10  De quien, como recuerda Alan D. DEYERMOND, “Cuentos orales y estructura formal...”, p. 81, el hijo (...)

Respecto al intertexto principal, el cuento manuelino ante todo “personaliza” el episodio de caza (un proceso, la “historización”, que ya inició en la versión italiana, que sustituye al genérico rey de Inglaterra el célebre emperador cetrero), atribuyéndolo a su padre, el Infante don Manuel10, y localizándolo cerca de Escalona, residencia de la familia:

−Señor conde –dixo Patronio–, el infante don Manuel andava un día a caça cerca de Escalona et lançó un falcón sacre a una garça, et montando el falcón con la garça, vino al falcón una águila (p. 143).

  • 11  La particular estructura iterativa, que acaba con un contraste final, es objeto del análisis de Jo (...)

Después, allí donde el accipitre de Neckam encuentra ignominiosamente refugio en un redil, el sacre de don Juan huye, es verdad, ante el águila que lo ataca, pero lo hace para volver a perseguir obstinadamente a su presa11:

El falcón, con miedo del águila, dexó la garça et començó a foýr; et el águila, desque vio que non podía tomar el falcón, fuesse. Et desque el falcón vio yda el águila, tornó a la garça et començó a andar muy bien con ella por la matar. Et andando el falcón con la garça, tornó otra vez el águila al falcón, et el falcón començó a foýr commo el otra vez; et el águila fuesse, et tornó el falcón a la garça. Et esto fue assí bien tres o cuatro vezes: que cada que el águila se yva, luego el falcón tornava a la garça; et cada que el falcón tornava a la garça, luego vinía el águila por le matar (ibid.).

El águila, además, no encuentra la muerte a traición por quedar atrapada en el redil de las ovejas, sino que es atacada en pleno cielo por el halcón, el cual, después de intentar alejarla sin éxito, se ve obligado a romperle un ala, consiguiendo así derribarla:

Desque el falcón vio que el águila non le quería dexar matar la garça, dexóla et montó sobre el águila, et vino a ella tantas vezes, feriéndola, fasta que la fizo desterrar daquella tierra. Et desque la ovo desterrado, tornó a la garça. Et andando con ella muy alto, vino el áquila otra vez por lo matar. Desque el falcón vio que non le valía cosa que feziesse, subió otra vez sobre el águila et dexóse venir a ella et diol tan grant colpe, quel quebrantó el ala (ibid.).

Por último, se omiten tanto las manifestaciones de aprobación por parte de los cortesanos debidas a la empresa realizada por el halcón, como su castigo ejemplar por traición (el águila es el rey del mundo alado) por parte del soberano, que de este modo ratifica simbólicamente su poder absoluto. El ave rapaz del Infante, liberada ya del temible adversario que lo obstaculizaba, reanuda la caza y lleva a cabo con éxito su deber:

Et desque ella vino caer, el ala quebrantada, tornó el falcón a la garça et matóla. Et esto fizo porque tenía que la su caça non la devía dexar, luego que fuesse desenbargado de aquella águila que gela enbargaba (p. 143-144).

  • 12  Por lo general, como observó Aldo RUFFINATTO en su postfacio a don Juan Manuel, Le novelle del ‘Co (...)
  • 13  El hecho de que los enxiemplos del Conde Lucanor resultan organizados a partir de una serie de núc (...)
  • 14  No por acaso, esa virtud es considerada indispensable para luchar contra los enemigos de la fe en (...)
  • 15  Por el cual resulta imprescindible el reenvío al extenso y estimulante análisis de M. A. DIZ, Patr (...)
  • 16  Tomo aquí unas observaciones de mi “En manera de un grand señor que fablava con un su consejero”: (...)
  • 17  En cuanto a la relación entre estado y salvamiento véanse, entre otros, B. TATE y I. MACPHERSON (e (...)

3Transformado de esta manera, el apólogo manuelino contempla las tres opciones propuestas por Lucanor en su solicitud de consejo: 1. el halcón, por temor al águila que lo asalta, abandona la garza y escapa = “folgar et estar en paz”; 2. puesto que el águila no le deja capturar a la garza, el sacre decide defenderse atacándola y lanzándola al suelo = “tomar otra contienda con otros”; 3. una vez “desenbargado de aquella áquila que gelo embargava”, el halcón vuelve a perseguir a la “garça”, la alcanza y la mata = “començar guerra et contienda con los moros”. El comentario de Patronio, que con respecto a la breve narración enmarcada resulta ser más desarrollado y denso de lo habitual, en relación con la especial relevancia ideológica del tema tratado12, se organiza esencialmente alrededor de la pareja antonímica13 pusillanimitas (bajo la forma de otiositas, una de las “filiaciones” de la pereza) vs fortitudo14. Es esta una oposición que estructura casi todos los capítulos del Conde Lucanor consagrados a la ética del noble-guerrero, empezando por el III15, al cual, como se ha dicho, el consejero expresamente remite. En ese caso16, como se recordará, Patronio es interpelado para que responda a la pregunta que le formula Lucanor sobre la mejor manera de reparar los pecados cometidos, sin mutar por ello su estamento, y esperar así obtener la gracia de Dios17. Después de congratularse con su protector por expresar esa intención (conservar el estatus social), el ayo presenta al conde algunas de las consecuencias que la elección de una “vida de orden o de otro apartamiento” podría haber comportado, precisamente la acusación de cobardía e ineptitud a “vevir entre los buenos”, identificados con los defensores:

Ca ciertamente [...], si vós quisiéredes dexar vuestro estado [...], non podríades escusar que [...] seríades muy mal judgado de todas las gentes, ca todos dirían que lo fazíades con mengua de coraçón et vos despagávades de vevir entre los buenos (p. 30).

En la narración que sigue sobre la gesta del rey de Inglaterra, la pusillanimitas toma forma a través del temor que asalta a los cristianos a la vista de los ejércitos de los moros que esperan en la costa:

el rey de Francia et el rey de Inglaterra et el rey de Navarra pasaron a Ultramar. Et el día que llegaron al puerto, yendo todos armados para tomar tierra, vieron en la ribera tanta muchedumbre de moros, que tomaron dubda si podrían salir a tierra (p. 31).

  • 18  Semejante “programa” persigue, como es consabido, el conde de Provenza en el ejemplo XXV. Deseoso (...)
  • 19  Por los reflejos autobiográficos y la finalidad autoabsolutoria resulta siempre útil, manejado con (...)

El heroico salto de Ricardo, que al determinar la superación del impasse le vale un lugar en el Paraíso, ejemplifica claramente la fortitudo: los suyos de repente imitan el acto del soberano y se lanzan “en la mar en pos dél”, seguidos rápidamente por los franceses, que consideran a este punto motivo de “mengua grande” no tomar parte en el ataque. El desembarco tiene un éxito completo: los infieles, al ver que los cruzados “non dubdavan la muerte”, no se atreven a luchar contra ellos y huyen. Lucanor tendrá, por tanto, que renunciar a la “ufana del mundo” (p. 32), al ejercicio del poder por sí mismo (la vana y efímera “grant valía”), y comportarse como el rey inglés persiguiendo el mismo “programa”18. Dios le ha asignado, junto al estatus de defensor, una tarea acorde con él, la realización de una “obra” noble y digna, y también un lugar para ponerla en acción: le ha “poblado en tierra [... de] moros” (p. 33)19, para que pueda servirlo luchando en nombre de la fe.

  • 20  En este caso también, tomo algunas consideraciones de mi En manera de un grand señor..., p. 116-12 (...)
  • 21  Claramente ligado a una anécdota relatada por el Poema acerca del héroe epónimo y por la correspon (...)

4El peligro constituido por el “estar sin ningun mester”, es decir por aquella variante no menos grave de la pusillanimitas que es el ocio –lo cual, como advierte Patronio en nuestro ejemplo, ya lo hemos visto, induce a “los señores” a encaminarse hacia actividades que sería oportuno evitar– se denuncia con fuerza en los dos ejemplos del Conde Lucanor, el XVI y el XXXVII, que tienen como protagonista a Fernán González, el cual encarna en cambio la fortitudo20. En el primero,21 Lucanor, ya no tan joven y agotado por las muchas dificultades, manifiesta el deseo de descansar y dedicarse al ejercicio recreativo de la caza:

Patronio, bien entendedes que non só yo ya muy mancebo et sabedes que passé muchos trabajos fasta aquí. Et bien vos digo que querría de aquí adelante folgar et caçar et escusar los trabajos et afanes, et porque yo sé que siempre me consejastes lo mejor, ruégovos que me consejedes lo que vierdes que me cae más de fazer (p. 71-72).

Para corregir la voluntad errónea y perniciosa del protector, el consejero le cuenta la anéctoda de la respuesta que el conde castellano dio a un su pariente. Al haber tenido que soportar, como Lucanor, grandes esfuerzos para defender su tierra, Fernán González se queda en Burgos en un momento de aparente tranquilidad, de manera que Muño Laýnez le propone que lo aproveche, evitando nuevas disputas, para poder “folgar él et dexar folgar a sus gentes”. El héroe responde que se abandonaría de buen gusto a las comodidades y a la recreación (“andar a caça con buenas aves por Arlançón arriba et ayuso”, p. 72), si esto no significase faltar a sus obligaciones: luchar contra los enemigos, ya sean cristianos o infieles:

Et el conde respondiól que a omne del mundo non plazdría más que a él folgar et estar vicioso si pudiesse, mas que bien sabía que avían grand guerra con los moros et con los leoneses et con los navarros, et si quisiessen mucho folgar, que los sus contrarios que luego serían contra ellos (ibid.).

  • 22  La fortuna, en el área ibérica, del topos sapiencial del non omnis moriar ha sido reconstruida por (...)
  • 23  El conde castellano es mencionado junto con el Cid y el rey Fernando también en el ejemplo XLI, de (...)

Así que incita a los suyos a no dejar de realizar, “por vicio nin por la folgura”, hazañas que aumenten el honor y gracias a las cuales, después de la muerte, sobreviva la fama22; exhortación que posteriormente Patronio hará suya a favor de Lucanor. Pero obsérvese en particular modo cómo, a través de la lista de sus oponentes (moros, leoneses, navarros), se evoca y se muestra como modelo23 la infatigable actividad de bellator de Fernán González en dos frentes: uno externo (Reconquista) y otro interno (rebelión y lucha por la independencia de Castilla), los mismos dos frentes a los que se hace referencia en el capítulo XXXIII, y a los que tendremos que volver.

  • 24  Del cual se ha especificadamente ocupado A. A. BIGLIERI, Hacia una poética del relato didáctico... (...)

5El ejemplo XXXVII24 constituye un verdadero duplicado del XVI (el intertexto del cual se vale es exactamente el mismo, “descompuesto” de tal manera que genera dos cuentos gemelos): de regreso de una dura batalla, a Lucanor le llega la noticia de una nueva y difícil empresa que afrontar, y los suyos le sugieren que espere y se tome un poco de descanso:

Una vegada vinía el conde de una hueste muy cansado et muy lazdrado et pobre, et ante que uviasse folgar nin descansar, llegól mandado muy apressurado de otro fecho que se movía de nuevo. Et los más de su gente consejáronle que folgasse algún tiempo et después que faría lo que se le guisase (p. 156).

El centro de la narración con la que Patronio intenta esta vez disuadir a su señor del error es una variante de la réplica anterior de Fernán González. Una vez derrotado Almanzor en Hacinas a un precio muy caro, el conde y los supervivientes no se han recuperado aún de las heridas sufridas cuando el rey de Navarra invade Castilla. Los vasallos se lamentan de las precarias condiciones físicas y solicitan el atraso del encuentro, pero el héroe les arenga para realizar una acción inmediata:

Cuando el conde vio que todos querían partir de aquel camino, sintiéndose más de la onra que del cuerpo, díxoles:
−Amigos, por las feridas non lo dexemos, ca estas feridas nuevas que agora nos darán nos farán que olvidemos las que nos dieron en la otra batalla (p. 156-157).

  • 25  Así A. A. BIGLIERI, ibid., p. 83: “el no haber aludido para nada a la honra y a la tierra y el hab (...)

Como consecuencia de las palabras del líder (fortitudo), el desánimo (pusillanimitas) de los castellanos desaparece y derrotan y expulsan a los asaltantes25:

Desque los suyos vieron que se non dolía del cuerpo por defender su tierra et su onra, fueron con él. Et venció la lid et fue muy bienandante (p. 157).

Patronio, entonces, tiene juego fácil, haciéndose eco de la “respuesta” del otro ilustre “conde”, para recordar a Lucanor los deberes ligados a su condición de noble, la cual no admite concesiones:

Et vós, señor conde Lucanor, si queredes fazer lo que devierdes, cuando viéredes que cunple para defendimiento de lo vuestro et de los vuestros et de vuestra onra, nunca vos sintades por lazeria nin por trabajo nin por peligro, et fazet en guisa que el peligro et la lazeria nueva vos faga olvidar lo passado (ibid.).

  • 26  El dossier bibliográfico relativo a este capítulo ofrece una propuesta de identificación de la fue (...)
  • 27  De su origen y difusión nos informa E. P. DAEGAN, “Cock and Fox: A Critical Study of the History a (...)

6También el miedo, que en el episodio de caza atribuido al Infante don Manuel impide al halcón que cumpla su misión, es objeto de más de un cuento del Conde Lucanor. Especialmente interesante resulta el XII26, cuyo núcleo narrativo está formado por la fábula del gallo y el zorro27. Consejeros poco fiables y falsos amigos provocan en Lucanor, precisamente, “grandes miedos et grandes espantos” (p. 59), aconsejándole, en caso de contienda con señores más poderosos, que se retire y se defienda en los baluartes más seguros de sus dominios, abandonando las fortalezas y los castillos lejanos. El gallo protagonista de la breve historieta (equiparable al conde) se presenta inicialmente como un ejemplo imitando (y de hecho Patronio, en la interpretación del cuento, se lo señala a su protegido), puesto que, al ser agredido en campo abierto (los territorios “apartados” de Lucanor), encuentra refugio en un árbol distante de otros (las plaza fuertes aisladas del marco), y, al darse cuenta de estar a salvo, resiste tanto a las adulaciones como a las amenazas del zorro (los “señores” y “vezinos que han mayor poder”, p. 58). En la segunda parte de la narración, cuando el “raposo” se da cuenta que no conseguirá engañar a la presa potencial de ninguna manera y se lanza rabiosamente contra el árbol, royéndolo con los dientes y golpeándolo con la cola, el comportamiento del gallo, atemorizado (los miedos de Lucanor), se convierte sin embargo en un ejemplo vitando:

Et el cativo del gallo tomó miedo sin razón, non parando mientes cómmo aquel miedo que el raposo le ponía non le podía enpecer, et espantóse de valde et quiso foýr a los otros árboles en que cuidava estar más seguro, que non pudo llegar al monte, mas llegó a otro árbol (p. 60).

Una vez comprobado que el gallo se asusta sin motivo, el zorro –que no podría haber abatido la planta– repite la operación hasta que de árbol en árbol (progresiva renuncia a los “lugares apartados”), lo aleja del bosque, lo apresa y lo devora. El mentor explica ampliamente la equivalencia entre el valor, la valentía y el dominio de sí, e invita al conde a luchar siempre para proteger (“commo varón”, añadirá en sus “viessos” don Johán, p. 62) las fortalezas más lejanas de su territorio, puesto que “es cierto que de los que son en los periglos, que muchos más escapan de los que se defienden, et non de los que fuyen” (p. 61). Por el contrario, lo amonesta por la fatal cadena de consecuencias que comportaría el abandono a un “espanto de valde”:

Et si con miedo o con recelo valdío dexardes los lugares de cabo de vuestra tierra, seguro sed que assý vos yrán levando de logar en logar fasta que vos sacassen de todo, ca cuanto vós et los vuestros mayor miedo et mayor desmayo mostrássedes en dexando los vuestros logares, tanto más se esforçarán vuestros contrarios para vos tomar lo vuestro. Et cuando vós et los vuestros viéredes a los vuestros contrarios más esforçados, tanto desmayaredes más, et assí yrá yendo el pleito fasta que non vos finque cosa en el mundo (p. 60-61).

  • 28  S. BATTAGLIA, “De falconibus et girofalcis...”, p. 421, ya se había dado cuenta de las posibilidad (...)
  • 29  A. A. BIGLIERI, Hacia una poética del relato didáctico..., p. 203.

7Pero volvamos donde hemos empezado: a nuestro capítulo y a la argumentación interpretativa de Patronio. El consejero individúa entonces en la pusillanimitas, de la que deriva la inactividad, o sea el incumplimiento de los deberes inherentes al propio estatus (“comer el pan de valde”), el vicio más peligroso en el que un defensor puede caer, vicio representado28 en el cuento por las repetidas fugas del halcón delante del águila. A esta contrapone la virtud principal, la actividad militar conducida con fuerza, valor y perseverancia, esto es la fortitudo, representada por la audacia con la que el mismo sacre vuelve a la persecución y se lanza al final contra la otra, más poderosa, rapaz, una fortitudo que, después de dirigirse hacia el enemigo interno (“luego que podades seer seguro de las otras partes”), tiene que ser dirigida, por “servicio de Dios”, hacia el enemigo externo por excelencia (“aver guerra con los moros”). Por tanto, en el juego de las correspondencias entre el marco y la parte narrativa, el águila representaría genéricamente –como sostiene Aníbal A. Biglieri, quien rechaza toda explicación “expresiva” de la anécdota– “los riesgos más grandes con que los sacres (= ‘defensores’) debían enfrentarse en cumplimiento de los deberes correspondientes a su condición (= ‘estado’)”29. Este es el mensaje didáctico, la enseñanza, que el enxiemplo, al dirigirse en la ocasión a un grupo social específico (los bellatores), pretende transmitir.

  • 30  Alexander H. KRAPPE, “Le faucon de l’Infant dans El conde Lucanor”, Bulletin Hispanique, 35, 1933, (...)

8Sin embargo, como es sabido, el cambio con respecto a los textos paralelos del punto de vista y de la moral de la narración manuelina, donde la solidaridad va evidentemente hacia el sacre en vez de hacia el águila –variación significativamente preparada por la sustitución del soberano cazador (el de Inglaterra o el emperador Federico) por el Infante don Manuel (hijo cadete de Fernando III el Santo y rebelde al lado de Sancho contra Alfonso X) y realizada con la drástica supresión del final– ha inducido una parte de los críticos, siguiendo las huellas de una pionera apostilla de Alexander H. Krappe30, a interpretarla en clave simplemente autobiográfica. El distinto punto de vista se explicaría

facilement par la vie de l’auteur espagnol [...], remplie de rébellions contre le roi légitime, Alfonso XI, son cousin. Le point de vue de Don Juan Manuel était donc très naturellement celui des grands vassaux de la couronne ou, pour retourner à notre conte, celui du faucon.

  • 31  D. DEVOTO, Introducción al estudio de don Juan Manuel..., p. 422.

Entonces, según observa Daniel Devoto31, nos encontraríamos ante “una alegoría” en la que “el águila, símbolo del imperio o la realeza, representa el poder constituido”; y por tanto

la lección política que se desprende del apólogo de Don Juan Manuel es que los ataques a los moros serán posibles una vez que el infante (o, si se quiere ser literal, Lucanor), esté asegurado contra el rey de Castilla y los suyos (o los “muchos omnes” con los que Lucanor tiene o ha tenido contienda).

  • 32  E. N. JANIN, “La versión de la autoridad regia...”, p. 124.

En otras palabras, al superar “los avatares de una relación personal” y trascendiéndola “en un enfrentamiento político mucho más general”, asistiremos –como sugiere Erica N. Janin32– a un reflejo narrativo “de los conflictos entre proyecto nobiliario y proyecto regio” y a una clara redefinición “de las prioridades históricas de cada uno”. Entonces, las correspondencias entre texto y contexto podrían representarse de la siguiente manera:

realidad histórica

don Juan Manuel

(instancia vasallática)

Alfonso XI

(instancia monárquica)

moros

(Reconquista)

marco

Lucanor

otros omnes

moros

cuento

falcón sacre

águila

garça

  • 33  Alan A. DEYERMOND, “Cuentística y política en Juan Manuel: El conde Lucanor”, in: Leonardo FUNES y (...)

No es el momento de recordar los acontecimientos que ya todos conocemos. Solo quisiera señalar brevemente, y siguiendo a Alan A. Deyermond33, que en realidad el gobernador de Murcia no siempre consideró a los infieles como el enemigo auténtico y primordial: recuérdese, por ejemplo, el armisticio oportunista que concedió a los moros sus confinantes en 1326, su intención de aliarse con el rey de Granada para una campaña contra Alfonso (1327), o su negación a participar en la expedición para luchar contra los Benimerines que asediaron Gibraltar (1331). Todo esto demuestra la dificultad de establecer semejanzas exactas entre las ficciones de El Conde Lucanor y la vida de su autor».

  • 34  “Una perspectiva que supere el mecanicismo del viejo estudio de Giménez Soler [Don Juan Manuel: bi (...)
  • 35  A. RUFFINATTO, “El mundo posible de Lucanor y Patronio...” (citas en la p. 89).
  • 36  Ermanno CALDERA, “Retorica, narrativa e didattica nel Conde Lucanor”, Miscellanea di Studi Ispanic (...)
  • 37  “Dovendosi rivolgere ai nobili tutti, Juan Manuel trasceglie necessariamente figure che possono es (...)
  • 38  A. D’AGOSTINO, “Ricognizioni nel cinquantesimo exemplo...”, p. 236.
  • 39  “En perfecta correspondencia con esta proyección biográfica [...] la dualidad Lucanor-Patronio es (...)

9Desde mi punto de vista, lectura “externa” (finalidad política) –que no debe entenderse como un mecánico autobiografismo (o en otras palabras, como un reflejo directo y preciso de las vicisitudes personales del autor en los elementos concretos, de contenido, del texto)34– y lectura “interna, inmanente al enxiemplo (finalidad ética y didáctica), no se excluyen, más bien, se complementan. Sin embargo no hay que olvidar la peculiar relación de contigüidad que la compleja organización de la enunciación elaborada en el Conde Lucanor establece entre el nivel contextual y el nivel textual. Sin lugar a dudas, lo ha destacado muy bien Aldo Ruffinatto35 en el importante estudio que acompaña la traducción italiana de los cuentos manuelinos, don Juan “se proyecta simbólicamente en el personaje Lucanor”, y le asigna la tarea de comunicar al destinatario «experiencias que se relacionan posiblemente» con su “vivencia”. De igual manera, también está claro que la “vivencia” del ambicioso feudatario está marcada especialmente por la turbulenta relación con su joven soberano, un subseguirse de contrastes, combates y tensas treguas, de nuevas hostilidades y nuevos sometimientos. El eco de esta relación conflictual se oye resonar repetidamente en el Conde Lucanor, y en manera muy clara no solo en el capítulo XXXIII: también, otra vez, en el III, donde Lucanor recuerda las numerosas guerras emprendidas, a menudo contra “reyes, mis señores et mis vezinos” (p. 29); en el IX, en el que menciona a un “enemigo” del que ha recibido y a quien ha ocasionado “mucho mal” y que ahora le propone una alianza contra “otro omne muy más poderoso” que podría causarles “grand daño” (p. 46-47); y en el XV, donde el conde se refiere a la endeble paz, obtenida después de una larga “contienda” contra un potente rey y que se basa en mutuos recelos (p. 66). Sin embargo, también se ha advertido36 que Lucanor se configura al mismo tiempo como el emblema del público al que el escritor pretende educar: Gracias a los rasgos que lo asemejan tanto a Juan Manuel como a sus interlocutores más directos (es decir, los nobles)37, este personaje puede convertirse en un eficaz enlace entre uno y otros. Según palabras de Alfonso d’Agostino, “parlando del conte Lucanor, Juan Manuel, che è anch’egli Lucanor, parla a Lucanor”38. El conde y la diversa casuística “experiencial” que plantea no pueden y no deben ser, por tanto, identificados tout court con el autor “concreto” y sus propias vivencias, ya que al personaje se le pide que represente una categoría completa y bien definida, a la que ofrecer un modelo de conducta. Sin embargo, y continúo con las palabras de Ruffinato, el autor también se proyecta simbólicamente en el consejero Patronio39, figura elegida para representar y transmitir,“mediante un discurso persuasivo y crítico que utiliza como principal instrumento la fictio narrativa”, no la “vivencia”, sino más bien la “ideología manuelina”, es decir, la propuesta, dirigida al grupo al que él pertenece y que posee los mismos valores, de un programa social (fundado en la jerarquía estamental: bellatores, oratores, laboratores), político (centrado en la jerarquía feudal, pero valorizando el mérito personal, con un rey primus inter pares) y familiar (fundado en la jerarquía en el matrimonio y en las relaciones entre padre e hijo). En el cuento XXXIII don Juan, a través de Patronio, conjuga el tema “privado” del “vasallo rebelde” (de hecho, el consejero no se pronuncia respecto al “servicio” debido al señor terrenal –el rey) con el tema “público” de la salvación del alma gracias a los “servicios” que el estamento nobiliario debe a Dios, señor celeste y supremo, y en particular el “servicio” principal: la lucha contra los infieles. Por último, al final de cada capítulo, don Juan se presenta como “imagen reflejada, no transfigurada”, que interviene para “colocar todo (experiencia + ideología) en un universo axiológico ‘autorizadamente’ orientado”: u mediante un discurso persuasivo na vez que él ha juzgado la bondad (cualidad moral, utilidad y perfección artística) de la narración anterior (marco y relato), decide transcribirla en el Libro que estamos leyendo y le atribuye un sello de garantía por medio de una sentencia en versos, que sintetiza y universaliza la moraleja. La máxima que cierra el XXXIII es la siguiente:

Si Dios te guisare de aver sigurança,
puña de ganar la conplida bienandança (p. 145).

  • 40  Imprescindible a este propósito es el estudio de Alberto VARVARO, “La cornice del Conde Lucanor”, (...)

10Estamos, pues, ante un complejo proceso de “ficcionalización” y al mismo tiempo de distanciamiento y generalización40, que hace que su propia experiencia, el dato biográfico-referencial, cuando ocurre (y sin duda alguna en muchos casos, como en el nuestro, ocurre), pase del plano contingente y efectivo al plano didascálico e ideológico, de la realidad caótica del ser al ideal ordenado del deber ser, donde águilas y halcones no combaten entre sí y los defensores son todos “cavalleros de Dios” (p. 33).

Haut de page

Notes

1  Daniel DEVOTO, “Cuatro notas sobre la materia tradicional en don Juan Manuel”, Bulletin Hispanique, 68, 1966, p. 187-215 (luego recogido en id., Textos y contextos: estudios sobre la tradición, Madrid: Gredos, 1974, p. 112-149), p. 215.

2  Se han ocupado de este ejemplo de manera específica: Aníbal A. BIGLIERI, Hacia una poética del relato didáctico. Ocho estudios sobre ‘El conde Lucanor’, Chapel Hill: North Carolina University Press, 1989, p. 183-208, que desarrolla y precisa una intuición de Kenneth R. SCHOLBERG, “Figurative Language in Juan Manuel”, in: Ian MACPHERSON (ed.), Juan Manuel Studies, London: Tamesis, 1977, p. 143-155, p. 153 n. 21, y, más recientemente, Erica N. JANIN, “La visión de la autoridad regia desde la perspectiva de la nobleza rebelde en el Libro del conde Lucanor de don Juan Manuel y Mocedades de Rodrigo”, Letras: revista de la Facultad de Filosofía y Letras de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires, 67-68, 2013, p. 119-132. Hay que añadir, además de la ya mencionada glosa de Devoto, y la de Krappe citada en la nota 30, los estudios de Julio RODRÍGUEZ-PUÉRTOLAS, “Juan Manuel y la crisis castellana del siglo XIV”, in: id., Literatura, Historia, Alienación, Barcelona: Editorial Labor, 1976, p. 45-69, en particular p. 62; José FRADEJAS LEBRERO, “De don Juan Manuel a Lope de Vega”, in: Antonio GALLEGO MORELL, Andrés SORIA y Nicolas MARÍN (eds.), Estudios sobre Literatura y Arte dedicados al profesor Emilio Orozco Díaz, Granada: Universidad de Granada, 1979, p. 511-522; Jean GAUTIER-DALCHÉ, “Alphonso XI a-t-il voulu la mort de don Juan Manuel?”, in: Don Juan Manuel: VII Centenario, Murcia: Universidad de Murcia-Academia Alfonso X el Sabio, 1982, p. 135-147, y José Manuel FRADEJAS RUEDA, “Juan Manuel y Federico II de Hohenstaufen”, in: Antonio CHAS AGUIÓN y Cleofé TATO GARCÍA (coords.), “Siempre soy quien ser solía”: estudios de literatura española medieval en homenaje a Carmen Parrilla, A Coruña: Universidade da Coruña, 2009, p. 137-148. No hay que olvidar tampoco Salvatore BATTAGLIA, “De falconibus et girofalcis”, Filologia Romanza, 5, 1958, p. 388-433. El estudio de Nicholson B. ADAMS y Frank M. BOND, “Story Thirty-three of El Libro de Patronio”, Hispania, 52, 1969, p. 109-111, se ocupa principalmente de la técnica cinegética.

3  Cito el texto de la edición de Guillermo SERÉS, Don Juan Manuel, El Conde Lucanor, con un estudio preliminar de Germán ORDUNA, Barcelona: Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2006.

4  Llama la atención la insistencia sobre el número 3, cuya simbología es evidente. G. SERÉS, ibid., p. 389-390, refiriéndose a un pasaje del Libro de las armas en el que don Juan recuerda que su abuela Beatriz, embarazada del padre, el Infante Manuel al que pertenece el halcón del ejemplo, había soñado que “por aquella criatura, et por su linage, avía a ser vengada la muerte de Ihesu Christo”, se pregunta: “¿qué decir del hecho de que en el exemplo XXXIII insista don Juan Manuel en el mismo tema que en el número III y sea su protagonista alguien cuyo nombre esté íntimamente ligado con dicho número, pues tal es la edad de Jesucristo a la hora de su muerte, que ha de ser por él “vengada” [...]?”. Sobre el padre de nuestro narrador (que goza, en la cantiga 366 de Alfonso X, de una milagrosa intervención de la Virgen que le permite recobrar justamente un azor, como señala Germán ORDUNA (ed.), DON JUAN MANUEL, Libro del conde Lucanor et de Patronio, Buenos Aires: Huemul, 1972, p. 196) nos da cuenta Derek W. LOMAX, “El padre de don Juan Manuel”, in: Don Juan Manuel: VII Centenario..., p. 163-176. Por lo que atañe a la “misión divina” a la que están destinados los Manuel, véanse Alan D. DEYERMOND, “Cuentos orales y estructura formal en el Libro de las tres razones (Libro de las armas)”, in: Don Juan Manuel: VII Centenario..., p. 75-87 (quien, en la p. 81, nota el “simbolismo religioso del número tres” en la obra dedicada precisamente a las insignias gentilicias de la familia), y Rafael RAMOS NOGALES, “Notas al Libro de las armas”, Anuario Medieval, 4, 1992, p. 179-192.

5  He aquí los paralelos pasajes del ejemplo III: “Et vós, señor conde Lucanor, pues dezides que queredes servir a Dios et fazerle emienda de los enojos quel feziestes, non querades seguir esta carrera que es de ufana et llena de vanidat. Mas pues Dios vos pobló en tierra quel podades servir contra los moros, tan bien por mar commo por tierra, fazet vuestro poder por que seades seguro de lo que dexades en vuestra tierra”; “Et faziendo esto, podedes dexar todo lo ál et estar sienpre en servicio de Dios et acabar así vuestra vida. Et faziendo esto, tengo que esta es la mejor manera que vós podedes tomar para salvar el alma, guardando vuestro estado et vuestra onra. Et devedes crer que por estar en servicio de Dios non morredes ante, nin vivredes más por estar en vuestra tierra. Et si muriéredes en servicio de Dios, viviendo en la manera que vos yo he dicho, seredes mártir et muy bienaventurado; et aunque non murades por armas, la buena voluntat et las buenas obras vos farán mártir” (p. 33).

6  Igualmente, en el Libro de los estados: “Et aun de los pecadores que mueren et los matan los moros, muy mejor sperança deven aver de su salvaçión que de los otros pecadores que non mueren en la guerra de los moros. Mas lo çierto es que todos los que van a la guerra de los moros et van en verdadera penitençia et con derecha entençión, toviendo que pues [nuestro] señor Jhesu Christo murió por redemir los pecadores, que es de buena ventura si él muere en defindimiento et ensalçamiento de la su sancta fe católica. Et los que así mueren, sin dubda ninguna, son sanctos et derechos mártires, et non an ninguna otra pena sinon aquella muerte que toman. Et aunque non mueran por armas, si tal vida pasan en la guer[r]a de los moros, aunque por armas non mueran, la lazeria et los trabajos et el miedo et los peligros et la buena entençión et la buena voluntad los faze mártires” (Robert B. TATE y Ian MACPHERSON, eds., DON JUAN MANUEL, El libro de los estados, Madrid: Castalia, 1991, cap. LXXVI, p. 226).

7  Han señalado distintos cotejos del tema Donald MCGRADY y Cecil I. BEACH, “The Hawk Vanquishes the Eagle: Notes on a Motif from Aeschylus to D’Annunzio”, Romance Philology, 29, 1975, p. 193-201.

8  Thomas WRIGHT (ed.), ALEXANDRI NEKAM, De Naturis Rerum libri duo (with the Poem of the same Author De Laudibus divinæ sapientiæ), Londres: Longman, Roberts, and Green, 1863, p. 75-76.

9  Guido FAVATI (ed.), Il Novellino, testo critico, introduzione e note, Génova: Bozzi, 1970, p. 148.

10  De quien, como recuerda Alan D. DEYERMOND, “Cuentos orales y estructura formal...”, p. 81, el hijo heredó, además de la misión, “ambiente de santidad” y “bendición paterna” (la que le impartió en punto de muerte Fernando III, haciendo del suyo un linaje “elegido por Dios [...] para llevar a cabo las más altas empresas, mientras que el de Alfonso X está marcado por los designios más sombríos”) (R. RAMOS NOGALES, “Notas al Libro...”, p. 189).

11  La particular estructura iterativa, que acaba con un contraste final, es objeto del análisis de John ENGLAND, “¿Et non el día del lodo?: The Structure of the Short Story in El Conde Lucanor”, in: I. MACPHERSON (ed.), Juan Manuel Studies..., p. 69-86, p. 78-79.

12  Por lo general, como observó Aldo RUFFINATTO en su postfacio a don Juan Manuel, Le novelle del ‘Conde Lucanor’, por cuidado de A. RUFFINATTO, trad. it. de Sandro ORLANDO, Milán: Bompiani, 1985, p. 193-242 (sucesivamente en español con el título “El mundo posible de Lucanor y Patronio”, in: id., Sobre textos y mundos (ensayos de Filología y Semiótica hispánicas, Murcia: Universidad de Murcia, 1989, p. 53-93, de donde cito, p. 83), la extensión del marco “es directamente proporcional a la extensión de la parte narrativa: poco extensa si el cuento enmarcado es breve (como, por ejemplo, en CL I.6); más larga si el cuento cubre espacios mayores (véase, por ejemplo, CL I.48)”; nuestro caso es por lo tanto ajeno a la norma, como para confirmar la centralidad de la cuestión.

13  El hecho de que los enxiemplos del Conde Lucanor resultan organizados a partir de una serie de núcleos conceptuales binarios, entre ellos variamente relacionados (oposición, complementariedad, antecedencia/consecuencia, etc.) ha sido reconocido por la crítica en repetidas ocasiones; baste aquí recordar a Alfonso D’AGOSTINO, “Ricognizioni nel cinquantesimo exemplo del Conde Lucanor”, Strumenti Critici, 30, 1976, p. 220-246, p. 221-222; a Peter N. DUNN, “The Structures of Didacticism: Private Myths and Public Fictions”, in: I. MACPHERSON (ed.), Juan Manuel Studies... , p. 53-67, p. 62-63; a Marta Ana DIZ, Patronio y Lucanor: la lectura inteligente “en el tiempo que es turbio”, Potomac (Maryland): Scripta Humanistica, 1984, p. 161 y pássim, y a A. A. BIGLIERI, Hacia una poética del relato didáctico..., p. 67-68, 79-81, 104, 145-147.

14  No por acaso, esa virtud es considerada indispensable para luchar contra los enemigos de la fe en el Libro de las armas: “La fortaleza es mester, para que este suenno se cunpla, para conquerir et vençer aquellos que non cren la verdadera fe de Ihesu Christo” (cito de la edición de José Manuel BLECUA, don Juan Manuel, Obras completas, 2 vols., Madrid: Gredos, 1982-1983, 1, p. 124).

15  Por el cual resulta imprescindible el reenvío al extenso y estimulante análisis de M. A. DIZ, Patronio y Lucanor..., p. 99-103.

16  Tomo aquí unas observaciones de mi “En manera de un grand señor que fablava con un su consejero”: il ‘Conde Lucanor’ di Juan Manuel, Nápoles: Liguori, 2006, p. 83-84, 105-108.

17  En cuanto a la relación entre estado y salvamiento véanse, entre otros, B. TATE y I. MACPHERSON (eds.), Libro de los estados..., Introducción; Luciana DE STEFANO, “La sociedad estamental en las obras de don Juan Manuel”, Nueva Revista de Filología Hispánica, 16, 1962, p. 329-354; ead., La sociedad estamental de la Baja Edad Media española a la luz de la literatura de la época, Caracas: Universidad Central de Venezuela, Caracas 1966; ead., “Don Juan Manuel y el pensamiento medieval”, in: Don Juan Manuel: VII Centenario..., p. 337-351, y José R. ARALUCE CUENCA, El ‘Libro de los estados’. Don Juan Manuel y la sociedad de su tiempo, con un glosario terminológico, Madrid: Porrúa Turanzas, 1976.

18  Semejante “programa” persigue, como es consabido, el conde de Provenza en el ejemplo XXV. Deseoso de “fazer en guisa por quel oviesse Dios merced al alma et ganasse la gloria del Paraýso, faziendo tales obras que fuessen a grand su onra et del su estado” (p. 102), el protagonista del enxienplo mediano organiza precisamente una expedición en Tierra Santa, confiando en que cualquiera que fuera su destino, “sienpre sería omne de buenaventura, pues le vinía estando él derechamente en servicio de Dios” (p. 103). Ahí las calidades del buen conde se someten a comprobación en el curso de la larga cautividad por obra del Saladino.

19  Por los reflejos autobiográficos y la finalidad autoabsolutoria resulta siempre útil, manejado con oportuna cautela, Andrés GIMÉNEZ SOLER, Don Juan Manuel: biografía y estudio crítico, Zaragoza: Academia Española, 1932, particularmente p. 120 y 199-200.

20  En este caso también, tomo algunas consideraciones de mi En manera de un grand señor..., p. 116-125.

21  Claramente ligado a una anécdota relatada por el Poema acerca del héroe epónimo y por la correspondiente prosificación en la Estoria de España (véanse respectivamente Ramón MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Poema de Fernán González, in: id., Reliquias de la poesía épica española, acompañadas de Epopeya y romancero, I, adicionadas con una introducción crítica de Diego CATALÁN, Madrid: Gredos, 1980, estr. 33-85, e id. (ed.), Primera crónica general de España, que mandó componer Alfonso el Sabio y se continuaba bajo Sancho IV en 1289, 2 vols., Madrid: Gredos, 2, p. 397-399). Intertextos y otros paralelos resultan relevados por Victor Ch. CHAUVIN, Bibliographie des ouvrages arabes ou relatifs aux arabes publiés dans l’Europe chrétienne de 1810 à 1885, 12 vols., Lieja: H. Vaillant-Carmanne, 1892-1922, 2, p. 152; Hermann KNUST (ed.), El Libro de los enxiemplos del conde Lucanor et de Patronio, Herausgegeben von Adolf BIRCH-HIRSCHFELD, Leipzig: Dr. Seele Co., 1900, p. 340-344; María Rosa LIDA DE MALKIEL, “Tres notas sobre don Juan Manuel”, Romance Philology, 4, 1950-1951, p. 155-94 (sucesivamente en ead., Estudios de literatura española y comparada, Buenos Aires: Eudeba, 1966, p. 92-133), p. 164, y Daniel DEVOTO, Introducción al estudio de don Juan Manuel y en particular de ‘El conde Lucanor’. Una bibliografía, Madrid: Castalia, 1972, p. 88-89.

22  La fortuna, en el área ibérica, del topos sapiencial del non omnis moriar ha sido reconstruida por María Rosa LIDA DE MALKIEL, La idea de la fama en la Edad Media castellana, México-Madrid-Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 1952, pássim (por el Conde Lucanor, p. 214-217).

23  El conde castellano es mencionado junto con el Cid y el rey Fernando también en el ejemplo XLI, destinado a estimular la realización de “fechos” dignos de ser recordados en el tiempo, como competen “a los grandes omnes”. D. DEVOTO, Introducción al estudio de don Juan Manuel..., p. 399, observa como “también en los Castigos e documentos Fernán González va citado con los grandes héroes de la antigüedad y con lo mejor de la historia española; después de mencionados Hércules, Aquiles, Troilo y el Cid, se lee: ‘E qual fue el conde Fernán González [...]’”.

24  Del cual se ha especificadamente ocupado A. A. BIGLIERI, Hacia una poética del relato didáctico..., p. 72-87.

25  Así A. A. BIGLIERI, ibid., p. 83: “el no haber aludido para nada a la honra y a la tierra y el haberse limitado a consideraciones de estrategia militar revelan en el ejército castellano un despego, al menos pasajero, por ciertos valores estamentales que Fernán González reivindicará vigorosamente con sus palabras y con su conducta: la fortitudo en sus acciones, frente a la adversidad del continuo batallar, y la sapientia de su decisión, corroborada por la subsecuente victoria. El propósito de su arenga no es otro que el de infundir, o reavivar, en sus súbditos la conciencia de tales virtudes, esenciales en el código moral de los ‘defensores’”.

26  El dossier bibliográfico relativo a este capítulo ofrece una propuesta de identificación de la fuente empleada por don Juan (un breve cuento de Ramón Llull) formulada por Reinaldo AYERBE-CHAUX, ‘El Conde Lucanor’. Materia tradicional y originalidad creadora, Madrid: Porrúa Turanzas, 1975, p. 63, y las consideraciones acerca del largo comentario de Patronio de D. DEVOTO, Introducción al estudio de don Juan Manuel..., p. 394. En cuanto a la pareja valor/miedo en el Conde Lucanor me permito reenviar nuevamente a mi En manera de un gand señor..., p. 131-150.

27  De su origen y difusión nos informa E. P. DAEGAN, “Cock and Fox: A Critical Study of the History and Sources of the Medieval Fable”, Modern Philology, 4, 1906-1907, p. 38-65; otras noticias se pueden hallar en Adolphe DE PUYBUSQUE, Le comte Lucanor. Apologues et fabliaux du XIVe siècle, París: d’Amyot, 1854, p. 235-236; H. KNUST (ed.), El Libro de los enxiemplos del conde Lucanor et de Patronio..., p. 334; V. Ch. CHAUVIN, Bibliographie des ouvrages arabes..., 2, p. 151, y Ralph S. BOGGS, Index of Spanish Folktales, Helsinki: Academia Scientiarum Fennica, 1930, p. 32.

28  S. BATTAGLIA, “De falconibus et girofalcis...”, p. 421, ya se había dado cuenta de las posibilidades simbólicas de este género de cuento: “i legami che la mente medievale aveva istituito fra il mondo delle cose visibili e contingenti con le forme dell’intelletto e dello spirito avevano una significazione che a noi moderni potrà risultare azzardata o puramente occasionale, ma che per i modi di quella sensibilità si rivelava emblematicamente verace. La lotta del falcone su nella rischiosa solitudine del cielo, assumeva agli occhi medievali un valore esemplare e perciò trascendeva la stessa circostanza”.

29  A. A. BIGLIERI, Hacia una poética del relato didáctico..., p. 203.

30  Alexander H. KRAPPE, “Le faucon de l’Infant dans El conde Lucanor”, Bulletin Hispanique, 35, 1933, p. 294-297 (cita en la p. 296).

31  D. DEVOTO, Introducción al estudio de don Juan Manuel..., p. 422.

32  E. N. JANIN, “La versión de la autoridad regia...”, p. 124.

33  Alan A. DEYERMOND, “Cuentística y política en Juan Manuel: El conde Lucanor”, in: Leonardo FUNES y José Luis MOURE (eds.), Studia in honores Germán Orduna, Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá de Henares, 2001, p. 225-239, p. 233.

34  “Una perspectiva que supere el mecanicismo del viejo estudio de Giménez Soler [Don Juan Manuel: biografía...]” augura Leonardo FUNES en su nota-reseña al libro de Aníbal A. Biglieri (“Didactismo y narratividad en don Juan Manuel: Reflexiones críticas a propósito de un último estudio de El Conde Lucanor”, Incipit, 9, 1989, p. 103-128, p. 114). En la misma reseña (p. 119) Funes añade: “el tema prioritario es [...] ‘autoría y cuestión biográfica’. Ya nuestra formulación implica una ampliación de la propuesta de Biglieri, cuyo enfoque no termina de satisfacer. [...] La fecundidad del estudio de la relación autor concreto-obra dependerá de la concepción del sujeto que la sustente: nuestra propuesta no enfoca al sujeto cartesiano del entendimiento y de la voluntad, sino a un sujeto escindido y plurideterminado, punto de cruce de una conciencia, un imaginario, una práctica, un conjunto de condiciones culturales, sociales e históricas concretas. El problema sería irrelevante si el autor fuera un oscuro testigo de su época; pero aquí se trata de uno de los principales actores de la vida política de la 1ra mitad del s. XIV, paradigma de su clase pero también individualidad política y cultural. De manera que el centro de su obra estaría ocupado por la problemática estamental y también por el YO en indivisible relación dialéctica”. Funes se enfrenta más especificadamente, con un enfoque nuevo, a la “cuestión biográfica” en “Paradojas de la voluntad de autoría en la obra de don Juan Manuel”, in: Florencio SEVILLA y Carlos ALVAR (eds.), Actas del XIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistes, Madrid: Castalia, 1999, p. 126-133, “Excentricidad y descentramiento en la figura autoral de don Juan Manuel”, eHumanista, 9, 2007, p. 1-19, “Ruptura e integración en la escritura didáctico-narrativa de don Juan Manuel”, Letras: revista de la Facultad de Filosofía y Letras de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires, 52-53, 2005-2006, p. 180-188, y propone para nuestro ejemplo una doble línea de lectura (deberes de los nobles / conflicto político) en su “Univocidad y polisemia del exemplum en El conde Lucanor”, in: Manuel ALONSO GARCÍA, María DAÑOBEITIA FERNÁNDEZ y Antonio RUBIO FLORES (eds.), Literatura y Cristiandad. Estudios sobre hagiografía, mariología, épica y retórica. Homenaje al Profesor Jesús Montoya Martínez con motivo de su jubilación, Granada: Universidad de Granada, 2001, p. 605-611, p. 610.

35  A. RUFFINATTO, “El mundo posible de Lucanor y Patronio...” (citas en la p. 89).

36  Ermanno CALDERA, “Retorica, narrativa e didattica nel Conde Lucanor”, Miscellanea di Studi Ispanici, 14, 1966-1967, p. 5-120, p. 80.

37  “Dovendosi rivolgere ai nobili tutti, Juan Manuel trasceglie necessariamente figure che possono essere rappresentative di ampi strati della casta cui appartengono. Per questo motivo, egli attribuisce ad alcuni personaggi quel titolo di conde che, come spiega nel Libro de los Estados, è applicabile ai nobili di varia grandezza” (ibid., p. 93-94).

38  A. D’AGOSTINO, “Ricognizioni nel cinquantesimo exemplo...”, p. 236.

39  “En perfecta correspondencia con esta proyección biográfica [...] la dualidad Lucanor-Patronio es una dualidad que responde en función narrativa a la individualidad de don Juan Manuel” (Antonio PRIETO, “Forma y estructura de El conde Lucanor”, in: id., Morfología de la novela, Barcelona: Planeta, 1975, p. 388-96, p. 390).

40  Imprescindible a este propósito es el estudio de Alberto VARVARO, “La cornice del Conde Lucanor”, Studi di Letteratura Spagnola, 1, 1964, p. 187-195.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Salvatore Luongo, « Didáctica, alegoría política y autobiografía: una nueva lectura del ejemplo XXXIII de El Conde Lucanor », e-Spania [En ligne], 21 | juin 2015, mis en ligne le 26 mai 2015, consulté le 24 novembre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/24748 ; DOI : 10.4000/e-spania.24748

Haut de page

Auteur

Salvatore Luongo

Università degli Studi di Napoli “L’Orientale”

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org