Navigation – Plan du site
Varia

Vita ss. Leandri, Isidori Hispalensis, Fulgentii Astigitani et Braulionis Caesaraugustani ep. (BHL 4810)

Traducción
Jose Carlos MARTÍN

Résumés

La Vita ss. Leandri, Isidori Hispalensis, Fulgentii Astigitani et Braulionis Caesaraugustani ep. (bhl 4810) est un long récit hagiographique d’auteur inconnu composé à Saragosse au xiiie siècle. Il apparaît que sa principale finalité a été d’exalter la figure de l’évêque de l’Hispanie wisigothique Braulion de Saragosse († 651). En même temps, cette œuvre semble liée à l’offensive anti-judaïque menée par les ordres mendiants en Aragon à la même époque, et dont on peut situer l’apogée entre 1240 et 1263. Dans ce travail, on offre la première édition critique complète du texte, accompagnée de toutes ses sources connues.

Haut de page

Plan

Haut de page

Notes de la rédaction

Lire l’editio princeps du texte.

Texte intégral

1La denominada Vita ss. Leandri, Isidori Hispalensis, Fulgentii Astigitani et Braulionis Caesaraugustani ep. (bhl 4810, Díaz 1353) es una extensa composición anónima transmitida por un único ejemplar conocido : Paris, BnF, lat. 2277, del s. xiv y origen zaragozano, en los fol. 1rºa-30rºa.

  • 1  Sobre esta obra y el manuscrito que la transmite, vid. Jose Carlos Martín, « Las composiciones en (...)

2El análisis de esta obra me ha llevado a proponer como fechas aproximadas de su elaboración los años 1243-1271/2, y a atribuir su redacción al círculo del obispo zaragozano Arnaldo de Peralta (1248-1271) con objeto de exaltar tanto la memoria del obispo de la Hispania visigoda Braulio de Zaragoza (ca. 631- ca. 651), como la basílica del Pilar, donde supuestamente se hallaban enterrados los restos de aquél, y de contribuir, al mismo tiempo, a la defensa de la fe católica frente al judaísmo, en el marco probable de la campaña antijudaica llevada a cabo en el Reino de Aragón a mediados del s. xiii por algunas órdenes mendicantes, en especial, los dominicos1.

3La Vita-bhl 4810 está compuesta por dos prólogos, atribuidos a Gregorio Magno, y 27 capítulos sin numeración, que aquí serán, no obstante, numerados, para una mayor comodidad de cita. A fin de facilitar igualmente las citas de pasajes del texto, dividiré estos capítulos en parágrafos.

4Sus contenidos pueden resumirse brevemente como sigue : en los dos prólogos, el autor justifica la escritura de su obra por el deseo de ofrecer a sus lectores modelos de comportamiento dignos de imitación a la hora de emular las virtudes cristianas propias de los santos protagonistas del relato ; éste comienza con la ascensión al trono de Leovigildo (568-586), de fe arriana, y los hechos principales de su reinado (cap. 1-3), y por encima de todos, el martirio de su hijo Hermenegildo en razón de su fe católica, al mismo tiempo, contra la realidad histórica, se presenta al citado rey visigodo como padre de los santos obispos en los que se centra la Vita : Leandro de Sevilla (ca. 579 - ca. 600), Isidoro de Sevilla (ca. 600-636), Fulgencio de Écija (ca. 603/10 - ca. 619) y el ya citado Braulio de Zaragoza ; la obra sigue con el gobierno de Recaredo I (cap. 4-8), hasta el Concilio III de Toledo con el fin de destacar la conversión del Reino visigodo al catolicismo ; entre los supuestos asistentes a este concilio se encuentra Braulio de Zaragoza, que pronuncia el discurso de clausura del sínodo (cap. 9) y tiene una larga disputa dialéctica con un judío allí presente, en la que el autor de la Vita‑bhl 4810 reproduce con gran fidelidad un anónimo Tractatus contra Iudaeos (Díaz 1214) del s. xiii, adaptándolo a las circunstancias de su narración (cap. 10-21) ; los últimos capítulos de la obra están dedicados a los cuatro obispos citados en el título de la obra : regreso de Braulio de Zaragoza a su sede episcopal y encomio de éste (cap. 22-23), muerte de Fulcencio de Écija (cap. 24), muerte de Leandro de Sevilla y del rey Recaredo I (cap. 25), encomio y muerte de Isidoro de Sevilla (cap. 26), muerte de Braulio de Zaragoza (cap. 27).

5No existe ninguna edición completa de este texto. Los criterios de la que aquí propongo son simples : la ortografía es la del codex unicus que transmite la Vita‑bhl 4810 ; respeto además, como norma general, el texto de esta obra tal y como se lee en el códice de París que la contiene, y sólo corrijo éste cuando entiendo que transmite faltas evidentes de su copista o de su modelo, ya sean éstas variantes absurdas de una palabra aislada ya sean lecturas que no dan sentido al pasaje en el que se encuentran. En las correcciones me sirvo fundamentalmente de las fuentes del autor.

6Comienza el prólogo de la Vida de los santos Leandro e Isidoro, arzobispos de Híspalis, Fulgencio, arzobispo de Cartagena y Braulio, obispo de Cesaraugusta, que fueron hermanos y tuvieron como padres al rey Leuvigildo, hermano del rey de Francia, de nombre Luiba, y como madre a Theodosia, hija de Severino, gobernador de la Provincia Cartaginense, quien fue hijo de Theodorico, rey de los godos.

7(§1) Comienza el prólogo del Papa san Gregorio.

8(§2) Ciertamente, nuestro único propósito es que, mediante el relato de la admirable vida de los doctos y santos varones que vivieron antes que nosotros, nazca en todos, gracias a ello, una piadosa y fructífera ansia de imitación, y que, por otra parte, la santa y veneranda Trinidad obtenga la gloria y magnificencia que merece así en esto como en todo lo demás, la cual siempre de generación en generación hace brillar su luz a fin de iluminar a los que habitan en las tinieblas y en la sombra de la muerte. (§3) El entendimiento humano comete numerosos errores a la hora de escribir, agobiado por una materia tan rica. Sólo cuando nuestros múltiples sentidos se ven enriquecidos, se presta fe a las cualidades de varones como aquéllos. (§4) En efecto, queridísimos amigos, no admiramos suficientemente a aquellos varones que precedieron a nuestra generación. Vivieron en grata sociedad con Dios, pero por las intrigas del diablo siempre nos decimos estas palabras unos a otros : que, en tiempos de aquellos varones que vivieron antes que nosotros, la iniquidad de los hombres no se había multiplicado tanto como ahora, tal y como predijeron las Sagradas Escrituras : Y por ello crecerá la iniquidad y se enfriará la caridad de la mayoría.

9(§5) No estamos capacitados, sin embargo, para elogiar, como se merecen, los méritos de aquellos varones. En efecto, aquel que se propone relatar, aunque sólo sea parcialmente, las vidas y los hechos de los ilustrísimos obispos Leandro, Fulgencio, Isidoro y Braulio, como consecuencia de la magnitud de la sabiduría de éstos, se siente sacudido por una gran agitación, así como el fulgor del sol, al caer sobre los ojos de los hombres y disminuir de ese modo la agudeza de la vista de éstos, vuelve confusa la luz del día con la luz que él mismo proporciona. (§6) En efecto, mi débil ser se siente atemorizado ante el sinfín de sus gloriosos actos que se ofrece ante mí, tantos que no pueden ser recogidos por completo. En mi interior se desata una lucha en dos sentidos opuestos : por un lado, me retiene la imposibilidad de que sus vidas puedan llegar a ser conocidas de forma exhaustiva ; por otro, me empujan a recordar y referir algunos de sus actos la consideración que debo a la religión y los buenos ejemplos de aquéllos, pues hasta ahora permanecen impíamente alejados del conocimiento y del provecho de los hombres, sufriendo de un completo silencio.

10(§7) Por este motivo nos proponemos narrar la vida de estos santos varones con el fin de darla a conocer a nuestra época, deseando mostrar, una vez reunidas sus enseñanzas, que fueron superiores a nosotros, así como entrar por el camino estrecho y angosto, cerrar la boca de los que dicen iniquidades y salir al paso de las doctrinas nocivas para el alma. Por ello he preferido dejar a un lado mi timidez antes que condenar al olvido unas virtudes tan divinas. (§8) Excusa al doctor la materia, y, cuando la combinación de las palabras desagrade al lector, lo aplacará el sentido de las mismas. Y no temo que se me juzgue como a un usurpador de un ministerio semejante : en efecto, tantos años han pasado ya que apenas puede alcanzarse el conocimiento de las vidas de estos varones, obscurecido por el silencio. (§9) Y ciertamente habría preferido, por mi parte, que hubiesen sido otros los narradores de los hechos de tan excelentes varones antes que serlo yo mismo, pues cualquier otro fue más digno de ello que yo. Pero puesto que no ha sido así, prefiero que ese alguien sea yo antes que no haya nadie que lo haga.

11(§10) Ya otros antes que yo, hombres extraordinarios tanto en sus actos como en sus enseñanzas, dijeron cosas excelentes y magníficas † de la sabiduría de estos santos Padres †. Me refiero, ciertamente, a Leandro, Fulgencio, Isidoro y Braulio, devotos servidores de Dios, amantes de la virtud y propagadores de la bondad. (§11) No obstante, aunque estos otros escritores fueron unos hombres destacados tanto por su posición como por sus méritos, no hemos de desistir de nuestro propósito, renunciando así a nuestro relato, pues, como los buenos agricultores cuando ceden una viña fértil y rica en uvas (en efecto, incluso aunque no se lo propongan, gracias a los frutos de su labor dejan ciertamente una bendición a los pobres que, viniendo tras ellos, eligen esa viña para cultivar, y de éstos nosotros somos los más insignificantes), así, en efecto, también todos estos santos varones que nos han precedido, aunque por amor a Dios se aplicaron en trabajar con todo su empeño ese olivo fructífero que, como dice el salmista, está plantado en la casa de Dios, debido al gran número de olivos que hay en ella, sin embargo, se les pasaron por alto muchos de los frutos de ese olivo que el Señor tuvo a bien conceder y que nosotros, indignos y simples como somos, hemos felizmente recogido, como el Señor aceptó la pequeña moneda de la viuda.

12(§12) Sin criticar a estos autores que nos han precedido, ni siendo unos hombres tales que podamos imitar la sabiduría que les fue concedida por Dios, nos hemos apresurado a fijar por escrito los virtuosos actos de los supradichos santos varones. Y lo haremos ciertamente por esto : porque entendemos que no es justo ocultar con nuestro silencio lo que puede proporcionar un gran provecho a los oyentes, no sea que también nosotros caigamos en el mismo error de juicio que aquel siervo que escondió su talento bajo tierra ; en segundo lugar, porque en esta narración nuestra se recojan castigos e historias deleitosas, y se incluyan en ella las que fueron escritas por excelentes varones en alabanza de los santísimos y bienaventurados obispos Leandro, Fulgencio, Isidoro y Braulio. (§13) Además, como quienes nos precedieron fueron hombres sabios y maestros en el dominio de la lengua, eran amantes del género histórico y, así, desarrollaron sus materias con sapiencia y en un tono elevado. Esto fue principalmente y por encima de todo lo que nos empujó a asumir nuestra presente tarea, para, en la medida en que nos es posible, narrar estos hechos en un estilo sencillo, coloquial y humilde, de tal modo que el rústico y carente de instrucción pueda sacar provecho de aquello que se dice en nuestra obra.

13(§14) Fin del prólogo.

14(§15) Prólogo del Papa san Gregorio.

15(§16) Los hechos de los santos padres dignos de ser honrados con un culto más importante y una especial veneración los primitivos cristianos decidieron con prudente reflexión celebrarlos con todo tipo de composiciones, y, al celebrarlos, venerar a aquéllos con una total devoción por su parte. En efecto, de ese modo se extiende más ampliamente la gloria de Dios, que opera por medio de ellos y reina en ellos, y, al conocer una reputación de tanta virtud, los oyentes se sienten incitados con mayor fuerza a llevar una vida honrada. (§17) Así también antiguamente los paganos erigían imágenes de sus antepasados, por supuesto, con el propósito de que sus descendientes, al contemplarlas, se aplicasen con el mayor ardor en aspirar a la virtud y en alcanzar la gloria eterna. Así pues, cuánto más conviene que la devoción de los cristianos, recordando con frecuencia los hechos de los Padres del pasado, los conozca bien y los tenga siempre ante ella como un espejo en el que mirarse.

1. Del advenimiento de Leuvigildo, sucesor de su hermano Luiba

16(§1) Pues bien, después de que, en tiempos del emperador romano Justiniano, Atanagildo, rey de los godos, muriese en Toledo de muerte natural y el reino de los godos estuviese sin Príncipe durante cinco meses, subió al trono un nuevo monarca, de nombre Luiba, que fue proclamado rey en la Galia, en la ciudad de Narbona, y reinó durante tres años. (§2) Éste, dos años después de haber alcanzado el Principado, no sólo designó como sucesor suyo a su hermano Leuvigildo, sino que también lo nombró corregente del reino y lo puso al frente del gobierno de Hispania, contentándose él, por su parte, con el reino de la Galia. Así, el reino de los godos tuvo dos monarcas, pese a que ningún poder admite ser compartido. Por lo demás, a Luiba únicamente se le atribuye un año de reinado en el cómputo de los tiempos, los restantes años de gobierno común se ponen bajo el nombre de su hermano Leuvigildo.

2. Del matrimonio de Leuvigildo con Teodosia, hija del gobernador de la Provincia Cartaginense, y de los hijos de ambos

17(§1) Tomó como esposa Leuvigildo a una dama de nombre Teodosia, hija de Severiano, gobernador de la Provincia Cartaginense, quien fue hijo de Teodorico, rey de los godos.

18(§2) De ésta nacieron en especial cuatro grandes columnas de la Iglesia y fundamento de toda nuestra fe, tal y como los engendró gracias a ella, a saber : Leandro, arzobispo de Híspalis ; Fulgencio, obispo de Astorga y después arzobispo de Cartagena ; Isidoro, arzobispo de Híspalis ; y Braulio, obispo de Cesaraugusta ; y además otros dos varones, a saber : Hermenegildo, mártir, a quien su padre hizo asesinar con un hacha ; y Recaredo, que reinó sucediendo a su padre ; y una hija : Florentina, que fue madre de cuarenta monasterios de vírgenes consagradas y casi mil monjas.

3. Del reinado de Leuvigildo, de las guerras que llevó a cabo y de los reinos y ciudades que conquistó

19(§1) Este Leuvigildo, en el año duodécimo de su reinado, deseando aumentar su reino y acrecentar sus riquezas, dio la orden de ello a sus soldados. Coincidiendo su ambición con los deseos de su ejército y viéndose favorecido por la victoria, llevó a cabo numerosas empresas ilustres. En efecto, derrotó a los Cántabros y se apoderó de la regia ciudad que tiene por nombre Cesaraugusta. También toda la región de Sabaria se vio vencida por él, y muchas ciudades de Hispania rebeldes a su poder capitularon ante sus armas. Triunfó sobre los ejércitos del Imperio en diversas batallas y les arrebató por la fuerza varias plazas fuertes. Doblegó con la espada a todas las ciudades que se extienden desde el puerto de Aspe hasta el mar Océano, conquistándolas y sometiéndolas a la fe cristiana. Las ciudades metropolitanas a las que doblegó con la espada son las siguientes, a saber : Valencia, Tarragona, la ciudad de Cesaraugusta, Brácara, y las ciudades de Cartagena y Toledo. Y después de recorrer Hispania durante veinte años, conquistó Santiago de Híspalis junto con todas las ciudades, pueblos, aldeas y plazas fuertes de los alrededores.

20(§2) Fue el primero en enriquecer el tesoro del Príncipe y el primero en acrecentar con gran avaricia el tesoro público a fuerza de rapiñas entre los ciudadanos y arrebatándolo de las manos de los enemigos. Fue el primero entre los suyos en llevar vestiduras reales y en sentarse en el trono, pues, con anterioridad a él, el asiento del que se servía el rey, sus ropajes y su modo de conducirse eran iguales a los del pueblo. Fundó asimismo una ciudad en Celtiberia a la que llamó ‘Recápolis’ por el nombre de su hijo Recaredo. Pero, una vez que alejó de sí a sus hijos, enviándolos a instruirse, el error de su impiedad obscureció en él la gloria de tan grandes virtudes.

21(§3) En efecto, dominado por la violencia propia de la herejía arriana, llevó a cabo persecuciones contra los católicos, a Masona, santísimo obispo de Emérita, y a otros muchos los relegó al exilio, suprimió los ingresos y los privilegios de las iglesias católicas, extendiendo la pestilencia arriana, aumentó en gran medida el número de los herejes y se atrajo a muchos más sin necesidad de perseguirlos, seduciéndolos con oro y otras riquezas. Y entre otras iniquidades propias de su herejía, se atrevió incluso a hacer rebautizar a algunos católicos, y no sólo a gente común del pueblo, sino también a miembros del estamento sacerdotal.

22(§4) Fue asimismo un azote para algunos de sus propios seguidores, pues a cuantos vio que sobresalían por su dignidad o por su poder, o bien les hizo cortar la cabeza o bien, tras privarlos de sus bienes, los proscribió y los condenó al exilio. Y finalmente, su hijo Hermenegildo, renunciando a la herejía arriana, se convirtió a la fe católica gracias a la predicación de su hermano Leandro, varón digno de la mayor veneración y ya por entonces obispo de Híspalis.

23(§5) A Hermenegildo su arriano padre intentó tanto persuadirlo mediante recompensas como atemorizarlo mediante amenazas con el fin de que adoptase nuevamente su antigua herejía. Y cuando Hermenegildo respondió con la mayor firmeza que nunca abandonaría la verdadera fe, una vez que la había descubierto, su padre, lleno de ira, lo privó de su reino y lo despojó de todos sus bienes. Y cuando ni siquiera así consiguió debilitar el valor de su hijo, lo recluyó en un estrecha mazmorra en la ciudad de Híspalis, encadenando con grilletes su cuello y sus manos. Comenzó entonces el joven rey Hermenegildo a despreciar el reino de este mundo y, lleno de anhelo por alcanzar el reino de los cielos, yacía inmaculado sobre un basto cilicio, elevaba sin cesar oraciones a Dios todopoderoso suplicándole que lo confortarse, y con tanta mayor grandeza despreciaba la gloria de esta vida pasajera cuanto que, encadenado, había descubierto la futilidad de los bienes que su padre le había arrebatado.

24(§6) Al llegar el día de la festividad pascual, en medio del silencio de lo más profundo de la noche, su pérfido padre envió ante él a un obispo arriano para que de mano de éste recibiese Hermenegildo la comunión de una forma consagrada sacrílegamente y de ese modo recuperase el favor de su padre. Pero el varón entregado a Dios censuró, como debió hacerlo, al obispo arriano que acudió ante él, y alejó de su lado la perfidia de aquél con las increpaciones con que merecía, pues, aunque a los ojos de los demás yacía encadenado, sin embargo, en su interior, se encontraba a salvo en la elevada altura a la que había ascendido su espíritu.

25(§7) Su padre, cuando el obispo arriano regresó ante él, se enfureció y envió de inmediato a sus esbirros para que matasen al firmísimo confesor de Dios allí donde yacía. Lo que ocurrió en los idus de abril. En efecto, tan pronto como entraron en la celda de Hermenegildo, clavando un hacha en el cráneo de éste, le arrebataron la vida de su cuerpo y mataron en él aquello que la propia víctima que murió asesinada había decidido despreciar en su persona.

26(§8) Y a la hora de demostrar que Hermenegildo había alcanzado la verdadera gloria, no faltaron los milagros divinos. En efecto, en medio del silencio de la noche comenzó a oírse el canto de una salmodia junto al cuerpo de este rey y mártir, que fue en verdad rey por ser mártir. Hubo asimismo algunos que a ellos durante la noche se les aparecieron cirios encendidos. Todo ello hizo que su cuerpo, considerado como el de un mártir, fuese con justicia objeto de veneración por todos los fieles.

27(§9) En cuanto a su padre, pérfido y filicida, lleno de arrepentimiento, lamentó haber hecho lo que hizo, sin embargo, no llegó a alcanzar la salvación. Comprendió que la fe católica era la verdadera, pero, atemorizado por el miedo que le inspiraba su pueblo, no llegó a adoptar esta fe.

28(§10) La última de sus guerras la llevó a cabo contra los Suevos. Con extraordinaria rapidez sometió el reino de éstos al poder de su linaje, y con gran beneficio para su raza conquistó este reino, pues antes de esto el pueblo godo se encontraba estrechamente limitado dentro de unos reducidos territorios.

29(§11) Afectado por una enfermedad, llegó al final de sus días, encomendando entonces al obispo Leandro, al que en el pasado había tratado con mucha dureza, el cuidado de su hijo el rey Recaredo, al que dejaba tras él, rogando a Leandro que obrase en aquél lo que con sus exhortaciones había obrado en su hermano Hermenegildo. Una vez que hubo confiado a Leandro este cometido, murió Leovigildo en la ciudad de Toledo en la era 627ª, después de haber reinado quince años.

4. Del advenimiento del rey Recaredo tras la muerte de su padre Leuvigildo

30(§1) Tras la muerte de éste, el rey Recaredo, tomando como modelo no a su pérfido padre, sino a su hermano y mártir, decidió convertirse abandonando la maldad de la herejía arriana, y así condujo a todo el pueblo de los visigodos a la verdadera fe, hasta el punto de que no permitió que sirviese en su reino nadie que no temiese mostrarse como un enemigo del reino de Dios profesando la herética perfidia antedicha.

31(§2) Y no es sorprendente que se convirtiese en heraldo de la verdadera fe quien era hermano de un mártir, cuyos méritos ayudaron, sin duda, a aquél a conducir a tantos hasta el seno de Dios todopoderoso. En este acto debemos tener presente que algo semejante no habría podido ser llevado a cabo en modo alguno si el rey Hermenegildo no hubiese muerto en defensa de la verdad. En efecto, tal y como está escrito : Si el grano de trigo, cayendo sobre la tierra, no muere, permanece solo ; pero si muere, proporciona fruto en abundancia, vemos que se cumplió en los miembros lo que sabemos que se había cumplido en la cabeza. Así, entre los visigodos uno murió para que muchos viviesen, y después de que un grano fiel cayó y murió en defensa de su fe, creció una abundante cosecha de almas.

5. De qué modo Recaredo extirpó la herejía arriana de Hispania y restituyó en ella la fe católica

32A continuación, Recaredo, renunciando a vengarse, comenzó a gobernar con tanta moderación que hizo entrar a muchos católicos en el seno de la Iglesia y en la fe católica, meta que alcanzó gracias a su recta fe y sin necesidad de predicación. En cuanto a los obispos heréticos, los condenó a todos ellos y los envió al exilio a las regiones más remotas de su reino.

6. De qué modo el rey Recaredo por consejo de su hermano Leandro hizo llamar de regreso de sus estudios a sus hermanos Isidoro, Fulgencio y Braulio

33(§1) Entonces, por consejo de su hermano Leandro, arzobispo de Híspalis, hizo regresar junto a él desde sus escuelas a Fulgencio, Isidoro y Braulio. Así, gracias a la instrucción que recibieron de Dios, éstos alcanzaron en poco tiempo un conocimiento y un dominio tan grande de todas las materias divinas y humanas que se convirtieron en doctores de la ciencia eclesiástica en Hispania tanto en griego, como sirio, hebreo, árabe, germano, egipcio, latín y romance, así como en las siete artes liberales. Lo prueba de todo punto su sabiduría : era tal su formación en todas las controversias propias de la gramática, la dialéctica, la geometría, la astronomía y la aritmética que ningún filósofo, exponiendo ante ellos algún tema de discusión tomado de estas disciplinas, pudo nunca mantener su punto de vista contra el de ellos ni dejarlos sin argumentos; por el contrario, tan pronto como escuchaba las respuestas de aquéllos, incluso llegaba a considerarlos maestros de la disciplina sobre la que hablaban.

34(§2) Pero lo que es digno de admiración es que, a pesar de estar formados en el conocimiento de tantas materias y hallarse siempre en medio de todas las luchas motivadas por la persecución contra la fe católica, se mantuvieron en todo momento dentro de los estrechos límites impuestos por la moderación ; y a pesar de entregarse noblemente y sin descanso al servicio e instrucción de la Iglesia con la palabra de Dios, y esforzarse con el mayor celo en defensa de las doctrinas de la Iglesia, pusieron de manifiesto la elocuencia que tenían, haciendo siempre uso de la mayor prudencia.

35(§3) Eran de rostro amable, de aspecto dulce, de comportamiento recto, de hermosa apariencia, de enorme corpulencia, eminentes por su sentido de la justicia y capaces de llevar adecuadamente a cabo cualquier empresa, y por su exterior daban de todo punto la sensación de ser hombres de bien. Eran de un físico muy atractivo, de porte distinguido, de sobresaliente estatura, de cuerpo casto y espíritu devoto, de aspecto amable, de una gran prudencia, de una extraordinaria moderación, firmes en su fortaleza interior, perseverantes en su longanimidad, valerosos por su entereza, mansos por su humildad y humildes por su mansedumbre, solícitos a la hora de la caridad, longánimos por su esperanza de la vida futura, solícitos a la hora de participar en las vigilias, constantes en la oración, bondadosos en sus enseñanzas, muy sinceros en sus palabras, disertos en su modo de expresarse, prudentísimos en sus consejos, libres de cualquiera de las cadenas propias de este mundo, dadivosos en su generosidad para con todos los de su entorno, prestos a la hora de ponerse al servicio de los siervos de Dios, tan fuertes como la mostaza ante la adversidad, muy firmes ante las tentaciones y muy alegres en su hospitalidad. Se mostraban tranquilos ante las injurias de que eran objeto y bondadosos con quienes los odiaban. En fin, nada podía encontrar en ellos el enemigo del género humano de lo que servirse para engañarlos con algún ardid o para manchar su buen nombre con alguna falsedad.

36(§4) ¿Por qué me extiendo acumulando tan numerosos detalles? En todos los aspectos de su conducta brillaban como una gran lámpara, semejantes al Lucero del alba refulgiendo entre el firmamento, pues el Rey de reyes, Jesucristo hombre, los había elegido como soldados, para que, cual mansísimos corderos, condujesen sus legiones contra las crudelísimas fieras que eran las herejías : On envío, dice, como corderos en medio de lobos. Y así, los varones de Dios, convertidos por el Espíritu Santo en valerosísimos combatientes, en legítimos soldados y egregios portaestandartes de la Iglesia, amparados por el escudo de la fe, vestidos con la coraza de la justicia, firmemente armados con la palabra de Dios, protegidos con el yelmo de la salvación y calzados con el anhelo de anunciar el Evangelio de la paz, se lanzaron a una batalla campal contra los antiguos enemigos, quebraron todas las abominables armas de éstos, salvaron a muchos de la mano de la muerte y, tras vencer a los herejes, proporcionaron un abundante botín a la Iglesia de Cristo.

37(§5) Éstos son los verdaderos agricultores de Dios : quienes plantaron la Iglesia de Cristo con su enseñanza y su predicación, la honraron con una gran humildad, la cultivaron con la verdadera caridad, la hicieron crecer mediante la predicación de la Palabra, la regaron con el agua de la divina salvación eterna y con la elocuencia que les insuflaba el Verbo divino lograron con su riego que muchos experimentasen un importante progreso espiritual.

7. Del privilegio que supuso para Hispania la bondad de Recaredo, y que estos santos vivieron en tiempos de Gregorio

38(§1) Recaredo, en el primer año de su reinado, corrigió con atenta aplicación aquellas leyes y decretos que parecían haber sido establecidos de una manera confusa por Eurico, añadiendo asimismo muchas leyes que habían sido omitidas, y, en presencia de su hermano Fulgencio y del Papa Gregorio, suprimió muchas otras que eran superfluas.

39(§2) Era Recaredo muy valeroso y afortunado en la guerra. Poseía una gran cultura y sobresalía por su elocuencia. Era de pequeña estatura, pero de elevado espíritu ; se revelaba ilustre y prudente tanto en la conversación familiar como en sus discursos, se encolerizaba con dificultad, y se mostraba siempre deseoso de adquirir conocimientos. Se caracterizaba por una grave serenidad y una profunda gravedad, por una madura alegría y una alegre madurez, por una encantadora moderación y un moderado encanto. Era juicioso en sus diversiones, discreto en el reír, de una serenidad llena de nobleza, de una pudorosa alegría, de cuerpo bien proporcionado, de porte distinguido, de hermosa apariencia, de rostro amable, de aspecto dulce, de comportamiento recto, de enorme corpulencia, de espíritu devoto, de un físico muy atractivo, de una gran prudencia, de una moderación extraordinaria, de un elevadísimo sentido de la justicia, clemente en sus sentencias, firme en su fortaleza interior, perseverante en su longanimidad, valeroso por su entereza, manso por su humildad, solícito a la hora de la caridad, longánimo por su esperanza de la vida futura, y llamado desde el comienzo mismo de su infancia a proclamar su fe en Cristo antes que a negarlo y a creer con toda su alma en la indivisible Trinidad que es Dios. Gracias a su astucia, celo y sabiduría acabó con las impías depravaciones que suponían las herejías, y todo el pueblo de los visigodos se convirtió a Cristo.

40(§3) ¡Y cuánta gravedad, cuánta dignidad mostraba en sus palabras y en sus conversaciones! ¡Qué rápido, qué eficaz, qué favorable y bondadoso se mostraba a la hora de resolver cualquier problema! Se caracterizó por su respeto por la religión y mostró un comportamiento muy distinto al de su padre : en efecto, su padre era irreligioso e inclinado a la guerra, él piadoso por su fe e ilustre por sus deseos de paz ; su padre acrecentó el reino de los heréticos arrianos con la guerra, él engrandeció a este mismo pueblo con la victoria de la fe, mereciendo así la gloria celeste. En efecto, al comienzo mismo de su reinado, formado e instruido en la fe católica por Leandro y Fulgencio, puso fin a la ignominia del error arriano y condujo al ignorante pueblo de los godos en su totalidad al culto de la verdadera fe.

41(§4) Gracias al auxilio de la fe, luchó victoriosamente contra los pueblos enemigos. En efecto, en una ocasión en que unos sesenta mil francos irrumpieron en la Galia gótica, tras enviar contra ellos a un general emeritense al frente de un contingente de celtíberos, doblegó con la espada a los invasores y obtuvo sobre ellos un glorioso triunfo. No se produjo en la Hispania de los tiempos de los godos ninguna victoria mayor ni semejante. En efecto, derrotados y capturados muchos enemigos, el resto de su ejército se dio a la fuga y, perseguido por los godos hasta sus propios territorios, fue aniquilado. Con frecuencia llevó a cabo asimismo numerosas guerras victoriosas contra los romanos y la arrogancia y las incursiones de los vascones. Por ello, no parece tanto que emprendiese diversas guerras como que hubiese ejercitado a su pueblo de un modo útil, como si lo hubiese entrenado en los juegos de la palestra. En fin, las provincias de las que su padre se apoderó luchando, él las conservó de un modo pacífico, preservando la paz, las administró con equidad y las gobernó con moderación.

42(§5) Fue, por lo demás, de rostro apacible, de gran generosidad y extraordinaria bondad, y fueron tantos los encantos de su exterior y tantas las virtudes de su espíritu que, con su influencia sobre los ánimos de todos sus súbditos, se ganó incluso el respeto y el afecto los malvados. Fue además tan dadivoso que restituyó a sus legítimos propietarios aquellos bienes de los particulares y aquellas posesiones de la Iglesia de los que se había apoderado la maldad de su padre para añadirlos al tesoro del Príncipe ; y tan clemente que, haciendo gala de su bondad, suprimió con frecuencia los tributos impuestos al pueblo. Enriqueció a muchos con bienes materiales, y a muchos otros los encumbró con honores, empleando sus riquezas en interés de los pobres y sus tesoros en favor de los necesitados, sabedor de que le había sido concedido el reino con el fin de que se sirviese de él para hacer el bien.

43(§6) A sus buenos inicios añadió un buen fin, pues la fe en la verdadera gloria a la que se convirtió al comienzo de su reinado, la confirmó al término de sus días con una confesión y una penitencia públicas. Por lo demás, tomó como esposa a una mujer originaria de las regiones de Britania, Heladia, hija del rey Arturo, de la que tuvo un hijo, de nombre Luiba.

8. Del III Concilio de Toledo, en el que, por mandato de nuestro señor el Papa Gregorio, se reunieron sesenta obispos, y en el que fue extirpada de Hispania la herejía arriana bajo la presidencia de Recaredo. Y asimismo fue elegido en él Braulio como obispo de Cesaraugusta

44(§1) En el año tercero de su reinado, en los idus de mayo, Recaredo celebró el tercer sínodo toledano y convocó en la ciudad regia a sesenta y dos obispos procedentes de las diversas Provincias de la Galia y de Hispania con el fin de condenar la herejía arriana. El gloriosísimo Príncipe asistió a este concilio y confirmó con su presencia y su firma las actas del mismo, renunciando así con todos sus súbditos a la perfidia de los paganos, judíos y arrianos que hasta ese momento había practicado el pueblo de los godos, instruido en ella por Arrio, afirmando y predicando la Unidad de las tres personas, que sólo hay un Dios, que el Hijo fue engendrado por el Padre y es consubstancial a éste, que el Espíritu Santo procede conjuntamente del Padre y del Hijo, que es uno solo el espíritu de ambos y que, por consiguiente, ambos son uno solo.

  • 2  Alusión al Concilio II de Toledo, presidido por Montano de Toledo, y celebrado en 531, aunque en l (...)
  • 3  Hoy, Chieti.
  • 4  Hoy, Todi.
  • 5  Hoy, Canosa.
  • 6  Hoy, Narni.
  • 7  Hoy, Piacenza.
  • 8  Hoy, Porto Baratto (Toscana).
  • 9  Hoy, Otricoli (Rieti).
  • 10  Tifernum Tiberinum, hoy Città di Castello.
  • 11  Hoy, Écija.

45(§2) Entre el segundo sínodo, presidido por Montano, y éste transcurrieron cuarenta y dos años2. Éste último se celebró bajo la presidencia del arzobispo de Toledo Eladio, y asistieron a él obispos enviados desde Italia por nuestro señor el Papa Gregorio : Castorio, obispo de la Iglesia de Amiternum ; Albino, obispo de Teate3 ; Marcelino, obispo de Ancona ; Bonifacio, obispo de Ferentinum ; Fortunato, obispo de Túder4 ; Paulino, obispo de Nola ; Dacio, arzobispo de Mediolanum ; Sabino, obispo de Canusium5 ; Casio, obispo de Narnia6 ; Constancio, obispo de Aquitania ; Venancio, obispo de Luna ; Frigiano, obispo de Luca ; Venancio, obispo de Placentia7 ; Carbonio, obispo de Populonia8 ; Fulgencio, obispo de Ocriculum9 ; Terulano, obispo de Perusia ; y Flórido, obispo de Tifernum10. De la Galia asistió Migecio, arzobispo de Narbona. Y asistieron asimismo : Juan, arzobispo de Tarragona ; Leandro, arzobispo de Híspalis ; Félix, obispo de Porto ; de Sicilia, Maximiano, obispo de Siracusa ; Braulio, obispo de Cesaraugusta ; Fulgencio, obispo de Ástigi11 ; Mausona, obispo de Emérita ; Partardo, arzobispo de Brácara ; e Isidoro, arcediano de Cesaraugusta. Asistieron además los sufragáneos de todos ellos.

46(§3) En este concilio fue erradicada de Hispania la herejía arriana, de la que se había visto infectado el pueblo godo desde los tiempos del rey de los godos Atanarico y del emperador romano Valente, quien dio a los godos unos doctores para que consolidasen en ellos la perfidia arriana. Pero en este concilio fue erradicada la inmundicia de la herejía arriana, y los godos se convirtieron a la verdadera confesión de la fe católica. En él se incluye la homilía del obispo san Leandro En alabanza de la Iglesia y en defensa de la profesión de la fe católica por parte de los godos, que comienza así : « Que esta fiesta que hoy celebramos es de todas las solemnidades la festividad... ».

9. Sermón de san Braulio en el concilio de Toledo en el que fue elegido obispo, en el cual Braulio, obispo de Cesaraugusta, a instancias de los demás obispos, pronunció un discurso sobre el Verbo divino del modo que sigue

47(§1) Entonces, los obispos decretaron de común acuerdo que Braulio se levantase y dijese unas palabras sobre el Verbo. Éste, levantándose, tras recibir la bendición, comenzó a hablar de este modo : Tus siervos somos pastores de ovejas, al igual que lo fueron nuestros padres lo somos nosotros. Estas palabras son del Génesis, xlvii. Las pronunciaron los hijos de Israel en presencia del rey Faraón. Ante la pregunta de qué oficio tenían, examinaron tres aspectos del mismo : su ministerio, la finalidad de su ministerio, y el modo y la forma de llevar a cabo su ministerio. El ministerio es el desempeño de la cura pastoral ; su finalidad, cumplir con la devoción y la obediencia debidas a Dios ; y el modo de llevarlo a cabo, la imitación de los santos Padres y la conformidad de sus vidas con el ideal de santidad. Al primer aspecto se refieren las palabras : somos pastores de ovejas ; al segundo, las palabras : tus siervos ; y al tercero, las palabras : al igual que lo fueron nuestros padres lo somos nosotros. De estos tres aspectos de su oficio todo sacerdote ha de dar cuenta en presencia del Rey eterno.

48(§2) Buscad la verdad en vosotros mismos y en el prójimo : en vuestro interior, juzgándoos a vosotros mismos ; en el prójimo, advirtiendo y corrigiendo sus maldades ; en vuestro interior, contemplándoos con un corazón puro. Y que cada uno de nosotros se siente a pensar en la vida que ha llevado hasta ahora, en la vida que se propone llevar en el futuro y en qué merecimientos puede hacer cada día. En efecto, las Sagradas Escrituras dicen que ante Dios ningún bien ha de quedar sin recompensa, pues, así como no perecerá ni un solo cabello de vuestra cabeza, así también, todo lo que hemos hecho y hemos dicho, ni un solo día, ni una hora ni un instante de nuestra vida ha de perecer. Como símbolo y anticipo de ello son convocados los sacerdotes a los sínodos, para que sepan responder entre tanto de todas estas cosas.

49(§3) En cuanto a lo primero, se dice : somos pastores, y no de cualquier clase de animales, sino de ovejas, pues, según Crisóstomo, cuanta diferencia hay entre la instrucción de los hombres dotados de razón y los animales irracionales, tanta debe haber entre el rector eclesiástico y aquellos que son regidos por él. Por otro lado, estos pastores deben apacentar a sus ovejas de tres modos : con su palabra, con su ejemplo y con su auxilio. Sobre el primer modo, es decir, la palabra, así se dijo de forma figurada a Pedro, el primer pastor de la Iglesia, según se lee en Juan : Apacienta mis ovejas. Con la palabra los pastores deben apacentar sus ovejas de tres formas distintas : mediante la reprensión, advirtiéndoles que deben temer la sentencia de Dios ; mediante la exhortación, llamándolas a llevar a cabo penitencia por sus pecados ; y mediante el consuelo, asegurándoles que alcanzarán la gloria celestial.

50(§4) En relación con la primera forma de apacentar las ovejas con la palabra, se lee en Miqueas : Apacienta a tu pueblo con tu cayado, el rebaño de tu heredad, etc., pues, haciendo uso de la autoridad que proporciona la ordenación sacerdotal, se debe someter y corregir a los pecadores notorios y contumaces. Y con razón se dice : Apacienta con el cayado de la reprensión, pues en el recurso a la palabra con vistas a la reprensión existe un término medio de modo que no se condenen los pecados por un rigor desmedido ni se perdonen por una excesiva ligereza. En efecto, si callas, parece que apruebas ; y si te excedes, que te ves agitado por el espíritu de la indignación y del furor bajo el manto del celo fanático y de la ira exaltada.

51(§5) En relación con la segunda forma de apacentamiento, es decir, la exhortación, se dice en el Eclesiástico, xviii : Él es misericordioso y enseña, semejante a un pastor se compadece de su rebaño, practica la doctrina de la compasión, instruye a los mejores, enseña a los más sencillos. Y las palabras se modifican de acuerdo con las exhortaciones de los prelados y la capacidad de comprensión del auditorio. En efecto, del mismo modo que a partir de muchos animales de especies y apariencias diferentes no se podría obtener el cuerpo de un único animal, y que, si se entregase en un solo cuerpo a un solo hombre la posesión de la servidumbre de todos los animales para que mandase sobre todos ellos, convendría que este hombre sencillo mostrase tan diferentes y opuestas personalidades como lo exigiese la propia diversidad de las bestias, según se comportasen unas veces de un modo salvaje y otras apacible, así también el pastor eclesiástico, que tiene que regir y enseñar a muchos hombres, ha de modificar su naturaleza sencilla y firme en virtud de la variedad de sus ovejas, exhortando a éstas unas veces con leche, y otras, cuando lo necesiten, con alimentos sólidos, es decir, enseña e instruye como un pastor.

52(§6) En relación con la tercera forma de apacentamiento, es decir, el consuelo, se dice en el Éxodo, iii : Moises apacentaba las ovejas de Jetró, y en una ocasión en que condujo su rebaño al interior del desierto, llegó hasta Oreb, la montaña de Dios. La mansedumbre de Moisés es el consuelo del pastor ; la conducción de las ovejas hasta el interior del desierto, la ejercitación de la comunidad de los fieles en la contemplación de los goces del paraíso, que es denominado ‘desierto’ por la amenidad de sus flores, el encanto del lugar, el canto concertado de los pájaros, el verdor de las plantas, la abundancia de los frutos de la tierra, todo lo cual existe en el desierto literalmente y en un sentido espiritual en el paraíso ; la llegada a Oreb, la montaña de Dios, que significa ‘mesa’, es el disfrute de la gloria que alcanzarán los santos en la vida futura. Merecen la gloria los que sobresalen por la naturaleza de su espíritu divino y de sus cualidades humanas, pero no deja de haber † en la vida presente un cierto anticipo, por así decirlo, de los placeres eternos †, pues el verdadero pastor ora lleva a su rebaño a parajes umbrosos y retirados para su refresco, ora lo conduce a lechos húmedos y blandos para su descanso, ora entona para él dulces melodías para alejar el hastío. Reconforta a su rebaño con la misma dulzura que una flauta, cantando una dulce canción de amor, como dice ese ilustre poeta : « En este tiempo incluso el ganado busca el frescor ».

53(§7) El prelado debe apacentar a la comunidad de sus fieles con su ejemplo, es decir : mediante la penitencia pública, la piedad interior y el celo del afecto. En cuanto a la primera, se dice en la Primera Epístola de Pedro : Apacentad en la medida de vuestras posibilidades el rebaño de Dios, mirando por su bien no por obligación, sino de forma voluntaria según el deseo de Dios, y no por un vergonzoso afán de lucro, sino por un impulso cordial, y no como si reinaseis sobre los fieles, sino mostrándoos con gusto como un modelo para el rebaño, con objeto de que, cuando se presente el Príncipe de los pastores, obtengáis la corona inmarcesible de la gloria. Y se dice : como un modelo para el rebaño, porque la penitencia en el pastor es un ejemplo de la penitencia y la mortificación a las que debe entregarse el rebaño. En cuanto a la segunda, así dice Isaias : Apacienta su rebaño como un pastor, recogerá los corderos dispersos y los llevará en brazos, acogerá en su regazo a las ovejas paridas y él mismo cargará con ellas. Por su piedad y compasión interiores el pastor piadoso no sólo lleva en su regazo a los corderos incapaces de marchar, lleva asimismo sobre sus hombros a las ovejas paridas, enseñando así al pastor de la Iglesia a saber prestar su auxilio a la debilidad de las ovejas en virtud de su piedad y compasión interiores. Y en el Génesis, iiii, se dice : Has de saber, Señor, que tengo conmigo tiernos niños pequeños y ovejas y vacas preñadas, y si las hago esforzarse más en la marcha, en un solo día morirán todos los rebaños. En cuanto al tercero, se dice en Lucas : Había en esa misma región unos pastores que permanecían vigilantes y montaban guardia durante la noche custodiando su rebaño. Se dice de ellos que permanecían vigilantes y montaban guardia, significando con ello que con su vigilancia se elevan hasta Dios y con su guardia descienden junto al pueblo.

54(§8) Debe también apacentar con el auxilio, y esto con un auxilio de tres clases : temporal, corporal y espiritual. En cuanto al primero, se dice en Juan, vi : Apaciente cada uno a aquellos que dependen de él. En efecto, quienes aman más las riquezas terrenales que a sus ovejas, pierden merecidamente el nombre de pastor. En cuanto al segundo, se dice en Juan : El buen pastor da su vida por sus ovejas, pues, si se presenta la necesidad, debemos aceptar la muerte corporal a cambio de la salvación de los fieles. En cuanto al tercero, se dice en Amós : Como salva el pastor dos patas o la punta de la oreja de un animal, tirando de ellas, así se salvarán los hijos de Israel que habitan en Samaria. El nombre de esta ciudad significa ‘guardia’, porque los pastores que guardan la comunidad de sus fieles protegiéndolos con sus oraciones consiguen salvarlos del poder de los demonios. Primer <libro de los Reyes> : Apacentaba tu siervo el rebaño de tu padre y venía el oso, etc.

55(§9) Por desgracia, muchos pastores no apacientan su rebaño. En efecto, los ignorantes no lo apacientan con la palabra, los mundanos no lo apacientan con el ejemplo, los codiciosos no lo apacientan con su auxilio. Isaías : Los pastores no comprendieron..., por eso no apacientan con la palabra, además todos ellos se apartaron de su camino..., es decir, siguiendo aquello que les agrada, por eso no apacientan con el ejemplo, todos y cada uno se apartaron de él, endureciendo su corazón..., por eso no apacientan con el auxilio, desde el último hasta el primero. Que interprete esto a su manera el que quiera. Pero donde no se hace ninguna excepción, no se hace tampoco ninguna distinción : Yo soy uno de ellos y estoy en medio de vosotros, como el que sirve.

56(§10) Así pues, los ignorantes no enseñan con la palabra, pues la palabra de reprensión ha sido convertida en perdón, llegando por ello a ser motivo de corrupción ; la palabra de exhortación, convertida en silencio ; la de consuelo, en reprensión. En cuanto a lo primero, se dice en Joel : Mi pueblo se ha convertido en un rebaño perdido, sus pastores lo han extraviado, lo que ocurre cuando los pastores no castigan a los publicanos y a los notorios pecadores, sino que los defienden por lo que respecta a sus pecados, y absuelven a los excomulgados contra las reglas del derecho.

57(§11) En cuanto a lo segundo, se dice en Juan : No hay quien despliegue ya mi tienda y ponga en pie mis pieles, pues mis pastores han actuado como necios y no han buscado al Señor. A causa de ello no han mostrado ninguna inteligencia y su rebaño se ha dispersado. Así se lamenta el Señor. No hay quien amplíe la Iglesia de Dios en la fe, ni la extienda en la caridad, pues sus pastores actúan como necios y carecen de buenas obras. No buscan a Dios porque carecen de piadosos propósitos, y no muestran inteligencia al no comprender el peligro que corren por no haberse entregado a una enseñanza provechosa. Y su rebaño se dispersa bien porque se separa de la unidad de los sacramentos, bien porque se aleja del camino de Dios y de los mandamientos, bien porque renuncia a la esperanza de las promesas celestiales.

58(§12) En cuanto a lo tercero, se dice en Zacarías : Toma los útiles del pastor necio, pues he aquí que he de suscitar en la tierra un pastor que no se ocupará de las ovejas perdidas, ni saldrá en busca de las extraviadas ni curará a la enferma, no alimentará tampoco a la que esté sana, y comerá la carne de las que estén bien cebadas y les arrancará las uñas. Los útiles de los pastores son los panes en el morral, es decir, la palabra de la predicación en la memoria ; el perro sujeto con la cadena, es decir, el celo acompañado de prudencia ; el bastón junto con la vara, es decir, una firme autoridad y una mesurada reprensión ; el cuerno junto con la flauta, es decir, el temor del Juicio Final y la esperanza puesta en la dulzura de la compasión divina.

59(§13) Todo esto se arrebata al pastor ignorante y necio. En efecto, éste no se ocupa de las ovejas perdidas, es decir, no exhorta a los pecadores a la penitencia ; no sale en busca de las ovejas extraviadas, es decir, no lleva de regreso al buen camino a los que se alejan de él ; no cura a la enferma, es decir, no asiste a los que sucumben a las tentaciones ; no alimenta a la que está sana, es decir, no conforta a los que progresan espiritualmente ; come la carne de las que están bien cedadas, es decir, convierte en su dios las riquezas de la vida en este mundo ; y les arranca las uñas porque suprime de los corazones los lazos del amor y todo lo divide. Y se cumple así aquello que se dice en el Génesis : Maldicen los Egipcios a todos los pastores de ovejas, pues raramente se encuentra en alguna parte un fiel que desee purificar su alma con la confesión y escuchar a su sacerdote.

60(§14) Así pues, esta clase de pastores no apacientan con la palabra. De un modo semejante, los mundanos no apacientan con el ejemplo, sino que, por el contrario, en ellos el ejemplo de la penitencia se ve traicionado por sus pasiones ; el de la piedad, por su falta de fe ; el del celo y la aplicación, por su incuria y su dejadez. Respecto a lo primero, Zacarías : Contra los pastores recaerá mi cólera y a los machos cabríos castigaré. El macho cabrío es el pastor desvergonzado e inmundo, mundano y lascivo por el desorden de sus apetitos carnales, inmundo por la concupiscencia de su lujuria. Sobre ellos arde la cólera de Dios en la vida presente como se pone de manifiesto por su repugnancia, y los castigará en la vida futura con la condena de su cuerpo y de su alma. Respecto a lo segundo, esto dice el Señor a los pastores en Ezequiel : Mandabais sobre mis ovejas con violencia y dureza, y más adelante : Golpeabais a las ovejas débiles con vuestros costados y vuestros lomos hasta dispersarlas fuera, y las atacabais con vuestros cuernos con altivez y arrogancia. En los lomos y en los costados se representa la ostentación y la soberbia ; en el ataque con los cuernos, la vinolencia. Respecto a lo tercero : Se durmieron los pastores junto con el rey Asur. Asur simboliza cualquier criatura de Dios vigilante ante las tentaciones, es decir, ante el diablo, que es también una criatura de Dios. Así, los pastores no se muestran vigilantes ante él, sino que se duermen por incuria, o bien bajo el pretexto de otras obligaciones se ausentan. Zacarías : ¡Ay del pastor que, adorándose a sí mismo como a un ídolo, descuida a su rebaño! Sabemos que los ídolos no valen nada y que este tipo de pastores no tienen cabida en la Iglesia.

61(§15) Así pues, los pastores mundanos no apacientan con el ejemplo. De un modo semejante, los codiciosos no apacientan con el auxilio temporal, pues son ladrones y saqueadores ; ni con el corporal, pues son asesinos ; ni con el espiritual, pues son traidores. Respecto a lo primero, Ezequiel : Os alimentabais de leche y comíais las ovejas más lanudas, matabais a las que estaban bien cebadas y no apacentabais mi rebaño. He ahí un latrocinio manifiesto, como dice el apóstol : « Concédase en derecho que, si estás al servicio del altar, vivas del altar, pero no que lleves una vida de lujo a costa del altar y adquieras frenos dorados y sillas de montar policromadas. En efecto, cualquier cosa que cojas al margen de lo necesario para alimentarte y vestirte es un sacrilegio, un latrocinio, una rapiña ». Respecto a lo segundo, Zacarías, es decir : Los pastores mataban y exterminaban sus ovejas y las vendían, diciendo... Estos pastores llevan literalmente a la muerte a sus ovejas, pues nunca se levantan de la cama o de la mesa para administrar los sacramentos, despreocupándose del peligro que aquéllas puedan correr, mientras ellos tengan, no obstante, sus testamentos y legados. Respecto a lo tercero, Jeremías : ¿Quién habrá semejante a mí? ¿Quién aguantará con firmeza ante mí? ¿Dónde está ese pastor capaz de hacer frente a mi mirada? En efecto, no son capaces de hacer frente a la ira del Señor por medio de oraciones y auxilio espiritual, y son traidores porque no luchan, sino que, por el contrario, huyen del combate ; porque reciben el salario que corresponde a un soldado y, cuando comienza la batalla, huyen. Juan, x : El asalariado y el que no es pastor, etc., de acuerdo con la finalidad de nuestro ministerio, esto es, la demostración de nuestra voluntaria servidumbre, y por eso se dice : tus siervos, hablando de los pastores. De ahí las palabras del Génesis, xxix : Sirvió Jacob por Raquel durante siete años, y le parecieron sólo unos pocos días dada la grandeza de su amor. Este tercer aspecto supone la conformidad de nuestras vidas con las de los antiguos Padres a partir de la imitación de su santidad. En efecto, todos ellos apacentaron su rebaño de acuerdo con lo que se dice en el Evangelio : Asemejaos a vuestro padre Abraham, etc. Y del mismo modo que ellos vivieron en la excelencia de la santidad, así también debemos hacerlo nosotros imitando sus obras, Oseas : Vi en lo más alto a sus padres. A esto debemos ajustar nuestro comportamiento, etc.

10. Y finalizado el sermón, se levantó cierto hebreo entre los arrianos que mantuvo una discusión con Braulio en torno a la Trinidad

62(§1) A continuación, una vez que se hubo hecho el más absoluto silencio, cierto judío que profesaba la perfidia arriana dijo a Braulio : « ¿De qué modo crees en Dios Padre? ». Braulio respondió : « Creo en Dios Padre todopoderoso ». El judío le dice : « Dices bien, y estoy de acuerdo contigo en este punto, pero no es oportuno que añadas : “Y en Jesús, su Hijo” ». Braulio responde : « Y creo asimismo en Jesús, y que es unidad de unidad y uno solo con el Padre ». El judío le dijo : « Lo que dices no puede ser, pues es imposible que Dios tenga un Hijo ».

63(§2) Braulio responde : † « ¡Oh hebreo herético!, no entiendes esto ». El hebreo le dice : « ¿Crees que Dios es todopoderoso? ». Braulio responde : « Lo creo ». El hebreo le dice : « No es suficiente ». Braulio responde : « Es necesario, ¡oh desdichadísimo y herético hebreo!, que sepas esto, que creas en ello y que lo reconozcas ». El hebreo le dice : « Estoy de acuerdo en ello ». † Braulio le dice : « No es suficiente. ¿Crees que es bondadoso? ». El hebreo le dice : « Así lo creo ».

64(§3) Braulio dice : « Nuestra fe denomina y llama ‘Poder Supremo’ al Padre. De ahí las palabras de Salomón : Yo, la Sabiduría, salí de la boca del Altísimo la primera, engendrada antes que cualquier otra criatura. Yo hice que saliese en los cielos una luz inextinguible. Cuando daba firmeza a los cielos, yo estaba a su lado, disponiendo todo en su lugar. Y llama ‘Sabiduría’ al Hijo. De ahí, David : Contigo el principado en el día de tu poderío..., etc. Y llama ‘Querer’ al Espíritu Santo. De ahí, Isaías : El Espíritu del Señor está sobre mí, pues me ha ungido, y me ha enviado a anunciar la buena nueva a los pobres. Y Moisés, en el libro del Génesis : El Espíritu del Señor se cernía sobre las aguas.

65(§4) « La sabiduría de cada uno de los hombres es su Hijo. ¿Te parece que esto es así? Pues así también éstos tres, es decir : el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, son un solo Dios. De ahí, Moisés en el libro del Levítico : El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, él me ha enviado ante ti.

66(§5) « Te pruebo que esto es así por medio de una comparación : en el sol hay tres elementos, a saber : la materia, el fulgor y el calor, y, no obstante, hay un solo sol ; y del mismo modo que el sol entra en la casa por una ventana de cristal y no se ve mancillado ni dividido en partes, sino que, por el contrario, el sol permanece intacto, así también la Sabiduría de Dios se encarnó en la Virgen y, mientras se hallaba en la Virgen, se encontraba asimismo en el cielo como el sol, y la Virgen permaneció inmaculada al igual que la ventana de cristal atravesada por el sol, pues del mismo modo que con ocasión de la entrada y salida a través de ella del sol la ventana de cristal permanece intacta, así también la entrada y la salida de la divinidad no mancilló en modo alguno a la Virgen María.

67(§6) « He aquí otro ejemplo : mira la cítara y cómo consiguen hacer brotar con dulces sones el canto de este instrumento el arte, la mano y las cuerdas, operando al mismo tiempo. La mano toca con arte, las cuerdas resuenan, los tres elementos actúan al mismo tiempo, pero sólo las cuerdas producen el sonido que se oye, y así como la producción del sonido atañe únicamente a las cuerdas, así también la asunción de la carne atañe únicamente al Hijo.

68(§7) « ¡Oh hebreo!, ¿qué es lo que dices? Parece que dices que Dios no tiene un Hijo. Da prueba de ello asimismo el profeta David, quien dijo : El Señor me ha dicho : Tú eres miHijo, etc. Y también Salomón, quien dijo : Oh Tú, Creador, que todo lo has creado, ¿quién eres Tú y quién es tu Hijo? Así pues, tiene un Hijo.

69(§8) « Y dice Salomón : LaSabiduría se ha hecho una casa que tiene siete columnas. Asimismo, tal y como dice Isaías : Brotará un renuevo..., etc., hasta : ...espíritu de temor del Señor. El renuevo es la santa Virgen María, el vástago es Cristo, las siete columnas de la casa de Cristo a las que se refiere Salomón son los siete dones del Espíritu Santo.

70(§9) « Da prueba de ello incluso Nabucodonosor, quien, tras arrojar a tres jóvenes al horno, dijo : Veo a un cuartoyparece el Hijo de Dios. Así pues, tiene un Hijo.

71(§10) « Daniel nos ha dejado este testimonio de gran autoridad : Yo, Daniel, vi que se aderezaban los cielos y que se sentaba sobre ellos un anciano de muchos días, cuyas vestiduras eran albas como la nieve y sus cabellos, blancos como la lana, cuya casa era de fuego y todo lo que la rodeaba era también de fuego, de su rostro manaba un río de fuego, y lo servían mil millares de ángeles. Y yo, Daniel, vi asimismo en una visión al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo y sentarse junto al Creador, y recibió del Creador el poder supremo sobre todas las cosas, y todos los pueblos lo servían, y su reino no tendrá fin.

72(§11) « Bien sabes que no se puede ver a Dios sino bajo alguna forma concreta. En primer lugar, se apareció a Adán en el paraíso bajo una forma humana, diciéndole : ¿Dónde estás, Adán? A continuación, se apareció a Abraham bajo la encina de Mambré, cuando éste vio a tres hombres y adoró a uno de ellos como símbolo de que sólo hay un Dios, diciendo : ¿Señor, así quieres perder al justo como al injusto, Tú que eres el Señor del cielo y de la tierra? Así pues, creía que aquél era Dios mostrándose bajo una apariencia humana, el cual inmediatamente desapareció de su vista.

73(§12) « A continuación, se apareció a Jacob junto al río Fanuel y se bañó junto a él bajo una apariencia humana, y, cuando éste le pidió su bendición, le impuso este nombre : ‘Israel’, que significa : ‘el varón que ve a Dios’. Y Jacob llamó a ese lugar ‘Fanuel’, que quiere decir : ‘el lugar que ve a Dios’. Y a continuación se apareció a Moisés en una zarza, y le dijo : ¿Quién eres Tú? – Yo soy † Elías Faraquiel †, que significa ‘Yo soy el que soy’.

74(§13) « A continuación, se apareció a Manué, padre de Sansón, en el campo, y le dijo : Tendrás unhijo a quien llamarás Sansón, el cual liberará a Israel de los filisteos. Y le dijo Manué : Señor, ven conmigo a casa y te daré de comer. Y fue con él, y le lavó los pies, y le sirvió tortas cocidas con cabrito, y tenía en su mano un bastón con el que tocó las tortas, y al punto se levantó un gran fuego y desapareció de su vista. Manué, estupefacto, dijo : Moriremos. Pero su mujer le respondió : Si Dios quisiese matarnos, ¿por qué hablaría con nosotros?

75(§14) « Nosotros sabemos y creemos que Dios se apareció bajo estas formas, pues los mortales no pueden verlo de ningún otro modo. Estas formas no eran auténticas, pero sí era auténtica aquella otra que tomó naciendo de la santa Virgen. Así pues, judío y desdichadísimo hereje, reconoce que Cristo encarnado es Dios. Y nosotros creemos que en aquella carne que tomó naciendo de la santa Virgen María estaba la Sabiduría de Dios, es decir, el Hijo de Dios, y, al tiempo que estaba en ella, se encontraba asimismo en el cielo. Así pues, cree que estás sometido a Dios, adora a quien adoramos.

76(§15) « Y Dios no quiso adoptar la forma de ninguna otra criatura en la que aparecerse, sino únicamente la del hombre, tal y como se apareció en primer lugar a Adán, luego a Abraham, a continuación a Jacob, y seguidamente a Moisés en una zarza, y no bajo ninguna apariencia, sino por medio de su voz. Y esta voz nació de Dios, pero no fue Dios, sino que Dios estuvo en ella, y Moisés supo que Dios estaba en ella. Y tú ves que estos primeros Padres adoraron a Dios bajo estas formas, no queriendo que Dios se apartase del hombre, y, no obstante, estas formas eran evanescentes. Así también nosotros adoramos a Dios bajo la forma de Cristo. Y se apareció bajo esta forma como si fuese superior a las demás y más noble, y bajo ella ha de venir a juzgar a vivos y muertos..., etc.

11. De que no debe llevarse a cabo la circuncisión de la carne

77(§1) « Dios entregó a Moisés una ley que contenía seiscientos trece preceptos, y éstos no fueron entregados al hombre sin motivo. Queremos hablar ahora de algunos de ellos, no de todos, como, por ejemplo, la circuncisión. Dejaremos ahora a un lado los restantes, de los que nos ocuparemos en su momento. De todos esos preceptos, no observas sino tres, a saber : la circuncisión, el sábado y la Pascua.

78(§2) « Y quiero demostrarte que uno de los tres, me refiero a la circuncisión, es nulo y carece de valor. Prueba de ello es Jeremías, quien dice : A los varones de Judea y de Jerusalén, adoptad una nueva costumbre en vuestra forma de comportaros y no sembréis entre espinas. Circuncidaos por amor al Señor, vuestro Dios y el Creador de todas las cosas, retirad el prepucio de vuestros corazones, varones de Judá y de Jerusalén, no sea que se levante mi cólera como un fuego, pues no habrá entonces quien escape a ella. Así pues, quien se circuncida es como el que siembra entre espinas, pues no espera obtener ningún fruto. Y ésta fue la nueva costumbre a la que me he referido más arriba, a saber : que recibiesen el bautismo.

79(§3) « Y en otro pasaje dice Jeremías : Todos los pueblos conservan el prepucio de su carne, pero Israel conserva el de su corazón. Por estas palabras sabemos que la circuncisión del corazón es más grata a Dios que la de la carne. En efecto, Dios bendijo a Abraham, y éste aún no estaba circuncidado, y fue llamado ‘amigo de Dios’. Y no se nos ha dicho : Abraham se circuncidó y fue amigo de Dios, sino : Creyó Abraham y fue amigo de Dios. Y Dios lo salvó de la destrucción y de la ruina de Sodoma y Gomorra. Y yo te pruebo esto mismo por medio de Job, quien no se circuncidó, pero por la circuncisión de su corazón salvó Dios a Joth del fuego que arrasó Sodoma y Gomorra, y no estaba circuncidado.

80(§4) « Sobre la circuncisión del corazón dijo David : Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec, y Melquisedec no estaba circuncidado. Y no dijo : eres sacerdote para siempre según el orden de Aarón, que estaba circuncidado. Y en virtud de la circuncisión de su corazón, salvó el Señor asimismo a Noé con ocasión del diluvio. Y dijo a éste el Señor : Te he visto comportarte como un hombre justo ante mí en todos tus actos, y no estaba circuncidado. Y no dijo Dios : Te he visto comportarte como un hombre justo y sé que estás circuncidado.

81(§5) « Por la circuncisión de su corazón aceptó Dios el sacrificio de Abel, y éste no estaba circuncidado. Y por la circuncisión de su corazón dijo Dios a Jacob en el vientre de su madre : Amo a Jacob y aborrezco a Esaú. Y por la circuncisión de su corazón dijo a Jeremías en el vientre de su madre : Antes de que salieses por la vulva..., etc. ¿No ves que fue santificado en el útero de su madre y no estaba circuncidado?

82(§6) « Puedes ver, entonces, que todos éstos alcanzaron la salvación y no debido a la circuncisión de su carne. Así pues, vemos que la circuncisión no resulta de ningún interés ni para ti ni para los demás. Por lo tanto, la circuncisión no vale nada, puesto que no es de ninguna utilidad para nadie.

83(§7) « Y puso Dios su nombre a Sansón en el vientre de su madre, diciéndole : Bendito eres, y no estaba circuncidado. Y te lo probaré asimismo por el hecho de que Melquisedec era sacerdote de Dios, y Abraham le dio el diezmo, y no estaba aquél circuncidado. Y dijo también Dios al profeta Balaam que bendijese a los hijos de Israel, y no estaba circuncidado. Y todo ello lo incluyó Moisés en su libro, que leen los judíos y lo tienen entre sus lecturas sagradas. Así pues, si la circuncisión tiene algún valor, ¿por qué leéis al profeta Balaam, que no fue circuncidado? El Señor lo eligió como profeta suyo. Y dice el profeta Ezequiel : La circuncisión del corazón entra en mi casa, y no la circuncisión de la carne.

84(§8) « Y si alguien objetase por qué razón, entonces, Cristo se circuncidó y cambió el sábado por el domingo, que se le dé la siguiente respuesta : para que todo aquello que había sido profetizado sobre Cristo se cumpliese cuando él llegase, y pusiese fin en su propia persona a la circuncisión de la carne, y que se le diga que tenía el mandato de ser el principio de ello. Y así, cumplió la ley mosaica para que se cumpliesen en él las palabras de los profetas y llegase a su fin la ley de los judíos, pues todo lo que había sido prescrito a los judíos, fue prohibido a los gentiles. En efecto, si hubiese actuado de otro modo, inmediatamente los judíos le hubiesen echado en cara que actuaba contra la ley. Y así, Cristo cumplió la ley antigua y dio inicio a la nueva ley.

85(§9) « Y si alguien preguntase por qué razón Dios ordenó a Abraham circuncidarse a la edad de noventa y nueve años, que se le dé la siguiente razón : porque Dios es el hacedor de todo lo que existe y conoce todo lo pasado, lo presente y lo futuro, y sabía que de la semilla de Abraham nacerían quienes lucharían contra gentiles y morirían, y no conocerían a sus muertos a no ser por esta señal, porque todos y cada uno de ellos estaban circuncidados, y por este motivo les fue prescrita la circuncisión y no por otra causa.

86(§10) « Y Josué, hijo de Nun, vagó por el desierto con los hijos de Israel durante cuarenta años, y Dios todopoderoso les envió el maná desde el cielo, y sin embargo, ellos no estaban circuncidados. Y una vez que se circuncidaron, no tuvieron maná, sino que trabajaban con sus manos y no conseguían alimentos sino a costa de grandes esfuerzos. Y a continuación, cuando los gentiles quisieron enfrentarse a Josué y los hijos de Israel en el campo Atio, dicen las Escrituras que dijo Dios al profeta Josué : Reúne a todos losjóvenes de veinte años que sean aptos para el combate. Y los reunió y no quiso entrar en combate hasta que todos ellos estuvieron circuncidados, con este propósito : para que se distinguiesen de los demás.

87(§11) « Así pues, ya sabes que se llevó a cabo esta circuncisión, y que aquéllos fueron circuncidados con cuchillos de pedernal para que mediante esta señal reconociesen a sus muertos entre los demás. Y así pues, ya sabes también que esta circuncisión se llevó a cabo por esta razón y no por ninguna otra. Por lo tanto, es evidente que la circuncisión es inútil y que no debe seguir practicándose.

  • 12  Esto es : del bautismo.

88(§12) « Y Tobías, dondequiera que encontraba muertos, al verlos circuncidados, los enterraba y los veneraba, y de los otros no se preocupaba. Y has de saber que por esta razón fue dada la circuncisión : porque, cuando los judíos tenían un rey y pontífices y luchaban con los gentiles, eran reconocidos por esta marca. Y ésta es la utilidad de la circuncisión de los judíos. Pero éstos, al carecer en nuestros días de aquello que hemos señalado12, son malditos ellos y su linaje, y han sido dispersados por las cuatro partes del mundo, y no tienen ya necesidad de la circuncisión, dado que no luchan contra nadie. Has de saber, entonces, que este mandato de la circuncisión fue dado con razón y que Moisés lo suprimió, pues, mientras vagaba durante cuarenta años por el desierto con los hijos de Israel, no quiso que se circuncidasen, dado que no tenían necesidad de esa marca, siendo así que no luchaban contra nadie.

12. De que no debe celebrarse el sábado según la tradición judaica

89(§1) « Has de saber que la Ley fue dada por un motivo concreto y que ese motivo ya no existe. En ella fueron incluidos seiscientos trece preceptos. De entre éstos, unos tenían algún sentido, otros ninguno, y otros eran tan obscuros que nadie los entendía. Algunos han ido dejando de tener sentido con razón, y uno de ellos es el del sábado.

90(§2) « Y quiero probarte que ello ha sido justo por una razón : porque Dios quebrantó el sábado. En efecto, el domingo hizo el cielo y la tierra, y así sucesivamente, un día tras otro, hizo todo lo que existe. El viernes hizo al hombre, y tú dices que el sábado descansó, en consecuencia, el trabajo causaba fatiga a Dios, cosa por completo ajena a Dios, pues por la palabra del Señor fueron consolidados los cielos. Y si te mantienes en tu postura, te probaré que Dios trabajó incluso más el sábado, pues ese día santificó todo lo que había hecho. Así pues, quebrantó el sábado.

91(§3) « Y te doy otra prueba de que no se debe conservar la fiesta del sábado sino por un motivo en concreto. Sabes bien que Josué, hijo de Nun, cuando llegó a Jericó con los hijos de Israel, puso cerco a Jericó, y le dijo Dios : Da una vuelta en torno a la ciudad con los sacerdotes y los levitas y con el arca de la antigua alianza – donde se guardaban las reliquias –, proclamando laLey con acompañamiento de trompetas. Y haz esto una vez al día durante seis días, y el séptimo día hazlo siete veces. Y así se hizo, y se vinieron abajo las murallas y conquistaron la ciudad. En consecuencia, el profeta Josué quebrantó el sábado junto con los hijos de Israel. ¿Por qué tú, entonces, lo observas?

92(§4) « Te doy prueba de ello por medio de Elías, que, huyendo por temor a Ajab, se quedó dormido en un lugar bajo un tamarisco, y se acercó a él un ángel y lo despertó, y encontró una vasija llena de agua y pan, y le dijo el ángel : Come de este pan y bebe de esta agua. Y con la fuerza que te proporcionarán este pan y esta agua te dirigirás durante cuarenta días hasta Oreb, la montaña de Dios. Por lo tanto, caminó en sábado, pues en un período de cuarenta días consecutivos hay cuatro sábados.

93(§5) « Te probaré asimismo todo esto por medio de este otro ejemplo que encontramos en el libro de los Macabeos : cuando vinieron los gentiles y atacaron a los judíos en sábado, éstos, como observaban el sábado, fueron derrotados por sus enemigos. A continuación, cuando los enemigos quisieron someter a los judíos en sábado, fueron vencidos por estos últimos, pues el Señor por medio de un ángel había anunciado a los judíos que se defendiesen en sábado, diciéndoles : En tiempo de guerra no observéis el sábado. Así pues, quebrantó el sábado.

94(§6) « ¿Y si tu hijo cayese en un pozo en sábado, lo sacarías de él o no? Si dices que no, me parece que mientes, pues serías un asesino ; y en el caso de que lo sacases, quebrantarías el sábado. Así pues, debes entender que el precepto del sábado no fue impuesto sino por un motivo en concreto, y que, una vez que ha dejado de existir ese motivo, ha dejado de tener vigencia asimismo el precepto del sábado.

95(§7) « La Ley fue dada a Moisés. Moisés la dio a los hijos de Israel y les enseñó el alfabeto. Como un maestro enseñó a sus discípulos, y no obstante, éstos no dejaban de entregarse a los placeres y de adorar a los ídolos, porque no conocían a su creador. A continuación, Josué, hijo de Nun, los enseñó a mantener su palabra. Seguidamente, el profeta David les enseñó los juicios y las costumbres justas, es decir, de qué modo conducirse en la vida. Finalmente, Moisés y los profetas profetizaron la venida de Cristo y dijeron que con la venida de Cristo se daría cumplimiento a la Ley y que entonces habría perfectos mártires.

13. De la venida de Cristo y de la Nueva Ley

96(§1) « ¡Oh hebreo incrédulo, no quieres creer en la venida de Cristo ni que con su venida ha sido establecida una nueva ley! Quiero probarte la Nueva Ley por medio de Moisés, el primer profeta, a quien Dios dijo : Suscitaré un profeta entre tus hermanos como lo he hecho contigo, y pondré en él mi palabra, y a aquel que no lo escuche, lo expulsaré de mi pueblo. Debes creer que ese profeta es Cristo. Tú dices, ¡oh incrédulo!, que Moisés dijo : A cualquier profeta que surja entre vosotros y os hable contra aquello que yo os dije cuando os saqué de Egipto, matadlo, pues quiere alejaros de Dios, vuestro creador, y que os convirtáis a los ídolos. »

97(§2) El hebreo respondió : « Te concedo que Moisés dijo esas palabras, pero tú no las entiendes correctamente. »

98(§3) Braulio le dijo : « Voy a probarte que con la llegada de ese profeta, es decir, Cristo, debía surgir una nueva ley, diferente de aquella que fue dada a Moisés. Te lo pruebo por medio del profeta Jeremías, que dijo : He aquí que llegará el día, dice el Señor, en que estableceré una nueva alianza con Israel y Judá, y no será como aquella que hice con vuestros padres cuando los liberé de la tierra de Egipto. Así pues, el Señor nos ha dado una nueva ley, y yo tengo esta ley y soy Israel.

99(§4) « Te lo pruebo por medio de otro profeta, en este caso, Isaías, pues, del mismo modo que dio una nueva ley, así también dio nuevos nombres, el cual dijo : Os llamé y no quisisteis escucharme, hicisteis siempre lo que es malo a mis ojos y obrasteis contra mi voluntad. Y por esta razón dice Dios, nuestro Señor, a Israel :He aquí que mis siervos comerán y vosotros pasaréis hambre, ellos beberán y vosotros tendréis sed, ellos gozarán de alegrías y vosotros sufriréis aflicciones, y a vosotros os aniquilará el Creador, y yo designaré a mis siervos con otro nombre.

100(§5) « ¡Oh hebreo incrédulo, no crees que yo tengo este nombre, no ves que yo he sido bendecido en la tierra por el Dios del cielo! Así dice Isaías : Quien es bendecido en la tierra, es bendecido por el Dios del cielo. Asimismo te digo que tú no tienes este nuevo nombre ni esta ley. El que tiene uno y otra está lleno de felicidad. Así pues, uno que se convirtió de vuestra ley a Cristo, ayer fue llamado Abraham, hoy Juan. Concede o niega si los profetas dijeron todo esto, di si hay una nueva ley o si debe haberla. Si dices que hay una nueva ley, yo soy Israel, yo, que tengo esta ley. Si dices que no la hay, en ese caso, la que tú tienes carece de valor alguno, pues se os arrebatará a vosotros y se entregará a los cristianos recientemente convertidos a la fe.

101(§6) « Y te digo que del mismo modo que prometió nuevos nombres al pueblo de Israel, así también prometió a los suyos un nuevo nombre y una nueva lengua. Te lo pruebo por medio del profeta Isaías, que dice : De Sión saldrá la Ley y de Jerusalén la Palabra del Señor. Tú dices bien que a Moisés la Ley le fue dada en el monte Sinaí y que esta ley después de mil años salió de Jerusalén y fue dada a Israel. Así pues, hay otra ley y debemos observarla.

102(§7) « Y yo te pruebo por medio de Isaías que, del mismo modo que Dios prometió a Israel una nueva ley, así también prometió una ley a los gentiles, el cual dijo : He aquí mi siervo, a quien he elegido y acogido bajo mi protección. Y he puesto mi espíritu en él para que anuncie la verdad a los pueblos. Y no parará hasta que impere la justicia en la tierra. Y las islas aguardan su ley. Esto dice el Señor todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Y dice asimismo : Yo te he salvado y te he entregado a los pueblos como testimonio de mi alianza, pues has abierto los ojos de los ciegos y has sacado de la prisión a los encarcelados, y has liberado a los que vivían en tinieblas. Pues yo soy el Señor, tu Dios, y no cederé a otro mi Nombre glorioso ni mi gloria, ni los cederé a los ídolos para que me alaben. Todo lo que os he dicho ya se ha cumplido, y os profetizaré otros nuevos acontecimientos y haré que los conozcáis antes de que ocurran.

103(§8) « He aquí lo que dice Isaías : Todos los sedientos venid a las aguas y vivirá vuestra alma. Y estableceré una alianza eterna entre vosotrosy yo, y os concederé mi misericordia, la que concedí al fiel David. Yo lo he elegido como caudillo y preceptor de los pueblos, y lo adorarán todos los que antes no sabían de él, y los hombres que no lo conocían correrán ante él por amor del Señor, tu Dios y el Santo de Israel, porque te ha glorificado.

104(§9) « Dice Jeremías : He aquí que llegará el día, dice el Señor, en que cumpliré la buena palabra que di a la casa de Israel y a la casa de Judá. En ese día y en ese tiempo será la semilla de David una semilla de justicia, y juzgará a la tierra con su justicia. Y en ese día se salvarán Judá y Jerusalén, y vivirán en paz. Éste es el nombre que recibirá : Dios de la justicia. Esto es lo que dice Dios : no faltará en el linaje de David, ni faltará en el trono de Israel, ni faltará entre los sacerdotes un varón ante mí que me ofrezca un sacrificio y un holocausto siempre todos los días. Y a mí, Jeremías, me llegó la palabra del Señor, que me dijo así : Si es posible que yo destruya mi obra y mi alianza entre el día y la noche de modo que no sea de día o de noche a su debido tiempo, no lo es, sin embargo, que yo haga esto mismo con David, mi siervo, de modo que no haya un hijo suyo sobre el trono ni sacerdotes en Israel que me ofrezcan siempre un sacrificio. Y del mismo modo que el hombre no puede contar las estrellas del cielo ni la arena del mar, así yo multiplicaré el linaje de David y los levitas que me sirven.

105(§10) « ¡Oh hebreo incrédulo!, ¿por qué no crees que por medio del profeta Jeremías Dios dijo estas palabras a la casa de Israel y a la casa de Judá, y que ha sido prometido este bien que anunció a la casa de Israel y a la casa de Judá : que no dejará de haber un rey del linaje de David ni sacerdotes que ofrezcan sacrificios eternamente?

106(§11) « Y tú, ¡oh hebreo!, dices que tú eres Israel. Te pruebo que no eres Israel. En efecto, en el caso de que me des un rey del linaje de David y sacerdotes que hagan eternos sacrificios, te lo concederé ; de otro modo, yo soy Israel. Reconoce, en consecuencia, que ese rey del que habla Jeremías es Cristo, y que los levitas a los que se refiere son todos los prelados de la santa Iglesia. En efecto, así lo prometió Dios, diciendo : No dejará de haber un rey del linaje de David ni sacerdotes que me ofrezcan un sacrificio eternamente.

107(§12) « Dice Jeremías : Volved, hijos de Israel, regresando junto a mí, y os amaré. Os recogeré uno a uno de cada ciudad, y de dos en dos de cada familia, y os traeré a Sión. Y os daré pastores según mi corazón y os apacentarán con conocimiento y sabiduría. Y cuando os hayáis multiplicado y extendido por la tierra, en ese día, dice el Señor, nadie dirá ya : ¡Ah, el arca de la alianza del Señor!, ni la traerá a su pensamiento ni se acordará de ella, ni a vosotros os ocurrirá ya ningún mal. En ese tiempo, se llamará a Jerusalén ‘Trono del Señor’, y en ella se reunirán todos los pueblos en el nombre del Señor y no se dejarán llevar por la maldad de su perverso corazón.

108(§13) « Y dice Isaías : Vosotros, hijos de Israel, seréis recogidos uno a uno.

109(§14) « Y dice Jeremías : He aquí que llegará el día, dice el Señor, en que nadie dirá ya : Vive el Señor, que sacó a los hijos de Israel de la tierra de Egipto, sino : Vive el Señor, que sacó a los hijos de Israel de la tierra del Aquilón y de todas las tierras a las que los había arrojado, y ha de llevarlos de regreso a su tierra, la que entregó a sus padres. He aquí que envío muchos pescadores, dice el Señor, y os pescarán. Y a continuación os enviaré muchos cazadores y os cazarán por todos los montes, etc.

110(§15) « No hemos escrito una lista completa de todos los bienes que Dios prometió a los buenos hijos de Israel, sino que hemos citado sólo unos pocos entre ellos, pues sería prolijo enumerarlos en su totalidad. Y de los pocos a los que nos hemos referido, queremos daros brevemente una explicación.

14. Que el Mesías ha venido y no va a nacer de nuevo

111(§1) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, tú crees que el Mesías va a nacer y venir de nuevo, y tienes la esperanza de que te reunirá desde las cuatro partes del mundo y te conducirá a Jerusalén montado sobre caballos y mulos y sobre los cuellos de los filisteos. Y tú crees que habitarás allí eternamente y no morirás. Y yo te pruebo que no comprendes bien esto, pues hay una Jerusalén en la tierra y otra en el cielo, y es la celeste la que prometió Dios a los buenos hijos de Israel. Y te pruebo esto por medio del profeta que dice : Jerusalén será conocida eternamente. Y aduciré asimismo el testimonio de Isaías, que dijo : ¡Oh tú, Jerusalén, no te iluminará ya la luz del sol durante el día, ni la luz de la luna durante la noche, sino que Dios será siempre tu luz!

112(§2) « ¡Oh desdichadísimo hebreo, qué mal entiendes todo! En efecto, hay dos Jerusalén, una celestial y otra terrenal, y la promesa del Creador a Israel fue en relación con la Jerusalén celestial. Y te lo pruebo de este modo, porque todo lo de este mundo tendrá un final, en consecuencia, la Jerusalén terrenal, que está en el mundo, tendrá el mismo final que todo el mundo. En consecuencia, la promesa del Creador a Israel es la Jerusalén que es la contemplación de la paz, es decir, el paraíso, que es gozar de la contemplación de Dios.

113(§3) « Del mismo modo que te he probado que hay dos Jerusalén, esto es, una terrenal y otra celestial, así también te pruebo que son dos las venidas de Cristo. Y la primera venida de Cristo ya se produjo cuando vino en carne, y la segunda se producirá cuando venga a juzgar a vivos y muertos.

114(§4) « Escucha la demostración de la primera venida. Dijo el profeta Miqueas : ¡Oh Belén, ciudad de Judea, de ti saldrá un caudillo que ha de gobernar sobre el pueblo de Israel! Por ello, yo creo firmemente que ese caudillo es el Mesías, que es Cristo, quien nació en Belén. Han pasado setecientos sesenta y seis años, y reina sobre mí, que soy Israel. Te lo pruebo asimismo por medio de Isaías, que dijo a propósito del nacimiento de Cristo : Ha nacido un niño..., etc. Nos ha nacido en forma carnal, y nos ha sido dado espiritualmente el citado Hijo de Dios, que ya ha venido y ha de venir una vez más. Y te lo pruebo de nuevo por medio de Isaías, que dice : He aquí que una virgenconcebirá..., etc., hasta : ...elegir lo bueno.

115(§5) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, tú dices que Isaías en su profecía, es decir : He aquí que una virgen concebirá..., no dice ‘virgen’, sino ‘aelma’. Y yo te concedo que no dice ‘virgen’, sino ‘aelma’, pero te pruebo que ‘aelma’ debe traducirse como ‘virgen’, puesto que Abraham envió a su siervo y le dijo : Ve a la tierra de mi pueblo y no elijas mujer para mi hijo de entre los cananeos, sino de entre los de mi pueblo, y ve a la tierra de Baniel, hijo de Najor y de Melca. Y dijo Abraham a su siervo : Acércate a una fuente. Muchas ‘aelmas’ acudirán a esa fuente, y aquella ‘aelma’ que te invite y te diga : Ven conmigo, te daré un buen alojamiento y todo aquello que necesites, y daré agua a tus camellos y a tus animales, ésa es la esposa de mi hijo. Y ésta es ‘aelma’ y es ‘bavila’, es decir, ‘virgen’. Te digo asimismo que, si no quieres entender ‘aelma’ como ‘virgen’ en Isaías, del mismo modo tampoco yo quiero tener por virgen a Rebeca, a la que Abraham llamó ‘aelma’, cuando envió a su siervo por ella. Así pues, era una mujer licenciosa y una meretriz.

116(§6) « Y tú, ¡oh desdichadísimo hebreo!, dices que Emmanuel no es Cristo, sino el hijo de Ajaz. Pero, ¡oh desdichado!, ¿cómo puede ser el hijo de Ajaz aquel del que el profeta dijo que : Se alimentará de mantequilla y miel? Y al final de su predicción dijo el profeta : ¡Oh Emmanuel, ante ti se congregarán todos los pueblos y reinarás sobre ellos! ¿Y tú, desdichado, cómo dices que Emmanuel fue el hijo de Ajaz, cuando al hijo de Ajaz nunca sirvió ningún gentil? Así pues, no es él Emmanuel, pues no sabemos de ningún otro ante quien hayan acudido todos los pueblos a no ser Cristo. Y de aquello otro que anunció el profeta : que Emmanuel se alimentaría de mantequilla y de miel, de esto no se alimentó el hijo de Ajaz, sino Cristo. Y a él correspondía alimentarse de esto y no a ningún otro, pues la miel es muy dulce y la mantequilla muy blanda, y ciertamente sus palabras fueron muy dulces y sus preceptos muy blandos.

117(§7) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, me he opuesto a ti en relación con las dos venidas de Cristo y con su nacimiento. Y quiero probarte a propósito de la primera venida de Cristo que del pueblo de Israel debían resultar dos partes, y de estas dos partes una debía ser creyente y la otra incrédula. Escucha a propósito de la parte incrédula lo que dice Isaías, quien habla en el nombre del Señor : Escuchad, cielos, y presta atención, tierra, pues el Señor ha hablado : He alimentado a mis hijos y los he hecho prosperar, y ellos, sin embargo, me han despreciado. Conoce el buey a su amo y el asno el pesebre de su dueño, sin embargo, Israel no me conoce y mi pueblo no muestra ninguna inteligencia. ¡Ay raza pecadora, pueblo cargado de iniquidad, linaje miserable! Estos hijos malvados han abandonado al Señor y han ultrajado al Santo de Israel..., etc.

118(§8) « Muchos vituperios dirige el Señor por boca de los profetas a los depravados hijos de Israel, pues se descarriaron. Y el Creador sabía lo que había de suceder, y vinieron los profetas y predijeron el futuro. Y tú, desdichadísimo hebreo, no entiendes lo que dice Isaías : Han abandonado y ultrajado al Santo de Israel. Bien ves que el Santo de Israel es Cristo, a quien tu raza ha vituperado y tú vituperas. Y quien vitupera al Creador no es extraño que vitupere a los hombres.

119(§9) « Dice Isaías : Oí la voz del Señor, que me decía : ¿A quién puedo enviar? ¿Quién irá con nosotros? Y le dije : Aquí me tienes, envíame a mí. Y me dijo : Ve y di a ese pueblo : Escuchad, prestando toda vuestra atención, y no entendáis ; ved, y no comprendáis. Ciega el corazón de ese pueblo, tapona sus oídos y cierra sus ojos, no sea que por azar vea con sus ojos, oiga con sus oídos, comprenda con su corazón y se convierta, y yo lo cure. Y le dije : ¿Hasta cuándo, Señor? Y me dijo : Hasta que arrase su ciudad, dejándola sin habitantes, y arrase sus casas, dejándolas sin moradores, y su tierra quede desierta. Durante largo tiempo hará esto el Señor. Multiplicaré lo que quede en medio de la tierra. Y aun eso lo diezmaré y se convertirá, y servirá de ejemplo como el terebinto y como la encina que extienden sus ramas, y será una semilla santa lo que permanezca en pie en esa ciudad.

120(§10) « Dijo Isaías : Suprimirá de Israel el Señor en un solo día la cabeza y la cola, al que se inclina y al que manda. El anciano y el notable, ellos son la cabeza ; el profeta que enseña falsamente, él es la cola. Y los que llaman dichoso a este pueblo, se revelarán como unos mentirosos, y los que son tratados de dichosos, se precipitarán al abismo..., etc.

121(§11) « Y como vituperasteis al Santo de Israel, provocasteis que el Creador os cegase. Y os cegó los ojos, los oídos, el corazón y la mente por medio del profeta Isaías, a quien Dios envió, el cual dijo : ¿Hasta cuándo, Señor? Hasta que la tierra quedó desierta y fue completamente destruida. Mira lo que Dios hizo en primer lugar a los depravados hijos de Israel que no quisieron creer en Cristo : fueron cegados y reducidos a la cautividad. Han pasado setecientos sesenta años, y aún hoy se encuentran dispersos por las cuatro partes del mundo. Escucha nuevamente lo que dijo Isaías en otro pasaje : Suprimirá de Israel el Señor en un solo día la cabeza y la cola. El anciano y el notable son la cabeza, y el profeta mendaz es la cola, y quien diga algo bueno de este pueblo será un mentiroso.

15. De los vituperios a los hijos de Israel y de que deben cesar sus sacrificios

122(§1) « Sería prolijo dar cuenta de todas las censuras, tan graves y tan numerosas, que hizo el Señor a los depravados hijos de Israel, pero citaremos a continuación algunas de ellas y que, a partir de estas pocas, se comprendan todas las demás. Escucha lo que dijo Isaías a propósito de los malvados hijos de Israel, y a propósito de Judá y de Israel, y a propósito de los habitantes de Jerusalén en los días de Ozías, Joatam, Ajaz y Ezequías, rey de Judá : Escuchad la palabra del Señor, príncipes de Sodoma ; prestad atención a la ley de nuestro Dios, gentes de Gomorra. ¿Con qué objeto me ofrecéis la multitud de vuestras víctimas sacrificiales?, dice el Señor. Estoy harto de vuestros holocaustos de carneros, y no quiero más grasa de cebones, ni más sangre de becerros, corderos o machos cabríos. Cuando acudís a mi presencia, ¿quién os ha solicitado estas ofrendas de vuestras manos para que podáis entrar en mis atrios? No me ofrezcáis más sacrificios : el grano y el incienso me son abominables. No he de soportar más la neomenia, el sábado y las otras festividades. Vuestras fiestas son impías. Vuestros novilunios y solemnidades los aborrece mi alma. Y cuando extendáis vuestras manos hacia mí, apartaré mis ojos de vosotros, y cuando multipliquéis vuestras oraciones, no las escucharé, pues vuestras manos están llenas de sangre.

123(§2) « Escuchad y comprended, hebreos, pues el Señor os llama ‘príncipes de Sodoma y Gomorra’ no porque seáis de ese linaje ni habitantes de esas ciudades, sino porque os habéis mostrado semejantes a ellos en sus actos. Y os he dicho que Dios siente aborrecimiento por vuestros sábados y vuestras solemnidades. Si entendéis bien esto, no dijo el Creador sino que transformaría el sábado y todo lo demás en una nueva ley.

124(§3) « Y tú dices que aquello que dijo Isaías sobre los sábados y las festividades, lo dijo por causa de Jeroboam, hijo de Nabat, y de su familia, el cual no hizo sino dos becerros de oro y los puso uno en Dan y el otro en Betel, y dijo a los hijos de Israel : Éste es vuestro Creador, el que os sacó de Egipto. ¿Por qué acudís a Jerusalén a adorarlo? Podéis salvaros aquí, adorando estos becerros. Éstos eran nueve tribus y media junto con Jeroboam, hijo de Nabat, los cuales nunca creyeron ni creerán en la Ley de Moisés, ni se unieron a Jerusalén con Roboam, hijo de Salomón. A estas dos tribus y media anunció el Creador unas veces bienes y otras veces males.

125(§4) « Y a propósito de esto que os he dicho, os digo por medio del profeta, que dice : Cuandoextendáis vuestras manos hacia mí, apartaré mis ojos de vosotros, y cuando multipliquéis vuestras oraciones, no las escucharé, pues vuestras manos están llenas de sangre. ¡Ay de ti, desdichado, pues, por causa de la sangre de Cristo, habéis provocado la cólera de Dios!

126(§5) « Dijo Jeremías : Traicionándome, se han apartado de mí la casa de Israel y la casa de Judá, dice el Señor. Han renegado de mí y han dicho : No es Él. Y esta expresión : No es Él, no se entiende sino a propósito de Cristo.

127(§6) « Te lo pruebo por medio de Jeremías, que dijo : Aunque Moisés y Samuel me rogasen en favor de este pueblo, † ciertamente apartaría mis ojos de ellos †, e irían de la muerte a la muerte y los entregaría a la cólera de los reyes de todo el mundo. Creo por ello que tú eres objeto de esta cólera, y no por otra causa, sino por Cristo. Han pasado ya setecientos sesenta años y esta cólera durará hasta el fin del mundo.

128(§7) « Y te pruebo por medio del profeta Ezequiel lo que dijo Dios a propósito de la sinagoga y de su pueblo depravado y de la vieja prostituta egipcia. Escucha lo que dice Dios : ¡Oh Jerusalén, tu linaje y tu estirpe proceden de la tierra cananea, tu padre era amorreo y tu madre cethea! Y dice el Señor : Yo te encontré cubierta de sangre, y te limpié y te vestí, y adorné tus manos con anillos y tus orejas con pendientes. Y a continuación fuiste muy hermosa, y viste los senos en tu pecho, y comenzaste a ser admirada y a disfrutar, e inmediatamente después a fornicar. Y fornicaste en la tierra de Egipto y en la tierra de Asur con tus vecinos, y fornicaste como una prostituta y † una mujer casada †. Y mostrándote como una vilísima prostituta, quebrantaste las costumbres de las otras prostitutas, pues a las otras prostitutas se les dan presentes por yacer con ellas, pero en tu caso, fuiste tú la que los entregaste a los que fornicaron contigo.

16. De la transformación de la sinagoga por la sangre de Cristo

129(§1) « Nosotros hemos probado en esta obra que en la sinagoga hubo buenos y malos, y ahora queremos probar la pasión de Cristo por medio del profeta Isaías, quien dice a propósito de la pasión de Cristo : He aquí que mi siervo adquirirá sabiduría, y será exaltado y enaltecido, y se elevará muy alto. Así como se asombraron de él muchos, así también su aspecto carecerá de gloria a los ojos de los varones, y de ella carecerá su apariencia entre los hijos de los hombres. Ciertamente, él soportó nuestras debilidades y cargó con nuestros dolores, y nosotros lo consideramos como a un leproso, como a alguien golpeado y abatido por Dios. Sin embargo, él fue herido por culpa de nuestras iniquidades y fue molido por culpa de nuestros crímenes, y gracias a sus moraduras fuimos sanados. Y el Señor descargó sobre él las iniquidades de todos nosotros. Fue ofrecido en sacrificio porque él mismo lo quiso, y no abrió la boca. ¿Su generación quién la explicará? Él mismo entregó su alma a la muerte, y fue incluido entre los criminales. † Y tú, el padre de los justos, intercediste incluso en favor de los pecadores †.

130(§2) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, ¿cómo dices que todo esto se dijo a propósito de Jeremías, cuando Jeremías no hizo desaparecer ningún pecado, ni fue suspendido en la cruz con dos ladrones, y su generación podemos explicarla fácilmente, pero no podemos hacer lo mismo con la generación de Cristo? También estas palabras que dice Isaías no fueron dichas sino a propósito de Cristo.

131(§3) « Y dice Jeremías sobre la pasión de Cristo : Sión es para nosotros como un ave que vuela. Y tú, Jerusalén, considera la tristeza y el dolor que vienen sobre ti, pues detendrán a tu salvador y lo matarán al mediodía. Y a continuación resucitará y se sentará en su trono, y juzgará a sus enemigos y tomará cumplida venganza de ellos. Y dice en otro pasaje Jeremías : Un tremendo temor se extenderá por la tierra, por todas las regiones, y el Señor será asesinado ese mismo día.

132(§4) « Y dice Habacuc sobre la pasión de Cristo : He escuchado tus palabras y he sentido temor, y te digo que te veo entre dos ladrones.

133(§5) « Y Amós predijo de qué modo sería vendido Cristo : Los tres primeros pecados que cometió Israel los he de perdonar, pero el cuarto no lo perdonaré, pues vendieron al justo por dinero, y a ese justo lo vendieron como a un pobre por el precio de unas sandalias.

134(§6) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, tú dices que ese justo es José, y mientes, pues el pecado de la venta de José fue el primer pecado y por ese pecado estuvisteis en cautividad durante cuatrocientos treinta años, y el Señor os perdonó ese pecado y os liberó de esa cautividad por mediación de Moisés y os dio el maná. Y por el segundo pecado que cometisteis, cuando adorasteis al ídolo y obrasteis contra la Ley, os arrojó a la cautividad durante siete años en manos de un príncipe que se llamaba Módico. Y el tercer pecado fue cuando matasteis a los profetas y adorasteis a los ídolos, y llegó Nabucodonosor y se apoderó de Jerusalén, y a vosotros os llevó cautivos y permanecisteis cautivos en Babilonia durante setenta años. Y a continuación os liberó Dios de esa cautividad y os condujo a Jerusalén, y ese pecado os fue perdonado.

135(§7) « Y dice Esdras : Llegaron los hijos de Israel a Jerusalén procedentes de Babilonia, y construyeron el templo, y vivieron tan buenos tiempos como vivieron en los días de David y Salomón.

136(§8) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, ¿cómo dices que ese justo fue José? El pecado de la venta de José fue el primer pecado, y fue perdonado. Y el segundo pecado fue perdonado, y el tercer pecado fue perdonado. Y el cuarto pecado veo que no ha sido perdonado, pues es Cristo a quien vendieron vuestros antepasados. Y la culpa por este pecado carece de fin, y las culpas de los otros pecados tuvieron un fin.

137(§9) « Y tú dices que, cuando el Mesías, que es Cristo, venga, os reunirá desde las cuatro partes del mundo, y venceréis a todo el mundo y exterminaréis a todos los pueblos con él al frente, y os conducirá de regreso a Jerusalén. Y tú entiendes mal todo esto. Yo quiero probarte que debes entender esto por medio de Isaías, que dijo : Cerrad el libro hasta que vengan mis discípulos. Y en otro pasaje dice Isaías : Será el profeta entre vosotros como un libro cerrado. Y mostrarán el libro al pueblo y dirá el pueblo : Muy obscuro es este libro y no sabemos leerlo. Y lo enseñarán también a los sabios, y los sabios dirán : No sabemos explicar estas palabras.

138(§10) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, ¿cómo puedes comprender las dos venidas de Cristo cuando cerró a tus ojos el significado de la profecía? Tú no puedes comprender en modo alguno la que dice : Cerrad el libro hasta que vengan mis discípulos. Y los discípulos eran los apóstoles, que estaban penetrados de la gracia del Espíritu Santo. En virtud de ella, comprendieron y expusieron toda la Ley. Por lo tanto, yo soy discípulo del Creador, dado que entiendo la Ley y puedo explicarla correctamente, pues tú la tienes cerrada y yo abierta. Y yo te digo que, así como entiendes esto de un modo erróneo, así también lo entiendes todo mal.

139(§11) « Y puesto que te pruebo que, en lo que concierne a la primera venida de Cristo, no es como tú dices, también te pruebo que es de otro modo, pues dice Isaías : Os recogerán, hijos de Israel, uno a uno.

140(§12) « Y dice Jeremías : Os recogerán, hijos de Israel, uno a uno de cada ciudad, y de dos en dos de cada linaje.

141(§13) « Y dice Ezequiel : Os recogeré de todas las tierras y todas las regiones, y os rociaré con agua limpia y os purificaré de vuestras bajezas, de vuestras iniquidades y de vuestros ídolos, y os quitaré el corazón de piedra y os proporcionaré corazones humanos, y a continuación me alejaré de vosotros y de vuestra descendencia, y la expulsaré de la tierra de Israel y no regresará allí.

142(§14) « ¿Acaso ves que dijo que, cuando viniese, dividiría a todo el mundo y exterminaría a todos los pueblos? Pero no es sorprendente que tú lo entiendas así, puesto que vosotros sois aquellos a los que Dios ordenó cegar al profeta Isaías con una ceguera de la mente y de la inteligencia y no podéis comprender esto. Y Dios dijo en otra ocasión por medio del profeta Isaías : Será la profecía entre vosotros como un libro cerrado. Y mostrarán el libro al pueblo y el pueblo no lo comprenderá, igual que si estuviese cerrado. Y lo mostrarán también a los sabios y no comprenderán sus palabras. Así pues, desdichadísimo hebreo, no es sorprendente que no seas capaz de entender esto, puesto que tienes cegados los ojos del corazón y de la inteligencia.

143(§15) « Pero si tú dices que Cristo no ha venido, te pruebo por medio del profeta Ezequiel que la venida de Cristo tenía que lavar a Israel con agua pura, † con el propósito de no devolverlos a los ídolos, una vez purificados en sus corazones, ni introducir inmundicias en sus corazones en las cosas humanas †. Y si tú dices que Cristo no ha venido, estás lleno de inmundicia y adoras a los ídolos. Y aquellos a los que dominan una ceguera y una iniquidad semejantes, se condenan en cuerpo y alma

144(§16) « Y te digo que Dios dijo por medio del profeta Isaías : Mantén el libro oculto,reservado para mis discípulos. ¿No ves, desdichadísimo hebreo, de qué modo Dios lo ocultó, reservándolo para sus discípulos? Y yo te pruebo que la Ley permaneció oculta hasta esos discípulos, y que esos discípulos fueron los apóstoles de Jesucristo, y que yo soy Israel, discípulo de esos discípulos de Cristo, que son los apóstoles, y que ellos me instruyeron y que los propios apóstoles preceptuaron que yo me regenerase por el bautismo, y que, después que me regeneré por medio del sagrado bautismo, me iluminó el fulgor de la sabiduría y de la inteligencia y me vi libre de la iniquidad de todos los pecados y de la ceguera, y comprendí la primera venida de Jesucristo.

145(§17) « Y te la mostraré asimismo, citando de nuevo su nacimiento de acuerdo con el profeta Isaías, que dice : He aquí que una virgenconcebirá..., etc., y : Nos ha nacido un niño..., etc. Y a propósito de Sión dice David : Un hombre ha nacidoen ella, y el propio Altísimo la fundó, y : Tú, Belén, tierra de Judá, no eres en absoluto la más pequeña entre las principales ciudades de Judá. De ti saldrá un caudillo que ha de gobernar, etc.

146(§18) « Y sobre la pasión de Cristo dice Isaías : Y fue incluido entre los criminales. Dijo Jeremías : Sión es como un ave que vuela. Y tú, casa de Jerusalén, considera la tristeza y el dolor que vienen sobre ti, pues tu salvador será detenido y asesinado, y resucitará para juzgar a sus enemigos. Y el profeta Amós predijo de qué modo sería vendido Cristo, y Zacarías anunció cómo había de venir montado sobre una asna. Y tú dices que, cuando Cristo venga, exterminará a todos los pueblos. Y yo te digo que el hombre que había de venir montado sobre una asna, vino lleno de mansedumbre y sin intención de cometer violencia contra nadie. Y por ello, desdichado, hasta ahora todo lo has entendido mal.

147(§19) « Escucha qué dice Daniel a los equivocados intérpretes de la palabra de Dios : Presta atención e interpreta bien la visión : setenta semanas se cumplirán sobre tu pueblo y sobre la santa ciudad de Jerusalén, y el Ungido será asesinado, y el delito reemplazará a la justicia, y se cumplirá la profecía y la visión, y el Ungido, el Santo de los santos..., etc., hasta : Y al cabo de setenta semanas Cristo será asesinado, y vendrá un príncipe que destruirá Jerusalén y sus templos, y la destrucción de la ciudad será eterna.

148(§20) « Y te digo que ya se ha cumplido lo que anunció Daniel : las setenta semanas se cumplieron y os vendió Tito, os vendió a treinta de vosotros por un solo denario, y mandó hacer cuatro cisternas y cortó las cabezas de los vuestros, y llenó con ellas las cisternas y quiso exterminaros de raíz, pero oyó una voz procedente del cielo que le dijo que dejase libres a algunos de ellos como señal de la voluntad de Dios. Y cuando hubo oído esto el rey, mandó que fuesen construidas cuatro naves y cogió a todos los jóvenes supervivientes y los metió en las naves sin remos ni alimentos. Y dijo el rey : “Yo los dejo en el mar con este propósito : que en el caso de que Dios quiera condenarlos, los condene allí mismo, y en el caso de que quiera que permanezcan sanos y salvos, los conduzca a un puerto seguro”. Y estas palabras del rey fueron proféticas, pues aquéllos sobrevivieron dispersados por las cuatro partes del mundo como señal de la voluntad de Dios y objeto de burla, y en recuerdo de la pasión del Hijo de Dios.

149(§21) « Y te digo que Tito no metió entonces a ninguna mujer en aquellas naves, y que aquéllos escaparon al peligro del mar y tomaron esposas entre los gentiles adoradores de ídolos, pues todos los otros pueblos eran gentiles y adoraban ídolos. E hicieron esto contra lo establecido por la Ley. Con ello quiero probarte que no sois la semilla de Israel. Y si tú dices que tenéis el poder de convertirlas en judías, eso es falso, pues ellas eran las que mandaban sobre vosotros.

150(§22) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, entiendes mal, pues dices que Cristo aún no ha venido, que esas setenta semanas aún no se han cumplido y que ha de venir otro Tito a destruiros.

17. De la demostración de la segunda venida de Cristo y de qué modo ha de venir

151(§1) « Ya te he dicho a propósito de la primera venida de Cristo de qué modo debía nacer y debía ser vendido y debía sufrir el martirio. Ahora te expondré en relación con su segunda venida de qué modo ha de venir, pues aquellos que no quisieron creer en su primera venida, no participarán de la segunda.

152(§2) « Por ello dice el profeta David a propósito de la segunda venida : Un fuego abundante lo precederá y el rayo y el terremoto, y todo el orbe desde el sol levante hasta el poniente, y todos los pueblos también, se estremecerán.

153(§3) « Y dice Isaías a propósito de la segunda venida : Cuando venga el Señor, el Señor se mostrará a sus siervos y llevará su cólera sobre sus enemigos, pues el Señor vendrá con llamas de fuego, abrasando a sus adversarios, y los aniquilará con el fuego y los atravesará con su lanza y su espada.

154(§4) « Y dice Malaquías a propósito de la segunda venida : He aquí que llegará el día, dice el Señor, en que se encenderá mi cólera como un horno contra los malvados, y serán como la paja. Y arderá mi cólera, dice el Señor fuerte, y no quedará de ellos ni raíz ni semilla. Y a aquellos que tuvieron temor de mí los protegerá el sol de la justicia, de la salvación y de la alegría. Se regocijarán como pequeños becerros y se felicitarán. Y los perversos serán arrojados al suelo como el polvo pisado bajo los pies, cuando se cumpla su tiempo, dice el Señor fuerte.

155(§5) « Y dice Daniel : Vien una visión al Hijo del Hombre venir sobre las nubes del cielo y sentarse junto al Creador, y recibió del Creador el poder supremo sobre todas las cosas, y todos los pueblos lo servirán y su reino no tendrá fin.

156(§6) « Escucha, desdichadísimo hebreo, en relación con la segunda venida, de qué modo vendrá a juzgar a vivos y muertos, y quienes no quisieron creer en la primera, no participarán de la segunda † ni habrán de escapar al Anticristo, y quienes se oculten hasta la venida de Cristo se salvarán †.

157(§7) « Y de ahí aquello que te dije con anterioridad de que Israel estaba compuesto por dos pueblos, esto es : uno bueno y otro malo. Y lo mismo digo de los gentiles : que son dos pueblos, esto es : el primero, bueno, al cual Dios prometió todo tipo de bienes ; y el otro, malo, al cual Dios prometió todo tipo de males.

158(§8) « Y quiero probarte aquellos bienes que Dios prometió a los buenos gentiles. A propósito de los buenos dice Isaías : Todos los sedientos venid a las aguas, y : Yo nombro a David caudillo y preceptor de los gentiles, para que los instruya y los forme en las cosas divinas, y correrán ante él algunos que no lo conocían.

159(§9) « Y dijo Moisés al pueblo de Israel : El pueblo creyente formará parte de la cabeza, vosotros, por vuestra parte, de la cola.

160(§10) « ¿No ves que los gentiles que creen en Cristo están en la cabeza, mientras que tú estás en la cola, y que ellos se han convertido en Israel porque creen?

161(§11) « Y en otro pasaje dijo a propósito de los buenos gentiles Malaquías : No hay prudencia en vosotros, pueblo de Israel, dice el Señor fuerte, nuestro Dios. Desde el sol levante hasta el poniente mi Nombre es glorioso. Ante él todos los pueblos harán un sacrificio puro.

162(§12) « ¿No ves que Dios prometió a los gentiles hacer un sacrificio puro? Así pues, había aborrecido el primer sacrificio según la Ley de Moisés.

163(§13) « Y dice en otro pasaje Isaías : Éste es mi Hijo, a quien he elegido. He puesto mi espíritu en él para que diga la verdad a los gentiles. Y todas las regiones aguardarán su Ley. Y dijo en otro pasaje Isaías : Escúchame, pueblo mío, pues de mí saldrá la Ley y mis preceptos serán la luz de los gentiles.

164(§14) « Y dice Jeremías : Ante ti acudirán todas las gentes y te dirán : Es verdad que nuestros padres adoraron a los ídolos y los convirtieron en dioses y no eran dioses. Y Yoextenderé mi mano sobre ellos y conocerán mi Nombre glorioso. Y dijo en otro pasaje Jeremías : En ese día los gentiles venerarán a Jerusalén y la llamarán ‘Trono del Señor’ y no persistirán en su necedad.

165(§15) « Y dijo Salomón después de haber construido el templo : Señor, Dios mío, te suplico que a todos aquellos entre los gentiles que vengan a venerar tu Nombre en este templo, los escuches de buen grado.

166(§16) « Y dice Esdras : Dios entrará en el corazón de los gentiles, y dirán los gentiles : A nosotros habría correspondido construir este templo más que a vosotros.

167(§17) « Podemos dar cuenta de muchos otros bienes que Dios prometió a los gentiles, tal y como, a partir de estos pocos que hemos citado, se comprende que hubo muchísimos otros.

168(§18) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, tú dices que Dios nunca prometió ningún bien sino a los hijos de Israel. Ciertamente mientes, pues Dios prometió a Israel bienes y males, es decir : bienes a los hombres de bien, y males a los malvados. Y tal y como prometió en el caso de Israel males a los malvados y bienes a los hombres de bien, así también prometió entre los gentiles bienes a los hombres de bien y males a los malvados.

169(§19) « Escucha qué dice Dios por medio del profeta David : Lleva tu cólera contra los pueblos que..., etc.

170(§20) « Y dice el profeta Miqueas : Lleva tu cólera contra aquellos pueblos que no me escuchan.

171(§21) « Y dice Abdías : Será fuego la casa de Jacob y será una llama la casa de José, paja la casa de Esaú, y no quedará raíz de la casa de Esaú..., etc.

172(§22) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, ya has oído los vituperios que Dios lanza contra las gentes malvadas. Tú dices, aduciendo como prueba al profeta Abdías, que la casa de Jacob será fuego, y una llama la casa de José y paja la casa de Esaú, y que no quedará raíz de la casa de Esaú, sin embargo, Dios no habló sino de los malvados, pues algunos de ellos fueron hombres de bien.

18. Por qué razón el Señor prescribió comer carne o prescribió, por el contrario, no comerla, desde los tiempos de Adán hasta Noé, y desde Noé hasta Moisés, y aquello que Moisés preceptuó en la Ley fue expresado mediante alegorías y debía ser tomado en sentido figurado por el Hijo de Dios y sus apóstoles

173(§1) « En el principio creó Dios el cielo y la tierra..., etc., hasta : Y vio Dios que era bueno, y creó todos los animales, los reptiles de la tierra y las aves del cielo, los frutos de la tierra y los peces del mar. Y vio Dios..., etc.

174(§2) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, te expondré desde el principio del mundo por qué razón Dios mandó comer carne o prohibió comerla. Y te digo que pasaron dos mil doscientos cuarenta y dos años desde Adán hasta Noé, durante los cuales las gentes no debían comer carne ni beber vino. Y cuando Noé salió del arca, Dios autorizó a Noé para que matase y comiese cuantos animales quisiese. ¿Acaso no ves, hebreo, que Dios no prohibió a Noé que comiese carne? Y este permiso para comer carne se extendió desde Noé hasta Abraham, y desde Abraham hasta Moisés.

175(§3) « Y te diré por qué razón prohibió comer carne Moisés de acuerdo con el mandato de Dios, lo que había sido permitido a Noé, a Abraham, a Isaac, a Jacob y a José, sus predecesores. Y ello no fue sin motivo, es decir, el que Moisés prohibiese comer carne de cerdo, onagros, liebres y otros muchos tipos de carne que no queremos enumerar, y prohibió comer asimismo muchos peces y muchas aves. Y éste fue el motivo : que los gentiles adoraban ídolos que presentaban estas apariencias. Y hubo otro motivo : que su pueblo no se asemejase en su comportamiento a estos animales.

176(§4) « Y todo esto no lo comprendieron los hijos de Israel hasta que vino al mundo la Sabiduría de Dios y se encarnó en la Virgen. Y dijo la Sabiduría de Dios : No he venido a abolir la Ley, sino a darle cumplimiento. Así pues, le había sido encomendado todo lo que debía cumplirse. Y esto es lo que fue expresado en el Evangelio, lo que tú no comprendes ni crees. Comprendieron, por el contrario, estas palabras que dijo Jesucristo  † a los Apóstoles †, y con la ayuda de la gracia de Dios y del Espíritu Santo expusieron todas sus enseñanzas por todo el mundo. E hicieron comprender y lograron que se entendiese que todo lo que Moisés había dicho en el terreno espiritual, lo había dicho también de un modo alegórico.

177(§5) « Y te citaré el testimonio de los profetas que vinieron después de Moisés al respecto de que la Ley no puede comprenderse sino a través de los escritos de los Apóstoles. Por ello dice el profeta Joel : Vuestros ancianos soñarán sueños y vuestros jóvenes..., etc. Y así se interpretan estas palabras : ¿no ves que los jóvenes antedichos fueron los Apóstoles, quienes explicaron las palabras de los profetas, cuyo sentido estaba, por así decirlo, oculto, y las comprendieron?

178(§6) « Y dice en otro pasaje Isaías : Guarda el pacto y la Ley..., etc., hasta : ...para mis discípulos. Y estos discípulos fueron los Apóstoles, quienes nos explicaron la Ley y nos la enseñaron, y nosotros hemos alcanzado la gracia de Dios al comprender la Ley, y tú has provocado su cólera y su odio para siempre.

19. De que puede comerse la carne de cerdo

179(§1) « ¡Oh desdichadísimo hebreo!, tú discutes conmigo citando las palabras de Isaías, que dice que a los que coman carne de cerdo en sus platos se les dirá : ¡Apartaos de mí, pues sois inmundos! Y dice en otro pasaje Isaías que a aquellos que coman carne de cerdo y carnes prohibidas y ratas Dios los expulsará de su lado. Y te digo, ¡oh hebreo!, que tus padres comieron este tipo de carnes en contra de la prohibición que se les había impuesto. Y debido a ello los censuró Isaías con esas palabras, pues quebrantaron el precepto de Dios al comer ese tipo de carnes, puesto que se las había prohibido.

180(§2) « Y tú, desdichadísimo hebreo, citando estas palabras de Isaías discutes con los cristianos, que comen carne de cerdo, diciéndoles que con ello se apartan de Dios. Y te digo que nosotros comemos carnes caisser, lo que significa que comemos sin restricción alguna y con pureza esas carnes, y somos israelitas al comerlas, pues Dios nos lo prometió por medio del profeta Isaías, que dijo : Estableceré con vosotros un nuevo pacto, no como aquel que establecí con vuestros padres cuando los saqué de la tierra de Egipto. Y este pacto es la Nueva Ley, y en esta Ley está permitido comer esa clase de carnes.

181(§3) « Y te cito el testimonio de ese sabio tuyo que se llamaba Rabí Gamaliel, el cual dijo en hebreo en su libro al tratar de las carnes, y ello ocurrió diez años antes de la venida de Cristo y fue escrito en hebreo : † Lima nicea chymo hasin. Sahayt hachadoysi bahayec etabaciro listrael †, que quiere decir : “¿Por qué razón el Creador dio su nombre al cerdo, que significa ‘causa que cambiará’? Bendito sea el nombre del Señor que ha de permitir comerlo, es decir, comer cerdo, a Israel”. Y dice en otro pasaje Rabí Gamaliel : “En caso de que una mujer encinta tenga el deseo de comer carne de cerdo durante el mayor y principal de los ayunos, que se le dé a comer de ella hasta que se sacie”.

182(§4) « ¿Acaso no ves, desdichadísimo hebreo, que vuestros sabios preceptuaron comer este tipo de carnes a las mujeres encintas y no se juzga que deban ser condenadas por ello? En efecto, vuestros sabios lo ordenan, y ello no fue hecho sin motivo. Y cuando Moisés las prohibió, no fue sin motivo tampoco. Lo mismo te digo también en relación con Elías, quien por temor al rey Ajab se retiró a vivir en un valle en el que había una laguna y los cuervos le llevaban el pan y la carne que comía. ¿Y no ves acaso que Elías comía los panes y la carne que le llevaban los cuervos, aunque estos animales eran impuros? Y ello no sucedió así sin motivo.

20. Cómo los judíos deben bautizarse en el bautismo católico

183(§1) « Ahora opongo a tu razonamiento, desdichadísimo hebreo, que Dios por medio de sus profetas prometió a Israel las aguas del bautismo. Y ahora te hablaré de una de ellas : En ese día sacaréis agua de las fuentes del Salvador, dice el Señor. Y yo afirmo que esta fuente es el bautismo, según dice Isaías : Todos los sedientos venid..., etc. Y el agua que da el Creador a los que no tienen dinero, es la fe junto con el bautismo.

184(§2) « Y en otro pasaje dice Ezequiel : Os rociaré con agua limpia y seréis purificados de vuestras bajezas..., etc.

185(§3) « Y en otro pasaje dice Dios por medio del profeta Zacarías : Saldrá de Jerusalén el agua que contendrá el espíritu de la vida.

186(§4) « Y tú no comprendes el significado de estas aguas, pero te lo explicaré de acuerdo con los discípulos de Cristo. Y estas aguas son el bautismo, la penitencia y la confesión dados a todos los que aceptan la Ley de Cristo. Y como no conoces estas aguas ni las recibes, provocas la cólera de Dios y su maldición.

21. Demostró Braulio a los judíos que la eucaristía del cuerpo de Cristo fue anunciada alegóricamente en la Ley Mosaica

187(§1) « Y tú, desdichadísimo hebreo, censuras a los cristianos por causa de la ofrenda del pan y del vino que llevan a cabo, y te pruebo que ésta es más grata a Dios que la tuya. Por ello dice Dios por medio del profeta David : Lo ha jurado el Señor y no ha de retractarse..., etc. Y Melquisedec hizo una ofrenda consistente en pan y vino y fue grata a Dios.

188(§2) « Y dice el profeta Malaquías : No hay prudencia en vosotros, pueblo de Israel. Desde el sol levante hasta el poniente mi Nombre es grande y glorioso entre todos los pueblos, que me ofrecen un sacrificio.

189(§3) « Tú te burlas y nos zahieres porque hacemos la ofrenda del pan y del vino, y decimos que es el cuerpo de Cristo, pues dices dices que es imposible que se conviertan en carne y sangre. Y te pruebo, citando tu propia Ley, que el fuego se convirtió en agua, y ésta a continuación se transformó nuevamente en fuego.

190(§4) « Y te digo que, cuando los hijos de Israel regresaron de Babilonia a Jerusalén, acudió el sacerdote Nehemías a un pozo en el que habían sido guardados la ceniza y el fuego del sacrificio, y esta ceniza y este fuego fueron el holocausto de los antiguos sacerdotes, y allí encontró un agua espesa. Y dijo el pueblo : Esto es agua. Y el sacerdote Nehemías dijo : Veo aquí agua, pero creo que es fuego. Y cogió el agua y la esparció sobre los sacrificios y se encendieron los leños del sacrificio.

191(§5) « ¡Desdichadísimo hebreo, el agua se transformó en fuego! Así también es posible que el pan y el vino se conviertan en la carne y la sangre de Jesucristo. »

22. Tras la celebración del concilio de Toledo, todos regresaron a sus ciudades. Encontrándose Braulio en su sede de Cesaraugusta, en la iglesia de Santa María, surgió la secta de Mahoma

192Regresemos ahora a lo que sucedió a continuación. A la conclusión del sínodo, todos regresaron a sus sedes. Por su parte, san Braulio regresó a la ciudad de Cesaraugusta. Encontrándose en la citada ciudad de Cesaraugusta, surgió una nueva herejía impulsada por la secta de Mahoma, una depravada herejía de otro tiempo. Creció la lucha contra aquel a causa del cual nació esta secta, prestando Cristo su asistencia a la verdad católica.

23. De la ciencia y de la elocuencia de san Braulio, y de las virtudes y otras cualidades naturales con las que el Señor lo hizo brillar

193(§1) Su discurso entre nosotros no fue otro sino que debíamos renunciar a las seducciones de este mundo y a los honores de la vida presente con objeto de poder seguir a nuestro Señor Jesús libres y sin traba. Insistía en que debíamos seguir el ilustrísimo ejemplo que Cristo nos proporcionó, y que debíamos imitar su ejemplo. Y fueron asimismo afortunados sus contemporáneos por la prueba que él dio de tan gran fe y virtud, pues, de acuerdo con las enseñanzas del Señor, un hombre rico y poseedor de muchos bienes, vendiendo todo lo que tenía y dándoselo a los pobres, hizo posible con su ejemplo lo que era imposible de hacer. Mostraba una gran generosidad, asistía a los que tenían necesidades, la pobreza ajena la consideraba como propia, y se apresuraba con la mayor solicitud a ponerse al servicio de la caridad fraternal.

194(§2) Era, en efecto, humilde en la prosperidad y firme ante la adversidad. Y cuando acudía ante él la gente de bien con una causa justa, se mostraba amigo de la gente de bien y enemigo de los malvados. No hacía callar nunca a nadie que hablase en defensa de la verdad, insistía en las obras de la misericordia según el valor de los bienes de cada uno, y no obstante, se mostraba ávido de insistir en ellas incluso con independencia del valor de la fortuna personal. Era compasivo con los enfermos y buen amigo de los hombres de bien, consideraba los males ajenos como propios, se regocijaba por las alegrías ajenas como si fuesen propias, se mostraba severo en la corrección de los vicios, cautivaba los corazones de sus oyentes a la hora de fomentar las virtudes, en los momentos de ira mantenía la prudencia sin dejarse arrastrar por la ira, y en los momentos de serenidad no dejaba a un lado, sin embargo, el rigor de su severidad.

195(§3) ¡Y cuánta gravedad, cuánta dignidad mostraba en sus palabras y en sus conversaciones! ¡Qué rápido, qué eficaz, qué favorable y bondadoso se mostraba a la hora de resolver las controversias de las Escrituras! Era ilustre por sus ayunos, eminente por su humildad y firme por su fe, estaba siempre presto a llevar a cabo una buena acción, y merced al ardor de su divina virtud había llegado a ser semejante a los santos monjes. Cómo se comportó al inicio de su consagración, qué cualidades y qué grandeza mostró, no es nuestro propósito desarrollarlo. En efecto, se esforzaba con la mayor constancia en seguir siendo el mismo que antes se había dado a conocer por su santidad. En su corazón había humildad y sencillez en sus ropajes, y tenía tan gran conocimiento de las Sagradas Escrituras que desempeñaba la dignidad episcopal provisto de la gracia de la santa predicación, y no sólo hacía vida de monje, sino que ésta no se distinguía en nada de la forma de vida monacal. En efecto, a diario se esforzaba por vivir fuera del mundo y de la carne, por alejar de los ojos de su mente todas las imágenes corporales y por contemplar espiritualmente los gozos celestiales. Y lleno de anhelo por contemplar a Dios, decía no sólo con palabras, sino con todo su corazón : Contigo ha hablado mi corazón..., etc.

  • 13  Es, sin duda, la iglesia de Santa María de las Santas Masas, hoy Santa Engracia.
  • 14  Es decir, Chindasvinto.

196(§4) Sobre los restos de los santísimos mártires Engracia y los otros mártires hizo que se construyese la iglesia de las Santas Masas13 y decretó celebrar en ella los oficios solemnes. Escribió una vida de san Millán, archipresbítero de Tarazona, y ocupó la cátedra episcopal en la Iglesia de Cesaraugusta durante veinte años, en los tiempos de Sisenando, Chintila, Tulga, Suedo14 y Sisebuto, reyes de los godos. Tanta moderación y prudencia había en él que frente a los soberbios se mostraba lleno de inteligencia, actuando con gran prudencia y con la astucia de una serpiente, y, adornado con la gracia de la humildad, fue un hombre de una extrema dulzura que se comportó con la bondad de una paloma. Tenía humildad en su corazón y ejercía con dignidad las funciones de su cargo, de modo que no había en él ni medrosa humildad ni arrogante soberbia ; expresándose con total independencia, defendía de las insolencias de los jueces la libertad de cualquier persona que fuese, y se esforzaba por llevar algún tipo de ayuda a todos en cuanto de él dependía. Así pues, sería ciertamente prolijo y muy complejo que me ocupase en detalle de todas las ocasiones en que dio limosna, incluso afirmo que a los que le pedían una caridad les dio más de lo que esperaban y que siempre dio todo con alegría a los que le pedían una caridad. Estaba tan lleno de compasión hacia todos que, si quieres, puedes ver que soportó entonces en su propio cuerpo la enfermedad del prójimo, hasta el punto de hacer ciertamente deudor de él a Dios, pues está comprobado que soportó los mismos sufrimientos que los miembros enfermos de su comunidad. Y no sólo visitaba con longanimidad a las personas de cualquier clase social, sino que también les prestaba su asistencia. Y baste a propósito de Braulio lo dicho hasta aquí.

24. De la muerte de Fulgencio, que estuvo al frente de la sede episcopal de Cartagena durante veinticuatro años

197(§1) En cuanto a Fulgencio, éste en todas sus palabras y en todas sus obras tenía presente el último día que pesa sobre los hombres, en que se distribuirán en el futuro recompensas y castigos, y con tanta mayor prudencia valoraba todas las acciones de todos los hombres, cuanto más cercano advertía que se encontraba el fin del mundo conforme se extendía la desolación por todas partes. Se veía agobiado por tan gran cúmulo de preocupaciones en su cura pastoral en favor de las almas de sus feligreses y de su provincia que, comenzando a padecer molestias físicas, no sólo no pudo explicar, tal y como se había propuesto, las alegorías contenidas en los Sagrados Evangelios, y en Isaías y los Doce Profetas, y en el Génesis y el Pentateuco y los Reyes, exponiéndolas por orden, capítulo por capítulo, sino que asimismo, al agravarse las incursiones de los ejércitos enemigos en su provincia y las numerosas dolencias de su cuerpo, tuvo que desistir por completo de su propósito de llevar a cabo la antedicha exposición, y deploraba haber llegado a conocer semejantes días y se veía atormentado por todos los intentos de disolución de su cuerpo.

198(§2) En efecto, todos los días desfallecía de dolor y suspiraba anhelando el remedio de la muerte, y, tras enviar un mensajero a sus hermanos Leandro y Braulio, éstos acudieron rápidamente ante él. Finalmente, sus numerosas súplicas fueron escuchadas por Dios y, después de haber proporcionado felizmente lustre a su sede episcopal de Cartagena durante veinticuatro años con sus enseñanzas y sus obras, en el año cuadragésimo sexto de su vida y en el día de las calendas de enero escapó a la corrupción de la carne en brazos de Leandro y Braulio, siendo digno de ser elevado al cielo por el esplendor de su pureza. Acudieron, por lo demás, a su funeral el rey Recaredo y su hermano Isidoro, y, tras la celebración del servicio religioso en la iglesia en la que fue ordenado ministro de Dios, fue sepultado junto al altar del santo precursor del Señor, Juan el Bautista, y allí yace hoy día.

25. Regresando Leandro y Braulio a sus sedes episcopales tras el entierro de Fulgencio, Leandro entregó en el camino su espíritu a Dios en brazos de su hermano Braulio, y fue sepultado en Híspalis por su hermano Braulio

199(§1) A continuación, al regresar los dos hermanos a sus sedes episcopales, cuando habían llegado a la altura del cuarto miliario de Híspalis, Leandro se vio afectado de un dolor en un costado, y antes de haber llegado a las murallas de la ciudad, murió en el camino el día de Mercurio, el cuarto día de la semana y el tercero antes de las calendas de marzo, y enterró consigo la gloria de los godos. Sin que su vida abundase en días, pero sí en virtudes y honores devolvió su santo espíritu a su Creador, que se lo había entregado. Ello causó un gran pesar en todas las personas y no sólo se sintieron desolados los notables del reino, sino también todas las gentes, y su cuerpo fue colocado en Híspalis en un ataúd digno de él por su hermano Braulio.

200(§2) A continuación, acudieron junto a él desde todas las partes del reino pontífices y abades, religiosos y seglares, soldados y notables, gentes humildes y de alcurnia, así como también una multitud de paganos y judíos, pues la noticia de su muerte había causado en el corazón de los hombres el mismo dolor que si de repente alguien es herido por el lanzamiento de una flecha. En efecto, hasta tal punto se habían puesto de manifiesto en él desde su infancia el valor, la generosidad, la afabilidad, la justicia, la sabiduría y la modestia que, tras su muerte, parecía que todas estas virtudes habían sido sepultadas junto con el que había sido sepultado. En efecto, todas las gentes, no sólo en su sede, sino también en los otros territorios de Hispania, entregándose a sus pasiones y dando rienda suelta a la lujuria, se apartaron del buen camino, dejándose arrastrar a donde ésta quiso llevarlos, y no retuvieron ninguna de las buenas enseñanzas de aquél cuando perdieron el ejemplo de su virtud. Fue sepultado, por lo demás, en la iglesia de Santa María, Madre de Dios, junto a la parte derecha del altar. Así, ocurrió que todo el que acudió a su funeral celebró el servicio religioso en medio del dolor de su hermano Recaredo.

201(§3) Por lo demás, al octavo día después de la muerte de Leandro, murió también su hermano Recaredo. Aunque éste se encontraba en la ciudad de Toledo por necesidades de gobierno, el rey visigodo, mientras aún vivía, manifestó su deseo de ser enterrado junto a su hermano Leandro. Murió en el decimoquinto año de su reinado, después de haber reinado durante quince años, en la era 643ª. Yace enterrado en Híspalis.

202(§4) Muerto éste, lo sucedió en el trono su hijo Luiba y reinó durante dos años, nacido ciertamente de una madre de obscuro linaje, pero ilustre por la virtud de su naturaleza. A éste, cuando se hallaba en la flor de su juventud, habiéndose desarrollado con éxito la revuelta de un usurpador contra él, su falta de experiencia lo privó de su reino y murió tras serle cortada la mano derecha, en el año decimosexto de su vida y el segundo de su reinado.

  • 15  Es decir, Sigüenza.

203(§5) Muerto Luiba en la era 645ª, Victerico gobierna durante siete años el reino que había invadido en vida de aquél. Fue éste, ciertamente, un varón valeroso en el arte de la guerra, pero no conoció la victoria, pues, aunque emprendió la guerra contra los soldados romanos, generalmente la llevó a cabo sin obtener gloria alguna, excepto por el hecho de que, avanzando hasta Segnicia15, hizo allí cautivos a algunos soldados. Éste cometió durante su vida muchas iniquidades, y en el momento de morir pereció víctima de la espada, pues de la espada se había servido. Ciertamente, recibió el castigo que merecía por la muerte de tantos inocentes : en efecto, fue asesinado durante el transcurso de un banquete como resultado de una conjura de algunos de los suyos. Su cuerpo fue vilmente arrastrado y enterrado.

26. Muerto Leandro, lo sucedió en el arzobispado de Híspalis su hermano Isidoro, que publicó muchos libros para instruir en la fe católica

204(§1) En esta época Isidoro sucedió en el episcopado a su hermano Leandro. En él reclamó la Antigüedad algunos de sus derechos, o más bien, nuestro tiempo vio reflejado en él el saber de la Antigüedad. Fue un hombre versado en todos los registros de la lengua, de modo que gracias a la excelencia de su discurso se mostraba provisto de una docta inteligencia, y, cuando se presentaba la ocasión adecuada, brillaba con una incomparable elocuencia. Qué grande fue su sabiduría, a partir de esto, de sus diversos estudios y de las obras que redactó, fácilmente puede comprobarlo el lector juicioso. En fin, de entre los escritos que de él han llegado a nuestro conocimiento, conviene recordar los siguientes.

205(§2) Escribió dos libros de Diferencias, en los que con gran agudeza distinguió en virtud de su sentido aquellos términos que en su uso diario se emplean impropiamente. Un libro Sobre la amistad, en el que expuso mediante breves resúmenes cuál es el contenido de de cada uno de los libros de las SagradasEscrituras. Un libro De la vida y muerte de los santos Padres, en cuyos hechos con un estilo sintético dio noticia de su condición, vida, muerte y sepultura. Un libro Sobre el gobierno del reino y el ejercicio de la justicia, dedicado a su hermano Recaredo. Dos libros de Oficios eclesiásticos en los que con su propio estilo y de acuerdo con el testimonio de nuestros mayores consiguió mostrar la razón de los oficios eclesiásticos y cómo se cumple cada uno de ellos en la Iglesia de Dios. Dos libros de Sinónimos, en los que exhortó a la elevación moral del alma y a la esperanza de obtener el perdón divino por intermedio de la profesión de vida ascética. Un libro Del mundo natural, dedicado al rey Sisebuto, en el que, a partir tanto de las doctrinas de los doctores de la Iglesia como asimismo de las investigaciones de los filósofos, aclaró ciertos puntos obscuros a propósito de los elementos de la naturaleza. Un libro De los números, en el que se ocupó en parte de la ciencia aritmética † en relación con los números que aparecen en las Sagradas Escrituras †. Un libro De las herejías, en el que, siguiendo los ejemplos de nuestros mayores, reunió con la mayor brevedad que pudo informaciones dispersas sobre el tema. Tres libros de Sentencias, que adornó con flores tomadas de los libros del Papa Gregorio en su obra Morales. Un libro de Crónicas, desde el principio del mundo hasta su propia época, redactado con una extraordinaria brevedad. Dos libros Contra losjudíos, a petición de su hermano Fulgencio y su hermana Florentina, que profesó voto de permanecer virgen, en los que expuso la fe católica y la probó con testimonios de la Ley y de los Profetas. Un libro De los hombres ilustres. † Todo esto Fulgencio †. Un libro de una Reglamonástica, que estableció de acuerdo con una forma vida lo más virtuosa posible por orden de su patria y de los débiles de voluntad. Un libro Del origen de los godos, del reino de los suevos † y de la historia de los vándalos. Dos libros de Controversias, en ellos hizo una exposición del sentido del Génesis y de todo el Pentateuco desde un punto estido histórico y alegórico. † Quien lea estos libros, reconocerá en ellos abundante material procedente de antiguos tratados. Un códice de Etimologías de una enorme extensión, dividido por él en títulos, no en libros. Lo elaboró a petición de su hermano Braulio, obispo de Cesaraugusta, aunque lo dejó inacabado, y lo dividió en veinte libros.

206(§3) Y fueron todos sus libros cuarenta y cuatro. Quien después de los libros de todos los filósofos y de la filosofía lea con detenimiento esta producción suya, por merecimientos propios no será más un ignorante en lo que respecta al conocimiento de los saberes divinos y humanos. Lleno de la saberes de todos los sabios, reunió brevemente en su obra de forma compendiada todo aquello que en general se debe conocer. Existen asimismo otros muchos escritos de este mismo varón y otros muchos trabajos llenos de enseñanzas que ornamentan la Iglesia de Dios, de los que sería prolijo dar cuenta aquí.

207(§4) Creo que, después de tantos años de decadencia en Hispania, Dios todopoderoso suscitó estas obras en los últimos tiempos para restaurar los saberes de los antiguos y, por así decirlo, las levantó como columnas que debían sostenernos a fin de que no nos desplomásemos completamente, doblegados por la ignorancia. No sin merecimiento puede aplicarse a aquél aquella expresión del filósofo : « Cuando nos encontrábamos recorriendo desorientados nuestra propia ciudad y errando por ella como extranjeros, tus libros, por así decirlo, nos mostraron el camino de vuelta a casa para que así finalmente pudiésemos descansar y saber dónde estamos. Tú nos mostraste la historia de nuestra patria, la sucesión de los tiempos, los poderes de los santos sacerdotes, las reglas morales de aplicación en la vida privada y en la pública, los nombres de las regiones y lugares y de todas las cosas divinas y humanas, sus diferencias y las causas de los oficios eclesiásticos ».

208(§5) Éste en el séptimo año del rey Sisebuto celebró con gran autoridad en Híspalis en la sala consistorial de la iglesia de la Santa Madre un concilio contra la herejía de los acéfalos y, por medio de los argumentos verdaderos de los doctores de la Iglesia y contando con la ayuda de su hermano Braulio, obispo de Cesaraugusta, y con afirmaciones de verdad indudable, confirmó en la verdadera fe a cierto obispo acéfalo sirio que defendía la antedicha herejía y condenó sus palabras, e, insistiendo durante largo tiempo, liberó para siempre al citado pontífice de su anterior error. Y con qué río de elocuencia y con cuántos testimonios de las Sagradas Escrituras y los santos Padres, lanzándolos como dardos, abatió la herejía de los acéfalos, lo ponen de manifiesto las actas del sínodo celebrado en su presencia en Híspalis, con ocasión del cual demostró la verdad de nuestra fe ante el obispo Gregorio, seguidor de la citada herejía.

209(§6) Se dio a conocer en tiempos del emperador romano Mauricio y del rey de los godos católicos Recaredo, y vivió hasta los tiempos del emperador romano Eraclio y de Chintila, fidelísimo rey de los godos hispanos, aventajando a todos por su inmensa sabiduría, aventajándolos también por sus buenas obras, y más fructífero que los demás por su caridad. Estas numerosas noticias sobre él las escribieron Braulio, obispo de Cesaraugusta, y Juan de Santa María de Narbona, que fue diácono y prior de Santa María la Mayor de Cesaraugusta.

210(§7) Por su parte, san Ildefonso, obispo de la sede toledana, proporciona sobre éste mismo el siguiente testimonio, diciendo que mostró una abundancia en la fluidez de su expresión que proporcionaba tanto placer que su admirada facilidad a la hora de hablar causaba asombro entre los que lo escuchaban, toda vez que aquel que lo escuchaba no podía retener lo oído a menos que le fuese repetido una y otra vez. Dijo asimismo que ocupó la cátedral episcopal durante casi cuarenta años.

211(§8) Tan pronto como, no sé de qué modo, advirtió que se acercaba el final de su vida y, mientras su cuerpo era consumido por una persistente enfermedad, con la sutileza propia de su alma vio con anticipación el futuro, todos los días durante unos seis meses o incluso más tiempo, desde la salida del sol hasta el atardecer distribuyó limosna entre los pobres, mostrándose mucho más atento aún de lo que siempre acostumbraba. A continuación, al aumentar la fiebre en su cuerpo y comenzar a rechazar la comida debido a la debilidad de su estómago, se apresuró a confesarse y solicitó que se presentasen ante él sus irreprochables coepíscopos Juan de Tarazona, Braulio de Cesaraugusta y Eparcio, arzobispo de Toledo.

212(§9) Y al ser conducido desde su celda hasta la basílica de san Vicente, un gran número de clérigos y de gentes de la ciudad lo recibió con grandes lamentaciones. Y al ser situado junto a la cancela del altar en medio de la iglesia, solicitó a los clérigos que se pusiesen ante él para que, en el momento de recibir la penitencia, viese únicamente varones presentes. Y solicitó a los antedichos obispos a uno el cilicio y a otro que impusiese sobre él la ceniza, y elevando sus manos al cielo, dijo : « Tú, Dios, que conoces los corazones de los hombres y permitiste que fuesen perdonados sus pecados al publicano, cuando éste se golpeaba el pecho, escucha en esta hora mi confesión ». Así pues, luego de decir éstas y muchas otras cosas, recibió el cuerpo y la sangre del Señor con un profundo gemido de su corazón. A continuación solicitó el perdón de clérigos y laicos, diciendo : « Os suplico, queridísimos hermanos, que intercedáis por mí, indigno siervo de Cristo, para que por vuestra intercesión merezca alcanzar el perdón por mis pecados ».

213(§10) Y una vez que todos a grandes voces solicitaron el perdón para él, los exhortó a que mostrasen a su vez caridad, y seguidamente ordenó que se distribuyese entre los necesitados el dinero que le quedaba. Tras ello, solicitó y quiso ser besado por todos, diciendo : « Si de todo corazón me perdonáis las maldades que he cometido contra vosotros, el Señor os perdonará vuestros pecados. Que así como esta agua de la fuente sagrada que el pueblo devoto va a recibir, ha de traeros el perdón por vuestros pecados, también el beso prodigado entre vosotros y yo sea garantía de la vida futura ».

214(§11) En la era 683ª, † en el año de Suintila y de su hijo Ricimero †, en el año tercero del rey Sisenando, se celebró en Toledo un concilio de la Galia e Hispania. Reunidos en la iglesia de Santa Leocadia, virgen y mártir, sesenta y ocho obispos junto con los vicarios de los obispos ausentes y los nobles del Aula Regia, con la asistencia todavía de Isidoro, arzobispo de Híspalis, así como de la de Braulio, obispo de Cesaraugusta, su hermano y que ya resplandecía extraordinariamente por sus muchas obras, celebraron un concilio sobre diversos asuntos. Y tuvo lugar bajo la presidencia de Justo, primado de la ciudad regia, y suscribieron sus actas Isidoro, arzobispo de Híspalis, Solua, arzobispo de Narbona, Juliano, arzobispo de Brácara, Áudax, arzobispo de Tarragona, Rimiro, vicario Emeritense, y los obispos sufragáneos de aquéllos. Se reunieron en total sesenta y ocho obispos, y fue éste el cuarto concilio de Toledo. Entre todos los obispos de este santo sínodo sobresalió Braulio, obispo de Cesaraugusta, de cuya elocuencia se admiró Roma, madre y señora de ciudades, con motivo de la lectura de una carta suya.

215(§12) En la era 689ª se celebró el quinto concilio de Toledo, reuniéndose en él veinticuatro obispos bajo la presidencia de Eugenio, pontífice de la ciudad regia, para arrojar luz no sólo sobre asuntos terrenales, sino también sobre cuestiones divinas, transmitiendo muchas enseñanzas a las mentes ignorantes. Qué gran número de santos obispos junto con los vicarios de los obispos ausentes que se sentaron con ellos y los nobles del Aula Regia de Chintila que fueron considerados dignos de asistir al concilio, dando con ello lustre al mismo, se reunieron en la iglesia de Santa Leocadia, virgen y mártir de Cristo, gloriosamente lo pone de manifiesto el Libro de los cánones. Por encima de los demás asistentes de este santo sínodo sobresalió con gran distinción Braulio, obispo de Cesaraugusta, y adecuadamente llenó de piadosa doctrina las almas cristianas. Sus obras aún hoy en día las venera la Iglesia. Y en este concilio suscribieron las actas Áudax, arzobispo de Tarragona, algunos de sus sufragáneos y los vicarios de los obispos ausentes.

27. Muertos ya Leandro, Fulgencio, Isidoro y el rey Recaredo, quienes murieron todos ellos en brazos de Braulio, finalmente, también éste, una vez de regreso en la ciudad de Cesaraugusta, en su sede episcopal, en la iglesia de Santa María la Mayor, y rodeado de numerosos obispos, entregó con alegría su espíritu a Dios en brazos de Áudax, arzobispo de Toledo

  • 16  Es decir, Chindasvinto.

216(§1) Cuando regresó a su sede episcopal y se acercaba el vigésimo primer año desde que gloriosa y felizmente comenzó a regir su Iglesia, desde los tiempos de Sisenando y Chintila, reyes de los godos, de Tulga y de Suedo16, así como de Sisebuto, reyes de los godos, al cabo de pocos días se le presenta una dolencia. Al agravarse esta enfermedad, toda la ciudad de Cesaraugusta siente una gran turbación, pues se acercaba a su tránsito quien estaba destinado a alcanzar la gloria, y, ya cansado de las fatigas de este mundo, el Señor lo invitaba a gozar de los premios del cielo. Incluso los paganos, los judíos y los sarracenos decían : « ¿Por qué nos abandonas, padre? ¿En qué manos nos dejas en nuestra desolación? ». La multitud de paganos, judíos y cristianos, monjes y miembros de las otras órdenes religiosas, que día y noche acudieron a visitarlo y a velarlo fue tan grande como permitió la entrada de su casa y pudo acoger ésta. Durante todo el tiempo que pasó hasta que su alma lo abandonó, estuvo acompañados de coros que cantaban salmos.

217(§2) Pasó de este mundo al otro al amanecer del día del Señor, el sexto día antes de las calendas de abril, en brazos de Áudax, arzobispo de Tarragona, y de algunos otros obispos, y un gran pesar se extendió por toda la ciudad. Recibió digna sepultura en la iglesia de Santa María la Mayor, al pie del altar del apóstol Santiago, que él mismo había hecho construir.

218Fin de la Vida de los santos Fulgencio, obispo, Hermenegildo, rey, Braulio, Isidoro, obispo, Leandro y Recaredo, rey. Gracias sean dadas a Dios, que dio buen inicio a esta labor y buen fin.

219Fin.

Haut de page

Bibliographie

Díaz : M.C. Díaz y Díaz, Index Scriptorum Latinorum Medii Aevi Hispanorum, 2 vols., Salamanca : Universidad de Salamanca, 1958-1959 (Acta Salmanticensia, Filosofía y Letras, 13,1-2).

Fuentes antiguas. Abreviaturas y ediciones utilizadas

Adbreuiatio de uita sancti Isidori auctore anonymo, fortasse Hispalense, saec. xi (cpl 1215)
– Adbr. uit. Isid. ed. A.E. Anspach, in Taionis et Isidori noua fragmenta et opera, Madrid : Imp. de C. Bermejo, 1930 (Textos Latinos de la Edad Media Española, Sección segunda : Varia, 1), p. 57-64.

Ambrosius ep. Mediolanensis
– Ambr. apol. Dau.
Apologia Dauid altera (cpl 136), ed. C. Schenkl, in Sancti Ambrosii Opera. Pars II qua continentur libri De Iacob, De Ioseph, De patriarchis, De fuga saeculi, De interpellatione Iob et David, De apologia prophetae David, De Helia, De Nabuthae, De Tobia, Pragae-Vindobonae-Lipsiae : Tempsky, 1897 (reimp. New York-London, 1962) (csel 32,2), p. 359-408.
– Ambr. in Luc.
Expositio Euangelii sec. Lucam (cpl 143), ed. M. Adriaen, in Sancti AmbrosiiMediolanensis Opera. Pars IV: Expositio Euangelii secundum Lucam, Fragmenta in Esaiam, Turnhout : Brepols, 1957 (ccsl 14), p. 1-400.

Anastasius Bibliothecarius
– Anast. Vit. Ioh.
Versio latina ‘Vitae Iohannis Eleemosynarii’ Leontii Neapolitani (cpg 7882, bhl 4388), ed. H. Rosweyde, Vitae Patrum. De vita et verbis seniorum libri X, historiam eremiticam complectentes, Antverpiae, 1615, p. 178-205 (= pl 73,337-384).

Augustinus ep. Hipponensis– Avg. serm.Sermones (cpl 284), - ed. S. Poque, Augustin d’Hippone. Sermons pour la Pâque. Introduction, texte critique, traduction et notes, Paris : Cerf, 1966 (Sources Chrétiennes, 116).

Pseudo-Aurelius Victor
– Ps. Avr. Vict. epit.
Libellus de uita et moribus Imperatorum breuiatus ex libris Sexti Aurelii Victoris, uulgo Epitome de Caesaribus, - ed. M. Festy, Paris : Les Belles Lettres, 1999 (Collection des Universités de France).

Bernardus Claraeuallensis
– Bern. Clar. cons.
De consideratione libri v, - edd. J. Leclercq.-H.M. Rochais, in Sancti Bernardi Opera, vol. 3 : Tractatus et opuscula, Romae : Edizioni Cistercensi, 1963, p. 393-493.
– Bern. Clar. epist.
Epistulae, edd. J. Leclercq.-H.M. Rochais, in SanctiBernardi Opera, vols. 7-8, Romae : Edizioni Cistercensi, 1974-1977.
– Bern. Clar. sent.
Sententiae, edd. J. Leclercq.-H.M. Rochais, in SanctiBernardi Opera, vol. 6,2 : Sermones III, Romae : Edizioni Cistercensi, 1972, p. 7-255.
– Bern. Clar. serm.
Sermones de diuersis, edd. J. Leclercq.-H.M. Rochais, in SanctiBernardi Opera, vol. 6,1 : Sermones III, Romae : Edizioni Cistercensi, 1970, p. 73-406.

Cassianus abbas Massiliensis
– Cassian. conl.
Conlationes (cpl 512), - edd. M. Petschenig.-G. Kreuz, Wien : Österreichischen Akademie der Wissenschaften, 20042 (csel 13).

Chronica Muzarabica anno 754 auctore anonymo (Díaz 397)
– Chron. Muz.
ed. J. E. López Pereira, Crónica Mozárabe de 754. Edición crítica y traducción, Zaragoza : Anúbar, 1980 (Textos Medievales, 58).

Chronica Naierensis auctore anonymo saec. xii (Díaz 996)
– Chron. Nai.
ed. J.A. Estévez Sola, Turnhout : Brepols, 1995 (cccm 71A).

Corpus orationum
– Corp. orat.
edd. E. Moeller.-J.M. Clément.-B. Coppieters’t Wallant, Turnhout : Brepols, 1992-1999 (ccsl 160-160J).

Gerardus II, prior Grandimontensis septimus (a. 1188-1189)
– Gerard. concl. uit. Steph.
Conclusio uitae Stephani Muretensis (bhl 7904), - ed. J. Becquet, Scriptores ordinisGrandimontensis, Turnhout : Brepols, 1968 (cccm 8), p. 319-333.

Gregorius ep. Iliberritanus
– Greg. Ilib. tract.
Tractatus XX Origenis de libris SS. Scripturarum (cpl 546), - ed. V. Bulhart, in Gregorii Iliberritani episcopi quae supersunt, Turnhout : Brepols, 1967 (ccsl 69), p. 3-146.

Gregorius Magnus
– Greg. M. dial.
Dialogorum libri IV (cpl 1713), ed. A. de Vogüé, Grégoire le Grand. Dialogues, 2 vols., Paris : Cerf, 1979-1980 (Sources Chrétiennes, 260, 265).
– Greg. M. epist.
Registrum epistularum (cpl 1714), ed. D. Norberg, Turnhout : Brepols, 1982 (ccsl 140-140A).
– Greg. M. moral.
Moralia siue Expositio in Iob (cpl 1708), ed. M. Adriaen, Turnhout : Brepols, 1979-1985 (ccsl 143-143B).

Guillelmus Duranti senior, dictus ‘Speculator
– Gvillel. Dvr. ration.
Rationale diuinorum officiorum, edd. A. Davril.-Th. Thibodeau.-B.-G. Guyot, Turnhout : Brepols, 1995-2000 (cccm 140-140B).

Hieronymus presbyter
– Hier. adu. Helu.
Aduersus Heluidium de Mariae uirginitate perpetua (cpl 609), - ed. D. Vallarsi, in Sancti Eusebii Hieronymi Stridonensis presbyteri Opera omnia post monachorum ord. S. Bened. e congreg. S. Mauri recensionem denuo ad Mss. codices Romanos, Ambrosianos, Veronenses, aliosque, nec non ad priores editiones castigata, quibusdam ineditis monumentis, aliisque S. Doctoris lucubrationibus, seorsum tantum antea vulgatis aucta, notis, et observationibus continenter illustrata studio ac labore Dominici Vallarsii Veronensis presbyteri, opem ferentibus aliis in eadem civitate literatis viris, et praecipue March. Scipione Maffeio, 11 vols., Venetiis, 1766-17712 (Veronae, 1732-17421) : vol. 2, 1767, cols. 205-230 (= pl 23,193-216).
– Hier. nom. hebr.
Liber interpretationis hebraicorum nominum (cpl 581), - ed. P. de Lagarde, in S. Hieronymi presbyteri Opera. Pars I : Opera exegetica, 1, Turnhout : Brepols, 1959 (ccsl 72), p. 59-161.
– Hier. quaest. hebr. in gen.
Liber quaestionum hebraicarum in Genesim (cpl 580), - ed. P. de Lagarde, in S. Hieronymi presbyteri Opera. Pars I: Opera exegetica, 1, Turnhout : Brepols, 1959 (ccsl 72), p. 1-56.

Iohannes Hymmonides, diaconus Romanus
– Iohan. uit. Greg.
Vita Gregorii I Papae (bhl 3641-3642), - ed. Sancti Gregorii Papae I, cognomento Magni, Opera Omnia, ad manuscriptos codices Romanos, Gallicanos, Anglicanos emendata, aucta, et illustrata notis. Studio et labore Monachorum Ordinis Sancti Benedicti, e Congregatione Sancti Mauri, 4 vols., Parisiis, 1705 : vol. 4, cols. 19-188 (= pl 75,59-242).

Ildephonsus ep. Toletanus
– Ildeph. uir. ill.
De uiris illustribus (cpl 1252), - ed. C. Codoñer, El «De uiris illustribus» de Ildefonso de Toledo. Estudio y edición crítica, Salamanca : Universidad de Salamanca, 1972 (Acta Salmanticensia, Filosofía y Letras, 65), p. 110‑134.

Ps-Ildephonsus ep. Toletanus
– Ps.-Ildeph. serm. Mar.
Sermo in diem s. Mariae (cpl 1251), - ed. E. Flórez, España Sagrada, vol. 5, Madrid, 1750, p. 490-494 (= pl 96,280-283)17.

Isidorus ep. Hispalensis
– 
Isid. Goth.
De origine Gothorum, Historia Vuandalorum, Historia Sueborum (cpl 1204), ed. C. Rodríguez Alonso, Las Historias de los Godos, Vándalos y Suevos de Isidoro de Sevilla. Estudio, edición crítica y traducción, León : Centro de Estudios e Investigación San Isidoro, 1975 (Fuentes y Estudios de Historia Leonesa, 13), p. 168‑320.

Rodericus Ximenius de Rada
– Roder. Xim. hist.
Historia de rebus Hispanie siue Historia Gothica (Díaz 1241), ed. J. Fernández Valverde, Turnhout : Brepols, 1987 (cccm 72).

Rufinus Aquileiensis presbyter
– 
Rvfin. hist.
Versio latina ‘Historiae Ecclesiasticae’ Eusebii Caesariensis (cpg 3495) cum additamentis, id est: Prologus in libros Historiarum Eusebii (cpl 198k) et Continuatio Eusebii Historiarum (sc. libri X-XI), - ed. Th. Mommsen, in E. Schwartz.-Th. Mommsen, Eusebius Werke, vol. 2,1-2 : Die Kirchengeschichte, Leipzig : Hinrichs, 1903-1908 (Zweite, unveränderte Auflage, F. Winkelmann [ed.], Berlin : Akademie Verlag, 1999) (Die griechischen christlichen Schriftsteller der ersten Jahrhunderte, n. F., Bd. 6,1-2).

Sacrae Scripturae seu Biblia sacra
– Abd. (Abdias), Act. (Acta Apostolorum), Am. (Amos), Apoc. (Apocalypsis), Dan. (Daniel), Deut. (Deuteronomium), Gen. (Genesis), Eccli. (Ecclesiasticus), Eph. (Epistula Pauli dEphesios), I-IV Esdr. (Libri Esdrae I-IV), Ex. (Exodus), Ez. (Ezechiel), Hab. (Habacuc), Hebr. (Pauli epistola ad Hebraeos), Iac. (Iacobi epistola), Ier. (Ieremias), Ioel, Ioh. (Euangelium sec. Iohannem), Ios. (Iosue), Is. (Isaias), Iud. (Liber Iudicum), Leu. (Leuiticus), Luc. (Euangelium sec. Lucam), I-II Mach. (Machabeorum Libri II), Malach. (Malachias), Marc. (Euangelium sec. Marcum), Matth. (Euangelium sec. Matthaeum), Mich. (Michaeas), Nah. (Nahum), Num. (Numeri), Os. (Oseas), I Petr. (Petri epistula prima), Prou. (Prouerbia Salomonis), Ps. (Psalmi), I-IV Reg. (Regum Libri I-IV), Rom. (Pauli epistola ad Romanos), Tit. (Pauli epistola ad Titum), Tob. (Tobias), Zach. (Zacharias)
edd. R. Weber.-B. Fischer.-I. Gribomont.-H.F.D. Sparks.-W. Thiele.-H.I. Frede.-R. Gryson, Biblia sacra iuxta vulgatam versionem, Stuttgart : Deutsche Bibelgesellschaft, 19944.

G. Sallustius Crispus
– Sall. Iug.
De bello Iugurthino, ed. L.D. Reynolds, C. Sallusti Crispi Catilina, Iugurtha, Historiarum fragmenta selecta, Appendix Sallustiana, Oxford : Oxford University Press, 1991 (Scriptorum Classicorum Bibliotheca Oxoniensis), p. 54-149.

Sulpicius Seuerus– Svlp. Sev. dial.
Dialogorum libri III (cpl 477), ed. J. Fontaine, Sulpice Sévère. Gallus. Dialogues sur les « vertus » de saint Martin, Paris : Cerf, 2006 (Sources Chrétiennes, 510).
– Svlp. Sev. epist.
Epistulae III (cpl 476), - ed. J. Fontaine, Sulpice Sévère. Vie de saint Martin, vol. 1, Paris : Cerf, 1967 (Sources Chrétiennes, 133), p. 316-344.
– Svlp. Sev. Mart.
Vita Martini Turonensis (cpl 475), ed. J. Fontaine, Sulpice Sévère. Vie de saint Martin, vol. 1, Paris : Cerf, 1967 (Sources Chrétiennes, 133), p. 248-316.

Symbolus fidei Nicaena ex recensione in Collectione Hispana (cpl 1790) tradita
– Symb. Nic.
ed. G. Martínez Díez.-F. Rodríguez, La Colección Canónica Hispana. V. Concilios Hispanos: Segunda parte, Madrid : CSIC, 1992 (Monumenta Hispaniae Sacra, Serie Canónica, 5), p. 66-67, lín. 185-202.

Tractatus contra Iudaeos auctore anonymo, saec. xiii (Díaz 1214)
– Tract. c. Iud.
ed. J.Mª. Millás Vallicrosa, ‘Un tratado anónimo de polémica contra los judíos’, Sefarad 13 (1953), p. 3-34 : p. 10-3418.

P. Vergilius Maro
– Verg. ecl.
Eclogae siue Bucolica, ed. R.A.B. Mynors, in P. Vergili Maronis Opera, Oxford : Oxford University Press, 1969 (Scriptorum Classicorum Bibliotheca Oxoniensis), p. 1-28.

Pseudo-Vigilius Thapsensis
– Ps. Vigil. Thaps. c. Varim.
Opus contra Varimadum Arianum (cpl 364), ed. B. Schwank, in Florilegia Biblica Africana saec. : Contra Varimadum, Solutiones, Testimonia, De Trinitate, Turnhout : Brepols, 1961 (ccsl 90), p. 1-134.

Vita s. Isidori auctore anonymo, fortasse Legionense, saec. xi-xii (bhl –, Díaz –)
– Vita IIsid.
ed. J.C. Martín, in Scripta de vita Isidori Hispalensis episcopi : Braulionis Caesaraugustani episcopi Renotatio librorum domini Isidori ; Redempti clerici Hispalensis Obitus beatissimi Isidori Hispalensis episcopi ; Vita sancti Isidori ab auctore anonymo saeculis xi-xii exarata, Turnhout : Brepols, 2006 (cc sl 113B), p. 405-412.

Vita s. Isidori auctore anonymo Legionense, canonico monasterii s. Isidori Legionensis, saec. xii-xiii (cpl 1214)
– Vita II Isid.
ed. in Acta Sanctorum Aprilis collecta, digesta, illustrata, a Godefrido Henschenio et Daniele Papebrochio e Societate Iesu. Tomus I. quo priores x dies continentur, Antverpiae, 1675, p. 330-351 (= pl 82,19-53).

Haut de page

Notes

1  Sobre esta obra y el manuscrito que la transmite, vid. Jose Carlos Martín, « Las composiciones en honor de san Braulio y de la basílica del Pilar del códice Paris, BnF, lat. 2277 : autoría, datación y finalidad », in : A.A. Nascimento y P.F. Alberto (edd.), iv Congresso Internacional de Latim Medieval Hispânico (Lisboa, 12-15 de Outubro de 2005). Actas, Lisboa : Centro de Estudos Clássicos - Faculdade de Letras de Lisboa, 2006, p. 639-649 ; e Id., « La Vita ss. Leandri, Isidori, Fulgentii et Braulionis (bhl 4810) : estructura, contenido y fuentes », in : Gregorio Hinojo Andrés y José Carlos Fernández Corte (edd.), Munus quaesitum meritis. Homenaje a Carmen Codoñer, Salamanca : Universidad de Salamanca, 2006, p. 561-569. Sobre Braulio de Zaragoza, vid. Jose Carlos Martín, Scripta de vita Isidori Hispalensis episcopi : Braulionis Caesaraugustani episcopi Renotatio librorum domini Isidori ; Redempti clerici Hispalensis Obitus beatissimi Isidori Hispalensis episcopi ; Vita sancti Isidori ab auctore anonymo saeculis xi-xii exarata, Turnhout : Brepols, 2006 (ccsl 113B), p. 15-91.

2  Alusión al Concilio II de Toledo, presidido por Montano de Toledo, y celebrado en 531, aunque en los manuscritos aparece fechado en el a. 527, es decir, 62 años antes que el Concilio III de Toledo. La lectura xlª. duo de nuestro texto es un error, en la fuente se lee: lxii anni.

3  Hoy, Chieti.

4  Hoy, Todi.

5  Hoy, Canosa.

6  Hoy, Narni.

7  Hoy, Piacenza.

8  Hoy, Porto Baratto (Toscana).

9  Hoy, Otricoli (Rieti).

10  Tifernum Tiberinum, hoy Città di Castello.

11  Hoy, Écija.

12  Esto es : del bautismo.

13  Es, sin duda, la iglesia de Santa María de las Santas Masas, hoy Santa Engracia.

14  Es decir, Chindasvinto.

15  Es decir, Sigüenza.

16  Es decir, Chindasvinto.

17  Otra edición, inferior : Juan Francisco Rivera Recio, ‘San Ildefonso de Toledo, autor de un Sermón de filiación dudosa’, Revista Española de Teología 6 (1946), p. 573-588, p. 575-580.

18  Otra edición, que no mejora la precedente : Josep Hernando, ‘Tractatus aduersus Iudaeos. Un tratado anónimo de polémica antijudía (s. xiii)’, Acta Historica et Archaeologica Mediaevalia 7-8 (1986-1987), p. 9-77, p. 26-76. Una nueva edición de este mismo texto, elaborada por quien escribe estas líneas, ha sido aceptada para su publicación por la Revue des Études Juives.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jose Carlos MARTÍN, « Vita ss. Leandri, Isidori Hispalensis, Fulgentii Astigitani et Braulionis Caesaraugustani ep. (BHL 4810) », e-Spania [En ligne], 4 | décembre 2007, mis en ligne le 13 août 2009, consulté le 31 mars 2017. URL : http://e-spania.revues.org/2452 ; DOI : 10.4000/e-spania.2452

Haut de page

Auteur

Jose Carlos MARTÍN

jocamar@usal.es, Dpto. de Filología Clásica, Universidad de Salamanca

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org