Navigation – Plan du site
Des bureaucraties au service des cours. Administrateurs et gestion des affaires curiales dans la Péninsule ibérique aux derniers siècles du Moyen Âge

El modelo administrativo de la Corte de Fernando el Católico. Cambios y permanencias en la gestión cortesana de la Corona de Aragón

Germán Gamero Igea

Résumés

Ce travail porte sur la structure des bureaux administratifs de la Cour de Ferdinand le Catholique. Il s’inspire des liens qui, selon la définition des Ordinacions de Pedro IV, existent entre le Maestre Racional (auditeur des comptes), l’Escribano de Ración (administrateur) et le Tesorero General (payeur). Il offre donc une vue d'ensemble qui essaie de montrer, en général, la dynamique du fonctionnement de la Cour. À cet égard, il met l'accent sur la tradition héritée des Trastamare aragonais et sur les particularités présentées par l'entourage du Roi Catholique après l'union matrimoniale avec Isabelle de Castille.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1En las bambalinas del poder, construyendo los pilares del sistema monárquico y su desarrollo. Es ahí donde se encuentran los protagonistas del presente trabajo. Por su carácter estructural, tal vez menos reluciente pero siempre presente en la escena cortesana. Ellos nos permitirán conocer las condiciones materiales de ese complejo mundo. El estudio de sus modificaciones, la respuesta de los cortesanos a ellas y el grado de flexibilidad de ambos puede ayudarnos a entender un poco mejor lo que supuso el servicio regio para esta generación de cortesanos.

  • 1  Marina MITJÀ, “Procés contra els consellers, domestics i curials de Joan I, entre ells Bernat Met (...)
  • 2  Para otras historiografías es recomendable la lectura de obras tan relevantes como Bertram Percy W (...)
  • 3  Sobre dicho tema, la producción bibliográfica es realmente importante, y puede subdividirse en muy (...)
  • 4  En este sentido son de obligada referencia cualquiera de los estudios del profesor Miguel Ángel La (...)
  • 5  Nos referimos a obras tan conocidas como Antonio DE LA TORRE y Engracia Alsina DE LA TORRE, Cuenta (...)
  • 6  M. Á. LADERO QUESADA, “Actividades de Luis de Santángel en la corte de Castilla”, Historia. Instit (...)
  • 7  No tanto para los restos documentales albergados en el Archivo General de Simancas mucho menores c (...)

2Ya los textos medievales reflejan una cierta preocupación de los hombres del poder por el control de gasto regio, y la historiografía, por su parte, se ha acercado a los momentos en los que esa preocupación resulta más evidente1. Sin embargo las cortes de príncipes y soberanos son un objeto relativamente reciente para la investigación histórica, más aún para el caso hispano y en concreto para su medievalismo2. Para los antiguos territorios de la Corona de Aragón existen numerosos y muy buenos trabajos sobre la gestión del patrimonio regio, si bien (salvo con excepciones) mayoritariamente desde la óptica de los reinos, y sobre todo atendiendo a su papel en el proceso dialéctico entre los afanes absolutistas y pactistas que se observan en el seno de su sociedad política3. Algo semejante ocurre en los estudios sobre Castilla, donde diferentes obras muestran la importancia de la fiscalidad, sobre todo desde época Trastámara, en la configuración de su Estado monárquico4. En este sentido, el avance historiográfico sobre temas relacionados con la Monarquía, ha propiciado que hoy en día contemos con algunas obras realmente útiles a la hora de analizar la administración curial. Los títulos para ambas coronas son muy abundantes, si bien permítaseme citar tan sólo estudios clásicos como los de Antonio de la Torre o Amalia Prieto Cantero, cuya labor sigue completándose hoy en día bajo nuevas perspectivas5. Para el caso de la Corte fernandina la bibliografía específica puede remitirnos a muy buenos trabajos sobre algunos administradores sin duda muy conocidos6. Pero para adentrarnos en un estudio minucioso del funcionamiento de la administración cortesana del Rey Católico era necesario trabajar con los fondos conservados en el Archivo de la Corona de Aragón7. Al relleno de esta laguna es a lo que aspira este trabajo. Para ello téngase en cuenta que la imagen que nos muestran estas fuentes es, curiosamente, la opuesta a la ofrecida por el Archivo General de Simancas. Así, si éste alberga como principales fondos los libros de la tesorería, para el caso del archivo aragonés lo que destacan son los libros de las oficinas administrativas (no pagadoras) de la Escribanía de Ración y del Maestre Racional. Con la combinación de ambos tipos documentales esperamos poder formular un esquema del funcionamiento de la Corte regia en una época caracterizada por la colaboración y la autonomía de cada una de las coronas.

Mutatis mutandi. La (relativa) flexibilidad del Maestre Racional

  • 8  Sobre las distintas oficinas y sus funciones, nos remitimos directamente al texto original del sob (...)
  • 9  Véase a este respecto documentación como el volumen K-45 conservado en la colección Salazar y Cast (...)
  • 10  Un estudio sobre los oficiales de Juan de Navarra puede verse en María Isabel OSTOLAZA ELIZONDO, “ (...)
  • 11  Sobre la incorporación de este oficio y sus modificaciones con respecto a la tradición siciliana, (...)

3A la hora de abordar el esquema administrativo de la Corte de Fernando II lo primero que sorprende es la fuerza de las reformulaciones sobre el texto ideal de las Ordinacions8. Dicho proceso no fue desde luego propio de su reinado, y considerar este texto como una imagen estática de la Corte aragonesa hoy en día es cuanto menos arriesgado9. Así, los cambios que se expondrán a continuación tienen su precedente en las modificaciones de las generaciones anteriores10. El Maestre Racional y su labor en la fiscalización del gasto fue un sujeto predilecto a este respecto. Seguramente esta situación se debe a que era una figura extraña a la Corte castellana, de donde los Trastámaras provenían. Pero no deja de ser interesante que, además, se trate de una figura incorporada a la tradición aragonesa desde sus territorios sicilianos, situación que pudo ayudar a dicha volatilidad11.

  • 12  Sobre dicha evolución, además de las obras ya citadas, puede destacarse Beatriz CANELLAS ANOZ, “De (...)
  • 13  Sobre ciertas modificaciones en su funcionamiento interno como fiscalizador del patrimonio real, v (...)
  • 14  Archivo de la Corona de Aragón [en adelante ACA], Real Patrimonio [RP], Maestre racional [MR] 939, (...)
  • 15  En concreto Juan de Exea se encuentra confirmado, con la misma fecha (2-VI-1472) en el volumen ACA (...)
  • 16 ACA, RP, MR 939, fol. 167r°.
  • 17  ACA, RP, MR 838, fol. 62vº.

4Las modificaciones más conocidas para esta oficina son sin duda las llevadas a cabo por Alfonso V. La división de su unicidad primero y las reformulaciones que se llevaron a cabo después (tanto en Nápoles como en el conjunto de la Corona de Aragón) han sido puestas ya en claro y su repercusión valorada para los diferentes territorios12. Para el siguiente reinado conocemos poco de su situación (como para otras tantas facetas de la Corte de Juan II)13. Sin embargo, parece que debió de conservarse la última de las novedades del Magnánimo, reafirmando la presencia de un Maestro Racional General. Dicha postura la podemos confirmar gracias a los registros de su hijo. Aun siendo príncipe, Fernando confirmó en dicho cargo a Luis de Setantí en 1473 (entendemos que en la Corona de Aragón, no en su Corte particular)14. En el entorno de quien llegó a ser Rey Católico, destacan en este mismo oficio los aragoneses Juan de Exea, en 1472, y Mosén Juan de Granada en 151115. Sin embargo entre ambas fechas se observa un vacío en el que podemos observar algunas modificaciones propias de la situación del reinado conjunto de Isabel y Fernando y que nos introducen en el dinamismo en la reformulación de los oficios cortesanos de esta época. Nos referimos al ascenso de la Mayordomía y a su influencia en la figura del Maestro Racional. Este ascenso se debe, en buena medida a que el traspaso de caudales entre Castilla y Aragón siguió los esquemas castellanos, como veremos más detalladamente. Ello, unido a la convivencia de los dos grupos humanos, elevó a favor del Mayordomo el equilibrio ideado en las Ordinacions, por lo menos desde un punto de vista simbólico. Dicho cambio puede observarse al menos desde 1477, momento en el que tenemos una confirmación de Ramón d’Espés como “Mayordomo y Presidente del oficio de Maestro Racional General”16. Sin embargo hay que tener en cuenta que Espés fue Mayordomo Mayor por lo menos desde 1464, por lo que estas atribuciones pueden remontarse a épocas anteriores en las que fue necesario poner a un mismo nivel los oficios cortesanos fernandinos e isabelinos. Es curioso destacar, además, el hecho de que el cargo se ideó como hereditario, pasando a su hijo, también llamado Ramón, que figura como contino de su Casa desde 147517.

  • 18  Sobre la posición de Chacón en esta doble vertiente cortesana y en especial en algunos aspectos re (...)

5¿Por qué estos sucesivos cambios en las oficinas del Maestro Racional? Consideramos que esta reformulación es fruto de la convivencia cortesana y que tiene un carácter ante todo simbólico (o representativo) en aras de lo que ocurre en Castilla. Así, la comparación con Gonzalo Chacón (Mayordomo Mayor y Contador Mayor de la reina) resulta inevitable18. Ambos personajes son en extremo cercanos a los monarcas desde su etapa como príncipes, legan a sus sucesores unos títulos que han conseguido con su lealtad y tienen, aunque sea en teoría, una gran capacidad de injerencia en los asuntos administrativos. Pero la influencia castellana no terminaría ahí, pues se debe tener en cuenta que la Mayordomía en la Corte del Rey Católico resultó bastante compleja. Para ello de nuevo debemos retomar la administración de los recursos económicos que desde Castilla se traspasaron a Aragón. Para caracterizar lo mejor posible la situación de esta familia, a medio camino entre la Mayordomía y el Maestre Racional hay que tener en cuenta el papel que los d’Espés tuvieron (o mejor, no tuvieron) en este proceso. Así, aunque ellos se establecieron en el vértice teórico de la Corte aragonesa bajo los propios mecanismos que ésta les ofrecía, no fueron los encargados de controlar el erario aragonés, tal y como se establecía en las Ordinacions. Además, tampoco fueron los responsables del ya mencionado trasvase de maravedíes hacia los oficiales fernandinos, pues dichas atribuciones quedaron reservadas a su mayordomo Enrique Enríquez por parte de Castilla, y a su tesorero por parte de Aragón.

6Surge por tanto una deformación a gran escala del papel del Mayordomo y del Maestre Racional en la Corte de Fernando II con arreglo a las diferentes vertientes de la administración cortesana. Sin embargo obsérvese el deseo de equilibrio en este juego de intereses, tanto en la posición de Castilla como la de Aragón. Igualmente quedó plasmado un esquema lo suficientemente ambiguo como para solucionar dos aspectos: el respeto a la tradición aragonesa y la equivalencia en la “cualidad” de los dos altos funcionarios de las cortes de Castilla y Aragón (Chacón y d’Espes). Si tenemos en cuenta que ninguno de estos cortesanos empleó de una manera efectiva ni el poder de la Mayordomía ni el control fiscal que sus cargos les otorgaban, podemos concluir que esta primera modificación es de tipo honorífico, o simbólico. Sin embargo, la manera en la que se llevó a cabo nos aporta una pista sobre el resto de las modificaciones que tendremos ocasión de ver: la fuerza del sistema administrativo aragonés durante el reinado de Fernando II y la necesidad de colaborar con el sistema castellano.

Tesorería General y Escribanía de Ración como motoresde la de la práctica administrativa

7Frente a los cambios sufridos en la estructura del Maestre Racional, las modificaciones en la Tesorería General y en la Escribanía de Ración nos animan a pensar que estos cuadros intermedios fueron los más estables en la Corte fernandina. Con diferencias en función de su distinta naturaleza, ambos grupos aparecen como los pilares administrativos que, sabiendo adaptarse a las diferentes situaciones surgidas durante el reinado, dieron estabilidad y continuidad a la gestión de la Corte aragonesa.

La labor de la Tesorería General

8El análisis de la posición de la Tesorería General nos permite encuadrarla a medio camino entre los cambios del Maestro Racional y la mayor estabilidad del Escribano de Ración. Para caracterizar dicha situación deberían considerarse al menos tres aspectos: el primero, la pérdida de control de ciertas partidas de gasto como consecuencia de las libranzas castellanas a oficiales “menores” como puede ser el cerero, caballerizo, o despensero; en segundo lugar (tal vez como contrapartida) el control de los capitales de Castilla en lo referente al pago de oficiales; y por último la dimensión personal en el desarrollo de las tareas de la oficina, tanto que el origen “profesional” y familiar de los ayudantes de la tesorería se entremezclaron a la hora de definir puestos y responsabilidades dentro del grupo.

  • 19  M. Á. LADERO QUESADA, La hacienda Real... Las referencias archivísticas que se deberían de tener e (...)
  • 20  Así, las partidas son las mismas que las destinadas a la Reina Católica cuando se conocen de ella (...)
  • 21  Dicha fiscalización del gasto se conserva en AGS, Contaduría Mayor de Cuentas [en adelante CMC] (1 (...)

9En cuanto al primero de los aspectos mencionados, debemos tener en cuenta los datos y la documentación referida por el profesor Ladero Quesada19. Gracias a ellos sabemos que ciertas partidas de gasto (que no deben entenderse como totales sino como una contribución castellana a los gastos de la Corte regia) estaban destinadas directamente a los oficiales fernandinos, sin que éstos tuvieran que pasar por el Tesorero, y por tanto, tampoco por el Escribano de Ración. Es un aspecto ciertamente sorprendente pues, aunque los oficiales pertenecían al séquito aragonés, en la gestión de las partidas castellanas actúaban dentro de la administración de esta Corona. Mientras, para los gastos realizados en moneda aragonesa (o los cinco millones de maravedíes que se dan al Tesorero para el gasto de la Corte real), siguen el esquema aragonés20. Además, quedaría por determinar la fiscalización de dichas partidas, ante lo cual sólo podemos conjeturar que seguirían una vía castellana de la que no hemos podido encontrar testimonios documentales más allá de las cuentas del caballerizo tras la muerte de Fernando, que permiten pensar que ese era el procedimiento habitual21.

  • 22  Su colaboración, en calidad de dicho cargo, se observa ya en los propios registros de la Escribaní (...)

10En todo este procedimiento sólo existe una excepción: el pago de las quitaciones. En este caso la Tesorería adquirió un peso mucho mayor. Inicialmente dicha partida de gasto aparece reflejada en la documentación bajo los mismos parámetros que el resto. Sin embargo si analizamos los receptores de la misma observamos ciertas peculiaridades. Existen dos formas en las que aparecen estas libranzas: dirigidas a Antón Ruiz (nombrado como contador de la despensa y raciones, a la usanza castellana) o directamente al Tesorero. Pero en realidad la asignación se realizaba siempre a la Tesorería. Pensamos de esta manera, en tanto que Antón Ruiz es uno de los fieles colaboradores de Fernando II como “escribano y ayudante” de dicha oficina22. No parece existir, por tanto, un oficial encargado de las raciones y quitaciones en Aragón, sino simplemente una adecuación de la terminología castellana que deja de ser necesaria cuando el oficial es el Tesorero General. En el apartado referido a la Escribanía de Ración explicaremos las razones por las que consideramos que no se dio este paso, y cómo se administraron estos caudales. Conformémonos por el momento en remarcar la ruptura que supondría una opción diferente en el esquema organizativo aragonés, y la resistencia que tales cambios habrían supuesto en el seno de la Corte.

  • 23  Sobre lo menudo del gasto, puede destacarse el hecho de que pocas veces las partidas superan el me (...)
  • 24  Sobre el cargo del Escribano de Ración, su gestión administrativa y la documentación en teoría pro (...)
  • 25  S. FABREGAT BARRIOS, op. cit., p. 131. Para el caso aragonés, esto se observa en las notas margina (...)

11En cualquier caso, esta manera de dividir el gasto cotidiano (en función de los oficiales menores) se acerca a otros aspectos en los que hemos podido comprobar cambios en el sistema de administrar el dinero en la realidad cotidiana23. Así, sabemos que tras la creación del pertinente albalá por parte del Escribano de Ración, correspondía a la Tesorería librar el montante indicado24. Para el caso de la Corte de Fernando sabemos que dicho proceso se completa con la intermediación de determinados cortesanos (normalmente los oficiales responsables de sus respectivos grupos o “departamentos” en situaciones de normalidad administrativa, o familiares y amigos en otros momentos), entre un oficial y otro, consiguiéndose así una agilización del cobro25. Este proceso lo observamos tanto en la compra de bienes como en el pago de quitaciones y suponemos que es una herramienta muy extendida en las cortes ibéricas, tal y como demuestran los registros de Isabel la Católica. Un ejemplo de ello es la posición del Caballerizo Mayor como intermediario entre el tesorero y los miembros de su “departamento”, tal y como demuestran las cuentas del tesorero Baeza.

  • 26  Sobre la confusión entre la figura del mercader-financiero en la Corona de Aragón, véase David IGU (...)
  • 27  Nótese que es la tercera persona que aparece en este trabajo con el mismo apellido. Por lo común d (...)

12Por último, nos gustaría detenernos en la dimensión personal de la Tesorería, ejemplo de otras múltiples situaciones que surgen en el séquito de Fernando II, si bien con ciertas peculiaridades. En este sentido, es de sobra conocido que los Sánchez (al igual que los Santángel) cumplen el prototipo de conversos financieros a la par que mercaderes, y que esta última distinción (financiero/mercader), al menos en el entorno regio es muy difusa26. Bajo estas dos características se entiende que las redes familiares, propias de muchos oficios cortesanos, gozasen en este caso de la peculiaridad de su carácter converso, y que, por otro lado, una parte del abastecimiento regio proviniese de los propios integrantes de la Tesorería (en concreto bajo la coordinación de Simón y Sancho Ruiz, familiares de Gabriel Sánchez27). Dicha posición, que se complementa con la actuación de otros oficiales de la Tesorería (por ejemplo, los regentes delegados en cada territorio) dio un valor añadido a este grupo, lo que puede explicar, en parte, ciertas dinámicas políticas.

13Por todo ello no podemos sino considerar a la Tesorería General como un aparato extremadamente sensible a la voluntad regia. Su carácter más inmediato en cuanto pagador, así como los problemas de liquidez de la Corte (propios de todos los séquitos señoriales, y matizados por el trasvase ente la administración castellana y aragonesa) hicieron que el papel del Tesorero resultase fundamental en el engranaje de la Corte fernandina, comprendiendo la necesidad y preocupación regia por su correcto funcionamiento.

Las oficinas del Escribano de Ración y la gestión castellano-aragonesa

  • 28  Es el caso del sistema seguido en la Casa de Alba, con fuertes conexiones con Fernando II y en gen (...)

14No cabe duda que la Escribanía de Ración fue considerada por los monarcas aragoneses como la base del sistema de gestión de sus asuntos cortesanos. Esta posición le llevó a un prestigio tal que incluso pueden observase algunas imitaciones de este sistema en el reino castellano28. Para el reinado del Rey Católico esta situación se mantuvo, siendo los Santángel no sólo titulares de dicho oficio sino, al igual que los Sánchez, que disfrutaban de la gracia regia. En lo que se refiere al sistema administrativo, todo ello se plasmó en el mantenimiento de la Escribanía de Ración como pilar del proceso de gestión, teniendo un carácter relativamente inamovible en el complicado cuadro surgido con la interacción de las dos coronas.

  • 29  Por supuesto también existen referencias de pago con otras monedas de la Corona de Aragón, pero de (...)

15Parece ahora, por tanto, el momento oportuno para volver a la gestión de las libranzas relacionadas con el pago de raciones que se enviaban desde Castilla, que ya hemos comentado desde la óptica de la Tesorería General. Para ello tengamos en cuenta que, acorde con la tradición de la Escribanía, la moneda de cuenta empleada era predominantemente el sueldo barcelonés29. Sin embargo en el reinado fernandino destaca la presencia del maravedí que, sin poder ponerse al mismo nivel, fue también muy elevada. En un intento por cuantificar el empleo de dicha moneda y aclarar el porqué de su uso (que nos parece más contable que real), nuestras investigaciones nos llevaron a cruzar los datos ofrecidos por los volúmenes del Archivo de la Corona de Aragón con las nóminas del Archivo General de Simancas. Fruto de dicho contraste observamos cómo las cantidades en uno y otro se correspondían con una gran exactitud, aportando además datos sugerentes para la comprensión de la interacción de las dos cortes.

  • 30  En lo referente a la importancia de la Capilla, tanto por la calidad de sus conclusiones como por (...)
  • 31  Así lo demuestran estudios como los de D. NOGALES RINCÓN, op. cit., p. 497; también la documentaci (...)
  • 32  Es el caso de Juan Texen, Pedro López de Padilla, Rodrigo Sánchez de Mercado, Don Diego de Ribera (...)
  • 33  Sobre su colaboración, sobre todo económica, pueden verse las referencias a pagos suyos en los lib (...)

16Así por ejemplo, ese millón (o millón y medio, dependiendo de las épocas) de maravedíes que las nóminas castellanas atribuyen al pago de oficiales del rey en las épocas iniciales de la diarquía tiene un patrón de gasto en oficiales muy concretos. En primer lugar (cuantitativamente), se encontraría el grupo de los “capellanes y cantores”, atabaleros y trompetas de la Corte. Su presencia resulta interesante desde diferentes puntos de vista. En primer lugar, por el empleo de los recursos castellanos en el aparato de representación de la majestad real dentro de la Corte de Fernando. Nos parece muy significativo de la concepción del papel de Castilla en este aporte económico, así como de la importancia de este gasto en sí para dicha administración30. Por otro lado, la participación monetaria de Castilla en la Capilla regia, nos parece que también puede ayudarnos a entender la relación del servicio litúrgico con este grupo. Partimos de la base de que las capillas de ambos monarcas permanecieron separadas a lo largo del reinado de los Reyes Católicos31. Sin embargo estas referencias, junto con otras (como las referencias al servicio del rey en las Ordenaciones de la Capilla de 1486, la evolución en el nombramiento de capellanes entre el reinado conjunto de los Reyes Católicos y el periodo de gobierno en solitario de Fernando, o el paso de algunos clérigos a la capilla de Fernando tras la muerte de la reina32) hacen pensar en una colaboración más profunda de la pensada hasta ahora. De la misma manera también la presencia creciente de Alonso Cortés, Sacristán Mayor, en la Corte de la Reina Católica indican que esta colaboración fue bidireccional formándose un grupo que, en lo personal, se adelantaría a las reformas institucionales que se produjeron en época Habsburgo33.

  • 34  La cuestión del aposentamiento es desde luego compleja por las interacciones de la corte con su es (...)
  • 35  Sobre la antigüedad de esta práctica es difícil concretar fechas precisas, debido a la desigual in (...)

17Pero no sólo los pagos a la Capilla son en maravedíes. En segunda posición destacan también otros grupos como los aposentadores, los físicos del rey, los monteros y los cazadores. Sin ser oficiales que tengan muchos aspectos en común, sí sorprende comprobar cómo de ellos se infiere un carácter mediador de responsabilidades recíprocas entre el Rey y el Reino. Además es interesante tener en cuenta que aposentadores y físicos (junto con otros oficiales, como los del consejo, por ejemplo), tenían un pago diferenciado en la Corona de Castilla, según se desprende de las relaciones de nóminas conservadas en el Archivo General de Simancas. Igualmente, aposentadores y monteros son oficiales muy presentes en el territorio, cada uno con sus peculiaridades, pero sin duda la constante presencia del rey en Castilla para los primeros, y el poder adquirido por el mismo para los segundos, permiten comprender que parte de la responsabilidad de dichos oficiales fuera asumida por las arcas castellanas34. Por último, para el caso de los cazadores (entendido en un sentido amplio, pues también se incluyen en este grupo halconeros, catarriberas, etc.), se infieren ciertas relaciones semejantes a lo que ocurría con los capellanes. En este sentido se debería de tener en cuenta el carácter simbólico y el papel de propaganda regia que juega el arte de la cetrería, para entender porqué también fue un grupo privilegiado por Castilla35.

  • 36  Téngase en cuenta que los datos contrastados se refieren al gasto registrado por los oficiales ara (...)

18En líneas generales estos fueron los oficiales que recibieron su pago por maravedíes, si bien faltaría por determinar el caso de algunos otros cortesanos, que de manera individual participaron también de la distribución de los maravedíes castellanos por medio del Escribano de Ración. Tal es el caso de pajes y continos36. Consideramos que la historiografía debe avanzar todavía más en la comprensión de estos grupos y su vinculación personal con el monarca, pues la lógica no parece fácil de discernir.

Epílogo: la administración castellana

19Hasta ahora hemos limitado este trabajo a los aspectos relacionados con la administración cortesana aragonesa y su evolución interna durante el reinado del Rey Católico. Sin embargo, no nos gustaría finalizar sin tener en cuenta el papel de la administración castellana en la gestión del séquito regio. El objetivo es doble, aunque entrelazado. Por un lado, nos gustaría mostrar algunas realidades que desde las oficinas aragonesas se pueden intuir, y por otra, someter a análisis la posibilidad de la existencia de una casa castellana de Fernando, ante las complejas situaciones que se crean y que hemos podido ir comprobando, pues esto serviría de refuerzo (o rechazo) de lo hasta ahora explicado.

  • 37  ACA, RP, MR 838, fol. 234r°-282r° e ibidem 840, fol. 181r°, respectivamente

20Desde las noticias que aporta la documentación aragonesa, no podemos obviar que en los registros del Escribano de Ración existen referencias a personas (por ahora hemos podido contabilizar catorce) que se cruzaron entre las administraciones de las dos Coronas. Dichos oficiales que pasan a ser pagados “por los libros de Castilla” (y que por tanto dejan de tener su ración y quitación en Aragón) son de lo más variado. Desde Isabel de Guillem, costurera, hasta Juan de Ayala, copero, se observa una disparidad en el peso cualitativo y en la cercanía al monarca. Sin embargo no es el único aspecto que les caracteriza. También su carácter reversible es un rasgo que nos gustaría destacar. Pueden provenir tanto de Castilla para dirigirse a Aragón como al contrario, y en ocasiones, como en el caso de Juan León y Luis Ladro (aposentador y contino respectivamente, al menos durante su servicio en la Corte aragonesa), podían hacer un recorrido de ida y vuelta37. De todas formas tampoco parece que este esquema tuviese que cumplirse obligatoriamente. Como ejemplo, tenemos los casos de los reposteros Martín de Baeza y Juan de Alfaro de los cuales sabemos que se trasladan a los “libros de Castilla” a principio de la década de los 80 y no volvemos a tener noticias de ellos en los registros aragoneses. La referencia a esta década no es inocente, pues puede observarse que la mayoría de las referencias que venimos comentando tuvieron lugar en ese arco cronológico, marcado por profundos cambios en el séquito regio y la necesidad de adaptarse a las necesidades políticas del momento.

  • 38 ACA, RP, MR 939, fol. 99v°.
  • 39 ACA, RP, MR 939, fol. 70v°.
  • 40 ACA, RP, MR 939, fol. 72v°.
  • 41  Sin embargo esta última anotación resulta bastante difusa y puede hacer referencia simplemente a u (...)

21Es de sobra conocido el dinamismo de la Corte de los Reyes Católicos, también en materia administrativa, lo que nos permitiría entender este proceso como un ensayo o una aportación propia de las necesidades del momento. Sin embargo el caso de Martín de Alarcón, da que pensar. Este oficial, para mayor complicación un contino, aparece en una confirmación de 1478, indicándose que “Cuenta desde el 1-VII-1470 que lo recibió por suyo [Fernando] en los libros de Castilla, a 50.000 mrs. cada año”38. Téngase en cuenta que el hecho parece relevante no sólo por lo antiguo de la referencia, sino también porque demostraría una práctica desde su etapa como « príncipes » de Castilla. A favor de esta hipótesis cabría considerar otros datos como el nombramiento de dos escribanos de las joyas de la cámara en Castilla en 1469 (de nuevo un Ruiz, y nada menos que Juan Ruiz39), o de dos “escribanos de Cámara, a Castela” en el 7240. Por último, el nombramiento de maestresalas, que sólo se realiza a partir de 1469, y concretamente el de Tristán de Villarroel del que se indica “con la quitación que tiene en Castilla”, podría reforzar esta idea41. Por tanto, no cabe duda de que la administración castellana controló, al menos parte de los servidores de los dos monarcas. Pero ¿Es esto suficiente para pensar que existió una casa castellana de Fernando?

22No parece que los datos de que disponemos actualmente hablen en esta dirección sino en la contraria. Los personajes que pasan de una administración a otra no forman un todo orgánico ni son tan numerosos como para considerarles en sí mismos representativos de una posible organización castellana del rey. De la misma manera la coincidencia, grosso modo, de las partidas libradas y gastadas por los oficiales castellanos y aragoneses respectivamente, apuntan también en esta dirección. Incluso el grupo destacado por su cobro en maravedíes formó parte, administrativamente hablando, de la casa de Fernando. Eran pagados gracias a la intervención del Escribano de Ración, o sus ayudantes, y las gracias extraordinarias, mercedes, etc., dependían de las mismas vías que los oficiales pagados por moneda aragonesa, del tipo que sea. Igualmente, se observa que tampoco ellos tuvieron ese carácter orgánico por el que pudieran ser considerados un ente separado al resto de la Corte fernandina. Ahora bien, en su peculiaridad, no puede dejar de observarse que algunos aspectos, como el de la majestad regia, corrieron a cargo del territorio económicamente más potente en ese momento, pero también del que ofrecía una mayor capacidad a la monarquía para disponer de unos recursos destinados a esta faceta de la auto-representación real.

A modo de conclusión

23El ejemplo de la administración cortesana de Fernando el Católico nos ha demostrado la flexibilidad (y rigidez) de la administración cortesana aragonesa. No deja de sorprendernos que fueran precisamente el vértice (el Maestre Racional) y la base (oficiales menores como el cerero, el caballerizo o el despensero) los que mayores modificaciones acumulen en la reformulación del esquema general. Igualmente el poder de las oficinas de la Tesorería General y Escribano de Ración, así como la fiscalización a la que continuaron siendo sometidos, ofrece también una valoración si bien indirecta de dichos oficios. Esperemos que estas consideraciones iniciales puedan servir de base para plantearnos nuevas preguntas que nos ayuden a comprender mejor la corte de Fernando. Por ejemplo ¿En qué medida el carácter personal de las relaciones entre el rey y sus oficiales llevaron a la continuación de personas y estructuras a pesar de tan graves problemas como el papel de los conversos en las revueltas contra la inquisición en Aragón? ¿Cuál es el papel del beneficio económico y del prestigio social en todo este entramado? ¿Cuál es el de la gracia o el de la necesidad regia? En futuros trabajos reflexionaremos sobre ello para intentar comprender y dar a conocer el peso de la Corte y la Monarquía en la configuración del sistema político de los Reyes Católicos.

Haut de page

Notes

1  Marina MITJÀ, “Procés contra els consellers, domestics i curials de Joan I, entre ells Bernat Metce”, Boletín de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, 27, 1957-1958, p. 375-417. Sobre el control del gasto en Castilla existen también algunos momentos, menos llamativos pero igualmente expresivos, referentes a las cortes de Isabel I y el príncipe Juan. Para ello véase respectivamente Álvaro FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, La Corte de Isabel la Católica. Espacios y ceremonias para una reina, Madrid: Dykinson, 2002, así como Santiago FABREGAT BARRIOS (ed.), El libro de la Cámara del príncipe don Juan, Valencia: Publicacions de la Universitat de València, 2006. Por otro lado, sobre la gestión cortesana y su control pueden destacarse diferentes trabajos como David TORRES SANZ, La administración central castellana en la Baja Edad Media, Valladolid: Universidad de Valladolid, 1982; Jaime SALAZAR Y ACHA, La casa del Rey de Castilla y León en la Edad Media, Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2000; Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ, “La Casa de Juan I de Castilla: aspectos domésticos y ámbitos privados de la realeza castellana a finales del siglo XIV (1370-1390)”, En la España Medieval, 34, 2011, p. 133-180; Alexandra BEAUCHAMP (coord.), Les entourages princiers à la fin du Moyen Âge. Un approche quantitative, Madrid: Casa de Velázquez, 2013.

2  Para otras historiografías es recomendable la lectura de obras tan relevantes como Bertram Percy WOLFFE, “Henry VII's Land Revenues and Chamber finance”, The Englixh Historical Review, 79, 1964, p. 225-254; Rita COSTA GOMES, A corte dos reis de Portugal no Final da Idade Média, Viseu: Difel, 1995; Élisabeth LALOU, “Le fonctionnement de l'hôtel du roi du milieu du XIIe siècle au milieu du XIVe siècle”, in: Jean CHAPELOT y Élisabeth LALOU (dirs.), Vincennes aux origines de l'Etat moderne, París: Presses de l'École Normale Supérieure, 1996; Maurice AYMARD y Marzio A. ROMANI, La cour comme institution économique, París: Éditions de la Maison de les sciences de l'homme, 1998; Malcom VALE, The Princely Court, Oxford: Oxford University Press, 2001 (en especial p. 69 y ss.); Werner PARAVICINI, “Structure et Fonctionnement de la Cour Bourguignonne au XVe siècle”, in: Jean Marie CAUCHIES (ed.), La cour de bourgogne. Le duc son entourage, son train, Turnhout: Brepols, 1998; Marta VANLANDINGHAM, Transforming the state. King, Court and Political Culture in the Realms of Aragon (1213-1387), Leiden: Brill, 2002 (en especial p. 119 y ss); Marc BOONE y Maurice VANDERMAESEN, “Conseillers et administrateurs au service des comtes de Flandre au bas Moyen Âge: intérêt économique, ambitions politiques et sociales”, in: Alain MARCHANDISSE y Jean Luis KUPPER (coord.), À l'ombre du pouvoir. Les entourages princiers au Moyen Âge, Ginebra: Droz, 2003.

3  Sobre dicho tema, la producción bibliográfica es realmente importante, y puede subdividirse en muy diferentes aspectos. Muy brevemente, ante la falta de espacio nos gustaría destacar, al menos, dos obras de referencia como son Tomás MONTAGUT y ESTRAGUÉS, El Mestre Racional a la Corona d'Aragó (1283-1419), 2 vol., Barcelona: Fundació Noguera, 1987. y Enrique CRUSELLES, El Maestre Racional: función política y desarrollo administrativo del oficio público, Valencia: Edicions Alfons el Magnànim, 1989.

4  En este sentido son de obligada referencia cualquiera de los estudios del profesor Miguel Ángel Ladero Quesada, tan numerosos que resultaría poco práctico enumerarlos. Por ello nos remitimos a una bibliografía más especializada resaltando una de sus últimas publicaciones al respecto Miguel Ángel LADERO QUESADA, La hacienda Real de Castilla: (1369-1504), Madrid: Real Academia de la Historia, 2009.

5  Nos referimos a obras tan conocidas como Antonio DE LA TORRE y Engracia Alsina DE LA TORRE, Cuentas de Gonzalo de Baeza, tesorero de Isabel la Católica, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1956; id., Testamentaría de Isabel la Católica, Valladolid: Instituto Isabel la Católica de Historia Eclesiástica, 1968; Amalia PRIETO CANTERO, Casa y descargos de los Reyes Católicos, Valladolid: Instituto Isabel la Católica de Historia Eclesiástica, 1969; y otras más modernas como Felipe RUIZ MARTÍN y Armando REPRESA RODRÍGUEZ, Libro Mayor del Banquero de Corte de los Reyes Católicos, Ochoa Pérez de Salinas (1492-1500), Bilbao: Banco de Bilbao, 1980 y Rosana DE ANDRES DÍAZ, El último decenio del reinado de Isabel I a través de la tesorería de Alonso de Morales (1495-1504), Valladolid: Universidad de Valladolid, 2004.

6  M. Á. LADERO QUESADA, “Actividades de Luis de Santángel en la corte de Castilla”, Historia. Instituciones. Documentos, 19, 1992, p. 231-252; VVAA, Luis de Santàngel i el seu temps, Valencia: Ajuntament de València, 1992; Manuel BALLESTEROS GAIBROIS, Luis de Santángel y su entorno, Valladolid: Casa-Museo de Colón, 1996. Sobre la gestión cortesana (más política que económica) de los últimos años de Fernando el Católico, es obligatoria la referencia a José MARTÍNEZ MILLÁN (coord.), La Corte de Carlos V, Madrid: Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 2000. Igualmente, sin centrarse en los asuntos cortesanos, pero por su carácter magistral es de recomendable lectura José Ángel SESMA MUÑOZ, Fernando de Aragón. Hispaniarum Rex, Zaragoza: Diputación General de Aragón, 1992, así como las diferentes colaboraciones en Ricardo CENTELLAS SALAMERO (coord.), Ferdinandus Rex Hispaniarum. Príncipe del Renacimiento, Zaragoza: Diputación Provincial de Zaragoza, 2006.

7  No tanto para los restos documentales albergados en el Archivo General de Simancas mucho menores cuantitativamente y que en su mayoría son recogidos por el estudios citados inmediatamente antes, o por el trabajo, también clásico de M. Á. LADERO QUESADA, “La Casa Real en la Baja Edad Media”, Historia. Instituciones. Documentos, 25, 1998, p. 327-350.

8  Sobre las distintas oficinas y sus funciones, nos remitimos directamente al texto original del soberano aragonés, que puede encontrarse en Francisco Gimeno, Daniel Gonzalbo y Josep Trenchs (eds.), Ordinacions de la Casa i Cort de Pere el Ceremoniós, Valencia: Publicacions de la Universitat de València, 2009.

9  Véase a este respecto documentación como el volumen K-45 conservado en la colección Salazar y Castro (Biblioteca de la Real Academia de la Historia), o en la misma institución, el Manuscrito D-55. También es importante destacar estudios como los de Alexandra BEAUCHAMP, “Ordonnances et réformes de l'hôtel royal au début du règne de Pierre IV d'Aragon”, Anuario de Estudios Medievales, 39/2, 2009, p. 555-557 y Olivetta Schena, Le leggi palatine di Pietro IV d'Aragona, Cagliari: Edizioni Della Torre, 1983.

10  Un estudio sobre los oficiales de Juan de Navarra puede verse en María Isabel OSTOLAZA ELIZONDO, “Juan de Aragón y Navarra, un verdadero príncipe Trastámara”, Aragón en la Edad Media, 16, 2002, p. 591-610. Sobre los castellanos en el ambiente de Fernando I (si bien no hace especial mención a los oficiales que aquí venimos explicando), véase Víctor MUÑOZ GOMEZ, “Una aproximación a la presencia castellana en el gobierno de la Corona de Aragón durante el reinado de Fernando I”, in: Isabel FALCÓN (coord.), El compromiso de Caspe (1412), cambios dinásticos y constitucionalismo y en la Corona de Aragón. XIX congreso de historia de la Corona de Aragón (Caspe, Alcañíz y Zaragoza , junio 2012), Zaragoza: Obra Social de Ibercaja, 2013, p. 548-549; sobre la influencia de los diferentes sistemas curiales ibéricos, véase R. COSTA GOMES, “The Court Galaxy”, in: Anthony MOLHO, Diogo RAMADA CURTO y Niki KONIORDOS (eds.), Finding Europe. Discourses on Margins, Communities, Images ca. 13th-ca. 18th Centuries, Nueva York - Oxford: Bergham Books, 2007, p. 185-204.

11  Sobre la incorporación de este oficio y sus modificaciones con respecto a la tradición siciliana, véase Adelaide BAVIERA ALBANESE, “L'istituzione dell'ufficio di Conservatore del Real Patrimonio e gli organi finanziari del regno di Sicilia nel sec. XV”, Il circolo Giuridico, 29, 1958, p. 227-381.

12  Sobre dicha evolución, además de las obras ya citadas, puede destacarse Beatriz CANELLAS ANOZ, “Del oficio del maestre racional de la Cort en el reino de Aragón (1420-1458)”, Aragón en la Edad Media, 16, 2000, p. 145-162.

13  Sobre ciertas modificaciones en su funcionamiento interno como fiscalizador del patrimonio real, véase Ángeles MASIÀ DE ROS, “El Maestre Racional en la Corona de Aragón. Una pragmática de Juan II sobre dicho cargo”, Hispania, 10, 1950, p. 25-60.

14  Archivo de la Corona de Aragón [en adelante ACA], Real Patrimonio [RP], Maestre racional [MR] 939, fol. 164r°.

15  En concreto Juan de Exea se encuentra confirmado, con la misma fecha (2-VI-1472) en el volumen ACA, RP, MR 939, fol. 61r° y 164r°. Por su parte, Granada aparece en ACA, RP, MR 922, fol. 18v°. Todavía es de dudosa atribución pero es muy probable que sea el mismo “Juan Bautista Granada” que llevaba en las oficinas del Escribano de Ración desde, por lo menos, 1496 (ACA, RP, MR 840, fol. 286r°), no sólo por la continuidad del servicio, sino también por la posición que éste tenía dentro de la escribanía, como se desprende de la lectura de sus volúmenes conservados.

16 ACA, RP, MR 939, fol. 167r°.

17  ACA, RP, MR 838, fol. 62vº.

18  Sobre la posición de Chacón en esta doble vertiente cortesana y en especial en algunos aspectos relacionados con la gestión del gasto cortesano, véase María del Cristo GONZÁLEZ MARRERO, La casa de Isabel la Católica. Espacios domésticos y vida cotidiana, Ávila: Institución Gran Duque de Alba, 2005, en especial p. 59 y ss.

19  M. Á. LADERO QUESADA, La hacienda Real... Las referencias archivísticas que se deberían de tener en cuenta son Archivo General de Simancas [en adelante AGS], Escribanía Mayor de Rentas [EMR], Nóminas, Leg. 1, fol. 119, 134, 156, 162 y ss, 206 y 233.

20  Así, las partidas son las mismas que las destinadas a la Reina Católica cuando se conocen de ella sus libranzas detalladas. Además convendría reflexionar los oficiales a los que se libra el dinero. Fundamentalmente son los responsables de la caballeriza (en un sentido amplio, incluyendo la acemilería), el despensero y el cerero. Parece interesante por el hecho de que todos ellos gozaban del título de mayor en Castilla. Ciertamente no son los únicos, también el camarero, el aposentador, el cocinero, el montero, el pregonero y el correo son calificados como mayores, pero de ellos sólo el camarero tenia funciones administrativas. Entendemos que parte de los cinco millones que anualmente se libraban al Tesorero General irían destinados a esta partida, pero no hemos podido encontrar una razón fundada en torno a porqué no aparece directamente en las nóminas, tal vez, se pueda conjeturar que era debido a la calidad de gestor y no de pagador que tenía, por lo general, este oficial.

21  Dicha fiscalización del gasto se conserva en AGS, Contaduría Mayor de Cuentas [en adelante CMC] (1ª ep.), leg. 267 (sin foliar).

22  Su colaboración, en calidad de dicho cargo, se observa ya en los propios registros de la Escribanía de Ración (ACA, RP, MR, 841, fol. 109rº), sin embargo su importancia parece ir más allá. Todavía no hemos podido establecer unos lazos fiables, pero parece lógico suponer su relación con otros miembros del séquito regio con el apellido Ruiz. En especial nos gustaría destacar a Juan Ruiz (regente del oficio de la Escribanía de Ración desde 1475; ACA, RP, MR, 838, fol. 6r°bis) y a Sancho y Simón Ruiz, también muy vinculados a las tareas administrativas de la Corte, como se comentará inmediatamente.

23  Sobre lo menudo del gasto, puede destacarse el hecho de que pocas veces las partidas superan el medio millón de maravedíes. Sólo para la Despensa el gasto es verdaderamente elevado, y no por lo cualitativo del mismo, sino por lo cuantitativo y, precisamente, cotidiano del mismo.

24  Sobre el cargo del Escribano de Ración, su gestión administrativa y la documentación en teoría producida por sus oficinas (según las ordinaciones), véase Alexandra BEAUCHAMP y Jorge SÁIZ SERRANO, “En ració de cort. Fuentes e imágenes de la Corte del rey de Aragón desde la actividad del escrivà de ració (siglos XIV-XV)”, in: Alexandra BEAUCHAMP y María NARBONA CÁRCELES (dirs.), Fuentes documentales para el estudio de las cortes de la Península Ibérica (siglos XIV-XV). Historiografía y estrategias para su estudio. [Dossier Monographique des Mélanges de la Casa de Velázquez, en prensa].

25  S. FABREGAT BARRIOS, op. cit., p. 131. Para el caso aragonés, esto se observa en las notas marginales a los registros de los albalaes expedidos por la Escribanía de Ración. En ellos aparecen diferentes personajes a los que se expiden los documentos. Por ejemplo, para el caso de los capellanes y cantores el responsable es el Sacristán Mayor, Alonso Cortés, el cual parece recuperar los albalaes de quitación para sus compañeros de una manera casi sistemática. Para el resto de la Corte regia, lo cierto es que fluctúa entre épocas y “departamentos”, pareciendo un proceso en construcción, o al menos todavía imperfecto. Sobre un procedimiento similar en la Corte de Pedro IV véase Alexandra BEAUCHAMP, “La Chancellerie du roi d’Aragon vers 1345-1356: les effectifs”, in: Jean-Pierre BARRAQUÉ et Véronique LAMAZOU-DUPLAN (coords.) Minorités juives, pouvoirs, littérature politique en péninsule ibérique, France et Italie au Moyen Âge, Biarritz: Atlantica, 2006, p. 69.

26  Sobre la confusión entre la figura del mercader-financiero en la Corona de Aragón, véase David IGUAL LUIS y Germán NAVARRO ESPINACH, “Mercaderes-banqueros en tiempos de Alfonso el Magnánimo”, in: Guido d'Agostino, Giulia Buffardi (eds.), La Corona d'Aragona ai tempi di Alfonso il Magnanimo. XVI Congresso Internazionale di Storia della Corona d'Aragona (Napoli-Caserta-Ischia, septiembre 1997), Nápoles: Paparo, 2000.

27  Nótese que es la tercera persona que aparece en este trabajo con el mismo apellido. Por lo común del mismo es difícil establecer relaciones con Antón y Juan Ruiz (no tanto entre Sancho y Simón, cuya actuación conjunta o complementaria es constante a lo largo del reinado), sin embargo la elevada posición de estos personajes es cuanto menos sugerente. Esperamos que el avance de nuestras investigaciones nos permita dar una respuesta clara a este respecto más adelante.

28  Es el caso del sistema seguido en la Casa de Alba, con fuertes conexiones con Fernando II y en general con la rama aragonesa de los Trastámara. Para la implantación de un Escribano de las Raciones en la gestión de su casa, véase, José María CALDERÓN ORTEGA, El ducado de Alba. La evolución histórica, el gobierno y a hacienda de un estado señorial (siglos XIV-XVI), Madrid: Dykinson, p. 317 y ss.

29  Por supuesto también existen referencias de pago con otras monedas de la Corona de Aragón, pero de una manera prácticamente insignificante. Contamos, por ejemplo, con menos de 10 personajes pagados en moneda jaquesa (el conde de Aranda, los consejeros Antonio Bardaxi, Luis Castelló, el protonotario Felipe Pons,y curiosamente, algunos médicos de su Majestad (lo que se debe tener en cuenta para las páginas siguientes). Lo mismo pasa con la moneda valenciana, menos presente incluso que la anterior, y empleada únicamente para el pago de oficiales estantes claramente en la ciudad del Turia (al Escribano de Ración de Valencia, a un alguacil y al regente de la audiencia de Valencia).

30  En lo referente a la importancia de la Capilla, tanto por la calidad de sus conclusiones como por recoger de manera exhaustiva la bibliografía reciente sobre el tema, debe consultarse David NOGALES RINCÓN, La representación religiosa de la Monarquía castellano-leonesa: la Capilla Real (1252-1504), tesis doctoral defendida en la Universidad Complutense de Madrid y dirigida por el Profesor J. M. Nieto Soria, en especial, para el reinado de Isabel véase p. 486 y ss.

31  Así lo demuestran estudios como los de D. NOGALES RINCÓN, op. cit., p. 497; también la documentación aragonesa permite posicionarnos en este sentido, como se observa con la celebración de ceremonias separadas.

32  Es el caso de Juan Texen, Pedro López de Padilla, Rodrigo Sánchez de Mercado, Don Diego de Ribera o Don Francisco de Mendoza, entre otros.

33  Sobre su colaboración, sobre todo económica, pueden verse las referencias a pagos suyos en los libros de la tesorería de la reina, especialmente los llevados a cabo por Baeza ( Antonio DE LA TORRE y Engracia Alsina DE LA TORRE, op. cit. , vol. 2, p. 14, 61, 150, 154 etc).

34  La cuestión del aposentamiento es desde luego compleja por las interacciones de la corte con su espacio externo. No nos parece por tanto inusual que sea uno de los grupos en que mejor podemos observar cambios en la administración de sus quitaciones. Así, muchos de ellos que comenzaron percibiendo sus quitaciones en sueldos terminaron, sobre todo en la época de los 80, cobrando sus sueldos en maravedíes.

35  Sobre la antigüedad de esta práctica es difícil concretar fechas precisas, debido a la desigual información que nos proporcionan los registros de la etapa del principado fernandino. Así, nos parece importante destacar el hecho de que ya el volumen ACA, RP, MR 939 (que recoge mayoritariamente la memoria de la actividad contable durante el principado de Fernando) especifica en sus anotaciones contables que los sueldos de los cazadores deberían realizarse (en su inmensa mayoría) por maravedíes. Sin embargo, no disponemos de un registro que nos garantice la presencia efectiva (ni el pago) de esos cazadores para dicha época.

36  Téngase en cuenta que los datos contrastados se refieren al gasto registrado por los oficiales aragoneses sin tener en cuenta las partidas destinadas a estos últimos. Hemos optado por esta opción por diferentes motivos. En primer lugar porque resulta cuanto menos sorprendente que en los tres casos posibles la simple eliminación de estos oficiales en el cómputo haga cuadrar las cuentas entre los datos castellanos y los aragoneses. Pero sobre todo, por una cuestión terminológica y conceptual subyacente. El millón (o millón y medio) destinado a las quitaciones por parte de Castilla son para los oficiales de la “Casa” en la acepción castellana del término. Sin embargo, tenemos constancia de que los continos, aunque considerados como oficiales cortesanos estaban organizados, en Castilla, bajo su propia contabilidad, con sus nóminas y con oficiales administrativos diferentes a los de la Casa. Esto nos ha permitido suponer que, aunque esta diferenciación no se diera en Aragón (dado que su sistema administrativo era sustancialmente distinto), sí fuera posible el traspaso de capitales desde Castilla, pudiendo ver en ello la cooperación de las dos tradiciones administrativas que respetan su autonomía y funcionamiento de base. El desconocimiento y la controversia de este cuerpo de oficiales no ayuda a la correcta resolución del problema historiográfico. Sin embargo creemos que esta realidad refuerza nuestra idea de aproximar a los continos aragoneses a los “continos hombres de armas” castellanos. Para una mayor bibliografía sobre el tema puede consultarse mi trabajo “Los continosen el reinado de Fernando el Católico. Oficiales entre la Corte y la ciudad”, de próxima publicación.

37  ACA, RP, MR 838, fol. 234r°-282r° e ibidem 840, fol. 181r°, respectivamente

38 ACA, RP, MR 939, fol. 99v°.

39 ACA, RP, MR 939, fol. 70v°.

40 ACA, RP, MR 939, fol. 72v°.

41  Sin embargo esta última anotación resulta bastante difusa y puede hacer referencia simplemente a una equiparación salarial, no a que dicho oficial hubiese sido pagado por (o en) Castilla. El exiguo asiento está recogido en ACA, RP, MR 939, fol. 3r°.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Germán Gamero Igea, « El modelo administrativo de la Corte de Fernando el Católico. Cambios y permanencias en la gestión cortesana de la Corona de Aragón », e-Spania [En ligne], 20 | février 2015, mis en ligne le 13 février 2015, consulté le 16 août 2017. URL : http://e-spania.revues.org/24234 ; DOI : 10.4000/e-spania.24234

Haut de page

Auteur

Germán Gamero Igea

Universidad de Valladolid
Becario del Programa de Formación de Profesorado Universitario (Ministerio de Educación - Universidad de Valladolid), según la Orden Ministerial EDU/3445/2011 del 30 de noviembre del 2011.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org