Navigation – Plan du site
La Paix des dames. Femmes, paix et pacification en péninsule ibérique au moyen âge (Xe-XVe siècle)

La actuación pacificadora de María de Molina

Patricia Rochwert-Zuili

Résumés

Fondé sur l’analyse des chroniques composées par Jofré de Loaisa (Chronique des rois de Castille, début du XIVe siècle) et Ferrand Sanchez de Valladolid (Chronique de trois rois et Chronique d’Alphonse XI, milieu du XIVe siècle) ainsi que sur la documentation des règnes de Sanche IV (1284-1295), Ferdinand IV (1295-1312) et Alphonse XI (1312-1350), ce travail révèle les différentes facettes de l’intense entreprise de pacification de Marie de Molina au cours des années 1284-1321. Parmi les quatre grandes modes d’action de la reine pour maintenir la paix aussi bien en Castille et León qu’avec les autres royaumes, en particulier l’Aragon et le Portugal, on entrevoit certains moyens spécifiquement féminins, tels que la médiation entre le temporel et le spirituel ou le recours à un réseau d’alliées féminines œuvrant dans l’ombre aux côtés des gouvernants des royaumes voisins.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Mercedes GAIBROS DE BALLESTEROS, María de Molina, tres veces reina, Madrid: Espasa Calpe, 1967, p. (...)

1Entre las mujeres de la península Ibérica medieval que se distinguieron por su implicación personal en el establecimiento y mantenimiento de la paz, la reina y regente María Alfonso de Meneses –llamada comúnmente María de Molina (1260-1321)– ocupa un lugar privilegiado. Bien lo evidenció hace algunos años Mercedes Gaibros de Ballesteros al evocar, a principios de la biografía de la reina, sus negociaciones con Beatriz de Portugal, hija de Alfonso X, en el conflicto que oponía el rey Sabio a su hijo Sancho: “La mujer de Sancho el Bravo empezaba su actuación política como pacificadora, y ésa había de ser siempre su misión. María Alfonso de Meneses poseía el don de la concordia”1. Si esta cita nos invita a considerar unas aptitudes particulares para la mediación, también revela el carácter incansable de una tarea que necesitó forzozamente la elaboración de toda una serie de estrategias.

2En efecto, el papel que desempenó María de Molina como pacificadora es tanto más interesante cuanto que nos permite observar casi todos los recursos de que se podía valer una reina empeñada durante toda su vida en la pacificación del reino y la consolidación del poder real. La actuación de María de Molina se desarrolló en un período de suma debilidad de la realeza castellana, primero bajo el reinado de Sancho IV (1284-1295), que no solo le había quitado a su padre Alfonso X el Sabio las prerrogativas reales y se le había sucedido pasando por alto los derechos sucesorios de los infantes de la Cerda, sino que se había casado con una mujer que no era sino la prima hermana del rey Sabio. En esta situación de falta de legitimidad del poder regio, hizo falta conseguir la bula sane petitio buscando alianzas con reinos extranjeros –el de Francia en particular–, pero también fue necesario ganarse la amistad de los nobles rebeldes y descartar del poder a unos privados demasiado ambiciosos, como el conde don Lope Díaz de Haro. Luego, bajo el reinado de Fernando IV (1295-1312), que se abrió con una minoría, la regente tuvo que apaciguar un reino agitado por las guerras civiles en el que los bandos nobiliarios rebeldes sostenían al infante Juan, hermano de Sancho, y a Alfonso de la Cerda, que se proclamaban respectivamente rey de León y rey de Castilla, y negociar y/o concretar la paz con Francia, Portugal y Aragón. Por fin, durante la minoría de Alfonso XI (1312-1350), la reina-abuela se enfrentó con el problema de la tutoría que no solo comprometía la paz interna sino que podía también peligrar las relaciones de Castilla con los otros reinos y principalmente con Aragón.

3Este contexto de fragilidad constante de la paz exigió pues unos recursos y apoyos específicos sobre los que me propongo volver en el marco de este trabajo. A partir del análisis de las crónicas en las que se destaca la acción de María de Molina, en particular la Crónica de los reyes de Castilla de Jofré de Loaísa, de principios del siglo XIV, la Crónica de tres reyes y la Crónica de Alfonso XI, compuestas por Ferrán Sánchez de Valladolid a mediados del siglo XIV, así como de la documentación que he podido consultar, intentaré mostrar primero cómo se construyó la imagen de una mujer de paz. Destacaré luego, tratando de esbozar una tipología, los medios y aliados de que se valió María de Molina en su tarea de pacificación. Para concluir, me preguntaré si en esta actuación sería posible distinguir unas prácticas puramente femeninas.

María de Molina: la encarnación de una mujer de paz en las crónicas de Jofré de Loaísa y de Ferrán Sánchez de Valladolid

  • 2  Se subraya el buen gobierno del hijo y del reino por parte de la reina, a pesar del contexto de fr (...)
  • 3  Crónica de Loaysa, cap. 226, 86, p. 195: “[…] derelicto sano consilio matris sue, que pro ipsius v (...)

4Acabada bajo el reinado de Fernando IV, la crónica de Jofré de Loaísa, de la que solo conservamos una traducción en latín, relata la historia de los reinados de Fernando III, Alfonso X el Sabio, Sancho IV y Fernando IV hasta el año 1305. Aunque sea breve, la obra dedica algunos pasajes a la actuación pacificadora de María de Molina, en particular bajo el reinado de su hijo. Así por ejemplo, Jofré de Loaísa subraya la prudencia, la circunspección y el gran tacto con que María de Molina gobernaba a su hijo Fernando y su reino2, y evoca, en un pasaje en que el rey aparece prisionero de la influencia del infante Juan y de don Juan Núñez de Lara, los grandes peligros que sufrió la reina por preservar al rey y su reino3.

  • 4  Ibid., cap. 225, 61, p. 155: “[…] et intra dies paucos reduxit (regina) ad graciam dicti regis nob (...)
  • 5  Ibid., cap. 225, 73, p. 173: “[…] paulatim barones et milites multi et quasi omnes ob humilitatem (...)
  • 6  Ibid., cap. 226, 76, p. 179 : “Tandem illustris mater regis pueri antedicti tanquam sapientissima (...)

5Sin embargo, el cronista solo detalla en tres ocasiones los modos de actuación de la reina. Las dos primeras conciernen la atribución de tierras y mercedes a los súbditos rebeldes. En el primer ejemplo, Jofré de Loaísa nos muestra cómo María de Molina logró volver a la gracia del rey al gran noble Diego López de Haro devolviéndole sus tierras y concediéndole a título hereditario el señorío de Vizcaya4. En el segundo ejemplo, después de describir larga y detenidamente un reino devastado por las luchas intestinas, insiste el cronista en la gran liberalidad de la reina que por su “sencillez y sagacidad”, según dice el texto, pudo recuperar la fidelidad de “los nobles, de muchos soldados y de casi todos los enemigos de la realeza”5. En cuanto al tercer ejemplo, evidencia la participación de la reina, calificada en este caso de “señora sapientísima que se empeñaba en adquirir amigos para su hijo”, en el tratado de Alcañices que en 1297 –la fecha no está indicada en el texto– selló la paz entre Castilla y Portugal, concluyéndose con la celebración de los esponsales entre Fernando y Constanza de Portugal por una parte y el infante heredero portugués Alfonso y Beatriz, hermana del rey castellano, por otra parte6.

6Si estos son los únicos casos en los que se evoca en una crónica contemporánea de la reina su participación en el establecimiento de la paz tanto dentro del reino como con otros reinos, en cambio, es mucho más extenso y preciso el relato que nos ofrece Ferrán Sánchez de Valladolid en sus crónicas compuestas unos veinte años después de la muerte de la reina. Eso se debe, por supuesto, a la gran admiración que le tenía el cronista a María de Molina, con la que había estado en contacto directo en Valladolid cuando esta educaba a Alfonso XI, su nieto.

7Es interesante ver cómo se destaca en las crónicas de Ferrán Sánchez de Valladolid –en particular la Crónica de Fernando IV– el retrato de una mujer preocupada constantemente por la paz. En efecto, el cronista muestra cómo en cada momento se empeña la reina en “asosegar” a los rebeldes dando siempre pruebas de una gran mesura y abnegación. Así se destaca en el texto el modelo de la “regina ancilla” que sufre la adversidad sin dejarse invadir nunca por la saña, lo que aparece como una garantía de la paz. Buen testimonio de ello es el pasaje siguiente, en el que María de Molina contesta la protesta de los concejos ante la influencia nefasta en el entorno del rey de dos nobles antiguamente rebeldes, el infante don Juan y don Juan Núñez de Lara:

  • 7  Cayetano ROSELL (ed.), Crónicas de los reyes de Castilla, 3 t., Madrid: Biblioteca de autores espa (...)

É la Reina non quiso catar á las obras que el Rey su fijo le facia, é quiso catar más á la buena obra que siempre ella ficiera, é por darle buena cima decia á todos cuantos con ella fablaban en esta razon é que punaban de la meter en saña porque tomase otra carrera, que esto non faria, ca ante querria sofrir cuantos pesares le facian, que non facer otra cosa contra el Rey7.

8Aunque las fuentes cronísticas sean textos partidarios, en este aspecto parecen no alejarse mucho de la verdad. En efecto, la documentación testimonia de que María de Molina se dedicó personal e incansablemente al mantenimiento de la paz. Lo afirmó ella misma en una carta que dirigió al rey de Aragón Jaime II en noviembre de 1312, después de la muerte de Fernando IV:

  • 8  Utilizo aquí la transcripción de la carta hecha por Mercedes GAIBROS DE BALLESTEROS en su biografí (...)

Rey, fago vos saber que vi vuestra carta et lo que me enviaste decir de cómo vos doliades mucho de la muerte del rey mio fijo, et que tomárades ende muy gran pesar en vuestro corazón, et que, como voluntad fue de Dios de lo llevar deste mundo, que yo que ficiese lo que siempre ficiera de poner sosiego et paz en los regnos. […] Et quanto es en lo mío, siempre yo trabajaré en que servicio de Dios et del rey don Alfonso mio nieto sea guardado. Et así como gran tiempo ha que tomé afán et trabajo porque asosiego et paz oviese en los regnos, cuanto yo más pude, pugnaré de facer cuanto yo pudiere porque haya paz et asosiego8.

9En un período que abarca más de treinta años y cinco años –esto es, los años 1284-132– y tres reinados sucesivos, varios fueron los recursos de que se valió la reina para llevar a cabo la empresa de pacificación reivindicada en esta carta y varias fueron las fuerzas en que se apoyó, de modo que me propongo distinguir ahora lo que serían las cuatro grandes líneas de actuación pacificadora de la reina ilustrándolas con algunos ejemplos significativos:

  • la búsqueda del apoyo de la Iglesia y su preservación

  • la negociación con la nobleza

  • la búsqueda del apoyo de las ciudades

  • el recurso a los enlaces dinásticos y a la solidaridad femenina

Modos de actuación

La búsqueda del apoyo de la Iglesia y su preservación

  • 9  Jofré de Loaísa no menciona la fecha del encuentro pero bien insiste en la eficacia de los embajad (...)

10La primera preocupación de María de Molina fue conseguir la bula de dispensa papal que legitimara su casamiento con Sancho IV y su descendencia. Para ello, la reina pudo contar con la ayuda de unos miembros del clero, en particular la del arzobispo de Toledo Gonzalo Pérez Gudiel, que había casado y coronado a la pareja regia y que, según recuerda Jofré de Loaísa en su crónica, figuraba, junto con el obispo de Astorga, don Tello Gutiérrez y don Esteban Pérez Florián, entre los embajadores que negociaron en Bayona, en abril de 1290, esa paz con el rey de Francia Felipe IV el Hermoso9, cuyo apoyo era imprescindible para conseguir la bula sane petitio tua.

  • 10  De ello habla detenidamente la Crónica de Alfonso XI, p. 191-192.

11También se podría mencionar la intervención que solicitó María de Molina, a principios de 1321, del papa Juan XII para que designara a un legado que viniera a apagar las contiendas suscitadas por la cuestión de la tutoría del rey Alfonso XI, que se planteaba por segunda vez y que oponía en particular al infante don Felipe, hijo de María de Molina, a don Juan Manuel por cuyos intereses velaba su suegro el rey de Aragón10.

12Si María de Molina pudo contar con la ayuda de la Iglesia fue precisamente porque durante toda su vida se había empeñado en protegerla y preservar sus bienes. En efecto, la documentación bien atestigua la intercesión y el arbitraje de María de Molina en asuntos en que estaban en peligro el bienestar de la Iglesia y sus relaciones con los súbditos del reino.

13Nos lo revela, por ejemplo, una carta real del 17 de noviembre de 1287 mandada por el rey Sancho IV al monasterio de Oya, precisamente a petición de la reina, para interrumpir las exacciones que se cometían en los dominios del monasterio. En ella, se subraya en particular el papel de la reina como guardiana de la aplicación del derecho:

  • 11  Mercedes GAIBROS DE BALLESTEROS, Historia del reinado de Sancho IV, 3 t. (1922-1928), Madrid: Real (...)

Sepades que la Reyna donna Maria mj muger mj disso en commo ela rreçebeyra al aBade e Conuento del monasterio de Santa Maria de oya en su guarda e en su Comjenda e que merinos, Caualeros e escuderos e otros honbres en tren en los cotos e lugares desse monasterio e que leuan contra sus priuilegios e quelis fazien muchas fuercias e muchos tuertos e rrogomela Reyna que fiziesse hi aquelo que touiesse por bien, e por derecho11.

  • 12  Vid. Jesús CORIA y Santiago FRANCIA, Reinado de Fernando IV (1295-1312), Colección de documentos p (...)

14Del mismo modo, se pueden evocar las varias intervenciones de María de Molina como árbitro directo en los conflictos que opusieron, bajo el reinado de Fernando IV, el concejo de Palencia al obispo de la ciudad, don Álvaro Carrillo, pariente de la reina. Este fue el caso cuando intervino la reina para acabar con las protestas y revueltas del concejo palentino ante el derecho del obispo de nombrar anualmente a los alcaldes. Lo prueba una carta del 26 de abril de 1300 que figura en un testimonio notarial del 1 de mayo del mismo año en el que se describe cómo la contienda estuvo a punto de desembocar en una lucha armada12:

  • 13  Loc. cit., p. 127-128.

Donna Maria, por la graçia de Dios, Reyna de Castiella, e de Leon, e sennora de Molina, al conçejo dela çibdat de Pallencia, salut e graçia. Bien sabedes en commo enbiastes dezir al rey e ami commo auia contienda entre uos e el obispo sobre los alcalles que el fiziera oganno. […] E nos sobresto ouiemos nostro acuerdo con aquellos que eran del nostro conssejo, e fallamos quelos alcalles que el obispo auie fecho oganno que auien y de seer. Por que vos mando, vista esta mi carta, que dexedes vsar de sus alcadias e oyr sus pleytos alos dichos alcalles que el obispo oganno fizo13.

15Este fragmento de la carta bien pone de relieve la afirmación de la palabra soberana de la reina que se afianza no solo en el derecho sino también en el consejo de los miembros de su entorno.

16Sin embargo, fue sin duda con la nobleza con la que María de Molina desempeñó su papel de mediación más delicado.

La negociación con la nobleza

  • 14  Sobre este personaje y sus intrigas políticas que le llevaron a vacilar entre alianzas con Castill (...)

17Durante el reinado de Sancho IV, María de Molina tuvo que negociar hábilmente con los dos grandes linajes castellanos que en aquel entonces se enfrentaban y no vacilaban en trabar amistad con reinos enemigos para defender sus intereses. Por una parte estaba el valido del rey y potente señor de Vizcaya, Lope Díaz de Haro, que lo hacía todo para que Castilla se acercara a Aragón y por otra parte se distinguía Juan Núñez de Lara el Gordo14, cuyo apoyo era imprescindible para la reina porque bien sabía que el de Lara podía interceder ante el rey de Francia para que le ayudara a conseguir la bula de dispensa papal. Así por ejemplo, nos cuenta la Crónica de Sancho IV cómo en 1285, la reina le impidió a Lope Díaz de Haro que se uniera con el rey Alfonso III de Aragón, que además defendía la causa de Alfonso de la Cerda, hablando personalmente con el gran noble y prometiéndole que conservaría sus prerrogativas:

  • 15  Crónica de Sancho IV, p. 72b-73a.

É desque sopo la Reina la intincion con que don Lope iva, cató manera commo lo detuviese, porque non fuese á aquel pleito que él queria; é él vino á fablar con ella, é díjole que él que se recelaba del Rey […]; mas que si ella quisiese asegurar que se toviese con él que el Rey le faria bien é le manternia su honra é su estado, é que le non tirase ninguna cosa de lo que tenía dél, que él fincaria é non iria á poner pleito con el rey de Aragon; é la Reina dijole que le placia é le aseguraria, é fincó estónce el pleito asosegado15.

18En cuanto al de Lara, la Crónica de Sancho IV refiere, por ejemplo, la mediación de la reina en el año 1290, a petición del rey, para que recobrase la fidelidad del noble que, al no conseguir que Sancho le cediera unos castillos que le había pedido, se había aliado con el rey de Aragón y hacía correrías por Cuenca y Alarcón. En este caso, como lo relata el cronista, el conflicto se solucionó no solo con la entrega de castillos sino con una propuesta de alianza matrimonial del hijo del noble, Juan Núñez el Mozo, con una parienta de la pareja real:

  • 16  Ibid., p. 84a.

É luego fabló el Rey con la Reina en el pleito de don Juan Nuñez en commo gelo asosegase, ca tovo que fuera mal aconsejado en perderle en Valladolid por consejo de aquellos que gelo ficieran perder; é luego la Reina envió mover el pleito á don Juan Nuñez, é el pleito fue asosegado en este manera : que casase don Juan Nuñez, su fijo, con doña Isabel, fija de doña Blanca de Molina, é que le diese el Rey castillos en rehenes porque fuese seguro dél, é que toviesen los castillos vasallos del Rey, é que ficiesen omenaje á don Juan Nuñez […]16.

  • 17  Crónica de Fernando IV, p. 146a.
  • 18  Ibid., p. 146a-146b: “E cuando la Reina vió en cuál lugar se partia, fabló en ello muy cuerdamente (...)

19María de Molina recurrió a semejantes procedimientos bajo el reinado de su hijo, como cuando, a petición del rey y según los consejos del caballero Gómez Ferrández Dumaquia “que tenía Molina por la reina”17, según nos dice la Crónica de Fernando IV, se reunió en Pancorvo en 1306, después de la intervención fracasada de sus embajadores, con el bando nobiliario constituido por Juan Núñez de Lara el Mozo, Diego López de Haro y su hijo Lope Díaz para negociar personalmente con ellos, proponiéndoles que recuperaran la gracia real así como sus tierras y bienes18.

  • 19  Ibid., p. 126b: “É la Reina respondióle que sobre esto que avria su acuerdo, é que le daria este d (...)

20Sin embargo, también se vio obligada la reina a emplear otros métodos para contener las revueltas de los grandes del reino. Así por ejemplo, en 1303, después de reunirse con los hombres de su consejo, María de Molina decidió concluir un pacto de alianza con el infante Enrique para formar un bando lo suficientemente potente como para oponerse al rey que estaba en aquel entonces en poder de sus privados, el infante don Juan y don Juan Núñez de Lara el Mozo19.

21Además, para contentar al infante don Juan que quería presentar en las Cortes de Valladolid de 1308 una serie de quejas al rey, la reina se valió también de unos apoyos femeninos, y en particular de su hermanastra Juana, madre de la mujer del infante Juan, María Díaz de Haro. Así consiguió la reina que a su muerte Diego López de Haro cediera el señorío de Vizcaya a María Díaz o a sus herederos. Cabe notar en este caso cómo la Crónica de Fernando IV evidencia una verdadera red de alianzas femeninas:

  • 20  Ibid., p. 150a.

[…] envió el guardián del monesterio de los frailes de Sant Francisco de Valladolid á doña Juana su hermana, con quien le envió decir todo el fecho en cuál manera estava, é que guisase commo se viniese para Valladolid, é que dijese que se venía para Valladolid á librar su facienda é por demandar á Santa Gadea é otros lugares que le tenía tomados don Diego. É tanto que este mandado ovo doña Juana de la Reina, luégo se vino para Valladolid, é luego fabló la Reina con ella é le dijo todo el pleito. É doña Juana dijo que le diese todo el pleito por escripto, é que iria á su fija doña Mari Diaz, cuya era la demanda, que era en Medina del Rio Seco, é que fablaria con ella, é que si ella lo quisiese, que luégo gelo faria saber; é dió la Reina el pleito por escripto á doña Juana, é luégo se fue para Valladolid, é desque llegó á su fija é vió el pleito ella, tóvole por bien é plógole ende é otorgógelo; é luego se vinieron amas para Valladolid20.

  • 21  M. GAIBROS DE BALLESTEROS, María de Molina…, p. 205.
  • 22  Ibid., p. 210.

22Por fin, bajo el reinado de Alfonso XI, en el que la cuestión de la tutoría se planteó dos veces, agudizando las tensiones entre los grandes y haciendo resaltar las ambiciones de unos hombres que disfrutaban del apoyo de Jaime II de Aragón –en particular el infante Juan y don Juan Manuel–, la reina se empeñó en mantener la paz tratando de satisfacer los deseos de los nobles y preservar su honra. De ello da cuenta la profusa correspondencia que mantuvo María de Molina con el rey de Aragón. Así por ejemplo, en una carta de abril de 1314, le dice al rey que se entrevistó con el infante don Pedro, el infante don Juan y don Juan Núñez de Lara y que llegaron a un acuerdo de modo que todo está “muy bien asosegado de la una et de la otra parte”21. También el 13 de diciembre de 1315 María de Molina contesta una carta del rey de Aragón en la que le asegura de que procurará que don Juan Manuel, a quien había retado Guillén de Rocafull durante las Cortes de Burgos, salga con honra de dicho pleito. En su carta, también asoma la expresión “asosiego et amor” para calificar la relación que desea establecer entre el infante don Pedro y don Juan Manuel22.

23Estos ejemplos bien testimonian de la preocupación constante de María de Molina por la paz así como de su implicación personal en las negociaciones con los grandes del reino mediante todos los medios que tenía a su disposición.

24En esta empresa pudo contar con un aliado privilegiado: las ciudades.

La búsqueda del apoyo de las ciudades

25En efecto, la documentación de las Cortes evidencia los vínculos estrechos que habían establecido la realeza y los concejos, revelando la influencia directa de la reina en la celebración de dicha alianza. Lo confirman dos documentos, fechados en el año 1293, en los que el rey Sancho IV agradece sus servicios a los concejos de Castilla y León, concediéndoles mercedes, a petición de la reina y su hijo. Así leemos en el primero:

  • 23  Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, Madrid: Academia de la Historia, 1861, 1, doc. 1 (...)

[…] et nos por fazer bien e merçed alos conçejos de Castiella por estos seruiçios sobredichos e por otros muchos que nos fizieron fata aqui e faran daqui adelante a nos e alos que de nos vinieren, et sennaladamente mientre por quela Reynha donna Maria mi muger e ell Infante don Ferrando nuestro fijo primero heredero nos pidieron merçed muy affincada miente por ellos, otorgamosles estas cosas que aqui seran dichas23.

  • 24  Véase por ejemplo Rafael DEL VALLE CURIESES, María de Molina, Madrid: Alderabán, 2000, p. 107.

26Las Cortes fueron precisamente el recurso institucional de que se valió la reina para concretar el apoyo de los concejos y el que, en contrapartida, les permitió a los villanosadquirir una importancia y un protagonismo creciente en la vida sociopolítica del reino24.

  • 25  Esther PASCUA y Ana RODRÍGUEZ, "Nuevos contextos políticos en la sociedad plenomedieval: esposas y (...)

27Según afirman Esther Pascua y Ana Rodríguez, esta institución situaba a las mujeres “en escenarios propicios para actuar”25. En efecto, llaman la atención las repetidas veces en que Ferrán Sánchez de Valladolid menciona los encuentros, aunque a veces “en poridad” para preparar el terreno, entre la reina y los representantes de las ciudades. Esto fue precisamente lo que le permitió a María de Molina asentar a su hijo en el trono. Testimonio de ello son las Cortes de Valladolid de junio de 1295, convocadas por la reina ante el peligro representado por el infante Enrique, que apenas muerto Sancho IV, reinvindicó la tutoría del joven rey andando por Castilla y León para ganar su adhesión. Dice la Crónica de Fernando IV:

  • 26  Crónica de Fernando IV, p. 94a.

É la Reina cuando supo de commo don Enrique andaba faciendo este ayuntamiento en la tierra, tomó ende gran recelo que podria el pleito venir á otro lugar, é sobresto ovo la Reina su acuerdo con el arzobispo de Toledo é con los otros obispo que eran y, é con el maestre don Rodrigo de Calatrava é con los otros maestres de las órdenes de caballeros, que ficiesen córtes en Valladolid é que enviasen á los concejos que enviasen sus personeros de cada lugar, é que fuesen ayuntados el dia de Sant Juan; é esto fizo porque á una voz de concordia todos tomasen por rey al rey don Fernando, su hijo, é que por esto se partirian estos ayuntamientos que se facian en cada comarca26.

  • 27  Vid. P. ROCHWERT-ZUILI, “Introduction”, in: Crónica de Castilla, Paris: SEMH-Sorbonne - CLEA (EA 4 (...)
  • 28  E. PASCUA y A. RODRÍGUEZ, art. cit., p. 52.
  • 29  Vid. Crónica de Fernando IV, p. 97-98.
  • 30  Loc. cit., p. 97.
  • 31  Sobre el papel de estos espías, sigo en particular el trabajo sugerente y novedoso de María Fernan (...)
  • 32  Crónica de Fernando IV, p. 112.

28Además, está bien conocido el apoyo que encontró María de Molina entre los caballeros villanos y omnes buenos de la Tierra de Campos de donde era originaria la reina27, esto es, una de esas “tierras de mujeres” que, según Esther Pascua y Ana Rodríguez, generaban unas “redes de relaciones estables”28, desempeñando un papel importante en la pacificación del reino. Se podría evocar, a modo de ejemplo, el episodio extenso de la Crónica de Fernando IV29 en el que la reina se dirige personalmente al caballero palentino Alfonso Martínez para que convenza al concejo de que no acoja en Palencia al infante rebelde Juan, que había tramado reunir aquí a los representantes de las ciudades de León y las Extremaduras de Castilla para conseguir su apoyo en la toma de poder que pretendía llevar a cabo. Según cuenta la crónica, la reina se hubiera valido de un argumento que no podía sino convencer al concejo: el acuerdo ratificado en las Cortes de Valladolid según el cual el rey se había comprometido en no pedir “por su yantar en cada villa más de treinta maravedís de la buena moneda”, esto es en aquel entonces, unos tres mil maravedís, mientras que Juan pedía cinco o seis mill30. En este pasaje asoma también el papel que desempeñaron esos agentes secretos31 que actuaban por la cuenta de la reina, ya que como lo afirma el cronista más adelante, María de Molina tenía “escuchas” en casa del infante don Juan32. Así podemos destacar en el episodio un fragmento en el que se evidencia esa red de informantes que había armado la reina:

  • 33  Ibid., p. 97a.

Envió á cada villa su mandado en poridad, á aquellos en quien ella fiaba en cada lugar, é envióles decir todo lo que sabía porque los mandaba ayuntar el infante don Juan, é envióles decir el pleito que venía á ella é al Rey, ca ella sabía en commo el infante don Juan avia puesto su pleito con don Juan Nuñez contra el Rey su fijo para deseredalle […]33.

29Si la reina pudo contar con esos medios de información imprescindibles para poder intervenir rápidamente en los asuntos que ponían en peligro la paz del reino, fue quizá porque, entre otras cosas, se sirvió hábilmente de sus hijos. En efecto, Ferrán Sánchez de Valladolid recuerda cómo, en 1296, contando con la lealtad de las ciudades, María de Molina había repartido a sus hijos por el reino:

  • 34  Ibid., p. 103b.

É la Reina […] envió al infante don Felipe su fijo á Villalpando con sus vasallos, que era mozo sin edad, é otrosí envió á Palencia los vasallos del infante don Pedro, su fijo, porque guardasen las villas; e otrosí envió al infante don Enrique, su fijo, con tres caballeros á la villa de Toro, é envió la infanta doña Beatriz, su fija, á la cibdad de Toledo, é envió la infanta doña Isabel á Guadalajara, segund que adelante oiredes; é esto fizo ella porque los omes avrian mayor vergüenza é guardarian mejor las villas é las otras tierras de enderredor […]34.

30Este último ejemplo nos lleva a considerar otra modalidad de actuación pacificadora de la reina: el recurso a los hijos, en particular como moneda de cambio en los tratados de paz.

El recurso a los enlaces dinásticos y a la solidaridad femenina

31Como solía ocurrir, la paz entre los reinos se concluía generalmente con promesas de enlaces. Este fue el caso de los acuerdos de paz que sellaron Castilla, Portugal y Aragón.

  • 35  Véase M. GAIBROS DE BALLESTEROS, Historia del reinado de Sancho IV, 3 t. (1922-1928), Madrid : Rea (...)
  • 36  Sobre estas paces y los principales acuerdos que se concluyeron en ellas: R. DEL VALLE CURIESES, M (...)

32Como lo confirma un documento redactado el 15 de septiembre de 1291 en Ciudad Rodrigo, se negoció la alianza entre Castilla y Portugal mediante el compromiso de casamiento de la infanta portuguesa Constanza con el infante heredero Fernando35 y más tarde, a mediados de septiembre de 1297, cuando se firmaron las paces de Alcañices, se añadió la promesa de casamiento de la infanta Beatriz con el infante heredero portugués Alfonso36.

  • 37  Cf. Antonio BENAVIDES, Memorias de D. Fernando IV de Castilla, 2 t., Madrid: Real Academia de la H (...)

33Del mismo modo, cuando se firmaron en Soria, a principios de diciembre de 1291, las paces con Aragón, se concluyó el compromiso matrimonial entre el rey aragonés Jaime II y la infanta castellana Isabel. Sin embargo, este casamiento nunca se concretó por culpa del aragonés que, en enero de 1296, repudió a la infanta, declarando la guerra a Castilla, una guerra que solo se interrumpió con el tratado de paz de Torrellas del 10 de agosto de 130437 en el que participaron también el rey don Dionís de Portugal y su mujer Isabel, que era además hermana de Jaime II de Aragón.

  • 38  Véase a este propósito Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Semper pacis amica. Mediación y práctica política” (...)

34El hecho es que en su homóloga portuguesa había encontrado María de Molina una verdadera aliada, ya que Isabel tenía las mismas preocupaciones que ella por la paz. La importante correspondencia de la reina portuguesa muestra en efecto que esta intervino personalmente varias veces para apaciguar las tensiones entre Castilla y Aragón38. También contribuyó en que no se deterioran las relaciones entre Castilla y Portugal, como lo atestigua un pasaje de la Crónica de Fernando IV en el que se subraya la mediación de Isabel en el décimo año del reinado de Fernando durante unas vistas en las cuales el rey castellano le reclamó al rey portugués el aver que le había prometido:

  • 39  Crónica de Fernando IV, p. 129b.

[…] é fué el pleito llegado á lugar que se ovieran á desavenir amos los reyes por esta razon, mas la reina doña Isabel de Portugal, recelando mucho la desavenencia de los reyes por lo de su fija, trabajó tanto con el rey de Portugal su marido, que ovo á facer que prometiese al rey de Castilla un cuento, é que le daria la mitad luégo allí en Badajoz. É la Reina fabló luégo con el Rey su yerno que quisiese agora tomar este cuento en esta manera39.

  • 40  Sobre el papel de la mediación de María Fernández Coronel en el mantenimiento de las buenas relaci (...)

35Así se podría destacar en la actuación pacificadora de María de Molina el recurso a una red de alianzas femeninas. En este dominio, el mejor apoyo femenino del que pudo disfrutar la reina al concluir estos enlaces dinásticos dedicados a la paz fue sin duda el de su ama María Fernández Coronel, a quien confió la guarda de la infanta Isabel cuando esta se fue a Aragón40. La documentación guarda testimonio de una correspondencia estrecha entre la reina y su ama. Lo evidencia por ejemplo una carta del 29 de diciembre de 1292 en la que Jaime II escribe a Sancho IV:

  • 41  M. GAIBROS DE BALLESTEROS, Historia del reinado de Sancho IV, 3, doc. 444, p. 298.

Fazemos uos saber que nos estando en Calatayud ouo letras dona maria ferrándiz de martin yuánnez, portero dela Reyna donna Maria, ura. muger, en las quales era contenido que vos érades en Seuilla e que queriades yr a Córdoua […]41.

36En otra carta del 2 de octubre de 1294, se confirma la preocupación de María Fernández por la paz, según lo afirma Jaime II a Sancho:

  • 42  Ibid., doc. 572, p. 389.

[…] façemos vos saber que por algunas palauras non buenas las quales nos an dado a entender que algunos homens dizen a vos en contra nos, toviemos por bien de embiarvos Periz de Mataró, amado cavallero nro. el qual avemos informado sobre esto de nro. entendimiento segunt que plenamente por él entender poredes, e porque don María Fferrándes es dona a quien estos fechos desplazen mucho assí como aquella que ama e quiere de coraçón la honrra e el pro de vos e de la Regna dona María vra. muger e el nro42.

  • 43  De eso hablan también Esther PASCUA y Ana RODRÍGUEZ, art. cit.
  • 44  Vid. M. GAIBROS DE BALLESTEROS, María de Molina, p. 155 y María Teresa FERRER I MALLOL, Entre la p (...)

37Estos elementos revelarían pues el papel significativo de estos familiares en los séquitos de las reinas e infantas para el mantenimiento de las buenas relaciones entre los reinos43. No olvidemos tampoco la mediación de doña Vataza, prima segunda de Jaime II de Aragón, que no solo acompañó a Isabel cuando se casó con don Dionís de Portugal sino que después fue designada como aya de la infanta portuguesa Constanza a quien acompañó a Castilla44.

Conclusión: ¿unos modos de actuación pacificadora puramente femeninos?

38¿Significaría esto que existieron modos de actuación pacificadora puramente femeninos?

  • 45  Crónica de Fernando IV, p. 103a.
  • 46  Véase Georges MARTIN, “Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). (...)

39Como lo sugiere Ferrán Sánchez de Valladolid al exponer el rechazo del matrimonio que le propuso el infante don Enrique a María de Molina después de la muerte de Sancho IV, la reina siempre se había empleado en tomar ejemplo de esas reinas “que ficieron bien, que fueron muchas, señaladamente del su linage, é que fincaron con sus fijos pequeños, é que las ayudára Dios”45. En efecto, María de Molina fundamentó gran parte de su actuación en la de su abuela Berenguela que, como lo mostró Georges Martin, les había abierto el camino a sus descendientes femeninas, al obrar por la consolidación del poder real mediante la negociación46. Sin embargo, estas mujeres que intervinieron tanto en el ámbito privado como en el público, recurrieron mayoritariamente a los métodos que solían utilizar los gobernantes varones.

40Como acompañante, buena consejera y mediadora, encargada por el rey de convencer a los rebeldes, actuó María de Molina bajo el reinado de Sancho IV. Como reina-madre y reina-abuela intervino para asegurar la continuidad de un poder debilitado por las minorías o las influencias de unos privados malintencionados. Pero lo hizo con el apoyo de los hombres de las ciudades, siendo ayudada además en su tarea por astutos consejeros así como por eficaces espías y embajadores que le permitieron apagar las revueltas nobiliarias mediante la negociación y la aplicación del derecho.

41A pesar de ello, quizá fuera posible distinguir en la actividad pacificadora de María de Molina dos modos de acción específicos: la mediación entre lo temporal y lo espiritual y la creación de una red de alianzas femeninas.De hecho, en esta actuación cuya vocación principal fue la de asegurar la continuidad del poder regio en un período en que su legitimidad se ponía en tela de juicio, el factor genérico no fue despreciable, por lo menos en algunos de los medios empleados.

42No obstante, si María de Molina pudo intervenir en las negociaciones de paz fue precisamente porque, como mujer potente, estaba considerada en aquel entonces como la mejor –y quizá la única– garantía del orden y de la estabilidad. Así que para cerrar esta reflexión me gustaría retomar las palabras metafóricas de Henrique Flórez al final de su retrato de la reina, ya que bien celebran la actuación de una perfecta mujer de paz evocando a la vez el vigor varonil con que María de Molina cumplió con su papel:

  • 47  Henrique FLÓREZ, Memorias de las reynas catholicas: historia genealógica de la casa real de Castil (...)

Digna de que la intitulemos muger fuerte, probada y acrisolada en tres Reynados, cada uno a qual mas lleno de turbulencias, golfos de tempestades continuas, bageles agitados de borrascas, pero libres del naufragio por el brazo de una muger, aplicado no al timon solamente, sino al remo: luchando no menos contra las olas de los enemigos, que contra la infidelidad de sus aliados : intitulada muger, para que resalte el acero de un pecho varonil [...]47.

Haut de page

Notes

1  Mercedes GAIBROS DE BALLESTEROS, María de Molina, tres veces reina, Madrid: Espasa Calpe, 1967, p. 22.

2  Se subraya el buen gobierno del hijo y del reino por parte de la reina, a pesar del contexto de fragilidad del poder, en dos pasajes: “Set prefata regina, tanquam prudens multum et circumspecta domina, tam filium suum regem predictum, qui cum ea tunc moram trahebat ibidem, quam regna ipsius prout melius poterat, gubernabat” y “Cumque predictus rex Fernandus una cum predicta regina matre sua, que magno suo consilio et prudencia tam regem ipsum qua terram suam quasi sola multum laudabiliter, prout melius poterat, gubernabat”, in: Antonio GARCÍA MARTÍNEZ (ed. y trad.), Crónica de los reyes de Castilla Fernando III, Alfonso X, Sancho IV y Fernando IV, 1248-1305, por Maestre Jofrés de Loaysa, Murcia: Diputación de Murcia, 1961, respectivamente cap. 225, 60, p. 153 y 73, p. 173 (en adelante Crónica de Loaysa).

3  Crónica de Loaysa, cap. 226, 86, p. 195: “[…] derelicto sano consilio matris sue, que pro ipsius vita et regno tuendo tot et tanta pericula perpessa fuerat […]”.

4  Ibid., cap. 225, 61, p. 155: “[…] et intra dies paucos reduxit (regina) ad graciam dicti regis nobilem virum dompnum Didacum germanum olim comitis dompni Lupi Viscaye domini, qui dompnus Didacus a tempore mortis preffati comitis fratris sui moram in Aragonia una cum inclita infantissa domina Violante, filia quondam prefati regis Alfonsi, uxore sua, nec non cum filiis suis traxerat, quem dompnum Didacum preffati rex et regina ac dompnus Henricus et ceteri libenter et honoriffice receperunt et eidem totam terram suam restituere non tardarunt ac insuper sibi terram Viscaye jure heriditario concesserunt, propter quod dictus dompnus Didacus multura fideliter postmodum dicto regi servivit et quasi continue semper in omnibus locis et periculis personaliter secum fuit, quousque propter infrascriptas causas ab eo recessit, pro ut infra plenius exprimetur”.

5  Ibid., cap. 225, 73, p. 173: “[…] paulatim barones et milites multi et quasi omnes ob humilitatem et sagacitatem regine predicte, que cunctis in gradu suo quantum poterat tribuebat et maiora semper omnibus redeuntibus pollicebatur, ad fidelitatem et graciam predicti regis pueri redierunt”.

6  Ibid., cap. 226, 76, p. 179 : “Tandem illustris mater regis pueri antedicti tanquam sapientissima domina, procurabat modis omnibus quibus poterat amicos acquirere preffato filio suo regi et, missis hinc inde nunciis, vistas habuit una cum eodem filio suo et baronibus terre sue apud locum de Alcanniz cum rege Portugalie supradicto, et ibi fuerunt sponsalia celebrata inter predictum regem puerum et dompnam Constanciam, filiam regis Portugalie supradicti; item inter Alfonsum, primogenitum et heredem eiusdem regis Portugalie, et dompnam Beatricem, sororem regis Fernandi predicti”.

7  Cayetano ROSELL (ed.), Crónicas de los reyes de Castilla, 3 t., Madrid: Biblioteca de autores españoles, 1875-1878, 1 (en adelante Crónica de Sancho IV, Crónica de Fernando IV y Crónica de Alfonso XI), Crónica de Fernando IV, p. 124a.

8  Utilizo aquí la transcripción de la carta hecha por Mercedes GAIBROS DE BALLESTEROS en su biografía de la reina, María de Molina…, p. 194-195.

9  Jofré de Loaísa no menciona la fecha del encuentro pero bien insiste en la eficacia de los embajadores castellanos: “Post predicta, cum prefatus rex Sancius haberet, ut predicitur, in Bayonam cum rege Francie se videre, premisit illuc sollempnes nuncios suos, videlicet preffatum reverendissimum dominum archiepiscopum toletanum et postmodum cardinalem ac predictum astoricensem episcopum et nobiles viros dominos Tellium Guterrii alguazillum predictum et Stephanum Petri Floriani ut ibi tractarent cum nunciis prefati regis Francie composiciones omnes que inter utrumque regum predictorum firmari habebant, adeo quod, cum ad locum ipsum prefati convenissent reges, omnia jam tractata et firmata manerent, ita quod non haberent ibi reges intendere nisi ad guadium, solacium et amorem” (Crónica de Loaysa, cap. 222, 47, p. 133).

10  De ello habla detenidamente la Crónica de Alfonso XI, p. 191-192.

11  Mercedes GAIBROS DE BALLESTEROS, Historia del reinado de Sancho IV, 3 t. (1922-1928), Madrid: Real Academia de la Historia, 1928, 3, doc. 175, p. 106.

12  Vid. Jesús CORIA y Santiago FRANCIA, Reinado de Fernando IV (1295-1312), Colección de documentos para la historia de Palencia (III), Palencia: Aretusa ediciones, 1999, doc. 19, p. 125-132 y en particular p. 129.

13  Loc. cit., p. 127-128.

14  Sobre este personaje y sus intrigas políticas que le llevaron a vacilar entre alianzas con Castilla, Aragón y Francia, vid. M. GAIBROS DE BALLESTEROS, María de Molina…, p. 57-61.

15  Crónica de Sancho IV, p. 72b-73a.

16  Ibid., p. 84a.

17  Crónica de Fernando IV, p. 146a.

18  Ibid., p. 146a-146b: “E cuando la Reina vió en cuál lugar se partia, fabló en ello muy cuerdamente é con tal entendimiento que lo asosegó en tal manera : Que el Rey les diese sus tierras é sus dineros que avian de aver e sus soldadas é que les otorgase sus heredades, é el pleito que ficieran todos tres contra el Rey que lo revocasen, é que de allí adelante nunca pusiesen pleito contra el Rey, é que diesen rehenes al Rey de castillos que lo guardasen así […]”.

19  Ibid., p. 126b: “É la Reina respondióle que sobre esto que avria su acuerdo, é que le daria este dia respuesta; é la Reina ovo su consejo é falló por su acuerdo que pues el Rey tal pleito avia puesto contra don Enrique é don Diego é don Juan Alfonso é contra todos los omes buenos de los reinos, seyendo ellos tan poderosos como eran en todo el reino, é aviendo el Rey los enemigos que avia, é porque todos los de las villas que sirvieran al Rey le desamaban por lo que le veian facer en andar en poder de aquellos que lo desirvieran, tovo que si ella en este lugar non le guardasen, que llegaria su facienda á grand peligro, é que se non podria guardar que non se perdiesen los reinos. É desque todo lo ovo pensado é cuidado, non falló otra carrera tan buena para que lo pudiese tan bien guardar commo en responder á don Enrique que faria pleito con él”.

20  Ibid., p. 150a.

21  M. GAIBROS DE BALLESTEROS, María de Molina…, p. 205.

22  Ibid., p. 210.

23  Cortes de los antiguos reinos de León y Castilla, Madrid: Academia de la Historia, 1861, 1, doc. 19 y 20, doc. 19, p. 107-108.

24  Véase por ejemplo Rafael DEL VALLE CURIESES, María de Molina, Madrid: Alderabán, 2000, p. 107.

25  Esther PASCUA y Ana RODRÍGUEZ, "Nuevos contextos políticos en la sociedad plenomedieval: esposas y señoras en un mundo de jerarquía y fidelidad", in: Ana AGUADO (ed.), Mujeres, regulación de conflictos sociales y cultura de la paz, Valencia: Publicacions de la Universitat de València, 1999, 29-57, p. 41.

26  Crónica de Fernando IV, p. 94a.

27  Vid. P. ROCHWERT-ZUILI, “Introduction”, in: Crónica de Castilla, Paris: SEMH-Sorbonne - CLEA (EA 4083) (Les Livres d’e-Spania “Sources”, 1), 2010, [En ligne], Mis en ligne le 11 novembre 2013, consulté le 11 novembre 2013. URL : http://e-spanialivres.revues.org/137, párrafo 67).

28  E. PASCUA y A. RODRÍGUEZ, art. cit., p. 52.

29  Vid. Crónica de Fernando IV, p. 97-98.

30  Loc. cit., p. 97.

31  Sobre el papel de estos espías, sigo en particular el trabajo sugerente y novedoso de María Fernanda NUSSBAUM, “Algunas notas sobre los espías en la literatura medieval española española de los siglos XIII y XIV”, Memorabilia, 14, 2012, p. 65-76, p. 66-69.

32  Crónica de Fernando IV, p. 112.

33  Ibid., p. 97a.

34  Ibid., p. 103b.

35  Véase M. GAIBROS DE BALLESTEROS, Historia del reinado de Sancho IV, 3 t. (1922-1928), Madrid : Real Academia de la Historia, 3, 1928, doc. 369, p. 234-238.

36  Sobre estas paces y los principales acuerdos que se concluyeron en ellas: R. DEL VALLE CURIESES, María de Molina, p. 121.

37  Cf. Antonio BENAVIDES, Memorias de D. Fernando IV de Castilla, 2 t., Madrid: Real Academia de la Historia, 1860, 2, doc. 256, p. 427 y doc. 289, p. 429.

38  Véase a este propósito Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Semper pacis amica. Mediación y práctica política”, Arenal, Revista de historia de las mujeres, “Mujeres, paz y regulación de conflictos”, vol. 5, n°2, 1998, p. 263-276, en particular p. 272-273.

39  Crónica de Fernando IV, p. 129b.

40  Sobre el papel de la mediación de María Fernández Coronel en el mantenimiento de las buenas relaciones entre Castilla y Aragón, véase M. GAIBROS DE BALLESTEROS, “Tarifa y la política de Sancho IV”, Boletín de la Academia de la Historia, 76, 1919, p. 53-77, p. 62-63.

41  M. GAIBROS DE BALLESTEROS, Historia del reinado de Sancho IV, 3, doc. 444, p. 298.

42  Ibid., doc. 572, p. 389.

43  De eso hablan también Esther PASCUA y Ana RODRÍGUEZ, art. cit.

44  Vid. M. GAIBROS DE BALLESTEROS, María de Molina, p. 155 y María Teresa FERRER I MALLOL, Entre la paz y la guerra: la corona catalano-aragonesa y Castilla en la Baja Edad Media, Madrid: CSIC, 2005, p. 116.

45  Crónica de Fernando IV, p. 103a.

46  Véase Georges MARTIN, “Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). Cuestionamiento genérico”, e-Spania [En ligne], 4 |décembre 2007, mis en ligne le 16 décembre 2012, consulté le 11 novembre 2013. URL : http://e-spania.revues.org/21609, DOI: 10.4000/e-spania.21609, párrafo 54.

47  Henrique FLÓREZ, Memorias de las reynas catholicas: historia genealógica de la casa real de Castilla y de León, 2 t., Madrid: Marin, 1790, 2, p. 604.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Patricia Rochwert-Zuili, « La actuación pacificadora de María de Molina », e-Spania [En ligne], 20 | février 2015, mis en ligne le 13 février 2015, consulté le 22 octobre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/24170 ; DOI : 10.4000/e-spania.24170

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org