Navigation – Plan du site
La Paix des dames. Femmes, paix et pacification en péninsule ibérique au moyen âge (Xe-XVe siècle)

La reina María de Portugal, entre padre, marido, hijo e hijastros: la mediación imposible

Jean-Pierre Jardin

Résumés

Dans cet article, nous nous intéresserons à la personnalité et à l’action de la reine Marie du Portugal, femme d’Alphonse XI et mère de Pierre Ier. Si la reine, du vivant du premier nommé, remplit avec succès un rôle de médiatrice entre la Castille et son royaume d’origine, comme auxiliaire de son mari (aussi infidèle fût-il), ses tentatives pour réconcilier, motu proprio, son fils avec ses demi-frères, fils de Leonor de Guzmán, furent un échec cinglant qui la conduisit à se réfugier à la cour portugaise, où, selon une légende tenace, son père l’aurait fait assassiner. Son destin traduit par conséquent les difficultés des reines médiévales pour mener à bien une politique personnelle de médiation, indépendante de tout pouvoir masculin.

Haut de page

Texte intégral

1Nacida en Portugal en 1313, María de Portugal forma parte de esas numerosísimas reinas que se vieron colocadas por los azares de la vida en situaciones difíciles, en medio de nudos de relaciones complejas que parecían necesitar su mediación, y cuya existencia, por eso mismo, tomó la forma de un destino trágico. En el caso de María, la leyenda vino a superponerse a la realidad para acrecentar aún más los colores negros de este destino, ya que se le inventó una muerte violenta y cruel que, según parece, no responde a la realidad de los hechos.

El peso de las relaciones familiares

2El papel de mediadora que fue el de María de Portugal nunca tuviera realidad de no situarse la joven reina en medio de una tupida red de relaciones familiares –situación compartida por muchas reinas en la historia– después de una unión matrimonial que la hizo entrar en la vida adulta a los quince años. En 1328, en efecto, las necesidades diplomáticas de una alianza entre Portugal y su poderoso vecino, el reino de Castilla, condujo a su padre, el rey Alfonso IV, a una propuesta de unión entre ella y el joven monarca Alfonso XI, de diecisiete años de edad, que acababa de demostrar sus capacidades de gobernante neutralizando en un año escaso (se había hecho con el poder en 1325, pocas semanas antes de alcanzar su mayoría de edad) a dos de sus vasallos rebeldes entre los más potentes, Don Juan Manuel y Don Juan el Tuerto. Bien se sabe que si la eliminación del segundo se hizo del modo más violento y físico que se puede imaginar, por su asesinato el día de Todos los Santos de 1326, la “eliminación” del primero se hizo de un modo más sutil y hábil, mediante un compromiso matrimonial del rey con la hija del magnate –una unión concretizada pero no consumada por la edad de la novia–. Una unión que el soberano castellano no vaciló en anular al año siguiente, pretextando la imposibilidad para un rey de casarse con la hija de uno de sus vasallos, en realidad porque la actitud de Don Juan Manuel no respondió a sus esperanzas, y porque la oferta del rey portugués llegó en aquel momento y era una de esas propuestas que un rey no tiene derecho a rechazar.

3Es poco decir que los dos novios necesitaban una dispensa papal para casarse: no sólo eran primos hermanos, sino que lo eran doblemente. La madre de la novia, Beatriz de Castilla, era hermana del padre del novio, Fernando IV, cuando la madre del novio, Constanza de Portugal, era la hermana del padre de la novia. Relación de parentesco que explica probablemente en parte la fragilidad mental del hijo que nació de esta unión, Pedro I el Cruel. Esta dispensa papal, a pesar de todo, les fue concedida a los novios un año apenas después de su unión, en 1329.

  • 1  Como Alfonso XI estaba en aquel momento asediando la ciudad de Escalona, perteneciente a D. Juan M (...)

4Lo menos que se puede decir es que la unión de los dos primos no empezaba bajo los mejores auspicios: a la rebeldía de Don Juan Manuel vino a añadirse en efecto la rebeldía de la ciudad de Valladolid, basada en un malentendido bastante complejo relacionado con los trámites preparatorios de las bodas reales1, que provocó al final la caída del privado Álvar Núñez Osorio.

  • 2 Crónica del rey Don Alfonso el Onceno de este nombre […] Segunda edición por D. Francisco Cerda y R (...)

5En 1329, llegó la dispensa papal –la alegría de la corte castellana duró poco, sin embargo, por enfermar gravemente el rey poco después–. En 1330, durante un viaje a Sevilla, el monarca, que ya se había recuperado, se encontró con la joven Leonor de Guzmán, empezando así una cruel vía crucis para la reina legítima. La justificación de esta relación extraconyugal del rey por su cronista, según el cual Alfonso estaba “muy menguado porque no tenie fijos de la rreyna, e por esto cató manera cómo oviese fijos de otra persona”2, parece muy dudosa, dos años apenas después de las bodas reales.

6La existencia de este “ménage à trois” no provocó ninguna condena en el reino, ni siquiera por parte del arzobispo de Toledo, Gil de Albornoz, cuyo rigor es muy conocido. El único que, sin condenar ni aprobar, intentó utilizar en provecho suyo la situación fue Don Juan Manuel, que en un primer momento (1331) propuso su ayuda a Leonor de Guzmán para obtener que el rey se divorciara de su mujer (la esperanza del magnate era provocar un escándalo que obligara al padre de la reina a declarar la guerra a su yerno). Fracasado su proyecto gracias a la inteligencia política de la barragana, el astuto hijo de infante fue a proponer sus servicios al rey de Portugal, afirmando su rechazo virtuoso de tal situación. En 1332, se comprometió a actuar en el sentido favorable a María de Portugal siempre que su padre aceptara romper la unión de su hijo Pedro con Blanca, hija del infante don Pedro (muerto en 1319), a favor de su propia hija Constanza.  Por cierto, la reina no tuvo nunca una posición fácil en su nuevo reino, aunque la idea de una relegación sistemática lejos de la corte parece algo exagerada.

Éxitos diplomáticos

7En 1332, el rey de Castilla se hizo armar caballero (por una estatua de Santiago) y se coronó en Burgos. La reina participó, ¿cómo no? en la ceremonia –siempre a la zaga de su marido– y fue también coronada (la diferencia estriba precisamente en el hecho de que el rey se coronó a sí mismo y coronó a su mujer):

  • 3 Crónica de Alfonso XI, cap. CIII, p. 189, y Gran Crónica, vol.  I, cap. CXXI, p. 509-510.

[…] e desque el altar fue desenbargado dellos, el rrey subió al altar, e tomó su corona de oro con piedras presçiosas e de muy gran presçio, e púsola en la cabeça, e tomó él la otra corona, e púsola a la rreyna…3.

8Esta ceremonia demuestra a las claras que, más allá de sus relaciones personales con sus dos mujeres, Alfonso XI no olvida que la que tiene un estatuto oficial es María de Portugal.

9En los años que van a seguir, veremos a la reina desempeñar un papel activo en dos ocasiones esenciales, que son en realidad dos mediaciones entre su marido (demandante en los dos casos) y su padre en el marco de las incesantes guerras contra los musulmanes de Granada llevadas a cabo por Alfonso XI. La primera vez se sitúa en 1339, después de la derrota sufrida por la flota castellana, la segunda en el año siguiente, antes de la batalla de Tarifa o del río Salado. En los dos casos, el rey de Castilla necesita terminantemente la ayuda de la flota de Portugal, en un momento en el que sus relaciones personales con Alfonso IV no son las mejores del mundo. La primera vez, la intervención de la reina se hace mediante cartas enviadas a su padre con un mensajero:

  • 4 Crónica de Alfonso XI, cap. CCXIII-CCXIV, p. 394-395 y Gran Crónica, vol. II, cap. CCLXXXII-CCLXXXI (...)

Et como quiera que él [Alfonso XI] non fuese aun avenido con el rey de Portogal, mas estaban en tregua, porque este rey era el más cercano vecino que él avía en aquella comarca et sabía que tenía la su flota endereszada, quiso acorrerse dél, et envió rogar a la reyna Doña María su mujer, et fija del rey de Portogal, que estaba en Sevilla que enviase su mandadero con sus cartas al rey su padre […] La reyna Doña María de Castiella, desque sopo lo que el rey su señor et su marido le envió decir, mandó facer sus cartas mucho afincadas para el rey de Portogal su padre et envióle su mandadero4.

10En estas cartas, la reina retoma los argumentos del rey, añadiendo una petición de tipo más personal, relacionada con su situación matrimonial y con el descontento de su padre por esta situación:

  • 5 Íbid., p. 395 (Gran Crónica, p. 322).

Le envió decir […] non quisiese en este tiempo catar contra el rey de Castiella otro mal talante; et en esto que faría grande ayuda et buena obra al rey de Castiella et que a ella faría mucho bien5.

Los argumentos de la reina parece que conmovieron, o convencieron al rey su padre, que aceptó ayudar a su yerno.

11La segunda vez, la reina debió emprender un viaje a Portugal para entrevistarse personalmente con su padre, con argumentos muy parecidos a los anteriores. Una vez más, María de Portugal cumplió con éxito la misión que le había confiado su marido:

  • 6 Íbid, cap. CCXLVII, p. 428-429 (Gran Crónica, vol. II, cap. CCCI, p. 362-363).

Aviendo este consejo el rey, envió cartas et sus mandaderos al rey Don Pedro de Aragón. Et otrosí rogó a la reyna Doña María su mujer que fuese al rey de Portogal su padre […]. Et luego la reyna partió de Sevilla et fue a Portogal a las mayores jornadas que pudo. […] Et desque y llegó, fabló con el rey de Portogal su padre, así como el rey de Castiella su marido et su señor le avía mandado6.

12Es interesante notar cómo, en las dos ocasiones, el cronista subraya con insistencia los lazos de dependencia de María hacia su marido, jerarquizando claramente estos lazos: Alfonso XI es primero su rey (aunque ella no es natural de Castilla), su señor y sólo en último término su marido. Esta triple afirmación, que parece interiorizada por la reina, es probablemente el fruto de la visión muy “masculina” del poder del propio cronista. Sin embargo, pone de realce el hecho de que, en cada uno de estos episodios, la reina actúa cumpliendo una misión autorizada (e incluso ordenada) por el poder legítimo de Castilla, lo que le da a ella su legitimidad. El grado de autonomía que tiene sólo se refiere al tipo de argumentos que puede utilizar para convencer a su padre.

El ocaso

13Al llegar su hijo en el trono, se podría imaginar que María de Portugal iba a salir de su semi-retiro y volver a desempeñar un papel de primer plano. Es lo que va a ocurrir en los primeros meses del reinado, permitiendo a la reina que eliminase por fin a su rival Leonor de Guzmán. Pero el carácter algo desequilibrado de Pedro I va a provocar, entre otras consecuencias bien conocidas, un alejamiento de su madre que va a terminar, de modo algo sorprendente, acercándose a sus hijastros, por su mayor desgracia.

14El punto de partida de esta trayectoria final de la reina es, sin lugar a dudas, la actitud de Pedro I frente a la princesa Blanca de Borbón. Si debemos creer a Pero López de Ayala, pocos días después de la huida del rey, Juan Alfonso de Alburquerque, el maestre de Calatrava “e otros caballeros” se encontraron con las reinas Blanca de Borbón, María de Portugal y Leonor de Aragón (mujer, madre y tía del rey, respectivamente), que ya se  encontraban reunidas. El cronista no deja de aludir a la tristeza de las tres mujeres, chocadas por la huida del rey, lo que permite suponer que nace entonces en la mente de la reina madre la idea de reconciliar la pareja regia (idea que fue también la de Alburquerque y de otros nobles). Más importante, bien parece que las tres reinas no se contentan con lamentarse sino que toman una parte activa a las decisiones a través de sus consejos:

  • 7  Pero LÓPEZ DE AYALA, Crónica de don Pedro Primero, in : id., Crónicas, ed. José Luis Martín, Barce (...)

Otrosí don Juan Alfonso de Alburquerque e don Juan Núñez de Prado, maestre de Calatrava e otros caballeros fueron luego ver a las reynas doña María, madre del rey, e doña Blanca, su mujer, e doña Leonor, reyna de Aragón su tía, e falláronlas muy tristes: e estaban todos los que allí fincaron muy desmayados e muy cuidosos, teniendo que aquel día se levantaría mucha guerra e mal en Castilla, como fue: e ovieron su consejo diciendo que non ficiera el rey bien en se partir así de su mujer, e pesábales mucho dello… 7

  • 8 Íbid., cap. XV, p. 78.

Segund el consejo que avemos dicho que don Juan Alfonso e don Juan Núñez […] ovieron con las reynas doña María e doña Blanca e doña Leonor…8.

Es de notar que en aquel momento, tanto los llamados “infantes de Aragón”, hijos de doña Leonor, como los hermanastros del rey –encantados de desobedecer al privado– acompañaban al rey, lo que quizás acrecentara la pena de las tres mujeres.

15Al año siguiente, María obtiene la autorización de su hijo para ir a verse con su padre con motivo de las bodas de la nieta de éste, que tiene el mismo nombre que su tía, con el infante Fernando de Tortosa. En el mismo momento, el rey manda a dos mensajeros, Enrique Enríquez y Fernán Sánchez de Valladolid,  a Juan Alfonso de Alburquerque, para persuadirle que vuelva a Castilla. Éste defiende sus posiciones en presencia del rey de Portugal y su familia, y se encuentra después, secretamente, con dos hermanastros de Pedro I, Enrique y Fadrique. Lo interesante es notar que no sólo María ya no parece desempeñar un papel diplomático activo, incluso cuando está por casualidad en posición de hacerlo, sino que además demuestra tener miedo a su hijo y a las sospechas que él podría tener sobre el papel que desempeñó en el asunto:

  • 9 Íbid., año quinto (1354), cap. VII, p. 99.

E después que estas cosas se iban así descubriendo, la reyna doña María, que estaba en Portogal estonce, que era ida con licencia del rey su fijo a ver al rey don Alfonso su padre, ovo recelo que su fijo el rey pensara que ella avía seido en los tratos que se ficieron entre don Juan Alfonso e el conde e los otros, por quanto don Juan Alfonso era su pariente, e ella le quisiera siempre bien: e por esta razón tornóse por el camino de Ronches para Portalegre, e estovo allí unos quatro días acordando cómo faría9.

  • 10 Íbid., cap. IX, p. 100. En este caso, reza el título del capítulo: “Cómo la reyna doña María, madre (...)

[…] En estos días partió la reyna doña María de Portalegre do diximos que avía estado, e non quiso venir por do estaban el conde e don Juan Alfonso, e tomó otro camino10.

Parece claro que son precisamente las razones que daban confianza a Alfonso XI en las cualidades diplomáticas de su mujer (las relaciones familiares que tenía con la corte de Portugal) las que provocan –o pueden provocar– la desconfianza de su hijo.

16Sin embargo, este mismo año, la tan prudente María va a salvar un abismo mucho más peligroso que una presencia casual en los mismos lugares que unos conjurados exiliados, ya que, en el marco de la rebelión de la nobleza castellana contra su hijo, va a llegar al extremo de albergar en la villa de Toro a sus hijastros, con la esperanza de llevar a bien una mediación con su hijo. La carta que manda a los rebeldes y que Pero López de Ayala reproduce en estilo indirecto en su crónica demuestra sin embargo que el temor que sentía al volver de Portugal sigue muy presente en ella:

  • 11 Íbid., cap. XXXIII, p. 131.

E en aquella noche, estando los sobredichos señores en Conteros, e en derredor, donde estaban aposentados, por partir otro día, e se ir para tierra de Zamora, según lo tenían acordado, a la media noche ovieron cartas de la reyna doña María madre del rey, que estaba en Toro, faciéndoles saber que luego que ellos pasaran por Toro, partiera el rey de Toro e se fuera para Urueña, do estaba doña María de Padilla: e que fuesen ciertos que el rey non curaba de estar a ninguna ordenanza de lo que entre él e ellos era acordado en las vistas de Tejadillo, de lo qual a ella pesaba mucho. Empero pues que así era, que les rogaba que quisiesen tornar para Toro, que ella los mandaría acoger e dar muy buenas posadas, e que bien pensaba que desque el rey sopiese cómo ellos eran y venidos, e ella tenía con ellos, que él vernía a mejor carrera de la que fasta allí tenía, e tornaría a tomar su mujer la reyna doña Blanca e a poner buena ordenanza en sí e en su regno: e que en esto non pusiesen dubda nin luenga alguna más luego lo pusiesen por obra; e que si de otra guisa lo ficiesen, ella era e sería en grand peligro con el rey su fijo, por quanto él sabría que ella les avía enviado sus cartas sobre esta razón11.

17Se notará en esta carta que para la reina madre, existen dos polos en el reino: el lugar donde está ella, que es el lugar donde pueden volver las cosas a un orden que se podría calificar de “natural” (un orden del que ella es garante) y un polo caracterizado por el desorden y el escándalo, que es el lugar ocupado por María de Padilla, oscilando el rey entre los dos. No se puede negar que esta visión maniquea proviene  de la experiencia anterior de la reina, de la época en que su marido vivía entre la corte itinerante que era la suya, donde compartía la vida de Leonor de Guzmán, la falsa reina, y Talavera, donde vivía su verdadera mujer (ella) y su hijo. Por otra parte, se notará que en esta ocasión, por primera vez en su vida (por lo menos si se consideran las crónicas), la reina no actúa con un mandato del rey de Castilla, sea su marido sea su hijo, sino que toma la iniciativa. Hace una apuesta hacia el porvenir, consciente de su poder y también de sus límites y de los riesgos que corre.

18Cuando le enteraron de la presencia en Toro de su madre, su tía y otras mujeres (Blanca de Borbón, Juana Manuel) junto con sus principales adversarios, llamados por su propia madre, a Pedro I, para citar la crónica, “pesóle mucho de todo esto”. A pesar de todo, aconsejado por Hinestrosa, el rey decidió responder a la “invitación” que su madre y los rebeldes le mandaron por carta. Es de notar que a lo largo de estos capítulos, los adversarios del rey se ven citados por el cronista empezando por “la reyna doña María su madre”. En efecto, al llegar a Toro, lo primero que hizo Pedro fue ir a visitar a su madre, y fue al salir de esta entrevista, que se caracterizó por un largo intercambio del rey con su tía Leonor, cuando sus adversarios se apoderaron de sus colaboradores más cercanos, Hinestrosa y Simuel el Levi (Samuel Halevi):

  • 12 Íbid., cap. XXXV, p. 134.

E luego el rey fue derechamente al palacio do estaba la reyna doña María su madre […] e estaba y la reyna de Aragón su tía. E el rey así como llegó besó las manos a la reyna doña María su madre, e ella le abrazó, e le dixo que veía muy buen día en la su venida, porque todos aquellos señores e cabaleros sus vasallos se asosegasen en su servicio. E la reyna de Aragón su tía le dixo estas palabras […]12.

19Se notará que la reina madre, al contrario de la reina de Aragón, cuyo largo parlamento no reproducimos aquí, no se muestra hostil a su hijo, ni mucho menos, ya que espera con su iniciativa ver a los rebeldes volver al servicio de éste (mediante concesiones de Pedro I –volver a vivir con su mujer– a las que no alude). La reina de Aragón se muestra mucho más crítica, casi insultante (aludiendo a la “tierna edad” de su sobrino, que ya tiene veintiún años, para explicar su actitud) y exige la salida de la corte de Hinestrosa y Samuel Halevi. Pedro I no cede y defiende  a sus colaboradores, lo que no cambia nada ya que su arresto había sido decidido de antemano.

20Se sabe que el rey logrará escapar de la prisión en que estaba en Toro y empezará la tarea de reconquistar todas las ciudades rebeldes de su reino. En 1355, la reina madre, encerrada en su villa de Toro, pidió socorro al bando rebelde, persuadida que su hijo estaba decidido a vengarse de ella también, a consecuencia de su mediación fracasada, que él no podía ver sino como un acto de traición:

  • 13 Íbid., año sexto (1355), cap. XII, p. 151.

E la reyna doña María, madre del rey don Pedro, avía enviado por el conde don Enrique e por el maestre de Santiago, diciendo que pues ella los acogiera otra vez en la dicha villa de Toro, según suso diximos, e se perdiera por ellos con su fijo el rey, que agora les rogaba que la fuesen a acorrer, porque si el rey su fijo legase primero que ellos a Toro ella sería en grand peligro. E ellos, desque ovieron sus cartas e mandamiento de la reyna doña María, ficiéronlo así, e luego fueron para Toro, e pusiéronse allí con las más compañas que pudieron de caballo e de pie13.

21La tragedia está a punto de finalizar. En 1356, frente al avance de las tropas de Pedro y a la “traición” del maestre de Santiago, que se reconcilia con su hermano, la reina madre, con las otras mujeres y parte de los últimos rebeldes, se refugia en el alcázar de Toro, pero ya es tarde (año séptimo, cap. I, p. 164). Entre el rey y su madre empiezan unas negociaciones, las últimas, que serán un nuevo fracaso de la reina, un fracaso trágico que tendrá como consecuencia la salida definitiva de María de Portugal del reino de su hijo:

  • 14 Íbid., año séptimo (1356), cap. II, p. 165.

E estonce luego envió decir el rey a la reyna doña María su madre, que estaba dentro en el alcázar, que saliese de allí e se viniese para él. E la reyna envióle pedir merced por aquellos caballeros que allí estaban con ella que los perdonase. E el rey le envió decir que ella se viniese, que después él sabría qué facer de los caballeros que con ella estaban14.

22Claramente, frente a la frialdad y a la intransigencia de su hijo, la reina hace prueba en esta ocasión de la virtud mujeril de compasión, que muchas veces se ve ensalzada por los cronistas, que no dejan de contar en sus relatos cómo esta virtud puede hacer maravillas: cualquier lector de Ayala, al leer este extracto, recordará a Venturia Coriola, la madre de Coriolano, que con la ayuda de su nuera, obtuvo de su hijo que no atacara la ciudad de Roma, que estaba cercando. La historia se encuentra en Valerio Máximo y de ahí la sacará un siglo más tarde otro admirador de la antigüedad latina, Íñigo López de Mendoza. En la versión del futuro marqués, la escena se acaba con lágrimas de alegría y frases grandilocuentes, a la romana:

  • 15  Íñigo LÓPEZ DE MENDOZA, marqués de Santillana, Obras completas, ed. Ángel Gómez Moreno y Maximilia (...)

E commo Venturia hovo dicho aquestas palabras a Curiolano, abraçándola con boz así commo llorosa le dixo: “O madre mía, vençida es la mi yra, e a sido a las tus pregarias esta patria e tierra tanto hodiosa e vituperable”15.

23Pero el rey Cruel no era un nuevo Coriolano, no tenía nada de romano, y el final del asedio de Toro fue muy distinto del de Roma. Aunque el relato sea algo largo, vale la pena citar en extenso los últimos episodios, por lo menos aquellos en que la reina madre desempeña un papel –más pasivo que activo–, muy a pesar suyo:

  • 16  AYALA, Crónica, año séptimo (1356), cap. II, p. 165-166.

E Rui González de Castañeda, que estaba con la reyna, avía traído su pleitesía secretamente antes desto con el rey, e tenía un alvalá suyo de perdón, e esforzábase en aquel perdón, e dixo a la reyna: “Señora, id al rey, ca lo non tenemos en al.” E la reyna salió del alcázar, e venía con ella la condesa doña Juana [y otros]: e don Pero Estebánez e Rui González de Castañeda traían a la reyna del brazo, e los otros venían cerca della. E Rui González traía el alvalá del rey de perdón que le avía enviado ante desto en la mano alta, diciendo que el rey ge la enviara e le perdonara por aquella alvalá; pero decía el rey que el tiempo que él pusiera a Rui González de Castañeda para se venir a la su merced que era pasado e que ya non valía el alvalá. E saliendo la reyna doña María del castillo […] llegando a una puente pequeña […] llegó un escudero […] e dio con una maza en la cabeza a don Pero Estebánez Carpentero […] en guisa que le derribó en tierra cerca de la reyna e matóle luego. E otro escudero […] llegó a Rui González de Castañeda e diole con un cuchillo en la garganta e derribóle e matóle […]. E la reyna doña María madre del rey quando vio matar así a estos caballeros, cayó en tierra sin ningún sentido como muerta, e con ella la condesa doña Juana, mujer del conde don Enrique. E desque la reyna cayó, estuvo en tierra grand pieza; e después levantáronla e vio los caballeros muertos enderredor de sí e desnudos, e comenzó a dar grandes voces maldiciendo al rey su fijo e diciendo que la deshonrara e lastimara para siempre, e que ya más quería morir que non vivir; pero el rey fízola levantar e levar a su palacio, do la reyna solía estar16.

24La reacción de la reina a la matanza de caballeros es fruto de su sensibilidad mujeril, pero hay más: sus maldiciones lo demuestran. María de Portugal no sólo está del lado de la compasión, sino también del lado del honor (o de la honra) y de la justicia, virtudes desconocidas por su hijo, según ella. Con esta imagen casi bíblica de una mujer sola llorando y gritando su ira y su dolor en un campo cubierto de hombres matados a traición se termina el relato de la vida de la reina María de Portugal bajo la pluma de Pero López de Ayala: sólo le queda por evocar la salida de la reina de Castilla hacia su reino natal y, en un capítulo ulterior, su muerte, o más bien dicho los rumores que circularon en Castilla acerca de su muerte:

  • 17 Íbid., p. 166.

E dende a pocos días pidió la reyna al rey su fijo que la enviase a Portogal al rey don Alfonso su padre; e así lo fizo el rey, e allá finó, según adelante oiredes17.

  • 18 Íbid, año octavo (1357), cap. II, p. 178.

E en este tiempo [1357] llegaron nuevas al rey don Pedro cómo la reyna doña María su madre era finada, e que moriera en el regno de Portogal; e según fue la fama, dixeron que el rey don Alfonso de Portogal, su padre della, le ficiera dar hierbas con que moriese, por quanto non se pagaba de la fama que oía della18.

Sobre este último punto, aunque cuadra bien con el destino trágico de la reina y con el carácter terrible de su padre (responsable del asesinato de Inés de Castro), parece que los rumores no eran más que esto: rumores.

25Por lo demás, apenas si reaparece, al azar de una frase sobre los últimos combates del rey en contra de los rebeldes a su autoridad, la figura de la reina madre y la historia compleja que la convirtió, de enemiga acérrima de la barragana de su marido en aliada de los hijos de ésta:

  • 19 Íbid., año séptimo (1356), cap. III, p. 167.

El rey don Pedro […] fuese para Palenzuela que estaba alzada. E la villa de Palenzuela diérala el rey don Alfonso a doña Leonor de Guzmán; e el rey don Pedro dio luego que regnó la dicha villa a la reyna doña María su madre, e así le dio todos los bienes que fueron de doña Leonor de Guzmán. E la reyna doña María, quando el conde don Enrique era en esta demanda de la reyna doña Blanca, según que avemos contado, le dio la villa de Palenzuela19.

26No cabe duda de que, para Pero López de Ayala, esta conversión progresiva de la reina, debida a su compasión y a su generosidad (virtud típica de la verdadera nobleza), la sitúa también del lado de la justicia (distributiva), una virtud que tampoco posee su hijo –y apenas su marido, llevado por su pasión.

Conclusión

27Reina conciliadora y mediadora, María de Portugal quiso serlo y lo consiguió en la primera parte de su vida, mientras hizo de mensajera e intercesora entre su marido y su padre en el marco de relaciones diplomáticas forzosamente influidas por las relaciones familiares complejas que unían los diversos miembros de las familias reinantes de la Península (en este caso, un rey de Castilla yerno infiel de un rey de Portugal que era también su tío), pero se veían dominadas por el ideal de la Reconquista, que explica estas intervenciones de María cerca de su padre y, también, su éxito. Cabe subrayar que en sus intercesiones, la reina tenía un “mandato” de su marido-rey que la autorizaba –e incluso obligaba– a actuar.

28En cambio, en la segunda etapa de su vida, bajo el reinado de su hijo, las tentativas de mediación de la reina, que se sitúan en el marco de las relaciones tumultuosas del rey de Castilla y de su nobleza –incluyendo en ella diversos miembros de la familia regia–, fracasaron todas, hasta conocer un final trágico que provocó la salida (huida) de María de Castilla y su vuelta al reino de sus orígenes –con poco éxito también. Este fracaso se debe sin duda a la mente desequilibrada de su hijo, que la consideró como aliada de sus adversarios cuando ella quería ser un árbitro neutro –por lo menos al principio de sus intervenciones–, pero se debe también a la falta de legitimidad de ellas, por no haber recibido la reina mandato alguno del rey.

29A pesar de todo, la figura de María de Portugal aparece más como una figura trágica víctima de un destino que no domina que como una figura de mujer inhábil y mal aconsejada, quizás porque –por lo menos en la crónica de Ayala– actúa movida por las virtudes mujeriles y/o nobles que son, o deberían ser, la base de la paz: generosidad, compasión, sentido de la justicia, amor del orden. La culpa no fue suya si a pesar de estas virtudes, en un contexto muy particular, para parafrasear a un famoso político del siglo XX, “no fue posible la paz”.

Haut de page

Notes

1  Como Alfonso XI estaba en aquel momento asediando la ciudad de Escalona, perteneciente a D. Juan Manuel, decidió que fuese su hermana doña Leonor, que se encontraba en Valladolid, la que acogiera a la princesa portuguesa, y mandó a su tesorero judío, allegado al privado, para que fuera a buscarla. En Valladolid, una mujer del séquito de la infanta, la viuda de Sancho Sánchez de Velasco, “que siempre cobdçiaua bullicios e leuantamientos en el rreyno”, lanzó el rumor de que el judío venía a buscar a la infanta para casarla con el privado. Los habitantes de Valladolid, en su mayoría, decidieron oponerse a la salida de doña Leonor y matar al tesorero. Ni siquiera la llegada del rey permitió, en un primer momento, terminar con la crisis. Ésta se enganchó con otras y acabó, como dijimos, con el poder de Osorio.

2 Crónica del rey Don Alfonso el Onceno de este nombre […] Segunda edición por D. Francisco Cerda y Rico, Madrid: Antonio de Sancha, 1787, cap. XCIII, p. 166. Cf. también Gran Crónica de Alfonso XI, ed. Diego Catalán, 2 vols., Madrid: Gredos, 1977, vol. I, cap. CXI, p. 487. A partir de aquí, estas obras se citarán respectivamente como Crónica de Alfonso XI y Gran Crónica.

3 Crónica de Alfonso XI, cap. CIII, p. 189, y Gran Crónica, vol.  I, cap. CXXI, p. 509-510.

4 Crónica de Alfonso XI, cap. CCXIII-CCXIV, p. 394-395 y Gran Crónica, vol. II, cap. CCLXXXII-CCLXXXIII, p. 320-322.

5 Íbid., p. 395 (Gran Crónica, p. 322).

6 Íbid, cap. CCXLVII, p. 428-429 (Gran Crónica, vol. II, cap. CCCI, p. 362-363).

7  Pero LÓPEZ DE AYALA, Crónica de don Pedro Primero, in : id., Crónicas, ed. José Luis Martín, Barcelona: Planeta, 1991 (a partir de ahora: AYALA, Crónica), año cuarto (1353), cap. XIV, p. 77.

8 Íbid., cap. XV, p. 78.

9 Íbid., año quinto (1354), cap. VII, p. 99.

10 Íbid., cap. IX, p. 100. En este caso, reza el título del capítulo: “Cómo la reyna doña María, madre del rey don Pedro, se temía que el rey su fijo cuydaría que ella fuera en estas pleytesías de las avenencias del conde e del maestre con don Juan Alfonso, e cómo fizo”.

11 Íbid., cap. XXXIII, p. 131.

12 Íbid., cap. XXXV, p. 134.

13 Íbid., año sexto (1355), cap. XII, p. 151.

14 Íbid., año séptimo (1356), cap. II, p. 165.

15  Íñigo LÓPEZ DE MENDOZA, marqués de Santillana, Obras completas, ed. Ángel Gómez Moreno y Maximilian P.A.M. Kerkhof, Barcelona: Planeta, 1988, p. 264.

16  AYALA, Crónica, año séptimo (1356), cap. II, p. 165-166.

17 Íbid., p. 166.

18 Íbid, año octavo (1357), cap. II, p. 178.

19 Íbid., año séptimo (1356), cap. III, p. 167.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jean-Pierre Jardin, « La reina María de Portugal, entre padre, marido, hijo e hijastros: la mediación imposible », e-Spania [En ligne], 20 | février 2015, mis en ligne le 13 février 2015, consulté le 22 octobre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/24140 ; DOI : 10.4000/e-spania.24140

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org