Navigation – Plan du site
La Paix des dames. Femmes, paix et pacification en péninsule ibérique au moyen âge (Xe-XVe siècle)

La graciosa e apuesta fabla de la mujer

Paz e intervenciones femeninas en la literatura castellana del siglo XV
Frédéric Alchalabi

Résumés

Dans son Libro de virtuosas y claras mugeres achevé en 1446, Álvaro de Luna promeut l’activité médiatrice de la femme, qui s’appuie sur son éloquence naturelle pour négocier, préserver ou rétablir la paix. Les efforts d’Álvaro de Luna pour faire de la médiation une action politique strictement féminine s’inscrivent dans un projet culturel ample et novateur dont l’ambition est de définir favorablement l’identité de la femme. Deux modèles de médiation représentés par plusieurs femmes, dont Esther et Judith, sont alors ébauchés.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Consúltese Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Semper pacis amica. Mediación y práctica política (siglos VI-XI (...)

1En la Castilla de los años 1430-1450, se promueve, en el campo literario, la actividad mediadora de la mujer, la cual participa en la resolución negociada de los conflictos. La reina, o dama noble, no solo es consejera, regina ancilla –sirviente de los humildes– o caritativa: es también mediadora y hacedora de paz1.

  • 2 Véase Cándida MARTÍNEZ LÓPEZ, “Eirene y Pax. Conceptualización y prácticas pacíficas femeninas en l (...)
  • 3 Léanse: Georges MARTIN, Mujeres y poderes en la España medieval. Cinco estudios, Alcalá de Henares: (...)

2Bien es cierto que la definición de la mediación vista como manifestación de una acción política propia de las mujeres no es nada nueva: se reproduce y se reconoce, a nivel literario, una práctica política concreta, difundida desde la Antigüedad2. En la Castilla medieval, varias mujeres (doña Leonor, doña Berenguela o María de Molina) ya habían desempeñado ese papel, demostrando una actividad diplomática intensa y eficaz3.

  • 4 Álvaro de LUNA, Julio VÉLEZ-SAINZ (ed.), Libro de las virtuosas e claras mugeres, Madrid: Cátedra, (...)
  • 5 Véanse los trabajos de Robert ARCHER, The Problem of Woman in Late-Medieval Hispanic Literature, Wo (...)
  • 6 Alfonso MARTÍNEZ DE TOLEDO, Joaquín GONZÁLEZ MUELA (ed.),Arcipreste de Talavera o Corbacho, Madrid: (...)

3Sin embargo, los esfuerzos de algunos autores del siglo XV –entre los cuales figura Álvaro de Luna y su Libro de las virtuosas e claras mugeres (en adelante LVCM), acabado en 1446, obra que estudiaré principalmente aquí4– por hacer de la mediación una operación política estrictamente femenina se inscriben dentro de un amplio proyecto cultural novedoso cuya ambición consiste en definir favorablemente la identidad de la mujer, una identidad desembarazada de los prejuicios transmitidos tanto por la Iglesia como por la medicina o, por supuesto, por la literatura misógina5: piénsese que en la misma época (1438), Alfonso Martínez de Toledo adaptaba al castellano, en su Arcipreste de Talavera o Corbacho (en adelante Arc.), Il Corbaccio, obra misógina que Giovanni Boccaccio había escrito hacia 13556.   

  • 7 Consúltese el artículo antiguo pero aún útil de Jacob ORNSTEIN, “La misoginia y el profeminismo en (...)
  • 8 Christine DE PIZAN, Thérèse MOREAU y Éric HICKS (ed.), Le Livre de la Cité des Dames, París: Stock (...)
  • 9 Estoy de acuerdo con Federica ACCORSI, “La influencia de Alfonso de Cartagena en la Defensa de Virt (...)
  • 10 Véase Fernando GÓMEZ REDONDO, Historia de la prosa medieval castellana, 4 t., Madrid: Cátedra, 1998 (...)
  • 11 Para el Tratado en defensa de virtuosas mugeres de Diego de Valera, utilizo la transcripción realiz (...)

4Precisamente, la lectura de esa adaptación por doña María, primera esposa de Juan II, hubiera descontentado tanto a la reina que ésta hubiera promovido un programa literario de rehabilitación de las mujeres, la literatura llamada profemenina7, ya conocida en la Francia de principios del siglo XV, gracias, en particular, a Le livre de la cité des dames de Christine de Pizan (en adelante Livre)8. Por sugerente que sea, la hipótesis parece dudosa9 y, por eso, me parece más razonable subrayar solo el hecho de que, durante el reinado de Juan II, la defensa de la mujer y los intentos de una definición más exacta de su identidad constituyeron la preocupación principal de varios autores: la Castilla de la misma época carecía de una Christine, pero, además de Álvaro de Luna, podía contar con Diego de Valera, rival político del condestable10 y autor del Tratado en defensa de virtuosas mugeres (en adelante TDVM), escrito antes de 144511. A nivel literario, este proceso culminaría un poco más tarde con la aparición de la ficción sentimental.

  • 12 Léase Violeta DÍAZ-CORRALEJO, “La traducción castellana del De mulieribus claris”, in: María HERNÁN (...)
  • 13 Por ejemplo, la creación de Eva fue perfecta: “Como por mano del muy alto Dios, obrador e criador d (...)

5Álvaro de Luna escribe las biografías de heroínas del Antiguo Testamento, de la historia greco-romana, sin olvidar a las santas y mártires. Se inspira en otro libro de Boccaccio, distinto de Il Corbaccio, De mulieribus claris, de 136112; para el condestable, hombres y mujeres no solo son iguales sino que también, a veces, las mujeres son superiores a muchos hombres13.

  • 14 Leriano enumera para su amigo Tefeo las numerosas virtudes de las mujeres volviendo en particular s (...)

6Ahora bien, si la mayor parte de las mujeres ejemplares presentes en el LVCM se definen por su castidad, Álvaro de Luna desarrolla una gama de virtudes o calidades adicionales, entre las cuales se encuentra el habla de la mujer, su discurso, esa elocuencia suya, su facultad de hablar bien y de modo convincente, su fabla. La elocuencia natural de la mujer garantiza así la eficacia de su mediación. Se esboza entonces un primer modelo de comportamiento personificado por cinco mujeres –Ester, Abigayl, Teanites, una mujer de Abela, Bersabé–: estas últimas desempeñan un papel de conciliadoras, lo que les permite evitar conflictos. Su actuación ilustra lo que escribirá más tarde Diego de San Pedro en su Cárcel de amor de 1492: los discursos de las mujeres “quitan muchas muertes, conservan las pazes, refrenan la ira y aplacan la saña; sienpre es muy sano su parecer ”14. Pero emerge un segundo modelo de comportamiento, paralelo al primero, representado esta vez por Judit: en este caso, la mujer se sirve de su elocuencia para restablecer la paz pero sobre todo para engañar a su interlocutor, si la razón por la que lo hace –o sea, el objetivo mismo de su mediación– es justa. De Ester a Judit, Álvaro de Luna propone dos pautas de comportamiento nada opuestas sino más bien complementarias. En los dos casos, la elocuencia se convierte en argumento y en instrumento de la mediación femenina. Éstas son las enseñanzas del LVCM. Quiero detallarlas a continuación.


   

7Álvaro de Luna dedica un capítulo entero al papel de la elocuencia en las mediaciones femeninas. Primero, propone una definición general de la noción de fabla, sin hacer ninguna distinción entre hombres y mujeres, apoyándose especialmente en Cicerón. Para el condestable, laelocuencia o fabla:

  • 15 LVCM, p. 213-214.

quiere decir la buena e graciosa e apuesta manera de fablar ante los emperadores e reyes, e príncipes, e ante los otros grandes señores para mejor e más ayna poder alcançar los ombres aquellas cosas que quieren demandar e suplicar...15

  • 16 Véanse las definiciones de estos adjetivos propuestas por Martín ALONSO, Diccionario medieval españ (...)

8“La buena e graciosa e apuesta manera de fablar” o sea no solo el hecho de hablar bien y de forma elegante sino también de modo oportuno y pertinente16. Por eso, insiste Álvaro de Luna en el que la habilidad oratoria del locutor es clave para poner fin a una situación conflictiva o desesperada:

  • 17 LVCM, p. 214.

Ca, ¿quál cosa ay más maravillosa nin de mayor precio que la tal eloquencia o fabla? Pues ella es poderosa de atraer las voluntades de los ombres, e fazer mansos e pagados a los que estan sañosos e fuertes, levantar los afligidos e caydos, dar salud a los enfermos, librar de los peligros a los que son en prosecución, fazer de los enemigos amigos, e finalmente aquello que el sabio Salamón dize en los sus Proverbios: “La muerte e la vida es en poderío de la lengua etc.”17

  • 18 I. BECEIRO PITA, art. cit., p. 52.
  • 19 En este sentido, la correspondencia entre Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, y Alfonso (...)

9La afirmación del condestable se inscribe dentro de un contexto de valorización de la retórica y de la elocuencia por parte de los prehumanistas italianos pero también castellanos18, que necesaria y forzosamente debió de interesar a Álvaro de Luna no solo como autor sino también como político19.

  • 20 LVCM, p. 214.

10En su libro, Álvaro de Luna parte pues de unas consideraciones generales y comúnmente admitidas en su época, para afirmar luego que las mujeres son naturalmente elocuentes: “E porque esto non sólo fue dado a los ombres mas aun a las mugeres…”20. Para demostrar su afirmación, se apoya en cinco mujeres ejemplares del Antiguo Testamento que lograron preservar o restablecer la paz gracias a su intervención.

11La primera de aquellas mujeres es Ester, reina judía de Persia, casada con Asuero, y que impide la matanza de los judíos del reino deseada por Amán, uno de los dos consejeros del rey Asuero con Mardoqueo, el propio tío de Ester. La reina no puede tolerar tal situación. Entra en la cámara del rey, sin que éste la haya invitado por lo cual corre un grave peligro, le expone la situación y logra impedir un desastre aparentemente ineluctable:

  • 21 Ibid., p. 186. Negritas nuestras.

El rey como la vido tendió contra ella en señal de clemencia e piadad el verdugo de oro que en la su mano tenía, el cabo del qual ella besó con grand reverencia e umilldad fincados los ynojos ante el rey, e fizo su suplicación muy prudente, apuesta, e sabiamente, e continuó, e prosiguió el negocio adelante tan hordenadamente, e con tan grande virtud, e osadía, e firmeza de coraçón segund muy notable e largamente su estoria recuenta, que ella libró de muerte e de todo mal e dapño el su pueblo21.

  • 22 “… por ende, pareciome ser cosa razonable de fazer aquí mención, especialmente de cinco mugeres bie (...)

12Luego, Álvaro de Luna cita cuatro ejemplos más, sacados, según afirma él, del Libro de reyes pero procedentes en realidad de otros libros de la Biblia22. No le interesan al autor las circunstancias exactas que condujeron a los esfuerzos de las mujeres por evitar un conflicto; hasta no se mencionan las causas, a veces ambiguas, de los conflictos: solo el resultado y la imagen de aquellas mujeres le importan. Por eso, todas las heroínas a las que se refiere son ante todo arquetipos de Ester: mediadoras y elocuentes o, mejor dicho, mediadoras por ser elocuentes.

13Abigayl interviene directamente para que el rey David, con quien tuvo un hijo, no matara a su esposo Nabal Carmelí:

  • 23 Ibid., p. 215. Negritas nuestras.

[…] Abigayl, mujer de aquel ombre muy rico llamado Nabal Carmelí, la qual, […] por su buena avisación e graciosa e compuesta fabla, yendo David muy irado con quatrocientos ombres de armas, ante que fuese rey, con propósito de matar al dicho Nabal, […] e a todos los suyos, e le destruyr todo lo que avía por enojo que dél oviera, desque lo ella sopo, salió a él al camino con cierto presente de viandas que delante de sí le embió, e le dixo, e propuso tales e tan apuestas e notables razones, que amansó la su yra e le fizo volver del camino donde venía por manera que escusó de muerte al dicho Nabal su marido e los suyos e de les ser destruydo todo lo suyo23.

14Teanites favorece el restablecimiento de la paz entre el rey David y Absalón, hijo de este último. Absalón, en efecto, había matado a su hermano Amnón porque éste había violado a Tamar, hermana de Absalón. El asesinato de Amnón provocó la ira de David. La mediación de Teanites se efectúa en dos etapas. Primero, le habla a David de su experiencia personal muy similar:

  • 24 Loc. cit. Negritas nuestras.

[…] esta sabia muger con grande avisación e buen entendimiento tomó ábito de muger viuda e se fue para el rey diciendo que ella oviera dos fijos, e que el uno matara al otro en el campo e que los parientes procuraban que fuese muerto el que quedava bivo, e que si esto así pasase ella perdería amos los fijos. Finalmente, ella fizo su suplicación al rey tan sabia, e cuerda, e graciosamente que el dicho rey se convertió a sus rogarias, e ovo por bien de perdonar e perdonó e aseguró de muerte e de lición al otro su fijo que ella dizía que le quedava bivo24.

15Luego Teanites le desvela a David las verdaderas razones de su mediación:

  • 25 Ibid., p. 215-216. Negritas nuestras.

E esto así ganado del rey, la dicha sabia muger le dixo tales razones e tan bien apuestas cerca del destierro del infante Absalón, dándole a entender que la suplicación que ella le avía fecho non era por fijo suyo propio que oviese muerto a otro su hermano, mas por el dicho infante Absalón que así avía muerto al dicho infante su hermano Aminón. E, por tal manera ella le ovo ordenadamente con el dicho rey que, non embargante que él fuese propheta rey e muy sabio varón –segund que dél faze fee la santa Escriptura en muchos lugares-, él ovo por bien mediante la buena fabla e suplicación de la dicha sabia mujer de condescender a lo que ella le pidía, e suplicava, e de perdonar al dicho infante Absalón su fijo e le restituyr, e tornar en su regno, e tierra, e lo que muchos grandes de su regno non podieron con él alcançar, lo alcançó esta sabia mujer por su buena e avisada fabla25.

16Una sabia muger de Abela impide la destrucción de su ciudad por el condestable Joab:

  • 26 Ibid., p. 216. Negritas nuestras.

[…] teniendo cercada (el condestable Joab) la dicha cibdad de Abela por causa que se avía encerrado en ella un caballero de aquel regno llamado por nombre Siba, el qual se avía rebelado e alçado contra el rey David, e queriendo el dicho condestable, con grande poderío de gente que consigo traía, combatir la dicha cibdad, e destruyr los muros della, e la entrar por fuerça, e matar e destruyr los que en ella eran. Entonce, aquella muger sabia usando de grande cordura, e de muy apuesta e hordenada manera de fablar, llamado por su parte a fabla el dicho condestable Joab, le dixo tales razonese enxiemplos por donde le convenció a que decercase la cibdad e la dexase segund que la decercó e dexó26.

17Bersabé, madre de Salomón, le dice al rey David que reine Salomón y no el infante Adonías, otro hijo de David que urdía una conspiración contra él:

  • 27 Ibid., p. 217. Negritas nuestras.

Desta Bersabé se lee […] que, seyendo viejo el rey David e cercano a la muerte, e sabido por ella que el infante Adonías, fijo del rey David, tractava e tenía maneras de se apoderar del reyno de Judea e de tomar título de Rey en lugar del dicho rey David su padre, ella con muy grande avisación e sabidoría se fue para el dicho rey David, e recontole aquesto, e así mesmo de cómmo el dicho rey David le avía jurado de dexar por rey en su lugar a Salamón, su fijo, le fizo suplicación e fizo luego tomar e alçar por rey en su vida e en su lugar al dicho rey Salamón, su fijo, e fue rescibido por rey por todos los lugares del reyno e por todo el pueblo con grande solepnidad27.

18Gracias a aquellas cinco mujeres, Álvaro de Luna hace de la elocuencia un saber femenino intuitivo, saber encaminado hacia la preservación de la paz: Ester y la mujer de Abela evitan guerras y salvan a su pueblo; Abigayl, Teanites y Bersabé resuelven conflictos personales; todas protegen a su familia. La insistencia de Álvaro de Luna tanto en la calidad de todos estos discursos (“apuestas e notables razones”, “buena fabla e suplicación”, “muy apuesta e hordenada manera de fablar”) como en sus efectos y logros (“libró de muerte e de todo mal”, “(el rey) perdonó”) no es anodina. La fabla de la mujer incita a la compasión y a la clemencia.

  • 28 Carlos ALVAR y José Manuel LUCÍA MEGÍAS (ed.), Diccionario filológico de literatura medieval españo (...)
  • 29 Solo habla de Ester; su relato es muy breve: “Ester mujer muy fermosa commo fuesse doncella en ihra (...)

19La atribución de un papel político, esencialmente pacificador, a la mujer, mediante el reconocimiento de su elocuencia natural, parece ser una decisión personal del autor. Álvaro de Luna no saca estos cinco ejemplos de su modelo, el De mulieribus claris: algunas de las mujeres a las que él se ha referido no se encuentran en el libro de Boccaccio28. Se trata entonces de una voluntad política y literaria personal muy clara que le permite al condestable alejarse, a la vez, del tratado de Valera en el que su autor no insistía tanto en la importancia de la elocuencia en la mujer29, y de los comentarios de la literatura misógina sobre el particular. Por ejemplo, para Alfonso Martínez de Toledo:

  • 30 Arc., p. 168-169.

La muger ser mucho parlera, regla general es dello; que non es mujer que non quisyere syenpre fablar e ser escuchada. E non es de su costumbre dar logar a que otra fable delante della; e sy el dya un año durase, nunca se fartaría de fablar e non se enojaría día nin noche30.

20El mismo autor considera como vanos e inútiles los discursos de las mujeres:

  • 31 Arc., p. 169.

Syenpre están fablando, librando cosas agenas: aquélla cómo byve, qué tiene, cómo anda, cómo casó, e cómo la quiere su marido mal, cómo ella se lo meresce, cómo en la iglesia oyó decir tal cosa; e la otra responde otra cosa. E asy pasan su tienpo despendiéndolo en locuras e cosas vanas, que aquí especificarlas sería ynposyble. Por ende, general regla es que dondequier que ay mugeres ay de muchas nuevas31.

21Al fin y al cabo, no es que la mujer de la literatura misógina no sea elocuente: de cierta manera, sí lo es; sobre todo es habladora:

  • 32 Arc., p. 129.

La muger ser murmurante e detractadora, regla general es dello; que sy con mil fabla, de mil fabla: cómo van, cómo están, qué es su estado, qué es su vida, quál es su manera. El callar le es muerte: non podría una sola ora estar que non profeçase de buenos e malos32.

  • 33 “(El Jardín de nobles doncellas) differs from such undiluted praises as that of Diego de Valera and (...)

22Un poco más tarde, hacia 1467, Fray Martín de Córdoba se dirigirá, en el Jardín de nobles doncellas, a la joven princesa Isabel, futura reina de Castilla, admitiendo ese defecto propio de las mujeres, según él también. Fray Martín de Córdoba no es un autor misógino –ni mucho menos- pero su profeminismo es más limitado ya que no es su principal intención33:

  • 34 Jardín…, op. cit., p. 97.

La segunda (condición) no buena es que son parleras e profiosas. Ser parleras les viene de flaqueza, ca veyéndose flacas para poner el negocio a manos, pónenlo a palabras; por que lo que no puede el espada, que lo haga la lengua. E avn enlos varones ay esta diuersidad, que los couardes son grandes palabreros. Los osados hablan poco e luego lo ponen alos puños. Ser porfiosas les viene de falta de razón, ca no sabiendo prouar su intención con que quieren salir, porfíanlo. E avn esto viene de apetito de loor, ca les paresce que quedan menos cavadas si se dan por vencidas en palabras. Y esto tiene buen remedio: Que la muger ponga silencio e guarda en su lengua e quando quisiere hablar que se muerda primero la lengua e los labros, por que no salga palabra que no sea limada por juyzio de razón34.

23En el LVCM, las mujeres no hablan inútilmente como las del Arc. o del Jardín de nobles doncellas; tampoco dividen: más bien reúnen y reconcilian. El condestable confirma su papel de mediadoras pero sin necesariamente promover un modelo uniforme de mediación femenina, como explicaré ahora.


   

  • 35 Consúltese Philippe CONTAMINE, La guerre au Moyen Âge, París: PUF, 1999, p. 462-477.
  • 36 Véase G. MARTIN, op. cit., p. 15.
  • 37 Léase C. MARTÍNEZ LÓPEZ, art. cit., p. 246. Eso es lo que le va repitiendo Fray Martín de Córdoba a (...)

24Para Álvaro de Luna, la mujer es fundamentalmente pacificadora pero no es forzosamente un ser pacífico. Philippe Contamine ya demostró que el pacifismo medieval era una práctica marginal. Con el mismo historiador, hablaré también del concepto de guerra integrada35, adaptándolo a las mediaciones femeninas: es decir que la mujer mediadora sabe que puede contar con su elocuencia para resolver un conflicto pero no descarta el uso de la fuerza36. Además me parece inexacto definir tanto la noción de paz como los esfuerzos por preservarla como una estricta ausencia de conflicto o de violencia: como bien se sabe, la paz es también concordia y justicia y, a partir de ahí, todos los medios para restablecerla son útiles y necesarios37.

  • 38 LVCM, p. 180.

25Según el LVCM, Judit “muy noble, e de alto linaje, e de las muy mayores de su pueblo e muy fermosa e muy rica (…), muy honesta e virtuosa”38 no acepta que el príncipe Osías entregue su ciudad, asediada por Olofernes, el general enviado por Nabucodonosor para conquistar nuevos territorios. Los habitantes de la ciudad están a punto de rendirse, lo que no puede aceptar Judit, la cual puede contar con la ayuda de Dios:

  • 39 Loc. cit.

E como ésta oyese que el príncipe Osías avía otorgado de entregar la cibdad a los enemigos como suso es dicho, ovo dello grand sentimiento e fizo ayuntar los sacerdotes de aquella cibdad, e díxoles muchas cosas reprehendiendo aquella promesa. E, en conclusión, aviendo grand fineza e esperança en Dios, dixo que ella entendía poner en obra un fecho que avía pensado, por donde la cibdad mediante la ayuda de Dios sería librada…39

  • 40  “… e se fue para el dicho príncipe Olofernes, dándole a entender que se pasava e yva para él porqu (...)

26Judit se va de su ciudad con una criada suya y decide encontrar a Olofernes, el cual se enamora de inmediato de ella y la desea carnalmente40. Entonces, para salvar a su pueblo, Judit le miente a Olofernes y le mata, cortándole la cabeza:

  • 41 Ibid., p. 181.

E comoquier que ella respondiese que era presta de fazer su mandado, pero su voluntad de ella non era ésta, antes todavía ella perseveraba orando a Dios por la deliberación de su cibdad e pueblo e siempre guardó su castidad con grand prudencia, e honestad, en tal manera que el dicho príncipe Olofernes non ovo que ver con ella, antes aquella noche que él entendía poner en obra su pensamiento, él fue así lleno de vino e privado de todo su entendimiento, que, él dormiendo, ella le cortó la cabeça con un cuchillo que cerca de su cama estava41.

  • 42 Loc. cit.

27La actuación de Judit es determinante: después de la muerte de su jefe, los soldados de Olofernes huyen. Así es como Judit restablece la paz en su ciudad: “así que la cibdad, e todo aquel regno por el consejo e obra desta sabia dueña fincaron libres e en paz”42. Álvaro de Luna no se detiene, como antes, en la forma de los discursos propiamente dichos de Judit como había hecho con Ester. Es más: el autor no habla de engaño sino más bien de la industria o del ingenio floresciente de Judit:

  • 43 LVCM, p. 181-182. Negritas nuestras.

E ante del día sepasó a la dicha cibdad de Betulia ella e la dicha sirvienta suya con la cabeça del dicho príncipe Olofernes, la qual mostró al príncipe Osías de aquella cibdad e a todo el pueblo dando muchas gracias a Dios porque tan grand fecho le plogo acabar por industria de la dicha Judit (…). ¡O grandeza de coraçón de aquesta muger! (…) Por lo qual, dexadas las vestiduras luctuosas que ella como muger viuda e honesta acostumbrava traer, ungió su cuerpo con mirra muy buena e apostose con aparato muy precioso non por causa de deshonestidad, mas de virtud, porque ella por excelencia e prudencia e consejo del su ingeniofloresciente muy bien entendió lo que avía de ser43.

28Esta distinción entre engaño e industria o ingenio floresciente es capital porque Álvaro de Luna se aleja de nuevo de la literatura misógina. Según Alfonso Martínez de Toledo:

  • 44 Arc. p. 162. Las razones por las que mienten las mujeres son triviales. El autor demuestra lo que d (...)

La muger mala ser mentirosa dubdar [en ello] sería pecado, por quanto non es muger que mentiras non tenga prestas e non disymule la verdad en un punto, e por una muy chiquita cosa e de poco valor mil vezes jurando non mienta, e por muy poca ganancia e provecho de cosa que vee, mentiras ynfinidas dezir non se dexe44.

  • 45 O también como Sunamites, la cual, gracias a sus ruegos, permite la resurrección del hijo de Eliseo (...)

29En realidad, para Álvaro de Luna, Judit no engaña a Olofernes: le castiga ya que solo ella conoce los designios de Dios. Por eso, la intervención de Judit constituye un interesantísimo caso de mediación femenina y un ejemplo notable de pacificación. La función de la mediación femenina es pues doble: primero, la mujer (como Ester o Abigayl) asegura la paz entre su marido (rey o señor) y sus súbditos; segundo, como Judit45, pero también como la Virgen María, la mujer es mediadora entre Dios y su pueblo. El objetivo de la mediación femenina, asegurada por la elocuencia de la mujer (que toma la forma de un discurso convincente o de una oración), desemboca en la salvación de los suyos. No olvidemos que la mujer, según el tratado de Diego de Valera, protege y dirige naturalmente a su familia:

Es de saber que en los onbres son seys hedades por horden delas quales la primera es infancia desde el nascer fasta los siete annos. Segunda es puericia que es de los siete fasta los doze. La tercera es adolescencia fasta los veynte e cinco. La quarta juuentud fasta los cinquenta. La qujnta vejez fasta los setenta donde adelante es dicho termjno delas otras hedades pasadas. E por que en aquellas tres primeras hedades o alo menos enlas dos son los onbres admjnistrados por las madres… (14v)

30Es que, como afirma Fray Martín de Córdoba, la mujer, además de madre, es abogada de los suyos:

  • 46 Jardín, op. cit., p. 201-202.

La segunda razón por que deue ser piadosa la reyna, es por quanto es no sola mente madre, mas abogada. Dizen entonces que el reyno dela tierra es bien ordenado quando es conforme al reyno del cielo, ca lo baxo se ha de conformar quanto puede alo alto e tomar dende enxemplo. Pues como enel reyno celestial el Rey, Jhesu Cristo, es juez e la Virgen Reyna es abogada, así ha de ser enel reyno terrenal, que el rey sea juez e la reyna abogada. Donde, puesto que el rey quiera tiranizar o echar demasiados tributos enel reyno, ala reyna pertenesce en tal cosa e en otros semejantes abogar por el pueblo. Assí Hester conel rey Assuero, que abogó por el pueblo de Ysrael e lo libró de muerte. […] No digo que este se haga cada día, ca enesta manera perescería el themor dela justicia. Pero algunos casos ay que requieren perdón e enestos la reyna deue interponer su oficio de abogada, por que el rey más se doble a piedad e clemencia que no a dureza de pena46.

  • 47 LVCM, p. 358. Álvaro de Luna añade: “Segund lo qual paresce que, aunque estar en los juyzios e plei (...)
  • 48 Ibid., p. 359.

31En este sentido, la presencia, en el LVCM de dos abogadas romanas, necesariamente elocuentes, no puede ser anodina. Amesia solo puede contar con sus talentos de oradora para defenderse –con éxito– de las acusaciones de Lucio Ticio: “[…] se defendió poniendo por sí sus razones e excusaciones, fasta tanto que fue dada por libre e quita de la sentencia que aquel juez contra ella avía dado e de todas las otras demandas que le fueron fechas”47. El segundo caso, el de Ortensia, es aún más significativo. Ortensia –hija de Quinto Ortensio, “grand orador padre suyo”48 defiende a otras mujeres. Álvaro de Luna se detiene en su actitud:

  • 49 Loc. cit.. Negritas nuestras. Christine dice exactamente lo mismo y concluye: “L’éloquence de cette (...)

[…] e así era onesto su gesto e los movimientos de su cuerpo en razonando e defendiendo aquella causa de las dichas señoras e matronas ante los dichos juezes. E así respondían a su gesto e acatamiento las palabras muy dulces e polidas de su bueno e fermoso razonar, e el su gesto e onesto acatamiento a las palabras que ella fablava e razonava en defensión de aquellas dueñas e matronas que non se podía ombre determinar quál cosa le más pluguiese, es a saber, o aver grand sabor de oyr sus palabras o de mirar la onestad de su gesto e acatamiento e así tan prudente, e polida, e onesta, e dulce, e suavemente se avía e ovo en su dezir que mediante su muy polida, e discreta, e cortés, e muy hordenada eloquencia, e buena fabla, las dichas señoras e matronas de Roma fueron libradas por aquellos juezes […]. En lo qual dize Valerio que esta dueña Ortensia bien mostró que el dicho orador, su padre, tornava a bevir e era resuscitado49.

32Por eso, concluye Álvaro de Luna:

  • 50 LVCM, p. 360.

pues con razón los nobles oradores a los quales siempre fue grand cura de escribir las costumbres e fechos de las gentes se esforçaron en ensalçar con grandes loanças la fortaleza e polida fabla destas dos mugeres que tan polida e suavemente se ovieron como suso dicho es50.

  • 51 Livre, p. 172.

33En definitiva, el punto común de aquellas mujeres es que, como en Le livre de la cité des dames de Christine de Pizan, “ce fut une femme que Dieu choisit pour sauver son peuple51.


   

  • 52 Georges DUBY, Dames du XIIe siècle, 3t., París: Gallimard, 1995-1996, 3, p. 217.

34En su libro Dames du XIIe siècle, Georges Duby se preguntaba: “que savons-nous des femmes ?52. Añadía:

  • 53 Ibid., p217-218.

Je n’ai entrevu que des ombres, flottantes, insaisissables. Aucune de leurs paroles ne m’est directement parvenue. Tous les discours qui, de leur temps, leur furent prêtés sont masculins. […] Les hommes s’accoutumèrent à les traiter comme des personnes, à débattre avec elles, à élargir le champ de leur liberté, à cultiver ces dons particuliers qui les rendent plus proches de la surnature53.

35Con la notable excepción de Teresa de Cartagena, la afirmación del medievalista francés puede aplicarse a la Castilla del siglo XV, en particular, a la obra de Álvaro de Luna: tanto la elocuencia como la capacidad mediadora de las mujeres forman parte de esos dons particuliers.

  • 54 Véase Livre, p. 169-172. Alfonso X habla de Judit en la cuarta parte de su General Estoria, léanse (...)
  • 55 Victoria CAMPO y Víctor INFANTES (ed.), La poncella de Francia. La “historia” castellana de Juana d (...)

36De todas las mujeres ejemplares a las que me he referido, creo que la que más fascinó a los autores medievales castellanos o no (Alfonso X o Christine de Pizan, por ejemplo54) fue Judit, por ser mediadora entre el cielo y la tierra. En los años 1474-1480, el autor difícilmente identificable de la curiosa Poncella de Francia –crónica fabulosa que retoma en parte la historia de Juana de Arco, alterándola– ofrece a Isabel la Católica, a quien va dirigida la obra, un retrato de Juana de Arco claramente inspirado por Judit, la cual, a través de la heroína francesa, se convierte entonces en modelo para la reina Isabel55.

  • 56 A partir de ese momento nos dice el autor que la llamará Poncella “E no sabía (el rey) que nombre p (...)

37La primera hazaña de la Poncella –la que la define56–, es muy similar a la de Judit. Primero, la Poncella promete la ciudad de Orleans al duque de Galdes, adversario del rey de Francia, Carlos VII; la Poncella, en realidad, miente y se apodera del duque. Segundo, justo después de esta primera hazaña, el hijo del mariscal de Francia, aliado de los ingleses, intenta seducir a la Poncella y violarla. Como Judit, la Poncella se encomienda a Dios y le mata. Pero después, no le corta la cabeza sino un dedo:

  • 57 Ibid., p. 113.

Y como él començó a la tratar amorosamente, ella le sacó una daga que él tenía, y con ella muy apriessa en la parte del coraçón muchos golpes le dio. El cual, sin se poder valer, aunque a la garganta por la ahogar le puso las manos, ella le dio tal priessa que luego cayó muerto. E tentó de le cortar la cabeça para la levar al Rey, mas la daga no cortava y no se osó detener por temor de los suyos; mas levóle el dedo pulgar de la mano para señal de su vitoria57.

  • 58 Véase otra obra de Christine de Pizan, Le Dit de Jeanne d’Arc: Christine de PIZAN, Nathalie DESGRUG (...)
  • 59 Sobre este aspecto, para Isabel la Católica en particular, léanse los dos artículos de José Manuel (...)

38El pasaje, que no carece de humor, es revelador. La asociación entre Juana de Arco y Judit era frecuente tanto en la iconografía como en la literatura europea del siglo XV58. Es que Judit, como Juana de Arco, pero también como Isabel la Católica en los primeros años de su gobierno, logran restablecer la paz en un reino casi perdido. De ahí la dimensión mesiánica de las tres mujeres59.

39Si todos estos discursos fueron escritos por hombres, como decía Georges Duby, sabemos más cosas también sobre ellos. Georges Duby concluía así su libro:

  • 60 G. DUBY, op. cit., p. 218.

Enfin, j’en connais davantage sur les hommes, leurs contemporains, sur le regard qu’ils portaient sur elles. Eve les attirait, Eve les effrayait. Ils s’écartaient prudemment des femmes, ou bien les rudoyaient, se gaussaient d’elles, retranchés dans la certitude têtue de leur supériorité naturelle. Ce sont eux, finalement, qui les ont manquées60.

40En este punto, Álvaro de Luna es irreprochable.

Haut de page

Notes

1 Consúltese Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Semper pacis amica. Mediación y práctica política (siglos VI-XIV)”, Arenal, 5 (2), 1998, p. 263-276.

2 Véase Cándida MARTÍNEZ LÓPEZ, “Eirene y Pax. Conceptualización y prácticas pacíficas femeninas en las sociedades antiguas”, Arenal, 5 (2), 1998, p. 239-261.

3 Léanse: Georges MARTIN, Mujeres y poderes en la España medieval. Cinco estudios, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2011; María Jesús FUENTE, Reinas medievales en los reinos hispánicos, Madrid: La esfera de los libros, 2004; Isabel BECEIRO PITA, “Modelos de conducta y programas educativos para la aristocracia femenina (siglos XII-XV)”, in:María Teresa LÓPEZ BELTRÁN (coord.), De la Edad Media a la Moderna: mujeres, educación y familia en el ámbito rural y urbano, Málaga: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Málaga, 1999, p. 39-72.

4 Álvaro de LUNA, Julio VÉLEZ-SAINZ (ed.), Libro de las virtuosas e claras mugeres, Madrid: Cátedra, 2009.

5 Véanse los trabajos de Robert ARCHER, The Problem of Woman in Late-Medieval Hispanic Literature, Woodbridge, Rochester: Tamesis, 2005 y Misoginia y defensa de lasmujeres. Antología de textos medievales, Madrid: Ediciones Cátedra, Universitat de València, Instituto de la mujer, 2001.

6 Alfonso MARTÍNEZ DE TOLEDO, Joaquín GONZÁLEZ MUELA (ed.),Arcipreste de Talavera o Corbacho, Madrid: Clásicos Castalia, 1992. Léase el reciente artículo de Julio VÉLEZ-SAINZ, “¿Reprobatio amoris o reprobatio amoris mundi?: Alfonso Martínez de Toledo, la tradición misógina gregoriana y la corte de Juan II”, in: Francisco BAUTISTA PÉREZ (ed.), Estudios sobre la Edad Media, el Renacimiento y la temprana Modernidad, San Millán de la Cogolla: Cilengua, 2010, p. 425-433.

7 Consúltese el artículo antiguo pero aún útil de Jacob ORNSTEIN, “La misoginia y el profeminismo en la literatura castellana”, Revista de filología hispánica, 3, 1941, p. 219-232.

8 Christine DE PIZAN, Thérèse MOREAU y Éric HICKS (ed.), Le Livre de la Cité des Dames, París: Stock (Moyen Âge), 2000.

9 Estoy de acuerdo con Federica ACCORSI, “La influencia de Alfonso de Cartagena en la Defensa de Virtuosas Mujeres de Diego de Valera”, in: F. BAUTISTA PÉREZ, op. cit., p. 15-23, especialmente p. 21. Léase también María Isabel MONTOYA RAMÍREZ, “Observaciones sobre la defensa de las mujeres en algunos textos medievales”, in: Juan PAREDES NÚÑEZ (ed.), Medioevo y literatura: actas del V congreso de la AHLM, Granada: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Granada, 1995, p. 397-405. Para la época de los Reyes Católicos: Barbara F. WEISSBERGER, “‘Deceitful sects’: The Debate about Women in The Age of Isabel The Catholic”, in: Thelma S. FENSTER (ed.), Gender in debate from the early Middle Ages to the Renaissance, Nueva York: Palgrave, 2002, p. 207-235.

10 Véase Fernando GÓMEZ REDONDO, Historia de la prosa medieval castellana, 4 t., Madrid: Cátedra, 1998-2007, 3, p. 3220-3266.

11 Para el Tratado en defensa de virtuosas mugeres de Diego de Valera, utilizo la transcripción realizada por María Isabel MONTOYA RAMÍREZ para el Hispanic Seminary of Medieval Studies y publicada en CD-ROM.

12 Léase Violeta DÍAZ-CORRALEJO, “La traducción castellana del De mulieribus claris”, in: María HERNÁNDEZ ESTEBAN (ed.), La recepción de Boccaccio en España: actas delSeminario Internacional Complutense, 18-20 de octubre de 2000, Madrid: Servicio de Publicaciones Universidad Complutense, 2001, p. 241-261.
Álvaro de Luna trata de convencernos, además, de la importancia cobrada por su libro en su propia trayectoria política. En el colofón, se lee: “Aquí se acaba el tercero libro desta obra que tracta de algunas muy virtuosas e santas dueñas (…) el qual fue bienaventuradamente compuesto por el ínclito, e magnífico, e muy virtuoso señor don Álvaro de Luna (…) e fue acabado e dado a publicación por el sobredicho señor, en el real de sobre Atiença, entrada la dicha villa quatorze días de agosto, diez e nueve kalendas de setiembre, año del nascimiento del nuestro Señor Jesucristo de mil e quatro cientos e quarenta e seys años, año primero del su maestradgo”, LVCM, p. 551-552, negritas nuestras.

13 Por ejemplo, la creación de Eva fue perfecta: “Como por mano del muy alto Dios, obrador e criador de todas las cosas, ella (Eva) mereció ser fabricada non de lodo, nin polvo mas de la costilla e carne propia del varón, el qual segund la autoridad del salmista David es poco menor que los ángeles coronado por Dios de gloria e de honor, e la más excelente e noble criatura que Dios en lo terrenal aya fecho e non en aqueste valle de lágrimas e mar de amargura lleno de trabajos e tristezas, mas en el paraíso terrenal que es lleno de todas cosas delectables segund que por el segundo capítulo del libro de la ley llamado el Génesi claramente paresce”, Ibid., p. 162-163.

14 Leriano enumera para su amigo Tefeo las numerosas virtudes de las mujeres volviendo en particular sobre los consejos siempre acertadísimos de estas últimas: “La dezena (razón) es por el buen consejo que siempre (las mujeres) nos dan, que a las vezes acaece hallar en su presto acordar lo que nosotros con largo estudio y diligencias buscamos; son sus consejos pacíficos sin ningund escándalo; quitan muchas muertes, conservan las pazes, refrenan la ira y aplacan la saña; sienpre es muy sano su parecer”, Diego de SAN PEDRO, Keith WHINNOM (ed.), Cárcel de Amor, Madrid: Castalia (Clásicos), 1993, p. 163.

15 LVCM, p. 213-214.

16 Véanse las definiciones de estos adjetivos propuestas por Martín ALONSO, Diccionario medieval español. Desde las Glosas Emilianenses y Silenses (s. X) hasta el siglo XV, 2 t., Salamanca: Universidad de Salamanca, 1986.

17 LVCM, p. 214.

18 I. BECEIRO PITA, art. cit., p. 52.

19 En este sentido, la correspondencia entre Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, y Alfonso de Cartagena, obispo de Burgos, es significativa. En efecto, el 15 de enero de 1444, el marqués de Santillana, le pedía a Alfonso de Cartagena que aclarara puntos oscuros del De militia de Leonardo Bruni. El obispo de Burgos le contestó el 17 de marzo del mismo año y le escribió lo siguiente: “Pues vuestra linda elocuencia en nuestra lengua vulgar, donde menos acostumbrarse suele que en la latina, en que escribieron los oradores pasados, cosa es por cierto que por su gentileza e singularidat debe a todo omne ser agradable; e ayuntado con la forma elocuente de vuestro escrevir el deseo de saber dotrina estudiosa e guiadora de la re militar, de que vós sodes profesor exçelente, con grand razón dulce es de lo oír. E esto todo que digo non fue por vós puesto en vago çimiento, mas vuestra razón de dubdar fundada venía sobre colupnas de enxenplos antiguos”, verÁngel GÓMEZ MORENO, “La Qüestión del Marqués de Santillana a don Alfonso de Cartagena”, El Crotalón. Anuario de Filología Española, 2, 1985, p. 335-363, p. 349, negritas nuestras.

20 LVCM, p. 214.

21 Ibid., p. 186. Negritas nuestras.

22 “… por ende, pareciome ser cosa razonable de fazer aquí mención, especialmente de cinco mugeres bien fablantes, e muy avisadas, e sabias de las quales entre otras muchas faze mención la Sacra Escriptura pues que ellas merescieron ser puestas e asentadas en el libro de los reyes e príncipes, la estoria de la qual es autentica e provada entre las otras sacras escripturas, e rescibida por toda la Yglesia de Dios”, Ibid., p. 213-214.

23 Ibid., p. 215. Negritas nuestras.

24 Loc. cit. Negritas nuestras.

25 Ibid., p. 215-216. Negritas nuestras.

26 Ibid., p. 216. Negritas nuestras.

27 Ibid., p. 217. Negritas nuestras.

28 Carlos ALVAR y José Manuel LUCÍA MEGÍAS (ed.), Diccionario filológico de literatura medieval española. Textos y transmisión, Madrid: Nueva Biblioteca de erudición y crítica, Editorial Castalia, 2002, p. 188-189.

29 Solo habla de Ester; su relato es muy breve: “Ester mujer muy fermosa commo fuesse doncella en ihraim fue lleuada en la captiuedad de baujlonja por Nabucodonosor quando prendio a yaconyas rrey de juda. Esta por sus muchas virtudes fue tomada por muger por el grand rrey asuero que entonces ssenoreaua ciento e veynte e siete proujncias esta fue orrnada de todas las virtudes que a rreyna pertenescen en la qual tanto fue sieruva de dios que por el rruego suyo el pueblo de ysrael fue ljbrado delas crueles manos de sus enemjgos” (fol. 6v).

30 Arc., p. 168-169.

31 Arc., p. 169.

32 Arc., p. 129.

33 “(El Jardín de nobles doncellas) differs from such undiluted praises as that of Diego de Valera and Álvaro de Luna in that its primary purpose is not to defend and praise women. (…) In this sense, the Jardín may be considered to be a quasi-political document whose profeminism seems to be directed to the reader as a sort of affirmation of Isabel’s claim to the throne and, in the tradition of advising princes, a commentary on the relationship of the ruler and the governed put in the framework of a purportedly personal document addressed to the sixteen year old princess”, Fray Martín de CÓRDOBA, Harriet GOLDBERG (ed.), Jardín de nobles doncellas, Chapel Hill: U.N.C, Department of romance languages (North Carolina studies in the romance languages and literatures), 1974, p. 97. Sobre esta obra, consúltense María del Pilar RÁBADE OBRADÓ, “El arquetipo femenino en los debates intelectuales del siglo XV castellano”, En la España medieval, 11, 1988, p. 262-301; “La educación del príncipe en el siglo XV: Del Vergel de los príncipes al Diálogo sobre la educación del príncipe Don Juan”, Res publica, 18, 2007, p. 163-178 y Nicasio SALVADOR MIGUEL, Isabel la Católica. Educación, Mecenazgo y entorno literario, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2008.

34 Jardín…, op. cit., p. 97.

35 Consúltese Philippe CONTAMINE, La guerre au Moyen Âge, París: PUF, 1999, p. 462-477.

36 Véase G. MARTIN, op. cit., p. 15.

37 Léase C. MARTÍNEZ LÓPEZ, art. cit., p. 246. Eso es lo que le va repitiendo Fray Martín de Córdoba a Isabel: “Ordenada la persona real a Dios e en sí mesma, conuiene que (la princesa) ordene a su pueblo en tres cosas: en justicia, en franqueza e en concordia”, Jardín…, op. cit., p. 214.

38 LVCM, p. 180.

39 Loc. cit.

40  “… e se fue para el dicho príncipe Olofernes, dándole a entender que se pasava e yva para él porque a ella era revelado que él avía de tomar, e ganar aquella cibdad, e aquel regno. El qual dicho príncipe la recibió muy bien, e vista su grand fermosura e graciosidad, luego fue preso del su amor, e finalmente él trabajó de la aver para sí”, Ibid., p. 180-181.

41 Ibid., p. 181.

42 Loc. cit.

43 LVCM, p. 181-182. Negritas nuestras.

44 Arc. p. 162. Las razones por las que mienten las mujeres son triviales. El autor demuestra lo que dice apoyándose en una serie de ejemplos entre los cuales figura el siguiente: “Otro enxienplo te diré. Otra muger tenía un frayre tras la cama escondido. Desque vino su marido non sabya cómo le sacar fuera fuese a su marido e díxole: “¿Dónde vos arrimastes, que venís lleno de pelos?” El marido volvió para que la muger le alinpiase los pelos, e, vueltas las espaldas, salió el frayre que estaba escondido. E dixo el marido: “Parescióme como que salió onbre por aquí”. Dixo ella: “Amigo, ¿dónde venides? ¿O estades en vuestro seso? ¡Guay de mí! E ¿quién suele entrar aquí? ¡Guay, turbado venís de alguna enamorada, los gatos vos parescen onbres, señal de buena pasqua”! Luego calló el marido e dixo: “Calla, loca, calla; que por provarte lo dezía”. E asy fizo e faze su mentira la muger verdad”, Ibid., p. 163-164.
En la literatura profemenina, la situación es muy distinta; hasta se produce una inversión de papeles. En efecto, es el hombre quien miente para satisfacer su deseo carnal. Así, Diego de Valera vuelve, en el TDVM, sobre la historia de Tamar y Amnón: “Tamar doncella insigne fermosa fija fue del noble rrey daujd, las virtudes dela qual no discreparían en algo de lo que pertenescia a fija de tan grant rrey. Esta como fuesse en hedat floresciente mas fermossa de todas las de su tiempo seyendo en la casa de su padre amon hermano suyo della fue singular mente enamorado. El qual faziendo se doljente pidió por merced al rrey su padre que le enbiasse a tamar su hermana que estoujesse con el en tanto que la enfermedat duraua. La qual commo por mandato del rrey fuesse venjda al palacio de Amon toda la gente por su mandado fue lançada fuera de casa e quedando asy solo el maluado amon con su hermana trabajo quanto pudo por ynclinar su coraçon asu mala voluntad lo qual commo no pudiese fazer forçosamente la corronpio. La qual commo se viese asy desonrrada toda descubierta llorando commo muger sin ventura al palaçio del rey se fue. Lo qual commo fue sabido por el dicho rrey e por absalon su hermano aviendo dello entrañable sentimjento por las manos de absalon después de algund tiempo pasado el dicho amon fue muerto e tamar no queriendo jamas casar en vna pobre casylla se aparto onde biujo commo enparedada todos los días que le quedaua de vida syn jamas otro varon conocer” (fol. 6v).

45 O también como Sunamites, la cual, gracias a sus ruegos, permite la resurrección del hijo de Eliseo: “E esta noble dueña, con grande devoción, cada que el propheta Eliseo por y pasava el mandava muy complidamente servir, e administrar, e onrrar, e allende desto ella era tan honesta e bien fablada, e cortés, e avisada que por su buena e apuesta fabla e por la muy umill suplicación que ella fizo al dicho propheta Elyseo, él seyendo tan grande e señalado e especial propheta de Dios, se inclinó a venir con ella desde el monte Carmel donde él estaba, fasta la dicha cibdat de Sunam, onde él bivía. E seyendo muerto un fijo que Dios le avía dado, a ruego del dicho propheta Eliseo quasi por miraglo, ca ella primeramente nunca de ante oviera fijos e su marido era ya muy viejo, el dicho propheta, a suplicación desta noble e bien fablante dueña fizo su oración e suplicación a Dios que resucitase el fijo de aquella dueña, e Nuestro Señor Dios a su suplicación lo resucitó, segund que largamente lo recuenta su ystoria en el dicho quarto capítulo del dicho libro de los Reyes”, LVCM, p. 217-218. Negritas nuestras.

46 Jardín, op. cit., p. 201-202.

47 LVCM, p. 358. Álvaro de Luna añade: “Segund lo qual paresce que, aunque estar en los juyzios e pleitos es vedado a las mugeres por les non ser onesto estar en tales lugares de vuelta de los ombres, pero quando son costreñidas por necesidad para defender sus pleitos e causas non las fizo más menguadas natura, que a los ombres para lo poder e saber bien fazer segund que ellos fazen”, loc. cit.

48 Ibid., p. 359.

49 Loc. cit.. Negritas nuestras. Christine dice exactamente lo mismo y concluye: “L’éloquence de cette femme fut si parfaite qu’on l’écouta aussi volontiers qu’on aurait écouté son père. Et, en effet, elle gagna sa cause”, Livre, p. 179.

50 LVCM, p. 360.

51 Livre, p. 172.

52 Georges DUBY, Dames du XIIe siècle, 3t., París: Gallimard, 1995-1996, 3, p. 217.

53 Ibid., p217-218.

54 Véase Livre, p. 169-172. Alfonso X habla de Judit en la cuarta parte de su General Estoria, léanse las páginas 477-510 de ALFONSO X, Inés FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ y Raúl ORELLANA (ed.), General Estoria (cuarta parte), 2 t., Madrid: Biblioteca Castro, Fundación José Antonio Castro, 2009, 1.

55 Victoria CAMPO y Víctor INFANTES (ed.), La poncella de Francia. La “historia” castellana de Juana de Arco, Madrid-Frankfurt: Iberoamericana-Vervuert, 2006. En adelante LPDF.
Para Michel GARCIA (en su traducción La Pucelle de France. Récit chevaleresque, París: Mazarine, 2007), el autor es Juan de Gamboa. Véanse las consideraciones al respecto de F. GÓMEZ REDONDO, Historia de la prosa de los Reyes Católicos: el umbral del Renacimiento, 2 t., Madrid: Cátedra, 2012, 2, p. 1690-1706.
Los estudios sobre este libro son pocos. Ver Adeline RUCQUOI, “De Jeanne d’Arc à Isabelle la Catholique : l’image de la France en Castille au XVe siècle”, Journal des Savants, Janvier-Juin 1990, p. 155-174; M. GARCIA, “La Poncela entre historia y ficción”, in: Antonio CHAS AGUIÓN (ed.), Siempre soy quien ser solía, A Coruña: Universidade da Coruña, Servizo de Publicacións, 2009, p. 149-162; Lucila LOBATO OSORIO, “La Poncella de Francia: la doncella-caballero y su relación con Isabel I de Castilla”, Signos literarios, 9, enero-junio de 2009, p. 55-74; Vanessa SÁNCHEZ VALAT, “El triple duelo en La Poncella de Francia”, Tirant, 15, 2012, p. 155-170.

56 A partir de ese momento nos dice el autor que la llamará Poncella “E no sabía (el rey) que nombre poner a aquella pastora, y porque ella tan bien supo defender su virginidad llamóla la Poncella, que en francés dizen por virgen y aun se entiende donzella”, LPDF, p. 117.

57 Ibid., p. 113.

58 Véase otra obra de Christine de Pizan, Le Dit de Jeanne d’Arc: Christine de PIZAN, Nathalie DESGRUGILLERS-BILLARD (ed.), Le Dit de Jeanne d’Arc. Ditié Jehanne Darc, Clermont-Ferrand: Editions Paleo, 2010, p. 44-53 y 78-87. Léase el artículo de Alan DEYERMOND, “Dos retratos de Juana de Arco: el Ditié de Jehanne d’Arc (1429), de Christine de Pizan, y La Poncella de Francia y sus grandes fechos en armas (¿c. 1474-1480?) de Juan de Gamboa”, in: F. BAUTISTA PÉREZ, op. cit., p. 129-139. Léase lo que dice Colette BEAUNE sobre el particular: Jeanne d’Arc, París: Perrin, 2009.

59 Sobre este aspecto, para Isabel la Católica en particular, léanse los dos artículos de José Manuel NIETO SORIA, “Apología y propaganda de la realeza en los cancioneros castellanos del siglo XV. Diseño literario de un modelo político”, En la España medieval, 11, 1988, p. 185-221; “Ser reina. Un sujeto de reflexión en el entorno historiográfico de Isabel la Católica”, e-Spania, 1, URL : http://e-spania.revues.org/327 ; DOI : 10.4000/e-spania.327, fecha de consulta: 8 de octubre de 2013.

60 G. DUBY, op. cit., p. 218.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Frédéric Alchalabi, « La graciosa e apuesta fabla de la mujer », e-Spania [En ligne], 20 | février 2015, mis en ligne le 28 février 2015, consulté le 26 mars 2017. URL : http://e-spania.revues.org/24088 ; DOI : 10.4000/e-spania.24088

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org