Navigation – Plan du site
Autoriser le récit historique : histoire et culture historique en péninsule Ibérique au Moyen Âge

Historicidad medieval y protomoderna: lo auténtico sobre lo verídico

Alberto Montaner Frutos

Résumés

L’historicité médiévale et moderne tourne autour de la tension de deux tendances : la vérité ou fidélité au cadre factuel et l’authenticité ou fiabilité au niveau discursif, qui, à son tour, dépend du vraisemblable (soumis à l’horizon d’attente de l’historien et de son public) ou du nécessaire (issu de la logique narrative même). Cette dialectique permet de voir que certaines opérations des historiens médiévaux et modernes dérivent de leur propre façon de penser l’histoire et donc de la représenter, et pas nécessairement de manipulations ou de falsifications historiques intéressées.

Haut de page

Texte intégral

Vrai / authentique: lo poético o el arte de lo verosímil

  • 1  Alejo CARPENTIER, «Sartre y la historia», El Nacional (Caracas), 18 de mayo de 1956; reed. in: Los (...)
  • 2  Georges DUBY, Le Dimanche de Bouvines, 27 Juillet 1214, Paris: Gallimard, 1973 (véase particularme (...)
  • 3  Hayden WHITE, El texto histórico como artefacto literario [1985] y otros escritos, introd. Verónic (...)

1La reflexión sobre el modo de historiar en la Edad Media (y, en general, en toda la historiografía tradicional, la literaria o precientífica) me ha llevado en un par de ocasiones a recalar en la frase de Sartre, transmitida por Carpentier, «Menos trata la historia de ser verídica, que de resultar auténtica»1. La oposición que establece aquí el filósofo francés tiene que ver con la diferencia entre el hecho y el símbolo (es decir, el significado histórico que aquel llega a alcanzar), lo que se corresponde, en su concepción básica, a la distinción que establece Duby entre el suceso (fait) y el acontecimiento (événement)2 y, aunque de forma menos ajustada, a la que White plantea entre «lo que ocurrió» (a lo que él denomina event)y la construcción historiográfica de aquel, «la representación de “lo que ocurrió”» o «un acontecimiento bajo una descripción» (lo que designa como fact)3. No obstante, el planteamiento sartriano no remite propiamente a una diferencia entre lo evenemencial o fáctico y lo discursivo, como en estos autores, sino a dos actitudes distintas y potencialmente complementarias ante lo primero, visto desde lo segundo. No se trata, en rigor, de diferenciar el plano factual y la representación del mismo, sino de plantear dos formas de plantear esta respecto de aquel.

2Mi propósito aquí no es realizar una exégesis de la filosofía de la historia de Sartre, sino aprovechar esa dicotomía (no necesariamente polaridad) para analizar algunos aspectos de la forma de hacer historia en la Edad Media y todavía en la Modernidad temprana, incluso fuera del género historiográfico propiamente dicho. Desde este punto de vista, el objetivo no es tanto abordar la compleja relación entre lo histórico (el suceso o hecho) y lo historiográfico (su representación en tanto que acontecimiento o evento), como la actitud con la que se efectúa esta última, en relación con lo verídico o con lo auténtico. Para ello es preciso determinar el alcance de ambas categorías, el cual puede establecerse de acuerdo con los criterios de fidelidad y de credibilidad. La primera implica al objeto histórico, en la medida en que expresa el grado de correspondencia de la representación con el hecho (o del plano textual con el factual); la segunda, al sujeto historiográfico, puesto que afecta a la validez que este se halla dispuesto a otorgar a la segunda con relación al primero, independientemente de su grado real de fidelidad. Así pues, la historia verídica resultará, por mor de la fidelidad, fiable, mientras que la historia auténtica será, gracias a la credibilidad, confiable.

  • 4  Como me hace notar Ángel Escobar (a quien agradezco su revisión de las presentes páginas), la dist (...)
  • 5  Cito, respectivamente, por ARISTÓTELES, Ars Poetica, ed. Rudolph KASSEL, Oxonii: e Typographeo Cla (...)
  • 6  Jesús G. MAESTRO, El concepto de ficción en la literatura (desde el Materialismo Filosófico como T (...)
  • 7  J. G. MAESTRO, El concepto de ficción, p. 44 y 62-65. No entro a considerar su crítica de las deri (...)

3En principio, parecería que la veracidad implica autenticidad, aunque no a la inversa. Sin embargo, se trataría de una conclusión errónea. Como advirtió ya Aristóteles, «προαιρεῖσθαί τε δεῖ ἀδύνατα εἰκότα μᾶλλον ἢ δυνατὰ ἀπίθανα» = «1se ha de escoger lo imposible verosímil antes que lo posible increíble» (Poetica, 1460a26-27), lo que equivale a decir, en los términos sartrianos, que lo verídico no necesariamente resulta auténtico, categoría que corresponde a lo verosímil aristotélico (τὸ εἰκός), en el sentido etimológico de veri–simile4, es decir, «τὸ ὅμοιον τῷ ἀληθεῖ» = «lo semejante a lo verdadero», según lo designa el mismo autor en su Rhetorica, I.1.11 (1355a15)5. El problema es que, como señala Maestro, «La verosimilitud, es decir, la apariencia de verdad que, exenta de signos falaces, impacta contra la realidad del espacio antropológico» es ajena a la dicotomía verdadero / falso, es decir, a la categoría de verdad, aunque sí posee la capacidad de «impactar en la Realidad»6, lo cual, pese a lo que considera dicho autor7, no contradice estrictamente la caracterización de τὸ εἰκός por parte de Aristóteles, aunque sí la de lo verisimile, así como lade la μίμησις como imitatio,ofrecida por la vulgata aristotélica (en sus versiones tanto escolástica como humanística). Si aquel habla ocasionalmente de lo imposible (τὸ ἀδύνατον), se refiere sólo a su contradicción con la realidad física (la que corresponde a la materialidad del mundo empírico), sin plantearse la irrealidad misma de lo poético en cuanto tal. Subrayo este aspecto porque afecta a la esencia misma de lo auténtico como creíble, para lo cual la acción debe desarrollarse «κατὰ τὸ εἰκὸς ἢ τὸ ἀναγκαῖον» = «de acuerdo con lo verosímil o lo necesario» (Ars Poetica, 1450a12-13 y 38; 1415b9). En consecuencia, frente a la veracidad histórica, la autenticidad no está rigurosamente sujeta al juicio de veridicción, lo que, de hecho, la sitúa más cerca de lo poético que de lo histórico, según la propia conceptualización aristotélica:

  • 8  ARISTÓTELES, Poetica, 1451a38-1451b5. Carlo GINZBURG, History, Rhetoric, and Proof, Hanover nh; Lo (...)

ὁ γὰρ ἱστορικὸς καὶ ὁ ποιητὴς οὐ τῷ ἢ ἔμμετρα λέγειν ἢ ἄμετρα διαφέρουσιν [...]· ἀλλὰ τούτῳ διαφέρει, τῷ τὸν μὲν τὰ γενόμενα λέγειν, τὸν δὲ οἷα ἂν γένοιτο = pero el historiador y el poeta no se diferencian por contar las cosas en forma versificada o sin versificar [...]; sino que esto establece la diferencia: que uno cuenta lo que ha sucedido y otro, en cambio, lo que podría suceder8.

  • 9  Esta distinción es en buena medida homóloga de la que establece Tim CRANE, Aspects of Psychologism(...)

4Ahora bien, si lo auténtico no necesariamente tiene que ser verídico, tampoco implica que no lo sea. La autenticidad, en ese sentido, es la reacción cognitiva por la que, como queda dicho, un discurso historiográfico resulta confiable, lo que constituye un efecto fenomenológico (en el sentido de su forma de hacerse patente ante la conciencia) que puede derivar de distintos factores, de los cuales unos pueden considerarse objetivos y otros subjetivos, no en el habitual sentido gnoseológico de lo que se acomoda a la realidad empírica (objeto, perceptum) o queda mediatizado por el individuo (sujeto, percipiens), sino en el de incidir sobre el objeto del discurso historiográfico (su tema y personajes) o sobre su sujeto (el historiador y su público). Cabe, entonces, hablar de una autenticidad objetiva o subjetiva según la confiabilidad que le corresponde se considere desde el punto de vista del objeto o del sujeto historiográficos, entendidos en tales términos9.

Pathos / logos: lo retórico o el arte de lo probable

  • 10  Sobre este punto, no obstante, Aristóteles vacila, ya que en Rhetorica, I.1, defiende la exclusión (...)
  • 11  Retomo, por ajustada, la formulación (hecha a otro propósito) de Martin AURELL, «Rapport introduct (...)

5En principio, podría considerarse que, al atenuarse la diferencia entre lo histórico y lo poético, cobra relevancia otra dicotomía aristotélica, la que opone el πάθος o ‘emoción’ al λόγος o ‘razón’, en tanto que principios correlativos de la retórica, cuya finalidad es persuadir, y de la dialéctica, cuyo objetivo es demostrar10. En este sentido, podría decirse que los historiadores medievales, al decantarse por la autenticidad, «se placent davantage du côté du pathos, les éléments émotionnels et passionnels par lesquels un locuteur essaie de séduire son public, plutôt que du côté du logos, les arguments qu’il développe de façon cohérente»11. Sin embargo, como veremos, la autenticidad, aunque pueda derivarse de una determinada empatía con los personajes retratados, no apela primariamente a lo emocional, sino que, por el contrario, suele fundamentarse en la racionalización del discurso historiográfico. Cierto es que ese proceso, en tanto que basado a menudo en una determinada concepción de lo verosímil, queda mediatizado por factores que pueden considerarse más patéticos que lógicos, pero la operación en sí misma responde a estos criterios antes que a aquellos.

  • 12  La diferencia entre el planteamiento agentivo y el pasivo no es baladí, como se apreciará luego.
  • 13  Véase, por ejemplo, Hayden WHITE, Figural Realism, p. 5 et passim; cf. Herman PAUL, Hayden White, (...)

6Por otro lado, el discurso que apela a la autenticidad no busca normalmente un fin externo a sí mismo y se ciñe –por así decir– a su función representativa, de modo que tampoco pretende propiamente persuadir de algo, salvo que esa persuasión se haga correlativa de la consecución de la credibilidad. Ahora bien, de aceptar esto, se estarían confundiendo la finalidad del discurso (convencer o, para ser más exactos, ser creído)12 con el medio para hacerlo (persuadir retóricamente o demostrar dialécticamente). En tanto que la obtención de la credibilidad (que se traduce en percepción de autenticidad) depende en muy buena parte de una determinada racionalización discursiva, su capacidad de convicción (ἡ πίστις) ha de atribuirse antes al λόγος que al πάθος, por más que el papel de este último haya también de tenerse debidamente en cuenta. En ese sentido, la historiografía medieval y protomoderna posee una innegable base retórica, pero no solo en el sentido habitual del recurso historiográfico a tropes and plots (según suele emplearse en la estela de White)13, sino según su genuina concepción aristotélica de demostración a partir de lo probable:

  • 14 Rhetorica, I.1.11, 1355a4-8; compárese I.1.3: «αἱ γὰρ πίστεις ἔντεχνόν εἰσι μόνον, τὰ δ᾽ ἄλλα προσθ (...)

ἐπεὶ δὲ φανερόν ἐστιν ὅτι ἡ μὲν ἔντεχνος μέθοδος περὶ τὰς πίστεις ἐστίν, ἡ δὲ πίστιςἀπόδειξίςτις (τότεγὰρπιστεύομενμάλισταὅτανἀποδεδεῖχθαιὑπολάβωμεν), ἔστι δ᾽ ἀπόδειξις ῥητορικὴ ἐνθύμημα, καὶ ἔστι τοῦτο ὡς εἰπεῖν ἁπλῶς κυριώτατον τῶν πίστεων = Así pues, resulta obvio que el método propio del arte [sc. retórica] es el relativo a las pruebas persuasivas, pues la persuasión es una suerte de demostración (pues nos persuadimos mayormente cuando asumimos que [algo] está demostrado), y la demostración retórica es un entimema, el cual es, dicho llanamente, la más fuerte de las pruebas persuasivas14.

  • 15  Q. RACIONERO, Retórica, p. 34.

7En el planteamiento aristotélico, el entimema (ἐνθύμημα) es un tipo de demostración, que, frente a la apodíctica (ἀπόδειξις), «se vincula cada vez más a un modo de inferencia especial, que se basa en premisas solo ‘probables’» y «denota un auténtico nuevo silogismo»15. Sus fundamentos los explica el Estagirita en Ars Rhetorica, II.25.8-9 (1420b13-25):

  • 16  Así suplen, siguiendo el contexto (cf.Rhetorica, I.25.1, 1402a33), A. TOVAR, Retórica, p. 163 y Q. (...)

ἐπεὶ δὲ τὰ ἐνθυμήματα λέγεται ἐκ τεττάρων, τὰ δὲ τέτταρα ταῦτ᾽ ἐστίν, εἰκὸς παράδειγμα τεκμήριον σημεῖον, ἔστι δὲ τὰ μὲν ἐκ τῶν ὡς ἐπὶ τὸ πολὺ ἢ ὄντων ἢ δοκούντων συνηγμένα ἐνθυμήματα ἐκ τῶν εἰκότων, τὰ δὲ δι᾽ ἐπαγωγῆς ἐκ τοῦ ὁμοίου, ἢ ἑνὸς ἢ πλειόνων, ὅταν λαβὼν τὸ καθόλου εἶτα συλλογίσηται τὰ κατὰ μέρος, διὰ παραδείγματος, τὰ δὲ διὰ ἀναγκαίου καὶ ἀεὶ ὄντος διὰ τεκμηρίου, τὰ δὲ διὰ τοῦ καθόλου ἢ τοῦἐνμέρειὄντος, ἐάντεὂνἐάντεμή, διὰσημείων. τὸ δὲ εἰκὸς οὐ τὸ ἀεὶ ἀλλὰ τὸ ὡς ἐπὶ τὸ πολύ, φανερὸν ὅτι τὰ τοιαῦτα μὲν τῶν ἐνθυμημάτων ἀεὶ ἔστι λύειν φέροντα ἔνστασιν, ἡ δὲ λύσις φαινομένη ἀλλ᾽ οὐκ ἀληθὴς ἀεί: οὐ γὰρ ὅτι οὐκ εἰκός λύει ὁ ἐνιστάμενος, ἀλλ᾽ ὅτι οὐκ ἀναγκαῖον = Así pues, dado que los entimemas se enuncian a partir de cuatro [lugares]16, siendo estos cuatro lo verosímil, lo ejemplar, la evidencia y el indicio, y coligiéndose, por un lado, los entimemas [enunciados] a partir de lo verosímil bien de lo que por lo común existe, bien de [lo que lo] parece; [coligiéndose], por otro, [los entimemas] conforme a lo ejemplar de la inducción a partir de lo parecido, ya sea a uno o a varios (cuando, asumiéndose lo general, se deduce silogísticamente lo particular); por otro, [los entimemas] conforme a la evidencia, de lo necesario y siempre existente, y, por último, [los entimemas] conforme a indicios, de lo existente, ya sea en general o en particular, bien sea real, bien no lo sea, [y] puesto que lo verosímil no es lo que [ocurre] siempre, sino solo por lo común, resulta obvio que esta clase de entimemas siempre es refutable aduciendo una objeción; pero la refutación es aparente [y] no siempre verdadera, pues quien [así] refuta, no establece que [aquello] no sea verosímil, sino solo que no es necesario.

  • 17  En contexto lógico, εἰκός se traduce mejor por ‘probable’ (así Freese y Racionero) que por ‘verosí (...)

8Aquí se aprecia de nuevo el fundamental papel de lo verosímil o lo probable (τὸ εἰκός)17, que se vincula al paradigma o ejemplo (τὸ παράδειγμα) y a la analogía o equiparación de algo con su semejante (ἐκ τοῦ ὁμοίου). Si el entimema parte de lo verosímil, de indicios sobre generalidades o del paradigma entendido como arquetipo, se aproxima al razonamiento deductivo, que va de lo general o universal (καθόλου) y atemporal (ἀεί), a lo particular (κατὰ μέρος, ἐνμέρει) u ocasional (τὸ ὡς ἐπὶ τὸ πολὺ). En cambio, el que toma como base la semejanza con varios elementos de comparación (ἐκ τοῦ ὁμοίου πλειόνων) o el valor indiciario de los mismos corresponde al razonamiento inductivo (ἐπαγωγή), que va de lo particular a lo general. Finalmente, si la similitud se establece con un solo punto de comparación (ἐκ τοῦ ὁμοίου ἑνὸς), se sitúa en el ámbito propiamente paradigmático (entendiendo los παραδείγματα o exempla en su sentido prístino de modelos o prototipos para su reproducción), que va de lo particular a lo particular y tiene una de sus herramientas principales en el establecimiento de analogías, tal y como lo formula el propio Aristóteles en los Analytica priora, II.24 (69a13-16):

  • 18  Cito por ARISTÓTELES, Analytica priora et posteriora, ed. W. D. ROSS, Oxonii: e Typographeo Claren (...)

φανερὸν οὖν ὅτι τὸ παράδειγμά ἐστιν οὔτε ὡς μέρος πρὸς ὅλον οὔτε ὡς ὅλον πρὸς μέρος, ἀλλ' ὡς μέρος πρὸς μέρος, ὅταν ἄμφω μὲν ᾖ ὑπὸ ταὐτό, γνώριμον δὲ θάτερον. = Resulta, pues, obvio que el paradigma es, no como la parte respecto del todo, ni como el todo respecto de la parte, sino como la parte respecto de la parte, ya que ambas, sí, son de igual condición, pero una de ellas es más conocida18.

  • 19  Propiamente, τεκμήριον, como derivado de τέκμαρ ‘marca; signo’, es la señal necesaria, el síntoma (...)
  • 20  Al igual que τεκμήριον, σημεῖον significa de suyo ‘marca, señal; signo’, pero en la terminología l (...)
  • 21  Esto invalida la presunción de que «la eficacia de los textos históricos medievales no reside en l (...)

9Ahora bien, en el ámbito de la retórica, a diferencia de lo que ocurre en la poética, lo necesario (τὸ ἀναγκαῖον) no remite a la coherencia interna de la representación (μίμησις), sino que deriva de la naturaleza misma de las cosas, manifestada en la evidencia (τεκμήριον)19, lo que hace que el razonamiento basado solo en el indicio (σημεῖον)20 o lo verosímil (εἰκός) sea falible, aunque no necesariamente fallido. Es, no obstante, esta última diferencia la que –por lo común– oblitera la historiografía precientífica, al dar la misma fuerza de verdad a la conclusión de cualquier entimema y en particular al que deriva de la necesidad endógena del relato (plano textual), equiparada a la exógena de los fenómenos observados (plano factual)21.

«Autenticidad objetiva» y deducción historiográfica

  • 22  Como señala C. GINZBURG, History, Rhetoric, and Proof, p. 47: «from Thucydides’ time until today h (...)

10Puede, en consecuencia, hablarse de autenticidad objetiva cuando esta surge de la coherencia interna (es decir, intranarrativa) de los personajes y sus acciones. En este caso, no opera primariamente la verosimilitud, sino el otro componente del par aristotélico, la necesidad (ἡ ἀνάγκη), entendida como la concatenación ineluctable de causas y efectos, lo cual se traduce en la naturalidad con la que el historiógrafo medieval y todavía, en ocasiones, el moderno incorporan a su relato, sin marca diferencial alguna, lo que son sus propias deducciones, a menudo fundadas y razonables, pero siempre conjeturales, sobre cómo pudieron ocurrir sucesos que sus fuentes no explicaban o bien lo hacían de modo fragmentario o, a su entender, insuficiente. En este caso, desde la perspectiva coetánea, la autenticidad se pondría al servicio de la veracidad, puesto que el procedimiento simplemente intenta ofrecer un cuadro más acabado de los sucesos referidos, pese a lo cual, la posibilidad de falsearlos en la práctica es –no hace falta insistir en ello– considerablemente grande. Aquí tendríamos un caso en que la autenticidad objetiva (que pretende confluir con la veracidad), derivada de deducciones lógicas sobre lo que pudo llevar del dato x al dato y, puede verse claramente condicionada por la subjetiva, ya que, en definitiva, las conjeturas incorporadas al discurso sobre el modo de desarrollo de los procesos históricos narrados dependen en buena parte del sentido de lo verosímil del cronista encargado de referirlos22. En este discurrir según lo probable podemos, de nuevo, apreciar el sesgo retórico (siempre en su sentido aristotélico) de este tipo de historiografía,

  • 23  Entiéndase ‘una determinada capacidad psíquica o anímica’ (una potentia animae o potencia del alma(...)
  • 24  ARISTÓTELES, Rhetorica, I.1.11, 1355a14-19. Se distinguen aquí, sin oponerse polarmente, el razona (...)

τό τε γὰρ ἀληθὲς καὶ τὸ ὅμοιον τῷ ἀληθεῖ τῆς αὐτῆς ἐστι δυνάμεως ἰδεῖν, […] διὸ πρὸς τὰ ἔνδοξα στοχαστικῶς ἔχειν τοῦ ὁμοίως ἔχοντος καὶ πρὸς τὴν ἀλήθειάν ἐστιν. = pues lo verdadero y lo semejante a lo verdadero son captados por una misma facultad23, […] de modo que ser sagaz respecto de lo plausible es semejante a serlo respecto de la verdad24.

  • 25  Cito por Crónica del obispo don Pelayo, ed. Benito SÁNCHEZ ALONSO, Madrid: Centro de Estudios Hist (...)
  • 26  Cito por Chronica Hispana saeculi XII, Pars II: Chronica Naierensis, ed. Juan A. ESTÉVEZ SOLA, Tur (...)
  • 27  Cito por Lucae Tudensis Opera Omnia, I: Chronicon mundi, ed. Emma FALQUE, Turnhout: Brepols (Corpu (...)
  • 28  Como ya supuso Bernard F. REILLY, The Kingdom of León-Castilla under King Alfonso VI, 1065-1109, P (...)

11Ejemplifica bien este proceso la presentación historiográfica de Isabel, la cuarta mujer de Alfonso VI, el catálogo de cuyas parejas, tanto cónyuges como concubinas, incluyó ya su coetáneo el obispo Pelayo de Oviedo en su 1Chronicon Regum Legionensium, donde señala que tomó por esposa «quartam Helisabeth, ex qua genuit Sanciam coniugem comitis Roderici et Geloiram quam duxit Rogerius, dux Cicilie»25. La noticia pasaría casi inalterada a la Chronica Naiarense, IV, 22: «quartam Helysabeth, ex qua genuit Santiam uxorem comitis Roderici et Geluiram, quam duxit Rotgerius, dux Sicilie»26. En cambio, el Tudense, Chronicon mundi, IV, 69, aunque también sigue a la letra el texto pelagiano, le atribuye una filiación concreta: «Quartam quoque duxit nomine Helisabet, filiam Lodoici regis Francie, ex qua genuit Sanciam, coniugem comitis Roderici, et Geloyram, quam duxit Rogerius, dux Cecilie», que repite en IV, 72: «Regina uero Elisabeth eius uxor, Lodoici Francorum regis filia, Legione in ecclesia sancti Ysidori sepulta quiescit»27. En este caso, el dato no es una invención del historiador leonés, sino que, como revela esta última indicación, procede de las memorias funerarias de San Isidoro de León. Una opción es que don Lucas tomase el dato directamente del epitafio de Isabel en el panteón regio isidoriano28, el cual, en la versión conocida, remonta a la reforma del mismo efectuada en torno a 1220, unos años antes de la composición del Chronicon mundi1(ca. 1232-1240), y que rezaba:

  • 29  Al igual que otros muchos de los epígrafes isidorianos, este ha desaparecido. Me baso en Prudencio (...)

1H(ic) R(equiescit) REGINA ELISABET, FILIA LVDOVICI REGIS FRANCIÆ
VXOR REGIS ALFONSI, QVI CÆPIT TOLETVM. OBIIT ERA M.C.X
L.V.29

  • 30  Véanse, en conjunto, Ana SUÁREZ GONZÁLEZ, «¿Del pergamino a la piedra? ¿de la piedra al pergamino? (...)
  • 31  Esto sin contar con que Luis VI no se casó en primeras nupcias, con Luciana de Rochefort, hasta 11 (...)
  • 32  Quizá borgoñón, como argumenta B. F. REILLY, The Kingdom, p. 296-297. No entro aquí en la polémica (...)

12La otra opción es que el historiador leonés se basase en el conocido como Obituario III de la colegiata leonesa, un texto compuesto hacia 1210 y que, para los registros relativos a la familia real, se hace evidente eco de fuentes historiográficas anteriores, en particular la Chronica Naiarensis, siendo, a su vez el modelo de este y otros epitafios inscritos durante la citada reforma30. Independientemente de cuál de los dos textos fuese la base concreta de Lucas de Tuy (si no lo fueron ambos conjuntamente), podría pensarse que el dato procedía de la memoria histórica isidoriana, vinculada al propio panteón, y que por eso aflora en materiales de dicha procedencia, frente al silencio de las crónicas precedentes. Sin embargo, esa filiación de la reina Isabel es errónea, ya que, aunque Luis VI de Francia (nacido en 1081) fue parcialmente coetáneo de Alfonso VI, una hija suya no habría podido tener en 1100 (fecha de su matrimonio) más que cinco años, a lo sumo31. Lo que sin duda ocurrió en este caso fue que 1el compilador del Obituario IIItenía noticia del origen ultrapirenaico de doña Isabel32 y que a partir de ahí dio por sentada su pertenencia a la casa real francesa, representada por Luis VI. La atribución de la paternidad de Isabel a este monarca y no a Felipe I (1060-1108), que al menos habría sido congruente con la cronología, se debe, sin duda, a que desde 1108 hasta 1180 habían reinado sucesivamente dos Luises, el citado Luis VI (1108-1137) y Luis VII (1137-1180), mientras que a la altura de 1230 estos ya eran cuatro (1mediando el paréntesis de Felipe Augusto, de 1180 a 1123), con Luis VIII (1223-1226) y Luis IX el Santo (1226-1270). Puestos, pues, a citar retrospectivamente a un rey de Francia al filo de 1100, para los coetáneos de Lucas de Tuy éste sería, naturalmente, uno con dicho nombre, razón por la que tanto el lapicida como el cronista adoptaron sin titubear el dato introducido en el Obituario III.

«Autenticidad» y ambientación histórica

  • 33 Vid. Alan RYDER, Alfonso el Magnánimo, rey de Aragón, Nápoles y Sicilia: 1396-1458 (1.ª ed. ingl. 1 (...)
  • 34  Las citas del texto latino se toman de la edición bilingüe de los De dictis et factis Alphonsi Reg (...)
  • 35  Comenzando por la propia lengua en que se enunció en cada caso el dictum alfonsino: ¿el dialecto i (...)

13Aquí se apunta, sin alcanzársela, hacia otra manifestación de la autenticidad objetiva, que se produce cuando el texto histórico logra transmitir el «tono» o la «atmósfera» de la época historiada, es decir, la impresión de conjunto que ofrece y la mentalidad que la permea, incluso si no mantiene una estricta fidelidad al registro factual. Pondré como ejemplo el caso que, como avanzaba arriba, me hizo reparar primeramente en la pertinencia de la distinción sartriana. En sus cuatro libros De dictis et factis Alphonsi Regis, Antonio Beccadelli el Panormita, pone en boca del monarca, como ornato humanístico, numerosas invocaciones religiosas paganas que en la inmensa mayoría de los casos Alfonso V, hombre de una religiosidad más bien tradicional33, sin duda nunca pronunció. Así sucede con la interjección Hercle! ‘¡por Hércules!’, tan propia del latín plautino del Panormita como improbable en boca del Magnánimo: «subridens rex adiecit: —Multo minus, Hercle, occidentem!» (lib. II, § 27, p. 158), «Immo Hercle intelliget nunc demum noster Sfortias cum alio sibi quam cum Philippo Maria rem gerendam esse» (lib. II, § 36, p. 166).34 Lo mismo ocurre con otras invocaciones que, si bien cristianizadas, tampoco respondían a los usos comunes, sino que se basaban en las invocaciones religiosas de la Antigüedad. En unos y otros casos, los traductores romances, tanto Centelles en catalán como Molina en castellano, optan por adaptar el texto al repertorio de lexías religiosas habituales. Veamos algunos ejemplos del segundo: «si diis placet» (lib. I, § 1, p. 78) = «con el ayuda del Señor» (fol. 6vº); «diis immortalibus in primis gratum» (lib. I, § 26, p. 100) = «aver seydo agradable a Dios Nuestro Señor» (fol. 15rº), «Ad haec victoriam fortunae munus esse» (lib. III, § 29, p. 218) = «que la victoria era merced que Dios hazía» (fol. 76vº-77rº), «Deo optimo maximo gratias ago» (lib. I, § 4, p. 80) = «doy gracias infinitas a Dios todopoderoso por ello». (fol. 7rº). En este caso, habida cuenta que estamos ante textos retraducidos, la determinación de la veracidad queda fuera de lugar35; sin embargo, a despecho de la infidelidad a su modelo, las versiones romanceadas ofrecen en este punto una visión más «auténtica», en el sentido indicado, de lo que podía ser la forma real de expresarse del Magnánimo.

  • 36 Cf. A. RYDER, Alfonso el Magnánimo, p. 378 y 144-145.
  • 37  Los términos latinos corresponden a los ladillos con los que el Panormita señala el aspecto esenci (...)

14Con todo, esta relativa falta de veracidad de Beccadelli tampoco elimina su autenticidad de conjunto, y esto en un doble plano. Por una parte, aunque no siempre podamos tener la absoluta certeza de la exactitud verbal de su relato (su fidelidad o veracidad), en líneas generales este es confiable, en cuanto a la autenticidad de la anécdota, vale decir, en tanto que transmite el efecto que Alfonso V producía ante sus cortesanos (de manera intencionada o no) con cada una de sus intervenciones36. Por otro lado, y con ello entramos en el terreno de la autenticidad subjetiva, fenómenos como el descrito responden a la búsqueda de una determinada coherencia bajo el amparo de la proprietas, la cual no responde solo a una concepción retórica de la elocutio, sino que depende de una determinada etopeya del monarca, a la que al mismo tiempo coadyuva (en un proceso de retroalimentación), de acuerdo con los cánones del humanismo sobre la idea de un príncipe a un tiempo donoso (facetus) y letrado (studiosus, sapiens)37. Es decir, para Beccadelli y, en general, los círculos humanísticos, la imagen así transmitida reflejaba el tipo de monarca que, a su juicio, era el Magnánimo mejor que el mero registro de sus palabras efectivas; en este caso, lo verídico debía ceder el paso a lo auténtico, sin que, seguramente ni el autor ni sus receptores primarios (incluido el propio don Alfonso) tuviesen nada que reprochar a este procedimiento, del que es muy probable que ni siquiera fuesen plenamente conscientes.

«Autenticidad» e hipercaracterización

15El ejemplo recién puesto no es, con todo, el más habitual, porque muy buena parte de la historiografía medieval y moderna se solía elaborar con bastante posterioridad a los acontecimientos narrados, lo que ofrece una problemática algo distinta en cuanto a la dialéctica entre veracidad y autenticidad, sobre todo por lo que hace a la autenticidad objetiva, que resulta mucho más difícil de conseguir, aunque eso no significa que no se procurase. Resulta, en cambio, más habitual la búsqueda de una autenticidad subjetiva, es decir, el intento de recrear la época historiada tal y como se la concibe en el momento de historiarla. En tal caso, el autor procura ofrecer lo que, para él y su público, es una reconstrucción creíble o confiable del pasado, aunque de hecho pueda ser una restauración à la Viollet-le-Duc.

  • 38  Cito por la edición crítica de Emma FALQUE, in:Chronica Hispana sæculi XII: Pars I, Turnhout: Brep (...)
  • 39 Cf. Andrés GAMBRA, «Alfonso VI y el Cid: Reconsideración de un enigma histórico», in:César HERNÁNDE (...)
  • 40  Francisco BAUTISTA, «Memoria y modelo: Una lectura de la Historia Roderici», Journal of Medieval I (...)
  • 41  Lo mismo sucede con las efigies de los reyes astur-leoneses en el Libro de las estampas, códice 25 (...)
  • 42  C. GINZBURG, History, Rhetoric, and Proof, p. 23.

16Este tipo de hipercaracterización se da, por ejemplo, en el caso del documento citado en la Historia Roderici, 25-26, por el que Alfonso VI concede a Rodrigo Díaz una serie de fortalezas en la extremadura castellana así como «omnem terram vel castella, que ipsimet posset adquirere a Sarracenis in terra Sarracenorum»38. Seguramente el pasaje se basa en un documento auténtico, aunque sin duda reelaborado a la luz de concepciones posteriores39, lo que no desvirtúa su clara pretensión documental, dado que ofrece la estructura de un típico regestum diplomático que comprende la dirección, la síntesis del dispositivo y la corroboración regia, al estilo de los que se encuentran en los cartularios monásticos o los que se incluyen a veces en las confirmaciones de privilegios. Sin embargo, respecto de la ratificación, incurre en un grave anacronismo, al señalar que la concesión regia se hallaba «sigillo scriptam et confirmatam», siendo así que en época de Alfonso VI no se empleaban los sellos de validación. Habida cuenta de que el biógrafo latino del Campeador, según todos los indicios, tenía ante sí el diploma original, no podía llamarse a engaño sobre la ausencia de sello, aunque no se puede determinar si optó por fingir su presencia o conjeturó que aquel se había perdido, caso nada infrecuente. Sea como fuere, está claro que el autor de la Historia Roderici no se atenía aquí a la fidelidad (veracidad), sino la confiabilidad (autenticidad), debido a que, en el momento en que aquella se redactó, resultaba inverosímil que un privilegio de esta importancia no viniese corroborado por un sello en pendiente, por lo cual no tuvo el menor empacho en dar por sentado que tal era el caso, dotando al sigillum, como señala Bautista, de «un valor simbólico»40, lo que, sin embargo, no implica una especie de atribución figurada, sino literal, ya que la mención del mismo responde a las mismas pretensiones que el conjunto del regestum, es decir, las de su estricto uso cancilleresco41. En este caso, visto desde nuestra perspectiva, se cumple la máxima de Ginzburg: «The knowledgeable use of context causes the anachronism, written in invisible ink, to emerge»42. Obviamente, en situaciones como esta la fidelidad al plano factual no solo no era indispensable, sino que podía resultar contraproducente, ya que, como queda dicho, una cosa es lo posible (τὸ δυνατόν) o lo sucedido (τὸ γενόμενον) y otra lo verosímil (τὸ εἰκός; cfr. Aristóteles, Ars Poetica, 1451b27-32).

«Autenticidad» y verosimilitud

  • 43  Recuérdense, aunque no son plenamente probatorios a este respecto, los versos 233-235, «Ipse Roder (...)
  • 44  Véase, en conjunto, Alberto MONTANER y Ángel ESCOBAR (eds.), Carmen Campidoctoris o Poema Latino d (...)

17En esta misma línea, pero a mayor escala, se sitúa, a mi juicio, la caracterización de Rodrigo Díaz en la materia cidiana que cabe situar a fines del siglo XII o principios del siguiente: salvo la Historia Roderici, todos los textos que tratan del Campeador, ya sea el latino Carmen Campidoctoris, el navarro Linage de Rodric Díaz y el castellano (¿nuevo?) Cantar de mio Cid, presentan a un héroe que, durante el exilio, se enfrenta constantemente a los musulmanes (andalusíes y, sobre todo, almorávides), omitiendo por completo su brillante etapa bélica al servicio de los Banū Hūd de la taifa de Zaragoza. Esta coincidencia entre textos de procedencia dispar sugiere que no se trata de un mero «adecentamiento» de la imagen del Cid, algo comprensible, por ejemplo, en un texto como el Linage, que se integra en una recopilación, el Libro de las generaciones y linajes de los reyes, que revela, entre otros elementos, los intereses dinásticos de la casa real de Navarra, pero mucho menos en el Carmen, que a todas luces es un producto clerical de circulación restringida, respecto del cual dicho aspecto habría sido menos relevante. Todo apunta a que en los decenios finales del siglo XIII, si no antes,43 se había consolidado en el imaginario colectivo una caracterización del Cid en la que dicho aspecto resultaba poco menos que inconcebible, de modo que, incluso aunque muy probablemente todas estas obras se basaban en la Historia Roderici44, que no tiene el menor empacho en relatar esa parte de la biografía de Rodrigo Díaz, en ellos se optó por silenciar un aspecto que no es ya que se considerara indeseable, sino que simplemente resultaba inverosímil.

  • 45  Para un análisis más detallado, véase A. MONTANER, «Épica, historia, historificación».

18Podría objetarse que la «linpia cristiandad» (por retomar la expresión del verso 1116 del Mio Cid) necesitaba un héroe impoluto que oponer a la nueva invasión almorávide y que, por lo tanto, estamos ante la deliberada construcción, ideológicamente marcada, de un Campeador a la altura de las circunstancias. Sin embargo, como la crítica ya ha hecho ver en más de una ocasión, el héroe de la materia cidiana se opone de forma más directa a enemigos internos (los «malos mestureros», el conde de Barcelona, el bando de los Vanigómez) que a los externos, de modo que la hipótesis de un Cid cortado a la medida de intereses propagandísticos posee muy escaso soporte en los textos. Eso sin contar con que tales intereses solo podrían ser los del rey castellano en la expansión territorial de su reino, lo que se compadece bastante mal con la problemática relación entre Alfonso VI y el Campeador propia de la materia cidiana, bien patente incluso en la más suavizada presentación del Cantar de mio Cid. En cambio, la supremacía de lo verosímil sobre lo verídico permite explicar, de un modo más coherente con los datos disponibles, una presentación del personaje condicionada por la «autenticidad» del mismo, es decir, por su adecuación a la imagen colectiva que se poseía ya de él en ese momento. En cuanto a si esta derivaba o no de factores estrictamente ideológicos o era el resultado de la «estilización» o, para ser más precisos, del proceso de arquetipización a partir de lo que era la común voz y fama pública sobre el conquistador de Valencia y único caudillo de su época vencedor de los almorávides, resulta imposible establecerlo con la información disponible, aunque el pasaje de la Prefatio de Almaria citado en la nota 43 apunta más bien en la segunda dirección45.

«Autentificación» y expansión historiográfica

  • 46  Ramón MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera Crónica General de España, 2 vols., Madrid: Gredos, 1955, 1, p (...)

19A este mismo orden de prelación de lo auténtico sobre lo verídico o, al menos, sobre la fidelidad a las fuentes (que sería, en principio, la condición necesaria, aunque no suficiente, de la veracidad), pertenece la notable reelaboración de las mismas por parte de los cronistas alfonsíes. Como ya señaló Menéndez Pidal para la Estoria de España, «el compilador [alfonsí], tratándose de fuentes latinas, expone con amplitud, a menudo interpreta y borda el texto que sigue. No traduce, sino que deduce»46. En principio, este procedimiento puede afectar solo al desarrollo de aspectos que quedan implícitos en la narración original, pero no la contradicen directamente, al margen de su efectiva veracidad, como sucede en el ejemplo de la filiación francesa de la reina Isabel (que, por cierto, pasa del Tudense a todas las crónicas alfonsíes). A las mismas pautas responde la introducción de lo que don Ramón denominó amplificaciones, las cuales responden plenamente al criterio de autenticidad subjetiva:

  • 47  «OROSIO VII, 16: Prim. Crón., p. 155 b 46. ¿Contribuyó a la adaptación taurina el “…origis cornu h (...)

La Crónica General [= la Estoria de España…] [m]ira la historia como vida pasada que es preciso hacer sentir y comprender, tanto que frecuentemente, al realizar este concepto, somete los textos que le sirven de fuente a una amplificación arbitraria con objeto de dar algún toque animado. El ejemplo más simple y rudimentario de ese procedimiento lo hallamos cuando el Toledano o el Tudense emplean el verbo obiit para anotar la muerte de un personaje, y la Crónica suele traducir: «adoleció et finó», no faltando, sin duda, a la exactitud histórica al añadir la noticia de la última enfermedad. Pero el compilador no vacila en arriesgarse cuando juzga que, tan necesario como la enfermedad para la muerte, es el toreo para los deportes, y hallando en Paulo Orosio la noticia de que el emperador Cómodo gustaba de luchar con fieras en el circo: in amphiteatro feri sese frecuenter obiecit, amplifica esas sencillas palabras en este largo párrafo: «salie en ell amphiteatro a las bestias fieras et a los toros a lidiar con ellos et a matarlos, cuemo otro monter qualquiere, que son fechos que no convienen a emperador ni a rey ni a otro princep ni a ningun omne bueno»47. Cuanto más el hecho impresiona la imaginación del compilador, más añade éste pormenores narrativos arbitrarios, a fin de infundir al relato mayor viveza y eficacia.

  • 48  A. MONTANER FRUTOS, «La construcción biográfica de la Historia Roderici: La tensión arqueológica», (...)
  • 49 Cf. Murray G. MURPHEY, Truth and History, New York: SUNY Press, 2009.Un valioso antecedente en esta (...)

20Pese a lo que creía Menéndez Pidal, esas amplificaciones ni son arbitrarias ni tienen por único fin animar la narración, sino que responden (tal y como él mismo expresa al inicio del pasaje transcrito) al deseo de volver comprensibles los aspectos o acontecimientos históricos referidos en el ámbito sociocultural de producción de la crónica (no solo para el público coetáneo, sino para los cronistas mismos). En esta operación, como puede apreciarse, se introducen ciertos anacronismos conceptuales o materiales que corresponden al contexto del historiógrafo y revelan su verdadera distancia con los hechos narrados, incluso aunque sean relativamente recientes, como en el caso precitado de la atribución a un privilegio de Alfonso VI de un sello diplomático. A esta interferencia dialéctica entre fidelidad y confiabilidad es a la que he denominado en trabajos previos la «tensión arqueológica» de la historiografía medieval48. Esta tensión es, claro está, variable según los casos e inapreciable en muchas ocasiones desde la mentalidad coetánea, aunque pueda llegar a hacerse explícita, según el grado de desarrollo de la conciencia metahistórica, algo que aflora en ocasiones en la elaboración alfonsí, pero que se vincula más bien con el paso de la historiografía precientífica a la científica, entendiendo por tal la que recurre a los métodos contrastables de una investigación a la vez racional y empírica, 1a partir de un marco teórico capaz de formular una explicación a un tiempo congruente con los datos históricos disponibles en un momento dado y coherente en sí misma49.

«Autentificación» y ajustes historiográficos

  • 50  Baste con remitir a Diego CATALÁN, La «Estoria de España» de Alfonso X: Creación y evolución, Madr (...)
  • 51  R. MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera Crónica General, 1, p. L.
  • 52 Ibidem, 2, p. CLXIX-CLXX (por citar solo un ejemplo). Véase también (aunque en referencia solo a el (...)
  • 53  R. MENÉNDEZ PIDAL, Reliquias, p. LV-LVII.

21A diferencia de lo visto en los ejemplos citados por Menéndez Pidal, en otras ocasiones la intervención cronística no se limita a la adición de expansiones historiográficas (deductivas o interpretativas), sino que (conjugando la autenticidad objetiva con la subjetiva) altera el contenido mismo del relato histórico, a fin de ofrecer una versión considerada más coherente y no solo más completa o más clara. Se trata del bien conocido fenómeno de la racionalización cronística, operada de forma muy notable en las prosificaciones épicas incorporadas de forma plena a la historiografía a partir de la Estoria de España, en un proceso creciente de desarrollo que desembocará, paradójicamente, en la novelización historiográfica de las crónicas postalfonsíes de los siglos XIV y XV50. Aunque el mismo don Ramón consideraba que «Tratándose de fuentes romances, esta tendencia ya apenas se observa» y que, a su juicio, «Las fuentes juglarescas más bien se acortan en vez de ser ampliadas»51, lo cierto es que no dejaban de estar sometidas, aunque no necesariamente por vía amplificadora, a lo que el mismo autor denominó arreglos cronísticos, añadidos del compilador o, de forma más específica, retoques del formador de E (es decir, el códice regio facticio 1Esc. X-i-4)52, por más que, en general, prefiriese atribuir las divergencias entre los cantares conservados y la prosa cronística a refundiciones de los primeros53. Así ocurre con el caso de las parias de Alcocer, respecto de las cuales, el Cantar de mio Cid, v. 568-575, dice que:

  • 54  Cito por Cantar de mio Cid, ed. A. MONTANER, Madrid: Real Academia Española; Barcelona: Galaxia Gu (...)

Agardándose va mio Cid   con todos sus vassallos,
el castiello de Alcocer   en paria va entrando.
Los de Alcocer   a mio Cid yal’ dan parias,
e los de Teca   e los de Terrer la casa.
A los de Calataút,   sabet, mal les pesava.
Allí yogo mio Cid   complidas quinze semanas.
Cuando vio mio Cid   que Alcocer non se le dava,
él fizo un art   e non lo detardava54.

22En cambio, la Estoria de España alfonsí, tanto en su versión crítica como en la sanchina (lo que revela que esta parte del texto remonta a la redacción primitiva) coinciden en señalar que la oferta de parias por parte de los moradores de Alcocer es declinada por el Cid:

  • 55  Cito por Mariano de la CAMPA, La Estoria de España de Alfonso X: Estudio y edición de la Versión C (...)

Después que el Çid ovo fecha allí su bastida, cavalgó e fue veer si podrié tomar Alcoçer. E los moros de la villa, con el miedo que ovieron d’él, dixiéronle que le pecharién quanto él quesiese, e que los dexase en paz; e el Çid non lo quiso fazer e acogiose a su bastida. Quando esto sopieron los de Calatayud e de las otras villas aderredor, pesoles mucho con él; e duró allí el Çid en aquella bastida quinze semanas. E quando vio que non podié aver aquel castiello, fizo infinta que se iva55.

  • 56  Cito la Versión sanchina de la Estoria de España por Primera Crónica General, 1, p. 526a-b.

El Çid desque vio alli fecha la bastida, cavalgó e fue con su cavallería contra Alcocer por ver si la podrié tomar. E los de la villa, con miedo que ovieron d’éll, fabláronle como en razón de pecharle e darle parias, e él que los dexasse vevir en paz; mas el Çid non lo quiso fazer e cogiosse a su bastida. Quando esto oyeron los de Calatayud e los de otras villas aderredor, pesoles mucho con el Çid; pero con tod esto, a pesar de todos, duró el Çid en aquella bastida XV sedmanas. E desque vio que no podía aver aquel castiello, fizo la maestría que agora diremos56.

  • 57  R. MENÉNDEZ PIDAL (ed.),Cantar de Mio Cid: Texto, gramática y vocabulario (1.ª ed. 1908-1911), ed. (...)
  • 58  Lo apuntó ya Peter E. RUSSELL, Temas de «La Celestina» y otros estudios: del «Cid» al «Quijote», t (...)

23Menéndez Pidal atribuye todo el pasaje al *Cantar refundido de mio Cid57, pero el texto cronístico correspondiente a los versos que refieren la reacción de los alcocereños ante la huida fingida del Campeador revela que el poema en que se basó el taller alfonsí contenía también el pago de las parias58:

  • 59 Cantar de mio Cid, v. 580 y 584-586.

Veyénlo los de Alcocer,   ¡Dios, cómmo se alabavan!:
— […] Demos salto a él   e feremos grant ganancia,
antes que.l’ prendan los de Terrer,   si non, non nos darán dent nada;
la paria qu’él á presa   tornárnosla ha doblada.—59

  • 60 Versión crítica de la Estoria de España, p. 471. La lección rentas ~ prendas parece una mera actual (...)

Los moros […] ovieron su acuerdo de ir en pos d’él e de lo desbaratar, ante que lo prendiesen los de Teruel; ca si lo ellos prendiesen, dixieron, «non nos darán nada de la ganançia es si lo nos desbarataremos, tornar nos ha las rentas [X : prendas NKL : rehenes Ss]que de nós levava, dobladas»60.

  • 61 Versión sanchina de la Estoria de España = Primera Crónica General, 1, p. 526b.

Et dixieron estonces los moros de Alcocer: «Demos salto en él e desbaratar l’emos, e faremos ý grand ganancia ante que le prendan los de *Terrer; ca si los de *Therrer le prenden, non nos darán ende nada, e las parias que de nós a levadas, dobladas nos las tornará»61.

  • 62  P. E. RUSSELL, Temas de «La Celestina», p. 51 y 67. Su propuesta sobre el origen del arreglo croní (...)

24Estamos, pues, ante un arreglo cronístico, cuya razón advirtió ya Russell: dado que las parias garantizaban la inmunidad de sus pagadores, resulta inconsecuente, al menos en el plano jurídico, que el Cid persista en el asedio, una «conducta suya que no se explica en el texto», percibida como una «contradicción [que] parece haber preocupado a los prosificadores alfonsíes», quienes salvaron «las consecuencias jurídicas» haciendo que el Campeador rechazase el cobro de las parias62. De este modo, los cronistas ofrecen una imagen más «auténtica» del personaje, según su conceptualización del mismo, corrigiendo lo que sin duda percibían menos como una infidelidad a su fuente que como una mayor fidelidad al personaje. A este respecto, cabría incluso pensar que los historiógrafos alfonsíes creyesen estar corrigiendo un defecto formal del Mio Cid, realizando una suerte de emendatio ope ingenii, en lugar de estarlo alterando… pero quizá esto sea llevar las cosas demasiado lejos.

«Autenticidad»y ontología histórica

25Sea como fuere, lo que el concepto de autenticidad permite asegurar es que los cronistas no tendrían la sensación de estar tergiversando la historia, sino todo lo contrario. Esta actitud contrasta con lo que expresamente defendía la historiografía antigua, es decir, el compromiso del historiador hacia lo verum y las res gestae, que está claramente formulada, por ejemplo, en el prólogo de Livio y se manifiesta, de forma a primera vista paradójica, en el respeto por las fabulae histórico-legendarias en las que no es dado discernir lo verdadero de lo fingido:

  • 63  TITO LIVIO, Ab urbe condita, I, pr., 5-6; cito por Titi Livi ab urbe condita libri I-X, ed. Wilhel (...)

prisca [tota] illa mente repeto, avertam, omnis expers curae quae scribentis animum, etsi non flectere a vero, sollicitum tamen efficere posset. Quae ante conditam condendamve urbem poeticis magis decora fabulis quam incorruptis rerum gestarum monumentis traduntur, ea nec adfirmare nec refellere in animo est63.

  • 64  Esto no excluye, desde luego, la existencia de manipulaciones específicamente interesadas, una obv (...)

26Sin embargo, en el caso de la historiografía medieval y parte de la protomoderna los datos expuestos revelan, a mi ver, que ese planteamiento no era operativo en la praxis historiográfica, aunque sí en la teoría, precisamente porque para tales cronistas modificar los datos en casos como los descritos no atentaba contra la veritas, sino todo lo contrario64. Como he apuntado arriba, esto se debe a la neutralización de la oposición aristotélica entre el ser histórico y el deber-ser poético (que es el poder-ser sujeto a lo verosímil o a lo necesario), lo que permite suspender el principio básico de la ontología histórica, de posse ad esse non vadit illatio. Para entender los efectos de esta suspensión procede volver por un momento a Aristóteles:

  • 65  Q. RACIONERO, Retórica, p. 263, n. 219.

El modo como Met[afísica]. V 12, 1019b28-34, define lo ‘posible’ se corresponde exactamente con el concepto de dóxa, puesto que significa lo que «no siendo en un sentido necesariamente falso..., expresa, en otro sentido, lo que es verdadero y, aun en otro, lo que puede ser verdadero». Los argumentos que se refieren al posse fieri son, pues, argumentos dóxicos y ambos se fundamentan en el lugar ontológico de lo posible. Ahora bien, en estas coordenadas, la ‘persuasión’ queda comprendida en la definición general de posibilidades como «principio general del cambio» (id. 1020a5-6) con sólo que «lo que puede ser verdadero» se sitúe en la región real de la praxis, es decir, de la contingencia en cuanto que puede ser determinada verídicamente por las acciones humanas65.

  • 66  Esto es lo que, a mi entender, explica en buena parte la confluencia de épica e historiografía com (...)

27Mientras la determinación óntica del factum frente al posse fieri se atribuya a la praxis, es decir, al plano de la realización efectiva, se preservará el antedicho principio ontológico; pero cuando esa determinación se traslade del planto práctico al teórico o eidético, entonces lo existente, tomado como lo que efectivamente es (τὸ ὄν), tenderá a identificarse con lo que debería ser (lo cual está en la base misma del argumento ontológico de san Anselmo). De este modo, lo verosímil, es decir, lo que resulta creíble que sea (τὸ εἰκός), puede, en virtud de una determinada δόξα, ‘opinión’ y ‘conjetura’, pero también ‘expectativa’, equipararse a lo que realmente es o ha sido, anulando de este modo la distinción vista arriba entre lo que siempre o necesariamente existe (τὸ ἀεὶ ὄν), lo que existe ocasionalmente (ἐπὶ τὸ πολὺ ὄν) e incluso lo que solo parece existir (τὸ δοκοῦν). De este modo, el razonamiento a partir de lo que se considera plausible (νδόξως συλλογίζεσθαι) confluye con el que se basa en lo verdadero (ἀληθῶς συλλογίζεσθαι). Cuando así sucede, como en la historiografía medieval y protomoderna, es posible formular o reformular el discurso historiográfico, bajo las condiciones favorables a una determinada δόξα, anteponiendo el posse fieri poético (según lo verosímil o necesario) al factum histórico (las res gestae, lo acontecido), en aras de una mayor autenticidad, primando el acontecimiento, es decir, «la representación de “lo que ocurrió”» (por retomar la expresión de White), sobre el hecho mismo o, en especial, sobre sus representaciones previas66. Frente a lo que podría pensarse, esta «poetización» del discurso histórico no equivalía, desde la perspectiva coetánea, a su ficcionalización; antes al contrario, la confiabilidad aportada por aquella, similar a la que proporciona a la épica, era la garante de su historicidad, cuando la representación de la historia se entendía como auténtica antes que como verídica.

  • 67  Patrick J. GEARY, «Oblivion Between Orality and Textuality in the Tenth Century», in: G. ALTHOFF, (...)
  • 68  Constituye una excepción a este difundido planteamiento el que se desarrolla en la introducción de (...)
  • 69  A esta corriente se adscribe, por ejemplo, el citado volumen colectivo de E. M. TYLER y R. BALZARE (...)
  • 70  Sobre el cual, véanse Alan SOKAL y Jean BRICMONT, Imposturas intelectuales [1.ª ed. fr. 1997], tra (...)

28No obstante, la apreciación historiográfica hoy predominante es la contraria. Así, por ejemplo, Geary (a la zaga de autores como Ursula Schaefer y Franz Bäuml)67 concluye que «the oral memory itself […] must be “fictionalized”, that is, placed into a narrative structure that is the formal presentation of the court procedure» (p. 122), aunque esto no solo contradiga, a mi ver, el supuesto objetivo de esa operación, «creating a useful past» (p. 111), sino los propios testimonios aducidos por el autor. Tal planteamiento se basa, en último término, en la indebida ecuación entre narrativización, literaturización y ficcionalizacion, en la línea del narrativismo de Barthes o el de White68, según los cuales la configuración narrativa establece una mediación deformadora entre la realidad fenoménica y su aprehensión fenomenológica69, lo que constituye un obvio apriorismo, por la mera imposibilidad de contrastar (desde su aceptación) el orden de las narraciones humanas con el supuesto caos de una realidad a la que sólo desde esas narraciones resultaría posible acceder, lo que no es sino una variante de la paradoja del solipsista, es decir, el carácter autorrefutatorio de todo relativismo70.

  • 71  Para una argumentación más detallada sobre este punto, vid. A. MONTANER, «El criterio frente al do (...)
  • 72  J. AURELL, «El nuevo medievalismo», p. 813. Conste aquí que cito en varias ocasiones este trabajo (...)
  • 73  Para una refutación de «the undetermination of theory by evidence», véase Paul BOGHOSSIAN, Fear of (...)

29Por otro lado, si se admite que los sucesos sí poseen un orden determinado (en virtud de los vectores temporal y causal), pero resulta imposible acceder a los mismos, aunque sea de modo mediato, también se hace inviable determinar una estrategia narrativa respecto de aquellos, por la incapacidad de establecer qué elementos de la narración se ajustan al plano factual y cuáles lo alteran71. Esto es lo que hace inviable el programa según el cual «El nuevo medievalismo se convierte en una ciencia no de los hechos sino de los discursos o, todo lo más, de la codificación de los hechos»72. Finalmente, cabría la opción de que los hechos, aun siendo cognoscibles y conocidos, infradeterminasen o subdeterminasen la narrativa que los presenta, como se ha postulado de los datos empíricos respecto de las teorías científicas73, pero esto, que puede admitirse para el componente metahistórico o connotativo (pues, como reza el viejo dicho, cada uno cuenta la feria según le fue en ella), resulta básicamente implausible respecto del registro factual o histórico propiamente dicho, más allá de inevitables discrepancias de detalle.

  • 74  David CARR, Time, Narrative, and History: Studies in Phenomenology and Existencial Philosophy, Blo (...)
  • 75  «El ideal de la Física en esta descripción y predicción de fenómenos naturales es poderlo hacer de (...)
  • 76  Norbert ELIAS, Teoría del símbolo: Un ensayo de antropología cultural, ed. e introd. Richard KILMI (...)
  • 77  H. WHITE, El texto histórico como artefacto literario, p. 191.
  • 78 Cf. Hayden WHITE, Metahistory: The Historical Imagination in Nineteenth-Century Europe, Baltimore: (...)

30Puede en cambio considerarse que la correspondencia entre lo evenemencial y su narración es básicamente isomorfa, aceptando con Carr que no existe una drástica discontinuidad entre la narrativa y la vivencia, sino «a certain community of form between “life” and written narrative»74. Podría, entonces, decirse que, al igual que la física se expresa en lenguaje matemático para describir los fenómenos naturales75, la experiencia temporal queda cifrada para su intelección en la exposición narrativa. En consecuencia, del mismo modo que no se considera que el uso del lenguaje matemático falsee la realidad física, no hay pruebas para sentenciar que el empleo de mecanismos narrativos traicione radicalmente la base evenemencial de lo narrado. Dicho en términos de Elias, la representación simbólica del acontecer hecha por medio de la narración puede ser (aunque no siempre lo sea) esencialmente congruente con lo acontecido76, incluso cuando, como señala White, «una narración puede representar un conjunto de acontecimientos adoptando la forma y el significado de una historia épica o trágica, mientras que otra puede representar el mismo conjunto de acontecimientos —con igual plausibilidad y sin violentar el registro fáctico— en forma de farsa»77. En efecto, esto no implica que la narración imponga necesariamente un orden ficticio, sino que la «dotación de sentido» se sitúa en un plano (al cual cabría considerar, siguiendo al propio White, metahistórico)78 diferente al de la intelección del proceso histórico en términos de sucesos temporalmente ordenados vinculados por concatenaciones causales; o, dicho en otros términos, que una cosa es la denotación y otra la connotación que revisten los acontecimientos.

31Adviértase, a este respecto, que la presunción de White de que the four kinds of «realism» en que se manifiesta el emplotment vayan, por así decir, de la literatura a la vida y no de la vida a la literatura (dicho de otro modo, que su representación literaria preceda y se imponga a la experiencia vital, en lugar de derivar ab origine de una mera formalización de esta última) es de nuevo una petición de principio, y bastante idealista, por cierto, incluso sí se acepta el planteamiento (a mi juicio, bien fundado) de Strawson, cuando distingue «The Episodic and Diachronic styles of temporal being» y señala que «[they] are radically opposed, but they are not absolute or exceptionless»79. En efecto, que no todos los tipos de personalidad perciban su propia vida en términos narrativos no excluye que la misma pueda referirse en un relato biográfico ni que los fenomenológicamente «episódicos» no perciban de ese modo las vidas ajenas o sean incapaces de escribir su autobiografía. De hecho, la excepcionalidad aludida por Strawson se refiere tanto a la posibilidad de una percepción diacrónica (o continua, añado yo) por parte de los Episodics como a una episódica (o discreta) por parte de los Diachronics.

  • 80  Obviamente se da una mediación cognitiva entre el hecho y su imagen mental, pero esta no implica u (...)

32El mismo autor señala, además, que «There is one sense in which Episodics are by definition more located in the present than Diachronics, but it does not follow, and is not true, that Diachronics are less present in the present moment than Episodics, any more than it follows, or is true, that in the Episodic life the present is somehow less informed by or responsible to the past than in the Diachronic life» (ibidem). En definitiva, esto corrobora la idea de que la percepción narrativa de la experiencia vital, aunque no sea quizá congénita, responde a un proceso cognitivo habitual, aunque en unos sujetos se dé de manera sistemática y en otros solo de forma circunstanciada. Esto impide aceptar sin más que la narración sea algo meramente superpuesto a los hechos, en lugar de un modo de (re)presentarlos surgido de los mismos y, por lo tanto, básicamente congruente con ellos80.

Historiografía, literatura y ficción

  • 81  De ahí la usual identificación del factor literario del texto historiográfico con su forma y del h (...)
  • 82  Roman JAKOBSON, «Linguistics and poetics» (1960), in:Selected writings, III: Poetry of Grammar and (...)
  • 83 Cf. Costanzo DI GIROLAMO, Teoría crítica de la literatura [1.ª ed. it. 1977, ed. ing. rev. 1981], B (...)
  • 84  Francisco RICO, Primera cuarentena y Tratado general de la literatura, Barcelona: El Festín de Eso (...)

33Si bien, como acaba de verse, la narración no puede considerarse per se una forma de distorsión del plano factual, esta sí se da (aunque no se percibiese como tal) en el proceso de «poetización» historiográfica que aquí se está analizando. Ahora bien, frente a lo que el narrativismo da por sentado, ni este fenómeno ni menos aún la elaboración retórica del discurso historiográfico (que es independiente de aquella) equivalen a la literaturización del mismo. Esto solo podría aceptarse al amparo de una caracterización inmanentista de la literatura, que ningún análisis ha logrado fundamentar81. El mismo Jakobson, cuando distinguió la función poética entre las que se manifiestan en el lenguaje, advirtió que esta era la condición necesaria, pero no suficiente, para reconocer un enunciado como poético, es decir, literario82. En realidad ni siquiera es así, puesto que 1ningún tipo de regulación (es decir, 1de sometimiento a constricciones que no son de validez universal en el uso del lenguaje) es exclusivo de los textos literarios83 ni –por otro lado– es lo suficientemente abarcador para afectar a la totalidad de los mismos. En este sentido, ha podido sostener Rico que «es la mismísima evidencia que la literatura se distingue de los demás registros lingüísticos por la posibilidad de contenerlos a todos, de suerte que la única gramática real y completa es la gramática de la literatura»84. En otras palabras, los rasgos formales de un texto no establecen condiciones ni suficientes ni necesarias para hacer de él una obra literaria.

  • 85  Descarto de entrada la solución nominalista de que literatura es lo que así se denomina en cada mo (...)
  • 86  Lo cual enlaza con la noción de «efectos de presencia» (presence effects) propuesta por Hans Ulric (...)
  • 87 Vid. A. MONTANER, «En defensa del sentido literal», p. 200-207.
  • 88  Lo que deja explícito otro célebre pasaje de la Poetica: «διὸ καὶ φιλοσοφώτερον καὶ σπουδαιότερον (...)

34Si la literariedad no radica propiamente en la forma, ha de hacerlo en la función, es decir, en lo que tiene de particular el hecho sociocultural literario85. Este constituye el lugar o nicho cultural de todos los textos (escritos u orales) cuya función principal (aunque no necesariamente única) es la de estimular una forma específica de acercamiento cognitivo, la lectura estética, cuyo resultado es suscitar una determinada impresión o reacción emocional. Ello se debe a que la forma en que un lector se relaciona con una obra literaria no es la de alguien que está recibiendo la información que aquella transmite, sino la de quien la contempla86. En efecto, una obra literaria puede no ser únicamente objeto de lectura estética, pero esa posibilidad constituye la conditio sine qua non para poder hablar de literatura87. Así pues, por su propia constitución, toda obra literaria es un producto cultural sujeto a dos clases de lectura en principio complementarias, pero en determinadas ocasiones contrapuestas: la estética (que, como acabo de indicar, es la suya propia, desde el punto de vista de su función sociocultural) y la epistémica (que no es funcionalmente indispensable, pero a la que no puede sustraerse, en tanto que enunciado lingüístico de carácter referencial, independientemente del tipo de existencia de su referente). En consecuencia, para considerar literaria la historiografía no basta con que se neutralice la dicotomía aristotélica entre historia y poesía, puesto que esta se establece, como se ha visto, en términos fundamentalmente epistémicos88, sino que es preciso que aquella se haga culturalmente susceptible de suscitar la lectura estética.

  • 89  «Todo comienza con la epojé del pacto de ficción, con la “voluntaria suspensión del descreimiento” (...)
  • 90  Asunto del que me he ocupado con más detalle en A. MONTANER, «Épica, historia, historificación». A (...)
  • 91 Concetta Carestia GREENFIELD, Humanist and Scholastic Poetics, 1250-1500, London: Associated Univer (...)

35La cuestión es que, para la Edad Media, no poseemos (hasta donde se me alcanza) pruebas directas de esta capacidad que, sin embargo, parece corresponder bastante bien a una historiografía en la que a menudo prima cierta búsqueda de coherencia y de sentido por encima de la fidelidad al registro fáctico. En efecto, cuando en un texto histórico se produce la subordinación de la correspondencia con el plano factual (veracidad) a la coherencia interna del relato o a la armonización de fuentes (autenticidad), se manifiesta una actitud que, por ser directamente contraria a la diferencia específica del relato historiográfico, resulta más esteticista, es decir, más proclive a suscitar dicho tipo de lectura. Dicho de manera más precisa, se trata un tipo de elaboración discursiva que es susceptible de ser reconocida como literaria y, por lo tanto, de activar la ἐποχή o ‘suspensión del juicio’ y, con ella, la lectura estética de la obra89. Con todo, ello establece solo la condición posibilitadora de su literariedad. Sobre esta ofrece, a cambio, indicios vehementes la comunidad de recursos que, tanto en el plano del contenido como de la expresión (excluido el ámbito métrico), presentan la historiografía y la épica medievales90. En cambio, para el Renacimiento poseemos declaraciones expresas, como las del humanista Giovanni Pontanto, quien considera que la historia y la poesía, aunque poseen ciertas diferencias específicas (entre las que no recoge la célebre dicotomía aristotélica), responden a una comunidad genérica, de modo que define a la primera como carmen solutum o poetica soluta, es decir, poesía en prosa91.

36Ahora bien, ni siquiera tal adscripción literaria de la historiografía anula la dualidad entre la lectura estética y la epistémica, sino que la vuelve dialéctica, algo que ocurre también en otros géneros literarios medievales y renacentistas, como la literatura didáctica o la poesía épica. Así pues, pese a que una obra historiográfica precientífica haya de considerarse un texto simultáneamente histórico y literario, resulta teórica y metodológicamente inaceptable la anulación de la diferencia entre la aproximación histórica y la literaria hacia la misma, postulada por el sedicente New Medievalism92, ya que la primera ha de ocuparse de la obra en el plano epistémico (incluyendo en él sus posibles «poetización» y retorización), y la segunda en el estético (incluso sin que se manifiesten en él una especial elaboración retórica o una poeticidad así entendida).

  • 93  Para la refutación de esta difundida equivalencia, véanse Darío VILLANUEVA, Teorías del realismo l (...)
  • 94  Sobre este aspecto, cf. J. G. MAESTRO, El concepto de ficción, quien señala que «Las denominadas ‘ (...)

37Finalmente, la ecuación de literatura y ficción responde a un análisis inadecuado del fenómeno, pues son dos términos que en absoluto se implican mutuamente93, dado que, a efectos de la lectura estética, resulta irrelevante que el contenido de una obra sea o no ficticio, o que se lo considere como tal. Antes bien, como ya se ha visto, el receptor de dicho contenido lo ha de considerar verosímil, es decir, semejante a la verdad, lo que no implica su necesaria realidad extratextual, pero excluye un carácter puramente irreal94. Se trata de algo que, pese a su comentada dicotomía entre poesía e historia, señaló ya Aristóteles:

  • 95  ARISTÓTELES, Poetica, 1451b29-32.

κἂν ἄρα συμβῇ γενόμενα ποιεῖν, οὐθὲν ἧττον ποιητής ἐστι: τῶν γὰρ γενομένων ἔνια οὐδὲν κωλύει τοιαῦτα εἶναι οἷα ἂν εἰκὸς γενέσθαι {καὶ δυνατὰ γενέσθαι}, καθ᾽ ὃ ἐκεῖνος αὐτῶν ποιητής ἐστιν = Y si ocurre que poetiza algo que ha sucedido, en absoluto es menos poeta, pues nada impide que ciertos sucesos fueran tales que sucedieran de modo verosímil {y posible}, [pues] él es poeta en virtud de esto mismo95.

38En consecuencia, una obra historiográfica o (auto)biográfica se puede leer como obra informativa (es decir, con valor gnoseológico o epistémico) y en ese caso estará sujeta al criterio de verdad propio de las ciencias categoriales u otros discursos falsables; pero también se puede leer como obra literaria (es decir, con valor estético), lo que la sitúa al margen del juicio de veridicción. Esto parece apoyar la idea de la ficcionalidad de lo literario, pero no es así, pues la ἐποχή o ‘suspensión del juicio’ no significa la negación de lo juzgado, ya que no afecta a su entidad propia, sino a las operaciones que con ello se realizan. Es más, lo que fenomenológicamente implica la ἐποχή estética es borrar la oposición entre realidad y ficción a favor de la primera:

  • 96  D. VILLANUEVA, Teorías del realismo literario, p. 159-160.

La virtualidad del texto y nuestra voluntaria vivencia intencional del mismo nos llevan a elevar cualitativamente el rango de su mundo interno de referencia hasta integrarlo sin reserva alguna en el nuestro propio, externo, experiencial. [...] Por esa suspensión del descreimiento que da paso, sin solución de continuidad, al entusiasmo de la epifanía96.

39Así pues, la historiografía precientífica resultaba «auténtica» en virtud de su literariedad y no a pesar de ella, dado que una adecuada representación del pasado se concebía menos como el registro inalterado de lo factual (aunque tampoco se tuviese la conciencia de estarlo traicionando) que como la plasmación, considerada como epifanía, de un determinado sentido histórico, ya referido a la propia consistencia de los hechos narrados, ya a su trascendencia respecto de la posteridad de los mismos, en especial en relación con el presente.

«Autentificación» frente a mistificación

  • 97  Es decir, la interpretación textual basada en las conjeturas sobre las pretensiones u objetivos de (...)

40Como acaba de verse, otra importante consecuencia de la «poetización» historiográfica es la falta de conciencia de mistificación histórica, por lo que en muchos casos resulta imposible determinar, so pena de caer en la falacia intencional97, si estamos ante un caso de modificación deliberada del registro factual o, al menos, del historiográfico precedente, o bien ante un ajuste debido al «imperativo de autenticidad», de acuerdo, según lo visto, con lo verosímil o lo (intranarrativamente) necesario. Obviamente, no quiero decir con esto que los historiógrafos medievales actuasen sin darse cuenta de lo que hacían, lo que sería mayormente absurdo, sino que, al proceder a la «autentificación» de su relato histórico, no eran necesariamente conscientes de las razones de fondo que los impulsaban a ello, dado que eso exige la existencia de un enfoque metahistórico que, como ya he indicado arriba, en general les era ajeno. Es decir, un cronista de este período habitualmente sentiría el impulso de alterar un dato que le parecía inverosímil o de añadir otro que consideraba necesario, sin que controlase ni se plantease su concepción misma de verosimilitud o de necesidad. En cambio, al modificar un texto con miras propagandísticas resulta indispensable ser consciente de qué valores se está intentando promover o a qué personas respaldar, puesto que de lo contrario tal operación, plenamente deliberada, resultaría irrealizable.

  • 98  A este respecto, resulta bastante revelador que en G. ALTHOFF, J. FRIED y P. J. GEARY (eds.), Medi (...)

41Esto establece un correctivo a la habitual atribución de este tipo de alteraciones a una manipulación o, incluso, falsificación del pasado, axiomáticamente subordinada a específicos objetivos ideológicos o, más pragmáticamente, a determinados fines políticos98, llegándose, en casos metodológicamente extremos (pero no estadísticamente infrecuentes), a considerar el relato historiográfico como una suerte de roman à clef. Ciertamente, no puede negarse que tales posibilidades se hayan dado (aunque en el caso de la última, sin duda muy escasamente). Ahora bien, un análisis como el propuesto permite apreciar una articulación más compleja y matizada de la concepción medieval de la historicidad y, por consiguiente, de la historiografía en que se manifiesta, obligando a profundizar en la constitución dialéctica de los textos tanto respecto de sus intertextos como de sus contextos, sin atenerse a fórmulas de repertorio para despachar la explicación de las intervenciones efectuadas por los cronistas. En particular, este enfoque sirve, a mi ver, de antídoto a la tan expandida consideración de la historia de las ideas como una mera disciplina vicaria de una historia política entendida, por añadidura, de la forma más plana posible, la de las fuerzas patentes, aunque no necesariamente las más operativas, en la mera coyuntura, lo que suele abocar a una suerte de visión conspirativa de la labor historiográfica. Desde esta perspectiva, resulta oportuno traer a colación la definición de ideología ofrecida por Gustavo Bueno:

  • 99  Gustavo BUENO, El mito de la izquierda: Las izquierdas y la derecha (1.ª ed. 2003), Barcelona: Edi (...)

Entendemos por ideología, como es habitual, un sistema de ideas socializadas cuya pretensión de verdad es mantenida en la medida en que representan o canalizan los intereses de un grupo social en tanto éste se opone a otros grupos sociales. […] Pero de este concepto no se desprende que las ideologías, por ser partidistas, hayan de ser siempre falsas o expresiones de la falsa conciencia. Una ideología no es falsa necesariamente por ser partidista, salvo que se suponga que la verdad ha de ser neutral99.

  • 100  Entendida, claro, a la manera Foucault, en virtud de la cual cada episteme constituye un zócalo po (...)
  • 101  Es decir, la búsqueda de los supuestos ocultos en que se considera basado un texto (cf. Jonathan C (...)

42Así pues, sin olvidar, desde luego, el factor coyuntural, la reflexión aquí propuesta incide sobre la necesidad de tener en cuenta los componentes estructurales o sistémicos y, con ellos, el hecho de que la cosmovisión o la mentalidad vigentes (no digamos ya la episteme)100 actúan más bien como marcos y condicionantes previos de la producción textual que como sus causas finales, que es el único modelo propuesto por esa trivial «visión conspirativa», bajo la suspicaz presunción de sistemática manipulación discursiva asociada a la «hermenéutica de la sospecha»101. Dar por sentado que esto es lo que metódicamente sucede en la historiografía o en cualquier otro género discursivo no solo es una petición de principio, sino que reduce la historia sociocultural a lo unidimensional, es decir, a una mera raya.

  • 102  M. AURELL, «Rapport introductif», p. 10.

43A este respecto, tampoco me parece resolver la cuestión la diferencia entre las categorías de propaganda y el de propaganda difusa (esta última introducida por Le Goff), que Martin Aurell considera «une formule heureuse, promise à un riche avenir»102. Sin duda, la distinción entre una propaganda concreta y otra difusa puede resultar muy útil, pero también puede enmascarar la cuestión, según cómo se defina la segunda o, sobre todo, cómo se la identifique. De hecho, el mismo Aurell (loc. cit.) reconoce, muy razonablemente, que en muchos casos esa transmisión de un ideario compartido es de suyo comunicación:

Ce dernier concept [sc. la propagande diffuse] peut englober des éléments qui, comme l’exaltation de la royauté, la défense de l’orthodoxie chrétienne, l’encouragement à la conversion, la commémoration des ancêtres, la louange d’un peuple, la célébration de la fierté communale ou l’éloge d’une corporation professionnelle relèvent, tout simplement, de la communication. Ils se limitent à répandre les doctrines, à rehausser le prestige ou à augmenter la renommée d’une personne ou d’un groupe.

  • 103 Loc. cit. (citando a Jean-Philippe Genet).

44Con más razón podría decirse esto en el caso de las sagas escandinavas dotadas de «une tonalité politique», a las que se refiere a continuación103. En efecto, si un panegírico o una obra gnómica incidirán fácilmente en la propaganda difusa, la tonalidad política de un relato histórico-heroico (como eran, desde la perspectiva coetánea, una saga o un cantar de gesta) podría deberse únicamente al hecho de que la composición responde (aunque no necesariamente de forma mecánica o lineal) al sistema de valores y creencias vigente en el momento de su composición en aspectos como la jerarquía social, el código guerrero del honor o el papel del destino (mediante, por ejemplo, la importancia de los auspicios), por poner solo tres ejemplos situados en distintos niveles, pero representativos del tipo de elementos que pueden teñir la obra de una específica tonalidad, sin que pueda advertirse en ello ningún tipo de propaganda, ni concreta ni difusa, salvo que se considere que todo acto locutivo es por definición perlocutivo, lo que no es, de nuevo, sino una petición de principio.

  • 104  Citada por M. AURELL, «Rapport introductif», p. 32.

45Así sucede con Ruth Amossy104, para quien el efecto perlocutivo simplemente quedaría implícito en unos enunciados y explícito en otros, lo que hace inverificable el aserto y lo convierte en un axioma, que nada (empezando por la mera sindéresis) obliga a aceptar. A mi juicio, en este planteamiento se confunden dos fenómenos: la pretensión, propia de la inmensa mayoría de los actos de comunicación, de que el mensaje transmitido sea aceptado por su receptor y la específica conformación del mensaje para que influya en el mismo. Por la primera, el mensaje aspira solo a ser creído (actitud pasiva); por la segunda, a convencer (actitud agentiva). No cabe negar que esto último puede darse de forma tácita, pero de ahí a generalizarlo media un abismo (como veremos al cabo de dos párrafos).

  • 105  G. M. SPIEGEL, Romancing the Past, p. 10.

46La dicotomía pasivo / activo que acabo de señalar se plantea también, pero no de forma homóloga, cuando Spiegel señala que «Texts both mirror and generate social realities, are constituted by and constitute social and discursive formations, which they may sustain, resist, contest, or seek to transform depending on the individual case»105. Este planteamiento es desarrollado por J. Aurell en los siguientes términos:

los textos históricos son producto del mundo social de sus autores y, simultáneamente, agentes textuales de este mundo. Deben ser estudiados, por tanto, en esta doble dimensión, como espejos de la sociedad y, simultáneamente, como generadores de las realidades sociales. […] De este modo, el historiador y el crítico literario contemporáneo pueden percibir cómo la historiografía medieval fue penetrada y modificada por el cambio social; y, al contrario, en qué medida esa misma historiografía, en un interesante proceso «de ida y vuelta», fue capaz de modificar el propio contexto social y político en la que se hallaba inserta –función pasiva y activa de la historiografía106.

  • 107  Gracias a la ya señalada capacidad de lo verosímil de «impactar contra la realidad del espacio ant (...)

47Esto resulta aceptable si se matizan tanto la concepción especular como la generativa. Respecto de la primera, hay que aclarar que los textos no son espejos de la sociedad, sino productos suyos que no la reflejan directamente, sino que resultan condicionados por ella, de modo que no proporcionan imágenes de la misma, sino indicios de los vectores de fuerza que actúan en ella. Respecto de la segunda, es obvio que los textos son en sí realidades sociales nuevamente generadas, pero no necesariamente generan a su vez otras nuevas, aunque constituyan estímulos para las reacciones de sus receptores107. En sentido estricto, pese a que la potencialidad generativa se dé en cualquier obra, solo las obras propagandísticas están orientadas de modo específico hacia la generación (actitud agentiva), salvo que se acepte que todo discurso es por definición propagandístico, lo que nos devuelve a la situación anterior.

  • 108 Cf. el caso de Wace y Benoît de Saint-Maure respecto de Enrique II de Inglaterra, comentado por M.  (...)
  • 109  Como sucede en los sirventés trovadorescos comentados también por M. AURELL, «Rapport introductif»(...)
  • 110  El único modo de hacer pertinente, bajo tales concepciones, la noción de propaganda resultaría de (...)

48En cambio, al tenerse en consideración la operatividad de los precitados condicionantes epistémicos para modelar los textos (a través, claro está, de sus autores, puesto que no surgen por generación espontánea), puede advertirse que aquellos, ya sean historiográficos o de otro tipo, muchas veces responden al ideario vigente (incluyendo en él conceptos como los de decoro y verosimilitud expuestos arriba), sin pretender proponerlo mediante una actitud propagandística o adoctrinadora que, a la vista de aquellas otras posibilidades, no puede darse por sentada sin tener un firme anclaje textual o contextual, el cual no puede deducirse de la mera sintonía con una determinada onda ideológica o política, a veces ni siquiera de un bien documentado patronazgo108, sino que tiene que manifestarse en una clara actitud perlocutiva, es decir, ha de poseer marcas suficientemente obvias de que el discurso no solo depende de unos valores o actitudes dados, sino que pretende proyectarlos o, en los casos más radicales, imponerlos109. A no ser, claro está, que toda interrelación humana se conciba, al modo del último Foucault, como la interacción de micropoderes, caso en el cual, como en todas las generalizaciones, el concepto se diluye hasta perder su operatividad. En efecto, si cualquier discurso responde al ejercicio de un microcopoder, esta dimensión resulta irrelevante para caracterizar uno en concreto y además se recae en el apriorismo ya expresado110.

  • 111 Cf. lo que señala J. AURELL, «El nuevo medievalismo»,p. 810: «Las crónicas son analizadas ahora com (...)
  • 112  Ofrece una interesante excepción, pese a atenerse a tales concepciones, el análisis de G. M. SPIEG (...)

49Frente a tal planteamiento, es razonable suponer que una defensa ideológica puramente tácita (y por tanto irreconocible) sencillamente no existe, por lo que, en tales circunstancias, resulta metodológicamente preferible explicar una obra dada como un producto coherente con un contexto sociocultural determinado111, bien por religarse al mismo, bien por todo lo contrario (opción esta que casi nunca se tiene en cuenta, en especial desde la hermenéutica de la sospecha)112. A este respecto, conviene subrayar que condicionar no es lo mismo que determinar, de modo que, como para toda contingencia histórica, el marco sociocultural e histórico-político es la condición necesaria, pero no suficiente, de la obra elaborada en su seno. Esto no significa desentenderse de la episteme que hace posible una obra, de la cosmovisión que refleja o de la mentalidad que la anima; antes bien, supone atender específicamente a todos esos niveles de contextualización de la misma, sin caer en la simplificación de reducirlos a un vector único, a una flecha lanzada contra un objetivo concreto o a una nota monocorde. A mi ver, la consideración de la historicidad medieval y parte de la protomoderna como un juego dialéctico entre lo veraz y lo auténtico, y –en segunda instancia– entre la autenticidad objetiva y la subjetiva, con la consiguiente tensión arqueológica más o menos implícita, permite abordar la empresa de entender su concepción de la historia y, consecuentemente, su historiografía de una manera mucho más ajustada a la real polifonía de sus factores constituyentes.

Conclusión

50En suma, puede considerarse que la historicidad, entendiendo por tal tanto el modo de concebir la historia como el de dotar de carácter histórico a un relato dado, se articula, durante la Edad Media y la Modernidad temprana, mediante la diversa conjugación de dos tendencias: la veracidad o fidelidad al plano factual y la autenticidad o confiabilidad en el plano discursivo. Esta segunda depende, a su vez, de la verosimilitud (nacida del ajuste al horizonte de expectativas del historiógrafo y su público) o de la necesidad (que produce la concinidad o coherencia interna nacida de la propia lógica del discurso), las cuales, por su parte, se conforman según la episteme, la cosmovisión y la mentalidad vigentes (por acomodo o, a veces, por reacción; de forma pasiva o, en ocasiones, agentiva). Esta dialéctica permite apreciar que determinadas operaciones de los historiadores medievales y protomodernos surgen de su noción misma de historicidad, puesto que ella implica un determinado modo de representar el pasado, sin responder necesariamente a unas interesadas manipulación o falsificación históricas en virtud de una mera condición especular respecto de la inmediata coyuntura ideológica o política.

Haut de page

Notes

1  Alejo CARPENTIER, «Sartre y la historia», El Nacional (Caracas), 18 de mayo de 1956; reed. in: Los pasos recobrados: Ensayos de teoría y crítica literaria, ed. Alexis MÁRQUEZ RODRÍGUEZ y Araceli GARCÍA CARRANZA, Caracas: Fundación Biblioteca Ayacucho, 2003 (Biblioteca Ayacucho, 210), p. 270-271 (la cita en p. 271). Carpentier se basa en unas declaraciones periodísticas cuya concreta procedencia no aduce; mis esfuerzos por localizar la cita original han resultado hasta el presente en vano. Los dos trabajos míos aludidos son los siguientes: Alberto MONTANER FRUTOS, «La palabra en la ocasión: Alfonso V como Rex Facetus a través del Panormita», e-Spania, 4, décembre 2007 (DOI: 10.4000/e-spania.1503) y «Épica, historia, historificación», in:The Poema de mio Cid and Medieval Castilian Epic: New Scholarship, New Directions, ed. Juan-Carlos Conde López, London: Department of Hispanic Studies, Queen Mary, University of London (Papers of the Medieval Hispanic Research Seminar; Publications of the Magdalen Iberian Medieval Studies Seminar), [en prensa].

2  Georges DUBY, Le Dimanche de Bouvines, 27 Juillet 1214, Paris: Gallimard, 1973 (véase particularmente la introducción). El mismo Duby se refiere a una especie de nivel superior de constitución del événement como mythe. En esta misma línea, pero rayando en el constructivismo social o en el narrativismo, se sitúa la entrada «événement» en Nicolas OFFENSTADT (dir.), Les mots de l’historien, Toulouse: Presses Universitaires du Mirail, 2005, s. v., p. 42-44.

3  Hayden WHITE, El texto histórico como artefacto literario [1985] y otros escritos, introd. Verónica Tozzi, trad. V. Tozzi y N. Lavagnino, Barcelona: Paidós; Universidad Autónoma (Pensamiento Contemporáneo, 71), 2003 (véanse especialmente las p. 51 y ss.). La segunda definición se recoge también en Hayden WHITE, The Content of the Form: Narrative Discourse and Historical Representation, Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 1987, p. 66: «a “fact” must be regarded as “an event under a description”». En otro lugar señala que «Events happen, whereas facts are constituted by linguistic description» (Hayden WHITE, Figural Realism: Studies in the Mimesis Effect [1.ª ed. 1998], Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 2000, p. 18).

4  Como me hace notar Ángel Escobar (a quien agradezco su revisión de las presentes páginas), la distinción entre vrai y authentique formulada como verum frene a verisimile responde a un viejo tema al hilo del emblemático cierre del De natura Deorum de Cicerón: «Haec cum essent dicta, ita discessimus, ut Velleio Cottae disputatio verior, mihi Balbi ad veritatis similitudinem videretur esse propensior» (III, 95; cito por la ed. de O. PLASBERG, Leipzig: Teubner (Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Teubneriana), 1917). En cuanto authenticum < αὐθεντικός, conviene recordar que es término crítico-literario, típico de escoliastas, aunque en latín también de juristas (vid. P. G. W. GLARE (ed.), Oxford Latin Dictionary, Oxford: Clarendon Press, 1982, p. 220c). No deja de resultar paradójica esta evolución del término auténtico, como algo que puede oponerse a lo verídico (lo cual también se halla, aunque con otro alcance, respecto de las variae lectiones, en Louis HAVET, Manuel de critique verbale appliquée aux textes latins, Paris: Hachette, 1911, p. 425-427), dado que su sentido etimológico (como derivado de ἀυθέντης ‘autor, perpetrador; asesino’, vinculado a ἀυτός) expresa la autoría real o la corrección formal de un texto, en oposición a su falsificación o contrahechura (vid. Robert BEEKES, Etymological Dictionary of Greek, col. Lucien VAN BEEK, 2 vol., Leiden: Brill (Leiden Indo-European Etymological Dictionary Series, 10), 2010, 1, p. 169), y por lo tanto se sitúa originalmente en el plano de lo verum y no de lo verisimile.

5  Cito, respectivamente, por ARISTÓTELES, Ars Poetica, ed. Rudolph KASSEL, Oxonii: e Typographeo Clarendoniano (Scriptorum Classicorum Bibliotheca Oxoniensis), 1965, y Ars Rhetorica, ed. W. D. ROSS Oxonii: e Typographeo Clarendoniano (Scriptorum Classicorum Bibliotheca Oxoniensis), 1959. Para la segunda (sobre todo en el enrevesado § II.25.8-9) he tenido en cuenta las siguientes traducciones: John Henry FREESE, Aristotle, with an English translation, XXII: The “Art” of Rhetoric, London: W. Heinemann; New York: G. P. Putnam’s Sons (Loeb Classical Library), 1926; Antonio TOVAR, Aristóteles: Retórica: edición del texto con aparato crítico traducción, prólogo y notas (1.ª ed. 1953), 3.ª ed. corr., Madrid: Centro de Estudios Constitucionales, 1985; Quintín RACIONERO, Aristóteles: Retórica: Introducción, traducción y notas (1.ª ed. 1990), Madrid: Gredos, 2000.

6  Jesús G. MAESTRO, El concepto de ficción en la literatura (desde el Materialismo Filosófico como Teoría Literaria Contemporánea), Pontevedra: Mirabel (Biblioteca Giambattista Vico, 4), 2006, p  44-45.

7  J. G. MAESTRO, El concepto de ficción, p. 44 y 62-65. No entro a considerar su crítica de las derivaciones ontológicas y gnoseológicas de la oposición aristotélica entre sujeto y objeto (que abarcan todo el cap. 3, p. 73-83), porque, en razón de lo dicho, no resulta realmente relevante para la caracterización de su poética, aunque sí tenga importancia para el uso que han hecho de la misma las teorías literarias propiamente ficcionalistas. Por mi parte, sigo a Frutos cuando expresa que «decir de algo que es ‘real’ supone un modo de existir que lo incluye en un plexo relacional, independientemente de la mente que lo piensa, pero cuyo pensamiento es precisamente uno de los nexos de relación» (Eugenio FRUTOS, Antropología filosófica [1.ª ed., 1971-1972], ed. rev., Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 1991, p. 364).

8  ARISTÓTELES, Poetica, 1451a38-1451b5. Carlo GINZBURG, History, Rhetoric, and Proof, Hanover nh; London: Brandeis University Press; Historical Society of Israel (The Menahem Stern Jerusalem Lectures, [1]), 1999, p. 47-48, ha señalado la diferencia entre el concepto aristotélico de ἱστορία (que toma como referente básico a Heródoto) y el actual, que correspondería más bien a lo que para el Estagirita y sus contemporáneos era la ἀρχαιολογία, la ‘arqueología’ entendida como el rescate del pasado «through a rigorous scrutiny of primary, mostly nonliterary evidence, such as coins, inscriptions, and monuments» (p. 48). Nótese, no obstante, que el sentido primario de ἱστορία (en relación con οἶδα ‘conocer’ < ‘ver’) es ‘indagación (sobre los hechos)’, antes que ‘narración (de los hechos)’, según se refleja aún en la expresión platónica ἡ περὶ φύσεως ἱστορία ‘la investigación sobre la naturaleza’ (Fedro, 96a) y en el sentido de ἱστόριον: ‘hecho aducido como prueba, testimonio’, cf. la lexía galénica ἱστόρισμα ‘historia clínica’ (vid. Henry G. LIDDELL y Robert SCOTT, A Greek-English Lexicon, ed. rev. por Henry S. JONES y Roderick MCKENZIE, supl. por E. A. BARBER [et al]., Oxford: Clarendon Press, 1968, p. 842a-b; Pierre CHANTRAINE, Dictionnaire étymologique de la langue grecque: Histoire des mots, 4 t. en 1 vol., París: Klincksieck, 1968-1980,p. 779b).

9  Esta distinción es en buena medida homóloga de la que establece Tim CRANE, Aspects of Psychologism, Cambridge ma: Harvard University Press, 2014, cuando señala que: «if our aim is to truly describe what it is that fulfils the expectation, then it is not true that we always are obliged to describe the object of the expectation in a way that the subject would recognize. What satisfies the expectation is an event, not ‘an event under a description’. For there are not events ‘under descriptions’, there are only events and descriptions of events; and descriptions of events do not fulfil expectations. This suggest that we should distinguish, then, between what fulfils the expectation –the object of the expectation– and how subjects themselves think of this objects. If we call how the subject thinks of the object ‘what is expected’ then we can describe without paradox how someone’s expectation might be fulfilled by what they did not expect. […] What fulfils the expectation in an event, while what is expected is an event conceived in a certain way. […] As I have said, we can call what fulfils (or would fulfil) the expectation the object of the expectation. When we describe the expectation from the subject’s point of view, we have to describe the object in a certain way –this is a description of what is expected in the sense just mentioned» (p. 56).

10  Sobre este punto, no obstante, Aristóteles vacila, ya que en Rhetorica, I.1, defiende la exclusión de las pasiones de la argumentación retórica, que restringe al entimema y al ejemplo, mientras que en II, 1-12, «las pasiones son consideradas como una de las tres písteis éntechnai» o ‘pruebas persuasivas propias del arte’ (Q. RACIONERO, Retórica, p. 29; vid. en conjunto las p. 29-37).

11  Retomo, por ajustada, la formulación (hecha a otro propósito) de Martin AURELL, «Rapport introductif», in:Convaincre et persuader. Communication et propagande aux XIIe et XIIIe siècles, Poitiers: CESCM, 2007, p. 11-49, p. 11.

12  La diferencia entre el planteamiento agentivo y el pasivo no es baladí, como se apreciará luego.

13  Véase, por ejemplo, Hayden WHITE, Figural Realism, p. 5 et passim; cf. Herman PAUL, Hayden White, Cambridge: Polity Press (Key Contemporary Thinkers), 2011.

14 Rhetorica, I.1.11, 1355a4-8; compárese I.1.3: «αἱ γὰρ πίστεις ἔντεχνόν εἰσι μόνον, τὰ δ᾽ ἄλλα προσθῆκαι» = «pues solo las pruebas persuasivas son propias del arte, siendo el resto accesorio» (1345a13-14). A este fundamental aspecto dedica su capítulo primero, «Aristotle and History, Once More», C. GINZBURG, History, Rhetoric, and Proof, p. 38-53.

15  Q. RACIONERO, Retórica, p. 34.

16  Así suplen, siguiendo el contexto (cf.Rhetorica, I.25.1, 1402a33), A. TOVAR, Retórica, p. 163 y Q. RACIONERO, Retórica, p. 331; mientras que J. H. FREESE, The “Art” of Rhetoric, p. 337, traduce «the material of enthymemes is derived from four sources».

17  En contexto lógico, εἰκός se traduce mejor por ‘probable’ (así Freese y Racionero) que por ‘verosímil’ (en esta línea se sitúa Tovar, que lo vierte por verosimilitud), frente a ἀναγκαῖον ‘necesario’ (compárense las notas 19 y 20), pero por mantener la concinidad y el vínculo conceptual entre la formulación poética y la retórica, he preferido verterlo siempre mediante el segundo término, puesto que no traiciona el significado último de estos pasajes y además preserva el sentido etimológico, toda vez que εἰκός es un cognado de εἰκών ‘imagen; semejanza; arquetipo’ (vid. P. CHANTRAINE, Dictionnaire étymologique…, p. 355a-b).

18  Cito por ARISTÓTELES, Analytica priora et posteriora, ed. W. D. ROSS, Oxonii: e Typographeo Clarendoniano (Scriptorum Classicorum Bibliotheca Oxoniensis), 1964. Sobre el razonamiento paradigmático, cf. Giorgio AGAMBEN, Signatura rerum: Sobre el método (1.ª ed. it. 2008), trad. F. Costa y M. Ruvituso, Barcelona: Anagrama, 2010, pp. 11-42; para la analogía sigue siendo fundamental, Geoffrey E. R. LLOYD, Polaridad y analogía: Dos tipos de argumentación en los albores del pensamiento griego (1.ª ed. ing. 1966), Madrid: Taurus, 1987.

19  Propiamente, τεκμήριον, como derivado de τέκμαρ ‘marca; signo’, es la señal necesaria, el síntoma o indicio incontestable, es decir, la prueba del efecto en virtud de la cual puede inferirse la causa con certeza. J. H. FREESE, The “Art” of Rhetoric, p. 337, lo traduce por necessary signs; A. TOVAR, Retórica, p. 163, por argumento concluyente y Q. RACIONERO, Retórica, p. 331, por prueba concluyente, pero creo que la versión elegida se acomoda mejor al doble valor, etimológico y lógico, del término griego.

20  Al igual que τεκμήριον, σημεῖον significa de suyo ‘marca, señal; signo’, pero en la terminología lógica tiene el valor de señal contingente, es decir, la prueba que permite colegir la causa de forma solo probable y no necesaria, frente al τεκμήριον. Freese y Racionero lo vierten por signo, pero creo que refleja mejor su alcance el término indicio, adoptado ya por Tovar.

21  Esto invalida la presunción de que «la eficacia de los textos históricos medievales no reside en la racionalidad de su contenido sino en la coherencia de su relato» (Jaume AURELL, «El nuevo medievalismo y la interpretación de los textos históricos», Hispania, 66 (224), 2006, p. 809-832 (DOI:10.3989/hispania.2006.v66.i224), p. 822), ya que justamente la segunda nace de la primera, mientras que lo irracional o, más propiamiente, lo mítico sería exigirle al texto, en lugar de coherencia, una trabazón simbólica. El problema no es aquí de lógica historiográfica, sino de ontología histórica, como veremos luego.

22  Como señala C. GINZBURG, History, Rhetoric, and Proof, p. 47: «from Thucydides’ time until today historians have tacitly filled the gaps in their evidence with what is (or what they regard as) natural, self-evident and therefore certain». La diferencia entre la antigua y la nueva historiografía radica, por un lado, en el diferente modo de presentación de las correspondientes deducciones (según acabo de señalar): como parte de los acontecimientos o como conjeturas más o menos probables respecto de la concatenación de los mismos y, por otro, en las mayores cautelas metodológicas en relación con los datos disponibles y su fuerza probatoria en la argumentación historiográfica.

23  Entiéndase ‘una determinada capacidad psíquica o anímica’ (una potentia animae o potencia del alma, dicho al modo escolástico, donde potentia responde al griego δύναμις).

24  ARISTÓTELES, Rhetorica, I.1.11, 1355a14-19. Se distinguen aquí, sin oponerse polarmente, el razonamiento en base a lo probable o, con más precisión, lo que se considera plausible (ἐνδόξως συλλογίζεσθαι) y en base a lo verdadero e irrefutable (ἀληθῶς συλλογίζεσθαι).

25  Cito por Crónica del obispo don Pelayo, ed. Benito SÁNCHEZ ALONSO, Madrid: Centro de Estudios Históricos, 1924, p. 86. Los maridos de sus hijas Sancha y Elvira fueron, respectivamente, el conde Rodrigo González de Lara y el rey Roger II de Sicilia.

26  Cito por Chronica Hispana saeculi XII, Pars II: Chronica Naierensis, ed. Juan A. ESTÉVEZ SOLA, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum: Continuatio Mediaeualis, 71 A), 1995, p. 179.

27  Cito por Lucae Tudensis Opera Omnia, I: Chronicon mundi, ed. Emma FALQUE, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum: Continuatio Mediaevalis, 74), 2003, p. 303 y 309 (subrayo en ambas citas).

28  Como ya supuso Bernard F. REILLY, The Kingdom of León-Castilla under King Alfonso VI, 1065-1109, Princeton: Princeton University Press, 1988, p. 296.

29  Al igual que otros muchos de los epígrafes isidorianos, este ha desaparecido. Me baso en Prudencio de SANDOVAL, Historia de los Reyes de Castilla y de León, don Fernando el Magno, primero de este nombre, infante de Navarra; Don Sancho, que murió sobre Zamora; Don Alonso, sexto de este nombre (1.ª ed. 1615), Madrid: Benito Cano, 1797, p. 314, y en José María QUADRADO, España, sus monumentos y arte - su naturaleza e historia: Asturias y León, [ed. rev.], Barcelona: Cortezo, 1885, p. 494. La crítica de este epitafio la realizó ya Enrique FLÓREZ, Memorias de las Reynas Cathólicas: Historia genealógica de la Casa Real de Castilla y León, 2 vol., Madrid: Antonio Marín, 1761, 1, p. 176.

30  Véanse, en conjunto, Ana SUÁREZ GONZÁLEZ, «¿Del pergamino a la piedra? ¿de la piedra al pergamino? (entre diplomas, obituarios y epitafios medievales)», Anuario de Estudios Medievales, 33 (1), 2003, p. 365-415; Rocío SÁNCHEZ AMEIJEIRAS, «The Eventful Life of the Royal Tombs of San Isidoro in León», in: Therese MARTIN y Julie A. HARRIS (eds.), Church, State, Vellum, and Stone: Essays on Medieval Spain in Honor of John Williams, Leiden: Brill, 2005, p. 479-520. Para la casi segura dependencia de los epígrafes respecto del Obituario y no a la inversa, véase además Alberto MONTANER FRUTOS, «El proyecto historiográfico del Archetypum Naiarense», e-Spania, 7, juin 2009, § 27-29 (DOI: 10.4000/e-spania.18075).

31  Esto sin contar con que Luis VI no se casó en primeras nupcias, con Luciana de Rochefort, hasta 1104. Vid. B. F. REILLY, The Kingdom, p. 296-297, y Andrés GAMBRA, Alfonso VI: Cancillería, curia e imperio, 2 vol., León: Centro de Estudios e Investigación «San Isidoro», 1997-1998, 1, p. 472-474.

32  Quizá borgoñón, como argumenta B. F. REILLY, The Kingdom, p. 296-297. No entro aquí en la polémica sobre la identificación de esta Isabel con doña María la Zaida, la princesa andalusí bautizada con el mismo nombre y concubina del monarca. A mi juicio, las declaraciones explícitas de las fuentes coetáneas, que diferencian claramente a ambos personajes, superan en peso a las débiles pruebas circunstanciales que se alegan en favor de su única identidad.

33 Vid. Alan RYDER, Alfonso el Magnánimo, rey de Aragón, Nápoles y Sicilia: 1396-1458 (1.ª ed. ingl. 1990), trad. C. X. SUBIELA, Valencia: Instituciò Alfons el Magnànim, 1992, p. 383, y Juan Manuel CACHO BLECUA, «Alfonso V», in: Ricardo CENTELLAS (coord.), Los reyes de Aragón, Zaragoza: Caja de Ahorros de la Inmaculada (Col. Mariano de Pano, 7), 1993, p. 149-156 (en especial, p. 152).

34  Las citas del texto latino se toman de la edición bilingüe de los De dictis et factis Alphonsi Regis Aragonum et Neapolis libri quatuor y su traducción catalana por Jordi CENTELLES, Dels fets e dits del gran rey Alfonso, a cargo de Eulàlia DURAN (texto catalán) y Mariàngela VILALLONGA (texto latino), Barcelona: Barcino; Fundació Jaume I (Els Nostres Clàssics: serie A, 129), 1990, mientras que las de la traducción castellana de Juan de MOLINA se hacen por el Libro de los dichos y echos elegantes y graciosos del rey Don Alonso de Aragón: Añadido y mejorado en esta postrera impressión, Zaragoza: Agustín Millán, a costa de Miguel de Zapilla, 1552; ed. facsímile con introd. de Alberto MONTANER FRUTOS, Zaragoza: Cortes de Aragón, 1997.

35  Comenzando por la propia lengua en que se enunció en cada caso el dictum alfonsino: ¿el dialecto italiano de la corte napolitana?, ¿el castellano aragonesizado que era la lengua familiar de la dinastía desde que la entronización de Fernando de Antequera desplazase al catalán como lengua materna del Casal d’Aragò?, ¿el catalán que seguía siendo la lengua de buena parte de sus súbditos?, ¿el latín de los círculos humanísticos bajo su patronazgo?

36 Cf. A. RYDER, Alfonso el Magnánimo, p. 378 y 144-145.

37  Los términos latinos corresponden a los ladillos con los que el Panormita señala el aspecto esencial de cada una de las anécdotas que recoge; véanse más detalles al respecto en A. MONTANER, «La palabra en la ocasión», § 12-18.

38  Cito por la edición crítica de Emma FALQUE, in:Chronica Hispana sæculi XII: Pars I, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum: Continuatio Mediaevalis, 81), 1990, p. 1-98.

39 Cf. Andrés GAMBRA, «Alfonso VI y el Cid: Reconsideración de un enigma histórico», in:César HERNÁNDEZ ALONSO (coord.), Actas del Congreso Internacional El Cid, Poema e Historia (12-16 de julio, 1999), Burgos: Ayuntamiento de Burgos, 2000, p. 189-204 (especialmente, p. 198); para su procedencia documental, véase Alberto MONTANER FRUTOS, «La Historia Roderici y el archivo cidiano: Cuestiones filológicas, diplomáticas, jurídicas e historiográficas», e-Legal History Review, 12, junio 2011.

40  Francisco BAUTISTA, «Memoria y modelo: Una lectura de la Historia Roderici», Journal of Medieval Iberian Studies, 2 (1), 2010, p. 1-30 (la cita en p. 16, n. 62).

41  Lo mismo sucede con las efigies de los reyes astur-leoneses en el Libro de las estampas, códice 25 del archivo catedralicio de León (elaborado a principios del siglo XIII), en el que los monarcas se representan sosteniendo sendas cartas de confirmación de las donaciones regias a la catedral, con la inscripción estándar Ego N. Rex confirmo, y un enorme sello pendiente; cf. (en general, pues no se detienen en este aspecto) R. SÁNCHEZ AMEIJEIRAS, «The Eventful Life of the Royal Tombs of San Isidoro in León», p. 505 y 518-519; Gregoria CAVERO DOMÍNGUEZ, Etelvina FERNÁNDEZ GONZÁLEZ y Fernando GALVÁN FREILE, «Imágenes reales, imágenes de justicia en la catedral de León», e-Spania, 3, juin 2007, § 60 (DOI: 10.4000/e-spania.204).

42  C. GINZBURG, History, Rhetoric, and Proof, p. 23.

43  Recuérdense, aunque no son plenamente probatorios a este respecto, los versos 233-235, «Ipse Rodericus, Meo Cidi sepe vocatus, / de quo cantatur quod ab hostibus haud superatur, / qui domuit Mauros, comites domuit quoque nostros», de la Prefatio de Almaria, ed. Juan GIL, in:Chronica Hispana saeculi XII: Pars I, p. 249-267.

44  Véase, en conjunto, Alberto MONTANER y Ángel ESCOBAR (eds.), Carmen Campidoctoris o Poema Latino del Campeador, Madrid Sociedad Estatal España Nuevo Milenio, 2001, p. 71-120; para análisis particulares, añádanse ahora Hélène THIEULIN-PARDO, «El influjo de la Historia Roderici sobre el Libro de las generaciones y linajes de los reyes (olim Liber regum)», e-Spania, 15, juin 2013 (DOI: 10.4000/e-spania.22376), y Salvatore LUONGO, «El discutido influjo de la Historia Roderici en el Cantar de mio Cid», e-Spania, 15, juin 2013 (DOI: 10.4000/e-spania.22297).

45  Para un análisis más detallado, véase A. MONTANER, «Épica, historia, historificación».

46  Ramón MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera Crónica General de España, 2 vols., Madrid: Gredos, 1955, 1, p. L.

47  «OROSIO VII, 16: Prim. Crón., p. 155 b 46. ¿Contribuyó a la adaptación taurina el “…origis cornu hasta transmiserit” de Lampridio, Commodus, 13?» (R. MENÉNDEZ PIDAL, op.cit., n. 51; la cita correcta de Lampridio, 13.3, es «orygis cornu basto transmiserit», y no se ve cómo un oryx o gacela órice pudo inspirar la aparición de un toro).

48  A. MONTANER FRUTOS, «La construcción biográfica de la Historia Roderici: La tensión arqueológica», Edad Media: Revista de Historia, 13, 2012, p. 269-298, y el ya citado «Épica, historia, historificación». En estos trabajos ofrezco lo que considero notorios contrajemplos contra la concepción «presentista» de la historicidad medieval, según la cual, aunque aquella posee un sentido temporal basado en «a chronologic-genetic and an exemplary concept of the past», manifiesta «the lack of a sense of an epochal peculiarity» y ofrece solo una «representation of the past that was relevant for the present» (Gerd ALTHOFF, Johannes FRIED y Patrick J. GEARY (eds.), Medieval Concepts of the Past: Ritual, Memory, Historiography, Washington: German Historical Institute; Cambridge: Cambridge University Press, 2002, p. 13; una exposición más detallada, pero también más matizada, de esta postura puede verse en el cap. VII, por Hans-Werner GOETZ, «The Concept of Time in the Historiography of the Eleventh Century», ibidem, p. 139-166). Sin duda, en la historiografía medieval y protomoderna (por ceñirnos al período estudiado) se daba una marcada tendencia, pero no una restricción, a contemplar el pasado desde el presente. En cuanto a la representación de aquel, no tenía por qué ser ni ejemplar ni relevante, sino comprensible o asumible (esto es, auténtica), lo que no excluye aquellas posibilidades, pero las modula y acota.

49 Cf. Murray G. MURPHEY, Truth and History, New York: SUNY Press, 2009.Un valioso antecedente en esta línea ofrece C. GINZBURG, History, Rhetoric, and Proof.

50  Baste con remitir a Diego CATALÁN, La «Estoria de España» de Alfonso X: Creación y evolución, Madrid: Universidad Autónoma; Fundación Ramón Menéndez Pidal, 1992, y El Cid en la historia y sus inventores, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2002.

51  R. MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera Crónica General, 1, p. L.

52 Ibidem, 2, p. CLXIX-CLXX (por citar solo un ejemplo). Véase también (aunque en referencia solo a elementos estilísticos) R. MENÉNDEZ PIDAL, Reliquias de la poesía épica española, Madrid: Espasa-Calpe, 1951; reimp. con pról. de Diego CATALÁN, Madrid: Gredos, 1980, p. LV. En esta última línea incide también, con más detalle, Nancy Joe DYER, El «Mio Cid» del taller alfonsí: Versión en prosa en la «Primera Crónica General» y en la «Crónica de veinte reyes», Newark: Juan de la Cuesta, 1995, p. 42-43.

53  R. MENÉNDEZ PIDAL, Reliquias, p. LV-LVII.

54  Cito por Cantar de mio Cid, ed. A. MONTANER, Madrid: Real Academia Española; Barcelona: Galaxia Gutenberg (Biblioteca Clásica, 1), 2011, p. 38.

55  Cito por Mariano de la CAMPA, La Estoria de España de Alfonso X: Estudio y edición de la Versión Crítica desde Fruela II hasta la muerte de Fernando II, Málaga: Universidad (Analecta Malacitana, anejo LXXV), 2009, p. 471.

56  Cito la Versión sanchina de la Estoria de España por Primera Crónica General, 1, p. 526a-b.

57  R. MENÉNDEZ PIDAL (ed.),Cantar de Mio Cid: Texto, gramática y vocabulario (1.ª ed. 1908-1911), ed. rev., 3 vols.,Madrid: Espasa-Calpe, 1944-1946, 3, p. 1047, y Primera Crónica General, 1, p. CLXXV.

58  Lo apuntó ya Peter E. RUSSELL, Temas de «La Celestina» y otros estudios: del «Cid» al «Quijote», trad. Alejandro Pérez, Barcelona: Ariel, 1978, p. 68, y lo comenté más detalladamente en A. MONTANER FRUTOS, «La toma de Alcocer en su tratamiento literario: un episodio del Cantar del Cid», en El Cid en el Valle del Jalón: Actas del Simposio Internacional Ateca-Calatayud, 7–10 octubre de 1989, Zaragoza: Centro de Estudios Bilbilitanos, Institución «Fernando el Católico», 1991, p. 129-160, p. 141. De hecho, el mismo R. MENÉNDEZ PIDAL, Cantar de Mio Cid, 3, p. 1047, se percató de esta contradicción, pero la atribuyó a una incoherencia de la supuesta refundición.

59 Cantar de mio Cid, v. 580 y 584-586.

60 Versión crítica de la Estoria de España, p. 471. La lección rentas ~ prendas parece una mera actualización del más antiguo parias (aunque no es una voz ajena a la Estoria de España), pero el sentido último no cambia. La primera variante es elegida con razón por M. de la CAMPA; ya que ofrece un sentido más cercano al de parias y además explica la lección divergente rehenes de la otra rama de la tradición, representada aisladamente por Ss.

61 Versión sanchina de la Estoria de España = Primera Crónica General, 1, p. 526b.

62  P. E. RUSSELL, Temas de «La Celestina», p. 51 y 67. Su propuesta sobre el origen del arreglo cronístico ha sido aceptada, hasta donde me consta, por toda la crítica posterior; vid. A. MONTANER, «La toma de Alcocer…», p. 141; N. J. DYER, El «Mio Cid» del taller alfonsí, p. 92; D. CATALÁN, El Cid en la historia, p. 215-216; José Luis MONTIEL DOMÍNGUEZ, «Las parias de Alcocer (Cantar de Mio Cid, 570–610)», Bulletin of Spanish Studies, 91, 2014, p. 1-9. Este último autor concluye, de forma innovadora, que «no existe incompatibilidad entre el cobro de las parias por parte del Cid y la toma de Alcocer, puesto que la estratagema es tan hábil desde un punto de vista táctico como exculpatoria desde un ángulo jurídico y moral» (p. 9), lo cual es cierto, dado que, al atraer a los alcocereños mediante la táctica del torna-fuye, estos se convierten en agresores: «La estratagema del Cid no incumple el sistema de parias, pues la conquista de Alcocer se produce como legítima defensa ante el ataque de sus habitantes, que persiguen al Cid ofuscados por la codicia» (p. 3). En consecuencia, a su juicio, «la contradicción señalada es solo aparente. Hay una excusa perfecta para incumplir el pacto de no agresión al que obligaba teóricamente el acuerdo de parias» (loc. cit.). Sin embargo, si el hecho de que el Cid actúe «en una maniobra de legítima defensa» (p. 9) justifica la efectiva toma de Alcocer, sigue sin explicar por qué el Campeador, habiendo cobrado parias de esa localidad, espera durante quince semanas a que esta se le entregue, que es lo que intenta salvar la prosificación alfonsí.

63  TITO LIVIO, Ab urbe condita, I, pr., 5-6; cito por Titi Livi ab urbe condita libri I-X, ed. Wilhelm Weissenborn, rev. por Mauritius Müller, Leipzig: Teubner (Bibliotheca Scriptorum Graecorum et Romanorum Teubneriana), 1898 (reimp. 1937).

64  Esto no excluye, desde luego, la existencia de manipulaciones específicamente interesadas, una obvia posibilidad que en absoluto pretendo negar, sino restringir a los textos a los que realmente corresponda.

65  Q. RACIONERO, Retórica, p. 263, n. 219.

66  Esto es lo que, a mi entender, explica en buena parte la confluencia de épica e historiografía como vehículos de la memoria colectiva, con el consiguiente trasvase masivo de materiales de la primera a la segunda, sin cuestionarse, salvo en pasajes muy concretos, su historicidad; vid. A. MONTANER, «Épica, historia, historificación».

67  Patrick J. GEARY, «Oblivion Between Orality and Textuality in the Tenth Century», in: G. ALTHOFF, J. FRIED y P. J. GEARY (eds.), Medieval Concepts of the Past, p. 111-122

68  Constituye una excepción a este difundido planteamiento el que se desarrolla en la introducción de Elizabeth M. TYLER y Ross BALZARETTI (eds.) a Narrative and History in the Early Medieval West, ed., Turnhout: Brepols (Studies in the Early Middle Ages, 16), 2006, p. 1-9, pese a que se basa en la plena aceptación de los postulados de White (como se verá en la nota siguiente). Su singular razonamiento (para el que no se ofrece una sola prueba empírica) es el siguiente: en los textos de la Alta Edad Media relacionados con la memoria (crónicas, diplomas, epígrafes) se da el inevitable proceso de narrativización (p. 1-3), pero, habida cuenta de que no existía el término literatura (p. 5-6), tampoco se reconocía «the concept we denote as ‘fiction’», lo cual no puede considerarse un indicio de falta de sofisticación o de credulidad, antes bien «our distinction between ‘fact’ and ‘fiction’ could be said to reveal the narrowness of modern notions of factual discourse, which this collection seeks to bypass» (p. 6). El corolario es una invitación a abandonar el (malsano) hábito de los historiadores de intentar distinguir lo verdadero de lo falso (p. 6-7). Sobre la supuesta inexistencia de la categoría sociocultural de literatura en este período (al margen de la terminología con que se la designase), véase la nota 91; para el corolario y el pirronismo histórico al que aboca, véase la nota 111. En cuanto a la inexistencia del concepto de ficción, baste aquí y a hora con remitir a los diversos ejemplos coetáneos en que los tribunales distinguen los testimonios auténticos de los falsos, tanto en el plano escrito como en el oral, aducidos por P. J. GEARY, «Oblivion…». Por último (siempre que se deje al margen el implícito, pero inoperante juicio de valor), resulta admisible que, en efecto, se dé actualmente una mayor narrowness en relación con lo que es admisible en un factual discourse, pero esto, como estamos viendo, no implica en los textos medievales una mayor tolerancia de la ficción per se, sino una distinta apreciación del valor de verdad de un entimema.

69  A esta corriente se adscribe, por ejemplo, el citado volumen colectivo de E. M. TYLER y R. BALZARETTI (eds.), según se declara sin ambages en la introducción (p. 1-3), aunque allí mismo se reconoce que varias de las contribuciones recogidas «step away from the philosophical position, characteristic of post-structuralism, that only discourses about past are knowable to us and that the past itself remains fundamentally unknowable», lo cual permite «to gain perspective on the texts […] and thus to gain insight into the past, rather than being subsumed by the perspectives offered by the texts» (p. 3). Desde esta postura (distinta de la defendida por las propias editoras, como se ha visto en la nota precedente), explorar las estrategias narrativas de la historiografía resulta una tarea perfectamente legítima y, de hecho, es a lo que se consagran las presentes líneas.

70  Sobre el cual, véanse Alan SOKAL y Jean BRICMONT, Imposturas intelectuales [1.ª ed. fr. 1997], trad. J. C. GUIX VILAPLANA, Barcelona; Buenos Aires: Paidós, 2008, p. 65-68 y 100; Anna ESTANY, La fascinación por el saber: Introducción a la teoría del conocimiento, Barcelona: Crítica, 2001, p. 59-60) y, con nuevas propuestas, P. BOGHOSSIAN, Fear of Knowledge, p. 52-57 y 82-87.

71  Para una argumentación más detallada sobre este punto, vid. A. MONTANER, «El criterio frente al dogma», p 152-154.

72  J. AURELL, «El nuevo medievalismo», p. 813. Conste aquí que cito en varias ocasiones este trabajo por ofrecer una buena síntesis de conjunto y no por mi discrepancia con la postura básica del propio autor, que me parece adecuadamente equilibrada. Particularmente suscribo, además del rechazo del relativismo gnoseológico, la apreciación de que «El texto histórico adquiere una entidad en sí mismo, al ser analizada la historiografía medieval desde una perspectiva mucho más amplia: como artefacto literario, como narración histórica y como intermediario entre el presente desde el que es articulado y el pasado al que hacer referencia» (p. 819), aunque, como se verá, la primera categoría se establezca, desde mi perspectiva, sobre un planteamiento diferente al adoptado por los seguidores de White.

73  Para una refutación de «the undetermination of theory by evidence», véase Paul BOGHOSSIAN, Fear of Knowledge: Against Relativism and Constructivism, ed. rev., Oxford: Oxford University Press, 2006, p. 118-128; sobre este aspecto, cf. también Ian HACKING, The Social Construction of What?, Cambdrige ma: Harvard University Press, 1999, p. 73-74

74  David CARR, Time, Narrative, and History: Studies in Phenomenology and Existencial Philosophy, Bloomington: Indiana University Press, 1986, p. 16.

75  «El ideal de la Física en esta descripción y predicción de fenómenos naturales es poderlo hacer de forma cuantitativa –dando cantidades que indiquen el valor de las magnitudes de interés–, por lo que su lenguaje tiene que ser el de las matemáticas» (Domingo GONZÁLEZ ÁLVAREZ, La Física de lo complejo: Las maravillas de los sistemas dinámicos, Zaragoza: Institución «Fernando el Católico», 2005, p. 9). Se trata del programa iniciado por Galileo en Il Saggiatore, y que alcanza su apeogeo en la actualidad. Como ha señalado Connes (ganador de la Medalla Fields, considerada el Nobel matemático, en 1982): «Mathematics is the backbone of modern science and a remarkably efficient source of new concepts and tools to understand the “reality” in which we participate. It plays a basic role in the great new theories of physics of the XXth century such as general relativity, and quantum mechanics. […] This is so for instance for the natural numbers where the number 3 stands for that quality which is common to all sets with three elements. That means sets which become empty exactly after we remove one of its elements, then remove another and then remove another. In that way it becomes independent of the symbol 3 which is just a useful device to encode the number. Whereas the letters we use to encode numbers are dependent of the sociological and historical accidents that are behind the evolution of any language, the mathematical concept of number and even the specificity of a particular number such as 17 are totally independent of these accidents» (Alain CONNES, A View of Mathematics, [2004], p. 1-2).

76  Norbert ELIAS, Teoría del símbolo: Un ensayo de antropología cultural, ed. e introd. Richard KILMINSTER, trad. José Manuel ÁLVAREZ FLOREZ, Barcelona: Península, 1994, pág. 193.

77  H. WHITE, El texto histórico como artefacto literario, p. 191.

78 Cf. Hayden WHITE, Metahistory: The Historical Imagination in Nineteenth-Century Europe, Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 1973, donde considera metahistórico, justamente, el emplotment, es decir, la elaboración narrativa o, más propiamente, argumental, del registro fáctico, mediante «the four kinds of “realism”»: la novela (romance), la tragedia, la comedia y la sátira (véase particularmente la parte II, p. 133-264).

79  Galen STRAWSON, «A Fallacy of Our Age: Not Every Life is a Narrative», Times Literary Supplement, 15 de octubre de 2004 (consultado el 5 de noviembre de 2014).

80  Obviamente se da una mediación cognitiva entre el hecho y su imagen mental, pero esta no implica una correspondencia arbitraria o inaprehensible, al igual que sucede con los colores en el plano perceptivo: «Colors are not objective; there is in the grass or the sky no greenness or blueness independent of retinas, color cones, neural circuitry, and brains. Nor are colors purely subjective; they are neither a figment of our imaginations nor spontaneous creations of our brains […] Rather, color is a function of the world and our biology interacting» (George LAKOFF y Mark JOHNSON, Philosophy in the Flesh: The Embodied Mind and its Challenge to Western Thought, New York: Basic Books, 1999, p. 24-25). Ahora bien, respecto del grado de isomorfismo entre lo percibible y lo percibido, la aprehensión de los hechos seguramente guarda más relación con la de las formas que con la de los colores.

81  De ahí la usual identificación del factor literario del texto historiográfico con su forma y del histórico con su contenido (cf. Gabrielle M. SPIEGEL, Romancing the Past: The Rise of Vernacular Prose Historiography in Thirteenth Century France, Berkeley; Los Angeles: University of California Press, 1993, p. 8-9; J. AURELL, «El nuevo medievalismo», p. 820-822 y 824), olvidando que tan literario es el segundo como el primero y tan histgoriográfica aquella como este. De hecho, y en esto tiene toda la razón H. WHITE, The Content of the Form, la forma es parte del contenido. Mejor dicho, no hay más contenido que el que transmite la forma o, formulado en términos más estrictos, el plano del contenido es coextenso con el plano de la expresión. Ahora bien, esto no es una prerrogativa de la literatura, sino un fenómeno consustancial a todo enunciado lingüístico en el que la falta de inmediatez del contexto impide determinadas elipsis referenciales. Tampoco implica esto, como quiere White, la primacía de la forma sobre el contenido, sino simplemente su intrínseca solidaridad, según expresó ya Saussure al explicar la constitución del signo lingüístico.

82  Roman JAKOBSON, «Linguistics and poetics» (1960), in:Selected writings, III: Poetry of Grammar and Grammar of Poetry, The Hague; New York: Mouton, 1981, p. 18-51.

83 Cf. Costanzo DI GIROLAMO, Teoría crítica de la literatura [1.ª ed. it. 1977, ed. ing. rev. 1981], Barcelona: Crítica, 1982 (especialmente p. 91-92).

84  Francisco RICO, Primera cuarentena y Tratado general de la literatura, Barcelona: El Festín de Esopo, 1982, p. 145.

85  Descarto de entrada la solución nominalista de que literatura es lo que así se denomina en cada momento, pues la atomización de la literatura a que este planteamiento aboca entra en contradicción con el hecho mismo que le sirve de base, a saber, que cada época haya considerado literario a cierto conjunto de textos y no a otros. En efecto, la presencia histórica de lo literario, independientemente de que una obra en particular haya llegado a formar parte de esta categoría, hace que subsista la cuestión, si bien referida al concepto genérico al que dichas obras se adscriben. Dicho en otros términos, es la propia posibilidad de aislar un grupo de textos bajo una denominación colectiva la que lleva a pensar que existe algo que los relaciona. Puesto que estos no son, como queda dicho sus rasgos intrínsecos, han de serlo otros extrínsecos. Habida cuenta de que el modo de producción textual es común para la literatura y cualquier otro escrito, ese algo ha de corresponder a la función sociocultural de aquella.

86  Lo cual enlaza con la noción de «efectos de presencia» (presence effects) propuesta por Hans Ulrich GUMBRECHT, Production of Presence: What Meaning cannot Convey, Stanford: Stanford University Press, 2004. Desde esta perspectiva, los textos literarios, mediante su captación estética (en el sentido prístino de αἴσθησις como ‘percepción sensible’), no se orientan a una «producción de significado», sino a una «producción de presencia», tal que «Therefore, ‘production of presence’ points to all kinds of events and processes in which the impact that ‘present’ objects have in human bodies is being initiated or intensified» (p. xiii).

87 Vid. A. MONTANER, «En defensa del sentido literal», p. 200-207.

88  Lo que deja explícito otro célebre pasaje de la Poetica: «διὸ καὶ φιλοσοφώτερον καὶ σπουδαιότερον ποίησις ἱστορίας ἐστίν· ἡ μὲν γὰρ ποίησις μᾶλλον τὰ καθόλου, ἡ δ᾽ ἱστορία τὰ καθ᾽ ἕκαστον λέγει» = «Y así la poesía es más filosófica y elevada que la historia; pues la poesía refiere [las cosas] más bien conforme a lo universal y la historia, conforme a lo particular» (1451b5-7).

89  «Todo comienza con la epojé del pacto de ficción, con la “voluntaria suspensión del descreimiento”. Luego viene un proceso de creciente intensidad por el que el mundo representado nos interesa, nos identificamos con los personajes –si el texto es narrativo (novelístico o teatral)– o con el enunciador lírico y sus afecciones internas, al mismo tiempo que dejamos de percibir el discurso como factor desencadenante de la ilusión, aun experimentándola tal y como lo hacemos gracias a él» (D. VILLANUEVA, Teorías del realismo literario, p. 159; la frase entrecomillada procede de Samuel Coleridge).

90  Asunto del que me he ocupado con más detalle en A. MONTANER, «Épica, historia, historificación». A este respecto, no me parece necesitar de refutación alguna el aserto de E. M. TYLER y R. BALZARETTI (eds.), Narrative and History in the Early Medieval West, p. 5-6: «It is not until the eighteenth and the nineteenth centuries that ‘literature’ and ‘literary’ come to be used for a set of texts whose hallmarks include conformity to agreed upon criteria for aesthetic excellence, a fictional dimension, intentional complexity or ambiguity of meaning, and a place within a canon which forms part of an educational curriculum which distinguishes between high and popular culture», dado que semejante caracterización de la literatura ni siquiera es válida para el período ahí propuesto. Respecto de la operatividad desde la Antigüedad y durante la Edad Media de la categoría básica que sustenta la función social literatura, que es la lectura estética, me limito a remitir a A. MONTANER y Fernando MONTANER, «Letters on “Manuscript Culture in Medieval Spain”», La Corónica, 27 (1), Fall 1998, p. 162-182, donde podrá ampliarse la bibliografía al respecto.

91 Concetta Carestia GREENFIELD, Humanist and Scholastic Poetics, 1250-1500, London: Associated University Press, 1981, p. 278-279; Cesc ESTEVE, «Epicus pater historiacum. La poesia èpica en la teoría de la història del Renaixement», in: Lara VILÀ (ed.), Estudios sobre la tradición épica occidental: Edad Media y Renacimiento, Madrid: Ed. Caronte; Bellaterra: Seminario de Poética del Renacimiento, Universitat Autònoma de Barcelona, 2011, p. 109-121 (vid. p. 112-113). Para la vigencia y discusión de tales planteamientos durante la primera parte de la Modernidad, véase Florian NEUMANN, Geschichtsschreibung als Kunst: Famiano Strada S. I. (1572-1649) und die ars historica in Italien, Berlin; Boston: Walter de Gruyter, 2013. Para la confluencia en sentido inverso, desde la historia a la poesía épica, véase Cesc ESTEVE, «Una teoría incompleta: La idea de la poesía épica en las artes poéticas italianas del siglo XVI», in: María José VEGA y Lara VILÀ (dirs.), La teoría de la épica en el siglo XVI (España, Francia, Italia y Portugal), Vigo: Academia del Hispanismo, 2010, p. 63-102 (especialmente p. 88-91), y Lara VILÀ, «“Compuesto de materia que es la verdad histórica”: Virgilianismo político y escritura épica», in: Lara VILÀ (ed.), Estudios sobre la tradición épica, p. 123-139 (esp. p. 129-137).

92 Vid. J. AURELL, «El nuevo medievalismo», p. 811.

93  Para la refutación de esta difundida equivalencia, véanse Darío VILLANUEVA, Teorías del realismo literario, Madrid: Biblioteca Nueva (Estudios Críticos de Literatura, 11), 2004; J. G. MAESTRO, El concepto de ficción; Alberto MONTANER FRUTOS, «Justicia poética», El Cronista del Estado Social y Democrático de Derecho, 40, noviembre 2013 [= monográfico Literatura medieval y Derecho], p. 4-17.

94  Sobre este aspecto, cf. J. G. MAESTRO, El concepto de ficción, quien señala que «Las denominadas ‘ficciones literarias’ [son aquellas] cuya materialidad carece de existencia operatoria fuera de los límites formales del texto literario que las expresa y contiene» (p 70), por lo cual «Existen materialmente, porque tienen existencia óntica (M1) y lógica (M3), es decir, existencia estructural, pero no existen psicológicamente en sí mismos (M2)» (p. 96). Las emes con subíndices remiten a los tres ámbitos de realidad dialécticamente articuladas en el Mundo (M) que distingue el materialismo filosófico: el físico o de los objetos dados (M1), el fenomenológico o de las operaciones psíquicas (M2) y el formal o de las operaciones lógicas (M3).

95  ARISTÓTELES, Poetica, 1451b29-32.

96  D. VILLANUEVA, Teorías del realismo literario, p. 159-160.

97  Es decir, la interpretación textual basada en las conjeturas sobre las pretensiones u objetivos del autor, según la crítica formulada porW. K. WIMSATT y M. C. BEARDSLAY, «The Intentional Fallacy» (1.ª ed. 1946), in: W. K. WIMSATT, The Verbal Icon: Studies in the Meaning of Poetry, Lexington: University of Kentucky Press, 1954, p. 3-18, seguramente de un modo demasiado radical, pero aceptable si se aplica a la comprensión de una obra desde la perspectiva de lo que el autor hipotéticamente quiso decir, en lugar de aquello que dejó dicho.

98  A este respecto, resulta bastante revelador que en G. ALTHOFF, J. FRIED y P. J. GEARY (eds.), Medieval Concepts of the Past, una obra que (según declara su título) pretende ocuparse de las concepciones medievales del pasado (cosa que, en rigor, apenas hace), se apele a la idea de construction mucho más que a la de representation, particularmente en los capítulos VIII, por Bernd SCHNEIDMÜLLER, «Constructing the Past by Means of the Present: Historiographical Foundations of Medieval Institutions, Dynasties, Peoples, and Communities» (p. 167-192), y XIV, por Felice LIFSHITZ, «The Martyr and the Tomb, and the Matron: Constructing the (Masculine) “Past” as a Female Power Base» (p. 311-341). Hay que subrayar, con todo, que el sesgo construccionista es especialmente propio de los editores; así, por ejemplo, se refieren como «[a] deep contextualization of constructed family pasts in literary and artistic representations» (p. 14) al capítulo XI, por John B. FEED, «Artistic and Literary Representations of Family Consciousness», ibidem, p. 233-252, pese a que el autor no emplea tal expresión ni adopta dicho enfoque.

99  Gustavo BUENO, El mito de la izquierda: Las izquierdas y la derecha (1.ª ed. 2003), Barcelona: Ediciones B, 2006, p. 16.

100  Entendida, claro, a la manera Foucault, en virtud de la cual cada episteme constituye un zócalo positivo (socle positif) formado por el entrecruzamiento, en una sincronía dada, de los asertos que resultan admisibles en consonancia con las creencias coetáneamente admitidas (savoir) y de los factores (institucionales o de otra índole) capaces de conformar un determinado análisis y, con él, una representación asumible de la realidad (pouvoir). No se me oculta que el concepto de episteme de Foucault se distancia expresamente del de cosmovisión (Weltanschauung) de Dilthey, es decir, una determinada forma de ver e interpretar el mundo, e implícitamente del más vago de mentalidad (mentalité), esto es, la manera predominante en un momento dado, no solo de pensar, sino de reaccionar ante el entorno. Sin embargo, resulta más operativo no desligar los tres conceptos, pues una episteme puede considerarse como el zócalo que posibilita determinada cosmovisión, mientras que la mentalidad constituye una especie de halo epistémico, pero también vivencial, en torno a esta.

101  Es decir, la búsqueda de los supuestos ocultos en que se considera basado un texto (cf. Jonathan CULLER, Breve introducción a la teoría literaria [1.ª ed. ing. 1997], trad. Gonzalo GARCÍA, Barcelona: Crítica, 2000, p. 85-86), planteamiento cuya crítica hace J. SIMPSON, «Faith and Hermeneutics: Pragmatism versus Pragmatism», Journal of Medieval and Early Modern Studies, 33 (2), 2003, p. 215-239, cuyo diagnóstico me parece certero, pero cuya terapéutica no comparto totalmente. Adviértase, por otro lado, que, según la propuesta original de Paul RICŒUR, De l’interprétation: Essai sur Freud, Paris: Seuil, 1965, p. 40-44), las que él considera reductoras «herméneutiques du soupçon» (que ejemplifica con los planteamientos de Nietzsche, Marx o Freud) excluyen las motivaciones propiamente dichas, pues en ellas se trata de «faire coïncider [les] méthodes “conscientes”·de déchiffrage avec le travail “inconsciente” du chiffrage» asociado, por ejemplo, a la ideología o al subconsicente (p. 42). En palabras de Hans-Georg GADAMER, «The Hermeneutics of Suspicion», in: G. SHAPIRO y A. SICA (eds.), Hermeneutics: Questions and Prospects, Amhurst: University of Massachusetts Press, 1984, pp. 54-65, el objetivo es «revealing the meaningfulness of statements in a completely unexpected sense and against the meaning of the author» (p. 58). Respecto de esta actitud (usualmente ejercida desde una supuesta superioridad moral y una igualmente presunta clarividencia del analista actual), me limitaré a recordar que, como ya advirtió Mannheim en 1925, existe una radical diferencia entre desenmascarar una tesis y refutarla, es decir, entre exponer sus funciones extrateoréticas y demostrar su falta de validez qua theoria, dos operaciones que no se implican mutuamente, aunque puedan estar relacionadas (vid. I. HACKING, The Social Construction of What?, p. 53-58 y 94-95, y cf. la precitada definición de ideología por Gustavo Bueno).

102  M. AURELL, «Rapport introductif», p. 10.

103 Loc. cit. (citando a Jean-Philippe Genet).

104  Citada por M. AURELL, «Rapport introductif», p. 32.

105  G. M. SPIEGEL, Romancing the Past, p. 10.

106  J. AURELL, «El nuevo medievalismo», p. 824 y 830.

107  Gracias a la ya señalada capacidad de lo verosímil de «impactar contra la realidad del espacio antropológico», en expresión de J. G. MAESTRO, El concepto de ficción, p 45.

108 Cf. el caso de Wace y Benoît de Saint-Maure respecto de Enrique II de Inglaterra, comentado por M. AURELL, «Rapport introductif», p. 15-16, quien se pregunta, en conclusión, «Problème de propagande politique, de cadence d’écriture ou de goût littéraire? La multitude de questions sans réponse montre les précautions de méthode qu’il convient d’adopter pour traiter du patronage. Et pourtant ce cas est exceptionnellement bien documenté…» (p. 16).

109  Como sucede en los sirventés trovadorescos comentados también por M. AURELL, «Rapport introductif», p. 35-38.

110  El único modo de hacer pertinente, bajo tales concepciones, la noción de propaganda resultaría de una cuestión de grado: sería propagandístico el discurso que poseyese una capacidad de ejercer poder superior a la media, lo que equivale a decir que existen textos no propagandísticos, de acuerdo con lo aquí postulado.

111 Cf. lo que señala J. AURELL, «El nuevo medievalismo»,p. 810: «Las crónicas son analizadas ahora como una realidad coherente en sí misma, tanto histórica como literaria, que precisa de unas condiciones específicas para su comprensión y que, por tanto, no pueden ser analizadas basándose exclusivamente en nuestra rígida mentalidad racional». No puedo estar más de acuerdo con la primera parte del aserto y menos con la segunda, que se basa en un arraigado prejuicio del irracionalismo postmoderno. Ciertamente, el racionalismo (que no la razón) ha sido a veces demasiado rígido en sus planteamientos, pero tal actitud no descalifica la razón per se (por lo dicho en la nota 101), mientras que, por otro lado, esta sigue siendo el único fundamento de una aproximación científica, que es la suma de «“rationality”, “science”, and “logic”, […] call the amalgam “rational inquiry”, for brevity», como señala, criticando precisamente el relativismo postmoderno, Noam CHOMSKY, «Rationality / Science», Z Papers, Special Issue, 1995; vid. también P. BOGHOSSIAN, Fear of Knowledge. Otra cosa, claro está, es que se prescinda deliberadamente de hacer ciencia histórica (entendida según he explicado arriba), que es a lo que conduce el aserto (cuya lógica confieso que se me escapa) de E. M. TYLER y R. BALZARETTI (eds.), Narrative and History in the Early Medieval West, p. 6: «the bringing together of works on these different kinds of texts foregrounds the importance of stepping away from the habit, still common among historians, of trying to determinate which parts of a narrative are ‘true’ and which ‘false’». En casos así toda discusión carece de sentido, porque se parte de posturas irreductibles. Como dice Chomsky, ibidem: «I see only one way to proceed: by assuming the legitimacy of rational inquiry. Suppose that such properties as consistency and responsibility to fact are old-fashioned misconceptions, to be replaced by something different –something to be grasped, perhaps, by intuition that I seem to lack. Then I can only confess my inadequacies, and inform the reader in advance of the irrelevance of what follows. I recognize that by accepting the legitimacy of rational inquiry and its canons, I am begging the question; the discussion is over before it starts. That is unfair, no doubt, but the alternative escapes me».

112  Ofrece una interesante excepción, pese a atenerse a tales concepciones, el análisis de G. M. SPIEGEL, Romancing the Past, quien ya en la introducción señala que «It is important to stress the possibly “negative” relation of a text to its context» (p. 10).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alberto Montaner Frutos, « Historicidad medieval y protomoderna: lo auténtico sobre lo verídico », e-Spania [En ligne], 19 | octobre 2014, mis en ligne le 22 novembre 2014, consulté le 25 mai 2017. URL : http://e-spania.revues.org/24054 ; DOI : 10.4000/e-spania.24054

Haut de page

Auteur

Alberto Montaner Frutos

Universidad de Zaragoza / FFI2012–32231 FEHTYCH–2

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org