Navigation – Plan du site
« Nouvelles questions gongorines » / « Nuevas cuestiones gongorinas »

Manuel Serrano de Paz: deslindes para un perfil biográfico y crítico*

Jesús Ponce Cárdenas

Résumés

Cette étude tâche de mettre en lumière les principaux traits biographiques et intellectuels du commentateur Manuel Serrano de Paz (1605-1673). Ainsi, au fil de son développement, l’article établit la chronologie des principales œuvres de cet esprit baroque et évalue son apport à la compréhension de l’œuvre de Góngora.

Haut de page

Texte intégral

  • *  Quisiera agradecer a Mercedes Blanco, Rafael Bonilla y Jaime Galbarro la atenta lectura del origin (...)

Para Valentín Fernández,
ovetense admirable, fino lector de Góngora.

  • 1 Alfonso REYES, “Necesidad de volver a los comentaristas”, Cuestiones gongorinas, México: F.C.E., 19 (...)
  • 2 Luis de GÓNGORA, Soledades, Robert JAMMES (ed.), Madrid: Castalia, 1994, p. 605-716, Apéndice II: “ (...)
  • 3 Tales figuras han suscitado el interés de estudiosos como José María Micó o Ana Castaño. Baste evoc (...)
  • 4 Varios impresos de contenido jurídico se conservan; por ejemplo, los Observationum Iuris Libri Tres(...)
  • 5 María José OSUNA CABEZAS, Góngora vindicado: Soledad Primera, ilustrada y defendida, Zaragoza: Pren (...)

1Desde que Alfonso Reyes señalara la acuciante necesidad de “volver a los comentaristas”, ninguno de los grandes gongoristas actuales ha dejado de consultar las antiguas anotaciones para aclarar los enigmas que plantea el poeta más oscuro del Barroco1. A zaga del erudito mexicano, no pocos especialistas han señalado que el estudio de la denominada polémica gongorina no puede prescindir de un examen en profundidad de aquellos comentarios áureos2. De hecho, durante las últimas décadas, los investigadores que se han ocupado de esta parcela específica de los estudios gongorinos han ido estableciendo una suerte de rango cualitativo en virtud del cual aquellos ‘proto-filólogos’ secentistas podrían identificarse como intérpretes de primera categoría, modestos comentaristas de segundo orden o, incluso, como intérpretes de tercera fila. Por razones diversas, parece existir algún consenso en otorgar la primacía a la curiosa tríada que integran Pedro Díaz de Rivas, José Pellicer de Salas y García de Salcedo Coronel. Desde un meritorio segundo plano podría recordarse ahora el terno formado por Andrés Cuesta, Martín Vázquez Siruela o Cristóbal de Salazar Mardones3. Por último, totalmente desplazados del canon, parecen hallarse diversos autores, que todavía hoy algunos no dudarían en tildar de periféricos, al considerar sus comentarios materia prescindible. En ese grupo de los preteridos u olvidados encontramos escritores de los que apenas se conocen datos, como el misterioso Manuel Serrano de Paz, el jurisperito antequerano Francisco de Amaya, autor de un comentario perdido4, y su paisano fray Francisco de Cabrera, candidato a la autoría de la Soledad Primera Ilustrada y Defendida5.

2El presente estudio tratará de sentar las bases para la recuperación de la obra del doctor Manuel Serrano de Paz. Con tal propósito, en primer lugar se ofrece un perfil biográfico de este olvidado ingenio del Siglo de Oro. Seguidamente se dará precisa noticia del papel que Manuel Serrano de Paz y dos de sus hermanos menores jugaron en los círculos letrados del Principado de Asturias, ofreciendo por vez primera una pequeña selección y valoración de sus escritos poéticos. Tras ubicar correctamente la figura del doctor en Medicina por la Universidad de Salamanca y catedrático de Matemáticas en la Universidad de Oviedo, pasaremos a establecer la cronología de su obra principal: los dos voluminosos tomos de Comentarios a las Soledades. El cotejo de un fragmento de tales anotaciones con las glosas de otros ingenios permitirá calibrar la calidad y hondura crítica de esos escritos. Finalmente se ofrecerá una modesta reflexión en torno a la cuestión candente del alegorismo interpretativo, aplicado a la obra de Góngora y a la épica de Homero.

Un linaje de médicos y jurisperitos

  • 6 Para reconstruir los pasos de la familia Serrano de Paz-Díaz de Mezquita me baso en el imponente ca (...)

3El autor de los más extensos Comentarios a las Soledades hoy conocidos pertenecía a una familia de origen portugués, vinculada académicamente a la Universidad de Salamanca. Los padres del futuro estudioso de la obra magna gongorina fueron el médico luso don Leonel Serrano de Paz (Agrochâo, 15 deagosto de 1569-Oviedo, 5 de enero de 1648) y su esposa, doña María Díaz de Mezquita (Monforte de Río Libre, ¿?- Oviedo, 13 de mayo de 1640)6. Don Leonel Serrano de Paz estudió Artes y Medicina en la Universidad de Salamanca entre 1583 y 1587. Una vez obtenido el título de Bachiller en Medicina ejerció la profesión de galeno en la zona de Braganza y Chaves durante varios años (1587-1605). Allí contrajo matrimonio con doña María Díaz de Mezquita y en esa comarca lusa nació su primogénito, que recibió el nombre de su abuelo paterno: Manuel. Tras requerir sus servicios don Manuel de Zúñiga y Acevedo, VI conde de Monterrey (Villalpando, 1586-Madrid, 1653), el doctor Serrano de Paz y su familia pasaron de Portugal al reino de Galicia. Bajo la protección de este aristócrata debió de ir prosperando la fortuna familiar.

4Tras haber cumplido servicios con la Casa de Zúñiga, a partir del otoño de 1620 se conservan ya varios asientos de pago que prueban que el doctor Leonel Serrano de Paz había entrado al servicio de otro noble personaje, el culto don Pedro Fernández de Castro y Andrade, VII conde de Lemos y IV marqués de Sarria. Precisamente en Monforte de Lemos el doctor Leonel Serrano de Paz llegó a trabajar como médico de la villa, del Colegio de la Compañía de Jesús (fundación del cardenal don Rodrigo de Castro) y de los condes don Pedro Fernández de Castro y doña Catalina de la Cerda y Sandoval. Para la familia Serrano de Paz, el cambio definitivo de domicilio se produjo en el año 1631, cuando el galeno recibió el nombramiento de Médico del Cabildo de Oviedo. Don Leonel desempeñaría tales funciones hasta su muerte, en enero de 1648. Del matrimonio formado por Leonel Serrano de Paz y María Díaz de Mezquita nacieron siete vástagos: Manuel (Braganza, 1605-Oviedo, 25 de noviembre de 1673); Juan (Orense, 1608-Esmirna, 1672); Francisco (Monforte de Lemos, 25 de diciembre de 1615-¿?); Faustino (¿?-Oviedo, 27 de noviembre de 1674); Tomás (1623- Oviedo, marzo de 1693); Marcela (¿?) y Jerónima (¿?). Se conserva abundante documentación sobre la formación académica de varios de estos ingenios. Por ejemplo, Juan de Paz cursó estudios de Artes y Medicina en Salamanca y completó su formación en las Universidades de Pisa y Padua; Tomás Serrano de Paz obtuvo el título de Doctor en Derecho Canónico por la Universidad de Oviedo y fue Catedrático de Prima y Decano de dicha sede académica.

  • 7 Ángel MARCOS DE DIOS, “Os portugueses na Universidade de Salamanca”, Brigantia, XX, 1-2 (2000), p.  (...)
  • 8 J. GARCÍA SÁNCHEZ, El doctor Tomás Serrano de Paz…, op. cit.,p. 33.

5Volviendo a la figura del comentarista gongorino, sobre la trayectoria universitaria de Manuel Serrano de Paz poseemos bastantes datos. Según consta en los libros de matrícula del Studium salmanticense, siguiendo la tradición familiar, el joven se inscribió en el año 16187. El examen de Gramática cursado en la ciudad del Tormes, antes de ingresar en la Facultad Mayor de Artes, tuvo lugar el 24 de octubre de 1618. En el documento que da fe de ello aparecen algunos datos sobre el futuro comentarista de las Soledades: “Manuel de Paz, natural de Bragança, diócesis de Miranda de Duero en Portugal, de trece años, lleno de cara, ojos grandes, dos lunares, cada uno en su carrillo en el medio. A Artes, 24 de octubre de 1618. Testigos Juan Díaz de Mezquita y Bernardo de Paz”8. Como es lógico, su nombre seguirá apareciendo en los libros de matrícula durante los años siguientes, hasta 1624. Su carrera académica se vio coronada con la obtención de los títulos de Bachiller en Artes y Filosofía (21 de abril de 1621) y Bachiller en Medicina por el Estudio Salmantino (con fecha de 21 de abril de 1625).

  • 9 Sobre Francisco de Amaya, véanse las páginas que consagra a este admirador de Góngora Luis IGLESIAS (...)
  • 10 José PELLICER, Lecciones Solemnes, Madrid: Imprenta del Reino, 1630, col. 311. Durante su estancia (...)

6Por las mismas fechas en las que Manuel Serrano de Paz cursaba sus estudios en la prestigiosa universidad castellana, otros ingenios vinculados al entorno gongorino frecuentaban aquellas mismas aulas. Cabe recordar, en primer lugar, el nombre del jurisperito Francisco de Amaya (Antequera, 1587-fallecido antes de 1680), bachiller por Cánones en Salamanca en 1608, doctor en Cánones por la Universidad de Osuna en 1612, rector de la Universidad de Osuna entre 1616 y 1617, nombrado Colegial del Colegio de Cuenca de la Universidad de Salamanca, donde se halla presente ya el 22 de noviembre de 16179. El futuro cronista real, José Pellicer de Salas y Tovar (Zaragoza, 22 de abril de 1602–Madrid, 16 de diciembre de 1679), también se formó en la ciudad del Tormes. De hecho, por aquellos años debieron de gestarse ya los primeros contactos entre algunas figuras del primer gongorismo. Así, una noticia indirecta, recogida en las Lecciones Solemnes, aclara cierto contacto personal entre el joven Pellicer y el jurisperito antequerano: “Don Francisco de Amaya, Oidor hoy en Granada, digno de mayores aumentos, lib. III Observa. Iur. cap. 5, que la leyó de oposición a la Cátedra de Volumen en Salamanca, año de 1621, siendo yo Consiliario por mi nación La Mancha en aquella Universidad insigne, a que me hallé presente”10.

  • 11 Juan Carlos CONDE, “Sobre la identidad del copista del manuscrito del Livro da Monteria de Joâo I”, (...)

7Finalizada la etapa formativa en Salamanca, Manuel Serrano de Paz regresó al domicilio familiar, en Monforte de Lemos. En la villa condal tuvo acceso a la rica librería del Colegio que la Compañía de Jesús había erigido bajo la protección del cardenal de Sevilla don Rodrigo de Castro. De hecho, alguna prueba de sus inclinaciones humanísticas da la copia que realizó de un raro códice medieval de tema cinegético11: Livro de Monteria composto polo Señor Rey Don Joaom de Portugal, e dos Algarves, e Señor de Ceuta, trasladado de un Original de maom escrito en pergamino que se achou na Libreria do Collego da Compª de Ihs de Monforte de Lemos polo Bacharel Manoel Serrâo de Paz este anno de mil e seyscentos e vinte e seys. La copia del texto cuatrocentista elaborada por Manuel Serrano de Paz se conserva hoy en la Fundaçâo Oriente de Lisboa, con la signatura Inv. 2646. Conviene apuntar asimismo que en el Scriptorium del Colegio jesuítico el doctor Serrano de Paz llegó a copiar una segunda obra, encuadernada hoy junto al tratado cinegético: Agricultura del Cuçemi, Author Caldeo y traduzida en Arábigo y Añadida por Abubacre Aben Noxia, Author Árabe, traducida en lenguaje castellano por un incierto y vuelta en castellano bueno ordinario del antiguo en que fue traduzida y copiada por el Bachiller Manuel Serrano de Paz. Sacose de un original de mano de la librería del Colegio de la Compañía de Monforte de Lemos. Año de 1626.

8Pese a que algún estudio no atribuya una identidad clara al copista del antiguo manuscrito, la prueba de que el bachiller Serrano de Paz copió con veintiún años la segunda de las obras citadas se halla en el propio texto de los Comentarios a las Soledades. En efecto, allí puede leerse lo siguiente:

  • 12 Modernizo las grafías y la puntuación.

Cucemí, escritor caldeo de agricultura antiquísimo (cuyo libro vi manuscrito, aunque no entero, traducido de caldeo en arábigo por Athebacre Aben Noxia y del arábigo en español por no sé quién en la librería del Colegio de la Compañía de Jesús de Monforte de Lemos que fundó el ilustrísimo cardenal y Arzobispo de Sevilla don Rodrigo de Castro) escribe que en el mar de la India, cerca de la isla de Carandín […]12.

9Aunque no se ha exhumado todavía ningún documento que pruebe este particular de manera fehaciente, es bastante probable que Manuel Serrano de Paz abandonara Monforte de Lemos hacia 1631, junto al resto de la familia, cuando su padre obtuvo la plaza de Médico de la Catedral de Oviedo.

  • 13 J. GARCÍA SÁNCHEZ, El doctor Tomás Serrano de Paz…, op. cit.,p. 35.

10Por falta de rastros documentales, los siguientes años de la vida del comentarista aparecen sumidos en la sombra. Sin embargo, realizando alguna conjetura, el hecho de que tras la defunción de don Leonel Serrano, el cabildo ovetense decidiera (con fecha de 21 de enero de 1648) que la plaza vacante fuera ocupada por Manuel Serrano de Paz nos lleva a pensar que el erudito gozaba ya de cierta reputación como galeno en la capital del Principado. El nombramiento llevaba aparejado un salario de trescientos ducados anuales así como el usufructo de una casa sita en la feligresía de San Isidro, en la calle de la Plazuela del señor obispo (Calle de la Canóniga). Pasados los años, los padrones de vecinos de la ciudad de Oviedo siguen constatando el domicilio familiar en esa casa. De hecho sabemos que todavía estaban allí avecindados en 1670 los hermanos “Manuel Serrano de Paz, médico hijodalgo” y “Faustino Serrano de Paz, cathedrático de Prima en la Universidad de esta ciudad, hijodalgo”13. El 25 de noviembre de 1673, rodeado de varios de sus hermanos y otros familiares, fallecía el doctor Manuel Serrano de Paz.

Poesía y justas literarias en el Principado

  • 14 Puede consultarse la moderna edición de J. GARCÍA SÁNCHEZ: Santa Eulalia de Mérida. Certamen poétic (...)
  • 15 Baste evocar aquí un fragmento recitado el Cuarto y Quinto día del Octavario, me refiero a la curio (...)
  • 16 “El segundo premio se dio a esta glosa de Thomas Serrano de Paz. Lo que admira, Eulalia, es…etc. Eu (...)
  • 17 Se localizan, respectivamente, en p. 56-57, p. 64 y p. 61. Copio aquí el jeroglífico: “El bachiller (...)

11El entorno académico y urbano de las fiestas y justas poéticas celebradas en Oviedo entre 1639 y 1667 permite comprobar cómo los tres hermanos Serrano de Paz (Manuel, Faustino y Tomás) participaron en los acontecimientos principales de la Res Publica Litterarum en la capital del Principado. La primera noticia de estas colaboraciones nos llega gracias a la Relación de las fiestas hechas en la ciudad de Oviedo en honor de Santa Eulalia de Mérida. Por haberla dado por Patrona al principado de Asturias nuestro Santo Padre Urbano VIII. Dedicadas al Ilustrísimo Señor don Antonio de Valdés, obispo de Oviedo, conde de Noreña, del Consejo de su Majestad. Año 163914. Todo el relato de los festejos urbanos se ha conservado en un manuscrito compuesto por el padre jesuita Andrés de Mendo (Logroño, 1608-Madrid, 1684). Como se deduce de la lectura de este curioso texto, buena parte de los versos recogidos para estas fiestas llevan la culta impronta gongorina15. El certamen tercero de la justa poética consistía en glosar una redondilla dedicada al martirio de Santa Eulalia, padecido a muy temprana edad (doce años): “Lo que admira, Eulalia, es / tan niña al Amor sirváis, / pues en doce años ganáis / como Cristo en treinta y tres”. El segundo premio se lo llevó don Tomás Serrano de Paz, y su hermano mayor, Faustino, también participó en el mismo certamen, aunque no obtuvo galardón alguno16. Otros textos suyos allí recogidos son el romance Por Cristo, que si no salgo y las cuatro décimas que comienzan A Eulalia nos confirmáis,debidas al estro de Faustino, así como un curioso jeroglífico elaborado por Tomás Serrano de Paz17.

  • 18 El volumen alcanza la nada desdeñable extensión de doscientas noventa y tres páginas. Para las cita (...)

12Tras el óbito del monarca Felipe IV, fallecido el 17 de septiembre de 1665, las principales ciudades y universidades de la Corona española organizaron solemnes funerales, que dieron lugar a un importante conjunto de relaciones. En ese marco luctuoso cabe situar la prolija Relación de las exequias que en la muerte del Rey nuestro señor don Felipe Quarto el Grande, Rey de las Españas y Emperador de las Indias, hizo la Universidad de Oviedo en el principado de Asturias. Ofrécela en la real mano de la Reina nuestra Señora doña María Ana de Austria, gobernadora de estos reinos (Madrid: por Pablo de Val, 1666)18. Este interesantísimo opúsculo incorpora numerosos textos debidos a los hermanos Manuel, Tomás y Faustino Serrano de Paz. Como es preceptivo, de las disposiciones tomadas por el claustro ovetense para determinar “las Exequias, Pompa funeral y modo de ellas” se da puntual descripción en las páginas iniciales:

  • 19 Relación de las exequias que en la muerte del Rey nuestro señor don Felipe Quarto el Grande…, ed. c (...)

Era lunes diecinueve de octubre cuando a las tres de la tarde se juntó Claustro pleno a determinar lo que el día antes se había propuesto […]. Mandose que hubiese una oración fúnebre y que no la dijese estudiante alguno, como otras veces, por cuanto a la persona real se debía mayor obsequio y que así orase un doctor. Y fue encargado esto al doctor don Tomás Serrano de Paz, catedrático de Prima de Cánones. Mandose que siguiendo el estilo de las otras universidades se publicase una justa literaria o certamen poético y encargose esto al Doctor y Maestro don Manuel Serrano de Paz, de cuya erudición para estas cosas estaba la Universidad satisfecha de otras ocasiones, que lo ejecutó con tanta puntualidad que el sábado siguiente estaba ya publicado el cartel y puesto en las puertas mayores de las Escuelas, de las de la Iglesia Catedral y Arco de la Plaza19.

13El citado párrafo es interesante porque revela algunos datos sobre la estima en que se tenía a los dos hermanos en el ámbito astur del Studium. Aureolado de cierto prestigio como orador, a Tomás se le encarga la redacción de un sermo latino en elogio del soberano difunto. Por otro lado, a Manuel se le encomienda que elabore las normas para un “certamen poético”, puesto que su “erudición” lo capacita para ello y además (como se apunta casi de pasada) ya ha desempeñado ese cometido en “otras ocasiones”. En pocos días el comentarista gongorino ya ha redactado el cartel para la justa, “con tanta puntualidad” que se hace público el sábado 24 de octubre.

14Como es habitual en este tipo de escritos, al inicio de la relación figura la descripción de la tumba real y capilla, que reza así:

  • 20 Como bien se recordará, el mote reproduce la sentencia conclusiva de uno de los pasajes más célebre (...)

Queriendo, pues, la Universidad perpetuar la memoria de su Rey y Señor, no pudo dar principio a su Túmulo con otro cuero más sólido y más estable y firme, ni encerrar su tumba o Cenotaphio dentro de otro que sustente más firmemente su memoria que el cúbico […]. Repetían las cuatro columnas el orden Tuscano, que es el simplicísimo y más firme de todos, porque estando dedicadas a las cuatro Virtudes Cardinales que vivieron en nuestro grande Rey, debían excluir todo género de afeite y ornato, indigno de tales virtudes, que piden sencillez y simplicidad y firmeza de corazón, sin embozo ni afeite […]. Vestíanse estas columnas todas de negro, pero adornadas con cuatro jeroglíficos que mostraban su dedicación. La delantera de la mano derecha, que miraba al lado de la Epístola en el Altar, estaba dedicada a la Templanza. Mostrábalo el jeroglífico, que en una grande tarjeta pintaba un brazo desnudo hasta el codo, colgando un freno de la mano, con este mote arriba: Modus, bellum, temperamentum. Y abajo esta letra: “El codo y la mano armados / del freno y la razón templaban / los caballos que volaban / a morir precipitados”. La columna que correspondía a esta en el mismo lado estaba dedicada a la Fortaleza, mostrábalo el jeroglífico, que en una grande tarjeta pintaba un avestruz con una barra de hierro atravesada en el pico y arriba este mote: Fortis in duris. Y abajo esta letra: “La blanda lisonja que / concede el Tiempo o Fortuna / no da fortaleza alguna, / que ésta en lo duro se ve”. La otra columna delantera que miraba al lado del Evangelio estaba dedicada a la Justicia; mostrábalo el jeroglífico, que en una grande tarjeta pintaba un águila y debajo un rayo con un ramo de oliva en la boca y este mote arriba: Parcere subiectis et debellare superbos20. Y esta letra abajo: “El rayo arrojé tal vez / sobre la montaña altiva, / pero siempre amé la oliva / en la boca del jüez”. La última columna, correspondiente a esta en el mismo lado, se dedicaba a la Prudencia; mostrábalo el jeroglífico, que en una grande tarjeta pintaba un espejo redondo de los de Sol y al mismo Sol, que le estaba desde arriba penetrando con sus rayos, los cuales iban derechos a un laurel que se estaba abrasando con ellos. Y arriba este mote: Fidelis, Prudens, Amans. Y abajo esta letra: “A luz de este Sol miré / lo que el laurel me dictaba, / mas siempre prudente ataba / la Caridad con la Fe”. Adornaba más estas columnas otras tarjetas con versos de los que se compusieron en el certamen y en el chapitel de cada una estaba un Escudo de las Armas Reales y otro con las Armas de la Universidad, debajo de cada jeroglífico. Ligábalas una con otra su arquitrabe, friso y cornisa del mismo orden Tuscano, los cuales estaban vestidos también de negro y adornados con algunos jeroglíficos y versos del certamen […].

15Después de la puntual descripción de los cuatro jeroglíficos dispuestos sobre las columnas, se da cuenta de los cuatro epigramas latinos en forma de epitafio, situados en torno a la tumba:

  • 21 El texto de los jeroglíficos se encuentra en las p. 22-25. Los epitafios se localizan en p. 28-30.

Dentro de este cuerpo cúbico se levantaron tres gradas, que subían una vara en alto, y sobre la última grada se puso la Tumba Real o Cenotaphio, con un terciopelo negro, y en el lado de la cabeza, que era la parte del Occidente, se pusieron encima dos almohadas de terciopelo negro, sobre las cuales se puso la Corona Real en una fuente de plata, y al lado derecho el Estoque desnudo, y al izquierdo el Cetro, en otra fuente de plata, según los llevaron en la Pompa funeral, como diremos. Guarnecían la tumba cuatro epitafios, dos en cada lado, en este modo. Estaba en el lado derecho, que miraba al mediodía, al principio, que correspondía a las almohadas, una figura de la Muerte, o trofeos, calavera y huesos blancos, como suelen pintarse, y luego este Epitafio, en un dístico latino: “Non cepit quem terra, capit brevis urna, Philippum, / Mors arctat corpus, Terra sed ipsa minor”. Seguíase luego otra Muerte como la antecedente y luego un Escudo de las Armas Reales de Castilla y León, que mediaban el lado; luego otra Muerte y luego otro Epitafio en cuatro dísticos latinos: “Quid iacet hoc Tumulo? Regni, Regisve cadaver? / Abstulit heu ambo linea, luxque eadem. / Heu cecidit Regnum, vitam solvente Philippo, / terribilis Famae: sic sonat alta tuba. / Quot Libitina una confecit funera plaga, / corpora tot claudit funebris urna simul. / O inter laevas numeretur nigra lapillo: / non Iove, sed Krono dignior ista dies”. Nótese para la inteligencia de este último verso que su Majestad murió en Jueves, día dedicado a Júpiter de los Antiguos, y que al Sábado dedicado a Saturno le tenían por ominoso. Y su Majestad murió en la hora antes de salir el Sol, que era la última de la noche del Miércoles, y así era hora de Saturno. A este Epitafio seguía otra Muerte, con que se remataba este lado. El otro, que miraba al Septentrión y era el izquierdo estaba adornado en la misma correspondencia. Primero debajo de las almohadas una Muerte o trofeos de ella y luego este Epitafio: “Mirare immensum tabulam cepisse Philippum, / orbis erat cineri debita tumba suo. / Victrices at Musae ipsi statuere sepulchrum, / virtutes, titulos, Principe dignus honor”.Seguíase otra Muerte y luego en medio otro Escudo de las Armas Reales de Castilla y León y luego otra Muerte y luego este Epitafio: “Quis iacet urna hac parva? Cuius condidit ossa / dira manus sortis? Vultus at ipse docet. / Aspice marmoreo titulum, nomenque sepulchro / scripta Philippi, quem Parca severa tulit. / Hespera gens dolet et tot duris obruta telis / concidit ex animis, vulnere caesa gravi”. De estos Epitafios y de los cuatro jeroglíficos de las columnas fue Autor el Doctor don Manuel Serrano de Paz21.

16Desde el arranque mismo del volumen ovetense compuesto para las exequias del rey planeta tenemos una información preciosa, hasta hoy completamente desconocida, acerca de la faceta creativa del comentarista de Góngora. En efecto, a su inspiración se deben cuatro epigramas fúnebres en latín humanístico y otros tantos poemitas castellanos, insertos en el género visual y poético del jeroglífico, la modalidad sacra del emblema.

17El papel de los Serrano de Paz en estas conmemoraciones luctuosas no se limitó a la organización de la Justa y la composición de ocho poesías por parte de Manuel. También tuvo un destacado papel en las mismas el hermano menor, Tomás. Tal como refiere la minuciosa relación, el domingo 15 de noviembre tuvo lugar la solemne procesión funeral, que culminó del modo siguiente:

  • 22 Este encendido elogio de Tomás Serrano de Paz se halla en p. 39-41.

Ya estaban esperando los huéspedes convidados y eran las tres y media de la tarde, habiendo tardado una hora en el pase dicho; y así habiéndose vestido el Preste y Diáconos, y tomado su asiento, que era un banco raso cubierto de negro, entre la Tumba Real y el Rector, comenzó la música a cantar Vísperas de Difuntos y después la Vigilia con mucha solemnidad. Y habiendo cantado el último responso y dicho el Preste la oración, se volvieron a sentar todos y levantándose entonces de su asiento el doctor don Tomás Serrano de Paz, acompañado de otros dos Doctores modernos y del Maestro de Ceremonias, todos con las faldas de las lobas arrastrando y cubiertas las cabezas, se subió al Púlpito y habiendo hecho reverencia a la Tumba Real, descubriendo entonces la cabeza, bajando la chía y quedando cubierto con la gorra doctoral, hizo una oración fúnebre latina que va aquí impresa. En ella se verá cumplido lo que pide Quintiliano en una Oración grande, libro 8, Instit. cap. 2: “Nobis primo sit virtus, perspicuitas, propia verba, rectus ordo, non in longum dilata conclusio, nihil nec desit, nec superfluat. Ita sermo et doctis probabilis et planus imperitis erit”. Así fue dicha oración entendida de todos y alabada de todos. Pero, ¿quién podrá decir la grandeza y elocuencia del orarla? Eso no se puede escribir, sólo el oído y la atención pudieron atestiguarlo, baste que concurrieron en él lo que de Marco Tulio dijo Quintiliano, libro 10, Institut., cap. I, la fuerza en el decir de Demóstenes, la copia de Platón y el agrado de Sócrates. Era ya de noche cuando se acabó la Oración, aunque dentro de la Capilla las muchas luces hacían día. Y así, despedidos los huéspedes, se volvió la Universidad al Colegio de San Vicente22.

  • 23 Puede leerse el discurso en p. 45-64.

18Con todo detalle en el párrafo se explicitan los gestos rituales que se cumplieron durante la actio y la pronuntiatio del elogio funeral neolatino en honor del difunto rey. El título completo de la pieza oratoria compuesta y pronunciada por Tomás Serrano de Paz es el siguiente: Oratio funebris in exequiiis Philippi IV. Magni Hispaniarum Regis, Domini Nostri. Recitata a Doctore Don Thoma Serrano de Paz, Sacrorum Canonum Primario Antecessore, in Illustri Academia Ovetensi et Perpetuo eiusdem ubis Decurione et in Regio Pintiano auditorio causarum Patrono23.

  • 24 “Serán jueces los señores Rector de la Universidad, que fuere, y lo es el señor Licenciado don Dieg (...)

19La extensa relación funeral también copia las instrucciones elaboradas por Manuel Serrano de Paz para la celebración de la Justa Poética, con un total de diez certámenes en lengua latina y vernácula. Como cabía esperar, la publicación de los nombres de los Jueces de este concurso lírico permite ver cómo estaban allí representados los tres hermanos24. El día de la solemne presentación discurrió así:

  • 25 El texto de esta Oración panegírica se extiende entre las páginas 110 y 132. Aparece el discurso la (...)

Era jueves, diecinueve de noviembre, a cosa de las tres de la tarde, cuando ya dispuesto todo lo referido y lleno el General así en los asientos doctorales como en los bancos bajos y otros que se añadieron de gente ilustre y estudiantes y otra mucha que concurrió, quedando alguna en pie, habiendo dado señal un instrumento funesto, se subió en la Cátedra el doctor don Manuel Serrano de Paz y habiendo captado la venia a las personas a quien debía y a todo el auditorio dijo un Elogio u Oración Panegírica o Epitafio al Rey nuestro Señor, difunto, dando con ella principio al certamen así25.

  • 26 El texto del epicedio puede leerse en p. 143-145; el epigrama, con doble versión –griega y latina–, (...)
  • 27 Ibid., p. 268-275.

20Sin ceñirse exclusivamente al papel de jueces, dos de los hermanos compusieron varias poesías para la ocasión. Tomás Serrano de Paz redactó un Epicedio latino de cuarenta hexámetros y un epigrama funeral en dos dísticos26. Entre las “Poesías fuera de certamen” figuran cinco curiosas composiciones de Faustino Serrano de Paz: un epitafio latino de dos dísticos, otro epitafio latino de cuatro dísticos, una canción real (Augusta Casa, que en labrados riscos) y dos poemas en Endechas octosilábicas27. Dado que cada uno de los certámenes se cierra con una octava real, puesta en boca de las diferentes Musas, cabe suponer que el elogio poético de estas octavas epigramáticas se deba a Manuel Serrano de Paz, secretario de la Justa y autor del cartel.

  • 28 J. GARCÍA SÁNCHEZ, Contribución al XVII centenario del martirio de Santa Eulalia de Mérida, patrona (...)

21No podemos extendernos más en estas facetas creativas y circunstanciales de la poesía de justas de los tres hermanos Serrano de Paz, que bien merecerían un estudio monográfico. Por ello nos limitaremos aquí a apuntar la existencia de otro interesante impreso del entorno ovetense, relacionado con ellos: el Certamen poético a la gloriosa virgen y martyr Santa Eulalia de Mérida, patrona del obispado y ciudad de Oviedo y del Principado de Asturias, con el compendio de su milagrosa vida, impreso en Valladolid en 166728.

22En suma, a la luz de estos testimonios parece oportuno afirmar que los hijos del doctor Leonel Serrano de Paz se integraron con pleno éxito en las élites letradas de la capital del Principado. El primogénito, Manuel, ocupó el honroso puesto de Médico de la Catedral y ostentó la Cátedra de Matemáticas de la Universidad de Oviedo. Por su erudición e inclinación a las Buenas Letras el claustro universitario solía encargarle que redactara las normas de los Certámenes poéticos celebrados en la ciudad. Entre los hijos menores, el jurisperito Faustino Serrano de Paz, doctor y clérigo, fue capellán de la Iglesia parroquial de San Isidoro de Oviedo y alcanzó la Cátedra de Prima de Cánones en la Universidad de Oviedo. Como hemos tenido ocasión de ver, también frecuentaba el comercio con las Musas. Finalmente, tras haberse graduado en el Estudio astur como bachiller, licenciado y doctor en Cánones entre 1637 y 1645, el más joven de los varones, Tomás Serrano de Paz, tuvo una importante carrera por tierras castellanas antes de instalarse en Vetusta. Fue fiscal de la Real Chancillería de Valladolid desde 1645 y tomó posesión del cargo de Oidor en la misma Chancillería en junio de 1648. Tras haber sido Oidor decano, revistió los poderes de Presidente en funciones de dicho tribunal. A partir de 1651 pasaría a tierras asturianas, donde llegó a ocupar los cargos de Gobernador y Capitán General del Principado.

  • 29 Agradezco a los desvelos y la erudición de Jaime Galbarro la información acerca del paradero de est (...)

23Durante los años de docencia en la Universidad de Oviedo los hermanos Serrano de Paz fueron elaborando diversos escritos, de corte académico. Del guardián de la memoria del primogénito (tal como emerge del texto mismo de los Comentarios) conviene señalar quepodrían recuperarse alguna obra manuscrita, custodiada hasta el siglo XIX en la Biblioteca Universitaria de Oviedo. En efecto, el jurisperito Tomás Serrano de Paz fue autor de unas Lecturae Canonicae Ovetensis Matutinae Liber Decretalium (Oviedo, 1660) y a su padre, el médico luso Leonel Serrano, parece deberse la traducción al portugués titulada Astucias Militares de Sexto Frontino (versión que pudo tener presente el texto italiano Astutie militari di Sesto Iulio Frontino, Venecia: Cornis de Irino, 1541; así como el texto latino de la Sylloge Strategematum sive Astutiae Militaris, Francofurti: E Colegio Musarum Paliheniano, 1602)29. Probablemente el conjunto de obras manuscritas que figuraba en la librería de Tomás Serrano de Paz, esperando la fortuna de las prensas, debió de ser más amplio, como permite sospechar una afirmación del propio jurisperito:

  • 30 Véase J. GARCÍA SÁNCHEZ, El doctor Tomás Serrano de Paz…, op. cit.,p. 105 (actualizo grafías y punt (...)

En cuanto a los libros manuscritos que compusieron y dejaron escritos el dicho su padre y hermanos, así en Medicina y Jurisprudencia como en Matemáticas, Filosofía y más Artes liberales y Buenas Letras les ruega y encarga y quiere no los vendan, sino es que sea a mercader de libros o impresor u otra persona que tome por su cuenta el imprimirlos, para que no perezcan obras tan insignes y de tanta utilidad para los estudios de las letras. Y lo mismo guarden con los papeles y libros que el otorgante deja escritos que unos y otros para su conservación los hizo encuadernar y sus enfermedades y pleitos y otros embarazos no le han dado lugar a poder entregarlos a la imprenta30.

  • 31 J. C. CONDE, “Sobre la identidad del copista del manuscrito…”, art. cit., p. 110.
  • 32 Cito la transcripción del documento: J. GARCÍA SÁNCHEZ, El doctor Tomás Serrano de Paz…, op. cit., (...)

24Si nos fijamos en el caso del primogénito, Manuel Serrano de Paz, no parece exagerado afirmar que en sus múltiples facetas de copista de antiguos códices de raro valor, comentarista gongorino, catedrático de Matemáticas, estudioso de Astronomía y doctor de la iglesia catedral de Oviedo, muestra en verdad “el perfil de una amplia inquietud intelectual y letrada”, tal como resaltara Juan Carlos Conde31. Del amplio interés por las litterae humaniores y de los ricos fondos que debió de guardar en su biblioteca privada podemos tener alguna curiosa noticia. De hecho, en la biblioteca de la Universidad de Salamanca se conserva uno de los volúmenes que perteneció a la personal librería de Manuel Serrano de Paz: De situ orbis libri tres, de Pomponio Mela (Amberes: Plantino, 1582). El texto llevaba los comentarios de Ermolao Bárbaro y Hernán Núñez (signatura BG/32619). Por otro lado, el fondo antiguo de la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid también custodia otro volumen que otrora estuvo entre los ricos fondos bibliográficosdel comentarista gongorino: Scriptores aliquot gnomici iis qui graecarum literarum candidati sunt: utilissimi quorum opuscula huic libro inserta próxima pagina referuntur (Basylea: Joan Frobenius, 1521). Allí figura el texto griego de los Praexercitamina o Progymnásmata de Aftonio, las Icones de Filóstrato y la Vida y fábulas de Esopo (signatura BH FLL 32156). A la muerte del comentarista, los tomos de su librería pasaron a manos de su hermano y heredero, don Tomás Serrano de Paz. Por una afirmación del testamento de este otro ingenio sabemos que aquel importante legado bibliográfico estaba tasado en una cantidad respetable: “seiscientos ducados […] importaron los libros de la librería del doctor don Manuel Serrano de Paz, su tío, mi hermano legítimo que fue, difunto, de quien soy y fui heredero”32.

Los Comentarios a las Soledades: vida y erudición

  • 33 Dámaso ALONSO, “El doctor Manuel Serrano de Paz, desconocido comentador de las Soledades”, Estudios (...)
  • 34 Los dos voluminosos manuscritos aparecen bajo estas largas rúbricas: Comentarios a las Soledades de (...)

25La primera noticia de los códices que custodian los extensos comentarios de Manuel Serrano de Paz a las Soledades se remonta al año 1955, cuando Dámaso Alonso anunciaba el hallazgo de los dos volúmenes, hasta entonces ignotos, en la biblioteca de la Real Academia Española33. En un breve artículo, el gran gongorista no daba ningún dato concreto que permitiera establecer la cronología y andanzas del este mal conocido ingenio áureo, puesto que se limitaba a apuntar los títulos y los cargos de Serrano de Paz que aparecen ya en el encabezamiento de la obra34.

26La cronología de estos commenti resulta bastante amplia, ya que desde el arranque mismo del primer tomo, dos folios no numerados dan cuenta del origen del proyecto, los avatares que sufrió y cómo se llevó a término. Según revela el propio doctor Serrano, el intento juvenil de acometer la interpretación de la obra más oscura y enigmática de Góngora –frisaba entonces el autor los veinte años– surgía en Salamanca durante la primavera de 1625, durante los momentos en los que Manuel Serrano de Paz había obtenido el grado de bachiller de Medicina y se disponía a regresar junto a su familia a Monforte de Lemos. Seguidamente transcribo el texto completo, a la luz del manuscrito se van asimismo corrigiendo todos los errores de copia advertidos en la edición parcial de Dámaso Alonso:

  • 35 Corregido: tacha la sílaba final “ta” y la sustituye en la línea siguiente por “ma”.
  • 36 Biblioteca de la Real Academia Española, ms. 114 (t. I), s. f. Modernizo grafías y puntuación. La t (...)

Razón de estos comentarios
Habiendo asistido en la Universidad de Salamanca desde el año de mil y seiscientos y dieciocho hasta el de veinticinco, me introdujo a la amistad de don Andrés Gómez Hurtado, noble extremeño natural de Zafra, no la unidad de la profesión y estudios, pues eran diversos, sino la unidad de la posada, inclinación igual a las buenas letras y comunicación familiar de cada día. Acabamos nuestros cursos y al despedirnos, caminado cada uno a su patria, prometimos uno al otro igual correspondencia epistólica y discurriendo sobre la materia que más afinaría esta correspondencia, le pareció al dicho don Andrés el que tomásemos a nuestro cargo el comentar estas Soledades del ilustre poeta don Luis de Góngora, empresa que en aquel tiempo se estimaba muy dificultosa, así por la grandeza del poema como por su obscuridad. Firmes ambos en este intento, comenzaron a correr las cartas con algunos trozos de lo que cada uno comentaba, alternando los períodos y esperando cada uno la respuesta del otro. Pareció luego que esta tardanza en esperar uno por la respuesta del otro era hacer el comento inacabable y así con mejor acuerdo nos pareció dividir esta Soledad Primera de una vez en varios trozos, dejando el uno al otro libres los que le tocaban, para que fuese comentando cada uno los que quedaban a su cargo, sin esperarnos, remitiendo empero lo que así fuésemos comentando uno al otro. Esta división fue cau///sa que yo o por tener menos ocupaciones entonces o por haber tomado mi parte con mayor cuidado acabase los comentarios a los trozos que me habían tocado mucho primero, los cuales fui remitiendo con toda puntualidad a don Andrés. Pero como los pareceres humanos no tienen consistencia y son siempre casi falibles, esta correspondencia que en nuestra opinión había de ser perpetua, la quebró no la muerte, sino o la distancia de las patrias o el entregarse (lo que tengo por más cierto) a mayores ocupaciones mi compañero, dejando esta para él ya fastidiosa, pues apenas le remití mis trozos comentados cuando se cerró del todo a la correspondencia, que si bien fue solicitada por cartas algunas mías, nunca mereció respuesta. Desengañado, pues, aunque pudiera haber dejado esta ocupación, quise lograr con ella algunos ratos de tiempo ociosos, los que me permitían mayores estudios. Y así me atreví yo solo a comentar la Segunda Soledad, engañándome con la esperanza de que en el entretanto volvería a la primera correspondencia mi amigo. Pero al fin me engañó, pues di fin al comentar la Segunda Soledad sin tener ni recibir carta suya. Desesperado ya, entonces volví sobre esta Primera Soledad y me puse a comentar los vacíos que habían quedado, suertes de mi compañero. De este modo vine a hacer todos estos comentarios ser míos, dejando empero en ellos lo que había comentado don Andrés, quitando empero algunas superfluida///des que la primera pluma había sembrado, añadiendo en su lugar cosas más necesarias a la explicación del poema. Ya se había puesto fin a estos comentarios, cuando publicaron a estas Soledades don Joseph Pellicer sus Lecciones Solemnes y don García Coronel sus Comentarios, ambos ingenios grandes y que si hubieran primer publicado dichas obras, me hubiera yo negado al trabajo de comentador, pero habiéndoles ganado por la mano, sirviéronme sus obras para enmendar las mías, no trasladando de ellos cosa alguna, porque si bien somos los mismos en algunas y en la unidad de los autores citados, yo las bebí con mi trabajo en las mimas fuentes que ellos. Enmendeme, empero, en no dejar al Poeta sin defensa en algunas culpas que dichos menos vistos jueces y otros con ellos le achacan, como mostrará el discurso de los comentarios, que en muchas cosas levantan el sentir del Poeta y lo sacan de lo ratero en que ellos le ponen, mostrando mayor su dictamen. Junté a esto las alegorías a imitación de las que a Homero hizo Heraclides Póntico, porque nunca entendí que el intento del Poema35 se acortase en lo literal solo, antes siempre juzgué que el Poëta escondió otro sentido mayor del que muestra la letra. Y así fui discurriendo las alegorías que en el propósito se podían dar. Y no quiero crea alguno que doy estas por las intenciones del Poeta, que acaso escondió otras muy diversas, pero en cosa tan oculta valga a cada uno su juicio. Quien las juzgare superfluas, tiene en su volun///tad el no leerlas y esto de los comentarios. Del Autor no tengo qué añadir a lo mucho que dijeron otros. Su grande ingenio, afinada erudición, cornucopia de buenas letras, muestran sus mismas obras. Esta de las Soledades tuvieron muchos por obscura, intrincada y difícil de desatar. Es la causa de esto la grande propiedad con que el Poeta habla en cualquiera materia que toca, que parece profesor en todas y el entender esta propiedad no es de todos igualmente. Y esto le hace obscuro, como también el uso frecuente de tropos y figuras poéticas y los que condenan esto o no saben qué cosa es el ser Poeta o lo miran con envidia. Y esto baste acerca de la razón de estos comentarios36.

27La curiosa “Razón” que encabeza el primer tomo explica el origen de una ardua empresa, dilatada a lo largo de varias décadas. El proyecto surgía de la amistad compartida por el médico e hidalgo de origen portugués y don Andrés Gómez Hurtado, “noble extremeño natural de Zafra”. Según explicita el galeno, fino gustador de las litterae humaniores: “Acabamos nuestros cursos y al despedirnos, caminando cada uno a su patria, prometimos uno al otro igual correspondencia epistólica y discurriendo sobre la materia que más afinaría esta correspondencia, le pareció al dicho don Andrés el que tomásemos a nuestro cargo el comentar estas Soledades del ilustre poeta don Luis de Góngora, empresa que en aquel tiempo se estimaba muy dificultosa, así por la grandeza del Poema como por su obscuridad”.

28Si bien el extremeño Gómez Hurtado pronto habría de arrojar la toalla, el intento de glosar e interpretar la obra maestra gongorina fue pacientemente desarrollado por Manuel Serrano de Paz, primero en Monforte de Lemos, luego en Oviedo, a lo largo de los casi cincuenta años que median entre 1625 y 1673. La defunción del comentarista impidió que diera los últimos retoques a su obra, ya que ni siquiera llegó a concluir sus alegorías, como a continuación se verá. De hecho, en una fecha imprecisa entre 1673 y 1693 sería su heredero, el jurisperito Tomás Serrano de Paz, quien se ocuparía de encargar una copia en limpio de los borradores de su hermano mayor.

29Al jurisperito Tomás Serrano, hermano y heredero del comentarista gongorino, debemos la curiosa noticia sobre ese paciente y minucioso labor limae con el que obró el médico humanista a lo largo de las décadas:

  • 37 Biblioteca de la Real Academia Española, ms. 115 (t. II), fols. 39vº-40 rº.

Hasta aquí (Lector amigo) tenía de su propia letra traslado estos comentarios el Dr. D. Manuel Serrano de Paz su autor, cuando la Parca invidiosa le cortó el hilo de su vida. Hallé lo escrito hasta aquí corregido y mejorado y en muchas partes muy diverso de lo que estaba escrito en el borrador, porque iba puliendo con lo provecto de la edad algunos rasgos a que se había extendido la juventud, en cuyos verdores hizo esta obra. Estuve dudoso si daría a la estampa lo que se sigue, por no haber logrado la última mano de su Autor, al fin me resolví a no defraudarte de ello, pues aunque no está tan limado como lo antecedente, a juicio de hombres doctos (a quien consulté) es digno de salir en público. Vale. Doctor D. Thomas Serrano de Paz37.

30El amplio trabajo desarrollado durante años por Manuel Serrano no llegó a someterse a una última revisión definitiva y, de hecho, la novedosa interpretación de todos los versos gongorinos bajo especie alegórica tampoco llegó a término. Así lo indica el hermano y albacea del comentarista:

Hasta aquí, lector amigo, llegan las addicciones de las Allegorías que a esta Soledad en sus comentarios tenía escritas el doctor don Manuel Serrano de Paz, su autor, cuando la envidiosa Parca le quitó la pluma de la mano. Así te lo advierto porque si adelante acaso no hallares continuación de las allegorías antecedentes, no lo atribuyas a menos cuidado y negligencia del autor, el cual si tuviera más vida las hubiera continuado y puesto en la última perfección como ya viste lo ejecutó en los Comentarios de la primera Soledad. Vale. Doctor Don Thomas Serrano de Paz.

31A la luz de los citados párrafos puede reconstruirse parcialmente la amplia cronología de unos comentarios que se iniciaron en Monforte de Lemos en 1625 y mantuvieron ocupado a su autor hasta la fecha de su muerte, acaecida en Oviedo en 1673. Posteriormente el cuidado y transcripción de las anotaciones pasó al hermano del catedrático ovetense, don Tomás Serrano de Paz.

  • 38 D. ALONSO, “El doctor Manuel Serrano de Paz…”, art. cit., p. 501-502.
  • 39 El primero en contemplar con algún reparo la profundidad de las indagaciones de Dámaso Alonso en es (...)
  • 40 D. ALONSO, “El doctor Manuel Serrano de Paz…”, art. cit., p. 505.

32Desde que Dámaso Alonso exhumara los dos volúmenes en 1955, curiosamente a lo largo de las décadas siguientes ningún investigador llegó a acercarse a los mismos. El autor de los Estudios y ensayos gongorinos apuntaba en aquel artículo pionero que “estos comentarios son de una extensión desmesurada” y en una estimación aproximada sostenía que “son más de tres veces más extensos que los de Salcedo Coronel y más de diez veces más extensos que los de Pellicer”38. El carácter detallado y minucioso de aquellas glosas podría haber ejercido indudable atractivo en los estudiosos que trataban de dilucidar algunos puntos oscuros en la obra gongorina o entre los investigadores que pretendían aclarar algunos de los modelos literarios empleados por el genial racionero. Ahora bien, el estudio de Dámaso Alonso, lejos de incitar a la consulta de tales códices, arrojó sobre ellos una suerte de anatema39. A juicio del catedrático madrileño, tales comentos no son “una importante fuente de conocimientos” por tres razones principales: por su tarda cronología (posterior a los impresos de Pellicer y Salcedo Coronel, datados respectivamente en 1630 y 1636); por haberse gestado en el norte de la península, teóricamente lejos de los círculos gongorinos andaluces y cortesanos; por el imperdonable pecado del uso interpretativo de las alegorías. Pese al sumarísimo juicio negativo que Alonso realiza de estos comentarios “de una extensión desmesurada”, de vez en cuando se le escapa en el estudio algún atisbo de valoración positiva, ya que algunas páginas de Serrano de Paz permitirían “la restitución o aclaración” de algunos dificilísimos “pasajes [gongorinos] que puede hacerse con ayuda de los comentarios”40.

33Otro resquicio de duda se percibe en el mismo artículo, puesto que el maestro complutense se veía obligado a reconocer que “afortunadamente, no todo es tan baladí en estos comentarios. A través de sus 2.352 páginas salen algunas noticias y muchas observaciones útiles”. Para aquilatar en su justa medida el interés (o intrascendencia) de las anotaciones de Manuel Serrano de Paz a las Soledades la mejor manera de apreciarlas no es otra que realizar alguna cala significativa, cotejándola con los comentarios de otros ingenios secentistas.

Fragmentos de un comentario haliéutico: hacia una nueva valoración

  • 41 M. Romanos, “Interrelaciones y confrontaciones críticas de tres comentaristas de Góngora”, Actas de (...)
  • 42 O la cortés enmienda que Serrano plantea frente a Pellicer en los fol. 317vº-318rº de sus Comentari (...)

34El estudio comparativo de los comentaristas constituye un ejercicio fascinante y complejo, practicado desde hace años con indiscutible brillo por Melchora Romanos. Como apunta la autorizada investigadora bonaerense, el cotejo de las glosas: “nos ofrece un interesante mundo de múltiples perspectivas críticas y de curiosas relaciones que se mueven entre saberes compartidos y juegos potenciados de lecturas que se condicionan y dialogan continuamente entre sí”41. Los textos de las notas áureas plantean a veces corteses disensiones, como la de García Salcedo Coronel y Cristóbal de Salazar Mardones a propósito del calificativo “sordo”42. En otras ocasiones, los anotadores reconocen sus deudas y declaran su gratitud a los amigos que les han proporcionado información o consejo para una apostilla. También puede encontrarse, simplemente, la expresión de cierta contradicción en el juicio. Bajo esta luz, seguidamente trataremos de valorar los méritos del comentarista Manuel Serrano de Paz. Para ello se confrontarán sus anotaciones con las de Pellicer, Salcedo Coronel y Díaz de Rivas, los tres ingenios a los que teóricamente se les considera los mejores intérpretes de la poesía gongorina en el siglo XVII.

35El pasaje en el que centraremos nuestra atención pertenece a una de las más célebres secciones descriptivas de la Soledad Segunda: el bodegón de diferentes piezas capturadas en sus redes por los pescadores. El suntuoso elenco marino se abría así (v. 96-101):

  • 43 Luis de GÓNGORA, Soledades, ed. cit., p. 435.

Las redes califica menos gruesas,
sin romper hilo alguno,
pompa el salmón de las reales mesas,
cuando no de los campos de Neptuno
y el travieso robalo,
guloso de los cónsules regalo43.

  • 44 Aunque probablemente no estará de más recordar que en la definición del Diccionario de la Real Acad (...)

36El catálogo piscatorio se inaugura, pues, con dos de los mayores trofeos: el salmón –digno de las mesas de un moderno rey– y el róbalo –gala de los antiguos banquetes consulares romanos–. Por motivos de espacio, nuestro cometido aquí no se centrará en dilucidar los problemas de ictionimia que algunos términos pueden ocasionar, sino que intentaremos evidenciar mediante el cotejo de las diversas glosas cuál fue el comentarista más minucioso y capaz en su estudio del pasaje44.

37Conduciendo ya nuestro discurso al campo de Agramante de los cuatro comentarios, en primer lugar veremos cómo, desde las páginas de las Lecciones Solemnes,Pellicer reprodujo en su Explicación la siguiente paráfrasis:

  • 45 J. PELLICER, Lecciones Solemnes, ed. cit., col. 534.

Cogieron en las redes menores el salmón, pompa de las mesas de los reyes o de los campos de Neptuno, calificándolas, dando a entender que para pescarle no era menester la jábega o red mayor, pues con la menor se pescaban sin romperse. Cogieron también el Robalo inquieto, guloso regalo de los Cónsules antiguos45.

38Una vez aclarado el sentido general de los seis versos, el cronista real incorporaría dos comentarios, referidos de forma respectiva a las dos especies citadas. El primero reza así:

  • 46 Ibid.

Pompa el salmón. Imitó don Luis en esta pesquería no pocos lugares de las églogas piscatorias de Giulio Cesare Capaccio en su Mergellina y de las Églogas Náuticas de Laurencio Gambara, que no me pareció trasladar, por ser muchas. Dice ahora que calificó el Salmón las redes, el Salmón pompa de las mesas de los Reyes. Imitó a Ausonio en su MoselaNec te puniceo rutilantem viscere Salmo”. Plinio, lib. IX, c. 18 trata de este pescado y latamente Aldrovando Lib. de Pisc.46.

39Por otra parte, la segunda glosa dice así:

Y el travieso Robalo, guloso de los Cónsules regalo. Es el Robalo pez sabrosísimo y fue el que los antiguos llamaron Lupus, según escribe Agustín Barbosa en su Diccionario Lusicanico, latino en la voz Robalo peixe. Tuviéronle los antiguos entre las demás delicias gustosas, como confiesa Macrobio, lib. III, Saturn., c. 16. Los griegos le dijeron λαβραξ Labrax. Hace mención de él Aristóteles, Opiano, Atheneo, Marcial, Ovidio, Horacio, Plinio, Alberto Magno y latamente tratan de él Conrado Ritter Husio In Halieus Oppiani lib. IV, 112; Conrado Gesnero, lib. De Pisc. y Ulises Aldrovando, Lib. de Pisc.” (cols. 534-535).

40La información que proporciona el texto de las Lecciones Solemnes resulta en este punto bastante magra, ya que apenas se limita a nombrar algunos autores clásicos y humanísticos que tratan dicha materia. Con innegable tino, Pellicer nombra en sus anotaciones a algunos poetas italianos interesantes en la tradición piscatoria y náutica (Giulio Cesare Capaccio, Lorenzo Gambara), pero no se toma la molestia de documentar posibles fragmentos líricos de tales ingenios que pudieran despertar la emulación gongorina.

41En claro contraste con la escueta anotación del cronista aragonés, García de Salcedo Coronel llegará a incorporar, por su parte, varias citas poéticas, así como un interesante acopio de pasajes ilustrativos:

  • 47 Se trata de los versos 97-105 del largo poema descriptivo Mosella,del bordelés Décimo Magno Ausonio (...)
  • 48 Se trata del epigrama XCI del libro XIII (Acipensis): “Ad Palatinas acipensem mittite mensas: / amb (...)
  • 49 García de SALCEDO CORONEL, Soledades comentadas, Madrid: en la Imprenta Real, a costa de Domingo Go (...)

Dice que el salmón, pompa de las mesas reales, ya que no lo sea del mar, calificó estas pequeñas redes, quedando preso en ellas sin romper hilo alguno, y también el travieso robalo, guloso regalo de los Consules. Las redes califica menos gruesas: calificó las pequeñas redes de los pescadores, quedando preso en ellas. Sin romper hilo alguno: sin romper ninguno de sus hilos. Pompa el salmón de las reales mesas: el salmón, pompa de las mesas de los reyes. Describe este pescado Ausonio in Mosella: “Nec te puniceo rutilantem viscere salmo / transierim, latae cuius vaga verbera caudae / gurgite de medio summas referuntur in undas, / occultus placido cum proditur aequore pulsus. / Tu loricato squamosus pectore, frontem / lubricus et dubiae facturus fercula coenae, / tempora longarum fers incorrupte morarum / praesignis maculis capitis: cui prodiga nutat, / aluus, opimatoque; fluens abdomine venter47. Es pescado regaladísimo y que ordinariamente en España le sirven en la mesa de nuestro Rey. Sus diferencias podrás ver en Conr. Gesn. Libro IV de pisc. Quando no de los campos de Neptuno, pompa de las mesas reales: ya que no lo sea del mar, por hallarse en él otros mejores pescados. Y el travieso robalo, guloso de los Cónsules regalo: Y también mientras pretendía deslizarse, quedó preso en las redes el travieso robalo, guloso regalo de los Cónsules. Conrado Gesnero en el libro IV De piscibus quiere que sea el que los Latinos llamaron lupo, a quien Plinio después del Accipenser da el primer lugar. Libro IX, cap. 17: “Postea praecipuam auctoritatem fuisse lupo et asellis, Cornelius Nepos et Laberius poeta mimorum tradidere. Luporum laudatissimi qui appellantur lanati a candore mollitiaque carnis”. Quiere este autor que los más estimados y mejores sean los que se cogen en los ríos. A esto alude Macrobio, libro III Saturnalia, capítulo 15. “Quid (dice) stupemus captiuam illius saeculi gulam servisse mari, cum in magno, vel dicam maximo apud prodigos honore fuerit etiam Tiberinus lupus”. Muchos quieren que este pescado sea el que nosotros llamamos sollo y no el robalo. Pero Conrado Gesnero lo refuta, porque el sollo carece de espinas y el lobo las tiene. El lobo es voracísimo y el sollo no. De donde infiere que en ninguna manera sea el sollo el que llamaron los antiguos Lupus. El mismo engaño padecieron los que afirman que el Accipenser es el sollo; pues éste, como habemos dicho, carece de escamas y del Accipenser refiere Plinio en el lugar citado que las tiene vueltas hacia la boca. El Accipenser es pequeño (como observó Gerónimo de Huerta, insigne Médico y Filósofo) y el sollo grandísimo. El Accipenser fue raro, como consta de muchos lugares y principalmente Ovidio in Halieutica: “Tuque peregrinus Accipenser nobilis undis”. Y de Martial libro XIII, epigrama 86: “Ad Pallatinas Accipensem mittite mensas, / ambrosias ornent munera rara dapes48. Y el sollo se coge en muchas partes y no poca cantidad, pues en una Cuaresma, siendo yo Gobernador y Capitán a guerra de la ciudad de Capua, en el reino de Nápoles, se cogieron diecinueve sollos en el Vulturno, río que ciñe aquella ciudad, y el que menos pesó de ellos tenía setenta rótulos, que son otras tantas libras que llamamos carniceras, y alguno tuvo ciento y veinte. No me parece error presumir que don Luis tuviese al róbalo por el que llamaron Accipenser los antiguos: cuya estimación fue tan grande que refiere Plinio que entre todos los pescados fue tenido por el más noble. Y así cuando le llevaban a las mesas, entraban los ministros coronadas las cabezas, cantando y tañendo, celebrándole como cosa sagrada. Consta de Atheneo, libro VII: “Archestratus (dice) qui eamdem Sardanapalo vitam vivebat de Galeo Rhodio loquens existimat eandem esse qui apud Romanos cum tibiis et coronis in coenam ferebatur, coronatis etiam iis qui eum ferebant dictum Acipenserem”. Lo mismo refiere Macrobio, libro III, capítulo 15 Saturnalia. Era este pescado por raro y por el excesivo precio con que se compra una vianda solamente de los Cónsules y hombres poderosísimos de la república. Cicerón in fragmento De Fato dice: “Nam cum esset apud se ad Iauerinum Scipio unaque Pontius, allatus est forte Scipion: Accipensr, qui admodum raro capitur, sed est piscis ut ferunt in primis nobilis. Cum autem Scipio unum et alterum ex iis qui eum salutatum venerant invitasset, pluresque etiam invitaturusu videretur, in aure Pontius: Scipio, inquit, vide quid agas, Accipenser iste paucorum est”. A esto parece que aludió nuestro poeta, diciendo que era guloso regalo de los Cónsules49.

42La confrontación de las notas de Pellicer y Salcedo permite ver el prurito de exhaustividad que mueve al segundo, frente al relativo apresuramiento del cronista. Además de los consabidos tratados de erudición sobre el mundo natural (Plinio, Conrad Gesner…), con excelente criterio, Salcedo incorpora en sus glosas la cita de varios poemas antiguos, en cuyos versos se ponderan las excelencias piscatorias, como el Mosella de Ausonio, la Halieutica de Ovidio o el epigrama XIII, 91 de Marcial.

  • 50 Pedro DÍAZ DE RIVAS, Anotaciones a la Segunda Soledad de don Luis de Góngora, BNE, ms. 3906, fol. 2 (...)

43Siguiendo el recorrido que planteábamos, podría consultarse en tercer lugar al cordobés Pedro Díaz de Rivas, cuya cercanía personal con el poeta siempre le ha situado en la más alta estimativa de los críticos50. Para establecer el cotejo con las notas de Pellicer y Salcedo Coronel, concretamente nos interesa aquí el texto de la anotación 18, consagrada al sintagma Pompa el salmón de las reales mesas. El erudito cordobés no se interesa aquí en el aparato ictiológico, ni siquiera en la tradición literaria antigua en torno al salmón, puesto que su atención se centra en el cultismo latinizante Pompa:

  • 51 Ibid., fol. 250vº-251rº. El texto completo del epigrama X, 31 dice así: “Addixti servum nummis here (...)

Aquello se dice pompa de las cosas que es excelente y singular entre ellas, como notamos en el Poliphemo, allí ‘pompa del marinero niño alado’. Pero nuestro poeta imita en este lugar a Marcial, libro X, 31 Mullus tibi quatuor emptus / librarum cena pompa caputque fuit. Mullus es lo mismo que salmón, en este lugar de Marcial51.

44El tertium comparationis de Díaz de Rivas no presenta mucha utilidad aquí, ya que atiende exclusivamente al uso de un vocablo, quizá de forma remota inspirado por el modelo epigramático de Marcial.

45Tras constatar cuáles son los principales puntos anotados por los tres comentaristas más célebres, resulta necesario consultar ahora el tomo segundo de los Comentarios de Serrano de Paz. El catedrático de Matemáticas de la Universidad de Oviedo glosa de esta forma los seis versos gongorinos:

  • 52Stuppea flamma manu telisque volatile ferrum / spargitur: arva nova Neptunia caede rubescunt” (Ene (...)
  • 53 Lupus (epigrama 89 del libro XIII):“Laneus Euganei lupus excipit ora Timavi, / aequoreo dulces cum (...)
  • 54 M. SERRANO DE PAZ, Comentarios a la Soledad Segunda…, op. cit., fol. 62vº-68rº. La disertación sobr (...)

Dentro de las redes, aun las menos gruesas, está quieto el Salmón, sin que intente romper algún hilo, el Salmón, regalo grande en las mesas de los reyes, pompa suya, ya que no del mar. Y el Robalo travieso, grande regalo de los Cónsules. Las redes califica. Los pescados entran en las redes el Poeta, los más nobles de todos y que compiten entre sí sobre la excelencia. El salmón, no conocido de los antiguos, y el Robalo, tan conocido como apetecido de ellos. Da el primero lugar al salmón, como se lo dan todos los modernos. Es este pece marino, pero sólo del Océano. De él sube a los ríos a morir en donde le pescan y jamás en el mar. Nace en los ríos, crece en el mar y vuelve a los ríos a morir, y así con esta razón el Poeta le mete en la pesca que se ejercita en la boca de un río que entra en el Océano, que en el Mediterráneo no los hay y de ahí nació el no conocerle los antiguos, ni griegos ni latinos, excepto Plinio y Ausonio, que en tiempo de aquel con las guerras de Alemania se debió de comenzar a tener noticia de él. Es su nombre alemán, en donde se llama salmi y de allí Salmón, como testifica Ulyses Aldrovando, a quien, y a los más que historiaron de pesce que di en consultar, y de ellos iremos sacando lo que dijéremos. Las redes califica, pues, menos gruesas: a las redes menos gruesas califica por buenas el salmón, pues sin hacerles fuerza está dentro de ellas quieto, sin romperles hilo alguno. Muestra el Poeta la grande quietud y mansedumbre que tienen en las redes, con la cual aun a las menos gruesas que pudieran fácilmente romper, califican por buenas. Es ordinario en él no salirse de ellas, si bien esto no es verdad siempre, como escribe Gesnero, que tal vez enredados suelen hacer ímpetu para salirse y no pudiendo, si hallan espacio, se muerden unos a otros. Pompa de las reales mesas: Es tan estimado que generalmente se prefiere a todos los pescados, así marinos como fluviales. Testifícalo Plinio, libro IX, cap. 18: In Aquitania salmo fluviatilis maximis omnibus prefertur. Un poeta philósopho y médico moderno libro VI poesis philoso ‘Et inter pisces salmo venerabilis omnes / plurima dona tibi, non mala piscis habet’. “Es entre los peces todos / el salmón más respetado / mayor don es para ti, / péscalos bien e no malos”. Y con razón, pues en sabor y tierno vence a todos, y estímanle tanto los Holandeses, que con haber en aquellas islas peces delicadísimos en grande abundancia, todos se venden al ojo en montón, sólo este a libras, juzgándose digno solo de las mesas reales. Entiende por estas el poeta las de todos los señores, en las cuales es pompa el salmón. Es obstentación, magnificencia, grandeza, es una especie de triunfo de todos los regalos, de todos los peces, que sobre todos le estiman. [Alegoría del Salmón]. De los campos de Neptuno: cuando no sea pompa del mar, es pompa de las mesas reales, que en el mar puede no ser pompa, porque abundando en él, como en lugar proprio los peces, otros más delicados pueden haber más, como no se conozcan en las mesas, es pompa en ellas el salmón, porque es el más delicado de todos. Campo de Neptuno llama al Océano, porque impera en ellos Neptuno, él en Virgilio libro II Aeneidos hablando contra Eolo: “Non illi imperium pelagi, saevique tridentis, / sed mihi sorte datum” ‘No el imperio del mar y del tridente / agudo a él, mas a mí en suerte me dieron”. Y él mesmo en Homero dice también: “Omnia sunt pares inter divisa, et honorem / quisque suum cepit, mihi parent aequoris unda” “Dividimos las cosas igualmente, / y el imperio cada uno ocupó suyo, / y a mí del mar las ondas me obedecen”. Campos, pues, suyos llama al mar y bien campo, pues significa este nombre un espacio grande de tierras, muy llano, dicho así a capiendo, porque caben en él animales muchos. Y de esto pasa a significar cualquiera espacio muy llano, cual es el mar, en quien si caben muchos animales, bien se ve, si es llano bien se muestra y el nombre que le dieron de Aequor que es lo mismo que llano, lo significa. Campo líquido le llamó Virgilio, libro VI Aeneidos: “Principio caelum aeternas camposque liquentes / lucentemque globum lunae”. Así Eurípides in PhoenisSonium per mare abiete navigans circumfluor super infructuosos campos Syciliae”. Y Plinio, libro II, cap. 64 hablando de la redondez de las aguas: “Globum tamen effici mirum est in tanta planitie maris, camporumque”. Y Casiodoro, libro II, epístola 21: “Voluptuosi pisces campos liquidos transeúntes cauernas suas studiossa indagine perquisunt”. Y Sedulio: “Libera per uitreos mouit vestigia campos”. Y Sidonio, libro II, epístola 2: “Pelagi mobilis campus cymbalis late secatus per vagatilibus”. Y así otros muchos, pero con particularidad, como nuestro poeta, así también les llamó Virgilio, libro VIII: “Stupea flamma manu, telisque uolatile fessum / spangitur arva nova Neptunia caede rubescunt52.
Y el travieso Robalo. Este pescado a quien los antiguos llamaron labrax, lupus o lobo, por su audacia, como diremos. Es también de los que se pescan en los ríos, aunque no nace en ellos […]. Al Robalo jamás le vi nacido en las aguas dulces, vile haber subido del mar a los ríos y estanques, que aunque acostumbra a anida en alto mar, no huye, con todo, los estanques salados ni las bocas de los ríos. Consígnalo galantemente Opiano, libro I, que cuenta muchos: “Labrax audaces amiae placidaeque Chremites Pelamydes, congri quem dicunt nomine Oliston, / aequora qua efluvio, questun vicina paludi / in coluisse iuvat, qua dulcis terminus unda / et fluctus cano commixtus uortice multo / uoluitura terra, pisces hic pascua laeta / accipiunt, pingui distendunt mesbra agrina, / ex ponto fluvi lines petit ostia labrax”. “El Robalo, las Amias atrevidas, / las alegres Chremitas y Pelamydes, / los Congrios y el que tiene nombre Olistho / los mares que vecinos a algún río / o lagunas están, habitar gustan, / por donde la dulce agua lo extremo / y las ondas mezcladas con el cieno, / con muchos remolinos de la tierra, / se retornan, aquí los peces hallan / alegres pastos y sus miembros crecen / con gordura, a las bocas de los ríos / camina desde el mar el cruel Robalo”. Y no menos elegante Marcial in Xeniis 89 así: “Laneus Euganei lupus excipit oratimaui /aequoreo dulces cum sale pastus aquas53. “Del Brenta euganeo la boca / busca el lanudo Robalo, / mezclando las aguas dulces / con sal marino en el pasto”. Con razón, pues, el poeta, en pesca que hace en la boca de una ría, como a los otros que hasta agora habemos referido. Travieso le llama y bien: este pesce aunque no es difícil de pescar, procura mucho huir de la red. Después de pescado y para esto usa de una astucia notable, que con la cola ara la arena de tal suerte que hace un canal a modo de mina, por el cual se escapa, saliendo por debajo de las redes. Testifícalo Plinio, libro XXXII, cap. 2. “Lupum rete circundatum arenas arare cauda, atque ita conditum transire rete. Tomolo de Ovidio, que en su Halieutica canta así: “Clausus rete lupus, qua muis immanis et hacer / dimitis cauda latitat sub misces arenis”. “Encerrado en las redes el Robalo / aunque bravo y cruel bajo la arena / arada con la cola oculta el cuerpo”. No menos elegante Opiano canta esto (libro III) así: “Fulvam labrax alis molitur arenam, / conatur foveam branchiis apatare capacem / corporis ut magno sub terris occulatartus / ac ueluti lecto iaceat per littora gripos / piscaentes verrun, hic caeno immensus in alto / effugit exitium praedae, fugit humida lina”. “La arena rompe roja con las alas / el Robalo y procura aptar al cuerpo / cueva capaz, en donde como en cama / descanse, ocultando allí sus miembros. / Barriendo las riberas con las redes / se van los pescadores, mas él queda / zabullido en el cieno, en donde evita / el fin del robo y el cáñamo mojado”. Clarísimamente Plutarco libro Anim. así: “Lupus rete iam trahi sentiens solum interea magna vi ruendo, diuidendoque cauat, ac ubi latibus tum adversus insultus communivit iniicit abdit que se et hic tantis pertraxet dum rete praeterve trahur”. “Sintiendo el Robalo sacarse las redes, dividiendo y rompiendo entretanto el suelo con grande fuerza le cava, y luego que fortificó el escondrijo contra los insultos, se mete en él y se esconde, y está aquí quedo un poco, mientras la red pasa”. Causa bastante fue esto para que Aristófanes, en Ateneo, diga de él que excede en prudencia a los otros peces y causa bastante para que los llame Traviesos el Poeta, pues inquietos son, viéndose presos. Y escribe Celio Calcagnino por confesión de muchos pescadores, andan dentro de las redes con grandísimo ímpetu por romperlas y en el anzuelo preso qué hacen. Oye a Plinio, libro XXXII, cap. 2: “Minus improuidendo lupus solertiae habet sed magnum robur impaenitendo. Nam ut haesit in hamo, tumultuoso discursu laxat vulnera donc excidant insidiae”. Menos con su providencia tiene cuidado el Robalo, más grande fuerza en el pesar. Porque luego que se quedó en el anzuelo con meneos tumultuosos, alarga las heridas, hasta salir de las asechanzas. Nota que el “tumultuoso discursu” ‘con un menearse a una parte y a otra’, travieso, con traviesos meneos procura salirse del anzuelo. Oye a Ovidio: “Lupus acri concitus ira / discursu fertur vario fluctusque ferentes / prosequitur quassatque capuit dum vulneres arcu / laxato cadat hamus et ora patentia linquat”. “Movido de feroz ira el Robalo, / con movimientos mil camina y sigue / las ondas que le llevan y sacude / la cabeza hasta que el cruel anzuelo / alargada la herida suya, se salga / y los labios deje bien patentes”. Nota aquel “discursu vario”, ‘con movimientos mil y mil traviesos meneos’. Y remate Opiano, libro III, que no lo olvidó. Así: “Labrax deflexo pendens conforsus ab amo / continuo in lymphis concusso vertice salet / et setas uilentus agens sua vulnera frangit, / et maiora facit funestaque fata repellit” “Colgando herido del anzuelo corvo, / el Robalo en las ondas sacudiendo / la cabeza continuamente salta / y moviendo violento los sedales / sus llagas rompe, haciéndolas mayores / y las hados funestos él repele”. Mira si es travieso y atrevido y consigo mesmo cruel, causas que juntas con su voracidad le dieron el nombre de Labrax entre los griegos y entre los latinos Lupus o Lobo, como de aquel testifican Athenaeo y Eustachio, y de este San Isidoro, libro XII, cap. 6 “Ex moribus terres trium pisces aliqui vocatur, ut canes marini quod mox deant et lupi quod improba voracitate alios persequuntur”. De algunos de estos se debió de corromper el robalo español, si ya no de robar acaso la comida de otros se dijo, así de rapaz le trata Columella, libro VII, cap. 17, cuyas palabras daremos abajo. [Alegoría del Robalo]. Guloso de los Cónsules regalo: ya conoces al Robalo por travieso, conócele agora por regalo guloso de los Cónsules. Y lo fue tanto que después del Accipenser (el sollo dicen algunos) este tuvo el principado. Escríbelo Plinio, libro IX, cap. 17, por autoridad de Cornelio Nepote y Laberio Poeta: “Post Accipenserem apud antiquos piscuum nobilissimum habitum, praecipuam auchtoritatem fuisse lupo, et asellis (es la merluza) Cornelius Nepos et Laberius Poeta mimorum tradidere […]”54.

46Frente al relativo apresuramiento que caracteriza las glosas de Pellicer y Salcedo, así como la de Díaz de Rivas, el concienzudo y paciente Manuel Serrano de Paz actúa de forma mucho más minuciosa. Es el único que introduce la cita de “un poeta filósofo y médico moderno” para apuntalar la primacía del salmón entre los dones de las aguas: “Et inter pisces salmo venerabilis omnes / plurima dona tibi, non mala piscis habet”. Según la costumbre que suele seguir habitualmente en sus comentarios, el doctor Serrano de Paz ofrece además una traducción en verso del pasaje citado: “Es entre los peces todos / el salmón más respetado, / mayor don es para ti, / péscalos bien y no malos”. En segundo lugar, la perífrasis mitológica referida a los mares (“campos de Neptuno”) no había llamado la atención de ningún comentarista anterior, de forma que nadie se había tomado la molestia de anotar su posible origen. Frente a la incuria de Pellicer, Salcedo o Díaz de Rivas, gracias al atento examen de Serrano sabemos que esa acuñación tiene un innegable aire clásico y podría remitir alusivamente a una iunctura virgiliana del libro VIII de la Eneida, referida al escenario marino propio de una batalla naval: “arva Neptunia”.

  • 55 Sobre ambos textos, pueden verse los recientes estudios de Antonio LA PENNA, “La disputa sul primat (...)
  • 56 Sebastián de COVARRUBIAS, Tesoro de la lengua castellana o española, Barcelona: Alta Fulla, 1998, p (...)

47Los comentarios que Serrano de Paz dedica al róbalo podrían considerarse un prodigio de erudición y buen tino. Para iluminar varios rasgos relevantes de esta especie, el médico humanista anota, traduce y compara varios fragmentos de la Halieutica de Ovidio, confrontándolos con pasajes de la Halieutica de Opiano, la obra de Plutarco y San Isidoro55. Frente al relativo apresuramiento de los considerados ‘comentaristas mayores’, que nada dicen sobre ese particular, debemos a los desvelos de Serrano la posible explicación de por qué el róbalo puede ser calificado con un adjetivo tan curioso como “travieso”. Según apunta Covarrubias en el Tesoro, dicho calificativodesigna al “inquieto y desasosegado, que hace algunas cosas dignas de reprehensión, quasi transversus56. De hecho, entre los términos que se relacionan en sentido figurado con la voz castellana figuran formas del tenor de inquietus, irrequietus o turbulentus. Gracias a la actitud curiosa y vigilante de Serrano puede aclararse tal referencia, ya que el robalo “procura mucho huir de la red” y para tal fin “usa de una astucia notable”, ya recogida en los tratados antiguos sobre el universo piscatorio.

  • 57 Me he ocupado de este detalle en un artículo del homenaje a Antonio Carreira: “Góngora y Opiano”, e (...)
  • 58 Puede verse en torno a este particular: Jesús PONCE CÁRDENAS, “De nombres y deidades: claves piscat (...)

48Lejos de dar un perfil negativo del trabajo filológico del humanista de la Universidad de Oviedo, el cotejo de las Lecciones Solemnes de Pellicer, las Soledades comentadas de Salcedo Coronel, las Anotaciones a las Soledades de Pedro Díaz de Rivas y los Comentarios a las Soledades de Manuel Serrano de Paz arroja continuamente un balance muy positivo a favor de este último. El ejemplo del salmón y el róbalo que acabamos de analizar no constituye, de hecho, un episodio aislado, ya que idéntica atención a los pequeños detalles y perspicaces comentarios en torno a las fuentes greco-latinas afloran por doquier en los dos tomos de Serrano. Permítaseme evocar aquí brevemente el pasaje final de la Soledad segunda,allí donde Góngora describe el ímpetu de una gallina que defiende a sus polluelos del ataque de dos milanos. De entre todos los comentaristas áureo-seculares, el único que fue capaz de identificar el hipotexto helenístico de tan magistral ejemplo de hipotiposis fue Serrano, que en unas páginas rebosantes de admirable erudición acotaría el modelo del tercer libro de la Cinegética de Opiano57. Otro caso similar puede apreciarse en las glosas que Serrano de Paz consagrara al Tritón lascivo, que aparece como figura temible en el discurso del anciano isleño (Soledades, v. 453-464). El médico humanista no sólo insiste en la importancia del plausible dechado claudianeo, sino que incorpora a sus anotaciones un imponente caudal de noticias sobre avistamientos de tritones u ‘hombres del mar’ por varios rincones del globo, remitiendo a Plinio, Alejandro de Alejandro, Luigi Guicciardino, Gonzalo Fernández de Oviedo y otras autorizadas voces58. En suma, el listado de los indudables aciertos que ofrecen los Comentarios a las Soledades de Manuel Serrano de Paz podría alargarse con muchos otros ejemplos del mismo tenor; baste lo dicho hasta aquí para intuir que lejos de ser un ‘anotador’ de tercera fila, este ingenio olvidado merecería figurar entre los más ilustres eruditos de la filología barroca.

Un comentarista en el fiel de la balanza: el alegorismo reconsiderado

49No puede concluirse este nuevo balance de la figura y la obra de Manuel Serrano de Paz sin abordar, al menos someramente, el punto crítico referido a sus Comentarios a las Soledades. Como algunos recordarán, el origen del escarnio al que sometió Dámaso Alonso la obra crítica de Serrano surgía de la siguiente noticia, apuntada en la Razón de los comentos:

Junté a esto las alegorías a imitación de las que a Homero hizo Heráclides Póntico, porque nunca entendí que el intento del Poema se acortase en lo literal solo, antes siempre juzgué que el Poeta escondió otro sentido mayor del que muestra la letra y así fui discurriendo las alegorías que en el propósito se podían dar. Y no quiero que crea alguno que doy éstas por las intencionadas del Poeta, que acaso escondió otras muy diversas, pero en cosa tan oculta valga a cada uno su juicio. Quien las juzgare superfluas tiene en su voluntad el no leerlas. Y esto, de los comentarios.

  • 59 D. ALONSO, “El doctor Manuel Serrano de Paz…”, art. cit., p. 508.
  • 60 Pese a que hoy día la interpretación alegórica pueda resultar completamente ajena a nuestros horizo (...)

50La historia resulta bien conocida. En el famoso artículo redactado en enero de 1954, Dámaso Alonso seleccionó el pasaje de la pesca y reprodujo la gavilla de interpretaciones alegóricas que allí incorporaba Serrano. Después de un breve examen de las mismas, el gran gongorista aseveraba: “basten estas muestras para que se vea el poco juicio con que el grave catedrático de la Universidad de Oviedo se entregó al juego de la alegoría”59. Probablemente, sin una revisión profunda y sosegada, se antoja bastante injusto mantener los prejuicios del maestro60. De hecho, el extraño caso de Manuel Serrano de Paz, a quien se daba a conocer y se condenaba sumariamente en un mismo artículo, no constituye un fenómeno aislado dentro de la admirable producción crítica de don Dámaso. Algo similar podría afirmarse acerca de la mala prensa que ha tenido José Pellicer de Salas y Tovar a causa de la inveterada antipatía del catedrático complutense. Este detalle lo apuntaba sin ambages Luis Iglesias Feijoo en un artículo capital:

  • 61 L. IGLESIAS FEIJOO, “Una carta inédita de Quevedo y algunas noticias sobre los comentaristas de Gón (...)

Ha sido probablemente Dámaso Alonso quien más contribuyó a crear esa impresión negativa que hasta hoy tenemos de él, al infligirle el tremendo varapalo que supuso su artículo ‘Todos contra Pellicer’, publicado en 1937 y acogido en sus Estudios y ensayos gongorinos [1955]. Ahí podemos leer alusiones a sus “venenosas palabras”, a su “ponzoña”, a su “erudición de acarreo”, “allegadiza” o de “trapisonda”, a sus expolios (“Robar lo que le caía a mano era costumbre de Pellicer”), a “tanta pedantería, tanta verborrea y aquel alarde pueril de erudición” como se encierran en sus Lecciones Solemnes, caracterizadas también así “la incontinencia del autor, aquella charla insustancial, aquella manera de acumular autoridades, vengan o no a cuento”. Pellicer era un “gerifalte de la erudición”, un “monstruo”, un “fa presto”, que comete “gruesos errores”, “de ánima vulgar”, para concluir: “en los círculos gongorinos su desprestigio fue total”. Dámaso Alonso, a zaga de las embestidas que en sus días dedicaron al aragonés Salcedo, Salazar Mardones, Vázquez Siruela y Andrés Cuesta, acabó así de consagrarle como la personificación del erudito a la violeta, dudosa gloria que las palabras finales del maestro de gongoristas no podían paliar61.

51Una vez acotado el juicio negativo del fundador de los modernos estudios gongorinos, creo que merece la pena no dejarse llevar de la vis satírica y reflexionar brevemente sobre el asunto de la interpretación alegórica que Serrano de Paz borda en varios pasajes de los comentarios. En primer lugar, considero que este tipo de aproximación hermenéutica da puntual aviso del conocimiento directo que Serrano tenía de los autores griegos y del profundo interés que este inquieto médico humanista sentía por la antigua poesía helena, un interés que se manifiesta asimismo en el conjunto de traducciones en verso que hizo de no pocos fragmentos griegos.

52Con una sinceridad que desarma, Serrano de Paz explicita en su programa inicial que no acababa de convencerle “que el intento del Poema se acortase en lo literal solo” y sospechaba que en una obra tan compleja “el Poeta escondió otro sentido mayor del que muestra la letra”. Dicha intuición le impelía a ir “discurriendo las alegorías que en el propósito se podían dar”. Ahora bien, con la mayor modestia el médico ovetense admite que sus propuestas acaso no coincidan con “las intencionadas del Poeta”, puesto que Góngora “acaso escondió otras muy diversas”. Todo ello queda bien acotado en un sintagma tan revelador como el siguiente: “cosa tan oculta”. A algunos estudiosos de hoy esta actitud ‘esotérica’ podría resultarles, sin duda, caprichosa o chocante. Ahora bien podría pensarse asimismo, que en ese tipo de exégesis alegórica Manuel Serrano de Paz tampoco llegó a alejarse mucho de algunas sugerencias esbozadas por el propio creador de las Soledades. Obligado es recordar en este punto el texto de la Respuesta de don Luis de Góngora, datado en Córdoba el 30 de septiembre de 1613. En medio de un primer vendaval de críticas, el poeta afirmaba allí a propósito de la obscuritas:

  • 62 Luis de GÓNGORA, Epistolario completo, ed. de Antonio CARREIRA, Zaragoza: Pórtico-Hispano-Helvética (...)

la primera utilidad [en las poesías] es la educación de cualesquiera estudiantes de estos tiempos y si la obscuridad y estilo intricado […] da causa a que, vacilando el entendimiento en fuerza de discurso, trabajándole […] alcance lo que así en la letra superficial de sus versos no pudo entender luego, hase de confesar que tiene utilidad avivar el ingenio y eso nació de la obscuridad del poeta62.

  • 63 L. de GÓNGORA, Epistolario completo, op. cit., p. 2.
  • 64 Mercedes BLANCO, “La estela del Polifemo o el florecimiento de la fábula barroca (1613-1624)”, Lect (...)

53En la citada frase parece traslucirse ya una concepción dual entre “letra superficial” y “sentido profundo”, acaso reforzada por la siguiente afirmación: “Eso mismo hallará vuestra merced en mis Soledades, si tiene capacidad para quitar la corteza y descubrir lo misterioso que encubren”63. Los términos que emplea Serrano de Paz (“escondió”, “cosa tan oculta”) se antojan bastante cercanos a los giros empleados por el poeta (“quitar la corteza”, “descubrir lo misterioso”, “encubren”). Como ha puesto de relieve un reciente estudio, en este fragmento epistolar “Góngora atribuye la oscuridad que le imputan no a lo insólito de la sintaxis, del vocabulario o de las figuras, sino a una doctrina encubierta y misteriosa”64.

  • 65 M. BLANCO, Góngora heroico. Las Soledades y la tradición épica, Madrid: C.E.E.H., 2012, p. 262-263. (...)
  • 66 Ibidem, p. 231.

54Si volvemos a la estricta quaestio homérica, según ha demostrado Mercedes Blanco, Góngora imitó “libremente ciertos dispositivos estructurales de la narración y ciertas estrategias descriptivas, que se perciben en el texto de Homero mediante un proceso de abstracción analítica”. En ese sentido, podría sostenerse con algún fundamento que “la imitación homérica en Góngora” resulta “más bien alejandrina y filosófica”65. Por diversos motivos, la afinidad de las obras mayores de Góngora con la remota y venerable tradición helénica así como la identificación del racionero cordobés como inspirado “padre de la poesía española” de algún modo justificaban que se aplicara al texto más obscuro del genio barroco un método interpretativo ya empleado por la filología helenística para adentrarse en el alcance profundo de los poemas de Homero66.

55Creo que aún puede ser relevante que abordemos la cuestión de la exégesis alegórica de las Soledades a la luz de la tradición griega. La crítica ha puesto de relieve cómo la interpretación de la poesía de Homero en forma alegórica, abordada por Heráclides Póntico, realmente se puede identificar con una muestra de apología o defensa. Frente al conjunto de aquellas voces críticas que veían en el gran poeta épico ciertos atisbos de inmoralidad o impiedad, para el filósofo de Ponto:

  • 67 Bernard POUDERON, “Le vocabularie de l’allégorie chez Héraclite le Pontique: entre conservatisme, a (...)

L’essentiel des leçons homériques se trouve caché sous une enveloppe allégorique qui fait d’Homère à la foi le premier des moralistes et le premier des philosophes. Et ses leçons sont des plus variées, puisque, selon l’usage du stoïcisme, l’interprétation que donne Héraclite des textes homériques couvre un large éventail qui va de l’exégèse physique […], à l’exégèse morale ou psychologique […] en passant par l’exégèse historique […]. Il n’est pas question ici de chercher à sauvegarder les mythes pour eux-mêmes, ni même de plaider en faveur de la dignité ou de l’existence des dieux, que leur représentation anthropomorphique rendait peu respectables ou peu crédibles, mais de prendre la défense d’Homère, le « pédagogue » de la Grèce. Il s’agit en fait de répondre au procès dressé contre Homère par un vigoureux plaidoyer en sa faveur67.

  • 68 Ibidem, p. 141.
  • 69 Ibidem, p. 142-143.

56Ante la acusación de inmoralidad que Platón o Epicuro esgrimieran contra la poesía homérica, Heráclides asevera que sólo puede verse tal rasgo si se toman los versos de Homero al pie de la letra, dejándose llevar por la malevolencia, la necedad, la ignorancia o, incluso, por cierto punto de locura. El verdadero lector del gran maestro antiguo no solo “se livre sans mesure au plaisir de la poésie homérique” sino que debe ser capaz “de comprendre ce que contiennent de noble et d’utile ces récits68. En definitiva, la consagración de Homero como poeta por excelencia se sustenta en su capacidad de revelar “les secrets de la nature” y erigirse en “digne pédagogue de la Grèce et maître de toutes les vertus69.

  • 70 Remito a la magnífica edición cuidada por J. M. RICO: Juan de Jáuregui, Antídoto contra la pestilen (...)

57Creo que el intento de exégesis alegórica que Serrano de Paz tentó, lejos de responder a un mero capricho, se sustenta en un razonamiento plausible: si para las letras españolas la obra de Góngora está a la altura de los grandes poemas homéricos, es necesario que nos acerquemos a aquella siguiendo los mismos procedimientos hermenéuticos que los griegos emplearon en su estudio de la Ilíada y la Odisea. Apurando todavía más los paralelos, de la misma forma que Heráclides pudo defender el contenido moral y filosófico de la poesía homérica recurriendo al alegorismo, también Serrano de Paz obró con sutileza utilizando ese mismo tipo de exégesis y aplicándolo a algunos realces de las Soledades. De alguna manera, el empleo de la interpretación alegórica permitía esquivar una de las principales tachas que los detractores del poeta atribuían a su obra maestra: que tratara de cosas vulgares y manifiestas, “hablando de gallos y gallinas, y de pan y manzanas, con otras semejantes raterías”70. Si se acepta que bajo la corteza obscura de las Soledades, Góngora “escondió otro sentido mayor” –según afirma el galeno– , un lector atento no puede conformarse con el deleite que generan tan hermosos versos, sino que ha de aspirar a descifrar y entender cuanto posee de útil y noble dicho enunciado. Gracias a esa necesaria conjunción de la delectatio y la utilitas, bajo la luz sublime de Homero,puede concederse a la figura de Góngora la majestuosa categoría de “digno pedagogo de las Españas” y sabio “maestro de todas las virtudes”.

Haut de page

Notes

*  Quisiera agradecer a Mercedes Blanco, Rafael Bonilla y Jaime Galbarro la atenta lectura del original de este artículo, así como las preciosas anotaciones que han tenido a bien brindarme.

1 Alfonso REYES, “Necesidad de volver a los comentaristas”, Cuestiones gongorinas, México: F.C.E., 1996, p. 146-151. En esa línea de aproximación, Melchora ROMANOS ha consagrado varios estudios capitales a Pedro Díaz de Rivas y a los entresijos polémicos de varios comentaristas: “Lectura varia de Góngora. Opositores y defensores comentan la Soledad Primera”, Serta Philologica F. Lázaro Carreter, Madrid: Cátedra, 1983, vol. II, p. 435-447; “Los escritores italianos y Góngora desde la perspectiva de sus comentaristas”, Filología, 21, 1, 1986, p. 117-141; “Las fuentes virgilianas de un comentarista de Góngora”, Actas del VII Simposio nacional de Estudios Clásicos, Buenos Aires: Asociación Argentina de Estudios Clásicos, 1986, p. 373-382; “Las Anotaciones de Pedro Díaz de Rivas a los poemas de Góngora”, Actas del IX Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Frankfurt: Vervuert, 1989, p. 583-589; “La aventura de editar a un comentarista de Góngora. Sobre la edición de las Anotaciones de Pedro Díaz de Rivas”, en: Pablo JAURALDE, Dolores NOGUERA y Alfonso REY (eds.), La edición de textos. Actas del I Congreso Internacional de Hispanistas del Siglo de Oro, Londres: Tamesis, 1990, p. 413-420; “Contexto crítico de las Soledades de Góngora”, Actas del X Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, 1992, p. 1067-1076; “Apostillas a las lecturas del discurso contra las navegaciones en Góngora y sus comentaristas”, Actas del III Congreso argentino de hispanistas, 1993, vol. I, p. 208-211; “Grandeza y miseria de los comentaristas de Góngora en el siglo XVII”, en: Joaquín ROSES (ed.), Góngora Hoy I-II-III, Córdoba: Diputación de Córdoba, 2002, p. 201-218; “Los tan nuevos y peregrinos modos del Polifemo. Ponderación de la poética gongorina en los comentaristas del siglo XVII”, en: J. ROSES (ed.), Góngora HoyVII. El Polifemo, Córdoba: Diputación de Córdoba, 2005, p. 215-231; “Lo que dicen y lo que callan los comentaristas de las Soledades”, en: J. ROSES (ed.), Góngora Hoy X. Soledades, Córdoba: Diputación de Córdoba, 2010, p. 103-126; “Góngora atacado, defendido y comentado: manuscritos e impresos de la polémica gongorina y comentarios a su obra”, en: J. ROSES (ed.), Góngora: la estrella inextinguible. Magnitud estética y universo contemporáneo, Madrid: A.C.E., 2012, p. 159-169.

2 Luis de GÓNGORA, Soledades, Robert JAMMES (ed.), Madrid: Castalia, 1994, p. 605-716, Apéndice II: “La polémica de las Soledades (1613-1666)”. J. ROSES, Una poética de la oscuridad. La recepción crítica de las Soledades en el siglo XVII, Londres-Madrid: Tamesis, 1994. Véase especialmente el capítulo octavo de la primera parte (“Los comentaristas de las Soledades”, p. 53-60).

3 Tales figuras han suscitado el interés de estudiosos como José María Micó o Ana Castaño. Baste evocar aquí dos importantes artículos: José María MICÓ, “La guerra de los comentaristas (Andrés Cuesta contra Pellicer)”, De Góngora, Madrid: Biblioteca Nueva, 2001, p. 111-131; y Ana CASTAÑO, “Cristóbal de Salazar Mardones, comentarista de Góngora”, Actas del XII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, 1995, p. 98-108.

4 Varios impresos de contenido jurídico se conservan; por ejemplo, los Observationum Iuris Libri Tres, impresos en 1625 y dedicados al conde duque de Olivares, que acogen en los preliminares un elogio en prosa del abad de Rute y un poema neolatino de Juan de Aguilar, el manco de Antequera (leo el texto de la reedición: Colonia Allobrogum, Philippus Gamonetus, 1656). El volumen de Opera Iuridica (Lugduni: Philippi Borde, Laur. Arnaud et Petri Borde, 1662). Por último cabe recordarla obra póstuma Desengaños de los bienes humanos (Madrid: Oficina de Melchor Álvarez, 1681), impresa por su viuda, doña Luisa de la Vega y Tizón.

5 María José OSUNA CABEZAS, Góngora vindicado: Soledad Primera, ilustrada y defendida, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza: 2009, p. 29-33.

6 Para reconstruir los pasos de la familia Serrano de Paz-Díaz de Mezquita me baso en el imponente caudal de datos recogido en la monografía de Justo GARCÍA SÁNCHEZ, El doctor Tomás Serrano de Paz (Abogado y Catedrático Ovetense del siglo XVII), Oviedo: Real Instituto de Estudios Asturianos, 2012.

7 Ángel MARCOS DE DIOS, “Os portugueses na Universidade de Salamanca”, Brigantia, XX, 1-2 (2000), p. 120 (sub voce Manuel de Paz).

8 J. GARCÍA SÁNCHEZ, El doctor Tomás Serrano de Paz…, op. cit.,p. 33.

9 Sobre Francisco de Amaya, véanse las páginas que consagra a este admirador de Góngora Luis IGLESIAS FEIJOO, “Una carta inédita de Quevedo y algunas noticias sobre los comentaristas de Góngora, con Pellicer al fondo”, Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, LIX, 1983, p. 141-203 (en especial, p. 172-188). Debe consultarse asimismo el estudio de Juan Manuel DAZA, “Ecos de la polémica gongorina en el Examen crítico de la Canción a la venida del duque de Osuna, de Francisco de Amaya”, Cuadernos de Aleph, 2, 2007, p. 73-78.

10 José PELLICER, Lecciones Solemnes, Madrid: Imprenta del Reino, 1630, col. 311. Durante su estancia en dicha sede académica, Pellicer debía de ser ya bastante conocido por sus docentes y compañeros, puesto que llegó a ocupar el cargo de consiliario por el reino de Toledo y el de vicerrector en sustitución del cardenal Enrique de Guzmán y Haro (1621).

11 Juan Carlos CONDE, “Sobre la identidad del copista del manuscrito del Livro da Monteria de Joâo I”, en: David PAOLINI (coord.), De ninguna cosa es alegre posesión sin compañía. Estudios celestinescos y medievales en honor del profesor Joseph Thomas Snow, Nueva York: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 2010, t. II, p. 97-114.

12 Modernizo las grafías y la puntuación.

13 J. GARCÍA SÁNCHEZ, El doctor Tomás Serrano de Paz…, op. cit.,p. 35.

14 Puede consultarse la moderna edición de J. GARCÍA SÁNCHEZ: Santa Eulalia de Mérida. Certamen poético. 1639. Edición del manuscrito del Padre Andrés Mendo, S. J. (Biblioteca Pública Ramón Pérez de Ayala, Oviedo), Oviedo: Asociación de Archiveros de la Iglesia en España, 2011 (con prólogo de Agustín Hevia Vallina). El Patronato de Santa Eulalia para la Diócesis de Oviedo fue aprobado por el pontífice Urbano VIII el 19 de febrero de 1639. Las celebraciones comenzaron el sábado 17 de septiembre del mismo año con un “repique general de fiesta en todas las iglesias de Oviedo” y un Octavario iniciado el domingo 18 del mismo mes (ed. cit.,p. 19 y 21). El villancico A la fuga que hizo de su casa Santa Eulalia por ser mártir, cantado en la primera jornada festiva, acoge pasajes de acendrado cultismo: “Miren cómo en suelo verde / sus plantas de cristal pone, / dando un espejo a las rosas, / en que aliñen sus primores. / A las injurias del aire / su madeja de oro expone, / para que entre obscuras selvas / sus hebras sirvan de soles. / En rosicler van teñidas / sus mejillas, que conforme / es a su pecho el semblante / en disfraces y en colores. / Por entre frondosos lados / que tejen amenos bosques, / mientras ligera se mueve / le da guirnaldas al monte. / Si tal vez cambrón desata / de coral fuentes veloces / en sus plantas luego, al punto / purpúreo el cambrón se corre. / Mírenla cómo se acerca / a los martirios atroces, / aquella que siendo tierna, / tiene corazón de bronce. / ¡Ay cómo vuela, mas ay cómo corre! / ¡Miren, miren la niña, señores!” (p. 20).

15 Baste evocar aquí un fragmento recitado el Cuarto y Quinto día del Octavario, me refiero a la curiosa Loa de Neptuno y la Fama, redactada por Juan de Noriega, cura de Bobes. Me limito a reproducir los versos iniciales. Salió la Fama diciendo: “Tú que del cristal salado / eres el mayor Monarca / y en el más profundo golfo / eriges luciente alcázar, / cuya fábrica (aunque tosca) / es un milagro del agua, / un asombro de los peces, / una admiración de plata, / un espanto de coral, / un prodigio de escarlata, / una suspensión de perlas, / un promontorio de nácar, / un escollo de alabastro, / un Cáucaso de esmeralda, / un perineo de jaspe / y una máquina bizarra, / en quien artífice acaso / la Naturaleza sabia / ingeniosamente entonces / maravilla ostentó rara, / si ocioso, pues, entre densas / algas y ovas te regalas, / y Náyades, Nereïdas, / lisonjeado descansas, / gozando de tu Anfitrite / o de la hermosa Salacia, / caricias, que en dulce aliento / a tanta deidad consagran, / si lo tan divino mucho / de tan justas alabanzas / como publican los ecos / de aquesta trompa animada, / merecen cultos, si atento / te suspenden consonancias, / de repetidos aplausos / en este zafir que escarcha / mansamente el Ocëano / en inquietudes rizadas, / atiende, repara” (ed. cit., p. 31). Corrijo la equivocada transcripción del verso trigésimo sexto, donde erradamente el editor lee “Casir”, confundiendo claramente la ç con c y la f con una s longa.

16 “El segundo premio se dio a esta glosa de Thomas Serrano de Paz. Lo que admira, Eulalia, es…etc. Eulalia, diz que mostráis / al Amor mucha afición: / en famosa gracia dais, / ¿no salís del cascarón / y ya galanes buscáis? / Basta: el mundo anda al revés, / que aun niña, que aun casi infanta / rindáis al Amor cortés / parias, esto es lo que encanta. / Lo que admira, Eulalia, es…etc. / Pero digamos verdad, / la causa, Eulalia, mayor / del querer es la igualdad / y así con causa al Amor / le cobrastes voluntad. / El Amor (bien lo notáis) / es niño, aunque vence a Dios; / disculpada, Eulalia, estáis; / no es milagro, no, que vos / tan niña al Amor sirváis. / Otras damas han querido / también, Eulalia, al Amor / y viéndole tan lucido / mariposas a su ardor / las alas han derretido. / Más que todas vos amáis, / a todas (no lo neguéis, / pues tan niña deseáis, / pues tan niña padecéis, / pues en doce años) ganáis. / Como es tan buen pagador / el Amor, con mano grata / premia, si vuestro dolor / como al mismo Cristo os mata, / que es la fineza mayor. / Eulalia santa, ea pues, / triunfad, vuestra mano goce / palma, laurel y ciprés, / que vencéis la muerte en doce / como Cristo en treinta y tres” (ed. cit., p. 46). “El bachiller Faustino Serrano de Paz compuso la siguiente y así él, como su hermano, el bachiller Thomas Serrano de Paz con muchas y limadas poesías mostraron que son grandes poetas como legistas: Lo que admira, Eulalia, es…etc. / Hizo apuesta cierto día / Eulalia con el Amor / sobre quién más amaría, / con pacto que al vencedor / el vencido serviría. / No admira, Eulalia, que des / muestras de amante tan presto, / más que tronçes el arnés / contra el mismo Amor, sólo esto / lo que admira, Eulalia, es. / Bien os basta ser amante, / Eulalia, de vuestro dueño; / no presumáis arrogante, / parece el Amor pequeño, / pero advertid que es gigante. / En gran riesgo os empeñáis, / a fe que os estoy temiendo, / que será (si lo miráis) / azar notable que siendo / tan niña al Amor sirváis. / Pero a su dueño ha querido / con tan generoso ardor, / con afecto tan crecido, / Eulalia que ya el Amor / se reconoce vencido. / ¡Oh, si a más edad llegáis, / Eulalia, lo que amaréis! / Pues ya del Amor triunfáis, / pues en doce años vencéis, / pues en doce años ganáis. / En fin al Amor vencistes, / bella Eulalia, pero usar / del concierto no quisistes, / antes (¡qué notable amar!) / por esclava suya os distes. / Él os mata, ¡qué raro es / vuestro amor, niña!, ¡qué extraños / son vuestros cuidados! Pues / morís de amor en doce años / como Cristo en treinta y tres” (ed. cit., p. 49).

17 Se localizan, respectivamente, en p. 56-57, p. 64 y p. 61. Copio aquí el jeroglífico: “El bachiller Thomás Serrano de Paz pintó al cielo y en él al signo de Acuario y al signo de León y debajo el sol. Dicen los astrólogos que entrando en el signo de Acuario el sol causa lluvias y entrando en el signo de León causa calores, con que se sazonan los frutos. La letra latina junto al sol: Levitici, c. 26 «Dabo temporibus suis». La castellana: ‘Labrador consulta a Eulalia / y verás que ella gobierna / el influjo de los signos, / la virtud de los planetas’”.

18 El volumen alcanza la nada desdeñable extensión de doscientas noventa y tres páginas. Para las citas que incluyo a continuación, sigo el texto de los ejemplares BNE, 2/44818 y BNE, 2/39256.

19 Relación de las exequias que en la muerte del Rey nuestro señor don Felipe Quarto el Grande…, ed. cit., p. 7 y 14-15.

20 Como bien se recordará, el mote reproduce la sentencia conclusiva de uno de los pasajes más célebres del libro VI de la Eneida (v. 851-853): “Tu regere imperio populos, Romane, memento / (hae tibi erunt artes), pacique imponere morem, / parcere subiectis et debellare superbos” (‘Tú, romano, recuerda tu misión: regir los pueblos bajo tu mando. Éstas serán tus artes: imponer las leyes de la paz, favorecer a los humildes y abatir a los soberbios’).

21 El texto de los jeroglíficos se encuentra en las p. 22-25. Los epitafios se localizan en p. 28-30.

22 Este encendido elogio de Tomás Serrano de Paz se halla en p. 39-41.

23 Puede leerse el discurso en p. 45-64.

24 “Serán jueces los señores Rector de la Universidad, que fuere, y lo es el señor Licenciado don Diego de la Caneja, arcediano de Villaviciosa, Dignidad y Canónigo en la Santa iglesia Catedral de esta ciudad. El doctor don Faustino Serrano de Paz, catedrático de Prima de Leyes. El padre maestro fray Francisco de Uría, del orden de Santo Domingo, y catedrático de prima de Theología. El doctor don Diego de Valdés Bango, arcediano de Gordon, dignidad y canónigo doctoral en la santa iglesia catedral de esta ciudad, y el maestro fray Plácido de Quirós, de la orden de San Benito, abad del colegio de San Vicente, catedrático de Vísperas de Teología. Y secretario el Doctor y maestro don Manuel Serrano de Paz” (p. 104-105). El orden de la entrega y las deliberaciones también aparece anotado: “Habiéndose, pues, determinado que las poesías estuviesen entregadas en once de Noviembre, fue fuerza esperar tres días más, hasta el sábado catorce, por causa de muchas tarjetas que estaban comenzadas y no se habían podido acabar y así fue fuerza también dilatar el juicio hasta después de la Pompa funeral. Y así fenecida ella, como va dicho, el lunes, los otros dos días siguientes, martes y miércoles, se juntaron los jueces con el secretario en las casas del Rector de la Universidad y allí fueron haciendo el escrutinio de las poesías, como se verá en la sentencia” (p. 105).

25 El texto de esta Oración panegírica se extiende entre las páginas 110 y 132. Aparece el discurso laudatorio rematado por tres octavas reales: “Con inmortal vestido te adornaron / las hijas del antiguo dios Nereo, / luego las nueve Musas alternaron / en triste canto vuelto el amebeo, / a cuyo son funesto lamentaron / los griegos todos tu vital deseo, / tanto pudo mover los corazones / Musa sonora en lúgubres canciones. / Con afectuosa Thetis diligencia / certámenes propuso numerosos, / admirados de mí con excelencia / entre cuantos he visto majestuosos, / en ellos vive eterna tu presencia, / y vivirán tus hechos más gloriosos / igualando los términos del mundo / tu nombre, sin peligros de segundo. / Esto cantaba Homero de su Aquiles, / y esto nuestra Academia de Felipe, / convocando los cisnes juveniles / a bañarse en las aguas de Aganipe. / El Parnaso reconoce sus abriles, / el tiempo al año las flores anticipe, / para que asistan cultas, no confusas, / a coronarle el Coro de las Musas” (p. 131).

26 El texto del epicedio puede leerse en p. 143-145; el epigrama, con doble versión –griega y latina–, se halla en p. 157-158.

27 Ibid., p. 268-275.

28 J. GARCÍA SÁNCHEZ, Contribución al XVII centenario del martirio de Santa Eulalia de Mérida, patrona del Principado de Asturias, Oviedo: Real Instituto de Estudios Asturianos, 2004.

29 Agradezco a los desvelos y la erudición de Jaime Galbarro la información acerca del paradero de estas dos obras manuscritas de la familia Serrano. Pulcra noticia del paradero de los códices en la segunda mitad del siglo XIX da Juan Rodríguez Arango en su “Reseña histórica de la Biblioteca Universitaria de Oviedo”, publicada en la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 17, 1878, p. 257-260. En el listado de “los manuscritos que hoy posee” la biblioteca ovetense figuran los siguientes: Lectura Canonica Ovetensis Matutinae lib. Decretalium a doctore D. Thomas Serrano de Paz (“dictata in Illustri Universitati Ovetensi ab Anno 1660”, “En folio”); “Astucias militares de Sexto Julio Frontino. Versión portuguesa hecha por el Dr. Leonel Serrano de Paz. En 4º”. Las citas se localizan en p. 259-260.

30 Véase J. GARCÍA SÁNCHEZ, El doctor Tomás Serrano de Paz…, op. cit.,p. 105 (actualizo grafías y puntuación).

31 J. C. CONDE, “Sobre la identidad del copista del manuscrito…”, art. cit., p. 110.

32 Cito la transcripción del documento: J. GARCÍA SÁNCHEZ, El doctor Tomás Serrano de Paz…, op. cit., apéndice I, p. 144.

33 Dámaso ALONSO, “El doctor Manuel Serrano de Paz, desconocido comentador de las Soledades”, Estudios y ensayos gongorinos, Madrid: Gredos, 1955 (manejo la primera reimpresión de la tercera edición: Madrid: Gredos, 1982, p. 496-508).

34 Los dos voluminosos manuscritos aparecen bajo estas largas rúbricas: Comentarios a las Soledades del grande poeta don Luis de Góngora, compuestos por el doctor don Manuel Serrano de Paz, médico de la santa iglesia cathedral de Oviedo, cathedrático de mathemáticas en su insigne Universidad, Phylosopho, Phylologo y Profesor de las Buenas Letras y Artes Liberales. Con la explicación litteral, allegórica política y moral del poema. Primera Parte. Contiene la Soledad segunda sacada y trasladada de su original después de la muerte del autor (Biblioteca de la Real Academia Española, ms. 114); Comentarios a las Soledades del grande poeta don Luis de Góngora, compuestos por el doctor don Manuel Serrano de Paz, médico de la santa iglesia cathedral de Oviedo, cathedrático de mathemáticas en su insigne Universidad, Phylosopho, Phylologo y Profesor de las Buenas Letras y Artes Liberales. Con la explicación litteral, allegórica política y moral del poema. Segunda parte. Contiene la Soledad segunda sacada y trasladada de original después de la muerte del Autor. Por el doctor D. Thomas Serrano de Paz, Regidor Perpetuo de la ciudad y Cathedrático de prima de Cánones de dicha Universidad, Abogado de su Audiencia y de la Real de Valladolid (Biblioteca de la Real Academia Española, ms. 115).

35 Corregido: tacha la sílaba final “ta” y la sustituye en la línea siguiente por “ma”.

36 Biblioteca de la Real Academia Española, ms. 114 (t. I), s. f. Modernizo grafías y puntuación. La transcripción de ese texto puede leerse parcialmente en D. ALONSO, “El doctor Manuel Serrano de Paz…”, art. cit., p. 500-501.

37 Biblioteca de la Real Academia Española, ms. 115 (t. II), fols. 39vº-40 rº.

38 D. ALONSO, “El doctor Manuel Serrano de Paz…”, art. cit., p. 501-502.

39 El primero en contemplar con algún reparo la profundidad de las indagaciones de Dámaso Alonso en este asunto particular fue Joaquín Roses Lozano: “Es muy probable que desde 1630 a 1650 el aislado ovetense siguiese trabajando, como una hormiguita, enmendando, con la ayuda de los comentarios impresos que no recibiría tampoco muy tempranamente, sus desvelos y fantasías. Fantasías porque, según Alonso, que parece haberse leído el mamotreto, el poco juicio de su autor es relevante” (op. cit., p. 60). Como evidencia la frase que reproduzco en cursiva, el profesor Roses parece poner en duda que Dámaso Alonso hubiera leído con la necesaria atención y el debido detenimiento los dos imponentes volúmenes de Serrano. Por otro lado, en el Catálogo que Robert Jammes dedicó a la Polémica de las Soledades, la entrada número cuarenta corresponde a los Comentarios que aquí nos ocupan. El catedrático de Toulouse refleja allí la necesidad de volver sobre esta obra: “A pesar de sus flaquezas evidentes (como la manía de buscar interpretaciones alegóricas estrafalarias), merecería quizás un estudio más detenido”. Tomo la cita de la edición de Luis de GÓNGORA, Soledades, ed. cit., p. 678.

40 D. ALONSO, “El doctor Manuel Serrano de Paz…”, art. cit., p. 505.

41 M. Romanos, “Interrelaciones y confrontaciones críticas de tres comentaristas de Góngora”, Actas del XII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Birmingham: University of Birmingham/Doelphin Books, 1998, p. 185-193, p. 185.

42 O la cortés enmienda que Serrano plantea frente a Pellicer en los fol. 317vº-318rº de sus Comentarios: “Trenzas de oro llamó al cabello y el mesmo nombre trenzas significa el cabello, quasi trichas, de trix, o thrix que entre griegos significa el cabello de donde debe este nombre”. Al lado de la glosa, figura esta anotación en el margen izquierdo del fol. 317vº: “Pero perdone Don Joseph Pellicer en esta parte, que no tiene justicia”.

43 Luis de GÓNGORA, Soledades, ed. cit., p. 435.

44 Aunque probablemente no estará de más recordar que en la definición del Diccionario de la Real Academia Española el “Róbalo” (o “robalo”, hoy más conocido como lubina) aparece identificado como un “pez teleósteo marino, del suborden de los Acantopterigios, de siete a ocho decímetros de largo, cuerpo oblongo, cabeza apuntada, boca grande, dientes pequeños y agudos, dorso azul negruzco, vientre blanco, dos aletas en el lomo y cola recta. Vive en los mares de España y su carne es muy apreciada”. Sobre el étimo de este vocablo precisa asimismo: “Metátesis de *lobarro, término derivado de lobo”. Por su parte, del salmón aporta la información siguiente: “Pez teleósteo de hasta metro y medio de longitud, de cuerpo rollizo, cabeza apuntada y una aleta adiposa dorsal junto a la cola. El adulto tiene azulado el lomo y plateado el vientre, con reflejos irisados en los costados. Los machos presentan, además, manchas rojas o anaranjadas. Su carne es rojiza y sabrosa, vive en el mar y emigra a los ríos para la freza. Existen varias especies, una de las cuales es propia del Atlántico y las restantes del Pacífico”.

45 J. PELLICER, Lecciones Solemnes, ed. cit., col. 534.

46 Ibid.

47 Se trata de los versos 97-105 del largo poema descriptivo Mosella,del bordelés Décimo Magno Ausonio. ‘Tampoco puedo olvidarte a ti, oh Salmón, con tu carne purpúrea. Los inquietos vaivenes de tu ancha cola te llevan desde el centro del abismo hasta la cresta de las ondas, cuando en medio de las aguas en calma se revela tu oculto empuje. Vestido el pecho de escamosa cota, lúbrica la frente, hecho para servirse a quien no sabe a qué hora cenará, sin perder la frescura soportas largo tiempo las demoras. Destacas con la testa bellamente moteada y el flanco enorme, oscilante; el vientre ondea con el graso abdomen’. He consultado la edición moderna de Bernard COMBEAUD, D. M. Ausonii Burdigalensis Opuscula Omnia, Burdeos: Mollat, 2010, p. 310.

48 Se trata del epigrama XCI del libro XIII (Acipensis): “Ad Palatinas acipensem mittite mensas: / ambrosias ornent munera rara dapes”. Sigo el texto moderno de Wallace Martin Lindsay, M. Val. Martialis Epigrammata, Oxford: Oxford Classical Texts, 2007 (s.p.). En la traducción de Juan FERNÁNDEZ y Antonio RAMÍREZ DE VERGER el epigrama se vierte así: “Enviad un esturión a las mesas del Palatino: / que estos raros regalos engalanen los manjares divinos” (Marcial, Epigramas, Madrid: Gredos, 1997, t. II, p. 345).

49 García de SALCEDO CORONEL, Soledades comentadas, Madrid: en la Imprenta Real, a costa de Domingo González, 1636, fol. 214rº-215rº.

50 Pedro DÍAZ DE RIVAS, Anotaciones a la Segunda Soledad de don Luis de Góngora, BNE, ms. 3906, fol. 248rº y ss.

51 Ibid., fol. 250vº-251rº. El texto completo del epigrama X, 31 dice así: “Addixti servum nummis here mille ducentis, / ut bene cenares, Calliodore, semel. / Nec bene cenasti: mullus tibi quattuor emptus / librarum cenae pompa caputque fuit. / Exclamare libet: ‘Non es hic, improbe, non est / piscis: homo est; hominem, Calliodore, comes”. La traducción de J. FERNÁNDEZ y A. RAMÍREZ DE VERGER reza así (Contra el glotón Caliodoro): “Ayer traspasaste un esclavo por mil doscientos sestercios para, por una vez, darte una buena cena, Caliodoro. Y no cenaste bien: un salmonete de cuatro libras que compraste constituyó el menú y el plato principal de la cena. Sienta bien gritarte: ‘Esto no es, manirroto, no es un pescado, es un hombre; a un hombre, Caliodoro, te estás zampando’” (Marcial, Epigramas, ed. cit., t. II, p. 178).

52Stuppea flamma manu telisque volatile ferrum / spargitur: arva nova Neptunia caede rubescunt” (Eneida VIII, 694-695). ‘Se cruzan antorchas de inflamada estopa y el volante hierro de los venablos. Los campos de Neptuno se ven teñidos de rojo con la sangre recién vertida’.

53 Lupus (epigrama 89 del libro XIII):“Laneus Euganei lupus excipit ora Timavi, / aequoreo dulces cum sale pastus aquas”. M. Val. Martialis Epigrammata, ed. cit., s. p. “El róbalo, tierno como la lana, bebe de las bocas del Timavo de los eugáneos, sustentándose de aguas dulces mezcladas con sal marina” (Marcial, Epigramas, ed. cit., t. II, p. 345). La zona de las Colinas Eugáneas se encuentra en el entorno véneto de la ciudad de Padua. El Timavo es un río de siete o nueve bocas, a través del cual la nave Argo navegó hacia el Adriático, según refieren algunas tradiciones míticas.

54 M. SERRANO DE PAZ, Comentarios a la Soledad Segunda…, op. cit., fol. 62vº-68rº. La disertación sobre el Robalo continúa hasta el fol. 70vº. Figuran allí varias citas de Ateneo de Náucratis y de Macrobio, junto a los versos de Lucilio, Horacio (Sermones, II, 2 “Unde datum sentís, lupus hic Tiberinus analto / captus hiet, pontes ve inter iactatus an ammis / hostia sub Tusci?” “¿De qué lugar nació, que este Robalo / tiberino o pescado en el mar alto / esté hiando o arrojado entre las puentes o las bocas del río en la Toscana?” fol. 69rº) y del ignoto Poeta Philósopho Lusitano (libro VI Poësis Philos.).

55 Sobre ambos textos, pueden verse los recientes estudios de Antonio LA PENNA, “La disputa sul primato della caccia o della pesca nell’antichità. A proposito degli Halieutica pseudo-ovidiani”, Philologus, 148, 2 (2004), p. 290-304; Miguel RODRÍGUEZ PANTOJA, “Los Halieutica de Ovidio y Opiano”, en: Álvaro SÁNCHEZ OSTIZ, José B. TORRES GUERRA y Ramón MARTÍNEZ (coords.), De Grecia a Roma y de Roma a Grecia: un camino de ida y vuelta, Pamplona: EUNSA, 2007, p. 361-374; Emily KNEEBONE, “The poetics of knowledge in Oppian’s Halieutica”, Ramus: Critical Studies in Greek and Roman Literature, 37, 1-2 (2008), p. 32-59.

56 Sebastián de COVARRUBIAS, Tesoro de la lengua castellana o española, Barcelona: Alta Fulla, 1998, p. 976.

57 Me he ocupado de este detalle en un artículo del homenaje a Antonio Carreira: “Góngora y Opiano”, en: Alain BÈGUE y Antonio PÉREZ LASHERAS (coords.), Hilaré tu memoria entre las gentes. Estudios de Literatura Áurea, Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza-Université de Poitiers, 2014, vol. I, p. 303-322.

58 Puede verse en torno a este particular: Jesús PONCE CÁRDENAS, “De nombres y deidades: claves piscatorias en la Soledad Segunda”, Calíope, 18, 3, 2013, p. 85-125 (en especial, p. 106-110).

59 D. ALONSO, “El doctor Manuel Serrano de Paz…”, art. cit., p. 508.

60 Pese a que hoy día la interpretación alegórica pueda resultar completamente ajena a nuestros horizontes de lectura, en el Siglo de Oro no ocurría tal cosa. Por ejemplo, en el campo de la mitografía, Natale Conti incorporaba al final de sus Mythologiae sive explicationum fabularum libri decem un extenso apartado destinado a aclarar “que todos los principios filosóficos están contenidos bajo las fábulas”. Puede verse la moderna traducción española: N. Conti, Mitología, trad. R. M. IGLESIAS y M. C. ÁLVAREZ, Murcia: Universidad de Murcia, 1988, p. 711 y 714. El humanista lombardo distinguía allí cinco tipos de lectura o interpretación: el relato histórico, físico, ético, natural y moral. Por predios hispánicos también Juan Pérez de Moya atiende a la pluralidad de sentidos de las fábulas antiguas, distinguiendo cómo “de cinco modos se puede declarar una fábula, conviene a saber: literal, alegórico, anagógico, tropológico y físico o natural”. De los dos primeros modos predica lo siguiente: “sentido literal, que por otro nombre dicen histórico o parabólico, es lo mismo que suena la letra de la tal fábula o escriptura. Sentido alegórico es un entendimiento diverso de lo que la fábula o escriptura literalmente dice”. Tomo la cita de su Philosofía secreta, Madrid: Cátedra, 1995, p. 69. La lectura de las obras de Homero u Ovidio bajo esta codificación alegórica estaba a la orden del día en la Europa del Renacimiento, por ello no puede extrañarnos que se emplearan pautas similares para la obra de los poetas del tiempo. De hecho, en el caso concreto de Góngora, Serrano de Paz ni siquiera fue el único ingenio áureo que trató de indagar en el alcance profundo de las Soledades a través de dicha aproximación hermenéutica. Debemos a José Manuel Rico la exhumación de un interesante ejemplo del mismo tenor, ofrecido por el predicador dominico fray Antonio Ruiz de Cabrera, autor de un curioso comentario alegórico del Discurso de las navegaciones que Góngora pusiera en boca del “político serrano” en la Soledad Primera: J. M. RICO, “Un comentario alegórico al Discurso de las navegaciones de las Soledades”, en: María Cruz GARCÍA DE ENTERRÍA y Alicia CORDÓN MESA, Actas del IV Congreso Internacional de la AISO, Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá de Henares, 1998, p. 1331-1338.

61 L. IGLESIAS FEIJOO, “Una carta inédita de Quevedo y algunas noticias sobre los comentaristas de Góngora…”, art. cit., p. 144.

62 Luis de GÓNGORA, Epistolario completo, ed. de Antonio CARREIRA, Zaragoza: Pórtico-Hispano-Helvética, 2000, p. 2. Para contextualizar esta misiva es de obligada consulta el estudio de A. CARREIRA, “La controversia en torno a las Soledades. Un parecer desconocido y edición crítica de las primeras cartas”, en: A. CARREIRA, Gongoremas, Barcelona: Península, 1998, p. 239-266.

63 L. de GÓNGORA, Epistolario completo, op. cit., p. 2.

64 Mercedes BLANCO, “La estela del Polifemo o el florecimiento de la fábula barroca (1613-1624)”, Lectura y Signo, 5, 2010, p. 31-68 (la cita en p. 52).

65 M. BLANCO, Góngora heroico. Las Soledades y la tradición épica, Madrid: C.E.E.H., 2012, p. 262-263. Véase también el asedio crítico de Rafael BONILLA, “Góngora: ¿Homero español?”, Cuenca capta. Los libros griegos del siglo XVI en el Seminario Conciliar de San Julián, Cuenca: Diputación de Cuenca, 2011, p. 207-248.

66 Ibidem, p. 231.

67 Bernard POUDERON, “Le vocabularie de l’allégorie chez Héraclite le Pontique: entre conservatisme, apologétique et polémique”, en: Anne ROLET (dir.), Allégorie et Symbole, voies de dissidence ? De l’Antiquité à la Renaissance, Rennes: Presses Universitaires de Rennes, 2012, p. 117- 145, p. 140-141.

68 Ibidem, p. 141.

69 Ibidem, p. 142-143.

70 Remito a la magnífica edición cuidada por J. M. RICO: Juan de Jáuregui, Antídoto contra la pestilente poesía de las Soledades, Sevilla: Universidad de Sevilla, 2002, p. 18.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jesús Ponce Cárdenas, « Manuel Serrano de Paz: deslindes para un perfil biográfico y crítico », e-Spania [En ligne], 18 | juin 2014, mis en ligne le 01 juin 2014, consulté le 21 novembre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/23607 ; DOI : 10.4000/e-spania.23607

Haut de page

Auteur

Jesús Ponce Cárdenas

Universidad Complutense de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org