Navigation – Plan du site
La mort des grands : arts, textes et rites (XIe-XVIIIe siècle)

Intrigas y peripecias a la muerte del Duque de Calabria

Júlia Benavent

Résumés

La mort d’Hernando de Aragón, Duc de Calabre et vice-roi de Valence, qui s’est produite en octobre 1550, a mis en relief la précaire vie en commun des différents pouvoirs de la société valencienne. Les conflits entre chevaliers, les problèmes religieux qui découlaient de la situation avec les nouveaux convertis, et les problèmes qu’a provoqués le testament du Duc de Calabre s’opposant à la restitution attendue de la part de la Monarchie sont transmis dans une lettre adressée depuis Valence à Antoine Perrenot de Granvelle, secrétaire d’état de Charles-Quint. Les intrigues et péripéties de Jéronimo de Ycis, secrétaire du Duc, constituent un témoignage des faits et une explication de la durée du conflit.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Sebastián GARCÍA MARTÍNEZ, «La vida política», in: AAVV, Nuestra Historia, Valencia: Más Ivars Edit (...)

1Las cartas que refieren los hechos acecidos antes y después de la muerte del Duque de Calabria constituyen un corpus muy interesante, cuyo estudio y edición se está llevando a cabo en la actualidad. Las cartas proceden de los fondos del Epistolario Granvela, custodiados en la Biblioteca Nacional de España (BNE) y en la Real Biblioteca (RB), ambas en Madrid. El fondo comprende las cartas de Antonio Perrenot de Granvela, desde que empezó a ayudar en las tareas de la Cancillería junto a su padre el consejero del Emperador, Nicolás Perrenot de Granvela, a principios de los años 1540 hasta que le sustituyó a su muerte en 1550, y pasó a sustituirlo en el cargo hasta la abdicación de Carlos V en 1556. Posteriormente la actividad política y diplomática de Antonio Perrenot de Granvela lo llevó a ocupar los más altos cargos y responsabilidades en varios estados del Imperio. Las cartas, en su mayoría escritas a Granvela por distintos personajes valencianos, describen la situación política y religiosa de la ciudad de Valencia a mediados del siglo XVI1.

2El asunto que despierta mayor interés está relacionado con la muerte del Duque de Calabria y con el extraño suceso de la peripecia de su secretario Jerónimo de Ycis, de origen flamenco o borgoñón. El conflicto abierto con la Duquesa de Calabria, mientras el Duque moría en el lecho a causa de una fulminante enfermedad, que duró apenas cinco días, manifiesta la desavenencia anterior y posterior sobre el testamento del Duque de Calabria, en la que se vieron implicados muchos otros personajes, además de ellos.

  • 2 Agustín RUBIO VELA, Alfons de Borja y la ciudad de Valencia (1419-1458). Colección de documentos de (...)
  • 3 RB, ms. II 2283, fol. 320r°.
  • 4 Josep MARTÍ FERRANDO, Instituciones y sociedad valencianas en el Imperio de Carlos V, Valencia: Bib (...)

3Las cartas descubren varias cuestiones que precedieron la muerte del Duque y que en los meses inmediatamente posteriores constituyeron una fuente de preocupación en la ciudad, en la corte de Valladolid, como vemos en las cartas del Regente Urgellés, y en la corte del Emperador, a cuyo secretario y consejero Granvela escriben todos los miembros implicados, el secretario Ycis, la Duquesa de Calabria, sus agentes en Valencia: Gays, Grillet y Beneyto, los inquisidores Gregorio Miranda y el licenciado Arteaga, el licenciado Pedro de la Gasca, que había sido visitador en Valencia en el año 1545 sobre la cuestión de la aplicación de la justicia que venía enfrentando a los valencianos sobre el problema de los coronados desde hacía más de un siglo, como sabemos por las cartas de los jurados de la ciudad de Valencia al papa Calixto III2, y el recuerdo que del asunto hace en su carta, el regente Joan Llorenç de Villarasa3. La cuestión de los coronados también estaba en la base del enfrentamiento entre el Virrey Duque de Calabria y el Arzobispo Tomás de Villanueva. El caso que los enfrentó ha sido narrado por Josep Martí Ferrando en su libro Instituciones y sociedad valencianas en el Imperio de Carlos V4.

4En las cartas procedentes del fondo Granvela de la Real Biblioteca que hemos estudiado se alude a las disposiciones e intervenciones del Obispo de Segovia, mentor del secretario del Duque de Calabria, Jerónimo de Ycis, que cuenta con el apoyo del Arzobispo de Zaragoza, Hernando de Aragón, de los Duques de Ribagorza, del Licenciado Gasca y de los agentes de Granvela en la ciudad, que eran el notario Miquel Beneyto, el canónigo italiano Gay y los mercaderes saboyanos, afincados en Valencia, Grillet y Garin.

5Pero, como decíamos, el asunto que preocupaba a la Monarquía era el testamento del Duque de Calabria. En las cartas del secretario Ycis y en la del Obispo de Elna, Miquel Despuig, se alude directamente a la cuestión. En el testamento el Duque de Calabria cedía todos sus bienes a San Miguel de los Reyes, un monasterio que el Duque apenas había empezado a construir. Dejaba también una dote a la hija de un amigo llamado Francesc Fenollet y excluía a la Monarquía. Según Jerónimo de Ycis, la duquesa Mencía de Mendoza impidió que él estuviera cerca, pues conocía bien la voluntad del Duque de dejar la Villa de Xérica y los lugares, como solían llamarlos, al Emperador, es decir, pretendía la restitución del señorío a la Corona, proclamando abiertamente que había sido la Duquesa de Calabria, ante la indefensión del Duque, la que había procurado que el testamento se quedara en Valencia. Granvela recibió la carta de otro personaje, Luis Ferrer, interesado en la restitución de Xérica, descendiente de los nobles que la habían poseído por privilegio real hasta el año 1536 en que el Emperador la cedió al Duque de Calabria.

6El motivo principal de las cartas es la información de lo que aconteció en el Palacio Real de Valencia en los días que precedieron la muerte, las peripecias que la acompañaron y las intrigas paralelas y posteriores.

7El día 27 de octubre los Jurats de Valencia enviaron cartas a la Corte del Emperador y a los más principales personajes de la Monarquía en España para comunicar la muerte de Hernando de Aragón, Duque de Calabria. En los días y semanas posteriores, hasta bien entrado el año siguiente, siguieron llegando más cartas de distinto tenor a la Corte, según los remitentes procedieran de uno u otro bando de personajes eminentes, prelados o caballeros, que se había creado desde tiempo atrás en la ciudad de Valencia.

  • 5 RB, ms. II 2282, fol. 181r°.
  • 6 J. MARTÍ FERRANDO, op. cit., p. 160.

8Estos bandos se habían constituido alrededor de dos familias enfrentadas por un asunto que era, sin duda, la culminación de muchos conflictos mal resueltos y que cristalizaron en un pleito ante los tribunales, un asesinato y muchas nefastas consecuencias. J. Martí Ferrando, en la obra citada, señala este conflicto nobiliario como el más destacado del Virreinato del Duque de Calabria. Se originó con la solicitud de matrimonio de Anna Isabel Masquefà, heredera del señorío de los Daya, por dos jóvenes de dos familias nobles valencianas. Una de las familias era la de don Ramón de Rocafull, señor de Albatera, tío de la joven, y la otra familia era la de Baltasar Masquefá y Soler, cuyo hijo homónimo Baltasar, primo segundo de la joven, también la pretendía. El joven Rocafull era menor de edad, razón que esgrimió Baltasar Masquefà para impedir la pretensión. El recurso ante el Virrey y las acusaciones por la muerte de Baltasar Masquefà, la denuncia del asalto de la casa de Ramón de Rocafull con intención de matarlo, la citación a declarar por parte del Virrey, desoída por Rocafull, y su posterior fuga y refugio en el Marquesado de los Vélez no impidió que el Virrey lo persiguiera hasta que fue ejecutado. Según J. Martí Ferrando, el Virrey temía el poder que la unión de la joven heredera Masquefà y del heredero de los Rocafull habría dado a la familia, pero lo cierto es que este conflicto, que leemos con todo detalle en la carta de Guillem de Rocafull5, causó un gran malestar en la nobleza valenciana, que se opuso vivamente al Virrey y generó una enemistad encarnizada entre los «Ruyços», «Roques» y «Masquefàs». Los enfrentamientos continuaron con la muerte de Baltasar Masquefà padre, a manos de los hijos de Ramón Rocafull y poco después, otros nobles implicados, Francesc Martí hijo salió al encuentro de Diego Lladró y lo acuchilló en la cara6.

9El Duque de Calabria había tomado partido en los años que precedieron su muerte y, cuando esta se produjo, a pesar del Visitador imperial el Obispo de Elna, Miquel Despuig, el conflicto se complicó con el añadido de la ejecución del testamento del Duque.

10El 23 de septiembre de 1550, Guillem de Rocafull, perteneciente a una de las familias más destacadas de Valencia, escribía a la Corte para exponer el conflicto, y el trato judicial deficiente que se daba contra Joan Roig. Se hablaba de la declaración de 25 testigos citados por el Visitador el Obispo de Elna y por Gaspar Ferrer, como Su Majestad había ordenado por medio del Duque de Calabria. Los contrarios a su parte habían enviado a la Corte a Francesc Masquefà y a Francesc Roig para inmortalizar el proceso. A la partida del Visitador, solicita que no se nombre inquisidor a Gregorio Miranda, y para ello mandaba a su criado Rodrigo Juan a la Corte. Al día siguiente, el Duque de Calabria mandaba a su capellán y agente el Abad Costa con la misma finalidad a la Corte.

11A la muerte del Duque se sucedieron con mayor complejidad los asuntos precedentes, con el agravante de la vacante de los cargos que dejaba el Duque de Calabria, en la Gobernación y en la Lugartenencia. Se nombró provisionalmente a Joan Llorenç de Villarasa, pero se prolongó demasiado, a juzgar por los apremios de los personajes más cercanos a la Monarquía. La descripción de una ciudad sin orden, sumida en conflictos entre nobles, temerosa del ataque por el Mediterráneo y sin saber cómo resolver las dificultades de los nuevos conversos, asoma en las cartas muy a menudo. El Regente Urgellés y Juan Mendoza advierten que la inquietud era muy intensa. En el debate intervenían cuantos podían sugerir algún nombre o plantear una reflexión, como es el caso de Urgellés, del secretario Comalonga o de Gonzalo Pérez. Lo que sí estaba claro, como se afirma en una carta, es que el nuevo Virrey no podía ser del lugar, es decir, no podía ser valenciano. Las listas de candidatos son analizadas por Gonzalo Pérez, en una carta que ilustra, como ninguna, el debate de aquellos años. Otro asunto inquietante lo representaban las incursiones en el Mediterráneo. El Inquisidor Miranda se quejaba de que los nuevos convertidos seguían fieles a sus ritos y ceremonias y que poco habían cambiado respecto a cuando eran moros. Pero la cuestión más importante, que no decae, fue la del testamento del Duque de Calabria.

12La posibilidad de la restitución a la Monarquía se vio obstaculizada por la circunstancia de la muerte del Duque. El secretario Jerónimo de Ycis fue expulsado, según él, con amenazas de muerte, por la Duquesa de Calabria. Se refugió en el Palacio de la Inquisición, donde recibió auxilio porque el Obispo de Segovia había tenido la precaución de nombrarlo alguacil en el año 1541. La compartida amistad del Inquisidor Miranda y del alguacil Jerónimo de Ycis procedía de los tiempos del Obispo de Segovia, que había realizado ambos nombramientos.

13Desde la Inquisición de Valencia defendieron la protección que se había otorgado a Jerónimo de Ycis, enfrentado a los caballeros valencianos y a la Duquesa de Calabria porque, según el testamento del Duque, sus bienes pasaban a ser propiedad de los monjes de San Miguel de los Reyes. La Duquesa mandó copia del testamento a la Corte y defendió el derecho a la herencia de los monjes, respetando la voluntad del Virrey.

  • 7 BNE, ms. 20210/14-4, fol. 1r°.

14Por cartas del Visitador el Obispo de Elna sabemos que la ciudad se dividió entre quienes defendían que la herencia debía permanecer en la ciudad y quienes opinaban que debía ser restituida. La Reina de Bohemia escribe el 15 de noviembre al secretario Joan Aguiló con las recomendaciones y las instrucciones que debían observarse con el testamento de Duque7. De nuevo la ciudad ahondó su división por este asunto.

  • 8 RB, ms. II 2250, fol. 72r°.

15La salida de Valencia del secretario de Ycis, protegido por la Inquisición y el Cabildo, los condes de Ribagorza y el Arzobispo de Zaragoza, no fue tranquila. En Tortosa fue asaltado por unos enmascarados, atado desnudo a un árbol y sin los documentos que llevaba para dirigirse a la Corte del Emperador, donde había sido llamado para oír de su boca la versión de los hechos. Su llegada a Zaragoza fue narrada a Granvela por el Virrey de Aragón, el Conde de Morata, en una carta de 15518. El Conde de Morata le descubre que en Bearne esperaban el paso de Jerónimo de Ycis, camino de la Corte, para detenerlo y saber qué derechos tenía a la herencia de la reina Germana de Foix, pues había sido testigo de su testamento. La reina Germana de Foix, segunda en nupcias con Fernando el Católico, se había casado con Hernando de Aragón, Duque de Calabria. La disputa por su herencia también había sido polémica y sus familiares 25 años después aún esperaban alguna satisfacción. Por estas cartas sabemos que Jerónimo de Ycis asistió a su muerte y a la ejecución del testamento, de manera que lo esperaban para escuchar sus testimonio.

16De Ycis tenemos noticias que, a raíz de la información sobre los peligros de Bearne, había decidido embarcarse en Barcelona, pero ahí es donde se pierde su rastro. Volvió quizás a la Corte y ocupó otros cargos o bien no llegó nunca. No sabemos cómo vivió a partir de ese momento.

17Lo que sí sabemos es que el proceso de la ejecución del testamento del Duque de Calabria se paralizó y que desde Valladolid se mandaban instrucciones bien precisas para que no se ejecutara.

18Desde la Corte se inició otro proceso, que aún no hemos estudiado, que consistía en un pleito del Príncipe de Orange contra la Duquesa viuda de Calabria, que fue hábilmente llevado a cabo, según precisas instrucciones, por los mismos agentes de Granvela en Valencia.

19Lo curioso es que el Duque de Calabria en una carta que escribió a Antonio Perrenot de Granvela para consolarlo por la muerte de su padre, Nicolás Perrenot, valoraba la serenidad como señal de virtud y vida cristiana. A su muerte la desunión y los enfrentamientos seguían más vivos si cabe en Valencia.

20Ofrecemos a continuación la edición de las cartas sobre la muerte del Duque de Calabria. Los criterios de edición adoptados son fieles al original, respetando las oscilaciones gráficas; se han desarrollado las abreviaturas, se han regularizado la puntuación, el uso de mayúsculas y minúsculas y la acentuación, según los criterios recientes.

Cartas sobre la muerte del Duque de Calabria

1 [RB, ms. II 2283, fol. 122r°]

21Joan Aguiló a Granvela
Valencia, 27 de octubre de 1550

22Narra los hechos previos y posteriores a la muerte del Duque de Calabria: herederos, albaceas, y el comportamiento del secretario Jerónimo de Ycis, que se refugió en la Inquisición, por temor a ser asesinado.

23[fol. 122r°]

24Muy ilustre y reverendíssimo señor
El Duque don Hernando fallesió a veinte y seis del presente a las cinco horas de la tarde, haviendo recibido los sacramentos de la Iglesia cathólicamente y hizo testamento a veinte y cinco del presente en la noche. Dexa heredero a San Miguel de los Reyes, monasterio de hierónimos que él fundó. Dexa quinze mil ducados repartidos entre sus criados y tres mil ducados a una nyinya, hija de don Francisco Fenollet que se criava en su casa y otras quantidades para su alma y otras cosas particulares que no exceden mucha suma. Albaceas de su alma el General de los hierónimos y el prior de San Miguel de los Reyes y fray Micó, frayle del Orden de preycadores.
Su secretario Hieronimo Ycis desapareció dos horas pasada medianoche, después de haver echo el testamento el Duque, el qual es hido a la Inquisición y de allí s’es hecho tiniente de alguazir, a instancia de los frayles de San Miguel de los Reyes, como herederos se scrive su hazienda que tenía dentro el Real palacio y los inquisidores lo deffenden.
La Duquesa y los frayles de San Miguel de los Reyes han enbargado la persona de Hironimo Ycis en poder de los inquisidores. El General ha hecho lo mismo por dineros que ha sacado del Reyno, por lo qual ha encorrido en penas de la vida y pérdida de hazienda según las pracmáticas y leyes puestas por Su Magestad. Visto esto he inbiado al procurador patrimonial a hazer lo mismo por lo que toqua a la parte de Su Magestad y tanbién tengo relación tiene unos censales puestos en cabeça ajena. Yo porné mi diligencia en todo aquello que tocare al servicio de Su Magestad. Sábese que desde el anyo quarenta ocho es familiar de la Inquisición que no tenía buenas intenciones.
Supplica a V. S. Reverendíssima tenga memoria deste su servidor pues en voluntad de servirle a nadie doy ventaja. Simón de Carcarosa o Pedro Aguilón ablarán más largamente de my parte. V. S. les favorezca pues lo que pido es en my tierra y creo lo tengo muy // [fol. 122v°] bien servido y Nuestro Señor vida y estado de V. S. Reverendíssima por luengos años guarde y acreciente como sus servidores deseamos. De Valencia a XXVII de octubre 1550.
De V. S. muy cierto servidor que sus manos besa,
Joan Aguilón

25Nota: Joan Aguilón [...]
Scrive la muerte del Duque de Calabria y como ha dispuesto de sus bienes.
Hierónymo de Ycis estava embargado en la Inquisición por los herederos del Duque y por el General que dizque havía sacado algunos dineros del Reyno que havía incurrido en pena de muerte y confiscación de bienes y que él ha también embiado el procurador patrimonial a hazer lo mismo.
Suplica a V. S. le favorezca en lo que Cascarosa dirá de su parte a V. S

26Dorso: Al muy ilustre y Reverendíssimo señor el Obispo de Ras mi señor

2 [RB, ms. II 2283, fol. 128r°]

27Jerónimo de Ycis a Antonio Perrenot de Granvela
Valencia, 28 de octubre de 1550

28Narra todo lo sucedido desde que el Duque de Calabria enfermó, cómo le fue prohibido el acceso a su lecho, cómo se sintió amenazado de muerte y por ello se refugió en la Inquisición. Piensa que el Duque quería dejar sus posesiones a Su Magestad, pero los herederos son los criados, una hija de Fenollet y los monjes de San Miguel de los Reyes. Pide protección por sus servicios anteriores a Su Majestad y a Nicolás de Granvela.

29[fol. 128r°]

30Muy ilustre y reverendíssimo señor
A los XXVI del presente a las cinco horas de la tarde, plugo a Nuestro Señor levarse al Duque mi señor, gran amigo de V. Señoría, después de haver hecho horden de muy buen christiano, ahunque muy depriessa y por la posta a causa de havelle sobrevenido hun mal tan furioso, que no estuvo sino cinco días en la cama y los tres primeros muy descuydados los médicos de su mal, no allándole calentura ni hotro acidente peligroso con que se passaron con regozijo hasta el quarto a la tarde, que le descubrieron calentura sepulta con tanta debilitación y flaqueza que hovieron de cargalle de sustançias con las quales se cree que lo ahogaron porque al quinto fue muerto dexándonos a todos tan afligidos y lastimados como V. S. puede pensar, y senaladamente a mi, que con la hira y mala voluntad que la señora Duquesa, su muger me a tenido y tiene, no me lo dexó ver des del punto que los médicos le dieron por peligroso, antes puso tales guardas en las puertas que imbiándome a llamar Su Excelencia muchas vezes, el quarto dia que me quería ablar y descansar conmigo nunca me dexaron entrar a saber lo que me quería ni a belle. Y apretando a los porteros, que eran amigos mios, que me dixiessen la causa por que me defendían las puertas, me dixeron que la señora Duquesa les tenía mandado que assí lo hiziessen y que al que me abriesse la puerta lo mandaria hechar por las bentanas abaxo. Que entendido esto, no quise más porfiar sino que me fui a dar la cabeça por las paredes, vista la gran la cahida que en dos dias me havía dado la fortuna y estando con esta agonía y gran fatiga vinieron a mi el señor Mastre de Montesa y hotros señores que a la sazón se hallaron aquí y me offrecieron de poner por mi sus vidas y haziendas, diziéndome que tomássemos las postas y que ellos las correrían conmigo y me pornían seguramente en Aragón o en villas o fortalezas suyas, donde no ternía que temer a nadi. Lo que les agradecí mucho y no quise acceptar pues no soy hombre fugitivo ni que tengo de bolver el rostro a nadi, antes hazer tabla llana y pagar a todo el mundo lo que deviere y con esta determinación y porque no dixessen que huya, hallándome con dos provisiones antigas, la huna del alguazil mayor de los nuevamente convertidos deste Reyno, despachada por el Obispo de Segovia, Inquisidor apostólico y comissario de Su Magestad, y con hotra despachada por estos señores inquisidores que hoy son de alguazil hordinario suyo, determiné de venir a ponerme en sus manos y protectión para desde aquí hazer la razón a todo el mundo y estar a todo lo que Su Magestad mandare que yo // [fol. 128v°] haga y assí fui bien recogido dellos porque saben que en toda mi vida dí un papirote a nadie, ni quitándole su hazienda ni dexado de pagar llanamente todo lo que devía, de manera que con razón ninguno se puede quexar de mi, ahunque por mis peccados como me han visto cahido y desfavorecido no cessan de llevantarme rabias y cosas que jamás me passaron por el pensamiento. Acertélo en venirme aquí con tan buena intuición como he dicho porque aquella misma noche que me vine supo el Maestre de Montesa y hotros cavalleros amigos mios como estavan ocho o diez criados de la dicha señora Duquesa conjurados para en muriendo el Duque mi señor entrar en mi aposento y darme de puñaladas y esto se provará, lo que no huvo lugar por salirme yo del Real antes que Su Excelencia muriesse y también se provará. Por hotra parte, como el Governador don Joan Villarrasa con la mala voluntad que tenía al Duque mi señor y a mí, y por complazer a estos hotros esperava que el Duque cerrase el ojo para prenderme y hazerme toda afruenta. Y assí visto que no an podido hazérmela ni salir con sus malas intuiciones agora procuran por la Corte de España y por essa de informar contra mi de lo que se les antoja, teniendo por cierto que como me ven tan desfavorecido han de salir con todo lo que emprendieren y quisieren contra mi y no harán mucho según son muchos y poderosos y yo solo y sin ningún arrimo ni favor más del que de V. S. espero, que por ser el último que entiendo de pedille, tengo por cierto que no me a de faltar pues todos los dias de mi vida tengo de ser esclavo y servidor de V. S. y en fin hazello como V. S. Confio servir a Dios y a Su Magestad y hará lo que hun buen cavallero deve y es obligado hazer, pues la merced y favor que pido en esta tan gran neccessidad mia no es hotra sino que pues yo quiero estar a justicia y a todo lo que Su Magestad mandare no se me haga afruenta ni captura de persona ni de bienes pues voluntariamente me he venido a presentar y ponerme aquí por cumplir de justicia a todo el mundo pues en toda mi vida se me a hecho affruenta en persona hazienda ni hotra cosa, ni es razón que se me haga teniendo yo tan buenas intenciones como tengo de pagar y satisfazer todo lo que se me alcançare. Y pues este tribunal de la Inquisisción es exemplo de justicia porque se administa en él mejor que en hotro ninguno. E yo he recorrido a él, sabiendo esto, se sirva Su Magestad en que en él se vea la mia porque en todos los hotros deste Reyno tengo contrarios y enemigos a causa de la mala voluntad que la dicha señora duquesa me tiene como todo el mundo sabe. Y estos cavalleros ansí mismo que mandan todos los hotros tribunales y no hay ninguno que no admita sobornos sino es este de la Sancta Inquisición por lo qual más segura estará mi justicia que es lo que yo desseo. Y pues que yo daré sobradas francas para lo que me puedan pedir, de manera que todo se assegure por amor de Dios, que yo lo encamine de manera que mi persona esté en libertad porque hotramente sería poca mi vida que ahún assí temo que lo será porque después de la muerte de Su Excelencia nunca se me a partido la calentura con hun tan rezio catarro que los médicos dudan harto de mi vida, ha cuya causa no he tomado las postas e hido a presentarme ante Su Magestad y V. S. que lo desseava como la vida vieran y conocieran que no soy tan malhombre como me pintan, pero si Dios me da salud lo haré en teniéndola porque desseo como salvar el alma, visto que quanto me llaman y dizen en contra mi procede de la mala voluntad que me tienen y no porque sea verdad. Y porque estos cavalleros me hazen toda la guerra y maltratamiento que pueden llevantando // [fol. 129r°] nesedades, no podiéndolo hazer por ser contra la real sentencia dada por Su Magestad entre el Fisco y ellos, con la qual mando poner silencio a los hunos y a los hotros en todas las cosas passadas, suplico a V. S. que mandando observar y guardar dicha sentencia se les escriva huna buena carta mandándoles que no hablen ni se entremetan en cosas passadas ni curen por ellas de perseguir ni molestarme, pues Su Magestad lo tiene ya atajado y remediado con la dicha su real sentencia, que allende de ser assí muy justo y razonable recibiré en ello muy señalada merced de su mano.
Su Excelencia hizo testamento harto abreviado y depriessa porque se la dava la muerte y por él dexó por sus herederos de todos sus bienes muebles raizes bassallos hotras cosas a los frayles de Sant Miguel de los Reyes, con que ternán de aquí adelante seys mil ducados de renta, antes más que menos, con que paguen quinze mil ducados de descargos que dexa para sus criados y hotros cinco o seys mil para casamiento de huna mochacha y para el hospital general e hotras cosas pías. Bien es verdad que el día antes que hiziesse dicho testamento y hotras vezes muchas me havía hablado Su Excelencia del alma diziendo que su intención hera de dexar a Xerica, Pina y las Barracas a Su Majestad y suplicalle que mandasse encorparlos perpetuamente en la Corona y esta es la verdad y lo juraré solemnemente y que no se ni puedo pensar la causa que le movió a dexallo a los frayles porque nunca tal voluntad le conocí, pero como me cerraron las puertas y no me dexaron entrar a velle quando hizo el dicho testamento no puedo dezir hotra cosa más desta y ha de saber V. S. que embiándome a llamar Su Excelencia con diez o doze mansajeros en aquel día jamás fue possible poder entrar y domandando infinitas vezes por mi le dixeron como me hera hido de casa y puesto en la Inquisición que fue dalle hun garrote con solo aquello, dándose ha entender que no havía sido sin gran misterio mi hida y que los médicos le havían desauziado y dado por muerto. Y bolviéndose del hotro lado llaró más de huna hora, y tras esto le hizieron confessar, comulgar y hazer testamento. Y esto es assí verdad y se provará siempre que sea menester. Suplico que V. S. Reverendísima que, sin considerar los pocos serviçios que le tengo hechos, acordándose que tuve siempre por mi señor y protectors a Monseñor de Granvela, su padre, que esté en gloria, se apiade de mi en esta última neccessidad que la fortuna me a dado que es muy grande, mayormente tomándome tan doliente y tan perseguido de personas poderosas y apassionadas a quien jamás offendí, como lo provaré con personas auténticas y fidedignas, procurando con Su Majestad que si algún descontento tuviere de mi por las malas informaciones que le an hecho, lo pierda y tenga por fe que en toda mi vida he entendido sino en serville con mis pocas fuerças y que lo mismo haré los pocos días que me quedan de vida y que mande tratar mi persona y cosas como de Su Majestad se deve esperar, pues jamás hizo agravio ni perjuyzio a nadi y V. S. por amor de Dios me haga ese último favor en abonallo todo y en procurar que no se me haga afruenta ninguna porque sería acabarme de matar, que yo lo serviré a V. S. Reverendísima algún día, Dios queriendo, el qual guarde // [fol. 129v°] acreciente la muy ilustre y Reverendíssima persona y estado de V. S. como deseo. De Valencia a XXVIII de octubre de 1550.
D. V. S., muy humilde servidor que sus manos besa,
Hieronimo De Ycis.

3 [RB, ms. II 2283, fol. 130r°]

31Licenciado Arteaga a Antonio Perrenot de Granvela
Valencia, 28 de octubre de 1550

32Narra a Granvela cómo se presentó el secretario del Duque de Calabria, Jerónimo de Ycis en la Inquisición y cómo fue acogido por ser alguacil del Tribunal, nombrado por el Obispo de Segovia desde el año 1541.

33[fol. 130r°]

34Muy ilustre y reverendíssimo señor
A la letra de V. S. tengo respondido por duplicado pliego y esta será para suplicar a V. S. me mande se sirva en lo que por acá se offreçiere de mi, pues para ello ay antigua obligaçión.
Lo que por acá ay de presente es que anoche enterramos al Duque de Calabria, que sea en gloria, y su fallesçimiento ha dexado mucha tristeza en esta ciudad en perder tal señor. El comendador Hierónymo de Yçis, su secretario, la noche antes que Su Excelencia falleciesse que le querían entrar a dar de puñaladas dentro de su cámara, según tuvo noticia y ansí a la una ora de la noche se vino con el Maestre de Montesa y con otros cavalleros a acogerse a la casa del Santo Officio, donde los inquisidores residimos pidiéndonos que por amor de Dios les escapásemos de la muerte que le querían matar porque en otra parte no se tenía por seguro, mayormente siendo él del Santo Officio y es que en el año de 1541, el Obispo de Ciudad Rodrigo, que entonces era y después fue de Segovia, siendo Inquisidor para en las cosas de los nuevos convertidos deste reyno le hizo alguazil mayor suyo para los dichos negoçios y después el Duque nos inportunó le hiziéssemos teniente de alguazil deste Sancto Officio, por lo qual y por verle en aquella necesidad que nos signifficó estava y será aquella ora de la noche que era le detuvimos allí y a la mañana lo hezimos saber a la Duquesa y luego los frayles de San Miguel de los Reyes que suceden en los bienes del Duque y de la Reina Germana nos han venido a pedir justicia acerca de cierta hazienda que quedó en poder del dicho secretario y havemos secrestado sus bienes. He tenido notiçia que algunas personas desta ciudad tienen odio grande a este secretario sobre lo pasado entre el Duque y los cavalleros como V. S. mejor sabrá y como por haverle acogido nosotros, aquí no han podido effectuar su propósito si algo intentavan de hazer y diz que han escrito a Su Magestad quexándose de nosotros porque le havemos acogido, lo que no tienen en verdad razón porque lo que nosotros havemos hecho Su Magestad lo terná por bien, por escusar semejante cosa. He querido dar parte desto a V. S. porque si allá se dixere algo desto esté informado y si se ofreciere pueda dezir la verdad a Su Magestad. Guarde y acreciente Nuestro Señor la muy ilustre y reverendíssima persona, vida y estado de V. S. como sus servidores deseamos. De Valencia 28 de octubre 1550.
De V. Ilustríssima y reverendíssima señoría, muy cierto servidor sus manos besa
El licenciado Arteaga

35Nota: El licenciado Arteaga, 28 de octubre 1550.
Dize la causa por que han acogido en la Inquisición a Hieronymo de Ycis.

36Dorso: Al muy ilustre y Reverendíssimo señor el señor obispo de Raza del Consejo de Su Majestad etc. mi señor en Augusta.

4 [RB, ms. II 2283, fol. 132r°]

37El Obispo de Elna a Granvela
Barcelona, 28 de octubre de 1550

38Cuenta cómo desde que partió de Valencia, el secretario Ycis organizó una campaña de difamación contra él, con el testimonio de los condenados bajo su jurisdicción. Pide poder viajar con el Rey de Bohemia y explicar en persona lo que sucede.

39[fol. 132r°]

40Ilustre y reverendo señor
Con otras tengo scrito a V. S. y supplico me hiziese merced supplicase a Su Magestad me diese licencia para hir a besarle las manos y dar razón de las cosas de Valencia por lo que cumple a su real servicio y beneficio de aquel Reino, que si Su Magestad lo provehe sin ser informado no se remediará el redreso de la justicia, pues no sabrá los males adónde están y de dónde nassen ni terná noticia de las personas buenas o malas; por tanto itterum suplico a V. S. sea servido procurarme la licencia que vaya, y si será servido Su Magestad passe con el sereníssimo Rey de Bohemia que dizen passará presto con las galeras. Yo le acompanyaré y serviré en el camino y como Su Magestad fuera servido y de la manera que V. S. habrá tractado este negocio recebiré en merced me mande avisar lo más presto que ser pudiera.
V.S. ha de saber que de Valencia me scriven unos amigos mios que el secretario del Duque don Hernando después que yo m’e partido de Valencia haze que el Duque tome informaciones contra de mi y esse mismo secretario da los testigos y son muchos de los que yo he condenados y hecho processos y a estos persuade que testifiquen. Házese todo secretamente sin ser yo citado ni oido de manera que pueden // [fol. 132v°] hazer todo lo que quieren y como esto sea en muy grande prejuhizio mio y Su Magestad podría pensar fuesse assí como ellos pintan, supplico a V. S. se tenga por servido de advertir dello a Su Magestad y a los del supremo consejo porque no se de luego a semejante cosa, a lo menos que sea oido y con darme licencia que vayha allá entenderán la verdad de lo que passa y no habrán lugar las informaciones que siempre dan ascondidamente y con sinistras invenciones. V. S. me perdone que como se es amigo de defender la verdad y justicia recorro a su benicnidad para que sea mi parte en lo que fuere justo. Nuestro Señor vida y stado de V. S. ilustríssima guarde y acreciente como sus servidores lo desean. De Barcelona a XXVIII desembre 1550.
D. V. Ilustríssima,
muy cierto servidor y criado que sus reverendíssimas manos besa
[guillotinado el nombre, pero es el Obispo de Elna]

5 [RB, ms. II 2283, fol. 143r°]

41Licenciado Arteaga a Granvela,
Valencia, 30 de octubre de 1550

42Narra a Granvela la situación del secretario Ycis y la solicitud de protección ante la Inquisición, de la que forma parte desde el año 1541, del temor que tiene el secretario de ser asesinado y del odio que le tienen algunos caballeros de Valencia.

43[fol. 143r°]

44Muy ilustre y reverendíssimo señor
Con el correo que este día partió de aquí escreví a V. S. y esta será duplicar aquella con más un adittamento y supplico a V. S. no reciba molestia con mis cartas, pues la obligación antigua que ay para ello me da atrevimiento.
Domingo a XXVI del presente fallesció el Duque de Calabria, que sea en gloria. Hízosele un solempne enterramiento en San Miguel de los Reyes. La noche antes que muriesse a la una de la noche nos vino al Santo Officio su secretario Hierónimo de Ycis, comendador de Santiago en compañía del Maestre de Montesa y de don Juan de Cardona y otros y nos dixo a mi compañero le amparásemos y escapásemos la vida porque tenía aviso que le querían apuñalar dentro en su casa porque no se tenía por seguro sino aquí, pues que era del Sancto Officio, y es que don Antonio Ramirez de Haro, Obispo de Ciudad Rodrigo y después de Segovia, en el año 1541, siendo inquisidor de los nuevos convertidos deste Reyno, le hizo alguazil mayor y le dio su pattente provisión dello. Y después el Duque nos importunó diversas vezes le hiziéssemos teniente de alguazil porque estuviesse más allegado al Sancto Officio y ansí se hizo. Por donde vista la grande necesidad que signifficava se quedó y a la mañana se dio notiçia desto a la Duquesa y se dixo que divulgó que estava en el Officio y los frayles de San Miguel de los Reyes que han suscedido en los bienes del Duque y de los de la Reina Germana le piden ante nosotros de cuenta de cierta hazienda quedó en su poder de la Virreyna y porque muchas personas deste pueblo están mal con este secretario por las cosas pasadas entre el Duque y los cavalleros deste pueblo como no se havían podido vengar sospecho havían enbiado a quexarse a Su Magestad porque le acogimos. Por esto he querido dar aviso a V. S. desto por que pueda informar a Su Magestad de lo que pasa con verdad y tengo por cierto que informado Su Magestad dello lo terná por bien, pues se escusó [...] lo y otras cosas que se siguieran ame parescido escrevirlo a Su Magestad, con esta va la carta. Supplico a V. S. la mande dar de sus manos. Nuestro Señor la muy ilustre y reverendíssima persona y casa de V. S. guarde y prospere como sus servidores le deseamos. En Valencia a 30 de octubre 1550.
D. V. S. Ilustríssima S. muy cierto servidor que sus manos besa,
[guillotinada la rúbrica, que es el licenciado Arteaga]

6 [RB, ms. II 2283, fol. 171r°]

45El Obispo de Elna a Granvela
Valencia, 31 de octubre de 1550

46Ha conocido la muerte del Duque de Calabria. Se ofrece para recuperar la herencia, pues pertenece a Su Majestad.

47[fol. 171r°]

48[Encabezamiento guillotinado] señor
En este punto vino coreo de Valencia con aviso que falleció el Duque don Hernando a los XXVI del passado y que su secretario Hieronimo Ycis se a retirado en la Inquisición, pretendiendo es familiar del santo Officio. Anle enbargado allá algunos pretendiendo les deve mucho y que a sacados muchos dineros del Reyno de quien le pende el drecho los arendadores del General. Podrále pagar bien porque vale su hazienda passados los ciento cinquenta mil ducados, que la mayor parte fue de la Reina doña Germana. Si su Magestad fuese servido, pues drechamente es suyo, se podrá bien cobrar si se pone la mano en ello, como se deve, que teniendo su persona, bien se sacará lo que es de Su Magestad. Ame paresido dar aviso desto a V. S. para que si fuere servicio de Su Magestad lo mande proveher.
En esta ciudad estoy haziendo los memoriales de los negocios de la visita para hazer relación a Su Magestad, assí de los negocios acabados, como de los que están para ·cabar y dexados en el punto que estavan por mandamiento de Su magestad que tienen necessidad de concluirse. V. S. verá lo que conviene para el servicio de Su Magestad y beneficio de aquel reino y procurará la devida provisión. Nuestro Señor vida y stado de V. S. Ilustríssima guarde y acreciente como sus criados lo deseamos. De Barcelona a XXXI de octubre 1550.
[Rúbrica guillotinada El Obispo de Elna]

49Nota:

50Dorso: Al Ilustríssimo y Reverendíssimo señor mi señor obispo de Arras del Consejo [...] de Su Magestad.

7 [RB, ms. II 2283, fol. 177r°]

51Gregorio Miranda a Antonio Perrenot de Granvela
Valencia, 1 de noviembre de 1550

52Gregorio Miranda, inquisidor en valencia, narra a Granvela los sucesos de la muerte del Duque de Calabria y de la persecución a su secretario, Jerónimo de Ycis. Explica por qué lo acogieron en la Inquisición.

53[fol. 177r°]

54Muy ilustre y reverendíssimo señor
El señor canónigo Gays me ha dado atrevimiento para hazer esto y para que de aquí adelante conozca V.S. un servidor que estará aparejado siempre a su servicio como por la obra parecerá, a la qual me remito y della quedará fiador Micer gays. El comendador Hierónimo Cis un día antes que muriese el señor Duque de Calabria, que sea en gloria, a las dos oras de la noche se vino a este Sancto Officio, por respecto según se dize que ciertas personas lo querían matar en su apossento o poner las manos en él, como más largo scrive a V. S. el Inquisidor Arteaga, mi compañero, a lo qual me remito. Y viendo esto algunas personas que le tienen mala voluntad han procurado de informar a Su Magestad de ciertas cosas contra él, pesándoles que ·l Sancto Officio le recibiese aviendo muchas cosas por donde lo deviese hazer, mayormente que <é>l de su propia voluntad se puso la persona y bienes empoder deste Sancto Officio para estar a justicia con todos los que algo le quisiesen demandar, con tanto que su persona estuviese segura, la qual no estuviera si no fuera el amparo deste Sancto Officio y, ansí nos fue forçado hazer correo a Sus Magestades y a V. S. Reverendíssima para dar parte de todos estos negocios y suplicarle informe a Sus Magestades de lo que pasa y sea intercesor para que este ombre por aver servido a su señor, según él dize y acá tenemos entendido, no sea mal tratado y se tenga respecto a la honrra deste Sancto Officio, el qual pienso tiene tanto y más las cosas que a Sus Magestades tocan que otro ningún tribunal que sea en Valencia. Héme atrevido suplicar esto a V. S. porque sé cierto mirará este negocio como cosa que toca a este Sancto Officio y a los ministros // [fol. 177v°] que somos servidores de V. S. y terná respecto al disfavor que padece el secretario si aquí no se alogase y todo esto protestando V. S. Reverendíssima me mande como criado que hará muy de veras según sus fuerças todo lo que tocare a su servicio, cuya muy Ilustre y Reverendíssima persona, Nuestro Señor conserve en el estado que sus servidores deseamos. De Valencia, primero de noviembre MDL y sepa V. S. que ·l dicho secretario se vino a poner en este dicho Sancto Officio por las causas sobredichas y por ser official deste Sancto Officio muchos años ha.
De V. S. R cierto servidor que sus pies y manos besa,
el Licenciado Gregorio de Miranda

8 [BNE, ms. 20210/14-4, fol. 1r°]

55Reina de Bohemia a Joan Aguiló
Valladolid, 15 de noviembre de 1550

56Instrucciones y precacuciones sobre la herencia del Duque de Calabria.

57[fol. 1r°]

58El rey y por Su Magestad doña María, reyna de Boemia
Noble y amado de Su Magestad
Reçibiéronse vuestras letras se siete y ocho deste con las escripturas que embiastes y en todo vemos vuestra buena diligençia. Más pues por otra nuestra habréys entendido que el secresto de los bienes muebles del Duque no era sino para que no se malmetiessen como escrebistes y se os ordenó alçásedes la mano dello. Lo abréys ansí echo para que la Duquesa quede sin quexa, que nos le respondemos que aquello se proveyó por buenos respectos. Quando a lo de Xérica está bien lo que se ha provehido. En lo que toca a los otros lugares tanpoco hay por qué deberlos detener a manos de la regia corte, pues no son de la qualidad de Xérica. Las letras que aquí ban, daréys de vuestra mano a los jurados y estamento militar y abisaréys dello cobrando sus respuestas, las quales vengan con correo proprio con diligençia. En caso que veays que todavía acuerden de embiar los mensageros que se dize a Su Magestad y tendréys cuenta y lista destos despachos de correus para que os mandemos embiar mandato para vuestro descargo, embiándonos la dicha lista ddespués de asentadas estas cosas que al presente se ofreçen. Data en Balladolid a 15 de nobiembre de 1550.
Yo la reina

59Camalonga secretarius
Vidit De Colle                               Vidit Urgellés R[egente]
Vidit Camachus                            Vidit Giginta R[egente]

60Dorso: Al noble y amado de Su Magestad el comendador don Joan Aguilón su gentilhombre de la boca y lugarteniente de Bayle general del Reyno de Valençia.

9 [RB, ms. II 2283, fol. 253r°]

61Duquesa de Calabria a Antonio Perrenot de Granvela
Valencia, 22 de noviembre de 1550

62A pesar del dolor por la muerte del Duque de Calabria, se ve en la circunstancia de tomar las riendas de los asuntos. Informa de la voluntad del Duque expresada en su testamento

63[fol. 253r°]

64Muy reverendo y muy magnífico señor,
Nuestro Señor ha sido servido levarse a su santa gloria al Duque mi señor. Yo quedo con tanta afflicción y pena quanta V.M. puede pensar y aunque no estoy para tratar negocios, la obligación que me queda de Su Excelencia me esfuerça para hazerlo y assí a Rodrigo de Solorzano mi criado embio a Su Magestat con el traslado del testamento que hizo y le scrivo supplicándole sea servido de favorecer el Monesterio de San Miguel de los Reyes, que queda su eredero, para que la voluntad del Duque mi señor que está en gloria se pueda affectuar y su alma sea descargada pagando sus deudas y descargos y tanbién le supplico que al dicho monesterio haga merced del drecho de la amortización que le podría pertenecer conforme a la voluntad que Su Magestat en su postrera carta de XXI de agosto senyaló a Su Excelencia, respondiéndole a la que sobresto le screvíany supplicava que sea servido de hazer merced para sus criados, que son muchos y pobres, de la renta de un año de los veinte y cinco mil ducados de iuro que Su Magestat le hazía merced porque, de otra manera no tienen remedio y porque este mi criado lleva cargo de informar a V. M. muy particularmente de todo esto, le pido por merced le dé entera fe y crehencia y que me la haga Su Magestat lo que le supplico en estos negocios, que son para mi los más importantes que puedo tener por tocar al cumplimiento del testamento y descargos del Duque mi señor, que está en gloria, hazer yo lo que en esto devo a la obligación que me ha quedado con la voluntad que Mosier de Granvela, que está en gloria, hizo siempre todo lo que a Su Excelencia y a mi ha tocado y yo le tuve a él y tengo a Madama de Granvela y no confio menos en la de V. M. y ansí puede tener por cierto que en mi y en esta casa hallaréis siempre la misma para todo lo que della quisiéredes mandar como más largamente dirá este criado. Nuestro Señor guarde Vuestra muy reverenda y muy magnífica persona con mucho acrecentamiento. De Valencia a XXII de noviembre MDL.
A lo que Vra M. mandará,
La Duquesa de Calabria.

65Nota: Avisa la muerte de Duque.
Embia acá un criado suyo con la copia del testamento del Duque. Suplica a V. S. favorezca lo que ella scrive a Su Magestad.

66Dorso: Reverendo y muy magnífico señor Obispo de Arras.

10 [RB, ms. II 2314, fol. 3r°]

67Hierónimo de Ycis a Granvela
Valencia, 1 de enero de 1551

68El Abad Costa le hablará de sus asuntos y de todos los servicios que ha prestado durante los últimos 33 años al servicio de Su Majestad y de los Virreyes de Valencia.

69[fol. 3r°]
Reverendíssimo y muy ilustre señor
Por el Abbad Costa, levador desta, tengo entendida la buena voluntad con que V. Señoría se muestra en mis cosas de que quedo obligado toda mi vida a servir tan gran merced a V. Señoría, pues sin preceder servicios me la haze, ahunque podría ser que tenga informaçión quan gran servidor y esclavo fui del señor Mossuir de Granvela padre, que sea en gloria, que por solo esto pretiendo devérseme el favor y amparo de V. Señoría. Como quiere que sea besso mil vezes las manos a V. Señoría y le suplico que pues me tiene por servidor do dexe de favorecerme como a tal, pues con muy buena conciencia lo puede hazer por ser todo lo que me acusan falso, moviéndoles a ello passión e invidia, que siempe me an tenido y tienen, ahunque hasta agora que me han visto y desmamparado como el húnico no han osado desparar y romper su hira contra mi. Sabiendo que, muerto el Duque no me queda favor ninguno por acá, ni ahún allá, después que me faltaron el señor de Granvela, que sea en gloria, y el Comendador mayor de León, que sabían muy bien lo que yo havía servido en trenta y tres años a Su Magestad y a la sereníssima Reyna Germana y al dicho Duque, y que por mis buenos servicios me fue concedida la primera encomienda que en este reyno vacasse de la horden de Santiago, ahunque no huvo effecto y que por ellos me hizo merced Su Magestad de hun abadiado, ahunque por mi desventura me costó más de pleytos e hotros gastos que no vale. Dígolo porque sepa V. Señoría que siempre Su Magestad me a tenido por buen servidor, con que yo me tenía más que contento y no es razón que pierda yo este buen renombre por passiones ni malicias de nadi. Y ahunque sobre esto tenía neccessidad de alargarme más, no lo haré por no dar pesadumbre a V. Señoría, sino remitirlo al Abad Costa, que sabe mi limpieza y todo lo que passa, a quien suplico a V. Señoría mande dar entera fe y crehencia, cuya reverendíssima e muy ilustre persona e stado guarde Nuestro Señor y acreciente como dessea. De Valencia a primero de enero de MDLI años.
D. V. R. S.,
muy cierto y affectuadíssimo servidor que sus manos besa,
Herónimo de Ycis.

70Nota: Hierónymo de Ycis, primero de enero 1551.
Agradece la voluntad que del abad Costa ha entendido que V. S. tiene de le favorecer. Suplica lo continue pues lo puede hazer con buena conciencia y Su Magestad le ha siempre tenido en possessión de buen servidor y hecho por ello mercedes.
Dorso: Al Reverendíssimo e muy ilustre señor, el señor obispo de Raz, mi señor.

11 [RB, ms. II 2315, fol. 165r°]

71Gregorio de Miranda a Antonio Perrenot de Granvela
Valencia, 29 de marzo de 1551

72Informa sobre la actitud del Santo Oficio respecto a Hierónimo de Ycis. Narra el asalto que sufrió Ycis en Tortosa.

73[fol. 165r°]

74Muy ilustre y reverendísimo señor,El comendador Ycis, secretario que fue del Duque don Fernando de Aragón, que sea en gloria, a residido en este Santo Oficio entre nosotros desde que el Duque morió hasta aora que, por mandado de Su Majestad, va a esa su imperial corte. Ase regido con tanta cordura y paçiençia todo ste tiempo, mostrándose siempre tan verdadero y fiel vasallo de Su Majestad que de verdad se le debe por ello mercedes y todo buen tratamiento y no menos se las debe V. S. por lo que siempre se lamenta de la muerte del señor de Granvela, su padre, de quien fue gran servidor. Por lo cual y por la bondad y limpieza que en él e conoscido, suplico a V. S. quanto puedo le mande favoresçer y tener por recomendado en sus ocurrencias, pues todo lo que le acusan e inculpan proçede de la ira y mala voluntad que al Duque su amo tenían y a él porque le amaba y favorescia mucho por sus buenos y continuos servicios y, viéndole agora solo y desmamparado con su muerte todsos los más an sido y son contra él, aunque con pequeña causa y fundamento como acá lo tenemos visto y entendido y lo mismo creo que ternán allá.Pocos días a que, escriviendo el dicho comendador Ycis a V. S. y al Abad Costa sobre algunas cosas que le ocurrían tocantes al servicio de Su Majestad y muy inportantes, le tomaron el coreo a tres leguas de Tortosa en un disierto y apartándole del camino real, lo metieron en un bosque donde // [fol. 105v°] le desbalijaron y quitaron las cartas que llevaba del dicho Ycis, sin tocarle otras ningunas de las que llevaba ni robarle el valor de una agulla y dejándole atado a un árbol se fueron con las dichas cartas, cosa nueva y de mal exemplo en este reino.Aquí nos avemos visto en grandes zozobras y trabajos con con don Juan de Villarasa, por no querer complir como Su Majestad mandaba en el despacho del dicho Comendador y a esta causa se a detenido y no a podido partir antes de aora, como V. S. lo berá por las escripturas que llieva y de su tardança no tiene culpa ninguna porque a procurado partirse más breve con todas sus fuerzas y no han bastado. Otra cosa no me ocure, sino suplicar a V. S. me tenga por su servidor y mande cosas de su servicio, cuya muy ilustre persona y estado guarde Nuestro señor y acresciente como sus servidores deseamos. De Valencia a 29 de marzo de 1551.De V. S. R. muy cierto servidor, que sus manos besa,El licenciado Gregorio de Miranda.

12 [RB, ms. II 2250, fol. 72r°]

75Virrey de Zaragoza a GranvelaZaragoza, 10 de abril de 1551

76[fol. 72r°]

  • 9 Pedro de la Gasca.

77Muy Illustre y Reverendíssimo señor
El Comendador Hieronymo de Yciz vino aquí a effectuar su casamiento y después de havello hecho y a que quería proseguir su camino para essa corte, como por Su Magestat le a sido mandado, fuy avisado que un camarero del Príncipe de Bearne, que aquí estava, havía entendido que Yciz quería yr por Bearne, y assí fue luego a dar razón a su amo dello, y según lo que acá dixo ante de su partida fue con fin de occupalle el passo y prendelle, teniendo por çierto que por haver sido ya uno de los testamentarios de la Reyna Germana, sacaría alguna razón de las pretensiones que el príncipe tiene de ser heredero dellas, yo he querido ser informado desto y, hallado que assi era, embié a llamar a Yciz para entender dél si tenía fin de yr por aquel puerto. Respondióme que por tener el tiempo corto determinava de yr por Bearne y que llevaba algunas scripturas que tocaban al serviçio de Su Magestat. Y pareçiéndome que podía ser inconveniente y que importava poco faltar al plazo por algunos días, le dixe y aún mandé que tomasse otro camino más seguro y que fuesse por mar porque desto sería Su Magestat más servido por que aquellas scripturas no se perdiessen. Estando en esto llegó el Obispo de Palencia9, al qual se dio razón desto y pareçió bien lo que yo havía proveydo y se offresció de llevarle consigo. Pero porque el tiempo del plazo se le passasse y el Obispo no save quándo se embarcará me a rogado que yo diesse esta razón a Su Magestat para que fuesse servido de admitille esta desculpa, pues es justa que él se dará la priessa possible, pues le cumple y assí supplico a V. S. ayude a ello y le favorezca en esto y en lo que más se le offresçiere, que yo recibiré por propia la merced // [fol. 72v°] que se le hiziesse y N. S. la muy illustre y Reverendíssima persona y estado de V. S. guarde y acresçiente como desseo. De Çaragoça a X de abril 1551.
Besa las manos de V. S., su servidor El Conde de Morata.

78Nota: El Visorrey de Aragón, 10 de abril 1551.
En recomendación de Ycis

79Dorso: Al muy Illustre y Reverendíssimo señor, mi señor el Obispo de Raz del Consejo de [...] de Su Magestad. Augusta.

13 [RB, ms. II 2314, fol. 202r°]

80Joan Aguilón a Granvela
Valencia, 11 de abril 1551

81Joan Aguilón se revela intermediario entre los caballeros valencianos y Su Majestad.

82[fol. 202r°]

  • 10 El Obispo de Elna era Miquel Despuig, que fue nombrado el 8 de junio de 1545 hasta el 22 de octubre (...)

83Muy ilustre y reverendíssimo señor
La carta de V. S. de 20 de março receby a 7 de abril y por ella beso las manos de V. S., que esa confiança tengo y no otra en este mundo, que ofreciéndose caso, me ará merced de acordar a Su Magestad la voluntad que tengo de nuevo de servirle allende los servicios que toda mi vida le he echo, y la carta que para my deuda V. S. me yzo merced fue muy grande porque será abreviarle su justicia las que con ellas venyan para don Juan de Villarasa y para el Inquisidor Miranda y don Claudio Grillet y Canónigo Gays di. Luego ellos tendrán cuydado de responder.
Yo tengo gran cuidado enreadreçar el patrimonio de Su Magestad, digo los oficiales y azer cobrar rentas // [fol. 202v°] perdidas que por averse ydo el Reverendíssimo de Elna10, no acabo de poner en orden y concierto. Ahí enbio ese memorial para que V. S. lo mande ver. Va de todo el Consejo y allende que V. S. a de myrar se conserve la autorydad del oficio, ay necessidad de mandar proveher que el patrimonio no venga en ruyna y el remedio a de venir de ahí y con la brevedad que el negocio requiere a nosotros toca descargarnos, dando a V. S. aviso y Nuestro señor la ilustríssima y reverendíssima persona de V. S. guarde y estado acrecyente como sus servidores avemos menester. De Valencia a XI de abril 1551.
Besa las manos de V. S. su servidor,
Joan Aguilón

84Nota: Joan Aguilón, 11 de abril 1551.
Embía un memorial de cosas tocantes al patrimonio real. Suplica a V. S. mande que se vea y se dé el remedio que conviene.

85Dorso: Al Ilustríssimo y reverendíssimo señor el Obispo de Arras, mi señor.

14 [RB, ms. II 2315, fol. 7r°]

86Licenciado Gasca a Antonio Perrenot de Granvela
Barcelona, 26 de abril de 1551

87Informa sobre la situación del secretario del difunto Duque de Calabria, Hierónimo de Ycis, y de la dificultad de llegar a tiempo a su cita en la corte.

88[fol. 7r°]

89Reverendísimo señor,
A Gerónimo Ycis, secretario que fue del señor Duque de Calabria, que en gloria sea, hallé en Çaragoça y no con poca pena porque, estando de camino, según me dixo, y con determinación de ir por tierra a essa corte de Su Majestad a dar cuenta de sí, como se le ha mandado, con ciertas escripcturas que dize que tiene importantes a su real servicio, fue allí avissado (según me certificó) que el señor de Elna teniendo noticia de su ida como pretende que es heredero de la reina Germana, de quien el secretario fue testamentario, havia mandado que le detuviessen y que por esto acordó de venir a esta ciudad, creyendo que hallaría aquí las galeras del Príncipe Andrea Doria, que se ha dicho havían de venir a esta costa para passar en ellas, porque en las de don Bernardino, según dize no se ossará meter por cierto respecto. Y porque haviendo de aguardar la venida destas galeras de Génova se le passará tiempo en que hizo pleytomenaje de estar en essa corte, ha determinado de despachar este correo a Su Majestad para que sea servido de prorrogarle el término que le está dado, y a me rogado hiziesse desto relación a Vuestra Señoría y supplicasse sea servido de le dar su favor para que en lo que pide se le haga toda la merced que cupiere. Yo la rescebiré en esto // [fol. 7v°] por la confiança que en mi intercessión se ha hecho y ansí a V. S. lo supplico, cuya reverendísima persona y estado Nuestro señor guarde y acreciente a su santo servicio y bien de su Iglesia, como V. S. desea y sus servidores deseamos. De Barcelona, a XXVI de abril 1551.
D. V. S. siervo que sus manos besa,
El licenciado Gasca.

15 [RB, ms. II 2314, fol. 238r°]

90Hierónimo de Ycis a Granvela,
Barcelona, 27 de abril 1551

91Una serie de percances impiden que pueda presentarse en la Corte en la fecha establecida.

92[fol. 238r°]

93Reverendíssimo y muy ilustre señor
Por no fatigar a V. Señoría con larga carta ni por hotra via, desseando yo descansar y servirle y tenerle por mi señor, como tuve a Monseñor de Granvela que está en el cielo, será esta breve y no para más de suplicar a V. S. que pues mis pecados no han dado lugar a que llegasse a essa imperial corte dentro término de dos meses, que se cumplirán a los XV de mayo primero venidero a que estoy obligado, y no ha sido ni es por mi mano por las causas que entenderá por el Abad Costa y por hotros, me haga V. S. merced de procurarme se Su Magestad alguna prorrogación de tiempo razonable, dentro el qual pueda effectuar y cumplir con sus reales mandamientos, conforme a mi desseo, que no es hotro, y pudieéndoseme alargar hasta la embarcación de la sereníssima Reyna de Bohemia, que según por acá se dize será breve, recebiría muy gran merced en ello y si no será por el tiempo que V. S. mandare, pues de qualquier manera será para mi muy crecida, viniéndome desa muy ilustre mano, cuya reverendíssima persona y estado guarde Nuestro Señor y acresciente como los verdaderos servidores de V. S. desseamos y havemos menester. De Barcelona a XXVII de abril DLI.
D. V. S., muy cierto servidor que sus manos besa [rúbrica guillotinada]

94Nota: Hierónimo de Ycis, 27 de abril 1551.
Dessearía que se le prororogasse [sic] el término que se le havía dado para comparecer aquí.

95Dorso: Al Reverendíssimo y muy ilustre señor, mi señor el Obispo de Ras, etc.

Haut de page

Notes

1 Sebastián GARCÍA MARTÍNEZ, «La vida política», in: AAVV, Nuestra Historia, Valencia: Más Ivars Editores, 1980, t. 4.

2 Agustín RUBIO VELA, Alfons de Borja y la ciudad de Valencia (1419-1458). Colección de documentos del Archivo Histórico Municipal, Valencia: Fundación Valencia III Milenio, 2000.

3 RB, ms. II 2283, fol. 320r°.

4 Josep MARTÍ FERRANDO, Instituciones y sociedad valencianas en el Imperio de Carlos V, Valencia: Biblioteca Valenciana, 2002, p. 117-118.

5 RB, ms. II 2282, fol. 181r°.

6 J. MARTÍ FERRANDO, op. cit., p. 160.

7 BNE, ms. 20210/14-4, fol. 1r°.

8 RB, ms. II 2250, fol. 72r°.

9 Pedro de la Gasca.

10 El Obispo de Elna era Miquel Despuig, que fue nombrado el 8 de junio de 1545 hasta el 22 de octubre de 1552, en que fue nombrado Obispo de Urgell.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Júlia Benavent, « Intrigas y peripecias a la muerte del Duque de Calabria », e-Spania [En ligne], 17 | février 2014, mis en ligne le 01 février 2014, consulté le 18 août 2017. URL : http://e-spania.revues.org/23083 ; DOI : 10.4000/e-spania.23083

Haut de page

Auteur

Júlia Benavent

Universitat de València

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org