Navigation – Plan du site
Literatura artúrica y definiciones del poder en la edad media peninsular

Memoria histórica y memoria literaria en la historiografía castellana del siglo XV: el ejemplo de la Crónica Sarracina de Pedro de Corral

Frédéric Alchalabi

Résumés

Dans sa Crónica Sarracina écrite vers 1430, Pedro de Corral revient sur la chute du roi Rodrigue et sur l’émergence de Pélage. Il manque, cependant, à la chronique de Corral des informations fiables et c’est pour cette raison que l’auteur reconstruit le passé par le biais de réminiscences littéraires. Dans cette perspective, l’œuvre, conçue comme réflexion sur le pouvoir royal et la fonction monarchique, s’inspire aussi bien des textes moraux médiévaux qui traitent de la chute du roi Arthur que de la fiction arthurienne.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Véase Fernando GÓMEZ REDONDO: Historia de la prosa medieval castellana, 4 t., Madrid: Cátedra, 199 (...)
  • 2 “Dize la Estoria del sancto Grayal et de rrey Artur que este Aurelius avia nombre Vter e el otro Pa (...)
  • 3 Véase F. GÓMEZ REDONDO, op. cit., 3, p. 2085-2087.

1Los primeros historiadores castellanos conocieron la materia de Bretaña principalmente a través de dos obras del siglo XII, la Historia regum britanniae de Geoffrey de Monmouth y el Roman de Brut de Wace. La obra del obispo de Monmouth fue utilizada tanto por el autor (o los autores) de los Anales navarro-aragoneses como por los colaboradores alfonsíes de la General Estoria, mientras que el autor del Libro de las generaciones se servía del Roman de Wace1. Más tarde, la Crónica de 1404 añadiría otras fuentes que procedían, esta vez, de la ficción artúrica y ya no de la historiografía, el Libro del sancto Grayal y el Libro del Valadro de Merlím2. Con la compilación de 1404, asistimos pues a la integración, dentro de una crónica, de fuentes literarias que constituirán medios de explicación del pasado, como antes ya había hecho el autor de la Crónica fragmentaria y sus tres narraciones de materia carolingia3. Poco a poco, siguiendo el camino trazado por el autor de la Crónica de 1404, unos cuantos escritores, que se definirán como historiadores, utilizarán fuentes que pertenecían claramente a la ficción. Las crónicas fabulosas formaron así una rama particular de la historiografía y fueron apreciadas por los lectores de los siglos XV y XVI. Lo falso, paradójicamente, se había convertido en medio de acceso a la verdad histórica, gracias a un complejo y constante proceso de arropamiento histórico de ese material ficticio.

  • 4 Pedro DE CORRAL, James Donald FOGELQUIST (ed.): Crónica del Rey don Rodrigo (Crónica Sarracina) (en (...)
  • 5 Véase nuestro estudio de próxima aparición, “Cuando se començaron a fablar entendiéronse e acompañá (...)

2Pedro de Corral es uno de estos historiadores y su Crónica Sarracina, escrita hacia 1430, que vuelve sobre la destrucción del reino de Rodrigo y sobre la emergencia de Pelayo, es un buen ejemplo de la evolución del discurso cronístico medieval, de la integración y de la utilización de la ficción dentro de una crónica4. Ya he tenido ocasión de hablar de la presencia de la materia troyana en la CS5: la historia troyana, sus dos principales testigos –Dares y Dictis– servían de modelo y de trama textuales para Corral y los dos historiadores de la CS, Eleastras y Alanzuri.

  • 6 Leemos a propósito del condestable Álvaro de Luna: “Esto suplicó e pedió mucho por merced al Rey el (...)
  • 7 “Todos los amores que ovieron Archiles,/ Paris e Troilos de las sus señores,/ Tristán, Lançarote, d (...)

3Quisiera abordar ahora el tema de la presencia de motivos pertenecientes a la tradición artúrica dentro de la obra de Corral, relacionándolo con la cuestión clave de la elaboración de la memoria histórica y con la representación literaria del poder monárquico. En efecto, lo que Pedro de Corral nos propone es una memoria en construcción, es decir la narración de un recuerdo lejano, impreciso además, cuya evocación será inexacta, falsificada y fantaseada pero que pretenderá ser aceptada. Para Corral, finalmente, lo importante no reside en la exactitud de unos hechos presentados como verídicos sino en su ejemplaridad: por eso, no duda en introducir fuentes inciertas añadiéndolas a las informaciones que le proporcionaba la Crónica del moro Rasis. Además, la CS fue escrita en un momento de promoción tanto de la caballería como de la materia artúrica como revelan la Crónica de Juan II6 y el decir de Francisco Imperial reproducido en el Cancionero de Baena7.

  • 8 Paul ZUMTHOR, “Les traditions poétiques” in: Bruno ROY y P. ZUMTHOR (coord.), Jeux de mémoire. Aspe (...)
  • 9 Fernando DEL PULGAR, Jesús DOMÍNGUEZ BORDONA (ed.): Letras, Glosa a las coplas de Mingo Revulgo, Ma (...)

4Corral vivía en una época obsesionada por la memoria como decía Paul Zumthor8. Por consiguiente, ante la ausencia de recuerdos y de informaciones fiables, Corral, para parafrasear a Fernando del Pulgar, introduce en su crónica “algunas cosas de burlas que (dan) sal a las veras”9 y recurre, como vamos a verlo, a otro tipo de recuerdo constituido de diversas reminiscencias literarias en torno a la figura del monarca según la tradición artúrica. Veremos cómo, desde este punto de vista, la CS, concebida como reflexión sobre el poder regio y sobre la función del monarca, se inspira tanto en los textos morales medievales que tratan de la caída del rey Arturo como en la ficción artúrica.

  • 10 Sobre el particular, léanse: Sylvia ROUBAUD, “Les deux visages du roi. Variations sur le thème du p (...)
  • 11 José Ramón TRUJILLO, Demanda del Santo Grial. Guía de lectura, Alcalá de Henares: Centro de Estudio (...)
  • 12 “¡O, Aldaret, maldita sea la ora que yo tomé tu consejo, que yo seré denostado por todo el mundo, p (...)
  • 13 Roger Sherman LOOMIS, Arthurian tradition and Chrétien de Troyes, Nueva York: New York Columbia Uni (...)

5La figura del rey en la literatura artúrica es, a la vez, ambigua y compleja10. Se trata, en efecto, de un monarca cuya personalidad no sólo es polifacética sino también antitética. En la Vulgata y en la Post-Vulgata francesas, Arturo es un monarca droiturier y odioso. En las versiones castellanas del ciclo artúrico francés, los reyes se definen también por su ambigüedad. La demanda del Santo Grial,publicada en 1515 en Valladolid, presenta a un rey Arturo traicionado, lloroso e impotente, “que disfruta del placer de la caza, de los banquetes y de los torneos, que ha pecado sin medida en el pasado”11. Sin embargo, cuando se entera de la traición de Lanzarote y Ginebra, la imagen que ofrece es la de un soberano mesurado, cortés y valiente que, a pesar de todo, no puede impedir la destrucción definitiva de su reino. Esa misma ambigüedad caracteriza al rey Mares de Cornualla, en el Tristán de Leonís de 1501. Mares asesina a Tristán pero luego se arrepiente de haberle matado12. En la literatura caballeresca medieval, el mejor ejemplo de esta ambivalencia es el rey Lisuarte en el Amadís de Gaula de Garci Rodríguez de Montalvo. Con Roger Sherman Loomis, voy a admitir pues que la personalidad del rey en la ficción artúrica es “(the) union of a Jekyll and a Hyde in one frame13.

  • 14 “Plogo me otrosí oír muchas vegadas/ libros de devaneos, de mentiras provadas,/ Amadís, Lançalote, (...)
  • 15 BOCCACIO, Caída de prinçipes (Sevilla, 1495), Madison: HSMS, transcripción de Eric NAYLOR.
  • 16 Ibidem. Negritas nuestras.

6Los libros morales que tratan de la caída del rey Arturo prolongan esa ambivalencia e insisten en la oposición entre soberbia y humildad. Si, en su Rimado de Palacio, Pero López de Ayala había afirmado con desdén que había perdido mucho tiempo en su juventud con la lectura de Amadís de Gaula o de Lanzarote del lago14, en su Caída de prínçipes, traducción de De casibus virorum illustrium que Giovanni Boccaccio había escrito hacia 1360, el mismo Ayala hace el retrato de unos cuantos personajes célebres y vuelve sobre la personalidad de Arturo, arquetipo del rey soberbio, añadiendo consideraciones morales. Según López de Ayala, Arturo era un “mancebo de buenas costumbres e de noble condicion…” (230 v)15, sin embargo, después de su victoria sobre los romanos, “fue asi ensoberuecido que se puso en otras grandes faziendas E esto era senal que a la su grand soberuja se aparejaua manera para caer” (231 v)16. La historia del reinado de Arturo es pues la de una tragedia, término que empleo con el sentido que le daba Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, en una carta de  1443, en la cual hacía referencia precisamente a la Caída de príncipes de Ayala. La tragedia, en efecto, es:

  • 17 Josep PUJOL, “El Escipió e Anibal de Antoni Casals y la traducción romance de las tragedias de Séne (...)

aquella que contiene en sí caydas de grandes reys e príncipes, así como de Ércoles, Príamo e Agamenón e otros tales, cuyos nasçimientos e vidas alegremente se començaron e grande tiempo se continuaron e después tristemente cayeron17.

  • 18 “En el Libro Primero de los fechos del Rey don Rodrigo fallaredes…”, CS, 2, p. 82.
  • 19 Israel BURSHATIN, “Narratives of Reconquest: Rodrigo, Pelayo, and the Saints”, in:Jane ELLEN(coord. (...)
  • 20 Véase sobre el particular el artículo de J. M. CACHO BLECUA, “Estructura y difusión de Roberto el D (...)
  • 21 F. ALCHALABI: “Cuando se començaron a fablar….
  • 22 CS, 2, p. 406. Negritas nuestras.

7La CS se define de entrada por la dualidad. Corral, en efecto, divide su obra voluntariamente en dos partes18: la primera describe el reinado calamitoso de Rodrigo mientras que la segunda cuenta las hazañas y la vida ejemplar de Pelayo para volver, al final, a Rodrigo y su penitencia. Israel Burshatin ya señaló que la construcción de la obra de Corral hacía pensar en la de los romances hagiográficos, los cuales se articulaban en torno al díptico narrativo pecado/salvación19. Voy a completar esta afirmación, con la cual estoy plenamente de acuerdo, con otra hipótesis. Como bien se sabe, la materia artúrica y la literatura caballeresca de inspiración artúrica se sirven de dicho díptico: por ejemplo, la traducción al castellano del libro francés Robert le Diable, publicada en 1509, utiliza la figura del pecador arrepentido20.Por eso, la dualidad no sólo será la definición estructural de la CS que, como veremos, se inspira en la materia artúrica y en las novelas de caballerías: será su fundamento mismo. Pedro de Corral, en efecto, desarrolla el tema de la ambivalencia del monarca, característico de la tradición artúrica, tanto en los libros morales como en la ficción, adaptándolo a las circunstancias de su relato, como había adaptado su libro en función de ciertos motivos literarios propios de la tradición troyana21. Corral vuelve sobre los reinados de dos reyes opuestos, Rodrigo y Pelayo, los cuales ilustrarán la doble personalidad del rey, de la monarquía, y se completarán: serán, en definitiva, las dos caras de la monarquía –por así decirlo–, la expresión de la reflexión del autor sobre la función monárquica, verdadero tema unitario presente a lo largo de la obra. No olvidemos que la CS funciona como un espejo de príncipes como bien recuerda Corral: “E por la gran penitencia que fizo que Dios quiso demostrarlo por la manera que pasó a los que adelante han de regir y gobernar22.

8Las causas de la caída de Rodrigo son ante todo morales y, como en el caso de Arturo, provocadas por un amor lujurioso. Los autores del ciclo artúrico francés y sus traductores peninsulares sugerían que:

  • 23 Daniel POIRION(ed.): Le Livre du Graal, París: Gallimard (Bibliothèque de la Pléiade), 2009, p.1580

un méfait, plus sûrement qu’un bienfait, n’est jamais perdu […]: tout péché non absous ou réitéré, laisse des traces de conséquence. Au coupable, pourtant, moyennant le repentir, Dieu promet le pardon23.

9Corral se sirve de la lección propuesta por los romanciers artúricos y Rodrigo va a pagar por sus pecados reiterados. Rodrigo había llegado al poder en un momento de inestabilidad política: fue designado gobernador de España por los nobles visigodos después de la muerte del rey Acosta, para poner fin a la guerra civil que había estallado. Era pues el hombre de la situación:

  • 24 CS, 1, p. 94-95.

E fallaron que del linaje del Rey avía un onbre bueno e muy sesudo, y esforçado e ardid, e tal que bien debía ser regidor de toda España, e que aquél daría a cada uno su deber, e que por cosa del mundo que lo no dexaría. E éste era primo cormano del Rey Acosta, e avía por nombre Rodrigo24.

  • 25 “E luego los arçobispos le tomaron sacramento en un libro misal conjurándolo que él guardase bien e (...)

10Se especificaron con detalle los límites impuestos a la autoridad del nuevo gobernador de España25 pero Rodrigo no respetó esos límites y se coronó rey. A partir de este momento, Rodrigo se distinguirá por su soberbia, sus preocupaciones serán pura y simplemente materiales. Así, Rodrigo será el centro de su corte y sólo le interesará la exaltación de su propia persona. Para celebrar su llegada al poder, decide organizar un torneo que por poco arruina a España:

  • 26  Ibid., p. 251.

e tantas eran las despensas que el Rey don Rodrigo hizo en estos torneos que apenas le quedó tesoro ninguno; e él avía tomado todo quanto thesoro tenían todos los Reyes de España que fasta ay avían avido que era muy mucho. E desta guisa tobo manera como dio complimiento a todo lo que quiso hazer que no le fallesció cosa ninguna, por lo qual él fue loado por todo el mundo, e preciado sobre todos los reyes dese tiempo26.

11Antes de estas celebraciones, Rodrigo:

  • 27 Ibid., p. 185.

mandó fazer fuera de la villa el río arriba unos palacios muy grandes a maravilla para quél e la Reina podiesen mirar, e muchas duquesas e grandes señoras dueñas e doncellas que eran venidas por ver esta fiesta que eran más de seis mil entre unas e otras27.

12Como rey, su primera decisión es entrar en la casa prohibida de Hércules en Toledo, lo cual provoca la incomprensión de los que lo acompañan:

  • 28 Ibid., p. 177.

E quando los grandes señores que con él eran esto le oyeron luego le començaron a decir que lo no hiziese ca no avía por qué hazer lo que nunca rey ni césar que fuera señor de España después de Hércoles feziera hasta aquel tiempo. E el Rey les dixo: -Amigos, en esta casa no yaze sino aver o encantos. Yo bien seguro só que no me podrán empeçer; e pues que así es, yo no he que recelar28.

  • 29 “Quando este paño fuere estendido e parescieren estas figuras hombres que andarán así armados conqu (...)
  • 30 Ibid., p.180.
  • 31 Ibid., capítulos 31-44.
  • 32 CS, 2, p. 406, nota 362. Negritas nuestras.

13Rodrigo ha olvidado a Dios y, después de penetrar dentro de la casa de Hércules y de enterarse de la revelación a propósito de la destrucción de España, no cree lo que acaba de leer29: “-Non quiera Dios que todo sea verdad quanto aquí avemos fallado”30. Después, Rodrigo viola a la Caba, crimen que motiva la traición de su padre, el conde Julián31. Rodrigo es incapaz de sentir que ya no merece la presencia de Dios a su lado. Así, su caída, como la de Arturo, la destrucción de España, la desaparición de los valores de la monarquía y, lo que es peor, de su representante, serán ejemplares “porque todo hombre vea de cómo tan aína la sobervia cae y humildad se ensalça”32 dirá Corral, lo que hace pensar en la lección que sacaba Pero López de Ayala del reinado de Arturo:

  • 33 Caídas… Negritas nuestras.

E la gra<n> claridat del Rey torno en destruyc'ion E desonrra E escuridat en tanto q<ue> bjen los pueden los mor- tales ver si qujeren q<ue> en el mu<n>do no<n> ay cosa q<ue> pueda durar saluo v- mjlldat33(233r-233v).

  • 34 Véase sobre el particular el artículo muy interesante de Madeleine PARDO, “Pelayo et la fille du ma (...)
  • 35La logique du cycle est celle d’une dialectique entre le ciel, la terre et le péché : Mordret lui- (...)

14Las similitudes entre las caídas de Arturo y Rodrigo, causadas por un amor lujurioso, son evidentes. Ahora bien, no voy a hacer identificaciones azarosas: Rodrigo no es Arturo; Pelayo, caballero ideal, tampoco será Galaz, encarnación del caballero perfecto, sino uno de sus avatares34. Me parece más pertinente y exacto suponer que la distinción entre Rodrigo y Pelayo se funde, como en la ficción artúrica esta vez, en el enfrentamiento entre una caballería terrenal y otra celeste, divina y moralizada. Corral opone pues dos tipos de caballería que, en realidad, serán dos modelos de gobierno: Rodrigo y la imagen de una monarquía imperfecta e indigna que se apoya en una caballería terrenal que sólo podrá desaparecer; una monarquía y una caballería ideales representada por Pelayo. Como en el ciclo artúrico, la lógica de la CS es la de una dialéctica entre el cielo, la tierra y el pecado35.

  • 36 Favila y Luz, los padres de Pelayo, decidieron abandonar a su hijo en un arca echado en un río: “Di (...)

15Pelayo, como Amadís de Gaula, fue abandonado en un río por sus padres36 pero, gracias a la protección de Dios, pudo escapar de su funesto destino. Por eso, Pelayo será, ante todo, un “caballero de Dios”:

  • 37 Ibid., p. 82-83.

Empero adelante diremos de don Pelayo, su fijo, como Dios mostró por él muy grandes milagros; e fue llamado en su vida el Cavallero de Dios por las muchas batallas que vencía, e porque él fue el comienço de aver esperança se començó a ganar la cuitada de España que estaba enagenada del su señorío37.

16Pelayo se define además por su virginidad:

  • 38 Ibid., p. 173. Si Rodrigo no sabe luchar contra sus pulsiones, Pelayo quiere seguir siendo virgen: (...)

El Infante don Pelayo había veinte e un años. E él aún no sabía qué era mujer por aquella manera que amor lo demandava, ca de otra guisa todo se le entendía. E la razón porque él lo fazía ansí era tan solamente por amor de Nuestro Señor38.

  • 39 Ibid., capítulos 91-103.
  • 40 Ibid., p. 329.

17Pelayo se distinguirá siempre por sus valores morales y sus aptitudes guerreras39. La elección de Pelayo como rey es el resultado de un acuerdo general: “E estas gentes ovieron por su acuerdo que alçasen rey al Infante don Pelayo. E alçáronlo por rey en la era de César como lo cuenta maestre Pedro…”40. Por fin, la presencia de Dios en los primeros combates de Pelayo y de sus hombres contra los moros es determinante, lo que prefigura la restauración de España:

  • 41 Ibid., p. 344-345.

Aquí fizo Dios un grand miraglo: que todas las armas que los moros e los christianos de su valía tiraban al Rey don Pelayo e a los suyos se tornavan a ellos mismos, e matávanlos todos que no quedaba ninguno41.

18Pelayo se diferencia pues, claramente, de Rodrigo, rey soberbio y pecador. Además, Pedro de Corral va a demostrar la superioridad del modelo monárquico y caballeresco promovido por Pelayo, subrayando las lagunas de la monarquía de Rodrigo y de su caballería, en particular de uno de sus hombres, Sacarus.

  • 42 Cuando Sacarus impide que Rodrigo mate o confisque los bienes de dos de sus enemigos, Almeric y Ran (...)
  • 43 “Así como Sacarus ovo en su poder el ducado andovo por todo él a lo ver él, e sus compañeros, e alg (...)
  • 44 Se trata del “paso honroso”, ibid., capítulo62.
  • 45 “E antes de quinze días fizieron las bodas amos a dos, e fueron muy honrados del Rey e de la Reina, (...)

19Toda la corte reconoce que Sacarus es un excelente consejer42 y señor43. El comportamiento de Sacarus es también ejemplar: se ofrece de campeón para recobrar la honra de la duquesa de Loreina44; hasta tiene su propia crónica, la Istoria de Sacarus45. Ahora bien, su mayor defecto es el siguiente: según Eleastras y Alanzuri, Sacarus es “el mejor caballero del mundo”:

  • 46 Ibid., p. 311. Negritas nuestras.

Éste es el mejor cavallero del mundo que no ay hombre de quantos a él van que le salvase la vida si hazer lo podiese […]. E por esto digo que él vale tanto de la una parte como todos los hombres que agora son de la otra46.

  • 47 Gloria ÁLVAREZ-HESSE, La Crónica Sarracina, Nueva York: Peter Lang, 1990, p. 175.
  • 48 Escribe J. M. CACHO BLECUA: “La antigua caballería, la de Amadís, es criticada por buscar el propio (...)

20Creo que, justamente, definirse así –caballero del mundo– y diferenciarse tan claramente de Pelayo –caballero de Dios–, es redhibitorio tanto para Sacarus como, más generalmente, para Rodrigo. Así, la valorización de la caballería moralizada y divina encarnada por Pelayo pasa sobre todo por la negación de la caballería terrenal y mundana de Rodrigo, representada por Sacarus. La CS no es pues únicamente un “libro de aventuras caballerescas con base histórica” como se ha podido escribir47. La presencia de lo caballeresco revela un funcionamiento, en realidad, mucho más complejo y un distanciamiento con la materia artúrica y el género caballeresco: más tarde, Garci Rodríguez de Montalvo hará exactamente lo mismo, subrayando la evolución del caballero mundano al caballero cristiano, representados por Amadís y su hijo Esplandián, en su versión de Amadís de Gaula y en la continuación que imaginó, Las Sergas de Esplandián48.

  • 49 Brice PARAIN(coord.), Histoire de la philosophie, París: Gallimard, 1999, t. 1, vol. 2, p. 1221.

21Con Pelayo y Sacarus se crea entonces otra dualidad: la oposición entre una caballería divina y otra mundana es significativa y contiene, como en la ficción artúrica, los gérmenes de la destrucción, esta vez no del reino de Arturo, sino de Rodrigo. Esa dualidad recuerda también los fundamentos de la interpretación agustiniana del mundo. Ya en De civitate dei, san Agustín había escrito que “Deux amours ont constitué deux cités: l’amour de Dieu jusqu’au mépris de soi, l’amour de soi jusqu’au mépris de Dieu49, lo que Ignacio de Loyola confirmará, más tarde:

  • 50 J. M. CACHO BLECUA, “Del gentilhombre mundano…”, p. 145-146.

como los mundanos que siguen al mundo, aman y buscan con tanta diligencia honores, fama y estimación de mucho nombre en la tierra, como el mundo les enseña; así los que van en spíritu y siguen de veras a Cristo, nuestro Señor, aman y desean intensamente todo el contrario50.

  • 51 Como en el ciclo artúrico: “Ses malheurs personnels, qui l’aveuglent, ne sont pas étrangers à ce re (...)

22Lo cierto es que, según Corral, la honra mundana constituye un obstáculo para dedicarse al servicio de Dios51.

  • 52 Alan DEYERMOND, “The Death and Rebirth of Visigothic Spain in the Estoria de España”, Revista canad (...)

23Corral, además, hace suyos los dos pilares de la concepción cristiana de la historia sobre los cuales se habían apoyado, en el siglo XIII, los colaboradores alfonsíes de la Estoria de España: la caída de Rodrigo es un flagellum dei y la elección de Pelayo, una translatio imperii. Como ya mostró Alan Deyermond, para contar el reinado de Rodrigo, los historiadores de Alfonso X se habían inspirado en la caída de Arturo, según la versión ofrecida por la Historia regum britaniae de Geoffrey de Monmouth52. Lo interesante es que Corral recurre de nuevo a la materia artúrica, simplemente por afición, queriendo promover el modelo de una caballería moralizada –con consecuencias político-ideológicas evidentes si pensamos en el contexto histórico de la CS–, o, por analogía con la obra de Alfonso X: no olvidemos que su libro pretende ser una crónica y que, justamente, carece de fuentes fiables. Así, suponer que la caída de Rodrigo pueda explicarse como la de Arturo, como habían supuesto los historiadores alfonsíes, le permite a Corral situarse dentro de la tradición historiográfica alfonsí e insistir, de esta manera, en el crédito y la veracidad de su propio libro.

24Volvamos a Rodrigo. Después de la batalla final perdida contra los moros, Rodrigo, según Eleastras, enterró en el barro sus atributos de monarca, en una curiosa ceremonia, que recuerda el momento en que Arturo, en La mort le roi Artu o La demanda del Santo Grial, después de la batalla de Salaberos, se separa de su espada y pide a Giflete que la arroje a un lago. Pero el ceremonial es patético y participa de la degradación de Rodrigo:

  • 53 CS, 1, p. 641-642. Sobre el particular, véase Joël H. GISWARD, “Le motif de l’épée jetée au lac”, i (...)

E el hermitaño según después publicó a Eleastras con juramento de sequestración fue tras él e viole quel caballo suyo por nombre llamado Orella, el qual iva llagado de muchas llagas, e la corona e las armas ricas a grand maravilla e sus çapatos de oro, e en ellos muchas ricas piedras, dexó todo en un tremadal cerca del río Guadalete. E en esta sazón los cubrió tinieblas de la noche53.

  • 54  Joaquín GONZÁLEZ MUELA(ed.),Libro del Caballero Zifar, Madrid: Castalia, 1990, p.273.

25Rodrigo, como Arturo, ha perdido entonces el emblema simbólico de su poder. Piénsese en lo que decía el caballero Zifar a sus hijos, sobre el particular: “El rey deve tener para castigar espada e cochiello natural, e el saçerdote espada o cuchiello espiritual”54.

26Dios, además, ha reservado una penitencia ejemplar a Rodrigo:

  • 55 CS, 2, p. 401.

Mandarás al Rey don Rodrigo que vaya a una fuente que está debaxo de su hermita, e fallará y una losa; e dile que la alçe e fallará debaxo della tres culuebras pequeñas, la una dellas con dos cabeças, e dile que tome aquella que tiene las dos cabeças e que la traiga e que la eche en un cántaro, e que la críe muy secretamente que ninguna persona del mundo no lo sepa sino él e tú; e téngala fasta que sea tan grande que faga tres vueltas dentro en el cántaro e que saque la cabeça fuera. E como fuere desta grandeza sáquela e métala en un luzillo que y está e él con ella desnudo; e atape bien el luzillo por que la culuebra no pueda salir. E desta guisa plaze a Dios que faga su penitencia el Rey don Rodrigo55.

  • 56 Citado en Philippe WALTER, “La fin du monde arthurien”, in:Claude THOMASSET y Michel ZINK (coord.),(...)

27Una serpiente matará a Rodrigo, como una serpiente provocó la destrucción del reino de Arturo. Éste había hecho un sueño premonitorio, en el ciclo francés, a propósito de su hijo Mordret: “Mordret tu ies li serpenz que je vis jadis eissir de mon ventre, qui ma terre ardoit et se prenoit a moi56.

28Rodrigo, soberano indigno –como Sacarus, “mejor caballero del mundo”– sólo puede morir. Sic transit gloria mundi

  • 57 Pasaje citado en J. M. CACHO BLECUA: “Del gentilhombre mundano...”, p. 138, nota 23: “Daños de much (...)

29El interés de Corral por el tema de la caída de Rodrigo no es anodino y nos deja quizá entrever cuáles fueron las verdaderas motivaciones del autor antes de emprender el relato de su CS, durante el reinado de Juan II. Recuérdese también el éxito de las historias troyanas en las centurias anteriores –como, por ejemplo, en la General Estoria o en las Sumas de Historia Troyana– que cuentan otra caída, la de Príamo esta vez. Para Corral, debía de ser importante hablar del reinado de Rodrigo, hacia 1430. La interpretación contextualizada de la CS, creo, se articula en torno a tres ejes. Ideológico: defensa de la monarquía y, más particularmente, de la autoridad del rey; religioso: valorización de la humildad del monarca, denunciación de la soberbia, promoción de una caballería divina y negación de una caballería mundana; histórico: es necesario acabar la guerra contra los moros porque, como ya decía Alfonso X en la Segunda Partida, “vencer a sus enemigos, es la mayor honra que ser puede”57.

  • 58 Dice Montalvo lo que bien hubiera podido afirmar Pedro de Corral: “[el primer libro] fue corregido (...)
  • 59 “[…] como en otros nuestros tienpos fizo un liviano e presuntuooso onbre llamado Pedro de Corral en (...)

30La obra de Corral es curiosa y singular. Es una crónica ejemplar y edificante que se sirve de motivos y figuras literarios pero en la cual la ficción se pone al servicio de la historiografía. Corral no inventa la historia de Rodrigo y Pelayo, la corrige más bien como Garci Rodríguez de Montalvo corregirá, a finales del siglo XV, la historia de Amadís58. Corral, sin embargo, no admite sus propias correcciones, lo que provocará la desaprobación de Fernán Pérez de Guzmán y su severidad: la CS no será sino una trufa o mentira paladina59.

  • 60Cy commence la grant ystoire de monseigneur Tristam, que missere Luces du Gail et missire Helys de (...)

31Corral se sirve también de un subterfugio muy conocido tanto en las crónicas como en las obras de ficción, presente en las narraciones troyanas y en el Tristan en prose francés: la afirmación de la verdad histórica de la crónica a través de dos historiadores o autores60. Sin embargo, la complementariedad de los dos historiadores de la CS, Eleastras y Alanzuri, no fue suficiente para convencer a los lectores más suspicaces, como Fernán Pérez de Guzmán. Dicha complementariedad, en efecto, debía ocultar la falta de informaciones fiables en la CS, sirviéndose Corral de una obra nunca mencionada –la Crónica del moro Rasis– y de fuentes inciertas. Dicho de otra manera: el autor de la CS intenta reunir dos géneros distintos e irreconciliables, la historia y la ficción. Si la dualidad del rey, característica de la tradición artúrica, explicaba la caída del monarca y la destrucción de su reino, la complementariedad de los dos historiadores, paradójicamente, fue sinónima de ostracismo para la CS. Sin embargo, la obra de Corral subraya tanto la importancia como la presencia de una historia literaturizada, por así decirlo, en la Edad Media.

Haut de page

Notes

1  Véase Fernando GÓMEZ REDONDO: Historia de la prosa medieval castellana, 4 t., Madrid: Cátedra, 1998-2007, 1, p. 98-100 (Anales navarro-aragoneses), p. 104-110 (Libro de las generaciones), p. 744-745 (General Estoria).

2 “Dize la Estoria del sancto Grayal et de rrey Artur que este Aurelius avia nombre Vter e el otro Padragon, e diz que […] Quien esto bien quesiere saber leya el Libro del Valadro de Merlim”. Diego CATALÁN y María Soledad DE ANDRÉS (ed.), Crónica de 1344, Madrid: Gredos, 1971, p. 277-278.

3 Véase F. GÓMEZ REDONDO, op. cit., 3, p. 2085-2087.

4 Pedro DE CORRAL, James Donald FOGELQUIST (ed.): Crónica del Rey don Rodrigo (Crónica Sarracina) (en adelante CS), 2t., Madrid: Castalia, 2001.

5 Véase nuestro estudio de próxima aparición, “Cuando se començaron a fablar entendiéronse e acompañáronse [...] e estonces acordaron amos en uno que escribiesen esta estoria. La práctica del consenso como operación historiográfica”, Actas del coloquio Pacto y Consenso (Universidad Complutense de Madrid, junio de 2012) a cargo de la Editorial Silex. Véase también Juan Manuel CACHO BLECUA, “Los historiadores de la Crónica Sarracina”, in:Rafael BELTRÁN LLAVADOR, José Luis CANET y Josep Lluís SIRERA(coord.), Historias y ficciones: coloquio sobre la literatura del siglo XV, València: Universitat, 1992, p. 37-55.

6 Leemos a propósito del condestable Álvaro de Luna: “Esto suplicó e pedió mucho por merced al Rey el Condestable porque se pagaba mucho de los caballeros de buen esfuerzo que trabajaban mucho por acrecentar sus honras en caballería” pasaje citado por F. GÓMEZ REDONDO, op. cit., 3, p. 3340.

7 “Todos los amores que ovieron Archiles,/ Paris e Troilos de las sus señores,/ Tristán, Lançarote, de las muy gentiles/ sus enamoradas e muy de valores,/ él e su mujer ayan mayores/ que los de Paris e los de Viana,/ e de Amadís e los de Oriana,/ e que los de Blancaflor e Flores”, Brian DUTTON y Joaquín GONZÁLEZ CUENCA (ed.): Cancionero de Baena, Madrid: Visor, 1993, p. 261.

8 Paul ZUMTHOR, “Les traditions poétiques” in: Bruno ROY y P. ZUMTHOR (coord.), Jeux de mémoire. Aspects de la mnémotechnie médiévale, Montréal: Les presses de l’Université de Montréal, 1985, p. 11-21, p. 11.

9 Fernando DEL PULGAR, Jesús DOMÍNGUEZ BORDONA (ed.): Letras, Glosa a las coplas de Mingo Revulgo, Madrid: Espasa Calpe, 1958, p. 88.

10 Sobre el particular, léanse: Sylvia ROUBAUD, “Les deux visages du roi. Variations sur le thème du pouvoir monarchique dans les romans de chevalerie”, in:Jean-Pierre ETIENVRE (coord.), Littérature et Politique en Espagne aux Siècles d’Or, París: Klincksieck, 1998, p. 199-208; Dominique BOUTET, “Arthur et son mythe dans la Mort le roi Artu: visions psychologique, politique et théologique”, in:Jean DUFOURNET (coord.): La mort du roi Arthur ou le crépuscule de la chevalerie, París: Honoré Champion, 1994, p. 45-65; Id., “Carrefours idéologiques de la royauté arthurienne”, in:Emmanuèle BAUMGARTNER(coord.): La mort le roi Artu, París: Klinksieck, 1994, p. 125-142; Elspeth Mary KENNEDY, “King Arthur in The First Part of The Prose Lancelot”, in: Frederick WHITEHEAD, Armel Hugues DIVERRES, Frank Edmund SUTCLIFFE (coord.), Medieval Miscellany presented to Eugène Vinaver, Manchester-Nueva York: Manchester University Press, Barnes and Noble New York, 1965, p. 186-195.

11 José Ramón TRUJILLO, Demanda del Santo Grial. Guía de lectura, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2006, p. 48. J. R. TRUJILLO añade que “el refundidor castellano introduce algunas modificaciones significativas en la personalidad de varios personajes de la Demanda con respecto a los textos franceses y gallego-portugueses” sin modificar profundamente la de Arturo: “se muestran como rasgos distintivos, su dolor sincero por la pérdida de sus hombres y familiares en trágicas amplificaciones de sus plantos, el que no sea el padre incestuoso de Morderec, sino sólo su tío, y que además no muera matándolo, sino que sea Bleoberís quien le corte la cabeza al sobrino traidor”, ibid., p. 49.

12 “¡O, Aldaret, maldita sea la ora que yo tomé tu consejo, que yo seré denostado por todo el mundo, por la muerte de don Tristán”, María Luzdivina CUESTA TORRE (ed.), Tristán de Leonís, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 1999, p. 175.

13 Roger Sherman LOOMIS, Arthurian tradition and Chrétien de Troyes, Nueva York: New York Columbia University Press, 1949, p. 200.

14 “Plogo me otrosí oír muchas vegadas/ libros de devaneos, de mentiras provadas,/ Amadís, Lançalote, e burlas asacadas,/ en que perdí mi tiempo a muy malas jornadas”, Pero LÓPEZ DE AYALA, Kenneth ADAMS (ed.), Libro Rimado de Palacio, Madrid: Cátedra, 1993, copla 163, p. 164. Piénsese en lo que dirá, más tarde, Ignacio de Loyola: “Durante su convalecencia, “porque era muy dado a leer libros mundanos y falsos, que suelen llamar de caballerías, sintiéndose bueno, pidió que le diesen algunos dellos para pasar el tiempo”, citado por J.M. CACHO BLECUA, “Del gentilhombre mundano al caballero “a lo divino”: los ideales caballerescos de Ignacio de Loyola”, in:Juan PLAZAOLA (coord.), Ignacio de Loyola y su tiempo, Bilbao: Mensajero-Universidad de Deusto, 1992, p. 129-159, p. 144. Tampoco olvidemos que Ayala introdujo en la Crónica del rey don Pedro una profecía merliniana atribuida al moro Benahatín. Véase sobre el particular S. ROUBAUD, “La prophétie merlinienne en Espagne: des rois de Grande-Bretagne aux rois de Castille”, in:Augustin REDONDO (coord.), La prophétie comme arme de guerre des pouvoirs (XVe-XVIIe siècles), París: Presses de la Sorbonne Nouvelle, 2000, p.159-173.

15 BOCCACIO, Caída de prinçipes (Sevilla, 1495), Madison: HSMS, transcripción de Eric NAYLOR.

16 Ibidem. Negritas nuestras.

17 Josep PUJOL, “El Escipió e Anibal de Antoni Casals y la traducción romance de las tragedias de Séneca en la Crónica Sarracina de Pedro del Corral”, Boletín de la Real Academia Española, 82, 2002, p. 275-307, p. 281.

18 “En el Libro Primero de los fechos del Rey don Rodrigo fallaredes…”, CS, 2, p. 82.

19 Israel BURSHATIN, “Narratives of Reconquest: Rodrigo, Pelayo, and the Saints”, in:Jane ELLEN(coord.), Saints and their authors: studies in medieval hispanic hagiography in honor of John K. Walsh, Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1990, p. 13-26.

20 Véase sobre el particular el artículo de J. M. CACHO BLECUA, “Estructura y difusión de Roberto el Diablo”, in:Yves René FONQUERNE y Aurora EGIDO(coord.), Formas breves del relato (Coloquio, Febrero de 1985), Zaragoza: Casa de Velázquez-Universidad de Zaragoza, 1986, p. 35-55.

21 F. ALCHALABI: “Cuando se començaron a fablar….

22 CS, 2, p. 406. Negritas nuestras.

23 Daniel POIRION(ed.): Le Livre du Graal, París: Gallimard (Bibliothèque de la Pléiade), 2009, p.1580.

24 CS, 1, p. 94-95.

25 “E luego los arçobispos le tomaron sacramento en un libro misal conjurándolo que él guardase bien e derechamente los Reinos de España [...] e que al tiempo que los fijos del Rey Acosta fuesen de hedad que cada uno dellos podiese mantener reino, e que él por su otorgamiento daría el señorío e la corona de los Reinos a aquel que ellos mandarían e ternían por bien, y éste sería el Infante don Sancho, a quien venía de derecho, e que desto fiziese omenaje allende del sacramento que le tomavan, e que mandase y que apremiase que lo fiziesen así todos los de España”, CS, 1, p. 96.

26  Ibid., p. 251.

27 Ibid., p. 185.

28 Ibid., p. 177.

29 “Quando este paño fuere estendido e parescieren estas figuras hombres que andarán así armados conquirirán a España e serán della señores”, ibid., p. 180.

30 Ibid., p.180.

31 Ibid., capítulos 31-44.

32 CS, 2, p. 406, nota 362. Negritas nuestras.

33 Caídas… Negritas nuestras.

34 Véase sobre el particular el artículo muy interesante de Madeleine PARDO, “Pelayo et la fille du marchand : réflexions sur la Crónica Sarracina”, in:M. PARDO, L’historien et ses personnages. Études sur l’historiographie espagnole médiévale, Lyon: ENS éditions, Annexes des Cahiers d’Etudes Hispaniques Médiévales, 2006, vol.17, p.61-113.

35La logique du cycle est celle d’une dialectique entre le ciel, la terre et le péché : Mordret lui-même est le fruit d’un adultère doublé d’un inceste : Arthur l’avait engendré lors d’une nuit d’égarement passée avec la femme du roi Loth d’Orcanie, en qui il n’avait pas reconnu l’une de ses sœurs. La question du péché, et singulièrement du péché sexuel, est donc au centre de la réflexion que ces auteurs mènent sur la vie et la mort des sociétés humaines, et Arthur en est, en tant que roi et en tant qu’homme, le barycentre […]. Cela entraîne une recomposition complète du personnage royal autour de quelques paradoxes noués par les « jeux de la Fortune »”, D. BOUTET, “Arthur et son mythe…”, p. 45.

36 Favila y Luz, los padres de Pelayo, decidieron abandonar a su hijo en un arca echado en un río: “Dize la historia que así como el arca con el niño Pelayo fue echada en el río, que segund el salvamiento que Dios fue aquel que lo guió; e andovo tanto por el río que llegó cerca del Alcántara quanto media legua así a hora de tercia”, CS, 2, p. 113.

37 Ibid., p. 82-83.

38 Ibid., p. 173. Si Rodrigo no sabe luchar contra sus pulsiones, Pelayo quiere seguir siendo virgen: “E aquí llegó el moço que traía la moneda, e como vido lo quel Infante avía fecho no lo podía creer, e dezía que éste no era sino cavallero de Dios que tales cosas fiziera. E sin dubda si el Infante requeriera a la doncella hija del mercador de amores no le dixiera de ‘no’, mas a él nunca le vino a la voluntad tan solamente para lo pensar, maguera que era ella una de las fermosas doncellas que él avía visto; e si ella lo podiera fazer bien lo requiriera a él”, ibid., p. 180. La virginidad de Pelayo es también contagiosa: “E por razón deste anillo que el Infante tomó desta doncella jamás nunca ella quiso casar, ni nunca amó a ombre del mundo sino al Infante don Pelayo, e por ocasión destos amores murió ella virgen”, ibid., p. 187.

39 Ibid., capítulos 91-103.

40 Ibid., p. 329.

41 Ibid., p. 344-345.

42 Cuando Sacarus impide que Rodrigo mate o confisque los bienes de dos de sus enemigos, Almeric y Randalus, Corral afirma: “E todos los otros que ende estaban ovieron por buen consejo éste e afirmaron en él e dieron así fin a su consejo”, CS, 1, p. 162.

43 “Así como Sacarus ovo en su poder el ducado andovo por todo él a lo ver él, e sus compañeros, e algunas de las gentes suyas, e a los otros mandó que estoviesen en algunos lugares; e mucho eran contentos con él todos los de la tierra”, ibid., p. 420.

44 Se trata del “paso honroso”, ibid., capítulo62.

45 “E antes de quinze días fizieron las bodas amos a dos, e fueron muy honrados del Rey e de la Reina, e de todos los de la corte, e fiziéronse ende muchas justas, e muchos torneos, las quales fallaredes en la Istoria de Sacarus por menudo”, ibid., p. 389. Negritas nuestras.

46 Ibid., p. 311. Negritas nuestras.

47 Gloria ÁLVAREZ-HESSE, La Crónica Sarracina, Nueva York: Peter Lang, 1990, p. 175.

48 Escribe J. M. CACHO BLECUA: “La antigua caballería, la de Amadís, es criticada por buscar el propio engrandecimiento, frente a la nueva orientación que busca la derrota del infiel, explicada por la educación cristiana del joven”, en “Del gentilhombre mundano...”, p. 147. Léanse Samuel GILI GAYA, “Las Sergas de Esplandián como crítica de la caballería bretona”, Boletín de la Biblioteca Menéndez y Pelayo, 23, 1947, p. 103-111 y María Rosa LIDA DE MALKIEL, La idea de la fama en la Edad Media castellana, México: Fondo de Cultura Económica, 1952, p. 159-294.

49 Brice PARAIN(coord.), Histoire de la philosophie, París: Gallimard, 1999, t. 1, vol. 2, p. 1221.

50 J. M. CACHO BLECUA, “Del gentilhombre mundano…”, p. 145-146.

51 Como en el ciclo artúrico: “Ses malheurs personnels, qui l’aveuglent, ne sont pas étrangers à ce retournement, mais c’est un fait qu’aucune des ses initiatives ne produit d’effet positif : le hasard se retourne toujours contre lui, sans qu’il en comprenne jamais la raison. Chez Arthur, c’est la perception même du monde qui est troublée, obscurcie, au point qu’il est incapable de sentir, voire de pressentir, que son rapport avec Dieu a changé, qu’il ne mérite plus la présence de Dieu que lui assuraient naguère encore ses vertus de charités, de miséricorde, de sens de la concorde”, enD. BOUTET, “Arthur et son mythe…”, p. 57-58. En Amadís de Gaula, Oriana se quejará de la actitud similar de Lisuarte, su padre, y escribe a su madre para que él “haya mancilla e compasión de mí, dando lugar al servicio de Dios que a la gloria e honra perecedera del mundo”, citado en M. R. LIDA DE MALKIEL, La idea de la fama…, p.264-265.

52 Alan DEYERMOND, “The Death and Rebirth of Visigothic Spain in the Estoria de España”, Revista canadiense de estudios hispánicos, volumen 9 (3), 1985, p. 345-367.

53 CS, 1, p. 641-642. Sobre el particular, véase Joël H. GISWARD, “Le motif de l’épée jetée au lac”, in: E. BAUMGARTNER (coord.), La mort le roi Artu…, p. 57-75. Compárese con la versión francesa del episodio: “Quand Girflet voit qu’il faut s’exécuter, il retourne vers l’épée, il la prend et se lamente en la regardant. Il dit en pleurant : « Ah, épée plus belle et meilleure que toute autre, quel dommage que vous ne tombiez pas entre les mains d’un vaillant homme! ». Puis il la lance dans le lac, au plus profond qu’il peut ; aussitôt qu’elle approcha de l’eau, il vit une main sortir du lac et un bras apparaître jusqu’au coude, mais il ne vit rien du corps auquel la main appartenait. Celle-ci attrapa l’épée par la garde et se mit à la brandir à trois reprises vers le ciel. Quand Girflet eut vu nettement ce geste, la main replongea dans l’eau avec l’épée, et il attendit longtemps pour voir si elle apparaîtrait encore. Voyant qu’il attendait en vain, il s’éloigna du lac et revint vers le roi. Il lui assura qu’il avait exécuté son ordre et lui raconta ce qu’il avait vu. « Ma foi, fit le roi, c’est bien ce que je pensais, ma fin est très proche. » Il entra dans une méditation qui lui fit venir les larmes aux yeux ; et quand il eut longtemps médité, il déclara à Girflet : « Il vous faut partir et me quitter ; de votre vivant, vous ne me verrez plus jamais. »”, La mort du roi Arthur, inD. POIRION (ed.),Le Livre du Graal, p.1468-1469.

54  Joaquín GONZÁLEZ MUELA(ed.),Libro del Caballero Zifar, Madrid: Castalia, 1990, p.273.

55 CS, 2, p. 401.

56 Citado en Philippe WALTER, “La fin du monde arthurien”, in:Claude THOMASSET y Michel ZINK (coord.), Apogée et déclin, París: Presses de l’Université de Paris-Sorbonne, 1993, p. 155-168, p. 164. Negritas nuestras.

57 Pasaje citado en J. M. CACHO BLECUA: “Del gentilhombre mundano...”, p. 138, nota 23: “Daños de muchas maneras vienen a los omes por la grand cobdicia, e mayormente a los que andan en guerras. Ca estos, si della non se saben guardar, caen en muerte o en deshonrra, o en perdimiento de lo que han, e a la vezes en todo. E sin el daño que les ende viene, fincan por ende muy deshonrrados, por que lo resciben mostrándose por viles, queriendo antes ganar otras riquezas del mundo que vencer a sus enemigos, que es la mayor honra que ser puede”.

58 Dice Montalvo lo que bien hubiera podido afirmar Pedro de Corral: “[el primer libro] fue corregido y enmendado por el honrado y virtuoso caballero Garci-Rodríguez de Montalvo, regidor de la noble villa de Medina del Campo, y corregióle de los antiguos originales que estaban corruptos y mal compuestos en antiguo estilo, por falta de los diferentes y malos escriptores, quitando muchas palabras superfluas y poniendo otras de más polido y elegante estilo tocantes a la caballería y actos della”, Garci RODRÍGUEZ DE MONTALVO, J. M. CACHO BLECUA (ed.), Amadís de Gaula, 2 t., Madrid: Cátedra, 2004, 1, p. 225.

59 “[…] como en otros nuestros tienpos fizo un liviano e presuntuooso onbre llamado Pedro de Corral en una que se llamó Corónica Sarrazina, otros la llamavan del Rey Rodrigo, que más propiamente se puede llamar trufa o mentira paladina. Por lo qual, si al presente tienpo se platicase en Castilla aquel muy notable e útil ofiçio que en el tienpo antiguo que Roma usava de grant poliçía e çivilidad, el qual se llamava çensoria, que avía poder de esaminare corrigir las costunbres de los çibdadanos, él fuera bien digno de áspero castigo”, Fernán PÉREZ DE GUZMÁN, Robert Brian TATE (ed.), Generaciones y semblanzas, Londres: Tamesis Books Limited, 1965, p.1.

60Cy commence la grant ystoire de monseigneur Tristam, que missere Luces du Gail et missire Helys de Buron translaterent de latin en romanz, por ce que ils veoient qe nus n’entreprenoit a translater si haute ystoire”, citado en S. ROUBAUD, Le roman de chevalerie en Espagne. Entre Arthur et Don Quichotte, París: Honoré Champion, 2000, p. 139.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Frédéric Alchalabi, « Memoria histórica y memoria literaria en la historiografía castellana del siglo XV: el ejemplo de la Crónica Sarracina de Pedro de Corral », e-Spania [En ligne], 16 | décembre 2013, mis en ligne le 19 décembre 2013, consulté le 23 novembre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/22621 ; DOI : 10.4000/e-spania.22621

Haut de page

Auteur

Frédéric Alchalabi

Université de Nantes, CLEA (SEMH Sorbonne, EA 4083), AILP (CNRS, GDRE 671)

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org