Navigation – Plan du site
La Chronica Adefonsi imperatoris y la Historia Roderici: dos crónicas particulares del ‎siglo XII‎

El discutido influjo de la Historia Roderici en el Cantar de mio Cid

Salvatore Luongo

Résumés

L’hypothèse d’un rapport entre le Cantar de mio Cid et l’Historia Roderici a soulevé, comme on sait, une querelle vive et encore irrésolue. Cette étude se propose de revisiter la question en soumettant à un nouvel examen deux passages de la biographie poétique de Rodrigo Díaz pour lesquels l’utilisation de sa biographie historiographique a été soupçonnée: le récit du conflit avec le comte Barcelonais Ramón Berenguer et celui de la victoire du Campeador sur le roi du Maroc Yūsuf. L’analyse révèle une série de corrélations à plusieurs niveaux (d’organisation structurelle, de contenu, d’unités conceptuelles mineures, phraséologique, verbal) qui semblerait confirmer un contact direct entre les deux textes.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Tal falta de adecuación [a la secuencia cronológica de la verdadera biografía cidiana] nos ilustra singularmente sobre el origen y los fines del poema, en tanto nos autoriza, por ejemplo, a negar con rotundidad que el juglar hubiera manejado la Historia Roderici. Este o aquel detalle en última instancia procedente de ella sí pudo quizá llegarle por vía indirecta, pero el conjunto de la obra no lo conoció de ninguna de las maneras.

[...] de hecho, hay notables coincidencias entre [la] H[istoria]R[oderici] y el Cantar, sobre todo en la parte relativa al dominio del Levante hispánico, desde la batalla de Tévar hasta la librada contra Yúcef, con detalles que revelan un casi indudable conocimiento de la biografía latina por parte del poeta.

  • 1 Irene Zaderenko, “La Historia Roderici y el Poema de mio Cid”, in: Ead., Problemas de autoría, de e (...)
  • 2 Alberto Montaner (ed.), Cantar de Mio Cid, con un ensayo de Francisco Rico, Madrid: Real Academia E (...)
  • 3 Ramón Menéndez Pidal, La España del Cid [1.a ed. 1929], 7.a ed. rev., 2 vols., Madrid: Espasa-Calpe (...)
  • 4 Jules Horrent,Historia y poesía en torno al Cantar del Cid, Barcelona: Ariel, 1973, p. 36-37.
  • 5 Louis Chalon, L’histoire et l’épopée Castillane du Moyen Âge, Paris: Honoré Champion, 1976, p. 177- (...)
  • 6 Peter E. Russell, “El Poema de mio Cid como documento de información caminera”, in: Id., Temas de L (...)
  • 7 Colin C. Smith, La creación del Poema de mio Cid (1983), Barcelona: Crítica, 1985, p. 185-193 (cita (...)
  • 8 Irene Zaderenko, “Comparación de la Historia Roderici con el segundo cantar del Poema de mio Cid”, (...)

2De manera ejemplar, como ha observado Irene Zaderenko1, las posiciones asumidas por la crítica con respecto a la supuesta relación entre la biografía latina y el Cantar de mio Cid se contraponen y suceden en el mismo documento, el estudio preliminar de Francisco Rico y el prólogo de Alberto Montaner a su ya consagrada edición del poema2. El primero sigue los pasos de Ramón Menéndez Pidal3 ‒dispuesto a admitir como máximo la existencia de una fuente común, un canto noticiero en latín o en romance vulgar al que los dos habrían recurrido‒ y, entre otros, de Jules Horrent4 y Louis Chalon5, que aunque reconocían la exactitud de la información que poseía el poeta con referencia a las relaciones entre Rodrigo Díaz y el conde de Barcelona, no encontraban suficientes analogías para establecer un nexo con la Historia. El segundo, por el contrario, sigue las huellas de Peter Russell6, pionero en conjeturar, en relación con el conjunto de las operaciones bélicas en el valle del Jiloca, que el poema había empleado una fuente histórica “cuya forma sería muy parecida a la de la Gesta Roderici”; de Colin Smith7, según el cual el anónimo poeta habría obtenido de la biografía “un tesoro de materiales” para componer los episodios del destierro, del enfrentamiento con el conde de Barcelona y de la campaña de Valencia, y de la misma Zaderenko8, que relaciona con el conjunto cronístico buena parte de los elementos alrededor de los cuales se organiza el segundo cantar. Una polarización que confirma una vez más la dificultad de confirmar o desmentir la reutilización de un texto en otro texto, especialmente cuando los términos de comparación pertenecen a una tradición, como la medieval, caracterizada por una interdiscursividad tan intensa y difundida, que imprime un carácter más aleatorio al valor probativo de correspondencias o analogías. Una dificultad que en este caso en concreto parece complicarse todavía más, es inútil ocultarlo, debido a las inevitables implicaciones que conllevan la afirmación o la negación de una influencia directa de la Historia en el Cantar en la tan debatida cuestión sobre la “génesis” de este último.

  • 9 Cesare Segre, “Intertestuale-interdiscorsivo. Appunti per una fenomenologia delle fonti”, in: Costa (...)
  • 10 Julia Kristeva, Semiotiché. Ricerche per una semanalisi, Milano: Feltrinelli, 1978, concretamente p (...)

3Intentaré no obstante aventurarme yo también en esta empresa, haciendo referencia, desde el punto de vista metodológico, a los célebres Appunti sobre la intertextualidad de Cesare Segre9, que permiten plantear el problema de las fuentes de una manera nueva y más rigurosa con respecto a la tradicional Quellenforschung. Como se recordará, después de haber desambiguado el término introducido en el lenguaje crítico por Julia Kristeva10, haciendo una oportuna distinción entre las relaciones entre textos, es decir la intertextualidad, y las relaciones entre enunciados o discursos, con referencia a los primeros, Segre observa que en la cultura los textos pueden presentarse: a) “come testi ufficiali”; b) “scomposti in materiali antropologici tematizzati”, es decir como unidades de contenido; c) “scomposti in parole e sintagmi”. Teniendo en cuenta esta “doble naturaleza” de los textos, lingüística y semiótica, el estudioso italiano considera que “tra gli strumenti euristici con cui constatare eventuali rapporti diretti” hay que reservarle un lugar privilegiado a lo que él llama “vischiosità”. Vale la pena citar todo el fragmento:

L’influsso costituito da una sola parola o sintagma è certo frequentissimo, ma difficilmente dimostrabile: non si può mai escludere che l’accoglimento di una parola o di un sintagma derivi dalla natura dialogica del testo. Via via invece che le coincidenze verbali toccano più ampi segmenti discorsivi, o, meglio ancora, che le coincidenze tematiche corrispondono a riprese verbali, incomincia a rivelarsi alla nostra osservazione qualche frammento della complessità linguistico-semiotica del testo imitato o citato o comunque ricordato. Se una derivazione si verifica da testo a testo, e non partendo da materiali già registrati e assimilati dalla cultura, occorre appunto che si conservino elementi del testo in quanto struttura linguistico-semiotica.

4Para poder concluir que dos textos o dos fragmentos de los mismos tienen una relación de fuente o es posible que la tengan, es necesario por lo tanto verificar la presencia de correlaciones continuadas y evidentes en todos los niveles: de organización estructural, de contenido, de unidades conceptuales menores, fraseológico, verbal.

La batalla de Tévar

  • 11 Últimamente, mediante una comparación minuciosa de los dos textos, por Alberto Montaner, “La batall (...)

5Moviéndonos desde esta perspectiva sometemos a examen otra vez el primero de los pasajes de la biografía poética de Rodrigo, a partir del cual se ha sospechado11 el uso de su biografía historiográfica. La relación del conflicto con Ramón Berenguer que ofrece esta última, que incluye los párrafos 37-42, se divide en cinco secuencias principales:

6H I) El Cid empieza las operaciones militares en la taifa de Lérida, protectorado del conde barcelonés, que reacciona avanzando contra él. Más en concreto:

  • H Ia) El rey al-Munḏir es avisado de las actividades del Campeador en los territorios de su reino

  • H Ib) e intenta establecer alrededor de Berenguer Ramón II una amplia coalición que se extienda a Sancho Ramírez de Aragón y a Armengol, conde de Urgel, que responden sin embargo con una negativa;

  • H Ic) mientras tanto el Campeador abandona Burriana, donde se había establecido, y se dirige hacia la zona montañosa de Morella;

  • H Id) una vez establecido un pacto con al-Munḏir, previo pago de ingentes tributos, Berenguer sale de Barcelona con un potente ejército y llega a Albarracín, en la provincia de Calamocha;

  • H Ie) el conde, escoltado por pocos hombres, se dirige a Daroca, donde encuentra al rey de Zaragoza al-Musta‘īn, sobrino de al-Munḏir, se asegura su apoyo y juntos se dirigen a Orón para pedir, aunque en vano, el apoyo de Alfonso VI de Castilla;

  • H If) don Ramón vuelve a Calamocha con nuevas y grandes fuerzas, que se suman a las que ya se habían reunido;

    • 12 Como ya sugirió Ramón Menéndez Pidal (ed.), Cantar de Mio Cid. Texto, gramática y vocabulario [1.a (...)

    H Ig) al-Musta‘īn retira su apoyo y advierte a Rodrigo, que se ha atrincherado en Iber (probable error con referencia a Tibar(us) o Tiber(us), forma latina equivalente a la romance Tévar)12, del peligro que le amenaza;

  • H Ih) respuesta del Campeador, el cual manifiesta su agradecimiento hacia a al-Musta‘īn y su desprecio por el conde de Barcelona;  

  • H Ii) el ejército catalán-leridano, capitaneado por don Ramón, se pone en marcha en busca del Cid.

7H II) Intercambio de mensajes entre Rodrigo y Berenguer, a su vez divisible en:

  • H IIa) réplica del conde a la provocativa respuesta enviada por el Cid a al-Musta‘īn;

  • H IIb) contrarréplica del Campeador.

8H III) Enfrentamiento armado llevado a cabo en las siguientes fases:

  • H IIIa) enfurecido, don Ramón se consulta con sus capitanes y, aprovechando la oscuridad de la noche, envía una parte del ejército a ocupar la montaña que domina el campamento de Rodrigo;

  • H IIIb) al alba del día siguiente, el conde ordena el ataque;

  • H IIIc) el Cid ordena a los suyos que carguen armas, les instiga contra el enemigo

  • H IIId) y manda el contrataque;

  • H IIIe) el héroe cae del caballo y queda herido,

  • H IIIf) pero los castellanos siguen luchando hasta hacerse con la victoria;

  • H IIIg) los prisioneros ascienden casi hasta cinco mil, entre los que se encuentran el mismo conde y sus lugartenientes;   

  • H IIIh) saqueo del campo catalán, que resulta en un botín extraordinario.

9H IV) Prisión y liberación de Berenguer Ramón, divisible en las siguientes fases:

  • H IVa) el conde se presenta ante el Cid y le pide clemencia,

  • H IVb) el héroe no le recibe con indulgencia, pero ordena que se le prepare un abundante banquete

  • H IVc) y a continuación le concede el retorno a sus tierras;

  • H IVd) pocos días más tarde y una vez recuperado de la caída, el Campeador acuerda la liberación del conde y de los demás magnates catalanes a cambio de cuantiosos rescates;

  • H IVe) las dificultades de muchos de los prisioneros en pagar el precio de la liberación inducen a la compasión de Rodrigo, que, condonándoselo, les deja marchar.

10H V) Los dos adversarios sellan la paz:

  • H Va) Rodrigo se traslada en primer lugar a Sacarca y después a Daroca, donde permanece durante un largo periodo de tiempo aquejado de una grave enfermedad;

  • H Vb) envía mensajeros al rey de Zaragoza, con quien se encuentra Berenguer Ramón, que le traslada una oferta de alianza;

  • H Vc) en un primer momento el Campeador la rechaza; después, aconsejado por los suyos, acepta;

  • H Vd) el conde sale de Zaragoza y llega al campamento del Cid, donde firma un pacto con el que pone bajo la protección de su antiguo adversario parte de las tierras moras sobre las que ejercía su jurisdicción;

  • H Ve) los dos nuevos aliados se dirigen entonces hacia la costa mediterránea y, mientras don Ramón, una vez atravesado el Ebro, vuelve a Barcelona, Rodrigo establece su campamento en Burriana.

11Vamos a examinar ahora la historia según el Cantar. El episodio presenta la siguiente estructura:

12C I) El Cid invade territorios tributarios del conde de Barcelona, provocando su respuesta:

  • C Ia) una vez asentado en primer lugar en la colina de San Esteban y después en la pineda de Tévar, Rodrigo saquea y somete al pago de tributos una gran área de la taifa leridana (= H Ia);

  • C Ib) las noticias de las acciones del Cid llegan a oídos del conde de Barcelona, que se considera ultrajado (= H Ib);

  • C Ic) con jactancia, don Ramón reta a Rodrigo (= H IIa);

  • C Id) reúne entonces un potente ejército y marcha en dirección a Tévar (= H Id, f, i).

13C II) Provocaciones mutuas entre el héroe y don Ramón:

  • C IIa) una vez recibido el amenazador mensaje del conde, el Campeador lo rebate (= H Ih, IIb),

  • C IIb) respuesta arrogante de Berenguer (= H IIa).

14C III) Batalla campal:

  • C IIIa) el Cid exhorta y manda armar a sus tropas (= H IIIc);

  • C IIIb) una vez avistado el enemigo, que se acerca al campamento (= H IIIa, IIIb),

  • C IIIc) ordena el contrataque (= H IIId);

  • C IIId) combate y victoria de Rodrigo y de los suyos (= H IIIf);

  • C IIIe) captura del conde y de otros enemigos (= H IIIg)

  • C IIIf) y conquista de un rico botín (= H IIIh).

15C IV) Detención del conde y liberación del mismo:

  • C IVa) Ramón Berenguer es conducido ante el Cid (= H IVa);

  • C IVb) se prepara un suntuoso banquete (= H IVb),

  • C IVc) pero el conde se niega a comer con orgullo;

  • C IVd) ayuna durante tres días,

  • C IVe) después, sin dignidad alguna, cede ante la promesa de libertad (= H IVc, IVd);

  • C IVf) Rodrigo le acompaña hasta el límite del campamento y lo despide con sorna (= H IVe);

  • C IVg) el conde se aleja girándose continuamente, temeroso de que el Cid cambie de idea.

  • 13 A. Montaner, “La batalla de Tévar...”, p. 368.
  • 14 Que cito de Emma FALQUE (ed.), Historia Roderici vel Gesta Roderici Campidocti, in: Emma FALQUE, Ju (...)

16El Cantar sigue por lo tanto el mismo esquema que la Historia, con la que comparte también la relación interna entre las partes, que asigna, según ha observado Alberto Montaner13, una extensión limitada a la crónica de la batalla y un desarrollo predominante a sus antecedentes y a sus consecuencias, pero a su vez muestra una serie de diferencias evidentes. En la primera secuencia el poema concentra su atención en los dos antagonistas (ninguna alusión a otros actores) y opone la pericia militar del héroe a la vanagloriosa arrogancia de don Ramón (“El conde es muy follón e dixo una vanidat”, v. 960), jactancia a la cual, es conveniente recordar, hace referencia explíta la “epistola” de Rodrigo al conde reproducida en la crónica14:

Si autem ad me uenire recusaueris mecumque pugnare ausus non fueris, mittam litteras meas ad dominum regem Aldefonsum et nuntios mittam ad Almuzahen. Dicam eis quia quicquid promisisti et supplendum te iactasti et uentilasti, pauore meo perterritus adimplere nequisti. [...] Te autem superfluis iactando uerbis me iam uictum aut captum aut mortuum in manu tua necnon ducere retulisti. Hoc autem in manu Dei est, et non in tua (39. 38-42, 49-52).

  • 15 Véanse a este respecto por lo menos Thomas Montgomery, “The Cid and the Count of Barcelona”, Hispan (...)
  • 16 Como se subraya, entre otros, en Charles V. Aubrun, “Le Poema de Mio Cid, alors et á jamais”, Philo (...)
  • 17 Ya lo había observado C. C. Smith, La creación..., p. 189.

17De ahí la presuntuosa intimidación del conde, que ocupa el lugar del responsum del Cid al rey al-Musta‘īn (H Ih > C Ic) y desata el intercambio de mensajes entre los dos, materia, tanto en la biografía como en el Cantar, de la segunda unidad narrativa. La tercera secuencia no contempla en cambio la doble fase en la que en la Historia se desarrolla la ofensiva de los catalanes (H IIIa y b), fundiéndolas en una sola acción, ni tampoco la violenta y en el fondo poco heroica caída de caballo del Campeador. Por el contrario, el cuarto segmento está caracterizado por el desarrollo en clave cómica de todos sus constituyentes. El señor de Barcelona es sometido a una feroz burla, que alcanza el culmen con el intercambio de frases con el héroe en la escena del banquete y en el momento de la liberación. La razón de la sanción cómica, que confirma, exaltándola, la orientación ideológica anticatalanista de la Historia, resulta clara: el poeta pretende comparar a don Ramón, representante de la aristocracia cortesana y de una concepción inmovilista del poder, basada en privilegios hereditarios, con el héroe, un infanzón que, exiliado a causa de una conjura de palacio, gracias a un valor superior propio sabe aprovechar las oportunidades que le ofrece la “frontera”15. Tampoco resulta ajena a la censura una cierta xenofobia16: el retrato del conde reproduce el estereotipo del caballero “franco”, arrogante, privado de sentido del honor alguno y amanerado; piénsese en su vestimenta y en la de los suyos, elegante pero inadecuada para el combate, o en la petición del agua para las manos antes de sentarse a la mesa, a pesar del hambre. Pero tampoco este último es un aspecto inédito: en la Historia, en un pasaje de la misma misiva citada más arriba, Rodrigo le echa en cara precisamene a don Ramón, además de la altanería, la afectación17:

Propter huiusmodi conuitia tali derisione mihi illata, te et tuos derisi et derridebo, et uestris uxoribus propter uestras femineas uires uos coequiparaui et assimilaui (39. 21-24),

acusación de la que el conde a su vez se había quejado en el mensaje que le había enviado al Campeador para retarle:

Aliam quoque deteriorem iniuriam et derisionem nobis fecisti, qua nostris uxoribus nos assimilasti (38. 13-14).

18Por último, se omite completamente el post-epílogo, en el que la Historia informa sobre la definitiva reconciliación entre los dos rivales, que confirma formalmente el dominio de Rodrigo sobre la región de Denia (H V).

  • 18 Laurent Jenny, “La stratégie de la forme”, Poétique, 27, 1976, p. 257-281.

19Bien mirado, se trata de diferencias que no son en absoluto incompatibles con la hipótesis de un diálogo intertextual: focalización en los personajes principales y consecuente simplificación, sustitución de elementos equiparables, fusión de acciones afines, amplificación, a través del desarrollo de las virtualidades semánticas y diegéticas inherentes a uno o más segmentos, elipsis, es decir, omisión de las partes que no se consideran útiles a efectos de un proyecto narrativo determinado, son todas ellas, en palabras de Laurent Jenny18, “figuras” de la intertextualidad, y entran tranquilamente dentro de las posibles estrategias utilizables en la transformación de un texto en otro texto, que obedece a criterios estéticos e ideológicos distintos, como es el caso de un poema épico con respecto a una relación historiográfica.   

20Pero del plano estructural y temático pasamos a un nivel más cercano a la superficie de los textos. Si es cierto que las correspondencias propiamente verbales son esporádicas y sospechosas de poligénesis, también es verdad que por otra parte las coincidencias que podemos definir “situacionales”, “conceptuales” (como los rasgos que caracterizan al conde de Barcelona a los que se ha hecho referencia hace poco) o “conceptuales-fraseológicas” son numerosas. Vuelvo a enumerar las más evidentes y añado alguna otra, según el orden propuesto en el Cantar.

21Reto propuesto por el conde:

ovo grand pesar e tóvos’lo a grand fonta

‒ Grandes tuertos me tiene mio Cid el de Bivar,

dentro en mi cort tuerto me tovo grand

Non lo desafié ni.l’ torné amistad,

mas, cuando él me lo busca, írgelo he yo demandar ‒

(v. 959, 961-962, 965-966)

Antea nobis feceras quam plures iniurias, quibus deberemus contra te esse infesti et ualde irati, quanto magis pro derisione [...] debemus tibi esse inimici et aduersarii! (38. 8-11)

con una afinidad especial entre l’exordio del texto del poema y la abertura del pasaje en prosa.

22Formación del ejército catalán-leridano:

Grandes son los poderes e apriessa llegándose van,

entre moros e cristianos gentes se le allegan grandes

(v. 967-968)

Berengarius comes uero Barcinonensis, [...] statim ‹cum› immensum exercitum egressus est de Barcinona et peruenit in partibus Cesarauguste (37. 13-16)

et comes cum suis comilitonibus [...]  cum maximo exercitu peruenit ad Calamoxa. Facta est ibi et congregata multitudo maxima bellantium contra Rodericum (37. 25-27)

y nótese en concreto la semejanza entre los dos versos del Cantar y la última frase de la crónica citada.

23Acercamiento al campamento del Cid:

Adeliñan trás mio Cid, el bueno de Bivar,

tres días et dos noches pensaron de andar,

alcançaron a mio Cid en Tévar e el pinar;

así viene esforçado el conde que a manos se le cuidó

 [tomar

(v. 969-972)

In illo tempore Rodericus morabatur in montanis, in  loco qui dicitur Iber (37. 29-30)

Berengarius ergo comes cum ingenti exercitu suo per montana usque ad proximum locum, ubi Rodericus erat, peruenit et tentoria sua parum procul iuxta Roderici fixit (37. 40-42)

sed rogamus et obsecramus Deum celi ut ille tradat te in manus nostras et in potestate nostra (38. 16-17)

24Envío recíproco de mensajes:

Del conde don Remont venido l’es mensaje:

mio Cid cuando lo oyó enbió pora allá

Tornó’s el mandadero cuanto pudo más

(v. 975-976, 982)

Altera autem die comes scribere fecit epistolam huiusmodi se laegationem continentem et scriptam Roderico per nuntium misit (38. 1-3)

Perlecta hac epistola coram Roderico et ab eo audita, iussit continuo suam epistolam scribere et comiti mittere, que hanc continet responsionem (39. 1-3)

donde se señalan las equivalencias “Roderico” / “mio Cid”, “audita” / “oyó”, “comiti mittere” / “enbió pora allá”.  

25Amenazas de don Ramón:

Respuso el conde: ‒ ¡Esto non será verdad!

¡Lo de antes e de agora todo.m’ lo pechará,

sabrá el salido a quién vino desondrar! ‒

(v. 979-981)

Non leuabimur super te nec discedemus a te, quousque uenias in manibus meis mortuus aut captiuus et ferreis compedibus illaqueatus. Tandem uero faciemus de te alboroz illud idem, quod scripsisti et fecisti tu ipse de nobis (38. 37-41)

26Inexorabilidad del conflicto:

essora lo coñosce mio Cid el de Bivar

que a menos de batalla no.s’ pueden den quitar

(v. 983-984)

Iam diu est, ex quo contendimus uerbis litigiosis. Parcamus huiusmodi uerbis et, sicut proborum militum mos est, inter nos diuidatur huismodi litigium uiribus armorum nobilibus. Veni et noli tardare (39. 57-60)

27Exortación del Cid a los suyos y preparativos para la batalla:

‒ ¡Ya cavalleros, apart fazed la ganancia,

apriessa vos guarnid et metedos en las armas!

El conde don Remont darnos ha grant batalla,

de moros e de cristianos gentes trae sobejanas,

a menos de batalla non nos dexarié por nada.

Pues adelant irán tras nós, aquí sea la batalla;

apretad los cavallos e bistades las armas

Todos son adobados cuando mio Cid esto ovo

                                                                fablado,

las armas avién presas e sedién sobre los cavallos

(v. 985-991, 1000-1001)

Quod autem perspiciens Rodericus dentibus suis cepit fremere et militibus suis loricas statim iussit induere et acies contra aduersarios uiriliter preparare (40. 10-13)

28Acusación al conde y a los suyos de escasa virilidad:

compárense los v. 992-995, 997:

Ellos vienen cuesta yuso e todos traen calças,
e las siellas coceras e las cinchas amojadas;
nós cavalgaremos siellas gallegas e huesas sobre calças,
ciento cavalleros devemos vencer a aquellas mesnadas.
[...]
por uno que firgades tres siellas irán vazias,

y los fragmentos de la biografía reproducidos más arriba.

29Ataque contra el Campeador, que ha acampado en el valle (37. 44-45: “Ipsa autem castra fixa erant sub monte”), desde lo alto, y enfrentamiento en la llanura (39. 46-47: “Nunc autem in plano te expecto securo et robusto animo”):

Ellos vienen cuesta yuso [...]

Antes que ellos lleguen al llano presentémosles las

                                                                  lanças

vieron la  cuesta yuso la fuerça de los francos.

Al fondón de la cuesta, cerca es del llano,

mandólos ferir mio Cid, el que en buen hora nasco

(v. 992, 996, 1002-1004)

quosdam milites nocte continuo miserunt, qui furtim montem, qui supra castra Roderici eminebat, ascenderent et caperent, existimantes enim ab ipso monte castra Roderici disrumpere eiusdem omnia tentoria inuadere atque penitus accipere. [...] Altera uero die summo mane comes et sui armati uociferantes circa castra Roderici [et] ilico irruerunt in eos. [...] Rodericus autem irruit ueloci impetu in aciem comitis (40. 3-7, 9-10, 13)

30Victoria de los castellanos y aprisionamiento del conde:

estos fazen los sos de voluntad e de grado,

los pendones e las lanças tan bien las van enpleando,

a los uno firiendo e a los otros derrocando.

Vencido á esta batalla el que en buen ora nasco,

al conde don Remont a presón le á tomado

(v. 1005-1009)

Verumptamen milites a bello non destiterunt, ymo robustis animis pugnauerunt, donec et comitem et omnem exerctitum suum deuicerunt atque uiriliter superauerunt. Multis quidem et innumerabilibus illorum interfectis atque peremptis, tandem eundem comitem ceperunt et captum cum V fere milia suis in prelio illo captis ‹ad› Rodericum perduxerunt. [...] Rodericus uero quosdam [...] una cum eodem comite teneri et sub custodia peruigili haberi atque retrudi precepit. Facta est itaque uictoria semper laudanda et memoranda [in manu] Roderici super comitem Berengarium et super exercitum eius (40. 17-23, 25-28)

31Riqueza del botín:

Ý ganó a Colada, que más vale de mill marcos de

 [plata

plogo a mio Cid, ca grandes son las ganancias

sabet, non vos daré a vós un dinero malo,

ca huebos me lo he e pora estos mios vassallos

que conmigo andan lazrados.

Prendiendo de vós e de otros irnos hemos pagando

Ido es el conde, tornós’ el de Bivar,

juntós’ con sus mesnades, conpeçólas de pagar

de la ganancia que an fecha, maravillosa e grand:

¡Tan ricos son los sos que non saben qué se an!

(v. 1010, 1016, 1042-1046, 1082-1086)

Milites autem Roderici depredati sunt omnia castra atque tentoria Berengarii comitis acceperuntque omnia spolia, que in eis repererunt, uidelicet multa uasa aurea et argentea et uestes preciosas, mulos et equos, palafredos, lanceas, loricas, scuta et omnia bona quecumque acceperunt, cuncta integra et salua fide bona Roderico presentauerunt atque contulerunt (40. 29-34)

32Presentación de don Ramón ante el Cid:

Prísolo al conde, pora su tienda lo levava,

a sos creenderos guardarlo mandava.

De fuera de la tienda un salto dava

(v. 1012-1014)

Rodericus autem eum benigne recipere noluit neque iuxta eum in temptorio suo sedere permisit sed foris extra temptoria eum custodiri a militibus suis iussit (41. 5-7)

  • 19 R. Menéndez Pidal (ed.), Cantar de Mio Cid, 2, p. 866.

donde llama la atención el detalle, ya subrayado por Menéndez Pidal19, del prisionero vigilado fuera de la tienda del héroe.

33Manjares preparados y ofrecidos a don Ramón y relación, implícita en la Historia y explícita en el Cantar, con su liberación:

A mio Cid don Rodrigo grant cozina l’adobavan

adúzenle los comeres, delant ge los paravan

Mio Cid Ruy Díaz, odredes lo que dixo:

‒ Comed, conde, d’este pan e beved d’este vino;

si lo que digo fiziéredes saldredes de cativo,

si non, en todos vuestros días non veredes

                                                     cristianismo. ‒
(v. 1017, 1019, 1024-1027)

Victualia quippe sibi largiter ibidem dari sollicite precepit, tandem uero liberum ad terram reuerti sibi concessit (41. 7-9)

34Despedida burlona del héroe:

‒ ¡Ya vos ides, conde, a guisa de muy franco!

¡En grado vos lo tengo lo que me avedes dexado !

Si vos viniere emiente que quisiéredes vengallo,

si me viniéredes buscar, fallarme podredes,

o me dexaredes de lo vuestro o de lo mio levaredes

 [algo!

(v. 1068-1073)

In rei certitudine tibi dico quia, si tu et tui ad me uenire uolueritis, non proderit uobis. Dabo quidem uobis uestram solidatam, sicut dare uobis soleo. [...] Si forte ad me uenire conaberis, ibidem tue peccunie partem uidebis, sed non ad tuum prouectum, imo ad tuum detrimentum (39. 35-37, 47-49)  

que comparte la construcción condicional: “si tu et tui ad me uenire uolueritis [...]”, “Si forte ad me uenire conaberis [...]” / “Si vos viniere emiente [...]”, “si me viniéredes buscar [...]”.

35El 51 por ciento de los versos que forman el núcleo del episodio del Cantar tiene correspondencia, de contenido o de contenido y forma, con los materiales presentados por la Historia.  

El enfrentamiento con el rey Yūsuf

  • 20 Los numerosos paralelismos entre los dos textos los han puesto en evidencia con precisión Alberto M (...)

36Pero continuemos. Como es sabido, la influencia de la biografía latina en el poema se ha hipotetizado también en el caso de la narración de la victoria llevada a cabo por el Cid sobre el rey de Marruecos Yūsuf (v. 1618-1802)20. La relación historiográfica del episodio, que ocupa un solo párrafo, el 62, se puede subdividir como sigue:

  • H α) Resentimiento del emperador almorávide ante la noticia de la caída de Valencia;

  • H β) nombramiento de su sobrino Muḥammad ibn Tāšufīn como comandante supremo;

  • H γ) preparación de un ejército desmesurado, formado por tropas almorávides y andalusíes;

  • H δ) llegada de la expedición a Cuarte, cerca de Valencia, donde se establece el campo;

  • H ε) reacción de Rodrigo ante el inmenso número de enemigos;

  • H ζ) asedio de la ciudad durante diez días y diez noches;

  • H η) intentos de los asediantes de infundir temor a los asediados;

  • H θ) Rodrigo se conforta a sí mismo y a los suyos rezando;

  • H ι) salida del Campeador y batalla en campo abierto;

  • H κ) victoria de los cristianos y fuga de los enemigos, que caen muertos o son hechos prisioneros;

  • H λ) saqueo del campamento musulmán y descripción del magnífico botín.

37La versión del enfrentamiento que ofrece el poema empieza con un fragmento similar a α:

Iuzeph autem Moabitarum rex audiens quod Valentia a Roderico nimia belli animositate iam esset capta ac depredata, iratus ac mestus factus est uehementer (62, 1-3)

Dezirvos quiero nuevas de allent partes del mar,

De aquel rey Yúcef que en Marruecos está.

Pesól’ al rey de Marruecos de mio Cid don Rodrigo :

‒ Que en mis heredades fuertemientre es metido

e él non ge lo gradece sinon a Jesucristo. ‒

(v. 1620-1624)

38Después de lo cual, una vez omitido β para hacer del mismo Yūsuf el comandante de la armada, el Cantar continúa repitiendo, en el mismo orden, las secuencias γ, donde se registrará la anticipación del dato que hace referencia al número de musulmanes, que la Historia facilita en ε:

Quem cum infinita multitudine barbarorum et Moabitarum atque Hysmaelitarum per omnem Yspaniam habitantium Valentiam obsidere et Rodericum captum et ferreis uinculis uinctum ad illum perducere misit. [...] Numerus autem illorum erat quasi †C.L.† [fortasse C ‹uel› L] milia militum, triginta uero milia peditum (62. 5-8, 13-14)

Aquel rey de Marruecos ajuntava sus virtos,

con cincuaenta vezes mill de armas todos fueron conplidos,

entraron sobre mar, en las barcas son metidos,

van buscar a Valencia, a mio Cid don Rodrigo

(v. 1625-1628)

39δ, que sin embargo no presenta la localización del campamento enemigo en Cuarte:

Hii itaque uenientes in loco qui dicitur Quarto, ab urbe Valentia IIIIor miliarios habenti, castra sua fixerunt (62, 9-10)

Llegaron a Valencia, la que mio Cid a conquista,

fincaron las tiendas e posan las yentes descreídas

(v. 1630-1631)

  • 21 A quien, “por decoro épico” (ibid., p. 177), se le atribuye el miedo suscitado por ver a los enemig (...)

40y ε, ampliada de forma consistente con el diálogo entre el héroe y doña Ximena21, que precede (θ’) a la exhortación y las invocaciones a Dios a las que hace referencia la biografía latina en θ, exortación e invocaciones que se corroborarán más tarde en el lugar correspondiente (θ”):

Videns autem Rodericus tantam et tam innumerabilem gentium multitudinem aduersus eum peruenisse pugnaturam non raro†[fortasse multum] miratus est (62. 15-17)

Estas nuevas a mio Cid eran venidas.

‒ ¡Grado al Criador e al Padre espirital,

todo el bien que yo he todo lo tengo delant!

Con afán gané a Valencia e éla por heredad,

a menos de muert no la puedo dexar.

¡Grado al Criador e a Santa María madre,

mis fijas e mi mugier, que las tengo acá!

Venido m’ es delicio de tierras d’allent mar,

entraré en las armas, non lo podré dexar;

mis fijas e mi mugier verme an lidiar,

en estas tierras agenas verán las moradas cómmo se fazen,

afarto verán por los ojos cómmo se gana el pan. ‒

Su mugier e sus fijas subiólas al alcácer,

alçavan los ojos, tiendas vieron fincar:

‒ ¿Qué es esto, Cid, sí el Criador vos salve? ‒

‒ ¡Ya mugier ondrada, non ayades pesar!

Riqueza es que non acrece maravillosa e grand;

á poco que viniestes, presend vos quieren dar,

por casar vuestras fijas, adúzenvos axuvar. ‒

‒ A vós grado, Cid, e al Padre spirital. ‒

‒ Mugier, sed en este palacio e, si quisiéredes, en el alcácer;

non ayedes pavor porque me veades lidiar:

con la merced de Dios e de Santa María madre,

crécem’ el coraçón porque estades delant.

¡Con Dios aquesta lid yo la he de arrancar! ‒

(v. 1632-1656)

41Siguen el segmento ζ, pero con la posposición de la duración del asedio (aquí “quinze días”) en el equivalente de θ:

Inmanis iste Moabitarum exercitus super Valentiam X diebus et totidem noctibus iacuit ac permansit (62. 18-19)

Fincadas son las tiendas e parecen los alvores

Antes d’estos quinze días, si ploguiere al Criador

(v. 1657, 1665)

y el segmento η:

Cotidie nimirum girabant eam multis et diuersis vocum clamoribus ululantes atque uociferantes, rugitum non modicum emittentes, et tentoria Roderici et militum suorum et habitacula eorum frequenter sagittabant, nimiunque eos bello instanti urgebant (62. 19-22)

a una grand priessa tañién los atamores

Los moros de Marruecos cavalgan a vigor,

por las huertas  adentro entran sines pavor

(v. 1658, 1671-1672)

dividido a su vez en dos (η’, η”) por θ, realizado como incitación a la mujer y a las hijas (θ”):

Rodericus uero solita cordis animositate se et suos uiriliter confortabat ac corroborabat et dominum Ihesum Christum, ut suis diuinum preberet auxilium, incensanter ac prece deuota deprecabatur (62. 23-26)

Alegrávas’ mio Cid e dixo : ‒ ¡Tan buen día es oy! ‒

Miedo á su mugier e quiérel’ quebrar el coraçón,

assí fazié a las dueñas e a sus fijas amas a dos,

del día que nasquieran non vieran tal tremor.

Prísos’ a la barba el buen Cid Campeador:

‒ Non ayades miedo, ca todo es vuestra pro

[.........................................] aquellos atamores

a vós los pondrán delant e veredes cuáles son,

desí an a ser del obispo don Jerónimo,

colgarlos han en Santa María, madre del Criador ‒.

(v. 1659-1664, 1666-1668)

42En este punto el texto poético introduce una larga secuencia privada de paralelismos en la crónica y que incluye un primer y eficaz contraataque de los cristianos, durante el cual Álvar Salvadórez es hecho prisionero (ι’):

Violo el atalaya e tanxo el esquila,
prestas son las mesnadas de las yentes cristianas,
adóbanse de coraçón e dan salto de la villa;
do.s’ fallan con los moros cometiénlos tan aína,
sácanlos de las huertas mucho a fea guisa,
quinientos mataron d’ellos conplidos en es día.

Bien fata las tiendas dura aqueste alcaz,
mucho avién fecho, piénsanse de tornar:
Álbar Salvadórez preso fincó allá.
(v. 1673-1681),

y los preparativos para la salida decisiva, prevista para el día siguiente (ι”):

Tornados son a mio Cid los que comién so pan,
él se lo vio con los ojos, cuéntangelo delant:
alegre es mio Cid por cuanto fecho han:
‒ ¡Oídme, cavalleros, non rastará por ál:
oy es día bueno e mejor será cras!
Por la mañana prieta todos armados seades,
el obispo don Jerónimo soltura nos dará,
dezirnos ha la missa e pensad de cavalgar.
Irlos hemos ferir en aquel día de cras
en el nombre del Criador e del apóstol Santi Yagüe.
¡Más vale que nós los vezcamos que ellos cojan el pan! ‒
Essora dixieron todos: ‒ ¡D’amor e de voluntad! ‒
Fablava Minaya, non lo quiso detardar:
‒ Pues esso queredes, Cid, a mi mandedes ál:
dadme ciento e treinta cavalleros pora huebos de lidiar,
cuando vós los fuéredes ferir, entraré yo del otra part;
o de amas o del una Dios nos valdrá. ‒
Essora dixo el Cid: ‒ De buena voluntad. ‒
(v. 1682-1698)

43Precedido por la misa celebrada por el obispo Jerónimo, que concede la absolución general (ι”’):

Es día es salido e la noch es entrada,
no.s’ detardan de adobasse essas yentes cristianas.
A los mediados gallos, antes de la manana,
el obispo don Jerónimo la missa les cantava;
la missa dicha, grant sultura les dava:
‒ El que aqui muriere lidiando de cara,
préndól’ yo los pecados e Dios le abrá el alma.
A vós, Cid don Rodrigo, en buen ora cinxiestes espada,
yo vós canté la missa por aquesta mañana:
pídovos una dona e séam’ presentada:
las feridas primeras que las aya yo otorgadas. ‒
Dixo el Campeador: ‒ Des aquí vos sean mandadas. ‒
(v. 1699-1710)

  • 22 “En principio, lo que refleja la biografía latina es la clásica salida a la desesperada de quienes (...)

44Se pasa entonces al verdadero contrataque (ι”” = ι), pero llevado a cabo según la táctica preestablecida, con el Cid que agrede a los adversarios por el frente y su sobrino Álvar Fáñez que les entra por el lado, al contrario del lineal asalto por sorpresa descrito en la Historia22:

Quadam uero die secundum solitum morem ululando ac uociferando atque debellando, dum urbem circundarent et suis uiribus omnino eam capere crederent, Rodericus inuincibilis bellator in Domino et in eiusdem clementia toto suo animo confidens, cum suis bene armatis ad eos uociferando eosdem uerbis minarum terrendo, audacter et uiriliter egressus est. Irruit itaque in eos et cum eisdem bellum comisit inmensum ‹et›, diuina opitulante clementia, Moabitas omnes deuicit (62. 27-32)

Por las torres de Valencia salidos son todos

[armados,

mio Cid a los sos vasallos tan bien los acordando;

dexan a las puertas omnes de grant recabdo.

Dio salto mio Cid en Bavieca, el so cavallo,

de todas guarnizones muy bien es adobado.

La seña sacan fuera, de Valencia dieron salto,

cuatro mill menos treinta con mio Cid van a cabo,

a los cincuaenta mill vanlos ferir de grado;

Álvar Álvarez e Álbar Fáñez entráronles del otro

[cabo.

Plogo al Criador e ovieron de arrancarlos.

Alegre era mio Cid e todos sos vassallos,

que Dios le ovo merced que vencieron el canpo.

Cuando al rey de Marruecos assí lo an arrancado,

dexó a Álbar Fáñez por saber todo recabdo;

con ciento cavalleros a Valencia es entrado,

fronzida trae la cara, que era desarmado;

assí entró sobre Bavieca, el espada en la mano.

Recibiénlo las dueñas, que lo están esperando.

Mio Cid fincó ant’ellas, tovo la rienda al cavallo:

‒ A vós me omillo, dueñas, grant prez vos he

 [gañado;

vós teniendo Valencia e yo vencí el campo.

Esto Dios se lo quiso con todos los sos santos,

cuando en vuestra venida tal ganancia nos an dado.

¿Vedes el espada sangrienta e sudiento el cavallo?

Con tal cum esto se vencen moros del campo.

Rogad al Criador que vos biva algunt año,

entraredes en prez e besarán vuestras manos. ‒

Esto dixo mio Cid diciendo del cavallo.

(v. 1711-1721, 1739-1756)

45Cierran la relación, también afectados de una vistosa expansión, los análogos de los elementos κ:

Sic itaque triumphum et uictoriam sibi a Deo collatam super eos habuit. Ipsi uero iam deuicti dantes terga uersi sunt in fugam. Multitudo uero illorum gladio ceciderunt. Alii autem cum propriis uxoribus et liberis ad castra Roderici ducti sunt captiui (62. 34-37)

Mio Cid enpleó la lança, al espada metió mano,

atantos mata de moros que non fueron contados,

por el cobdo ayuso la sangre destellando.

Al rey Yúcef tres colpes le ovo dados,

saliós’le de so l’espada, ca mucho l’andido el

[cavallo,

metios’le en Gujera, un castiello palaciano.

Mio Cid el de Bivar fasta allí llegó en alcanço

con otros que.l’ consiguen de sus buenos vassallos.

Desd’allí se tornó el que en buen ora nasco,

mucho era alegre de lo que an caçado :

allí preció a Bavieca de la cabeça fasta a cabo

(v. 1722-1732)

Los cincuaenta mill por cuenta fueron notados,

non escaparon más de ciento e cuatro

(v. 1734-1735)

y λ:

Cuncta quippe eorum castra atque tentoria acceperunt, in quibus innumerabiles peccunias auri et argenti et uestium pretiosarum inuenerunt eaque cunctis diuitiis ibidem repertis funditus expoliauerunt. Rodericus igitur et omnes sui tunc sunt nimis ditati et multo auro et argento et uestibus preciosissimis et equis et palafredis ac mulis seu diuersis armorum generibus et cibarie copia atque thesauris inenarrabilibus sufficienter repleti (62. 37-45)

Toda esta ganancia en su mano á rastrado

Mesnadas de mio Cid robado an el canpo,

entre oro e plata fallaron tres mill marcos,

de las otras ganancias non avía recabdo

Minaya Álbar Fáñez fuera era en el campo

con todas estas yentes escriviendo e contando.

Entre tiendas e armas e vestidos preciados,

tanto fallan d’esto que es mucho sobejano.

Quiérovos dezir lo que es más granado:

non pudieron ellos saber la cuenta de todos los

[cavallos

que andan arriados e non ha qui tomallos:

los moros de las tierras ganado se an ý algo.

Maguer de todo esto, el Campeador contado

de los buenos e otorgados cayéronle mill

[e quinientos cavallos;

cuando a mio Cid cayeron tantos,

los otros bien pueden fincar pagados.

¡Tanta tienda preciada e tanto tendal obrado

que á ganado mio Cid con todos sus vassallos!

La tienda del rey de Marruecos, que de las otras es cabo,

dos tendales la sufren con oro son labrados

(v. 1733, 1736-1738, 1772-1786)

  • 23 Ibid., p. 117 y p. 129.
  • 24 Que Francisco López Estrada, Panorama crítico sobre el Poema del Cid, Madrid: Castalia, 1982, p. 67 (...)
  • 25 Como señala C. C. Smith, La creación..., p. 134-135. Las diferencias de trato, en el Cantar, de los (...)

46Luego el poema reproduce de nuevo, además de la sustancia del contenido, la articulación general propuesta por la Historia, su, por así decirlo, “morfosintaxis”, pero otra vez presenta innovaciones importantes. Sin embargo, estas últimas me parecen una vez más atribuibles a la dialéctica entre un texto de partida y un texto de llegada particularmente dinámico, el cual adapta el primero, manipulándolo, a las propias exigencias. La “personalización” del enfrentamiento, que ve a Rodrigo combatir directamente con el soberano almorávide, al que se le atribuye el mando del ejército invasor en lugar de su sobrino Muḥammad, obedece al mismo mecanismo, que mira a la exaltación del héroe castellano, colocado ante un antagonista real, que en el episodio de Tévar produce el aislamiento en la escena de Ramón Berenguer, un “recurso” –cito a Alberto Montaner– “de tan obvia efectividad literaria como transparencia ideológica”, que aprovecha el rendimiento funcional de la cadena de oposiciones “interno/externo = fiel/infiel = positivo/negativo = blanco/negro”23. La presencia de la mujer y de las hijas del Cid como espectadoras privilegiadas de la batalla24, presencia que ofrece la oportunidad para la descomposición y la consiguiente ampliación del fragmento anteriormente citado con la letra θ, está completamente justificada por la especial perspectiva “heroico-familiar” o, si se prefiere, “público-privada”, adoptada por el anónimo poeta. Entre los procesos de la amplificatio se encuentra también la gemación de la secuencia ι en las cuatro subsecuencias ι’- ι””: la primera y la última son claramente fruto de la duplicación del segmento original, que preveía una única y definitiva salida de los asediados, mientras que la tercera parece una enfatización del antagonismo religioso y del tono de cruzada que, ausente por lo general en el Cantar y en significativa sintonía con la Historia, caracteriza todo el episodio25. En cuanto a la táctica de dividir a las tropas en dos cuerpos, uno con la tarea de cargar frontalmente contra el enemigo y el otro con la de efectuar una maniobra de rodeo, táctica que se prepara en la tercera secuencia y se pone en práctica en la cuarta, es exactamente la misma que el poeta ya ha presentado una primera vez en los v. 1113-1148, cuando Rodrigo y Minaya rompen con éxito el asedio de Murviedro, y que de forma parcialmente parecida volverá a presentar en la batalla pertrechada contra el rey Bucar (v. 2345-2428), nuevo asediador de Valencia, de modo que se configura como un verdadero “topos bélico” dentro del Cantar.

47Tal y como se puede observar a través de la comparación entre los fragmentos de texto reproducidos más arriba, ni siquiera esta vez falta una serie de recuperaciones fraseológico-textuales puntuales, que se concentran especialmente, como se ha sugerido, en la descripción del botín (“Cuncta quippe eorum castra atque tentoria acceperunt” = “Mesnadas de mio Cid robado an el canpo [...] / ¡Tanta tienda preciada e tanto tendal obrado / que á ganado mio Cid con todos sus vassallos!”, “innumerabiles peccunias auri et argenti et uestium pretiosarum inuenerunt [...]. Rodericus igitur et omnes sui tunc sunt nimis ditati et multo auro et argento et uestibus preciosissimis et equis et palafredis ac mulis seu diuersis armorum” = “entre oro e plata fallaron tres mill marcos [...] / Entre tiendas e armas e vestidos preciados / tanto fallaron d’esto que es mucho sobejano [...] / non pudieron ellos saber la cuenta de todos los cavallos”), pero que resultan evidentes también en otros puntos. He aquí una lista:

48El soberano almorávide se apena por la pérdida de Valencia:

Iuzeph [...] Moabitarum rex [...] iratus ac mestus factus est
aquel rey Yúcef [...] / Pesól’ al rey de Marruecos

subyugada violentamente por el Cid:

Roderico nimia belli animositate iam esset capta ac depredata
don Rodrigo [...] / Que en mis heredades fuertemientre es metido

49La expedición prevee:

Valentiam obsidere et Rodericum captum
van buscar a Valencia, a mio Cid don Rodrigo  

50Una vez alcanzado el objetivo, la armada se acuartela:

Hii itaque venientes [...] ab urbe Valentia [...], castra sua fixerunt
Llegaron a Valencia [...] / fincaron las tiendas e posan

armando jaleo bajo las murallas de la ciudad:

rugitum non modicus emittentes
a una grand priessa tañién los atamores

51El Campeador se lanza al ataque con los suyos:

Rodericus inuincibilis bellator [...] cum suis bene armatis [...] audacter et uiriliter egressus est
salidos son todos armados [...] / de Valencia dieron salto

y con la ayuda de Dios, al que le ha rezado continuamente:

et dominum Ihesu Christum, ut suis divinum preberet auxilium
con la merced de Dios e de Santa María madre [...] / ¡Con Dios aquesta lid yo la he de arrancar! / [...] si ploguiere al Criador

dispersa a los asediantes:

‹et›, diuina opitulante clementia, Moabitas omnes deuicit
Plogo al Criador e ovieron de arrancarlos

Sic itaque triumphum et uictoriam sibi a Deo collatam super eos habuit

Alegre era mio Cid [...] / que Dios le ovo merced que vencieron el canpo

Conclusiones

  • 26 A este respecto son fundamentales las contribuciones recogidas en José Miguel Marinas y Cristina Sa (...)
  • 27 Ofrecen una muestra significativa Alberto Montaner y Ángel Escobar (eds.), Carmen Campidoctoris = P (...)
  • 28 En general, sobre esta producción literaria y sobre su evolución, véanse Dietrich Briesemeister, “C (...)
  • 29 Entre otros, en orden cronológico: Irene Zaderenko, “El procedimiento judicial de riepto entre nobl (...)
  • 30 Alberto Montaner, “El proyecto historiográfico del Archetypum Naiarense”, e-Spania, 7, junio de 200 (...)
  • 31 A. Montaner y Á. Escobar (eds.), Carmen Campidoctoris..., p. 119.
  • 32 Véase ahora Hélène THIEULIN-PARDO, “El influjo de la Historia Roderici sobre el Libro de las genera (...)
  • 33 Baste la remisión a Antonio Ubieto, El Cantar de Mio Cid y algunos problemas históricos,Valencia: A (...)

52Más que una relación genérica de contenido debida al recurso a un mismo pozo de información (el improbable canto noticiero postulado por Menéndez Pidal, o, más plausiblemente, la llamada “historia oral”, es decir, la transmisión verbal de recuerdos más o menos numerosos sobre un acontecimiento o un personaje26 y documentada someramente en la Edad Media española)27, las correspondencias encontradas tanto en el episodio de Ramón Berenguer como en el episodio de Yūsuf, que de forma aislada no tendrían un valor determinante, creo que nos pueden llevar a suponer en su conjunto una “derivazione [...] da testo a testo”, pues el texto de llegada, el Cantar, parece conservar, efectivamene, “elementi del testo [di origine, la Historia,] in quanto struttura linguistico-semiotica”. La conjetura la corroboran por otra parte también las últimas adquisiciones en materia cidiana del siglo XII28. Haciendo hincapié en su organicidad sustancial, los estudios más recientes29 han puesto en tela de juicio la cronología, tanto la absoluta como la relativa, al igual que los lugares de producción, proponiendo, a mi juicio de manera convincente, una datación a caballo entre la penúltima y la última década del siglo XII (1185-1194) y una localización en el triángulo comprendido entre Burgos, Pamplona y Logroño, probablemente en Nájera, hacia cuyo monasterio, el de Santa María, lleva más de una pista. Dentro de este conjunto, la Historia Roderici, que, redactada entre 1185 y 1190, inaugura la serie, parece haber tenido un papel de primer orden: en ella se basan, como demuestra una numerosa lista de alusiones conceptuales y literarias, tanto el Carmen Campidoctoris como la Crónica Najerense, relacionada además con el primer eslabón de la cadena también por compartir con ella la tradición manuscrita30. Esta completa “eclosión” cidiana, tal y como la han definido Alberto Montaner y Ángel Escobar31, que ve cómo se subsiguen en unos quince años la biografía, la crónica y el panegírico, produce muy pronto un primer reflejo en vulgar romance con el Linage de Rodric Díaz32. Algún año después aparecería la versión del Cantar que ha llegado hasta nosotros y datable, como ya ha sido demostrado incuestionablemente33, alrededor de 1200.

  • 34 Lo ha demostrado R. Menéndez Pidal, La España del Cid.., 2, p. 912-916, y confirmado E. FALQUE (ed. (...)

53Volviendo a la relación entre los dos textos, la cuestión cambia si hablamos de esas coincidencias que también los marcan y que han hecho hipotetizar una influencia de la crónica latina en el poema de más amplio espectro, las cuales, por calidad, cantidad y constancia, no crean sin embargo método y exigen por lo tanto la cautela necesaria. Además, no hay que excluir que el anónimo poeta haya conocido o usado únicamente un fragmento de la Historia, la cual, como es sabido, está compuesta por tres bloques principales y casi autónomos, unidos por dos secciones que funcionan como transición34; los párrafos 28-63, que constituyen la tercera y la cuarta parte, incluyen precisamente la relación de las gestas del Campeador desde los antecedentes de la batalla de Tévar hasta la conquista definitiva de Valencia.

  • 35 Como subraya C. C. Smith, La creación..., p. 191.

54Si la hipótesis del contacto directo, aunque limitada a algunos pasajes específicos (a los que hemos examinado aquí se puede añadir el asedio de la capital levantina, modelado con total verosimilitud sobre el de Murviedro presente en el texto latino)35 fuera exacta, el cotejo entre “étimo” y “resultado” confirmaría una vez más que el del Cantar es un autor de un metabolismo excepcionalmente activo, capaz de asimilar, reelaborar profundamente y resemantizar los materiales de distinta procedencia que utilizaba.

Haut de page

Notes

1 Irene Zaderenko, “La Historia Roderici y el Poema de mio Cid”, in: Ead., Problemas de autoría, de estructura y de fuentes en el Poema de mio Cid, Alcalá de Henares: Universidad, 1998, p. 77-88, p. 78.

2 Alberto Montaner (ed.), Cantar de Mio Cid, con un ensayo de Francisco Rico, Madrid: Real Academia Española; Barcelona: Galaxia Gutenberg (Biblioteca Clásica, 1), 2011, respectivamente p. 238 y p. 300-301; de esta edición sacaré todas las citas del texto del poema.

3 Ramón Menéndez Pidal, La España del Cid [1.a ed. 1929], 7.a ed. rev., 2 vols., Madrid: Espasa-Calpe, 1, p. 382, n. 2.

4 Jules Horrent,Historia y poesía en torno al Cantar del Cid, Barcelona: Ariel, 1973, p. 36-37.

5 Louis Chalon, L’histoire et l’épopée Castillane du Moyen Âge, Paris: Honoré Champion, 1976, p. 177-181.

6 Peter E. Russell, “El Poema de mio Cid como documento de información caminera”, in: Id., Temas de La Celestina y otros estudios: del Cid al Quijote, Barcelona: Ariel, 1978, p. 159-205, concretamente p. 177, de la que cito, y n. 24.

7 Colin C. Smith, La creación del Poema de mio Cid (1983), Barcelona: Crítica, 1985, p. 185-193 (cita en p. 185).

8 Irene Zaderenko, “Comparación de la Historia Roderici con el segundo cantar del Poema de mio Cid”, in: Ead., Problemas de autoría..., p. 89-126.

9 Cesare Segre, “Intertestuale-interdiscorsivo. Appunti per una fenomenologia delle fonti”, in: Costanzo Di Girolamo y Ivano Paccagnella (eds.), La parola ritrovata. Fonti e analisi letteraria, Palermo: Sellerio, 1982, p. 15-28 (citas de las p. 19 y 22). El ensayo se ha recopilado con el título “Intertestualità e interdiscorsività nel romanzo e nella poesia”, in: Cesare SEGRE, Teatro e romanzo. Due tipi di comunicazione letteraria, Torino: Einaudi, 1984, p. 103-118. Véase también, del mismo autor, Avviamento all’analisi del testo letterario, Torino: Einaudi, 1985, p. 85-90.

10 Julia Kristeva, Semiotiché. Ricerche per una semanalisi, Milano: Feltrinelli, 1978, concretamente p. 119 y siguientes.

11 Últimamente, mediante una comparación minuciosa de los dos textos, por Alberto Montaner, “La batalla de Tévar”, in: César Hernández Alonso (coord.), El Cid, poema e historia, Actas del Congreso Internacional (12-16 de julio, 1999), Burgos: Ayuntamiento, 2000, p. 353-382, concretamente p. 361-377.

12 Como ya sugirió Ramón Menéndez Pidal (ed.), Cantar de Mio Cid. Texto, gramática y vocabulario [1.a ed. 1908-1911], ed. rev., 3 vol., Madrid: Espasa-Calpe, 1944-1946, 2, p. 865, e Id., La España del Cid, 2, p. 757, y argumenta de manera convincente A. Montaner, “La batalla de Tévar...”, p. 355-363.

13 A. Montaner, “La batalla de Tévar...”, p. 368.

14 Que cito de Emma FALQUE (ed.), Historia Roderici vel Gesta Roderici Campidocti, in: Emma FALQUE, Juan GIL y Antonio MAYA (eds.), Chronica Hispana saeculi XII: Pars I, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum: Continuatio Mediaeualis, 81),1990, p. 1-98.

15 Véanse a este respecto por lo menos Thomas Montgomery, “The Cid and the Count of Barcelona”, Hispanic Review, 30, 1962, p. 1-11; Juan de Oleza, “Análisis estructural del humorismo en el Poema del Cid”, Ligarzas, 4, 1972, p. 193-234; Geoffrey West, “A proposed literary context for the Count of Barcelona episode of the Cantar de Mio Cid”, Bulletin of Hispanic Studies, 58, 1981, p. 1-12; Ivy A. Corfis, “The Count of Barcelona episode and French customary law in the Poema de Mio Cid”, La Córonica, 12 (2), 1983-1984, p. 169-177; Anthony P. Espósito,“Comed, comde: lexical patterning as thematic reinforcement in the Poema de Mio Cid”, La Corónica 15 (1), 1985-1986, p. 46-51; John England, “Comed, conde: the Cid’s use of parody”, Medium Aevum, 63, 1994, p. 101-103; Ryan D. Giles, Del día que fue conde: the parodic remaking of the Count of Barcelona in the Poema de Mio Cid”, La Corónica, 38 (1), 2009, p. 120-136; y Francisco  BAUTISTA,“Comed, conde: las transformaciones de un ritual del Cantar de Mio Cid a Diego de Valera”, in: Nelly Labère (ed.), Être à table au Moyen Âge, Madrid: Casa de Velázquez, 2010, p. 65-75.

16 Como se subraya, entre otros, en Charles V. Aubrun, “Le Poema de Mio Cid, alors et á jamais”, Philological Quarterly, 51, 1972, p. 12-22, p. 17; J. de Oleza, “Análisis estructural del humorismo...”, p. 203; y Peter Such y John Hodgkinson (eds.), The Poem of my Cid (Poema de mio Cid): translated with an introduction & commentary, Warminster: Aris & Phillips, 1987, p. 99.

17 Ya lo había observado C. C. Smith, La creación..., p. 189.

18 Laurent Jenny, “La stratégie de la forme”, Poétique, 27, 1976, p. 257-281.

19 R. Menéndez Pidal (ed.), Cantar de Mio Cid, 2, p. 866.

20 Los numerosos paralelismos entre los dos textos los han puesto en evidencia con precisión Alberto Montaner y Alfonso Boix, Guerra en Šarq Al’andalus: las batallas cidianas de Morella (1084) y Cuarte (1094), Zaragoza: Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo, 2005, p. 305-312. Remito al mismo estudio, p. 99 y s., para la detalladísima reconstrucción, a través de la comparación de todas las fuentes cidianas disponibles, del suceso histórico.

21 A quien, “por decoro épico” (ibid., p. 177), se le atribuye el miedo suscitado por ver a los enemigos.

22 “En principio, lo que refleja la biografía latina es la clásica salida a la desesperada de quienes no poseen otro medio para procurar el fin del asedio, justificada, por un lado, con el buen hacer bélico de Rodrigo, inuincibilis bellator, que audacter et uiriliter egressus est, y por otro con la ayuda divina, reiterada por triplicado, primero antes de la batalla: in Domino et in eiusdem clementia toto suo animo confidens; luego durante la misma: diuina opitulante clementia, y, por último, en su desenlace: uictoriam sibi a Deo collatam. Ahora bien, lo que este factor ideológico nos permite ver no es solamente una obvia concepción providencialista de la historia y en particular de la guerra contra el infiel, sino la profunda admiración ligada al suceso. En efecto, cuando, casi un siglo después de los hechos, el biógrafo de Rodrigo toma de la historia oral su versión del combate, éste se ha desprendido de toda sutileza táctica para convertirse en poco menos que un milagro, obrado, eso sí, por mano de quien podía alzar con eficacia el gladius Domini” (ibid., p. 187).

23 Ibid., p. 117 y p. 129.

24 Que Francisco López Estrada, Panorama crítico sobre el Poema del Cid, Madrid: Castalia, 1982, p. 67-68 y 133-134, interpreta en clave “cortés”: “el caballero entero y cabal no sólo sabe manejar diestramente la espada, vencer moros y aumentar hacienda y honra, sino que también reconoce que el amor de la mujer le esfuerza el ánimo. Si ella contempla los combates, ayuda con esto sólo para el logro de la victoria, y así después las armas victoriosas se humillan a la gracia femenina. De esta manera Rodrigo y Jimena aparecen en la obra poética unidos no sólo por el vínculo del matrimonio, al que el poeta sabe dar los convenientes toques de contenida ternura, sino también por este poder activo de la cortesía, que se muestra en el poema como una fuerza efectiva de carácter social, proclamada ante los que forman la nueva y reducida corte que el Cid ha constituido en Valencia” (p. 134). Véanse a este respecto también Ildefonso-Manuel Gil, “Paisaje y escenario en el Cantar de Mio Cid”, Cuadernos Hispanoamericanos, 158, 1963, p. 246-258, p. 254-255; Alessandro Barbero, “Lignaggio, famiglia ed entourage signorile nel Cantar de mio Cid”, Annali della Scuola Normale Superiore di Pisa, 11, 1984, p. 95-117, p. 108-109; y José Jesús de Bustos Tovar (ed.), Poema de Mio Cid, Madrid: Alianza Editorial, 1983, p. 119, el cual observa: “Para el caballero medieval, la ocupación ‒ la fazienda ‒ es la guerra; ésta no puede ser motivo de temor, sino de alegría. Así se explica la irónica y afectiva actitud del Campeador ante el miedo de doña Jimena: el ejército musulmán les trae un regalo, recién llegada a Valencia la familia del héroe; con este presente sus hijas tendrán la dote para las bodas. El Cid queda aquí caracterizado como padre y como héroe épico”.

25 Como señala C. C. Smith, La creación..., p. 134-135. Las diferencias de trato, en el Cantar, de los musulmanes andalusíes, con los cuales se puede proponer una convivencia pacífica, con respecto a los invasores norteafricanos, con los que por el contrario el enfrentamiento es radical, las subraya María de la Concepción Piñero VALVERDE, “Nuevas de alent partes del mar: aspectos de la convivencia entre cristianos y moros en el Poema de Mio Cid”, Romanische Forschungen, 101, 1989, p. 1-13. La cuestión de la presencia o ausencia en el Cantar del “espíritu religioso” de la Reconquista se ha discutido, como es sabido, a lo largo de mucho tiempo: véanse por lo menos Leo SPITZER, “Sobre el carácter histórico del Cantar de Mio Cid”, Nueva Revista de Filología Hispánica, 2, 1948, p. 105-117, p. 111-114; Ramón Menéndez Pidal, De primitiva lírica y antigua épica, Madrid: Espasa-Calpe, 1951, p. 22; Thomas R. HART, “Hierarchical patterns in the Cantar de Mio Cid”, Romanic Review, 53, 1962, p. 161-173, p. 168-169; Edmund De Chasca, El arte juglaresco en el Cantar de Mio Cid, Madrid: Gredos, 1967, p. 159-164; Carmelo Gariano, “Lo religioso y lo fantástico en el Poema de Mio Cid”, Hispania, 47, 1964, p. 69-77, p. 72-76; Giorgio Perissinotto, “La reconquista en el Poema de Mio Cid: una nueva lectura”, Hispanófila, 65, 1979, p. 1-15, e Id., Reconquista y literatura medieval: cuatro ensayos, Potomac: Scripta Humanistica, 1987, p. 18-52. Según A. Montaner (ed.), Cantar de Mio Cid..., p. 811, “resulta exagerado negar en el Cantar cualquier atisbo de reconquista cristiana o de cruzada, pero tampoco pueden verse estos factores como los determinantes del comportamiento del héroe. Éste es un exiliado que no encabeza deliberadamente un ejército expedicionario, sino que es enviado fuera de su patria y debe, en consecuencia, ganarse el pan [...]. Es cierto que hay una clara conciencia de la división religiosa y territorial entre musulmanes y cristianos, pero en la lucha no se aprecian razones estrictamente religiosas, salvo en los combates contra los almorávides [...]. Aun en este caso, es esencialmente don Jerónimo quien actúa así, mientras que el Cid y sus hombres se refieren sobre todo a la ganancia material [...]. Si se considera que la mentalidad de cruzada tiene como base la solución franca, es decir, la conversión o la muerte [...], la actitud pragmática del Cantar, que admite claramente a los mudéjares, se sitúa al margen de tal dicotomia y, en definitiva, de su motivación religiosa [...]. En cambio, las cuestiones económicas están siempre presentes, no sólo la adquisición de botín, sino el contraste de la liquidez de los combatientes fronterizos con la falta de la misma entre los ricos hombres del interior. [...] el concepto de reconquista puede verse presente en el poema, siempre que se relacione con la expansión territorial de los reinos cristianos mediante acciones particulares, posibilidad reconocida por el poder real a finales del siglo XII, dentro de las coordenadas de lo que se ha llamado espíritu de frontera [...]. En definitiva, dicho móvil actúa en cuanto va unido a la adquisición de una fortuna personal, por más que ésta se halle ligada a conceptos abstractos, como los de honor o fama, y a una religiosidad insoslayable en el caballero medieval”.

26 A este respecto son fundamentales las contribuciones recogidas en José Miguel Marinas y Cristina Santamaría (eds.), La historia oral: métodos y experiencias, Madrid: Debate, 1993.

27 Ofrecen una muestra significativa Alberto Montaner y Ángel Escobar (eds.), Carmen Campidoctoris = Poema latino del Campeador, Madrid: Sociedad Estatal España Nuevo Milenio, 2001, p. 111-117, e ilustra dos casos particulares Alberto Montaner, “La mora Zaida, entre historia y leyenda (con una reflexión sobre la técnica historográfica alfonsí)”, in: Barry Taylor y Geoffrey West (eds.), Historicist essays on hispano-medieval narrative in memory of Roger M. Walker, London: Maney, 2005, p. 272-352; e Id., “La huida de Vellido, ¿por las puertas o el postigo? (o de la Chronica Naierensis y las fuentes alfonsíes)”, in: Rafael Alemany Ferrer, Josep Lluís Martos y Josep Miquel Manzanaro Blasco (eds.), Actes del X Congrés Internacional de l’Associació Hispànica de Literatura Medieval (Alacant, 16 al 20 de setembre de 2003), 3 vols., Alicante: Universitat, 2005, 3, p. 1179-1197.

28 En general, sobre esta producción literaria y sobre su evolución, véanse Dietrich Briesemeister, “Cid, El”, in: Robert-Henri Bautier (ed.), Lexicon des Mittelalters, vol. II, München:Artemis, 1983, col. 2078-2082; Henk De Vries, “Cid”, in: Willem Pieter Gerritsen y Antony G. van de Melle (eds.), A dictionary of medieval heroes, Woodbridge: Boydell, 1998, p. 80-84; y Cristoph Rodiek, La recepción internacional del Cid. Argumento recurrente - contexto - género[ed. orig. alemana, 1990], Madrid: Gredos, 1995.

29 Entre otros, en orden cronológico: Irene Zaderenko, “El procedimiento judicial de riepto entre nobles y la fecha de composición de la Historia Roderici y el Poema de mio Cid”, Revista de Filología Española, 78, 1998, p. 183-194; A. Montaner y Á. Escobar (eds.), Carmen Campidoctoris..., concretamente p. 71- 135; Id., “Presentación de una nueva edición del Carmen Campidoctoris: hacia un replanteamiento de la materia cidiana”, in: Maurilio Pérez González (ed.), Actas del III Congreso hispánico de latín medieval (León, 26-29 de septiembre de 2001), 2 vol., León: Universidad, 2002, 1, p. 385-394; Alberto Montaner, “Ficción y falsificación en el cartulario cidiano”, Cahiers d’Études Hispaniques Médiévales, 29, 2006, p. 327-357; Carlos M. Reglero de la Fuente, “La Crónica najerense, Santa María de Nájera y Cluny”, e-Spania, 7, junio de 2009 (DOI: 10.40000/e-spania.18162); Alejandro Higashi, “Éxito y difusión de los Gesta Roderici en el marco de la materia cidiana temprana”, e-Spania, 10, diciembre de 2010 (DOI: 10.4000/e-spania.20056); Alberto Montaner, “Rodrigo el Campeador como princeps en los siglos XII y XIII”, e-Spania, 10, diciembre de 2010 (DOI: 10.4000/e-spania.20201); Francisco Javier Peña Pérez, “Gesta Roderici: el Cid en la historiografía latina medieval del siglo XII”, e-Spania, 10, diciembre de 2010 (DOI: 10.4000/e-spania.20104); Alberto Montaner, “La construcción biográfica de la Historia Roderici: datos, fuentes, actitudes», Edad Media. Revista de Historia, 12, 2011, p. 159-191; Id., “La Historia Roderici y el archivo cidiano: cuestiones filológicas, diplomáticas, jurídicas e historiográficas”, e-Legal History Review, 12, junio de 2011; Id., “La construcción biográfica de la Historia Roderici: la tensión arqueológica”, Edad Media. Revista de Historia, 13, 2012, p. 269-298.

30 Alberto Montaner, “El proyecto historiográfico del Archetypum Naiarense”, e-Spania, 7, junio de 2009 (DOI: 104000/e-spania.18075).

31 A. Montaner y Á. Escobar (eds.), Carmen Campidoctoris..., p. 119.

32 Véase ahora Hélène THIEULIN-PARDO, “El influjo de la Historia Roderici sobre el Libro de las generaciones y linajes de  los reyes (olim Liber regum)”, e-Spania, 15, junio de 2013 (DOI: 10.4000/e-spania.22376, publicado en estas mismas actas.

33 Baste la remisión a Antonio Ubieto, El Cantar de Mio Cid y algunos problemas históricos,Valencia: Anubar, 1973; María Eugenia Lacarra, El Poema de Mio Cid: realidad histórica e ideología, Madrid: Porrúa, 1980; Colin C. Smith, Estudios cidianos, Madrid: Cupsa, 1977; Id., La creación...; José Fradejas Lebrero, “Intento de comprensión del Poema de Mio Cid”, in: Poema de Mio Cid, ed. facsímil con estudios de Hipólito EscoLaret al., 2 vol., Burgos: Ayuntamiento, 1982, 2, p. 245-89, p. 270-277: Id., “Literatura y corrientes ideológicas”, in: C. Hernández  Alonso (coord.), El Cid, poema e historia..., p. 41-46; David G. Pattison, “Word formation in the Poema de Mio Cid: a second visit”, La Corónica, 14 (1), 1985, p. 86-88; René Pellen, “Cantares de Mio Cid: vocabulaires exclusifs (thématique et diachronie)”, Cahiers de Linguistique Hispanique Médiévale, 5, 1980, p. 249-287, 6, 1981, p. 219-317, 7, 1982, p. 83-133, 8, 1983, p. 5-155; Joseph J. Duggan, The Cantar de Mio Cid: poetic creation in its economical and social contexts, Cambridge: Cambridge University Press, 1989, p. 58-107; I. Zaderenko, “El procedimiento judicial...”; A. Montaner (ed.), Cantar de Mio Cid..., p. 289 y notas allí indicadas, y p. 309-374, y a los balances de Derek W. Lomax, “The date of the Poema de Mio Cid”, in: Alan D. Deyermond (ed.), Mio Cid Studies, London: Tamesis Books, 1977, p. 73-81; Alan D. Deyermond, El Cantar de Mio Cid y la épica medieval española, Barcelona: Sirmio, Jaume Vallcorba Ed., 1987, p. 20-22; María Antonia Martín Zorraquino, “Problemas lingüísticos en el Cantar de Mio Cid”, Revista de Historia Jerónimo Zurita, 55, 1987, p. 7-22, p. 8-11.

34 Lo ha demostrado R. Menéndez Pidal, La España del Cid.., 2, p. 912-916, y confirmado E. FALQUE (ed.), Historia Roderici..., p. 21-25.

35 Como subraya C. C. Smith, La creación..., p. 191.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Salvatore Luongo, « El discutido influjo de la Historia Roderici en el Cantar de mio Cid », e-Spania [En ligne], 15 | juin 2013, mis en ligne le 24 mai 2013, consulté le 20 septembre 2014. URL : http://e-spania.revues.org/22297 ; DOI : 10.4000/e-spania.22297

Haut de page

Auteur

Salvatore Luongo

Università degli Studi di Napoli “L’Orientale”, FEHTYCH II (FFI2012-32231), AILP (GDRE 671, CNRS)

Haut de page

Droits d’auteur

© e-Spania

Haut de page