Navigation – Plan du site
La Chronica Adefonsi imperatoris y la Historia Roderici: dos crónicas particulares del ‎siglo XII‎

La duda indefinida: a propósito del Carmen Campidoctoris, 105-128

Amaia Arizaleta

Résumés

On exposera dans ce travail les raisons de croire que l’auteur du Carmen Campidoctoris aurait pu se servir d’éléments liés à la légende d’Alexandre le Grand lorsqu’il construisit la descriptio armorum du Cid, à partir d’un examen des textes de l’Alexandreis et de l’Alexandre décasyllabique, par le biais de l’Historia scholastica.

Haut de page

Texte intégral

  • *  Arthur CONAN DOYLE, The Memoirs of Conan Doyle, London: Georges Newnes, 1894, p. 49.
  •  Lluis CABRÉ, “(Reseña) Curial e Güelfa, ed. crítica i comentada de Lola Badia i Jaume Torró, Barce (...)

“Any truth is better than indefinite doubt”*
“Aquests dos exemples mostren el perill de jugar el joc de la hipòtesi que insinua sense provar res d’una manera contrastable”

  • 1 Las últimas líneas del texto han sido raspadas; Alberto MONTANER y Ángel ESCOBARCarmen Campidocto (...)
  • 2 Con la erudición que los caracteriza comentan los últimos editores del poema la presencia de la mat (...)

1Bien sabido es que el autor del Carmen Campidoctoris argumentó, mediante el breve inventario de armas y caballo que cierra el texto que ha llegado hasta nosotros1, su declaración de preferencia por la materia cidiana frente a la homérica, pues el Cid es allí calificado de guerrero superior a Paris y a Héctor, en armamento y figura (“Paris uel Hector meliore illo / nunquam fuere in Troiano bello”, v. 126-127), y sus gestas consideradas como más excelentes que las de los troyanos (v. 1-12)2. Los ecos virgilianos del pasaje han sido repasados con minucia por Montaner y Escobar, que han advertido la tentación especulativo-detectivesca que pueda azorar a quien se asome a esta obrita. Haciendo acaso caso omiso a tan atinada brújula, y con asumida imprudencia, expondré aquí (mediante el examen de pruebas que espero sean suficientemente contrastadas) una propuesta relativa a la presencia de  dos o tres modelos textuales que el poeta pudo consultar a la hora de describir loriga, espada, lanza, escudo, yelmo y caballo que ornan a este Cid clásico –pues no resulta menos clásico el Rodrigo del Carmen por arrancar el anónimo su alabanza rechazando la tradición antigua–: si bien la preferencia explícita del poeta cidiano va hacia asuntos nuevos (“noua principis bella”, v. 7-8), la configuración textual de la hipotiposis de un Rodrigo luminoso y perfectamente bélico bebe de imágenes vinculadas con la Antigüedad.

  • 3 A. MONTANER y Á. ESCOBARed. cit., p. 265.
  • 4 Javier RODRÍGUEZ MOLINA, “La extraña sintaxis verbal del Libro de Alexandre”, Troianalexandrina, 8, (...)
  • 5 Parece aceptable datar este texto (adopto el título propuesto pour su último editor, Jorge GARCÍA L (...)
  • 6 Podrá recordarse en este punto que Alberto MONTANER (ed.), Cantar de mio Cid, Barcelona: Galaxia Gu (...)

2Ello explica, en parte, que llegado a esa descriptio armorum, “de ecos clásicos y bíblicos [pero que corresponde a] una descripción ajustada de lo que era el armamento de los siglos XI y XII”3, el lector que hoy recorre los versos del Carmen Campidoctoris  experimente la sensación de haberse enfrentado, en otro poema compuesto en el oriente peninsular no muchos años después del panegírico cidiano4, a una enumeración semejante de los aperos de batalla que singularizan al héroe cuyas glorias se cantan. Ese segundo poema, también anónimo, no es otro que el Alexandre5: el fragmento en que se describe la indumentaria caballeresca ofrecida al hijo de Olimpias (v. 90-111) presenta algunos puntos en común con el poema en latín6. Como indicábamos, tal situación no es, de por sí, sorprendente, puesto que en ambos casos nos encontramos con un ejercicio de pluma propio a la construcción de poemas épicos; aun así, algunas particularidades relativas al contexto de creación de ambos poemas justifican que nos detengamos brevemente en tales semejanzas. Por supuesto, no se postulará en ningún momento la influencia del texto romance sobre el latino, lo que sería un exabrupto cronológico, ni se pretenderá completar la Quellenforschung, que ya ha sido prácticada por estudiosos mucho más hábiles que quien firma ahora estos párrafos. Se apuntará in fine, eso sí, a una hipotética comunidad de lecturas entre los dos anónimos, y se comentará en esta nota el uso posible de elementos relacionados con la tradición alejandrina por parte del autor del Carmen Campidoctoris . He de confesar que no me interesa tanto señalar la existencia de paralelos, siempre disponibles al fin y al cabo en el acervo literario, como sugerir que ciclos temáticos en apariencia ajenos hayan podido yuxtaponerse, o coincidir, en las prácticas de escritura de autores letrados del centro-norte peninsular.

  • 7 Ibid., p. 128-130: “[…] algunos indicios apuntan en especial hacia el centro norte de la península, (...)
  • 8 Alejandro HIGASHI, “Rasgos formales estáticos en la determinación genérica y el Carmen Campidoctori (...)

3La materia antigua, en teoría distanciada de la representación de los hechos gloriosos de Rodrigo de Vivar, se cristalizó en el momento obligado de la enumeración de las armas del caballero; la suposición, recomendada por Montaner y Escobar, de una más o menos difuminada influencia virgiliana, a la par que bíblica, o de una inspiración sugerida por la familiaridad del autor del Carmen con autores como Plinio, Jerónimo, Enio, Isidoro, entre otros, sustenta tal realidad. Ahora bien, se plantea la posibilidad de que versiones contemporáneas al Carmen Campidoctoris (es decir, producidas entre 1170 y 1190) de la leyenda de Alejandro Magno, vivificador inmediato de la materia clásica y también troyana, hayan podido guiar la composición del motivo de la descriptio armorum. Las razones que pudieran justificar este supuesto no resultan tal vez extraordinariamente sólidas; el rastreo textual no concluye, como se verá, una grandísima y definitiva similitud léxica o sintáctica, y suscita no pocos problemas. A más de un ‘aire de familia’—lo que no deja de ser muy poca cosa—, se fundamenta mi proposición en la contemporaneidad del Carmen con sus modelos eventuales, en una posible coincidencia espacial de los textos concitados en una zona que podemos determinar como el centro norte de la península7, en un clima socio-cultural próximo. No son desde luego éstos indicios contundentes: bastará recordar, parafraseando a Alejandro Higashi, que “muchos de estos calcos pudieron tener un origen distinto; ante esta probabilidad […] parece lícito preguntarse si los préstamos léxicos y las semejanzas argumentales y métricas no son más que una ilusión comparativista”8. Con esta desventaja como punto de partida, y armados de dudas, podemos intentar la comparación, aun si esta acaba siendo ilusoria.

  • 9 A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 263.
  • 10 Ibid., p. 249-250, señalan que el plural se refiere probablemente al área musulmana y a sus goberna (...)
  • 11 Ibid., p. 276.
  • 12 Sin ánimo de exhaustividad, los editores proponen lecturas explicativas para las cinco estrofas de (...)

4Las armas refulgentes de Rodrigo son descritas como introducción a la tercera batalla que éste ha de librar, la cual “se desarrollaría en la parte no conservada [del poema]”9, y como correspondencia lógica del mandato del Cid a sus hombres: “ut sui se arment” (v. 103). El primero en dar ejemplo es el propio héroe, “primus est ipse indutus” (v. 105), apareciendo así como la ilustración poética del guerrero modélico, pero también como representación verosímil de una realidad admirable: las piezas del armamento del Cid (yelmo y loriga, armas corporales; espadas, lanzas, escudo y enseña, armas ofensivas) lo identifican, ante los lectores del poema al igual que ante los contemporáneos del personaje histórico, como héroe célebre para todos los reyes del territorio hispánico: “Unde per cunctas Ispanie partes / celebre nomen eius inter omnes / reges habetur10. La visibilidad requerida en esta operación de escritura a favor del Cid se formaliza en la descripción, relativamente demorada teniendo en cuenta las dimensiones totales del poema, de las armas de éste: la propia descripción funciona como una labor de orfebre, resplandeciente, aun mínima. La imagen del caballero semiangelical11 que reviste armas de bronce, oro y plata, se anima (accipit, gestat, muniuit, ascendit), refleja la luz y constituye, gracias al azar que afecta una vez más la transmisión de los textos, un broche perfecto para el elogio cidiano, la representación dinámica y sensorial de una obra de arte concebida como tal para los auditores contemporáneos (“talibus armis ornatus et equo”, v. 125). El fragmento, según Montaner y Escobar, se informa de diversas fuentes, entre las cuales destaca la Historia scholastica12; semejante textura hace suponer que el conocimiento de esos modelos haya sido posible bien por transmisión oral, bien por la presencia de dichas obras en una biblioteca más que regular, bien por la existencia de algún florilegio al alcance del poeta. Y surge entonces la hipótesis complementaria, y en gran medida vinculada al último de estos supuestos, de que el autor del Carmen se hubiera inspirado en un muy pequeño conjunto de textos, visibles y reconocibles como modelos (globales o puntuales) de la representación del héroe guerrero y, por lo tanto explotables en la elaboración del motivo de la descripción de las armas del Cid.

  • 13 Mantengo el título por el que se conoce tradicionalmente la magna obra de Coméstor, pese al cambio (...)
  • 14 En la Patrología Latina, Paris: J. P. Migne, vol. 198 (1855), cols. 1053-1844.

5En ese nimio racimo textual que propongo ocupa la Historia scholastica13 un lugar destacado: Montaner y Escobar identifican algunos pasajes, situados en los libros I , II (con dos casos), IV y X como fuentes posibles de algunos de los elementos clave de la descriptio armorum. Resulta particularmente convincente, a mi modo de ver, el paralelismo señalado con X, 19 [PL, 198, 1341]14[Porro Ioab] uestitus erat tunica [stricta ¡ Josephus tamen dicit] lorica, “et accinctus erat gladio fabrefacto, [qui leui motu egredi poterat]”, por la semejanza léxica y sintáctica con los versos 105 y 107 del Carmen: “[Primus et ipse] indutus lorica [— nec meliorem homo uidit illa —; romphea] cinctus auro fabrefacta [manu magistra]”. Suponiendo que estas líneas de Coméstor hubieran podido constituir el arranque de una imitación, por parte del poeta anónimo, de los contenidos de algunos pasajes de la Historia scholastica, cabe constatar que, de los cinco fragmentos, dos están relacionados explícitamente con Alejandro Magno —y uno más con Grecia.

  • 15 A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 268, con abundantes referencias.
  • 16 PL, 198, col. 1075B: “Et, sicut dixerat, emisit eum Dominus de paradiso voluptatis, ut operaretur t (...)
  • 17 Corin BRAGA, Le Paradis interdit au Moyen Âge. La quête manquée de l’Eden oriental, Paris: L’Harmat (...)

6Así sucede con I, 24 [PL, 198, 1074] “De eiectione eorumdem de paradiso, et romphaea ignea”, que enmarca la aparición del ángel custodio del Edén y de su espada flamígera15, propuesto como posible fuente de inspiración del grecismo del ya citado verso 107: en este capítulo de la Historia scholastica se lee, inmediatamente después de un comentario sobre el árbol edénico, cómo Alejandro había informado a Aristóteles de la razón de la longevidad de los sacerdotes que guardaban los árboles del sol y de la luna —“Etiam Alexander scripsit Aristoteli de sacerdotibus arborum solis et lunae, quod esu pomorum longissimam agant vitam16. La leyenda alejandrina presenta, en el caso del episodio de los árboles del sol y de la luna, una relación simbólica compleja con los árboles del Saber y de la Vida del Edén, pues en ella los primeros constituyen una suerte de doblete de los segundos17. Ya para el siglo XIII, la figura de Alejandro Magno (probablemente gracias al episodio de la visita del macedonio al jardín de los árboles dotados de voz) se había sedimentado en la tradición del relato de la expulsión del paraíso, puesto que la glosa del manuscrito de Viena al verso 193 del libro IV de la Alexandreis de Gautier de Châtillon, “Ignea custodit uirgulti romphea limen”, contiene una alusión al macedonio:

  • 18 Marvin L. COLKER (ed.), Galteri de Castellione. Alexandreis, Padua: Editrice Antenore, 1978, p. 415 (...)

Ignea rumphea id est gladius igneus, quem tenet angelus in manu sua, custodiens ne aliquis intret. De hoc gladio duplex est opinio. Quidam enim senciunt secundum quod littera pretendit scilicet quod Deus posuerit angelum in foribus Paradysi habentem gladium igneum; alii vero dicunt quod terra per solem diuisa in duas partes, in quarum una nos sumus, Paradysus uero in altera, et sol transiens per medium diuidit nos a Paradyso per calorem maximum, et hoc appellatur a philosophis torrida zona, et in ueritate uerum est quod Nilus fluuius Paradysi transit per zonam torridam. Ad cuius ortum nemo pervenire poterit propter intollerabilem estum solis. Licet enim multi temptauerint, quemadmodum Alexander, tamen no potuerunt transire calorem illum, et torridam zonam appellant gladium igneum. Et hoc est quod dicit18.

  • 19 Ocioso es recordar que la Historia scholastica es poco anterior o contemporánea a la Alexandreis: l (...)

7La rhomphaea que Gautier integra en su écfrasis del mausoleo de Estatira acaba pues, de igual manera que la que Pedro Coméstor había incluido en su comentario al Génesis, vinculada a la imagen del guerrero que quiso llegar a las fuentes del Nilo, para los lectores que se acercasen a la Alexandreis y a la Historia scholastica a fines del siglo XII19.

  • 20 Sobre este conocidísimo episodio de la leyenda alejandrina y de las redes textuales que permitieron (...)
  • 21In superiori vero planitie tiarae ex omni parte in circuitu usque ad summitatem eius, quae in acut (...)
  • 22 Cito por la edición de Tomás GONZÁLEZ-ROLÁN y Pilar SAQUERO SUÁREZ-SOMONTE,Alfonso X. La historia n (...)
  • 23 Ver Lucienne MEYER, Les légendes des matières de Rome, de France, et de Bretagne dans le Panthéon d (...)

8Alejandro Magno vuelve a surgir en los dos pasajes sugeridos por los editores del Carmen como muestra del uso del participio “fabrefactus” aplicado a un objeto de valor en la obra de Coméstor, participio que caracteriza la espada cidiana: II, 65 [PL, 198, 1186] “malagranata aurea, cum spinosis extremitatibus suis fabrefacta”, relaciona contextualmente la descripción de la joya con la “lamina aurea” que porta el sumo sacerdote ante el conquistador griego, cuando este penetra en Jerusalem20. En este capítulo, a “malagranata aurea […]” sigue “super frontem vero pendebat lamina aurea […]”21. Dicha fórmula es retomada algo más lejos, IV, 29 [PL, 198, 1496], donde se lee “Nam Alexander intuens antistitem, pontificali stola insignem, et super cidarim laminam auream, in qua scriptum erat nomen Dei”. Parece pues más que posible suponer que si el poeta se inspiró en estos pasajes de la Historia scholastica, se diera cuenta de inmediato de la contigüedad del léxico ecfrástico del Manducator con la propia elaboración del relato alejandrino: la espada cidiana del Carmen gravita en un universo coloreado por la materia de Alejandro Magno. Por cierto, el segundo pasaje sugerido por Montaner y Escobar como modelos del tan traído y llevado “auro fabrefacta” del verso 107 del Carmen, XI,10 [PL, 198, 1356], “grandes uuae aureae cum pampinis aureis, adeo fabrefactis” se asemeja extraordinariamente a “columnas aureas cum capitellis aureis et de vineam de auro” que describe en la Historia de preliis (cito aquí la recensión J2, 81)22 algunas de las maravillas del palacio de Poro, personaje de la leyenda alejandrina de sobra conocido de quienes manejaban la pluma poco antes de 1200, y que estaban perfectamente al tanto de que la obra admirable del Templo y del palacio de Poro no eran sino remedos del paraíso terrenal —“quasi terrena tunc paradisus erat”, escribía Godofredo de Viterbo hacia 118523. Claro que iría fuera de todo orden sugerir en este caso que el anónimo autor del Carmen pensase en tales semejanzas, como probablemente no convenga sacar punta ahora al hecho de que el especial paralelismo señalado por Montaner y Escobar entre 115, “depictus ferus erat draco” y IV, 86 [PL, 198, 1124] se funda en uno de los elementos de la descripción del barco de Triptolemo dirigiéndose al espacio natural de Alejandro, Grecia: “[…] in navi, in qua pictus erat draco, in Graecia venisse […]”.

  • 24 Marina LEITE, “Os testemunhos da tradução portuguesa da Historia scholastica de Pedro Comestor: con (...)

9Ninguna afinidad, declarada o implícita, existe en los fragmentos citados como paralelos para el verso 118, “quam decorauit laminis argenti”: Historia scholastica II, 61 [PL, 198, 1181] (“columnae […] uestitae laminis argenteis”) y XI, 15 [PL, 198, 1361]  (“quae laminis aureis et argenteis miro opere decoratae erant”), que describen el Tabernáculo. Razón de más, quizás, para defender que todo lo planteado hasta ahora bien puede no ser sino la pintura de un paisaje posible de ecos enfrentados entre la historia sagrada de Pedro Coméstor y diversos testimonios de la leyenda alejandrina. Al fin y al cabo, como mucho se podría defender que la Historia scholastica ha proporcionado el material para la descripción de la espada áurea del Cid. A ese material probablemente se le superpuso otro, el de Alejandro. La prudencia aconseja no ir más lejos. Nos preguntaremos aun y todo si esa confluencia no facilitó analogías, despertó recuerdos que fueron encauzados hacia la escritura de unos versos determinados, gracias a la lectura y al conocimiento de otros versos relacionados con el conquistador macedonio. Huelga recordar, al fin y al cabo, el extraordinario éxito que tuvo la Historia de Pedro Coméstor entre los letrados contemporáneos, lo que debió de asegurar su presencia en los scriptoria peninsulares. El manuscrito d-III-16 de la Real Biblioteca de El Escorial, de fines del siglo XII, reúne la Historia scholastica y la Summa de divinis officiis de Juan Beleth. De inicios del XIII han sido fechados los códices 11 y 70 de la Real Academia de la Historia, el primero procedente de San Millán de la Cogolla, y el segundo de San Pedro de Cardeña, monasterios situados en el centro-oriental de la Península; en el ámbito portugués, conocemos la existencia de un manuscrito datado del siglo XII, perteneciente a los fondos de la biblioteca de Santa Cruz de Coimbra (ms. 112 de la Biblioteca Pública Municipal de Porto)24.

  • 25 A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 213-214 y 281.
  • 26 21-23: “Jes non saubes -–si m’ajut fes!– del setge que a Troia fon”, edición de François PIROT, Rec (...)
  • 27 Juan CASAS RIGALL, La materia de Troya en las letras romances del siglo XIII hispano, Lalia, Series (...)
  • 28 Sobre el uso del adjetivo ‘publicitario’ en este contexto, Robert FAVREAU, Les inscriptions médiéva (...)

10Similar fortuna conoció un texto al que ya se ha aludido aquí, la Alexandreis de Gautier de Châtillon, dedicada, como la Historia scholastica, a Guillermo de Champaña (Guillaume aux Blanches Mains), obispo de Chartres y arzobispo, sucesivamente, de Sens y de Reims. Este mecenazgo común carece sin duda de pertinencia para nuestro estudio; sin embargo, el poema de Gautier, conocidísimo, aparece como una posible explicación para algunas de las características de la descripción de las armas cidianas. Estas vienen determinadas por su función, que no es otra que el elogio del Cid, caballero mejor que Paris y Héctor. Por supuesto, la presencia de estos personajes en el poema ha sido satisfactoriamente dilucidada por los estudiosos que me preceden, que han recordado que, “en el ámbito hispánico, ambos son nombrados en la inscripción sepulcral en hexámetros de Sancho el Fuerte”, y de manera disociada, Paris “en el ‘epitafio’ catalán a Guillermo Berenguer” y Héctor, en el verso 179 del Poema de Almería y “en el epitafio asturiano del eremita Gonzalo”25. No se olvide que estos dos héroes eran conocidos, además de por la epopeya virgiliana, gracias a la circulación de diversos textos de materia troyana (a lo que parecen apuntar los famosos versos del ensehamen-sirventés atribuido a Guerau de Cabrera)26, entre los cuales conviene destacar el Excidium Troiae, del s. IX27. Valga destacar en este momento que Héctor y Paris son a menudo convocados como figuras epitáficas, lo que corresponde bien a la naturaleza ecfrástica de la descriptio armorum. Por eso, porque Paris y Héctor realzan la capacidad publicitaria28 de las inscripciones en piedra y en pergamino, conviene tener en cuenta que “Paris uel hector” se encuentran también en la Alexandreis, I, 470-474, donde comparten el espacio textual del epitafio de Aquiles:

Quos tamen accusant titulis epygrammata certis
Ecce minora loco quam fama uidit Achillis
Forte sepulchra sui tali distincta sigillo:
“Hectoris Eacides domitor clam incautus inermis
Occubui, Paridis traiectus arundine plantas”.

11Este dístico llamó la atención, años después, del anónimo que compuso el Alexandre, quien tradujo los hexámetros de la epopeya latina en cuatro alejandrinos, “Aquiles só, que yago so este mármol çerrado, / el que ovo a Éctor el troyano rancado; / matome por la planta Paris el perjurado / a furto, sin sospecha, yaziendo desarmado” (332). Alejandro el epirota se consideraba descendiente de Aquiles, guerrero victorioso sobre Héctor, víctima de Paris; Alejandro es pintado, en el poema de Gautier como más tarde en el del clérigo castellano, como figura superior a sus modelos. Obsérvese que el hijo de Tetis no es identificado por su nombre, sino por el sobrenombre referido a su dinastía; los héroes visibles y legibles en este par de versos de Gautier no son sino Hector y Paris.

  • 29 R. FAVREAU, “L’épithaphe d'Henri II Plantagenêt à Fontevraud”, Cahiers de civilisation médiévale, 1 (...)

12Supongamos pues, como hipótesis mínimamente operativa, que el autor del Carmen hubiera leído la Alexandreis en la misma biblioteca donde se hallaba la copia de la Historia scholastica en que encontró la inspiración para describir la espada cidiana, y que esta imagen pétrea le hubiese seducido para tallar algunos de sus versos, completando así un tanto las imágenes encontradas en la Historia de Coméstor. Como se ha indicado antes, el texto de Gautier tuvo un éxito absoluto e inmediato tras su composición, entre 1175 y 1180; se suele recordar, como prueba de dicha acelerada recepción, el que el epitafio de Henri II Plantagenet, de 1189, imitó el del Alejandro del poema (X, 448-450)29. La popularidad de la Alexandreis fue precoz: Jean-Yves Tilliette precisa que, de todos los manuscritos hoy identificados, uno es con seguridad del siglo XII, cinco del XII o del XIII, ciento diecisiete del siglo XIII, etc.:

  • 30 Véase nota 19. A propósito de epitafios, J. Y. Tilliette comenta cómo “l’épitaphe que lui attribuen (...)

L’ambition, dont Gautier se défend assez mollement dans sa préface, de faire jeu égal avec l’Énèide, à quoi renvoie le titre de l’œuvre, semble bien avoir été réalisée, en tous cas dans ce contexte scolaire30.

  • 31 Francisco PEJENAUTE RUBIO, Gautier de Châtillon. Alejandreida, traducción y comentario, Madrid: Aka (...)

13En el ámbito hispánico, son de conocimiento público tres manuscritos del siglo XIII custodiados en el Archivo de la Corona de Aragón, procedentes de Ripoll (mss. 174, 196, 212). Nada impide suponer que algún manuscrito de la obra circulase ya en la Península tras 1180, principalmente si se incluye entre las probabilidades de tal supuesto la realidad de las alianzas políticas castellanas; a este punto volveremos luego. La Alexandreis aparece desde luego como candidata no del todo desdeñable a la creación de algún estímulo de escritura en el poeta del Carmen: al ya citado verso IV, 193, “Ignea custodit uirgulti romphea limen”, se sumará el que Gautier recordó que Alejandro había recibido como presente una loriga con incrustaciones de plata, “labrada por los dedos de los Cíclopes”31 en X, 274: “Traditur a Siculo / ueniens lorica tyranno”, además de un “spumantem Hyspania labris/ Cornipedem uario distinctum membra colore / Aureaque attritis mandentem frena lupatis”, corcel tan luciente como el propio caballero en el poema anónimo. Merece señalarse que la epopeya de Gautier contiene una imagen que encierra la entera descripción armígera del Carmen (III, 4-10):

Primus in oppositos pretenta cuspide Persas,
Ocius emisso tormenti turbine saxo,
Torquet equum Macedo qua consertissima regum

  • 32 Ibid., p. 161: “El Macedonio, más rápido que una piedra lanzada por el torbellino de la catapulta, (...)

Auro scuta micant, ubi plurima gemma superbis
Scintillat galeis, qua formidabile uisu
Auriuomis patulas absorbens faucibus auras
Igniti Dario prefertur forma draconis
32.

  • 33 Elmer BAGBY ATWOOD y Virgil K. WHITAKER, Excidium Troiae, edición y comentario, Cambridge, Massachu (...)

14 “Equus”,galea, forma draconis”… las propiedades que pintan al héroe guerrero en esta escena de la Alexandreis, refulgente y universal pese a brillar con el estilo propio del francés, coinciden con varios de los símbolos que identifican al caballero del Carmen. No puede negarse su valor de estereotipos, y cierto que es que se pueden aducir cientos de citas equivalentes y globalizadoras, como, sin ir más lejos, la siguiente frase del Excidium Troiae, “Armatus lorica et galea cristata, scutum atque hastam tenens, in similitudinem Martis33, más acordes al verso corto del Carmen Campidoctoris. Ahora bien, estamos siguiendo la pista a la presencia de pasajes análogos a los que configuran la descriptio armorum cidiana en un perímetro marcado por las imágenes de Alejandro, vía la Historia scholastica, y a partir de coincidencias cruzadas entre unos textos y otros. Parece pues el alejandrino un terreno relativamente fiable para comprender la aplicación de una poética de la descripción caballeresca culta en el siglo XII: el corpus sobre Alejandro Magno constituía una reserva de motivos épicos casi inagotable y suficientemente conocida de los letrados mediolatinos; Gautier de Châtillon renovaba a fines de siglo el género, mediante un regreso a las fuentes y un deseo de entrar en competencia con los antiguos en su propio terreno. Esa voluntad de “faire du neuf avec du vieux” es la que se lee en el Carmen, que se inicia declarando “dum iam uillescant uestustate multa [acta paganorum]” (6), motivo tópico del exordio como recuerdan sus editores, y que se concluye retomando usos antiguos, remozándolos, como lo había hecho, poquísimos años antes, Gautier de Châtillon. Esta suerte de solidaridad en la práctica de una ‘emulación neutralizada’, junto a los paralelismos, aun tenues, que se pueden encontrar entre la Alexandreis y el Carmen, podría bastar para defender una intuición. Sin embargo, no es posible contentarse con estos elementos, carentes de valor probatorio.

  • 34 Catherine GAULLIER-BOUGASSAS, “L’adoubement d’Alexandre dans les version en décasyllabes et les ver (...)
  • 35 Ibid., p. 84.
  • 36 Raymond WILLIS, The Debt of the Spanish Libro de Alexandre to the French Roman d’Alexandre, Princet (...)

15Más convincente resultará, espero, el recordar que nuestra descriptio armorum, por más que beba en la tradición virgiliana y que la reescriba, corresponde de modo evidente al motivo épico de la entrega de armas, puesto en vernáculo en los años precedentes a la composición del Carmen34. Entre los diferentes poemas que practican el motivo de la “remise d’armes” en la literatura francesa antes de Chrétien de Troyes se halla el Alexandre décasyllabique (o Ralix), que se caracteriza, precisamente, por lo demorado del inventario del armamento del que ha de gozar el príncipe. Su anónimo autor, poitevino, debió componerlo en un francés común, supradialectal, hacia 1155-1170. Alexandre de Paris retomó hacia 1180-1185 este breve recuento poético de la juventud del macedonio, amplificándolo, pero abreviando de manera sustancial la descripción de las armas revestidas por el héroe35. El poema decasilábico, del que quedan apenas testimonios, contiene una versión incompleta de la leyenda alejandrina; nos interesa sin embargo, y en grado sumo, pues suponemos que el Alexandre décasyllabique hubo de circular en el espacio castellano ya que el autor del Alexandre lo tomó como fuente de algunos de los episodios centrales de su poema, entre ellos, precisamente, el de la descripción de la indumentaria caballeresca36.

  • 37 Milan S. LA DU, The Medieval French Roman d’Alexandre. Volume I: Text of the Arsenal and Venice Ver (...)
  • 38 Pero véase A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 270.

16Si aceptamos la posibilidad de comparar los fragmentos del poema francés con los del latino, nos llamará la atención en primer lugar que en el Alexandre décasyllabique el inventario de armas acompañe la representación del guerrero como individuo que surge de entre el grupo (de los soldados, en el Carmen; de los jóvenes compañeros de Alejandro, en el Alexandre décasyllabique), mediante una simple focalización que dirige el interés del auditorio hacia la figura semi-angelical del héroe —también el griego se beneficia, en el poema francés, de un aura refulgente. La coincidencia, que no conformidad, de algunos lugares textuales no deja de excitar la curiosidad; ligeramente, en el caso de “Tant frein a or et tant elme gemé / Tant bon auberg et tant escu borclé”, RAlix, 220-22237 y de Carmen, 117, “galea fulgenti”, 105-106, “lorica / nec meliorem homo uidit illa”, 113, “clipeus […] figuratus auro” —tan ornados estaban el yelmo y el escudo, tan buena eran la loriga (nadie la había visto mejor)—. Más exactamente, entre RAlix, 375 “La haste fut d’un quarter de ciprés” y Carmen, 109-110, “accipit hastam mirifice factam / nobilis silue fraxino dolatam”, con un cambio del tipo de madera38; y entre 722-724: “Pois lace l’eaume qui vaut une cité / Sol les jagonces del cercle d’or listé / Relusent plus d’un chastel embrasé” y Carmen, 117-120, “Caput muniuit galea fulgenti / quam decorauit laminis argenti / faber et opus aptauit electri / giro circinni”. Sorprendentemente, por la identidad semántica, RAlix, 371: “Anc en cest siegle n’en vit nus hom si bon” y Carmen, 106, “nec meliorem homo uidit illa”; igualmente, RAlix, 737: “En tot le siegle nel pot hom tel trover” —no lejos se halla la valoración hiperbólica “necne comutauit / aureis mille” (Carmen, 122-123), que practicará con fruición el anónimo que escribió el Alexandre algunos años más tarde.

  • 39 L. BRUN, F. DUVAL, F. FERY-HUE y C. GADRAT, Scriptorium, 59, 2005, p. 90-108.

17Evidentemente, los cruces entre textos resultan difíciles de determinar; por supuesto, no es posible ignorar el poso de sucesivas tradiciones, visible a la luz del trabajo de los editores del Carmen Campidoctoris . De igual modo se vislumbran puntos de corte entre la Alexandreis y el Alexandre décasyllabique, explicables en muy gran medida por la propia configuración de la leyenda alejandrina. Por supuesto, se podría oponer a la hipótesis de una influencia del Alexandre décasyllabique sobre el Carmen el que el autor de un texto en latín no traduciría del romance. La respuesta a tal objección pasaría por recordar que, en unos años muy cercanos a los que nos interesan, y en un espacio cultural no tan alejado del que acaso se viviera en ciertos círculos del norte de Castilla, que Guernes de Pont-Sainte-Maxence escribió su Vie de saint Thomas Becket en alejandrinos franceses entre 1172 et 1174, y que Roger de Pontigny la tradujo muy pronto al latín, entre 1176 y 117739. De cualquier modo, tal objeción no tendría sentido, según entiendo, puesto que no defiendo una translación, sino una inspiración, un recuerdo, o un guiño del poeta, que hubiera encontrado en los versos franceses la concreción épica de motivos y términos leídos en textos latinos. Sería ciertamente temerario invocar una afinidad formal entre las ‘laisses’ del RAlix, dotadas de unidad y estructura cerrada y que contienen cada una un solo elemento narrativo o descriptivo, y las estrofas sáficas del Carmen; por igual lo sería el sostener la proximidad entre ambos poemas porque los dos suspenden su curso narrativo mediante la descripción de las armas, que funciona como núcleo homogéneo gracias a los paralelismos, las fórmulas de visualización y la retórica del hipérbole y del elogio. Parecida atmósfera épica se desprende de ambas, parecida estilización estereotipada. La diferencia, y no pequeña, entre el texto francés y el texto latino es que el poder del Cid depende de sus propias calidades, y no de las virtudes proporcionadas por un equipo militar mágico. Los atributos de Rodrigo son superiores, no extraordinarios, aunque conquiste tierras tan adecuadamente, o mejor, que los príncipes que lo rodean.

  • 40 C. GAULLIER-BOUGASSAS, op. cit.
  • 41 Se verá al respecto el muy completo estudio de C. GAULLIER-BOUGASSAS en el volumen citado en nota 1 (...)

18Esto sentado, no cabe ignorar que el autor del Alexandre décasyllabique se distingue de sus coetáneos por haber ‘inventado’ el personaje del primer rey caballero de la literatura medieval romance, cuando describe la ceremonia iniciática profana que ensalza al joven40; así cristalizó tendencias anteriores, lo que explica el que sus imitadores identificasen los pasajes relativos a la descripción de las armas como momentos esenciales a la alabanza del héroe. Por esta sola razón pudiera aceptarse el que el Carmen debiese algo al RAlix. Pero hay más: el Alexandre décasyllabique comparte idéntica comunidad de inspiración (la elección de la materia antigua, el gusto por la descripción, la exaltación de la caballería) con otras composiciones que sin duda se llevaron a cabo en el radio de acción de la corte de Enrique II Plantagenet y de Leonor de Aquitania, pese a que ninguno de sus autores dedique sus obras a un mecenas en concreto o proporcione indicaciones geográficas o culturales acerca de su público y su recepción41. De la relación de este medio sociocultural anglonormando con algunas prácticas de escritura experimentadas en el espacio castellano se tratará a continuación, al hilo del que aparece como factor común de esta ya larga disquisición: el espectro de la figura de Alejandro, ligada a la descriptio armorum del Carmen por el juego de las referencias textuales, bien pudiera explicar uno de los elementos más característicos de esta descripción cidiana, el escudo lleno de una figura de oro en el cual “depictus ferus erat draco” (114-115).

  • 42 A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 272-274 donde a la par de Plinio recuerdan a Prudencio, Amia (...)
  • 43 John A. GILES, Richard of Devizes. Chronicle, traducción, Ontario: In parentheses publications (Med (...)
  • 44 Estrella PÉREZ RODRÍGUEZ, Vita Didaci, poema sobre el fundador de Benevívere, estudio, edición y tr (...)
  • 45 Catherine GAULLIER-BOUGASSAS y Laurence HARF-LANCNER, Thomas de Kent. Le Roman d’Alexandre ou le Ro (...)
  • 46 A la espera de un estudio contrastado de los dos textos, en preparación, se tendrá en cuenta E. GON (...)

19Montaner y Escobar recuerdan a propósito de esta écfrasis del escudo del Cid, cuyo paralelo encuentran en Plinio y, sobre todo, en la Historia scholastica, en el ya citado pasaje IV, 86 [PL, 198, 1124], que el dragón figuraba en las enseñas de los reyes de Inglaterra, como glosa con gran detalle una de sus notas al texto42: así lo indicaban Aelred de Rievaulx, Rogerio de Hoveden  o Ricardo de Devizes —éste último escribe sobre Ricardo Corazón de León, en la traducción de J. A. Giles, “The king of England proceeds in arms; the terrible standard of the dragon is borne in front unfurled, while behind the king the sound of the trumpet excites the army43. Si bien reconocen el posible peso de usos contemporáneos procedentes del mundo Plantagenet, los editores del Carmen recuerdan que el motivo “carece de parangón” y prefieren apostar porque se trate de “una invención del poeta en la misma línea que el yelmo con cerco de electro”, comentando la dificultad de que el poeta se inspirase en modelos literarios previos (entre los cuales habría que incluir el Draco normannicus de Esteban de Rouen, compuesto hacia 1169 y también dedicado a Enrique II de Inglaterra: el autor de la Vita Didaci, de hacia 1214, conocía e imitó este poema en su panegírico del fundador del monasterio de Benevívere)44. Es aquí donde un mínimo elemento cobra importancia, relacionado, una vez más, con Alejandro Magno, personaje, ya se ha visto, de particular agrado para las élites inglesas y de singular pertinencia en los objetivos políticos del imperio anglonormando. Si bien el Alexandre décasyllabique no encierra alusión ninguna a un escudo relacionado con un dragón —pero sí con un delfín (en 736-739 se lee que “Al col li pendent un fort escu borcler, / En tot le siegle nel pot hom tel trover ; / Il est teissuz d’un grant poisson de mer / Dalfin lo clament cil quil sevent nomer”), el poema conocido como Roman de toute chevalerie, que no se inspira de los textos alejandrinos compuestos en el continente y fue escrito en dodecasílabos hacia 1175 por Thomas de Kent para Enrique II, contiene la siguiente información, relativa a la oriflama de Alejandro: “En som le pomel d’or desus le dragon” (3466)45; el estandarte recibe, naturalmente, su nombre genérico. Algunos indicios apuntan a que al autor del Alexandre no le fuera del todo ajeno este poema, posterior al poitevino, anterior a la Alexandreis y al Roman d’Alexandre de Alexandre de Paris; ahí queda de momento el dato46.

20Sea como sea, la disposición del paisaje literario alejandrino en el último cuarto del siglo XII deja intuir la posibilidad de que alguna transversalidad se pudiera producir entre la materia de Alejandro y el Carmen, si añadimos a lo dicho un dato textual y otro histórico: la propia Alexandreis contiene como hemos visto la imagen de un dragón dorado presentado a Darío en el fulgor de la batalla: III, 8-9, “Auriuomis patulas absorbens faucibus auras / Igniti Dario prefertur forma draconis”, puntualmente explicada por el comentarista del manuscrito de Viena:

  • 47 M. COLKER, op. cit., p. 386.

Aurivomis facibus id est aurum uomentibus. Hoc ideo dicit qui fauces illius draconis erant auree, unde quando fecerunt afflatum, uidebantur aurum uomere propter claritatem quam extra proiciebant47.

  • 48 “[…] where the shape of Darius’ flaming dragon burned with terror, and sucked wind into its golden (...)

21El dragón dorado de esta escena épica brilla en (o es) un estandarte48 —arduo resulta saber si Gautier de Châtillon pudo recordar el ‘dragón’ del Roman de toute chevalerie, o un uso relacionado con la cohorte romana, o bien si hemos de pensar en un entrecruzamiento de fuentes, uno más: Gautier traduce a Quinto Curcio (aquí, el libro III), cuando Thomas de Kent sigue a Julio Valerio.

22Queda demostrado de todos modos que un lector culto con cierta experiencia en la materia alejandrina disponía de suficiente material como para transladar la figura del dragón a una écfrasis determinada, la del escudo cidiano. Ahora bien, no podemos referirnos a cualquier poeta letrado hispánico, sino a uno que tuviera acceso a los tres textos de este breve corpus, que constituiría el fundamento concreto de las imágenes que hemos ido repasando: la Historia scholastica, la Alexandreis, el Alexandre décasyllabique. A la luz de la información que aportan dichas influencias literarias, y teniendo en cuenta el peso característico del RAlix, este poeta hubo de proceder de Galia o de Inglaterra o bien, si se encontraba en el territorio hispánico, hubo de hallarse en un lugar y en un ambiente abiertos a los modelos culturales anglonormandos. Ese espacio, a fines del siglo XII, era el de la corte de Alfonso VIII de Castilla: téngase en cuenta que el término ‘corte’ ha de ser entendido aquí en sentido muy lato.

  • 49 José Manuel CERDA, “Leonor Plantagenet y la consolidación castellana en el reinado de Alfonso VIII” (...)

23La existencia de una alianza anglo-castellana, concertada con el matrimonio entre Alfonso y Leonor, hija de Enrique II y de Leonor de Aquitania, supuso para Castilla enlazar con la primera familia de la Cristiandad occidental49. Si el Alexandre décasyllabique llegó a la Península, ciertamente lo hizo gracias a la circulación en Castilla de individuos procedentes del área de influencia Plantagenet. Como recuerda Estrella Pérez Rodríguez,

  • 50 Apud Estrella PÉREZ RODRÍGUEZ, op. cit., p. 189. El coloquio “Los modelos anglonormandos en la cult (...)

La presencia de anglonormandos en Castilla debió de verse estimulada con la llegada de Leonor […] para contraer nupcias con Alfonso VIII. Su larga presencia junto a su esposo en el trono castellano influiría en que los contactos entre ambos reinos se mantuvieran e incluso aumentaran con el paso del tiempo, aunque esta es una cuestión poco estudiada50.

  • 51 Véase Carlos ESTEPA DÍEZ, “Apéndice III: Bases documentales de los datos del apéndice II”, in: Carl (...)
  • 52 Á.ESCOBAR, “La lengua del Carmen Campidoctoris”, e-Spania, 10 de diciembre de 2010, (DOI: 10.4000/e (...)
  • 53 Véase nota 7 de este trabajo.

24Resulta por consiguiente verosímil el que el poema poitevino llegase a la corte castellana mediante las ‘embajadas culturales’ que iban y venían entre los dos espacios políticos; a alguno de los lugares vinculados a la corte, aceptada por supuesto la itinerancia de la misma, hubo de encaminarse el poema francés sobre Alejandro, para disfrute de la reina y de su entorno. Sabido es que Alfonso y su esposa realizaron largas estancias en villas o lugares del oriente de Castilla, cercanos a la zona de frontera entre los reinos de Castilla, Navarra y Aragón. En los años 1169-1177 Alfonso hizo expedir numerosos documentos desde Burgos, Palencia, Oña y Nájera; entre 1177 y 1188, la corte visitó muy frecuentemente Burgos, Carrión, Palencia, Nájera; entre 1188 y 1200, el rey y su familia se hallaban a menudo de nuevo en Burgos, Carrión, Palencia, Soria51. Las probabilidades de que el RAlix se hallase en uno de estos lugares de predilección de Alfonso y Leonor son altas —si es que el poema cruzó efectivamente la frontera con Francia. En esta maraña de suposiciones que pretenden crear una perspectiva posible, podemos incluir la hipótesis de la Historia scholastica y la Alexandreis, textos sin secretos para una persona“who knew the Grammars”52, compartieran espacio físico con el poema francés. Repárese entonces en que Montaner y Escobar han sugerido que el Carmen pudo componerse en San Pedro de Cardeña, San Salvador de Oña, Santa María de Nájera o Albelda53; las Huelgas, san Zoilo de Carrión, serían acaso otros candidatos a la presencia entre sus muros del corpus objeto de nuestro interés. Ello conduce a la propuesta inicial: un autor avezado habría comprendido las posibilidades poéticas de las descripciones que se han glosado en estas páginas, y las habría aplicado a la composición del pasaje del Carmen que nos interesa.

  • 54 Véase Amaia ARIZALETA, Les clercs au palais. Chancellerie et écriture du pouvoir royal (Castille, 1 (...)

25Otra posibilidad, probablemente más realista, es que el autor del Alexandre (por que el que esta divagación ha comenzado) consultase sus fuentes en el espacio anglonormando, lo que evitaría el problema de saber si el Alexandre décasyllabique se hallaba en territorio hispánico o no. En ese supuesto, forzoso sería concluir que, bien el Carmen no debe nada al poema francés —lo que sería harto razonable—, bien que algo tuvo que ver con el espacio cultural anglonormando. Así tomaría mayor cuerpo la semejanza entre “depictus ferus erat draco” y el verso “En som le pomel d’or desus le dragon” del Roman de toute chevalerie. Pero todo esto sería rizar el rizo. Una última vía es la que nos conduce a tan solo la Historia de Pedro Coméstor y la epopeya de Gautier de Châtillon: para aceptarla, no hace falta imaginar una travesía de los Pirineos, ni siquiera un ámbito cortesano de recepción y de producción. Los dos textos latinos bien pudieron compartir anaquel en una biblioteca monástica. La propuesta defendida a lo largo de estos párrafos descansa pues en parte en el conocimiento del Alexandre décasyllabique por parte de un poeta anónimo que escribió en latín, probablemente a fines del siglo XII, probablemente en la zona castellano-oriental de la Península —pero sin ninguna certeza al respecto. Soy consciente del carácter algo rebuscado, aunque espero no artificial y sí verosímil, de la conexión del RAlix con el Carmen; presumo sin embargo que podemos ser más optimistas respecto de la hipótesis del conocimiento del poema de Gautier de Châtillon por parte del autor del Carmen. Insisto por fin en que mi hipótesis defiende una serie de lecturas y reescrituras cruzadas, a partir de la convicción de que existió en Castilla una mínima reserva de textos alejandrinos contemporáneos que facilitó la práctica poética y simbólica de los autores que, a fines de siglo, decidieron elaborar formas épicas cultas. Ello conduce en gran medida al espacio cortesano, consumidor principal de la figura del conquistador; pero no significa en absoluto que la aplicación literaria de dicha reserva de motivos supusiera aplicación ideológica alguna: en ningún caso ha de entenderse que defiendo el que la figura cidiana del Carmen tenga algo que ver con la construcción propagandística favorable al soberano castellano que se estaba poniendo en marcha, en los espacios de escritura vinculados con la monarquía, a partir de 117054.

26De todos modos, hora es ya de repetir que no me interesa tanto sugerir paralelismos más o menos sólidos como defender que el ciclo alejandrino y el ciclo cidiano se caracterizaron por existir en una zona de intersección poética, por así decirlo, a fines del siglo XII, en el ámbito castellano. Como se exponía arriba, creo posible defender que ciclos temáticos en apariencia ajenos se yuxtapusieron en las prácticas de escritura de autores letrados del centro-norte peninsular. Estimo en efecto que ambos ciclos fueron virtualmente superponibles en el ejercicio autorial; el ciclo alejandrino pudo colorear el ciclo cidiano finisecular —ambos pertenecen a un conjunto de tradiciones épicas hijas de un tiempo determinado—. Alejandro, como Rodrigo, se conciben a fines del XII y principios del XIII, en los círculos letrados, como héroes insertados en la historia, encarnando de tal modo los valores y esperanzas de su época. Uno de ellos ambiciona el imperio, otro el dominio local; ambos representan el sobrepujamiento de su autores (y esto es válido tanto para el Carmen como para la Alexandreis, el Alexandre e incluso el Alexandre décasyllabique). Si el panorama presentado tiene algún viso de verosimilitud, concluiremos que la eclosión de la materia cidiana como arte narrativo a fines del XII precede la eclosión en romance de la materia alejandrina, pero convive con el corpus latino de la leyenda del hijo de Olimpias. El territorio alejandrino habría compartido pues puntos de interés con el cidiano; tal supuesto conlleva problemas de peso que no puedo abordar ahora, entre los cuales el que todo lo dicho obliga a pensar que el Carmen Campidoctoris tuviera acceso a un fondo literario que acaso no sea compatible con lo defendido hasta ahora por los mejores especialistas del texto. El obstáculo se minimiza si aclaramos que ese compartir materia valdría basicamente para la construcción de la descriptio armorum, sin entrar en otros momentos poéticos.

  • 55 Arthur CONAN DOYLE, The Sign of Four, Londres: Spencer Blackett, 1890, p. 9: “He has the power of o (...)

27Montaner y Escobar abrían su estudio del Carmen Campidoctoris con una cita de Virgilio. Mis referencias, ingenium deficit, son otras: no he procedido por eliminación, sino por acumulación. ¿Es cualquier verdad preferible a una duda indefinida? ¿A partir de qué momento se establece una verdad? La respuesta parece meridiana, en el campo de los estudios literarios y culturales. Ojalá algún elemento válido salga de este paseo por una posibilidad, que nunca certidumbre. Habré pues de concluir reconociendo la propia ignorancia, esperando sin embargo salir de ella con mayor o menor soltura55.

Haut de page

Notes

*  Arthur CONAN DOYLE, The Memoirs of Conan Doyle, London: Georges Newnes, 1894, p. 49.

 Lluis CABRÉ, “(Reseña) Curial e Güelfa, ed. crítica i comentada de Lola Badia i Jaume Torró, Barcelona, Quaderns Crema, 2011”, Medievalia. Revista d’Estudis Medievals, 15, 2012, p. 385-390, p. 388.

1 Las últimas líneas del texto han sido raspadas; Alberto MONTANER y Ángel ESCOBARCarmen Campidoctoris o Poema latino del Campeador, estudio preliminar, edición, traducción y comentario, Madrid: España Nuevo Milenio, 2001, p. 171: “Desde el punto de vista codicológico nos encontramos […] ante un palimpsesto, que afecta a las nueve y media últimas líneas del folio 80v y a las nueve primeras del folio 80bis (recto); se calcula que habrían podido desaparecer por esta causa unas once o doce estrofas, de modo que el poema habría constado inicialmente de unas 43 o 44 estrofas en total […]. Según nuestros cálculos […] faltarían doce o incluso trece estrofas, alcanzando, pues, el texto los 176 o 180 versos”.

2 Con la erudición que los caracteriza comentan los últimos editores del poema la presencia de la materia troyana en el Carmen, así como en otros lugares textuales hispánicos, A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., 213-214.

3 A. MONTANER y Á. ESCOBARed. cit., p. 265.

4 Javier RODRÍGUEZ MOLINA, “La extraña sintaxis verbal del Libro de Alexandre”, Troianalexandrina, 8, 2008, p. 115-146, donde defiende con argumentos más que razonables la vinculación del texto al oriente peninsular, más exactamente a la zona de frontera entre los reinos de Castilla, Navarra y Aragón.

5 Parece aceptable datar este texto (adopto el título propuesto pour su último editor, Jorge GARCÍA LÓPEZ, Alexandre, Barcelona: Crítica, 2010) en los años veinte del siglo XIII, sin descartar del todo una composición entre 1204-1207. No será necesario precisar que comparto la opinión de A. MONTANER y Á. ESCOBAR relativa a la fecha de escritura del Carmen campidoctoris.

6 Podrá recordarse en este punto que Alberto MONTANER (ed.), Cantar de mio Cid, Barcelona: Galaxia Gutenberg, 2007; ed. rev., Madrid: Real Academia Española; Barcelona: Galaxia Gutenberg (Biblioteca Clásica, 1), 2011, p. 598, ya apunta a cierta conformidad en la descripción de las armas que figura en los dos poemas castellanos del Cid y de Alexandre, y comenta “el tipo de la espada ardiente o refulgente [que] evoca el de las armas fadadas,forjadas en condiciones mágicas o extraordinarias  […] como la de Alejandro: ‘La espada era rica, que fue muy bien obrada, / fízola don Vulcán, óvola bien templada; / avié grandes virtudes, ca era encantada; / la part do ella fuesse nunca serié rancada’ (Alexandre,94)”.

7 Ibid., p. 128-130: “[…] algunos indicios apuntan en especial hacia el centro norte de la península, más que hacia Aragón o Cataluña. No cabe duda de que lugares tan destacados de Burgos o La Rioja como San Pedro de Cardeña, San Salvador de Oña, Santa María de Nájera o Albelda […], son candidatos posibles para la redacción del Carmen”. Véase la nota 6; a la vista de los argumentos expuestos, no resultaría en exceso descabellado concluir que el Alexandre sería originario de esta misma zona, es decir el centro norte/el oriente peninsular.

8 Alejandro HIGASHI, “Rasgos formales estáticos en la determinación genérica y el Carmen Campidoctoris”, Revista de poética medieval, 1, 1997, p. 171-192, p. 185.

9 A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 263.

10 Ibid., p. 249-250, señalan que el plural se refiere probablemente al área musulmana y a sus gobernantes.

11 Ibid., p. 276.

12 Sin ánimo de exhaustividad, los editores proponen lecturas explicativas para las cinco estrofas de la descripción a partir de Tertuliano, Jerónimo, Ambrosio de Milán, Gregorio Magno, Virgilio, Plinio o diversos libros del Antiguo Testamento, además de Pedro Coméstor, quien es propuesto como autoridad para seis pasajes, cinco de ellos procedentes de la Historia scholastica, y uno de los Sermones.

13 Mantengo el título por el que se conoce tradicionalmente la magna obra de Coméstor, pese al cambio introducido por la editora de su primer libro, Agneta SYLWAN (ed.), Scolastica Historia. Liber Genesis, Turnhout: Brepols, 2005.

14 En la Patrología Latina, Paris: J. P. Migne, vol. 198 (1855), cols. 1053-1844.

15 A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 268, con abundantes referencias.

16 PL, 198, col. 1075B: “Et, sicut dixerat, emisit eum Dominus de paradiso voluptatis, ut operaretur terram de qua assumptus est,in agrum scilicet Damascenum, de quo sumptus fuerat, in quo Cain Abel suum fratrem interfecit, juxta quem Adam, et Eva sepulti sunt in spelunca duplici”.

17 Corin BRAGA, Le Paradis interdit au Moyen Âge. La quête manquée de l’Eden oriental, Paris: L’Harmattan, 2004, p. 284.

18 Marvin L. COLKER (ed.), Galteri de Castellione. Alexandreis, Padua: Editrice Antenore, 1978, p. 415-416.

19 Ocioso es recordar que la Historia scholastica es poco anterior o contemporánea a la Alexandreis: la primera perece haber sido compuesta hacia 1173, la segunda, “vers le début du dernier quart du XIIe siècle (années 1175-1180)”, apud J. Y. TILLIETTE en el volumen colectivo, de próxima publicación, La création d’un mythe médiéval d’Alexandre dans les littératures européennes (XIe-début du XVIe siècle), fruto del trabajo del equipo ‘Mythalex’, a quien pertenece quien suscribe estas líneas, auspiciado y financiado por el programa ANR n°09 blan-0307-01, http://mythalexandre.meshs.fr/

20 Sobre este conocidísimo episodio de la leyenda alejandrina y de las redes textuales que permitieron su construcción en el Alexandre, me permito citar A. ARIZALETA, “Le miracle exégétique: un mode poétique de conceptualisation du pouvoir dans deux récits alexandrins”, in: Bénédicte BOVÉ et Olivier BIAGGINI (eds.), Miracles d’un autre genre. Récritures médiévales en dehors de l’hagiographie, Madrid: Casa de Velázquez, 2012, p. 137-156.

21In superiori vero planitie tiarae ex omni parte in circuitu usque ad summitatem eius, quae in acutissimum deficiebat cacumen, particulatim per loca erant malagranata aurea, cum spinosis extremitatibus suis fabrefacta. Super frontem vero pendebat lamina aurea, quam petalum dicutn, admodum lunae dimidiae facta, quae arcuationem sursum habens, et in medio annulum aureaum uncino aureo inserebatur qui tiarae insertus erat”.

22 Cito por la edición de Tomás GONZÁLEZ-ROLÁN y Pilar SAQUERO SUÁREZ-SOMONTE,Alfonso X. La historia novelada de Alejandro Magno. Edición acompañada del original latino de la ‘Historia de preliis’ (recensión J2), Madrid: Universidad Complutense, 1982, p. 122.

23 Ver Lucienne MEYER, Les légendes des matières de Rome, de France, et de Bretagne dans le Panthéon de Godefroi de Viterbe, reimpresión de la edición de 1933, Genève: Slatkine, 1981, p. 77-76.

24 Marina LEITE, “Os testemunhos da tradução portuguesa da Historia scholastica de Pedro Comestor: consequências ideológicas da selecção de fontes”, Cahiers d’études hispaniques médiévales, 33, 2010, p. 183-194.

25 A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 213-214 y 281.

26 21-23: “Jes non saubes -–si m’ajut fes!– del setge que a Troia fon”, edición de François PIROT, Recherches sur les connaissances littéraires des troubadours occitans et catalans des XIIe et XIIIe siècles. Les «sirventes-ensenhamens» de Guerau de Cabrera, Guiraut de Calanson et Bertran de Paris, Barcelona: Real Academia de Buenas Letras (Memorias, 14), 1972, p. 551.

27 Juan CASAS RIGALL, La materia de Troya en las letras romances del siglo XIII hispano, Lalia, Series Maior, Santiago: Universidad de Santiago de Compostela, 1999. Un estudio de Helena de Carlos Villamarín sobre el Excidium Troie y el De excidio Troiae historia de Dares Frigio en la Península verá la luz próximamente.

28 Sobre el uso del adjetivo ‘publicitario’ en este contexto, Robert FAVREAU, Les inscriptions médiévales, Typologie des Sources du Moyen Âge Occidental, 35, Turnhout: Brepols, 1979.

29 R. FAVREAU, “L’épithaphe d'Henri II Plantagenêt à Fontevraud”, Cahiers de civilisation médiévale, 197, janvier-mars 2007, p. 3-10.

30 Véase nota 19. A propósito de epitafios, J. Y. Tilliette comenta cómo “l’épitaphe que lui attribuent [a Gautier de Châtillon] les accessus (Inc. Insula me genuit…) renvoie bien sûr l’écho de celle que l’Anthologie latine prête à Virgile (Mantua me genuit…)”.

31 Francisco PEJENAUTE RUBIO, Gautier de Châtillon. Alejandreida, traducción y comentario, Madrid: Akal (Clásicos latinos medievales), 1998, p. 308-309.

32 Ibid., p. 161: “El Macedonio, más rápido que una piedra lanzada por el torbellino de la catapulta, es el primero en picar espuelas a su caballo, lanza en ristre, contra los persas que tiene en frente, allí donde más apiñados resplandecen por el oro los escudos de los reyes, allí donde más brillan las piedras preciosas en los yelmos, allí donde –¡formidable espectáculo!– es llevada delante de Darío la imagen de un dragón color fuego, devorando a raudales el aire con sus fauces vomitadoras de oro”.

33 Elmer BAGBY ATWOOD y Virgil K. WHITAKER, Excidium Troiae, edición y comentario, Cambridge, Massachussets: The Medieval Academy of America, 1944, Klaus Reprint 1971, p. 31

34 Catherine GAULLIER-BOUGASSAS, “L’adoubement d’Alexandre dans les version en décasyllabes et les versions en alexandrins du Romand’Alexandre”, Littérales, 14, 1994, p. 83-101, apud los análisis de Jean Flori. Téngase en cuenta el estudio de Pablo Justel Vicente en este mismo volumen.

35 Ibid., p. 84.

36 Raymond WILLIS, The Debt of the Spanish Libro de Alexandre to the French Roman d’Alexandre, Princeton: University Press, 1935.

37 Milan S. LA DU, The Medieval French Roman d’Alexandre. Volume I: Text of the Arsenal and Venice Versions, edición, introducción y comentario, Princeton: Princeton University Press, Paris: Presses Universitaires de France, 1937.

38 Pero véase A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 270.

39 L. BRUN, F. DUVAL, F. FERY-HUE y C. GADRAT, Scriptorium, 59, 2005, p. 90-108.

40 C. GAULLIER-BOUGASSAS, op. cit.

41 Se verá al respecto el muy completo estudio de C. GAULLIER-BOUGASSAS en el volumen citado en nota 19.

42 A. MONTANER y Á. ESCOBAR, ed. cit., p. 272-274 donde a la par de Plinio recuerdan a Prudencio, Amiano Marcelino o Hugo de San Victor, victorino, como Pedro Coméstor. El dragón, por otra parte, era el emblema de los catafractarios partos, y de la cohorte romana.

43 John A. GILES, Richard of Devizes. Chronicle, traducción, Ontario: In parentheses publications (Medieval Latin Series), 2000, p. 18.

44 Estrella PÉREZ RODRÍGUEZ, Vita Didaci, poema sobre el fundador de Benevívere, estudio, edición y traducción, León: Universidad de León (Ediciones Griegas y Latinas), 2008, 178. Este poeta, probablemente de origen anglonormando, tambien tiene en cuenta, entre otros textos, acaso conocidos gracias a un florilegio, la Alexandreis.

45 Catherine GAULLIER-BOUGASSAS y Laurence HARF-LANCNER, Thomas de Kent. Le Roman d’Alexandre ou le Roman de tout chevalerie, traducción y comentario, con el texto editado por B. Foster e I. Short, Paris: Honoré Champion (Champion Classiques), 2003, p. 260.

46 A la espera de un estudio contrastado de los dos textos, en preparación, se tendrá en cuenta E. GONZÁLEZ BLANCO, “La presencia de la cuaderna vía en la literatura anglonormanda. ¿Un modelo o una herencia común?”, comunicación leída en el coloquio “Los modelos anglonormandos en la cultura letrada en Castilla (siglos XII-XIV)”, véase infra.

47 M. COLKER, op. cit., p. 386.

48 “[…] where the shape of Darius’ flaming dragon burned with terror, and sucked wind into its golden jaws”, según la traducción al inglés de David TOWNSED, The Alexandreis of Walter of Chatillon: A Twelth-Century Epic, Philadelphia: University of Pennsylvania Press, 1996, más explícita que la de F. Pejenaute Rubio.

49 José Manuel CERDA, “Leonor Plantagenet y la consolidación castellana en el reinado de Alfonso VIII”, Anuario de estudios medievales, 42 (2), julio-diciembre de 2012, p. 629-652.

50 Apud Estrella PÉREZ RODRÍGUEZ, op. cit., p. 189. El coloquio “Los modelos anglonormandos en la cultura letrada en Castilla (siglos XII-XIV)”, Madrid, Casa de Velázquez, 25 y 26 de abril 2013, ha propuesto una síntesis razonada de las muy numerosas influencias de la cultura Plantagenet en las prácticas literarias castellanas.

51 Véase Carlos ESTEPA DÍEZ, “Apéndice III: Bases documentales de los datos del apéndice II”, in: Carlos ESTEPA DÍEZ, Ignacio ÁLVAREZ BORGE y José María SANTAMARTA LUENGOS, Poder real y sociedad: estudios sobre el reinado de Alfonso VIII (1158-1214), León: Universidad de León, 2011, p. 319-345.

52 Á.ESCOBAR, “La lengua del Carmen Campidoctoris”, e-Spania, 10 de diciembre de 2010, (DOI: 10.4000/e-spania.20042), citando a Roger WRIGHT, “The language and composition of the Carmen Campi Doctoris”, en Manuel Cecilio DÍAZ Y DÍAZ y José Manuel DÍAZ DE BUSTAMANTE (ed.), Poesía latina medieval (siglos V-XV): Actas del IV Congreso del “Internationales Mittellateinerkomitee” (Santiago de Compostela, 12-15 de septiembre de 2002), Florencia: SISMEL, Edizioni del Galluzo, 2005, p. 483-93, p. 484.

53 Véase nota 7 de este trabajo.

54 Véase Amaia ARIZALETA, Les clercs au palais. Chancellerie et écriture du pouvoir royal (Castille, 1157-1230), Paris: SEMH (Les Livres de e-Spania), 2010.

55 Arthur CONAN DOYLE, The Sign of Four, Londres: Spencer Blackett, 1890, p. 9: “He has the power of observation and that of deduction. He is only wanting in knowledge; and that may come in time”.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Amaia Arizaleta, « La duda indefinida: a propósito del Carmen Campidoctoris, 105-128 », e-Spania [En ligne], 15 | juin 2013, mis en ligne le 24 mai 2013, consulté le 20 septembre 2014. URL : http://e-spania.revues.org/22194 ; DOI : 10.4000/e-spania.22194

Haut de page

Auteur

Amaia Arizaleta

Universidad de Toulouse II, UMR-CNRS FRAMESPA 5136

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© e-Spania

Haut de page