Navigation – Plan du site
Gouverner en Castille au Moyen Âge : la part des femmes (1)

Reinar sin reinar

Berenguela de Castilla en el espejo de la historiografía de su época (1214-1246)*
Georges Martin
Cet article est une traduction de :
Régner sans régner

Résumés

Les problèmes, dus au genre, d’une régente et d’une reine héritière. Mais aussi comment ils furent surmontés. Dépossédée de fait par la noblesse de la tutelle de son jeune frère, Henri Ier de Castille (1214-1217), Bérengère, devenue, à la suite de la mort accidentelle du roi, héritière du trône, transmet immédiatement la couronne à son fils aîné Ferdinand. Elle ne laissera pas pour autant d’exercer une influence majeure sur le gouvernement du royaume, régnant sans régner… Mais comment se faire une opinion un peu exacte de Bérengère, de son rôle et de ses relations avec Ferdinand III à travers les témoignages partisans et contrastés des trois historiens du règne : Luc de Tuy, Jean d’Osma et Rodrigue de Tolède ?

Haut de page

Texte intégral

  • *  Este estudio dio lugar primero a una ponencia presentada en el congreso Gouverner en Castille au M (...)

1Al lector de las crónicas castellano-leonesas medievales debería llamarle la atención –extrañamente no ha sido así hasta ahora– la importancia que cobra en ellas la mujer. Importancia cuantitativa –pocos son los reinados en que, bajo uno u otro aspecto, no se manifieste una presencia femenina en la esfera del poder– pero sobre todo importancia cualitativa: en este género entre todos político, la intervención de la mujer en las actividades de gobierno es frecuente, variada y no pocas veces decisiva. Es por lo demás una mujer, Berenguela de Castilla (1180-1246), quien, actuando sobre todo como hermana de Enrique I y madre de Fernando III, entre la muerte de su padre Alfonso VIII (1214) y la suya propia (1246), constituye la representación personal más emblemática del poder regio en la historiografía castellano-leonesa del siglo XIII.

  • 1  Estudios sobre Berenguela (a menudo a través de la historia de Fernando III): Henrique FLÓREZ, Mem (...)
  • 2  LUCAE TUDENSIS, Chronicon mundi, Emma FALQUE, ed., Turnhout: Brepols (Corpus christianorum, Contin (...)
  • 3  Luis CHARLO BREA, ed., Chronica latina regum Castellae, Turnhout: Brepols (Corpus christianorum, C (...)
  • 4  RODERICI XIMENII DE RADA, Historia de rebus Hispaniae sive Historia gothica, Juan FERNÁNDEZ VALVER (...)

2El lugar eminente que ocupa Berenguela en las crónicas de su época se debeprincipalmente al protagonismo que fue el suyo bajo el reinado de su hijo Fernando III1. Su influencia, o mejor dicho, el completísimo conjunto de papeles que desempeñó entonces en los asuntos públicos del reino, la llevó además a interesarse en la historiografía e incluso a patrocinar una de las tres crónicas regias que se redactaron en León y Castilla en la primera mitad del siglo XIII: el Chronicon mundi2, acabado en 1236 por Lucas, diácono de San Isidoro de León y futuro obispo de Túy. No menos que esta obra compuesta a petición de la reina, las otras dos crónicas contemporáneas, la Chronica regum Castellae3, conocida como Crónica latina de los reyes de Castilla, también terminada en 1236 por Juan, canciller de Fernando III, entonces obispo de Osma, y la Historia de rebus Hispaniae4, concluida en 1243 por el arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, confirman el destacadísimo papel político que fue el de Berenguela bajo el corto reinado de su malogrado hermano Enrique y sobre todo durante gran parte del de su hijo Fernando.

3La historiografía no da cuenta de las realidades individuales, sociales y políticas sino de manera oblicua y tendenciosa. Su papel fundamental es el de dar sentido a los acontecimientos; no refleja sino de manera indirecta y como a pesar suyo la realidad. El estudioso debe confrontar cuidadosamente lo que declaran las crónicas con otras huellas, en particular con la documentación. Sin embargo, no por eso es de desdeñar el precioso testimonio historiográfico, más aún cuando procede, como en este caso, de hombres cercanos al poder e incluso comprometidos en sus retos y conflictos. Las crónicas nos informan entonces triplemente: sobre el objeto de que tratan, sobre la percepción que tenían entonces de él las elites, sobre los focos de poder y las tensiones que estructuraban y dinamizaban la sociedad política de la época. Tanto como la rica y fuerte personalidad de Berenguela, tanto como lo variado y extenso de su intervención política, el interesantísimo testimonio historiográfico que suscitó la actuación de esta reina nos incita a destacar su figura entre otras muchas mujeres de poder.


   

4La carrera política de Berenguela en Castilla se abre con dos acontecimientos muy reveladores de los límites de la aceptabilidad del ejercicio del poder regio por una mujer, aun en un espacio político donde el derecho no prohibía que reinase.

  • 5 CRC : « Post mortem uero matris, regina domina Berengaria fratrem suum Henricum habuit in tutela su (...)
  • 6  “Era Ma.CCa.La.IIa Henricus filius eius in regno Castelle cum esset annorum decem, regnare cepit. (...)
  • 7  “Magnates autem quidam indignati ceperunt machinari et quedam inuenire figmenta, per que, rege pue (...)
  • 8  “Licet baronum uarietas zelo inuidie circumacta discidia procuraret. Cum autem essent tres comites (...)
  • 9  Georges MARTIN, “Alphonse X roi et empereur. Commentaire du Titre 1 de la Seconde partie”, Cahiers (...)
  • 10  “Inducta igitur regina domina Berengaria utcumque ut predictus Aluarus Nunnii regem et regnum tene (...)
  • 11  Georges MARTIN, “Noblesse et royauté dans le De rebus Hispaniae (livres 4 à 9)”, Cahiers de lingui (...)
  • 12  “Quod cum sollers regina Berengaria percepisset, animo gratanti concessit, set timens insolencias (...)
  • 13  Laguna del manuscrito, y luego: “Regni status cotidie deteriorabatur et non regimen, sed pocius re (...)
  • 14  “Qui comes [Aluarus] cum Gunsaluo Roderici et fratribus suis tunc sibi fauentibus in continenti Bu (...)

5Encargada, en 1214, después de la muerte de sus padres Alfonso VIII y Leonor de Inglaterra, de la tutela de su joven hermano Enrique I así como del gobierno del reino5, Berenguela, enfrentada a las presiones del linaje de Lara, tuvo que ceder la persona del rey y la responsabilidad gubernamental al conde don Álvar Núñez de Lara al cabo de tres meses. Lucas de Túy pasa rápidamente sobre el corto reinado de Enrique y silencia el conflicto: el reino de León, principal interés del historiador, había quedado al margen del problema y el episodio no redundaba en favor de la buena imagen de su patrona6. En cuanto a los adversarios de la reina, Juan de Osma los identifica como unos “magnates” que supieron granjearse el apoyo de la “maior pars uaronum7: denotación de un grupo social, antes que de un “género”. Rodrigo de Toledo denuncia la actuación de los Lara, da la identidad de los protagonistas y, señalando cómo la influencia de éstos se propagó a los familiares de Berenguela, la de un cómplice. También denuncia los móviles: envidia, odio y codicia8. Quizá sea doble la condena: espiritual, en cuanto a los pecados capitales, pero también doctrinal; estar movido por intereses propios era una de las características del tirano según Aristóteles, cuyas concepciones políticas dejaron su huella en textos castellanos del siglo XIII9. Juan y Rodrigo declaran a continuación que Berenguela, incapaz de resistir la presión nobiliaria, se mantuvo sin embargo muy atenta a que el poder supremo permaneciese en manos del linaje regio. Logró conservar una forma de control sobre las grandes decisiones –o por lo menos que aceptaran su derecho a hacerlo–y acudió para eso a compromisos rituales. Según Juan de Osma, el conde tuvo que jurar que consultaría en esos casos a la reina y le prestó además el homenaje vasallático10. El acontecimiento manifiesta cómo ocasionalmente se solicitó el compromiso personal para reforzar el “señorío natural”11 y la debilidad práctica de la mujer en cuanto al legítimo ejercicio del poder regio contituye aquí el contexto revelador de dificultades que, en realidad, fueron las del poder regio en su lucha por imponer su supremacía a la nobleza. Rodrigo de Toledo, aprovechando precisamente la ocasión para recalcar algunas prerrogativas regias y condenando de antemano los futuros desmanes del conde, enumera los asuntos sobre los cuales la reina exigió que la consultaran: donación o privación de tierras, declaración de guerra a reyes circunvecinos, petición excepcional de impuestos. De paso, se ingenia el Toledano para lucirse, indicando que el conde don Álvaro y los demás “magnates” juraron y prestaron homenaje en sus propias manos12. Pero de nada sirvieron los ritos: a pesar de su jura y de su homenaje, Álvar Núñez hizo cuanto quiso en el reino. Defendiendo unánimes la realeza, Juan y Rodrigo condenan la actuación del conde don Álvaro. Aunque también aquí existen matices. Juan de Osma, quizá más objetivo, quizá menos dispuesto a denunciar a la nobleza o a los Lara –a no ser que quisiera darle un alfilerazo al arzobispo de Toledo– evoca el apoyo que Álvar Núñez encontró en las ciudades de la Transierra toledana y más allá del Duero13. Rodrigo, más sistemático, expresa la amplitud de las exacciones del conde a través de los daños infligidos a los tres estamentos. Pensando quizá en lo que sufrió su diócesis, subraya además los atentados de don Álvaro contra los bienes y privilegios de la Iglesia14.

6A pesar de menudas divergencias, Juan de Osma y Rodrigo de Toledo están de acuerdo sobre cuatro puntos que constituyen la estructura común de sus relatos: Berenguela –probablemente como hermana mayor del rey y segunda heredera de la corona de Castilla– era, con arreglo al derecho, la mejor situada para recibir la tutela y la regencia; conseguidos estos cargos, se encontró rápidamente ante la imposibilidad de desempeñarlos por la competencia que le opuso, con el apoyo de gran parte del grupo aristocrático, un alto linaje de la nobleza; mediante fuertes compromisos de fe (jura, homenaje), Berenguela intentó conservar algún control sobre los asuntos gubernativos de importancia; pero tampoco le fue posible poner la menor traba a las tropelías de don Álvar Núñez de Lara. Dos motores potencian el común relato: la competencia entre el linaje regio y una nobleza movilizada por su más alto linaje; la vulnerabilidad política de Berenguela, causada por la convicción, aunque implícita, ampliamente compartida (al menos por las altas elites laicas del reino), de que la mujer estaba menos capacitada que el hombre para gobernar. Esta última determinación, desvinculada de la primera, parecer ser la que rigió por entero la segunda experiencia que hizo Berenguela de la recepción del poder.

  • 15  “[Los omes sabios e entendidos] touieron por derecho que el señorio del reyno, non lo ouiesse sino (...)
  • 16 CM, p. 332. Sobre las convicciones anti-castellanas y anti-nobiliarias de Lucas, G. MARTIN, Les Jug (...)
  • 17  G. MARTIN, “Alphonse X roi et empereur”, p. 334-339 (véase nota 9 de este estudio).
  • 18 CRC, p. 76 y 78.

7Muerto accidentalmente Enrique I, la regenta y heredera se encontró en situación de suceder con pleno derecho a su hermano. Estableciendo que “si fijo varon y non ouiesse, la fija mayor heredasse el reyno”, la ley II del título XV de la Segunda partida15 no hará sino confirmar un principio antiguo conocido de nuestros tres historiadores, todos conformes en esto. Quizá porque el leonés no deseaba recalcar la superioridad de los derechos de Berenguela (y de su hijo) sobre los de Alfonso IX de León, Lucas, aun siendo el más próximo a la reina, se limita a enunciar el principio sucesorio –e incluso parece presentarlo como una interpretación que hizo del derecho una nobleza castellana para la que nuestro historiador no demuestra nunca la menor simpatía: “Castelle nobiles regnum Berengarie regine tradiderunt, eo quod erat primogenita Adefonsi regis Castelle16. Juan de Osma, deseoso, al contrario, de consolidar los derechos de la dinastía castellana (eso es, los de Fernando) y quizá más adelantado que sus dos compañeros en el camino que llevaba a las concepciones de Alfonso X el Sabio17, da una versión jurídica propiamente patrimonial de los derechos de Berenguela, recurriendo a la noción de “pertenencia” y al concepto de “derecho de propiedad”: “regnum patris sui, quod ad ipsam pertinebat, ea ratione, quoniam ipsa maior etate ceteris sororibus, cum filius masculus regis Alfonsi nullus superstes esset” y, más lejos, “regnum, quod suum erat iure proprietatis18. En cuanto a Rodrigo de Toledo, siguiendo una pauta que podemos advertir en su relato de otros importantes acontecimientos de la historia política de Castilla, entreteje en el enunciado del principio sucesorio una alabanza de la actuación consensual y de la ejemplar “fidelidad” de los castellanos:

  • 19 HDRH, p. 285. Sobre las concepciones políticas de Jiménez de Rada, G. MARTIN, Les Juges de Castille (...)

Et cum ad Vallem Oleti comuniter conuenissent, ibidem tam Extremorum Dorii potiores, qui pro omnibus uenerant, quam etiam magnates et milites Castellani comuni consensu regnum Castelle fidelitate debita regine nobili optulerunt. Ipsi enim, decedentibus filiis, cum esset inter filias primogenita, regni successio debebatur19.

8Pero a pesar de la general adhesión al principio de la sucesión femenina en caso de no existir heredero varón, Juan de Osma indica en su relato que desde el primer momento un refuerzo fue necesario. Hallado en el armarium de la catedral de Burgos, un diploma sellado por Alfonso VIII que regogía la decisión adoptada en unas cortes reunidas en Carrión viene a confirmar el derecho que tenía Berenguela de suceder a su hermano: 

  • 20 CRC, p. 76.

Declarabatur insuper quod hec fuisset uoluntas gloriosi regis per quandam cartam, sigilo suo plumbeo munitam, que facta fuerat in curia apud Carrionem celebrata, que reperta fuit in armario Burgensis ecclesie20.

9Pensando a su vez en estas cortes –que se habían reunido efectivamente en 1188 con ocasión de los primeros esponsales de Berenguela con Conrado de Rothenburg y en las que Berenguela había sido declarada y jurada heredera en caso de que su padre muriese sin descendia varonil21– pero también en el reconocimiento que se había hecho previamente de Berenguela, primogénita de Alfonso VIII, como heredera del reino al poco de haber nacido, en 118022, Rodrigo de Toledo añade que, antes de que naciera (en 1189) el primer hijo varón del rey, la representación del reino había jurado con toda solemnidad los derechos sucesorios de esta hija:

  • 23  HDRH, p. 286.

et hoc ipsum patris priuilegio probabatur, quod in armario Burgensis ecclesie seruabatur; et etiam totum regnum, antequam rex haberet filium, bis iuramento et hominio hoc firmarat23.

10Ahora bien, a pesar de las reglas fundamentales del derecho sucesorio castellano, a pesar de la terminante expresión escrita de la voluntad regia, a pesar de la jura y del homenaje de las cortes, Berenguela no va a suceder a su hermano Enrique I. O más bien: apenas recibido el reino, va a renunciar a éste a favor de su hijo mayor don Fernando. Por lo que atañe a esta cesión, Lucas de Túy, que escribe por mandato de Berenguela y bajo su mirada, hace alarde, una vez más, de la mayor circunspección. El acta que levanta de los hechos no revela nada de las motivaciones de la reina:

  • 24 CM, p. 332.

Fernandus filius Adefonsi regis Legionensis in Castella, ei matre Berengaria tradente regnum, felicissime regnare coepit. Siquidem Castelle nobiles regnum Berengarie regine tradiderunt, eo quod erat primogenita Adefonsi regis Castelle et ipsa, ut dictum est, tradidit regnum filio suo Fernando24.

11Rodrigo Jiménez de Rada explica la renuncia por el pudor y la modestia que atribuye a menudo a la reina y que parece considerar como cualidades propiamente femeninas:

  • 25 HDRH, p. 286.

Ipsa autem intra fines pudicicie et modestie supra omnes mundi dominas se coartans, regnum sibi noluit retinere25.

  • 26  Julio GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, 3, doc. 661, p. 201-202: “Hoc autem apud benig (...)

12Berenguela, si nos fiamos de una carta que dirige a Gregorio IX en 123926, quizá no hubiera desmentido al arzobispo; pero también hay que ver en las palabras del Toledano la versión suavizada, favorable a la reina, de la explicación que daba del mismo acontecimiento Juan de Osma, mucho más abrupta en cuanto a las concepciones medievales de la femenina condición. En el relato del canciller, el reconocimiento de los derechos de Berenguela en Valladolid y la proclamación de Fernando dan lugar a una escena que manifiesta de modo muy elocuente lo que, no tanto, como lo pretende Juan, el pueblo, sino más bien las elites del reino (incluyendo al mismo autor) pensaban de la aptitud de las mujeres para reinar:

  • 27 CRC, p. 78-79.

Vnus igitur, loquens pro omnibus cunctis in idipsum consentientibus, ex persona populorum recognouit regum Castelle deberi de iure regine domine Berengarie et quod eam omnes recognoscebant dominam et reginam regni Castelle. Verumptamen supplicauerunt omnes unanimiter ut regnum, quod suum erat iure proprietatis, concederet filio suo maiori, scilicet domino Fernando, quia, cum ipsa femina esset, labores regiminis regni tolerare non posset.
Ipsa uero uidens quod ardenti desiderio concupierat, petitis gratanter annuit et filio supradicto regnum concesit. Clamatum est ab omnibus clamore magno: Viua rex
27.

  • 28  Sobre esto: Francisco HERNÁNDEZ, “La corte de Fernando III y la casa real de Francia. Documentació (...)
  • 29  “Audita morte fratris, cum nondum tamen diuulgata esset, confestim regina domina Berengaria misit (...)
  • 30  “Vere quidem utilis fuit simulatio Castellanis, nam nisi tam prudenter processum fuisset, fositam (...)
  • 31 « Set antequam rumorem loquacitas diuulgasset, Regina sapiens misit Lupum Didaci et Gundissaluum Ro (...)
  • 32  “Tunc magnates cum comite Aluaro de concordia tractaverunt, set nichil uoluit comes Aluarus accept (...)

13Es muy probable que Juan de Osma haya inventado esta “súplica” para servir la voluntad de emancipación de Fernando III con relación a su madre28. Queda claro, sin embargo, que la renuncia sugerida a Berenguela por el representante del común se debe expresamente a que se trata de una mujer y otros elementos indican que la reacción atribuida a los castellanos procede de una mentalidad ampliamente compartida. Escribe Juan de Osma que la reina tuvo desde un principio la intención de transmitir la corona a su hijo y que, apenas conocida la muerte de Enrique I, se afanó por sustraerlo al rey de León, con quien estaba entonces Fernando29. El canciller, pensando en las ambiciones de Alfonso IX y en su intervención belicosa en tierras castellanas, añade que, sin la astucia de Berenguela, Castilla quizá no disfrutara en el presente de “rex proprius30. Jiménez de Rada reproduce en lo esencial el relato de Juan de Osma31, pero añade este detalle: el conde don Álvaro, recibiendo, tras la muerte del rey, emisarios de la reina encargados de negociar la concordia, habría puesto como condición –¿cómo hubiera sido factible su propósito, cuando el hijo de Berenguela ya tenía dieciocho años?– que se le confiara, después de la deEnrique, la custodia de Fernando32. Ni en la opinión de la misma Berenguela, ni en la de Alfonso de León, ni en la de Álvar Núñez de Lara tenía el menor peso –al menos, así veían las cosas los cronistas– la legitimidad de una mujer comparada con la de un hombre, aun cuando los derechos de aquélla eran a todas luces superiores a los de éste. Para Juan de Osma como para Rodrigo de Toledo, el juego político se centró inmediatamente en la persona del joven Fernando.

14Fueran las que fueran las intenciones de cada uno de nuestros historiadores, parece incuestionable que, a pesar del derecho que tenía Berenguela a suceder a su hermano, se planteó un problema y que dicho problema radicaba en que el sucesor era una sucesora. La legitimidad de Berenguela era aceptada por todos, pero no se pudo superar un déficit de reconocimiento debido al género. La renuncia de la reina en favor de su hijo, quien había alcanzado la mayoría de edad, permitió a los castellanos resolver el problema y conservar un rey propio, capaz de afianzar la independencia del reino y de garantizar el poderío de las elites autóctonas. Esto es, con toda probabilidad, lo que explica el silencio del diácono de San Isidoro. En cuanto a las razones dadas por sus dos compañeros para explicar la renuncia –razones siempre relacionadas con la feminidad (“cum ipsa femina esset”, “supra omnes mundi dominas”)–, Juan de Osma habla de una incapacidad genérica para soportar los trabajos del gobierno, declaración del todo negativa que atribuye a la mujer una minusvalidez “natural” e incapacita definitivamente a Berenguela, mientras que Jiménez de Rada propone una interpretación ética y positiva, favorable a una reina que, simplemente, cultiva más que otras las virtudes típicamente femeninas del “pudor” y de la “modestia”. Por semejantes que parezcan en la práctica estas concepciones que mantienen a la mujer o por debajo o al margen del gobierno, no abren la misma perspectiva. Juan cierra el paso a Berenguela. Tarde o temprano está llamada a desaparecer por completo de un escenario político naturalmente reservado a los hombres. La versión de Rodrigo deja a Berenguela la posibilidad de reinar en la sombra. Veamos pues lo que nos dicen los cronistas de la gobernación del reino tras la renuncia de la reina, e intentemos saber lo que ocurrió.


   

  • 33  Algunos ejemplos: CM , p. 332, 334, 340; CRC, p. 84, 104, 108; HDRH, p. 280, 281, 282, 285, 286, 2 (...)
  • 34  “Rex Iohanis de Acre, gener regine nostre domine Berengarie…” (CRC, p. 110).
  • 35 HDRH: p. 282, 285, 287, 288, 290, 291, passim.
  • 36 Ibid.: p. 282, 287, 288. Véase G. MARTIN, “Noblesse et royauté dans le De rebus Hispaniae (livres 4 (...)
  • 37  Julio GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, 3 vol., Córdoba: Monte de Piedad y Caja de Aho (...)
  • 38 Cf. Julio GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, vol. 2 y 3.
  • 39  Algunos ejemplos documentales: María Encarnación MARTÍN LÓPEZ, ed., Patrimonio cultural de San Isi (...)
  • 40  Ejemplos documentales: José Manuel LIZOAIN GARRIDO, ed., Documentación del monasterio de Las Huelg (...)
  • 41 « Rex autem cum clarissima genitrice sua… » (CRC, p. 84), « Carissima genetrix et domina dulcissima(...)

15Berengaria regina”, “regina domina Berengaria”: a una y otra parte de su renuncia, nuestros tres historiadores aplican a Berenguela el título de reina33. Aun siendo el menos benévolo con ella, Juan de Osma escribe incluso, bien avanzado el reinado de Fernando, “regina nostra34. Rodrigo de Toledo, aplicando a la reina, como para enmarcarla en una forma de continuidad, el calificativo con que caracteriza a su amadísimo rey Alfonso VIII, suele designar a Berenguela por la fórmula “regina nobilis35 y no deja de patentizar, incluso bajo el reinado de su hijo, un estatuto cuya importancia en su doctrina política se ha recalcado recientemente: el de naturalis domina36. La documentación del reinado de Fernando III –los diplomas que Berenguela, a lo largo de su vida, dictó por sí misma37, aquéllos que emanaron de la cancillería regia38 e incluso las actas notariales ordinarias del reino39– confirma que la madre del rey siempre conservó su título de reina y que la mayoría de las medidas tomadas por Fernando, en particular las más privativas del rey, como las donaciones o la confirmación de fueros y privilegios, fueron adoptadas, sin la menor discontinuidad, “ex assensu et beneplacito” –e incluso, en los primeros meses del reinado, “ex assensu, beneplacito et mandato”– “domne Berengarie regine genitricis [sue]40. A pesar de su renuncia, los derechos de Berenguela a reinar fueron reconocidos hasta su muerte por la cancillería real, y la práctica notarial ordinaria del reino da fe de que fue general dicho reconocimiento, coincidiendo además las formulas de la historiografía con las de la diplomática bajo la pluma del canciller e historiador  Juan de Osma41.

  • 42  GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, doc. 898 y HERNÁNDEZ, “La corte de Fernando III”, ap (...)
  • 43  GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, doc. 270, 2, p. 314.
  • 44 Ibid., doc. 516, 3, p. 28
  • 45 Ibid., doc. 722, 3, p. 281.

16La documentación, además, atestigua que Berenguela ejerció efectivamente sus derechos. ¿Hasta qué punto? Es difícil averiguarlo, pues la gran mayoría de los diplomas pone a Fernando por delante. ¿Qué significa, en tal o cual período, el “ex assensu et beneplacito” que perdura a lo largo del reinado? ¿Impronta, aunque perene, más o menos formal, de los derechos de la reina, o señal, en alguna ocasión, de que fue ésta quien, de hecho, gestionó el asunto correspondiente? No cabe duda de que Berenguela había recibido una completa educación de posible gobernante. Lo patentiza la carta que escribe a su hermana Blanca en 1212 informándola, con gran dominio del latín y asombrosa pericia militar, de la victoria cristiana de Las Navas de Tolosa42. Habría ido perfeccionando aquella educación con la experiencia adquirida durante los siete años pasados junto a su marido Alfonso IX. La documentación del reinado de Fernando III deja a veces traslucirse la presencia muy tangible de la reina: “Ut etiam presens factum maioris roboris obtineat firmitatem”, el pacto por el que, en diciembre de 1230, las hermanas de padre del rey de Castilla renuncian al trono de León está sellado juntamente por Fernando y Berenguela43. Esta roboración conjunta se repitió en circunstancias más triviales: en 1234, con ocasión de una donación de García Álvarez al abad de Valladolid44, y también en 1244, con la de una venta del obispo de Burgos al monasterio real de Las Huelgas45. Berenguela vuelve a ocupar el primer plano en un asunto relevante cuando, en carta fechada de septiembre de 1234, Teobaldo de Champaña, apoyando a los emisarios navarros encargados de concertar el matrimonio de su hija Blanca con el primogénito de Fernando, se dirige primero a ella y sólo después al rey:

  • 46 Ibid., doc. 533, 3, p. 47.

Excellentissime domine karissime sue Berengarie, Dei gratia regine Castelle et Legionis, ac illustrissimo uiro amico suo karissimo Ferrando, Dei gratia regi Castelle et Legionis, Theobaldus, per andem rex Nauarre, Campanie et Brie…46.

  • 47  MARTÍN LÓPEZ, Patrimonio cultural, doc. 236, 237, 238 et 241; José Manuel RUIZ ASENCIO y José Anto (...)
  • 48  GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, doc. 661, 3, p. 201. Carta anterior de Fernando III: (...)
  • 49 Ibid., 3, p. 215-311.

17En los años 1236-1238, la documentación leonesa muestra a la reina “Legione tenente47. Todavía en diciembre de 1239, Berenguela prepara y apoya con una misiva personal una embajada, decidida por Fernando, del abad de Sahagún al papa. El asunto no era nada secundario, ya que se trataba de favorecer la reconciliación de Gregorio IX con Federico II y, probablemente a cambio de esta intervención, de conseguir para otro Federico (don Fadrique), hijo de Fernando y Beatriz, y heredero de su madre, el ducado de Suabia48. También es indicio de una influencia continuada el acceso de Lucas, fiel servidor, a la sede obispal de Túy en 1239, como su posterior presencia y consecuente apoyo en la corte de Fernando, donde confirma no pocos diplomas en los años 1241-124649.

18En cuanto a la parte que fue la de Berenguela en el gobierno del reino y a las relaciones de poder que se establecieron entre ella y su hijo, Lucas de Túy compara las respectivas posiciones –al menos, en los albores del reinado– a las de un maestro y de su joven y sumiso discípulo:

  • 50 CM, p. 332.

Etenim ita obediebat [rex Fernandus] prudentissime Berengarie regine matri sue, quamuis esset regni culmine sublimatus, ac si esset puer humillimus sub ferula magistrali50.

  • 51  “Aderat illi in humilitate iusta seueritas, qua reprobos puniebat, et in seueritate iusta miserico (...)
  • 52 Ibid., p. 333-334, 335-336, 336-338.
  • 53  “[…] largissima manu rex magnus Fredenandus et prudentissima mater eius regina Berengaria multo au (...)
  • 54  “Venit itaque rex Fernandus, qui uere creditur rex uirtutis, eo quod sit uirtuosus, una cum pruden (...)

19Poco después, el autor del Chronicon ensalzará las virtudes del rey51 y sus conquistas, subrayando, como buen cristiano pero también con taimado chovinismo, la simultaneidad y alguna vez la coordinación de los avances de Fernando de Castilla y de su padre Alfonso de León52. Así y todo, siempre deja transparentar, en contrapunto de la del rey o de la de los reyes, la acción de Berenguela. En los primeros años del reinado de Fernando, sometidos los Lara, la reina contribuye, juntamente con su hijo, a la prosperidad de la Iglesia53. Cuando la muerte de su ex-esposo Alfonso IX (1230), la reina acude al lado de su hijo para ayudarle a entrar en la ciudad de León y a apoderarse del trono54. Pero según el Tudense la intervención política de Berenguela se hizo notar más allá de esas fechas y de esas actuaciones puntuales. En realidad, explica el leonés, Berenguela tomó a cargo no sólo el conjunto de la administración de los reinos sino incluso la logística de las campañas conquistadoras de Fernando, permitiendo así que su hijo llevase a cabo, libre de toda preocupación que no fuese militar, la victoriosa ofensiva que culminaría en 1236 con la toma de Córdoba:

  • 55 Ibid., p. 339-340.

Regina uero Berengaria mater eius in tanto sapiencie culmine ferebatur, ut in regni administratione cuncta sapienter et nobiliter ordinaret. Quapropter secure rex Fernandus faciebat moram in expeditione contra Sarracenos, eo quod regina Berengaria uices eius sapienter in regno Legionis et Castelle supplebat et in tanta securitate et pace utrumque regnum gaudebat, ut paruus uel magnus aliquis non auderet uiolenter res alterius occupare. Tantus inuaserat cunctos hereticos terror, ut cuncti de utroque regno fugere festinarent. Mittebat regina Berengaria habundanter filio suo regi Fredenando, dum esset in expeditione, milites, equos, aurum, argentum, cibaria et quecumque erant necessaria exercitibus suis55.

  • 56  “Tunc temporis deuotissimus rex Fernandus coram corpore beati Ysidori fixis genibus orauit et uotu (...)

20En la visión histórica que pretende imponer Lucas de Túy a sus lectores, Berenguela es quien reúne las cualidades de gobernante y acapara la práctica gubernativa, mientras que Fernando, aun conservando una imagen fuerte y ejemplar, cobra más bien los rasgos de un rey virtuoso, devoto56 y guerrero.

  • 57 CRC, p. 82 y 84-85.
  • 58 CRC, respectivamente: p. 79, 80, 80, 81, 81, 81, 81, 82, 84, 84.
  • 59  “Domina Berengaria, cuius intentio tota et desiderium summum erat honorem filii modis omnibus proc (...)
  • 60 Ibid., p. 76.
  • 61 Ibid., p. 79.
  • 62 Ibid., p. 80.
  • 63 Ibid., respectivamente p. 81, 82 y 84.
  • 64  “Ubi domina regina, quecumque habere potuit, donauit militibus. Iam enim expenderat quicquid auri (...)
  • 65  Beatriz de Suabia (ibid., p. 82-83).
  • 66 Ibid., p. 84-85.
  • 67 Ibid., p. 82.

21La evaluación del poder respectivo de la madre y del hijo constituye un tema prominente del relato de Juan de Osma. Pero la versión de los hechos que da el canciller de Fernando III dista mucho de la que nos brinda Lucas de Túy. En primer lugar, Juan diseñaun esquema evolutivo de las relaciones entre madre e hijo. Éstas son muy diferentes antes y después de 1224, año del inicio de las campañas andaluzas del rey de Castilla y de la primera toma de Quesada. Antes de 1224 –durante los seis primeros meses del reinado sobre todo, pero también, concede Juan, a lo largo de los siete primeros años57–, Berenguela está omnipresente en la vida política del reino y nos encontramos ante une forma de gobierno conjunto e incluso de realeza compartida. “Rex et regina exierunt”, “recepti sunt rex et regina”, “rex autem et regina, mater eius, audientes”, “cum rex et regina exirent”, “[Alfonsus Telli et alii] precedebant regem et reginam”, “[comes Aluarus] dedit regi et regine munitiones”, “Consequenter rex et regina uenerunt”, “venit rex cum matre sua”, “rex cum clarissima genitrice sua iuit super Molinam”, “premisit nuncios suos dictus rex [Iohannes Iherosolimitanus] ad reginam dominam Berengariam et ad regem filium eius58: entregada totalmente a ensalzar el honor de su hijo59, sustrayéndolo a la vigilancia de su padre60 antes de su coronación y, después de ésta, intentando conseguir la retirada de las tropas leonesas entradas en territorio castellano61, contribuyendo personalmente a la sumisión armada de la nobleza castellana cuando los ataques contra Muñó, Lerma, Lara y Belorado62 así como, poco más tarde, contra Castrojeriz, Medina de Rioseco y Molina63, pagando las soldadas con sus bienes propios64, y, en el terreno de las estrategias dinásticas, ofreciendo a Fernando el mejor matrimonio con una doncella de sangre imperial65 o preservando sus derechos al trono leonés al desviar a Juan de Brienne de su proyectado matrimonio con una hija de Alfonso IX y de Teresa66, numerosísimos son los casos en que, en tiempos de paz como en tiempos de guerra, Berenguela actúa junto al rey de Castilla. La cosa es tan patente que, al cabo de los seis primeros meses de reinado, habiéndose impuesto sobre los Lara y sus aliados el partido del rey y de la reina, Juan de Osma, que pretende recalcar la consolidación definitiva del rey en el trono, escribe extrañamente: “et rex cum matre sua cepit in cunctis partibus regni sui regis officia exercere67.

  • 68  “Quadam uero die rex ex insperato humiliter et deuote tanquam filius obedience, cum irruisset in e (...)
  • 69  “Rex, qui Spiritu Dei agebatur” (ibid.,p. 91), “Rex, in quem Spiritus Domini irruerat” (p. 91), “I (...)
  • 70 Ibid., p. 85.

22Mas he aquí que un día, al poco tiempo de la fiesta de Pentecostés del año 1224, una potencia superior a la de Berenguela –una potencia de la que sabe Juan que nadie se atreverá a cuestionar la primacía– irrumpe en la vida de Fernando: el Espíritu de Dios68. Sólo Éste, en adelante, guiará los pasos del rey69. La emancipación del hijo da lugar a una impresionante escena en la que Juan, habitualmente tan sobrio, cede a la tentación retórica. Por última vez, se asume sin rodeos el equilibrio inicial de las fuerzas. Vuelto hacia Berenguela, “humiliter et deuote tanquam filius obedience70, Fernando reconoce la inmensa deuda contraída y suplica a su madre que lo deje salir contra los moros:

  • 71 Ibid., p. 85-86.

Carissima genetrix et domina dulcissima, quid michi prodest regnum Castelle, quod uestra liberalitas a se, uelud sibi de iure debitum, abdicauit mihique concessitur, quid nobilissima coniux, de longisque partibus per uestram solicitudinem et industriam adducta mihique cum honore inenarrabili matrimonialiter copulata […], si ignauia torpeo, si flos mee iuuentutis euanescit sine fructu, si lux glorie regalis, que iam uelud radios quosdam effundere ceperat, in se extinguitur, et adnichilatur ? […] Supplico, clementissima genetrix, a qua post Deum teneo quidquid habeo, ut placeret uobis quod guerram moueam contra Mauros71.

23Juan de Osma no pretende achicar la impresionante estatura de Berenguela. Atribuye a la madre del rey una réplica tan concisa como dominadora, así por su prudente acierto como por su didactismo:

  • 72 Ibid., p. 86.

Nobilis regina, uidens cor filii inflamatum et tam nobili desiderio accensum, ut erat mos eius, breuibus filium allocuta est: “Fili dulcissime, gloria mea et gaudium meum uos estis; beatitudinem [ues]tram et succesus semper ex animo desideraui et, quantumcumque potui, procuraui. Astant uassalli uestri, curia interest, ipsi consulant nobis sicut tenentur et consilium eorum sequimini in hoc facto”72.

  • 73  “La corte de Fernando III”, p. 120.
  • 74  “Rex de uoluntate magnatum ad modicum seccessit in partem. Ipsi uero remanentes cum regina nobili, (...)
  • 75  “Tercia igitur die ante festum Sanct Andree, rex Fernandus in monasterio regali, quod auus et auia (...)
  • 76  “In principio igitur mensis iulii rex intrauit Carrionem, ubi cum nobili genetrice sua et cum arch (...)
  • 77 Ibid., p. 104. Véase “Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). Cu (...)
  • 78 CRC, p. 107-108. Véase “Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). (...)
  • 79  Primera evocación, año 1224 (ibid., p. 87, cf. nota 76); segunda evocación, año 1230 (ibid., p. 10 (...)
  • 80  “Reuersus est rex noster cum gaudio et gloria magna Toletum ad matrem et uxorem suam, que tunc tem (...)
  • 81  A pesar de las pésimas condiciones climáticas y de circunstancias militares contrarias, Fernando t (...)
  • 82  Durante la campaña de 1235, negociación de treguas con Aben-Hut y de la redición del castillo de S (...)
  • 83 Ibid., p. 105 : año 1231; p . 106: año 1233.
  • 84  Es fórmula del autor: “Sic igitur, diuina id agente misericordia, infra sex menses turbatio regni (...)

24Conseguido el acuerdo de este “gabinete de crisis” –es fórmula de Francisco Hernández73– gabinete que sólo reúne entonces a Berenguela y a los magnates y del que Fernando todavía queda apartado74, el rey de Castilla tomará el vuelo. Antes de este episodio crucial, Fernando ya había dado señales de su natural autoridad y de su deseo de independencia al armarse a sí mismo caballero75. En adelante, Berenguela seguirá presente en la vida de su hijo: ayudándolo con sus consejos76, negociando, en 1230, la sucesión leonesa77, resolviendo, después de 1233, un conflicto con el magnate Álvar Pérez de Castro78, formando con el arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada y algunos ricos hombres un grupo de poder cuya influencia, a lo largo de los años 1224-1233, no disimula el cronista79. Pasando el tiempo, sin embargo, la importancia política de Berenguela va decayendo. Al cabo, la reina madre, acompañada esta vez por la esposa del rey, doña Beatriz, no será sino un puerto afectivo al que el rey se acoja cada vez que cierre su campaña anual en tierras andaluzas80 y cuyas luces irán apagándose, saludadas sólo de lejos cuando, con paso presuroso, éste marche sobre Córdoba81. Guiado por el Espíritu del Señor, Fernando viene a ocupar todo el escenario de la historia. Rey guerrero, desde luego, incansable y victorioso, pero ducho además en el arte de una guerra de la que Juan de Osma, rehuyendo los elogios simplificadores, destaca las complejidades anejas: preparativos, tractaciones, gestión de las conquistas82. Y también rey que gobierna: pacificando, en 1231, Galicia y las Asturias, ordenando, a dicho fin, una investigación, haciendo justicia, promulgando constituciones y, vuelto a Carrión, escogiendo a los nobles de su compañía, o, en ésta y en otra ocasión, tratando asuntos de utilidad pública con el consejo de prudentes varones83. Juan de Osma ni recorta ni denigra la acción política de Berenguela; tampoco desmiente las cualidades personales ni los derechos que acreditan y legitiman dicha acción. Su relato deja incluso traslucirse una vinculación duradera del hijo con la madre y hasta una continuidad de influencia. Pero la meta fundamental del cronista es la de restablecer a Fernando en el pleno ejercicio de sus officia regis84 e incluso, en cierto modo, la de “liberar” al rey.

  • 85  En esto estoy de acuerdo con Francisco HERNÁNDEZ (“La corte de Fernando III”, p. 127-128 y “La hor (...)
  • 86  “Rex Fernandus susceptus ab omnibus cepit ubique iurisditionem regiam exercere” (HDRH, p. 289), “R (...)
  • 87 Ibid., p. 292-294, 297-299, 301.
  • 88 Ibid., p. 290. Rodrigo acaba su obra en el mes de marzo del vigésimosexto año de reinado de Fernand (...)
  • 89 Ibid., p. 284-285.
  • 90 Ibid., p. 285.
  • 91 Ibid., p. 286.
  • 92 Ibid., p. 286.
  • 93  “Et inde rex nouus cum matre sua regina nobili ad castrum quod Munio dicitur aduenerunt” (ibid., p (...)
  • 94 Ibid., p. 290.
  • 95  “Set quia indecens erat ut tam magnus princeps extraordinariis petulanciis traheretur, mater sua, (...)
  • 96  “Ipse rex suscepto gladio ab altari manu propria se accinxit cingulo militari et mater sua regina (...)
  • 97 HDRH, p. 292.
  • 98 Ibid., p. 292. Texto citado en nota 135.

25Al contrario de Juan, cuya obra –como la de Lucas– conoce85, Rodrigo hace del reinado de Fernando III un todo. El rey va afirmándose con el tiempo, pero su imagen es homogénea, siempre respetable y fuerte86. Los éxitos militares y el avance de la reconquista prevalecen87, pero, como lo hacía Juan de Osma, también alaba Rodrigo las dotes del gobernante: “regnum et patriam iuxta morem aui sui nobilis Aldefonsi in pace et modestia [gubernauit] usque ad regni sui uicesimum quintum annum” (esto es hasta el presente de la redacción)88. Lo nuevo radica en la importancia y continuidad de la intervención de Berenguela así como en el empeño con que el historiador, sigilosamente, la va subrayando y, quizá, la exagere. El papel de Berenguela es determinante y variado en la accesión de su hijo al trono de Castilla: astuta sustracción de Fernando a la vigilancia de su padre89, captación de los oligarcas de Extremadura y de la mayor parte de la nobleza castellana90, transmisión del reino91, trámites para conseguir la retirada del rey de León92. Berenguela acompaña luego a su hijo durante los seis meses que dura la pacificación del reino, formando con él un dúo regio análogo al evocado por Juan de Osma93. Pero, al hacer el balance de este período fundacional, Rodrigo añade: “Aduersariis itaque sic a Domino iudicatis, rex Fernandus regnum optinuit pacifice et quiete, regina nobili omnia disponente”94. Siguen el arreglo del primer matrimonio –aquí, el rango de la esposa importa menos que el cuidado de la madre por las buenas costumbres sexuales del hijo95–, la ceremonia de la entrada en caballería –en que la señal de una voluntad de independencia por parte de Fernando resulta fuertemente templada por la irrupción de la reina, quien, desciñendo la espada del caballero novel, viene a ser su “madrina”, obligándolo, no sólo a honrarla sino también a obedecerle96–, las negociaciones con el rico hombre disidente Gonzalo Pérez de Lara97, la consagración, bajo la influencia de su abuela, del infante don Felipe a la carrera eclesiástica98. La impronta de Berenguela está siempre presente y los débuts militares de Fernando, muy lejos de constituir una ruptura en la trayectoria histórica del rey, vienen al contrario a colmar los anhelos de su madre, colaborando además a la primera empresa guerrera el arzobispo de Toledo y formándose esta vez un trío unido por una solidaridad sin falla:

  • 99 Ibid., p. 292-293.

Verum regina nobilis Berengaria mater regis uolens eum a Christianorum iniuriis alienum, milicie sue primicias uoluit Domino dedicare et treugam cum Arabibus noluit ulterius protelari; set exercitu congregato, asistentibus sibi Roderico pontifice toletano et aliis magnatibus regni sui, per Beaciam et Vbetam uastationes exercens, aggressus est Caseatam99.

  • 100 Ibid., p. 295.
  • 101 Ibid., p. 295-296. Ana RODRÍGUEZ LÓPEZ, La consolidación territorial de la monarquía feudal castell (...)
  • 102 Ibid., p. 296-297.
  • 103 Ibid., p. 295.

26La intervención de Berenguela, más activa en la Historia de rebus Hispaniae que en las dos otras crónicas, se prolonga con la cuestión leonesa. La reina va al encuentro de su hijo para animarle a hacerse rápidamente con la herencia100, lo acompaña después por los fieles castillos que formaran otrora sus arras101 y negocia la renuncia de las hijas de Alfonso IX102. De paso, Rodrigo vuelve a comentar: “nobili regina hec omnia sagacissime procurante…”103. Y finalmente recuerda:

  • 104 Ibid., p. 297.

et in hoc enituit quamplurimum regine nobilis sollers cura, qua non minori gracia regi filio dedit hoc regnum quam regnum Castelle, quod ad eam iure hereditario pertinebat104.

27Pero hemos llegado –¡cómo corre el tiempo!– a la toma de Córdoba. Tampoco escapa el acontecimiento a la influencia, aun lejana, de la “noble reina”:

  • 105 Ibid., p. 300.

Stabilita igitur incolis et bellatoribus ciuitate [Corduba], rex Fernandus Toletum ad reginam nobilem est reuersus, que pari uictoria iocundata utpote que consilio et subsidio, licet absens, omnia procurarat, gracias cum lacrimis egit Deo, quod antiqua dignitas, ignauia principum liturata, sui sollercia et studio filii fuit Hispanie restituta105.

28Si el hijo no carece de empeño y energía, la inteligencia está del lado de la madre. Ahora bien, en la opinión de Rodrigo, Fernando debe a Berenguela mucho más que el consilium, el subsidium, e incluso el auxilium. Le debe como una segunda “natura” que orienta por entero su vida y determina su reinado: le debe su educación. Juan de Osma no evoca, por lo menos abierta y directamente, este aspecto de la relación del hijo con la madre. Quizá no se le ocurriese, aunque lo más probable es que no quisiera hacerlo. Lucas alude a ello, pero bajo forma de metáfora y sólo en los albores del reinado. Rodrigo, en cambio, enmarca la vida entera del rey en la enseñanza materna, declarando al principio, apenas sometidos los rebeldes de la casa de Lara:

  • 106 Ibid., p. 290.

adeo filium sollicite educauit, ut regnum et patriam iuxta morem aui sui nobilis Aldefonsi in pace et modestia gubernaret usque ad regni sui uicesimum quintum annum106;

y desarrollando largamente, tras la toma y ocupación de Córdoba:

  • 107 Ibid., p. 300.

hec enim regina nobilis Berengaria sic filium in bonis operibus enutriuit, quod bona studia, que regina nobilis nullius uirtutis oblita, nullius charismatis expers, ut lac mellifluum graciis circumfusum, cordi eius influere non cessauit nec umquam ab ubere pleno uirtutibus ablactauit, et licet uir factus et in etate roboris confirmatus, mater eius numquam cessauit nec cessat que Deo et hominibus sunt accepta studio uigili suadere, quia umquam feminea, set semper magnificencie opera persuasit107.


   

29Así va dibujándose, bajo la pluma de Rodrigo Jiménez de Rada, otra historia del reinado de Fernando III, en muchos aspectos contraria a la que había trazado Juan de Osma, más cercana al relato de Lucas de Túy, aunque forzando sus sutiles equilibrios: una historia en la que el rey de Castilla y León está constantemente rodeado y totalmente penetrado por la influencia saludable de su madre, en la que todo transcurre como si Berenguela hubiese reinado bajo el poder nominal de su hijo, como si, aun estando ella ausente o casi ausente de la documentación del reinado, tuviéramos que ver una autoridad real, activa y constante tras el “ex assensu et beneplacito” de los diplomas firmados por el rey.

30En cuanto al tema de los poderes respectivos de Berenguela y de Fernando, cabe pensar que estos relatos nos informan menos de la realidad histórica que de las quisquillas y rencillas de hombres cercanos a la corona, movidos por intereses partidarios, cuando no ansiosos de poder: Lucas, hombre de confianza de Berenguela, oscuro y sin ambición pero, eso sí, firme partidario de una monarquía apoyada en la iglesia y defensor mordaz del reino leonés108; Juan, “dilectus cancellarius” de Fernando III, discreto y atareado, aferrado, en contra de la tutela de Berenguela y del peso de la tradición feudal, a ensanchar el poder personal del rey, que va royendo el territorio de Rodrigo y le aparta progresivamente del protagonismo político109; Jiménez de Rada, por fin, no menos artero que los otros dos, más sabio, mejor dotado para las letras, habitado por concepciones políticas más complejas en las que el poder regio debe coexistir con el de los magnates, y además: arzobispo primado, celosísimo de sus prerrogativas y de su rango, obligado a cultivar el apoyo de la reina madre, rencoroso contra el rey110. Volveremos sobre esta maraña de textos para desentrañar, si es que lo podamos, informaciones fidedignas sobre las relaciones de Berenguela y Fernando. Pero veamos primero lo que estos hombres dejaron entrever de la relación de la reina no ya con el rey, sino con el reino. ¿Qué dicen, en los momentos en que nos dejan vislumbrar la intervención de la reina en los asuntos públicos, de sus prácticas y de sus cualidades, de sus objetivos y preocupaciones; en una palabra: de su gobernación?

  • 111 CM, p. 339-340 (ver cita correspondiente a la nota 55).

31Para Lucas de Túy, la sabiduría política de Berenguela se aplicó eficazmente a los tres cometidos fundamentales del gobierno regio en la Edad media española: mantener la paz civil, también la paz de la iglesia, estas dos directamente, e, indirectamente, mediante la administración logística, guerrear contra los sarracenos111. Lucas indica la extensión de las competencias sin precisar, desgraciadamente, las prácticas, dejando la imagen global de un gobierno sabio y pacificador.

  • 112 CRC, p. 80, 81, 82 y 84.
  • 113  Conflicto con Álvar Pérez (ibid., p. 107-108). Texto citado en nuestra nota 120.
  • 114 Ibid., p. 84-85.
  • 115 Ibid., p. 104.
  • 116 Ibid., p. 82-83. Lucas de Túy quien, no obstante, señala la muerte de Beatriz (CM, p. 340), no dice (...)
  • 117  Entierros del infante don Fernando, hijo mayor de Alfonso VIII (“Sepulto namque predicto filio reg (...)
  • 118 Ibid., p. 80 (véase la nota anterior).
  • 119  “Inito ergo consilio regina cum magnatibus qui cum ea erant, uenerunt Palenciam”, “Deinde, tractat (...)
  • 120  “Quo audito rex ira commotus, conuocauit militiam nobilium et populos uicinos, propositum firmum h (...)
  • 121  “Cum magnatibus qui cum ea erant”, “magnates qui cum regina erant” (ibid., p. 77), “cum uaronibus (...)
  • 122 Ibid., p. 73.
  • 123 Ibid., p. 78, 79, 83.
  • 124 Ibid., p. 73, 77, 78, 79.
  • 125  “Regina uero cum filio suo et cum uassalis suis tunc erat Palencie, ad quem locum quinquaginta mil (...)

32Juan de Osma caracteriza mejor la actividad política de Berenguela: actuación militar directa –acompaña personalmente las ofensivas de Fernando contra la nobleza levantisca112–, frecuente actividad negociadora –arregla sumisiones y gracias en caso de rebeldía113, gestiona la sucesión leonesa: cambio en el proyecto matrimonial de Juan de Brienne114 y renuncia de las hijas de Alfonso IX115–, cuidado constante por la consolidación de la dinastía, así linajística –matrimonio imperial de Fernando116– como simbólica –entierro sistemático de los reyes difuntos en el mausoleo real de Las Huelgas de Burgos117. ¿Práctica efectiva o voluntad, por parte del cronista, de minorar el papel personal de Berenguela?, en la crónica de Juan la reina actúa gustosamente en colaboración, es adicta a la concertación y delibera en consejo. Así es cómo busca, para sepultar a su hermano Enrique, el acuerdo de los prelados que la rodean118, determina con sus magnates, en los primeros días de la pacificación de Castilla, el itinerario de las tropas reales119 o, más tarde, encuentra, con el consejo de la reina doña Beatriz y de otros “prudentes varones”, una solución pacífica al conflicto entre Fernando III y Álvar Pérez de Castro120. Todo esto lleva al autor de la Chronica regum Castellae a identificar, con bastante precisión, aunque sólo para los primeros meses del reinado y en el difícil contexto de la consolidación de Fernando en el trono castellano, los apoyos de la reina: un grupo de magnates –entre los cuales Juan distingue a Gonzalo Rodríguez, Alfonso Téllez, Lope Díaz y sus hermanos121–, algunos muy fieles prelados –el arzobispo de Toledo122, por supuesto, pero también y quizá ante todo el obispo de Burgos, don Mauricio123, así como don Tello, obispo de Palencia124–, la caballería municipal de Ávila y de Segovia125. Se destaca de la evocación de Berenguela por Juan de Osma la imagen de una reina activa y prudente, atenta a los consejos de una corte escogida, hábil negociadora, entregada del todo a los intereses de su hijo y de la dinastía real castellana… pero de la que Fernando, llevado por una inspiración providencial, se emancipará en el umbral de su madurez.

33La representación que brinda de Berenguela Rodrigo de Toledo, aunque no se aleja mucho de la de sus predecesores, cobra más altura política y da mayor espacio a la actuación personal de la reina. Como lo hacía Lucas de Túy, Rodrigo valora a veces globalmente el gobierno de Berenguela. Pero, en este caso, las aptitudes de la reina se manifiestan ya desde el principio del reinado de Enrique I, cuando es regenta de Castilla, y los criterios de apreciación, desbordando el enfoque meramente eclesiástico, son más ampliamente sociales:

  • 126 HDRH, p. 281.

[Berengariae] diligencia sic apparuit toto tempore sui regiminis, ut pauperes, diuites, ecclesiastici, seculares, sicut tempore nobilis regis fuerant, in suis statibus seruarentur126.

  • 127  “Ceterum predicte regine sollers industria omnia sic prouide ordinauit, ut magnates sibi fauentes (...)
  • 128  “Tunc regina nobilis gaudio et lacrimis Deum laudans, diu graciarum institit actioni, quod inimicu (...)
  • 129  “Ibique nuncii aduenerunt ex parte regine Tharasie super composicione internuncia referentes; et l (...)
  • 130  “Sic enim sciuit omnia ordinare, ut licet regnorum unio fere omnibus displiceret, ipsa studuit tal (...)
  • 131  Lo mismo cuando el conflicto entre Fernando III y Gonzalo Pérez: “Anno postea iterum reuoluto Gons (...)
  • 132  “Et tunc regina duos uenerabilis pontifices, Tellium Palentinum et Mauricium Burgensem, misit Tare (...)
  • 133  “Sepultus est autem in monasterio sancte Marie Regalis prope Burgis a Roderico Toletano pontifice (...)
  • 134  “Sepultus est autem in regali monasterio prope Burgis a Roderico Toletano, Tellio Palentino, Roder (...)
  • 135  “Philipum, qui oblatus a domina Berengaria regina nobili auia sua Deo […] Sancium, quem oblatum Ro (...)
  • 136 Ibid., p. 300.
  • 137 Ibid., p. 282 (nobles), p. 286 (caballería ciudadana), p. 287 (prelados).

34La dedicación de Berenguela a los intereses de su hijo, recalcada por Juan de Osma, viene a ser aquí dedicación a los intereses de la realeza y del reino. Durante la minoría de Enrique I, Berenguela logra preservar “los derechos” (“iura sua”) del joven monarca127. Al conde don Álvar Núñez, no lo considera sólo la reina como a un enemigo personal o a un enemigo de su hijo; también lo contempla como a un enemigo del reino: “inimicum suum et regni et filii128. Además de la defensa de los intereses de Fernando, las negociaciones de Berenguela con Teresa de León tienen por objeto –“timuit regni et pauperum uastationem”– el evitar al reino y a los pobres los estragos de una guerra129. Rodrigo alaba de paso la vista política de la reina, cuyo proyecto de reunir pacíficamente los reinos de Castilla y de León no era del gusto de todos130. Por lo demás, el deseo de evitar muertes y de preservar la paz es aquí lo que da su verdadero valor al talento de Berenguela en cuanto negociadora131. Por fin, Rodrigo subraya la dimensión espiritual de las preocupaciones de la reina. El entierro de los reyes difuntos en el monasterio real de Las Huelgas contribuye, tan expresamente como en la crónica de Juan de Osma, al fortalecimiento simbólico de la dinastía castellana. Pero los funerales de Enrique I132, como, anteriormente, los de su hermano mayor, el infante don Fernando133 o los de Alfonso VIII134, son aquí para Berenguela un asunto más personal, más doloroso, a la vez que un acontecimiento de mayor solemnidad y que inspira grandes limosnas destinadas a la Iglesia y a los pobres. La presencia de una importante dimensión espiritual en la actuación de la reina también la demuestra su papel en la consagración a Dios del infante don Felipe135 como también esta fórmula del elogio final de Rodrigo: “numquam cessauit nec cessat que Deo et hominibus sunt accepta studio uigili suadere [filio]136. En cuanto a los apoyos políticos de Berenguela, son los ya señalados por Juan de Osma –un partido nobiliario, algunos prelados, la caballería urbana de Segovia, Ávila y la “Extremadura”– aunque a veces son más los nombres mencionades137.

  • 138  Sólo dos calificaciones, en las que la prudentia está asociada a la prouidentia (y, al parecer, a (...)
  • 139  “Nobilis”: ibid., p. 78, 86, 86 y 87; “nobilissima”: p. 85. También “clarissima”: “Rex autem, cum (...)
  • 140 CM, p. 332, 334, 339. Ya en la Prefacio: “Astrictus preceptis gloriosissime ac prudentissime Yspani (...)
  • 141  “Regina uero Berengaria mater eius in tanto sapiencie culmine ferebatur, ut in regni administratio (...)
  • 142  Con la “sapientissima” Sancha, hermana de Alfonso VII (ibid., p. 310).
  • 143  “Regine Berengarie prudenciam [nobiles] adeuntes” (HDRH, p. 282).
  • 144  “Set antequam rumorem [mortis regis Henrrici] loquacitas diuulgasset, regina sapiens misit Lupum D (...)
  • 145  Frecuente y probablemente identificadora de Berenguela, esta calificación parece expresar además, (...)
  • 146 Ibid., p. 281.
  • 147 Ibid., p. 282.
  • 148  “Nobili regina hec omnia sagacissime procurante” (ibid., p. 295).
  • 149  “Regina nobilis nullius uirtutis oblita, nullius charismatis expers…” (ibid., p. 300).
  • 150  “Sollers regina Berengaria” (ibid., p. 281), “regine sollers industria” (p. 282,), “sollercia regi (...)
  • 151  “Hec enim regina nobilis Berengaria sic filium in bonis operibus enutriuit, quod bona studia, que (...)
  • 152 Ibid., p. 300.
  • 153 Ibid., p. 300.
  • 154 Ibid., respectivamente p. 300 y 290.
  • 155 Ibid., p. 300. Texto citado en nota 151.

35Los tres historiadores coronan con una valoración ética su evocación del gobierno de Berenguela, aunque, en esto también, importantes matices distinguen sus apreciaciones. Una virtud cardinal está presente en las tres obras: la prudentia. En el discurso histórico castellano-leonés de los siglos XII y XIII, ésta es una virtud que vemos aplicada con frecuencia a las mujeres que ejercen el poder o rodean a quienes lo ejercen. Berenguela –así como Beatriz– es prudens según Juan de Osma138, aunque éste prefiere caracterizarla como nobilis o noblissima139... Varias veces, Lucas de Túy califica a la reina de prudentissima140, pero va más allá y le depara además una virtud habitualmente reservada a los reyes: la sapientia141. Berenguela es una de las muy contadas mujeres que gozan de ella en la historiografía castellano-leonesa del medievo central142. La prudentia143 también la concede Rodrigo de Toledo, lo mismo que la regia sapientia144, pero de modo incidental, en el seno de un amplio sistema de cualidades personales (pudicitia, modestia)145 y públicas (diligentia146, industria147, sagacitas148) que no excluye ninguna bondad149 pero que se organiza alrededor de una virtud práctica: la sollertia. Esta inteligencia política, esta perspicacia en la acción, tan ajustada a la imagen de gobernadora de hecho que quiere dar Rodrigo de Berenguela durante todo el reinado de Fernando III, viene a ser, al lado del calificativo nobilis, como un segundo cognomen de la regina150. El haber privilegiado esta cualidad aleja a Rodrigo de los tópicos de la historiografía medieval, da al personaje algo moderno y traduce probablemente una realidad. Ahora bien, el Toledano acaba su obra con un elogio151 que descubre zonas más profundas de sus convicciones y revela lo que, aun siendo el más decidido partidario de Berenguela, pensaba en el fondo de las mujeres de poder. Primero, indica que las preocupaciones que la reina transmitió a su hijo excluían lo propio del género femenino, eso es, contrastado con la magnificencia ineludiblemente asociada a las empresas regias, las “pequeñeces” características de las mujeres: “nec umquam feminea set semper magnificencia opera persuasit152. Bajo este mismo concepto, exalta luego la unicidad absoluta de Berenguela: “quam merito nostra tempora admirantur, cui numquam similem nec moderna nec patrum nostrorum tempora habuerunt153. Por fin, engastando éste y otro elogio de la reina en evocaciones de la educación recibida por su hijo, Rodrigo esboza una genealogía ético-política que hace de Berenguela el eslabón mediante el que las virtudes procedentes de Alfonso VIII se transmiten a Fernando III: “[...] paternorum operum prouida exequtrix...” y sobre todo “[Regina] adeo filium educauit, ut regnum et patriam iuxta morem aui sui nobilis Aldefonsi in pace et modestia gubernaret154. Berenguela viene pues a ser un hápax, una suerte de monstruo, radicalmente único y el reconocimiento de que goza la reina no sólo sobrepasa la diversidad de las edades (“omnis etas”) , de las condiciones (“omnis conditio”), de las religiones (“omnis professio”), de las naciones (“omnis natio”) y de las lenguas (“omnis lingua”), sino que supera incluso la diferencia de los sexos (“omnis sexus”)155. Mediadora entre dos hombres, capaz de vencer las limitaciones naturales de su género para acceder a los atributos varoniles y en particular a la facultad de llevar a bien grandes empresas, absolutamente singular, Berenguela, en la opinión de Rodrigo, tiene por mayor mérito el haber dejado de ser una mujer.


   

36Como todas las entidades históricas –más aún cuando remotas y no de completo primer plano–, Berenguela se nos presenta como una construcción de palabras. Construcción historiográfica, sobre todo, cuya armazón está formada por las leyes de la retórica, el imaginario de una época y los retos del poder. Más que de su parte en el gobierno del reino, más que de su manera de gobernar, la historiografía contemporánea nos informa del lugar que ocupaban sus autores en el tablero político del reinado de Fernando III. En cuanto a la documentación –también ella hecha de palabras y no exenta de falsas apariencias y segundas intenciones– es en este caso demasiado exigua para ayudarnos. No faltan sin embargo los indicios que nos permiten alcanzar algo de la realidad. Berenguela tenía para sí su incontrastable derecho a heredar el reino de Castilla. Su potentísima personalidad se transparenta hasta bajo la pluma de Juan de Osma; ella y su hermana Blanca eran del mismo temple que su abuela Leonor de Aquitania. La carta que escribe Berenguela a Blanca en 1212, informándola de la batalla de Las Navas de Tolosa, parece demostrar que las dos habían recibido una completa educación de posibles gobernantes. En el caso de Berenguela, sin duda fue importante además su experiencia como reina de León. Huelga decir que la habitaba efectivamente, y en sumo grado, la sollertia alabada por el Toledano. Plenamente consciente, tras la cruel experiencia de la tutoría de Enrique I, de su vulnerabilidad de hecho frente a la hegemonía varonil, hizo prevalecer los intereses dinásticos sobre los personales y renunció, en favor de su hijo, al ejercicio directo del poder regio. Quizá comprendiera además que, actuando así, también aceleraba y simplificaba la unión de los reinos de Castilla y de León. Pero la historiografía de la época, como también la documentación, nos indican que dicha renuncia no significó que abdicara de sus derechos ni siquieraque se apartara de los asuntos públicos. En los primeros meses del reinado de su hijo, acompañándolo ostentosamente incluso en las expediciones militares, fue el artífice del reconocimiento de Fernando por la nobleza y las ciudades de Castilla. En cierto modo, la reina ejerció entonces la función militar, entre todas viril. Durante este período, el poder de la madre fue seguramente abrumador: podemos fiarnos del testimonio de Lucas de Túy y, más aún, del de Juan de Osma. En los diplomas regios, es cuando aparece la fórmula ternaria: “ex assenssu, beneplacito et mandato domne Berengarie regine”. El influjo sobre el rey y la intervención personal en el gobierno, fuertes los dos, duraron por lo menos –así lo confiesa a regañadientes Juan de Osma– hasta las primeras campañas andaluzas, que se iniciaron en 1224.

37Más allá de esta fecha –Fernando pasaba entonces de los 25 años de edad, el centro de gravedad del reino iba desplazándose al sur del Tajo y la actividad de conquista e implantación dominaba y renovaba el campo de lo político, dándole al rey una estatura digna de la más alta y antigua tradición– todavía se puede apreciar una importante intervención directa de la reina en los asuntos dinásticos. Esta preocupación por la consolidación de la dinastía real castellana –lo afirman comúnmente, cuando no los tres cronistas, por lo menos dos de ellos– ya la había tenido la reina antes de la ofensiva contra Quesada: sepultando a los difuntos de su linaje en el monasterio de Las Huelgas y convirtiendo a éste en un mausoleo real que podía rivalizar con el de San Isidoro de León; preparando para su hijo en 1219 un matrimonio imperial con Beatriz de Suabia; desviando, a principios del año 1224, a Juan de Brienne de una unión que hubiera podido granjearle la sucesión al trono leonés. Seis años más tarde, en 1230, la participación de Berenguela en la negociación con Teresa y sus hijas acerca de la herencia del mismo, evocada por Juan y Rodrigo, queda patentizada además por el diploma que sellan juntamente madre e hijo. En 1234 recibe la reina la misiva de Teobaldo de Champaña, también dirigida a su hijo, en la que el rey de Navarra presenta a los embajadores encargados de negociar la unión de su hija con el infante primogénito de Castilla y León. En 1239 apoya con un correo personal la embajada enviada por Fernando III al Papa en defensa de los derechos del Infante Fadrique a heredar el ducado de Suabia. Estamos llegando a las alturas de la política internacional, y Berenguela, más de veinte años después de su renuncia, sigue presente.

38Pero ¿se limitó a los intereses dinásticos –importantísimos de por sí– la intervención de ésta en los asuntos del reino? Es difícil no creer a Juan de Osma cuando evoca, en los años 1234-1235, la actuación de la reina junto con Beatrizen el arreglo pacífico del enfrentamiento entre Fernando III y el prócer Álvar Pérez de Castro. Dadas las vinculaciones del acontecimiento con los intereses de la corona de Francia156, corona con la que, a través de su hermana Blanca, Berenguela mantuvo contactos frecuentes y duraderos157, es también altamente improbable que mienta Rodrigo de Toledo cuando atribuye a las cavilaciones de la reina el segundo matrimonio de su hijo, en 1237, con Juana de Ponthieu. La tenencia de León, de 1236 a 1238, aunque no conllevase un papel político de gran envergadura, era prestigiosa y supondría el ejercicio, por delegación del monarca, de un poder con aspectos administrativos, judiciales y militares158. En cuanto a la influencia de Berenguela sobre su hijo, claro indicio de que seguía vigente en 1239 es la mitra conseguida entonces por Lucas, y también cabe pensar que la presencia posterior del ex-cronista en la corte fernandina garantizó su perenidad hasta en los últimos años de la reina. Respecto al modo de gobernar y a los apoyos, también son de creer nuestros cronistas cuando, unánimes, recalcan el interés de Berenguela por la Iglesia y la ayuda que recibió siempre de ésta, tanto en las gestiones internacionales tocantes a la dinastía real castellana como en la primitiva pacificación de Castilla o cuando la toma de poder en el reino de León. Lo mismo cabe decir del indudable talento de negociadora que demostró a lo largo de su existencia y a todos niveles, evitando, en la medida de lo posible, enfrentamientos, padecimientos y rencores159.

39En cuanto a lo demás, la fiabilidad de los datos y de las valoraciones se pierde en los partidismos, trampas y espejismos de la intoxicación historiográfica. Pero precisamente, la existencia de la obra de Lucas, debida a un encargo de la reina hecho en los años 1230, quizá no lejos de 1236, las reservas que expresa simultáneamente, en contra de su tutelar influencia, la crónica del canciller Juan de Osma, así como, en 1243, la obra personal, polémica y rencorosa, que escribe a su favor el arzobispo de Toledo, haciendo comúnmente de la actuación política de Berenguela y de sus relaciones con Fernando un eje mayor de su apreciación del presente, dejan muy claro que la reina mantuvo muy largo tiempo –lo corobora la absoluta perenidad del ”ex assensu et beneplacito” en la documentación regia– una posición fortísima en el tablero político del reino castellano-leonés. Por otro lado, las versiones contrastadas que ofecen los testimonios cronísticos indican que esta posición no fue exenta de dificultades ni fue quizá la misma a lo largo de todo el reinado. Parece que, al contrario de lo que se ha venido escribiendo hasta fechas muy recientes, las relaciones de Berenguela con Fernando III fueron complejas, tensas alguna vez, y que probablemente cambiaron con el tiempo. La suma prudencia y losparcos comentarios de Lucas de Túy, la trayectoria liberadora del reinado trazada por Juan de Osma, el berenguelismo arrollador del Toledano muestran que en torno a la reina madre y al rey se organizaron focos de poder que rivalizaron entre sí. Aún reconociendo su enorme deuda, Fernando, llevado por la mayor oleada que conociera la “reconquista”, rodeado y aconsejado, también él, por hombres de fuerte personalidad y de buen seso, no podía permanecer indefinidamente bajo el ala materna. El fortalecimiento continuo de las posiciones de Juan de Osma160, la relegación progresiva de Rodrigo Jiménez de Rada al final de los años 1230161, como la sustitución de Berenguela, ya mayor y quizá enferma, por el infante primogénito, en la tenencia de León a finales de 1238162, la progresiva afirmación, muy patente en los diplomas, del primogénito de Fernando (“Facta carta… regnante rege Ferdinando cum suo filio Alfons…”), podrían ser indicativos al respecto. Los años de la toma de Córdoba (1236) y, más aún, del segundo matrimonio del rey, en 1237 –si podemos confiar en la historiografía alfonsina y neo-alfonsina, que hace de Juana y Fernando una pareja inseparable y alejada de la reina madre– podrían ser las fechas claves de un fortalecimiento de la autoridad de Fernando que, andando los años, se haría cada vez más exclusiva. Corresponden, según Peter Linehan, a los últimos años fastos del arzobispo de Toledo163. Si así fue, la sigilosa historia de Lucas, como la providencialista construcción de Juan, las dos concluidas en 1236, son testimonios de una tensión en aumento entre el partido de la reina y el de su hijo. En 1243, cuando Rodrigo cierra el De rebus, la partida está jugada y el arzobispo, como la reina envejecido y cercano al fin, no cuenta entre los vencedores. En contra de éstos y para la posteridad, el Toledano desdibuja los rasgos del preclaro conquistador de Córdoba y deja de Berenguela la imagen abrumadora y ejemplar de una regenta de hecho.

Haut de page

Notes

*  Este estudio dio lugar primero a una ponencia presentada en el congreso Gouverner en Castille au Moyen Âge : la part des femmes (1), celebrado en la Casa de Velázquez (Madrid) los 17-19 de enero de 2005. Se publicó por primera vez en francés bajo el título “Régner sans régner. Bérengère de Castille (1214-1246) au miroir de l’historiographie de son temps” (e-Spania, 1, junio de 2006). La primera versión española fue incluida con el título de “Berenguela de Castilla (1214-1246) en el espejo de la historiografía de su época” en la Historia de las mujeres en España y América latina dirigida por Isabel MORANT, 3 t., Madrid : Cátedra, 2005, 1, p. 569-594.

1  Estudios sobre Berenguela (a menudo a través de la historia de Fernando III): Henrique FLÓREZ, Memorias de las reynas catholicas, 2 vol., Madrid: Antonio Marín, 1761 (facsímil, Junta de Castilla y León, 2002), 1, p. 339-476; Julio GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, 3 vol., Córdoba: Monte de Piedad y Caja de Ahorros, 1983-1986, 1, p. 81-85; Gonzalo MARTÍNEZ DÍEZ, Fernando III, Palencia: Diputación/La Olmeda (Corona de España), 1993; Francisco ANSÓN, Fernando III, rey de Castilla y León, Madrid: Palabra, 1998; Miriam SHADIS, “Berenguela of Castile’s political motherhood: the management of sexuality, marriage and succession”, en John CARMI PARSONS y Bonnie WHEELER, ed, Medieval mothering, New-York/London: Garland (The new middle ages), 1996, p. 335-357; María Jesús FUENTE, Reinas medievales en los reinos hispánicos, Madrid: La esfera de los libros, 2003, p. 197-213. Este estudio fue escrito antes de que saliese a luz la muy completa y sugestiva biografía de Miriam SHADIS, Berenguela of Castile (1180-1246) and political women in the high middle ages, New York: Palgrave MacMillan, 2009. La autora cita los dos trabajos presentes en este libro y coincide conmigo en mucha interpretaciones. Disentimos sin embargo acerca de las intenciones políticas de Rodrigo Jiménez de Rada y consecuentemente sobre la valoración de la participación de Berenguela en la labor gubernativa durante el reinado de Fernando III. También se espera una densa biografía escrita por H. Salvador Martínez.

2  LUCAE TUDENSIS, Chronicon mundi, Emma FALQUE, ed., Turnhout: Brepols (Corpus christianorum, Continuatio mediaevalis, LXXIV), 2003. En las demás notas, CM. Sobre Berenguela y Lucas de Tuy, cf. Georges MARTIN, Les Juges de Castille. Mentalités et discours historique dans l’Espagne médiévale, París: Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 6, 1992, p. 201-211.

3  Luis CHARLO BREA, ed., Chronica latina regum Castellae, Turnhout: Brepols (Corpus christianorum, Continuatio mediaeualis, LXXIII), 1997. CHARLO BREA dio un título latino a la obra al editarla en el Corpus christianorum, conservando desgraciadamente un adjetivo superfluo que es conveniente suprimir. Anteriormente, había publicado Charlo Brea una traducción al castellano en la editorial de la Universidad de Cádiz: Luis CHARLO BREA, trad., Crónica latina de los reyes de Castilla, Universidad de Cádiz, 1984. En las demás notas, CRC.

4  RODERICI XIMENII DE RADA, Historia de rebus Hispaniae sive Historia gothica, Juan FERNÁNDEZ VALVERDE, ed.,Turnhout: Brepols (Corpus christianorum, Continuatio mediaevalis, LXXII), 1987. En las demás notas, HDRH.

5 CRC : « Post mortem uero matris, regina domina Berengaria fratrem suum Henricum habuit in tutela sua et curam regni gessit cum archiepiscopo Toletano et episcopo Palentino per tres menses uel paulo plus », p. 47. Nada en CM (p. 332). HDRH : « Custodia puelli regis et regni gubernatio remansit penes Berengariam reginam nobilem sororem eius », p. 281.

6  “Era Ma.CCa.La.IIa Henricus filius eius in regno Castelle cum esset annorum decem, regnare cepit. Regina Alienor expletis post mortem uiri sui uiginti septem diebus Burgis mortua est et sepulta circa uirum suum. Henricus autem rex Castelle cum esset Palencie, quidam nobilis puer ludendo fragmen tegule casu proiecit et regem in capite grauiter percussit, unde mortuus est et Burgis iuxta patrem suum et matrem sepultus. Regnauit annis duobus et mensibus octo" (CM, p. 332).

7  “Magnates autem quidam indignati ceperunt machinari et quedam inuenire figmenta, per que, rege puero subducto de potestate et cura sororis et prelatorum, ipsi dominarentur in regno pro sua uoluntate. Factum est igitur quod maior pars uaronum consensit in Aluarum Nunnii, ut fieret tutor regis et regni curam gereret. Inducta igitur regina domina Berengaria utcumque ut predictus Aluarus Nunnii regem et regnum teneret” (CRC, p. 73).

8  “Licet baronum uarietas zelo inuidie circumacta discidia procuraret. Cum autem essent tres comites, Fernandus, Aluarus, Gundissaluus, filii comitis Nunii supradicti ceperunt ad custodiam regis pueri inhiare, ut concepta odia possent in hiis quos oderant uindicare, sicut pater eorum fecerat tempore puericie patris eius. Aliqui etiam, quibus regina Berengaria se credebat, eorum studiis consensuerunt, mediante quodam milite Palentino qui Garsias Laurencii dicebatur et de mandato regine erat custodie regis pueri deputatus. Hic promissa sibi a comite Aluaro in hereditatem uilla que dicitur Tabulata, regi suasit, ut ad comitis Aluari custodiam se transferret. Quod cum sollers regina Berengaria percepisset, animo gratanti concessit” (HDRH, p. 281).

9  Georges MARTIN, “Alphonse X roi et empereur. Commentaire du Titre 1 de la Seconde partie”, Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 23, 2000, p. 323-348.

10  “Inducta igitur regina domina Berengaria utcumque ut predictus Aluarus Nunnii regem et regnum teneret, ita tamen quod in omnibus arduis et maioribus negociis consilium et uoluntas domine regine requireretur, et sine ipsa nichil fieret, hoc totum iurauit Aluarus Nunnii, et super hiis fecit omagium domine regine”. Juan añade: “Quod utrum tenuerit, ipse uideret” (CRC, p. 73).

11  Georges MARTIN, “Noblesse et royauté dans le De rebus Hispaniae (livres 4 à 9)”, Cahiers de linguistique et de civilisation hispaniques médiévales, 26, 2003, p. 101-121.

12  “Quod cum sollers regina Berengaria percepisset, animo gratanti concessit, set timens insolencias que uenerunt, fecit iurare comitem Aluarum et magnates, ut sine ipsius regine consilio nec aliquibus terram auferrent nec aliquibus terram darent nec uicinis regibus guerram mouerent nec mulctam, que hispanice pecta dicitur, imponerent in aliqua regni parte: et iuramento et hominio in manu Roderici Toletani pontificis firmauerunt, et si contrarium facerent, proditionis infamia tenerentur” (HDRH, p. 281).

13  Laguna del manuscrito, y luego: “Regni status cotidie deteriorabatur et non regimen, sed pocius regni desolatio, ab omnibus procurabatur” (CRC, p. 73); “Secessit igitur comes Aluarus pro timore in partes Toletanas, et, cum transitum faceret per Extremaduram, asciuit animas maiorum sibi, qui erant in ciuitatibus et in uillis et nexu indissolubili sibi eos conglutinauit” (p. 74).

14  “Qui comes [Aluarus] cum Gunsaluo Roderici et fratribus suis tunc sibi fauentibus in continenti Burgis egrediens, cepit exterminia procurare, magnos humiliare et uulgi diuites exhaurire, religiones et ecclesias ancillare et decimarum tercias, que ad ecclesiarum fabricas pertinebant, cepit similiter infiscare. […]Et ecclesiarum homines, qui priuilegiorum regalium inmunitate gaudebant, cepit angariis et exactionibus subiugare” (HDRH, p. 282).

15  “[Los omes sabios e entendidos] touieron por derecho que el señorio del reyno, non lo ouiesse sinon el fijo mayor, despues dela muerte de su padre. […] E […] establescieron que, si fijo varon y non ouiesse, la fija mayor heredasse el reyno” (Gregorio LÓPEZ, Las siete partidas del sabio rey don Alfonso el nono, Salamanca: Andrea de Portonaris, 1555, Segunda partida, fol. 44v-46v).

16 CM, p. 332. Sobre las convicciones anti-castellanas y anti-nobiliarias de Lucas, G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 204-211.

17  G. MARTIN, “Alphonse X roi et empereur”, p. 334-339 (véase nota 9 de este estudio).

18 CRC, p. 76 y 78.

19 HDRH, p. 285. Sobre las concepciones políticas de Jiménez de Rada, G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 260-270 y 283-295, y más recientemente, del mismo: “Noblesse et royauté dans le De rebus Hispaniae (livres 4 à 9)” (véase la nota 11 de este estudio).

20 CRC, p. 76.

21  Véase “Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). Cuestionamiento genérico”, e-Spania, 4, 2007 (DOI : 10.4000/e-spania.21609).

22  G. MARTÍNEZ DÍEZ, Fernando III…, p. 37-38.

23  HDRH, p. 286.

24 CM, p. 332.

25 HDRH, p. 286.

26  Julio GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, 3, doc. 661, p. 201-202: “Hoc autem apud benignitatem uestram reticendum non credo, quod, quia uobis non scribo frequentius, non ex minore deuotione prouenit, sed propter uerecundiam quam contraxit sexus femineus a natura” (p. 202). También es posible que, más que creer en la vergüenza natural de las mujeres, Berenguela esté captando la benevolencia masculina del pontífice.

27 CRC, p. 78-79.

28  Sobre esto: Francisco HERNÁNDEZ, “La corte de Fernando III y la casa real de Francia. Documentación, crónicas, monumentos”, en VIII congreso de estudios medievales, Ávila: Fundación Sánchez-Albornoz, 2003, p. 105-155 y sobre todo “La hora de Don Rodrigo”, Cahiers de linguistique et de civilisation hispaniques médiévales, 26, 2003, p. 15-71; también Peter LINEHAN, “D. Juan de Soria: unas apostillas”, en VIII congreso de estudios medievales, Ávila, 2003, p. 377-393 y “Don Rodrigo and the government of the kingdom”, Cahiers de linguistique et de civilisation hispaniques médiévales, 26, 2003, p. 87-99.

29  “Audita morte fratris, cum nondum tamen diuulgata esset, confestim regina domina Berengaria misit nuncios suos, uiros nobiles et potentes, scilicet Lupum Didaci et Gonçaluum Roderici, ad regem Legionis, qui tunc erat apud Taurum, ut filium suum maiorem natu, scilicet dominum Fernandum, qui tunc erat cum patre, quacumque simulatione, quacumque arte, de patris educeret potestate et ad ipsam adducerent, habens in proposito, quod uere comparuit ex post facto, dare ipsi filio maiori regnum patris sui” (CRC, p. 76).

30  “Vere quidem utilis fuit simulatio Castellanis, nam nisi tam prudenter processum fuisset, fositam hodie regem proprium non haberent” (ibid., p. 77)

31 « Set antequam rumorem loquacitas diuulgasset, Regina sapiens misit Lupum Didaci et Gundissaluum Roderici magnates pro filio suo Fernando, qui apud Taurum cum patre tunc temporis morabatur. Qui euntes rumorem de morte regis pueri sumpserunt, et regi Legionis causam aliam suadentes cum infante Fernando ad reginam Berengariam redierunt » (HDRH, p. 284-285).

32  “Tunc magnates cum comite Aluaro de concordia tractaverunt, set nichil uoluit comes Aluarus acceptare, nisi infans Fernandus, rex futurus, sue custodie, ut auunculus, traderetur” (HDRH, p. 285).

33  Algunos ejemplos: CM , p. 332, 334, 340; CRC, p. 84, 104, 108; HDRH, p. 280, 281, 282, 285, 286, 287, passim.

34  “Rex Iohanis de Acre, gener regine nostre domine Berengarie…” (CRC, p. 110).

35 HDRH: p. 282, 285, 287, 288, 290, 291, passim.

36 Ibid.: p. 282, 287, 288. Véase G. MARTIN, “Noblesse et royauté dans le De rebus Hispaniae (livres 4 à 9)”, p. 112-121.

37  Julio GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, 3 vol., Córdoba: Monte de Piedad y Caja de Ahorros, vol. 2 y 3, 1983-1986: doc. 97 (a. 1219), 2, p. 119; “nos domnam Berengariam, reginam Castelle et Toleti”; doc. 176 (a. 1223 ?), 2, p. 216: “Berengaria, Dei gratia regina Castelle et Toleti”; doc. 661 (a. 1239), 3, p. 201: « Berengaria, Dei gratia regina Castelle et Toleti »; doc. 703 (a. 1242), 3, p. 253: ”yo reyna domna Berenguella”; doc. 722 (a. 1244), 3, p. 281: “[Et yo don Ferrando, por la gracia de Dios rrey de Castiella et de Toledo, et de León et de Gallicia et de Córdoua et de Murcia] et yo donna Berenguella, por la gracia de Dios reyna de Castiella et de Toledo… mandamos poner nuestros sellos en esta carta”.

38 Cf. Julio GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, vol. 2 y 3.

39  Algunos ejemplos documentales: María Encarnación MARTÍN LÓPEZ, ed., Patrimonio cultural de San Isidro de León. Documentos de los siglos X-XIII, León: Universidad de León, 1995: “Facta carta sub era […]  Regnante rege Fernando in Castella et in Legione cum uxore sua regina Batrice et cum matre sua regina Beringaria…” [doc. 228 (a. 1231), p. 258]; “Facta carta sub era […] Regnante rege domno Fernando Legione, Gallecia, Castella, Toleto… Regina domna Berengaria Legione tenente” [doc. 231 (a. 1231), p. 261; doc 237 (a. 1236), p. 267; doc. 238 (a. 1237), p. 268; doc. 241 (a. 1238), p. 271]; F. Javier PEÑA PÉREZ, ed., Documentación del monasterio de San Juan de Burgos (1091-1400), Burgos: Garrido Garrido (Fuentes Medievales Castellano-leonesas, 1), 1983: “Facta carta […] regnante regi Ferdinando cum sua matre regina Berengaria in Burgis et in Toleto et in Castella et in Leon et in Gallizia…”, doc. 72 (a. 1236), p. 102; doc. 73 (a. 1237), p. 104; “regnante el rey don Ferrando, vna cum uxore sua regina donna Iuhana, et cum matre eius, regina Berengarie”, doc. 80 (a. 1245), p. 117. Julio A. PÉREZ CELADA, Documentación del monasterio de San Zoilo de Carrión (1047-1300), Burgos: Garrido Garrido (Fuentes Medievales Castellano-leonesas, 100), 1986: “regnando el rey don Ferrando con su mugier, la reyna dona Iuana, e con su madre, la reyna dona Berenguiella, en Castiella hi en Toledo, en Leon hi en Gallizia…”, doc. 101 (a. 1240), p. 194. Teresa ABAJO MARTÍN, Documentación de la catedral de Palencia (1035-1247), Palencia: Garrido Garrido (Fuentes Medievales Castellano-leonesas, 103), 1986: “Esta carta fue fecha e robrada e otorgada […] regnante el rei don Ferrando en Castiella e en Toledo con sua muller, la reina donna Beatriz, e sua madre, reina domna Beringuella”: doc. 150 (a. 1222), p. 289; doc. 171 (a. 1226), p. 316; “Facta carta […] regnante rege Ferdinando cum matre sua, regina dompna Berenguiella, e uxore sua, dompna Iuana…”, doc. 185 (a. 1238), p. 340; doc. 186 (a. 1239), p. 342; doc. 188 (a. 1239), p. 344; doc. 189 (a. 1239), p. 345; doc. 190 (a. 1240), p. 348; doc. 191 (a. 1240), p. 350; doc. 193 (a. 1243), p. 356. Véase sobre todo J. GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, vol. 2 y 3.

40  Ejemplos documentales: José Manuel LIZOAIN GARRIDO, ed., Documentación del monasterio de Las Huelgas de Burgos (1116-1230), Burgos: Garrido Garrido (Fuentes Medievales Castellano-leonesas, 31), 1985: doc. 145 (a. 1219), p. 223; doc. 147 (a. 1219), p. 227. Id.,Documentación del monasterio de Las Huelgas de Burgos (1231-1262), doc. 260 (a. 1231), p. 10; doc. 266 (a. 1231), p. 17; doc. 289 (a. 1237), p. 62; doc. 292 (a. 1237), p. 67. M. E. MARTÍN LÓPEZ, Patrimonio cultural de San Isidro de León, doc. 230 (a. 1231), p. 260; doc. 264 (a. 1221), p. 291. J. A. PÉREZ CELADA, Documentación del monasterio de San Zoilo de Carrión, doc. 102 (a. 1243), p. 195. T. ABAJO MARTÍN, Documentación de la catedral de Palencia, doc. 143 (a. 1217), p. 279; doc. 193 (a. 1242), p. 354. GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III:ex assensu, beneplacito et mandato”: por ejemplo, doc. 2, 4, 6, 7 (a. 1217), 2, p. 8-13; o también: “de consilio et beneplacito karissime genitricis mee illustrissime regine domine Berengarie”, doc. 136 (a. 1221), 2, p. 163]. La documentación reunida por Julio GONZÁLEZ muestra que dicha práctica formularia se mantuvo hasta la muerte de Berenguela, en 1246 (doc. 733, 3, p. 297; doc. 735, 3, p. 301; doc. 736, 3, p. 303; doc. 739, 3, p. 305; doc. 742, 3, p. 307; doc. 744, 3, p. 309). Un diploma de la reina invierte incluso el sentido de dicha relación: “Ego Berengaria, Dei gratia regina Castelle et Toleti, de consensu et beneplacito charisimorum filiorum meorum, videlicet domini Ferrandi, illustris regis Castellae et Toleti, et infantis dopni Alphonsi…”, ibid., doc. 250, (a. 1229), 2, p. 291.

41 « Rex autem cum clarissima genitrice sua… » (CRC, p. 84), « Carissima genetrix et domina dulcissima… » (ibid., p. 85; habla Fernando).

42  GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, doc. 898 y HERNÁNDEZ, “La corte de Fernando III”, apéndice I, p. 138-139.

43  GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, doc. 270, 2, p. 314.

44 Ibid., doc. 516, 3, p. 28

45 Ibid., doc. 722, 3, p. 281.

46 Ibid., doc. 533, 3, p. 47.

47  MARTÍN LÓPEZ, Patrimonio cultural, doc. 236, 237, 238 et 241; José Manuel RUIZ ASENCIO y José Antonio MARTÍN FUERTES, Colección documental del archivo de la catedral de León, IX, (1269-1300), León: Universidad de León, 1994, doc. 2015 y 2021.

48  GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, doc. 661, 3, p. 201. Carta anterior de Fernando III: ibid., doc. 659, 3, p. 199.

49 Ibid., 3, p. 215-311.

50 CM, p. 332.

51  “Aderat illi in humilitate iusta seueritas, qua reprobos puniebat, et in seueritate iusta misericors et clemens humilitas, qua prostratis inimicis parcebat. Eius regalis animus auaricia numquam potuit inflammari, siquidem uisum est, quod requieuerit super eum spiritus sapiencie, qui fuit in Adefonso rege Castelle auo suo, et spiritus fortitudinis et clemencie, qui erat in Adefonso rege Legionensi patre ipsius. Quid plura ? Quod de nullo regum precedencium legitur, omnino irreprehensible fuit, quantum scire datum est, et thorum coniugalem unquam minime uiolauit” (CM, p. 332-333).

52 Ibid., p. 333-334, 335-336, 336-338.

53  “[…] largissima manu rex magnus Fredenandus et prudentissima mater eius regina Berengaria multo auro, argento, preciosis lapidibus et sericis ornamentis Christi ecclesias decorantes” (ibid., p. 334).

54  “Venit itaque rex Fernandus, qui uere creditur rex uirtutis, eo quod sit uirtuosus, una cum prudentissima domina Berengaria matre sua et Legionensem ciuitatem ingressus cum gloria magna obtinuit regnum patrum suorum” (ibid., p. 339).

55 Ibid., p. 339-340.

56  “Tunc temporis deuotissimus rex Fernandus coram corpore beati Ysidori fixis genibus orauit et uotum faciens dixit uiua uoce ‘Adiuua me, beate confessor, contra Sarracenos et de his que adquisiero, huic ecclesie tue conferam honorabilem portionem’” (ibid., p. 340). Para lo demás, ver nota 51.

57 CRC, p. 82 y 84-85.

58 CRC, respectivamente: p. 79, 80, 80, 81, 81, 81, 81, 82, 84, 84.

59  “Domina Berengaria, cuius intentio tota et desiderium summum erat honorem filii modis omnibus procurare” (ibid., p. 82).

60 Ibid., p. 76.

61 Ibid., p. 79.

62 Ibid., p. 80.

63 Ibid., respectivamente p. 81, 82 y 84.

64  “Ubi domina regina, quecumque habere potuit, donauit militibus. Iam enim expenderat quicquid auri uel argenti reliquerat ei pater suus in fine uite sue” (ibid., p. 80).

65  Beatriz de Suabia (ibid., p. 82-83).

66 Ibid., p. 84-85.

67 Ibid., p. 82.

68  “Quadam uero die rex ex insperato humiliter et deuote tanquam filius obedience, cum irruisset in eum Spiritus Domini…” (ibid., p. 85).

69  “Rex, qui Spiritu Dei agebatur” (ibid.,p. 91), “Rex, in quem Spiritus Domini irruerat” (p. 91), “Irruit igitur Domini Spiritus in rege” (p. 111), etc.

70 Ibid., p. 85.

71 Ibid., p. 85-86.

72 Ibid., p. 86.

73  “La corte de Fernando III”, p. 120.

74  “Rex de uoluntate magnatum ad modicum seccessit in partem. Ipsi uero remanentes cum regina nobili, tractatu modico et deliberatione habita, omnes in eadem sententia conuenerunt ut rex modis omnibus guerram Sarracenis moueret. Rex autem, intelecta uoluntate matris et audito responsu magnatum, exultauit in Domino ultra quam credi possit” (CRC, p. 86).

75  “Tercia igitur die ante festum Sanct Andree, rex Fernandus in monasterio regali, quod auus et auia sua construxerant, gladium militare in signum milicie, auctoritate propria, de altare accepit” (ibid., p. 83).

76  “In principio igitur mensis iulii rex intrauit Carrionem, ubi cum nobili genetrice sua et cum archiepiscopo tolletano et episcopo burgense et cunctis magnatibus regni, ubi tractatu habito, firmatum est consilium mouendi guerram contra Sarracenos” (ibid., p. 87); “Rex autem noster, audita morte patris antequam intraret Toletum, ubi erat mater sua et uxor, habito consilio cum matre, archiepiscopo et magnatibus, qui tunc aderant, transiuit festinanter serram, et per Abulam transitum faciens, uenit Medinam” (ibid., p. 103-104).

77 Ibid., p. 104. Véase “Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). Cuestionamiento genérico”.

78 CRC, p. 107-108. Véase “Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). Cuestionamiento genérico”.

79  Primera evocación, año 1224 (ibid., p. 87, cf. nota 76); segunda evocación, año 1230 (ibid., p. 103-104, cf. nota 76); tercera evocación, año 1233 (esta vez, también Juan está presente: “[...] sed hoc bernium consumatum est post festum Sancti Michaelis proximum sequens, existentibus Burgis rege et regina, matre sua, et archiepiscopo toletano et episcopis burgense et Segouiense, et Oxomense scilicet cancellario, a quibus excomunicatus fuit tunc Alvarus Petri”, ibid., p. 107).

80  “Reuersus est rex noster cum gaudio et gloria magna Toletum ad matrem et uxorem suam, que tunc temporis ibidem morabatur” (ibid., p. 90), “Rex autem noster, audita morte patris antequam intraret Toletum, ubi erat mater sua et uxor” (p. 103), “Rex reuersus est Toletum ad matrem et uxorem” (p. 109), “His itaque disponitis, dominus rex cum baronibus suis reuersus est Toletum ad matrem suam” (p. 118).

81  A pesar de las pésimas condiciones climáticas y de circunstancias militares contrarias, Fernando toma precipitadamente el camino de Córdoba: “Sed spretis his omnibus et pro nichilo habitis, miles Christi fortissimus rex Fernandus mane sequenti exiuit Venauentum in multa festinancia; matrem, que tunc erat apud Legionem, de longe salutauit per nuncium, qui nunciaret ei fideliter ea que acciderant et firmum propositum filii, quod nulla ratione poterat inmutari” (ibid., p. 112).

82  Durante la campaña de 1235, negociación de treguas con Aben-Hut y de la redición del castillo de San Esteban (ibid., p. 108-109), preparativos del sitio de Córdoba (p. 112) y, una vez conquistada la ciudad, ocupación y organización de la defensa (p. 117-118).

83 Ibid., p. 105 : año 1231; p . 106: año 1233.

84  Es fórmula del autor: “Sic igitur, diuina id agente misericordia, infra sex menses turbatio regni Castelle, que a quibusdam sperabatur perpetua, resedit, et rex cum matre sua cepit in cunctis partibus regni sui regis officia exercere” (ibid., p. 82).

85  En esto estoy de acuerdo con Francisco HERNÁNDEZ (“La corte de Fernando III”, p. 127-128 y “La hora de Don Rodrigo”, p. 34).

86  “Rex Fernandus susceptus ab omnibus cepit ubique iurisditionem regiam exercere” (HDRH, p. 289), “Rex Fernandus regnum optinuit pacifice et quiete” (p. 290), “Tam magnus princeps” (p. 290), etc.

87 Ibid., p. 292-294, 297-299, 301.

88 Ibid., p. 290. Rodrigo acaba su obra en el mes de marzo del vigésimosexto año de reinado de Fernando III (1243).

89 Ibid., p. 284-285.

90 Ibid., p. 285.

91 Ibid., p. 286.

92 Ibid., p. 286.

93  “Et inde rex nouus cum matre sua regina nobili ad castrum quod Munio dicitur aduenerunt” (ibid., p. 287), “Et dum rex et regina nobilis essent Burgis... ” (p. 287), “ [...] quod cessit nouo regi et regine nobili in amaritudinem” (p. 288), “Rex nouus cum matre regina nobili Palenciam cepit ire” (p. 288), “Eum captum cum duobus militibus concaptiuis regi et regine nobili presentarunt” (p. 288), “Set rex Fernandus cum regina nobili matre sua uenit ad Aggerem Fumorum” (p. 289).

94 Ibid., p. 290.

95  “Set quia indecens erat ut tam magnus princeps extraordinariis petulanciis traheretur, mater sua, que semper uoluit eum ab illicitis custodire, procata est ei uxorem nomine Beatrice…” (ibid., p. 290). La motivación de Berenguela será la misma cuando arregle las segundas nupcias de su hijo: “Et ne regis pudicia alienis comerciis lederetur, regina nobilis mater sua domicellam nobilem, generosam, proneptem regis Francorum illustrissimi Lodouici, filiam Simonis illustris comitis de Pontiuo et Marie illustris comitisse eiusdem, Ihoannam nomine, procurauit in coniugem sibi dari” (ibid., p. 300-301). Sobre el control de la sexualidad de Fernando por su madre y sus implicaciones políticas, véase el excelente estudio de Miriam SHADIS citado en nuestra nota 1.

96  “Ipse rex suscepto gladio ab altari manu propria se accinxit cingulo militari et mater sua regina nobilis ensis cingulum deaccinxit” (ibid., p. 291). La obligación del caballero novel, no sólo de honrar a su padrino, sino además de obedecerle, está claramente expuesta en las leyes XV y XVI del título XXI de la Segunda Partida: “Debdo han los caualleros noueles non tan solamente con aquellos que los fazen, mas aun con aquellos padrinos que les desciñen las espadas. Ca bien assi como son tenudos de obedescer e de honrar a los que les dan la orden de caualleria, otrosi lo han de fazer a los padrinos que son confirmadores della” (Partida II, ley XVI; Gregorio LÓPEZ, 1, fol. 74r°a de la Segunda partida). Véase Georges MARTIN, “Control regio de la violencia nobiliaria. La caballería según Alfonso X de Castilla (comentario al título XXI de la Segunda partida)”, en Isabel ALFONSO, Julio ESCALONA y Georges MARTIN (dirs.), Lucha política: condena y legitimación en la España medieval, Lyon: ENS-Éditions (Annexes des Cahiers de linguistique et de civilisation hispaniques médiévales, 16), 2004, p. 219-234. Esta fase de la ceremonia no es pues –como ahí lo supuse– un “invento de los legistas alfonsíes”. El cartulario de Fernando III, sin embargo, sólo recuerda el gesto de autoridad personal del rey: “anno regni mei tercio, tempore quo me in monasterio Sancte Marie Regalis manu propria accinxi cingulo militari [/in nouum militem me accinxi]” (J. GONZÁLEZ, 2, doc. 93, 94, 95, 98, etc.). Si contemplamos los estatutos de las personas que, según los redactores de las Partidas, podían asumir el papel de “padrinos” de un caballero novel, no es imposible pensar que Berenguela actuara aquí como “señor natural” de su hijo “Desceñir el espada […] non deue ser fecho sinon por mano de ome que aya en si alguna de estas tres cosas: o que sea su señor natural, que lo faga por el debdo que han de consuno; o ome honrrado que lo fiziesse por sabor que ouiesse de fazerle honrra; o cauallero que fuesse muy bueno de armas que lo fiziesse por su bondad” (PartidaII, ley XV; LÓPEZ, 1, fol. 74r°a de la Segunda partida).

97 HDRH, p. 292.

98 Ibid., p. 292. Texto citado en nota 135.

99 Ibid., p. 292-293.

100 Ibid., p. 295.

101 Ibid., p. 295-296. Ana RODRÍGUEZ LÓPEZ, La consolidación territorial de la monarquía feudal castellana, Madrid: Consejo superior de investigaciones científicas (Biblioteca de historia, 27), 1994, p. 159-161.

102 Ibid., p. 296-297.

103 Ibid., p. 295.

104 Ibid., p. 297.

105 Ibid., p. 300.

106 Ibid., p. 290.

107 Ibid., p. 300.

108  Véase Patrick HENRIET, “Sanctissima patria. Points et thèmes communs aux trois œuvres de Lucas de Túy”, Cahiers de linguistique et de civilisation hispaniques médiévales, 24, 2001, p. 249-278, y Georges MARTIN, “Dans l’atelier des faussaires. Luc de Túy, Rodrigue de Tolède, Alphonse X le Sage, Sanche IV: trois exemples de manipulations historiques (León-Castille, XIIIe siècle)”, ibid., p. 279-309.

109  P. LINEHAN, “Don Rodrigo and the government of the kingdom” (ref. en nota 28 de este estudio).

110  F. HERNÁNDEZ,La hora de Don Rodrigo” (ref. en nota 28 de este estudio); G. MARTIN, “Noblesse et royauté dans le De rebus Hispaniae (livres 4 à 9)”  (ref. en nota 11 de este estudio).

111 CM, p. 339-340 (ver cita correspondiente a la nota 55).

112 CRC, p. 80, 81, 82 y 84.

113  Conflicto con Álvar Pérez (ibid., p. 107-108). Texto citado en nuestra nota 120.

114 Ibid., p. 84-85.

115 Ibid., p. 104.

116 Ibid., p. 82-83. Lucas de Túy quien, no obstante, señala la muerte de Beatriz (CM, p. 340), no dice nada de dicho matrimonio.

117  Entierros del infante don Fernando, hijo mayor de Alfonso VIII (“Sepulto namque predicto filio regis in monasterio regali, quod est iuxta Burgis situm, per manum archiepiscopi Toletani, presente regina domina Berengaria…”, CRC, p. 56), del mismo Alfonso VIII (“Maturant qui cum rege erant ipsa tempestate, scilicet uxor regis et filia, archiepiscopus Toletanus et episcopus Palentinus et alii nobiles corpus iam uita priuatum deferre ad monasteriium regale, quod idem rex de nouo construxerat propiis sumptibus iuxta Burgis”, p. 69) y de Enrique I (“Regina uero cum episcopis et cum aliis uiris religiosis fecit deferri corpus fratris sui ad monasterium paternum et ibidem honorifice sepeliuit”, p. 80).

118 Ibid., p. 80 (véase la nota anterior).

119  “Inito ergo consilio regina cum magnatibus qui cum ea erant, uenerunt Palenciam”, “Deinde, tractatu diligenti habito, uisum est omnibus ut transirent Dorium et intrarent in Extremadura”(ibid., p. 77).

120  “Quo audito rex ira commotus, conuocauit militiam nobilium et populos uicinos, propositum firmum habens expugnare predictam villam, et propter hoc venit Paleciam. Sed Alvarus Petri, usus consilio saniori, supposuit se uoluntati et dispositioni reginarum domine Berengarie et domini Beatricis. Ipse uero, habito prudentum uirorum consilio, mandauerunt Aluaro Petri ut relinqueret Paredes sicut prius erat, et exiret de toto regno iturus in terram Sarracenorum, ibique moraturus uel alibi, donec regis gratiam recuperare posset, fauctoribus eiusdem regis gratie restitutis. Hoc autem factum est nulla conditione nulloque pacto precedente” (ibid., p. 107-108), “Instante uero initio quadragesime proxime, cum rex esset apud Vallem Oleti, Aluarus Petri licenciatus ab eo iter suum uersus terram Sarracenorum dirigebat. Regine uero, ualde prudentes domine, preinteligentes mala que possent accidere frontarie nostre de confederatione Aluari Petri cum Abehut, rege Maurorum cismarino, dederunt opera efficaciter, ut Aluarus Petri gratie regis restitueretur, quod et factum est; et sic terram suam recuperauit et castra” (p. 108).

121  “Cum magnatibus qui cum ea erant”, “magnates qui cum regina erant” (ibid., p. 77), “cum uaronibus qui ei fauebant” (p. 78), “rex et regina et quidam de magnatibus” (p. 81); Gonzalo Rodríguez (p. 74, 74, 76, 81), Alfonso Téllez (p. 74, 74, 76, 81), Lope Díaz y sus hermanos (p. 74, 76, 79, 80).

122 Ibid., p. 73.

123 Ibid., p. 78, 79, 83.

124 Ibid., p. 73, 77, 78, 79.

125  “Regina uero cum filio suo et cum uassalis suis tunc erat Palencie, ad quem locum quinquaginta milites Abulenses, ex parte concilii sui bene parati, cum uexillo suo uenerunt, et quinquaginta milites Segouienses similiter, ad seruicium regis et regine” (ibid., p. 79).

126 HDRH, p. 281.

127  “Ceterum predicte regine sollers industria omnia sic prouide ordinauit, ut magnates sibi fauentes et comitis Aluari insolencias refrenarent et iura sua regi puero conseruarent” (ibid., p. 282).

128  “Tunc regina nobilis gaudio et lacrimis Deum laudans, diu graciarum institit actioni, quod inimicum suum et regni et filii sibi tradidit tam facili captione” (ibid., p. 288).

129  “Ibique nuncii aduenerunt ex parte regine Tharasie super composicione internuncia referentes; et licet uerbum magnatibus displiceret, tamen regina nobilis in tantum timuit regni et pauperum uastationem, quod procurauit, ut rex subsisteret Legione et ipsa iret Valenciam de concordia cum regina Tharasia tractatura” (ibid., p. 296).

130  “Sic enim sciuit omnia ordinare, ut licet regnorum unio fere omnibus displiceret, ipsa studuit taliter prouidere, ut sine sanguinis effusione regnorum unio proueniret et utrumque regnum pace perpetua letaretur” (ibid., p. 297).

131  Lo mismo cuando el conflicto entre Fernando III y Gonzalo Pérez: “Anno postea iterum reuoluto Gonsaluus Petri, Moline dominus, consilio comitis Gundisalui cepit contra regem minus prouide rebellare et partem regni Moline uicinam rapinis et uastationibus molestare. Cumque monitus nec desistere nec satisfacere uoluisset, rex Fernandus super eum exercitum congregauit, set superueniente nobili regina Berengaria matre sua, cum rex non posset castrum Caphare expugnare, concordiam procurauit et certis pactionibus rex soluto exercitu a Molina recessit” (ibid., p. 292). En cuanto al papel de mediadoras y de pacificadores que desempeñaron las mujeres de poder durante la Edad Media, véase el sugestivo estudio de Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Semper pacis amica. Mediación y práctica política (siglos VI-XIV) ”, Arenal, 5 (2), 1998, p. 263-276.

132  “Et tunc regina duos uenerabilis pontifices, Tellium Palentinum et Mauricium Burgensem, misit Tarecum ut Henrici regis corpus reciperent cum suis parentibus tumulatum, presertim cum et hoc ipsum comes Aluarus iam mandasset. Et prefati pontifices recepto corpore Palenciam redierunt. Et inde rex nouus cum matre sua regina nobili ad castrum quod Munio dicitur aduenerunt, et dum rex oppidum impugnaret, regina nobilis fratrem suum regem Henrricum in sarcofago nobiliter preparato detulit ad monasterium prope Burgis et ibidem iuxta fratrem suum Fernandum infantem cum planctu magno exequiis celebratis regaliter sepeliuit” (HDRH, p. 287). 

133  “Sepultus est autem in monasterio sancte Marie Regalis prope Burgis a Roderico Toletano pontifice et multis coepiscopis et magnatibus secularibus et religiosis, excellentissima sorore sua Berengaria regina ad quam postea regnum Castelle successione prouenit, impendente liberaliter et decenter officia funeris et honoris, gemitus et doloris; ubi uirtutum eius sic claruit plenitudo, ut eius prudentia deuoti sexus excederet pietatem et helemosinarum largitio principum largitatem. Curialitas etiam pudica modestia inconsolabili luctui solacia procabatur, ut exinde fame eius dulcorata suauitas in augmentum cresceret et dulcorem. Religionum et pauperum, et quorum titulos pauperies incrustabat, toto tempore uite sue subuentrix extitit et leuatrix, preter opera magnifica que regnante suo filio mirifice claruerunt” (ibid., p. 258).

134  “Sepultus est autem in regali monasterio prope Burgis a Roderico Toletano, Tellio Palentino, Roderico Segontinensi, Menendo Oxomensi, Girardo Segobiensi episcopis et aliis religiosis, officiosa obsequia funeris filia eius regina Berengaria impendente, que tanto dolore eius exequias consumauit, quod fere dilaceratione et lacrimis se extinxit” (ibid., p. 280).

135  “Philipum, qui oblatus a domina Berengaria regina nobili auia sua Deo […] Sancium, quem oblatum Roderico Toletano pontifici…” (ibid., p. 292).

136 Ibid., p. 300.

137 Ibid., p. 282 (nobles), p. 286 (caballería ciudadana), p. 287 (prelados).

138  Sólo dos calificaciones, en las que la prudentia está asociada a la prouidentia (y, al parecer, a la feminidad): CRC, p. 84 (“Regina uero domina Berengaria, precauens in futurum, et, tanquam prudens femina preuidens impedimentum…”); p. 108 (“Regine [Berengaria et Beatrix] uero, ualde prudentes domine preintelligentes mala que possent accidere…”).

139  “Nobilis”: ibid., p. 78, 86, 86 y 87; “nobilissima”: p. 85. También “clarissima”: “Rex autem, cum clarissima genitrice sua…”, p. 84.

140 CM, p. 332, 334, 339. Ya en la Prefacio: “Astrictus preceptis gloriosissime ac prudentissime Yspaniarum regine domine Berengarie…” (p. 4).

141  “Regina uero Berengaria mater eius in tanto sapiencie culmine ferebatur, ut in regni administratione cuncta sapienter et nobiliter ordinaret” (ibid., p. 339); “Regina Berengaria uices eius sapienter in regno Legionis et Castelle supplebat” (p. 340).

142  Con la “sapientissima” Sancha, hermana de Alfonso VII (ibid., p. 310).

143  “Regine Berengarie prudenciam [nobiles] adeuntes” (HDRH, p. 282).

144  “Set antequam rumorem [mortis regis Henrrici] loquacitas diuulgasset, regina sapiens misit Lupum Didaci et Gundissaluum Roderici magnates pro filio suo Fernando…” (ibid., p. 284-285).

145  Frecuente y probablemente identificadora de Berenguela, esta calificación parece expresar además, en opinión de Rodrigo, rasgos característicos del género femenino: [“Eius prudentia deuoti sexus excederet pietatem...] Curialitatis etiampudica modestia inconsolabili luctui solacia procabatur” (ibid., p. 258); “intra fines pudicie et modestie supra omnes mundi dominas se coartans », « modestie sue insistens pudori” (p. 286).

146 Ibid., p. 281.

147 Ibid., p. 282.

148  “Nobili regina hec omnia sagacissime procurante” (ibid., p. 295).

149  “Regina nobilis nullius uirtutis oblita, nullius charismatis expers…” (ibid., p. 300).

150  “Sollers regina Berengaria” (ibid., p. 281), “regine sollers industria” (p. 282,), “sollercia regine nobilis Berengarie” (p. 296), “regine nobilis sollers cura” (p. 297), “sui sollercia” (p. 300).

151  “Hec enim regina nobilis Berengaria sic filium in bonis operibus enutriuit, quod bona studia, que regina nobilis nullius uirtutibus oblita, nullius charismatis expers, ut lac mellifluum graciis circumfusum, cordi eius influere non cessauit nec umquam ab ubere pleno uirtutibus ablactauit, et licet uir factus et in etate roboris confirmatus, mater eius numquam cessauit nec cessat que Deo et hominibus sunt accepta studio uigili suadere, quia nec umquam feminea, set semper magnificencie opera persuasit. Hec enim regina nobilis tanto studio conseruauit et adeo dilatauit recepta carismata graciarum, ut omnis etas, omnis sexus, omnis conditio, omnis professio, omnis natio, omnis lingua affectum senciat cum effectu, et uirtutum fasciculo non partito omnibus misericordie opera compartitur, et paternorum operum prouida exequtrix, plus inuenitur regni et rerum prodiga quam uirtutum; quam merito nostra tempora admirantur, cui numquam similem nec moderna nec patrum nostrorum tempora habuerunt” (ibid., p. 300).

152 Ibid., p. 300.

153 Ibid., p. 300.

154 Ibid., respectivamente p. 300 y 290.

155 Ibid., p. 300. Texto citado en nota 151.

156  Miriam SHADIS, « Berenguela of Castile’s political motherhood… », p. 337 y María Jesús FUENTE, Reinas medievales…, p. 209. Contractado bajo muy expresas condiciones hereditarias, dicho matrimonio tenía como principal interés el de mantener el condado de Ponthieu, anhelado por la corona de Inglaterra, bajo la influencia del rey de Francia.

157  Francisco HERNÁNDEZ , “La corte de Fernando III…”, p. 106, 107-109 y 128-130.

158  RUIZ ASENCIO y MARTÍN FUERTES, Colección documental…, doc. 2020.

159  Véase nuestro estudio: “Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). Cuestionamiento genérico”.

160 Cf. LINEHAN, “Don Rodrigo and the government of the kingdom” (ref. en nota 28 de este estudio).

161 Cf. HERNÁNDEZ, “La hora de Don Rodrigo” (ref. en nota 28 de este estudio).

162  RUIZ ASENCIO et MARTÍN FUERTES, Colección documental…, doc. 2023; MARTIN LÓPEZ, Patrimonio cultural…, doc. 249, 250, 251.

163  LINEHAN, “Don Rodrigo and the government of the kingdom”, p. 92-94.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Georges Martin, « Reinar sin reinar », e-Spania [En ligne], 1 | juin 2006, mis en ligne le 07 avril 2013, consulté le 24 août 2017. URL : http://e-spania.revues.org/21608 ; DOI : 10.4000/e-spania.21608

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org