Navigation – Plan du site
Catastrophes, cataclysmes et naufrages : de la terreur au récit

Septiembre de 1541: un desastre en Guatemala. De la Relación a la historiografía del siglo XVI

Aurora DÍEZ-CANEDO FLORES

Résumés

Cet article analyse les récits de l’inondation et du tremblement de terre qui détruisirent le Guatemala en 1541 tels qu’ils furent écrits par les historiens et chroniqueurs des Indes au XVIe siècle –Las Casas, Oviedo, Motolinía, Gómara, Bernal Díaz del Castillo et Mendieta–, ainsi que les diverses interprétations qu’ils en proposèrent, dont la plupart s’appuient sur la Relación del espantable terremoto, publiée au Mexique et en Espagne. De la Relación en tant que source à l’historiographie se construisent les personnages principaux –en particulier Beatriz de la Cueva, Pedro de Alvarado et Leonor de Alvarado– et leurs relations de parenté ou de pouvoir, dans le contexte du premier siècle de la conquête et de la colonisation.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  Según Nancy JOE DYER fue Brígida Maldonado quien imprimió este folletín después de la muerte de Ju (...)
  • 2  Para el presente trabajo me basé en la reproducción del texto que recoge José TORIBIO MEDINA en La (...)

1Existe un testimonio directo del terremoto e inundación que destruyó Guatemala narrado por un testigo sobreviviente, cuyo relato fue impreso en México en la imprenta de Juan Cromberger1 a fines de 1541 como una hoja volante (cuatro hojas en letra gótica) bajo el título de Relación del espantable terremoto que agora ha acontecido nuevamente en la ciudad de Guatemala: es cosa de grande admiración y de grande ejemplo para que todos nos enmendemos de nuestros pecados y estemos apercibidos para cuando Dios fuere servido de nos llamar2.

2Es este uno de los primeros impresos civiles novohispanos de carácter no religioso ni relacionado con las necesidades de la evangelización (como era casi todo lo que se publicaba entonces en el virreinato). Dicho texto se ha considerado de interés tanto para la historia de las mentalidades como para la historia de la ciencia.

  • 3  Agustín MILLARES CARLO, “El terremoto de Guatemala de 1541. Notas bibliográficas”, Nueva Revista d (...)
  • 4  En el Libro viejo de la fundación de Guatemala y papeles relativos a D. Pedro de Alvarado se recog (...)

3Agustín Millares Carlo analiza una segunda impresión de este volante en España poco tiempo después, cuyo título presenta dos variantes: Relación del espantable terremoto que agora ha acontecido nuevamente en las Indias en una ciudad llamada Guatemala: es cosa de grande admiración y de grande ejemplo para que todos nos enmendemos de nuestros pecados y estemos apercibidos para cuando Dios fuere servido de nos llamar3. En ambas relaciones aparece al final la firma del escribano, Juan Rodríguez, testigo presencial, y el texto es el mismo4.

  • 5  A. MILLARES CARLO, art. cit., p. 393-404.

4Millares Carlo estudia lo que sobre este episodio escribieron los historiadores y cronistas de Guatemala del siglo XVII al siglo XVIII: el dominico fray Antonio de Remesal, O.P., el franciscano fray Francisco Vázquez, O.F.M., fray Francisco Jiménez, O.P., y Francisco de Fuentes y Guzmán5.

5En este trabajo analizo cómo la noticia pasa a las relaciones e historias generales de la Nueva España y de Indias del siglo XVI, es decir, su repercusión más inmediata en la historiografía. Para esto he revisado a seis autores, presentados en un orden que corresponde al orden cronológico conocido del proceso de escritura de sus respectivas obras. Al relacionarlos entre sí sobre un episodio en concreto, especialmente a los cuatro primeros que escriben más o menos al mismo tiempo y con poca distancia del terremoto de Guatemala, es posible identificar quién usó la Relación como fuente, quién leyó a quién y hacer ciertas precisiones sobre dichos procesos de escritura.


  • 6  Levantamiento en contra de los españoles de los caxcanes y zacatecos apoyados por otros grupos ind (...)

6Las dos tormentas y el temblor de que trata la Relación coinciden con la celebración en Guatemala de las honras fúnebres del gobernador, Pedro de Alvarado, muerto accidentalmente dos meses antes en Etzalan, provincia de Nueva Galicia (actual estado de Jalisco), durante la muy cruenta guerra del Mixtón o Miztón6. La protagonista central en aquélla catástrofe ocurrida en la ciudad de Santiago en Guatemala es doña Beatriz de la Cueva, viuda del conquistador y adelantado, que muere con sus doncellas al derrumbarse el oratorio de su casa donde se había refugiado de la tormenta, lo cual se interpreta como un castigo divino, especialmente por la reacción desmedida y poco resignada que doña Beatriz había tenido al enterarse de la muerte de su marido.

  • 7  J. T. MEDINA, op. cit., p. 9.

Dios sabe por qué, el sentimiento que aquella señora hizo por su marido fue extremo, que ni comía ni bebía, e corrigiéndola de algunas cosas que con la pasión decía, dixo muchas veces que ya Dios no la podía hacer más mal de lo que la había hecho […] posible es que la quisiese Dios martirizar en el cuerpo, en exemplo de los que da Dios7.

7La Relación cuenta que se destruyeron muchas casas y da los nombres de varios españoles muertos con sus familias en esta catástrofe: el escribano Antonio de Morales, el sastre de apellido Robles, Alonso de Velasco, la mujer y los hijos del regidor Francisco López, entre otros; entre los sobrevivientes cabe destacar a una hija del Adelantado que se encontraba con doña Beatriz, a Francisco de la Cueva y al obispo de Guatemala, de quien no se da el nombre, sino sólo se dice que “hizo una exortación para dejar el luto y el llanto y dar gracias por los que habían quedado con vida”, con el propósito, además, de que

  • 8  Loc. cit.

los naturales no pensasen que estaban desconsolados todos los del pueblo, e no tomasen alas y algunos malos pensamientos […] porque no pensasen que estamos descuidados8,

y fueran a levantarse.

8Hay otros dos personajes producto de la imaginación popular (o al menos en parte): un negro que levantó una viga bajo la que estaba atrapado el regidor, gracias a lo que éste se salvó, pero no su mujer a la que le cayó la viga encima matándola y después de esto el negro se alejó caminando como si nada; y una vaca con medio cuerno y una soga atada que arremetía contra todo aquel que intentara entrar a socorrer a los que estaban dentro de la casa del adelantado. Por lo que respecta a la población indígena se dice que hubo más de 600 muertos.

9Algunos autores como Pedro Rueda Ramírez y Manuel Fernández Chávez, que estudian relaciones de sucesos de este tipo en Europa, concretamente el temblor que destruyó Málaga en 1680, concluyen lo siguiente:

  • 9  Pedro RUEDA RAMÍREZ y Manuel FERNÁNDEZ CHÁVEZ, “El terremoto como noticia: relaciones de sucesos y (...)

no fueron raros los editores avispados dispuestos a publicar noticias y avisos para satisfacer la curiosidad del público, aunque podía acarrearles algunos problemas. Lo que más molesta a las autoridades es la edición constante de noticias, rápidamente difundidas, sin que los impresores o editores acudan a pedir licencia. En tiempos difíciles, con una situación económica y política delicada, estas noticias de desastres resultaban poco adecuadas, más aún al ser tales fenómenos como las inundaciones o los terremotos considerados como castigos divinos9.

10Si bien el providencialismo permea todo en esta época, en el caso de los desastres naturales se añade la superstición, por lo que los sucesos de este tipo adquieren gran resonancia. Esto habla de la mezcla de lo culto con lo popular en la historiografía colonial, explica las calcas y repeticiones y muestra la capacidad de los autores para manejar distintos niveles de información.

11Los autores y obras seleccionadas para el presente trabajo son:

  1. Fray Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las Indias

  2. Fray Toribio de Motolinía, Memoriales

  3. Gonzalo Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias

  4. Francisco López de Gómara, Historia general de las Indias

  5. Bernal Díaz del Castillo, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España

  6. Fray Jerónimo de Mendieta, Historia eclesiástica indiana

12La información y comentarios que aporta cada uno de estos cronistas e historiadores revelan detrás del desastre natural un drama de no menores consecuencias: el de la suspensión de los ambiciosos planes y proyectos de Pedro de Alvarado, la situación en que quedaba su enclave económico y político en Guatemala, sus deudas y deudos, y el hecho de la muerte accidental de ambos cónyuges en un lapso de poco más de dos meses sin dejar descendencia, lo cual se interpreta como un castigo de Dios.

  • 10  Bernal DÍAZ del CASTILLO, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (1ª ed. 1960), Joa (...)
  • 11  El nombre indígena de doña Luisa en Mercedes MEADE de ANGULO, Doña Luisa Teohquilhuastzin, mujer d (...)

13Al respecto, hay que aclarar que durante la conquista de México, Pedro de Alvarado había recibido como esposa a una hija de Xicoténcatl (capitán y alto mandatario tlaxcalteca), “cacica” a la que entonces “todos acataban y le daban presentes y la tenían por su señora”, dice Bernal Díaz del Castillo10, a quien los españoles habían bautizado con el nombre de Luisa, y con la que Alvarado había tenido dos hijos: el hijo, Pedro, murió joven, y la hija, doña Leonor, estaba con Beatriz de la Cueva durante la inundación y terremoto, y logra salvarse. Doña Luisa Teohquilhuastzin había muerto poco después de 153511. Según Remesal, Alvarado tenía además, otros hijos fuera de matrimonio.

  • 12  B. DÍAZ del CASTILLO, op. cit., p. 607.

14Para cuando Bernal Díaz del Castillo escribe, doña Leonor estaba casada con Francisco de la Cueva, “que era licenciado y primo de la mujer [Beatriz de la Cueva]”12, el mismo a quien Alvarado, cuando se había ausentado de Guatemala, había nombrado su Teniente de gobernador. Francisco de la Cueva ocupará el cargo de gobernador tras la muerte del Adelantado.

Fray Bartolomé de las Casas: Pedro de Alvarado y el “mal fin” de los conquistadores

15El primer autor que incorpora este suceso, si bien omite los pormenores del mismo a fin de resaltar la moraleja de su propio discurso contra los conquistadores, es Las Casas en la Brevísima relación de la destrucción de las Indias, leída en España en 1542, no publicada sino hasta 1552.

16Las Casas estaba en España desde 1540 y no regresa a ocupar su obispado en Chiapa sino hasta 1545. Es posible que haya leído el impreso español del Espantable terremoto, aunque también puede haberse enterado de oídas y esto bastaba a sus propósitos.

17En el capítulo “De la provincia y reino de Guatemala” de la Brevísima relación, Las Casas se refiere a Pedro de Alvarado y sus hermanos como unos de los peores conquistadores y maltratadores de los indios:

  • 13  Bartolomé de LAS CASAS, Brevísima relación de la destrucción de las Indias, André SAINT-LU (ed.), (...)

De infinitas obras horribles que en este reino hizo este infelice malaventurado tirano y sus hermanos […] fue una harto notable: que fue a la provincia de Cuzcatlán y en la ciudad de Cuzcatlán, cabecera de la provincia le hicieron grandísimo recebimiento, y sobre veinte o treinta mil indios le estaban esperando cargados de gallinas y de comida […]. Este capitán pidió a los señores que le trujesen mucho oro, porque a ello principalmente venían. Los indios responden que les place darles todo el oro que tienen, y ayuntan muy gran cantidad de hachas de cobre (que tienen con que se sirven) dorado, que parece oro porque tiene alguno. Mándales poner el toque y desque vido que eran cobre, dijo a los españoles: ‘Dad al diablo tal tierra; vámonos, pues que no hay oro; y cada uno de los indios que tiene que le sirven, échelos en cadena y mandaré herrarselos por esclavos’. Hácenlo así y hiérranlos con el hierro del rey por esclavos a todos los que pudieron atar, y yo vide el hijo del señor principal de aquella ciudad herrado. Vista por los indios que se soltaron y los demás de toda la tierra tan grande maldad, comienzan a juntarse y a ponerse en armas. Los españoles hacen en ellos grandes estragos y matanzas y tórnanse a Guatemala, donde edificaron una ciudad, donde agora con justo juicio, con tres diluvios juntamente, uno de agua y uno de tierra y otro de piedras más gruesas que diez y veinte bueyes, destruyó la justicia divinal [...]13.

  • 14  Ibid., p. 116.

[Pedro de Alvarado] Mató infinitas gentes con hacer navíos. Llevaba de la Mar del Norte a la del Sur, ciento y treinta leguas, los indios cargados con anclas de tres y cuatro quintales, que se les metían las uñas dellas por las espaldas y lomos. Y llevó desta manera mucha artillería en los hombros de los tristes desnudos, y yo vide muchos cargados de artillería por los caminos, angustiados. […] ¡Cuántas lágrimas hizo derramar, cuántos sospiros, cuántos gemidos, cuántas soledades en esta vida, y de cuántos dannación eterna en la otra causó, no sólo de indios, que fueron infinitos, pero de los infelices cristianos de cuyo consorcio se favoreció en tan grandes insultos, gravísimos pecados y abominaciones tan execrables! Y plega a Dios que dél haya habido misericordia y se contente con tan mala fin como al cabo le dio14!

  • 15  No todos comparten esta visión del castigo eterno que les espera a los que han maltratado a los in (...)

18La idea del mal fin de los conquistadores cobra fuerza a partir de este texto tan difundido y es una advertencia lanzada por Las Casas a las generaciones venideras. Será retomada con el peso de la culpa por algunos de los descendientes de los conquistadores (como Dorantes de Carranza) quienes por esta razón se identifican antes con la defensa de los indios que con los motivos de los conquistadores15.

Fray Toribio de Motolinía: conquistadores sublimados, indios alzados y demonios

19Dos capítulos de los Memoriales tratan respectivamente acerca de la muerte de Alvarado y la destrucción de la ciudad de Guatemala (“Quauhtemallan”).

  • 16  Fray T. de MOTOLINÍA, op. cit, cap. 63, p. 397.

20Motolinía narra la muerte de Alvarado en Exatlan [sic] sin extenderse demasiado en los detalles pero afirma que ocurrió en un “reencuentro entre indios y españoles”, y aclara: “no que los indios le matasen, sino que había ido con muchos otros españoles e indios amigos contra los enemigos alzados”16.

21El franciscano se centra en el gran impacto que causó la noticia de la muerte del adelantado y gobernador de Guatemala, para él persona “próspera y sublimada”, y lamenta la pérdida de sus navíos que zarparían para China y las islas de las especies. Su discurso gira en torno al tema de la fortuna y el castigo en lo que respecta al matrimonio de Alvarado con dos hermanas. Para reforzar el que de matrimonios con hermanos o hermanas no debe esperarse nada bueno cita el Decreto de Gregorio IX.

  • 17 Ibid., p. 399.
  • 18 Ibid., p. 401.

22El capítulo LXIV se titula Relación de la tempestad que destruyó y asoló de tres partes las dos de la cibdad de Quauhtemallan, segund vino a México escripta en dos pliegos de papel, contando muchas particularidades espantosas y los españoles que murieron; aquí va abreviada y sacada la sustancia della17. Parece referirse a la Relación impresa en España, la cual, además, por la manera en que relata el suceso, sobre todo si se compara con Oviedo, parece estar resumiendo a partir no de una lectura directa del texto sino de haberlo escuchado leer en alguna lectura colectiva, manera frecuente de difundirse este tipo de noticias en la época colonial. Si bien el “dezía la relación” es ambiguo, la última oración de la frase hacia el final del capítulo “Y todos tuvieron que aquella baca más fuese demonio que animal porque sus obras heran de cruel enemigo, dezía la rrelación” puede ser una clave de algo oído y no leído18.

  • 19  Loc. cit.

23De los autores revisados para este trabajo, Motolinía es el primero que aporta el dato de que doña Beatriz, en su desconsuelo “hizo teñir toda su casa de negro de dentro y de fuera”,19  dato que probablemente proviene de otra relación, la del obispo de Guatemala Francisco Marroquín, que ha estudiado Adrián Recinos y de la cual cita la siguiente frase:

  • 20  A. RECINOS, “Causas de la destrucción de la ciudad de Guatemala en 1541” en op. cit., p. 144. De l (...)

Doña Beatriz hizo tan gran sentimiento por la muerte de su marido que vino a desatinar. Enlutó toda la casa, tiñó las paredes de negro dentro y fuera. Jamás quiso comer ni dormir20.

24Posteriormente, Remesal añadirá más información curiosa sobre esto:

  • 21  Fray Antonio de REMESAL, Historia general de las Indias Occidentales y particular de la gobernació (...)

Que oyendo decir [doña Beatriz] que el lugar donde a su marido le había sucedido la desgracia se llamaba las sierras de Muchitiltic que en lengua mexicana quiere decir Todo Negro, porque cinco leguas de serranía que hay desde el pueblo de Muchitiltic hasta Istlán, tierra y piedras todo es negro: para conformarse con él mandó teñir de negro toda su casa por dentro y fuera, patios, salas, retretes, cocinas, caballerizas, ranchos, hasta los tejados vistió de luto y púdose hacer con facilidad porque en la orilla del río había un pantano de tierra tan negra como tinta espesa y no costaba más que acarrear el barro, y ella se metió en un aposento muy oscuro y no quería ver luz, ni aun de una vela)21.

25Motolinía dice hacia el final que la tempestad y el estruendo que hubo espantó a todos y que parecía haber demonios visibles e invisibles en el aire.

  • 22  Cf. Isacio PÉREZ HERNÁNDEZ, O.P., Fray Toribio Motolinía O.F.M. frente a fray Bartolomé de las Cas (...)

26Motolinía estuvo en Guatemala de 1543 a 1545 y trató a don Francisco Marroquín, que es el encargado de hacer que se cumpla el testamento de Pedro de Alvarado y se paguen sus deudas; hacia fines de este último año, el obispo de Guatemala propuso al franciscano como obispo de Yucatán, nombramiento que no prosperó debido a la oposición de Las Casas22. La carta de Motolinía a Carlos V en 1555 contra Las Casas y su Confesionario, que obligaba a los encomenderos a liberar a sus indios so pena de excomunión, es la culminación de un antagonismo personal, si bien derivado de las prácticas y acuerdos para la evangelización en que los franciscanos se apoyaban en las instituciones creadas por los españoles a raíz de la conquista como la encomienda, y por lo tanto defendían a unos y a otras.

Gonzalo Fernández de Oviedo: la responsabilidad del historiador ante los testimonios

27El relato de Oviedo (cronista de Indias que vivía en Santo Domingo en La Española) es el más extenso de todos; su información sobre Pedro de Alvarado es testimonial desde que el adelantado pasa por la ciudad de Santo Domingo de vuelta de España a principios de marzo de 1539 con su segunda mujer, Beatriz de la Cueva. Regresa a su gobernación de Guatemala

  • 23  Gonzalo FERNÁNDEZ de OVIEDO, Historia general y natural de las Indias, 5 t., Juan PÉREZ DE TUDELA (...)

muy bien acompañado, con tres naos de armada, muy bien en orden, e con hasta cuatrocientos hombres. E después que aquí se rehizo de algún refresco e cosas que le convinieron, se partió a los doce días del mes de marzo de aquel año; y en diez y siete días que aquí estuvo, yo le comuniqué e supe dél que tenía hechos siete u ocho navíos en su gobernación en la costa e mar del Sur, para ir a la China e por aquellas partes hacia la Especiería e islas de los Malucos23.

  • 24  Ibid., t. 4, libro cuadragésimo, p. 351.
  • 25 Ibid., p. 352.

28Más adelante, a partir del libro cuadragésimo trata varios asuntos relativos a Alvarado como el de la armada que había organizado para ir en busca de las “Siete Cibdades”, la cual describe porque un criado del adelantado que iba a España a dar noticia al Rey pasó por Santo Domingo y le enseñó a Oviedo una pintura en una tela “de la forma e cantidad de los navíos que el dicho adelantado llevaba”24; el trueque que hizo con Francisco de Montejo para quedarse como gobernador de Honduras y Guatemala a cambio de darle a aquél la villa de Chiapa y el pueblo de Xochimilco en la Nueva España25; y finalmente el capítulo III,

  • 26 Ibid., p. 354-362.

[e]n el cual se tracta el infelice e mal subceso e desastradas muertes del adelantado don Pedro de Alvarado, e doña Beatriz de la Cueva, su mujer, e de un grande huracán e terremoto que destruyó la cibdad de Guatimala, en que murieron muchos cristianos e indios, el año de mil quinientos cuarenta y uno26.

  • 27 Ibid., p. 362.
  • 28 Ibid., p. 357.

29Oviedo reflexiona que fue el espíritu desasosegado y el no saber contentarse con lo que ya tenía lo que llevó a Alvarado a una muerte desastrada, si bien al final concluye que “murió sirviendo a su Rey y en su oficio de caballero”27. Considera que muchos que han sido adelantados en las Indias han tenido mal fin; relata las circunstancias en que Pedro de Alvarado murió en Xalisco y cómo fue recibida la noticia por Beatriz de la Cueva. Enseguida describe la tempestad e inundación de Guatemala y la muerte de doña Beatriz. Oviedo sigue la Relación del espantable terremoto28; es posible reconocer palabras y frases textuales, pero el cronista amplifica y abunda en pormenores. Además, incluye un nuevo testimonio directo sobre la destrucción de la ciudad, el del capitán Joan de Lobera:

  • 29 Ibid., p. 361.

Estas nuevas trujo a la isla Fernandina, alias Cuba, Joan de Alvarado, sobrino del mesmo adelantado don Pedro, que aportó al puerto de la Habana, desde donde el capitán Joan de Lobera, su amigo e uno de los mílites que un tiempo anduvieron con el mesmo adelantado, me escribió todo lo que es dicho por su carta fecha a cuatro de enero de mill e quinientos cuarenta y dos años. Y fue asaz presto sabido en esta tierra, porque yo hube aquí la relación que he dicho a los veinte e siete del mesmo mes de enero29.

  • 30 Ibid., p. 264.

30Otra aportación de Oviedo es la respuesta de Juan Cano, al final del diálogo que sostiene con el cronista y alcalde de Santo Domingo en 1544, en que a una pregunta sobre el volcán de Chalco, aquel trae a cuento la gran cantidad de humo y piedras que arrojan los dos volcanes de Guatemala, “cosa de muy horrible aspecto, en especial como le vieron cuando murió la pecadora de doña Beatriz de la Cueva”30.

31A propósito de la destrucción de Guatemala Oviedo hace una interesante reflexión sobre la responsabilidad que tiene el historiador de dar los nombres de los muertos:

  • 31 Ibid., p. 357.

Parecerles ha a algunos que el historiador, con menos palabras pudiera decir el número de los muertos, sin los nombrar e pasar adelante, e así es la verdad; pero no me dejó mi consciencia hacerlo así, porque acaece que muchos destos pecadores españoles, que por acá andan en estos e otros muchos peligros, son esperados en sus patrias, estando muertos, e que es mejor decir quién son e desengañar a los que los atienden, para que hagan bien por sus ánimas, e quiten su esperanza dellos e la pongan en Dios31.

32Finalmente, no se pueden pasar por alto dos ejemplos del espíritu de observación de este historiador de la naturaleza de las Indias, es decir su explicación de las causas de las tempestades y terremotos en general, es decir, en otras partes del mundo yen las Indias, donde también ocurren en Nicaragua:

  • 32 Ibid., p. 362.

Todos estos terremotos e tempestades se causan de las concavidades e cavernas que las tales montañas tienen en sus interiores, e porque son mineros de azufre o de alumbre, e los vientos reinclusos en aquellos vacuos, cuando espiran, revientan e hacen esos daños32.

33La segunda explicación se relaciona con la vaca que impedía la entrada a la casa donde se hallaba doña Beatriz y creyeron que era el diablo:

  • 33  Ibid., p. 360.

Otras muchas vacas e ganados, con temor de la tempestad vinieron con grandes bramidos a la cibdad (e de ésas me paresce a mí que debiera ser esa vaca que les pareció demonio)33.

Francisco López de Gómara: la ingratitud de Alvarado con Cortés

34Los capítulos CCVII a CCX de la Historia general de Gómara tratan sobre Guatemala, la muerte de Alvarado y el terremoto.

35En el primero, Gómara cuenta que en 1524 Alvarado fundó la ciudad de Santiago (Santiago de los Caballeros, actual Antigua, Guatemala):

  • 34  Francisco LÓPEZ de GÓMARA, Historia general de las Indias y vida de Hernán Cortés (1ª ed 1979), Jo (...)

edificó la ciudad de Santiago, y después otros lugares, y conquistó mucha tierra, ca siempre Cortés le enviaba españoles, caballos, hierro, ropa, buhonería y cosas semejantes; y le favorecía porque le había prometido de casarse con Cecilia Vázquez, su prima hermana, y le hizo su teniente en aquella provincia. Pedro de Alvarado vino a España con voluntad de Cortés. Casóse con doña Francisca de la Cueva, de Ubeda, por donde tuvo favor de Cobos, y negoció la gobernación de Cuauhtemallán. Volvió a la Nueva España con muchos parientes y personas de guerra. Juntó más gente en México y fuese a Cuauhtemallan, y comenzó a conquistar y a poblar por sí como gobernador y adelantado; e hizo muchas cosas con los indios y aun con españoles, que a otro costaran caro34.

36En “La desastrada muerte de Pedro de Alvarado” cuenta Gómara cómo este gobernador de Guatemala y Chiapa armó en 1535 cinco barcos, fue a Perú y le vendió esos más otros dos barcos a Pizarro y Almagro en “cien mil castellanos” después de lo cual regresó a Guatemala “rico y ufano”.

  • 35 Ibid., p. 300.

37Cuenta también cómo después de que el virrey Antonio de Mendoza y Cortés se enemistaron por no ser capaces de llegar a un acuerdo sobre la conquista de Sibola, California y la Especiería, y el conquistador de México se fue a España, el virrey mandó llamar a Pedro de Alvarado. Éste “concertóse con el virrey para ir a Cibola, sin respecto del perjuicio e ingratitud que usaba contra Cortés, a quien debía cuanto era”35.

38Finalmente dice de Alvarado:

  • 36 Loc. cit.

Fue mejor soldado que gobernador. Casó por dispensación con dos hermanas, habiendo conocido la primera, que fueron doña Francisca y doña Beatriz de la Cueva, y de ninguna tuvo hijos. Dejó por ellas a Cecilia Vázquez, honradísima mujer, para ganar, como ganó, el favor de Francisco de los Cobos, secretario privado del emperador. Pocas veces suceden bien esos casamientos. No quedó hacienda ni memoria de él, sino ésta y una hija que hubo en una india, la cual casó con don Francisco de la Cueva36.

39Beatriz de la Cueva tampoco merece mucho respeto a los ojos de Gómara. El historiador habla de “tormenta” y no de terremoto (“La espantosa tormenta que hubo en Cuauhtemallan, donde murió Beatriz de la Cueva”); por el dato de la casa teñida de negro, su versión puede estar basada en la de Motolinía:

  • 37 Ibid., p. 301.

Hizo doña Beatriz de la Cueva grandes extremos, y aun dijo cosas de loca, cuando supo la muerte de su marido. Tiñó de negro su casa por dentro y fuera. Lloraba mucho; no comía, no dormía, no quería consuelo ninguno; y así, diz que respondía a quien la consolaba, que ya Dios no tenía mal que hacerle; palabra de blasfemia, y creo que dicha sin corazón ni sentido; mas pareció muy mal a todos, como era razón. Hizo las honras pomposamente y con grandes llantos y lutos. Empero, en medio de aquella tristeza y extremos entró en regimiento y se hizo jurar por gobernadora: desvarío y presunción de mujer y cosa nueva entre los españoles de Indias37.

  • 38 Loc. cit., p. 301-302.

40Sobre la vaca y el negro, a los que en general se relacionan con el diablo, sólo Gómara cuenta que muchos creyeron que la vaca era una mujer llamada Agustina, que había hechizado y muerto a don Pedro Portocarrero porque éste la había dejado38.

Bernal Díaz del Castillo: conflicto de intereses y herencia de Alvarado

41La Historia verdadera cuenta que Alvarado la segunda vez que fue a España hizo ciertas capitulaciones con el rey para ir a descubrir China y las islas de las especies desde la Nueva España para lo cual debía organizar una armada a su costa, a cambio de lo cual el rey le daría ciertas mercedes en aquellas tierras. Bernal dice no haber visto la capitulación. Recuerda cómo esa vez Alvarado “vino casado con una señora que se decía doña Beatriz de la Cueva, hermana que fue de una doña Francisca de la Cueva, hermosa en extremo, primera mujer que fue de don Pedro de Alvarado, que falleció en la Veracruz de la Nueva España. Alvarado puso en el Mar del Sur (en un puerto llamado de la Purificación en la “provincia” de Jalisco en el océano Pacífico) trece navíos bien abastecidos, una “pujante armada” de más de 550 soldados, flota en la que gastó

  • 39  B. DÍAZ del CASTILLO, op. cit., p. 552.

muchos millares de pesos de oro, que con ellos en Sevilla se pudieran labrar más de ochenta navíos, que no le bastó la riqueza que trajo del Perú, ni el oro que le sacaban de las minas en la provincia de Guatemala, ni los tributos de sus pueblos, ni lo que le prestaron sus deudos y amigos y lo que tomó fiado de mercaderes; pues lo que gastó en caballos y capitanes y soldados y arcabuces y ballestas y todo género de armas fue gran suma de pesos de oro39.

  • 40  Chiribito escribe Bernal, por Tiripetío, loc. cit.

42Según Bernal, cuando el virrey supo de esta gran armada en que Alvarado iría como capitán general, le escribió para asociarse con él en este proyecto; mandó a unos emisarios suyos, después se encontraron en un pueblo de Michoacán que era la encomienda de un pariente de Alvarado40, fueron a ver la armada y discutieron sobre quién debía ir como capitán general. Acordaron que fueran un pariente del virrey, cosmógrafo, apellidado Villalobos [Ruy López de Villalobos] y Juan de Alvarado, sobrino del Adelantado.

  • 41 Ibid., p. 553.

43Cuando estaban a punto de zarpar, Alvarado recibió una carta del capitán Cristóbal de Oñate, en que le pedía auxilio para combatir a unos indios guerreros del estado de Jalisco que lo tenían cercado. Acudió Alvarado con algunos de sus soldados y mientras peleaban, un caballo se despeñó y cayó encima de él dejándolo muy malherido; lo llevaron al pueblo más cercano en donde al poco tiempo murió: “No hizo testamento y falleció y allí le enterraron con la mayor pompa que pudieron. Dejemos de hablar de su muerte; perdónele Dios, amén”41.

  • 42 Ibid., p. 554.

44Bernal no emite ningún juicio sobre la muerte de Alvarado; le preocupa explicar en qué pararon sus inversiones y para ello vuelve a la historia que venía contando sobre la armada: al morir el capitán los hombres se dispersan; un año después, el virrey ordena tomar los tres barcos mejores y manda a su pariente Villalobos que a la postre resultará aprehendido por los portugueses. Así, concluye Bernal, “todo lo más que gastó el adelantado se perdió, que nunca cobraron nada sus herederos”42.

  • 43 Ibid., p. 134.
  • 44  A. RECINOS, Doña Leonor de Alvarado..., p. 15.

45Hay que traer aquí de nueva cuenta a doña Leonor, la hija de Alvarado y de doña Luisa Teohquilhuastzin, la cual estaba casada con Francisco de la Cueva y tenían “cuatro o cinco hijos, todos muy buenos caballeros”, dice también Bernal43. Doña Leonor había estado casada previamente con Pedro de Portocarrero, uno de los capitanes de Alvarado más destacados en la conquista de Guatemala, a quien éste la había dado en matrimonio para protegerla. Era mucho mayor que ella, había muerto hacia 1539 y tenía buenas encomiendas. Si bien uno de los testigos de la Probanza del Adelantado D. Pedro de Alvarado y doña Leonor de Alvarado, su hija (1563) afirma haber visto “cartas de los principales de Tlaxcala que decían a doña Leonor de Alvarado que por qué no iba a gozar de su tierra y señorío que tenía su abuelo”44, ella y su marido vivían de la renta de los pueblos de Sacatepequez, Ostuncalco y Jumaitepeque, que ella había heredado al quedar viuda de Portocarrero.

Fray Jerónimo de Mendieta: visión heroica y providencialista

46Mendieta dedica poco más de un capítulo (cap. VIII y principio del IX) de su Historia eclesiástica indiana (escrita en 1595) a hablar de don Pedro de Alvarado y doña Beatriz de la Cueva. Al momento de escribir tuvo en sus manos los manuscritos de Motolinía y además lo había tratado personalmente. Lamenta no haberle preguntado más cosas:

  • 45  Fray Jerónimo de MENDIETA, Historia eclesiástica indiana, 2 t., Antonio RUBIAL GARCÍA (ed.), Méxic (...)

Fray Toribio de Motolinía [...] fue curioso en muchas cosas, y entre otras dejó memoria del modo que se tuvo en la conversión destos naturales, y otras antiguallas de que yo me he aprovechado para esta Historia, aunque más me aprovechara de su lengua y palabra siendo (como fue) mi guardián, si entonces tuviera intento de meterme en este cuidado45.

  • 46  Fray T. de MOTOLINÍA, op. cit., p. 399 y 401.
  • 47  Fray G. de MENDIETA, op. cit., p. 48 y 51.

47Además de que la secuencia de los hechos es parecida en los textos de los dos hermanos de orden, algunas coincidencias saltan al cotejarlos como el dato de la distancia de Jalisco a Guatemala: “más de trescientas leguas”, dice Motolinía46, “más de trescientas y cincuenta leguas”, dice Mendieta47; el hablar de demonios “visibles e invisibles” que parecían andar en la tempestad (Motolinía); “hubo señales de que andaban [los demonios] en formas visibles” (Mendieta), el uso de la expresión “indios alzados”, entre otras. La versión de Mendieta sobre Alvarado es muy elogiosa. Dice que fue

  • 48 Ibid., p. 47.

[un] caballero muy valeroso que había venido con Cortés a la conquista de México, donde los indios, por su gentileza y disposición lo llamaron ‘el Sol’ [...] en Guatemala tenía a su mujer doña Beatriz de la Cueva y él andaba por diversas partes de las Indias con mucha prosperidad48.

  • 49 Ibid., p. 48.

48Según el franciscano, al llegar Alvarado con su armada a la Nueva España por la Mar del Sur, supo que estaban alzados unos indios de Jalisco, supo también que el virrey salía a combatirlos “y pareciéndole que Dios lo había traído para hallarse en semejante empresa, fue a mostrar su valor en aquella jornada”49.

49Tampoco resulta extraño el que Mendieta repita el dato de la casa teñida de negro por dentro y por fuera:

  • 50 Loc. cit.

[Doña Beatriz] tenía tan desordenado amor a su marido, que fue demasiado y excesivo el sentimiento que hizo. Mandó teñir de negro toda su casa, dentro y fuera; no quería comer, ni beber, ni recibir consuelo de nadie, ni consejo. Hacía y decía cosas que ponían espanto a los oyentes. En especial traía en la boca una blasfemia con que respondía muchas veces a los que la consolaban, diciendo que ya no tenía Dios más mal que le hacer. Comenzáronse a hacer las obsequias de su marido y comenzó Dios a llover al mismo tiempo50.

  • 51 Ibid., p. 49.

50Para Mendieta la muerte de ambos fue un juicio y castigo de Dios para que se arrepintieran de sus pecados. Alvarado sí alcanzó a confesarse y doña Beatriz tuvo menos tiempo y no pudo hacerlo, sin embargo, “era tenida en reputación de buena cristiana y muy honesta y virtuosa señora, y aquellos extremos que hizo y blasfemia que dijo, pudieron ser fuera de su entero juicio”51.

51El único reparo que le pone el franciscano al conquistador y fundador de Guatemala es haberse casado dos veces; dice Mendieta que a Dios no le gustan los segundos casamientos, y es por eso que no les da hijos y tienen muchos trabajos.

  • 52  Ibid., p. 51.

52Sobre el negro y la vaca, dice Mendieta que el primero “no podía ser sino algún demonio, pues que ángel no aparecería en figura de negro”. Respecto de la vaca, “todos tuvieron por cierto que aquel animal que allí pareció, más fuese demonio que toro o vaca, como a quienquiera parecerá lo mismo según toda razón”. Mendieta agrega a otro par de individuos aderezados probablemente por su propia imaginación: según cuenta, los indios dijeron que de la sierra habían bajado “dos muy grandes dragones, que tenían los ojos tan grandes como copas de sombrero”52.

Conclusiones

53Los protagonistas del desastre ocurrido en Santiago de Guatemala que la Relación del espantable terremoto presenta de manera escueta, aparecen en las crónicas de Indias en toda su complejidad, inmersos en relaciones sociales y de poder. Si bien las crónicas e historias de Guatemala del siglo XVII presentan un panorama más completo y homogéneo, las del siglo XVI muestran una mayor tensión y vitalidad debido a la diversidad de puntos de vista y al acopio de información que procuran los historiadores.

54La historiografía, sin embargo, aun en Las Casas, se centra en aspectos biográficos: la vida, la actuación o comportamiento y el destino de los conquistadores.

55La lectura comparada y enfocada en un suceso determinado hace evidente la ideología y postura de cada autor: lo que a cada cual le interesa destacar; quién leyó a quién; el uso de fuentes (en este caso se puede apreciar lo que cambia de una versión popular a la historiografía culta), e incluso permite establecer alguna precisión en cuanto al momento en que escriben, y las variantes en función de la distancia que los separa del suceso en cuestión o de la intención del autor.

56El énfasis en lo biográfico y la fuerte personalidad de los conquistadores hace que se pierda un aspecto que está presente tanto en la Relación del espantable terremoto como en la historiografía, como es el temor ante una rebelión indígena y sus consecuencias. Entre los autores estudiados aquí, Motolinía es el que da la clave cuando dice que Alvarado murió en un “reencuentro con los indios”.

57La difusión de la noticia del terremoto de Guatemala a través de las prensas de los Cromberger, recién traídas a la Nueva España por el obispo Zumárraga, parece adecuada para cumplir la función de tapar y distraer la atención, mediante el temor a la idea del castigo divino, de una difícil situación como fue aquella rebelión indígena que implicó una visible movilización de fuerzas y la intervención del propio virrey para sofocarla. Es decir, que hay un trasfondo político de mayor trascendencia. El tema de las rebeliones indígenas está presente aunque soslayado por los autores revisados en este trabajo debido a la orientación de sus historias. Es lo que se advierte aquí a través de una lectura simultánea de varios textos.

Haut de page

Bibliographie

DÍAZ del CASTILLO, Bernal, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (1ª ed. 1960), Joaquín RAMÍREZ CABAÑAS (ed.), México: Porrúa (Sepancuantos 5), 1992.

FERNÁNDEZ de OVIEDO, Gonzalo, Historia general y natural de las Indias, 5 t., Juan PÉREZ DE TUDELA BUESO (ed.), Madrid: ediciones Atlas (Biblioteca de Autores Españoles 117-121), 1959.

GÓMARA, Francisco LÓPEZ de, Historia general de las Indias y vida de Hernán Cortés (1ª ed. 1979), Jorge GURRÍA LACROIX (ed.), Caracas: Biblioteca Ayacucho (Biblioteca Ayacucho 64), 1991.

HANKE, Lewis y Celso RODRÍGUEZ (eds.), Los virreyes españoles en América durante el gobierno de la casa de Austria. México I, Madrid: Atlas (Biblioteca de Autores Españoles 273), 1976.

LAS CASAS, fray Bartolomé de, Brevísima relación de la destrucción de las Indias, André SAINT-LU (ed.), México: Rei (Letras Hispánicas 158), 1988.

GARCÍA GRANADOS, Jorge (ed.), Libro viejo de la fundación de Guatemala y papeles relativos a D. Pedro de Alvarado, Guatemala: Biblioteca Goathemala de la Sociedad de Geografía e Historia, 1934, 13.

MEADE de ANGULO, Mercedes, Doña Luisa Teohquilhuastzin, mujer del capitán Pedro de Alvarado (1ª ed, 1992), Tlaxcala: Gobierno del Estado de Tlaxcala, 1998.

MENDIETA, fray Gerónimo de, Historia eclesiástica indiana, 2 t., Antonio RUBIAL GARCÍA (ed.), México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1997.

MILLARES CARLO, Agustín, “El terremoto de Guatemala de 1541. Notas bibliográficas”, Nueva Revista de Filología Hispánica, 15, n° 3-4, julio-diciembre de 1961, p. 393-404.

MOTOLINÍA, fray Toribio de, Memoriales, Nancy JOE DYER (ed.), México: El Colegio de México, 1996.

PÉREZ HERNÁNDEZ, Isacio, O.P., Fray Toribio Motolinía O.F.M. frente a fray Bartolomé de las Casas, O.P., Salamanca: editorial San Esteban, 1989.

RECINOS, Adrián, Doña Leonor de Alvarado y otros estudios, Guatemala: Editorial universitaria, 1958.

REMESAL, fray Antonio de, Historia general de las Indias Occidentales y particular de la gobernación de Chiapa y Guatemala, 2 t., Carmelo SÁENZ DE SANTA MARÍA (ed.), Madrid: Atlas (Biblioteca de Autores Españoles 190), 1964.

RUEDA Ramírez, FERNÁNDEZ CHÁVEZ, Pedro y Manuel, “El terremoto como noticia: relaciones de sucesos y otros textos del temblor de 1680”, Estudios sobre el mensaje periodístico, 14, 2008, p. 581-604.

SÁENZ de SANTA MARÍA, Carmelo, El licenciado don Francisco Marroquín. Primer obispo de Guatemala (1499-1563). Su vida, sus escritos, Madrid: Ediciones de Cultura Hispánica, 1964.

SUÁREZ de PERALTA, Juan, Tratado del descubrimiento de las Indias (1ª ed. 1878), Federico GÓMEZ DE OROZCO (ed.), México: Secretaría de Educación Pública, 1949.

TELLO, Antonio, “Rebelión de los caxcanes, 1541” en Rebeliones indígenas de la época colonial, María Teresa HUERTA y Patricia PALACIOS (eds.), México: Secretaría de Educación Pública, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1976, p. 199-233.

YÁÑEZ ROSALES, Rosa H., Rostro, palabra y memoria indígenas. El Occidente de México: 1524-1816, México: Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 2001.

Haut de page

Notes

1  Según Nancy JOE DYER fue Brígida Maldonado quien imprimió este folletín después de la muerte de Juan Cromberger. Ver Fray Toribio de BENAVENTE MOTOLINIA, Memoriales, Nancy JOE DYER (ed.), México: El Colegio de México, 1996, n. 1, p. 403.

2  Para el presente trabajo me basé en la reproducción del texto que recoge José TORIBIO MEDINA en La imprenta en México (1539-1821), México: Universidad Nacional Autónoma de México, t. 1, p. 6-10.

3  Agustín MILLARES CARLO, “El terremoto de Guatemala de 1541. Notas bibliográficas”, Nueva Revista de Filología Hispánica, 15, n° 3-4, julio-diciembre de 1961, p. 393-404, p. 395-397.

4  En el Libro viejo de la fundación de Guatemala y papeles relativos a D. Pedro de Alvarado se recoge también la Relación tomada “del opúsculo publicado en 1543 en Toledo”, p. 387-391. Ver Jorge GARCÍA GRANADOS (ed.), Libro viejo de la fundación de Guatemala y papeles relativos a D. Pedro de Alvarado, Guatemala: Biblioteca Goathemala de la Sociedad de Geografía e Historia, 1934, 13.

5  A. MILLARES CARLO, art. cit., p. 393-404.

6  Levantamiento en contra de los españoles de los caxcanes y zacatecos apoyados por otros grupos indígenas, englobados bajo el nombre de chichimecas, siendo gobernador de Nueva Galicia el capitán Cristóbal de Oñate. Según Robert D. SHADOW: “Encabezada por los cazcanes de Teúl y Juchipila, esta ofensiva planeada amenazó seriamente a la comunidad fronteriza española e hizo temblar a toda la colonia. Lo que especialmente amedrentó a los españoles fue no sólo la ferocidad de la rebelión, sino el hecho de que casi todos los grupos indígenas situados en la frontera participaban en ella. Era, pues, una lucha armada que sobrepasaba las barreras étnicas y, consecuentemente, representó un desafío gravísimo a la hegemonía española”. SHADOW en Rosa H. YÁÑEZ ROSALES, Rostro, palabra y memoria indígenas. El Occidente de México: 1524-1816, México: Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 2001, p. 71-72. Entre los testimonios de la época ver el “Interrogatorio preparado por Antonio de Mendoza para la visita que se le hizo, 8 I 1547” en Lewis HANKE y Celso RODRÍGUEZ (ed.), Los virreyes españoles en América durante el gobierno de la casa de Austria. México I, Madrid: Atlas (Biblioteca de Autores Españoles 273), 1976, p. 92 y siguientes. Ver también, de fray Antonio TELLO, el Libro segundo de la crónica miscelánea en que se trata de la conquista espiritual y temporal de la Santa Provincia de Jalisco.

7  J. T. MEDINA, op. cit., p. 9.

8  Loc. cit.

9  Pedro RUEDA RAMÍREZ y Manuel FERNÁNDEZ CHÁVEZ, “El terremoto como noticia: relaciones de sucesos y otros textos del temblor de 1680”, Estudios sobre el mensaje periodístico, 14, 2008, p. 581-604, p. 583-584.

10  Bernal DÍAZ del CASTILLO, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (1ª ed. 1960), Joaquín RAMÍREZ CABAÑAS (ed.), México: Porrúa (Sepancuantos 5), 1992, cap. 77, p. 134: “Cómo trajeron las hijas a presentar a Cortés y a todos nosotros y lo que sobre ello se hizo”.

11  El nombre indígena de doña Luisa en Mercedes MEADE de ANGULO, Doña Luisa Teohquilhuastzin, mujer del capitán Pedro de Alvarado (1ª ed, 1992), Tlaxcala: Gobierno del Estado de Tlaxcala, 1998. La fecha de su muerte en Adrián RECINOS, Doña Leonor de Alvarado y otros estudios, Guatemala: Editorial universitaria, 1958, p. 16.

12  B. DÍAZ del CASTILLO, op. cit., p. 607.

13  Bartolomé de LAS CASAS, Brevísima relación de la destrucción de las Indias, André SAINT-LU (ed.), México: Rei (Letras Hispánicas 158), 1988, p. 114-115.

14  Ibid., p. 116.

15  No todos comparten esta visión del castigo eterno que les espera a los que han maltratado a los indios. Otro descendiente de conquistador, Juan Suárez de Peralta, por ejemplo, refiriéndose a la matanza de Cholula, escribe en 1589: “Lo que se dice en la Brevísima relación, que en Cholula mandó matar el capitán más de cien señores, y sacar vivos en palos hincados, en la plaza, y que mataron cinco o seis mil indios y quemaron otros que se hacían fuertes, y otras muchas crueldades, que escribió el dicho obispo fray Bartolomé de las Casas, lo más no pasó”. J. SUÁREZ de PERALTA, Tratado del descubrimiento de las Indias (1ª ed. 1878), Federico GÓMEZ DE OROZCO (ed.), México: Secretaría de Educación Pública, 1949, p. 64.

16  Fray T. de MOTOLINÍA, op. cit, cap. 63, p. 397.

17 Ibid., p. 399.

18 Ibid., p. 401.

19  Loc. cit.

20  A. RECINOS, “Causas de la destrucción de la ciudad de Guatemala en 1541” en op. cit., p. 144. De la relación de Francisco Marroquín, se conoce un extracto (“Extracto de otra relación del mismo suceso, hecha por el obispo de Guatemala”) que se recoge en el Libro viejo de la fundación de Guatemala…, p. 391-392.

21  Fray Antonio de REMESAL, Historia general de las Indias Occidentales y particular de la gobernación de Chiapa y Guatemala, 2 t., Carmelo SÁENZ DE SANTA MARÍA (ed.), Madrid: Atlas (Biblioteca de Autores Españoles 190), 1964, 2, p. 425.

22  Cf. Isacio PÉREZ HERNÁNDEZ, O.P., Fray Toribio Motolinía O.F.M. frente a fray Bartolomé de las Casas, O.P., Salamanca: editorial San Esteban, 1989, p. 31-32.

23  Gonzalo FERNÁNDEZ de OVIEDO, Historia general y natural de las Indias, 5 t., Juan PÉREZ DE TUDELA BUESO (ed.), Madrid: ediciones Atlas (Biblioteca de Autores Españoles 117-121), 1959, t. 3, libro 31, cap. 7, p. 389.

24  Ibid., t. 4, libro cuadragésimo, p. 351.

25 Ibid., p. 352.

26 Ibid., p. 354-362.

27 Ibid., p. 362.

28 Ibid., p. 357.

29 Ibid., p. 361.

30 Ibid., p. 264.

31 Ibid., p. 357.

32 Ibid., p. 362.

33  Ibid., p. 360.

34  Francisco LÓPEZ de GÓMARA, Historia general de las Indias y vida de Hernán Cortés (1ª ed 1979), Jorge GURRÍA LACROIX (ed.), Caracas: Biblioteca Ayacucho (Biblioteca Ayacucho 64), 1991, p. 298.

35 Ibid., p. 300.

36 Loc. cit.

37 Ibid., p. 301.

38 Loc. cit., p. 301-302.

39  B. DÍAZ del CASTILLO, op. cit., p. 552.

40  Chiribito escribe Bernal, por Tiripetío, loc. cit.

41 Ibid., p. 553.

42 Ibid., p. 554.

43 Ibid., p. 134.

44  A. RECINOS, Doña Leonor de Alvarado..., p. 15.

45  Fray Jerónimo de MENDIETA, Historia eclesiástica indiana, 2 t., Antonio RUBIAL GARCÍA (ed.), México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1997, t. 2, p. 228.

46  Fray T. de MOTOLINÍA, op. cit., p. 399 y 401.

47  Fray G. de MENDIETA, op. cit., p. 48 y 51.

48 Ibid., p. 47.

49 Ibid., p. 48.

50 Loc. cit.

51 Ibid., p. 49.

52  Ibid., p. 51.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Aurora DÍEZ-CANEDO FLORES, « Septiembre de 1541: un desastre en Guatemala. De la Relación a la historiografía del siglo XVI », e-Spania [En ligne], 12 | décembre 2011, mis en ligne le 23 novembre 2011, consulté le 20 novembre 2017. URL : http://e-spania.revues.org/20786 ; DOI : 10.4000/e-spania.20786

Haut de page

Auteur

Aurora DÍEZ-CANEDO FLORES

Universidad Nacional Autónoma de México

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org