Navigation – Plan du site
Légitimation et lignage en péninsule Ibérique au Moyen Âge

Cardeña, Pedro de Barcelos y la Genealogía del Cid

Francisco Bautista

Résumés

L’étude qui est ici présentée est consacrée à un texte généalogique concernant le Cid, publié par Jean de Velorado, abbé de Cardeña, dans les appendices de la Chronique particulière du Cid (1512) ; elle en suit les traces dans quelques textes médiévaux, et en particulier dans les œuvres de Pierre de Barcelos. Les ressemblances constatées entre ces textes dans le traitement de certains épisodes comme la généalogie du Cid, les juges de  Castille ou la légende des infants de Lara, ainsi que l’allusion faite par Pierre de Barcelos à une chronique de Cardeña, permettent de conclure que le comte eut connaissance d’une version antérieure de la généalogie cidienne. Après avoir montré brièvement les enjeux de la localisation de cette source pour l’analyse des passages où elle est utilisée dans l’œuvre de Pierre de Barcelos, cette étude examine les traits les plus importants de la généalogie du Cid, le contexte dans lequel elle put être rédigée, sa signification et certains aspects de son actualisation postérieure.

Haut de page

Texte intégral

1. Introducción1

  • 1  Este trabajo se ha realizado en el marco de los proyectos de investigación del Ministerio de Cienc (...)
  • 2 Margarita TORRES-QUIÑONES DE BENAVENTE, “El linaje del Cid”, Anales de la Universidad de Alicante: (...)
  • 3  Georges MARTIN, Les Juges de Castille: mentalités et discours historique dans l’Espagne médiévale, (...)
  • 4  Cito por la edición de Alberto MONTANER (ed.), Cantar de mio Cid, con un ensayo de Francisco Rico (...)
  • 5  La Crónica de Castilla nombra expresamente la dependencia de estos linajes respecto de los hijos d (...)

1Como es bien sabido, Rodrigo Díaz constituye una de las figuras centrales en la emergencia del discurso genealógico en la Edad Media peninsular. Una de las primeras reconstrucciones del linaje de un individuo perteneciente a la aristocracia en los textos hispánicos se produce justamente al frente de la biografía de este personaje, en la Historia Roderici2. Tal obra fue a su vez utilizada en el Liber regum, donde el linaje del Cid y su descendencia sirven para legitimar y avalar simbólicamente en Navarra hacia 1200 la dinastía de los Restauradores. En esta obra se traza una doble línea de dicha casa: por un lado, por línea paterna, se rescata la historia de la familia regia navarra, y por otro, por línea materna, se recupera el linaje del Cid, caracterizando a su antepasado más remoto, Laín Calvo, como uno de los Jueces de Castilla, y mostrando cómo de una de las hijas del Cid procede el primero de los miembros de tal dinastía, García Ramírez, que queda así definida por su entronque con una de las hijas del héroe3. Quizá con conocimiento de este uso genealógico, el final del Cantar de mio Cid asegura que tras el desastroso enlace de las hijas del Cid con los Infantes de Carrión, fueron dadas en matrimonio a los infantes de Navarra y Aragón, a petición de estos, lo que le permite al poeta, en unos célebres versos, proclamar: “Oy los reyes d’España sos parientes son / a todos alcança ondra por el que en buen ora nació” (v. 3724-3725)4. Estas líneas, que vienen a señalar cómo el linaje cidiano y su prestigio alcanza a todos los reyes de España (¿tal vez sugiriendo implícitamente que no solo a los de Navarra?), fueron más tarde integradas y desarrolladas en la cronística alfonsí y post-alfonsí, entre otros textos, con lo que alcanzaba amplia difusión la incidencia en el componente cidiano de diversas casas reales peninsulares. No es, sin embargo, este uso del Cid en las genealogías regias el único a que dio lugar el personaje, y así en las Mocedades de Rodrigo encontramos una asociación de los hermanos de Diego Laínez, padre de Rodrigo Díaz, con distintos linajes nobiliarios (Haro, Mendoza y Castro), aunque la búsqueda de una vinculación cidiana por parte de la nobleza parece haberse desarrollado en Castilla sobre todo en el siglo XV5.

  • 6  El impreso ha conocido diversas ediciones, que incluyen también los apéndices: una edición facsími (...)

2En este trabajo me propongo estudiar un texto construido sobre la idea de que el linaje del Cid, a través de sus descendientes, queda desde muy pronto ligado a diversas familias regias. Aunque esta pieza, titulada Genealogía del Cid, se conoce solamente por su inclusión entre los apéndices de la llamada Crónica particular del Cid, impresa en 1512, trataré de mostrar que sus similitudes de contenido o textuales con algunas otras obras de los siglos XIV y XV prueban que su redacción original ha de ser bastante anterior a esa fecha, y exploraré algunas de las implicaciones de dichas conexiones. Para ello, hago en primer lugar una presentación del impreso que contiene la Genealogía, esencial para situar el texto, y ofrezco una descripción sumaria del mismo. A continuación, me centraré en particular en el estudio de las semejanzas entre tal texto y las obras de Pedro de Barcelos, que arrojan nueva luz sobre algunos pasajes de tales obras, y permiten identificar un texto genealógico que estuvo entre sus fuentes. Por fin, intentaré precisar el contexto de la redacción original de la pieza genealógica cidiana y reflexionar sobre su significado, y trataré de ofrecer también alguna observación en torno a la historia de esta Genealogía y a las características de su actualización posterior. Publico en apéndice los capítulos de la Genealogía en los que me detengo con más detalle6.

2. Juan de Velorado y los apéndices a la Crónica particular del Cid

  • 7  Diego CATALÁN, De Alfonso X al Conde de Barcelos: cuatro estudios sobre el nacimiento de la histor (...)
  • 8  Véase Mercedes VAQUERO, “La Crónica del Cid y la Crónica de Fernán González entre editores, copist (...)

3En el marco de la difusión impresa de textos en prosa sobre héroes medievales, ocupa un lugar relevante la edición de la Crónica particular del Cid a cargo de Juan de Velorado, abad de Cardeña, en 1512. Al margen del texto de la crónica cidiana, que procede de una copia de la Crónica de Castilla, esta publicación reviste un interés específico por la inclusión por parte del abad de una serie de materiales que a modo de apéndice completan la historia y muy en especial ilustran, por un lado, las importantes conexiones del Cid con una serie de casas regias y aristocráticas, y por otro, la vinculación fundamental del monasterio de Cardeña con el mito cidiano7. A pesar de que la edición de la Crónica particular ha suscitado una cierta atención crítica en los últimos años, por lo general esta se ha centrado en los aspectos externos (grabados, formatos) y en su contexto, y menos en el estudio concreto del texto cronístico publicado por Juan de Velorado y en el de los apéndices8. Vale la pena, por ello, ofrecer una enumeración de estos materiales finales, señalando, cuando es posible, la relación de los textos impresos con otras piezas anteriores. Esto permitirá también contextualizar la Genealogía.

  • 9  Sobre los “mártires de Cardeña” y Garci Fernández, véanse los datos que ofrezco en Francisco BAUTI (...)
  • 10  Ambas han sido editadas por G. MARTÍNEZ DÍEZ, “Tres anales burgaleses medievales”, p. 240-245, y e (...)
  • 11  El problema del desprendimiento de la tinta en esta lista parece similar al que ocurre en el ms. B(...)
  • 12  Remito al estudio en preparación de A. MONTANER, El epitafio latino del Cid: Alfonso X, Cardeña y (...)
  • 13  A. MONTANER, “El epitafio épico del Cid”, en Actas del IX Congreso Internacional de la Asociación (...)

4He aquí, pues, los apéndices:
[1] Genealogía del Cid (fols. 103r-113v): “Siguese un breve tratado de la genealogia del Cid Ruy Diaz Campeador, en el qual se declara de donde desciende el Cid Ruy Diaz, assi por parte del padre como de la madre, e como descienden de su linaje e sangre los reyes de España e otros reyes e emperadores de la cristiandad e duques e condes e vizcondes e grandes caballeros, assi de España como de otros reynos extranjeros”.
[2] “Del fundamento de la casa” (fols. 113v-114r). Texto sobre el origen del monasterio de Cardeña, que presenta brevemente la leyenda de su fundación por doña Sancha, mujer de Teodorico, en el siglo VI; a lo que sigue la mención de los mártires de Cardeña, de la población del monasterio por parte de Alfonso III y de su dotación por Garci Fernández, noticias estas basadas en antiguas tradiciones cardeñenses o en datos analísticos9.
[3] “Los reyes, reynas, condes e otros cavalleros que son sepultados en el monesterio de San Pedro de Cardeña” (fols. 114r-115r). De esta lista de personajes enterrados en Cardeña tenemos al menos dos testimonios anteriores, ambos recogidos en el Breviario de Cardeña (Biblioteca de la Real Academia de la Historia, Cód. 79, fols. 431v-432v): uno fechado en 1327 (el mismo año en que fue escrito el Breviario), que ofrece una lista más breve, ceñida fundamentalmente al Cid y a su familia, pero en la que encontramos ya referencias puramente inventadas o legendarias, como “el rey don Ramir Sanchez de Navarra”, Laín Calvo, Pero Vermúdez, Martín Fernández de Peña Cadiella o el obispo don Jerónimo; y otra lista, fechable a mediados del siglo XV, en la que además de estos nombres se incluyen otros muchos, que amplían la vinculación del monasterio con la leyenda cidiana10. Aunque esta segunda lista es de difícil lectura en el Breviario por el desgaste de la tinta, está mucho más próxima que la primera a la publicada por Juan de Velorado, y la comparación entre ambos testimonios permite recuperar algunos de los pasajes borrosos en el Breviario11. La existencia de estas tres listas resulta interesante, por un lado, porque permite seguir el crecimiento de las reliquias de la leyenda cidiana en Cardeña, y por otro, porque muestra que los apéndices de Juan de Velorado divulgaban tradiciones de mayor o menor recorrido propias del monasterio de Cardeña.
[4] Epitafio latino del Cid (fol. 115r): “Estos son los versos que estan escritos aderredor de la sepultura del noble cavallero e muy famoso batallador Mio Cid Ruy Diez”12.
[5] Nota analística sobre la muerte del Cid (fol. 115v).
[6] Epitafio épico del Cid (fol. 115v): “Dize el Cid a los que vienen a ver su sepultura estas palabras que se siguen”13.
[7] Privilegio de impresión de la crónica del Cid (fol. 115v).
[8] “Pregon del dicho privilegio” (fols. 113v-114r).

  • 14  G. MARTÍNEZ DÍEZ, “Tres anales burgaleses medievales”, p. 241. Sobre esta leyenda, véase C. SMITH, (...)

5Dejando a un lado, por el momento, la Genealogía del Cid, es obvio que todos estos textos exhiben una clara relación con el monasterio de Cardeña, y que están destinados a mostrar su posición central como depósito de la memoria cidiana. Ello pretende dar una autoridad superior a Cardeña en la gestión de dicha memoria, algo que a su vez viene avalado por el privilegio que cierra estos apéndices, por el cual se concede a Cardeña un papel tutelar en la impresión de la crónica del Cid. Al hilo de ello, los apéndices constituyen una pequeña historia de Cardeña y de su relación con la leyenda cidiana. La mención de los individuos enterrados en el monasterio da paso a la inclusión de los dos epitafios del Cid, uno que se dice expresamente inscrito en su tumba y otro del que simplemente se ofrece el texto. Por otro lado, ninguno de los textos aquí impresos puede considerarse invención de Juan de Velorado, aunque este haya podido incluir actualizaciones o nuevos detalles. Así, de la memoria de personas enterradas en Cardeña tenemos dos testimonios anteriores, y tampoco los epitafios parecen invención del abad. En cuanto a las noticias sobre la historia de Cardeña, se basan en tradiciones del monasterio, e incluso de la leyenda de la fundación en el siglo VI sabemos que existía ya en el siglo XV, pues la memoria de personajes sepultados en Cardeña redactada a mediados de esa centuria incluye a doña Sancha: “Esta aqui enterrada la reyna doña Sancha, que fundo este monesterio, y el infante su fijo e fijo que fue del rey Theodorico de los godos, rey de Italia y de España”14.

6Todo lo señalado ofrece perspectivas de interés para la consideración de la Genealogía del Cid. Que este texto se recoja dentro de la publicación de la crónica del Cid por Juan de Velorado, abad de Cardeña, y que abra una serie de materiales claramente relacionados con el monasterio constituyen así indicios tan vehementes de que se trata de un texto procedente del mismo lugar que casi podría darse por seguro. Y esta deducción viene apoyada a su vez por alguna conexión de esta pieza con otros textos presentes en Cardeña, según señalo al tratar abajo del linaje del Cid. Por otro lado, teniendo en cuenta que Juan de Velorado se basó en dichos apéndices en textos y tradiciones existentes ya en el monasterio no habría de extrañar que nos encontráramos en este caso ante una situación similar, y por tanto que la Genealogía por él publicada remonte a un texto escrito con anterioridad en Cardeña. Tal es la conclusión a la que llevan, como veremos, las coincidencias entre dicha pieza y otras obras anteriores, como las de Pedro de Barcelos y algún otro texto del siglo XV. Con todo, antes de entrar en el examen de esta cuestión, conviene efectuar una descripción de la Genealogía del Cid y señalar sus fuentes más importantes.

7La Genealogía del Cid consta de nueve capítulos. El primero ofrece una presentación del conde don Diego, que pobló Burgos, y de Nuño Belchides, personajes fundacionales, y del asesinato a traición de los condes castellanos a cargo del rey leonés Ordoño. El segundo refiere el alzamiento, como respuesta a la afrenta de Ordoño, de los Jueces de Castilla: Nuño Rasura, hijo de Nuño Belchides, y Laín Calvo; y se ofrece la descendencia de Nuño Rasura. El tercero trata de los Infantes de Lara, que remontan a Nuño Belchides a través de su hijo, Gustios González; recoge su asesinato a traición y la venganza de Mudarra, de quien procede la casa de Lara. El cuarto trata del linaje del Cid. Al final de este capítulo se incluye una aclaración sobre los nombres regios y su numeración, destinada a la mejor inteligencia de las genealogías que vienen a continuación. El resto de capítulos versa sobre las diversas familias regias conectadas con el linaje del Cid. El capítulo quinto trata de los reyes de Navarra, el sexto de los de Castilla, el séptimo de Aragón, el octavo de Francia y el noveno y último de Portugal. A excepción de la de los reyes de Navarra, que se detiene en el siglo XIII, todas las genealogías llegan aproximadamente hasta la época de la impresión del texto, es decir, a comienzos del siglo XVI.

8Las fuentes más importantes de la Genealogía del Cid son, por este orden, la Historia gothica de Rodrigo Jiménez de Rada, la Crónica de Castilla y el Liber regum. De la primera procede la mención del conde Diego de Burgos, la narración sobre el asesinato de los condes castellanos y de la creación de los Jueces de Castilla; de ahí se toma también el linaje de los reyes de Navarra, parte del de los reyes de Castilla y otras informaciones en el resto de genealogías. De la Crónica de Castilla procede buena parte del capítulo sobre el linaje del Cid, los datos sobre los esposos de sus hijas, y el relato sobre el rey Sancho II de Portugal, entre otros detalles. Del Liber regum parece tomarse la enumeración de los condes de Castilla descendientes de Nuño Rasura en el capítulo segundo y algún pormenor sobre el linaje del Cid, como señalo al estudiar este asunto. Por otro lado, la idea misma de la Genealogía parece inspirarse en el Liber regum, que no solo señalaba la conexión de los reyes de Navarra con el Cid, sino que también ofrecía la genealogía de otras casas reales peninsulares y de los reyes de Francia. Pero como interesa ahora la historia posterior a la biografía cidiana, el texto arranca solo con los antepasados del héroe, retomando el episodio de los Jueces de Castilla y remontándose a una generación anterior, la del conde Diego y Nuño Belchides, para lo que la Genealogía del Cid se sirve de Jiménez de Rada, con algunas invenciones propias.

9Estas fuentes remiten a textos a propósito de los cuales hay, al menos en dos de los casos, constancia suficiente de su presencia en Cardeña. Del Liber regum se conoce un breve fragmento copiado al final del Breviario del monasterio, y es posible que allí se llevara a cabo una revisión de esta pieza, tal vez en el siglo XIII15. En cuanto a la Crónica de Castilla, sabemos que de esta obra se conservaba al menos una copia en Cardeña, que fue la base de la edición de Juan de Velorado, aunque hay otras huellas del conocimiento de este texto en el monasterio16. En cambio, no hay datos hasta donde sé, al margen de la Genealogía, de la existencia en Cardeña de una copia de la Historia gothica de don Rodrigo, aunque ello no habría de resultar en absoluto sorprendente, dada la gran difusión de esta obra17. Vale la pena notar, por otro lado, que la más moderna de estas historias, la Crónica de Castilla, es como mucho de comienzos del siglo XIV, por lo que en principio los modelos de la Genealogía remiten a una época bastante anterior a la de su impresión. Aunque no se trata, obviamente, de un dato decisivo, este amplio margen entre la data de sus fuentes y la de su publicación abre la posibilidad de que la redacción original de la Genealogía se hubiera llevado a cabo en efecto en fechas más tempranas que la del testimonio en que se conserva, algo que trataré de probar a través de su comparación con las obras de Pedro de Barcelos.

3. Pedro de Barcelos y la “Corónica de Sant Pedro de Cardeña”

  • 18  No hay, que yo sepa, indicios de la existencia de esta obra en Cardeña. F. BERGANZA, op. cit., 1, (...)

10Me centraré a continuación, entonces, en las semejanzas entre la Genealogía del Cid y las obras de Pedro de Barcelos, señalando más puntualmente la proximidad del contenido de la Genealogía con algún otro texto anterior a la impresión de 1512. En este análisis, trataré de no prejuzgar la dirección de la relación entre las obras, deteniéndome en todos los indicios relevantes para decidir esta cuestión, sobre todo teniendo en cuenta que la Crónica de 1344 tuvo una amplia circulación en Castilla18. Aun así, debe señalarse de entrada que la Crónica de 1344 no bastaría para dar cuenta de algunos rasgos de la Genealogía de Cid, ya que esta pieza muestra también semejanzas con el Livro de linhagens, en fragmentos ausentes en el texto cronístico de don Pedro. Los pasajes en los que pueden detectarse coincidencias con una de los dos obras (y en algún caso con las dos) son los relativos al linaje del Cid, a los Jueces de Castilla, al linaje de Mudarra, y a la explicación sobre los nombres regios. Señalaré en primer lugar sobre cada pasaje los rasgos propios de los mismos en las obras de don Pedro, para a continuación tratar de sus paralelismos con la Genealogía del Cid.

3.1. El linaje del Cid

  • 19  Las traducciones gallegas fueron editadas por Ramón LORENZO (ed.), La traducción gallega de la “Cr (...)
  • 20  Véase el excelente estudio de este pasaje y de su tradición a cargo de G. MARTIN, Les Juges de Cas (...)
  • 21  Ambas son identificadas ya por G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 476, n. 29, que las interpreta (...)
  • 22  José MATTOSO (ed.), Livro de Linhagens do Conde D. Pedro (Portugaliae Monumenta Historica, Nova Sé (...)
  • 23  La traducción castellana se conserva en el ms. 2656 de la Biblioteca Universitaria de Salamanca (= (...)

11Al llegar al momento de la elección de los Jueces de Castilla en la Crónica de 1344, Pedro de Barcelos complementa el texto de la Versión amplificada de la Estoria de España que le sirve en esta sección de fuente (a través de la traducción gallega de dicho texto), desplazando a este lugar el capítulo que trata del linaje del Cid en la Crónica de Castilla (nuevamente a partir de su traducción gallega), que termina refiriendo el episodio de la entrega al héroe por parte de su padrino del caballo Bavieca19. A pesar de que don Pedro sigue de forma bastante fiel el texto de la Crónica de Castilla, introduce frente a esta obra una serie de innovaciones que singulariza bastante su texto. Como es sabido, la Crónica de Castilla, que se basa en este punto en las Mocedades de Rodrigo, aclara que Laín Calvo tuvo cuatro hijos (Fernán Laínez, Laín Laínez, Ruy Laínez y Diego Laínez), de los cuales el menor, el último, es el padre del Cid. Aunque hay diversas variaciones en los testimonios de esta obra en este pasaje, todos conservan el diseño del texto20. Señalaré solo las variantes que introduce la traducción gallega, usada por don Pedro, que se reducen a la eliminación de la identificación del primero de los hijos como el mayor, y a la sustitución del calificativo de menor por “mellor” en el caso de Diego Laínez, con lo que se desdibuja un poco la posición del padre en el cuadro genealógico21. Teniendo en cuenta que este es el texto manejado por don Pedro, me detendré en las modificaciones que el autor introduce basándome en la Crónica de 1344, atendiendo cuando sea necesario a la versión que ofrece en el Título VIII del Livro de linhages, que es básicamente idéntica22. Cito a partir de la traducción castellana de la versión original de la Crónica de 1344, el único testimonio “directo” de ella de que disponemos, teniendo a la vista la refundición de hacia 1400 editada por Luís Filipe Lindley Cintra23.

12La Crónica de 1344 presenta la descendencia de Laín Calvo de la siguiente forma:

  • 24  Layndez M; Laym Layndez ed. Cintra.
  • 25  conde M; Cide ed. Cintra.

Cuenta la estoria que Layn Calvo caso con doña Teresa Nunez, fija de Nuño Rasura, e fizo en ella quatro fijos: el primero ovo nonbre Ferrant Layndez, e el segundo ovo nonbre Vermudo Layndez, e el terçero ovo nonbre Layn Layndez24, e el quarto Diego Layndez. De Ferrant Layndez vienen los de Mendoça, de Vermudo Layndez vienen los de Vizcaya, de Layn Layndez vienen los de Castro; e de Ferrant Layndes e de Vermudo Layndez deçendio el Cid25 Ruy Diaz asi como veredes.

Frente a su fuente, don Pedro modifica los siguientes datos: elimina a Ruy Laínez (manteniendo de forma un tanto contradictoria a Diego Laínez, considerado un personaje distinto del padre del Cid) e introduce a Vermudo Laínez, aclarando que el Cid procede del linaje de este y del de Fernán Laínez. Con ello, don Pedro hace descender al héroe de los dos primeros hijos de Laín Calvo, no del último.

13A continuación, explica la forma en que el Cid está emparentado con ambos:

  • 26  Loys M; Roiz ed. Cintra.
  • 27  galizia M; gaança ed. Cintra.

Ferrant Layndez ovo un fijo que ovo nonbre Layn Ferrandez, e de Layn Ferrandez salio Nuño Layndez, e este Nuño Layndez caso con una dueña que ovo nonbre don Ello. Agora tornemos a Vermudo Layndez, e deste Vermudo Layndez salio Rodrigo Vermudez, e deste Rodrigo Vermudez salio Fernan Ruiz, e de Fernan Ruiz26 salio Pero Herrandez e otra [fol. 79v] fija que ovo nombre don Ello, e esta don Ello fue la que caso con Nuño Layndez como agora deximos. E este Nuño Layndez uvo d’esta don Ello un fijo que ovo nonbre Layn Muñiz, de Layn Muñiz salio Diego Layndez que fue padre del Çid Rui Diaz, el bienaventurado, e este Diego Layndez caso con doña Teresa Nuñez fija del conde don Nuño Alvarez d’Amaya e nieta del rey de León de ganancia27, e fizo en ella un fijo que ovo nonbre Rui Diaz el Çid.

  • 28  Testimonio de la primera versión del linaje cidiano: Juan F. UTRILLA (ed.), El “Fuero General de N (...)
  • 29  No me detengo en otras innovaciones de don Pedro, como la de llamar a Teresa Núñez nieta “de ganan (...)

Este pasaje, ausente en la Crónica de Castilla, remonta al linaje del Cid en el Liber regum, aunque allí no se hacía explícito que el héroe procediera de ambos individuos, sino que simplemente se señala la unión entre una hija de Fernán Ruiz, don Elo, y un hijo de Laín Fernández, Nuño Laínez28. La doble ascendencia del Cid, que podría en principio estar destinada a corregir la idea de que este proceda del menor de los hermanos (en el supuesto de que estos fueran el primero y el último), parece quedar aquí ceñida a resaltar el parentesco del héroe con Laín Calvo29.

14Seguidamente, don Pedro expone el enlace del Cid con Jimena, menciona su descendencia y ofrece una explicación sobre el cambio de nombre de las hijas que carece, hasta donde sé, de fuente conocida:

E el Çid Rui Diaz fue casado con doña Ximena Gomez, fija del conde don Gomez de Gormaz, que fue nieta del rey don Alfonso de Leon de ganancia, e ovo della un fijo e dos fijas, e el fijo ovo nombre Diego Ruiz e mataronlo los moros en Consuegra e de las fijas una ovo nombre doña Elvira e la otra doña Sol, e estas fijas del Çid Rui Diaz casolas el rei don Alfonso de Castilla el que gano a Toledo con los Ynfantes de Carrion ansi como vos lo la estoria contara adelante, e los Ynfantes de Carrion desonrraronlas e desanparonlas e reptarongelo por ende los cavalleros del Çid e mataronlos en el rebto en Carrion, donde ellos eran naturales, e despues de la muerte de los Ynfantes caso el rei don Alfonso a estas fijas del Çid la mayor que avia nonbre doña Sol fue casada con el ynfante eredero de Aragon e otra que ovo nonbre don Elvira fue casada con el ynfante eredero de Navarra que despues fue rei. E quando las el rei caso con estos ynfantes de Aragon e de Navarra mudoles los nonbres e e la que fue casada con el ynfante de Aragon ovo nonbre doña Maria e la que fue casada con el ynfante de Navarra ovo nonbre doña Cristina, ansi como vos lo la ystoria contara adelante.

  • 30 J. MATTOSO, ed. cit., p. 133-136.

Aunque este pasaje consiste básicamente en la combinación de algunas referencias del Liber regum e informaciones que la crónica ofrece más adelante al tratar del Cid, la aclaración final, con la que se trata de dar una justificación a los nombres discordantes que presentaban, por un lado, la tradición cronística alfonsí, al hilo del Cantar de mio Cid, y por otro, el Liber regum, no se refleja allí y tampoco se incluye en el Livro de linhagens30.

15Por fin, el texto de la Crónica de 1344 asegura que las informaciones que ofrece van de acuerdo con una crónica del monasterio de Cardeña, e introduce una alusión a la creencia en el origen ilegítimo del Cid, dando paso a la narración sobre el nacimiento del hermano bastardo del héroe, Fernán Díaz, de acuerdo con la Crónica de Castilla:

  • 31 om. M; era ed. Cintra.
  • 32  cuydava M; cuydam ed. Cintra.
  • 33  A partir de aquí, igual que la Crónica de Castilla: L. F. L. CINTRA, ed. cit., p. 480; R. LORENZO, (...)

E esto como lo fallamos en la coronica de Sant Pedro de Cardeña donde yaze su cuerpo del Çid enterrado ansi lo posimos aqui, para non venir despues en dubda. Agora vos deximos el linaje donde vino Rui Diaz el Çid. E algunos dezian que el Çid era31 de barragana, mas mentian. E la manera por que lo cuydavan32 era esta: Diego Layndez su padre del Çid ante que casase con su madre queremos que sepades por qual razon Diego Layndes enpreño una villana de un fijo en dia de Santiago por fuerça e era casada [...]33.

  • 34  L. F. L. CINTRA, ed. cit., p. CCC; D. CATALÁN, La épica española, p. 331, n. 71.

Esta alusión a una crónica de Cardeña ha llamado la atención de algunos estudiosos, desde que fuera destacada por Cintra. Este autor propuso que la obra que se escondía bajo tal denominación podría ser un texto del Liber regum que don Pedro habría tomado del monasterio de Cardeña, y una interpretación similar es defendida, con nuevos matices, por Diego Catalán34. Ahora bien, cabe replantear este asunto desde la perspectiva de la Genealogía del Cid, texto que puede considerarse en efecto de origen cardeñense, y explorar la posibilidad de que esta alusión se refiera a la redacción original de esta obra, que don Pedro usaría demás en otros momentos.

  • 35  Véase el texto en el Apéndice. Vale la pena notar que tanto el ms. B como el Y (Vat. Lat. 4798), t (...)
  • 36  Por ejemplo, don Rodrigo da como único hijo de Fernán Rodríguez a Pedro Fernández (Historia gothic (...)
  • 37  Juan de Velorado insertó, a partir de la Genealogía, una aclaración en el texto de la Crónica de C (...)

16La Genealogía del Cid, en el capítulo cuarto, presenta la misma estrategia que los textos de don Pedro al reconstruir el linaje del héroe: incluye a Vermudo Laínez entre los hijos de Laín Calvo (eliminando aquí a Diego Laínez y manteniendo un texto más fiel al de su fuente en este paso, la Crónica de Castilla) y explicita la doble ascendencia del Cid respecto de dos de sus hijos (Fernán Laínez, el mayor, y Vermudo Laínez, el menor)35. Junto a ello, y al igual que las obras de don Pedro, recupera la descendencia de estos dos individuos, valiéndose a un tiempo de la Historia gothica (como evidencia el nombre de Egilion dado a doña Elo) y del Liber regum, ya que no todos los detalles genealógicos que aquí se recogen se encuentran en la obra de don Rodrigo36. Y frente a todos los textos anteriores, y en consonancia con Pedro de Barcelos, se resalta el hecho de que el Cid procede tanto por línea paterna como materna del linaje de Laín Calvo. Aunque no hay duda de que don Pedro tuvo a la vista en este paso el Liber regum (pues incluye, por ejemplo, el nombre de Elo de acuerdo con este texto, no el de Egilion de la Genealogía), los rasgos comunes que comparte con este último texto apuntan a que la crónica de Cardeña que se cita en la Crónica de 1344 corresponde en efecto a una pieza similar a la Genealogía del Cid. Es más, mientras que el Liber regum ofrece combinados los linajes de Fernán Laínez y de Vermudo Laínez, tanto don Pedro como la Genealogía presentan primero el del mayor y a continuación el de Vermudo, para exponer con mayor claridad la unión entre estas dos líneas37.

  • 38  Sobre el motivo de la bastardía del Cid, véase el completo estudio de S. G. ARMISTEAD, “Dos tradic (...)
  • 39  J. MATTOSSO, ed. cit., p. 136. Aunque la Genealogía no incluye a los reyes de Inglaterra, en el li (...)

17Es más, tanto la Crónica de 1344 como la Genealogía del Cid recogen, tras exponer el linaje del Cid, una alusión a su supuesto origen bastardo, que da pie a la inclusión del pasaje (o alusión al mismo) de la Crónica de Castilla al respecto, que trata de Fernán Díaz, hijo de Diego Laínez antes de su matrimonio con Teresa Núñez. Se indica en la primera obra: “E algunos dezian que el Çid era de barragana, mas mentían”. Y en la Genealogía: “E por que algunos que no han leido la cronica del Cid, piensan que este don Diego Laynez ovo al Cid Ruydiaz en una molinera, sepan que no es assi”. Aunque la mención a la “molinera” podría corresponder a una actualización de la Genealogía en una fecha indeterminada antes de la impresión del texto en 1512, la inclusión de un comentario análogo en ambas obras, en el mismo pasaje en que se producen otras similitudes, no deja de ser significativa, y afianza la relación entre ellas38. Por fin, al término del título sobre el Cid en el Livro de linhagens, se incluye una referencia a cómo a través de los hijos de doña Elvira y el infante de Navarra, el linaje del Cid alcanza a los reyes de España, Francia e Inglaterra, comentario que corresponde al contenido de la Genealogía y que parece delatar el conocimiento de un texto similar a ella: “E dona Elvira casou com el rei dom Ramiro de Navarra como se mostra no titulo V, dos reis de Navarra, parrafo 2º, e houvierom filhos e geeraçom, em tal maneira que quantos reis ha hoje em Espanha e em França e em Ingraterra, todos vem del, e em outros reinos mais longe”39.

  • 40  La Genealogía no incluye en todo caso el pasaje sobre el cambio de los nombres de las hijas del Ci (...)

18En suma, pese a que don Pedro tuvo a la vista directamente el texto del Liber regum al elaborar el linaje del Cid, el cúmulo de rasgos comunes que su versión del mismo presenta con la Genealogía hace que resulte poco probable que no exista una conexión con ella, obviamente a través de una redacción anterior a la impresa. Por otro lado, la comparación evidencia que este último texto no pudo haberse inspirado en el autor portugués, ya que se mantiene más fiel al diseño de la Crónica de Castilla, una de las fuentes de todos ellos. Además, la alusión al final del título sobre el Cid en el Livro de linhagens a su vinculación con las casas reales de España y Francia parece delatar el conocimiento de un texto similar a la Genealogía. Por fin, la presencia en la Crónica de 1344 de una referencia expresa a una crónica del monasterio de Cardeña, que sirve para dar autoridad a la versión que presenta sobre el linaje del héroe, viene a confirmar la relación entre estas obras, ya que, como hemos visto, todo apunta a que la Genealogía remonta a un texto producido en Cardeña40. A continuación me detengo en otros pasajes en los que se produce una clara sintonía entre estos textos, si bien don Pedro no alude ya a esa fuente cardeñense.

3.2. Jueces de Castilla

19Aunque en la Crónica de 1344, don Pedro reproduce básicamente el relato de la elección de los Jueces de Castilla que le ofrecía la traducción gallega de la Versión amplificada de la Estoria de España, la versión del Livro de linhagens presenta diversas singularidades, sobre las que ha llamado la atención agudamente Maria do Rosário Ferreira41. Por un lado, el Livro precisa la elección de los Jueces bajo el rey Ordoño, después de que este hubiera asesinado traicioneramente a los condes castellanos. Por otro, indentifica a tal rey con Ordoño III (no Ordoño II, como todos los textos anteriores), localizando en ese momento la ruptura histórica que dicho episodio representa. A pesar de que esta última innovación se debe seguramente a don Pedro, por las razones que Ferreira ha señalado, que tienen que ver en especial con el deseo de situar esta quiebra en el poder leonés después de Ramiro II, quien ocupa una posición fundacional para la aristocracia portuguesa, la localización exclusiva del episodio de los Jueces bajo un rey Ordoño no parece que sea invención suya.

  • 42  R. JIMÉNEZ DE RADA, Historia gothica, IV.xxiii y V.i; ver G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 201 (...)
  • 43  Véase el texto en el Apéndice, capítulos 1 y 2.
  • 44  En todo caso, el epígrafe del capítulo primero sí identifica a este rey como “Ordoño de Leon, segu (...)
  • 45  R. LORENZO, ed. cit., 1, p. 74; L. F. L. CINTRA, ed. cit., 2, p. 474-475; J. MATTOSSO, ed. cit., p (...)

20El primer autor en señalar una relación causal entre la elección de los Jueces y el asesinato de los condes castellanos es Rodrigo Jiménez de Rada, quien en todo caso sitúa la elección bajo el reinado de Fruela II, siguiendo a Lucas de Tuy42. La versión de don Rodrigo pasa a las diversas redacciones de la Estoria de España y a sus derivados, entre ellos la Crónica de 1344. El único texto de que tengo noticia que localiza la elección con referencia exclusiva a Ordoño es la Genealogía del Cid, que pese a que se basa en la Historia gothica de don Rodrigo, sitúa el hecho después de narrar el asesinato de los condes castellanos llevado a cabo por él, sin mencionar a ningún otro rey leonés43. Es más, puesto que en la Genealogía la mención de Ordoño se encuentra descontextualizada, en el sentido de que no forma parte de una secuencia de reyes leonenes, ello podría haber propiciado la identificación de este rey con Ordoño III que ofrece Pedro de Barcelos44. De este modo, y al igual que sucede con el linaje del Cid, este autor hubo de servirse de un texto de la Genealogía anterior al impreso por Juan de Velorado, que puede identificarse con esa crónica de Cardeña por él mencionada. Con todo, a menos que aceptemos que ese texto anterior de la Genealogía era algo más completo que el impreso, la inclusión de los nombres de los condes castellanos en el Livro, ausentes en él, apunta a que el autor portugués mejoró dicho modelo sirviéndose de la Versión amplificada, que sí los recoge45.

  • 46  “Nunnum Rasoiram de Cathalonia”, LUCAS DE TUY, Chronicon mvndi, Emma FALQUE (ed.), Turnhout: Brepo (...)
  • 47  Texto portugués: “E diz dom Lucas de Tuy que este Nuno Belchidez que fora natural de Colhonha” (L. (...)
  • 48  Véase Apéndice, capítulo primero de la Genealogía. Estos otros detalles no están presentes en las (...)

21Al margen de la elección de los Jueces, quisiera señalar una variante que se produce en la Crónica de 1344 al tratar de Nuño Belchides, padre de uno de ellos, de Nuño Rasura. El nombre de este personaje figura en la Chronica Naierensis, y tras ella en el Liber regum, de donde pasa a la Historia gothica de don Rodrigo. A partir de una precisión de Lucas de Tuy, que aseguraba que Nuño Rasura procedía de Cataluña, recogida en la Estoria de España, el autor de la Versión amplificada de dicha obra atribuyó este origen a su padre, Nuño Belchides, y a partir de ahí tal variante figura en los derivados de este texto46. Sin embargo, la Crónica de 1344, que se basa en la traducción gallega de dicha versión, asegura que Nuño Belchides era natural de Colonia: “e dize don Lucas de Tuy que este Nuño Belendez que fuera natural de Colhoña” (M, fol. 79r)47. Pues bien, tal es el origen que presenta para el mismo personaje la Genealogía del Cid, al que se define como “natural de la ciudad de Colonia”, y a propósito de quien se inventa su peregrinación a Santiago, su encuentro con Diego de Burgos y su enlace con la hija de este, del que proceden Nuño Rasura y Gustios González48.

  • 49  Me refiero, por ejemplo, a la peregrinación a Santiago de un conde lombardo en el Poema de Fernán (...)
  • 50  Debe notarse, en fin, que las invenciones de la Genealogía sobre Nuño Belchides se hacen presentes (...)

22La precisión de que Nuño Belchides procedía de Colonia ha de estar hecha a la vista de la Versión amplificada, que lo situaba en Cataluña, pues es una derivación evidente de la forma de este nombre, y la presencia de tal variante común tanto en la Crónica de 1344 como en la Genealogía del Cid obliga a postular algún tipo de relación entre ambos textos, pues no es verosímil que se hubiera producido de forma independiente. La duda estriba en decidir si dicha variante es el producto de un simple error, introducido en la obra de don Pedro, que después se habría aprovechado en la Genealogía del Cid, o si se trata de una modificación consciente, a la vista de la Versión amplificada, producida en el marco de la creación de la genealogía cidiana, que sería aquí también la fuente de la información de don Pedro. Aunque no hay argumentos intrínsecos que permitan resolver esta disyuntiva, el hecho de que nos encontremos ante una lectura que ha de remontar al original de la Crónica de 1344 (lo que no favorece que se trate de un error) y la presencia de otros rasgos compartidos entre la Genealogía del Cid y las obras de don Pedro cuyo origen no puede estar en las segundas apuntan a que corresponde a un detalle que remonta en efecto a la genealogía cidiana, y que en la versión original de este texto ya se encontraba la invención de otros datos sobre Nuño Belchides, que se sirven por lo demás de motivos presentes en otros relatos conocidos en Cardeña o producidos allí49. Esto significaría que en la reacción original de la Genealogía alcanzó a manejarse también un texto de la Versión amplificada (¿quizá difundido en una forma similar al de la traducción gallega de este texto, junto a la Crónica de Castilla?), al menos para la parte que trata de esta materia50.

3.3. El linaje de Mudarra González

  • 51  Julio ESCALONA MONGE, “Épica, crónicas y genealogías: en torno a la historicidad de la leyenda de (...)
  • 52  Mª R. FERREIRA, “D. Pedro de Barcelos e a representação do passado ibérico”, p. 84.
  • 53  Véase el texto en el Apéndice.

23Al margen de las numerosas novedades que frente a su fuente, la Versión amplificada, se incluyen en la Crónica de 1344 al tratar de los Infantes de Lara, Pedro de Barcelos dedicó el Título X del Livro de linhagens a la exposición del linaje de la familia Lara, cuyo origen sitúa en Mudarra Gonzalez, vengador de la muerte por traición de los Infantes. Este uso genealógico de la leyenda ha sido estudiado últimamente por Julio Escalona y Maria do Rosário Ferreira, quienes han puesto de manifiesto sus rasgos más destacados51. Tales rasgos se resumen en dos aspectos fundamentales: señalar a Gustios González como el padre de Gonzalo Gustios, padre a su vez de los Infantes y de Mudarra, y hacer descender el linaje de los Lara de Mudarra González, lo que tiene como consecuencia, en palabras de Ferreira, una “profunda alteração de enfoque narrativo relativamente a todosos restantes testemunhos, anteriores ou posteriores, da lenda”52. Ambos rasgos, junto a otras coincidencias significativas, se encuentran nuevamente también en la Genealogía del Cid, en el capítulo tercero, que trata del mismo asunto53.

24Señalaré, en primer lugar, algunas de las diferencias entre ambos textos. De los dos, es mucho más amplio y más preciso el de don Pedro, y no parece haber duda de que este autor ha introducido correcciones o ampliado la materia allí donde lo estimó oportuno, tanto al recoger hechos legendarios como al detallar el linaje de los Lara. Así, explica que Gustios González es el mismo que muere en la batalla que enfrentó a Fernán González con Almanzor, al hilo del relato del Poema de Fernán González y de la Versión amplificada. Presenta un resumen más desarrollado de la leyenda de los Infantes de Lara frente al que figura en la Genealogía, y ambos contienen detalles a veces divergentes, en los que don Pedro se encuentra más cerca del relato de la Versión amplificada o del relato poético por él conocido (hasta donde puede precisarse esto último). Por fin, ofrece una reconstrucción del linaje de los Lara mucho más detallada que la de la Genealogía, donde apenas se señalan unos pocos nombres, lo que muestra a las claras la muy distinta orientación de estas obras. Pese a ello, hay una serie de coincidencias textuales que, sumadas a los rasgos singulares de ambas piezas, exigen pensar que hay una estrecha conexión entre ellas. Puesto que las modificaciones que he mencionado no parecerían justificarse en el marco de la Genealogía del Cid y puesto que en ella no se reflejan rasgos que sin duda pueden atribuirse a don Pedro, cabe concluir que una redacción de la Genealogía anterior al impreso fue aprovechada por don Pedro también en este paso.

  • 54  J. MATTOSSO, ed. cit., p. 148.
  • 55  R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 284 (sobre este personaje, véase Índice, (...)

25Algún rasgo es compartido además, no con el Livro de linhagens, sino con la Crónica de 1344. Así, la Genealogía afirma que Gonzalo Gustios “hovo un hijo en la infanta mora hermana del rey Almançor, que hovo nombre don Mudarra Gonzalez”. El Livro contiene un pasaje con alguna reminiscencia del anterior, aunque se asegura aquí que se trata de una prima de Almanzor: “E Almançor, com doo que houve dele [de Gonzalo Gustios], enviou-lhe ũa sa prima mui fermosa e muito entendida, que era moura, que o confortasse no carcer u jazia. E em confortando-o ela, jouve ele com ela, e emprenhou-a de ũu filho que houve nome Mudarra Gonçalvez”54. Sin embargo, en la Crónica de 1344, la madre de Mudarra queda caracterizada como hermana de Almanzor: “Almançor mando llamar una infante, su hermana, que era muy fermosa e muy manceba”55.

  • 56  J. MATTOSSO, ed. cit., p. 148.
  • 57  R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 243 y 313, respectivamente. Ver también (...)
  • 58  Una muerte similar figura en las obras de Diego Rodríguez de Almela, a fines del siglo XV, quien o (...)
  • 59  J. MATTOSSO, ed. cit., p. 150.

26En otros casos, junto a detalles discordantes, encontramos algunas correspondencias textuales. El Livro de linhagens dice que Mudarra “quimou a aleivosa de dona Lambra, molher de Rui Vaasquez, per que lhe este mal veera”56. La Genealogía afirma que murió apedreada: “E hizo [Mudarra] apedrear a doña Lambra su muger porque rebolvio todo el mal”. La primera de las muertes es la más común en los textos, siendo la que figura, por ejemplo, en la Versión amplificada y la que se sugiere en la propia Crónica de 134457. La de la Genealogía corresponde a una variante menos difundida, y pudo haber sido modificada por don Pedro a la luz de los otros relatos que manejaba58. Además, aunque don Pedro da muchos más detalles linajísticos a propósito de los Lara de los que ofrece la Genealogía, los elementos de esta se mantienen, a veces con una clara cercanía textual. Es el caso de Diego Ordóñez (en el Livro García Ordóñez), a quien la Genealogía se refiere de la siguiente forma: “Don Ordoño de Lara, padre que fue del conde don Diego Ordoñez de Lara, el que hizo campo con los tres hijos de don Arias Gonzalo en el cerco de Zamora sobre la muerte del rey don Sancho su señor, que mato el traydor de Vellido Dolfos, e los mato ende”. Y a quien el Livro de linhagens menciona con las siguientes palabras: “E o conde dom Hordonho, irmão deste conde dom Num’Alvarez jouve com ũa sa irmãa per força, e fez en ela dom Garcia Ordonhez, o que lidiou o reto de Çamora pela morte d’el rei dom Sancho”59.

  • 60  La Estoria de España se refiere a Gonzalo Gustios como “de Salas” (R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda d (...)
  • 61  R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 279. La especificación de que Gonzalo Gu (...)
  • 62  «Et diremos de los siet infantes de Salas –et otros les dizen de Lara- de cómo fueron traídos et m (...)

27Pedro de Barcelos coincide también con la Genealogía en una caracterización de Gonzalo Gustios que permite en última instancia la vinculación de la leyenda con la familia Lara. Así, el texto de la Genealogía convierte al padre de los Infantes en “Gonçalo Gustioz de Lara”, refiriéndose a la madre como “Sancha de Salas”, y desarrolla esa ascendencia paterna, sobre la base de que es del padre de quien desciende el héroe vengador, Mudarra60. Aunque no encontramos explícitamente esta caracterización en el Livro de linhagens, siendo en todo caso la base de la construcción genealógica que allí se ofrece, sí se hace presente en la Crónica de 1344, a través de unas palabras que el texto atribuye al propio Gonzalo Gustios, cuando Almanzor le presenta las cabezas de sus hijos para que las reconozca: “Si son de Castiella, conosçer las he; e si son del alfoz de Lara, otrosi bien las conosçere, ca serán de mi linaje”61. Aunque es difícil saber si estas precisiones fueron inventadas en el marco de la creación del texto genealógico cardeñense, cabe señalar que concuerdan con una tradición que tendía a resaltar la línea paterna, explorando la ascendencia de Gonzalo Gustios, de acuerdo al parecer con unos criterios agnáticos, y que ya desde un momento temprano, como permite apreciar la Versión amplificada, existía una vacilación en la identificación de sus hijos como infantes de Lara o de Salas62.

  • 63  Como la invención de la esposa de Gustios González, “dona Hurtiga Ramirez”, o el que Mudarra casar (...)
  • 64  Me refiero sobre todo a la ubicación de la muerte de los Infantes en Araviana y a la forma de la m (...)
  • 65  Ello no significa necesariamente que careciera de tradiciones anteriores, sobre las que reflexiona (...)

28Los rasgos generales que singularizan a estos textos, y las coincidencias puntuales entre ellos, apuntan a que ambos están estrechamente vinculados entre sí, y no, por ejemplo, a que se relacionen de forma independiente con tradiciones previas más o menos vagas. Por otro lado, parece claro, como he señalado, que la Genealogía no pudo tomar el pasaje del Livro de linhages, puesto que no hereda de él ningún rasgo que pueda atribuirse a don Pedro63. Puede, por tanto, concluirse que el capítulo tercero de la Genealogía se corresponde con el punto de partida de la narración de los orígenes de la casa de los Lara ofrecida por don Pedro, y que a partir de él y de una preocupación directamente linajística, este autor añadió o modificó todos los detalles que estimó oportuno, en un Título de gran importancia dentro de su obra, tanto por sus propias relaciones con la familia Lara como por la vinculación de este linaje con la casa real portuguesa, ya señalado en el texto genealógico cidiano. Cuestión aparte es la del origen de este linaje en la redacción primera de la Genealogía del Cid. La presencia en él de rasgos minoritarios dentro del conjunto de la leyenda de los Infantes de Lara sugiere que no tuvo a la vista alguna de las prosificaciones cronísticas, y tal vez que se relaciona con una variante local del relato64. Por otro lado, las grandes lagunas que contiene al referir el linaje de los Lara no avalan la idea de que se base en un texto relacionado directamente con esta familia, sino que más bien apuntan a una elaboración específica dentro del marco de la genealogía cidiana65.

29Por fin, otra huella de este capítulo anterior a 1512 confirma que un texto similar a la Genealogía del Cid existía antes de su impresión, ya que parte del linaje de los Lara que ahí se ofrece es recogido por el autor de las adiciones a la Anacephaleosis de Alfonso de Cartagena, que puede situarse en el entorno del obispo de Burgos, y cuya actividad cabe fechar hacia 1463:

  • 66 Yolanda ESPINOSA FERNÁNDEZ (ed.), “La Anacephaleosis de Alonso de Cartagena: edición, traducción, e (...)

Additio: et ex illis infantibus domus de Salas in Castella insignita es eorum in genere ut credo fuit comes Ordonius de Lara qui fuit tempore Santius maioris de Navarae. A quo Ordonio descendit domus Didacus Ordonii qui tempore Ferdinandi primi Castellae regis et Santii regis fuit qui pugnavit in repto contra Zamoram et occidit tres filios Ariae Gundisalvi. A quo domino Didaco ut credo venit comes Petrus de Lara [...]66.

  • 67  Por otro lado, la pertenencia de Rodríguez de Almela al entorno de Alfonso de Cartagena explica la (...)

Esta adición a la Anacephaleosis guarda una semejanza literal con la Genealogía publicada por Juan de Velorado (y no con el Livro de linhagens), aunque solo se reproduce un breve fragmento. No deja, pues, lugar a la duda sobre la existencia de un texto genealógico anterior al impreso en 1512, y viene a sumar indirectamente un dato más que afianza la idea de que tal obra había sido ya conocida y manejada por Pedro de Barcelos67.

3.4. Nombres regios

  • 68  D. CATALÁN y Mª. S. de ANDRES, ed. cit., p. 197-199. Este capítulo figura también en la refundició (...)
  • 69  Véase Apéndice, al final del capítulo cuarto. En general, sobre este asunto, puede verse Joaquín G (...)

30Tras narrar la invasión musulmana tomando como base la obra de Rasis, la Crónica de 1344 pasa a centrarse en los reinos cristianos del norte de la península, que son presentados a través de unas listas regias, antes de incorporar el relato de la Versión amplificada, que comienza con Ramiro I. Al frente de estas listas, don Pedro sitúa un capítulo que trata de los nombres de los reyes de Castilla y León, indicando el numero de estos que han portado tales nombres y el número total de los mismos, al término de lo cual se ofrece la datación de la crónica68. Nuevamente, un pasaje muy similar a este encontramos en la Genealogía del Cid, en la que antes de consignar los linajes regios vinculados a la descendencia del héroe se incluye una aclaración sobre el nombre y la numeración de los reyes de Castilla y León69. En esta ocasión, el pasaje de la Crónica de 1344 es más breve, ya que se limita a señalar el número de reyes con un determinado nombre, mientras que la Genealogía ofrece una lista de los mismos, que en el caso de los Alfonsos comienza solo con Alfonso V, abuelo de Teresa Núñez, madre del Cid, como se indica en el texto. Con todo, mientras que la Genealogía se centra únicamente en cuatro nombres (Alfonso, Fernando, Sancho y Enrique), Pedro de Barcelos incluye el resto de los usados por la realeza astur-leonesa, en lo que constituye, sin duda, una intervención del autor a la vista de las listas regias que ofrece a continuación. En efecto, la enumeración de la Genealogía tiene una clara orientación castellana, que lleva, por ejemplo, a excluir de la enumeración de reyes que han portado el nombre de Alfonso a todos los anteriores a Alfonso V, por lo que no hay lugar en ella para nombres como Fruela o Ramiro, propios de la monarquía astur-leonesa.

  • 70  “El rey don Sancho primero deste nombre fue el rey don Sancho el Mayor de Navarra, que reyno en Ca (...)
  • 71  D. CATALÁN y Mª S. de ANDRES, ed. cit., p. 197 (introduzco una leve corrección, añadiendo “saluo”, (...)
  • 72  «El rey don Alonso .VII. deste nombre de Castilla e de Leon es el rey don Alonso de Aragon, que fu (...)
  • 73  El ms. M sustituye Alfonso por “Jaymes”, en un claro error, que subsano, junto a alguna otra lectu (...)

31Al margen de la singularidad de este fragmento, para el que no he alcanzado a localizar otros testimonios paralelos, llama la atención que solo se recoja en ambos casos a los reyes leoneses y castellanos, y no, como cabría esperar en la obra de don Pedro, también a los portugueses, solo mencionados de forma genérica al final del capítulo. Ello apunta a que no se trata de una explicación construida en principio por él mismo. Por otro lado, una serie de coincidencias confirma que ha de existir una relación entre los dos textos. Así, la Genealogía incluye en el cómputo de los reyes con el nombre de Sancho, como el primero de ellos, a Sancho el Mayor, en sintonía con el castellanismo del texto, que privilegia a este rey por encima del leonés Sancho I70. En cambio, Pedro de Barcelos excluye expresamente al rey navarro en su cómputo general de todos los reyes de León y Castilla: “saluo el rrei don Sancho de Nauarra el Mayor, que fue señor de Castilla por la rreina doña Eluira su mujer”71. Y aunque da el mismo número de reyes con este nombre que la Genealogía, ello ha de deberse a la inclusión de Sancho I de León. Por otro lado, en cuanto al nombre de Alfonso, la Genealogía, que menciona en último lugar a Alfonso XI, indica que han existido doce, al incluir entre ellos a Alfonso el Batallador72. En cambio, la Crónica de 1344, que termina también con Alfonso XI, da una numeración coincidente con la actual, y rechaza además expresamente la inclusión del rey aragonés: “saluando el rrei don Alonso de Aragon, que fue señor de Castilla por la rreina doña Vrraca su muger, que era ende señor, que non va en esta cuenta”73. Ambas afirmaciones solo parecen cobrar pleno sentido, así pues, a la vista de la Genealogía, que incluye a estos dos reyes.

32En definitiva, tanto el contenido del pasaje, centrado en los reyes de Castilla y de León, como las precisiones de don Pedro, que discuten la inclusión de unos reyes, Sancho el Mayor y Alfonso el Batallador, que justamente se contienen en la Genealogía del Cid, indican que un texto similar a este, en una versión anterior a la impresa, fue conocido y usado en la Crónica de 1344 para la redacción del capítulo sobre los nombres de los reyes.

3.5. Para las fuentes de Pedro de Barcelos

33El cúmulo de rasgos comunes entre las obras de don Pedro y la Genealogía del Cid y la singularidad de los mismos, no compartidos por otros textos que no estén directamente relacionados con ellos, obliga a postular una relación de dependencia, es decir, implica que alguna de estas piezas es fuente de las otras. Como he señalado, tanto el hecho de que esos rasgos singulares se encuentren a veces en las dos obras de don Pedro, pero a veces también solo en una de ellas, como el que la Genealogía no refleje en ningún caso variantes que podemos atribuir indudablemente a Pedro de Barcelos y conserve detalles más cercanos a las fuentes, prueban que fue este autor el que conoció un texto similar a la Genealogía del Cid, no al contrario. Además, dado que los cuatro fragmentos que he analizado se recogen en la Genealogía y teniendo en cuenta la brevedad de esta pieza, lo más razonable es pensar que en los cuatro casos don Pedro se sirvió de este texto, que ofrecía reunida ya esa información, del mismo modo que la encontramos en la Genealogía. Por fin, el hecho de que en uno de los casos en que se producen semejanzas entre estas obras, al tratar del linaje del Cid, don Pedro mencione expresamente en su Crónica de 1344 que ha manejado para ese fragmento una “Corónica de Sant Pedro de Cardeña”, indica que el texto conocido por este autor es el que está en la base del que Juan de Velorado, abad de Cardeña, imprime con el título de Genealogía del Cid en 1512. En este sentido, la Genealogía tiene una historia similar al resto de apéndices publicados por el abad, que aunque fueran actualizados por él, no hacen sino recoger textos propios del monasterio, compuestos con anterioridad en épocas diversas. En el siguiente apartado, me centraré en el contexto de la redacción del texto de la Genealogía conocido por don Pedro y en su historia; aquí quisiera detenerme brevemente en lo que aporta esta fuente para las obras del autor portugués.

  • 74  Un ejemplo: en el pasaje que trata sobre la bastardía del Cid, no es posible saber si el texto car (...)
  • 75  J. MATTOSSO, “As fontes do Nobiliário do Conde D. Pedro”, en id., A nobreza medieval portuguesa: a (...)
  • 76  En cualquier caso, la identificación de esta fuente viene a confirmar las interpretaciones de vari (...)

34Debe señalarse en primer lugar la peculiaridad de nuestro conocimiento de dicha fuente, para la que contamos solo con un testimonio posterior a las obras de don Pedro, que además fue actualizado con informaciones posteriores y que pudo haber sido objeto de otras intervenciones de diverso calado. Ello hace que la comparación entre estos textos y la identificación de las variaciones e innovaciones de don Pedro sean tareas delicadas e inseguras, sobre todo para las cuestiones de detalle, que quizá no admiten una respuesta tajante74. Pero al mismo tiempo, en los cuatro pasajes analizados, no cabe duda de que don Pedro manejó esa fuente de forma bastante libre, aprovechando lo que creía útil o conveniente, y por lo general ampliando o precisando la información que le ofrecía. Con ello, actuaba del mismo modo que con muchas otras de sus fuentes, sobre todo para el Livro de linhagens, cuyo tratamiento ha sido caracterizado por José Mattosso en un clásico trabajo con las siguientes palabras: “Utilização simultânea dos libros de linhagens anteriores, inversões de orden das fontes, identificação dos personagens para melhor acentuar os parentescos, separação de alguns ramos familiares, adição de novas gerações”75. Cambios como estos son los que encontramos en el cotejo efectuado antes: uso paralelo del texto cardeñense y de otras fuentes (ya fuera el Liber regum, ya la Versión amplificada), modificación de nombres de acuerdo con las textos más autorizados (como en el caso de doña Elo), ampliación de la información (en los Infantes de Lara), o ajuste de los datos a las concepciones ideológicas del autor (como en la identificación de Ordoño con Ordoño III o en las correcciones a propósito sobre los nombres de los reyes de León y Castilla)76.

35En cualquier caso, el texto cardeñense no deja de ser una fuente menor, como no podía ser de otra forma, dada su brevedad. En la Crónica de 1344 se tuvo en cuenta para el linaje del Cid, compartido en sus rasgos fundamentales con el Livro de linhagens, para algún detalle sobre Nuño Belchides, y para el capítulo sobre los nombres de los reyes. En este último caso, don Pedro parece haberse inspirado no sólo en el texto, sino también en su posición estructural, pues tal capítulo precede a la enumeración de reyes leoneses y castellanos, de modo análogo a como se encuentra en la Genealogía, antecediendo a los diversos linajes regios. Algo más de importancia tuvo esta fuente en el Livro de linhagens. No solo porque es la base de algunos pasajes de la materia de los Títulos VIII y X, y de la versión que don Pedro ofrece sobre el origen de los Jueces de Castilla, sino porque puede haber servido de inspiración de forma más general para algunos rasgos importantes de esta obra. En particular, resulta notable que en el texto cardeñense el peso de la construcción genealógica recae sobre los orígenes, bien sea en los Jueces de Castilla (o en la generación anterior a ellos), bien en el Cid o en Mudarra. La descendencia posterior tiene relevancia en la medida en que se encuentra ligada con ellos. Esta atención por los orígenes puede haber contribuido, junto a otros textos y otros motivos, al interés por el mismo asunto que se manifiesta en el Livro, e incluso puede haber servido de modelo para la construcción de un núcleo fundacional para la aristocracia, que en la genealogía cardeñense viene representado por los Jueces de Castilla y sus inmediatos antecesores, reuniendo en ellos el germen de los condes de Castilla, de los Infantes de Lara y del Cid. De este modo, esta fuente no solo completaba en algún aspecto al Liber regum, sino que podría haber sugerido la idea de unir a diversos linajes en un momento fundacional de la historia, que don Pedro localizará en el rey Ramiro.

  • 77  Ver J. MATTOSSO, art. cit., p. 68-71.
  • 78  Espero tratar del linaje de los Lara en un trabajo destinado a un libro colectivo sobre las narrat (...)

36Por último, el texto cardeñense afecta a las consideraciones sobre alguna de las fuentes en las que se habría basado don Pedro para los linajes castellanos. Me refiero, concretamente, al caso de los Lara. Desde Cintra, se acepta por lo general que don Pedro pudo tener acceso a un material genealógico básicamente similar al que ofrece en el Título X, con la concatenación de elementos literarios (leyenda de los Infantes de Lara), históricos y propiamente linajísticos que allí comparecen77. La identificación del texto cardeñense como la fuente de la primera parte de ese Título permite replantear esta cuestión, e invita a pensar que don Pedro trabajó sobre un corpus más heterogéneo (que incluía la pieza cardeñense, una genealogía de los Lara y otros materiales históricos), y que la presentación que encontramos en el Livro de linhagens es en gran medida obra suya. No quiere esto decir que algunos de esos materiales no le hubieran llegado directamente por vía de la familia Lara, con la que le unían lazos bien documentados, ni que la concepción mítica de su linaje fuera ajena a ella, pero la disparidad de fuentes que evidencia el uso del texto cardeñense apunta, como he señalado, a que la síntesis que se ofrece en el Livro carecía de antecedentes en su diseño. Esta cuestión, que exige una revisión también de los elementos históricos presentes en este Título, en la Crónica de 1344 y en otras obras cronísticas, debe ser objeto de un tratamiento específico, que desborda los límites de este trabajo, pero los rasgos señalados sugieren que en Castilla no existía nada similar a su proyecto linajístico, más allá del Liber regum y de la genealogía cardeñense, textos, con todo, muy diferentes78.

4. Cardeña y la Genealogía del Cid

37Como hemos visto, la relación entre las obras de Pedro de Barcelos y la Genealogía del Cid implica que la redacción original de este último texto es anterior a mediados del siglo XIV, es decir, al momento de composición de las obras de don Pedro. Además, las coincidencias entre los textos permiten fijar con meridiana seguridad los rasgos ya presentes en esa redacción original e invitan a ampliar el análisis de esta cuestión, atendiendo en particular a las fuentes de dicho texto primitivo y a las propias características del testimonio conservado. En este apartado me propongo, pues, ofrecer algunas consideraciones sobre el texto, el contexto y el significado de la pieza conocida por don Pedro. Pero antes de entrar en tales asuntos señalaré brevemente las características más destacadas de la actualización posterior de la misma, identificando alguna de sus fuentes y tratando de precisar hasta donde sea posible el modo como se llevó a cabo.

  • 79  Por ejemplo, es muy posible que la precisión, a propósito de Nuño Belchides, de que “descendia del (...)

38A juzgar por el examen de esta pieza, la actualización de la Genealogía del Cid parece haberse limitado a completar la información del texto primitivo con el añadido de los reyes posteriores al mismo hasta la época de su impresión, tanto en la lista de nombres regios como en los capítulos genealógicos, además de la inclusión de algunos pormenores de más difícil localización. La dependencia del texto impreso respecto de otro anterior parece clara, además de lo ya señalado, por ciertos aspectos, que evidencian que el autor de la revisión se basó sustancialmente en el modelo ya fijado con anterioridad. Así, es significativo que en el capítulo de nombres regios se incluyan solo los de Alfonso, Fernando, Sancho y Enrique, y no, por ejemplo, el de Juan, que una lista como esta no podría dejar fuera de haberse compuesto en el siglo XV o principios del XVI. Es más, al actualizar el texto, se añadieron los nombres de Enrique II, Enrique III y Enrique IV, pero no se creó una lista para los de nombre Juan, dejando fuera a los dos reyes de este nombre, lo que muestra que quien llevó a cabo la revisión se atuvo al diseño del original. Con todo, no hay duda de que en la revisión se intervino también en otros detalles, al margen de la actualización, aunque estos parecen haber sido cualitativamente menores79. Como sea, las innovaciones más importantes se encuentran en las genealogías regias, que fueron completadas hasta fechas cercanas a la de la impresión, y en las que encontramos dos rasgos notables, al margen de la nueva información: por un lado, la inserción en ellos de dos linajes aristocráticos (el de la Casa de Medinaceli y el de la familia Enríquez), y por otro, el espacio concedido a los descendientes de Carlos de Anjou en los reinos de Sicilia y Hungría.

  • 80  No he conseguido, en todo caso, localizar la fuente de estos pasajes.

39El linaje de Carlos de Anjou, que se cierra tras la muerte de Juana de Anjou (en 1382), mencionando a Luis de Anjou (muerto en 1384), parece depender de un interés específico por el reino de Sicilia, que se justificaría por la soberanía aragonesa sobre este territorio en el momento de la impresión, como se recuerda en el texto en diversos momentos al hablar de Fernando el Católico, llamado rey “de Aragon e de Cecilia” (fols. 109v y 110v), y de la propia Isabel, “reyna de Castilla, de Leon, de Granada, de Aragon e de Cecilia” (fol. 110v). Es posible que el linaje de los sucesores de Carlos de Anjou figurara junto a la fuente de la que se toma la actualización de los reyes de Francia, pues se incluye dentro de ella, pero su inclusión solo parece explicarse desde la perspectiva de la soberanía aragonesa de Sicilia, y también del enlace entre Fernando e Isabel80.

  • 81  Diego de VALERA, Crónica abreviada de España, Sevilla: Alonso del Puerto, 1482, cap. 117. Lamento (...)

40Destaca, por otro lado, la inclusión de dos linajes aristocráticos. Uno de ellos, referente a la Casa de Medinaceli, supone una larga adición que ocupa los títulos VII-XV de la genealogía de los reyes de Castilla, arrancando en el reinado de Alfonso X y alcanzando hasta Luis de la Cerda, en el último cuarto del siglo XV. Este linaje está tomado en bloque y literalmente de la Crónica abreviada de España de Diego de Valera, publicada en 1482, que incluye un capítulo sobre la misma materia, junto a una serie de adiciones sobre el linaje de la Cerda, sin duda por su propia vinculación con la Casa de Medinaceli81. Es muy probable que la crónica de Valera sea la fuente también de otras actualizaciones en la genealogía de los reyes castellanos, aunque en ningún caso coincide con los pasajes que he analizado anteriormente, es decir, aquellos que comparten las obras de don Pedro y la Genealogía. El uso de Valera implica que la actualización hubo de llevarse a cabo al menos con posterioridad a 1482, y por el breve espacio entre esa fecha y la de la impresión del texto en 1512, todo apunta a que se realizó con ocasión de esta. En los títulos XX-XXI de la genealogía de los reyes de Castilla, tras mencionar, de forma incompleta la descendencia de Alfonso XI, se incluye el linaje de los Enríquez, comenzando con don Fadrique, hijo bastardo de Alfonso XI, y centrándose en el hijo de aquel, Alfonso Enríquez, de cuyos hijos y sus matrimonios se ofrece a su vez una completa y precisa relación.

  • 82  Escasa es la información que ofrece F. BERGANZA, op. cit., centrada sobre todo en los abades del m (...)

41No están muy claras las razones de la inclusión de ambos linajes. Es posible que el segundo se recoja al estar relacionado con Fernando el Católico, ya que Juana, la hija de Fadrique Enríquez, primogénito de Alfonso Enríquez, era su madre. Con todo, la genealogía no la menciona, ni al tratar de los Enríquez, cuyo linaje se cierra en la generación anterior, ni al tratar del propio Fernando dentro del linaje de los reyes de Aragón, donde no se alude a la madre. No hay datos tampoco que permitan dar una razón para la inserción de la Casa de Medinaceli, más incluso en este caso, en el que ello se efectuó a través de una obra impresa y de bastante difusión. ¿Se buscaba así la protección o el favor de ambas familias, o se reconocía una relación con el monasterio establecida ya con anterioridad a la fecha del impreso? Conocemos mal la historia de Cardeña a lo largo del siglo XV y sus lazos con la nobleza, y en esta situación no me es posible aventurar una respuesta82.

  • 83  Véanse, en todo caso, las reflexiones de Ó. MARTÍN, art. cit.

42En cuanto a los linajes regios, se observan una serie de errores que parece apuntar a una cierta improvisación en la actualización, hecha probablemente con los materiales que se tenían a mano. Así, por ejemplo, se deja sin completar el linaje de los reyes de Navarra, porque “no se hallo escriptura para escrevir mas dellos” (fol. 106r). Pero sorprenden más los errores, que afectan muy en especial al linaje de los reyes de Aragón, con equivocaciones tan graves que hablan de una cultura histórica bastante precaria. No solo se incurre en un muy deficiente empalme entre la época de Jaime I y sus sucesores, sino que incluso para una época más reciente se llega a afirmar que Alfonso V era el padre de Juan II de Navarra (fol. 110v). Y aunque el linaje de los reyes de Portugal es correcto para el siglo XV, en el siglo anterior se incluye un rey inexistente. En fin, el muy diferente tenor entre la sección inicial de las genealogías, que como señalo adelante parece haber llegado hasta donde lo hacían sus fuentes, es decir, hasta mediados del siglo XIII, y su continuación, bastante precaria y heterogénea, se corresponde entonces con su redacción en dos momentos distintos. Y las características de la actualización hacen que su significado resulte impreciso o ambiguo, más allá del evidente engrandecimiento que para el héroe, y por extensión para el monasterio, significaba su vinculación con ese conjunto de linajes regios y aristocráticos83.

  • 84  R. LORENZO, ed. cit., p. 692.
  • 85  Por otro lado, la nota sobre Fernando IV en el listado de reyes está estrechamente emparentada con (...)

43Me centraré en lo que resta en la redacción primera de la genealogía cidiana. Como he avanzado, y como indican la comparación con las obras de don Pedro y la continuidad en el uso de las fuentes, el texto original se correspondería a grandes rasgos con el impreso, sin las actualizaciones de este. Todo apunta a que los linajes regios alcanzaban solamente hasta el momento en que cesaban las informaciones contenidas en las obras manejadas para su composición. Así, el linaje de los reyes de Navarra, tomado de la Historia gothica (V.xxiv), se detiene en el punto en que lo hace esta obra. En otros casos, se produce un corte en la reconstrucción de los linajes justamente en el siglo XIII, que parece el fruto de un mal empalme entre el texto primitivo y su continuación. Así, el linaje de los reyes de Aragón habla de Jaime I y del infante Alfonso, de acuerdo con la Historia gothica (VI.v), pero a continuación se convierte a Alfonso en heredero y en padre de Jaime II. Un corte similar encontramos en el caso de los reyes de Francia, por el que se identifica a Felipe III con Felipe IV. Aunque no hay errores de este tipo en el caso de los reyes de Castilla, se diría que el texto original llegaba al menos hasta Alfonso X, ya que el pasaje que trata de su relación con doña Mayor Guillén de Guzmán está tomado de la Crónica de Castilla84, e incluye una precisión sobre su esposa Violante que podría ser propia de este texto (“doña Josela, que otros llaman doña Violante”, fol. 107r). Es de notar, además, que se introduce en este punto el linaje de la Casa de Medinaceli, quizá propiciado por el cierre del texto original tratando de Alfonso X85. Por fin, el linaje de los reyes de Portugal llegaba probablemente hasta Alfonso III, casado con la hija de Alfonso X y Mayor Guillén de Guzmán, datos contenidos en la Crónica de Castilla, y quizá hasta su hijo, pues después de él se produce un error en este linaje. Los aspectos señalados sugieren, entonces, que las genealogías regias del texto original se limitaron, salvo alguna excepción, a incorporar la información de las fuentes disponibles, sin introducir nuevos datos, lo que invita a pensar que el mayor interés estribaba en señalar su conexión con el Cid.

  • 86  Esto significa también que ya en la primera mitad del siglo XIV existía una copia de la Crónica de (...)
  • 87  Como señala Charles B. FAULHABER, Medieval Manuscripts in the Library of the Hispanic Society of A (...)

44Una de las fuentes del texto, la Crónica de Castilla, compuesta entre fines del siglo XIII y comienzos del XIV, y la utilización del texto por parte de Pedro de Barcelos permiten acotar la fecha de su creación a la primera mitad del siglo XIV86. Dentro de este arco, quizá podría conectarse la composición de este texto con otras iniciativas dentro del monasterio de Cardeña encaminadas a fijar algunas de sus tradiciones. Así, en 1327, al final de la copia de un Breviario, se incluyen diversos textos relacionados con el pasado del cenobio, entre los que se encuentra la primera lista conocida sobre los personajes allí enterrados, en la que el Cid y su entorno tienen un protagonismo destacado. Es el año también en que parece haberse copiado el antígrafo del manuscrito conservado del Libro de memorias y aniversarios del monasterio, de la segunda mitad del siglo XIV, pues la última fecha mencionada por la mano original de esta copia se refiere a dicho año87. Ambas producciones, que identifican un momento de especial interés por la memoria del monasterio y por sus tradiciones, orientan la fecha de redacción del texto original de la genealogía cidiana hacia esos mismos años, aunque se trata solamente de un indicio, pues no hay otros argumentos que permitan confirmarlo.

  • 88  F. BERGANZA, op. cit., p. 187.
  • 89 Ibidem, p. 188. Nótese la referencia en ambos documentos a los personajes enterrados en el monaster (...)

45Por lo demás, algunos documentos de esta época publicados por Francisco de Berganza permiten conocer un poco la situación del monasterio, su relación con Alfonso XI y los intentos por conseguir el favor del rey y adquirir ciertos privilegios, como la exención de impuestos, en cuyo marco la redacción de esta pieza genealógica vendría a dar consistencia a tales aspiraciones. En 1326, habiendo sido informado de las dificultades económicas, ciertas o fingidas, del monasterio, Alfonso XI otorga un privilegio para que no se cobrase un tributo anual a Cardeña, en atención a las reliquias que custodiaba: “E yo por honra de los Reyes onde yo vengo, e del Cid Ruy Diaz, e de otras personas honradas, que yacen enterradas en el dicho Monesterio […] quitoles para siempre jamas daqui adelante todos los seiscientos maravedís, que el dicho Monesterio me avian de dar cada año, por la mia jantar forera”88. El rey volvió a otorgar este privilegio en 1331, al salir de su minoría. Al año siguiente, confirma la exención del pago del impuesto de “vaso y mula” que debían dar a los adelantados y merinos, “por les fazer bien, e mercet al dicho Abbat, e Convento de Sant Pedro de Cardeña, e por devoción, que tenemos en los Cuerpos Santos, que y yacen en la dicha Eglesia, e por honra de los Reyes, e de los cuerpos del Conde Garci Fernandez, e del Cid Ruy Diaz, que y yacen enterrados”89. Se diría, entonces, que en este contexto de lucha del monasterio por librarse de ciertos impuestos, algunos de los cuales debían satisfacerse a los nobles, los monjes, con el abad don Sancho (hasta c. 1336) y el prior Pedro Pérez, que ordenó la copia de Breviario, a la cabeza, habrían podido desarrollar la conexión del Cid con la monarquía, para implicar a esta más directa y eficazmente en la protección y promoción de Cardeña.

46El texto cardeñense supone la explotación más ambiciosa de la dimensión linajística del Cid, en la línea de la utilización del héroe en el Liber regum y de los versos del Cantar de mio Cid que aseguran que los reyes de España son sus parientes. Se sitúa, además, en la vertiente de esta última obra, que se aparta de la capitalización del Cid dentro de un único linaje regio, ampliando considerablemente ese horizonte para alcanzar a todos los reyes de la península e incluso a los reyes de Francia. Con ello se enfatiza la importancia genealógica del personaje, en consonancia con sus propias hazañas, y se abre el arco de los posibles benefactores del monasterio, que podrían no ser solamente castellanos, ya que a los otros reyes también implicaba la memoria del Campeador. Este ocupa una posición central en el texto, aunque paradójicamente apenas se le dedica contenido narrativo; es más bien una presencia nominal, que articula el resto de elementos que componen esta pieza, tanto de los que la suceden cronológicamente, como de los que la preceden. Sobre los primeros, el texto resalta en todos los casos el personaje femenino que transmite la herencia cidiana a cada uno de los linajes regios, iniciándose estos con dicha generación, que representa por tanto un momento inaugural dentro de ellos. Y tales linajes se organizan en función del grado de proximidad con el Cid: primero los reyes de Navarra, después Alfonso VIII de Castilla, a partir de cuyas hijas la herencia cidiana se extiende a Aragón, Francia y Portugal.

47Pero el texto no solo se ciñe a la reconstrucción de estos parentescos, sino que reformula también la ascendencia del Cid. En este sentido, se plantea como un relato casi autónomo, centrado en Castilla y provisto solo de las referencias imprescindibles ajenas a ella. Frente a las obras anteriores que trataban del linaje del Cid, se completa aquí la creación de una generación anterior a la de los Jueces de Castilla con la invención de una mínima biografía para Nuño Belchides y con la incorporación a esta narrativa del conde Diego de Burgos, cuya hija será dada en matrimonio a don Nuño, y de quienes procede no solo Nuño Rasura sino también Gustios González, lo que permite integrar a este relato de orígenes, con un fuerte componente fundacional, la leyenda de los Infantes de Lara. La breve narración sobre los Jueces de Castilla tiene como punto de referencia la traición de Ordoño II, siguiendo a la Historia gothica de Rodrigo Jiménez de Rada, con la que se abre una historia castellana fuertemente anclada en la leyenda y sin referencia a otros dominios políticos. No se trata aquí, como en el Liber regum, de contestar el mito gótico, y tampoco hay un interés, como en la Historia gothica, por integrar a los Jueces dentro de una historia más amplia, sino que solamente sirven para enunciar la autonomía castellana, y con ella el comienzo de una edad heroica, que integra a los condes castellanos, a los Infantes de Lara y por fin, como culminación de ello, al Cid. En este sentido, la traición de Ordoño tiene su correlato en la que sufren los Infantes de Lara, que supone también una fractura y un nuevo comienzo para dicha familia.

  • 90  En la Crónica de Castilla, la esposa de Laín Calvo recibe el nombre de Elvira Núñez (en la traducc (...)
  • 91  G. MARTÍNEZ DÍEZ, «Tres anales burgaleses medievales», p. 245. Por otro lado, las Mocedades señala (...)
  • 92  Véase la propuesta de C. SMITH, “The Diffusion of the Cid Cult”, p. 48-49, e id., “Cardeña, Last B (...)
  • 93  G. MARTÍNEZ DÍEZ, «Tres anales burgaleses medievales», p. 244. También al señalar de su enlace con (...)

48Respecto de Laín Calvo, definido como “señor de Bivar”, se señála, al hilo de la Crónica de Castilla, su enlace con la hija de Nuño Rasura, que aquí recibe el nombre de doña Vello, “que se llamo assi porque nascio vellosa”, con el que tal vez se intentaba compensar las posibles connotaciones negativas del de su marido90. Vale la pena recordar, sobre este personaje, que ya la memoria de los individuos enterrados en el monasterio de Cardeña escrita en 1327 lo incluye: “otrosi yaze aqui Layn Calvo que fue juez de Castilla donde viene el Çid”91. Por otro lado, se corrige la versión de la Crónica de Castilla (y de las Mocedades de Rodrigo), que hacían descender al Cid del menor de los hijos de Laín Calvo, para establecer un doble entronque con él a partir del Liber regum, incorporando también las generaciones suprimidas en esos dos textos. Y esta corrección, que pretende dignificar los orígenes del héroe, se corresponde al final de este pasaje con la refutación de su bastardía. En la especificación de los enlaces de sus hijas, el autor sigue a la Crónica de Castilla, aunque parece dejar de forma intencionada en silencio su primer matrimonio con los Infantes de Carrión, que no son mencionados en ningún momento. Por otro lado, se consigna expresamente que su hijo, Diego Rodríguez “no dexo generación”, quizá contestando otras versiones distintas al respecto, aunque también, hasta donde podemos saber, de acuerdo con los datos históricos92. Por otro lado, vale la pena notar, que de acuerdo con la Crónica de Castilla, el texto considera que el infante Ramiro fue rey de Navarra, lo que coincide nuevamente con la memoria de 1327, que asegura que en el monasterio estaba enterrado “el rey don Ramir Sanchez de Navarra”93.

  • 94  Epitafio incluido, como he señalado antes, entre los apéndices a la Crónica particular del Cid (fo (...)

49Por fin, uno de los rasgos más notables de este texto es la inclusión de un capítulo sobre los Infantes de Lara, posible a partir de la identificación de Nuño Belchides como el padre de Gustios González. Cabría pensar que con ello el monasterio buscara el favor de la importante familia de los Lara, e incluso que se tuviera presente el entronque de algún miembro de la misma con los descendientes del Cid, algo que en todo caso no se hace explícito. Pero parece más bien que nos encontramos ante una suerte de síntesis de las leyendas heroicas castellanas, que quedan integradas y articuladas en este texto. Se trata de algo comparable a lo que sucede en el epitafio latino del Cid, compuesto probablemente en los años setenta del siglo XIII, donde este personaje pasaba a convertirse en el centro de una cuarta materia, que se unía a la materia antigua, a la artúrica y a la de Francia94. De forma análoga, en el marco de la exposición del linaje del Cid, quedan reunidos los caballeros castellanos en torno a los que se ha gestado una narrativa heroica. En todo caso, el texto cardeñense señala un momento climático en la difusión del mito cidiano, y ofrece un observatorio privilegiado a una de las formas como el monasterio trató de gestionar y capitalizar su vinculación con el héroe.

5. Cierre

50La Genealogía del Cid que aquí he recorrido constituye un texto un tanto heterodoxo desde el punto de vista de la literatura de linajes, ya que no responde a una producción propia de una familia, regia o nobiliaria, mediante la que se trataría de defender y difundir sus derechos, sino que se sitúa en un enclave distinto, con unas implicaciones también un tanto diversas. La localización en Cardeña de esta pieza la liga a las iniciativas del monasterio de promover el culto cidiano, en este caso en particular entre la realeza, señalando los vínculos que unían a las diversas familias regias de la península y de Francia con el héroe. Con ello, continuaba una tradición que remonta al Liber regum y al Cantar de mio Cid, que destaca justamente tales conexiones, con propósitos variados. En especial, parece enlazar con la orientación que el motivo tiene en esta última obra, donde las hazañas del héroe vienen correspondidas y coronadas por su vinculación a través de sus hijas con los infantes de Navarra y Aragón, orientación que el autor habría podido conocer bien a través del propio Cantar, bien de la reformulación de este asunto en la Crónica de Castilla. Como sea, el texto genealógico cardeñense supone la formulación más amplia y sistemática de este aspecto de la leyenda cidiana, otorgándole una posición central en los linajes regios que en él se incluyen. Por lo demás, el texto tiene una fuerte dimensión literaria, o si se prefiere simbólica, al reunir junto al Cid la leyenda de los Infantes de Lara y a los condes de Castilla, situando el origen de todos estos personajes en un momento fundacional, el de la elección de los Jueces y el de la generación anterior a ellos. Con esta síntesis, el texto ofrece la estructura de una historia heroica de Castilla, que queda ligada así desde varios frentes a Cardeña. Por fin, su influencia en las obras de Pedro de Barcelos permite precisar el origen de algunas de las informaciones que allí se recogen e invita a valorar el eco que pudo tener, particularmente en el Livro de linhagens, también desde un punto de vista más amplio.

Apéndice

51Ofrezco a continuación una edición de los cuatro primeros capítulos de la Genealogía del Cid, a partir del ejemplar de la Biblioteca Menéndez Pelayo (del que se puede acceder a una reproducción digital en http://www.bibliotecademenendezpelayo.org/​ ), con el fin de facilitar la consulta de los pasajes a los que me refiero con más detenimiento en el estudio. El resto del texto puede leerse a partir de la mencionada copia digital, o en alguna de las varias ediciones recogidas en la nota 6. Puntúo, restituyo las mayúsculas allí donde es necesario, regularizo u/v de acuerdo con su valor vocálico o consonántico, y transcribo el signo tironiano por “e”.

52[fol. 103r] Siguese un breve tratado de la genealogia del Cid Ruydiaz Campeador, en el qual se declara de donde desciende el Cid Ruy Diaz assi por parte del padre como de la madre, e como descienden de su linaje e sangre los reyes de España e otros reyes e emperadores de la cristiandad e duques e condes e vizcondes e grandes caballeros, assi de España como de otros reynos estranjeros.


   

53Capitulo primero, de como el conde don Diego, que poblo a Burgos, caso una hija suya llamada doña Sula con don Nuño Belchides, un grand cavallero de Alemaña, e hovieron dos hijos que fueron dichos don Nuño Rasura e don Gustios Gonçalez. E de como el rey don Ordoño de Leon, segundo deste nombre, embio a llamar a los condes de Castilla e los hizo degollar.


   

54En el tiempo del rey don Garcia de Leon, hijo del rey don Alonso el Magno de Leon, y del rey don Sancho Abarca de Navarra, el conde don Diego dicho Porcello poblo la cibdad de Burgos e la ennoblescio mucho, en la era de nuevecientos e veynte e dos años, que fue el año de la encarnacion de nuestro señor Jesucristo de ochocientos e ochenta e quatro años. Este conde don Diego descendia de la sangre real de los reyes godos de España, e ocupose mucho en las guerras contra los moros. Estando este noble conde en la cibdad de Burgos, acaescio que vino en romeria a Santiaguo [sic] un gran cavallero de Alemaña, natural dela ciudad de Colonia, el qual venia e descendia del linaje e casa real de los emperadores de Alemaña, e havia nombre don Nuño Belchides. E a la yda e buelta passo por la cibdad de Burgos, e el dicho conde don Diego le hizo mucha honrra. E como vio aquel cavallero que el conde don Diego hazia guerra a los moros por seruir a Dios e su santa fe catholica no quiso bolver a su tierra. E acordo de se quedar en Castilla e ayudar al dicho conde don Diego en la guerra contra los moros. E el conde acatando su virtud e catholico desseo, casole con una su hija, llamada doña Sula. El qual hovo en ella dos hijos que fueron llamados el mayor don Nuño Rasura, el otro don Gustios Gonçalez, de los quales se dira adelante.


   

55En este tiempo los reyes de Leon se ayudavan mucho de los castellanos en las guerras de los moros, e los castellanos les ayudavan e hazian grandes hechos. E como en los leoneses reynasse embidia e malquerencia, por ello quando yvan los castellanos a las cortes a Leon recibian de los leoneses algunos ultrajes, de manera que havian algunas quistiones entre ellos e por esta causa havian mala voluntad los castellanos de los ayudar, salvo de hazer la guerra por si. En este tiempo acaescio que el rey de los moros Abderramen entro con grand multitud de moros en el reyno de Navarra, e llego fasta vn logar que se llama Muez; a los quales no podiendo resistir el rey don Garcia de Navarra, hizolo saber al rey don Ordoño de Leon. El qual luego vino a le ayudar con grand gente e hovieron batalla con los moros en Val de [fol. 103v] Junquera, e fueron los cristianos vencidos e muchos muertos e cabtivos, entre los quales fueron presos el obispo don Hermogio de Salamanca e el obispo Dulcidio de Tudela. E el obispo don Hermogio dio un sobrino suyo en rehenes llamado Pelayo, que despues fue martyr. El rey don Ordoño, viendo el grand estrago que havia reçibido, corrio tierra de moros e hizoles grandes daños e mato muchos dellos, e bolviose con mucha honrra e gran ganancia a Çamora. Y de alli embio a llamar a los condes de Castilla que viniessen a se ver con el a un logar que se llama Regular, en la ribera de Carrion, porque tenia de hablar con ellos algunas cosas cumplideras. E los condes de Castilla se fueron adonde el rey los embiava a llamar. E sin que ninguno lo supiesse excepto sus consejeros, el Rey los hizo prender e los hizo levar presos e con cadenas a Leon, donde despues de haver estado algunos dias en la carcel los hizo degollar. E puso manzilla en su gloria con la sangre sin culpa.


   

56Capitulo .ij., de como despues de muertos los condes de Castilla, los castellanos eligieron dos juezes para que determinassen sus causas e gobernassen a Castilla, los quales fueron don Nuño Rasura e don Layn Calbo su yerno; e de los descendientes deste don Nuño Rasura.


   

57Despues de muertos los condes de Castilla de la manera ya dicha, viendo los castellanos los grandes daños que havian recibido del rey don Ordoño de Leon, e como havia mandado matar los condes, acordaron de se remediar e sacar juezes entre si que determinassen todos los debates e contiendas que entre los castellanos hoviese, e escogieron dos cavalleros de los mas sabios que haver pudieron: el uno fue el dicho don Nuño Rasura, e el otro don Layn Calbo, natural de la cibdad de Burgos, señor de Bivar e de otros logares, yerno del dicho don Nuño Rasura. E el dicho don Nuño Rasura, primero hijo de don Nuño Belchides e de doña Sula, e nieto del dicho conde don Diego, e juez de Castilla, hovo un hijo e una hija. El hijo hovo nombre don Gonçalo Nuñez, e la hija doña Vello, que se llamo assi por que nascio vellosa, la qual caso con don Layn Calbo, como adelante mas largo se dira. Este don Gonçalo Nuñez, hijo de don Nuño Rasura, fue padre del muy inclito e famoso cavallero vencedor de batallas el conde don Fernan Gonçalez de Castilla, padre del conde don Garci Fernandez, e avuelo del conde don Sancho que puso los buenos fueros en Castilla e establescio los Monteros de Spinosa, e visavuelo de la reyna doña Elvira de Navarra, señora de Castilla, e revisavuelo del rey don Fernando, primero deste nombre de Castilla e de Leon, llamado el Magno par de emperador, hijo de la dicha reyna doña Elvira e del rey don Sancho el Mayor, quinto rey de Navarra, de los quales descienden los reyes de Castilla.


   

58Capitulo .iij., de como los siete Infantes de Lara e don Mudarra Gonçalez, su hermano, descienden del linaje de don Nuño Rasura. E de como descienden deste linaje los Manrriques e los Reyes de Portogal por parte de doña Mafalda.


   

59El segundo hijo del dicho don Nuño Belchides e de doña Sula su muger, hermano del dicho don Nuño Rasura, abuelo del conde don Fernan Gonçalez, hovo nombre como dicho es don Gustios Gonçalez, padre de don Gonçalo Gustioz de Lara, el qual fue padre de los siete Infantes de Lara que mataron [fol. 104r] los moros en el campo de Araviana, por la traycion de su tio Ruy Vazques, hermano de doña Sancha de Salas, madre de los dichos infantes; e a su padre don Gonçalo Gustioz puso en cabtivo en Cordova en poder del rey Almançor. E estando ende cabtivo por permission de Dios hovo un hijo en la infanta mora hermana del rey Almançor que hovo nombre don Mudarra Gonçalez, el qual vengo despues la muerte de sus hermanos los dichos Infantes de Lara, e mato al dicho Ruy Vazquez e hizo apedrear a doña Lambra su muger por que rebolvio todo el mal. Este don Mudarra Gonçalez fue muy valiente e esforçado cavallero e heredo la Casa de Lara. El qual hovo por hijo al conde don Ordoño de Lara, padre que fue del conde don Diego Ordoñez de Lara, el que hizo campo con los tres hijos de don Arias Gonçalo en el cerco de Çamora sobre la muerte del rey don Sancho su señor, que mato el traydor de Vellido Dolfos, e los mato ende. Este conde don Diego Ordoñez hovo por hijo al conde don Pedro de Lara, e el conde don Pedro de Lara hovo por hijo al conde don Manrrique de Lara, señor de Molina de los Condes, del qual dicho don Manrrique de Lara descienden los Manrrique e los reyes de Portogal, de parte de una su fija deste conde don Manrrique que hovo nombre doña Mafalda Manrrique, reyna de Portogal, muger del rey don Alonso Enrriquez, primero rey de Portogal, nieto del rey don Alonso de Castilla que gano a Toledo, ecetera.


   

60Capitulo .iiij., en que se declara como el Cid Ruydiez desciende de linaje de don Nuño Rasura e de don Layn Calbo, juezes de Castilla; e de como descienden deste linaje los de Vizcaya, señores de Haro, e los de Mendoça, e los de Castro.


   

61E Para entender claramente como el Cid Ruydiaz desciende de la misma linea e sangre que el conde Fernan Gonçalez, es de saber que la dicha doña Vello, hija de don Nuño Rasura e hermana de don Gonçalo Nuñez, padre del dicho conde don Fernan Gonçalez de Castilla, caso con el dicho don Layn Calbo, cavallero natural de Burgos e señor de Vivar, e juez de Castilla juntamente con su suegro don Nuño Rasura, como dicho es. Este don Layn Calbo, señor de Bivar, hovo en doña Vello su muger, hija de don Nuño Rasura, avuelo del conde don Fernan Gonçalez, quatro hijos: al mayor dixeron Fernan Laynez, e deste desciende el Cid Ruydiez, e los de Vizcaya, e este poblo a Haro; e el segundo dixeron Layn Laynez, e deste descienden los de Mendoça; e al otro dixeron Ruy Laynez, y este poblo a Peñafiel, e deste descienden los de Castro; e de Bermud Laynez el menor desciende el dicho Cid Ruy Diaz de Bivar de parte de doña Egilion, su visavuela, pero de parte del padre desciende del mayor que se llamo Fernan Laynez, como dicho es.


   

62Assi que el Cid Ruydiez por dos lineas desciende del linaje de don Layn Calbo e de doña Vello su muger, hija de don Nuño Rasura, en esta manera. Fernand Laynez, hijo primero de don Layn Calbo, tovo por hijo a Layn Fernandez. E este Layn Fernandez tovo por hijo a Nuño Laynez. E Bermud Laynez, hijo postrimero de don Layn Calbo, tovo por hijo a Rodrigo Bermudez. E este Rodrigo Bermudez hovo por hijo a Hernan Ruyz. E Hernan Ruyz hovo por hijos a Pero Fernandez e una hija que dixeron doña Egilion. Y esta doña Egilion era visnieta de Bermud Laynez, hijo menor de Layn Calbo, assi que ella era en quarto grado descendiente del dicho don Layn Calbo por parte de Bermud Laynez, su hijo menor. E Nuño Laynez [fol. 104v] su marido, hijo de Layn Fernandez, era en tercero grado descendiente del dicho don Layn Calbo por parte del hijo mayor del dicho don Layn Calbo, que se llamo Fernan Laynez, que fue avuelo deste don Nuño Laynez. Assi que este don Nuño Laynez y doña Egilion eran tio e sobrina, e casaron con dispensación, e hovieron un hijo que le dixeron don Layn Nuñez, el qual hovo por hijo a don Diego Laynez. Este don Diego Laynez caso con doña Teresa Nuñez, hija del conde don Nuño Alvarez de Amaya, hijo del rey don Alonso de Leon, quinto deste nombre. En la qual doña Teresa Nuñez hovo este don Diego Laynez su marido al muy inclito e famoso e bienaventurado cavallero vencedor de batallas don Ruydiaz el Cid Campeador, que fue visnieto del dicho rey don Alonso por parte de su madre. E por que algunos que no han leydo la cronica del Cid piensan que este don Diego Laynez ovo al Cid Ruydiaz en una molinera, sepan que no es assi, antes es como en este capitulo se ha dicho. E la declaracion desto mas cumplida hallarla han en el .j. capitulo desta cronica del Cid.


   

63Para bien entender esta genealogia que se sigue es de saber que porque en estos reynos de Castilla e de Leon ha avido muchos reyes que se han llamado por este nombre don Alonso, e en la manera de contar qual se llame primero o segundo ecetera suele aver diversidad, e por quitar esta duda a los que leyeren esta genealogia, ponerse han aqui por orden dende el rey don Alonso quinto deste nombre de Leon, e lo mismo se hara de los reys que se han llamado don Fernando e don Sancho e don Enrrique.


   

64El rey don Alonso quinto deste nombre fue rey de Leon, y este es el que murio sobre Viseo en Portogal de una saetada.


   

65El rey don Alonso sexto deste nombre de Castilla e de Leon es el que gano a Toledo, hermano del Rey don Sancho, que murio sobre Çamora.


   

66El rey don Alonso .vij. deste nombre de Castilla e de Leon es el rey don Alonso de Aragon, que fue casado con la reyna doña Urraca, hija del rey don Alonso que gano a Toledo, y reyno algun tiempo en Castilla e en Leon, pero despues se apartaron.


   

67El rey don Alonso .viij. deste nombre es el emperador don Alonso, hijo desta reyna doña Urraca e del conde don Remon de Tolosa.


   

68El rey don Alonso .ix. deste nombre fue llamado el Noble, e fue rey de Castilla, e vencio la gran batalla de las Nabas de Tolosa, e fue hijo del rey don Sancho el Desseado de Castilla.


   

69El rey don Alonso .x. deste nombre fue rey de Leon e padre del rey don Hernando de Castilla e de Leon, que gano a Sevilla e Cordova.


   

70El rey don Alonso .xj. deste nombre de Castilla e de Leon es el que fue dicho el Sabio, e gano el reyno de Murcia.


   

71El rey don Alonso .xij. deste nombre de Castilla e de Leon es el que gano las Algeziras, e murio sobre Gibraltar.


   

72El rey don Fernando primero deste nombre de Castilla e de Leon es el que gano a Viseo e a Coymbra, e fue padre del rey don Sancho, que murio sobre Çamora.


   

73El rey don Fernando segundo deste nombre fue rey de Leon e hermano [fol. 105r] del rey don Sancho el Desseado de Castilla, que fueron hijos del emperador don Alonso.


   

74El rey don Fernado tercero deste nombre de Castilla e de Leon fue el que gano a Sevilla e a Cordova, que fue hijo del rey don Alonso de Leon e de la reyna doña Berenguela de Castilla.


   

75El rey don Fernando .iiij. deste nombre fue el que murio en Jahen emplazado por los dos hermanos Carbajales.


   

76El muy cristianissimo rey don Fernando .v. deste nombre es el que oy reyna en España, hijo del rey don Juan de Aragon.


   

77El rey don Sancho primero deste nombre fue el rey don Sancho el Mayor de Navarra, que reyno en Castilla por su muger doña Catalina, e fue padre del rey don Fernando primero deste nombre de Castilla e de Leon, e del rey don Ramiro primer rey de Aragon, e de don Garcia rey de Navarra.


   

78El rey don Sancho segundo deste nombre de Castilla e de Leon fue el que murio sobre Çamora, hijo del rey don Hernando primero deste nombre de Castilla e de Leon.  


   

79El rey don Sancho de Castilla tercero deste nombre es el que fue dicho el Desseado hijo del emperador don Alonso.


   

80El rey don Sancho quarto deste nombre de Castilla e de Leon es el que gano a Tarifa, que fue muy esforçado a maravilla, hijo del rey don Alonso el Sabio.


   

81El rey don Enrrique primero deste nombre fue rey de Castilla, hijo del noble rey don Alonso noveno deste nombre, e murio de quatorze años en Palencia de una teja.


   

82El rey don Enrrique segundo deste nombre de Castilla e de Leon, fue hermano bastardo del rey don Pedro, al qual mato este rey don Enrrique.


   

83El rey don Enrrique tercero deste nombre de Castilla e de Leon, fue dicho el doliente, que hizo el monesterio de Miraflores con su parque.


   

84El rey don Enrrique quarto deste nombre de Castilla e de Leon, fue hermano de la cristianissima reyna doña Ysabel e del principe don Alonso.

Haut de page

Notes

1  Este trabajo se ha realizado en el marco de los proyectos de investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación FFI2008-01563/FILO, dirigido por el Prof. Pedro M. Cátedra García, y FFI2009-13058, dirigido por el Prof. Alberto Montaner Frutos.

2 Margarita TORRES-QUIÑONES DE BENAVENTE, “El linaje del Cid”, Anales de la Universidad de Alicante: Historia Medieval, 13 (2000-2002), p. 6-49, y Gonzalo MARTÍNEZ DÍEZ, “Ascendientes de Rodrigo Díaz de Vivar”, Boletín de la Institución Fernán González, 86 (2007), p. 31-52.

3  Georges MARTIN, Les Juges de Castille: mentalités et discours historique dans l’Espagne médiévale, (Annexes des Cahiers de Linguistique Hispanique Médiévale, 6), París: Klincksieck, 1992, y ahora también G. MARTIN (dir.), Le «Liber regum» (ou «Libro de las generaciones y linajes de los reyes»), e-Spania, 9 (2010), (consultado el 16 de abril de 2011).

4  Cito por la edición de Alberto MONTANER (ed.), Cantar de mio Cid, con un ensayo de Francisco Rico (Biblioteca Clásica, 1), Madrid: Real Academia Española, 2011.

5  La Crónica de Castilla nombra expresamente la dependencia de estos linajes respecto de los hijos de Laín Calvo. El texto de las Mocedades conservado es más incompleto o menos explícito (véase Alan DEYERMOND, Epic Poetry and the Clergy: Studies on the “Mocedades de Rodrigo”, Londres: Tamesis, 1969, p. 233-234), aunque la relación entre ambos textos resulta obvia. Es probable que la asociación de alguno de los descendientes de Laín Calvo con un linaje aristocrático castellano se hubiera producido ya con anterioridad, pues Rodrigo Jiménez de Rada, en su Historia gothica (c. 1243), se ve obligado a aclarar que uno de ellos, Pedro Fernández, no es el famoso miembro de la familia Castro: “Petrum Fernandi, non illum qui dictus fuit Castellanus” (Juan FERNÁNDEZ VALVERDE (ed.), Roderici Ximenii de Rada Opera Omnia, Pars I: Historia de rebus Hispanie siue Historia Gothica, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum: Continuatio Medievalis,72), 1987, V.i, p. 149). Para uno de los intentos de entroncar con la descendencia del Cid en el siglo XV, véase G. MARTIN, “Héros, gentilhommes et boutiquiers. Avatars sociaux, historiques et légendaires d’Alphonse Martinez (Palencia, XIIIe-XVe siècle)”, en Des marchands entre deux mondes, Annie MOLINIE y Beatrice PEREZ(eds.), París: PUPS, 2007, p. 227-242.

6  El impreso ha conocido diversas ediciones, que incluyen también los apéndices: una edición facsímil a cargo de Archer M. HUNTINGTON, Crónica del famoso cavallero Cid Ruy Díez Campeador, Nueva York, 1903 (reimpresa en Nueva York: Kraus, 1967); transcripción de María Jesús GARCÍA TOLEDANO, en ADMIYTE: Archivo digital de manuscritos y textos españoles, Madrid: Micronet, 1992-1994; y José María VIÑA LISTE (ed.), Crónica del famoso cavallero Cid Ruy Díez Campeador, in: Id., Mio Cid Campeador, Madrid: Fundación José Antonio de Castro, 2006, p. 219-682. Aunque ello hace innecesario dar una nueva edición de la Genealogía, he juzgado oportuno recoger al final de este trabajo los cuatro primeros capítulos, sobre los que trato especialmente. Se puede acceder a una reproducción digital del ejemplar de la Biblioteca Menéndez Pelayo, por el que cito, en la página web de dicha institución (http://www.bibliotecademenendezpelayo.org/ ).

7  Diego CATALÁN, De Alfonso X al Conde de Barcelos: cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografía romance en Castilla y Portugal, Madrid: Seminario Menéndez Pidal & Gredos, 1962, p. 326-328, nota 20 defendió con buenos argumentos que la Crónica particular es copia del ms. Esp. 26 de la Bibliothèque Nationale de París (= B), con el que presenta numerosas lecturas comunes.

8  Véase Mercedes VAQUERO, “La Crónica del Cid y la Crónica de Fernán González entre editores, copistas e impresores, 1498-1514”, Romance Philology, 57 (2003-2004), p. 147-161, y Óscar MARTÍN, “Sobre héroes, tumbas y reyes: Cardeña, 1512 y la publicación de la Crónica particular»” Boletín de la Biblioteca de Menéndez Pelayo, 83 (2007), p. 49-64, ambos con amplia bibliografía. El segundo estudio se centra, entre otras cosas, en la función de la Genealogía que trato aquí en el contexto de la publicación de Juan de Velorado.

9  Sobre los “mártires de Cardeña” y Garci Fernández, véanse los datos que ofrezco en Francisco BAUTISTA, “Pseudo-historia y leyenda en la historiografía medieval: la Condesa Traidora”, en id. (ed.), El relato historiográfico: textos y tradiciones en la España medieval, Londres: Queen Mary, University of London (Papers of the Medieval Hispanic Research Seminar, 48), 2006, p. 59-101, p. 89-90. La población de Cardeña por Alfonso III era recogida ya en los Anales de Cardeña, que se cierran en 1327; véase la edición de este texto a cargo de G. MARTÍNEZ DÍEZ, “Tres anales burgaleses medievales”, Boletín de la Institución Fernán González, 83, 2004, p. 227-263 (en concreto p. 256).

10  Ambas han sido editadas por G. MARTÍNEZ DÍEZ, “Tres anales burgaleses medievales”, p. 240-245, y estudiadas por el mismo autor en “Sepulcros y memorias funerarias en Cardeña”, Boletín de la Institución Fernán González, 87, 2008, p. 133-160, quien sorprendentemente no tiene en cuenta el testimonio del impreso de Juan de Velorado. Aunque la segunda lista está fechada en 1423, alude a Pedro del Burgo, abad de Cardeña entre 1447-1448, y a la edificación de la nueva iglesia emprendida por su iniciativa, de modo que debe haberse escrito en torno a estas fechas. Cabría pensar, como propone G. MARTÍNEZ DÍEZ, “Sepulcros”, p. 144, que en el Breviario se copió una memoria redactada en  423, pero la alusión a las circunstancias de la misma, que remiten a la edificación de la nueva iglesia, apuntan quizá mejor a un error en la data de la copia. Puede verse una reproducción digital del códice del Breviario de Cardeña en http://bibliotecadigital.rah.es/ .

11  El problema del desprendimiento de la tinta en esta lista parece similar al que ocurre en el ms. B de la Crónica de Castilla, por lo que es probable que ambos textos se hayan escrito en fechas cercanas. La memoria tiene una estructura similar a la de 1327, comenzando por los reyes y condes, y luego centrándose en el Cid y en los personajes ligados con él; véase para estos últimos Colin SMITH, “The Diffusion of the Cid Cult: A Survey and a Little-Known Document”, Journal of Medieval History, 6, 1980, p. 37-60 (en concreto p. 41-44).

12  Remito al estudio en preparación de A. MONTANER, El epitafio latino del Cid: Alfonso X, Cardeña y la canonización de la materia cidiana.

13  A. MONTANER, “El epitafio épico del Cid”, en Actas del IX Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval (A Coruña, 18-22 de septiembre de 2001), La Coruña: Universidad – Toxosoutos, 2005, 3, p. 193-203, quien se inclina por datar el epitafio en el siglo XIV.

14  G. MARTÍNEZ DÍEZ, “Tres anales burgaleses medievales”, p. 241. Sobre esta leyenda, véase C. SMITH, “Leyendas de Cardeña”, Boletín de la Real Academia de la Historia, 179, 1982, p. 485-523 (en concreto, p. 485-494), aunque me parece discutible la hipótesis de que existiera ya a comienzos del siglo XIV y de la influencia en la creación de la misma del Chronicon Novaliciense, obra de comienzos del siglo XI y de muy escasa difusión. El mismo investigador, en un trabajo posterior, parece inclinarse por una datación a mediados del siglo XV, “Cardeña, Last Bastion of Medieval Myth and Legend”, en Ian MACPHERSON y Ralph PENNY (eds.), The Medieval Mind: Hispanic Studies in Honour of Alan Deyermond, , Londres: Tamesis, 1997, p. 425-444 (p. 433).

15  F. BAUTISTA, Original, versiones e influencia del Liber regum: estudio textual y propuesta de stemma”, e-Spania, 9 (2010), consultado el 11 de mayo de 2011.

16  Véase A. MONTANER, “El epitafio épico del Cid”; también la lista de caballeros del Cid enterrados en Cardeña, que se relaciona con la mención de los individuos que acompañan al héroe a las cortes de Toledo bien a través de la Versión amplificada de la Estoria de España, bien de la Crónica de Castilla (ver arriba, nota 11), y otros detalles que iré mencionando en este trabajo. En Cardeña existía al menos otro manuscrito de la Crónica de Castilla, ahora perdido (al que se otorga generalmente la sigla *C), que conoció y usó Francisco de BERGANZA, Antigüedades de España, Madrid: Francisco del Hierro, 1719-1721, I, p. 391 (“que está en nuestro Archivo”), quien señala ya que es distinto en algunos detalles a la crónica impresa. Véase a este respecto, D. CATALÁN, De Alfonso X al Conde de Barcelos, p. 337-338, nota. 36.

17  D. CATALÁN y ENRIQUE JEREZ, “Rodericus” romanzado en los reinos de Aragón, Castilla y Navarra, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2005.

18  No hay, que yo sepa, indicios de la existencia de esta obra en Cardeña. F. BERGANZA, op. cit., 1, p. 392-393 cita una carta de 1593 en la que Gil Remírez de Arellano da noticia al abad de Cardeña de un códice que quizá contenía esta obra (o la traducción gallega de la Crónica de Castilla), códice que pertenecía a Antonio de Mújica y Butrón, lo que invita a pensar que no se disponía de ella, al menos a fines del siglo XVI, en el monasterio.

19  Las traducciones gallegas fueron editadas por Ramón LORENZO (ed.), La traducción gallega de la “Crónica general” y de la “Crónica de Castilla”, Orense: Instituto de Estudios Orensanos Padre Feijoo, 1975-1977, 2 vols. (se trata del capítulo segundo de la Crónica de Castilla, numerado por el editor como 178 [1, p. 308-310]).

20  Véase el excelente estudio de este pasaje y de su tradición a cargo de G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 435-438 y 472-479, que tengo muy presente en lo que sigue.

21  Ambas son identificadas ya por G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 476, n. 29, que las interpreta como operaciones que “contribuent à désaccentuer le thème de la puîné”.

22  José MATTOSO (ed.), Livro de Linhagens do Conde D. Pedro (Portugaliae Monumenta Historica, Nova Série, 2.1), Lisboa: Academia de Ciências de Lisboa, 1980, p. 133-136; esta sección está recogida también en Diego CATALÁN y María Soledad de ANDRÉS (eds.), Crónica general de España de 1344, Madrid: Seminario Menéndez Pidal & Gredos (Fuentes Cronísticas de la Historia de España, 2), 1970, p. 327-331.

23  La traducción castellana se conserva en el ms. 2656 de la Biblioteca Universitaria de Salamanca (= M), aquí fol. 79r-v. Para el texto portugués: Luís Filipe Lindley CINTRA (ed.), Crónica Geral de Espanha de 1344, Lisboa: Imprensa Nacional-Casa da Moeda, 1951-1990, 2, p. 477-480.

24  Layndez M; Laym Layndez ed. Cintra.

25  conde M; Cide ed. Cintra.

26  Loys M; Roiz ed. Cintra.

27  galizia M; gaança ed. Cintra.

28  Testimonio de la primera versión del linaje cidiano: Juan F. UTRILLA (ed.), El “Fuero General de Navarra”: estudio y edición de las redacciones protosistemáticas (Series A y B), Pamplona: Institución Príncipe de Viana & Gobierno de Navarra, 1987, 1, p. 422; la del Liber regum toledano, prácticamente idéntica, aunque con alguna lectura mejor, en Henrique FLÓREZ, Memorias de las reynas catholicas, Madrid: Antonio Marín, 1761, 1, p. 492.

29  No me detengo en otras innovaciones de don Pedro, como la de llamar a Teresa Núñez nieta “de ganancia” del rey de León, que probablemente deriva de las Mocedades de Rodrigo; véase G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 451-452; la hipótesis de D. CATALÁN, La épica española: nueva documentación y nueva evaluación, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2000 [2001], p. 330-333, que propone el uso de un texto genealógico para explicar este detalle, me parece menos probable, teniendo en cuenta que en la Genealogía del Cid no se encuentra tal dato y que resultaría arbitrario suponer el uso de otro texto genealógico más solo para justificarlo.

30 J. MATTOSO, ed. cit., p. 133-136.

31 om. M; era ed. Cintra.

32  cuydava M; cuydam ed. Cintra.

33  A partir de aquí, igual que la Crónica de Castilla: L. F. L. CINTRA, ed. cit., p. 480; R. LORENZO, ed. cit., p. 309, y Patricia ROCHWERT-ZUILI (ed.), Crónica de Castilla, París: Les Livres d’e-Spania, 2010, §. 66.

34  L. F. L. CINTRA, ed. cit., p. CCC; D. CATALÁN, La épica española, p. 331, n. 71.

35  Véase el texto en el Apéndice. Vale la pena notar que tanto el ms. B como el Y (Vat. Lat. 4798), terminado de copiar el 27 de octubre de 1498, presentan la misma sustitución de Diego Laínez por Vermudo Laínez. De acuerdo con Juan Bautista CRESPO, “Crónica de Castilla”, en Carlos ALVAR y José Manuel LUCÍA MEGÍAS (eds.), Diccionario filológico de literatura medieval española: textos y transmisión, Madrid: Castalia, 2002, p. 285-292 ambos testimonios  remontan a un mismo subarquetipo (seguramente cardeñense). Esta variante pasa al texto editado por Juan de Velorado. Sobre el ms. Y, véase también M. VAQUERO, “La Crónica del Cid y la Crónica de Fernán González”, p. 90-93.

36  Por ejemplo, don Rodrigo da como único hijo de Fernán Rodríguez a Pedro Fernández (Historia gothica, V.i), frente al Liber regum y a la Genealogía, que incluyen también una hija («et una fija que ouo nompne don Elo», Liber regum; «e una hija que dixeron doña Egilion», Genealogía del Cid).

37  Juan de Velorado insertó, a partir de la Genealogía, una aclaración en el texto de la Crónica de Castilla que explicitaba la doble ascendencia del Cid: “Fernan Laynez e deste descendio el Cid Ruydiaz” (fol. 1v; subrayo el añadido). Esta variante fue señalada por G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 437, quien, sin embargo, no tiene en cuenta el texto de la Genealogía.

38  Sobre el motivo de la bastardía del Cid, véase el completo estudio de S. G. ARMISTEAD, “Dos tradiciones épicas sobre el nacimiento del Cid” [1988], en id., La tradición épica de las “Mocedades de Rodrigo”, Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2000, p. 17-30 y 139-151.

39  J. MATTOSSO, ed. cit., p. 136. Aunque la Genealogía no incluye a los reyes de Inglaterra, en el linaje de los mismos ofrecido en la Crónica de 1344 se menciona el enlace entre Eduardo I y Leonor de Castilla, que justifica la afirmación de don Pedro (“E deste rey Anrique de Ynglaterra salio el rey Aduarte, que caso con la reyna doña Leonor de Castilla, fija del rey don Fernando el que gano a Sevilla e a Cordoba e lo mas del Andaluzia a los moros, e fizo en ella un fijo que ovo nonbre Aduarte como el padre”, ms. M, fol. 193r-v). No parece, por lo demás, que existiera un linaje de los reyes de Inglaterra en la fuente del texto impreso por Juan de Velorado ni en la redacción original del mismo, ya que nada habría justificado su supresión.

40  La Genealogía no incluye en todo caso el pasaje sobre el cambio de los nombres de las hijas del Cid, y es poco probable que figurase en ella en algún momento, ya que el texto silencia por completo a los Infantes de Carrión, por lo que seguramente se trate de una deducción de don Pedro. La primera memoria de personajes enterrados en Cardeña ofrece los nombres históricos, la segunda se refiere a ellas de forma genérica, y la impresa por Juan de Velorado contiene los nombres literarios. He aquí la entrada de la primera lista: “el una dixieron doña Cristina et fue casada con el rey de Aragon. Et al otra dixieron doña Cristina et fue casada con don Remir Sanchez, rey de Navarra, et primeramente fueron casadas con los infantes de Carrion” (G. MARTÍNEZ DÍEZ, “Tres anales burgaleses medievales”, p. 244).

41  Mª do Rosário FERREIRA, “O Liber regum e a representação aristocrática da Espanha na obra do Conde D. Pedro de Barcelos”, e-Spania, 9, 2010, (consultado el 11 de mayo de 2011); id., “A estratégia genealógica de D. Pedro, Conde de Barcelos, e as refundições do Livro de Linhagens”, e-Spania, 11, 2011, § 13-21, (consultado el 12 de junio de 2011). En ambos trabajos, la autora destaca también ciertos desajustes al tratar esta cuestión a lo largo de la Crónica de 1344.

42  R. JIMÉNEZ DE RADA, Historia gothica, IV.xxiii y V.i; ver G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 201-316.

43  Véase el texto en el Apéndice, capítulos 1 y 2.

44  En todo caso, el epígrafe del capítulo primero sí identifica a este rey como “Ordoño de Leon, segundo de este nombre”.

45  R. LORENZO, ed. cit., 1, p. 74; L. F. L. CINTRA, ed. cit., 2, p. 474-475; J. MATTOSSO, ed. cit., p. 106. No me parece descartable que el original contuviera esos nombres, sobre todo atendiendo a alguna variante que se produce con los textos conocidos por don Pedro, aunque obviamente no puede darse por seguro.

46  “Nunnum Rasoiram de Cathalonia”, LUCAS DE TUY, Chronicon mvndi, Emma FALQUE (ed.), Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum: Continuatio Medievalis, 74), 2003, p. 256. Recogen fielmente la indicación de Lucas de Tuy la Versión primitiva de la Estoria de España (“el uno avie nombre Nuño Rasuera, fijo de Nuño Bellidez, et dize don Lucas de Tuy que fuera natural de Cataloña”, ms. M-550 de la Biblioteca Menéndez Pelayo, fol. 140v) y la Versión crítica (Mariano de la CAMPA GUTIÉRREZ (ed.), La “Estoria de España” de Alfonso X: estudio y edición de la “Versión crítica” desde Fruela II hasta la muerte de Fernando II, Málaga: Universidad, 2009, p. 266). En cambio, la Versión amplificada retrasa erróneamente este origen al padre: “Et ell uno auie nombre Nunno Rasuera, fijo de Nunno Bellidez; et dize don Lucas de Tuy que este Nunno Bellidez que fuera natural de Catalonna” (Ramón MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera crónica general de España que mandó componer Alfonso el Sabio y se continuaba bajo Sancho IV en 1289, 2ª ed., con la colaboración de Antonio G. Solalinde, Manuel Muñoz Cortés y José Gómez Pérez, Madrid: Seminario Menéndez Pidal & Gredos, 1955, 2, p. 387). Y lo mismo encontramos en la traducción gallega de este texto, la fuente de don Pedro: “et dizia don Lucas de Tuy que este Nuno Belides, que fora natural de Catalona” (R. LORENZO, ed. cit., p. 77).

47  Texto portugués: “E diz dom Lucas de Tuy que este Nuno Belchidez que fora natural de Colhonha” (L. F. L. CINTRA, ed. cit., p. 477). Esta variante, conservada tanto en la traducción castellana de la primera redacción como en la refundición portuguesa, puede considerarse una lectura genuina del original de don Pedro.

48  Véase Apéndice, capítulo primero de la Genealogía. Estos otros detalles no están presentes en las obras de don Pedro.

49  Me refiero, por ejemplo, a la peregrinación a Santiago de un conde lombardo en el Poema de Fernán González (coplas 602-617) y a la de los padres de doña Argentina y del conde que después se fuga con ella en la leyenda de Garci Fernández (R. MENÉNDEZ PIDAL, ed. cit., p. 427).

50  Debe notarse, en fin, que las invenciones de la Genealogía sobre Nuño Belchides se hacen presentes en la Crónica breve de Fernán González de Gonzalo de Arrendondo, abad del monasterio de San Pedro de Arlanza, compuesta entre 1492 y 1504, es decir, antes de la impresión de Juan de Velorado. Allí, al igual que en la Genealogía, Nuño Belchides llega a Burgos en el curso de una peregrinación a Santiago, toma por esposa a la hija del conde Diego de Burgos, llamada también Sula, y de ellos procede no solo Nuño Rasura sino además Gustios González. Con todo, Gonzalo de Arrendondo inventa una nueva historia para Nuño Belchides, por la que lo convierte en “Nuño Baldovino o Balduines o Belchides”, hermano de Roldán y sobrino de Carlomagno, integrándolo en una adaptación bastante libre del Pseudo-Turpín, que sirve como antesala de las hazañas de Fernán González. No hay edición de esta obra; he manejado el ms. 1952 de la Biblioteca Universitaria de Salamanca (en concreto, para Nuño Belchides, fols. 35v-42r). Véase, para otra posible huella de la tradición de la Genealogía, anterior a 1512, R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara: reproducción de la edición príncipe de 1896 adicionada con una tercera parte, Madrid: Espasa-Calpe, 1971, p. 434, nota 1.

51  Julio ESCALONA MONGE, “Épica, crónicas y genealogías: en torno a la historicidad de la leyenda de los Infantes de Lara”, Cahiers de Linguistique Hispanique Médiévale, 23, 2000, p. 113-176 (en concreto, p. 153-163); y Mª R. FERREIRA, “Entre linhagens e imagens: a escrita do Conde de Barcelos”, en Francisco BAUTISTA PÉREZ y Jimena GAMBA CORRADINE (eds.), Estudios sobre la Edad Media, el Renacimiento y la Temprana Modernidad, San Millán de la Cogolla: CiLengua & Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas, 2010, p. 159-167; id., “D. Pedro de Barcelos e a representação do passado ibérico”, en id. (coord.), O Contexto Hispânico da Historiografia Portuguesa nos Séculos XIII e XIV (Em memória de Diego Catalán), Coimbra: Imprensa da Universidade de Coimbra, 2010, p. 81-106, e id., “A estratégia genealógica de D. Pedro”. Los trabajos de ambos autores son en buena medida complementarios, ya que mientras el primero indaga en los resortes de la construcción genealógica sobre los Lara y su posible anclaje en tradiciones más antiguas, la segunda se centra en las características de los textos de don Pedro.

52  Mª R. FERREIRA, “D. Pedro de Barcelos e a representação do passado ibérico”, p. 84.

53  Véase el texto en el Apéndice.

54  J. MATTOSSO, ed. cit., p. 148.

55  R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 284 (sobre este personaje, véase Índice, s. v. Almanzor, hermana de [p. 576]). La misma caracterización se encuentra en la Crónica general vulgata, de fines del siglo XIV, y en Las bienandanzas e fortunas de Lope García de Salazar, compuesta hacia 1471-1476.

56  J. MATTOSSO, ed. cit., p. 148.

57  R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 243 y 313, respectivamente. Ver también L. F. L. CINTRA, ed. cit., 1, p. CXIV.

58  Una muerte similar figura en las obras de Diego Rodríguez de Almela, a fines del siglo XV, quien ofrece otros detalles comunes a la genealogía cidiana (ver R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 63 y 435). Por otro lado, la Genealogía sitúa la muerte de los Infantes en el “campo de Araviana”, mientras que el Livro de linhagens lo hace, de acuerdo con la tradición más extendida, en Almenar. Para Araviana, véase ibidem, p. 62-64 y 201-202.

59  J. MATTOSSO, ed. cit., p. 150.

60  La Estoria de España se refiere a Gonzalo Gustios como “de Salas” (R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 218).

61  R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 279. La especificación de que Gonzalo Gustios era de Lara se encuentra también en Las bienandanzas e fortunas de García de Salazar, si bien este autor manejó la Crónica de 1344 (ibidem, p. 345).

62  «Et diremos de los siet infantes de Salas –et otros les dizen de Lara- de cómo fueron traídos et muertos en el tiempo deste rey don Ramiro et de Garçi Fernandez cuende de Castiella» (R. MENÉNDEZ PIDAL, ed. cit., p. 431). Ver también J. ESCALONA, art. cit., p. 161.

63  Como la invención de la esposa de Gustios González, “dona Hurtiga Ramirez”, o el que Mudarra casara con una mujer del linaje de los godos; sobre tales invenciones, véase Mª R. FERREIRA, “D. Pedro de Barcelos e a representação do passado ibérico”, p. 89, y J. ESCALONA, “Épica, crónicas y genealogías”, p. 154, respectivamente.

64  Me refiero sobre todo a la ubicación de la muerte de los Infantes en Araviana y a la forma de la muerte de doña Lambra. Ambos detalles se encuentran en obras que parecen haber conocido la Genealogía (antes de su impresión), como Rodríguez de Almela, o cuyas características parecen ligadas a un cierto localismo, como en el caso de Lope García de Salazar. Distinta resulta la identificación de la madre de Mudarra como hermana de Almanzor, fácil de explicar en un texto de orientación genealógica.

65  Ello no significa necesariamente que careciera de tradiciones anteriores, sobre las que reflexiona J. ESCALONA, art. cit., p. 157-162 (pero compárese D. CATALÁN, La épica española, p. 111-112). Vale la pena señalar que dentro de la lista de los personajes enterrados en el monasterio de Cardeña la memoria de 1327 menciona al “conde Nuño Alvarez don viene el linage que se llama de Lara” (G. MARTÍNEZ DÍEZ, “Tres anales burgaleses medievales”, p. 244), lo que pudo llevar a incluir a esta casa en el texto genealógico, quizá también para atraer el favor de esta importante familia, ligada al monasterio de Arlanza. Con todo, Nuño Álvarez no figura en el texto impreso en 1512, aunque sí lo hace en el Livro de linhagens: “Este conde dom Nun’Alvarez foi o que deu a sentença pelo Cide contra os ifantes de Carriom quando os retava pela desonra que fezerom a sas filhas nos revoredos de Torres” (J. MATTOSSO, ed. cit., p. 150). Es significativo que tanto en este caso como en el de Diego (García) Ordóñez, se defina a ambos personajes por su relación con la leyenda cidiana (aunque el comentario sobre Nuño Álvarez está en consonancia con los planteamientos linajísticos del autor; vid. Mª R. FERREIRA, “A estratégia genealógica de D. Pedro”, § 38). Vuelvo brevemente sobre la inclusión de los Infantes de Lara en la genealogía cidiana en el apartado 4 (véase también el final del apartado 3.5).

66 Yolanda ESPINOSA FERNÁNDEZ (ed.), “La Anacephaleosis de Alonso de Cartagena: edición, traducción, estudio”, tesis doctoral, Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 1989, 1, p. 615-616; el pasaje había sido aducido ya, en la versión castellana del texto, por R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 434-435.

67  Por otro lado, la pertenencia de Rodríguez de Almela al entorno de Alfonso de Cartagena explica la aparición en la obra de aquél de rasgos relacionados con la Genealogía. No sorprenderá, además, que el texto sea usado por estos autores, vinculados a Burgos, dada su proximidad a Cardeña. El linaje de los Lara según la Genealogía, probablemente a través de un texto anterior al impreso, parece haber sido conocido también por Pedro Gracia Dei; ver R. MENÉNDEZ PIDAL, La leyenda de los Infantes de Lara, p. 434, nota 1.

68  D. CATALÁN y Mª. S. de ANDRES, ed. cit., p. 197-199. Este capítulo figura también en la refundición de la obra: ver L. F. L. CINTRA, ed. cit., II, p. 378-380.

69  Véase Apéndice, al final del capítulo cuarto. En general, sobre este asunto, puede verse Joaquín GIMENO CASALDUERO, «Sobre la numeración de los reyes de Castilla», Nueva Revista de Filología Hispánica, 14, 1960, p. 271-294.

70  “El rey don Sancho primero deste nombre fue el rey don Sancho el Mayor de Navarra, que reyno en Castilla por su muger doña Catalina”. Este último nombre ha de corresponder a un error por Elvira, con el que figura en el Liber regum y en la Historia gothica (no tengo noticia de ningún texto que dé el nombre de Catalina a la esposa de Sancho el Mayor), pero el pasaje puede considerarse propio de la redacción original del texto, tanto por la consideración de Sancho el Mayor como primer rey en Castilla como por el uso del Liber o de la Historia gothica. Por lo demás, al final del capítulo segundo de la Genealogía, se llama Elvira por dos veces a la esposa de Sancho el Mayor.

71  D. CATALÁN y Mª S. de ANDRES, ed. cit., p. 197 (introduzco una leve corrección, añadiendo “saluo”, en el texto del ms. M, atendiendo a los textos de la segunda redacción de la Crónica de 1344, tanto en su traducción castellana como en el original portugués, ver L. F. L. CINTRA, ed. cit., 2, p. 379).

72  «El rey don Alonso .VII. deste nombre de Castilla e de Leon es el rey don Alonso de Aragon, que fue casado con la reyna doña Urraca, hija del rey don Alonso que gano a Toledo, y reyno algun tiempo en Castilla e en Leon, pero despues se apartaron». Este pasaje remite a la formulación de la Crónica de Castilla (R. LORENZO, ed. cit., p. 682), por lo que puede considerarse propio de la redacción original del texto.

73  El ms. M sustituye Alfonso por “Jaymes”, en un claro error, que subsano, junto a alguna otra lectura, con el auxilio del resto de testimonios; véanse las variantes en D. CATALÁN y Mª. S. de ANDRES, ed. cit., p. 197 y L. F. L. CINTRA, ed. cit., 2, p. 379.

74  Un ejemplo: en el pasaje que trata sobre la bastardía del Cid, no es posible saber si el texto cardeñense contenía ya el dato sobre la “molinera”, que don Pedro habría transformado en “barragana”, o si la primera variante fue introducida más tarde en la Genealogía del Cid. Ver abajo, nota 79.

75  J. MATTOSSO, “As fontes do Nobiliário do Conde D. Pedro”, en id., A nobreza medieval portuguesa: a familia e o poder, Lisboa: Estampa, 1987 (2ª ed.), p. 57-100 (p. 77).

76  En cualquier caso, la identificación de esta fuente viene a confirmar las interpretaciones de varios de estos fragmentos ofrecidas por Mª R. Ferreira en los diversos trabajos citados anteriormente.

77  Ver J. MATTOSSO, art. cit., p. 68-71.

78  Espero tratar del linaje de los Lara en un trabajo destinado a un libro colectivo sobre las narrativas nobiliarias en la Edad Media, dirigido por Arsenio Dacosta.

79  Por ejemplo, es muy posible que la precisión, a propósito de Nuño Belchides, de que “descendia del linaje e casa real de los emperadores de Alemaña” corresponda a una adición introducida en el momento de la impresión del texto, al invocar un ascendiente imperial que habría de evocar el matrimonio de la reina Juana de Castilla. Como también puede serlo, en este pasaje, la anotación de que el conde don Diego “descendia de la sangre real de los reyes godos de España”. También es posible que añadiera el comentario de que Nuño Laínez y doña Egilion “casaron con dispensación”, por la proximidad de su parentesco. Del mismo modo, al indicar que de los Infantes de Lara proceden los Manriques, se señalaba la rama de la familia que había sobrevivido al siglo XIV, con un gran protagonismo en el siglo siguiente, en lo que constituye una precisión que daba actualidad al capítulo sobre la leyenda de los Infantes de Lara. Por lo demás, estilísticamente, el texto hubo de ser actualizado (empezando por el ampuloso título inicial), como también lo fue la Crónica particular.

80  No he conseguido, en todo caso, localizar la fuente de estos pasajes.

81  Diego de VALERA, Crónica abreviada de España, Sevilla: Alonso del Puerto, 1482, cap. 117. Lamento no haber podido manejar la reciente edición de Cristina MOYA GARCÍA (ed.), Edición y estudio de la “Valeriana” (“Crónica abreviada de España” de mosén Diego de Valera), Madrid: Fundación Universitaria Española, 2009.

82  Escasa es la información que ofrece F. BERGANZA, op. cit., centrada sobre todo en los abades del monasterio. No creo, con todo, que pueda mantenerse la idea de un “distanciamiento” de Cardeña respecto del mito cidiano en esa centuria, como plantean F. Javier PEÑA PÉREZ, El Cid Campeador: historia, leyenda y mito, Burgos: Dossoles, 2000, p. 296, y A. MONTANER, ed. cit., p. 506. Nótese, por ejemplo, que entre la primera memoria de individuos enterrados en el monasterio, de 1327, y la segunda, de mediados del siglo XV, los personajes cidianos han crecido exponencialmente. Tampoco parece creíble que los monjes se desentendieran de un héroe cuya fama literaria no había hecho sino crecer, y que en el siglo XV estaba bien presente.

83  Véanse, en todo caso, las reflexiones de Ó. MARTÍN, art. cit.

84  R. LORENZO, ed. cit., p. 692.

85  Por otro lado, la nota sobre Fernando IV en el listado de reyes está estrechamente emparentada con la Crónica abreviada de Diego de Valera (cap. 115), lo que sugiere que no se encontraba en el texto original. Escribe Valera que Fernando IV “morio en Iaen enplazado por dos hermanos Caravaiales que a tuerto mando matar”; y en la Genealogía se lee: “morio en Jahen emplazado por los dos hermanos Carbajales”.

86  Esto significa también que ya en la primera mitad del siglo XIV existía una copia de la Crónica de Castilla en el monasterio de Cardeña, algo que puede corroborarse por otros datos (ver abajo, nota 93).

87  Como señala Charles B. FAULHABER, Medieval Manuscripts in the Library of the Hispanic Society of America: Religious, Legal, Scientific, Historical, and Literary Manuscripts, Nueva York: The Hispanic Society of America, 1983, nº. 7; ver además Irene ZADERENKO, “Per Abbat en Cardeña”, Revista de Literatura Medieval, 20, 2008, p. 177-192, que incluye tres imágenes del manuscrito, y A. MONTANER, ed. cit., p. 504-506, ambos con completa bibliografía.

88  F. BERGANZA, op. cit., p. 187.

89 Ibidem, p. 188. Nótese la referencia en ambos documentos a los personajes enterrados en el monasterio, que coincide con la creación de la primera lista que conocemos al respecto en 1327. También la alusión a la vinculación con alguno de ellos en el primero («onde yo vengo») nos sitúa en un ámbito cercano a la perspectiva genealógica que está en la base de nuestro texto.

90  En la Crónica de Castilla, la esposa de Laín Calvo recibe el nombre de Elvira Núñez (en la traducción portuguesa y consecuentemente en la Crónica de 1344 y en el Livro de linhagens, Teresa Núñez, por asimilación con la esposa de Diego Laínez). El nombre de Vello, ligado claramente al de Laín Calvo, fue interpolado por Juan de Velorado en la Crónica particular del Cid: “caso Layn Calvo con Elbira Nuñez, fija de Nuño Rasuera, que por otro nombre se llamo doña Vello, porque nascio Vellosa” (fol. 1v). Sobre las implicaciones de la calvicie, G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 131-132.

91  G. MARTÍNEZ DÍEZ, «Tres anales burgaleses medievales», p. 245. Por otro lado, las Mocedades señalan su conexión con el monasterio, aunque en otro sentido: «Et vino a Sant Pedro de Cardeña a poblar este Lay Calvo» (A. DEYERMOND, op. cit., p. 233).

92  Véase la propuesta de C. SMITH, “The Diffusion of the Cid Cult”, p. 48-49, e id., “Cardeña, Last Bastion”, p. 436, n. 9, pero ténganse en cuenta las precisiones cronológicas de G. MARTIN, “Héros, gentilhommes et boutiquiers”.

93  G. MARTÍNEZ DÍEZ, «Tres anales burgaleses medievales», p. 244. También al señalar de su enlace con una de las hijas del Cid se habla de «don Remir Sanchez, rey de Navarra».

94  Epitafio incluido, como he señalado antes, entre los apéndices a la Crónica particular del Cid (fol. 115r).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Bautista, « Cardeña, Pedro de Barcelos y la Genealogía del Cid », e-Spania [En ligne], 11 | juin 2011, mis en ligne le 10 juillet 2012, consulté le 27 mars 2017. URL : http://e-spania.revues.org/20446 ; DOI : 10.4000/e-spania.20446

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org