Navigation – Plan du site
Le Liber regum (ou Libro de las generaciones y linajes de los reyes)

Libro de las generaciones y linajes de los reyes
¿Un título vernáculo para el Liber regum?

Georges Martin

Résumés

Le titre latin Liber regum cache la grande nouveauté de l’œuvre qu’il désigne : l’usage du roman navarrais, qui fait de celle-ci la première chronique hispanique écrite en langue vernaculaire, voire le premier écrit roman des lettres hispaniques. Mais, sur quelle base proposer un titre roman alors même que les trois premières versions connues et les rares manuscrits qui les conservent offrent trois intitulés distincts ?

Haut de page

Texte intégral

  • 1  En el caso del manuscrito villarense del llamado Liber regum, la rotulación inicial sólo designa l (...)

1Con algunas excepciones, las obras medievales nos han llegado sin nombre declarado. En el mejor de los casos, una rotulación de incipit, a menudo elemental y alguna vez engañosa1, distingue uno de otro los textos reunidos en el códice. Los títulos con que designamos hoy dichas obras son muchas veces préstamos tardíos de eruditos o estudiosos. Esto no debería plantear mayor problema desde un punto de vista científico, pues basta con que la obra goce de singularidad en el panorama crítico. Con todo, es muy deseable que el “título”, aun prestado, no sea del todo arbitrario y ofrezca la mejor adecuación posible a los rasgos lingüísticos, genéricos, temáticos o aun genéticos de la obra que pretende designar. Y en el mejor de los casos: que se apoye en alguna tradición textual.

  • 2  Georges MARTIN, Histoires de l’Espagne médiévale. Historiographie, geste, romancero, Annexes des C (...)
  • 3  Juan A. ESTÉVEZ SOLA está acabando una edición crítica de la misma para el Corpus Christianorum en (...)
  • 4  Véase e-Spania, 2, 2006 (http://e-spania.revues.org/index31.html) y, en el mismo número de la revi (...)

2Aunque la cuestión parezca de poca relevancia, titular una obra medieval resulta determinante y también arriesgado, pudiendo dicho acto provocar confusiones, o incluso aberraciones, difíciles de remediar. Para atenernos al marco de la historiografía hispana, seguimos llamando Crónicas de Alfonso III dos versiones de una historia de los reyes de Oviedo probablemente compuestas después del reinado del rey epónimo2 e Historia silensis una crónica escrita en el reino de León3. Últimamente, en esta misma serie de encuentros dedicados a historiografía hispánica de los siglos XII y XIII, hemos decidido titular Chronica regum Castellae una obra latina absurdamente llamada primero Crónica latina de los reyes de Castilla y luego, aún más absurdamente, Chronica latina regum Castellae4. Por lo que toca al Liber regum, el problema viene de que, en su caso, el título latino disimula el aspecto más novedoso de la obra: el uso del romance navarro, que hace de ella la primera crónica hispana escrita en lengua vernácula e incluso el primer escrito romance de las letras hispánicas.

Tradición crítica y tradición textual

  • 5  La edición más reciente es la de Louis Cooper (ref. en nota 1). Hélène Thieulin-Pardo prepara para (...)
  • 6  Enrique FLÓREZ, Memorias de las reynas catholicas, 2 vol., Madrid: Antonio Marín, 1761, p. 481-494 (...)
  • 7  Manuel SERRANO Y SANZ, “Cronicón Villarense (Liber regum), primeros años del siglo XIII: la obra h (...)
  • 8  Ref. en nota 1.
  • 9  Diego CATALÁN, El Cid en la historia y sus inventores, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 200 (...)
  • 10  Publicada por Diego CATALÁN en Crónica general de España de 1344, Madrid: Gredos (Fuentes cronísti (...)

3El uso corriente por los estudiosos del título Liber regum no tiene su origen en el testimonio manuscrito de la versión más antigua que hayamos conservado de la obra5, sino, como veremos, en el de su segunda versión conservada y más exactamente en un comentario que, a mediados del siglo XVIII, hizo el Padre Enrique Flórez de la transcripción parcial que daba a la imprenta6. Aunque, a principios del siglo XX, Manuel Serrano y Sanz tomara alguna distancia con dicha designación, publicando en el Boletín de la Real Academa Española una edición de la primera versión conocida en la que el título de Chronicon villarense antecedía el de Liber regum puesto entre paréntesis7, la última edición de la misma versión por Louis Cooper, en 1960, consolidó definitivamente el título latino8. Sólo Diego Catalán, a partir de 2002, en la revisión de su estudio sobre “El ‘ihante’ que quemó la mezquita de Elvira...” publicada en El Cid en la historia y sus inventores9, se atrevió a dar a la obra, desde su primera versión conservada, el título vernáculo de Libro de las generaciones que corresponde a la rotulación que ostenta en el único manuscrito de su tercera versión10. Pese a todo, seguía añadiendo “o Liber regum” – Libro de las generaciones o Liber regum.

  • 11  Entre 1194 y 1211 la fechaba Serrano y Sanz, periodo que Diego Catalán redujo a los años 1196-1209 (...)
  • 12  M. SERRANO Y SANZ, “Cronicón Villarense...”, p. 193. D. CATALÁN, Crónica de 1344, p. liii, nota 2. (...)
  • 13  Descripción: M. SERRANO Y SANZ, p. 192-194; L. COOPER, p. 7-8; Georges MARTIN, Les Juges de Castil (...)
  • 14  L. COOPER, El Liber regum, p. 17.
  • 15 Ibid., p. 17.

4La versión más antigua que conservamos de la obra puede fecharse entre los últimos años del siglo XII y los primeros del XIII11. Nos ha llegado en su manuscrito también más antiguo, de letra “de comienzos del siglo XIII”, en opinión de Serrano y Sanz, aunque Alberto Montaner lo fecha posteriormente a 124112. En el volumen poseído a principios del siglo XVII por el jurisconsulto aragonés Miguel Martínez del Villar13, el texto lleva la rotulación latina “Hec est generatio Ade uel ab Adam usque ad Christum14, que podría pasar por una adaptación neotestamentaria de la Vulgata Génesis V.1 (“Hic est liber generationis Adae”) si no se limitase a reproducir en latín las palabras romances que abren la primera sección genealógica de la obra: “Esta es la generación de Adam tro a Ihesu Crist...”15. Esta rotulación latina, calco del inicio romance de la obra, traduce muy probablemente la timidez y el conservadurismo de los copistas ante el uso novador que se hacía en ella de la lengua vernácula. Pero también es un indicio muy seguro, y casi una prueba formal, de que en el manuscrito que copiaban, dicha obra no llevaba la rotulación latina Liber regum.

  • 16  M. SERRANO Y SANZ, p. 193. Véase la foto sacada por Hélène Thieulin-Pardo para la edición numérica (...)
  • 17  G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 28.
  • 18  Más allá de los reyes de España, la obra abarca los “reyes” de Jerusalén, de Persia, de Caldea, de (...)
  • 19  España, siempre en singular y limitado su empleo al período romano-visigótico: “e pues faularemos (...)
  • 20  Versión villarense: Portogal, Gallicia, Asturias, Cantabria (COOPER, p. 32); Gallicia, Asturias, A (...)
  • 21  Del siglo XVI según Alberto Montaner (ver su estudio en este mismo número de e-Spania), del siglo  (...)

5Tampoco el rótulo de la encuadernación del códice villarense (Succesiones Regum hispaniarum)16, que no puede referirse más que a nuestra genealogía historiada, siendo de carácter normativo y no histórico los demás textos reunidos en él17, parece constituir una designación auténtica, ligada a la empresa compositiva. En efecto, el texto conservado no corrobora la pertinencia de dicho rótulo ni por su contenido, mucho más amplio18, ni sobre todo por su expresión, ya que la palabra España nunca se usa en plural y que su empleo en singular, reservado al corto tramo romano-visigótico19, da luego lugar, en la sección post-visigótica, propiamente medieval, de la obra, que es la que más interesaba a autores y lectores, a una pluralidad denominativa adecuada a la nueva fragmentación política del territorio hispánico20. Siendo pues del siglo XVI o XVII la encuadernación21, considero muy probable que no se le pueda conceder más oportunidad a este rótulo que la de identificar el tomo manuscrito en una biblioteca – probablemente la del mismo Martínez del Villar.

  • 22  Publicadas y fechadas por Antonio Ubieto Arteta (Corónicas navarras, Valencia: Anubar (Textos medi (...)
  • 23  MARTIN, Les Juges de Castille, p. 30 y nota 22 de la p. 84.
  • 24  UBIETO, Corónicas navarras, p. 25. Manuscrito 1 del Archivo General de Navarra. Variante del ms. 1 (...)
  • 25 Corónicas: “El rey don Sancho el Mayor –el padre del rey don Ferrando de León et del rey don García (...)
  • 26  “Del linage de Nueno Rasuero vino l’Emperador” (UBIETO, p. 30).
  • 27  “L’ifant don Romiro ovo en su muller la fija de meo Cid al rey García de Navarra, que dixieron Gar (...)
  • 28 Ibid., p. 8, n. 5.

6Antes de pasar a la segunda versión conservada del llamado Liber regum, evocaré las Corónicas insertas en algunos manuscritos de los Fueros de Sobrarbe y de Navarra. Éstas reúnen, en efecto, retazos historiográficos genéticamente vinculados a la composición del Liber y su redacción es anterior a la segunda versión conocida de la obra, y para una de ellas a la primera22. No llevan estos textos rotulación general más explícita que la de Corónicas, fechable en los años del siglo XIV en que se constituyó este modelo manuscrito de los Fueros23, pero se abren con la frase “Agora comença el linage de los reyes d’Espayna”24. De hecho, lo que sigue inmediatamente es una genealogía de los reyes de Aragón análoga a la que encontramos en el llamado Liber regum, pero bien podría dicha frase designar una realidad textual o expresar una intención redaccional más amplias. En efecto, a diferencia de la genealogía aragonesa del Liber, la de las Corónicas alude a la descendencia “leonesa” y navarra de Sancho el Mayor25; sigue además un Linage de Rodric Diaz que, como es sabido, mira hacia el linaje de los reyes de Castilla desde el juez Nuño Rasura26 y, desde Laín Calvo, hacia los Restauradores neocidianos de la realeza navarra27. Verdad es que la aplicación que se hace aquí de la palabra España a dinastías regias post-visigóticas no se adecua a la práctica léxica ni a la visión histórica del llamado Liber regum. Sin embargo, el sintagma Linage de los reyes de Espayna merece nuestro interés por gozar de una existencia manuscrita, de cierta antigüedad – los primeros manuscritos conservados de las Corónicas navarras son del siglo XIV28 – y, sobre todo, de una tradición textual que, en el mejor de los casos, podría remontarse a una época temprana de la génesis del llamado Liber regum.

  • 29  CATALÁN, Crónica de 1344, p. lvi y nota 14.
  • 30  Las Memorias (ref. en nota 6) fueron escritas entre 1757 y 1760 (la primera impresión es de 1761). (...)

7La segunda versión conservada de la obra fue redactada en Toledo entre 1217 y 122329 probablemente por iniciativa del arzobispo primado Rodrigo Jiménez de Rada, que era de ascendencia navarra. Comentando hacia 1760 su publicación en el primer tomo de las Memorias de las reinas católicas30, el padre Enrique Flórez declaraba:

  • 31  FLÓREZ, Memorias..., 1, p. 188.

Damosla al fin de este libro conforme se halla en un Ms. De S. Martin de Madrid, de letra de Juan Vázquez del Marmol, y en otros de Toledo, y de la Real Biblioteca de esta Corte, aunque en estos no tan completa. Intitulase Liber regum, y empieza por Adan31.

  • 32  Respectivamente: ms. BNE 1376 (antigua numeración, a tinta: fol. 386r°-389v°) y ms. L.i.12 (fol. 2 (...)

8No he podido consultar – si es que se conserva – el manuscrito utilizado por el Padre Flórez, ni luego apreciar el sentido y alcance de su “intitulase”. Los demás manuscritos a los que alude los conocemos a través de dos copias de Ambrosio de Morales (segunda mitad del siglo XVI) actualmente conservadas en la Biblioteca Nacional de España y en la Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial, donde las he consultado32. Conforme a lo que declara el padre Flórez, están faltas del principio de la obra y empiezan, en medio de la sección rubricada por Morales “Del linaje de los reyes de Navarra”, con las palabras “Doña Maria et la otra Blasquita”, esto es en el curso de la evocación de la progenie de Sancho Abarca, faltando la parte bíblica, antigua, visigótica y castellana de la obra. En el manuscrito de la Biblioteca nacional el llamado Liber regum y los Anales toledanos I que cohabitan con él llevan la común rotulación latina “Historici antiqui Hispani nondum impressi...”

  • 33  Utilizaré la edición de Diego Catalán en los apéndices de Crónica de 1344, p. 218-337.

9Desde luego, la rotulación Liber regum no goza de ninguna tradición en Navarra, cuna de la obra. Prueba de ello son tanto las rotulaciones latina y romance del Códice villarense (“Hec est generatio Ade...”, “Esta es la generación de Adam...”) como la de las Corónicas navarras (“Est es el linage de los reyes d’Espayna”) como, por fin y sobre todo, la rotulación de la tercera versión, también navarra: “Este es el libro de las generationes”33. En cuanto a la tradición textual castellana, es imposible decidir si el “título” mencionado por Flórez fue el original de la segunda versión toledana o si se trata de la rotulación ideada por uno cualquiera de los copistas que, entre el siglo XIII y el siglo XVI, la transmitieron. La formulación latina puede ser indicio, tanto de una rotulación precoz que, como la villarense, traduciría la renuencia de los copistas a usar el romance en un universo de escritura aplastantemente dominado por el latín como del tardío ambiente del humanismo católico en que se movía el factor del manuscrito dado a la imprenta por Flórez: Juan Vázquez del Mármol, Corrector general de los libros de Felipe II. Hemos visto que también en las copias de Morales nuestra genealogía lleva una rotulación latina. Sea lo que fuere, mi opinión es que, si se desea dar un título acorde a una tradición textual primitiva y navarra, hay que rechazar decididamente el de Liber regum.

  • 34  Francisco Bautista nos reveló, durante el encuentro cuyas actas recoge este mismo número de e-Span (...)
  • 35  Este argumento en contra resultaría reforzado de confirmarse la hipótesis emitida por Montaner de (...)
  • 36  CATALÁN, Crónica de 1344, p. 218.

10Ahora bien, no por encontrar en la tercera versión conocida de la obra la tan deseada rotulación romance podemos estar seguros de poseer una auténtica designación vernácula de las primeras redacciones navarras del mal llamado Liber regum. Primero, porque el único manuscrito que la ostenta34, copiado por Martín de Larraya en el siglo XV, abre, poco menos que el copiado por Flórez, un largo período a la posible intervención de los copistas. Segundo, porque la tradicionalidad de dicha rotulación queda a su vez cuestionada por las rotulaciones anteriores de la obra, diferentes de ella tanto en Navarra como en Castilla35. Verdad es que ahí está la palabra generacion, que comparte esta rotulación con la que encabeza la obra en el códice villarense. Pero difícil es saber si esta coincidencia refleja una antigua y compartida designación de la obra en Navarra o si sólo procede de la facilidad que le brindaba a un rotulador de los siglos XIII a XV un manuscrito que, siguiendo la tradición del códice villarense, empezaba con la frase: “Esta es la generation de Adam troa Jhesu Christo”36. ¿Por qué la rotulación “Hec est generatio Ade uel ab Adam usque ad Christum” en el códice villarense, y no la de “Este es el libro de las generationes” o “Hic est liber generationibus”? Nada garantiza que podamos aplicar con un grado aceptable de autenticidad el “título” Libro de las generaciones a la primitiva tradición textual de la obra.

  • 37  No es imposible que ya los autores del Livro velho (fechado entre 1282 y 1290, pero que puede ser (...)
  • 38  Para el Livro velho y el Livro do Deao: Joseph PIEL y José MATTOSO (ed.), Livros velhos de linhage (...)
  • 39  Joseph Piel y José Mattoso lo fechan entre 1337 y 1340 y no están lejos de considerarlo como un bo (...)
  • 40  PIEL y MATTOSO, Livros velhos, p. 61.
  • 41  CATALÁN, Cronica de 1344, p. lix-lxii.
  • 42  Las rubricaciones típicas más frecuentes de los sesenta manuscritos manejados por José Mattoso son (...)
  • 43  “[...] porem eu, conde dom Pedro, filho do mui nobre rei dom Denis, houue de catar por gram trabal (...)
  • 44  Véanse en la edición de Mattoso las rubricaciones de los títulos VI, X, XII, XV, XVII, XVIII, XX, (...)
  • 45  “Dos filhos que Adam houve e de sa geeraçom”, y a continuación: “Esta é a geeraçom d’Adam ataa Jhe (...)

11Aun sin adentrarme muy lejos en la posteridad, dilatada y compleja, de nuestras genealogías historiadas – y ateniéndome a la percepción que se pudo tener de ellas en la Edad Media y a las denominaciones que pudieron inspirar –, quisiera recordar que, a mediados del siglo XIV y quizá incluso en los últimos decenios del XIII37, su tradición textual coincidió con la preocupación linajística de la nobleza portuguesa, provocando el surgimiento de los llamados Livros de linhajens. La tradición manuscrita de estas obras, aunque muy mayoritariamente moderna38, ofrece rotulaciones generales, incipit, prólogos y rubricaciones internas que dan mucho relieve a la noción de linhajem, lo que motivó su temprana y común designación crítica. El Livro do Deao, poco anterior a la obra de Pedro de Barcelos39, contiene incluso en su prólogo una formulación que se asemeja bastante a un “título”: “fazemos escrever este libro verdadeiramente dos linhagens [daqueles que som naturales e moradores do reino de Portugal]”40. En cuanto al Livro de linhajens del conde, donde la presencia del Liber regum es más completa y evidente41, su tradición textual es muy interesante, ya que, si tanto la rotulación general42 como el prólogo43 y las rubricaciones internas44 usan la palabra linhagem para definir el contenido de la obra, ésta se abre no obstante, como en toda la tradición medieval del llamado Liber regum, con los habituales anuncios de la geeraçom d’Adam45. Nos hallamos pues ante una obra cuyo contenido temático, tanto en la rotulación general como en los comentarios prologales y en las rubricaciones internas, está identificado por la palabra linhagem y en cuyo inicio textual se usa la palabra geeraçom. Unido a la rotulación de las Corónicas insertas en el Fuero de Sobrarbe – “Agora comença el linage de los reyes d’Espayna” – y a la del Libro de las generaciones, esto permite considerar que, frente a la rotulación latina castellana Liber regum, única y posiblemente tardía, existió en Navarra y en Portugal la tradición textual de una rotulación romance en la que alternaban o coexistían las palabras generacion y li(g)nage. Esto me lleva a interesarme ahora en el empleo, el sentido y la relación semántica de ambas voces en las primeras versiones conocidas de la obra.

Generacion vs lignage

  • 46  De Adán a Cristo: COOPER, p. 17 (3 veces), 19, 24; “reies de França”: ibid., 39 (2 veces). (...)
  • 47  “Hec est generatio Ade uel ab Adam usque ad Christum” y “Ésta es la generación de Adam tro a Ihesu (...)
  • 48  “Aqui s’estallo la generacion de Charles” corresponde en realidad al fin de la dinastía carolingia (...)
  • 49  CATALÁN, Crónica de 1344, p. 218 (2 veces), p. 222 (2 veces), p. 236, p. 291, p. 335.
  • 50  “Esta es la generation de los rreyes de Persa qui fueron paganos. E de los rreyes qui foron seyñor (...)

12La palabra generatio, generacion o generation, aparece 7 veces en la versión conservada en el códice villarense. 5 de sus empleos están reservados al tramo bíblico de las genealogías, 2 se encuentran en la genealogía de los “reies de França”46. No se usa la palabra en la parte dedicada a las genealogías de los reyes hispánicos, ni godos ni medievales. Sólo se utiliza en una ocasión para designar una sección temática de la obra, en las rubricaciones de la genealogía de Adán a Cristo47. Podemos suponer que el empleo de la palabra fuera el mismo en la versión toledana, aunque no podemos afirmarlo con certeza por faltar en las Memorias de Flórez el primer tramo genealógico de la obra, al que se limita casi exclusivamente su uso. Generacion sólo aparece una vez en el “linage de los reyes de Franza”, probablemente por la dificultad de interpretación que presentaba su segundo empleo en el mismo tramo de la versión villarense48. En el llamado Libro de las generaciones, la frecuencia de empleo de la palabra generacion es la misma que en la versión villarense (7 veces)49. Pese a la expansión de la materia genealógico-narrativa, su uso, con una excepción, sigue limitado al tramo bíblico y a los reyes de Francia. Su utilización para designar una sección genealógica de la obra pasa de 1 a 2 casos, por figurar también la palabra en el anuncio de la genealogía de los reyes de Persia y de Roma50. Esta es la excepción que acabo de mencionar a su uso exclusivamente bíblico y franco.

  • 51  Versión villarense: COOPER, p. 24; Libro de las generaciones (con incomprensión del modelo): CATAL (...)
  • 52  Versión villarense: COOPER, p. 17.
  • 53  Versión villarense: COOPER, p. 19; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 222.
  • 54  Versión villarense: “[...] pues que traspassó esta generación de Clotario el quarto, el rei Cildeb (...)
  • 55  Versión villarense: COOPER, p. 24.

13La palabra generacion da lugar a cierta variedad de acepciones. Sobre la base de un sentido fundamental que es el de engendramiento (“las mulleres non eran comtadas en la lei ni en la generación”)51, la encontramos con el significado diacrónico de eslabón generacional humano que le damos hoy (“Tro aquí a una edat & x generaciones”)52, con el significado sincrónico de conjunto de los hijos de un mismo padre (“Jacob ouo fillo a Iuda; est fo maior en la generación, que del uinieron los reies”)53 o con el significado diacrónico de dinastía, eso es de un encadenamiento generacional continuado entre detentores másculos de un mismo señorío (se distinguen así varias generaciones en el lignage “de los reies de França”54). A pesar de la variedad de sus acepciones, está claro que la palabra generacion remite, en las tres versiones conservadas del llamado Liber regum, a un mismo modelo fundamental: el de una filiación agnaticia, donde el hilo genealógico corre de varón en varón. Lo dejan perfectamente claro los comentarios hechos a la genealogía de Cristo: “cómo uinié dretamentre de padre en fillo”, o bien “mas por ço que las mulleres non eran comtadas en la lei ni en la generación, aduze la por la generación de los barones”55.

14Examinemos ahora el empleo y el sentido de la palabra li(g)nage.

  • 56  COOPER, p. 21, 24 (2 veces), 25 (2 veces), 26, 30, 31 (2 veces), 32, 33 (3 veces), 37, 38 (2 veces (...)
  • 57  FLÓREZ, Memorias, 1, p. 486 (3 veces), 488, 492 (6 veces).
  • 58  CATALÁN, Crónica de 1344, p. 227, 235, 236 (2 veces), 238, 240, 245, 247, 248, 270 (2 veces), 275, (...)
  • 59  Parte bíblica, versión villarense: COOPER, p. 21, 24 (2 veces), 25 (2 veces), 26; Libro de las gen (...)
  • 60  Ver la nota anterior. Esta progresión también traducirá la implantación cada vez mayor en la lengu (...)
  • 61  “Tro aquí faulamos del lignage de Ihesu Crist de Adam en acá” (COOPER, p. 25-26), “Tro aquí dixiem (...)
  • 62  “Hata aquí fablamos del linage de los Reyes de Castiella” (FLÓREZ, 1, p. 486), “Agora vos diremos (...)
  • 63  “Troa aquí fablamos del linage de Ihesu Christo de Adam en acá, e de los rreyes de Jherusalem quad (...)
  • 64 Cf. CATALÁN, Crónica de 1344, p. liv y G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 46-82.
  • 65  CATALÁN, Crónica de 1344, p. lviii.
  • 66  Versión toledana: FLÓREZ, 1, p. 486; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 316.
  • 67  COOPER, p. 35.
  • 68  Alberto MONTANER, “El proyecto historiográfico del Archetypum Naiarense”, e-Spania, 7, 2009, § 18. (...)

15La frecuencia de empleo de la palabra li(g)nage en la obra es muy superior a la de la palabra generacion: 16 veces contra 7 en la versión villarense56, 11 contra 2 en la parte publicada por Flórez de la toledana57, 35 contra 8 en el llamado Libro de las generaciones58. El uso de la palabra cubre la totalidad de la obra, tanto su parte bíblica como la parte antigua y la parte medieval59. En el tramo dedicado a las genealogías hispanas visigóticas y medievales, que es el más determinante para el sentido de la obra y en el que no se usa la palabra generacion en ninguna de sus tres versiones conocidas, la palabra li(g)nage aparece 7 veces en la versión villarense, 11 veces en la toledana y 18 veces en el llamado Libro de las generaciones60. El número de sus casos de empleo para rubricar un tramo genealógico es de 3 en la versión villarense61, de 5 en sólo la parte publicada dela versión toledana62 y de otros 5 en el llamado Libro de las generaciones63. En el caso de la versión villarense, probablemente haya que aumentar de 3 a 4 los casos, considerando que la genealogía de las Corónicas navarras rubricada “Este es el lignage de Rodric Diaz” formaba parte del primitivo manuscrito64. Además, el hecho de que tanto la versión toledana como el Libro de las generaciones, que no tienen vinculación genética directa entre sí65, declaren al cerrar la sección dedicada a los reyes de Castilla “Hata aquí fablamos del linage de los Reyes de Castiella”66 donde la versión villarense sólo reza “Tro aquí auemos comtado de los reies de Castiella”67, sugiere que otra variante antigua de la obra, anterior a 1223 – quizá el mismo exemplar pampilonensis, como lo bautizó Alberto Montaner68 –, también pudo emplear la palabra li(g)nage para designar dicha sección. Serían entonces, como en las demás versiones del Liber, 5 los casos en que la palabra habría designado una sección temática de la obra, en vez de sólo 1 para la palabra generacion.

  • 69  “Et el seyñor de Anglaterra demandó por toda la tierra las donzellas e las de linage que heran a c (...)
  • 70  COOPER, respectivamente, p. 33 y p. 30.
  • 71 Ibid., p. 31 para las dos citas.

16Li(g)nage sólo tiene un sentido en las tres versiones conservadas de la obra, aun si dicho sentido da lugar a dos aplicaciones, una personal o dinástica y otra gentilicia, y si, en 3 de los 35 empleos apuntados, cobra en el llamado Libro de las generaciones el sentido de condición natural nobiliara (“dueña [o muger] de grant linage”)69. El li(g)nage identifica a una persona o a un grupo de personas por la filiación que los vincula a un ascendiente considerado como primordial: “Del lignage de Nunno Rasuera uino l’emperador de Castiella”, “E priso los qui eran del lignage del rei Dauid e fizo los todos degollar”70. Aplicada a las gentes (en el sentido latino de gentes), la palabra li(g)nage designa la común ascendencia gentilicia así como la solidaridad implicada por ésta: “Estos godos foron de lignage de Gog e Magog”, “Quando foron los godos entrados en Espanna, leuantoron rei de lor lignage”71. Aunque el modelo genealógico subyacente a la noción de linaje parezca el mismo que el subyacente a la noción de generación, entre uno y otro existen dos diferencias.

  • 72  “Mathan ouo fillo a Iacob. Iacob ouo fillo a Josep. Est Iosep uiene dreita mentre del lignage de S (...)
  • 73  Versión villarense: COOPER, respectivamente p. 17 y 25-26; Libro de las generaciones: CATALÁN, res (...)
  • 74  Versión villarense: COOPER, p. 33-34; versión toledana: FLÓREZ, p. 483; Libro de las generaciones: (...)

17La primera es que, aunque anclada siempre en un hombre y percibida mayormente a través de filiaciones masculinas, la filiación linajística, admite la filiación por línea femenina. El modelo no es puramente masculino, sino mixto: agnaticio y uterino. Un caso muy notable en el que se manifiesta dicha ambivalencia genealógica del modelo linajístico es el de Jesucristo, eterno y no generado, encarnado en María pero no hijo de José, que da lugar a que los autores distingan entre “la generación de los barones” y el “lignage de Sancta María”72. Por mucho que la imitación bíblica lleve los autores del Liber a anunciar una “generación de Adam tro a Ihesu Crist”, lo que tejen en realidad es lo que recuerdan al final de dicha sección: un “lignage de Ihesu Crist de Adam en acá”73. Lo mismo se puede observar en el caso del “emperador de Castiella” Alfonso VII, que “[uino] del lignage de Nunno Rasuera”, pero por la mujer de Sancho el Mayor de Navarra, la infanta Elvira, hija del conde Sancho el Bueno de Castilla74.

  • 75  Versión villarense: “E del día que uino el rei Nabucodonosor en Iherusalem e fizo la segunda destr (...)
  • 76  Versión villarense: “Quando foron los godos entrados en Espanna, leuantoron rei de lor lignage et (...)
  • 77  Formulación relevante en la versión toledana: “Hata aquí fablamos del linage de los Reyes de Casti (...)
  • 78  Versión villarense: COOPER, p. 38-39; versión toledana: FLÓREZ, 1, p. 490-492. Los autores del Lib (...)

18La segunda diferencia es que el linaje está concebido con relación a un territorio (ciudad o “tierra”) sobre el que sus representantes ejercen algún tipo de señorío. El li(g)nage de los “fillos d’Israel” está vinculado a Jerusalén75; el de los godos a España una vez conquistada por ellos76; el de Nuño Rasura a Castilla77. Es más: algún li(g)nage no tiene más identidad que aquella que le confiere el territorio que gobierna, sin que sea necesaria una estricta continuidad generacional. En este caso, la definición linajística deja de ser genética para ser puramente territorial – eso es política. Así, tanto la versión villarense como la versión toledana llaman “lignage de los reies de França” a una sucesión de monarcas fragmentada en tres generaciones, dos de ellas emparentadas (la de Meroveo a Clotario IV y la de Childeberto a Luis IV) pero no la tercera, fundada por Hugo Capeto78.

  • 79  Los autores del Liber regum respetan el orden de nombramiento (asimilado al de nacimiento) de los (...)
  • 80  El entronque figura, por lo demás, tanto en el “lignage de los reies de Castilla” (versión villare (...)
  • 81  “Hata aquí fablamos del linage de los Reyes de Castiella, cómo viene del linage de Nuno Rasuera” ( (...)
  • 82  Versión villarense: “Agora comtaremos de los reies de Nauarra e del rei Sanch Aauarcha e del rei d (...)

19La admisión de la filiación uterina en la identificación genealógica y la vinculación al territorio, que distinguen el linaje de la noción meramente genética y sólo aplicable a los varones de generación, son dos rasgos que anclan dicho concepto en el universo político y le dan una fuerte potencialidad polémica. En el tramo de la obra dedicado a las genealogías de los reyes contemporáneos, en el que se concentraban los retos políticos que movían a sus autores, permiten por ejemplo, que Fernando y García79, los dos hijos legítimos de Sancho el Mayor de Navarra y de su mujer la infanta dona Elvira de Castilla, dos hijos idénticos bajo el criterio de su generación80, resulten integrados, sin que se necesite ninguna explicación anecdótica, el primero, por su madre, al linaje de los reyes de Castilla procedentes de Nuño Rasura81, y el segundo, por su padre, al linaje de los reyes de Navarra procedente de Íñigo Arista y de Sancho Abarca82. Esto tenía como consecuencia que los restauradores pamplonenses se encontraran vinculados al territorio navarro y vieran reforzado su prestigio de reyes procedentes de reyes mientras que los expansivos monarcas castellanos, que les disputaban el reino, veían confinado a Castilla su legítimo señorío y su origen rebajado a un simple juez.

  • 83  Versión villarense: “Est rey don Alfonso non lexó fillo nenguno, ni non remasó omne de so lignage (...)
  • 84  “En aquella batalla fo perdido el rei Rodrigo, e no lo troboron ni muerto ni biuo; mas pues a luen (...)
  • 85  En toda la tradición astur-leonesa, como también en la Chronica Naiarensis, fuente directa del Lib (...)
  • 86 Corónicas navarras: “L’ifant don Romiro ovo en su muller la fija de meo Cid al rey Garcia de Navarr (...)
  • 87  Ésta dejó su huella en dos eslabones de “infantes” en la dinastía real de Navarra: “Est rei don Ga (...)

20Es curioso al respecto, y probablemente también significativo del modelo genealógico representado por el lignage, que las rupturas, bien conocidas, que los autores del llamado Liber regum, introdujeron en las genealogías dinásticas y gentilicias tradicionales de la historiografía regia hispánica correspondan siempre a transmisiones uterinas. La ruptura del hilo generacional del linaje fundado por Pelayo a la altura de la muerte de Alfonso el Casto83, que distingue nuestra obra de toda la historiografía hispánica anterior, impedía que por la infanta Sancha de León, esposa “linajísticamente compatible” del rey Fernando I, llegase a los reyes castellanos el prestigio y la primacía simbólica de la primera dinastía restauradora de una realeza cristiana en a España post-visigótica. Del mismo modo, el cierre de “los tiempos de los godos” y del li(g)nage de sus reyes con la derrota y desaparición del rey Rodrigo84 anulaba toda posibilidad de transmisión del prestigio gentilicio de los últimos reyes “de Espanna” por la hija de don Pelayo – una vez muerto prematuramente Fáfila, único hijo varón del rey85. En cambio, el mismo modelo transmisor y evaluador del linaje, permitía que a través de Cristina, hija de Mio Cid y esposa del infante Ramiro86, llegara a los Restauradores navarros, la prestigiosa herencia del juez de Castilla Laín Calvo, compañero y par de Nuño Rasura, cuya ascendencia contribuía a compensar el déficit de legitimidad debido a la generación bastarda87 que maculaba su ascendencia paterna, procedente del rey Sancho Abarca.


  

21¿Qué lecciones sacar de este estudio para la titulación de la obra que estudiamos? Cabe primero recordar que sus tres primeras versiones conocidas y los pocos manuscritos que las conservan no ofrecen designación común, sino tres rotulaciones distintas. Nuestra ambición no puede luego exceder la de atribuir a la obra una titulación crítica aceptable. Para ello, tenemos que descartar, por única, castellana, posiblemente tardía y linguísticamente incompatible, la rotulación que sugirió el título por el que solemos designar la obra: Liber regum. En el marco de las rotulaciones vernáculas que ofrece la tradición textual, dos palabras y dos conceptos se destacan: generación, en Navarra, y en Navarra y Portugal, linaje. La palabra España, que aparece en la rotulación de las Corónicas navarras es incompatible con la semántica territorial de la obra, pues su empleo y pertinencia quedan limitados al tramo romano-visigótico. La palabra generación puede conservarse por estar presente en dos de las tres rotulaciones más tempranas, las dos navarras. Pero tampoco hay que exagerar su pertinencia: su uso pudo corresponder a una facilidad de copista y la palabra está ausente del largo y muy determinante tramo genealógico visigótico e hispano-medieval de la obra. En cambio, la palabra linaje, que tiene su tradición de rótulo, tanto en Navarra como en Portugal, bien merecería figurar en el título: por su frecuencia de empleo en todas las versiones conocidas de la obra como en todas sus secciones genealógicas, por la función rubricadora que se le da, y, al fin, por la fuerte semantización política del concepto en la representación de las realezas hispánicas que nos brindan los autores. Por dichas razones propongo que se le dé a partir de hoy al mal llamado Liber regum el título vernáculo de Libro de las generaciones y linajes de los reyes o, si se quiere algo más corto, el de Libro de las generaciones y linajes.

Haut de page

Notes

1  En el caso del manuscrito villarense del llamado Liber regum, la rotulación inicial sólo designa la primera sección de la obra: “Hec est generatio Ade uel Adam usque ad Christum” (Louis COOPER, El Liber regum. Estudio lingüístico, Zaragoza: Institución Fernando el Católico (Archivo de Filología Aragonesa, Anejo 5), 1960, p. 17). En el caso de los códices que conservan la Chronica Naiarensis, no sólo se limita la rotulación inicial a designar la sección primera sino que encierra el engaño adicional de nombrar su fuente: “Incipit cronica a Beato Ysidoro Iuniore Hyspalensi episcopo edita” (Juan Antonio ESTÉVEZ SOLA, Chronica naierensis, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum, Continuatio Mediaeualis, LXXI A, Chronica hispana saecui XII, pars II), 1995, p. 3).

2  Georges MARTIN, Histoires de l’Espagne médiévale. Historiographie, geste, romancero, Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 11, 1997, p. 35-37, nota 58.

3  Juan A. ESTÉVEZ SOLA está acabando una edición crítica de la misma para el Corpus Christianorum en la que, parece, conservará el título que le atribuyen tradicionalmente los estudiosos (véase su estudio “Chronica Naierensis e Historia Silensis. Modelos historiográficos y crítica textual”, e-Spania, 7, 2009).

4  Véase e-Spania, 2, 2006 (http://e-spania.revues.org/index31.html) y, en el mismo número de la revista, la nota 3 de mi estudio “La contribution de Jean d’Osma à la pensée politique castillane sous le règne de Ferdinand III.

5  La edición más reciente es la de Louis Cooper (ref. en nota 1). Hélène Thieulin-Pardo prepara para la editorial en línea Les livres d’e-Spania, una edición digital de la versión conservada en el códice villarense.

6  Enrique FLÓREZ, Memorias de las reynas catholicas, 2 vol., Madrid: Antonio Marín, 1761, p. 481-494 (impresión limitada a las genealogías medievales).

7  Manuel SERRANO Y SANZ, “Cronicón Villarense (Liber regum), primeros años del siglo XIII: la obra histórica más antigua en idioma español”, Boletín de la Real Academia Española, 6, 1919, p. 192-220 (p. 192-194).

8  Ref. en nota 1.

9  Diego CATALÁN, El Cid en la historia y sus inventores, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2002, p. 71 y siguientes. La versión original de dicho estudio reza simplemente Liber regum (“Sobre el Ihante que quemó la mezquita de Elvira y la crisis de Navarra en el siglo XI”, Al-Andalus, 31:1/2, 1966, p. 209-235 (p. 222).

10  Publicada por Diego CATALÁN en Crónica general de España de 1344, Madrid: Gredos (Fuentes cronísticas de la historia de España, 2), 1970, p. 218-337 (“Este es el Libro de las Generationes”, p. 218).

11  Entre 1194 y 1211 la fechaba Serrano y Sanz, periodo que Diego Catalán redujo a los años 1196-1209 [Manuel SERRANO Y SANZ, “Cronicón Villarense”, p. 219-220; Diego CATALÁN, “El Toledano romanzado y las Estorias del fecho de los godos del siglo XV”, en Estudios dedicados a James Homer Herriot, Madison, 1966, p. 9-102 (p. 21-22, n. 50)].

12  M. SERRANO Y SANZ, “Cronicón Villarense...”, p. 193. D. CATALÁN, Crónica de 1344, p. liii, nota 2. En este mismo número de e-Spania explica Montaner que, con la excepción de sus dos últimas piezas, el códice villarense no es facticio y que lo escribió una sola mano. Uno de los documentos copiados está fechado en 1241.

13  Descripción: M. SERRANO Y SANZ, p. 192-194; L. COOPER, p. 7-8; Georges MARTIN, Les Juges de Castille. Mentalités et discours historique dans l’Espagne médiévale, Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale, 6, 1992, p. 27-29.

14  L. COOPER, El Liber regum, p. 17.

15 Ibid., p. 17.

16  M. SERRANO Y SANZ, p. 193. Véase la foto sacada por Hélène Thieulin-Pardo para la edición numérica de la obra.

17  G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 28.

18  Más allá de los reyes de España, la obra abarca los “reyes” de Jerusalén, de Persia, de Caldea, de Grecia, de Egipto y de Roma así como, después de los reyes godos y de los restauradores post-visigóticos de una realeza cristiana en España, a los reyes de Francia.

19  España, siempre en singular y limitado su empleo al período romano-visigótico: “e pues faularemos de los godos como uinieron en Espanna” (COOPER, p. 26), “et estonz conquerieron Espanna los romanos” (ibid., p. 28), “En esta sazon foron ia los godos entrados en Espanna” (ibid., p. 30), “Et en esta sazon andavan los godos en Espanna” (ibid., p. 31), “Quando foron los godos entrados en España levantoron rei de lor lignage” (ibid., p. 31), “Est rei Bamba establié los arcobispados, e los bispados de España dond ad ond fossen” (ibid., p. 31), “Murié Vatizanus, e regnó el rei Rodrigo, en toda España” (ibid., p. 32), “E pues por el consello de los fillos de Vatizanus e de so nieto del rei Rodrigo, el comte don Julián, entroron los moros en España” (ibid., p. 32).

20  Versión villarense: Portogal, Gallicia, Asturias, Cantabria (COOPER, p. 32); Gallicia, Asturias, Alava, Bizcaia, Urduña, Dearri, Berueça (ibid., p. 33); y luego: Castiella (p. 33 y passim), Navarra (p. 33 y passim), Aragon (p. 34 y passim), Portogal (p. 34 y passim).

21  Del siglo XVI según Alberto Montaner (ver su estudio en este mismo número de e-Spania), del siglo XVII según SERRANO Y SANZ, “Cronicón Villarense”, p. 192.

22  Publicadas y fechadas por Antonio Ubieto Arteta (Corónicas navarras, Valencia: Anubar (Textos medievales, 14), 1964.

23  MARTIN, Les Juges de Castille, p. 30 y nota 22 de la p. 84.

24  UBIETO, Corónicas navarras, p. 25. Manuscrito 1 del Archivo General de Navarra. Variante del ms. 146 de la Catedral de Pamplona: “Agora vos contaremos el lignage de los reyes d’Espayna”.

25 Corónicas: “El rey don Sancho el Mayor –el padre del rey don Ferrando de León et del rey don García de Nágera, qui fo rey de Navarra– ovo un fijo de otra muger. Est fijo ovo nombre l’ifant don Romiro; et fo muyt bono et muyt esforçado” (UBIETO, p. 25). Liber regum, versión villarense: “Est rei don Sancho ouo un fillo d’otra muller, qui ouo nomne l’ifant don Remiro; e fo muit bueno e muit esforçado” (COOPER, p. 37).

26  “Del linage de Nueno Rasuero vino l’Emperador” (UBIETO, p. 30).

27  “L’ifant don Romiro ovo en su muller la fija de meo Cid al rey García de Navarra, que dixieron Garçía Remiriz” (ibid., p. 34).

28 Ibid., p. 8, n. 5.

29  CATALÁN, Crónica de 1344, p. lvi y nota 14.

30  Las Memorias (ref. en nota 6) fueron escritas entre 1757 y 1760 (la primera impresión es de 1761). Flórez titula el fragmento de la versión toledana del Liber que da a la imprenta Genealogías de los reyes de Castilla, Navarra, Francia y del Cid, escritas reynando San Fernando, hasta hoy no publicadas (1, p. 481). El título no menciona a los reyes de Aragón, cuya genealogía, sin embargo, está presente en la edición. La exactitud no es pues regla infrangible en las titulaciones, aun en las modernas.

31  FLÓREZ, Memorias..., 1, p. 188.

32  Respectivamente: ms. BNE 1376 (antigua numeración, a tinta: fol. 386r°-389v°) y ms. L.i.12 (fol. 239r°-243v°). Los manuscritos asocian Liber regum y Anales toledanos I. El del Escorial indica: “Estos annales hize trasladar de un libro harto antiguo que era del archivo de la ciudad de Toledo”. Una nota marginal del manuscrito de la BNE indica que se trata de una copia del ms. 27-26 del archivo de la catedral de Toledo. Véase también CATALÁN, Crónica de 1344, p. lvi, nota 15.

33  Utilizaré la edición de Diego Catalán en los apéndices de Crónica de 1344, p. 218-337.

34  Francisco Bautista nos reveló, durante el encuentro cuyas actas recoge este mismo número de e-Spania, la existencia de un segundo manuscrito, descubierto por él. También está rotulado Libro de las generaciones; pero esta copia parece posterior a la de Larraya y queda por fechar y situar en el estema genético la versión recogida.

35  Este argumento en contra resultaría reforzado de confirmarse la hipótesis emitida por Montaner de una fechación del manuscrito villarense posterior a 1241. En este caso, en efecto, las dos versiones serían casi contemporáneas y, sin embargo, la obra copiada en el códice villarense no lleva el rótulo Libro de las generaciones.

36  CATALÁN, Crónica de 1344, p. 218.

37  No es imposible que ya los autores del Livro velho (fechado entre 1282 y 1290, pero que puede ser algo más tardío) conocieran el Liber regum. José Carlos Ribeiro Miranda –ver además su estudio recogido en este mismo número de e-Spania– me llama la atención sobre la semejanza que existe entre la apertura del Livro velho (“Agora, amigos, se vos plaze, vos contaremos os linhagens dos bõos homens filhos de algo do Reyno de Portugal...”) y la frase con que se inicia el linaje de los reyes de Aragón en la versión villarense del Liber regum: “agora diremos, si uos plaz, de los reies d’Aragon” (COOPER, p. 37). También Corónicas, ms. A (Archivo general de Navarra, n°1): “Agora vos contaremos el linage de los reyes d’Espayna” (UBIETO, p. 25). Véase además Diego CATALÁN, De Alfonso X al conde de Barcelos, Madrid: Gredos, 1962, p. 401-408, y Crónica de 1344, p. lix-lxii.

38  Para el Livro velho y el Livro do Deao: Joseph PIEL y José MATTOSO (ed.), Livros velhos de linhagens, Lisboa: Academia das Ciências de Lisboa (Portugaliae monumenta historica, Nova serie, I), 1980, p. 10-12. Para el Livro de linhagens del Conde don Pedro: José MATTOSO (ed.), Livro de lihagens do Conde D. Pedro, Lisboa: Academia das Ciências de Lisboa (Portugaliae monumenta historica, Nova serie, II), 1980, II/1, p. 12-27. El único manuscrito medieval del Livro del Conde (Biblioteca do Palacio da Ajuda, siglos XIV-XV) es muy incompleto y está falto de la parte derivada del Liber regum (MATTOSO, 1, p. 14-15).

39  Joseph Piel y José Mattoso lo fechan entre 1337 y 1340 y no están lejos de considerarlo como un borrador preparatorio al Livro del conde don Pedro (Livros velhos de linhagens, p. 15-18).

40  PIEL y MATTOSO, Livros velhos, p. 61.

41  CATALÁN, Cronica de 1344, p. lix-lxii.

42  Las rubricaciones típicas más frecuentes de los sesenta manuscritos manejados por José Mattoso son las de Livro de linhagens, Livro das linhagens antigas, Libro de los linajes de España y (Livro) do linhagem dos homees, como uem de padre a filho des o començo do mundo. Existen dos excepciones: la de un manuscrito de la Biblioteca Nacional de Lisboa (Col. Alcob., ms. CDLXVIII/313), que lleva una rotulación moderna (siglo XVII) y usa la palabra geraço (Livro das geraçoes antigas e decendencia dos Fidalgos Nobres deste Reino: MATTOSO, 1, p. 17) y la de un manuscrito español del British Museum (Bibl. Hardleiana, ms. 3575) en que una rubricación también moderna emplea la palabra decendencia (El admirable libro de la decendencia de los Reyes de España: MATTOSO, 1, p. 24).

43  “[...] porem eu, conde dom Pedro, filho do mui nobre rei dom Denis, houue de catar por gram trabalho por muitas terras, escripturas que fallavam dos linhagees. E veendo as escripturas com grande estudo e em como falavam d’outros grandes feitos compuge este livro”, “E por esta materea seer mais crara, e os nobres fidalgos saberem gram parte dos linhagees dos reis e emperadores e dos feitos em breue que forom”, “E rrogo aaqueles que depos mim veerem e vontade houverem de saber os linhagees, que acrecentem em estes titolos deste livro aqueles que adiante decenderem dos nobres fidalgos da Espanha, e os ponham e escrevam nos logares u convem” (ibid., respectivamente: p. 54, 57 y 58).

44  Véanse en la edición de Mattoso las rubricaciones de los títulos VI, X, XII, XV, XVII, XVIII, XX, XXIX, XL, LV, LXI, LXV, LXXIII y LXXIIII.

45  “Dos filhos que Adam houve e de sa geeraçom”, y a continuación: “Esta é a geeraçom d’Adam ataa Jhesu Christo, como vem dereitamente de padre em filho” (MATTOSO, 1, p. 59).

46  De Adán a Cristo: COOPER, p. 17 (3 veces), 19, 24; “reies de França”: ibid., 39 (2 veces).

47  “Hec est generatio Ade uel ab Adam usque ad Christum” y “Ésta es la generación de Adam tro a Ihesu Crist cómo uinié dretamentre de padre en fillo” (COOPER, p. 17).

48  “Aqui s’estallo la generacion de Charles” corresponde en realidad al fin de la dinastía carolingia y al advenimiento de Hugo Capeto (ibid., p. 39).

49  CATALÁN, Crónica de 1344, p. 218 (2 veces), p. 222 (2 veces), p. 236, p. 291, p. 335.

50  “Esta es la generation de los rreyes de Persa qui fueron paganos. E de los rreyes qui foron seyñores de Rroma troal tienpo de Jhesu Christo” (ibid., p. 291).

51  Versión villarense: COOPER, p. 24; Libro de las generaciones (con incomprensión del modelo): CATALÁN, p. 236. El proceso natural de la generación se opone al proceso legal de la “ley” por el que, en las prácticas hebreas, la paternidad del hijo engendrado en la mujer del marido pre-muerto por el hermano de dicho marido era atribuida al marido. Véase, por ejemplo, Eusebio de Cesárea citando a Julio Africano en Historia eclesiástica, I, 7, 2-3: “Porque, efectivamente, en Israel los nombres de las familias se enumeraban, o bien según la naturaleza, o bien según la ley. Según la naturaleza, por sucesión de nacimiento legítimo; según la ley, cuando uno moría sin hijos y su hermano los engendraba para conservar su nombre [...]. Como quiera, pues, que los incluidos en esta genealogía unos se sucedieron por vía natural de padres a hijos, y los otros, aunque engendrados por unos, recibían el nombre de los otros, de ambos grupos se hace memoria: de los que fueron engendrados y de los que pasaron por serlo” (Argimiro VELASCO-DELGADO, ed., Eusebio de Cesárea. Historia eclesiástica, Madrid: BAC, 2002, p. 34).

52  Versión villarense: COOPER, p. 17.

53  Versión villarense: COOPER, p. 19; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 222.

54  Versión villarense: “[...] pues que traspassó esta generación de Clotario el quarto, el rei Cildeberth ouo fillo ad Arnoldum”, “Aquí s’estalló la generación de Charles” (COOPER, p. 39); versión toledana: FLÓREZ, 1, p. 491; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 335.

55  Versión villarense: COOPER, p. 24.

56  COOPER, p. 21, 24 (2 veces), 25 (2 veces), 26, 30, 31 (2 veces), 32, 33 (3 veces), 37, 38 (2 veces).

57  FLÓREZ, Memorias, 1, p. 486 (3 veces), 488, 492 (6 veces).

58  CATALÁN, Crónica de 1344, p. 227, 235, 236 (2 veces), 238, 240, 245, 247, 248, 270 (2 veces), 275, 290 (2 veces), 291, 299, 302 (2 veces), 304, 305, 306 (3 veces), 308, 311, 312 (2 veces), 316, 320, 322, 327 (4 veces), 331, 332, 333, 334 (2 veces).

59  Parte bíblica, versión villarense: COOPER, p. 21, 24 (2 veces), 25 (2 veces), 26; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 227, 235, 236 (2 veces), 238, 291. Parte antigua, versión villarense: COOPER, p. 30, 31; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 240, 245, 247, 248, 270 (2 veces), 275, 290 (2 veces), 299, 302 (2 veces). Parte gótica y medieval, versión villarense: COOPER, p. 31, 32, 33 (3 veces), 37, 38 (2 veces); versión toledana (segmento medieval editado por Flórez): FLÓREZ, 1, p. 486 (3 veces), 488, 492 (6 veces); Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 304, 305, 306 (3 veces), 308, 311, 312 (2 veces), 316, 320, 322, 327 (4 veces), 331, 332, 333, 334 (2 veces).

60  Ver la nota anterior. Esta progresión también traducirá la implantación cada vez mayor en la lengua romance de la palabra li(g)nage relativamente a la de generacion.

61  “Tro aquí faulamos del lignage de Ihesu Crist de Adam en acá” (COOPER, p. 25-26), “Tro aquí dixiemos del lignage de los reies de Nauarra” (ibid., p. 37), “Est es el Lignage de los reies de França” (ibid., p. 38).

62  “Hata aquí fablamos del linage de los Reyes de Castiella” (FLÓREZ, 1, p. 486), “Agora vos diremos de los Reyes de Navarra como viene su linage del Rey D. Sancho el Mayor” (ibid., p. 486), “Agora tornemos a decir onde viene el linage de los Reyes de Aragón et Navarra” (ibid., p. 488), “Este es el linaje de los Reyes de França” (ibid., p. 492), “Del linage del mio Cyd Campiador” (ibid., p. 492), “Este es el ligage de Roy Diaz” (ibid., p. 492).

63  “Troa aquí fablamos del linage de Ihesu Christo de Adam en acá, e de los rreyes de Jherusalem quadauno de quoal vida fue e quoanto viuió” (CATALÁN, p. 238), “Agora fablemos de los rreyes de Troya, cómo vienen del linage de Dárdanus” (ibid., p. 240), “Ata aquí fablamos del linage de los rreyes de Castilla” (ibid., p. 316), “Agora tornemos e sabremos dont viene el linage del rrey d’Aragón” (ibid., p. 322), “Del linage de Rruy Diaz el Canpeador” (ibid., p. 327), “Este es el linage de Rroy Diaz el Canpeador” (ibid., p. 327).

64 Cf. CATALÁN, Crónica de 1344, p. liv y G. MARTIN, Les Juges de Castille, p. 46-82.

65  CATALÁN, Crónica de 1344, p. lviii.

66  Versión toledana: FLÓREZ, 1, p. 486; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 316.

67  COOPER, p. 35.

68  Alberto MONTANER, “El proyecto historiográfico del Archetypum Naiarense”, e-Spania, 7, 2009, § 18.

69  “Et el seyñor de Anglaterra demandó por toda la tierra las donzellas e las de linage que heran a casar en tota Anglaterra” (CATALÁN, p. 270), “E ouo muytas naues auistadas, e metió las dentro; e ouo y xi mil dueyñas de grant linage, e de más baxas xl mil” (ibid., p. 270), “E uinieron a Grinçestre e coronaron y por rrey ad est Constantín, e dieron li muger de grant linage de los omnes de Rroma” (ibid., p. 275).

70  COOPER, respectivamente, p. 33 y p. 30.

71 Ibid., p. 31 para las dos citas.

72  “Mathan ouo fillo a Iacob. Iacob ouo fillo a Josep. Est Iosep uiene dreita mentre del lignage de Sancta María & era so cormano; mas por ço que las mulleres non eran comtadas en la lei ni en la generación, aduze la por la generación de los barones entro a Iacob, el padre de Iosep, e tro a Iosep, qui era so cormano e so esposo de Sancta Maria, de la qual Sancta María fo nado Ihesus el qui es clamado Christus” (versión villarense, COOPER, p. 24; para el Libro de las generaciones, véase CATALÁN, p. 236).

73  Versión villarense: COOPER, respectivamente p. 17 y 25-26; Libro de las generaciones: CATALÁN, respectivamente p. 218 y 238.

74  Versión villarense: COOPER, p. 33-34; versión toledana: FLÓREZ, p. 483; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 312 y 319.

75  Versión villarense: “E del día que uino el rei Nabucodonosor en Iherusalem e fizo la segunda destruction e los leuo catiuos a Babilonia, d’i adelant non ouo rei ni princeb de lor lignage en Iherusalem, que d’i adelant a los caldeos siruieron” (COOPER, p. 25). Se trata del linaje de los “fillos d’Israel”: “D’aquí adelant los fillos d’Israel non ouieron rei ni princeb de lor lignage tro a la uenida de Ihesu Crist” (ibid., p. 24). Otro ejemplo: “Desque regnó el rei Dauid en Iherusalem & en Judea & en Israel, non fallié más rei de so lignage tro que uino el rei Nabuchodonosor de Babilonia e destruie Iherusalem e los leuó catiuos a Babilonia” (ibid., p. 26). Lo mismo en Generaciones (CATALÁN, respectivamente: p. 236, 235 y 291).

76  Versión villarense: “Quando foron los godos entrados en Espanna, leuantoron rei de lor lignage et est rei ouo nomne el rei Cindus, e fo christiano” (COOPER, p. 31). Generaciones: CATALÁN, p. 304.

77  Formulación relevante en la versión toledana: “Hata aquí fablamos del linage de los Reyes de Castiella cómo viene del linage de Nuno Rasuera, e hata el Emperador, e hata el Rey D. Fernando, que es agora Rey de Castilla” (FLÓREZ, 1, p. 486).

78  Versión villarense: COOPER, p. 38-39; versión toledana: FLÓREZ, 1, p. 490-492. Los autores del Libro de las generaciones eliminaron lo que les pareció ser una anomalía (cf. mi nota 48) y escribieron: “De los rreyes de Françia. Agora vos contaremos de los rreyes qui fueron en Françia antes de Charles e depues de Charles” (CATALÁN, p. 334). Véase nota 54.

79  Los autores del Liber regum respetan el orden de nombramiento (asimilado al de nacimiento) de los hijos de Sancho el Mayor en las Genealogías de Roda (Georges CIROT, “Généalogies des rois de Navarre, des comtes de Pailhars, de Toulouse et de Gascogne”, Bulletin hispanique, 13 (4), 1911, p. 433-439; p. 436): “Sanctius rex [...] accepit uxorem legitimam reginam urracam. filiam comitis sanctij de castella ex qua genuit ferandum. prius comitis castelle. postea regem legionensem. & ex eadem genuit regem garsiam. nauarre”.

80  El entronque figura, por lo demás, tanto en el “lignage de los reies de Castilla” (versión villarense: COOPER, p. 33; versión toledana: FLÓREZ, 1, p. 483; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 312-313) como en el “lignage de los reies de Navarra” (versión villarense: COOPER, p. 36; versión toledana: FLÓREZ, 1, p. 487; Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 319).

81  “Hata aquí fablamos del linage de los Reyes de Castiella, cómo viene del linage de Nuno Rasuera” (versión toledana: FLÓREZ, p. 486); “Ata aquí fablamos del linage de los rreyes de Castilla, cómo vienen dreytament del linaje de Nuyño Rrasura” (Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 316). Para la versión villarense, véase párrafo 15 de este artículo.

82  Versión villarense: “Agora comtaremos de los reies de Nauarra e del rei Sanch Aauarcha e del rei don Sancho el maior, ond uos dixiemos, e de todos los otros. El rei Ennech Ariesta ouo filo al rei don Garcia [...] Tro aqui dixiemos del lignage de los reies de Nauarra” (COOPER, p. 35 y 37); versión toledana: “Agora vos diremos de los Reyes de Navarra como viene su linage del Rey D. Sancho el Mayor: ond vos diremos como viene derechamient del linage del Rey Sanch Abarca. El Rey Ennec Ariesta ovo fillo al Rey D. Garcia [...]” (FLÓREZ, 1, p. 486).

83  Versión villarense: “Est rey don Alfonso non lexó fillo nenguno, ni non remasó omne de so lignage qui mantouiesse el reismo” (COOPER, p. 33). Lo mismo en la versión toledana (FLÓREZ, 1, p. 482) y en el Libro de las generaciones (CATALÁN, p. 310-311).

84  “En aquella batalla fo perdido el rei Rodrigo, e no lo troboron ni muerto ni biuo; mas pues a luengos tiempos, en Uiseu en Portogal, troboron un sepulcre que dizían las letras qui de suso eran escritas que allí iazía el rei Rodrigo, el qui fo perdido en la batalla en el tiempo de los godos” (versión villarense: COOPER, p. 32). Lo mismo en la versión toledana (FLÓREZ, 1, p. 481) y en el Libro de las generaciones (CATALÁN, p. 307). De Pelayo, elegido en las montañas de Asturias por “las hientes de la tierra”, no se dice que fuera godo. En el sistema del Liber, que establece una dicotomía (y en el Libro de las generaciones, un enfrentamiento) entre “hientes de la tierra” y “lignage de los godos”, esto significa que no lo fue.

85  En toda la tradición astur-leonesa, como también en la Chronica Naiarensis, fuente directa del Liber (ESTÉVEZ SOLA, p. 102).

86 Corónicas navarras: “L’ifant don Romiro ovo en su muller la fija de meo Cid al rey Garcia de Navarran que dixieron Garcia Remiriz” (UBIETO, p. 34). Versión toledana: FLÓREZ, 1, p. 494. Libro de las generaciones: CATALÁN, p. 330.

87  Ésta dejó su huella en dos eslabones de “infantes” en la dinastía real de Navarra: “Est rei don Garcia ouo dos fillos: el rei don Sancho, que matoron en Penna len, e l’ifant don Sancho. Est infant don Sancho ouo fillo al ifant don Remiro, al que dixieron Remir Sanchez. Est ifant Remir Sanchez priso muller la filla de mio Cith el Campiador & ouo fillo en ella al rei don Garcia de Nauarra, al que dixieron Garcia Remirez” (versión villarense: COOPER, p. 36-37). Versión toledana: FLÓREZ, 1, p. 488; Libro de las generaciones (con un error de copia debido a un salto de nombre a nombre): CATALÁN, p. 320).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Georges Martin, « Libro de las generaciones y linajes de los reyes
¿Un título vernáculo para el Liber regum? », e-Spania [En ligne], 9 | juin 2010, mis en ligne le 11 février 2010, consulté le 20 avril 2014. URL : http://e-spania.revues.org/19852 ; DOI : 10.4000/e-spania.19852

Haut de page

Droits d’auteur

© e-Spania

Haut de page