Navigation – Plan du site
L’itinérance des cours (fin XIe siècle - milieu XVe siècle): un modèle ibérique?

¿Hacia el fin de la itinerancia? Isabel I de Castilla*

Mª Isabel DEL VAL VALDIVIESO

Résumés

Malgré l’installation de certains organes de l’administration du royaume dans des lieux précis et quelques indices de sédentarisation, comme l’établissement de la maison du Prince Juan à Almazán, la cour d’Isabelle la Catholique est, comme celle de ses prédécesseurs, itinérante. Cet article se propose d’étudier deux trajets parcourus par Isabelle Ire de Castille : celui qu’elle réalise au cours de la première année de son règne, et le dernier. En 1475, l’espace parcouru s’étend de Palencia à Tolède ; il s’agit d’un trajet vers le sud pour l’aller et au nord du Duero pour le retour. En 1503, le voyage se déroule entre Alcalá de Henares et Medina del Campo, où la reine meurt le 26 novembre 1504. Lors de ces deux déplacements, la reine administre son royaume de l’endroit où elle se trouve.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • *  El presente trabajo se ha realizado en el marco del proyecto de investigación financiado por la Ju (...)

1Cuando el siglo XV inicia su fin, en Castilla los Reyes Católicos protagonizan una política que tiende a fortalecer su poder. Para ello seguía siendo preciso, como en épocas anteriores, afirmar la presencia regia en el extenso territorio de sus reinos (considerando sólo Castilla, desde Galicia a Murcia, y desde la costa cantábrica a las de Andalucía). Además, ahora, más que en épocas anteriores, era necesario tomar medidas tendentes a perfeccionar el aparato administrativo de gobierno, lo que efectivamente hacen siguiendo el camino ya iniciado por su antecesor. Estas dos exigencias marcan sin duda el reinado de Isabel y Fernando, aunque no hay que olvidar otras circunstancias que lo explican a la vez que lo condicionan. Centrándonos en Castilla, la primera son las guerras; la civil y contra Portugal con la que se inicia el reinado de Isabel en Castilla, y más tarde la guerra de Granada. En segundo lugar, aquellos problemas internos que reclaman puntualmente la presencia de los monarcas en ciertos territorios. Y por último las exigencias político-familiares, que en ocasiones imponen desplazamientos, como el viaje a Laredo realizado por la reina para acompañar a su hija Juana hasta el barco que la trasladará a Flandes para casarse con Felipe de Borgoña. Todo esto lleva a los reyes a recorrer el territorio de los reinos de Castilla y León, lo que a su vez obliga a viajar a la corte.

  • 1  Ángel Alcalá y Jacobo Sanz, Vida y muerte del príncipe Juan. Historia y Literatura, Valladolid : J (...)

2Desde este punto de vista no puede hablarse de fin de la itinerancia en esta época, aunque sí se observa una cierta tendencia a la instalación definitiva de algunos organismos de la corte en determinados lugares, y a pesar de que en 1496 la reina establece la casa de su hijo Juan en Almazán1. Por otra parte, de la conducta de la reina parece desprenderse el deseo regio de establecer su residencia en algunos lugares precisos. De esta forma, a medida que avanza el reinado, y mientras va transformándose el ritmo de vida de la corte, algunas ciudades y villas se ven favorecidas por la presencia de los reyes o de ciertos organismos de su aparato de poder. Aunque también parece que el empuje y el vigor de algunos núcleos urbanos (como Sevilla o Medina del Campo) contribuyen a respaldar y cimentar el prestigio y el poder de unos monarcas, que se aposentan en ellos en repetidas ocasiones.

  • 2  El esbozo de algunas de las cuestiones que pueden ser abordadas en el estudio de los viajes de la (...)
  • 3  Antonio RumeU dE Armas, Itinerario de los Reyes Católicos, 1474-1516, Madrid : Instituto Jerónimo (...)

3En las líneas siguientes, voy a referirme exclusivamente a Isabel, y por lo tanto a centrarme en Castilla. Y sólo me voy a ocupar de los desplazamientos, dejando de lado muchos otros aspectos de gran interés, sin duda, pero que irían más allá de los objetivos propuestos en esta ocasión2. El periplo de la Reina Católica se inicia en Segovia, donde consigue ser proclamada reina en diciembre de 1474, y termina en Medina del Campo, villa en la que muere el 26 de noviembre de 1504. Entre esas dos fechas, la vida de Isabel se desarrolla a lo largo y ancho de sus reinos, viajando infatigablemente de un lado a otro para atender a todo aquello que considera necesario para mantener el control del reino y alcanzar los objetivos propuestos. En este sentido es muy clarificador el itinerario realizado por Rumeu de Armas, obra imprescindible para seguir a la reina en sus viajes por el reino durante todo el reinado3.

  • 4  Carlos Garriga, La audiencia y las chancillerías castellanas (1371-1525). Historia política, régim (...)
  • 5  Jaime SalazaR y Acha, La casa del rey de Castilla y León en la Edad Media, Madrid : Centro de estu (...)
  • 6  Para una visión general cf. Álvaro Fernández de Córdova Miralles, La corte de Isabel I. Ritos y ce (...)

4Como es bien conocido, en este periodo ya se denomina corte a las instancias más relacionadas con el gobierno, la Cancillería, el Consejo Real, la Hacienda, la Audiencia y Chancillería (Valladolid y Ciudad Real-Granada)4. No obstante todavía el concepto de casa regia sigue muy vinculado en la práctica al de corte, de manera que resulta difícil separar una realidad de la otra, sobre todo teniendo en cuenta la influencia de la casa en el gobierno regio, y la estrecha vinculación entre uno y otro ámbito5. Las fuentes hablan en repetidas ocasiones de «casa y corte» e incluso de «casa, corte y chancillería», pero se sigue considerando la corte el lugar en el que están los reyes con su casa y con los oficiales y destacados personajes que participan en el gobierno. Por otro lado los monarcas siguen siendo el centro del gobierno, por tanto de la administración y de la corte, aunque ésta se vaya dividiendo en organismos especializados6.

5Teniendo esto en cuenta, puede hablarse de la itinerancia de la corte de Isabel I cuando es ella y su casa las que se mueven. Siguiendo a Pérez Prendes, Fernández de Córdova señala la existencia de un triángulo privilegiado en sus recorridos, Burgos-Valladolid-Madrid. Sin embargo otros lugares acogieron también a la corte isabelina durante largas temporadas. No hay más que recordar la prolongada estancia en Andalucía, y el protagonismo que Sevilla adquirió en esas ocasiones. Allí fue, por ejemplo, donde dio muestras públicas de su poder y del control de la justicia como elemento supremo del ejercicio de ese poder en los primeros años del reinado. También en esa ciudad nació su hijo varón, y se celebraron las bodas de su primogénita con el heredero de Portugal. Y allí mismo permaneció en numerosas ocasiones durante la guerra contra Granada. Pero voy a reducir el ámbito cronológico y espacial de los desplazamientos de la reina, ya que mi intención es centrarme, a modo de ejemplo de esa itinerancia que se prolongó durante los treinta años del reinado, en el primer recorrido, entre el Norte y el Sur del Duero, y el último, que la lleva de Alcalá de Henares a Medina del Campo en 1503.

Los viajes del primer año de reinado (1475)

6Durante el primer año el territorio recorrido se extiende aproximadamente entre Toledo y Palencia. La reina permaneció en Segovia tras su proclamación para dirigirse luego a Valladolid, villa en la que años atrás celebrara su matrimonio con Fernando, pero, sobre todo, lugar que le era fiel en esos momentos, y desde el que podía controlar buena parte de sus reinos. Es aquí donde culmina el pacto de gobierno con su marido que en ese momento era todavía príncipe heredero de Aragón, y este es el lugar en el que más tiempo va a permanecer durante el año 1475. Desde ahí realizará varios desplazamientos, exigidos por la necesidad de hacerse con la dirección del reino, y también porque se hace preciso ir preparando su defensa frente a la nobleza que no la reconoce, y frente al rey portugués que se decanta por su sobrina Juana de Trastámara.

  • 7  « su mujer doña Isabel marchó a Tordesillas y reforzó su guarnición, porque Toro estaba ocupada po (...)
  • 8  Aquí, el 27 de mayo, se nombra alguacil de la casa de la moneda a Luis de Guadalupe, ya que el car (...)
  • 9  En este trayecto sufre un aborto, que el cronista Palencia relaciona con sus viajes : «El 28 de ma (...)
  • 10  En Ávila, el 20 de junio de 1475, está fechada la carta de la reina en la que notifica que ha orde (...)
  • 11  En esta villa, el 19 de agosto la reina autoriza a Antón Rodríguez de Lillo y a Gonzalo Coronado a (...)

7De esta forma la vemos en Olmedo, Medina del Campo y Tordesillas7; y también al Sur del Duero, en Lozoya, Buitrago y Toledo. El viaje principal de la reina en este año es el que emprende con dirección a Alcalá de Henares, aconsejada por Alonso de Quintanilla, con intención de restablecer las relaciones con el arzobispo Carrillo, aunque, ante la negativa de éste, decidió después dirigirse a Toledo para evitar que sus enemigos se apoderaran de la ciudad8. De regreso9 atraviesa tierras abulenses10 para dirigirse a Medina del Campo, Tordesillas y Valladolid11. Aquí se instala y permanece durante los meses siguientes, con una larga salida a Palencia en septiembre, y una breve escapada a tierras leonesas (Sahagún) en octubre. La Navidad y el fin de año lo pasa en la villa del Pisuerga.

8Así lo describe Lorenzo Galíndez de Carvajal en sus Anales Breves:

  • 12  Lorenzo Galíndez de Carvajal, Anales breves del reinado de los Reyes Católicos, in : Cayetano Rose (...)

En este año estuvieron sus altezas en Medina y en Valladolid; fueron al Abrojo y de allí partió la reina nuestra señora para Alcalá y el rey nuestro señor se quedó en Valladolid, y desde Toledo volvió S.A. a Ávila, Medina y Tordesillas donde se juntó la gente para el real de Toro. De Tordesillas fue su alteza a Valladolid y el rey nuestro señor a Burgos a cercar la fortaleza, y la reina a Palencia y de allí se volvió a Valladolid. Estando allí fue el reencuentro de Almería, donde hirió Pedro de Ávila a don Álvaro de Portugal por el rostro, lo cual le quisiera mostrar don Álvaro. Después siendo presidente se tomó la residencia al dicho Pedro de Ávila de la gobernación del principado de Asturias, queriéndole tomar por ejecución una cadena que traía al cuello, la cual el dicho Pedro de Ávila puso al pie y empuñó su espada, y el rey y reina reprendieron al dicho don Álvaro lo que pretendió hacer. E de Valladolid partió la reina [ya en 1476] a rescebir el castillo de Burgos y el rey partió de Burgos al trato de Zamora, e la ganó como se contiene en las coronicas de latin e romance de este tiempo12.

Toledo-Palencia son por tanto los dos puntos extremos del recorrido de su primer año de reinado. Y el territorio atravesado es el del valle del Duero, con esa salida al Sur del sistema central que le conduce hasta la capital toledana. No deja de ser curioso que el periplo del último año que viaja, 1503, sea relativamente similar, pero en sentido inverso, como luego veremos.

  • 13  Amalia Prieto Cantero, Cartas autógrafas de los Reyes Católicos (1474-1502), Valladolid : [s. n.], (...)
  • 14  Sobre los lugares de aposentamiento, y en especial los sitios reales, véase Rafael Domínguez Casas(...)

9Con los desplazamientos de 1475, la reina busca atender a sus intereses en el contexto del conflicto sucesorio, y en particular enlazar de nuevo con el arzobispo de Toledo en Alcalá para reforzar su causa, objetivo que no consiguió alcanzar. A este respecto es muy expresiva una carta que el rey le dirige desde Tordesillas. La misiva pone de manifiesto, complicidad entre los cónyuges, y preocupación por la hija de ambos, pero lo que destaca en relación con el tema que nos ocupa es una breve frase, con ciertos matices de reproche de Fernando hacia Isabel cuando dice que ella «está en Toledo y nosotros por aldeas»13. Es obvio que los monarcas valoran los recursos y comodidades que una ciudad puede ofrecer, máxime si se trata de la prestigiosa Toledo, pero eso no les lleva a rechazar la incomodidad de lugares menores. A lo largo de sus múltiples desplazamientos ninguno de los dos va a rehusar las aldeas, aunque parece claro que siempre prefieren el prestigioso y honorable marco de una ciudad o villa relevante, o alojarse donde hay una morada adecuada a su rango y necesidades. Por otra parte no hay que olvidar que se instalan allí donde se dispone medios para ello, por lo que lo de las «aldeas» hay que tomarlo con cierta precaución, si bien en ocasiones se les encuentra en pequeños lugares14.

  • 15  Luis Suárez Fernández, Política internacional de Isabel la Católica, 1, Valladolid : Instituto Isa (...)

10Si nos fijamos en los puntos del recorrido, podemos observar que Isabel tenía clara conciencia de la necesidad de viajar con el fin de atender convenientemente sus asuntos. Así se desprende de la narración de Galíndez de Carvajal, y también de otros datos. Entre ellos la carta que en noviembre de 1475 escribe a su suegro desde Valladolid. Insiste en la necesidad de firmar la paz con Francia, motivo por el que solicita al monarca aragonés que envíe embajadores a Bayona donde van a tener lugar las conversaciones de paz. Y le pide que le envíe a Alonso de la Caballería, a quien quiere ver, indicándole «que este venga por donde yo estoviere»15. Es evidente que la reina se sabe a merced de las circunstancias en cuanto a lugar de residencia se refiere, dispuesta a ir donde sea necesario, por lo que no puede indicar un lugar preciso en el que vaya a encontrarse con don Alonso, lo que obligará a éste a informarse de su paradero para reunirse con ella.

  • 16  Amalia Prieto Cantero, Casa y descargos de los RRCC, Valladolid : Instituto Isabel la Católica de (...)
  • 17  Ibid., leg. 46,  fol. 47, p. 488.
  • 18  Ibid., leg. 46,  fol. 51, p. 489-490.

11Aunque en este continuo desplazarse lo primero, dadas las circunstancias, era atender a las vicisitudes de la guerra para afirmarse en el trono, la reina no se olvida de las tareas del gobierno de sus tierras, incluso en los más pequeños detalles, como no podía ser menos en una monarca de su talla y personalidad. Como las cuestiones relacionadas con la administración no pueden paralizarse, en medio de la tensión sucesoria tiene que ocuparse de asuntos como la transmisión del oficio de fundidor de la casa de moneda de Segovia al fallecer su titular, Juan de las Casas; la reina se lo concede entonces en merced a su hija Constanza de las Casas y al marido de ésta, Juan de la Hoz, que será quien atienda el oficio16. Otro ejemplo de esa actitud lo encontramos en la carta que, junto con su marido, escribe al alcaide de la villa y fortaleza de Magacela, ordenándole la puesta en libertad del maestre de Alcántara, Alonso de Monroy, de su hijo Francisco de Monroy, y del comendador de Valencia fray Pedro Rol, a cambio de lo cual el comendador y el duque de Medina Sidonia cumplirían las promesas que le habían hecho17. También sabemos que en octubre de ese año de 1475 la reina pide a los sexmos de Segovia que den favor al comendador Juan Sarmiento, sin duda por esperar de él un preciado apoyo frente a los enemigos18. Es decir, su principal preocupación es imponerse en el reino sobre quienes se oponen a su sucesión, pero los viajes no la alejan de la atención de otras tareas, necesarias para empezar a mostrarse ya como buena reina, a la vez que para mantener a su lado a los fieles, y para procurar atraer a quienes todavía no lo son.

El último viaje de la reina (1503). De Alcalá de Henares a Medina del Campo

  • 19  El 14 de junio de 1504, en La Mejorada, ordena a Ochoa de Landa que entregue 35.000 maravedís a Pe (...)

12El segundo recorrido que quería recordar aquí tiene lugar en 1503 y parte de Alcalá de Henares, es decir de las posesiones del arzobispo de Toledo. Ahora las circunstancias han cambiado mucho en todos los sentidos, y por lo que se refiere al titular de esta sede, está estrechamente vinculado a la reina, ya que se trata de fray Francisco Jiménez de Cisneros. El periplo la lleva hacia el Norte, y finaliza en Medina del Campo, donde Isabel fallecerá un año después, tras haber permanecido en esa villa durante el último año de su vida, a excepción de la breve temporada que pasa con Fernando en el cercano monasterio de la Mejorada19.

  • 20  Aquí firma una cédula el 12 de enero para que paguen el último tercio de su quitación, correspondi (...)
  • 21  El 15 de febrero ordena desde aquí al tesorero Martín de Salinas que pague a los menestriles que f (...)
  • 22  María Isabel deL Val Valdivieso, « El infante Fernando, nieto de los Reyes Católicos », in : Teófa (...)
  • 23  El 3 de diciembre, en Medina del Campo, nombra a Martín de Salinas, hijo, repostero de la plata de (...)

13Los últimos meses de 1502 la reina Isabel había estado instalada en Madrid, donde se encuentra los primeros días de 150320. Desde aquí se traslada a Alcalá de Henares21, villa en la que su hija Juana da a luz a su segundo descendiente varón, el infante Fernando22. Sin duda es esta circunstancia la que explica la larga estancia de la reina en este lugar. Desde ahí iniciará el viaje hacia el valle del Duero, en parte presionada por su hija que desea organizar su regreso a Flandes lo más pronto posible. En julio encontramos al cortejo asentado en Madrid, desde donde al mes siguiente se dirigen a Segovia. A finales de noviembre la corte se pone de nuevo en marcha, y tras pasar por Santa María de Nieva y Olmedo llega a Medina del Campo, donde ya están instalados a comienzos de diciembre23.

14El mismo Lorenzo Galíndez de Carvajal dice lo siguiente respecto a 1503:

  • 24  Lorenzo Galíndez de Carvajal, Anales breves..., p. 553.

A 15 de enero de este año fueron los reyes a Alcalá y de allí partió el rey para Zaragoza a 24 de dicho mes. En 21 de enero fallesció en Alcalá don Gutierre de Cárdenas, comendador mayor de León. Viernes 10 de marzo parió la princesa doña Juana al infante don Fernando en Alcalá de Henares, bautizolo el cardenal fr. Francisco Ximénez de Cisneros, arzobispo de Toledo. En el mes de julio vino nueva que la gente que pasó con don Pedro Puertocarrero, venció en la batalla de Monsiur de Oveni en Nápoles, adonde fue muerto el visorrey francés de que diremos, y cuatro mil y quinientos franceses, y tomó la ciudad de Nápoles. En Alcalá a 5 de julio de este año murió el adelantado de Murcia don Juan Chacón. Viernes a 14 de julio partió la reina para Madrid, y durmió esa noche en Rejas y al dia siguiente llegó a la dicha villa. A primero de agosto de este año murió el papa Alejandro VI, y fue asumpto el cardenal de san Pedro ad Vincula, que se llamó Julio II. En 15 de septiembre cercaron los franceses a Salsas, y el rey juntó gente en Perpiñán y los franceses huyeron en el mes de noviembre, y nuestra gente los siguió y los franceses se acogieron a Navarra, y los nuestros entraron en Francia y destruyeron muchos lugares y fortalezas, especialmente a Leocata, y otros muchos lugares, y pidieron treguas al Rey Católico, y él se las otorgó, y despidió la hueste y vínose para donde la reina estaba. A 25 de septiembre fallesció en Segovia don Álvaro de Portugal súpitamente; estando comiendo se cayó de una silla, y depositáronlo en San Francisco de Segovia, y después lo llevaron a Portugal. Partió la reina de Segovia para Medina del Campo a 26 de noviembre, y durmió esa noche en Garcillán y fue otro día a San Juste y entro en Medina otro día, que fueron 28 de noviembre. Entró el rey en Medina del Campo a 20 de diciembre, que venía del socorro y de descercar Perpiñán24.

  • 25  En 1503 se ocupa de que se pague al mesonero madrileño Pedro de Escobedo la parte del mesón y la r (...)
  • 26  Luis Suárez Fernández, Política internacional de Isabel la Católica, 6, Valladolid : Instituto uni (...)

15Como puede verse, el relato del cronista es muy diferente del que realiza para el primer año del reinado. Ahora, a pesar de las victorias militares que se mencionan, parece que sombras de muerte recorren toda la narración, lo que es acorde con algunos sentimientos de tensión, dolor y enfermedad que se viven en la corte. De hecho la reina estaba enferma y aquejada por múltiples problemas, pero eso no la lleva a olvidarse de sus deberes regios. Aún en medio de sus dolencias y de los acontecimientos familiares de diverso signo que entonces debían preocuparla, sigue atendiendo a los asuntos de gobierno, a la vez que continúa viajando por sus tierras, hasta donde las fuerzas la acompañan, y ocupándose, como de costumbre, de lo referente a los propios desplazamientos25. De esta forma, cuando en mayo de ese año escribe al duque de Estrada, le da cuenta del estado de su relación con el archiduque Felipe. Éste decidió regresar a sus tierras poco después de ser jurado heredero como marido de Juana, y logró que Isabel aceptara darle poderes para negociar con Francia. Pero la desconfianza de la reina hacia su yerno era grande, por lo que se cuidó de advertirle que no debía desviarse «ni un cabello» de las instrucciones que ella le daba; además, temerosa de que el monarca francés hiciera ceder al de Borgoña, solicita a Estrada que ponga la situación en conocimiento del rey de Inglaterra y le pida que si es requerido por el archiduque no haga nada sin ver antes la carta de la reina de Castilla26.

16Esto pone de manifiesto que en el transcurso de este viaje uno de los asuntos que más debió requerir su atención fue el de la guerra con Francia, seguramente por eso el tema ocupa una buena parte de la narración de Galíndez de Carvajal. Isabel busca la forma de controlar y tener bajo su dominio todo lo que sucede en ese ámbito. Para ello Inglaterra era un elemento de gran importancia, por lo que, a pesar de las dificultades surgidas en el asunto del matrimonio de su hija Catalina, en octubre vuelve a escribir, esta vez desde Segovia, al duque de Estrada, para que procure la ayuda del monarca inglés, mediante pago si es necesario:

Rogadle e requeridle de nuestra parte de la mejor manera que os pareciere que nos ayude con todo lo que mas pudiere, y ved el ayuda que nos dara. Y si el dicho rey de Inglaterra no se moviere a hacer otra ayuda y dixiere que le place de nos ayudar de la manera que es obligado y que enviando nosotros dinero el enviara gente, decid al dicho rey que teneis dinero y que le rogamos e requerimos que nos quiera luego enviar dos mil peones ingleses…

  • 27 Ibid. 6, doc. nº 155, p. 440-442 (la cita en p. 441).

Tal es el interés y la necesidad de esa ayuda solicitada, que, además de estar dispuesta a pagar, la reina reclama, si es preciso, la intervención de su hija Catalina para lograrlo27.

  • 28 Ibid., 6, docs. nº 144 y 145, p. 392-404.

17Isabel sigue pendiente también de la situación de la costa, lo que tiene relevancia tanto respecto a asuntos internos del reino como, sobre todo, de política internacional, dada la importancia que el control del mar adquiere en ese ámbito. En este sentido procura mantenerse informada del estado de todo lo referente a ese asunto, como lo demuestran los informes que le envía Carlos de Artieda desde Laredo y Bilbao en agosto y septiembre de 1503, desde Fuenterrabía a Galicia, sobre el estado de la costa cantábrica y los últimos acontecimientos allí acaecidos28.

  • 29 Ibid., 6, docs. nº 125 y 156, p. 361-363 y 443-444.

18También se ocupa la reina en este viaje de los asuntos que están a mitad de camino entre lo político y lo familiar. Así podemos verlo, respecto a la política exterior, a través de las pinceladas que ofrece la carta que en abril de 1503, estando todavía en Alcalá de Henares, envía a Puebla para reprenderlepor lo mal que está llevando la negociación con Inglaterra en relación con el fallido matrimonio de Catalina; manifiesta ahí una voluntad decidida de que su hija regrese a Castilla lo más pronto posible, y se muestra dolida por los perjuicios que su imagen y la infanta están sufriendo en esa circunstancia. Esto explica que, en el mes de octubre, escriba desde Segovia a Fernán Duque, mostrándose pletórica de satisfacción por haberse acordado por fin el enlace de Catalina con el príncipe Enrique, lo que suponía solucionar la difícil posición que la infanta tenía en Inglaterra, y sobre todo sellar una alianza muy ventajosa para los reinos de Castilla y de Aragón. Seguramente por eso en la misma carta comunica que las naves inglesas podrán cargar en sus puertos «como las de nuestros naturales»29, lo que por otra parte pone de manifiesto sus preocupaciones en el ámbito de lo mercantil.

Conclusión

19En conclusión, creo que puede afirmarse que, aunque algunos organismos de la administración se asientan en ciertos lugares, y a pesar de que la reina muestre preferencia por determinadas ciudades y villas, su corte sigue siendo itinerante, de manera que el gobierno del reino sigue el periplo de la titular del trono. Pero esta itinerancia no le resta eficacia, ni desvía a Isabel de los intereses políticos de cada momento, como hemos podido observar en los dos ejemplos escogidos, su primer año de reinado y el periplo del último año de viajes de la Reina Católica. En efecto, en el análisis de esos desplazamientos se observa con claridad la intencionalidad de su protagonista. En primer lugar la atención de los asuntos del gobierno allí donde se hace precisa la presencia regia. Paralelamente, la afirmación de la magnificencia de la realeza y su presentación ante los súbditos, de manera que no hubiera duda de a quien correspondía el más alto honor del reino. Y también la atención a algunos asuntos que podemos considerar «familiares», aunque este concepto siempre está teñido de interés político, pues los propios trayectos seguidos ponen en evidencia que lo principal es todo aquello que hace referencia al poder y su ejercicio.

Haut de page

Notes

*  El presente trabajo se ha realizado en el marco del proyecto de investigación financiado por la Junta de Castilla y León, VA111A08.

1  Ángel Alcalá y Jacobo Sanz, Vida y muerte del príncipe Juan. Historia y Literatura, Valladolid : Junta de Castilla y León, 1999, p. 87-103.

2  El esbozo de algunas de las cuestiones que pueden ser abordadas en el estudio de los viajes de la reina in : Ana Isabel Carrasco Manchado, «Isabel, una reina viajera. Símbolo e ideología en el control del territorio», Córdoba y la época de Isabel la Católica, Real Academia de Córdoba, [s. a.], p. 45-74.

3  Antonio RumeU dE Armas, Itinerario de los Reyes Católicos, 1474-1516, Madrid : Instituto Jerónimo Zurita, 1974.

4  Carlos Garriga, La audiencia y las chancillerías castellanas (1371-1525). Historia política, régimen jurídico y práctica institucional, Madrid : Centro de estudios constitucionales, 1994. Salustiano de Dios, El Consejo Real de Castilla (1385-1522), Madrid : Centro de estudios constitucionales, 1982. Soterraña MartíN Postigo, La cancillería castellana de los Reyes Católicos, Valladolid : Universidad, 1959. Benjamín GonzáleZ Alonso, «Poder regio, reforma institucional y régimen político en la Castilla de los Reyes Católicos», El Tratado de Tordesillas y su época, Tordesillas : Junta de Castilla y León / Sociedad V Centenario del Tratado de Tordesillas, 1995, p. 23-47.

5  Jaime SalazaR y Acha, La casa del rey de Castilla y León en la Edad Media, Madrid : Centro de estudios políticos y constitucionales, 2000. María del Cristo GonzáleZ Marrero, La casa de Isabel la Católica. Espacios domésticos y vida cotidiana, Ávila : Institución Gran Duque de Alba, 2005, p. 31-33.

6  Para una visión general cf. Álvaro Fernández de Córdova Miralles, La corte de Isabel I. Ritos y ceremonias de una reina (1474-1504), Madrid : Dykinson, 2002, p. 17-40.

7  « su mujer doña Isabel marchó a Tordesillas y reforzó su guarnición, porque Toro estaba ocupada por Juan de Ulloa […] después que la reina dejó asegurada Tordesillas», Alonso de Palencia, Crónica de Enrique IV, Antonio Paz y MELIÁ (ed.), Biblioteca de Autores Españoles, CCLVII-CCLVIII, Madrid : Atlas, 1975, Década III, Libro 2, cap. 3, p. 187b.

8  Aquí, el 27 de mayo, se nombra alguacil de la casa de la moneda a Luis de Guadalupe, ya que el cargo estaba vacante al haber muerto el anterior, Juan de Aguilar. Archivo General de Simancas (AGS), Registro General del Sello (RGS), 1475, V,  fol. 481.

9  En este trayecto sufre un aborto, que el cronista Palencia relaciona con sus viajes : «El 28 de mayo marchó la reina a Ávila más aceleradamente de lo que su reciente embarazo exigía, pues se dice haber abortado con gran sentimiento de los cónyuges, que deseaban sucesión masculina. A los dos días se puso en camino para Tordesillas», Alonso de Palencia, Crónica de Enrique IV, Década III, Libro 2, cap. 4, p. 189.

10  En Ávila, el 20 de junio de 1475, está fechada la carta de la reina en la que notifica que ha ordenado hacer la guerra a Portugal, y este mismo día concede las villas y lugares de Portugal a quien las conquiste. Antonio de la Torre y Luis Suárez Fernández, Documentos referentes a las relaciones con Portugal durante el reinado de los Reyes Católicos, 1, Valladolid : CSIC, Patronato Menéndez Pelayo, 1958, docs. 23, 24 y 25, p. 84-87.

11  En esta villa, el 19 de agosto la reina autoriza a Antón Rodríguez de Lillo y a Gonzalo Coronado a dar licencia a los mercaderes castellanos que quisieran pasar a África y Guinea, siempre que paguen el quinto de las mercancías que trajeren. Antonio Rumeu de Armas, España en el África Atlántica, 2, Madrid : Instituto de estudios africanos, 1957, doc. IV, p. 10-12. Más adelante, el 28 de noviembre, autoriza a su camarero, Martín Cuello, a mantener en secuestro un mesón, casas, tierras, heredamientos, censos y tributos que la Orden de Santiago tenía en Ocaña. AGS, RGS, 1475, XI,  fol. 750.

12  Lorenzo Galíndez de Carvajal, Anales breves del reinado de los Reyes Católicos, in : Cayetano RoselL (ed.), Crónicas de los reyes de Castilla, 3, Madrid : Atlas, 1953, p. 540-541.

13  Amalia Prieto Cantero, Cartas autógrafas de los Reyes Católicos (1474-1502), Valladolid : [s. n.], 1971, carta 2.

14  Sobre los lugares de aposentamiento, y en especial los sitios reales, véase Rafael Domínguez Casas, Arte y etiqueta de los Reyes Católicos. Artistas, residencias, jardines y bosques, Madrid : Alpuerto, 1993.

15  Luis Suárez Fernández, Política internacional de Isabel la Católica, 1, Valladolid : Instituto Isabel la Católica de Historia Eclesiástica, 1965, doc. 18, p. 298-299.

16  Amalia Prieto Cantero, Casa y descargos de los RRCC, Valladolid : Instituto Isabel la Católica de Historia Eclesiástica, 1969, leg. 10, fols. 215-221, p. 391-392.

17  Ibid., leg. 46,  fol. 47, p. 488.

18  Ibid., leg. 46,  fol. 51, p. 489-490.

19  El 14 de junio de 1504, en La Mejorada, ordena a Ochoa de Landa que entregue 35.000 maravedís a Pedro de Malpaso, para el pago de algunas obras en los palacios de Medina, en los de Arévalo y en otros lugares. Ibid., leg. 3,  fol. 38, p. 78.

20  Aquí firma una cédula el 12 de enero para que paguen el último tercio de su quitación, correspondiente a 1502, al maestro de obras de carpintería Jerónimo de Palacios. Ibid., leg. 3,  fol. 52, p. 80.

21  El 15 de febrero ordena desde aquí al tesorero Martín de Salinas que pague a los menestriles que fueron a Inglaterra con su hija Catalina, princesa de Gales. Ibid., leg. 3, fols. 3 a 6, p. 75.

22  María Isabel deL Val Valdivieso, « El infante Fernando, nieto de los Reyes Católicos », in : Teófanes EgidO LÓpez [et al.], Fernando I, un infante español emperador, Valladolid : Universidad, 2004, p. 23-29.

23  El 3 de diciembre, en Medina del Campo, nombra a Martín de Salinas, hijo, repostero de la plata de su nieto el infante don Fernando. El día 19 siguiente firma una nómina por la que Ochoa de Landa ha de pagar al platero Juan Pizarro 13.593 maravedís. Cf. A. Prieto Cantero, Casa y descargos..., leg. 11,  fol. 98, p. 418, y leg. 3,  fol. 18, p. 76.

24  Lorenzo Galíndez de Carvajal, Anales breves..., p. 553.

25  En 1503 se ocupa de que se pague al mesonero madrileño Pedro de Escobedo la parte del mesón y la ropa que ocupó el acemilero de la reina con sus acémilas y acemileros durante cinco meses. Cf. A. Prieto Cantero, Casa y descargos..., leg. 7, fols. 535-536, p. 251. El 20 de enero de ese año firma una cédula para hacer frente al pago de los 1030 maravedís que se gastaron en el transporte de los órganos y camas de los monteros y de seis acémilas que llevaron el equipaje del boticario y la panadera desde Madrid a Alcalá. Cf. Antonio de la Torre y E. A. de la Torre, Cuentas de Gonzalo de Baeza tesorero de Isabel la Católica, 2, Madrid : CSIC, 1956, p. 579 (en estas cuentas hay numerosas noticias sobre gastos de desplazamientos). Véase también Miguel Ángel Ladero Quesada, «Dos viajes de Isabel la Católica (Sevilla 1477. Baza 1489)», Iacobvs. Revista de estudios jacobeos y medievales, 13-14, 2002, p. 233-249.

26  Luis Suárez Fernández, Política internacional de Isabel la Católica, 6, Valladolid : Instituto universitario de historia Simancas, 2002, doc. nº 131, p. 376.

27 Ibid. 6, doc. nº 155, p. 440-442 (la cita en p. 441).

28 Ibid., 6, docs. nº 144 y 145, p. 392-404.

29 Ibid., 6, docs. nº 125 y 156, p. 361-363 y 443-444.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mª Isabel DEL VAL VALDIVIESO, « ¿Hacia el fin de la itinerancia? Isabel I de Castilla », e-Spania [En ligne], 8 | décembre 2009, mis en ligne le 26 mai 2010, consulté le 25 juillet 2017. URL : http://e-spania.revues.org/18889 ; DOI : 10.4000/e-spania.18889

Haut de page

Auteur

Mª Isabel DEL VAL VALDIVIESO

Universidad de Valladolid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org