Navigation – Plan du site
Images du pouvoir, pouvoir des images dans l'Espagne médiévale (XIe-XVe siècle)

La imagen de poder en Pedro I de Castilla

Rafael CÓMEZ RAMOS

Résumés

Pierre Ier de Castille est surtout connu à travers l’image que le chancelier López de Ayala a établie de lui. D’autres témoignages, notamment iconographiques, permettent cependant de nuancer ce portrait. L’objet de la présente étude est d’analyser le répertoire iconographique - des monnaies et des portraits tardifs -, qui propose une autre vision de Pierre Ier et reflète une véritable image du pouvoir.

Haut de page

Texte intégral

1En medio de la desgarradora y apocalíptica crisis del siglo XIV europeo – hambre, peste, muerte, guerra – se alza la figura apasionante y apasionada de Pedro I de Castilla, digna de un drama romántico. La imagen del monarca castellano que nos dan las obras del canciller López de Ayala puede ser contrastada con la realidad artística de aquel momento. Partiendo del análisis histórico-artístico, nuestro propósito es estudiar la iconografía inédita o desconocida de Pedro I de Castilla, reflejo de la realidad histórica de la Castilla bajomedieval, como imagen del poder y, al mismo tiempo, como expresión del poder de la imagen en el reino de Castilla a partir del siglo XIV.

2En primer lugar, hemos de establecer un escrutinio iconográfico que no existe hasta la fecha ya que Sánchez Cantón, al analizar todos los retratos de los reyes de España, se limitó a afirmar simplemente que ni los sellos de plomo ni las monedas pueden parangonarse con la descripción literaria de López de Ayala1. Dentro del repertorio de retratos que hemos podido hallar del famoso rey castellano poseemos no sólo las monedas sino también los relieves, esculturas y pintura de manuscritos, es decir, códices miniados, en los que nos podemos formar una idea del aspecto físico del rey don Pedro, independientemente del retrato escrito por López de Ayala y, al propio tiempo, contrastarlo con dicha descripción psicológica.

3Así pues, podemos establecer, partiendo del documento iconográfico más fehaciente y verídico que es la moneda, otros tantos con cierto grado de verosimilitud,  hasta llegar a otros retratos tardíos, hechos después de su muerte, aunque bien pudieran seguir modelos anteriores hoy desaparecidos.

Retratos

4La moneda más conocida del reinado de Pedro I de Castilla es la dobla de oro acuñada en Sevilla (1350-1365), de 4,500 gr, llamada de cabeza por la del rey cuyo retrato aparece de perfil, con nariz aguileña, bigote, y tocado por la corona real que ciñe una melena  cuyos bucles caen por encima y detrás de la oreja sobre el manto real, estando orlada por su nombre y títulos mientras que en el reverso aparece el campo cuartelado de castillos y leones con el nombre de la ceca2.

5Otros elementos de juicio serían los sellos de Pedro I. Fundamentalmente, el sello de la poridat o sello secreto, consistente en una placa de cera roja de 30 mm de diámetro, destruida en parte y conservada en el Archivo Histórico Nacional de Madrid3. Aquí, a pesar del pequeño tamaño de la impronta, podemos ver la efigie del rey de frente, con melena corta y flequillo, sin corona pero cubierto por el manto real entre un castillo de tres torres a la derecha y un león rampante a la izquierda4. Por otra parte, poseemos también una serie de sellos con la figura ecuestre del monarca cabalgando hacia la derecha en caballo cubierto con gualdrapa y blandiendo la espada mientras el perfil lampiño de su rostro se halla cubierto por un yelmo o capacete. Obviamente, aunque éstos duplican en tamaño al anterior la efigie del rey montado es más pequeña5.

6Siguiendo, pues, con los testimonios iconográficos más fiables llegamos al Alcázar del rey don Pedro en Sevilla, donde podemos contemplar en la galería Sur del Patio de las Doncellas sobre la puerta de la vieja capilla de san Clemente que usarían Fernando III el Santo y Alfonso X el Sabio, un olvidado retrato del monarca justiciero no identificado hasta ahora6. Esta capilla sería remodelada en el siglo XIV decorándola con exuberantes yeserías mudéjares y una inscripción latina que en caracteres góticos se ciñe a la puerta y nos presenta la versión más antigua en nuestro país de la conocida oración bajomedieval Anima Christi:

Alma de Cristo, santifícame; Cuerpo de Cristo, sálvame; Sangre de Cristo, embriágame; Agua del Costado de Cristo, purifícame; Pasión de Cristo, confórtame; Oh, buen Jesús, óyeme... No permitas que me aparte de Ti; del maligno enemigo defiéndeme...7

7Aquí, aparece en un altorrelieve su cabeza junto a la de su amante María de Padilla, que sería reconocida como legítima reina de Castilla después de su muerte - en las claves de las celosías situadas sobre la puerta – él a la derecha, con turbante y bigote, y ella a la izquierda, de cabellera rubia – bajo un friso de arquillos con los escudos de Castilla, León y la Orden de la Banda.

8A continuación nos encontramos ya con la escultura de bulto redondo cuyo primer ejemplo está constituido por un famoso busto sevillano, glosado por poetas e historiadores, y del que ya se hacía eco un romance de Quevedo:

Pues don Pedro de Castilla,
Tan valiente y tan severo,
¿Qué hizo sino castigos
Y que hizo sino escarmientos?
Quieta y próspera Sevilla
Pudo alabar su gobierno,
Y su justicia las piedras
Que están en el Candilejo.8

9Estas piedras que están en el Candilejo, a las que se refiere Quevedo  no son más que el monumento más antiguo dedicado a la justicia del rey cruel. Consistía en un busto que perpetuaba la leyenda de la vieja del candilejo: A altas horas de la noche dos hombres luchaban y uno de ellos cae muerto en una encrucijada de Sevilla mientras desde su ventana los observa una anciana a la luz de un candil. Al esclarecerse el crimen, la vieja declara ante la justicia  que el autor de aquella muerte era el rey por el inconfundible ruido que hacían al andar las canillas de sus piernas. Reconocida la veracidad de la declaración, el rey mandó colocar en aquella esquina su cabeza en piedra igual que se solía colocar en la picota las cabezas de los criminales. Desde entonces las calles de aquella encrucijada recibieron el nombre de Candilejo y Cabeza del Rey Don Pedro9. Y como dijera el duque de Rivas en su romance histórico Una antigualla en Sevilla:

Del Candilejo la calle
Desde entonces se intitula
Y el busto del rey don Pedro
Aún allí está y nos asusta 10.

10Tal busto, colocado en una hornacina en la calle Candilejo estuvo en aquella encrucijada hasta 1590 cuando pasó por allí don Fernando Enríquez de Ribera, tercer duque de Alcalá, en el momento en que derribaban la antigua casa que mostraba la hornacina. Aficionado a la escultura antigua y deseoso de tener en su palacio un retrato del famoso monarca castellano, fue adquirida por el duque de Alcalá quien la trasladó a su palacio de San Andrés conocido como Casa de Pilatos11. Este hecho está atestiguado por un manuscrito del canónigo Ambrosio de la Cuesta y Saavedra, que se conserva en la Biblioteca Colombina y en el que se asegura que el duque de Alcalá “tenía aquella cabeza por verdadera efigie del Rey don Pedro o muy parecida”12. Lo cual queda corroborado por el cronista sevillano Pablo Espinosa de los Monteros quien nos informa que “por memoria deste caso mandó poner en aquella esquina en una concavidad, su cabeza, hecha de piedra la cual se renovó pocos años a, y se puso en su lugar della el medio cuerpo que oy está”13.

11Es decir, después del traslado del retrato de don Pedro al palacio del duque de Alcalá  o Casa de Pilatos, el monumento de la calle Candilejo fue renovado en 1630 por el escultor Marcos Cabrera, quedando como lo conocemos actualmente. Mientras tanto, la escultura medieval se expuso en el salón armería de la Casa de Pilatos hasta que en el siglo XIX pasó a un almacén de dicho palacio donde fue hallada en 1960, cuando fue restaurada y colocada en una alta hornacina del apeadero de dicha mansión14.

12Trátase de un busto que por su forma parece haber estado anteriormente empotrado en una pared, de nariz aguileña, mandíbula inferior prolongada, cabellera corta caída en dos mitades y flequillo sobre la frente – tal como lo veíamos en la efigie del sello de la poridad – mientras la cabeza aparece cubierta por un bonete redondo. Curiosamente, esta descripción coincide con la que se hacía en el manuscrito anónimo recogido por el canónigo  Ambrosio de la Cuesta y Saavedra:

que juzgaba era de barro cocido y pintada con el pelo corto, que solo le cubría el cuello alrededor, y cercenado por la frente, como entonces se usaba, sin bigotes ni barbas, el rostro algo abultado, y en la cabeza  un bonete redondo traje de aquel tiempo [...]15.

13Finalmente, la segunda escultura de bulto redondo en que se efigia al famoso rey castellano es más conocida por hallarse en el Museo Arqueológico Nacional desde 1869, procedente del convento de Santo Domingo el Real de Madrid16. Aunque don Pedro, tras su muerte en Montiel a manos de su hermanastro don Enrique de Trastámara, fuera enterrado en la iglesia de Santiago de la Puebla de Alcocer, más tarde, en 1447, su cuerpo fue trasladado por su nieta doña Constanza, priora del convento de Santo Domingo el Real de Madrid, a la capilla mayor de la iglesia de dicho convento donde mandó erigir un sepulcro con “un bulto de mármol, muy al natural, de su abuelo”, sustituido por otro en 1504, que sufriría distintas vicisitudes hasta llegar a parar a los subterráneos del convento de donde lo rescataría la Comisión de Monumentos en 1845 cuando lo coloca en el coro, junto al sepulcro de su nieta, donde permanecería hasta 1868, en que es trasladado al Museo Arqueológico Nacional17.

14Es ésta una estatua orante y genuflexa en alabastro, vestida de armadura, cota de malla y manto real con flores de oro sobre fondo azul ya desaparecido, que mandaron esculpir los Reyes Católicos en 1504  y  cuyo anónimo escultor debió conocer las estatuas orantes del príncipe don Alfonso, hijo de los Reyes Católicos, en la Cartuja de Miraflores, y el de Juan de Padilla, procedente del monasterio de Fres del Val, hoy en el  Museo Arqueológico de Burgos, según Ángela Franco Mata18.  

15La cabeza está añadida con posterioridad al cuerpo y las piernas cuyas rodillas reposan sobre un cojín fueron mutiladas en el siglo XVIII con objeto de poder introducir la estatua en un nicho. Existe un notable contraste entre la calidad de las manos cubiertas por guantes y la cabeza, que bien pudo pertenecer a la escultura anterior, mandada realizar  por su nieta doña Constanza en tiempos de Juan II, y que se conservaría con objeto de preservar la autenticidad del retrato. En este caso, y considerando que pueda seguir algún modelo hoy desaparecido, el rey se nos muestra lampiño, con la cabellera corta dividida en dos mitades que caen sobre las orejas y ceñida por una diadema, nariz aguileña y mandíbula inferior pronunciada, o sea, como aparece también en el retrato de la Casa de Pilatos, procedente de la calle Candilejo en Sevilla. En este sentido, el angulo facial de este retrato recuerda el mismo que vemos en la moneda o dobla de oro de cabeza, que comentábamos al comienzo de estas páginas.

16Parece ser que Carderera llegó a contemplar restos de la policromía de esta estatua que eran iguales a los de las telas que vestían en su sepulcro el cuerpo de don Pedro19, algo que hoy día no podemos apreciar. Recientemente, ha sido relacionada con el llamado maestro de don Alvaro de Luna, que trabajó en Castilla hacia 1440, considerándose, por consiguiente, la primera representación orante de una escultura funeraria gótica en Castilla20. Ahora bien, podemos observar aquí algún aspecto común con otros retratos además del pronunciado ángulo facial, cual es una leve mecha del flequillo que se insinúa bajo la diadema que ciñe la corta cabellera, ya que así se veía con dicho flequillo en el sello de la poridat o en el busto de la calle Candilejo en Sevilla. Por otra parte, parece ser que existió otro busto de Pedro I con diadema en los jardines del Alcázar de Sevilla y que desaparecería a consecuencia de de los horribles vientos de un violento huracán en 1464, según contaba el cronista Alfonso de Palencia y recopiló Ortiz de Zúñiga:

una imagen que estaba sobre un mármol en la huerta, con diadema de oro en la cabeza (era estátua del Rey D. Pedro) fue arrebatada toda de manera que jamás pareció [...]21.

17Si pasamos a considerar los testimonios pictóricos de la iconografía de don Pedro, éstos no son más exactos que los anteriores ya que se trata de dos obras tardías, realizadas con posterioridad a la muerte del rey de Castilla. En primer lugar, se encuentra el Libro de la Montería, mandado componer por Alfonso XI de Castilla hacia 1345, para la educación de su hijo, el príncipe don Pedro, y cuya copia más hermosa es el llamado códice de Palacio, en la Biblioteca del Palacio Real de Madrid, que perteneció a la biblioteca de Per Afán de Ribera, y data del reinado de Juan II (1406-1454). Parece ser, según Domínguez Bordona, que un ejemplar con preciosas miniaturas, perteneciente a Pedro I, pasó a una colección del extranjero22. Sin embargo, cabe pensar que ésta como las otras copias existentes realizadas en el siglo XV – dos en la Biblioteca del monasterio de El Escorial y otra más en la Biblioteca de Palacio – hayan seguido fielmente el modelo original del siglo XIV.

18En el llamado códice de Palacio, aparece, en una miniatura a página entera  con orla floral  (34 v.), el príncipe don Pedro sentado en un sencillo trono de madera con su escabel  junto a cuatro cortesanos, uno de los cuales le indica el perro herido que le muestran arrodillados tres de sus ojeadores mientras, en primer plano, dos monteros con dos perros contemplan al jabalí muerto que hirió al can. Al fondo, vemos un paisaje de montañas bajo cielo azul donde destaca un altozano al que sube un camino con  frondoso árbol en su ladera y, a lo lejos, un ciervo y un venado delante de un lejano monte en cuya cumbre se alzan las torres de un castillo23.

19Por lo que respecta a la psicología de este retrato sedente del príncipe don Pedro, nos presenta a un joven de expresión triste y mirada melancólica, vestido de elegante juba y tocado con bonete redondo similar al que muestra el busto del rey don Pedro en la Casa de Pilatos, en Sevilla. Como hemos dicho más arriba, parece verosímil que las ilustraciones de este códice de Palacio que comentamos sigan, tal vez, el modelo de aquel otro, perteneciente a Pedro I, y que pasó a una colección extranjera.

20Finalmente, resulta más discutible el retrato que aparece en dos de las miniaturas (fol. 246 y fol. 250) de uno de los manuscritos de la vida de Bertrand  Duguesclin, biografía de contenido heroico redactada entre 1380 y 1387  por Jean Cuvelier bajo el título de Chronique de Bertrand du Guesclin, existente en la Biblioteca H. Yates Thompson de Londres24. La primera de ellas ilustra el momento en que el rey Pedro I es capturado y hecho bajar del caballo cerca del campamento enemigo que sitia el castillo de Montiel. Aquí aparece la cabeza del rey mirando hacia sus apresores; su ángulo facial recuerda el del retrato orante del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, tiene melena corta pero es el único retrato en que aparece con barba. En la segunda ilustración volvemos a ver otro retrato con idéntico perfil en la cabeza que hincada en una lanza presenta un soldado ante Enrique de Trastámara, coronado ya como rey  de Castilla y  sentado a la puerta de su tienda mientras sus huestes contemplan con terror a Pedro I y su cuerpo degollado que yace a la derecha de la composición.

21La primera objeción que encontramos a este retrato es que sea muy posterior a la muerte del rey; la segunda, que aparezca con barba aunque ofrezca la misma nariz aguileña de  todos los demás retratos y, sobre todo, de aquél que tiene mayores indicios de verosimilitud cual es el de la moneda de oro acuñada en Sevilla entre 1360 y 1365, llamada dobla de cabeza. No obstante, representa, obviamente, un ejemplo más de la iconografía real de Pedro I, desconocido hasta que fuera publicado como ilustración del libro de Clara Stow25.

22Ahora bien, del mismo modo, no debemos olvidar tampoco otra miniatura tardía en la que aparece el rey don Pedro aunque no consista propiamente en un  retrato sino una escena relativa al momento relevante y final de su reinado. Trátase de la miniatura de la Genealogía de los Reyes de España (Biblioteca Nacional, Madrid) de Alonso de Cartagena (1384‑1456), en la que aparece representada la muerte del rey luchando en el suelo con su hermanastro y la corona tirada por tierra mientras se dibuja al fondo la silueta del castillo de Montiel26.

23Por otra parte, en fin, no podemos terminar esta relación de la iconografía del rey justiciero sin hacer mención de dos series iconográficas de los reyes de Castilla no obstante su escaso valor iconográfico. En primer lugar, las modernas esculturas policromadas del arrocabe de la Sala de los reyes del Alcázar de Segovia, que sustituyen a las destruidas por el incendio de 1862, y que siguen las acuarelas pintadas por Avrial en 1844, donde aparece Pedro I con barba, la corona sobre el turbante y la espada como símbolos de la realeza27. Parece ser que esta serie databa del siglo XV y fue mandada realizar por Enrique IV, según Diego de Valera28.

24Asimismo, en segundo lugar, la serie sevillana constituye el arrocabe de la cúpula de media naranja del Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla, en 56 tablas pintadas a fines del siglo XVI por Diego de Esquivel, representando desde Recaredo hasta Felipe III, donde Pedro I se sitúa en la mitad Sur del paramento S.O., que fueron restauradas en 1844, y recientemente, entre 1998 y 2001, sin que tenga mayor interés iconográfico que la serie segoviana29.

Semblanza

25Desde que Lucio Marineo Sículo acuñara el apelativo de el Cruel, la figura del rey Pedro I se convirtió en héroe de melodrama romántico. Ya antes, los romances habían intervenido como vehículo de negativa propaganda política a favor de su hermanastro Enrique de Trastámara. Más tarde, Lope de Vega y Calderón contribuirían a extender su fama mientras la tragedia no representada de Voltaire y la crítica historia de Próspero Mérimée nos conducirían reivindicativamente hasta los modernos dramas del Duque de Rivas y José Zorrilla30.

26En todos ellos aparece con fuerza arrolladora la imagen poderosa del monarca cruel y justiciero, al mismo tiempo. Calificativo despectivo, seguido de otro honroso adjetivo porque como afirma Valdeón, fue don Pedro un ardiente defensor de la autoridad monárquica31. En realidad, un aspecto en el que no fue diferente, ciertamente, a otros reyes de su tiempo y  una característica de su difícil personalidad que hay que indagar en la educación recibida pues sabemos que hacia 1345, fray Juan García de Castrojeriz tradujo y comentó para uso del infante don Pedro el Regimine Principum, que en 1280  escribiera Egidio Colonna para Felipe IV de Francia32. Egidio es un defensor incondicional de la monarquía y la doctrina contenida en su tratado idealiza al rey, indicándole sus obligaciones. Es más, rompe con la tradición medieval que situaba la ley por encima del monarca y, en cambio, coloca ésta por debajo del poder del príncipe (III, ii, 27), afirmando:

Es de vez en cuando necesario doblar la ley hacia una de las partes, y ser más misericordioso de lo que la ley permite; también es necesario a veces doblar la ley hacia la parte opuesta, y castigar con un rigor que sobrepase el de las mismas leyes33.

27Después de leer estas líneas, hemos de reconocer que resulta difícil hallar más claro alegato en defensa de la personalidad política de Pedro I de Castilla. Este mismo pensamiento político es el contenido en las Glosas de Sabiduría o Proverbios morales que Don Sem Tob dedicó al rey don Pedro en los que afirmaba que, a menudo, hay que tornarse como el mundo hace, siendo unas veces escudo y otras veces venablo34. Claro es que  ésta era la teoría política del momento, reconocida por el propio Pero López de Ayala cuando nos habla de una de las nueve cosas que sirven para conocer el poder del rey:

Otrosí en su regno  tres cosas debe aver,
que todo rey o príncipe  las debe escoger,
para ser muy preçiado  e muy famado ser,
el que non le amare  que le pueda temer35.

28Así pues, además del trasfondo de las doctrinas políticas en que se fundamenta su reinado, y de la propia defensa que el rey hace de su actitud justiciera frente a las insidias de la propaganda adversa, difundida por Enrique de Trastámara, como se constata palmariamente en las certeras palabras transcritas en su Crónica por el canciller López de Ayala36, hemos de indagar, por otra parte, en los oscuros años de su infancia.

29Poco sabemos de ese período de su vida, no obstante, Dionisio Ridruejo destacaba el importante papel que desempeñaría en el modelado de su personalidad su madre, doña María de Portugal, humillada y preterida ante el éxito social y maternal de Leonor de Guzmán, concubina de su marido, Alfonso XI, a  quien había dado nueve hijos mientras ella le había dado sólo uno: el príncipe Pedro37. Por lo tanto, no debemos soslayar este aspecto en la formación del melancólico y enfermizo hijo único en cuya infancia hallamos también algunas de las claves de su brusca personalidad.

30Parece ser, según se deduce del estudio médico de sus restos, sepultados en la Capilla Real de la catedral de Sevilla, y  realizado por el Dr. Gonzalo Moya, que el rey tenía una altura de 1,65 m. y que su cráneo no era normal, hallándose deformado de tal manera que el hemicráneo derecho era más pequeño que el izquierdo. Asimismo, la tibia izquierda era más corta que la derecha, diferencia que le provocaba una leve cojera y cierto crujido óseo producido al andar, reconocido por la vieja del Candilejo en la leyenda recogida por el Duque de Rivas en el romance Una antigualla en Sevilla. Ambos reveladores aspectos de sus restos indican que Pedro I padeció una parálisis cerebral infantil por lesión del hemisferio cerebral derecho, la cual explicaría, desde un punto de vista médico aunque no histórico, los famosos crímenes cometidos por el rey38.

31La descripción del canciller López de Ayala en su Crónica representa el testimonio más elocuente que poseamos de la figura física y moral del rey que, difícilmente, podemos oponer y contrastar también con los retratos que nos han quedado:

E fue el Rey D. Pedro asaz grande de cuerpo, e blanco, e rubio, e ceceaba un poco en la fabla.
Era muy cazador de aves, fue muy sofridor de trabajos. Era muy temprado, e bien acostumbrado en el comer y beber. Dormía poco, e amó mucho mugeres. Fue muy trabajador en guerra. Fue cobdicioso de allegar tesoros e joyas...39

32Carecemos para la corona de Castilla de grandes repertorios iconográficos referidos a la Baja Edad Media y es que, al contrario que otros países occidentales, nuestras crónicas son parcas en miniaturas, como ha señalado Nieto Soria al plantear la problemática de la imagen iconográfica de la ceremonia en la época de los Trastámara40. Ahora bien, la investigación realizada en pos de la imagen del poder en Pedro I de Castilla nos aproxima a la dificultad inherente a este tipo de estudios dado lo disperso y esporádico de las diversas fuentes iconográficas. No obstante, la más certera imagen del poder de Pedro I la hallamos, sobre todo, en primer lugar, en la dobla de oro llamada de cabeza, moneda en la que aparece su retrato de perfil más fiable, así como en el sello secreto o de la poridat en que aparece visto de frente, melena corta y flequillo. Ambas representaciones, una con corona y  otra sin ella, significan los elementos más seguros para identificarlo relacionándolo con otros retratos.

33Además, por otra parte, resulta interesante la inscripción  Dominus mihi adiutor et ego dispiciam enemicos meos  (“El Señor es mi ayuda y despreciaré a mis enemigos”) que aparece tanto en las doblas de oro como en los reales de plata41 y que refuerza el carácter del retrato oficial con un contenido que justifica el poder real, su origen divino y su eficacia frente a los enemigos de la corona. Se trata de los versículos 6-7 del Salmo 117, que aparece, a veces, en otros objetos de la época42 o incluso, en el interior de los palacios como en las puertas del salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla43.

34Estas efigies de las monedas hemos de relacionarlas con los bustos conocidos del monarca: la cabeza de la figura orante de la iglesia del monasterio de santo Domingo el Real de Madrid, hoy en el Museo Arqueológico Nacional; la procedente de la calle Candilejo de Sevilla hoy en la Casa de Pilatos; y finalmente, el desaparecido busto con corona, de los jardines del Alcázar de Sevilla. Estos tres retratos pueden ser considerados como representaciones oficiales del poder real ya que el retrato del príncipe Pedro del Libro de la Montería, encargado por su padre Alfonso XI, era para uso privado del príncipe y, obviamente, no salía de la corte. En efecto, es éste, quizá, su mejor retrato psicológico, donde mejor se expresa ese carácter triste y melancólico que debió tener en su adolescencia. A excepción del busto de la Casa de Pilatos de Sevilla, en que parece de mayor edad, en los demás retratos presenta un aspecto juvenil y podría plantearse la cuestión de si existió un retrato oficial  idealizado del monarca al igual que ocurrió respecto a  la imagen oficial del rey Alfonso X el Sabio44. No obstante, hemos de reconocer que en este caso la biografía es diferente y la trágica muerte de Pedro I en Montiel acontece cuando tenía sólo treinta y cinco años de edad45.

35La imagen oficial que ha prevalecido del rey don Pedro es la que legó a la posteridad la Crónica del canciller López de Ayala, que fue escrita durante el reinado de Enrique III (1390-1406)46. Deyermond llega a considerarla como el primer ejemplo en la literatura española de una historia reelaborada con objeto de encubrir su propaganda política y al mismo tiempo justificarse no sólo ante sus contemporáneos y las generaciones futuras sino también ante su propia conciencia de desertor47. Su partidismo a favor de los Trastámara corre parejo con la serie de romances que, además de entretener al público, sirvieron de eficaz vehículo de propaganda política  para denigrar la figura del rey justiciero. De la colección de diez romances conservados, siete aparecen recogidos en la Crónica de Ayala, y los restantes suelen ser favorables a la figura de don Pedro aunque en algún momento presenten esa dualidad característica del personaje: “el semblante tiene hermoso / los hechos de tigre hircana”48. Hermoso y joven lo presentan la mayoría de sus retratos conocidos ya sean en escultura ya en miniatura. De cualquier manera, y a pesar de la decidida voluntad de Enrique de Trastámara y sus partidarios por desacreditar al rey, el alma popular que se expresa en el más dramático de los romances del rey don Pedro, titulado Muere el rey don Pedro a manos de su hermano bastardo don Enrique, manifiesta que hay gente que le quiere y le apoya aunque no haya que entrar a discutir sobre la crueldad o justicia del difunto rey o sobre los ulteriores efectos del fratricidio:

Unos dicen que fue justo,
otros dicen que mal hecho,
que el rey no es cruel si nace
en tiempo que importa serlo,
y que no es razón que el vulgo
con el rey entre a consejo,
a  ver si casos tan graves
han sido bien o mal hechos49.

Haut de page

Notes

1 Francisco Javier SÁNCHEZ CANTÓN, Los retratos de los reyes de España, Barcelona: Ediciones Omega, 1948, p. 57: «E fue el rey D. Pedro asaz grande de cuerpo, e blanco, e rubio, e ceceaba un poco en la fabla».
2 Antonio BELTRÁN MARTÍNEZ, Historia de la moneda española a través de cien piezas de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, Madrid: Editorial Vico & Segarra, 1983, p. 113.
3 Araceli GUGLIERI NAVARRO, Catálogo de Sellos de la Sección de Sigilografía del Archivo Histórico Nacional. Sellos reales, t. 1, Madrid: Dirección General de Archivos y Bibliotecas, Archivo Histórico Nacional, 1974, p. 166.
4 Cf. Juan CATALINA GARCÍA, Castilla y León durante los reinados de Pedro I, Enrique II, Juan I y Enrique III”, in: Antonio CÁNOVAS DEL CASTILLO (dir.), Historia general de España escrita por individuos de número de la Real Academia de la Historia, Madrid: El Progreso Editorial, 1893, p. 419.
5 Cf. Araceli GUGLIERI NAVARRO, op. cit., p. 159-174, y  Juan CATALINA GARCÍA, op. cit., p. 419.
6 Rafael CÓMEZ RAMOS, «El rey don Pedro en el Alcázar», in: Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Pedro I ante la historia y la leyenda, Mesa redonda celebrada el 14 mayo de 1997, Sevilla: Servicio de Publicaciones del Ayuntamiento de Sevilla, 2006 (en prensa). Véase también Rafael CÓMEZ RAMOS, «El Alcázar de Sevilla en dos ejemplos de dominación cultural: Alfonso X el Sabio y Pedro I el Cruel», in: Spanien und der Orient im Frühen und Hohen Mittelalter, Mainz: Philipp von Zabern (1996), p. 157-164, e id., El Alcázar del rey don Pedro, Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla, 1996.
7 Ricardo GARCÍA-VILLOSLADA, «Anima Christi. Origen y evolución de esta plegaria medieval», Manresa, v. 51, nº 199, 1979, p. 119-144.
8 Citado por José GESTOSO Y PÉREZ, Apuntes del natural. Leyendas y artículos, Sevilla: Est. Tip. De Gironés y Orduña, 1883, p. 203.
9 Santiago MONTOTO, Esquinas y conventos de Sevilla, Sevilla: Publicaciones de la Universidad de Sevilla, 1973, p. 15-16.
10 Citado por Joaquín GONZÁLEZ MORENO, Los secretos de la Casa de Pilatos, Sevilla: Editorial Guadalmena, 1993, p. 144.
11 J. GONZÁLEZ MORENO, op. cit., p. 143-146.
12 J. GESTOSO Y PÉREZ, op. cit., p. 207.
13 Pablo ESPINOSA DE LOS MONTEROS, Historia y Grandezas de la gran ciudad de Sevilla, t. 2, fol. 52,  citado por J. GESTOSO Y PÉREZ, op. cit., p. 209.
14 J. GONZÁLEZ MORENO, op. cit., p. 146. Este retrato sería publicado seis años después por Luís SUÁREZ FERNÁNDEZ, «Castilla (1350-1406)», in: Ramón MENÉNDEZ PIDAL (dir.), España cristiana. Crisis de la Reconquista, luchas civiles, Historia de España, t. 14, Madrid: Espasa-Calpe, 1966, p. 129, fig. 80. Ciertamente, el monumento existente en la actualidad no es el primitivo y se halla ahora en la calle aledaña llamada Cabeza del rey don Pedro, como afirmaba Fernández Beltrán en un impreso de 1630, citado por Santiago MONTOTO, op. cit., p. 16: «Esta cabeza de mármol, que el mismo Rey mandó poner, retrato suyo que vimos hasta nuestros tiempos, de hermosísimo rostro, dando admiración a los curiosos y nombre, no sólo a aquella calle, sino a más de diez o doce que la acompañan, que igualmente se llaman hoy la Cabeza del Rey Don Pedro y el Candilejo, habrá diez o doce años que un Veinticuatro persuadió al Cabildo de esta ciudad que, quitando de allí aquella cabeza, se pusiese un medio cuerpo de un rey, perdiendo tal antigüedad y variando la circunstancia de la historia en suceso tan notable».
15 Citado por J. GESTOSO Y PÉREZ, op. cit., p. 207.
16 Ángela FRANCO MATA, Museo Arqueológico Nacional. Catálogo de la escultura gótica, Madrid: Ministerio de Cultura, Dirección General de Bellas Artes, 1980, nº inv. 50234, p. 123, fig. 63.
17 Ibid., p. 123.
18 Id., Museo Arqueológico Nacional. Edad Media, Madrid: Ministerio de Cultura, Dirección General de Bellas Artes y Archivos, 1991, Salas XXIV-XXV, p. 104.
19 Valentín CARDERERA, Iconografía española (con texto biográfico y descriptivo, en español y francés), Madrid: Imprenta de R.Campuzano, 1, 1855, nº XXVI.
20 María Jesús GÓMEZ BÁRCENA, «Figura orante de Pedro I», in: Isidro BANGO TORVISO (dir.), Maravillas de la España medieval. Tesoro sagrado y monarquía, 1. Estudios y catálogo, Madrid: Junta de Castilla y León, Caja España, 2000, p. 143.
21 Diego ORTIZ DE ZÚÑIGA, Anales eclesiásticos y seculares de la muy noble y muy leal ciudad de Sevilla (1677), año de 1464, citado por José GESTOSO Y PÉREZ, Sevilla monumental y artística (1889), 2ª ed., Sevilla: Ediciones Guadalquivir, 1984, vol. 1, p. 295.
22 Jesús DOMÍNGUEZ BORDONA, «Miniatura», in: Ars Hispaniae 18, Madrid: Editorial Plus Ultra, 1958, p. 196 y p. 129.
23 Véase Matilde LÓPEZ SERRANO, Libro de la Montería del Rey de Castilla Alfonso XI, Madrid: Editorial Patrimonio Nacional, 3ª ed., 1987, p. 23, lám. 3.
24 Véase Clara ESTOW, Pedro the Cruel of Castile, 1350‑1369, Leiden: E.J. Brill, 1995, láms. XII y XIII. Sobre Bertrand Duguesclin, cf. Jean FROISSART, Crónicas (trad. de Victoria Cirlot y Juan Esteban Ruiz Domènec),  Barcelona: Ediciones Orbis, 1991, n. 510, p. 402.
25 Clara ESTOW, op. cit., láms. XII y XIII.
26 Véase Julio VALDEÓN BARUQUE, «La guerra civil castellana. Intervenciones extranjeras en el marco de la guerra de los Cien Años», Historia 16, 13, nº 143, 1983, p. 63, así como Jesús DOMÍNGUEZ BORDONA, op. cit., p. 195 y p. 236-238, y Elisa GARCÍA RUIZ, «Avatares codicológicos de la Genealogía de los Reyes de España», Historia, Instituciones, Documentos, 27, 2000, p. 295-331.
27 Elías TORMO, Las viejas series icónicas de los Reyes de España, Madrid: Junta de Iconografía nacional, Blass y Cía. Imprenta, 1916, p. 18 y p. 26. El mismo autor realizó una edición comentada de las acuarelas de José María AVRIAL, Album cromolitográfico de la decoración de las salas regias del Alcázar de Segovia, Madrid: Comisaría General de Bellas Artes, Oficial, 1905. Véase también Fernando COLLAR DE CÁCERES, «En torno al Libro de los Retratos de los Reyes de Hernando de Ávila», Boletín del Museo del Prado, 4, 10, 1983, p. 7-35.
28 Diego de VALERA, Memorial de diversas hazañas, cap. C, p. 95:  «[...] y en el corredor que se llama en aquel alcázar de los Cordones mandó poner todos los reyes que en Castilla y en León han sido después de la destruición de España, comenzando por don Pelayo fasta él, e mandó poner con ellos al Cid e al conde Fernán González, por ser caballeros tan nobles e que tan grandes cosas hicieron, todos en grandes estatuas, labradas muy sutilmente de maderas cubiertas de oro y plata», citado por Miguel Ángel LADERO QUESADA, Los Alcázares reales en las ciudades de Castilla (siglos XII a XV), Segovia: Patronato del Alcázar de Segovia, 2002, p. 30.
29 Elías TORMO, op. cit., p. 38; Alejandro GUICHOT Y SIERRA, Dos series iconográficas de reyes en Sevilla. La pintada en el Salón de Embajadores del Alcázar y la esculpida en la Sala Capitular del Ayuntamiento, Sevilla: Imprenta de Álvarez, 1926, p. 68; Javier LOBATO DOMÍNGUEZ y Ángel MARTÍN ESTEBAN, Reales Alcázares de Sevilla, Barcelona: Editorial Escudo de Oro, 1996, p. 41; Juan Carlos PÉREZ FERRER y Sebastián FERNÁNDEZ AGUILERA, «La restauración de la media naranja del Salón de Embajadores (1998-2001)», Apuntes del Alcázar de Sevilla, nº 3, 2002, p. 7-35.
30 Sobre la imagen literaria del rey Pedro I y la propaganda difundida por sus detractores, véase Gonzalo MOYA, Don Pedro el Cruel. Biología, política y tradición literaria en la figura de Pedro I de Castilla, Madrid: Ediciones Júcar, 1974, p. 209-332; Ángel SÁNCHEZ, La imagen del Rey don Pedro en la literatura del Renacimiento y del Barroco, Guadalajara: Aache Ediciones, 1994, p. 57-96; y Luís Vicente DÍAZ MARTÍN, Pedro I, 1350‑1369, Palencia: Diputación Provincial de Palencia, Ediciones La Olmeda, 1995, p. 14-15.
31 Julio VALDEÓN BARUQUE, Los Trastámaras. El triunfo de una dinastía bastarda, Madrid: Ediciones Temas de Hoy, 2001, p. 22.
32 Joaquín GIMENO CASALDUERO, La imagen del monarca en la Castilla del siglo XIV. Pedro el Cruel, Enrique II y Juan I, Madrid: Revista de Occidente, 1972, p. 81-82.
33  Ibid., p. 86.
34 Don Sem Tob, Glosas de Sabiduría o Proverbios Morales y otras Rimas, texto, versión, introducción y comentarios de Agustín GARCÍA CALVO, Madrid: Alianza Editorial, 1974, p. 61.
35 Pero LÓPEZ DE AYALA, Libro Rimado de Palacio, ed. de Kenneth ADAMS, Madrid: Ediciones Cátedra, 1993, p. 243.
36 Crónicas, 1, 549, nota 1: «Lo que vos, don Martín López, nuestro leal vasallo, diréis al muy poderoso rey de Angliaterra: Diréis de que manera don Enrique ha metido bollicio e mal asaz en la nuestra tierra, cuidando lanzarnos de los reynos de Castilla e León, que nos por buen derecho heredamos, e no por tiranía como él dice... E diréis que non querían obedecerme, e facían grandes desaguisados a los nuestros naturales; e diréis, como de palabra os avemos dicho, las culpas de cada uno de aquellos a quien avemos castigado» citado por  Joaquín GIMENO CASALDUERO, op. cit., p. 95.
37 Canciller Don Pedro LÓPEZ DE AYALA, Las muertes del Rey Don Pedro, introducción, textos y notas de Dionisio RIDRUEJO, Madrid: Alianza Editorial, 1971, p. 15.
38 Gonzalo MOYA, op. cit., p. 114-124.
39 Crónicas de los Reyes de Castilla. Don Pedro, Don Enrique II, Don Juan I, Don Enrique III, Tomo 1, Que comprende la Cronica del Rey Don Pedro por D. Pedro Lopez de Ayala, con las enmiendas del Secretario Geronimo Zurita; y las correcciones y notas añadidas por Don Eugenio Llaguno Amirola, Madrid: Imprenta de Don Antonio Sancha, 1779, p. 557. Presenta un grabado calcográfico con retrato del rey D. Pedro y la siguiente leyenda: A. Carnicero del., J.J. Fabregat inc. 1779.
40 José Manuel NIETO SORIA, Ceremonias de la realeza. Propaganda y legitimación en la Castilla Trastámara, Madrid: Editorial Nerea, 1993, p. 207.
41 A. BELTRÁN MARTINEZ, op. cit., p. 112.
42 María Jesús SANZ SERRANO, «Taza de san Fernando», in: Isidro BANGO TORVISO (dir.), op. cit., 1, p. 412.
43 R. CÓMEZ RAMOS, op. cit., p. 55.
44 Id., «El retrato de Alfonso X el Sabio en la primera Cantiga de Santa María», in: Israel J. KATZ y John E. KELLER (ed.), Studies on the Cantigas de Santa María: Art, Music and Poetry, Madison: The Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1987, p. 35-52.
45 Luís Vicente DÍAZ MARTÍN, Un rey sevillano: Don Pedro I de Castilla (1350-1369), Sevilla: Área de Cultura, Ayuntamiento de Sevilla, 1997, p. 24.
46 William J. ENTWISTLE, «The Romancero del rey Don Pedro In Ayala and the Cuarta Crónica General», Modern Languages Review, 25, 1930, p. 314.
47 Alan D. DEYERMOND, Historia de la literatura española. La Edad Media, trad. de Luís ALONSO LÓPEZ, Barcelona: Editorial Ariel, 4ª ed., 1978, p. 266.
48 Á. SÁNCHEZ, op. cit., p. 101-102 y p. 112.
49 Ibid., p. 123.
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rafael CÓMEZ RAMOS, « La imagen de poder en Pedro I de Castilla », e-Spania [En ligne], 3 | juin 2007, mis en ligne le 31 janvier 2008, consulté le 26 mai 2017. URL : http://e-spania.revues.org/158 ; DOI : 10.4000/e-spania.158

Haut de page

Auteur

Rafael CÓMEZ RAMOS

Universidad de Sevilla

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • Revues.org